Translate

lunes, mayo 05, 2014

Capitulo (45)



©MI MADRE Mónica.......... Capitulo (45)

“Liberando a Mamá del Viejo.”


Sintiendo en mis piernas el calor producido por mi laptop caía en la cuenta de que me había quedado dormido sentado, me dolía toda la espalda y el cuello, serían cerca de las 7 de la mañana cuando reaccioné, estuve a punto de apagar todo para volverme a dormir cuando en eso caí en la cuenta de lo que había sucedido. Mamá yacía desnuda durmiendo abrazada al cuerpo del Portero. Se había quedado dormida y no supo durante cuánto tiempo, abrió sus hermosos ojos azules, no sabía dónde estaba, al instante lo primero que vio fue la horripilante geta pestilente del viejo Don Mario que seguía profundamente dormido, y a su mente volvieron todas las imágenes de lo ocurrido en esa noche y las tormentosas preguntas del por qué lo había hecho.

¡Había tenido relaciones sexuales con un viejo que bien podría ser su Padre!, ¿por qué.. por qué?... Se preguntaba para sí misma la ahora nuevamente prestigiosa Sra. Tapia. Se dio cuenta por la claridad de las ventanas que ya había amanecido y pensó que tenía que despertarlo para que saliera de la casa antes de que yo pudiera levantarme, (bueno eso quiero pensar yo) Por lo que muy cuidadosamente se fue separando del apestoso y hediondo brazo por el que la tenía asida. Y como si se tratara de mi Padre al cual no quisiera despertar ni por la más importante de las llamadas… se dispuso a moverlo y hablarle pero con la más sutil de las palabras. Que por cada palabra y movimiento que hacía mi Madre, el asqueroso viejo soltaba un fuerte ronquido de bestia en reposo, como si éste estuviera fingiendo o confabulado para que lo dejara tranquilo. Para la mala suerte de mi Madre el viejo jamás despertó.

Por lo que al darse cuenta de que eso sería misión imposible, lo dejó descansar. Pensaba en lo que había hecho, estaba clara que esto no era normal, ella sabía que no estaba bien, una relación con él era imposible, pero su perversión era fruto de esa extraña sensación que la dominaba por dentro. Si las veces anteriores si bien había compartido cama con el viejo era por su pasión desenfrenada o por haber sido acorralada, pero ahora ella lo había invitado a acostarse en su cama matrimonial, o sea, habían intimado y se habían acostado en todas sus letras. Sabía que por culpa de éste casi pierde su preciada sortija de matrimonio y el terrible calvario para recuperarla, pero aún estaba confundida, ésta vez sentía que había algo, así como… “algo especial entre ellos”. Su lujuria resultaba excesivamente peligrosa.

No sé si mi Madre sentía muchos remordimientos por lo que había hecho, quizás sólo el temor a ser descubierta. La miraba algo confundida y contrariada, quizás pensando en que debió de haber sido más precavida, dejar sus tentaciones lejos de casa, ser más discreta, pero había echado un polvo en su propia casa con el encargado de la entrada del fraccionamiento, cosa que la tenía bastante confundida.

Mi Mamá lenta y silenciosamente se fue separando del obeso cuerpo que ocupaba la mitad de su cama, se levantó y tomó desde el closet una toalla con la cual cubrió sus exquisitas curvas, que aunque nuevamente habían sido corrompidas no dejaban de verse apeteciblemente sensuales. Caminó un poco y se vio al espejo, había tenido una noche muy movida, palpó sus pezones y se estremeció, aún se encontraban bastante sensibles, ése viejo horrible la hacía sentir cosas increíbles. El asqueroso Portero permanecía acostado boca abajo en su cama de matrimonio, en el lado donde su Marido ( ¡Mi Padre! ) solía dormir. Se fijó en su trasero moreno, grande y cuadrado, con marcas de granos por toda la zona, aún no entendía qué era lo que Mamá le atraía de su horrible forma.

Se dirigió al baño para darse una relajante ducha en las tibias aguas de su lujosa bañera de porcelana y mármol, donde la noche anterior había iniciado todo, había curado y limpiado el cuerpo de su amante, esto la hacía sonreír de felicidad. Una vez que ya estuvo bañada se dispuso a lavar a conciencia sus blancos dientes después de haberle chupado la verga a dos hombres en la misma noche. El chocho también lo tenía pegajoso del semen reseco y de su trasero ni hablar, con sólo frotárselo le dolía muchísimo, así es que durante la ducha no paró de frotarse cuidadosamente. Cuando salió del cuarto de baño el viejo se había dado la vuelta y yacía tumbado boca arriba, dormido. La extensa tranca permanecía echada a un lado, flácida y sin vida. Mamá se mordió el labio inferior, poniéndose cachonda de verlo en aquella postura, pero se contuvo, lo había metido a su habitación y su pequeño hijo no tardaría en levantarse.

Llevada un poco por los remordimientos, se dirigió a la habitación de su pequeño hijo, quien ahora según ella “dormía en un inocente y profundo sueño”, después de haber presenciado y escuchado cómo esos desconocidos personajes irrumpían la tranquilidad de nuestro hogar. Enseguida y con la velocidad de un rayo escondí mi laptop y me escabullí entre mis cobijas fingiendo estar completamente dormido, para entre ellas y con el mínimo del rabillo del ojo observar su falsa actitud de Madre abnegada y preocupada por mi bienestar, cuando anoche sin siquiera haberme dado las buenas noches había metido a ese horripilante viejo a su recamara para curarlo, después haber escuchado por largas horas de la madrugada de cómo ella y él culiaban en forma bestial y desenfrenada.

No sé si mi Madre se sentía arrepentida o culpable por lo que había hecho, pero en cuanto observó la imagen de su “inocente niño dormido” le atacó su temperamento maternal y sintiendo un fuerte remordimiento de conciencia por haberme regañado y echado de la sala y de su lado mientras le pedía casi con lágrimas en los ojos que me dejara ver nuestro programa, con el único fin de ella de impedir a toda costa de que me enterara por boca de ellos de su infame relación que ahora llevaba con el viejo Portero. Una gruesa lágrima asomó de sus hermosos ojos azules. ¡Por Dios, qué había hecho!, se recriminaba, pero lo que más le dolía era que no podía evitarlo, le encantaba tener relaciones sexuales con ese hombre mucho más viejo que ella y aunque por más lo quisiera ella ya no daría marcha atrás, ya Don Mario la tenía muy confundida.

Mamá con su cuerpo sólo cubierto con una bata de baño se recostó a mi lado, pretendiendo con ello tratar de saldar un poco su infame falta, pensando quizás que en cuanto yo despertara me alegraría al sentirla a mi lado, queriendo con eso compensar un tanto la cruda escena vivida el día de ayer y su apasionada noche de amor que había vivido.

-“.. Mamá ”. Dije demostrando somnolencia.

-“¿Cómo dormiste cariño? ”. Me preguntó la muy sinvergüenza.

-“Bien Má, ..¿qué hora es? ”. Le pregunté tallándome los ojos.

Miró la hora en el reloj digital que tenía en mi buró, eran las 07:30 de la mañana.

-“No te levantes cariño, .. te ves muy cansando, ..quizás será mejor que no vayas hoy a la escuela. Hablaré con tu Maestra ”. Me dijo acariciando mi frente.

Mi Madre se sentía tanto en deuda conmigo, ya que sin duda por nada del mundo le gustaba que yo perdiera las clases, quizás para aliviar su tormento de las horribles cochinadas que había estado haciendo en su recamara toda la noche, ahora pensaba compensarme, dedicarme todo el día únicamente a mí, sólo tendría que esperar a que su amante se levantara, aunque se le notaba un tanto nerviosa, quizás pensando en cómo lo despacharía ahora que yo estaba despierto. Aunque por otro lado me sentía tranquilo y contento de que no le hubiera pasado ayer nada, el desgraciado Clavo y sus secuaces eran gente muy peligrosa que no se detenían ante nada hasta obtener lo que querían, ya me imaginaba a mi Mamy protagonizando otra de las orgías. Mamá me abrazó y yo entrecerré los ojos plácidamente junto a ella, sintiendo su maternal cuerpo junto a mí, sintiendo la tremenda y verdadera alegría de haberla recuperado, esto me demostraba que no existe mayor lealtad y amor como el que siente un hijo por su Madre, ése amor incondicional y sin compromisos de por medio .. simplemente estaba feliz.

-“Mamá, ¿quiénes eran esos Señores y por qué venían con el viejo Portero? ”. Le dije para ver su reacción, tenía la inquietud de escuchar de propia voz qué iba a decir de sus ahora chantajistas.

Mamá vio en mi mirada la preocupada forma en que su pequeño hijo le preguntaba por los hombres quienes ahora aparecían en su vida para atormentarla, ella no se esperaba esta reacción por parte de su pequeño, aunque por un lado se sentía culpable por haberme gritado para alejarme de su lado, pero no porque quisiera que no estuviera allí a su lado para protegerla, sino por lo que ellos venían a decirle después de su aberrante acto para obtener su sortija de matrimonio, eran las cosas que Mamá debía de impedir a toda costa para que yo siendo lo más preciado que tenía jamás pudiera enterarme, ni mucho menos cuando metió a su habitación a ése Señor de más edad que ella, y no era precisamente para curarle, sino que sencillamente a mi Mamy se la estaban culiando como a la peor de las Putas y para rematar mancillando todos los recuerdos de mi Padre.

-“Eh, e-esos Señores, e-eran Amigos de tu Padre, .. simplemente dejaron algunos papeles. Y vinieron por ellos mi Amor, ..no tienes por qué preocuparte cariño ”.

-“Esos tipos me dan miedo Mamá, .. y luego venían con el Portero, ése viejo me cae muy mal ”.

-“Don Mario mi Amor, .. y ése Señor vino a acompañarles porque él cuida de todos nosotros mi Amor. Y vino para asegurarse que todo estuviera bien, ..ya ves mi Amor, no debes de decir nada de él. Él cuida de tu Mamy ”.

-“Mamy, ¿puedo ir a recostarme a tu habitación? Tu televisión es más grande y quisiera verla un poco ”.

-“¿A-a mi habitación?, ..no cariño, la tengo muy desordenada. Mejor quédate aquí acostadito y espérame hasta que traiga tu desayuno, ..no te levantes hasta que venga, entendido. Aún es temprano cariño, ..duerme otro ratito para que descanses. Te prepararé algo muy rico, ..no quiero que andes caminando, ..no vas a ir a la escuela para que descanses, entendido ”.

Y se levantó rápidamente, envolviéndome más con las cobijas para impedir que pusiera un pie fuera de la cama. Mamá ya había perdido el total descaro, ahora hasta tenía que agradecerle al viejo por haber acompañado a esos malditos y traerlos a la casa. Simplemente que Mamá ya no tenía vergüenza.

Enseguida me levanté y volví a tomar mi portátil para estar al tanto, ahora que no iría a la escuela me encontraba más liberado, impediría que el viejo se la fuera a pasar toda la mañana revolcándose con ella. Así, con toda mi tecnología y gracias al fuerte sistema de seguridad que Papá había implementado por la casa me facilitó la persecución de mi Madre a través de las cámaras, quien entró en la cocina y se puso a preparar la primera comida del día, un nutritivo desayuno. Mamá tenía la buena costumbre de preparar un gran desayuno, que constaba de un zumo de naranja, una taza de café cortado ( para Papá ), y un par de panes tostados ... esperen, esperen, eso no era lo que Mamá preparaba para mí ni mucho menos para ella; agregó un pequeño bol de cereales y con una charola se dirigió a las escaleras, pensé que vendría a traérmelo pero no fue así, se dirigió a su recámara. Entró sin hacer casi ruido, lo primero que hizo fue dejar la bandeja del desayuno en una mesita que había a la derecha de la puerta y a continuación se dirigió a sus cajones y buscó algo de ropa. Tomó unas medias negras para forrarse las piernas, se colocó un liguero y una braguitas rosas de encaje en negro que le traslucían todo. Se puso los zapatos de tacón, era como si quisiera estar guapa para él, para cuando despertase el oso. Luego se echó su bata de seda rosa por encima y se volteó a ver al viejo.

Mamá sólo le veía, era como si el viejo le hubiese avisado que no debía despertarlo, la verdad que Mamá me tenía bastante molesto, estaba haciendo las mismas costumbres que hacía con Papá cuando él vivía; lo que hacía era verle dormir por unos minutos para después despertarlo de un modo muy particular: besándolo tiernamente hasta verle abrir los ojos y hacerlo sonreír. Y cuando Mamá se recostó a su lado me dio un estremecimiento por todo el cuerpo. ¡Sí, efectivamente lo estaba despertando como lo hacía con Papá!, me dio una rabia, .. Mamá cuando lo hizo se sintió rara, pero se sorprendió a sí misma de lo rápido que se había acostumbrado a besar el cuerpo de ése viejo, incluso llegando a disfrutarlo.

La muy descarada se acercó a su lecho matrimonial donde ahora lo mancillaba ése horrible viejo, otro hombre que no era mi Padre, al cual le debía aún su total respeto, a su memoria y a mí, su único hijo que la esperaba hambriento en su habitación a pocos metros de donde ellos estaban.

Lentamente separó un poco la sedosa sabana de seda en blanco y se metió dentro de la cama, el viejo estaba totalmente dormido y aún rugía como un león. Mamá lo movió ligeramente como si quisiera no molestarle, el viejo atragantó un ronquido y entreabrió los ojos:

-“¿Q-qué hora es? ”. Preguntó limpiándose la baba.

-“Las siete y cuarto, ..¿lo molesté? ”.

-“No que va, .. pero me hubiera gustao má que los besos me los viera dado en otro lao ¡Je je je!..”

Mamá comprendió lo que pretendía y así como lo había hecho al principio sólo que en ésta ocasión era a su cuerpo; el viejo mostraba sus asquerosos senos flácidos y morenos, con unos pezones marrones y algo de bello canoso sobre los pectorales. Oír el gemido del viejo le indicó que estaba haciendo un buen trabajo y se animó a seguir con ello, hasta que sintió la mano del Portero tomándola con delicadeza de la nuca, y tirando de ella hacia arriba no paró hasta que colocó los pechos de mi Madre sobre los de él quedando sus caras a escasos centímetros.

-“¡Buenos días Don Mario! ”. La saludó como hacía todas las mañanas con mi Padre.

-“Maldicióng me duele too el pinche cuerpo ”.

-“¿Por los golpes o por? ... ¡Ji, ji, ji!..” Rió Mamá refiriéndose al tremendo culiadón que le habían pegado en la madrugada.

-“Nos hemos pasao un buen rato, ¿no? ”.

-“Ni me lo diga, ..no me puedo ni sentar ¡Ji, ji, ji!..” Le respondió la muy sacada.

-“¿Qué hora son?, .. parece que me he quedao dormido ”. Le respondió mirando el reloj de la mesilla, eran las 7:40.

-“Aún es temprano para comerse un desayuno ”. Respondió lo que hizo sonreír al viejo, contento del compromiso que Mamá había adquirido en tan poco tiempo.

-“¿Mi mujé me trajo desayuno?, ..caramba, eso quiere decí que te la pasaste muy bien anoche ¡Je je je!..”

-“Es lo menos que puedo hacer por mi héroe ¡Ji ji ji!..” ¿Héroe?, de donde sacaba esa estupidez mi Madre, si el desgraciado viejo cobarde ni siquiera se levantó del suelo, estaba lloriqueando como una niña mientras Mamá era forzada a aquella vejación.

-“Tráeme el desayuno pue ”. Ordenó, pero no de un modo severo como le caracterizaba, sino bastante dulce, sabía que Mamá estaba nuevamente bajo su embrujo y no era necesario tratarla con brusquedad para que obedeciera.

-“Sí mi Amo ¡Ji ji ji!..” Respondió mi Madre saliendo del lecho.

Mamá cogió la bandeja y se giró hacia su Amo para complacerlo, apenas tardó un par de segundos, pero para cuando se dio la vuelta el viejo se había quitado las sabanas y se mostraba totalmente encuerado, esperándola. Nuevamente mi pesadilla volvía a comenzar; si así serían todos los días pobre de mí, me arrepentía de no ir a la escuela. Mamá que ya estaba acostumbrada a ver tremendo mastodonte marrón aún así seguía sorprendiéndose al ver lo poco pudoroso que era, fue tal la impresión que estuvo a un pelo de tirar la bandeja al suelo del sobresalto que la produjo. Mamá se acercó al viejo y colocó la bandeja sobre su regazo, para a continuación colocarse de pie con las manos a la espalda a un lado de la cama, como esperando órdenes.

-“¿Desea alguna otra cosa Don Mario?, .. ¿está bien lo que le preparé? ”. Preguntó de manera tonta mi Mamá, comportándose como una sirvienta o como una complaciente mujer.

-“Pue me encantaría que me aplicara esa crema especial que tiene Güerita, .. me has dejao todo molido ”. Le ordenó el viejo con una sonrisa en la cara mientras tomaba su taza de café.

-“Con gusto Don Mario, .. ahora que usted va andar por aquí me siento más segura ”. Respondió ella acercándose a su espalda, Mamá le cubría su horrible lomo con una crema especial para dolores musculares.

Cuando Mamá se acercó a la espalda del vegete le llamó la atención lo enorme que era, su envergadura, su oscuro color marrón y las múltiples cicatrices de la vida y de algunas espinillas que le habían madurado; se mantenía sentada detrás de él, el Portero estaba deslumbrado con lo complaciente que había despertado el día de hoy mi Madre y aunque si por el fuera se la volvería a coger tan bestialmente como lo había hecho del día anterior, pero se sentía cansado, necesitaba por lo menos desayunar un poco para recuperar energías si deseaba poder responderle sexualmente como un macho lo hace con su hembra, además la paliza recibida por aquellos hombres lo tenían adolorido, por ahora el Cubano se sentía el dueño de la casa por lo amorosa que se comportaba mi Madre, sabía que ya la tenía nuevamente en sus manos, de ahora en adelante se las arreglaría para aprovechar al máximo los beneficios que podría obtener de ella, seguramente era lo que pensaba el vividor Portero. Por lo pronto me tranquilicé un poco pensando en que simplemente desayunaría y se iría a su cochina caseta, pero el simple hecho de que ése viejo estuviera completamente desnudo en la cama de mis Padres me hacía hervir la sangre.

-“No te preocupe Güerita, yo los cuidaré, .. me encargaré de que esos tipos no vuelvan a pisá esta casa, .. Otra cosa, no es necesario que me llames siempre Don Mario, después del tiempo que llevamos ya puedes llamarme solo Mayito, o mi Mayito ¿Entendido? ”. Dijo el muy cínico.

-“No creo que sea muy correcto llamarlo así frente a mi hijo y frente a todos, .. quizás sólo cuando estemos solos mi Mayito ¡Jijiji!..” Respondió Mamá mientras comenzaba a sobar la enorme espalda del viejo con sus tersas manos.

-“.. Ooh!, qué ricas son tus manos Güerita, .. eso me gusta en una Mujé, que atienda bien a su Machote ¡Je je je!.. ¿Porque yo soy tu único Macho veldá? ”. Preguntó el viejo después de sentir un beso en su espalda de mi sumisa Madre.

-“Sí, usted es mi único Macho, ..sabe que siempre estoy ansiosa porque me tome como lo hace, desde que llegó estoy a sus pies, estoy muy mojada y me estoy volviendo loca por usted, mi Mayito ¡Ji ji!..” Mamá soltó todo aquello casi sin pensar y el viejo volvió a reír musicalmente.

-“Me encanta oílte decí esas cosas así de tu boquita, .. una mujé tan recatada y finulis como tú diciendo esa clase de cosas… me gusta, por eso ahora te dejaré bien selvidita ”. El viejo le acarició la cara y le dejó la mano bajo la barbilla.

-“Me hace cometer locuras ”. Dijo entrecortada, mientras observaba el libido en los ojos del viejo.

Al Cubano le gustaba la situación, el cuerpo endemoniado de la dueña de la casa lo tenían vuelto loco, sus curvas infernales que invitaban a la perdición y el pecado, no sé si el viejo estaba adquiriendo ciertos sentimientos por ella, lo que sí sabía era que como verdadero Macho que se sentía no estaba para amoríos de adolescentes, esa mujer era de él y le sacaría el máximo de provecho posible, aparte de que ya sabía que en estos momentos él era el que mandaba y él era su dueño absoluto, por lo que ahora se proponía a confirmar los amorosos sentimientos que mi Madre le había manifestado el día de ayer durante el coito.

-“Siempre serás mi Perrita ¡He he he!..”

Ella tragó saliva ante la afirmación.

-“A ve Mamaíta, .. quiero que me expliques eso de lo que dijiste anoche cuando estábamos planchando ”. Le consultó al mismo tiempo que le sobaba sus suaves muslos.

Mamá se sonrojó al instante, no sabía que contestar, anoche se había abierto sentimentalmente con el Portero, .. ése hombre Maduro que bien podría ser su Padre, ¡hasta su Abuelo!, ella tenía claro que eso estaba mal, su extraño comportamiento y las cosas que ése viejo le hacía sentir, además que el viejo simplemente le había acarreado puros problemas y ahora mucho más trayendo a esos despiadados tipos a la casa, estaba segura que por lo menos en la noche anterior por muy bestial que haya sido la follada ella no podía llevar una relación con ése viejo, por mí y por toda nuestra familia y amistades.

Mamá se hallaba confundida, sus sentimientos se entremezclaban. O sea, Mamá ya no simplemente sacaba sus impulsos salvajes con el viejo, ahora ella sin darse cuenta hacía el amor con ése ordinario hombre mucho más viejo que ella y que por supuesto no era su Marido.. pero sentía algo por él, y yo… ya lo presentía.

-“E-es que.. no sé qué decir Don.. Mayito ”.

Le contestó nerviosamente y posando una de sus delicadas manos sobre la tosca mano que recorría sus muslos, en éste mismo momento mi Madre comenzó a estremecerse, ricas sensaciones por todo su cuerpo y también a su mente sin misericordia, hasta sentía las tremendas ganas de besarlo ahí mismo sentada en la cama donde mi Padre había pasado sus últimos días con ella.

-“Anoche me pedías que te oldenara y que te hiciera sentí mi Perrita de nuevo, ..¿piensas así todavía, mi cachorrita nalgona?, ¡Je je je!..”

-“Es verdad mi Mayito, .. todo lo que le dije es.. verdad ”. Se sinceraba mi Madre con el viejo, con su mirada fija en los recuerdos de mi Padre.

-“¡Je je je!.. ¿Ya lo sabía, recueldas la vé que te lo dije?, ..que desde hace tiempo que venía buscando a alguien como tú para hacela mi esclava, que podías accedé voluntariamente o podía obligalte. Yo creo que al finá te has dao cuenta pol ti solita, ..pol cómo estáh de empapaa ahora, ..sólo hay que vé la cara de Putita que pones cuando te meto mi pinga, ..las veces que has rondao por la caseta haciéndote la dignaa si hasta el más tonto se daría cuenta de lo buena que eres para la verga ”. Se burlaba el desgraciado.

-“D-don, yo no he hecho nada de lo que usted está diciendo, .. lo que yo siento es distinto, yo....” Mamá se tomó su tiempo para repetir la blasfemia.

-“¿Qué Nalgona?, ..¿que te mojas en cuanto me vé?, .. ¿que no puedes viví ya sin mi porronga? ¡Je je je!..” Se adelantó para seguirse burlando.

-“Simplemente que con usted he descubierto muchas cosas que antes no sentía, .. Yo a usted l-lo .. ”

Tomó un poco de respiración.

-“Es que no sé cómo explicarlo, .. Yo a Usted .. ¡parece que le estoy tomando cariño! .. al igual que a mi Esposo, .. de verdad Don! ”. Le confirmó ella mientras sobaba por arriba la tosca mano del viejo que no se separaba de sus muslos.

Yo simplemente me quedé pasmado, pensando en la mierda de estupideces que estaba hablando mi Madre con ése horrible viejo que hasta podía ser mi Abuelo, y por qué no decirlo hasta le alcanzaría para ser mi Bisabuelo.

-“¡Je je je!.. Ya lo sabía yo, ..pero no creí que taldaras tanto en reconocel•lo Culona, ¡Je je je!.. Ya no te puedes desprendé de mi garrote Cubano ¡Je je je!.. Te encanta que te meta mi polla, .. mira pues desde hoy yo seré tu novio, tu pareja, .. y tú serás mi única vieja oficial, ¡Je je je!.. ¿Aceptas, Nalgona? ”.

La verdad que ése viejo no tomaba nada con madurez, su cerebro se encontraba en la punta de su horrible garrote; Mamá por su parte no podía dejar de sentirse atraída por aquel grasoso hombre, era como si entre más grosero y vulgar fuera con ella, más se enardecía mi Madre.

-“Vamos a celebrá nuestra unión, todavía es temprano, ..podemo echalnoh el mañanero, ¿no? ”.

Y tras los bruscos jaloneos que hacía el Portero para atraerla hacia la cama y para de una buena vez quedar acostado con ella, Mamá juguetonamente se defendía.

-“¡Ay Don, no!, ..usted sólo piensa en eso, .. recuerde que mi hijo está en su habitación ¡Ji ji ji!..”

-“¿Y qué?, .. que sepa el cagón que ahora yo voy a ocupá el lugá de su Padre, ¡Je je je!.. Ademá él ya está grandecito para entendé, ..y cuando te deje un bebecito en la pancita pues no le quedará de otra que aseptal•lo, ¡Je je je!.. ¿De qué coló crees que salga, moreno como su Padre o rojito como su Madre?, .. curioso se van a vé jugando loh doh. .. Pero no te preocupeh Güerita, que yo me encalgare en conveltil•lo en todo un macho cuando ya estemos viviendo los tres juntos, ..mira que si crece sin un Padre lo dejaráh como un inselvible y lo máh probable eh que te salga maricón, ¡He he he!..”

Decía el hijo de puta hirviendo más la sangre, tenía tanta rabia que poco me faltó para levantarme e ir a la recámara de mi Madre y enfrentarlos, pero cuando estuve a punto de hacerlo, entre el jaloneo que llevaban los dos arriba de cama, a la risueña de mi Madre se le abrió la bata de su pecho para ambos lados, quedando ante la fuerte luz de la mañana y a los ardientes ojos del viejo toda su espléndida y abundante pechonalidad, que ahora el Cubano declaraba como su único y absoluto dueño. Mamá al ver totalmente desprotegido su pecho y observar como el viejo clavaba su lujuriosa mirada pervertida en ellos, no le quedó más opción que taparse rápidamente antes de que el caliente viejo se le echara encima, aunque a ella le gustaba toda ésta situación sabía perfectamente que no podía retenerlo más tiempo en su habitación, menos aún cuando me había dicho a mí que no fuera a escuela.

-“¿Qué, pol qué te tapas?, ..sientes pena de mí. Si pol mi fuera te trajera encueradita todo el día correteándote pol la casa, ..y no te digo que te haría si te atrapara ¡Je je je!..” Reía el pervertido.

-“¡Mi hijo Don!, .. le he dicho que no fuera a la escuela ”.

-“¿Qué, y pol qué pendejaa hiciste eso? ”.

-“Me sentí tan culpable por haberle gritado ayer, .. mi hijo no tiene la culpa de todo esto. Él no conoce la maldad que hay en el mundo, ..mi hijo no debe de conocer ése tipo de gente, .. ni el sufrimiento que pasa su Madre ”.

-“Ése cagón es más inteligente de lo crees, .. apuesto a que sabe más de lo que piensas. A veces pienso que está planeando algo para desaparecerme, .. no le caigo bien, sabes ”.

-“¡Ji ji ji!.. Que cosas dice Mayito, ..no hable así de mi hijo, ¡Ji ji ji!.. Pedrito es el niño más maravilloso si lo llegara a conocer, ..tiene la inocencia de un niño de 12 pero el intelecto de un joven de 20. En ocasiones me da miedo que se acerque a malas amistades y no poderlo corregir, ..por favor ahora que Rodolfo no está necesita los consejos de un hombre, trate de acercársele a él, aconséjelo como un Padre ”. Le autorizaba Mamá a ése viejo.

-“¡No mames Güerita!, ..allá en Cuba a la edad de ese cagón ya saben pelfettamente que suh Madreh necesitan una polonga, ..yo a loh cinco añoh veía cómo mi Madre pagaba el arroz con lah nalgah, la muy Puta noh sacaba de la tiendita para revolcarse con el tiendero, despuéh ya noh íbamoh todoh a comé ése rico arróh que tan bien le salía ¡Je je je!..” El viejo se burlaba hasta de su Madre, era un ser vulgar y despreciable.

-“Lo siento Don, ..debió de tener una infancia horrible ”. Le decía mi Madre a la vez que desvergonzadamente y muy mimosa se abrazaba al cuerpo de su ahora Amante, quedando ambos acostados sobre el lecho que antes sólo pertenecía a mis Padres.

-“Pol qué no vah y cierrah con cerrojo la puelta, .. vamoh a celebrá que vamoh a sel novioh ¡Je je je!..”

Aturdida y confusa, Mamá se mordió el labio inferior. Aún estaba caliente, con ganas de que aquel cerdo le diera más.

-“Quiero cogelte ”. Le susurró.

-“Don Mario, ..mi hijo ”.

-“¡TShhhh!!, .. Ahora soy tu Macho ”.

La contrastante pareja se encontraba acostada de lado y uno al frente del otro, el viejo completamente desnudo exponía ante mis cámaras su enorme osamenta, mientras Mamá aún cubierta por su bata confusa jugaba a acariciarle los gruesos y canosos pelos del pecho al viejo, no sabía qué contestarle, se encontraba confundida, estaba llevando una aventura inimaginable con un viejo feo y maduro, con rasgos fuertes y vulgares. Y con un semblante muy serio sólo le dijo:

-“No lo sé Don, .. no me quiero ni imaginar la reacción de Pedrito si llegara a vernos acostados en esta cama. Para él su Padre lo era todo, sería traumático para él que me viera con otro hombre, .. yo igual quise mucho a mi Marido y no sería capaz de volverme a casar..”

Pero el viejo la sujetó por la nuca y le acercó bruscamente la cabeza para besarla, tomándola de asalto con un salivoso beso, el cual fue bien correspondido con el mismo frenesí abrazándole con fuerza. Fue Mamá quien sin ningún tipo de recato y mientras se besaban muy amorosamente, bajó su manita por sus pectorales y su prominente barriga para alcanzar, agarrar y sentir aquella tremenda masa de carne y venas que en estos momentos se encontraba un tanto dormida y en estado blandoso.

Mamá estaba bastante cachonda y con muchas ganas de satisfacer nuevamente al viejo. La volvía loca, no podía aguantarse, a sabiendas de que podía yo levantarme y escucharlos. Eso me llenaba de coraje e incrementaba más mi odio hacia ése viejo, ¡Mamá ya había perdido la total vergüenza!. Yo aquí desvelado y dolorido de la espalda mientras ella se tiraba al Portero de nueva cuenta en su habitación .. Cómo había cambiado mi vida en estos últimos años. “Sólo estaban divirtiéndose”, trataba de convencerme, pero por dentro estaba temeroso, ¡Jamás aceptaría una relación de mi Madre con ése viejo!, preferiría irme al extranjero a aceptar que algo así tan aberrante ocurriera .. Seguí mirando mi laptop. El viejo seguía desnudo por completo, ya hasta me había impuesto al verlo desnudo, lo había visto tantas veces, ¡Maldito oso, cómo lo odiaba!.

La batalla lengual continuaba, mientras abajo Mamá percibía como aquella terrible herramienta ya muy bien conocida por ella, hacia esfuerzos por enderezarse, ella comprendía a través del beso que se estaban dando como al viejo ahora le costaba lograr una erección de las que a ella tanto le gustaban, pero sabía que su “Mayito” estaba cansado y le costaría reponerse de todas las energías, por lo que se conformó en aplicarle una delicada y suave masturbación, como agradeciéndole el infinito placer que le provocaba.

La aberrante escena terminó cuando por fin se separaron del ardiente besuqueo, Mamá le miraba el feo rostro al Cubano, quien había cerrado los ojos dejándose llevar por las suaves caricias de sus manos, que de forma delicada le sobaban la verga llenándosela de vida, recorriéndola por todo el tronco y hasta los güevos. Mamá se daba el tiempo hasta de sentirlos con sus dedos, hasta de palpar y jugar con esos ásperos sacos de leche, hundiendo sus bien cuidadas uñas entre la blanda y oscura piel de sus maduros aguacates. Mamá quien seguía observando el horrible rostro que sufría el Portero ante sus placenteras caricias, de momento era como si lo encontrara varonil y seductor, ahora su mirada era diferente. Y para colmo fue ella sola la que subió su cara por el peludo pecho del Cubano para comenzar a besarlo, horrorizado veía como ahora mi Madre lo estaba seduciendo, ¡Le estaba haciendo el Amor!

El viejo se abrazó al delicado y suave cuerpo de la que ahora reclamaba como su mujer, ahora se besaban como lo hacen las parejas de enamorados que en éste caso por parte de mi Madre por lo menos la situación al parecer ya era así. Es lógico hacer notar que ante las suaves y delicadas caricias que le hizo mi Mamy a su herramienta mi vana esperanza de que el viejo sólo desayunara y se fuera se esfumó, el muy cabrón ya estaba pensando en darle su probadita por la mañana, y Mamá quien en éste momento se había olvidado de todo ése “franco cariño maternal” y que yo, el pequeño Pedrito esperara en su habitación el desayuno prometido, mientras descaradamente le sobaba la verga.

-“Güerita, ..mira como me has puesto la verga. Y ahora qué vamo hacé, ..así no me pueo il a trabajá ”. Le dijo el cínico viejo abriendo sus piernas y exponiendo por completo su totalmente parada y bamboleante herramienta.

-“¡Ay, Don!, ..es que .. usted sabe que no lo podemos hacer, .. d-debo ir a atender a mi hijo ”. Le dijo con sus turquezos ojos clavados en aquella tremenda barra, sin ni siquiera pestañear.

-“Y qué, ¿piensas dejalme así?, .. ¡No quiero que vayas! ”. Le dijo el desgraciado Cubano con el rostro de haberse enojado.

-“S-sólo deme unos minutos Don, ..sólo quiero saber si no anda por ahí, le juro que volveré. No tardaré mucho ”.

Claramente se veía que el viejo sólo estaba midiendo hasta qué punto podía dominar a su nueva mujer, era un viejo sin modales y con costumbres muy Machistas donde la mujer tenía que hacer todo lo que sus güevos ordenaran, .. Lo que me daba rabia y coraje ver era que mi Madre también de carácter fuerte ahora se doblegara ante un ser tan despreciable que lo único que quería era saciar su lujuria con su cuerpo y sacarle más dinero para sus deudas. El viejo mostrándose Macho dominante la sujetó rudamente de sus rubios cabellos y le explico cómo era la cosa de ahora en adelante:

-“¡Escúchame bien Cabrona, ..desde hoy, yo soy tu Macho y tu única prioridá! .. ¡Así que desde ahora primero voy a sé yo, segundo yo y si lo deseo lo tercero también yo! .. tu chiquillo ya está muy grandecito el cagón para que lo apapaches tanto, .. ¡Te queda claro Perrita! ”. Le ordenó el hijo de la chingada con los ojos de diablo.

-“¡Sí, sí Don!, ..es sólo que yo quería que..”

-“¡Tú no quieres más que mi verga!, .. ya va siendo hora de que en esta casa haya alguien que mande! Disciplina es lo que ocupa ése pequeño cagón ”. Le dijo el viejo con total potestad.

Mi Madre simplemente no le dijo nada, estaba como cegada por ése horrible hombre, se estaba dejando manipular por ése hijo de Puta que sólo había servido para entregarla a otros hombres. ¡Maldita sea la hora en que lo contrataron para cuidar la entrada. El viejo al ver reflejados el temor en los ojos de mi Madre se calmó, dejó de sujetarle con fuerza el cabello para acariciarle la mejilla.

-“Está bien, ..pa que veah que soy bueno contigo te doy un pal de minutos pa que vayah con el cagón y le expliqueh que ahora tieneh un Macho esperándote en la cama, ..así que se busque algo en qué entretenelse y se polte bien, si no va a probá la disciplina de mi cinturón ¡Je je je!.. Tu tiempo está corriendo Mamaita ”. Le dijo mientras le soltó un fuerte palmazo en una nalga, afortunadamente no estaba desnuda sino hasta mi habitación lo hubiera escuchado.

Mamá entre medio asustada y medio sonriente, como pudo se encaminó hacia la puerta, lo que le proponía el viejo era absurdo, pero lo que más le consternaba era qué me diría a mí para que la pudiera esperar y sin hacerle preguntas, Mamá sabía que el viejo deseaba intimar con ella y por su parte no quería contradecirlo, no tenía más alternativa, por lo que antes de abrir la puerta aún indecisa por no saber qué hacer, volteó hacia él, la imagen no era por demás prometedora .. El viejo se puso de pie para fumarse un cigarrillo. Le vio de espalda, vio su culo encogido, de nalgas morenas y aplanadas. La espalda la tenía toda picada de granos, con pelos negros por aquí y por allá. Caminó hacia la cómoda. La verga le colgaba algo fláccida hacia abajo. Su barriga botaba en cada zancada. Parecía un oso seboso, ¡pero el hijo de Puta la hacía gozar como una loca! Le vio sentarse en el borde de la cama con la copa en una mano y un cigarro en la otra. La verga permanecía echada hacia un lado y los güevos apretujados contra el colchón. Mamá suspiró antes de abrir la puerta.

-“¿Ya regresaste? ”. Le dijo en tono irónico al observar que aún no salía.

-“E-enseguida vuelvo ”.

-“Otra cosa ”.- La detuvo. “Ahora que regrese te quiero ver peladita entrando por esa puelta, .. quítate esa pinche bata, desde ahora te quiero encueradita cada vez que venga ”. Le ordenó el muy pervertido.

Mamá no dijo nada, simplemente le sonrió y salió por la puerta, Mientras él, tomaba el control de la enorme plasma ensamblada en la pared para ver televisión. Enseguida y como si fuera un rayo, metí mi portátil debajo de la cama y me cobijé haciéndome el dormido, sabía que Mamá vendría con sus remordimientos maternales a quererme consentir, pero en estos momentos estaba lleno de rabia y coraje por cómo se comportaba con ése miserable. Me di media vuelta enredado en mi edredón y le di la espalda a la puerta. Cuando Mamá entró a la habitación de su niño, se encontró con él durmiendo plácidamente, la verdad que no podía creer que fuera tan descarada, que con la misma mano que había estado empuñando aquel garrote, esa misma utilizaba para acariciarme ahora el cabello, para después inclinarse y regalarme el más dulce de los besos, con su boca aún manchada por los labios de aquel cerdo.

-“Mi amor ”. Dijo procurando silencio.

Yo simplemente me quedé dándole la espalda, sentía tanto coraje que no quería ni verla. Enseguida se dirigió a la puerta en silencio, ya se sentía más tranquila al ver que su tan amado Pedrito dormía placenteramente. Pero la muy cínica fue a encender el televisor de mi habitación, colocando el volumen lo suficiente alto como para yo no poder escuchar sus gemidos y lamentos de Puta bien pagada a la hora de satisfacer al que hoy aceptaba como su Macho.

Casi lloro al ver en eso en lo que se había convertido mi Madre, yo que siempre la había tenido por la Madre ejemplar, la prestigiosa y respetada Sra. Tapia, la viva imagen de la rectitud y elegancia, el mejor ejemplo de Esposa y Madre que todos estos años había tenido de ella, .. todo se había derrumbado, sentía tanta rabia que ya no quería seguir observando, tenía tantas ganas de gritar y llorar, sacar toda mi frustración gritándole a la cara lo cínica y desvergonzada que era, .. pero tenía que observar, tenía que planear algo en contra de ése viejo, .. No, mi Madre no podía ser de ese malnacido, mi Mamita no podía llevar una relación con ése desgraciado, tenía que parar de tajo con todo aquello. Me levanté decidido y saqué mi portátil debajo de la cama, tenía que encontrar la manera de expulsar a ése Portero para siempre de nuestras vidas.

Mamá llegó a la puerta de su habitación y se detuvo, recordó lo que antes de salir le dijo el viejo, no había que ser un mago para adivinar lo que pretendía hacer, quería incitarlo, demostrarle que estaba a su merced, .. dejó caer su delicada bata de seda rosa que era lo único que se había dignado a poner desde la hora en que se había despertado. Sujetó las tiras que se ajustaban a sus rotundas caderas y se bajó sus delicadas bragas de encaje que poco o nada servían para cubrirle su intimidad; se calzó con los tacones y así, casi completamente desnuda si no fuera por el sensual liguero que portaba junto a las medias blancas que cubrían sus rotundas piernas, se dirigió hacia él.

-“Me pone tan cachonda, Don Mario, ..me hace hacer cosas malas ”. Dijo para ella en tono risueño y se mordió el labio.

Cuando abrió la puerta, Mamá se quedó en shock tras la primera impresión, el asqueroso se estaba pelando la verga observando una película porno, pero enseguida y como si ya fuese lo más normal del mundo, la caliente Sra. Tapia se mostraba en toda su femenina desnudez ante su Macho.

Mamá quien al complacer los requerimientos de su Macho cayó en un ansioso estado de sofoco y acaloramiento anticipado, por lo que sin ningún pudor entró a su recámara con sus braguitas en mano sin importarle el aberrante acto que ése viejo sesentón estaba realizando, y estando de pie al marco de la puerta involuntariamente tomó una de sus poses más sensuales ayudada por sus pasados estudios de Modelaje. El vejete, dejó de inmediato de ver la obscena película para concentrarse ahora sí de lleno en esas curvas de impacto, la recorrió desde la cabeza hasta la punta de sus pies, bajando de sus rubios cabellos hasta su prominente par de tetas blancas, grandes y duras, mucho mejor que las de la actriz de la escena porno con la que se la estaba pelando.

El viejo lujurioso siguió su recorrido bajando su cochinota mirada por aquel apetitoso camino de tersas carnes y veía como en su abdomen se angostaba para llegar a su breve cintura, para luego volver a pronunciarse hacia las amplias caderas de aquel portento de hembra. El hijo de puta empezó a pelársela con morbo pero ahora con el show en vivo que le protagonizaba la dueña de la casa; volvió a centrar su lujuriosa mirada en aquella distintiva curva abajo de su vientre plano y que se encontraba justo al medio de los prominentes muslos, inconscientemente me daban ganas de meter mi mano entre medio de mis piernas y hacer lo mismo que el viejo estaba haciendo, pero recapacité que era mi Madre la que protagonizaba la escena y que estaba a punto de ser objeto de ése viejo pervertido.

El asqueroso se la pelaba a un ritmo lento centrando su pervertida mirada en dirección a aquella hermosa entrada al amor adornada del dorado tenue de los bellos púbicos bajo los fuertes rayos del sol de la mañana. Mamá se alisó el cabello, se lo ordenó y con la misma sensualidad que mostraba se lo juntó arriba para que éste le dejara bien despejado el rostro, tan sólo un par de flecos dorados cubrían los costados de su rostro. Dejó caer de manera sensual sus pantaletas y se dirigió al viejo que la observaba con lujuria.

-“Vamo a la ducha, ..me encantó cómo me bañabas ”.

El viejo se levantó de la cama y se dirigió a la ducha, el baño de Mamá es totalmente de vidrio, por lo que observar lo que estaban a punto de hacer lo observaría sin problemas. El desgraciado se paseaba desnudo por la habitación de mis Padres con total descaro, y mi Madre que se lo permitía, .. toda esa habitación estaba llena de recuerdos de mi Padre, los cuadros, las fotos de su boda, aún estaban colgados todos sus trajes y camisas que usaba. Y Mamá manchando su memoria metiendo a ése viejo asqueroso en la casa, a su habitación, metiéndolo a su cama. No sé cómo podía ser tan descarada, era como si el viejo le robara todo resquicio de dignidad y de vergüenza.

Don Mario se metió a la ducha, lavándose muy bien su aún erecta reata, fue experimentando sentimientos de satisfacción y superioridad. Se sentía el hombre más afortunado del mundo, el infeliz. El triunfo era doble; por un lado sabía que si tenía a mi Madre, ella le daría el dinero suficiente para saldar sus deudas, y por otro lado, haber poseído a la mujer más hermosa de la Colonia y estoy seguro que de la Ciudad entera, además de regocijarse claro está cuando me viera, seguro que se burlaría de mí con esa grotesca sonrisa que tanto odiaba.

Desde que conoció a mi Madre aquel día, hacía ya varios meses más o menos, cuando ambos, ella y yo, su hijo, íbamos de compras. Fue preso de un deseo morboso e insano que llenaban a cada instante su mente; el viejo desde que la vio en aquel ajustado jeans lo único que pasó por su cochina cabeza fue hacerla suya en todas las formas y lugares posibles; siempre se la imaginó así, desnuda y entre sus robustos brazos, gimiendo y pidiendo ser penetrada por él, clamando que su tremenda virilidad dura y palpitante la llenara por completo el ritmo desenfrenado entrando y saliendo de ella, pero ni en sus más locos sueños creyó que eso se haría realidad.

Mamá lo siguió, ( una vez que se quitó las medias y el liguero ), entrando también al baño, y como había hecho el día anterior, la sinvergüenza empezó a tallarle su grande y morena corpulencia, indicando con ello que esa sesión apenas iniciaba y quería lo mismo que anoche.

-“Métete al agua y arrodíllate ante mí ”. Ordenó él.

-“¡Uyyy!.. Me pone mucho cuando me lo ordena ”.

Ella se colocó frente a él, el viejo le propinó una suave nalgada en su trasero redondo y níveo “¡PLASHH!”. Mi Mamy sumisa se hincó delante del Amo, hundiéndose en la tina de fría agua.

-“¡E-espera mi amor!, ..está muy fría ”. Se le cortó el aliento a Mamá.

El viejo portándose como el Macho dominante la tomó de los hombros acercándola a él, hasta que su grueso y sólido falo quedó aprisionado en los enormes senos de mi sumisa Madre.

-“Justo así, Tetona, ..quiero que me dé placel con tus tetas. Muévelas de arriba a abajo ”. Y apretó los pechos en cuestión, a lo que Mamá gimió.

Ella sintiendo lo frío del agua sumergida de las piernas, pero sin ocurrírsele desobedecer a su Señor, empezó a moverse torpemente, sujetándose de la cintura del viejo.

-“¡Oh, qué bien!, ..esto es lo máximo! ”. Dijo el viejo, recostado sobre sus codos fuera de la tina, con los ojos cerrados.

Mamá sonrió al ver que su Amo gozaba con ella y tomó más confianza. La verga del viejo palpitaba de lasciva alegría en medio de esas dos firmes y tibias colinas. Algunas veces, esa cabeza amoratada llegó a rozar la barbilla de mi Madre, incluso sus labios, un par de veces…

-“Don, tengo frío ”. Confesó Mamá tras un largo rato.

-“Está bien, ..pero no tendrá pelmiso para salí de aquí hasta que me hagah una buena mamada ”. Dijo el viejo, separándola un poco.

Mamá sonrió y se relamió los labios, y así, con el agua fría cubriéndole las piernas, lentamente inclinó su cabeza hacia la vara de carne y nervios que tenía al frente. Con ansia y nerviosismo estiró su rosada lengua hasta hacer contacto con la carne candente del glande, El Cubano suspiró satisfecho, con esa lengua divina estimulándole el garrote. Mamá se dedicó a lamer, como si fuera un helado, encontrando quizás el sabor de su recto del día de anterior; los suspiros de su “Macho” le pusieron contenta y lamió con más confianza, alternándolo con tiernos besos.

Ella sabía que el viejo no se conformaría con las solas lamidas en el glande, sabía lo que iba a continuación. La mano del viejo se posó sobre su cabeza, presionando sus labios contra el húmedo glande, que finalmente se abrieron para recibir en su interior esa tremenda herramienta. Mamá se sujetó de las caderas del viejo y se limitó a succionar su glande. El desgraciado la presionó más, saboreando esa mamada. El interior de la boca de mi Madre le resultaba tan aterciopelado y cálido. Mamá se lo chupaba como si fuera un caramelo, sus mejillas arreboladas, su saliva corriendo en hilillos a lo largo del falo. El viejo le tomó la mano izquierda y ella se la apretó. Los dientes temblorosos de mi Madre le proporcionaban una sensación cosquilleante a la mamada. Después, Don Mario la presionó, invitándola a tragar más y más.

-“.. ¡Ogh!, Dogh Maghh ...” Musitó Mamá al tragar un buen tercio de carne.

El viejo estaba en el cielo, dirigiendo con su mano la cabecita rubia de mi Madre. La tomó del cabello para regular su ritmo. En pocos segundos, Mamá se la estuvo chupando casi tan bien como una estrella porno. Después, el viejo libró su pene de la ansiosa boca de mi Mamy, y la apretó contra su vientre, acercando los sensuales labios a su velludo escroto. Mamá lamió y besuqueó los testículos de su Macho, acariciándolos con cuidado, sabía cómo tratar a la perfección esa parte tan sensible y delicada.

-“¡Trágatelos, mamoncita! ”. Le dijo el desgraciado, embrutecido por las cálidas caricias.

Mamá abrió su boca al máximo y logró acomodar esas dos bolas de leche en el interior de su boca, donde se dedicó a lamerlas y estimularlas con su boca, chupándolas suavemente, en tanto que con su mano libre pajeaba despacio la estaca del viejo.

-“Quiero que suba, ..sube lamiéndomela hasta la punta y te la tragas ”. Dijo el viejo, recostado sobre sus codos.

Mamá le obsequió un caliente chupón a ése escroto, y después, ascendió a lo largo de esa estaca, por todo el caminito de la uretra, recorriéndola con su fina lengua, hasta alcanzar la punta amoratada. Cuando la sujetó y la engulló de golpe, fue alcanzando casi la mitad, hasta poner el rostro colorado de la presión. El viejo puso una mano sobre su cabeza forzándola a mantener su verga más adentro, y como era obvio, Mamá se vio en dificultades para respirar.

-“.. ¡Glogh!, ¡coffghh! .. mffhh!! ”

El viejo, recargado sobre la pared, se cubrió la cara con una mano. Mamá utilizó sus labios y su lengua de un modo inefablemente exquisito, causando los espasmos correspondientes a una próxima corrida. Mamá subía y bajaba su cabeza, con sus dos manitas blancas empuñando con fuerza la tranca de su Macho, y ella ensalivándola, contenta de oír los suspiros del viejo, casi olvidándose del frío intenso del agua y de su pequeño hijo en su habitación.

Cuando el viejo se sintió a punto de estallar, se sentó y libró su tranca de las fauces libidinosas de mi Madre, .. sobándose la herramienta apuntó a los grandes pechos, que ella se estremeció sorprendida al sentir el primer chorro del tibio semen cruzándole su hasta entonces inmaculado busto. El segundo chorro le alcanzó el esculpido mentón y el tercero le cruzó el rostro, marcándole una línea blanca desde la frente hasta el ya estrellado mentón, escurriéndole un poco hacía el ojo derecho. Tuvo que echarse agua para limpiárselo y el viejo halló ése incidente como morboso, mientras restregaba su miembro aún sólido en los perfectos senos de mi Mamy.

Después, con una mano, le untó el semen que le colgaba de la cara por todo el divino rostro, después metiendo sus dedos oleosos en esa sensual boquita, le daba de probar lo que sus asquerosos güevos habían echado.

-“¡Ufff! ..Qué bien la chupas Cabrona, ..deberías de cobrá por hacel•las ¡Je, je!..” Dijo el viejo, y Mamá sonrió ante su vulgar cumplido.

Después la ayudó a salir del agua. Mamá, una vez fuera de la tina, se arrodilló de nuevo ante su Macho, para limpiarle debidamente ése tieso miembro que parecía su adoración. El infeliz todavía estaba extasiado, mi Madre tenía un gran potencial para convertirse en una experta mamadora como se lo había dicho. Ella se puso de pie y el oso la abrazó, agarrándose de sus prominentes glúteos y abriéndoselos, mostrándome a las cámaras como tenía el culo aún dilatado y tremendamente colorado. Mamá se apretó a él, respondiéndole como si fuera el amor de su vida.

Salieron juntos de la ducha, desnudos y aun escurriendo un poco de agua. Las gotas de agua sobre la piel de mi Mamy la hacían ver muy sensual y antojable. El agua fría se posaba en la piel de sus senos y podían verse como estos se enchinaban parando con ello los pezones rosados de sus hermosas y sexys aureolas.

El viejo se tendió de nuevo en la cama como si fuera el Rey de la casa, tomó el control remoto del televisión y buscó otra película porno. Bajó el volumen hasta un nivel apenas audible y encontró una sobre una preciosa pelirroja siendo penetrada por un Negro. Mamá caminó desnuda hacia su vestidor y regreso con un babydoll azul, totalmente transparente, sin nada debajo. Caminó contoneando las caderas más de lo normal, parecía gata en celo, el viejo seguía con sus lujuriosos ojos en aquella película obscena, pero de inmediato los cambió por esa delineada franjita de vellos dorados que ascendía por el vientre de Mamá hasta formar un hermoso y sensual triángulo invertido.

Con ése sensual andar, Mamá caminó unos pocos pasos, de paso cerró las cortinas y aquello quedó en ligera penumbra, iluminado sólo por la luz de la televisión. Señalando con su dedo índice el viejo la mandó llamar, apretándose los güevos de forma grotesca para que se los besara; pero en lugar de eso, Mamá empezó a contonear sus caderas en un baile muy sensual imaginable, con pasos naturales que la hacían lucir más deseable; sus manos fueron subiendo y bajando por sus pechos, su abdomen, hasta llegar, para recrearse en su parte íntima; fue bajando sus caderas a media altura y subiendo su mano derecha hasta sus labios para después, en un gesto erótico y sugerente chupar, suavemente, su dedo índice y sacándolo de su boca para señalar con el mismo dedo hacia la cama donde yacía el viejo afortunado con su pene adormecido hacia un costado de su muslo.

-“Ven acá Putita, ..te voy a enseñá que ése pinche Negro que está ahí, no me gana ¡Je je je!..” Le dijo refiriéndose a la película obscena donde se mostraba a la pelirroja penetrada a cuatro patas.

Mamá rió por su ocurrencia y fue acercándose lentamente a la cama, subiéndose cual gata en celo, subió por las piernas robustas del viejo mientras sus dientes mordisqueaban suavemente la piel de su Macho. Llegó hasta su virilidad algo desguanzada por la venida anterior, pero que claramente se observaba que no estaba muerta. Mamá fue ascendiendo milímetro a milímetro por la piel de los güevos, primero con besos suaves, hasta llegar al tronco, lugar donde se detuvo unos momentos para lamerlo. Rodeó con su lengua y sus labios la base del venoso y duro aparato que ante sus ojos se volvía a poner durísimo a pesar de la tremenda mamada que le había dado apenas unos minutos antes. Desesperada Sra. Tapia fue introduciéndose nuevamente la gorda cabeza que la hacía tan feliz cuando se le sumergía en su húmeda y caliente cueva. Su boca fue abrigando poco a poco succionando con fuerza mientras sus labios resbalaban por el canal del glande y en un esfuerzo pequeño, resbalaron más allá hasta sentir la dureza de aquella cabeza en la campanilla de su garganta.

-“.. ¡Gloghh!, ¡coff!! ”. La maldita arcada y las lágrimas en los ojos opacaron el erótico momento.

Pero en lugar de parar, se introdujo más el caliente falo del viejo, aprovechando que éste no estaba completamente duro, llegó a sentir en sus carnosos labios casi rozando los vellos púbicos, que en su mayoría ya pintaban con canas. Se recreó un momento en esa posición; sintió el sabor salado y dulce de los líquidos pre seminales. Enseguida escuchó la voz del viejo:

-“Date la vuelta, dame tu conchita, ..acá la quiero en mi boca ”. Dijo entre jadeos y aspirando el aire apenas.

El muy cabrón estaba reclinado en la cabecera de la cama sin apartar la vista en la escena de la película, por lo que Mamá prácticamente tendría que estar casi de cabeza al tener que acercar su intimidad a su boca. Pero Mamá estaba decidida e insatisfecha, poco a poco fue girando su cuerpo encima del viejo posicionándose a una mejor ubicación. Sus blancos muslos quedaron prácticamente atrapando la cabeza del vejete que reía satisfecho de la ocurrencia que ella hacía. Una vez que estuvo lista para dar inicio a la caliente contienda de índole sexual, se acomodó entre las robustas piernas para comenzar a darle la mejor mamada que hasta este día le hubiese propinado jamás.

El Portero sonreía observándola puesta en tan degenerada posición, estaba complacido del alto dominio que tenía ahora sobre mi Madre, él también quería probarla tal como se lo había hecho saber, pero quería dejarla por un rato, además que le encantaba sentirse el Macho alfa de esa hermosa viuda. Inmediatamente, Mamá se aferró aquel tremendo garrote que poseía Don Mario para dominar a las mujeres más hermosas de esta Colonia; con una mano lo tenía firmemente agarrado desde la misma base en donde le nacían los güevos, mientras la otra lo masturbaba reanimándolo, recorriéndola con ansia en su totalidad, .. ¿Pueden imaginar el impacto que eso me producía? La mujer que creía la más perfecta del mundo ahora mismo estaba a unos metros de mi habitación, de cabeza, encima de un viejo sesentón, moviendo su mano más rápido que un quinceañero lujurioso, pelándosela fuerte y rápido, provocando que el vejete sólo se dedicara a disfrutar con los ojos cerrados. Mamá simplemente ya había perdido todo resquicio de sensatez y fineza, estaba completamente cegada por la lujuria que le producía ése viejo; aminoró los movimientos de su mano y cuando comprobó que la reata ya podía sostenerse sola, fue abriendo su boquita a la vez que acercaba la amoratada punta de la herramienta.

Ver a tu Madre haciendo un acto tan obsceno como ése es peor que cualquiera de los castigos, y si se lo hacía a un viejo feo y maloliente que podría ser tu Abuelo sería traumático, Mamá ni se imaginaba el fuerte daño que me estaba haciendo, con el simple hecho de meterlo a su recámara ya estaba faltándonos el respeto a todos, pero a la viuda de Tapia no le importaba eso en estos momentos, total nadie tenía por qué saberlo, además su hijo estaba dormidito y creía lograr terminar antes de que me levantara, así que animada por sus pensamientos y llevada por su propia calentura, se tragó de un sólo bocado el candente glande que a éstas alturas era objeto de su total adoración.

Con el llanto casi en los ojos miraba como lo probaba, como lo lengüeteaba, como lo besaba y como se lo engullía como si éste fuera la más rica de las paletas, con la diferencia claro está que ésta era de carne hirviente y salada. Mamá lo besaba con tal devoción como si fuese algo sagrado, succionando intentando sacar todo lo que tuviese en su interior. La imagen era de lo más cruda y abstracta que un pequeño niño de 12 años pudiera observar. Y cuando lo sacó de sus rosados labios, una espesa película de babas la unía a ése amoratado glande, Mamá lo sacó de su boca para quedárselo mirando, parecía encantarle su forma y su dureza, lo veía anonadada, tan reluciente y aceitoso, amenazadoramente nocivo. Nunca la había visto observarla con tal devoción.

Apretó el glande con su pequeña manita y pudo observar que una gota de líquido transparente y brilloso asomaba desde la punta, sorprendido observé cuando sacó su rosada lengua y le dio una grotesca lengüetada, ése asqueroso líquido desapareció en su boca, como si Mamá estuviera tan sedienta y esa gota fuera la última del sifón. Y cuando pensé que ya había visto todo y que ya no podía tener una Madre tan sacada, ( para no decirle tan Puta ), vulgarmente hizo juntar toda la saliva de su boca contrayendo garganta y mejillas, su hermoso rostro con labios fruncidos se proyectaron para sacar un copioso y certero escupitajo en toda la circunferencia del glande, el cual se desparramó y escurrió por todo el tronco de aquella oscura herramienta que ahora era víctima de los más vulgares tratos por parte de la bien portada Sra. de los Tapias. Ésta era la primera vez en mi vida que observaba a Mamá lanzando desde su boquita un cochino escupitajo, ( recuerdo cuántas veces me regañó al observarme hacerlo por la calle, ¿que dónde habían quedado mis principios y modales? recuerdo que decía ), ahora ella lo hacía de la manera más vulgar que yo hubiera observado, para luego volver a engullirla y dar comienzo al sube y baja de su dorada cabellera.

-“.. OOOHH!!! ”. Exclamó el vejete siendo víctima de las exquisitas succiones.

Les juro que nunca había visto a Mamá chupar con tal devoción, le mamaba el garrote como una poseída, lo lamia y volvía a soltarle otro escupitajo dejándolo más brilloso que el cromo. A pesar de que el viejo previamente había eyaculado hacía tremendas fuerzas de contención para no chorrearle todo el semen en la boca. Complacido por el buen trabajo bucal que le hacía su hembra, el viejo también quiso disfrutar de los exquisitos manjares que emanaban de entre las piernas de mi Madre, la tomó de la cintura elevándola lo suficiente para así acomodarla perfecto a su boca. Y una vez que los dorados bellos de su pelvis estaban sólo a escasos centímetros de su barbilla, el asqueroso abrió la boca todo lo pudo mostrando su lenguota y dientes, para enseguida enterrarse en la jugosa vagina que tan generosamente se le ofrecía, consumando así entre ambos el obsceno acto del 69 en la cama de mis Padres.

-“¡Aaaahhhh!! ”. Exclamó mi Madre sacando el rabo de la boca, la lengua del viejo hacía maravillas en su vagina.

El viejo sintió en sus labios el dulce y salado sabor que emanaba de la vagina, los saboreó con toda lentitud, no tenía prisa, el desgraciado quería que despertara, quería que supiera que mi Madre era de nuevo suya. Sin prisas, fue besando los labios mayores de la intimidad de mi Madre, fue un beso suave, luego uno más profundo, hurgando con su lengua la caliente abertura; después fue un beso más intenso, de mayor tiempo, su lengua recorrió con mayor profundidad y lentitud el interior de aquella húmeda, rosada y caliente hendidura.

Para Mamá era muy difícil concentrarse en lo que estaba haciendo, por un lado succionar con firmeza pero al mismo tiempo con suavidad la herramienta del viejo, y al mismo tiempo experimentar las olas de placer que los labios y la lengua del viejo le proporcionaban en su intimidad, eran indescriptibles. A Don Mario le pasaba algo semejante; sentir la boca de Mamá abrigar la cabeza de su verga al tiempo que succionaba, y la mano de ella subir y bajar la piel de su falo duro y caliente, era para él la gloria.

La estampa era de lo más grotesco que yo jamás hubiese observado, Mamá y el cochino Portero se chupaban mutuamente, el viejo movía su cabeza para ambos lados saboreando de manera glotona cada rincón de esa dulce hendidura, y Mamá concentrada en succionar y relamer ése grueso tolete no hacía más que subir y bajar su dorada cabecita dentro de las robustas piernas del Portero, ver el cuerpo blanco y frágil de Mamá casi de cabeza sobre ése mastodonte era por demás obsceno, afortunadamente el vejete se apiadó del esfuerzo sobre humano que estaba haciendo mi Mamy casi de cabeza para lograr la postura, se fue resbalando por el respaldo de la cama hasta caer recostado en esta, ahora Mamá tenía más libertad de lamerlo, de gozarlo plenamente.

El viejo se entretenía peinando esos dorados bellos naturalmente pequeños con la lengua, cuando sin imaginarse, Mamá se separó de la herramienta del viejo para enderezarse, levantó su estilizado cuerpo perpendicularmente al del Portero para sentarse sobre su pecho, No lo podía creer, parecía la estatua esculpida de una diosa sobre un enorme cerdo, su intimidad quedaba muy cerca de su entre canosa barba de casi 8 días, posando sus blancas rodillas en ambos lados de los hombros de su Macho. Ver a Mamá sentada sobre el pecho del viejo me provocaba una rabia que poco me faltó para ir a gritarles a la puerta, mi Madre se estaba comportando como una desvergonzada; Y si pensaba que eso sería lo peor de su repertorio de la mañana de hoy que equivocado estaba, fue adelantando su vagina a la boca del viejo para después echar sus brazos hacia atrás para abrirse sus adorados cachetes traseros, arrimándole completamente expuesta a la boca del lobo su rubia intimidad, en esa situación el viejo podía llegar a lugares inimaginables con su lujuriosa lengua; Mamá tenía prácticamente atrapada la cabeza del viejo con su prominente trasero, asfixiándolo, sin duda esa sería la forma más placentera de morir para cualquier hombre. Y si les dijera que esa era sólo su intención pues no, para luego comenzó un suave movimiento pélvico, con su intimidad prácticamente enterrada en la cavidad bucal del viejo, en otras palabras lo que Mamá estaba haciendo era joderlo con su vagina.

Sinceramente tenía que reconocer que el viejo provocaba en mi Madre una excitación increíblemente salvaje, era capaz de convertir a la elegante Sra. Tapia en una reverenda cualquiera, Mamá se meneaba exquisitamente sexy sentada sobre el horrible rostro del Portero, estaba completamente sacada, enterrada su vagina en la misma boca que golosamente le comía toda su intimidad; las sensaciones para Mamá eran indescriptibles, no gritaba ni expulsaba todo su placer porque sabía que yo podría escucharle, si antes le saltaban emociones de vergüenza mezcladas con placer, ahora lo que ella estaba experimentando era solamente satisfacción y gozo carnal, lo cual demostraba con rítmicos movimientos sensuales de caderas hacia delante y hacia atrás que yo jamás pude haberle imaginado ver ni en sus más afanosas rutinas de aeróbicos que hacía por las mañanas, ayudada claro está por la áspera lengua del Cubano que se le introducía hasta lo más profundo de su ser; por momentos se quedaba quietecita y con sus ojos cerrados y a la vez que el viejo saboreaba de todas sus intimidades. Mamá llevaba ya todo su pelo pegado al rostro de la traspiración y el ejercicio que estaba realizando al menear sin despegarse de esa boca haciendo eróticos movimientos ondulatorios como queriendo tragarse aún más aquella lengua vivaz que la mantenía en un estado total de extrema excitación.

Mamá pudo haber gritado haciendo que toda la Colonia se enterara del tremendo placer que sentía, pero simplemente se apretaba los labios y se mordía el dorso de la mano soportando las oleadas de placer que el viejo le daba con su musculo blando, mi Madre ya se encontraba perdida por la calentura que sentía, comenzó acelerar sus movimientos de cadera con vibrantes ondulaciones fuertes por sobre la boca que golosamente se la comía, bajaba sus manitas para agarrase con fuerzas de la canosa cabeza del viejo, arremetiendo y ondulando cada vez más intenso, créanme que me preocupaba el oxígeno del viejo, llevaba ya varios minutos si tomar una bocanada de aire, tampoco era que se quejara, el malnacido disfrutaba de la situación, le encantaba de sobremanera convertirla en una Puta.

De pronto, los sincronizados movimientos vaginales que hacía mi Madre comenzaron a perder ritmo y rumbo, su estilizado cuerpo era atacado por fuertes espasmos, su cuerpo sufría de ligeros temblores que se encadenaban uno tras otro, su cuerpo estaba bañado en sudor, la parte alta de su pecho estaba colorado, sus dos fabulosos pechos estaba bañados por una capa perlada de diminutas gotas de sudor, ya sabía lo que iba a pasar, varías veces había observado a mi Madre en ése estado, se ponía así cuando el placer era tan intenso y algo estaba a punto de explotar como un cosmos con epicentro donde el viejo estaba trabajando. Mamá sintió un maravilloso y magistral placer que le recorrió cada pelo, cada poro y cada ramificación de sus nervios sensitivos; estaba sintiendo la llamada al gozo total.

-“¡AAH!.. AAH!.. DON MA!.. AAH!.. DON MARIO AAH!!.. MMMHHHHH!!!! ”.

Su cuerpo sin previo aviso estalló en un brutal y placenteramente delicioso orgasmo que sin poderlo evitar empezó a llenar la hedionda boca del Portero, créanme que me dio la impresión de que se estaba orinando. Mamá quiso estallar, quiso gritar y bramar como una reverenda Puta, pero en ése instante recordó que algo parecido a su hijo podría escucharle, por lo que haciendo un esfuerzo sobrehumano, rápidamente contrajo todos los músculos de su cuerpo soltando la cabeza del viejo para llevarse sus manos a la boca,  con sus hermosos ojos azules casi en blanco por el placer recibido. Créame que ni a una actriz porno se le había dibujado tanto placer como el que estaba observando en mi Madre ahora.

La estampa de esa imagen era de lo más perturbadora para mí, la mujer que creía la más perfecta del mundo estaba ahí, sentada a patas abiertas exponiendo su rosada abertura vaginal soltando intensos chorros de íntimos jugos femeninos que rociaban y bañaban por sobre la horripilante cara del Portero, quien veía maravillado como la Sra. de la casa casi se estaba meando en su misma cara. El hijo de Puta estaba fascinado observando cómo salían expulsados desde el rosado centro vaginal y sólo a centímetros de su boca todo ese néctar, para después abrir la boca y de manera grotesca empezar a beberlo como si éste fuera la fuente de la eterna juventud.

El pervertido Portero recibía con gozo las abundantes inyecciones de fluido vaginal en pleno rostro, las cuales a su vez se estrellaban y salían de su boca desparramándose por todas sus arrugadas facciones. Fueron varios segundos en los que mi Madre experimentó el infinito placer de estarse corriendo copiosamente en la misma cara de su Macho; para muchos debe ser grandiosamente hermoso ver a una mujer explotar de esa manera, pero para mí, que era el hijo de esa irreconocible rubia era como una punzada en el corazón y en el orgullo, y no era para más, si la causa de todos esos espasmos y contracciones que por debajo se comía a mi Mamy era el ser que más odiaba en el mundo. Fueron varios segundos en los que mi Madre se estuvo retorciendo de placer y mojando la cara del Portero con tremendos chorros de íntimas eyaculaciones que bañaron no sólo su horripilante cara, sino que también el último lugar donde había pasado mi Padre.

El viejo estaba complacido y feliz, había convertido a la mujer más espectacular y sensual de ésta ciudad en una completa sacada, él sabía que mi Madre no solía explotar de esa manera tan violenta, si antes él la había usado y manipulado a su antojo, ahora había sido ella la que había llevado la batuta del coito, pero le había encantado, le había fascinado que se comportara así, después seguro que la corregiría con otras de sus perversiones, por ahora el viejo se sentía un dios. Por su parte Mamá, quien aún no se reponía del todo de aquel intenso orgasmo, aun se mantenía sentada a nalgas abiertas y su respiración acelerada, con sus bellos muslos totalmente expuestos, situación que el Cubano aprovechó para lanzarla sobre la cama valiéndose del lamentable estado post-orgasmus en que había quedado. La cama y las sabanas de seda blanca eran un completo desastre y mojadero, que Mamá tendría que lavar de inmediato u olvidarse de ellas, no imagino el intenso y entremezclado olor de sus cuerpos que ahora envolvía la habitación de mis Padres, Mamá que siempre ha sido muy limpia y fanática de las velas aromáticas ahora ni le importaba, estaba feliz recibiendo los placeres que ése viejo le otorgaba, otro punto negativo para deshacerme de él.

Para mi mala suerte, ver explotar a mi Mamy de esa manera tan violenta no sería el peor de los tormentos si no el inicio y lo pude comprobar cuando el asqueroso la arrojó sobre la cama para de forma lujuriosa echársele encima; mi Mamy ahora era como una muñequita de trapo, su mente y sus ojos aún seguían inmersos, perdidos tras el intenso placer. El viejo alucinado se colocó de rodillas sobre ella y abriéndole las piernas aprovechó el grado de docilidad de mi Madre, agarrándose su grueso garrote procedió a envainarle de un puro envión toda su dura y parada herramienta. Cosa que ésta vez Mamá ni se quejó, es más, no observé en su rostro alguna expresión de molestia o dolor en el momento, ella ahora sentía puro placer al ser ensartada de esa manera tan brutal por esa gruesa tranca de carne; su estilizado cuerpo se había amoldado perfectamente a esa parte, superando todas esas rudas emociones de dolor que alguna vez pudo haber sentido, por lo que con su cara que expresaba solamente dicha y felicidad por sentir su vagina y útero casi llenos de carne dura y ardiente, se dio solamente a congraciarse con su Macho que nuevamente la estaba poseyendo como sólo a ella le gustaba.

Les juro que ya no pude soportarlo más, estaba terriblemente enojado por la falta de vergüenza de esos dos, ya había visto suficiente tormento, tenía que darle un escarmiento a Mamá por su falta de respeto a mí y a la memoria de mi Padre por lo que nos estaba haciendo. Me levanté decidido de mi cama con mi computadora en mano y me dirigí a la recámara de mis Padres. Claro que mientras iba por el pasillo veía como el viejo se fue levantando de la cama, dejando a Mamá en esa posición, con sus manos perpendiculares a la cama y sus rodillas descansando en las arrugadas sabanas que cubría el lecho matrimonial.

-“..¡Oh! ¿Te gusta Nalgona?, ..oh!, ¿te gusta como tu Macho te da para dentro? ”. Le preguntaba el Portero a quien no le importaba para nada que yo, el pequeño hijo de esa mujer a la que él se refería de esa manera tan vulgar pudiera escucharles.

-“.. ¡Aah! ¡ah! Siiií!!! ”. Le confirmaba tras la sonora respiración, cuando comenzó a experimentar las certeras clavadas que el viejo le daba a su cuerpo.

Mamá literalmente encajada en la cama sentía en toda su dimensión la anchura y dureza de esa verga que le arremetían, sentía como su Macho salía prácticamente de su cuerpo para luego dejarse caer con las fuerzas de su propia corpulencia sobre su delicado cuerpo, quien ayudado por la máxima lubricación de hace unos instantes, recibía los rudos ataques con sobradas muestras de complacerlo; mientras me acercaba está por demás describir los grotescos sonidos que evidenciaban la desfachatez y la falta de vergüenza que tenía mi Madre para ésta casa, sumado claro está con el crujimiento y rechine de la cama al salvaje movimiento de sus cuerpos.

-“¡Oh!, oh!, .. Sientes Cabrona, .. ¡Oh!, sientes como se te va hasta dentro ¡Ooh!, ta bien mojadito, .. se te va todito ”.

El vulgar Portero le decía al oído mientras le arremetía todo sudoroso, mientras que mi Mamy prácticamente aplastada por su robusto cuerpo mostraba ya en rostro y cejas fruncidas el infinito placer que estaba sintiendo al sentirse completamente atravesada por la gruesa hombría carnal que le ensartaban. Créanme que las piernas me temblaban mientras me acercaba, no sabía qué hacer, por un lado quería darle un escarmiento por su falta de vergüenza, pero por el otro no quería que mi Madre fuera a sentirse mal por haberla descubierto, como les digo yo para ella era todo lo que tenía y lo último que quería era que yo supiera en eso en lo que se había convertido.

El viejo se la metía firme y cada vez más salvaje, como para que ella sintiera y supiera que él era su único dueño, se dejaba caer con tal rabia que la cama parecía romperse del centro; en eso, y por estar viendo la pantalla de mi portátil no me fijé al chocar con el perchero que estaba en el pasillo, por lo que provocó algo de ruido, sentí un escalofrió y un temor al ser descubierto, afortunadamente los rechineos de la cama ayudaron a que mi Madre no lograra escuchar, desafortunadamente para mí el desgraciado Cubano si lo hizo, pero al muy Cabrón le gustaba la nueva situación que proseguía.

-“.. ¡Ohh!, así, que rico es cogerle ahora Putita, .. dime, ¿qué haría si en éhte momento llegara tu chiquillo cagón y te encontrara bien ensartaa por otro hombre? ”.

El hijo de puta no sólo se regodeaba empalando a mi Madre, si no que le encantaba humillarme, al pervertido le excitaba de sobremanera cogerse a mi Madre frente a mí, otra maldita equivocación al haberme acercado. Mamá no contestaba nada, lo que menos quería en éste momento era pensar en su pequeño hijo, sólo se dedicaba a sentir y disfrutar los salvajes envites que estaba sufriendo su delicado y estilizado cuerpo. El viejo enfermo, quien al notar que Mamá no quería hablar dejó de taladrarla por un momento para forzarla, ayudado claro de curva ascendente de sensaciones que estaba sintiendo:

-“¡Respóndeme pedazo de Puta!, ..o te juro que saco así ensartaa como está y te llevo en éste mim•mo momento a su habitacióng ”. Le decía apretando su barbilla y mirándola con ojos de fuego.

-“.. ¡Aah!, No!! ”. Fue la fuerte exclamación que hizo mi Madre a la amenaza que el vejete le hacía con tal de cumplir su perversión.

-“¡Entonces contéstame Guarra!, ..¿te gustaría que tu pequeño cagón encontraa a su Madre con una porronga hasta el estómago ¡Je je je!..” Esto último lo dijo tras un brutal empellón que casi desarticularon todas las bases de la cama.

-“¡AAAAAAHHH!!! Noo!!, ..  mi hijo no debe de enterarse de lo que.. de lo que hace su Madre ”. Le contestó ahogada y entre cortante.

-“De las cochinadas que hace la Puta de su Mare, .. ¡Dilo!! .. Vamos repítelo zorra!! ”.

Mamá ahora sí que no entendía las inclinadas desviaciones depravadas que podría tener en su cabeza éste degenerado viejo, pero como le estaba produciendo un placer intenso, no quería por nada del mundo que parara, dejó salir de sus labios lo que el malnacido Portero quería escuchar:

-“¡Ahhhh! .. Mi hijo jamás, .. por favor Don .. ya no me haga .. mi hijo jamás se debe de enterar de las co.. de las cochinadas que hace su Pu.. ¡Ah! ¡Su Puta Madreee!! ¡Aaah! ”.

-“¡Jejeje!.. ¿Así que la Puta de ésta casa está cogiendo con otro Macho mientras su hijito está en su habitaciong? .. ¡Vamo contesta Pendeja!, o te juro que te llevo hasta él para seguí cogiendo ”. El viejo ahora se movía más fuerte, parecía que más le calentaba la situación.

-“¡No!, Argh! .. ¡Sii!!, .. ¡Mi Macho me está cogiendo mientras mi hijo está en su habitacióng!, ¡Mhmm! ”.

-“¿Y te gusta que venga y te llene de verga mientras tu hijito duelme en su habitacióng? eh?... ¡Repítelo!! ¡Ohhh!..”

-“.. ¡Aah!, Sii!, .. Me encanta que mi Macho venga a mi casa a llenarme ¡Argh!, .. que venga a mi propia casa a llenarme con su vergota ¡Aah!, ¡Ohhh!! ¡Diosss!!.. ¡Diossss!! Ya no me haga decir esas cosas ¡Aah! ”.

El viejo viendo que su hembra ya estaba hablando las peladeces que él quería escuchar, aumentó la andanada de estocadas sobre ella, la tenía sujeta de la mandíbula mientras con fuerza le arremetía, el pervertido le ponía a mil que mi Madre hablara de mi mientras estaban cogiendo, era un enfermo, un desgraciado pervertido.

-“Continua, ¿que no te haga decí qué?, ..¿que la Puta de su Madre está cogiendo con su nuevo Macho mientras su hijito esta dormidito en su cama?, ¿eso? ”.

-“No ¡Argh!, Don, por favor, ya no me haga decir eso, ¡Aah!, Que.. que mi hijo no tiene la cul.. no tiene la culpa de lo que yo hago ¡Aaah!!”.

Si por el viejo fuera hubiera querido seguir escuchando ése tipo de sandeces y aberraciones, pero afortunadamente para mí y para mi Madre tampoco se podía contener, fue atacado por un fuerte ataque de calentura por la velocidad y las maneras descomunales en las que la ensartaba, que me daba la impresión que quería hasta matarla con esas brutales estocadas que le estaba pegando, mi pobre Mamy rebotaba en el colchón sacudida por la fuerza del viejo, pero resistía y aguantaba los fieros empujes en forma estoica y complaciente; ella lo sabía y lo aceptaba mientras se la follaban rudamente como a su Macho le gustaba, Mi Madre estaba atrapada por la lujuria, lo más probable seria que ella lo detuviera y lo echara de la casa como a un perro, sin tener que por que darle explicaciones, además debería recordar que desde el día en que le conoció simplemente le había ocasionado problemas, que sólo la usaba como un objeto, y ahora lo estaba haciendo por completo, se la estaba jodiendo como el más intenso de los amantes y ella le correspondía, haciéndola sentir el verdadero paraíso de la lujuria.

Yo me encontraba pasmado cerca de la puerta, mis músculos temblaban sin poderlos contener, créanme que hasta podía escuchar los latidos de mi propio corazón a todo galope mientras a la par escuchaba a sus cuerpos como se movían y meneaban provocando el rechinar de la cama, Mamá quien no se imaginaba que su propio hijo era testigo de su íntima y aberrante relación con el ser que más odia en éste mundo, quiso agradecerle y compensarle el terrible esfuerzo que estaba haciendo, lo fue guiando suave y delicadamente, para que ahora él se recostara de espaldas. No lo podía creer, había llegado el momento de ser ella quien lo montara y cabalgara.

-“¡Sí, sí, trépate sobre tu Macho!, .. ¡Ooh!, siéntate en tu verdadero trono, en tu trono de hierro ¡Je je je!..”

Y si pensaba que lo peor de eso ya lo había vivido, pobre de mí, en mi pantalla se mostraba la prominente barriga del cuerpo del Portero con su venosa y lubricada tranca bien parada, era increíble, más de 25 cm. apuntando al techo y hacia los cielos. Créanme que me parecía increíble que todo eso pudiera entrar en ella y le produjera tanto placer. Mamá se acomodó en posición de cabalgarlo, sobre el peludo valle de sus entre canosos pelos del vientre, para ser ella misma, convertida ya en toda una completa sacada meterse toda esa verga por sí sola. El viejo a sabiendas de que yo me encontraba ahí, a cada segundo volteaba a la puerta enardecido por el placer que le daba la situación, se reía burlonamente mientras mi Madre sin imaginar lo que pasaba se la fue acomodando en sus rosados pliegues vaginales, empujando hasta sentir cómo el aceitoso glande abría su sexo al máximo para ingresar.

-“¡Ooh! Síí, .. Qué bien entra ¡Oh! ”.

El viejo sintió en toda su gruesa extremidad el ardiente interior del cuerpo de mi Mamy, y si tenía dudas de que todo eso podía entrar en ella, me quedé pasmado al observar como solo 5 cm. de eso quedaban ya de fuera. Mamá soltó ése mástil una vez que encontró su camino para delicadamente colocar sus manos sobre su pecho, a lo que el viejo afianzándose con ambas manos a sus suaves caderas se disponía a dar inicio a una nueva serie de salvajes estocadas; pero fue Mamá quien se anticipó a la situación, y como si ella fuese la Esposa más comprensiva del mundo, le acaricio sus gruesos pelos enmarañados de sus bofos pectorales, mirándolo como sólo esos hermosos ojos azules me miraban cuando me querían acariciar, con una ternura jamás expresada por su bello rostro, expresándole tolo lo que lo deseaba, como diciéndole que no se preocupara, que no se esforzara, sería ella quien haría el esfuerzo ahora.

El Cubano entendió el mensaje de inmediato y colocándose una almohada para descansar mientras se burlaba del pobre Pedrito del otro lado de la puerta, Mamá se dejó caer de una sobre ésta, empalándose por sí sola y para quedar perfectamente clavada y unida a ése tremendo mástil de carne y venas que tanto le gustaba y le enloquecía.

-“¡AAHH!!! ”. Exclamó sólo eso Mamá al sentirse totalmente llena, ayudada por el excesivo flujo vaginal que había tenido.

-“¡Ooh! Síí, .. Putita rica te la comiste toda ¡Oh! .. Si tu hijo te viera ”.

Y antes de que el viejo siguiera con sus pervertidas burlas sobre mí, Mamá comenzó a moverse con suaves movimientos pélvicos, siempre mirándolo a los ojos, con sus dos manitas delicadas apoyadas en sus asquerosos bofos pectorales; sus caderas se movían en círculos sin despegarse ningún centímetro del enmarañado monte de su pelvis, se frotaba suavemente sobre la misma base de ésta, exprimiéndola ondulatoriamente, apretándola con sus músculos vaginales, prensándola hacia su interior, como queriendo sacarle en forma anticipada hasta la última gota que esa cosa pudiera producir para ella.

-“¡Ooh! Qué apretadita está Mamaita, .. se ve que tu Marido la tuvo muy chica, qué rico me lo aprieta ¡Ooh! ”.

Mamá empezó a gemir y a sentir un intenso placer, empezó a moverse hasta que sintió de golpe su verga, sintió como la partía pero le gustaba esa exquisita mezcla entre placer y dolor.

-“..¡Aah!, Es que la tiene muy grande, .. ¡Oh por dios!, .. es cierto, la de Rodolfo no era así, .. no conocía, estoohh! .. Ay, qué delicioso se siente, .. Me llena toda ¡Mhmm! ”.

-“Pues muévete má Cabrona, .. ¡Cabalga, brinca sobre la tranca de tu Macho! ”.

El viejo se sentía en un sueño del cual no quería despertar, la forma en que mi Madre lo poseía lo hacía sentirse un ser supremo; estaba en una lujosa habitación, en una flamante cama, usando del que fue el hombre más reconocido de la ciudad, la altiva y elegante Sra. de Tapia, quien convertía ése horrendo y aberrante acto que se suponía que una Sra. de su clase y de su estatus jamás se pudiera dar; Mamá estaba convirtiendo y transformando ése ordinario acto de cópula, en un acto de pulcra, delicada y extremada elegancia.

-“¡Ahh, más Don Mario, más, .. Ahhh!, ..Así, deme más fuerte, ¡Aahh! .. ¡Qué cosa madre mía! ¡Más!.. Más!.. Más!!, Así, así Papito rico, nadie me lo ha hecho como usted! ¡Mhm! Así asiii oohh ohhh!! ”.

El viejo extasiado por lo que le decía empezó un vaivén más rápido y con más fuerza, sudando como un cerdo; Mamá también iba aumentando sus brincos, clavándose ella solita. Observé sus ojos clavados en su vientre seguramente estaba observando como su verga entraba y salía rápidamente de ella.

-“¡Uff!, off!, ¡Clávate tu solita, siente cómo te llena!, ¡disfruta que ahora tiene una má grande! Ohhh! ¡Nadie mueve el culo má rico que tú Ohhh!!”

El viejo buscaba por todos los medios mantenerse firmemente ensartado a ella, al mismo tiempo le daba fuertes chupeteos en distintos puntos de sus tersos pechos dejándole vulgares marcas enrojecidas y amoratadas las cuales evidenciarían el paso de su Macho sobre ella, evidencia que después tendría que borrar con sus carísimas cremas y finos cosméticos, haciéndome recordar las ocasiones en las que mi Madre siendo una mujer de clase y de rectos principios morales, criticaba a su hermana Cesy al ser evidenciada por su Esposo en distintas ocasiones; pero al parecer ahora esa situación no le importaba en estos momentos, Mamá sólo se concentraba en menearse y comerse con su delicada intimidad esa descomunal tranca de la cual había quedado enamorada, sus pensamientos se limitaban en que de ésta forma le estaba pagando por haberle defendido el día anterior, por despertar en ella esas sensaciones casi animales por ser poseída, de despertar en ella ése deseo de ser manipulada por el antojo de otro y, tal y como ella se lo había prometido, y sumado al intenso orgasmo que le había regalado con anterioridad… ahora se lo pagaba con su cuerpo!, por lo que redobló los esfuerzos de sus ondulaciones y arremetidas vaginales, toda su estilizada y curvilínea figura vibraba por la violencia en que se movía.

-“¡Uff!, off!, Ponte a cuatro patas como las Perras, .. ya voy a terminá ”.

-“¡Aah!, Por favor Don, .. por atrás no, aún me duele mi colita ”.

-“No te preocupe, .. dejaremo descansá ése culito, .. le daremo un helmanito al cagón de tu hijito ¡Je je je!..”

-“¡Aah!, Mi amor, qué cosas dices ¡Ouch! ”.

El viejo se puso detrás de ella sudando y terriblemente sofocado, con su pene duro y aceitoso apuntó de nuevo a la rosada y chorreante vagina que con tantas ansias y apetito lo habían albergado durante tanto tiempo; fue ensartándola sin piedad de una sola estocada, aprovechando el grado de lubricidad que ella llevaba. Mamá dejó caer su rostro en las sabanas exhausta, sus manos ya no la sostenían. El viejo siguió arremetiendo duramente contra las pomposas nalgas de la Señora de la casa, mientras sus manos sostenían con fuerza sus caderas para evitar salirse de ella. A cada embestida que daba lograba escuchar más agudos lo gemidos, ella pedía más y más mordiendo una de sus blancas almohadas, él hacía su mejor esfuerzo chocando fuerte contras sus nalgas. Era notorio que no pensaban cambiar de posición. Los ruidos de la cama “¡Uchi, uchi, uchi!” que se escuchaban de la puerta indicaban que estaban bien compenetrados.

No pude soportarlo más, temblando y como pude me paré frente a la puerta y toqué:

-“¿Ma... má? ”.

Ella se tensó. Era claro que mi voz aguda y fina no entraba en el plan. Se volvió hacia la puerta y le susurró al viejo que se detuviera. Era claro que no pensaba abrir, mi Madre sufría demasiado, aunque ganas no me faltaron.

-“¡Vu-vuelve a tu habitación mi amor! ”. Dijo, con un claro temblor en la voz.

-“¿E-estás bien, Mamá? ”. Le dije para que se pusiera más nerviosa.

-“Sí, sí mi Amor, .. vuelve a tu habitación cariño, .. Mamá enseguida va ”.

-“Mamy, ..estás haciendo mucho ruido, ¿qué es lo que haces? ”. Y para darle una lección tome la mirilla de la puerta y le di la vuelta como tratando de abrir, pero sin empujar la puerta.

-“¡A TU HABITACIÓN, PEDRITO! ”. Gritó Mamá, asustándome de pronto.

-“Es que escuché ruidos ”. Le dije inocentemente detrás de la puerta. Mamá no pudo evitar otro gemido al ser embestida por el viejo enfermo, y solo atinó a decir:

-“.. ¡Aah!, Sí, sí ...soy yo ...esto-estoy haciendo mis ejercicios. ¡Estoy desnuda no vayas entrar! ”.

-“Bueno Má, ..levántate que ya tengo hambre ”.

-“¡Sí, sí mi amor, ..enseguida voy! ”. Y sonrió por la franca “inocencia e ingenuidad de su pequeño.”

Con ése susto que le di seguramente se lo pensaría de nuevo antes de meter al horrible viejo nuevamente a su recámara, sin más me regresé a mi habitación pero con mi portátil en mano, para nada quería perderme lo que al viejo le diría. El desgraciado riéndose volvió a penetrar a Mamá, que me sorprendió de ver que su verga no hubiera perdido ni un ápice de dureza tras la interrupción. Sin embargo, la fuerza de la que hacía gala mientras perforaba su chocho, el mismo chochito que me había dado la vida, era sin duda la de un hombre más excitado. Sin darme cuenta el morbo de saber que yo estaba despierto había embravecido al viejo, dándole con más ganas.

Las profundas embestidas que el viejo le daba, tan hondas y placenteras que la dejó sin aire momentáneamente, borró sin embargo de la mente de mi Madre cualquier otro pensamiento que no fuera el de seguir disfrutando de esa tranca en sus entrañas, sin importarle que casi su hijo la descubriera. Increíblemente el orgasmo de mi Madre, suave y largo, no se hizo esperar. Con un gemido ahogado en su almohada, el cuerpo de mi Madre se tensó bajo el del viejo, que llevado por la deliciosa presión que formaron los músculos vaginales sobre su tranca, se embraveció aún más y aceleró sus arremetidas hasta un ritmo que mi temblorosa y pasmosa Madre creyó imposible.

El rostro de mi Madre dibujó una nauseabunda sonrisa de felicidad, estaba eternamente feliz, era como si nuevamente hubiera encontrado la otra mitad de su corazón. Mamá como anteriormente había hecho empezó a mover sus caderas exquisitamente sensual, encontrándose contra los terribles embates de viejo que prácticamente le caía con el cuerpo encima. Por alguna extraña razón ella pensaba que se debía a ése hombre y por lo tanto tenía que dejarlo satisfecho. Con sus lascivos contoneos, Mamá fue exprimiéndolo con exquisita fruición vaginal, con su intimidad lo manipulaba de modo que el viejo aumentara gradualmente su placer; Mi Madre sintiendo que el viejo estaba próximo a explotar y comprobando nuevamente que su Don era el todo Macho que ella necesitaba se desclavó de su verga para nuevamente ponerse en cuatro patas frente a él y con sus dos manitas contener y rodear su verga. Sus labios húmedos se abrieron con deleite, probando y dejando entrar entre ellos el grosor y el encanto de su fortaleza viril.

-“.. ¡Ohhh!, .. Puta Madre ¡Arghhhh!!! ¡Aaah! Pero que bien la chupas Cabrona, .. cada día que pasa te supera má ¡Oooh! ”. Le decía el moribundo Cubano afianzando con sus dos manotas la dorada cabeza de mi Mamy, a la vez que la oprimía contra su entrepierna, dejándola casi sin aire.

Mamá solo aguantaba y se dedicaba a succionar y lamer sin importarle el poco oxigeno que albergaba en sus pulmones, sus pensamientos estaban en que no podía seguir viviendo sin aquella verga, pensaba en este nuevo sentimiento a la vez que se daba cuenta que el Portero estaba por eyacular y ya se imaginaba las cantidades de esperma espeso y caliente del que ella nuevamente seria poseedora. El viejo le proporcionaba ese placer intenso en deseos de gozar y ser gozada, de ser arrasada y devastada otra vez por ese Macho dotado y caliente, cuyos instintos rudos le proporcionaban tanto placer a su cuerpo como a su vagina, que para una mujer que lo tiene todo la hacía sentirse plena. Bastaron unos simples segundos para que el tolete dentro de los rosados labios de mi Madre empezara a disparar y a llenarlos, sus mejillas rápidamente cambiaron de estar en alto vacío a estar llenados, Mamá se apartó de él y el Portero se agarró la verga para apuntarla hacia su bello rostro. Pajeándose, se corrió en la cara de mi Madre.

Mamá notó el primer chorro caliente alcanzarle el pelo y la frente. El siguiente le manchó la nariz y parte de sus mejillas inundadas. El tercer aluvión de semen pareció más vigoroso aún depositándose nuevamente en su pelo, nariz y boca. Los sucesivos siguieron rayándole la cara como una pintura llenando de leche su pelo, frente, nariz, mejillas, labios, barbilla… todo su rostro quedó recubierto del espeso semen de los 8 o 10 chorros que el viejo le soltó en la cara. Mientras ella recibía tal baño de lefa sus dedos comenzaron a moverse delicadamente sobre sus testículos. El viejo tuvo que apoyarse en la cama para no desvanecerse tras haberse vaciado sobre el precioso rostro de la dueña de la casa, que ahora estaba cubierto de una espesa capa blanca que le impedía poder abrir sus hermosos ojos. Eso no le impidió a Mamá agarrar la morcillona herramienta que colgaba ante ella para besarla, lamerla y absorberla por última vez con intención de recoger los restos de semen que por ahí quedaran. El viejo sonrió complacido, completamente cubierto de sudor, jadeaba sin remedio. Agotado y satisfecho, se separó de ella y se tumbó en la cama junto a su lado.

-“¡Ooh!, Te gustó Cabrona ¡Oh! ”.

-“¡Aah!, Sí amor, mucho, .. nadie me lo había hecho como tú ”. El viejo la jaló y la atrajo hacia él siendo extrañamente cariñoso.

-“Nunca he tenido ni tendré una mujé como tú, .. gracias Güerita ”.

Y así se quedaron a descansar por unos segundos mientras se recuperaban en la misma cama donde Papá había estado convaleciente , él acariciando suavemente sus glúteos y ella el fuerte pecho de su macho.

-“¡Ufff, uff!!, me há dejao seco Cabrona .. ¡uff!, no siento ni mi verga ”. Decía el viejo resoplando, subiendo y bajando su prominente barriga.

-“¡Aah!, a mí también mi Amor, ..me has hecho muy feliz ”. Le decía ella satisfecha, jugando con sus pelos del pecho.

-“¡Oh!, ¿Me va a plestá el dinero para pagale al Clavo? ”. Lanzó el gancho.

-“Ay Don, no sé ..tendría que ver cómo está la Empresa. Tendría que pedir ése dinero, ..es mucho ”.

-“¡No me ayude pue!, ..yo veré cómo lo consigo. Tendré que robá o matá a alguien ”. Dijo el viejo molesto.

-“¡No, no, no Don Mario!, eso ni lo diga, ya bastante hizo usted enfrentándolos. Yo lo conseguiré, no se preocupe, ..usted pagará ése dinero”.

-“¿De vera Mamita?, ..me prestará ése dinero ”.

-“Veré que puedo hacer, ..creo que podré conseguirle la mitad ”.

-“Eso está bien Mamaita, ..ya tengo quién me preste el resto ”.

-“¿Sí, quién? ”.

-“Tengo un negocito por ahí, ..tú sólo consigue ése dinero. Yo me encalgalé de lo demá ”.

Yo estaba que echaba chispas, bastante molesto, ¿cómo mi Madre podría ser tan estúpida?, apagué mi laptop y me acosté un rato, ya no quería seguir escuchando, no lo podía creer, con dos tremendos palos Mamá olvidó todo lo que le había hecho ése asqueroso viejo, ¿cómo podía ser tan descarada? Por lo cansado que estaba me quedé dormido por unos minutos, hasta que escuché que abrían mi puerta. 

-“Mi amor, pero si todavía sigues dormido ”.

-“¿Eh, qué? ...”

-“Necesito que vayas a la tienda, ..se acabó la leche. Ve mientras yo hago el desayuno ”.

¿Leche?, pero que pasaba, de cuándo acá a mi Madre se le olvidaba comprar la leche, si siempre que íbamos al supermercado Mamá se llevaba hasta 3 galones. En esto había algo oscuro, eso de ir por la leche no era otra cosa que permitirle salir al viejo de la casa, eso era, mientras yo iba a la tienda el viejo tenía el tiempo suficiente para salir de la casa como si nada y así yo no llegar a “enterarme” de que hubiera dormido aquí. Pero para no hacer tanta espera y con tal de que ése viejo se largara de la casa lo hice, me puse mi ropa y salí rumbo a la tienda, aunque molesto por la actitud desvergonzada de mi Madre.

Lo peor es que seguramente al regresar tenía que ver a Don Mario parado en la caseta con su estúpida sonrisota burlándose de mí, pero en fin, pensé en positivo tal vez ni lo encontraría ya que se estaría escondiendo de mí. Así que apurándome fui para lo de la leche con una velocidad impresionante, pensé en comprarla y correr a casa de nuevo, pero cuando estaba regresando pasando por la cochina caseta, allí estaba, tal y como me lo había temido primeramente. Afuera sentado en la puerta de la caseta; el corazón latía porque tendría que pasar cerca de ahí e imagine tal vez me diría algo por haberlos cortado cuando estaban bien entrados, pero no podía voltear, así que al verlo sólo caminé y al pasar me miró, se sonrió con una sonrisa bastante burlona, con eso y su mirada me di cuenta que el ya sabía que yo había estado al pendiente de todo. Volteé la mirada y seguí caminando, pero como ya me lo temía habló:

-“¿A dónde va con tanta prisa chiquillo? ”.

-“¡Déjeme en paz, no se meta conmigo! ”. Le respondí bastante molesto.

-“¡Jo, jo, joy!.. ¿tiene caracte el pequeño pelveltido? ”.

-“No me llame así, ..¡déjeme en paz! ”.

-“¿Ah no?, ..¿entonces cómo debo llamá al pelveltido que espía a su Mamy con su cámara de video? ”.

-“Ya no lo hago ”.

-“¡Je, je, je!.. Yo apuesto a que sí, ..por eso estás tan molesto. Seguro que ya sabé que me estuve jodiendo a tu Mamita toa la noche mientras tú te pajeabas en tu camita ”.

-“¡Maldito desgraciado!, ..un día de estos mi Madre se va a dar cuenta del tipo de basura que es ”.

-“¡Je, je, je!.. Tienes agallas mocoso, ..otro chiquillo de tu edá ya se estuviera miando en los pantaloncillos ”.

-“¡No le tengo miedo!, ..algún día me las va a pagar todas juntas ”.

-“¡A mí no me amenace cagón!, ..yo hago lo que quiero y cuando quiero. ¿Y adivina qué?, ..ya estoy convenciendo a tu Mamita de que te regale un helmanito. ¿Qué te parecé, eh?, ..ya tendrá con quién jugá. Y así ya no andá de pelveltido vigilando a lo demá ”.

-“¡Eso jamás, maldito asqueroso!, ..primero lo mato ”.

-“¿Qué me va ha hase un chiquillo puñetero como tú, eh?, ¡Je, je!.. Le seguiré metiendo toa la verga a tu Mamita y tú no podrá hacé naa para evitarlo ¡Je, je, je!..”

Salí corriendo con todas mis ganas, no quería seguir escuchándolo, me dolían todas sus palabras, la verdad que sí le tenía miedo, ése desgraciado era capaz de convencerla para que tuviera otro hijo, un engendro de ése maldito. ¡No, eso jamás!, nunca lo permitiría, primero era capaz de enseñarle a mi Madre todas las evidencias que tenía del viejo, aunque con eso me tuviera que desenmascarar de voyeur, pero eso con tal de que se diera cuenta de la clase de basura que era el viejo. En eso se me vino algo a la cabeza, algo que yo no sé cómo chingados no se me ocurrió desde un principio.

Cuando llegué a mi casa estaba más tranquilo, tenía un plan que no podía fallar, eso era, le mostraría a mi Madre qué clase de persona era el viejo. Entré a la casa más relajado, Mamá ya estaba guisando el desayuno, fui a la cocina para dejarle su tonto engaño y la observé, radiante como siempre, recién bañada y perfumada, con tono de piel rosado cuando ha terminado de bañarse. Era claro que estaba muy contenta y sexualmente satisfecha, le habían dado toda la noche y aún más esta mañana. Traía su bata de seda, la muy cochina no traía ropa interior, lo digo porque llevaba los pezones empitonados, creo que con lo que había pasado no había forma de que sus pezones dejaran de estar en punta, seguramente los tenía amoratados, le ardían de las lamidas y salvajes mordidas que le había dado aquel desgraciado, con el simple roce con las puntillas de la seda, hacía que se notara que siempre estaban duros y parados.

Preparó el desayuno y me miraba muy alegre pero en silencio, quizás con algo de culpa por lo que había estado haciendo, sin imaginar que había observado todo lo que había y le habían hecho. Una vez que me sirvió, lentamente se fue a sentar a la sala, la cual también había sido testigo de semejante chantaje de aquellos despreciables delincuentes, aún estaban los cojines en el suelo, donde ella había depositado sus rodillas para complacerles en aquella situación atroz; nostálgicamente se recostó en el lado donde aquel odioso hombre había estado yaciendo después de haberla forzado la noche anterior. El olor del Cubano aún estaba impregnado en su piel y su bata aún después de haberse bañado. Ella con sus ojos cerrados y con su rubia cabellera posada en los almohadones del sofá, en su mente repetía aquel íntimo e inimaginable acto de lo ocurrido en estos últimos días; luego de unos minutos en esos nostálgicos pensamientos que sólo eran de ella, pensó que ya era hora de volver a la realidad, si bien ya había estado toda la noche y parte de la mañana con el Portero, éste ya se había ido, por lo tanto lo que le quedaba por delante era complacer y estar conmigo en todo momento, se había prometido ella misma que ahora pasaríamos más tiempo juntos, si bien se lo pasaba excelente en el plano sexual con el Cubano, éste era sólo su amante imposible, además era claro que sólo era un momento de confusión en su cabeza, creo que para nada mi Mamy pensaba tener una relación formal con ése asqueroso hombre, .. ¿o sí?

Mamá se puso a ordenar toda la casa, para que no quedara ni un indicio de que ella había estado con otros hombres, pero por una extraña razón que ni ella misma se podía explicar decidió dejar su habitación tal cual como había quedado, ella quería dormir en los olores de su Macho. Por mi parte ya no me enojé, tenía un plan que quizás sí funcionara, así que después de desayunar, lo primero que hice fue llamar a mi Amigo que trabaja en aquella agencia de detectives para que me informara de sus nuevos materiales, cámaras, micros, etc. La verdad que ya había ganado una buena amistad con él, y cómo no, si ya le había comprado más de 3 mil $ en electrónicos y herramientas de vigilancia, pero bueno valía la pena ¿no?.

Después de comer le pedí permiso a Mamá para que me dejara salir a comprar mis “herramientas”, claro que no le dije así, le dije que iría al centro para comprar unos videojuegos. La verdad que mi tarjeta ya estaba un poco corta, claro que la Empresa pagaba todo, pero si mi Madre se enteraba seguro que se me armaba, lo bueno es que Mamá tenía cosas más importantes en que pensar, además un par de miles no pasa nada, podría inventar cualquier cosa. Cogí un par de cosas que no necesitaba ( la tienda tiene sistema de devolución por lo que tenía un par de cosas que podía cambiar ) Llamé un taxi y me dirigí a la tienda de electrónicos; les mostré una de las cámaras que ya había comprado y la que quería a cambio, al principio me pusieron pegas pero cuando les di las especificaciones del tipo que quería dejaron de ver pegas.

La verdad es que les pedí una verdadera cámara, era aproximadamente quince veces más potente que las que tenía, y además como a mí me gustaban, pequeñas y adheribles a cualquier superficie, ¡genial!. También me mostraron una preciosa medallita, se trataba de un collar en forma de un corazón de coldije, éste se abría y mostraba una foto en cada lado del corazón, la verdad que me quedé impresionado, resulta que es un collar pero que por debajo de la foto que se coloca llevaba dentro un micrófono, el vendedor me dijo que era para infidelidades, el cual el Esposo se lo regala a su Mujer como obsequio y éste resulta grabar la prueba de la infidelidad, la verdad que me gustó mucho y la compré, con ella se la daría a Mamá y sabría perfectamente todo lo que escuchara o lo que dijeran, además de ser un bonito obsequio que jamás se debería de quitar. Le pondría una foto de ella con mi Padre por un lado y por el otro una mía, así mi Madre nos llevaría para todos lados sin saber que yo siempre la estaría escuchando.

Para rematar, una potente antena que por cierto, me costó un riñón y parte del otro, era capaz de recoger y procesar toda la información que mandaban las micro cámaras y los micrófonos de mi casa. Acto seguido me hice con programas profesionales de edición, sincronización y creación de video, amén de algunos para retoque digital de imagen. Me había gastado todos mis ahorros y la recompensa que me dieron con Iván, pero algo me decía que todo ése gasto saldría multiplicado por cien. Ahora regresaría a casa para saber qué estaba haciendo Mamá..





Regresé a la casa muy contento y bien armado, regresé en taxi porque no me quería topar al desgraciado Cubano burlándose de mí en la entrada, la verdad que nomás lo veía y se me revolvía el estomago, lo odiaba tanto pero estaba seguro que con lo que le tenía planeado ya no volvería a verlo con Mamá. Entré a la casa y estaba muy quieta, hablé buscando a Mamá y no me respondió, un escalofrío me recorrió por el cuerpo, rápidamente se me vinieron a la cabeza toda aquellas imagenes del horrible viejo todo sudoroso montándola en su cama y me dio escalofríos. Subí con el pulso y el corazón a toda máquina, ya casi y podía ver la imagen, mi Madre a cuatro patas y el viejo sobre ella, pero enseguida recordé que cuando venía en el taxi logré ver la caseta abierta, el viejo jamás la dejaba abierta cuando salía, por lo que subí las escaleras más tranquilo y vi que la puerta de la habitación de Mamá estaba abierta.

Me acerqué un poco y logré ver que se trataba de “Bety”, la otra intima amiga de Mamá; estaban platicando en la cama de sus cosas. Ya más tranquilo me dirigí a mi habitación a dejar mis cosas antes de que me las viera Mamá y me empezara a preguntar por ellas, pero algo en la conversación de ellas llamó toda mi atención que me dejó parado a medio pasillo.

-“¿Te pone cachonda? ”. Le preguntó su Amiga.

-“¡Estás loca!, ¡WACALA!, ..mira qué feo es ”. Respondía mi Madre a la pregunta de su Amiga.

Bety se había levantado de la cama y había ido hacia la ventana, levantó un poco la cortina para ver por ella.

-“Saber que un viejo se masturbara con mis bragas a mí si me excitaría ¡Ji, ji, ji!..”

-“¡Ay! no digas tonterías Bety. .. ¡Viejo asqueroso!, ..con sólo imaginarmelo me da un asco terrible ”.

Mamá y su Amiga hablaban del vecino, Don Paco, de cómo él se había robado las pantaletas de mi Madre para hacerse las pajas, lo que Mamá no le decía era que ella también había hecho lo mismo, y que en uno de sus cajones guardaba uno de los cochinos calzones del viejo pervertido. Bety continuó observándolo por la ventana, fijándose en todos los detalles de su cuerpo, la verdad que Bety era una mujer muy pícara, siempre andaba vacilando y se comportaba como una jovencita, estaba soltera, bueno comprometida, pero eso no le quitaba lo alegre y juguetona.

-“Por dios Móni, ..¿y siempre se la pasa ahí sentadote? ”.

-“Sólo los Jueves, ..cuando no abre la Floristería. .. Siempre está ahí, observandome cuando me bronceo o salgo a nadar a la piscina ”.

-“¿Ya viste?, ..está ahí en calsoncillos como si nada ”. Dijo con el ceño fruncido en signos de asco.

-“Así se la pasa, ..le gusta mosquearse ahí fuera un buen rato ”.

Y era cierto, Don Paco se pasaba horas sentado en un sillón que tenía fuera de su porche, en ocasiones en calzoncillos y en camiseta de tirantes, pero al parecer mi Madre ya lo tenía más vigilado que yo porque sabía muy bien todos sus movimientos. Rápidamente Mamá se unió a ella y estuvieron las dos ahí observándolo, seguramente y aunque no lo dijeran tratando de fijarse en el bulto de sus calzoncillos, rememorando el grosor de la verga. Era un viejo tan repugnante, pero ya conociendo a Mamá todos estos meses creo que se había convertido en su nueva obsesión sexual, el de una mujer guapa y rica. Quizás por la manera pervertida con la que la miraba, o quizás por atreverse a robarle las bragas y tenerlas en su taller como trofeos, pero sin darse cuenta Mamá estaba atrapándose poco a poco por esa situación.

-“Ah, sí. Te propongo un juego que te pondrá calientito allá abajo ¡Ji ji ji!.. Le dejas unas pantaletas tuyas como anzuelo para el próximo Jueves, ..las llevas a donde tenga acceso de poder tomarlas. Las dejas arriba de todo, ..después bajamos en traje de baño para que se caliente ..”

-“¿Y eso? ”.

-“Le pedimos prestado a tu hijo su telescopio, te apuesto lo que quieras a que cogerá enseguida tus bragas y las olerá. .. Te apuesto lo que quieras a que al viejo se le pondrá dura oliendo tu cosita. Puede que hasta voltee para acá y se haga una buena paja con ellas recordándonos”

Mamá escuchaba aquello y no se lo podía creer, su Amiga estaba proponiéndole una barbaridad.

-“¿Tú lo has hecho, Bety? ”.

-“¡Sí, algunas veces!, .. con un sobrino puberto que me observaba todo el día, .. me encanta observarle viéndole oler mis braguitas mientras se masturbaba. .. de canija yo le guadaba las más sucias, .. se emocionaba tanto que a veces se las ponía alrededor de su cosita y se corría en ellas ”.

-“¿No?, .. ¿y no se da cuenta? ”.

-“¡Ji ji ji!.. Creo que no, ..al contrario, siempre que salgo del baño entra él para observar que fue lo que le dejé ahi dentro, .. de mañosa le dejo mis bragas encima del cesto de ropa y con la gasita arriba, .. ¡Ji ji ji!.. después lo observo salir todo colorado. Imagino que estaría haciendo todo eso que te imaginas ¡Ji ji ji!..”

-“Eres una pervertida, Amiga ”.

-“Es sólo un juego, .. ¿hacemos la prueba? ”.

-“No lo sé ”. Decía Mamá indecisa, pero con un ligero rubor en sus mejillas.

-“¿Te imaginas en la cama con un viejo como ése?, ..pobre de su mujer ”. Decía Bety sin dejar de verlo.

-“¡Ay cochina!, ..mejor ven cuéntame eso del Gimnasio ”. Dijo Mamá alejándose de la ventana pero echándole una última miradita al viejo.

-“Pues nada, sigo yendo, ..por cierto Federico no deja de preguntar por ti ”.

Ya me iba, pero nuevamente la pregunta de Bety llamó mi atención.

-“Ay, no seas exagerada, ..ya hace mucho que no me paro por ahí ”.

-“Por eso, ..¡lo dejaste muy prendida, A-mi-ga! ”. Le decía Bety pegandole con el hombro.

-“No digas tonterías, ..es sólo un Amigo ”.

-“¿Amigo?, ..Amiga por favor, ..un Amigo no te mira como él lo hace, ..lo tienes enamoradísimo. Se le cae la baba cada vez que te vé ”.

-“¿Que estás diciendo?, ..es un jovencito ”.

-“¿Y qué tiene?, ..además está bueniiísimo. ¿Apoco no colgarías el luto tan siquiera una vez? ”.

-“¿Qué estás diciendo?, ..estás loca ”.

-“Ay no te hagas, ..que siempre que te dice cosas te pones más roja que un tomate, ..como ahora que te dije sobre las bragas y tu vecino, no te hagas ”.

-“Ay, no es cierto, ..s-sólo es muy amable ”.

-“¡Sí!, es tan amable que siempre que te habla tienes que ir al baño a cambiarte las pantaletas? ¡Ji ji ji!..”

-“¡Iiiiihhh!, ..mentirosa ”. Le respondió Mamá lanzandole una almohada.

-“No te hagas, ..que sé que pasó algo entre ustedes dos ”.

-“¿Qué? ...” Respondió Mamá abriendo al máximo los ojos.

-“¡Cuéntame no seas maldita! ”.

Sí Mamy, cuéntale, pensaba yo escuchando por la ranura de la puerta, sin querer me había quedado escuchando su plática, al parecer mi Mamy tenía algo escondidillo que yo no sabía.

-“¿Quien te lo contó? ”.

-“¡Osea que si pasó algo maldita!, ..anda dime, ¿qué hiciste? ”.

-“No, cómo crees, ..bueno sí, no sé ”. Decía Mamá confundida.

-“Ya ves, ..yo te cuento todo lo que me pasa y tu no me cuentas nada. Eres muy mala Amiga ”.

-“¿Él te lo dijo? ”.

-“Salimos con él la otra noche, ..y platiqué con él ”.

-“¿Y que te dijo? ”. Preguntó Mamá como asustada.

-“Nada, no te asustes, ..¡te pusiste pálida, Amiga! .. Sólo me dijo que casi, .. asi me dijo, que casi ocurría algo entre él y tú ”.

-“No, no pasó nada, ..digamos que sólo lo encendí tantito ¡Ji ji ji!..”

-“¿De verdad?, ..anda cuéntame. Lo quiero saber todo ”. Le insistía Bety.

-“Bueno, fue ya hace varios meses. Andaba un poco presionada por unas cosas que decidí regresar al Gimnasio para distraerme un poco y hacer un poco de pompa ¡Ji ji ji!..”

-“¿Más?, ..Amiga, esa parte es la que menos deberías hacer ”.

-“No me digas eso que me haces sentir gorda ”.

-“No, no, estás hermosísima, ..ya quiciera yo tener todo eso ¡Ji, ji, ji!..”

-“No creas eeh, ..es como tener una maldición ”.

-“Pues pásame tu carma ¡Ji, ji, ji!..”

-“Bueno pues, ..¿vas a dejar que te cuente cómo pasó? ”.

-“Ya, ya, Amiga, ..cuéntamelo todo y sin pasarte ningún detalle ”.

-“Bueno por donde empiezo, .. Como te digo andaba muy estresada en esos días, ..y mi ciclo mestrual andaba todo alocado, ¡Ji ji ji!..”

-“Sigue, sigue, ..no te detengas ”. Preguntaba Bety igual de intrigada que yo.

-“Bueno, ése día desperté con mucha energía, .. decidí ir al gimnasio para hacer un poco de máquinas. Me coloqué unos pan's de lona muy cómodos y una playera un poco ajustada, ..y ya sabes cómo me quedan y se me ven las pompas ”.

-“Sigue, sigue ”.

-“Llegué al Gym y sólo estaban como tres o cuatro personas, justo lo que quería, tranquilidad y cero babosos. Me dirigí a la sala de máquinas, ..y ya sabes, no faltó quién me recorriera con la mirada ”.

-“Te entiendo ”.

Bety seguía muy pendiente al claro resumen que hacía Mamá al igual que yo detrás de la puerta.

-“Traté de concentrarme en lo que iba y me dirigí a mi aparato, ..ahí estuve por un rato trabajando sola, cuando ya muerta de sed me zafo de la máquina y me dirigí a la fuente metálica para beber un poco de agua. .. En eso de reojo veo cuando entró un hombre joven, su rostro me pareció conocido e interesante para que te lo voy a negar ¡Ji ji ji!..”

-“¡Era Federico! ”.

-“No espera, .. te digo que sólo lo observé de reojo, ¡No lo reconocí! ”.

-“No te interrumpo ”.

-“Pues se fue a sentar justo en frente de donde yo me encontraba. .. yo traía mis lentes, por lo que no podía ver mis ojos, pero claro vi cuando arrugó el ceño al ver lo que hacía. Como ya sabes el gimnasio es muy espacioso, tiene tres secciones de cada tipo de máquinas, ..pues los dos nos quedamos libres, apartados de los demás, .. eso me empezó a molestar. Mi primer pensamiento fue el obvio, “Ya tengo aquí a otro baboso a querer verme los pechos”, que era lo que siempre me sucedía cuando solía llegar tarde, ..que siempre tenía que sentarse algún chiquillo enfrente para poder mirármelas a placer ”.

-“¡Ay!, eso es lo que odio, .. por eso te digo que contratemos a un entrenador privado, .. podríamos juntarnos aqui en tu casa Móni ”.

-“¡Shhh! .. El sujeto se preparó para empezar sus series, pero antes de hacerlo, me miró y me saludó con un seco “buenos días”, era claro que ya me había conocido, pero como yo no le reconocí prefirió seguir con su juego ”.

-“Qué tonto ”.

-“Pero en fin yo me concentré en lo mío y traté de ignorarlo, .. aunque de vez en cuando lo observaba como hacía sus ejercicios, pero hasta ahí, .. Cuando empezé a hacer los ejercicios para los hombros pensé, “apuesto a que va a voltear a verme los pechos”. Y cada vez que abría mis brazos quedaban resaltados ante sus ojos, .. pero él llevaba más de cinco minutos con los ojos fijos aparentemente en algún lugar por encima de su cabeza ”.

-“¿En serio no te sacaba plática? ”. Preguntó Bety inquieta.

-“Me sentí desconcertada, ..cierto que no me gustaba que me estuvieran mirando insistentemente con ganas de brincarme encima, pero acababa de descubrir que lo que hacía ése tipo me molestaba casi tanto como si me estuviera observando, ¡Ji ji ji !.. Me empezó a molestar un poco el que me ignorara de aquel modo ”.

-“Ay Amiga, si que amaneciste rara ”.

-“La verdad es que ése comportamiento en un hombre me resultaba totalmente desconcertante, .. El tipo se había sentado enfrente, me había mirado a los ojos, saludado y luego ignorado, ni siquiera me había lanzado una mirada sobre los pechos, sobre los muslos, o cualquier otra parte ¡Ji ji ji!.. ( dijo apuntándose a los glúteos ). Puede que suene estúpido, pero tampoco me gustó eso, en cierto modo puede que me sintiera como menospreciada ”.

-“Quién la entiende a la Sra. de Tapia ”.

-“Créeme que hasta empezé a pensar que la única explicación que podía encontrar para que me pasara de ése modo, y por lo que había visto también del resto de las que estábamos ahí a esas horas, es que fuera gay. .. porque no hacía más que mirarme de forma más o menos disimulada. Lo cierto es que él ya sabes cómo es, sobre 1'85, moreno, guapo, muy atlético, nada mal como ejemplar de hombre, incluso empecé a imaginármelo en otro sitio y en otro ambiente, y por qué no, nada mal para otras cosas ¡Ji ji ji!..”

-“¡Ay Amiga!, .. Esto se está poniendo interesante, sigue sigue ”.

-“De pronto como si nada hizo una leve inclinación de cabeza a modo de saludo, se levantó y se marchó de allí, ..de nuevo sin echarme ni una sola mirada sobre mi cuerpo. Yo también cambié de máquina para seguir con mis series, pero a diferencia de veces anteriores que ocupaba siempre la más cercana disponible, esta vez me coloqué en una maquina desde donde pudiera ver que hacia ése hombre tan raro ”.

-“¿Pero en serio, que no lo reconocías? ”.

-“Te juro que no, .. quizás porque traia muy recortado el cabello, .. pero espera. Decidí alterar mi orden de ejercicios quizá un poco molesta con él por su nulo interés en mi. Me dirigí directa a la máquina para tonificar y entrenar mis piernas y pompas, concretamente me puse a hacer un ejercicio que me obligaba a abrirlas y cerrarlas delante de sus narices ”.

-“¡Mónica no!, .. ¿cómo te atreviste? ”.

-“Pues estaba molesta, .. era consciente del cuerpazo que tengo, de lo aún buena que estoy, de lo tanto que llamo la atención de los hombres, y de que con ése ejercicio ningún tipo sería capaz de no mirar a mi entrepierna o/a mis firmes muslos, ..créeme que me enojé por no traer mis mini shorts que en ocasiones llevo, .. pero me esmeré en hacerlo lentamente, emitiendo incluso algún que otro leve jadeo de esfuerzo con el fin de que volteara, o cuanto menos me echara un vistazo. Pues bien, créeme que no lo hizo ni por un sólo instante, sus ojos continuaron perdidos por encima de su cabeza, era como si yo no existiera, lo que irracionalmente me enfadó del todo. Me levanté molesta y me fuí directa a tomar agua ”.

-“Qué malo, .. ya no te dijo nada ”.

-“Espera, .. fui al bebedero ya sabes, de esos que necesitas apretar un pedal con el pie para que salga el chorrito, ..me recogí con una mano el cabello hacia un lado al tiempo que me acerqué al chorrito. .. Dejé que el agua fluyera entre mis labios por unos segundos antes de abrir la boca. La verdad que el agua estaba bien rica, ..abrí la boca y giré la cabeza un poco para dejar entrar el chorrillo hasta el fondo, no te voy a mentir, tenía la lengua seca, .. me sentía extraña ése día. Pero en fin, ya saciada la sed, me incorporé dándome la vuelta, y como ya te imaginas, me topé con esos dos ojos marrones bien perdidos en mi trasero. Si hubiera sido cualquier otro día seguro me hubiera molestado, y una cachetada si se hubiera llevado, pero como te digo andaba un poco extraña, porque en lugar de molestarme me sentí emocionada ¡Ji ji ji!..”

-“No me extraña que los hombres se fijen en tu trasero, Amiga ¡Ji. ji. ji!..” Agregó Bety riendo.

-“Sí pero en esa ocasión y por la molestia que me había provocado me gustó, ..es más, al pasar de mi trasero a mi cara, los ojos denotaron una expresión de marcada sorpresa. No le importó que lo hubiera cachado, es más creo que eso pretendía. Despues de tragarme con la mirada me saludó:

- ¡Hola Mónica! -“Fue cuando ahí le reconocí, y me puse colorada ”.

- Ho-hola Federico, .. ¿ay, no me digas que eras tú?, .. perdón, olvídalo ando un poco desorientada. No te había visto -“Traté de disimularle, ya que otra cosa me quedaba ”.

- Te dejé un rato para ver si me conocías pero estabas tan concentrada que no quería distraerte.

- Perdoname te confundí con otra persona, .. ando muy distraída. -“Le dije muerta de vergüenza”.

- ¿Qué haces aquí?, ..pensé que ya habías cambiado de Gimnasio.

- No había venido porque tenía muchas cosas y no tenia tiempo, ..pero ahora necesitaba distraerme un poco y reafirmar. -“Y me reí ”.

- Pues qué bueno que quieras distraerte, ..ya extrañaba mucho verte. - “Sí, a parte de mi trasero y mis pechos ”. Pense para mis adentros.

“Yo ya sabía que Federico se moría por mí, siempre es tan amable conmigo y no deja de verme todo el tiempo. Y a pesar de que el muy cerdo no hace otra cosa que mirarme los pechos, por ahora me sentí tan bien, que decidí mostrarme alegre y brindarle una de mis mejores sonrisas.”

- Bueno me voy a correr un rato. -“Le digo dándole la espalda, para que ahora si disfrutara mejor de mi trasero, .. cosa que ya me sentia mejor una vez que comprobé que aún no había nacido hombre que no sucumbiera a mis encantos ¡Ji ji ji!..”

- ¿Puedo ayudarte?. -“Me pregunta con un tono jocoso que tardé un poco en captar. Pero me giré y me fui sin contestarle, sabía que vendría tras de mí, ..creo que intuyó mi respuesta al ver cómo movía mis caderas ¡Ji ji ji!..”

-“¡Ay Amiga!, ..qué mala eres con el pobre Fred ”. Dijo Bety.

-“Pues para que se le quite y no ande jugando conmigo, .. Bueno, .. me subo a la cinta y la enciendo, empiezo caminando para calentar y sin haber recorrido más de 100 mts. Aparece de nuevo en la cinta de al lado y me sigue buscando plática ”.

- Espero que no te importe, ..necesito sudar un poco ¡Je!..

- No, hombre, para nada. -“Le dije, pero pensé, .. ¿Qué no calentaste suficiente con lo que viste hace unos instantes? ¡Ji ji ji!..”

“Me quedo callada mientras aumento la velocidad y empiezo a ir al trote. Con el sudor cayendo ya por mi frente y a un km en mis piernas le miro fugazmente. Y lo vuelvo a pillar con sus ojos clavados en mis pechos, que por lo flojo de la playera estos suben y bajan sin nada que los contengan. Pero ahora que descarado éste tipo, pensé. Le sonrío fríamente y vuelvo a concentrarme en los numeritos de la pantalla.

Pero al llegar a los 4 kms. Todo mi cuerpo está empapado en sudor y me detengo de la cinta, sin mirarle me despido. Me dirijo a la zona de abdominales sin girarme, no necesito ser una vidente para saber dónde estaba dirigida la mirada de Federico. A pesar de ello, y sin saber por qué lo hice, me detengo a sujetar las agujetas de mis tenis. Para que ahora sí disfrute de lo que tanto se hizo de rogar, ..lo hago sin doblar las rodillas. No hace falta mirarlo para saber lo que le ofrece mi postura, ..con mis pan's de lona que se me pegan todo al cuerpo mientras sudo, estos quedan bien marcados en todo mi trasero excepto en la zona donde traigo la ropa interior. Así que las marcas de mis pantaletitas quedan tan visible que le da con todo lujo de detalles lo que escondo adentro ”.

-“¡Ay Móni!, qué mala eres, ..pobre Fred. Ya me imagino cómo se le puso allá abajito ¡Ji, ji, ji!..”

-“¡No, espera!, ..aún no había acabado con el primer cordón cuando, desde mi espalda, escucho un ruido de traspiés, maldiciones y algo golpeando el suelo ¡Ji ji ji!..”

-“¡No!, ¿se cayó?, ¡Ji, ji, ji!.. Pobre Fred ”.

-“Sin voltearme porque ya me imaginaba lo que había sucedido, prosigo con mi caminar con una sonrisa de oreja a oreja. Es lo que tienen estas máquinas, si te despistas ¡PUM!. Te das uno bueno ¡Ji ji ji!..”

-“¿Pero qué pasó?, ..cuéntame, sígueme contando ”. Bety ya estaba muy impaciente.

-“No lo supe, para que se le quite pensé, ..prosigo con mi caminar ajena al bullicio de exclamaciones que llegaban desde la cinta donde estaba Federico. Sólo esperaba que no se hubiera hecho daño el pobrecito. Pero si se lo había hecho. .. En fin, seguí con lo mío y me acosté en una colchoneta para hacer mis abdominales. Como a la décima abdominal ya me lo vuelvo a encontrar de frente. Mirando atentamente mis evoluciones ”.

- Así sólo conseguirás lástimarte la espalda, Guapa. -“Muchas gracias por lo de Guapa, pero ni así lograrás tenerme en tu cama chiquillo, pensé. .. Me detengo en seco y pienso, “como veo que tienes muchas ganas de dar instrucciones”, le digo:

- ¿Ah sí?, ..¿y cómo se supone que debo hacerlas?.

- Hazme caso, Guapa, ..soy un experto en eso. -“Me dijo el odioso, la verdad que ya me estaban cansando sus miraditas y su forma prepotente de hablar, pero como te digo, ése día andaba “muy de buen humor”. Decía mi Madre poniendo más enfasis en la última palabra.

- ¿Sí?. Y por qué no vas a buscarte a otras que ocupan más ayuda. -“Le contesto de mala manera, aunque por dentro sólo quería que entendiera que yo no era una chiquilla con la que pudiera ligar ”.

-“Me dispongo a levantarme cuando me dice:

- Vamos Mónica, ..no te enojes. Relájate un poco, ..deja que te ayude.

“La verdad que no me gusta que me estén ayudando en mis ejercicios, pero su voz sonó conciliadora. Así que lo miro a los ojos y me vuelvo a estirar sobre la colchoneta.”

- Primero estira las piernas. -“Me dijo ”.

“Lo hago y él me agarra de los tobillos ”.

- Prueba ahora, Guapa. -“Nuevamente esa palabra, pero traté de relajarme en lo que estaba haciendo”.

“Lo obedecí e hice un par de repeticiones”.

- Separa un poco más los codos, ..bien abiertos.

“A pesar de siempre estar haciendo ejercicio en la decimoquinta abdominal ya no pude más. Él, en cambio, parecía disfrutar, sobretodo con el espectáculo de mis pechos totalmente expuestos cada vez que subía y volvía a bajar.”

- Así cuesta mucho más, ..¡ufff! No puedo más. -“Le dije jadeando.”

- ¡Así es, Guapa! ..pero recuerda, todo lo que duele se transforma en placer y beneficio más tarde.

“Sí, como tú que te estás deleitando, una cachetada bien dada en tu cara me daría más placer a mí.” Pensé mientras intentaba la decimosexta subida.”

- Intenta hacerlas más cortas, Guapa ..no subas tanto. -“Me dice mientras siento que sus manos empiezan a subir hasta mis gemelos”.

- No puedo más, ..ya Federico, es todo. -“Y me dejé caer rendida en la colchoneta”.

“Mi pecho bombea a mil por hora y sentía mi pulso muy acelerado.”

- Vamos, Guapa, ..un último esfuerzo. ¿No que querías reafirmar?, .. ahora sin doblarlas. -“Me dice y se sienta encima de mis tobillos y me sostiene las rodillas”.

“La verdad que me quería matar, aunque claro, él estaba feliz viendo subir y bajar mis pechos. Además en esa postura con él arriba de mis piernas sentía sus “cosas” sobre mis piernas ¡Ji ji ji!..”

-“¡Ji, ji, ji!.. ¡Te puso sus bolas sobre las piernas!, ..¿y tú que hiciste? ”. Le preguntaba su Amiga riendo a carcajadas.

-“Pues nada, ¿que querías que hiciera?, ..estaba sobre de mí esperando que empezara hacer más abdominales ”.

-“¡Qué cosas, Amiga!, ..pero no te detengas, sígueme contando ”.

-“Bueno pues casi nada, estaba sobre mí y yo pues con la incomodidad de sus “esos” sobre mis piernas pues seguía trabajando.”

- Muy bien, muy bien, ..así, así. Sigue. -“Me decía el muy cínico sin dejar de verme las tetas”.

- ¡No puedo máaaas!, ..ya me duele. -“Le digo bastante cansada y me dejo caer exhausta, respirando hondo”.

- Vamos, Reina, ..no es para tanto. Probemos otra cosa. -“Y diciendo eso, el muy atrevido me palmea el costado del muslo”.

“La verdad que me dió un coraje, .. qué insolente, qué atrevido, estuve a punto de ponerlo en su lugar, pero el descarado muy tranquilo me vuelve a poner la mano en el muslo y me dice:

- ¡Uy!, creo que debemos de ejercitar más estas piernas.

“Me quedé de piedra, cómo se atrevía ése tipo a decir algo sobre mis piernas, ganas quisiera que alguna de sus Amigas las tuviera igual que las mías. .. Me dio un coraje, no sólo por haber palmeado mi pierna, si no por haber insinuado que las tenía muy aguadas, ..pero me tragué el orgullo y sólo le pregunte:

- Qué les pasa a mis piernas? -“Y me quedé esperando su respuesta, viéndolo como me las veía y tenía esa risita burlona”.

- Nada, nada, ..por fuera son preciosas, pero te iría bien trabajarlas un poco más. -“Y me las volvió a tocar el descarado”.

“No sé si ya lo tenía planeado, pero le salió tan bien. Se puso de pie apoyandose sobre mis piernas, claro está y me dijo:

- Empecemos por éste. -“Y apuntó al aparato que estaba a nuestras espaldas”.

“Al ver el aparato no supe que pensar, tan sólo me salió una pícara sonrisa. El muy descarado no sólo se había deleitado viendome los pechos subir y bajar, ..ahora quería que le abriera las piernas para su cochino deleite. .. Ése aparato es aquel con el que le había estado insinuando la primera vez que no me pelaba, .. que te sientas y tiene dos colchonetas pequeñas, las cuales tienes que cerrar con los muslos para elevar las pesas, pero al hacerlo te tienes que abrir y cerrar de piernas.”

-“¡Sí, ya sé cuál es, ..prosigue, prosigue! ”. Decía Bety bien intrigada.

-“Bueno pues ése, .. me dieron ganas de mandarlo al carajo, pero como te dije, ése día tenía ganas de jugar y pensé en divertirme con la cara que ponía. .. Aunque me daba un poco de pena, ya que con ése maldito aparato terminas toda espatarrada ¡Ji ji ji!..”

- Está bien lo haré. -“Le dije y pasé por detrás de su espalda dispuesta a deleitarlo un poco ”.

“Aprovechando que no me veía, me pasé fugazmente uno de los dedos por mi entrepierna, ya que por los espejos me había percatado de que se me había dividido con el mendigo pan's que se me metía. .. La verdad que sí me preocupé, ya que seguramente con ése mendigo aparato a la hora de abrir mis piernas segurito que me vería mi alcancía ¡Ji ji ji!.. La acción duró menos de un segundo pero lo suficiente para notar que en esa parte desgraciadamente estaba empapada en sudor.”

-“¿En sudor?, ..o era otro tipo de sudor, Amiga ¡Ji, ji, ji!..” Le dijo Bety refiriendose a los fluidos de su cosita.

-“¡Ay!, no, cómo crees, ..tú mal pensada, ¿crees que soy igual que tú o qué? ”. Le respondió mi Mamy dándosela de modosita. (si supiera su amiguita de todo lo que sé ).

-“¡iiiiihh!, ¿qué insinúas? ”.

-“Nada, nada, ¡Ji ji ji!.. Déjame seguirte contando ”.

-“Síguele, síguele, ..pero sin perderte ningún detalle ”.

-“Bueno, ..me percaté de que con el sudor se me marcaba todo aquellito, ¡y el maldito sinvergüenza todavía se sienta en el aparato de enfrente!. Me puse roja como un tomate, pero para qué negarlo, me empezó a dar cosquillas allá abajito ¡Ji ji ji!..”

-“¡Ya ves!, ..se me hace que no era sudor, Amiga ¡Ji, ji, ji!..”

-“Bueno de los dos ¡Ji ji ji!..”

-“No te preocupes Amiga, ..en ocasiones lo necesitamos ¡Ji, ji, ji!..”

-“Bueno como te digo, ..empiezo a subir las pesas. Mis piernas casi forman un ángulo de 180º, el maldito se estaba dando el espectaculo de su vida, ya te podrás imaginar, ..yo roja como un tomate abriendo todas las piernas para su cochino deleite, y además ya te imaginaras cómo estaba allá abajo, ¡Lo sentía como horno! ”.

-“¡Ji ji ji!.. ¿Y qué hiciste, Móni?, cuéntame ”. Le preguntaba Bety.

-“Tenía tanta vergüenza, ..en cuanto abría las piernas sus ojos caían de inmediato en mi cosita. Por el espejo podía verme, tenía mi triangulito bien claro marcado en el centro de mis pantalones sudados, .. ¡Pero ahora con toda mi rayita vertical grabada en ellos! ”.

-“¡Oh por dios!, ..qué vergüenza Mónica. ¡Pero que excitante! ”.

-“¡Ni me digas!, ..quería parar pero para serte sincera me estaba excitando. .. Y él en el deleite sólo decía:

- Muy bien, muy bien. -“Cruzando las piernas para no evidenciar su tremendo bulto ”.

“Cuando llegué a la décima espatarrada ya no sentía la cara, podía verme a través de los espejos, ¡Estaba coloradísima!, y sonriendo ámpliamente sin darme cuenta. Rápidamente aproveché un leve despiste de Federico para volver a pasar mi mano sobre mi entrepierna. El ejercicio ya había vuelto a incrustarme la tela en mi alcancía ¡Ji ji!.. y cuando volví a mirarme, de nuevo mi rajita femenina se dibuja en el centro pero ahora, ¡con una leve mancha en el centro!. ¡Dios mío que vergüenza!, no hallaba que hacer, era evidente que Federico ya lo había notado, su tremendo bulto así lo decía, pero yo no podía hacer nada porque no llevaba ropa para cubrirme, lo único que pude hacer es detenerme y cerrar las piernas para después preguntarle por el siguiente ejercicio. Él me señala el aparato de al lado pero no se levanta. Ya sabes porqué ¡Ji ji ji!..”

-“¡Oh por dios!, ..que cosas te pasan Amiga ¡Ji, ji!..” Le dice Bety.

-“Como te digo, ..yo me estaba divirtiendo mucho, pero no podía evitar yo tambien sentirme acalorada ”.

-“¿Y luego qué hiciste? ”.

-“Pues fuimos al siguiente aparato para ejercitar la parte posterior de mis muslos ”.

-“¿Ahora cuál?, ¡Ay amiga!, ..me tienes sudando con lo todo lo que me platicas ”.

-“Dímelo a mí, ..¿te imaginas?. Nos fuimos a aquel al que debo estirarme boca abajo y flexionar mis rodillas hasta que los pies me toquen el trasero ”.

-“¡Uff!, ése es muy doloroso, ..dímelo a mí que siempre le ando rehuyendo ¡Ji, ji, ji!..”

-“Bueno, empiezo yo sola a trabajar, ..ya que como te podrás imaginar, Federico no se podía levantar ¡Ji ji ji!..”

-“Eso no me había contado ¡Ji, ji, ji!..” Agregó Bety.

-“Y como dices, con ése aparato me costó mucho, ..y se lo supliqué. Pero él, tan atento y gentil como siempre, se sitúa entre mis piernas ayudándome a levantar las pesas ”.

-“Nada perdido, ¿no?, ¡Ji, ji, ji!..” Dijo Bety.

-“Ya sabes cómo son todos los hombres, ..y más un tipo como ése ”.

-“¡Cuéntame pues!, ..no te detengas en nada, Móni ”.

-“¡Uy!, qué desesperada, ..nada pues, vuelvo a gemir con cada esfuerzo por esa máquina, la verdad que hacía mucho tiempo que no la usaba, sentía que mis glúteos iban a estallar.

- Así, así Mónica. -“Me decía a mi espalda deleitándose seguramente de mi trasero”.

“Pero de repente siento un terrible calambre, como si me jalaran los nervios, como reacción me salgo del aparato, pero creo que lo hice demasiado rápido o él demasiado lento, porque sin querer mis pompas impactan con su entrepierna mientras me levanto. Y ahí es donde noto que no estaba tan tranquilo ¡Ji ji ji!..”

-“¡NO!, ¡Ji, ji, ji!.. Nada perdida, Amiga ”.

-“Cállate, que no sé si fue por el calambre o porque no me podía mover, pero sin poderlo evitar me mantengo un rato así con su pecho contra mi espalda y su cosa esa entre mis glúteos ”.

-“A já ”. Dijo Bety sarcástica.

- Perdona, Federico, ..pero ¡Auch!, siento un dolor aquí. -“Le digo tocándome la ingle”.

- Mónica, ..¿pero que no has calentado?.

- ¡Ay!, nooo. -“Le contesté sin dejar de frotarme la parte baja de mis muslos”.

- Ven, ..estírate. -“Me dijo acarreando la colchoneta”.

“En serio que no me podía mover, me dolía muchísimo. Federico trajo la colchoneta y yo me acosté en ella.”

- Mónica, es importantísimo calentar antes y hacer estiramientos después.

“Yo sólo me sobaba la parte baja de mis glúteos cuando él me agarra de los pies y me junta las plantas para asi empujar de ellas hacia mí, obligándome a separar las rodillas. No sé si eso servía como algo terapéutico, pero de que estaba sintiendome mejor si que lo hacía.”

-“Sí, Mónica, ..a já ”. Volvió a decirle Bety.

-“¿Bueno vas a dejar que te cuente o no?, ..nomás te estas burlando ”.

-“Ya, ya Amiga, ..ya no te interrumpo. Sigue ”.

-“Entonces me las sujeta y las empuja hacia el suelo, ..sus manos empujan con fuerza. Mi entrepierna vuelve a estar expuesta pero ahora a centímetros de su rostro. Yo me pongo más roja y siento como si mi calor saliera por cada poro de mi piel”.

“Vuelvo a hacer lo mismo y ahora empiezo a jadear suavemente. Siento cómo mis nervios se vuelven acomodar y él empuja cada vez más, quiero detenerlo pero la sensación no me deja y sólo gimo, pero ahora subo el volumen, hasta que él puede escucharme. Sus manos bajan un poco por mis muslos hasta tocar mi cadera”.

- Ummhh. -“Murmuro”.

- ¿Está mejor?. -“Me dice a centímetros de mi rostro”.

- Sí, mejor, mejor. -“Mi aliento estaba hirviendo”.

“Sus dedos bajan un poco más hasta llegar a tocar con mi cintura, pero ahora con la particularidad que unos dedos lo hacen por encima de la tela y los otros se cuelan bajo la liga de mi pan's. Lo dejé continuar porque me estaba sintiendo mejor, y el muy vivo no se detuvo ahí. Cada vez que empujaba mis piernas su rostro quedaba a centímetros del mío. No sé que me pasó pero ladeé mi cara y cerré los ojos concentrándome en el rico masaje terapéutico. Pero no sé por qué lo hice que sin querer me muerdo la articulación del dedo mientras la mano de él sigue avanzando más.”

-“Yo sí sé lo que te pasaba Amiga ¡Ji ji ji!..”

-“No sé, cómo había caído en esa situación, estaba práctimente despatarrada ante él, y él casi encima de mí. Mientras que yo mantengo casi mis rodillas cerca del suelo, él hace como que empuja más y me repega todo su cuerpo musculoso a mi cosita expuesta. Hubieras visto, tuve que abrir los labios para expulsar mi aliento que estaba hirviendo. Él me mira expectante esperando mi reacción.

-“Sí, sí, ..estoy mejor, pero aún me duele ”. Le miento, te digo la verdad, ése chiquillo me tenía hirviendo.

-“¡Ya ves, amiga!, ..no tiene nada de malo. Hay que aprovechar cuando se puede ¡Ji, ji, ji!.. Y más con un bombón como ése ”.

-“¡Pero la cosa no paró ahí! ”. Dice mi Madre ya acalorada.

-“¡Ay!, ¿hay más?, ..dime maldita, ¿por qué no me habías contado antes? ”. Le dice Bety ya muy emocionada.

- ¿Aquí?. -“Me pregunta apretando mi muslo debajo de mis glúteos que me tocaba yo antes”.

- No, un poco más arriba. -“Le susurré, ..te juro Bety que la boca la sentía seca”.

- ¿Aquí?. -“Me vuelve a decir pero ahora él casi jadenado”.

“Yo sólo afirmo mordiéndole los labios y siento como el muy vivo mete más sus dedos por dentro de mis pantalones deportivos hasta casi rosar mis pompas, y con sus dos pulgares extendidos va presionando de arriba abajo hasta las yemas de sus dedos detectan mis pantaletas.”

- ¿A-aquí?. -“Me susurra cerca de los labios y yo casi no puedo respirar”.

- N-no exactamente. -“Le digo y sin querer con una mano me rozo uno de mis pechos. Que por cierto ya los tenía más duros que la punta de un lápiz ¡Ji ji ji!..”

- ¿Más adentro?, Mónica. -“Me pregunta esperando mi respuesta que le aclare el camino hacia su triunfo”.

- Sí, más, ..¿más adentro?. -“Ya no podía Bety te lo juro, el muy cabrón me había encendido”.

-“¡Y cómo no, Amiga!, ..si ya tienes más del año en luto ¡Ji ji ji!..”

“¡Mmm! si supiera la ingenua Bety, pensé”.

-“Te juro que ya no me importaba en dónde estaba, Federico me estaba haciendo sentir de maravilla. .. Sus dedos se colaban ya por debajo de mis pan's y empezaban a jugar con los cordones de mis calzones. No sé si él lo mete o yo lo busco, pero el hecho es que el dedo gordo de su mano ya empezaba a pasarse sobre mis vellitos ¡Ji ji ji!..”

-“¡Oh por dios!, ..¿Mónica, te los tocó? ”.

-“Síí, .. él me mira y yo sigo con los ojos entrecerrados y la cara ya muy colorada y perlada en sudor. .. Federico levanta la vista buscando alguna otra mirada indiscreta que pudiera estar observándonos. La cosa debió de estar despejada porque nuevamente siento su dedo que empieza a buscar mi rajita la cual ya se encontraba mojadita de sudor y de otras cosas ¡Ji ji ji!.. Su mirada ya demostraba una mezcla de satisfacción e incredulidad. ¿Te imaginas, yo en el gym dejándome dedear por un tipo que sólo he visto un par de veces?. Pero no lo podía evitar, gimoteo y me froto un pecho sin ningún tipo de rubor. Luego el otro y me pellizco uno de mis pezones”.

- ¿Mejor? -“Me pregunta. Y odié cuando lo hizo, me hizo perder la concentración ¡Ji ji ji!..”

- Sí ... -“Consigo decirle a duras penas mientras cierro un poco las piernas y atrapo su mano con ellas”.

“Te juro que ya estaba ardiendo, Bety. Ése día había amanecido muy extraña y ya no podía parar. Con su mano urgando en mi cosita y yo sudorosa abro los ojos y con una pícara sonrisa le provoco más”.

-“¡Ay Móni, qué emoción! ”. Dice exaltada Bety mientras se mete una almohada entre las piernas para seguir escuchando.

-“Me comenta que siempre le he gustado y que se maravillaba del cuerpo que tengo. .. Yo le puntualizo que también me gusta su cuerpo y que había gozado de unas vistas magníficas, sobretodo la visión de su trasero al caminar, ya ves qué bueno está. .. Me dice que él más, ya que se pasó la mayor parte del trayecto andando detrás de mí que hasta un buen golpe se había colocado ¡Ji ji ji!..”

-“¡Ni que lo digas, está bien bueno! ¡Ji ji ji!..” Completa los comentarios Bety, aclarándome que el susodicho no era más que un chulito de Gimnasio.

-“No paraba de comentar lo bien que me sentaba el haber enviudado, ..que se percataba de cómo todos los hombres se giraban para verme el trasero. .. No sé que tienen los hombres en la cabeza que siempre piensan en lo mismo. .. Entre halagos y suspiros tumbados en la colchoneta comenzamos a ponernos mimosos. .. No dejaba de acariciarme por todo el cuerpo. Al principio por encima entre otras cosas por miedo a ser observados por algún otro que pudiera estar ahi. Pero con el paso del tiempo y la calentura las caricias se hacían cada vez más descaradas. Debido al pan's que llevaba puesto no le fue para nada difícil alcanzar mis intimidades y ponerme más cachonda”.

-“¡Por dios Mónica, ..no puedo creer lo que me cuentas!”.

-“Además podía notar su bulto que se había formado en su entrepierna con la zona de mi pubis. Al llevar el pan's de lona la podía notar como si no llevara ropa puesta. .. Y el maldito sujetador que llevaba era de gasa por lo que también marcaba mis pechos, los cuales acariciaba ya sin parar .. créeme ya estuve a punto de cometer una locura si no fuera porque él se detuvo”.

- ¿Dónde te duele, aquí? -“Me dice metiendo ya por completo su mano”.

- Síí, pero ahora me duele un poco más arriba ¡Ji ji!..

“Él obedece de inmediato y con la punta de su dedo sube a mi clítoris y con lentas circunferencias lo roza, .. y luego, vuelve a introducirse pero ahora lo hace más profundo. Te juro que ambos podíamos escuchar el ruido que generaba su dedo en mi encharcada cosita. .. Él siguió girando su mano y consigue frotarme mi botoncito con el pulgar mientras me penetra con otro dedo completamente extendido. Y ahora si no lo pude evitar y exhalé”.

- ¡Aaahh!.. Síiiiii, ..¡mucho mejoor! -“Le digo como puedo, estaba empezando a disfrutar de cada uno de sus roces”.

“Pero el descarado infeliz tenía mucha experiencia con muchas jovencitas seguramente, pues no desaprovechó el momento y con otro de sus dedos lo extendió buscando más abajo hasta encontrar mi otro pozito”.

-“¡NO!, ¿en serio te quiso picar allá? ”. Le dijo Bety con los ojos un poco sorprendida.

-“¿Puedes creer?, ..él sólo me sonríe y continúa forzando ahí ”.

-“¿Y tú que hiciste, Móni?, ..¿lo dejaste? ”.

-“Yo ya no sabía Bety, ..sólo le dije:

- Y tú, ..¿ya has calentado? -“Le pregunté mirando su bulto que tambien me frotaba por toda la entrepierna”.

- ¡Bastante, Mamacita! -“Me respondé con cara de gozo total”.

“Y cuando lo hace consigue meterme la punta del dedo ahí. En ése momento no te miento, pero Federico logra que yo le diga lo que él quiere oir y él escucha lo que yo necesito decir.”

- ¡Aaah!, síiiii, ..más, -“Las palabras me salen solas de la garganta, sin tener que fingir.”

“¡Te juro que ya había perdido el control Bety! .. Agarro su mano y la saco de mi pan's. ¡Te juro que cuando vi su mano no lo podía creer, tenía los dedos empapados! .. Y sin que pudiera evitarlo, él rápidamente me los mete en la boca.”

-“¡NO!, .. ¡Wuacala!, Amiga, ..¿de veras? ”.

-“Te juro que cuando estás tan así hasta los disfrutas ¡Ji ji ji!..”

-“¡No lo puedo creer!, ..es increíble. ¡Mira cómo estoy!, ..estoy sudando ”. Dijo Bety acalorada.

-“¡Dímelo a mí!, ..ya no podía parar. .. Tan sólo le dije y no sé cómo se me ocurrió:

- Ahora te toca estirar a ti ¡Ji ji!..

“La verdad que no sé que me pasaba, sentía la cara ardiendo. .. Intercambiamos posiciones pero ahora yo le ofrecí mi “método terapéutico” ¡Ji ji ji!.. Mi mano izquierda en su muslo izquierdo y mano derecha por el otro lado del muslo pero por dentro ¡Ji ji!.. podía sentir el calor que emanaba de su entrepierna, además del alargado bulto que ya deforma su pan's casi hasta el elastico de la cintura. .. ¡Eso prometía pensé riendome! ¡Ji ji!..”

-“¡No lo puedo creer Mónica!, ..¿cómo te atreviste a hacer tal cosa? ”. Decía su Amiga incrédula. Seguramente no conocía a mi Mamy como yo, pensé.

-“Te digo que todo había empezado como un juego, pero ahora ya no me podía detener ”.

“Recuperé el ritmo normal de mi respiración y le pregunté:

- Y a ti, ..¿donde te duele?

- Tan adentro como a ti. -“Me respondió el descarado con una retadora mirada”.

“Este no sabe de lo que soy capaz pensé, mientras miré a todo el personal del Gimnasio, por suerte a esa hora no había mucha gente, tan sólo dos mujeres ya grandes que leían atentamente unas revistas mientras pedalean, un par de musculosos se ayudan con las pesas y unas jovencitas que trotaban sobre las cintas que con anterioridad habíamos dejado. Sin nadie que pudiera observarnos que me atrevo.

-“¡¡NO!! ...” Exclamó Bety.

-“SÍÍÍ!!, ..que meto más mi mano entre sus piernas y se la agarro ”. Respondió Mamá con una pícara sonrisita juvenil.

-“¡No te puedo creer Mónica!, ..¿lo hiciste? ”.

-“¡Me atreví!, ..ése día me sentía como una loba. Y no sólo eso, si no que me atreví a decirle:

- ¡Uyy! Menuda hinchazón, ..esto no puede ser bueno Federico! .. Yo no soy fisioterapeuta, pero sé perfectamente tratar éste tipo de lesiones ¡Ji ji ji!.. -“Le digo mordiendome mi labio superior”.

-“¿Te atreviste Mónica?, ..¿y él que te dijo? ”.

-“Pensé que se iba a ruborizar, ..pero muy sonriente y más excitado que yo me dijo:

- Toda tuya, preciosa, ..dejo todo en tus manos. Cúrame. -“Palabras que enfatizó con un leve movimiento de cadera”.

“Cosa que provocó que la piel de su cosa recorra la palma de mi mano mostrándome su principal poderío, su diámetro inabarcable por mis deditos ¡Ji ji ji!.. Ahora falta comprobar la longitud, pensé para mis adentros. .. Aunque para serte sincera no era tan increíble como el ancho pero se defiende ¡Ji ji!..”

-“¡Ay Mónica, qué bárbaro!, ..¿cómo te atreviste. Y dime, ..¿te gustó? ”. Al parecer Bety se estaba empezando a enceder con el relato que le estaba platicando mi Mamy, porque empecé a ver que sus mejillas ya mostraban el mismo rubor que las de mi Madre.

-“¿Tú que crees?, ..aprieto con fuerza al tiempo que subo y bajo. El trayecto entero dura una eternidad porque lo hago muuuy lentamente, ..disfrutando de cada centímetro, de cada rugosidad y de cada vena de su cosa. .. Y claro de la cara de satisfacción de Federico ¡Ji ji ji!..”

-“Ya me imagino cómo estaba el pobre, ..con los ojos en blanco ¡Ji, ji, ji!..”

-“Mi mano llegó a su glande y la piel se acumula entre mis dedos, ..juego con el pellejito y pongo un dedo sobre él por encima del pans. La suave cabeza escupe líquido preseminal que muere en la tela del pan's y dibuja una manchita sobre ella ”.

-“¿Se orinó? ”.

-“¡No seas tonta!, ..los hombres cuando estan excitados sueltan esa babita en la punta ”.

-“¡No me digas tonta!, ..yo no sé nada de eso. Kevin y yo lo hacemos bajo las cobijas, ..nunca ando viendo que es lo que le sale ”.

-“Me vas a decir que nunca le has soplado allá abajito ¡Ji ji!..”

-“¡Claro que no!, ..a Kevin no le gustan esas cosas ”.

-“A él no, ..pero a ti ”.

-“¡Mmm!... sígueme contando, ¿que más le hiciste, Móni? ”.

-“Bety, si muy pronto te vas a casar tienes que saber muchas cosas ”.

-“¿Qué más?, cuéntame lo que te sucedió con Fred, ..después platicamos mis cosas ”.

-“¡Mmm!.. Bueno pues, ..tiro hacia arriba hasta sacar la punta por encima del elastico de sus pan's. Entonces retiro la mano y observo al monstruito sacando la cabeza y viéndome con su único ojo ¡Ji ji ji!..”

-“¡NO!, ..¿se lo sacaste ahí en el Gym? ”.

-“Sí, ¡Ji ji ji!.. Miré a los lados y que me agacho. .. Mis labios estaban a unos escasos cinco centímetros de su vientre. Enseguida capté el olor que desprendía el capullo ”.

-“¿En serio?, ..¿a qué olía? ”.

-“¡Ay Bety por dios!, ..no te hagas la inocente que no te queda ”.

-“Te digo que con Kevin no hacemos nada de eso, ..él sólo se mete a las cobijas y se me sube. Yo sólo cierro los ojos y disfruto ¡Ji, ji, ji!.. Y eso rápido cuando no estan mis Padres ”.

-“¡Ay amiga!, ..pues te falta disfrutar muuuucho más ¡Ji ji ji!..” Le dijo Mamá toda ya una experta.

-“Tú se la chupabas a tu...” Y se quedó pensativa, pienso que por no querer mencionar el nombre de mi difunto Padre.

-“A Rodolfo, no, ..pero ..... ¡Ji ji ji!..”

-“¡Mónica!, ..no me digas que tu, ya con otro ...”

-“Ay Amiga, ..nadie es de palo ¡Ji ji ji!..”

-“¡Mendiga!, ..y yo que te creía la Esposa perfecta ”.

-“¡Oye!, y lo fuí, ..pero nadie dijo que la viuda perfecta ¡Ji ji ji!..” ¡Tómala lo dijo con esas palabras!

-“¡Ji, ji, ji!.. ¡Pero sígueme contando!, no te detengas, ..¿ya que la tenías ahí que hiciste? ”.

-“Se la soplé ¡Ji ji ji!..”

-“¿Se la soplaste? ”

-“Sí, su cosa tembló un poco, ..pero el muy vivaz en vez de esconderla empujó más su cadera consiguiendo sacar algún centímetro más su cosota al exterior ”.

“Yo me retiré un poco, pero vuelvo a la acción más doblada, más cerca de él. Mi boca casi le toca a la altura de sus testiculos, pero no lo hago, ..voy subiendo siguiendo el camino de carne esculpido sobre sus pan's. Cuando mi nariz llega al elastico de nuevo, me paro en seco. Lo miro a los ojos y le sonrío.

- No te atreves. -“Me incita de nuevo”.

- ¿Ah no?. -“Le pregunto retándolo”.

“Conmigo no iba a jugar ése guapito musculitos. .. Decidida más que nunca, saco mi lengua y la desplazo más cerca, tres milímetros más y tocaría su carne viva. Pero eso captó movimientos demasiado cerca, .. un tipo se había sentado cerca de nosotros dispuesto a levantar pesas. Rápidamente me repuse y empezé hacer como que le ayudaba a estirar. .. Claro que nos miramos él y yo con cara de disgusto, ..Federico vuelve a encoger sus piernas intentando disimular su hinchazón.”

- Ayúdame a estirar, ..apóyate en mis pies. -“Me dice para disimular”.

“Yo me dejo caer sobre él, me sentía frustada, creo que tenía más ganas de probarla yo más que él ¡Ji ji ji!.. Me aguantaba con las plantas de sus tennis en mi bajo estómago. .. Entonces empieza a flexionar y empujar con sus piernas alzándome a peso muerto. Al flexionarlas del todo, mis pechos quedaban a escasos centímetros de su cara y nuestras ingles chocando una con otra. .. Yo me acerco más hasta notar su dureza contra mi pubis, ..lo estaba calentando de más pero me sentía otra ése día, no sabía hasta donde iba a parar eso.”

-“¿Te le estabas insinuando? ”.

“Ya no me podía detener, .. En una de las bajadas, me doblo un poco más hasta poner una de mis amigas ( tetas ) en su cara. Pero el atrevido no desaprovecha la ocasión, atrapando como puede un pezón que ya se me marcaban de mi playerita entre sus labios. Antes de que pueda disfrutarlo y yo empieze a gemir vuelve a empujarme con sus piernas nuevamente hacía arriba. El muy cabrón me estaba frustrando y enloqueciéndome más, ..lástima que no podía palpar mi entrepierna en ésta ocasión, si no me hubiera dado cuenta de su húmedad ¡Ji ji ji!..”

“Y cuando de vuelta me vuelve bajar, ..ahora le brindo la otra amiga. .. De nuevo juguetea con mi pezón y yo restriego mi entrepierna con su evidente bulto. Todo es muy disimulado, muy leve, hasta que de nuevo el tipo de las pesas se levanta y se va, .. lo que nos volvemos a quedar solos. Entonces sí que aprieto con fuerza mi pelvis contra su tremendo bulto.”

- ¡Espera Mónica!, ..creo que las posiciones no son las adecuadas -“Me dijo.”

“Sé lo que trama el atrevido, pero no me opongo, es más, me gusta su idea. Me acuesto en la colchoneta y ahora soy yo la que pugna por aguantar su peso con mis piernas, y la que nota su bulto contra el mío cuando las flexiono por completo. .. Al chocar, el muy atrevido mueve de derecha a izquierda su cadera intentando separar mi cosita en dos, como si mi cosita fuera un pan para hotdogs y el tuviera que colocar su winnis ¡Ji ji ji!..

- ¡Ufff!! -“Resopló, sentía la cara arder.”

“Cada vez que me la frotaba se la sentía perfectamente, apesar de las telas que nos separaban. Por su parte él sólo sonreía y yo me sentía satisfecha de provocar semejante erección en ése muchacho y de acercarme con cada flexión de rodillas a mi orgasmo ¡Ji ji ji!..”

-“¡Mónica!, ¿ibas a tener un orgasmo? ”.

-“En eso, no sé cómo ocurrió que uno de mis pies se escapa y él cae sobre mí. .. Federico intenta parar la caída con tan mala suerte que una de sus manos cae en mi pecho izquierdo. ... ¡Uhmm! Y su bulto se me clava como nunca en la rajita que es separada por la tela de mis pan's de lona. Pero en vez de levantarse aprovecha para mover más sus caderas en círculos para clavarla más en mi cosita. .. Yo cierro los ojos y disfruto del calor que emana de su entrepierna a la mia, ..su rostro queda a escasos centímetros del mío. Durante esos instantes creí que iba a besarme, pero ladeo mi cara y vuelvo a gemir débilmente y sacudir mis caderas acompañandolo ”.

-“¡No lo puedo creer, Mónica! ..¿y no tenías miedo de que alguien os viera? ”.

-“Tú sabes muy bien que cuando estamos así no hay nadie que nos pare ¡Ji ji ji!. Se me nubló la vista y sólo podía sentir cómo forzaba mis ingles. Si seguía así me la iba a conseguir meter con todo y pan's, pensé. Pero recapacité y le dije:

- Para, Federico, ¡Ah!, detente, ..¡ah!, que nos van a echar -“Le dije quitándomelo de encima.”

- ¿Cómo quieres que pare ahora, Mónica? -“Me contestó bufando por la nariz como un toro.”

-“Pues y cómo no Amiga, ..si mira lo que le estabas haciendo. Pobre Fred ”. Decía Bety.

-“Yo también estaba igual, ..pero si seguíamos así no sé hasta dónde ibamos a llegar. La verdad que me daba un poco de lástima dejándolo así, ..pobrecito, se llevaría a su casa sólo un dolorón de sus esos ¡Ji ji ji!.. Por lo que para compensarlo un poco le dije:

- Si paras te regalaré algo.

- ¿Ah sí?, ..como qué. -“Me dijo jadenado ”.

-“Pobrecito”. Decia Bety.

“Sin hablar y con un simple gesto le contesto de la forma más clara posible. Me separo un poco el pan's y le mostré el elastico de mis pantaletitas. Al verme mis panties se separa de mí al instante.

- Ok, ..pero las quiero ahora mismo.

- Está bien, ..déjame ir a los vestuarios -“Le dije muerta de vergüenza”.

- No, ..aquí y ahora. -“Me dijo.”

“Yo me quedé de piedra, ¿cómo pretendía que hiciera eso?, ahí, con tantos espejos. Pero no sé que me pasó por la cabeza que le dije:

- Está bien, ..pero tú cúbreme un poco y vigila que no venga nadie. -“Le contesto.”

- Estáte tranquila, Guapa ..yo te cubro ¡Ja ja!.. -“Otra vez esa estúpida palabra. Casi lo mando al carajo.”

“Pero lo tolero por la calentura que llevo y me siento en una de las máquinas lo más alejada que puedo y de espaldas al resto de la sala. Mirando nerviosamente a todas partes me bajo los pan's hasta las rodillas. Los ojos de Federico casi se le salen, y mi entrepierna parecía un horno, sentía cómo el cuero del asiento se pegaba a la piel de mi trasero. .. Él se apoya en la máquina, justo a mi izquierda vigilando con un ojo mientras, con el otro, observa mi bombachita y mi húmedad.”

-“¿Te desnudaste en el Gimnasio? ”.

“Rápidamente alzé mi trasero y deslizé mi ropa interior piernas abajo. Ahora son sus dos ojos los que se fijan en mí, ..al llegar a la altura de las rodillas me topé con mis pan's haciendo imposible sacármelos. .. Pero estirando por debajo, deformo el hilo de los costados hasta acercarlo a mi pie izquierdo, después encojo esa pierna hasta que mis pantaletas pasan por debajo.”

-“Qué oso Amiga, ..pero que excitante ”.

“El maldito Federico ya sólo tenía ojos para mí, bueno más bien para mi cosita. .. Yo le decía que vigilara pero él sólo observaba mi cosita y se limpiaba la baba dentro de su sonrisa. .. Es entonces, cuando consigo sacar mis pantaletitas de una pierna, pero con horror veo que otros ojos estan fijos en mi cosita también. Un poco más allá, entre las maquinas estaba un jovencito que no habíamos visto, estirado en el suelo con una completa y perfecta visión de mi rajita abierta asomando por el borde del asiento. Seguramente el chamaco tendrá esa visión para el resto de su vida. .. Desde lejos veo como se tallaba los ojos sin poder creer lo que estaba viendo y sonríe, .. yo me pongo más roja y trato de sacármelos más a prisa, pero ya ves que siempre que llevas prisa siempre ahí algo que te sale mal, ..pues que se me atora una de las tiras en los tennis y ahí me tenías, abriendo más las piernas para deleite de mis dos espectadores.”

-“¡No!, ..¿y qué hiciste? ”.

-“Un río de lava ardiente me recorrió de pies a cabeza, ..sentirme espiada en semejante situación me hizo hervir la sangre. Seguro que el jovencito desde allá podía ver como me brillaba mi cosita de lo empapada que la tenía ¡Ji ji ji!..”

-“¡Qué excitante Móni!, ..mírame estoy chinita ”.

“No te miento, no sé que me pasó, sólo sabía que estaba tan caliente que no pude evitar pasarme un dedo por ella. ¡Aaahhh! Sus ojos seguían el movimiento del dedo hasta que desaparecí la punta en mis entrañas.”

- ¡Mónica!, ..¿estás loca o qué?. -“Me dice Federico ajeno a nuestro nuevo acompañante.”

“Yo riéndome pícaramente le doy a entender que he ganado, y con la otra mano saco las pantaletas y me subo los pan's. .. Ya de pie me acerco a Federico y me pego a él, .. asomando por encima de su hombro miro fijamente al anonadado jovencito y le muestro mis pequeñas y empapadas pantaletas colgando de uno de los dedos. Después se las meto en los pan's a Fred justo enfrente y le susurro:

- Quiero que las guardes de recuerdo.

“Y me separo de él sin dejar de mirar a mi pequeño espía. La verdad que me sentí poderosa, había puesto en su lugar a Federico y había disfrutado de lindo. Satisfecha por mi candente travesura salí, contonenado mi trasero sin pantaletas, sintiendo cómo ahora si toda la tela se me encaja dentro sin nada que la detuviera. Pasé por un lado del chiquillo que estaba anonadado y con los ojos bien abierto, además del bulto que también mostraba en sus short'cillos y rojo como un tomate. Volteé a ver a Federico antes de salir y sólo se saca mi regalo y lo huele, para después con una sonrisa los guarda en uno de sus puños.”

-“¡No te lo puedo creer Mónica!, ..¿cómo te atreviste? ”.

-“¡Uyy!, con sólo contartelo ya me se ha vuelto a mojar ¡Ji ji ji!..”

-“Yo pensé que hacía cosas malas, ..pero tú me hiciste a un lado ¡Ji ji ji!.. Qué escondidito te lo tenías, Amiga. Y yo queriendote sonsacar para que te divirtieras, ..pero veo que lo has estado haciendo muy bien ¡Ji ji ji!..”

-“Sólo fue un juego para ponerlo en su lugar, ..pero creo que se me salió un poquito de las manos ¡Ji ji ji!..”

Ahí había estado yo, excitado, con el pico al igual que se había quedado el tal Federico ése ( que no conozco ) y el chiquillo mirón, escuchando ahora yo el relato en los labios de mi propia Madre que, ..debería ser una escritora de relatos ¿no?, seguro que haría unos magníficos, ahora descritos por ella. .. Sin darme cuenta me moví un poco haciendo que se escucharan las bolsas que traía conmigo, por lo que mi Madre sobresaltada preguntó:

-“¿E-eres tú mi amor? ”.

Me quedé sin saber cómo reaccionar por unos segundos, pero dando unos pasos hacía atrás fingí que venía llegando.

-“¡Sí, Má, ..acabo de llegar!, .. Fui a comprar unas cosas para un proyecto ”. Le dije empujando la puerta de su habitación para que me vieran. ( Claro que me puse las bolsas al frente, para que no pudieran percatarse de mi erección ).

-“Ay mi amor, ..siempre tan responsable ”.

-“¡Hola Pedrito! ”. Me saludó Bety.

-“Saluda a Bety, mi amor ”.

-“Hola Bety ”.

-“¡Pedrito ya estás bien grandote!, ..las chicas ya deben de andar tras de ti ¡Ji ji ji!..”

Algunas, le respondí para no ser grosero. Despues me fuí a mi habitación para ahora sí dejarlas solas. Bueno la verdad que me quería hacer una paja, escuchar de mi Madre con ése relato me puso muy caliente, pero para nada tenía que olvidarme de mi objetivo, .. ése asqueroso viejo tenía que pagármelas y tenía que estar alerta a que se separa un poco de su caseta. Por lo que esperé hasta el día de mañana para tratar de fijar mi acometido...




Me levanté muy temprano para instalar aquella antena preciosa que había comprado, .. era una maravilla de la tecnología, tenía capacidad receptora muy superior de lo que yo hubiera imaginado. Tuve que tomar una escalera y colocarla justo en el techo de mi cuarto, por lo que andaba arriesgando la vida con tal empeño. Mamá me preguntaba cosas pero yo sólo le decía que era para mi proyecto, aunque era claro que mi Mamy no sabe para nada de tecnología receptora, ella sólo se me quedaba viendo cuando la andaba instalando.

Una vez sujetada y colocada, la instalé con el programa que me había regalado mi Amigo de la tienda de electrónicos, y ahora sólo faltaba instalar el aparato emisor en el pequeño y obsoleto sistema de circuito cerrado del viejo en su caseta. El viejo tenía un par de camaras por fuera de su cuartucho, con las que según él vigilaba la entrada y salida de los vehiculos en nuestro privado. Saqué mi bicicleta y con mi mochila en la espalda llena de herramientas y el emisor, me fui a darle varias vueltas a la cuadra, .. claro, vigilando al viejo que se fuera de la caseta para yo interferir su sistema.

Esperé hasta verlo salir, la verdad que no sabía para dónde se dirigía el viejo pero ni me importaba, estaba tan concentrado en mi misión que no me importaba. Me acerqué a la caseta por la parte de atrás y abrí la caja de su obsoleto sistema de vigilancia, bastó con conectar mi emisor en sus cables azul y blanco, y ¡Zas!, mi emisor empezó a parparear, y a mandar las imágenes hacia mi monitor. Después con el taladro eléctrico hice un pequeño agujero en la esquina trasera para poder observar dentro, era un agujerito pequeño, lo suficiente como para observar sin ser descubierto. Ahora sí, el viejo estaba en mis manos, sólo faltaba que cometiera un pequeño error para mostrarle a mi Mamy de qué calaña era el Cubano.

Regresé a la casa muy contento porque ahora sí tenía las riendas del viejo, pero enseguida la sangre se me heló cuando me percaté de que la puerta de la entrada estaba entreabierta, que yo recuerde la había cerrado, y que yo recuerde mi Madre se encontraba en su recámara descansando la siesta. Le dí la vuelta a la casa y me adentré por la puerta de la cocina.

Mis sospechas eran ciertas, el viejo la tenía arrinconada contra la pared, .. ¡Pinche viejo desgraciado!, tal parecía que en vez de estarlo vigilando yo a él, él me vigilaba a mí, .. y mientras yo estaba conectando mis aparatos para vigilarlo, el muy hijo de la chingada venía a revolcarse con mi Madre. Eso me dió un coraje...  y más que mi Madre lo permitiera, parecía como que siempre anduviera muy ganosa.

Mamá lo empujó hacia el baño, y entrando tras él, se giró para cerrar la puerta, pero por sus mismas ansias ésta se estrelló con una de sus piernas, por lo que no logró hacerlo. Enseguida volvió a sentir un escalofrío que le recorrió la espalda, .. al sentir cómo detrás de ella, rápidamente pasaron esas rudas manos por delante y se apoderaban de sus carnosos senos, estrujándoselos mientras la atraía más hacia él con la unica finalidad de poder restregársele obscenamente, queriéndole hacer sentir su dureza.

Busqué un ángulo para reflejar la imagen en el espejo de la pared y logré hacerlo, con la ayuda de ése espejo pude ver sin acercarme demasiado lo que sucedía ahí dentro.

-“Mamaíta, Güerita, .. qué rica nalgas tiene, .. se ve que las hah estao usando demasiao ¡Je je je!..” Le susurraba el pervertido muy cerca de su oído con su agitada voz ronca llena de deseo insano.

-“¡Ay Don!, ..usted debería de saber, .. ¡Aah!, es el único que las usa ¡Ah! ”.

-“Vamo a la cama, ..quiero sacá todo mi estrés ¡Je je je!.. ¡Pinches pielnotas! ”. Agregó mientras seguía agarrándole con fuerza sus mórbidos muslos, metiendo sus asquerosas manotas por entre ellos como queriendo separárselas, advirtiendo la ligera humedad producto de todos los pensamientos calientes que Mamá había exhumando desde el día anterior.

-“No mi amor, .. tenemos muy poco tiempo, ..mi niño debe de andar por ahí ”. Decía Mamá con los ojos entrecerrados, disfrutando de los magreos del viejo.

-“Estás bien mojadita, lista, como el día de ayé, ..vamoh a tu camita, quiero echalte un buen palo ”. Volvió a exclamar sin dejar de moverse hacia atrás y hacia adelante, haciendo movimientos circulares, restregándole su tremendo paquete a gusto.

Por su parte, Mamá con los ojos cerrados se dejaba hacer, soportando sus obscenidades y el hedor de su hocico cerca de su oreja, dejando que se excitara más, dejando que se le siguiera restregando lascivamente, .. sólo se limitaba a dejarse, no podía negar que el viejo la hacía sentir un intenso placer con sus modos y sus palabras soeces. El viejo también se encontraba muy caliente, en forma y se lo confirmaba con su durísima verga que le tenía insertada entre la tela que dividía sus pomposas nalgas, como queriendo traspasar la fina y valiosa tela de su vestido de diseñador.

-“¡Ay mi Amor!, ..me haces hacer cosas malas ¡Ay!! ”.

Mamá se tuvo que apoyar con ambas manos sobre el mueble blanco del baño para no caerse y recibir así los fuertes empellones que le daba el viejo. Sin decir nada seguía soportando que él la siguiera tratando de aquélla manera tan ruda.

-“Anda Perrita, ..o no quiere sentir todo esto dentro ¡Mhm! ”.

-“.. ¡Aahh!, .. ¿todo el qué, mi Amor? ”. Gimió Mamá jugando con él, provocándole mientras ella empezaba a mover sus caderas.

-“Tu qué cree, ..pues esto ”.

El viejo tomándole una de las manos se la quitó del mueble para ponérsela sobre su abultado miembro, incitándola a que se lo sobara, cosa que no le costó mucho trabajo a Mamá en palparlo, no puso barrera y dejando la mano donde él se la había puesto, por instinto dejó que la guiara como él quería que se lo sobara, para luego por ella misma seguir estrujando el henchido aparato sexual que bajo la vieja tela de su cochino pantalón de tela palpaba su dureza. Por breves segundos y llevada por una sensación que le provocaba ése tolete apretujado bajo la tela, apretó ligeramente la gruesa barra proporcionándole un placer indescriptible.

-“¡Ooh!, .. anda, lo vi dando vueltas en su bicicleta ¡Je, je!.. No nos molestará, mi Amol ”.

-“¿Estás seguro de que lo viste en la bicicleta, Papy? ”. Le ronqueó la voz de excitación a Mamá, un segundo, sólo un segundo antes de lanzarse a bajarle el cochino pantalón marrón que nunca se quitaba de encima.

El viejo reaccionó desabrochando la falda ejecutiva de mi Madre, que llegaba poco más arriba de las rodillas, ( oh, perdón por no describirles cómo andaba vestida mi Madre ). Ella éste día vestía una de las combinaciones que la hacía más atractiva de entre todo el ajuar de moda que guardaba en el inmenso armario de su habitación. Una falda ejecutiva oscura por encima de la rodilla y una blusa color azul turquesa de seda sin escote y sin mangas que realzaba a la perfección sus bien torneados hombros. Todo esto y agregando que no llevaba brassier, acompañado por unos zapatos negros de altísimo tacón, que le hacía las piernas interminables, le daban un aspecto de elegancia como sólo ella sabía lucir, que en ése mismo instante ya hizo que se me empezara a poner duro.

Enseguida el pantalón cayó en las pantorrilas del viejo, la blusa de mi Madre terminó en el suelo y su falda ejecutiva no tardó en acabar como cinturón en su cintura. El limitado baño era un vendaval donde empezaban a escucharse sólo el aliento acelerado de los dos cuerpos así como el olor a sudor y la excitación. Mamá se agachó y bajó hasta las rodillas los calzones del Cubano. La verga, confusa y morcillona, no se decidía a empalmarse del todo. Mi Madre arrodillada, sólo sonrió. Pero como hembra golosa se metió el colgante badajo en la boca, y unos leves juegos con la lengua le bastaron para que la verga del Portero respondiera y empezara a endurecerse.

-“¡Uyyy!.. ¡por eso me encantas mi Rey!, ..siempres estas tan duro. ¡Mhm!, .. Tal vez sí que nos dé tiempo ¡Ji ji!..” Musitó mi Madre, mirando el reloj de su pulsera y empujando al viejo hasta que acabó sentado encima del inodoro.

Mi Madre se adelantó, poniendo una pierna a cada lado del viejo, mientras la verga erecta de éste no decaía a causa del excitante paisaje que se ofrecía ante ella. La bella rubia de la Sra Tapia apartó a un lado sus braguitas negras y como ansiosa descendió, dirigiendo el horrible tolete del viejo hacia su excitado sexo. La humedad del chocho de mi Madre abrazó la verga del Cubano. Suspiró ella y suspiró él. Se besaron con pasión, casi visceralmente mientras mi Mamy comenzaba el movimiento de sus caderas sobre el viejo, como la mañana de ayer había hecho. Las lenguas se mojaron mútuamente. Se le escapó a Mamá el primer gemido. Se escuchaban los ruidos de la calle y los gritos de los hijos de los vecinos jugando, pero para ellos no importaba, siguieron el movimiento, tratando de ser silenciosos. Con los pies, Mamá hacía fuerza para levantarse y dejarse caer sobre ése grueso nabo, parecía que aquel recuerdo con el tal Federico la había calentado desde el día anterior, ya que ahora estaba nuevamente irreconocible.

-“¡Ah!, ¿te gusta esto, Papy? ¡Ah!, ah ”.

La voz de mi Madre era un murmullo de excitación desgarrado, lo suficientemente baja para que sólo la escuchara el viejo, cuya oreja era devorada por los labios de ella en lascivos lengüetazos.

-“¿Te pone venir a cogerme mientras mi niño está allá afuera, jugando?, ..porque a mí sí me pone, ¡Ah!, ..y mucho, Papito… me pone… ¡Ah! ah…”

Los gemidos se sucedían y mi Madre los apagaba en el cuello moreno del viejo. Los movimientos de caderas se hicieron entonces más rápidos y violentos. El chochito de mi Madre se deslizaba sobre casi toda la verga del Cubano antes de volver a juntar sus pelvis.

-“¡Ah!, ah córrete, Papy… córrete. .. Mi hijo no tardará en llegar ¡Ah!, ah ”. Ronqueaba mi Madre.

¿Ah sí?, conque quieren que llegue, pues salí de la casa más enojado que nunca, no lo podía creer, el viejo me había ganado de nuevo, que estúpido había sido. Salí a la calle y me acerqué a la puerta de la casa, con coraje soné el timbre un par de veces y después salí en la bicicleta a toda velocidad, estaba tan encabronado que me dió tanto placer hacer eso, al menos había frustado su maldita fogosidad, enseguida y desde lejos vi cómo salía el viejo de mi casa bien encabronado, seguramente se había quedado a medias, ¡Ja ja ja!.. Pasé a su lado y ahora era yo el que reía. El viejo sabía que había sido yo, lo que el viejo no sabía era que le tenía algo preparado.

Entré a la casa cantando, dándole oportunidad a mi Madre de que se arreglara. Venía saliendo del baño cuando me la topé, estaba muy colorada y me percaté de que se le notaban los pezones descaradamente por encima de la blusa.

-“¡Ay!, mi Amor me asustaste, ..ya te cansaste de andar en la bicicleta ”.

-“Sí, Ma, ..pero cómo supiste que andaba en bicicleta ”.

-“¿Eh?... Éste. .. Ay mi amor pues me fijé que no estabas y me di cuenta de que tu bicicleta tampoco ”.

-“¡Mm!, ..¿por qué estás tan colorada?, Má ”.

-“¿C-colorada?, ..éste, oh debió ser porque estaba limpiando mi armario mi Amor, ..así me pongo cuando hago esfuerzos ya lo sabes ”.

-“¡Mm!, .. ¿sabes que la Sra Mati siempre le lleva comida al Portero? ”. Cosa que era cierto, sólo que hasta ahora no se me había ocurrido.

-“¿C-comida? ”. Respondió intrigada.

-“Sí, todas las tardes, .. una vez que el Sr. Santillana se vá, .. sale bien arreglada. ¿Qué raro no?, .. debe ser algo de la iglesia, algo de ayudar al prójimo ¿no? ”.

-“Mi Amor, .. sabes perfectamente que no me gusta que andes vigilando a los vecinos, .. ni mucho menos a los Santillana ”.

-“Lo que pasa es que la Sra. Mati siempre ha sido muy seria, y se me hace raro que platique tanto con el Portero ”.

-“Don Mario mi Amor, .. ¿Platican? ”.

-“Los he visto un par de veces, .. Oye, Má ”.

Mamá se quedó pensativa por unos segundos.

-“¿Que pasó mi Amorcito? ”.

-“¿Podrías comprarme una motocicleta? ”.

-“¿Motocicleta?, ..ay mi Amor, esas cosas son muy peligrosas ”.

-“Por favor Mamá ya estoy grande ”.

-“Luego veremos Pedrito, ..luego veremos ”.

Y se dirigió a su habitación seguro que a darse una ducha y meditar lo que le había dicho. Yo de inmediato me dirigía a la mía a recibir las imágenes que me mandaba el emisor que había colocado en la caseta del viejo. La verdad que la poderosa antena funcionada perfectamente, aunque el audio se cortaba por momentos, pero tenía buena recepción. Ahora sólo faltaba que el viejo diera el primer paso..

.....

Pasaron un par de días y me sentía muy feliz porque ahora era yo quien sabía de los pasos del viejo, aunque no era nada fuera de lo normal, se la pasaba todo el día sentadote fuera de la caseta rascándose sus horribles guevos, algunas veces Mamá pasaba en la camioneta pero simplemente el viejo se le acercaba y le llenaba de sus vulgaridades, Mamá simplemente se reía y se ponía colorada pero pasaba, tendría que tener paciencia para llevar acabo mis planes, .. que no fue mucho, ya que en esa misma tarde, casi oscureciendo, cuando el fraccionamiento estaba muy tranquilo, mientras andaba en el jardín me percaté de que que él y la Sra. Mati estaban platicando muy de cerca, fuera de su casa. Como ya saben todos el viejo siempre andaba de fisgón en las casas, por lo que aprovechaba para decirle de cochinadas a nuestra vecina infiel, la cual también había caído en sus redes y en el embrujo de su camote.

Y aprovechando lo mal que le caía nuestra vecina a Mamá lo aproveché para dar el primer paso. Fui y le comenté a ella que había algo en el jardín que se encontraba raro, que no era otra cosa que yo rompiéndole un par de macetas, eso enardeció a Mamá que las cuidaba tanto y cuando salía para verlo, lo único que observó fue a su viejo que estaba a carcajadas al aire y muy de cerca de su adorada vecina, eso la puso más de malas; el viejo andaba vestido con las mismas garras que lo había visto la última vez, Mamá con su corazón latiendo a mil por hora no perdía detalle de lo que estaba ocurriendo en la cera del frente, de pronto observó que no era muy peculiar que la Sra. Santillana riera tanto o platicara con algun otro de los vecinos, ahí fue donde recordó lo que le había comentado dos días atrás. El viejo estaba ajeno a lo que Mamá estaba padeciendo, ya que estaba entretenido mirando el ajustado vestido que llevaba su animada acompañante aunque ya un poco pasado de moda.

Una vez que Mamá pudo tragar el sabor amargo de lo que había observado, el cariño por sus flores se le había desaparecido apenas vio a Don Mario, de reojo observaba con rabia cómo el viejo le decía al oído quizás que cosas a esa Señora que sólo atinaba a reírse coquetamente mientras éste la mantenía tomada de una de las manos. Los celos se apoderaron de la conciencia de mi Mamy, estaba cegada, enojada con ella misma por haber creído las tantas marranadas y mentiras que aquel odioso y ordinario viejo tanto le había prometido; pero lo que más rabia le causaba era que fuera con su peor rival, aquella mujer que siempre trataba en imitar su ropa y su vida, una mujer que ni le llegaba ni siquiera a los talones. De pronto pudo ver que el vejete se despedía y algo le decía a la vecina apuntando hacia su caseta, Mamá miró en esa dirección y captó que el vejete seguro le había pedido comida.

-“Pedrito, junta todos los pedazos, ..iré a decirle a Don Mario si tiene algo para pegarlos ”. Y diciendo esto último salió caminando rápidamente en la misma dirección en la que iba el viejo. Yo sólo me le quedé mirando y riéndome para mis adentros me acerqué a la orilla de la casa para tratar de escucharles.

Mamá caminó por fuera de la acera terriblemente enfadada, algunos tipos en sus coches que pasaban se volteaban a mirar las voluptuosidades de aquella hermosa rubia que caminaba tan deprisa, a más de uno le llegó un fuerte pellizco por parte de sus mujeres que claramente se daban cuenta de lo que estaban mirando con cara de babosos. El viejo caminaba muy tranquilo con dirección a su cuchitril hasta que escuchó los llamativos ruidos de los tacones de mi Madre que lo seguian tan aprisa, y una vez que se detuvo a voltear, con lujuriosa expectación vio a su musa dorada que lo seguia con la cara de no querer hacer amigos.

-“Cómo está Don Mario, .. veo que ha andado muy ocupado estos últimos días ”.

El Portero por primera vez se sintió intimidado por la fría mirada de mi Mamy, miró con espanto hacia la casa de la Sra. Santillana para asegurarse de que no estuviera observando, si la Sra. Mati también se enterara de lo que pasaba todo se le echaría a perder, por lo que intentó calmarla.

-“V-verá Güerita, ..ayé pensaba pasá por tu casa, pero me entretuve con otras cosas, .. por lo que pensaba pasá maña ..

-“¿Así, ahh?, .. ¿así que mañana pensaba presentarse?, .. pues vaya olvidándose de ir, no lo quiero por la casa ”.

-“¡Sthh! ¡baja la voz Güerita!!, ”. Le dijo el Cubano quien ya se estaba empezando a enojar por la actitud agresiva de Mamá, además que algunos otros vecinos ya empezaban a asomarse por las ventanas.

-“¿Y por qué me voy a callar, ah?, .. ¡que acaso le da miedo que la vieja de allá lo vea conmigo! ”. Exclamaba como dolida mi Madre.

El viejo mirando que alguno que otro vecino empezaban a darse cuenta de su discusión con una de las dueñas de las casas, con fuerzas tomó a Mamá de un brazo y la empezó a llevar a un lugar más privado donde poder hablar con ella.

-“¿¡Qué hace!?... ¡Suélteme, .. No me toque! ”. Exclamaba Mamá a la vez que la iban jaloneando entre pataleos y manotazos que intentaba darle al Portero.

Una vez que se alejaron de la acera y uno de los lados de una casa lograba cubrirlos, el viejo pareció tranquilizarse un poco, y liberado de los zarpazos que le lanzaba mi Madre sólo atinó a decir:

-“Los dueños no están, .. aquí podemo hablá má tranquiloh ”.

-“¡Si tiene algo que decirme dígamelo al instante!, ..mi hijo me está esperando ”. Le exigió Mamá recomponiendo sus ropas.

El odioso viejo sólo la miraba de pies a cabeza con su típica risa burlona, hasta que por fin pudo hablar:

-“No me digas que estás celosa Nalgona, ¡Je je je!.. Quién lo fuera a pensá, .. la fina Sra.Tapia tan enamorada de éste viejo ¡Je je je!..”

-“¿Sólo para eso me trajo hasta acá? ”.

-“Pues me gustaría hacelte muchas cosas Nalgona, ..pero no dices que tu chiquillo te está esperando, .. no sabes las ganas tremendas que tengo para que nos volvamos a acostá, ¡Je je je!.. La pasé de pelo revolcandonoh en tu baño y luego en tu camota ¡Mhm! ”.

-“Pues vaya olvidándose de todo eso, .. o acaso cree que no me iba a enterar ”.

-“¿Enterá de qué Mamasota? ”.

-“Ya supe que le llevan comidita todos los días al Señor, .. creyó que no lo iba a saber, ... con esa estúpida, estaban muy juntos. ¿Y qué, cómo le paga?, .. ¿en la caseta es donde se revuelcan? .. Qué estupida fui ”. Le decía Mamá resentida.

-“Es veldá Nalgona, .. me lleva comida en ocasiones y qué, .. pero si te pones a hacé éste tipo de mamadas todo se irá a la chingaa. Ella me dá lo que le sobra, me entiendes Mamaita!?, .. lo que le sobra como a los pinches perros, porque yo no tengo donde cociná, .. lo que tú no te preocupas porque sólo piensas en ti y en tu pequeño cagón. ¿Acaso cree que me lleno sólo con tus pinches nalgotas y tus fluidos cuando te la mamo y te hago vení como una guarra? .. Tú también deberías de sé más considerada y llevarme algo de vez en cuando, .. no sólo dejalme como limón de cantina todo chupao y yo no digo naa ”.

-“¡He, eh, .. yo ahora no le creo absolutamente nada!, .. así que por lo tanto lo que hubo entre nosotros hasta aquí llega, no más .. me entiende? y no quiero que me siga llamando ni molestando!! ”.

Era claro que el Cubano se estaba divirtiendo con el ataque de celos que ahora estaba sufriendo mi Mamy, sólo atinaba a reírse y a burlarse con odiosas carcajadas, sabía muy bien que podía ir y montársela cuando él lo quisiera, pero le estaba gustando la situación, además que le enorgullecía que la flamante viuda estuviera así por él, era otro punto a favor para su gran ego Machista. Por lo que aguantando la risa trató de explicar:

-“Mira Mamaíta, así están las cosas, ..escúchame bien lo que te voy a decí para que no se te olvide. Entre la Sra. Santillana y yo no hay naa de que preocupalte, .. la única razón por la que platicamo es porque me regala en ocasiones la comida. Tú sabes que ella siempre está involucraa en esas cosas de la iglesia y la ayuda al prójimo, .. así quiere ganalse el derecho al cielo la muy Pendeja, .. o si quieres que no le hable, la única opción de que ya no la vea será que tu me invites a cená todos los días, ..y para eso tendrá que explicarle a tu chiquillo polqué el Portero va a comé a su casa, ..cosa que la veo muy difícil polque le tendrá que explical, así que no me vengas con tus remilgos estúpidos de vieja celosa que no te queda ..¿estamos Mamaíta? ”.

Mamá lo escuchaba con sus ojos bien abiertos y expectantes, el viejo continuó con su treta:

-“¡Así que pol favó ya no me jodas!, ..ahora si tú ya no quieres que nos sigamos acostando pues, .. pero va a sé tu decisióng. Ademá, que viendo la situación ahora, yo contigo no consigo naa, .. la otra vieja no estará tan bonita y buenota pero al menos me da de comé, .. tú a mí no me das naa y eso que estás cagaa en dinero, siempre me das peros, ..y pol lo demá, ya te probé de todas las formas posibles, ahora si me permites debo il a trabajá, .. yo si necesito ganalme el pan Señora. Fue un gusto Mamaíta, .. si se te ofrece algo ya sabes donde encontrarme, ¿entendido? ”.

No lo podía creer, cómo se atrevía ése asqueroso ser a hablarle a mi Mamy de esa manera, si gracias a Mamá y a sus locuras era por eso que seguía vivo, además quién se creía, si era un simple Portero horrible que había tenido la suerte de su vida al encontrarse a mi Mamy en una etapa oscura de su vida. Pero el muy Cabrón ya estaba seguro de los sentimientos que le provocaba, sabía que ella solita iba a volver pidiendo clemencia de su parte, por lo que simuló cerrar la conversación dándole la espalda y encaminarse para su pasado rumbo.

-“¡E-es usted un miserable!, .. ¡N-no puede hacerme esto! ”.

-“¡Je je je!.. ¿Y pol qué no Nalgona?, ..estás acostumbraa a que todos hagan lo que quieres, a que todos te tiendan la alfombra para que pases, ..no, no Mamaíta, la vida no es así tan fácil, .. Y ya mejó vete a tu casa o me vas a hacé encabroná con tus pinches remilgos de vieja caliente adolecente que no te queda. Conmigo no vas a andá con esas mamadas, ..yo te pego tres cachetadas y a domí. ¡A mí ninguna pinche vieja me va a andá cortando el paso!, .. por eso ya me he casao 3 veces y ninguna logró amarrarme. .. Si me disculpas bonita, tengo que ir a cuidá la puerta de unos pinches ricos maricones ”.

Le dijo, dejando a Mamá totalmente shokeada y con su autoestima por los suelos. Lo que nunca imaginé fue ver a la altiva y arrogante Sra. Tapia claudicar frente un viejo miserable.

-“P-perdoneme Don Mario, .. n-no era mi intención hacerlo enojar, .. l-lo que pasa que esa vieja siempre ha hecho la vida de cuadritos, .. y al verlo con usted tan alegre yo pensé que..”

-“¿Pensaste qué?, .. que tambien me la ando chingando, .. qué crees, que tengo todo el pinche tiempo del mundo para ir a cogelme a todas las viejas fifirufas de ésta Colonia ”.

-“Ay Don Mario, no me diga así ”.

-“¡Pues para mí si lo son!, .. todo el pinche día se la pasan pensando en qué ponelse y en qué huntarse en la pinche cara para no verse viejas, .. y los pendejos de sus viejos comprándoles todos, .. ¿para qué?, .. ahí tienen a uno consintiendolas, dejándolas bien serviditas para que estén felices y lo primero que hacen es hacelte un pinche circo en la calle ”.

-“N-no era mi intención Don, .. perdóneme, actué sin pensar ”. Dijo Mamá con ganas de llorar.

Reía el viejo para sus adentros, de puro gusto al haberla humillado de aquella forma.

-“Ya pues, está bien, .. te peldono pero sólo polque me encanta metelte la verga, .. espero que no se repita esa escenita que hiciste en la calle, .. Me caga que me hagan esas pendejaas en la calle, ¿estamos? ”.

Mamá se le erizo la piel al escuchar la aguardentosa voz del viejo que se le acercaba. Esa era la forma muy singular que tenía para decirle que la quería. Y ella a pesar de estar muy mal humorada por la insensible forma en que el viejo la había tratado, aún así y desde el fondo de su alma se sintió aliviada con que le hubiera perdonado, y es más, cuando le palpó el trasero con una mano sintió que habían limado sus asperezas.

-“¿Cómo está?, ..¿ya esta curao? ”.

-“Aún duele un poco, .. p-pero sólo cuando duro mucho tiempo sentada ”.

-“Muy bien, .. porque mi verga extraña mucho a tu sabroso culito ¡Je je je!..” Mamá nuevamente se enardeció al oírle, es más yo diría que hasta se le estremeció el esfínter al escuchar las sucias leparadas que le decía el viejo.

-“Ay Don, que cosas dice ¡Aah! ”. Exclamó Mamá al sentir cómo el viejo metía su mano por debajo de su vestido.

-“¿Qué pasa Mamaíta?, ..no me digas que no extrañas las buenas culeadas que te pongo ¡Je je je!..”

-“Estése quieto, .. recuerde que nos puede ver alguien ¡Aah! ”. Suplicaba Mamá tratando de apartarse de ese dedo que quería jugar en su lastimado agujerito.

-“Ya sé mi reina, te da pena decilo, .. extrañas mucho mi tremenda verga, deseas que vaya esta noche y te llene todos los huequitos ¡Je je je!..”

Los soeces dedos del viejo no la dejaban concentrarse, poco a poco sentía que se excitaba con tan sólo oírlo. Sus pechos se endurecían y los pezones se erguían ansiosos de ser tocados y mordisqueados; su cuerpo había reconocido sus ágiles dedos, los causantes de tanta lujuria y excitación, sentía también como su desflorada hendidura comenzaba a humedecerse, como sus palabras cada vez se hacían muy nerviosas y entrecortadas.

-“Ya, Don, Yaah .. ”

-“¿Ya?, yo creo que no .. Lo que pasa Putita es que todo éste cuelpecito necesita un veldadero Macho como yo, .. uno que te domine y te coja fuerte, .. que te agarre estas pinches nalgotas que tienes ¡Mhm! ”.

-“D-Don, estése quieto ¡Ah!, .. recuerde dónde estamos ¡Ahm! ”.

-“Tiene rasón Nalgona, .. bueno pue ya me voy, ..te dejo sólo polque justo ahora me están preparando una rica cena que no la voy a desaprovechá, ¡Je je je!.. La Sra. Mati será muy santurrona y todo lo que quieras pero prepara delicioso ..y quizá hasta le eche un buen palo por el favó, .. además de que tiene un Marido Maricón ¡Je je je!..”

Mamá sintió un estremecimiento en su estomago, oír que el viejo lo decía asi, tan a lo descarado y que por ninguna razón ni siquiera por su cuerpo se perdería la deliciosa cena que su archi enemiga le tenía preparado la angustió de nuevo, sintiéndose sin entender por qué celosa de lo que escuchaba.

-“C-cómo dice ”.

-“¡Je je!.. No te pongas celosa Nalgona, .. naiden ni te iguala, pero necesito comé para agarrá fuelza e irte a cogé como dios manda ¡Je je je!..”

Yo notaba en Mamá un poco de indignación pero a la vez me preguntaba por qué se sentía así, sentir celos por ése viejo quien la había entregado a otros hombres, quien la trataba como a una cualquiera y que bajo el embrujo de su camote la tenía en su poder prácticamente como una esclava sexual.

-“Bien Güerita, si no tienes algo má que decilme, me voy, .. tengo que comelme un rico pollito calientito ¡Je je je!..”

-“¡NO!, no tengo nada más que decirle ”. Le respondió Mamá con voz resentida, como mostrando sentirse dolida por lo escuchado.

El viejo pudo notarlo, estaba completamente seguro que ella estaba celosa por lo que le decía, tenía una sonrisa orgullosa al saber que la mujer más hermosa de toda la ciudad sentía no sólo excitación por su manera de follar si no que además emociones por él. El Portero quien le sobaba las nalgas por encima de la falda tuvo que luchar contra sus instintos salvajes para controlarse, sabia muy bien el hijo de Puta que necesitaba de ellas dos para salirse de sus deudas y por qué no, saborear las delicadas y tersas pieles que cubrían a las dos más hermosas hembras de nuestra Colonia.

-“Vamos Perrita ¡Je je je!.. tú bien sabes que ere la única que me gusta cogé, .. no hay otra vieja má buenota que tú ni en toda la pinche ciudá. Es por eso que te digo, .. habla con tu hijito para que yo me vaya a viví a tu casa, .. me tendrá todo el tiempo que quieras y a todas las horas del día ¡Je je je!..” Mamá sólo seguía oyendo lo que el Cubano le decía, poco a poco la molestia que sentía iba desapareciendo al escuchar sus atrevidos halagos.

-“¡Sí, para que vaya al frente de la casa y le den su cenita, ¿no?! ”.

-“No que vá, .. esa pinche tetona no te llega ni a los talones, .. ni ha de sabé chupa, ni movelse como tú lo hacías sobre mi garrote, .. pinche vieja no ha de sabé ni lo que es una venida como la que me echaste en la cara el otro día, ..¿sí lo recuerdas veldá? ¡Je je je!..”

Los instintos de hembra ardiente se encendían al oír aquellos piropos y obscenos halagos que le decía el viejo, muy a su pesar le gustaba saberse deseada por ése ser, por ése Macho salvaje que la tenía dominada, que a diferencia de otros que la habían chantajeado, nadie más la calentaba tanto con solo oír su aguardentosa voz.

-“¡Pues no sé de qué me habla!, .. además, quería hablar con usted para que me cuide la casa, .. pues vamos a salir de vacaciones ”.

-“¡A chinga!, .. ¿pues a dónde van? ”.

-“Una Amiga me invitó a Canadá, .. quiere hacer una fiesta para su hijo, mi Ahijado ”.

-“¿Y cuándo regresas?, .. digo para ilte a despedí como dios manda, .. irritalte los agujeritos para que no me extrañes durantes esos días ¡Je je je!..”

Ése hijo de puta sólo pensaba en sexo, no habían pasado ni tres días desde que la cogió en su recámara, pero para él era como si fuera una eternidad y ansiaba con volver a tocar el exuberante cuerpo de viuda.

-“No sé, quizás una semana o dos ”.

-“Es mucho, no sé si podré sopoltá tanto tiempo, .. pero tengo una idea mejol, .. dejate de esas mamadas de ir a Canadá y con tu Ahijadito ése. ¡Vente conmigo a Cuba, ..los tres solitos en la isla la pasaríamos de lujo! ”.

-“Usted sabe que no puedo hacer eso ”. Mamá respondió rápidamente, pero estaba confusa, aceptaba que el viejo la excitaba y que la idea esa de irse unos días con el viejo le fascinaría, pero hacer con una locura como esa no era algo que tenía en mente.

-“Vente conmigo Nalgona y verá que rico la pasaremo, ..todos los días disfrutarías de mi tranca y hasta podríamos hacé un chingo de escuincles para que tengas que cuidá, .. ¿te imaginas?, sé la Madre de muchos Cubanitos ¡Je je je!..” El viejo seguía diciendo puras tonterías y Mamá quien en su mente divisaba todo ése futuro que le vendría si se iba con él, sólo le escuchaba.

Por momentos me dió un escalofrío infernal sólo al imaginar que Mamá le dijera que sí, no imagino una vida con ése asqueroso ser y mucho menos viviendo con él en la isla, aguantando sus vulgaridades y manoseos hacia mi Madre todos los días, sin mencionar eso de llenarla de chiquillos, no podría soportarlo, y sin olvidarme que el viejo me odiaba por haberlo enfrentado. Con sólo imaginarlo me dolía el estómago, .. ¿Se imaginan?, abandonar todos mis sueños de ser la cabeza de la Empresa de mi Padre y formar una familia viviendo con ése horrible hombre en su tierra natal, que sólo se la follaría hasta el cansancio y encima la llenaría de pequeños bastardos sólo por ocio. No era algo que quisiera mi Madre para nuestras vidas pero era algo que la excitaba, amanecer cada día en brazos de su viejo semental quien se la cogería por todos sus orificios llenándola de leche para procrear asquerosos engendros mientras el hijo de Puta nos cuidara como un Padre.

-“Piénsalo bien Mamaíta, ..verá que nada te faltará ¡Je je je!.. o dime, ¿no te gustaría se mi mujé, lejos de aquí y de todos donde nadie te conosca, donde sólo vivamos nosotroh tle pa metelte mi verga to'os los días hasta que te llenes? ”. El viejo empezó a meter sus dos cochinas manos dentro de la falda de mi Madre.

-“¡Ah!, ¡Síí!, e-eh digo No!, Don Mario, .. mi vida está aquí, .. s-sólo quería decirle eso ¡Aah! ”. La excitación le salía por cada poro a mi Mamy, su cuerpo había contestado por ella ante las absurdas ocurrencias, poniéndola muy nerviosa y ruborizada por lo que dijo y tratando de cambiar el tema.

-“¡Je je je!.. Ya ves mi Perrita, te muere por viví con tu Macho ¡Je je je!..” El desgraciado hurgaba con sus manos dentro de la falda de mi Madre provocando que ella se curvara para soportar sus toqueteos.

Y ella no sabía ni que responder, se había quedado sin habla, avergonzada por lo sucedido, sin ideas de cómo explicarle su repentina respuesta, sintiendo el bulto del viejo en su trasero, sus ágiles manos trabajándole la entrepierna, su respiración acelerada sobre el cuello. Tras unos cuantos segundos de silencio el Portero continuó con sus ataques psicológicos.

-“No dice naa veldá, .. polque sabes que es cielto, ..te gusta se mi Perrita y te mueres polque telminemos la cogida pendiente del otro día aquí mismo ¡Je je je!.. Como la otra vé, donde te viniste como una guila ¡Je je je!.. ¿o dime que no te arrepientes de que llegara tu niño aquella vé, ..te hubiera gustao que te reventara nuevamente el culo mientras tu hijito paseaba en su bicicleta ¡Je je je!.. No lo niegues Putita ”.

El viejo sabía muy bien cómo hablarla, cómo excitarla, sabía perfectamente cómo tocarla para ganarse y apoderarse cada vez más de su alma, en cambio ella no sabía que decir, aquel viejo sabía cómo despertar en ella esa mujer oscura; completamente agitada por la excitación y el nerviosismo, sintió como el desgraciado le baja las braguitas por las piernas y se agachaba a recogerlas.

-“¡Aah!, .. P-pero usted iba a regresar, .. ¿porque no lo hizo después? ”.

-“Tuve algo pendiente que hacé, .. ¿y tú, no me vas a extrañá? ”.

-“Volveré en cuando me desocupe ”.

-“Andele pue, .. vaya con su hijo no la vaya estrañá ¡Je je je!..”

El hijo de puta con rapidez tomó la bombacha en su mano y la hundió hasta el fondo de la boca de mi Madre, provocando que ella saboreara su propia humedad. Sólo se escuchaban los largos gemidos y la respiación agitada de Mamá, ella sentía el gusto de su propio sexo cuando el viejo la empujó a la calle para que regresara, afortunadamente ésta estaba prácticamente desierta, a excepción de un par de vecinos que fumaban junto a un vehículo. Mamá rápidamente se sacó las bragas de la boca y las guardó en un puño, esperó nerviosa unos segundos apoyada en una de las cercas y cuando regularizó un poco la respiración volvió a la casa.

Por mi parte yo tambien regresé, creo que las cosas no me habían salido como lo había planeado, pero al menos ya había sembrado la semillita de la duda en ellos, Mamá ya desconfiaba un tanto del viejo, aunque jamás de la infidelidad de la Sra. Santillana, ella era una mujer pulcra, de rectitud intachable, de fuertes principios morales y religiosos, jamás imaginaría que hubiera ya algo entre ellos, lo que Mamá no imaginaba era que yo los seguia vigilando.

.....

Para el siguiente día, serían como eso de las 7 de la tarde, ya había oscurecido y yo no me había apartado de lo que hacía el viejo en la caseta. Bueno, la verdad que se la había pasado toda la tarde dormidote y observando sus revistas guarras, ya que en el fraccionamiento casi nunca ocurre nada, ( digo en el sentido literal ) pero como me imaginé, el viejo no se quitaría las ganas de pagarle a la Sra. Mati por la cena, por lo que seguramente intentaría acorralarla en cuanto el Esposo se alejara. Vi claramente cómo el Sr. Santillana saludaba al viejo y éste bajaba las barras de acero para que saliera, ahora sólo tenía que esperar a que la “Señora” diera el siguiente paso.

Bajé a la sala y me puse a ver televisión pero sin dejar de echarle un ojo a la vecina de enfrente. Como a eso de las 8:30 pm, la vi salir, llevaba una canasta e iba muy arreglada, ya se imaginaran a donde se dirigía la gran santa. Me quedé viendo por la ventana para cerciorarme de que mi plan iba resultando, cuando en eso escuché que se me acercaba Mamá por detrás y me decía:

-“¿Qué haces mi amor? ”.

-“Nada, Má ..estaba viendo por la ventana ”.

-“Ya sabes mi amor que no me gusta que andes espiando a los vecinos ”.

-“Ya lo sé, Má ..pero hay algo raro con la Sra. Mati ”. Sabía que le interesaría, ya que entre mi Madre y la Sra. Mati siempre ha habido disputa por todo.

-“¿Ah sí?, ..¿qué tiene mi amor? ”.

-“Sabes, siempre que se va el Sr. Santillana la Sra. Mati sale muy arreglada y se dirige a la caseta de Don Mario, ..le ha de llevar cena porque siempre lleva una canasta y se queda con él un buen rato ”.

-“¿A-ah sí?, ..n-no lo había notado mi Amor. ¿Ya lleva tiempo haciéndolo? ”. Me preguntó Mamá ya muy intrigada.

-“Pues las veces que me ha tocado verla siempre lo hace. Sabes, en la parte de atrás de la caseta hay un pequeño agujerito en donde se puede ver hacia dentro, ..si me dejas voy y me fijo, te digo que es lo que hace ”.

-“No, no mi amor, ..andar espiando a las personas es muy malo. A lo mejor es lo que dices, ..le ha de llevar de cenar. Ya sabes que ellos son muy religiosos y siempre andan ayudando a la gente que no tiene el mismo nivel económico que tenemos nosostros ”.

-“Sí, a lo mejor, ..pero siempre lo hace cuando ya casi no hay nadie en la calle ”.

-“Ya no estés espiando mi amor, ..voy a mi habitación ”.

¡Ya estaba!, había lanzado el anzuelo, ahora faltaba que mi Madre lo mordiera. Y no me equivoqué, ya que como a los 10 minutos Mamá venía bajando con su ropa clasica que usaba para correr. Llevaba una corta y apretada blusita morada, y un más que ajustado biker color rosado, con su dorada melena recogida en una cola de caballo que resaltaba la finura de su cuello, así como su redondo y esculpido busto. Mi Mamy no tenía la más mínima sospecha de que su amado hijo lo tenía todo planeado, y mucho menos que era una trampa, incitada por ésta inteligentísima y diabólica mente del pequeño Pedrito.

-“¿A dónde vas, Má? ”.

-“¡Voy a correr!, ..me di cuenta de que ya llevo varios días sin hacerlo y hoy es una bonita noche para hacerlo ”.

-“¡Pero Mamá!, tú siempre lo haces en las mañanas ”.

-“No es cierto, ..algunas veces en las noches también lo hago. Ahorita vengo mi amor, no te vayas a salir, ..regreso en 15 minutos ”.

Mamá salió trotando como siempre, botando de lado a lado su tremendo trasero, había caído en la trampa, ahora corrí a mi habitación para cerciorarme de que todo fuera acorde al plan. Cuando corrí el programa se me dibujó una gran sonrisa, ahí estaba el viejo, sentado en su silla de siempre con la Sra. Mati sentada sobre sus piernas. ¡Ja ja!.. Viejo desgraciado, no sabía lo que le tenía planeado, quería que mi Madre lo viera para que se diera cuenta del tipo de aprovechado que era ése desgraciado, ahora faltaba que ella se acercara y observara a su querido Don Mario revolcándose con su tan “adorada vecina”.

-“Usted ya no me quiere Don Mario, ..ya no me habla ”. Le decía muy empalagosa la Sra. Mati.

-“¿Ah no?, ..y pol qué está aquí, Mamacita ”.

-“Sí pero ya no como antes ”.

-“Bueno mi amol polque tu tienes tu Maridito, ..yo no te quiero causal un poblema ”.

-“Eso no es pretexto, ..usted sabe cuando sale mi Marido ”.

-“¡Claro mi amol!, ¿pero quién va a cuidal la puelta, eh? .. Yo aqui tengo que estal, ..la gente pasa y si no me ven aqui me empiezan a regañá ”.

-“Ya, ya, no te enojes mi Amor, ..que no he venido a hacerte enojar ”.

-“Ere tan guapa y me gusta tanto jodelte ”. La mano del viejo bajó por el cuello hasta adentrarse en la zona del escote, dónde comenzó a desabrocharle los primeros botones.

-“Y a mí me encanta cuando lo hace ¡Ah!, ah ”. Le respondia la Sra. Mati jadenado levemente.

-“Para que te hace, ..seguro que anoche disfrutaste con tu Marido como una jodida Perra, ¿veldá? ”.

Le abrió hacia un lado la blusa dejándole un pecho a la vista.

-“¿Veldá? ”. Volvió a preguntar.

-“No, no, ..con Fabián ya no hago nada. Ya tenemos varios días durmiendo en camas separadas ”. ¡TÓMALA!! El viejo ya estaba causando sus problemas entre los Santillana.

El Cubano comenzó a bajarse el pantalón de vestir, arrastrando a la vez sus cochinos calzones y dejando libre su tremendo salchichón empinado, una tranca que se balanceó a escasos centímetros del rostro de la Sra. Mati. Ella miró la gruesa espada, sus güevos gordos y duros y sus robustas y peludas piernas, con parte de la barriga sobresaliendo por los bajos de la camiseta. El viejo bajó el brazo y le acarició con la palma la teta libre.

-“Agárramela, ..vamo, tócame la verga y muévemela ”.

La Sra. Mati levantó el brazo con timidez hasta rodear con su mano delicada aquel tronco duro y venoso. Y se la comenzó a sacudir despacio, deslizando la palma de su manita a lo largo de aquel mástil moreno. La verdad que no entendía cómo una Señora tan religiosa y tan entregada a su familia había caído en las manos de ése viejo asqueroso, bueno, tampoco sabía cómo mi bella Madre también, pero lo que se me hacía bastante extraño eran los Santillana, jamás habían dado noticia de que tuvieran algún problema, para la Colonia los Santillana eran una familia muy conservadora y religiosa, y jamás se podrían imaginar lo que estaba viendo yo en estos momentos.

El viejo se relajaba jadeando despacio, con los ojos cerrados, concentrado en atrapar el placer del tacto dulce de la mano, acariciándole la teta con las yemas de la mano derecha.

-“¿Pol qué no me la chupas?, ..anda, seguro que ya la extrañaba. .. Vamo, zorrita, ..chúpame la pinga ”.

La Sra. Mati no puso reparos en acercar la boca y morder el capullo con los labios, pegando la lengua a la punta, sin dejar de sacudírsela. La muy cerda saboreó la babilla que segregaba y percibió el mal olor. Pero enseguida notó que le ponía ambas manos en la cabeza para sujetarla y de repente comenzaba a joderle la boca metiéndosela hasta la mitad, rozándole la garganta y provocándole graves arcadas, arcadas que se transformaban en vómitos de babas, babas que discurrían por su barbilla y goteaban sobre los güevos de éste y sobre sus tetas. A veces sacaba la verga de la boca para escupir las gruesas porciones de babas, con hilos balanceándose desde los labios hasta la punta de la verga.

-“.. Oh!, ¿Te encanta, veldá?, ..es mucho má grande que la de tu Marido maricón ”. Le dio unas pequeñas bofetadas en la cara levantándole la mirada y la besó baboseándola, luego volvió a meterle la verga en la boca para jodersela.

En eso me percaté del pequeño agujerito que había dejado intencionalmente en la pared de la caseta, algo brillaba, ya sabran de quién se trataba. Mi Madre que seguramente estaba con los ojos queriendo salírsele de las órbitas… su querido Amor estaba sentado al borde de su silla, besando a su tan adorada vecina, manoseándole los pechos desnudos… y la Sra. Santillana, su archienemiga, hincada ante él, que por los movimientos de su cabeza, como un yoyo, no le quedó duda a mi Madre, que su tan adorada vecina le estaba chupando la polla a nuestro querido Portero!!… al viejo le costaba besar y meterle mano a la ruborizada Señora, la mamada de ella estaba siendo monumental.

-“¡Ooohhh… aaaahhh! ”. Gemía el viejo.

-“¿Te gusta cómo te la soplo, mi Amor? ”. Le preguntó Mati, coqueta, pajeándole el miembro mientras no estaba dentro de su boquita.

El viejo se llevó una mano a la frente cuando la Sra. Santillana volvió a engullirle el miembro, y mi Madre, con los ojos como platos no creía lo que estaba viendo. Las succiones de la Sra. Mati resonaban por todo el cuartucho y se grababan ahora en la mente de mi Madre ( ahora entendía lo que sufría yo cuando la observaba yo a ella ).

-“¡Qué bien la chupas, hija Puta!, ..seguro que a tu Marido jamá se la chupaste así.. ¡Ohhh!.. ¡Sigue, Cabrona! ”.

Desde la calle, Mamá asistía aterrada a la tremenda mamada que su vecina le hacía a ése viejo, allí, arrodillada en el piso ante él. Se la metía tan groseramente en la boca que a veces tenía que sacarla para que vomitara una gran cantidad de babas, saliva que manchaba el sucio pantalón del viejo, saliva que caía por dentro del escote o salpicaba la teta que tenía por fuera. Vimos que le agarraba la cabeza, le levantaba la mirada, el asqueroso viejo la trataba como a una mísera Puta; se inclinaba y le escupía en el interior de la boca, luego, nerviosamente la obligaba a seguir mamando. La trataba como a una vulgar ramera. Y mi Madre, con el corazón hecho pedazos, presenciado la escena.

-“Anda mi amol, ..llenate de verga para que no tenga que buscal en casa ¡Je, je, je!..”

Le sacó la verga y le azotó la cara con ella, embadurnándola de más babas. La Sra. Mati apartaba la cara ante los golpes, pero él se la ladeaba hacia el frente.

-“¿Te gusta, Guarra?, ..vamo, ahora vas a chupalme el culo… ¡Vamos, zorrita persinada! ”

El viejo se dio media vuelta sobre la silla dándole la espalda y se inclinó apoyando las manos en el respaldo de la silla empinando el culo hacia la cara de la Sra. Santillana. Ella tuvo ante sí aquellas nalgas morenas y peludas salpicadas de granos, sudorosas, con una rajada inundada de un vello denso y oscuro, con los inmensos güevos colgando entre aquellas piernas robustas, parecía un oso, un tremendo animal dominando a una pequeña doncella. Jamás como Esposa imaginó una guarrería como aquélla, una humillación semejante, y ahora ése viejo horrible la estaba obligando.

-“.. Oh! ¡Anda Puta!, ..atiende a tu Macho o lárgate con el maricón de tu Marido ”.

La Sra. Mati se quedó pensativa por unos segundos, pero ante la presión del viejo se doblegó, plantó sus manitas en las nalgas para apoyarse y tímidamente fue acercando la cara a la rajada; y envuelta en muecas de asco a medida que avanzaba hundió su nariz y sus labios a aquella ranura, sacó la lengua acariciándole aquel ano velludo con la punta, ensalivándolo, percibiendo las asperezas y el sabor a heces, la densidad del vello sudoroso y las arrugas pronunciadas del esfínter.

-“¡Ooohh!, si serás Perra, ..anda mueve la cabeza, mámamelo bien ”.

Ella movía la cara dentro en la raja como una Perra. Desde el agujero que yo había dejado intencionalmente, mi Madre observaba impasible cómo ahora su queridísima vecina le chupaba el culo a su queridísimo Macho, como no hace mucho se lo había hecho ella. Estaba seguro de que si yo estuviera en la posición que estaba mi Madre seguramente vería los ojos de la Sra. Mati por encima de la cintura del viejo. Por la calle se veía los vehiculos pasar y tocar sus bocinas para saludar al viejo, pero ni eso inquietaba a esos dos, la Sra. Mati no paraba de lamer mientras el viejo gemía como loco ante el hechizante cosquilleo de la lengua. Y es que se lo lamía con suavidad, a veces envuelta en una arcada, pero sin contraer la lengua en ningún momento, mojándoselo por todos lados. Algunas gotas de saliva se deslizaban por la rajada hasta acumularseles en los güevos.

-“¡Ummhhh! ... Hija de Puta, qué bien lo haces.. Ohhh!.. Auh!.. No puedo má ¡ufff! .. Ven acá ”.

El viejo se irguió volviéndose a girar hacia ella. La asquerosa Sra. Santillana tenía los labios impregnados de babas al haber tenido la cara hundida en la rajada. El viejo la tomó del brazo y la levantó, curvándola contra la vieja mesa. La Señora, asustada, con la boca reseca de haberle lamido el culo, plantó las manos en la superficie lisa de la mesa, ligeramente erguida, ya con ambas tetas por fuera del escote, la colocó justo al frente de la pequeña perforación donde mi Madre no perdía ningún detalle de lo que estaba ocurriendo. Le subió la falda hasta enredársela en la cintura y acto seguido le bajó las bragas deslizándolas con sus manos hasta dejarlas por debajo de las rodillas. Si la Sra. Santillana pusiera atención a lo que tenía al frente, seguramente que vería los turquesas ojos de mi Madre desorbitados ante tal espectaculo que estaba viviendo.

Que si pudieramos imaginarlo y estar ahi, seguro que el cuartucho ése olía a sexo, nuestra adultera vecina con sus piernas abiertas y empinada hacia delante esperando a recibir lo que ella tanto deseaba, con el hombre viejo y desnudo preparándose para montarla, y todo eso adornado con las ropas de ambos tiradas en cualquier parte del piso, la argolla matrimonial de los Santillana brillaba encima de la mesa, rodeando uno de los delgados dedos crispados de la Esposa, mancillando aquel significativo enlace de unión conyugal y todo lo que conllevaba sin interesarle nada. El viejo rápidamente se pegó a su trasero y le clavó la verga en el chocho, comenzando a embestirla severamente. Se la adentró toda en el interior de la vagina, la Sra. Mati apretó los dientes, despidiendo el aliento entre ellos, sin apenas gemir, con los ojos muy abiertos mientras le destrozaba el chocho con duras embestidas.

-“Don Maahh.. arghh!  Mayito, .. Así ¡Ouch, mi Amorgh!, ”. Los continuos golpes de la pelvis contra las nalgas retumbaban en la pequeña caseta y se grababan en el subconciente de mi Madre “¡PLOFF!!, ¡PLAFFF!!, ¡PLAFFF!! ”. La mantenía sujeta por las caderas, jadeando como un cerdo.

El Cubano que no era tonto, sabía perfectamente el grado de dominio que tenía sobre ella y el estado de excitación en el que estaba la Sra. Mati, se lo volvió a empujar tan adentro que sentía que se lo tenía ensartado hasta la altura del corazón, el grito de placer y calentura que dio la Sra. Santillana al sentir la potente y viril estocada fácilmente lo pudieron escuchar las viviendas aledañas, la mortal y placentera puñalada de carne que le metieron casi le hizo perder la razón:

-“ .. AAAAHH!!! ¡Mhmm! .. Madre mía, por dios santísimo, .. es usted un angel .. yo sólo.. creo que lo amo .. Us..tedddd! es mi vida ”. Le puso en conocimiento totalmente convencida de lo que le estaba diciendo.

El viejo reía incrédulo a lo que estaba escuchando, prácticamente le estaba declarando su amor una Mujer casada y Madre de dos hijos, con un futuro pleno y un estatus renombrable, a él, un viejo sesentón, asqueroso y sin ninguna esperanza de vida en pleno coito sexual. Yo la verdad que ni lo creía, pero al notar la convicción en que se lo volvía a repetir supe que realmente no le estaba mintiendo.

-“¡Je je je!.. ¿Y pol qué no me ibas Amá?, .. si yo te doy lo que el maricón de tu Marido no te da. Lo que ése pinga corta no puede, .. sabía que me ibas a queré, yo lo dije, ..¿lo recuerdas? ”. Le preguntó tras otra brutal estocada que le propinó en su vientre e hizo mover toda la mesa.

-“¡AAAHH!!! Sííííí mi Amor, .. lo recuerdo ..muy bieahhhh!! ¡Uhm! .. Qué rico me la mete!! ”.

-“¡Pues ahora te voy a da má, .. pa que me ame má!, ¡Je je je!..” Diciendo esto último el viejo le dio unas furiosas embestidas que calaron hondo en el ardiente temperamento de nuestra vecina infiel enamorada.

El cuerpo de la infiel Santillana ante éste brutal tratamiento parecía de papel, era una simple marioneta ante los rudos tratos del viejo,  su boca estaba completamente abierta, sus pupilas dilatas y sus manos crispadas trataban de sostener y contener las revolucionadas sensaciones placenteras que tomaron totalmente por asalto su anatomía, así como también de su mente, haciendo que la religiosa mujer perdiera íntegramente el control sobre todo su cuerpo. La Sra. Mati fue otra victima más de la descomunal herramienta del Portero, que bien metida e incrustada en lo más recóndito de su estómago le provocó innumerables y desquiciantes orgasmos que la hacían sacudirse y crisparse sobre la mesa, debajo de ése corpulento cuerpo que tan gratamente se la montaba.

-“¡AMAME MÁ PUTA!! AMAME MÁÁÁ!!! ”.

El infeliz Portero seguía moviéndose frenéticamente, sentía gratamente como su verga era bañada por los calientes chorros que la pobre Madre le soltaba desde su interior, enajenado en hacerla vibrar, en destruirle el chocho con fuertes martillazos, enloquecido por el sabor de lo prohibido, que era lo que más le calentaba, ése sabor a hembra ajena y de otro estatus social más alto que el suyo lo que lo enajenaban a darle más duro, y que sabía que no sólo la tenía a ella, que era un suertudo por disfrutar de las dos hembras más suculentas de ésta prestigiosa Colonia, donde una práctimente le había declarado su infinito amor en pleno coito sexual y el día de ayer el muy cabrón había declarado sus tontas intenciones de proponerle a mi Mamá que fuera su compañera para el resto de su existencia.

La pobre Sra. Santillana no podía controlar los arrebatadores espasmos que le provocaban los frenéticos empujones que le daban, pero lo que más sorprendido me dejó además de certificar el tremendo placer que el Portero le provocaba fue observar que a pesar de estar ella abajo y ser más débil que él, empujaba con sus caderas hacía atrás, haciendo que el viejo reculara unos buenos centímetros a pesar del pesado cuerpo de éste, quien bombeaba como enajenado.

-“Ohhh!!, Síí!!, te voy a llená Putona!!, ¡Oh!, .. te voy a mandá a casita con la vagina toda llena de leche ¡Oh!, para que tu Marido maricón sepa que ya tienes otro Macho ”. Le puso en conocimiento el hijo de Puta cuando ya sentía cómo sus güevos bombeaban caudales de semen, a la vez que le envainaba hasta el fondo una de sus últimas arremetidas.

-“¡AAAAAH!!! SÍÍÍÍ!! ¡Échemelo bien adentro! ¡Uhmmm!!, .. los quiero todos, ¡Aaah!, ¡Hasta la última gota!, .. quiero tener un hijo de usted, ..¡quiero llevar algo suyo en mis entrañas! ¡AAAHH!!! ”. Pedía fuera de sí la Sra. Mati, gritando como una energúmena, ya que por más que intentaba poner un fin a tanto goce su cuerpo no se lo permitía, otorgándole placeres cada vez más intensos.

El viejo por lo caliente que estaba no duró más y dio un fuerte acelerón arrastrando hasta la mesa por el piso, enrojeciéndole las nalgas y haciendo que sus tetas botaran como locas. La Sra. Mati ya tuvo que chillar ante las veloces y despiadadas acometidas, sintiéndolo práctimente enterrado a más no poder en lo más recondito de su útero. Por otro lado no sabía lo que Mamá estaba sintiendo en esos momentos, viendo el ímpetu con el que su querido Macho montaba a su vecina, gritándole y haciéndole practicamente lo mismo que a ella le hacía; el verle a su enemiga el rostro totalmente desfigurado por el mismo vicio hacia esa carne que a ella también la enloquecía, mientras le invitaba abiertamente a llenarla de su simiente, a dejarle la semilla de la vida, a procrear, lo que ella misma le había negado tantas veces que él se lo había pedido.

El viejo empujó su verga hasta lo más profundo de sus entrañas y le soltó potentes chorros de espeso semen, que a medida que salían fuertemente escupidos desde su tolete iban perdiendo fuerza, pero que eran tan fértiles y vigorosos que fueron llenando por completo, como una verdadera laguna de lava caliente, la fértil matriz de lo que fuera la Sra. Santillana.

-“AAAAh!!, OOOhh!!, Ahí los tiene Sra. Santillana, ..hoy vas a llegá a tu casa con tu pancita rebosante de leche, Arghhhh!! ”. Gruñía el caliente viejo a medida que le incrustaba sus descargas de leche.

La verga resbaló hacia un lado, pero rápidamente el viejo se la agarró para reintroducirla en el chocho, pero en eso, la verga comenzó a escupir los últimos disparos de leche y le roció toda la entrepierna de múltiples gotas gelatinosas. Se la sacudió deprisa provocando una lluvia incesante de esperma que le regó todo el culo, con un par de hileras resbalando con lentitud por la curvatura de las nalgas. El viejo le bañó toda las nalgas, la puso perdida de semen.

Los sudorosos cuerpos de ambos amantes quedaron fundidos en un sofocamiento silencioso, el viejo una vez que recuperó el aliento de aquella fenomenal monta, se percató del lamentable estado en que había dejado a su compañera de coito, sintió la necesidad de acariciarle tiernamente el rostro, con sus gruesos dedos le despejo la cara, ya que por su fogosidad prácticamente la había dejado hecha un asco; lo hacía con mucho cuidado y casi con cariño paternal. La infiel Madre aún respiraba aceleradamente, su angelical carita blanca decorada por locos mechones de su desordenada cabellera, aún estaba corrompida por una pequeña y viciosa mueca de pecadora.

Ella al sentir el afectuoso gesto de su Macho vigoroso, volteó su cuerpo para abrazarse contra el pecho del hombre que prácticamente la tenía dominada, sin importarle el sudor y la poca higiene que llevaba, sin mencionar los pelos crespos y canosos que poblaban sus bofos pectorales, pero que para ella fue una sensación más que gratificante la que sentía, al estar desnuda y abrazada al obeso cuerpo de su hombre.

Fatigado, se despegó de ella y dió un paso atrás e inmediatamente se subió el pantalón ocultando su verga. La Sra. Santillana se incorporó tapándose las tetas con la camisa y se miró el culo para comprobar las numerosas manchas. Le esperaba una buena ducha, se notaba el chocho pegajoso, muy salpicado, pero abochornada, se acuclilló para subirse las bragas y arregalrse la falda a la vez y se irguió tapándose.

-“¡Oh!, oh, Gracia por dejalme desahogar contigo. .. Te lo agradezco, preciosa, ..¿estás bien? ”. Y le acarició la cara con sus sucias manos.

-“¡Ah!, ah, a usted Don, ..me lo he pasado de maravilla, Ah, ah ”.

-“¿Cuándo viene tu Marido? ”.

-“Mañana, .. Ah”.

-“¡Oh!, .. ¿Me va a plestal el dinero que te dije? ”. Le pidió el muy vividor.

-“Es mucho dinero Don, .. no se si podré conseguirlo ”.

-“No que va, ..tu Marido tiene mucho má ”.

-“No sé mi Amor, ..Fabián y yo lo estamos pasando mal ”.

-“Oh, déjale que te eche un polvo y con eso está, ..hazlo pol mí, ¿sí? ”. Le pidió el muy canalla.

-“Lo voy a intentar ”. Respondió la descarada.

-“Tú lo puedes lográ, ¿ok? .. Seguro que él estara encantado de vel a su mujelcita tan complaciente ¡Je, je, je!..” Se acercó y le estampó un besito en los labios.

-“Tengo que irme, ..mis niños estan sólos. Ya nos veremos, ..yo le aviso cuando lo tenga ”.

-“Ésta noche, ..déjame la puelta abielta ¡Je, je, je!..”

-“¡Ji, ji, ji!.. Es usted insaciable, mi Don ¡Ji ji!..” Le respondió riendo como una chiquilla.

Antes de que la Sra. Santillana abandonara la caseta pude constatar que al agujerito que había hecho con anterioridad ya dejaba pasar la luz, por lo que me dijo que mi Madre ya se había retirado. Me asomé por la ventana de mi cuarto para ver su reacción, venía caminando por la banqueta apresuradamente, viendo hacia el suelo y muy pensativa, sin creer aún lo que acaba de observar. Si pudiera leer sus pensamientos seguramente serían estos:

“El muy cabrón se estaba jodiendo a su vecina y a ella cuando quería. Y no sólo eso, si no que les pedía dinero a ambas para saldar su cochina deuda de apuestas. Se sintió muy patética allí mirando, fingiendo que salía a correr, con lágrimas en los ojos, pero sin agallas para cortar la relación con aquel sinvergüenza. Aligeró la marcha, necesitaba llegar a casa cuanto antes, refugiarse en la soledad de su habitación y lamentarse de su mala suerte una y otra vez, como llevaba haciéndolo desde que murió su Esposo. Lo mejor era dejarlo y no sufrir más, pero de cierta manera, temía no encontrar alguien más que la hiciera sentir lo mismo. Maldecía el día y el momento en que le conoció. Para él, ella era un cero a la izquierda, un mero objeto para saciar sus calenturas y obtener dinero para seguir en su vicio del juego.”

El regreso a casa fue en silencio, Mamá venía devastada, aún no creía lo que había pasado y escuchado, se sentó por unos momentos en una silla para tratar de calmarse, ahora no sabía qué hacer, sentía un nudo en la garganta que quería hacerla llorar, pero se contuvo al ver que yo estaba ahí en la sala, ése viejo había sido solo una pesadilla en su vida, su verdadera familia osea yo, la esperaba “inocente” sólo a unos cuantos metros de donde ella se atormentaba, pero estaba totalmente confundida, ¿ése horrible viejo se había dado el lujo de haberla engañado con otra mujer? Tomó aire, arregló sus ropas y paso al baño donde un día antes había tenido su última intimidad con él para retocarse, no quería que yo me diera cuenta de nada y que no sospechara lo más mínimo de lo que le estaba ocurriendo.

Una vez que salió del baño caminó hacia la cocina para tratar de disfrazar su dolor y confusión con una ardua cena pero sin humor. Se le habían quitado las ganas de comer. Sólo le apetecía llorar de rabia, por ser tan estúpida, por seguir inmersa en errores que le estaban costando la felicidad, por tener tan mala suerte. Su cuerpo estaba conmigo en la mesa pero su mente se encontraba ausente, en donde aquel viejo y su peor enemiga daban rienda suelta a sus placeres más bajos, y aunque no quería saber ya nada de esos dos no pudo evitar mirar hacia la casa del frente en donde debía estar la miserable Sra. Santillana aún enmielada de los jugos del viejo; instintivamente llevó su mano hacia su famoso anillo de matrimonio que a ella tanto le significaba, el cual casi pierde por salvar a ése viejo vicioso y desgraciado, sentía tanta rabia, quería enfrentarle y escupirle a cara lo miserable que era, pero no pudo, algo en su interior no se lo permitió, por lo que rápidamente se dirigió a su recámara.

Se metió en su habitación y preparó la ducha, Mamá si bien estaba con los ánimos por el suelo, pensaba en lo que había sucedido todo éste tiempo desde la llegada del Portero, en cómo su extraña naturaleza le había acarreado hasta éste momento, el viejo le había engañado con el estúpido pretexto que sólo era una amistad ajena o simple gesto de humanidad que la Sra. Mati tenía con él, y ella como una tonta o ingenua chiquilla había caído redondita, además también le dijo claramente que él quería tener una vida con ella y llevarla a su tierra para llenarla de hijos, para no tener que ocultarse de sus Amistades y la falsa sociedad; cosa que me negaría rotundamente, es más, si eso hubiese pasado no me importaba desenmascararme con tal de que el viejo estuviera lejos de mi Madre, si ella hubiese seguido con él no me quedaría de otra que buscar cómo desaparecerlo antes que permitirle que sembrara su bastardo dentro de ella.

Afortunadamente Mamá empezaba a reaccionar, y de pronto caía en la realidad mirandose al espejo ..

-“¿Pero qué diablos estás pensando Mónica?, ..si él es sólo un viejo y tú tienes mucha vida por delante ”. Se preguntaba Mamá, que ya al verse más calmada pensaba con más claridad, fue en eso que sintió la tibia agua que escurria por su cuerpo.

Los chorros de agua caían sobre su desnudo y exuberante cuerpo, deslizándose sobre sus pechos y vientre, escurriendo por su prominente trasero y muslos para terminar en sus delicados pies, con los ojos cerrados se encontraba pensando:

-“¿Y ahora qué vas a hacer Mónica?, como vas a enfrentar esta situación, .. No, olvídate de él Mónica, tu hijo no se merece lo que le estás haciendo, no es justo, .. todo lo que he hecho, pero yo ..  soy mala, muy mala, y encima te enojas porque te engañan, no sé qué me pasa. Toda mi vida es un desastre, .. desde lo de Fernando ”.

Mamá culpaba a todos sus abusadores, ellos habían sido los culpables de las oscuras reacciones que ahora tenía, pero el mayor culpable era ese asqueroso Portero, aquel horrible viejo que con sus hábiles manejos y artilugios se había apoderado no solo de su cuerpo, si no que de algo más, seguía diciéndose:

-“Y encima quiere llenarte de hijos, .. viejo loco, ni que lo piense ”.

Decía Mamá mientras se acariciaba su plano vientre, imaginándose ella misma el aberrante acto que sería al sentir dentro de ella un bastardo del viejo; pero su delicada mano no solo imaginaba eso, si no que se fue deslizando más abajo, hasta llegar a su delicada hendidura, sentía que su cuerpo se calentaba a pesar de lo que estaba pasando.

-“¡NO!, No Mónica, deja de pensar en ese viejo, .. solo te usa y además el muy sinvergüenza te engaña, .. y con quien, .. te trata como una.. como una cualquiera ”.

Mamá ya más relajada con la tibia agua salió y secó su cuerpo, comenzó a untarse sus humectantes cremas sobre su cuerpo, sus manos se deslizaban desde sus redondos pechos hacia sus gruesas piernas, todo esto era observado por mi desde mi recamara, quien atraves de mi monitor celebraba por mi rotundo triunfo, todo había salido como yo lo había planeado, no aguantaba más, quería gritar a los cuatro vientos que lo había logrado, por fin le había quitado a Mamá de la cabeza el embrujo de ese hombre, pero sabía que el viejo no se quedaría con las manos cruzadas, trataría de engatusarla nuevamente, su plan sería acorralarla hasta hacerla caer nuevamente, ese horrible viejo deseaba tenerla para siempre. Se tumbó en la cama con la luz apagada, sin vestirse, simplemente con un sexy conjunto de encajes en negro que la hacían verse espectacular, tanto que se me hacía imposible que una mujer tan bella como lo era mi Mamy estuviera padeciendo por un tonto desengaño de amor causado por un horrible hombre que podría ser su Padre. La noche fue muy larga, le resultaba difícil conciliar el sueño, quizás imaginando que “su amante” estaría en aquellos momentos en brazos de su queridísima vecina.

....

Cómo a eso de las 3 de la madrugada me despertó el sonido del teléfono de la casa, ¿qué raro?, nadie jamás hablan a esa hora, en eso dejó de sonar y me dijo que Mamá ya había levantado la bocina, con sumo cuidado yo también logré levantarlo y pude escuchar:

-“Te espero allá bajo, Güerita ”. ¡No lo podía creer, era la voz del viejo!

-“¡Está loco!, ..mi hijo está dormido, y estas no son horas para hablar ”. Respondió entre dormida y bastante molesta.

-“¡Anda ábreme Güerita, ..tenemo que hablá. Necesito un poco de dinero, ..me van a mata ”.

El muy cabrón, encima de engañarla con su peor enemiga venía a despertarla a altas horas de la madrugada para que le dejara dinero, seguro que ahora si mi Madre lo echaría a patadas, ya que si no lo hubiera visto con sus propios ojos seguramente ahora correría a su lado para hacerlo. Mamá seguía solo en lencería, por lo que solo se hecho su bata rosa de seda. La verdad que no sé qué era lo que tramaba mi Madre pero bajó para abrirle. Salió sigilosamente y consiguió bajar sin hacer ruido. Yo me había levantado y la observaba a través de la ranura que había dejado de la puerta. Al salir del portal, encontró al viejo fuera de un coche, esperándola. Hacía frío y la noche estaba cerrada. No había nadie por la calle. Unos tipos misteriosos permanecían dentro del coche, fumando sabe dios qué cosas y bebiendo litros de cerveza entre risas.

Yo también bajé entre la oscuridad y me acerqué a la ventana que daba al frente de la casa, abrí la cortina un poco, lo suficiente para ver lo que sucedía allá afuera de nuestra casa. El viejo se encontraba alcoholizado, nada más acercarse a él, mi Madre detectó su aliento alcohol, mezclado con un profundo aroma a humo de cigarrillo.

-“¿Has traído dinero? ”. Le exigió el sinvergüenza.

-“¡No, y no le pienso prestar!, .. ¿no le da vergüenza despertarme a estas horas para eso?, ..¿de dónde viene? ”. Los amigos tenían las ventanillas bajadas y presenciaban el malestar de mi Madre.

-“Vamo Güerita, ..no me vengas con regaños de mujel celosa que no te queda para naa. Sólo plestame un dinero para pagales a estos tipos y que me dejen en paz ”.

-“Mírese, da asco, ..está borracho ”.

-“¡Me carga la chingada!, ..ven acá ”.

La sujetó del codo y la empujó hacia uno de los portales, a unos metros de donde yo estaban. La guiaba como si fuera su prisionera. La luz tenue de una farola les iluminaba.

-“¡Me hace daño Don Mario, ..suélteme! ”.

La arrinconó sobre la esquina del portal.

-“¿Que pasa mi amol?, ..que no te da cuenta que estos tipos son peligrosos. ¡Me van a matal! ”.

-“Eso lo hubiera pensado antes de meterse con ellos, ..lo siento Don Mario ya no puedo ayudarlo más ”.

-“¡Pero chingados te pasa!, ..ayel me llamas para venil a jodelte y ahora me corres como a un perro y me dejas a mi suelte con esos tipos ”.

-“¡Porque no va y le pide dinero a mi vecina del frente!, ¿eh? ... Ella con gusto se lo dará, ..así como con gusto se revuelca con usted en la caseta ”. Explotó Mamá recriminándole.

-“P-pero que está diciendo, ..esas son estupideces. Yo no tengo na'á que vel con esa Señora ”.

-“¡Por favor Don Mario, ..yo los vi! .. ahora déjeme en paz, por favor. Y ya no quiero verlo jamás, .. búsquese a otra estúpida que pague sus deudas ”.

Mi Madre lo dejó ahí parado en un mar de dudas y cerró la puerta, yo me escondí en la penumbra contento, estaba feliz, todo había salido conforme al plan, mi Madre se había dado cuenta de cómo era el viejo y estaba seguro que ya no se dejaría doblegar por él. La pesadilla había acabado, mi Madre sería mía solamente. Aunque no se podía calibrar la magnitud del disgusto que se había llevado el viejo. Mamá se sentía traicionada, muy dolida, estaba muy seguro que ella no se dejaría ni que se le acercara unos milímetros, creo que había ganado, ahora sería yo el que reiría cuando me topara al Portero, por lo pronto nos fuimos a descansar, sonó su móvil un par de veces pero no contestó, seguro que era el viejo.

.....

Al otro día desayunamos muy tranquilos, Mamá estaba un poco sería, como si nada estuviera pasando en su mente, no podía evitar sentirse traicionada, pasaron unos momentos cuando su celular vibró, lo tomó de la mesa y leyó de quién se trataba. Lo elimino sin leerlo, ese viejo se empeñaba en llamarla, en enviarle mensajes, y ella no se atrevía a contestarle, pero si el viejo pensaba que con eso él iba a conseguir algo con ella estaba muy equivocado, se lo había prometido para ella misma, rogaba a dios por que la dejara en paz, rogaba no volver a encontrarlo de lo contrario no sabría cómo reaccionar, deseaba con todas sus fuerzas alejar de sus pensamientos a ese asqueroso viejo, lo intentaba y lo intentaba pero no podía, aparecía frecuentemente en sus pensamientos, los primeros para recordarle sobre su infidelidad, y en los siguientes la hacía suya de nuevo, la tomaba como aquellas noches de pasión desenfrenadas que compartieron juntos, eso la aterraba, no sabía cuánto su cuerpo estaría por extrañar, no lo podía negar, le enloquecía tanto ese viejo que incluso cambió su carácter conmigo, estaba más seria y retraída. Eso no era bueno para nuestra familia, ese asqueroso viejo había logrado cuartearla.

Mi Madre necesitaba descansar, olvidarse del viejo por unos días, tratar de reflexionar las cosas y corregir su vida. Por suerte su amiga Beatriz le propuso ese viaje de varios días en el bosque de Canadá y ella había aceptado. Mi Madre necesitaba alejarse del embrujo del viejo que aún tenía sobre ella, ese constante mar de dudas que le angustiaba, que le robaba el sueño cada vez que se metía a la cama. Por otro lado yo tenía miedo, conocía al viejo y no dudaba de que a las primeras de cambio sacara algo que no pensaba, incluso amenazarme con revelarle a ella mi verdad. ¿Cuál era aquella verdad?, pues que yo sabía todo y tenía un video mío para demostrarlo. Y esa amenaza se hacía latente sobre mí cada vez que me lo tuviera que cruzar por enfrente.

No quería ni pensar en la vergüenza que supondría que todo saliera a la luz, que el viejo le mostrara a mi Madre ese susodicho video, el viejo poseía el poder de arruinarme, de ahí el temor a enfrentarlo. Por su parte, Mamá creyó muy conveniente el viaje, creyó conveniente alejarse de la seducción que le provocaba aquel cerdo. Había gozado como una loca con un viejo que además resultaba ser el amante de su vecina, un viejo asqueroso que las había dominado a ambas hasta los límites de la humillación. Había supuesto una obsesión enfermiza, involuntaria e irremediable, que debía olvidar a toda costa. Haría todos los esfuerzos necesarios por recuperar su dignidad, superar aquello, al fin y al cabo, ese Cubano no era el hombre de su vida.

Afortunadamente el día trascurrió muy tranquilo, Mamá seguía algo seria pero con ganas de empezar una nueva vida, ya comenzaba a preparar las ropas que nosotros llevaríamos para el viaje, intentaba de concentrarse en ello pero nuevamente no podía, la imagen del Portero no la abandonaban, y no dejaba de analizar una y otra vez lo que este le había hecho. Créanme que si estuviera en su mente seguramente me enteraría de esos lapsus en su cabeza en los que le daban ganas de salir corriendo e intentar hacer algo para recuperar la atención del Cubano, demostrarle de alguna forma que ella era mejor que aquella mujer infiel de falsos principios morales, una estúpida por la cual la habían cambiado y cuando estaba punto de tomar la decisión se arrepentía ya que ahí sí que sería una aberrante estupidez si hacia lo que fugazmente revoloteaba por su cabeza.

Con aquel viaje al bosque Mamá intentaría olvidarse un poco de lo sucedido, aunque a veces su cabeza rememoraba los actos en aquella caseta y sentía la necesidad de llorar. Temía fracasar en su intento por subsanar su ninfomanía. La suerte estuvo de parte de nosotros, ya que en el trascurso de la tarde recibió la llamada de su Amiga en la que le informaba de que ya estaba listo todo y nos estaban esperando. Ella le agradeció su invitación y le dijo que saldríamos enseguida. Yo respiré tranquilo, al menos tendríamos unos días de descanso mientras la relación del viejo con mi Madre se enfriaba. Muy contenta me lo comunicó enseguida:

-“¡Qué bueno Mamá!, ..ya necesitábamos unas ”.

-“Junta lo que vayas a llevar mi amor, ..saldremos mañana en la madrugada ”.

-“¡Si, Má ..enseguida lo haré! ”. Le dije muy contento.

Mi Madre aún sufría una mezcla de sentimientos por lo sucedido pero lo suprimía al estar frente a mí. Con la ausencia del viejo su vida perdía emoción, perdía ese morbo por ser su objeto sexual, pero a la vez entendió que quizás fuera lo mejor para enmendar su vida. Ya oscureciendo, después de haber cancelado una 50 veces las llamadas de Portero, tomó la decisión, olvidar al viejo.
.....

Cuando de madrugada sonó el despertador y brinqué y me levanté. Me sentía un poco cansado. Apenas si había podido conciliar el sueño. Toda la noche había tenido una horrible pesadilla. Una pesadilla que era demasiado real. Sin embargo, me sentía contrariado. Por un lado me agradaba la idea de que mi Madre se alejara del viejo, pero por otro… bueno lo cierto es que en estas vacaciones que pretendíamos tomar estaba otro de los afortunados en haber poseído el cuerpo de mi Madre, Randy, ese maldito fanfarrón seguramente intentaría algo con mi Madre. ¡Maldición!, ¿que acaso no dejarían a mi Madre tranquila en un sitio por única vez?. Aunque... una extraña picazón en mi entrepierna me llenaba de una insólita calentura. Calentura que llenaba mi mente de imágenes provocadoras y hasta obscenas… Pero… ¿Cómo podía ser tan pervertido? Ya había visto las consecuencias de dejarme llevar por mi libido. ¿Es que no iba a prender nunca?.

Me duché con agua algo fría para aplacar mis pensamientos obscenos. Teníamos mucho que hacer y no demasiado tiempo, mi Madre ya me apuraba con la maleta y esperaba a que llegara el taxi. Así que después de bañarme bajé un par de maletas que contenían mi ropa, ahora sólo faltaba subir por la que contenía mis cámaras y mi portátil, para nada dejaría sola a mi Madre con ese desgraciado fanfarrón merodeando con ella solos en el bosque. Volví a mi habitación para ir por ella cuando en eso sucedió algo con lo que no contábamos.

Mamá se había vestido con unos tejanos y un jersey de lana de color blanco, de cuello alto, con zapatos negros de tacón y el pelo recogido en una coleta, ataviada de una manera muy informal, pero sexy como a ella le gustaba. La puerta de la entrada se abrió de repente y entró el viejo. Mi Madre lo vio entrar asustada, le temblaban las mano, pero se llenó de valor y lo enfrentó, tenía que hablar con aquella bestia y cortarle las alas. Debía exigirle que la dejara en paz y que se olvidara de ella, que ya no volviera a acercarse a la casa para nada, a cambio ella no le denunciaría por haber entrado así a la casa. El viejo la vio y desplegó una sonrisa, iba cubierto por una chamarra de lana y daba la sensación de que había estado vigilándola toda la noche, como si hubiera sabido que este día saldríamos a estas horas de la madrugada.

-“¡Hombre, Güerita! ..no te ibas a despedil. ¿No me echas de menos? ”.

-“¡Don Mario que hace aquí!, ..¿qué quiere?, que acaso no le dije que no quería volverlo a ver ”. Le dijo enfrentándolo.

-“Güerita mi amol, tenemo que hablal, ..hablá en serio de todo esto ”.

-“No tenemos nada de qué hablar, Señor ..soy una Señora respetable y usted un simple Portero ”. Palabras que le dolieron mucho al viejo.

-“¡Qué te pasa, desgraciaa, ..eso no decías cuando te la metía hasta los cojones! ”.

-“¡Es todo lo que vino a decirme!, ..pues ya lo hizo, ahora lárguese antes de que baje mi hijito y empiece a preguntar ”.

-“Güerita, ..con Mati ha sido un erró. Es a ti a la que Amo ”.

-“¿Amar?, ..por favor Don Mario, lo de usted y yo no puede ser, .. es más jamás debió de suceder ”.

-“¿Pol qué?, ..¿ya no te gustó? ”.

-“Esta bien ya, ..por favor le pido de la manera más cortes que se largue ”. Le dijo de manera cortante.

El viejo le acarició la cara con el dorso de la mano.

-“¡No me toque!, ..y si no me deja en paz, tendré que denunciarlo con la Policía, seguramente los vecinos no querrán a un Portero con problemas con algunos de los dueños ”.

-“¿Los dueños?, ..¡Los dueños a mí me pelan la verga!, .. y no creo que te convengan hacé eso, ..si alguno de tus vecinos se enteran de lo que en realidad es la flamante Señora Tapia. No te conviene preciosa ”.

-“¡Es un cerdo! ”. Le dijo mi Madre con desprecio.

-“Cerdo pero con una verga que te vuelve loca ”.

El viejo trató de abrazarla pero Mamá se zafó de sus brazos y le soltó tremendo cachetadón que lo dejó quieto por unos segundos. Pero inmediatamente reaccionó agarrándola de la coleta y echándole bruscamente la cabeza hacia atrás.

-“¡Maldita Puta reprimida!, ..pero yo te voy a enseñá a respetá a Don Mario Flore, desgraciada ”.

-“¡Don Mario, suélteme! ”.

Con la mano izquierda y sin dejar de mirarla a los ojos, fue bajándose lentamente la bragueta de su pantalón, mi Madre sabía lo que intentaría el viejo y trató de resistirse. Aún la mantenía sujeta por la coleta y ella apenas oponía resistencia, sólo su mirada suplicante. El viejo hurgando en la abertura de su bragueta la presionó de la cabeza para que se hincara, el viejo pretendía que Mamá se la mamara, yo no podía permitírselo, sometida y ante su verga mi Madre era capaz de claudicar, no me lo podía permitir, rápidamente tomé una pistola de electroshock que me había regalado mi Padre para protección en caso de necesitarla, parecía que sabía mi Padre, ahora el momento para usarla. Bajé con ella sin hacer ruido, ellos estaban enfrascados en su lucha cuando llegué por detrás y le conecté al viejo tremenda descargas.

El viejo calló atontado por unos segundo, la pistola no era tan potente como la de los policías pero si lograba atontar al abusador, lo suficiente como para que mi Madre se librara y corriera a mi lado.

-“¡Muy bien mi amor, ..muy bien mi vida! ”. Me decía abrazándome.

El viejo se levantó todo atontado y trató de echárseme encima, pero Mamá ya sujetaba la pistola y lo encaró con cualquier hembra que cuida a sus crías.

-“¡Don Mario lárguese!, ..y que sea la última vez que usted entra a esta casa ”.

El viejo todo torpe logró llegar a la puerta pero no sin antes amenazarnos con volvernos a encontrar, yo la verdad que tenía mucho miedo pero me sentía contento porque por fin había logrado quitarle a ese viejo desgraciado de encima. Que si no hubiera sido por mi Madre que me quito la pistola yo hubiera seguido dándole electroshocks hasta que se corazón se hubiera detenido. A ese viejo le tenía tanto coraje que con tal de verlo alejado de mi Madre era capaz de matarlo. El viejo salió de la casa tropezando y mi Madre me dio un gran abrazo y un beso, era su salvador, era el hombre de la casa, me sentí tan bien en esos momentos que hasta olvidé que salíamos de vacaciones. El taxi había llegado por nosotros y ahora tenía que ocuparme de otro desgraciado, .. ¿que jamás descansaría el pobre Pedrito?, no lo sé, pero ahí llevaba mis cámaras para averiguarlo. ...


Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

©MI MADRE Mónica.......... Capitulo (46)
“Vacaciones a Canadá.”

Quiero agradecer principalmente a mi amigo Ricardo, el cual me ayudo a la revisión de este relato.. perdón por la tardanza, espero no volverme a demorar de nuevo. Espero sus criticas..

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo....
pedritapia08@hotmail.com

13 comentarios:

  1. vos y tus putos pretextos de las tardansas....boludasooo!!!

    ResponderEliminar
  2. Don tito ya me tiene hasta la puta verga no emociona ni verga cambiale mi chavo ke maten ese cabron

    ResponderEliminar
  3. Nooooooooooo, Don Marioooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!.

    ResponderEliminar
  4. Esa es mijo ya era hora q se joda ese cubano hpta ya se estaba volviendo aburrida la serie sigue asi hermano solo falta q mates al cubano dale mas sigue adelantr

    ResponderEliminar
  5. me dirijo a ti en nombre de muchos. eras bueno ,muy bueno,,,hasta que uniste tu destino al tal Ricardo. tu ultima historia es vulgar,nada que no encuentres en la red.aburrida,sosa,podrias ser lo mejor de lo mejor en la red...nunca mas te comentaremos sobre lo mal de tu ultima historia... eras bueno,muy,muy bueno. ya nunca mas. cuando comento en la red acerca de ti... todos opinábamos igual...algo extraordinario. que pena¡ en nombre de muchos te deseamos a ti y a tu amigo Ricardo...suerte....la necesitareis.

    ResponderEliminar
  6. Con lo poco ke narraste de bety y don paco sobre sus calzones y su sobrino con eso tuve el siguiente relato ke se trate nomas e eso

    ResponderEliminar
  7. Si creen que voy a renunsial a mi guerita estan muy equivocao, volvere pronto para hasela mia y me llevare pol delante a cualquiera que se intelponga.

    ResponderEliminar
  8. Chinga tu madre madre puto mario

    ResponderEliminar
  9. Yo estoy de acuerdo con Ricardo, saludos amigo.

    ResponderEliminar
  10. Verga y miseria para el cubano hpta

    ResponderEliminar
  11. Me gusto el relato, pero no se le falto algo la encontre muy mmm obscena, desde que te uniste a Ricardo tus historias han bajado notablemente su calidad :( pero aun asi le daria un 7 de 10 al relato ni tan bueno pero ni tan malo. Ah y para los HDP que dicen que por que se tarda mucho, traten ustedes de manejar su vida y poder escribir asi que callense la puta boca de una vez.

    ResponderEliminar
  12. El portero es la salsa de esta historia ojala y se mantenga a pesar de todo.

    ResponderEliminar