Translate

viernes, febrero 07, 2014

Capitulo (44)



©MI MADRE Mónica.......... Capitulo (44)

“¡Don Mario, NO!, ..¿otra vez?.”


Lo estuve meditando por largo tiempo mientras la veía desfallecida sobre su cama, efectivamente mi Madre ya no volvería a ser la misma; mira que ir a la casa del vecino para espiarle y después meterse para olfatear y probar su semen cuando este se había estado masturbando a favor de ella con sus bragas robadas de su cuarto de lavar. Mi mundo era de locos, ya veía vaginas y penes por todos lados, me estaba volviendo loco, cómo había dicho mi Madre, “necesitábamos vacaciones”.

...

Tres días después de aquella auto-satisfacción de mi bella Madre, las cosas en la casa habían mejorado, ya no me tenía que preocupar por el viejo Portero y sus cochinas perversiones junto a su estupida sonrisa, me sentía liberado, por unos días dejé de pensar tanto en mi Madre y me concentré más en mí, por mis estudios, en mis propias cosas; ahora la miraba más radiante, cómo si tomara un nuevo aire, aunque por dentro cómo todos sabíamos tenía una Puta en potencia. Estaba yo esa tarde arreglando la habitación cuando la escuché que estaba hablando por teléfono, seguramente era con una de sus Amigas pues ya llevaba rato platicando, todo estaba normal, hasta que las risas y el alto tono de su voz me llamó la atención.

-“¿De verdad?, ..¿y por cuanto tiempo sería? ”. Decía Mamá cómo haciendo planes.

-“.................... .......... .............. ”. Se enredaba uno de sus dorados risos con el dedo, mientras escuchaba la charla del teléfono.

-“Pero Pedrito ahora está en la escuela, ..tendría que ir a hablar con sus Maestros ”. Eso llamó más mi atención.

-“.................... ...... ”.

-“Me encantaría la verdad, ..precisamente ya estaba pensando en regalarnos unas ”.

-“.................... ...... ............... ..................”. Escuchaba mientras se acariciaba una de sus rotundas piernas.

-“Bien, pues ..déjame prepararlo todo y te aviso ”.

-“........... ...... ”.

-“Si, compré unos padrísimos ¡Ji ji ji!..” Eso me dejó intrigado.

-“.................................................................. ...... ”.

-“Esta bien, Bea ..yo te aviso si .. ¡Chao! ”. Y se despidió.

Cuando dijo Bea mi piel se estremeció, se trataba de Beatriz, y cuando las dos se reían era porque estaban tramando algo. Me acerqué a ella para tratar de indagar más, ya que algo había escuchado sobre mí en la plática.

-“¿Quién era Má? ...”

-“Era Beatriz, mi amor, ..¿sabes?, nos acaba de invitar al bosque, dijo que vayamos este fin de semana. Será fabuloso, con lo que tanto ansiaba salir unos días ”.

-“¿Fin de semana?, ..¿bosque? ”.

-“No pongas esa cara mi amor, ..si, este fin de semana. Iré a tu escuela para pedirte nos días, nos vamos el Jueves ”.

-“P-pero Mamá, ..¿qué vamos hacer en un bosque? ”.

-“Rentaron unas cabañas preciosas, ..¡vamos, nos divertiremos!. Habrá fiesta, ..no pongas esa cara, mejor alista de una vez tus cosas porque el Jueves saldremos temprano ”.

-“Má, ¿pero cuál bosque?, ..¿cuál fiesta? ”.

-“¡Iremos a Canadá!, ..nos iremos en avión. Beatriz ira por nosotros cuando estemos allá ”.

¿Canadá?, pero que rayos había en..... esperen, esperen, esperen, ¡Randy estudiaba en Canadá!, no, no, no otra vez ese maldito fanfarrón. Oh no, no otra vez no, mi Madre se iba a volver a ver con su Ahijado, ¿pues qué mi tormento nunca iba acabar?, y también ella, ¿que acaso no aprendía? acababa de salir de una y ya pensaba en irse de vacaciones con su Ahijado; el hijo de la chingada que la había tratado cómo a una Perra en su propia habitación, esto en lugar de ser vacaciones iba a ser una pesadilla para mí, seguramente me la pasaría detrás de Randy y de mi Madre para todos lados, siguiéndolos día y noche, vigilándolos a todas horas para que no llegaran hacer sus cochinadas. Bueno que le podía hacer, solo prepararme con toda mi tecnología para estar al tanto.

.....

Ya en la noche, a punto de meterme a bañar para irme a dormir, escuché nuevamente susurros de Mamá que estaba hablando, tal parecía que era otra de sus Amigas ya que cuando habla con alguna de ellas no para de reírse y de cuchicar con ellas, pensé que no era nada de importancia hasta que escuché que dijo:

-“¡No sabes Betty lo que me ha pasado! ”. Decía poniéndose bocabajo sobre su enorme cama.

-“.................. ....................”.

-“Si, hace cómo tres días ”.

Betty era otra Amiga de Mamá, había estado con ella en eso del modelaje y siempre habían llevado una amistad muy allegada, Betty era una preciosura, una Barbie hecha mujer, ella si había seguido con su carrera de modelaje y era la que invitaba a mi Madre a sus pasarelas, a los cocteles y reuniones de moda, pero en este momento no había que hablar de Betty, sino en la plática que estaba teniendo mi Madre con ella. Me entró la curiosidad y fui a levantar el teléfono.

-“¡Pero cuéntame, Móni!, no me tengas así, ..¿qué pasa? ”. Decía Betty al igual de intrigada que yo.

-“¡No me lo vas a creer, Betty!, ..Madre mía, qué vergüenza ”.

-“¡Cuéntame pues!, ..no me tengas así, que me vas a matar de nervios ”.

-“¡El vecino!, ..no me lo vas a creer ”.

-“¿El vecino?, ..¿qué tiene? ”.

-“¡Oh por dios!, ..que cosas me ocurren a mí, por dios ”.

-“¿Mónica me vas a contar o no?, ..¡maldita sea, no me tengas así! ”. Le decía Betty al igual que yo muertos de ansias.

-“¡Estaba arreglando las flores en el jardín y!, ...no-me-lo-vas a creer ”. Volvía a decir mi Madre dejándonos en la desesperación.

-“¡Mónica, te voy a colgar si no me dices!, ..tranquila Amiga, ..haber respira. ¿Tu vecino estaba en el jardín y...? ”.

-“Estaba arreglando las flores cuando escuche que se abría la puerta de su casa ”.

-“¿A quién te refieres? ”.

-“¡Al Esposo de Doña Clarita!, ..recuerda que te había dicho que se me quedaba viendo muy feo y que me daba bastante miedo ”.

-“Ya, ya, ya caigo, ..¿que tiene el viejo? ”.

-“Bueno, ..me saludó muy amable y luego se fue a su taller que tiene en su jardín. Claro que después de haberme recorrido con la mirada y el escote que ese día me había puesto ”.

-“Hay Amiga eso es normal que se te queden viendo, ..con ese trasero que te cargas no me extraña nada ”.

-“¡No tontita!, ..se metió en su taller un buen rato. Yo la verdad que seguí en lo mío hasta que empecé a escuchar sonidos muy extraños, sonidos muy raros ”.

-“¿Sonidos?, ..¿cómo qué?, ¿cómo cuáles? ”.

-“Pues de esos sonidos que se escuchan cuando los hombres juegan con su ese ... ”

-“¡NOOO!! ...”

-“¡SIII! ..se estaba masturbando con-mis ... bragas ”.

-“¿QUEEEÉ!!? ”. Betty se puso nerviosa, una mezcla de excitación y pánico.

-“¡Como lo escuchas!, ..fui y me acerque al taller y que lo voy viendo jugando con su cosota ”.

-“¡No lo puedo creer!, ..¿y qué hiciste Amiga?, seguro que le gritaste, que le hablaste a la Policía y le armaste un lio. Con el carácter que te cargas Amiga ”.

-“¿Pues qué iba hacer?, ..me quedé paralizada. Jamás imaginé que el Esposo de la Sra. Clarita se estuviera agarrando su cosota con mis bragas ”.

-“¡Uyy!, ..qué asco Amiga. ¿No se las habrás ido a quitar? ¡Jijijiji!..”

-“¡Claro que tonta, ..qué asco!, .. imagínate a mí volviéndome a poner esas bragas embarradas de no sé qué cosas ”.

-“Tranquila, Amiga, ..al menos ya sabes si se te vuelven a perder pantaletas ¡Jijiji!..”

-“Me muero de vergüenza, ..ese pervertido masturbándose con mis bragas. ¡Qué asco! ”. Decía mientras yo recordaba otra cosa de su repentina acción.

-“¿Y qué piensas hacer? ”.

-“Ay, no lo sé, ..me da pena por Doña Clarita, tan buena gente que es. Ya pensaré en algo cuando vuelva de Canadá ”.

-“¡Ay maldita que envidia!, ..yo tanto que me quiero ir a descansar ”.

-“¿Y por qué no nos acompañas, tontita? ”.

-“No puedo, ton-ti-ta, ..tengo varias pasarelas y en estos momentos no puedo darme el lujo de perderlas ”.

Ya después de ahí era pura plática que no me interesaba, la verdad que Mamá platicaba aquello cómo si fuera algo que la sorprendiera, si yo mismo la había mirado sobándose el chocho con la mano mientras lo veía, además de que la muy cerda había tenido el valor de meterse a ese cochino taller e ir a olfatear sus propias bragas y saborear en su paladar el agrio sabor del semen de Don Paco. Ahora no me venga con que le daba asco eso, si le había visto hacer cosas mucho peores. Pero en fin, así era Mamá y trataba con sus Amigas de aparentar ingenuidad y esas cosas.

.....

Al otro día, después de regresar de mi escuela, todo cansado fui al baño para lavar mi rostro y asearme para comenzar la tarde. Al salir del baño tomé mi toalla y mientras me la ponía sobre mi pequeño cuerpo desnudo, asomándome por la ventana descubrí el sol en todo su esplendor, lo que me indica que iba a ser una tarde muy sofocada. Al prestar más atención mirando por la ventana de mi cuarto, que da al jardín trasero de la casa, descubrí a Mamá tomando el sol en la piscina, sus ojos permanecían cubiertos por un par de lentes de sol mientras sus oídos tenían puestos los audífonos de su Mp3 que descansaban junto a ella sobre una mesita cercana, al lado de un gran vaso de jugo de naranja que la refrescaba en esta tarde tan soleada.

Mamá permanecía acostada boca arriba luciendo ese par de hermosos senos que en un pequeñísimo traje de baño de dos piezas intentaba querer cubrir sin tener tanto éxito; su tersa piel blanca ya lucía levemente dorada por el sol y parecía brillar debido a las múltiples perlitas de sudor que cubrían su piel; su depilada entrepierna estaba ligeramente cubierta tanto por la parte inferior del bañador y por una de sus manos que descansaban distraídamente sobre él. Sus bien torneadas piernas terminaban el conjunto presentando su pierna izquierda flexionada y la derecha estirada, como una top model brasileña para algún calendario.

Yo seguí desde mi ventana observándola, casi no podía creer que en solo un par de días atrás ese cuerpo había estado completamente a merced de aquellos asquerosos desgraciados, haciendo de ese espectacular cuerpo todo lo que se les diera en gana. Ahora no podía creer que estuviera ahí cómo si nada hubiera pasado, luciendo su bien formado cuerpo a merced de cualquier mirón que pu... diera... esperen, esperen, ...¿Pero qué carajos estaba haciendo mi Madre en traje de baño a sabiendas de que pudiera salir Don Paco y verla de esa manera tan sugerente?, la verdad que en ocasiones Mamá me desesperaba, si bien sabía de las intenciones de su pervertido vecino ¿qué carajos hacía bronceándose en el jardín con tremendo bikini?. ¡Era una descarada!, ¡una calienta güevos!, ahora sólo esperaba que no fuera a salir el viejo puñetero ese para zorrearla y tragársela con su mirada lasciva.

Seguí mirando por la ventana (ahora más molesto) y me quedé de piedra cuando la vi darse la vuelta, Mamá se acostó boca abajo dejándome ver su espalda y su carnoso y redondo trasero en todo su esplendor. Ahora sí que estaba preocupado, si aquel viejo puñetero salía en estos momentos seguro que se la jalaría ahí mismo. Mamá mostraba la pantaleta de su bikini bien enterrada entre sus blancos cachetes, que por más que quería estirarla para que saliera de su raja, estas parecía tener un apetito voraz ya que se la volvían a tragar sin problema, por lo que ella terminaba por dejársela así y dejar sus carnosos cachetes al aire. Yo por un momento, sin pensarlo empecé a frotarme y ya no puede quitarle los ojos de encima de ese fabuloso trasero. Lentamente todo mí alrededor dejó de importar y solo miraba ese par de cachetes suculentos que eran lo importante. Viéndola así, mi mente empezó a volar y a pasar aquellas tantas imágenes colocada a cuatro patas mientras la violaban o le metían la lengua por toda la raja hasta hacerle llegar al orgasmo.

Por un momento empecé a soñar y a darle forma a una escena, lo extraño fue que empecé a imaginar a Don Paco saliendo de su casa y brincándose la cerca para encularla, me estaba volviendo ya loco, mi cerebro ya convertía imágenes en mi cabeza sub-reales, de pronto mi pesadilla empezó a ser real y escuché que la puerta del vecino se abría, ¡No lo podía creer, mi fantasía estaba a punto de cumplirse! Don Paco, venía cargando unas cajas cuando de pronto de encontró con el prominente trasero de mi Madre empinadito y apuntando en dirección a su casa. El viejo puñetero casi deja caer las cajas ante tal visión, él también no lo podía creer, su flamante vecina le estaba dando tremendo show; sin perder tiempo dejó las cajas en el suelo y se repegó en la cerca como perro se queda en la vitrina de una carnicería.

La verdad que no podía saber si mi Madre ya lo había notado porque llevaba su grandes anteojos negros, además de que su Mp3 le impedía escuchar cualquier ruido que sucedía a su alrededor, pero de cualquier modo tenía el rostro hacia él, por lo que si ya lo había notado no había hecho nada para tratar de cubrirse. El viejo comenzó a desabrocharse el cinturón, ¡No lo podía creer!, ¿que intentaba hacer el desgraciado pervertido?, no paraba de observarla y de relamerse, fijándose en sus pomposas nalgas y en cómo la tela se le enterraba en la cola. Claramente vi cómo se mordió el labio de deseo y empezó a meterse la mano dentro de sus pantaloncillos. ¡Oh por dios!, el viejo se la estaba jalando a escasos metros de pie junto a mi Madre.

Viejo cochino, se la empezó a machacar embelesado en aquel trasero tan grande. No sabía si Mamá podía oír los tirones y su acelerada respiración, pero permanecía inmóvil disfrutando del radiante sol sin imaginar lo que sucedía detrás de ella. El viejo pervertido no paraba de darse duro, parecía que se la iba arrancar, ya sudaba como un cerdo, jamás había visto una cara tan pervertida, su rostro estaba transformado en gozo, esto estaba de locos, mi vida era una locura, Mamá estaba rodeada de puros pervertidos, ( incluyéndome ). Enseguida noté cómo levantaba la mirada y la ponía en blanco, el desgraciado se estaba viniendo, se estaba chorreando viéndole el culo a mi Madre.

La lluvia de leche empezó a salir estrellándose en la cerca, dejando sobre la madera su cochina marca, numerosas gotitas que se repartieron por la superficie, formando finas hileras que se resbalaban hacia el pasto. Terminó su afanosa paja y terminó de embarrar lo que quedaba sobre su mano en la cerca, para después lanzarle un beso a mi Madre de agradecimiento y dirigirse a su cochino taller, caminando y deteniendo sus viejos pantalones para que estos no terminaran en sus pantorrillas. Pero lo que me dejó más sorprendido fue que en cuanto le oyó alejarse, mi Madre aguardó unos segundos y luego elevó el tórax para mirar hacía el taller. ¡Mi Madre estaba despierta!, la muy cerda había hecho todo eso para incitarlo, ¿pero qué rayos hacía?, ¿porque se comportaba de esa manera?, estaba jugando un peligroso juego con su pervertido vecino.

Se levantó deprisa, se colocó un pareo y salió rumbo al taller escondiéndose entre los arboles del jardín hasta que pudo ocultarse entre la cerca y la ventana del cochino cuartito. Sin perder tiempo encendí mi portátil y corrí el programa para encender la cámara camuflajeada que tenía ahí dentro. Mientras arrancaba no perdía detalle de lo que hacía mi juguetona Madre, se había convertido en una voyeur, le estaba gustando observar, cómo a mí. Arrancó el programa y pude ver al viejo, se había quitado la camisa y se estaba bajando los pantalones. El cerdo llevaba unos calzoncillos asquerosos, parecía que llevaba semanas con ellos, estaban todos percudidos y se le podían apreciar pequeñas manchas estaba de espaldas, desnudo, parecía un gran oso. Tenía la espalda ancha y corpulenta, muy peluda y un culo gordo y cuadrado, cubierto de un denso vello, con una rajada profunda igualmente inundada de pelos que me dio tanto asco, pero que a Mamá le producía un gran morbo.

La muy pervertida empezó a tocarse, podía ver sus güevos gordos entre sus robustas piernas, unos aguacates gordos y flácidos. Mamá tragó saliva ante la escena que se desarrollaba frente sus ojos. Al colocarse de perfil para descolgar la ropa, vio la curvatura de su barriga, igual de peluda por todos lados, sus bofos pectorales y su verga, una tremenda salchicha muy gruesa, del tamaño al del antebrazo de un niño, cómo un tremendo hongo colorado. Era mayor, pero era un buen macho con aquel aspecto peludo. Descolgó unos calzoncillos y se agachó para ponérselos, el culo se le abrió, mostrando a mi cámara y hacia donde mi Madre estaba toda esa densidad de vello, que ocultaba incluso su orificio anal, con los aguacates apretujados entre sus piernas. A Mamá se le subió la calentura, aguardaba ahí cómo una ninfómana, cómo una pervertida, poco a poco se iba perdiendo aquella mujer perfecta que todo el mundo conocíamos, poco a poco se estaba perdiendo.

Estuvo ahí, observando hasta que el viejo se colocó su traje de jardinero y los zapatos, luego salió de su taller, cuando él salía abrochándose la camisa de cuadros, Mamá salió corriendo hasta alcanzar su vaso, cómo si hubiera estado ahí todo ese tiempo y acabara de levantarse.

-“¡Buenas tardes, Sra. Tapia! ”. La saludó, sorprendido de lo atrevida que resultaba.

Mamá dio media vuelta, lamentándose de que no iba en calzones e iba vestido con su traje de jardinero. El viejo reparó en sus pechos y en la parte visible de sus tetas, cubiertas por el sostén del bikini, su sensual lunar sobre su teta parecía querer salir disparado de su piel de lo ajustado que le quedaba, así como en la forma de los pezones tras la fina tela.

-“B-buenas tardes Don Paco, ..¿ya se va a trabajar? ”. Le dijo interesada.

Al inclinarse a tomar su jugo, el viejo se deleitó en cómo se le movían y en cómo tendían a salírsele las tetas. La muy cusca estaba incitando nuevamente al viejo, quería calentarlo, quería que la deseara más, que se masturbara a favor de ella; mi Madre estaba perdiendo los cabales, se estaba comportando cómo una completa sacada.

-“Así es preciosa, ..ahora que Clara no está, yo tengo que estar todo el día en el negocio ”. Jamás le había escuchado decir que la llamara preciosa, cosa que mi Madre ni lo notó.

-“Que bueno, ..yo me estaba asoleando un poco. Necesitaba agarrar color ”.

Al alzar los brazos para tomar su baso, el pareo se subió unos centímetros por sus muslos y entonces él pudo apreciar la parte baja de sus prominentes cachetes. La cochina traía la braga más retacada en la cola, como si ella se la hubiera metido hasta el fondo y ahora la usara tipo tanga. Así que volteando hacía él, despistadamente dejó caer su pareo y al levantarlo volvió a deleitar a nuestro pervertido vecino con sus tetas, incluso parte de un pezón asomó por el lateral del sostén. Mamá estaba irreconocible.

-“Caray, si ya veo, ..qué bonito color tiene, Sr. Tapia ”. Sus ojos se dirigieron hacía sus tetas.

-“M-muchas gracias, Don Paco ..pero ya tuve suficiente, ahora a darse un baño y a preparar la comida ”.

-“Muy bien Sr. Tapia, ..quién cómo usted que puede disfrutar de todo ”. Dijo acomodándose el tremendo bulto que ya se dibujaba dentro de su traje.

-“No diga eso, ..usted también podría disfrutar ”.

-“Ya lo he disfrutado Sr. Tapia, ..y no sabe cómo ”.

-“¿Perdón? ...”

-“Que ya me voy, Sr. Tapia ..se me hace tarde ”.

-“Que le vaya bien, ..Don Paco ”.

-“Gracias bonita, ..es una lástima no seguir viéndote, Mamacita ”. Dijo esto último entre dientes.

-“¿Que dijo? ...”

-“Luego nos vemos ”.

Y se volteó dirigiéndose hacia la puerta frontal de su casa, ofreciéndole su ancha espalda y el contoneo de su gordo culo, seguramente calentándole la verga que ella acababa de verle. Inmediatamente Mamá, cómo había hecho la vez anterior, fue y se dirigió a ese cochino cuarto, yo estaba incrédulo por lo que veía, no entendía porque se comportaba de esa manera. Mamá irrumpió nuevamente en el taller y vio las prendas y los zapatos repartidos por el suelo. Descubrió el calzoncillo del viejo que había tirado en el suelo. Lo recogió y con los ojos cerrados se lo llevó a la nariz para olerlo. ¡Yo-no-lo-podía-creer!, era ilógico lo que estaba viviendo. Sintió un fuerte escalofrío en la vagina y tuvo que tocarse. Los cochinos calzones estaban húmedos y seguro que apestaban a orín y a no sé qué tantas cosas, Mamá sentía que estaba haciendo algo malo, que estaba perdiendo la cabeza, pero sus indecentes pensamientos resultaban más poderosos.

La muy cerda los metió en su pareo y sigilosamente salió del pestilente cuarto. Así pues, Mamá después de su pervertido jueguito fue hasta la casa paseando también su escultural cuerpo y el vaivén de sus prominentes senos, atravesando el jardín a pesar del calor de la tarde, pensando en lo que estaba haciendo, en los sentimientos que la convertían en una auténtica guarra. Era cómo una enfermedad que la abrasaba, de ser la mujer perfecta, había pasado a ser una adicta al sexo y a las guarradas de observar a su vecino cambiándose y pajeadose en un cochino cuarto. Quizás sería una buena idea pedir ayuda a un especialista, antes de que se arruinara más su vida, pero cómo hacerlo, cómo tratar de ayudarla si permanecía yo en anonimato.

Mamá entró a la casa con la cara ardiendo, se encontraba bastante excitada. Se estaba convirtiendo sin pensarlo en ese viejo, se había robado sus cochinos calzones y los llevaba hacía su cuarto, los cargaba bajo su pareo cómo una ladrona ¡Una ladrona de asquerosos calzones! Entró a su habitación y quedó pasmada frente a la foto de su difunto Esposo, ¿en que se estaba convirtiendo pensó?, pero la imagen de su vecino desnudo no se le borraba de la cabeza. Su grandioso pene, su cuerpo gordo y peludo, sus enormes testículos y su culo grande y cuadrado. Ella, tan linda, tan limpia, que siempre la habían seguido los hombres guapos y atléticos, que era la envidia de sus Amigas, se había obsesionado sexualmente con el cuerpo de otro hombre maduro, que para colmo era su vecino. Estaba hastiada de tanto pensar. Se había masturbado varias veces pensando en él para saciar su recién llegada ninfomanía, algo que jamás había hecho. Temía cometer una locura.

Entró y fue directa hacia el baño. Encendió la luz interior y empujó un poco la puerta para que no entrara claridad en el baño y no dejara salir ningún ruido. Para la mala suerte de Mamá y para la fortuna de Pedrito, su baño era completamente de cristal por lo que no perdía detalle de todos sus movimientos. Abrió la taza y escuché el chorrito de sus orines sobre la inodoro. Le verdad que no me causaba para nada morbo verla orinar, por lo que decidí dejarla sola y dedicarme a mis cosas. Pero antes de apagar mi portátil me percaté de algo que llamó mi atención y me dejó con el dedo a centímetros del botón de stand be.

Estaba sentada en la taza con los muslos cerrados, con la mano izquierda se sujetaba la braga del bikini para un lado y con la derecha se masturbaba, se presionaba toda la chocha con los calzones de su vecino, muy despacito, haciendo círculos. Permanecía reclinada sobre la cisterna con las piernas ahora separadas y los ojos cerrados, cómo imaginando. Su vecino le parecía un cerdo repugnante y ella se masturbaba otra vez. ¿Porque fantaseaba con él?, ¿por qué la calentaba tanto?. Cerró las piernas para dejar su mano con los calzoncillos empuñados atrapados en su chocho y frunció el ceño con los ojos cerrados. Suspiró. Cuando retiró la mano con los cochinos calzones de su chocho, cayó un chorro de un líquido transparente. Se había corrido bien, ese viejo la hacía estremecerse de placer, despertaba en ella a la cerda que llevaba por dentro. Volvió a acomodarse el bikini y se fue a su cama, estaba satisfecha, sujetó una almohada contra su pecho y se quedó dormida, reposando el sofocante orgasmo que se había producido.

....

Horas más tarde, después de comer le pedí permiso a Mamá para ir hacer una tarea que tenía pendiente, la verdad que estaba muy atrasado, mi mente estaba más concentrada en chochos y vergas que en la mecatrónica y física cuántica que tanto me gustaba; salí de casa cómo a las 4 de la tarde, para encontrarme con mi profesor, teníamos que hacer unas prácticas en laboratorio que llevaba atrasadas, la verdad que me llevó toda tarde, cuando me di cuenta ya pasaban de las 7 de la tarde. Oscureciendo regresé a casa, iba entrando al fraccionamiento cuando me percaté de algo extraño, la caseta del Cubano estaba cerrada y la camioneta de la Sra. Mati estaba cerca, ¿qué raro?, pero recordé de inmediato lo que hace unos meses había visto. Rápidamente le di la vuelta y me asomé por mi respectivo sitio de vigilancia, una pequeña ventana en la parte alta de ese cochino cuarto, coloqué unos botes de basura y me subí sobre ellos para alcanzarla.

Cuando me asomé, lo primero que voy viendo fue al Cubano asqueroso con los pantalones bajados y la Señora Mati arrodillada haciéndole una mamada, ¡Maldito Portero asqueroso!, no sólo se había enculado las veces que quiso a mi Madre si no que ahora también se jodía a nuestra vecina del frente. La Sra. Mati como recordaran era una mujer madura, pasados los 43 años, Esposa del Sr. Santillana. Por lo poco que sabía de ella era que se había casado joven con su Esposo, ella joven y él ya un tanto mayor, eran propietarios de muchos locales comerciales. Era una Mujer muy guapa, de cabello oscuro, teñido, ojos marrones, pequeños y piel blanca pero bronceada. Con clase y estilo. Se le adivinan unas buenas curvas debajo de sus vestidos oscuros y cerrados. Iba a misa cada semana, participando de rosarios y actos religiosos, siempre muy cerradita y apocada. Generosa con la Iglesia y los desfavorecidos. En la Colonia tenía fama de muy religiosa, aunque a mí me saludaba fría pero cortésmente, manteniendo las distancias.

Un par de veces le había echado el ojo, tenía un trasero precioso, apretadito y respingón. Pero lo que más llamaba la atención de su escondida anatomía eran esas tetas que se adivinaban firmes, prominentes y duras. Con unos pezones enormes, con grandes aureolas, una preciosa mujer madurita que estaba regalando sus encantos a ese cochino Portero.

La muy desgraciada le ponía los cuernotes a su Marido, un tipo buena gente y platicador, muy respetuoso con mi Madre al igual que lo había sido con mi Padre; era un hombre muy ocupado entre sus tantos negocios, en cambio ahora su recatada Esposa estaba ocupada, metiendo y sacando ese tremendo miembro de enorme tamaño en su puritana boca. Me quedé sorprendido de cómo cabía en su pequeña boca aquel enorme ariete, la boquita de la Sra. Mati tenía que abrirse al máximo, ella con rasgos dulces, aniñados, ahora se deformaban para lograr capturar tremendo garrote. Se veía una enorme cabeza roja y brillante por la saliva de la Señora, el vil Portero solo cerraba los ojos y su rostro era de puro placer mientras aquella Señora devota, devoraba ansiosamente su miembro con glotonería. El maldito puerco sólo exclamaba:

-“.. ¡Ohh!, ¡Si Puta, cómetela toda!, ..trágatela toda para que te llenes .. ¡Oh! ¡Mámamela así Putona! ¡Ohh! ”. Yo escuché eso y me pareció más que degradante.

Como les dije la Señora tenía fama de religiosa y respetable, y este maldito la humillaba sintiéndose todo poderoso, yo no sé cómo pude estar ahí observando todo eso pero algo no me dejaba irme, estaba boquiabierto sorprendido, habrían pasado cómo unos 10 minutos en los que yo estaba ahí viendo cómo esa Señora se humillaba y gozaba como una cerda frente a ese maldito Portero; dejándose que le dijera todo ese tipo de obscenidades, mientras la sujetaba de la melena para dirigir los lametones y chupadas.

Don Mario la acarició suavemente bajo la barbilla con la palma de la mano, como si fuera una niña buena. Ella se mantuvo hincada, nerviosa, con una inquieta sonrisa en los labios.

-“... ¡Ooh! Cabrona como te gusta .. apesal de tené una boquita tan chiquita mamas tan bien, ¡Ooh! ..me solprende que una Mujé tan guapa cómo tú esté ahora aquí en la caseta de este viejo chupándome el garrote ¡Je, je, je!..” Decía mientras le acariciaba el rostro como a una niña.

-“.. ¡Mmhh! ¡Megh..enghanga mí..amogh, ..¡Ah!, adoro tu cosota, Papi, ..y para nada usted está viejo, es todo un hombre ”. Le halagaba sin parar de chupar.

-“¿Cuántos años tienes, preciosa? ”.

-“.. ¡Mhm! .. ¡Guaghenta!, ..¡Ah! Cuarenta y cinco ”. Dijo al librarse del tremendo garrote.

-“¿Y tu Marido es tan pendejo en la cama que tienes que venir hasta acá para llenarte? ”.

-“.. ¡Mhm! .. Logh, ..¡Aah! ..lo que pasa es que Fabián es muy tradicional, no le gustan este tipo de cosas ”. Le a sinceraba sin pensar en la humillación de su Esposo.

-“Es tan malo en la cama, ¿no? ..y tú tan Marrana ¡Je je je!..” Insistió el viejo.

-“.. ¡Mmhh! ¡gloh! ¡Ah!, ..bueno, me gustaría que fuera más vivo, no sé ..cómo usted, Don Mario ”. Le reconoció ella abochornada, rehuyendo de su mirada.

-“.. ¡Ooh! A lo mejó es un poco maricón, ¿no? ”. Le decía todavía el desgraciado teniendo a su mujer arrodillada frente a él mamándole la verga.

-“¡Ji!.. no creo, no lo sé, ..pero no creo. Lo que pasa es que es un hombre muy agobiado, ..le dan vergüenza muchas cosas, imagino ”.

-“Y te aburres con él ”. Continuó el Cubano.

-“Sí, la mayoría de las veces sí .. ¡Mmh! ¡shurp! ”. Mientras volvía a meterse la verga para chupar.

-“¿Le habías puesto los cuernos antes? ”.

-“.. ¡Aah! Sólo con usted, ¡Ji!..” Sonrió, aún algo incómoda al verse forzada a compartir aquellas intimidades con el aprovechado Portero.

-“¿Crees que él te pone los cuernos? ”.

-“.. ¡Nogh!, ..¡Aah! .. no lo creo. ¡Mmhh! ”. Y seguía chupando.

-“Polque es maricón, ¡Je je!.. Se le nota desde lejos ¡Je, je, je!..”

-“Cómo es, Don Mario, ..Fabián lo que pasa que es muy conservador, muy tímido, nada más. Me quiere ”. Sonrió, ya exhibiendo una sonrisa tonta.

-“¿Te gustaría que te jodiera frente a él? ”. Acentuó el Cubano, cuyos ojos ya expresaban su extrema excitación.

-“¡Uyy!, que cosas dice Don Mario, ..cómo cree ”.

-“¿Por qué no se lo pides a tu Marido? ”.

-“¡Noo!, cómo cree, ..si le pidiera algo así, me mandaría a la mierda. Prefiero que todo siga siendo un secreto ”.

-“¿Él sabe lo mucho que te gusta la leche de macho? ¡Je je je!..”

-“No, cómo cree, ..como le dije, él es muy tradicional. Fabián y yo hacemos el amor, nada más ”.

-“¿Hacen el amó?, ..esas pendejadas son para las películas y telenovela. ¡A una Puta cómo tú se le monta!, se le jode y se le encula para que se sienta plena ”.

-“Que cosas dices mi amor, ..mejor déjame mamártela cómo tanto te gusta ”.

-“¿Te encanta mi leche, veldad Puta? ”.

Mati levantó la mirada hacia él y le sonrió, ruborizada ante la pregunta comprometida. Don Mario volvió a acariciarla bajo la barbilla.

-“Puedo hacelte un hijo, ..tu Marido no sabrá que será mío. Compalto tu secreto, ¿no? Nadie se va a enterá y así llevas en tu pancita mi semillita. Tienes conmigo una buena opoltunidad de llevá algo de mí. ¿qué dices? ”.

-“Ay, Don Mario, no seas malo, ..no me pervierta más de lo que estoy ”.

-“Mi leche es má buena que la de tu Marido maricón ”.

-“Sin duda si, ..pero no le diga así a mi Marido. Él es muy atento con nosotros ”.

-“¡Es un maricón de mierda!, ..no sabe cómo llená a su mujé ”.

El viejo se curvó y tomó un plato desechable donde acostumbraba tomar sus alimentos. Se lo entregó y ella lo sostuvo con ambas manos a la altura de sus pechos.

-“Quiero que los veas y los pruebes, ..estoy bastante caliente. ¿Lo vas a hacé? ”. Preguntó poniendo su tremendo glande en el plato, con la intención de vaciarse ahí mismo.

-“Ay, Don Mario, ..me va a pervertir ”.

-“Cállate y sostén el plato ”.

El viejo empuñó su verga gruesa y larga, ya bastante tiesa, con un tronco moreno de piel rugosa, con un capullo ancho y morado, con unos güevos duros, muy redondos y arrugados de un tono más oscuro, con mucho vello, con unos pelillos negros y largos. La Sra. Mati la tenía muy cerca de su rostro y la miró con excitación, aún estaba bañada en sus babas. Sostenía el platito entre las manos, viendo al viejo cómo la empuñaba con fuerza sacudiéndosela despacio.

-“.. ¡Ooh! Me la has puesto dura con la conversacióng ”.

-“No me extraña ¡Ji, ji!.. Usted siempre la tiene dura ”. Sonrió ella.

La Sra. Mati alternaba la mirada entre los ojos del Portero y la lenta masturbación. Poco a poco la estaba convirtiendo en una cerda, se me hacía tan extraño ver a una Señora tan casta y tan puritana cómo ella sosteniéndole un plato a ese viejo cerdo mientras se la jalaba para venirse. En los ojos de ella mostraba una tremenda excitación como sumisión, la tenía bastante caliente y mojada al ver cómo se la meneaba, como se la pelaba frente a ella. El Cubano la miraba a los ojos, frotándosela fuerte, encañonándola, con la punta a escasos centímetros de su cara. Se pegó el pene a la barriga y le dijo:

-“Dale un beso a mis güevos ”. Le pidió él.

-“Cla-claro, Papi ”.

El viejo levantó más la verga pegándosela al vientre y ella ladeó la cabeza para estamparle varios besitos tiernos en los güevos. Los tenía muy aguados y bañados en asqueroso sudor, el desgraciado no era muy higiénico. Ella probó su rugosidad, los pelos largos le cosquilleaban los orificios de la nariz. Apartó la cabeza y levantó la mirada hacia él, sumisa, entregada a las órdenes de su Macho.

-“¿Le besas los güevos a tu Marido? ”.

-“¡No!, ..a él no le gusta nada de esto ”.

-“¡Maricón de mierda!, ..si supiera lo rico que los besas. ¿Me das otros besos? ”.

-“L-los que quiera, ..me encanta su olor ”. Dijo muy contenta la muy cerda.

Con el platito en mano, Mati apoyó los codos sobre sus rodillas y acercó nuevamente los labios a ese par de aguacates negros y maduros, estampándole los besitos más delicados del mundo, como tantas veces le vi despedirse de sus hijitos antes de ir a la escuela. Mientras él, manteniendo la verga hacía arriba se la acariciaba. Era de lo más asqueroso y repugnante que jamás les haya visto, pero en el fondo sabía que me gustaba, ese maldito viejo las trataba peor que Putas y a mi ver todo eso aunque no quisiera reconocerlo me excitaba, más me pervertía.

La muy fiel y casta de nuestra vecinita tenía los labios hundidos en los güevos del Portero, ¿qué diría el pobre Sr. Santillana?, él mientras se encontraba trabajando su pura y casta Esposa probaba esa piel estriada con sabor áspero de los güevos del Portero. Se la estaba machacando y ella continuaba besuqueándole los cojones mediante a suaves besos. El Cubano estaba en la gloria, no sólo se jodía a las hembras más buenas de la Colonia si no que las humillaba y las rebajaba obligándolas hacer cosas tan repugnantes, sometiéndolas e insultándolas para su propio ego.

-“.. ¡Ooh!, ohh, que rico me chupa los güevos Sra. Santillana .. Si la viera su Marido el maricóng ¡Je, je!.. aquí chupándome las bolas ”.

Pero ella a pesar de los insultos no paraba de besárselos de acariciárselos con dulzura. El tronco de la verga le rozaba la nariz, La Sra. Santillana trataba de besárselos por todas partes, suavemente, marcándolos con minúsculas porciones de su lápiz labial, aspirando profundamente para olerlos; la muy cerda se calentaba mucho más, el Cabrón del Portero le resultaba morboso y la volvía loca. Don Mario se la agitaba sosegadamente, concentrado en los besitos que recibían en sus güevos. Mati apartó un poco la cara y sacó la lengua, arañándolos tímidamente con la punta, moviéndola de lado a lado por las estrías, impregnándolos de un fino rastro de saliva, humedeciéndole alguno de los pelillos ondulados.

-“.. ¡Ohhh, qué bien!, ..es una delicia. Eré una proficional ¡Ooh! .. como me encanta que me chupes los güevos  ”.

El viejo comenzó a darse más fuerte y en ese momento la Sra. Mati se irguió apartando la cabeza y elevando un poco el plato, escupiendo algunos pelillos de los cojones al plato. Se miraban y se sonreían, Don Mario fruncía el entrecejo y lo desfruncía, acelerando cada vez más rápido. La Señora colocó el platito bajo el capullo, y tras una serie de fuertes tirones, inesperadamente la verga despidió un salpicón que le alcanzó el ojo izquierdo, con dos pequeñas gotas cayéndole sobre el pómulo. Mati agitó la cara cómo para eludirlos.

-“¡Ooh, oh, oh! ..peldona cariño, no le he podido evitá ¡Je je je!..”

-“.. Oh, no se preocupe, .. descuide no fue su culpa ”.

El asqueroso viejo se apretó el capullo y derramó gruesas y viscosas porciones en el platito, un semen muy espeso y blanquecino que fue llenando el fondo del platito dejando una pequeña laguna. La Señora Mati, con un ojo salpicado y las gotas en el pómulo, mantuvo el plato bajo la verga. Cuando vio que ya no brotaba, bajó el plato con una mano y se limpió el ojo para poder verlo.

-“¡Je, je!.. Casi te saco el ojo cabrona, ..lo siento ”. Se disculpó soltándose la verga, pero dejándola por fuera del pantalón.

-“N-no pasa nada, mi amor, ..ya sabes que me encanta que me los eche en la cara ”. Dejó el plato salpicado encima de la mesa y se pasó el dorso de la mano por el pómulo, limpiándose las gotas de leche que ya empezaba a escurrir sobre su otro ojo.

Después sostuvo el plato con las dos manos.

-“¿Ahora me lo tengo que beber? ”. Preguntó la muy sacada.

-“¡Je je!.. No deje ni una gota ¡Je, je, je!..”

-“Que cosas me haces hacer, mi amor ”.

Acercó la boca con los labios fruncidos y sorbió un poco, degustándolo y tragándoselo.

-“¡Je je!.. Así, Mamaita ..ya ve que rico está. Tomate la lechita de tu Papito, Mario ¡Je, je!..”

-“¡Mhm! .. Rico no está, es más la situación, ..¿en qué me está convirtiendo, Don Mario? ”.

Apoyó el plato en el labio inferior y lo inclinó ligeramente para que se le vertiera toda esa horrible leche espesa dentro de la boca. Era repugnante, me daban arcadas pero permanecía en silencio observando. La Señora Mati se lo bebió todo, chasqueando la lengua, y después lamió el plato con dos pasadas, dejándolo limpio.

-“En mi puelquita lechera ¡Je, je, je!..” Dijo con su singular estilo para hablar.

-“La puerquita de mi Papito Mario ¡Ji, ji!..” Sonrió soltando el plato, aun paladeando para tragarse los últimos restos.

El viejo se dejó caer en su silla de siempre, donde siempre se la pasaba dormido leyendo sus cochinas revistas pornográficas. Se sentó a con la verga por fuera, algo más flácida ya cuando el éxtasis había pasado. Mati se le quedó observando.

-“¿Quiere un clínex? ”.

-“Tráelo ¡uff!..” Resopló el viejo.

La Señora fue hacia el mueble donde estaba su bolso, exhibiendo su culo realzado por unos pantalones de vestir muy ajustados. Sacó un clínex del paquete y regresó a donde estaba él, volviéndose a hincar entre sus piernas, erguida y ligeramente ladeada hacia él.

-“Anda límpiame, ..agradéceme que te he dado vitaminas ¡Je, je!..”

-“Ay como será .. a este paso que voy, no sé qué terminaré haciendo ¡Ji, ji!.. Anda, mi amor, deja que te limpie ”.

La Sra. Mati, la pura y casta Sra. Santillana fue y levantó esa horrible verga con las yemas de su manita izquierda, digo manita porque así se miraba ante tremendo pedazo de carne del Cubano, una fina manita delicada con las uñas pintadas en rojo, le pasó el clínex con la derecha por encima del capullo, secándole el glande, cuidándole cómo si fuera un gran tesoro o una cosa delicada. Una vez limpia la depositó de nuevo sobre el abultado vientre y le subió la delantera del pantalón para taparle. Luego utilizó el clínex para limpiar de esperma su mano y algunas gotas que sin darse cuenta le habían caído en la ropa.

-“Mi Marido va salir en estos días y.. ” No se atrevió a decirle.

-“¿Y vas a queré que te de caña todos esos días? ”.

-“¡Ji, ji!.. ¿Usted qué cree? ”.

-“¡Pues que te encanta mi chingado garrote!, .. ¿Te gustó bebelte mi lechita? ”. Le dijo pasándole suavemente la mano por el cabello.

-“Sí, claro que me ha gustado ..es un sabor muy fuerte, no sé cómo describirlo ”.

La Señora solo permanecía quieta, feliz, hincada entre las piernas del viejo, todo eso que estaba yo viendo en ese momento me pareció asqueroso y obsceno, yo estaba mirando cuando de repente, el tipo miró hacia la pequeña ventana y yo rápidamente cómo un impulso reaccioné para quitarme de ahí no sé si el me reconocería, pero me asusté mucho y me fui a la casa con miedo. Me parecía demasiado asqueroso lo que acababa de presenciar en esos instantes y durante el camino solo recodaba aquella imagen de la Señora Santillana totalmente sometida mamando ese enorme instrumento, además estaba algo temeroso por si el viejo asqueroso quizás me habría visto espiándolo, quizás me habría reconocido; llegué a casa con un estado de nerviosismo, me fui a duchar y otra vez en la soledad imagine esa escena y otra vez volvió el miedo en mí, para mi suerte ahora no había sido mi Madre la que estaba en esa situación, y eso me dejaba más tranquilo.

Tranquilidad que terminó de perderse al siguiente día, ya que lo que les contaré sucedió la siguiente noche...

.....

Estábamos Mamá y yo viendo televisión en la sala cuando sonó el timbre de la puerta. Mamá llevaba la cabellera rubia echada en una brillante coleta y vestía unas ajustadas mallas de cinturilla baja color gris, se había cambiado para estar más cómoda y estábamos por terminar de ver uno de sus programas favoritos de televisión. Por encima llevaba una camiseta cortita de tirantes en color azul, con escote en U, sin sostén, por lo que sus pechos sufrían ligeros vaivenes al caminar y al ir moviéndose para abrir la puerta, con los pezones ligeramente dibujados bajo la tela. Cada vez que se agachaba o se movía, parte de la raja de su trasero le sobresalía por la cinta superior de las mallas, además que por estar sentada las mallas prácticamente las traía enterradas en la cola; la realidad que se miraba bastante sexy con este atuendo, capaz de haber calentado a cualquiera que la mirara, afortunadamente yo ya estaba más que acostumbrado a verla en esas formas, si no, sufría por andar siempre empalmado por la casa.. Pero bueno, para no hacérselas tan larga digamos que era su pijama que usaría hoy para dormir.

Al abrir la puerta ella se quedó estupefacta y yo también, pero de inmediato traté de mostrar ingenuidad para no ser descubierto. Era ni más ni menos que el Clavo, el maldito líder de los delincuentes de la zona Sur, el desgraciado que había intercambiado anillo por “anillo” con mi Madre apenas un par de días antes. Estaba ataviado con un traje caqui, camisa blanca y corbata azul celeste, además que lo resguardaba un par de sujetos y el desgraciado Portero que venía atrás bastante nervioso.

-“Buenas noches, Sra. Tapia ”. Le saludó muy tranquilo el sínico.

-“¿Q-qué hacen ustedes aquí?, creí haberles dejado bastante claro que no quería volver a saber nada de ustedes ni mucho menos verlos cerca de mi casa ”. Respondió débilmente ante la inesperada visita, con el temor dibujándose en su mirada.

-“Bueno, es que creo que necesitamos hablar de algo .. Señora ”. Contestó de inmediato el desgraciado, aunque con una actitud aparentemente más civilizada y cortes que contrastaba notoriamente a la que había tenido con ella en días anteriores.

-“¡Pero de ninguna manera!, ..no creo que tengamos absolutamente nada de qué hablar. Ya habíamos quedado bien claro el otro día, que usted y yo ya no teníamos nada más que tratar, ni mucho menos de venir a mi casa. Creo que fuimos bastante claros, ¿o no?.. ” Le rechazó mi agraviada progenitora bloqueando la entrada a nuestro hogar.

-“Bueno si, quizás tenga usted razón, aunque en realidad no sé qué le hace pensar que por fuerza vengo a verla a usted.. No sé, quizás podría en realidad estar perdido en su bonito y privado fraccionamiento, buscando quizás algún tipo de información o buscando a su pequeño hijito para platicar un poco con él sobre su hermosa Madre, ¿no cree?...” Dijo mostrando una cínica sonrisa, que denotaba en el rostro sus perversas intenciones.

-“¿Q-que? ”. No logró suprimir un imprevisto tartamudeo mi Mamy al escuchar aquellas atemorizantes palabras.

-“Aunque bueno, que si usted nos dejara pasar para que platiquemos, ..veo lo que tengo que ver con usted en vez de molestar a su pequeño hijo en su colegio, o cuando regrese de sus prácticas por la tarde. Muy inteligente niño por cierto ”. Sostuvo su posición el nefasto delincuente sin cambiar su gesto afable.

Ante lo cual mi Madre se vio sorprendida por el perfecto conocimiento que tenía el Clavo de mí, de mis movimientos y labores escolares que hacía yo por la tarde, dándonos a entender tanto a ella como a mí de que me habían estado siguiendo ya sea él o uno de sus desgraciados secuaces. A la pobre no le quedó de otra que optar por hacerse a un lado y ofrecerle la entrada de nuestra casa. Que en cuanto el mafioso se sumergió en la calidez de nuestro hogar, dio por sobre entendido cuales eran las verdaderas intenciones de sus incomodas presencias en nuestra casa, su mirada fue hacía todo lo de valor de nuestra casa, los cuadros de arte que mi Padre coleccionaba de distintas partes del mundo, el estante con la finas vajillas de plata y los valiosos jarros del oriente que mi Madre mandaba limpiar con un prestigioso artesano, de la misma forma en que su mirada se centró en el enorme cuadro de nuestra familia en donde mi Padre se encontraba sentado al centro y ella como gran mujer le representaba al costado de pie, al mismo que yo me encontraba descansando en su rodilla como único y heredero de la dinastía Tapia; pronto él mismo se encontraría en posición de abrirse paso entre aquellas finas pertenencias de nuestra familia si se lo proponía.

Por lo que sonriendo ante la posibilidad de lo que se avecinaba, el desgraciado la observó cuando ella después de cerrarle la puerta llevó hacia adelante los brazos para cruzarlos sobre sus expuestos pechos que aunque Mamá tratara de ocultarlos, aquella pequeña y delgada camiseta de tirantes oscura no hacía nada por ayudarle, si no que al contrario, al estarlos ella apretujando para protegerse, estos parecieron salir volando sobre su escote, mostrándoles con descaro su sensual lunar y su exquisito canal ente ellas. Y aunque la actitud de Mamá fue a la defensiva, lejos de amedrentarlo, por el contrario, lo único que consiguió con su gesto nervioso, no sería otro sino de empeorar su condición de víctima ante esa bola de desgraciados que la tragaban con sus miradas lascivas y agravar aún más las perversas intenciones que ya traían.

El desgraciado maleante del Clavo al percatarse de los alterados grados de nerviosismo y temor en que había conseguido situar a la desamparada ama de casa, lejos de amedrentarle, de pronto se formó todo un nuevo mundo de oportunidades dentro de su maquiavélica cabeza, el cual incluso le había resultado más deleitante la idea de conseguirme a mí como victoria sobre mi desprotegida Madre, si está en vez de aceptar de manera irrefutable el ventajoso y ruin negocio al que sin duda pronto se vería obligada a soportar a manos de estos, tal y como sucediera la vez anterior, aprovechándose del equivocado momento en el que ella se encontraba en su disque relación con el Portero, para obligarla a pagar algo que quizás ella no cometiera, forzándola a obtener su tan preciado símbolo de matrimonio a cambio de someterla a placer y terminara por hacerla experimentar la total entrega de su cuerpo ante él y su asqueroso mentor.

-“¿Y bien?...” Le increpo ella, gastando en el vano intento de infundirle respeto, algo de lo poco de valentía que aun abrigaba dentro si ante su presencia.

-“¿No nos ofrece un trago?, ..pensé que eran más cordiales en este lado de la ciudad ”. Dijo con el mismo cinismo que le caracterizaba.

Pero enseguida Mamá extendió.

-“Díganme lo que sea que quieran que hayan querido venir a decirme, ..mi hijo está aquí y tengo una visita que no ha de tardar en llegar. Y yo no quiero que ustedes todavía estén en mi casa cuando estos lleguen ”. Dijo para protegerse, ya que por lo que yo sabía no esperábamos ninguna visita.

En eso y con el orgullo un tanto pisoteado, junté un poco de valentía para acercarme, al fin tendría de frente a ese desgraciado, pero antes de decir algo o de pararme frente a ellos, Mamá me colocó el brazo e impidió mi avance, tenía tantas ganas de patearlo, de escupirle en la cara lo asqueroso y ruin que era.

-“¡Ah, hola pequeñín!, yo soy Amigo de tu...”

-“¡De tu Padre!, ..e-era un viejo Amigo de tu Padre. ¿Ahora porque no vas a tu cuarto un rato mi amor?, ..d-déjame hablando sola con los Señores ”. Me dijo.

-“¡P-pero Mamá!, ..¿qué quieren estos Señores, porque están aquí? Tu programa ya va a empezar ”. Le dije de manera inocente, cómo si no me importara lo que sucediera, ya saben haciéndome el ingenuo de todo.

-“V-ve a tu cuarto mi amor, ..después lo vemos. Déjame sola con los Señores ”.

-“Pero yo lo quiero verlo Mamá ”. Dije para protegerla, no quería que nuevamente mi Madre se quedara sola con ellos.

-“¡Pues la ves en tu cuarto!, ..sube y no quiero que bajes para nada. En cuanto acabe te quiero bien dormidito porque mañana tienes que ir a la escuela ”.

-“¡Pero Mamá! ...”

-“¡Nada!, hazme caso y no te quiero ver rondando fuera de tu cuarto, ..haz caso mi amor, tengo que hablar con los Señores ”.

-“B-bueno, ..buenas noches ”. Dije despidiéndome de todos, no sin antes ver sus malévolas sonrisas perversas.

-“Buenas noches muchachito ¡Je je je!..” Me despidió el maldito.

-“Hasta mañana mi amor, ..te quiero mucho mi vida ”. Me despidió ella cuando iba subiendo las escaleras con la cara triste.

-“Yo también Má, ..cualquier cosa me gritas ”. Dije como tonto y último recurso de protección hacía mi Mamy, al dejarla sola con aquellos perversos sujetos.

Avancé hasta mi cuarto y cerré la puerta, pero por supuesto que no me iba a poner a ver el televisor, rápidamente tomé mi laptop y corrí el programa del sistema de seguridad; ustedes dirán que maldito no ayuda a su Madre contra esos cerdos, ¿pero que podía hacer?, sólo tenía 12 años, además que le podía decir, no Mamá no te quiero dejar sola porque no quiero que te vuelvan a encular cómo en aquella casa. Además si llamaba a la policía que les podía decir, vengan porque a mi Mamy la quieren encular, ¿qué le diría a ella?, lo siento Madre les llamé porque supe todo lo que te hicieron en aquel cuchitril, compréndanme no era tan sencillo para mí, si mi Madre se enteraba que lo sabía todo le destruiría el corazón, ella soportaba todo porque creía que yo no tenía ni idea de todo lo que sucedía, tenía la ligera esperanza de acabar con todo esto y regresar con nuestra vida normal, por todo eso solo me quedaba grabarlos por si trataban de lastimarla, corrí el programa y me preparé para ver qué era lo que querían esos cerdo, además estábamos en nuestra casa, ¿qué podía pasar?...

-“Bien, ya estamos solos ”. Dijo el Clavo quitándose el saco.

-“¿Qué hacen aquí?, ..p-por favor, Señor, se lo ruego, márchense, en mi casa no ”. Dijo ella consternada, ya dando muestras de su gran pavor al estar sola.

-“Bueno, pues tan sólo venimos a saludarla, ..a ver que nada necesitara, a brindarle nuestro servicio de protección, siendo usted una mujer sola me imagino que habrá gente que se quiera aprovechar ¡Je je je!.. Déjeme decirle que no pienso dejar que le pase algo ”. Por fin soltó la patraña de excusa.

-“¿Y eso es lo que usted quería decirme o por eso me dijo lo de mi hijo?...” Preguntó ella perpleja sin poder adivinar cuál era el nuevo plan de esos seres.

-“¡TShhhh! ...” La cortó poniéndole un dedo en los labios en actitud de silencio y acto seguido le acarició la mejilla con la yema de los dedos.

-“Te hemos extrañado, bonita ..el Mono no pudo venir pero te mandó sus saludos ¡Je je je!.. Lo has dejado muy impresionado ”.

-“S-señor, quiero olvidar lo que pasó, ..por favor salgan de mi casa, ya he pagado mi equivocación, yo....”

-“¿Que pasó bonita?, ..así tratas a tus visitas. Tan mal te la pasaste la última vez que nos vimos, ¡Je je je!.. Bonita joya por cierto, .. en ningún lugar de la tierra puede verse mejor que en su mano ”. Refiriéndose a la sortija que Mamá llevaba siempre orgullosa en su mano izquierda, la causante de aquella horrible barbarie.

-“¿Q-que quieren?, por favor, ..váyanse o le hablo a la Policía ”. Tartamudeo de repente recordando en un lapsus de momento la calvarie que tuvo que haber pasado para recuperarla.

-“Bueno cómo veo que ya no está tan complaciente cómo la última vez se lo voy a decir:, ..tu noviecito Mayito no tiene dinero para pagarnos ”.

-“¿Y?, ..¡eso a mí que me importa!. Como se los he dicho, yo ya he pagado por mis errores, ..dinero que no debía de haber pagado, ¡pero ya está!, ..ya obtuvieron lo que quisieron ¡Ahora déjenme en paz! ”. Les dijo Mamá furiosa.

-“No, Mamacita, no entiendes, creo que hemos ido de un malentendido a otro. Lo del otro día fue porque tú sola insististe en intercambiar tu joyita a cambio de tu otro tesoro, .. que por cierto no era nuevo Mamacita. Lo que no recuerdas y tu cabecita no quiere entender es que tú nos quedaste como aval, por si Mayito no lograba juntar la lana ”.

-“¡Como les dije, yo ya no tengo nada que ver con este Señor!, ..ahora háganme favor de salir de mi casa, por favor ”.

Enseguida el rostro del Clavo se endureció y acercándosele a la cara le increpó:

-“No sé con quienes hayas tratado antes Mamacita o lo que se hayan hecho creer ustedes dos, que a mí me pueden dejar colgado así de la nada por sus estúpidos remilgo de amantes desilusionados, ..encima de todo suponer que por algo así simplemente me puedan mandar a la mierda con mi dinero sin recibir nada a cambio ”. Retrucó él acercándose hacia ella para mostrarle una manopla de metal que fríamente empuñaba en su mano.

-“¡Hey, hey Clavo! ”. Por fin hablaba el cobarde Cubano calmándolo.

-“Ustedes dos tienen un compromiso conmigo que cumplir. Yo invertí mi tiempo y arriesgue mi dinero, y creo que es lo justo que reclame lo que es mío, lo que no es justo y me pone bastante molesto cuando veo que alguien sin más pretende zafarse de algo que ya acordamos ”. Completó.

-“Pues quizás esto no le parecerá, pero yo no tengo nada que cumplirle a usted ni a nadie, ..y creo que comprenderá que tampoco puedo seguir con ese asunto ya que este Señor no tiene nada que ver conmigo, y como veo que ya como Portero no sirve, pues tendré que hacerlos retirar con la Policía y sin con eso no ...” No alcanzó a terminar de decir ella cuando él alzando apenas ligeramente la voz la interrumpió:

-“¿Si la Policía qué, Mamacita?, ..¿no ves que a mí la Policía no me asusta en lo más mínimo?... lo que quiero es mi dinero y me temo que ya a estas alturas no tienen otra salida conmigo a no ser que tú quieras que el Pobre Mayito desapareciera o que ese pequeño hijito que tienes se entere que su linda Mamita no es otra cosa sino una Puta fácil ”.

Por fin aquella temible pesadilla a la que Mamá había querido escapar cuando abandonó aquella pocilga se encontraba ahora aquí en su propia casa, al descubierto. El desgraciado había puesto ya sus cartas sobre la mesa y todo aquello no era otra cosa si no otro simple y burdo chantaje al cual pretendían que cayera, pero aun así, mi Mamy ya cansada de las mismas cosas buscó resistirse a no caer en el mismo error de antes e intentó argumentar con valentía:

-“P-pues hagan lo que quieran, ..mi hijo jamás le creería, sería su palabra contra la mía. No creo que él les creyera y además por el otro asunto, hagan lo que quieran con este Señor, él se lo buscó y ahora él que resuelva sus problemas no me importa, yo no tengo por qué abogar por alguien que no es nada mío ”.

-“Ya vez Mayito, ..ahora dinos. ¿cómo nos vas a pagar? ”. Dijo el Clavo abriéndose el saco y mostrando una pistola.

Rápidamente el Cubano se acercó a ella y le empezó a rogar.

-“¡G-Güerita!, ..preciosa. N-necesito ese dinero, ..y-yo te lo pagaré en cuanto pueda por favol, sácame de esta ”. Le rogó el muy cobarde por dinero.

-“Señor, ..¡haga el favor de salir de mi casa! ”. Le respondió Mamá bastante molesta, sin siquiera llamarlo por su nombre.

-“Mayito, Mayito, Mayito, ..nos has hecho venir hasta acá para que la Señora nos corra de su casa. ¿Tú crees que yo merezco eso?, ¿tú crees que merezco que me traten así? ”.

Los dos tipos que lo acompañaban se acercaron a Don Mario y lo sujetaron de ambos brazos para inmovilizarlo. Después el malnacido Clavo se acercó al Cubano y le soltó un tremendo bofetadón que le abrió el labio inferior del tremendo golpe. Mamá se asustó por la situación y nuevamente les rogó porque se fuera, la situación se estaba saliendo de control y todo en el interior de nuestra propia casa.

-“P-por favor Sr. Clavo, ..a-arreglen sus diferencias afuera, m-mi hijo pude bajar y ver todo esto ”. Decía Mamá a sus espaldas bastante asustada.

-“O nos pagas lo que nos debes o vas a sufrir cómo no te lo has imaginado, Cubano de mierda ”. Le amenazaba el Clavo con una expresión ceñida y cogiéndolo por su camisa.

-“Cla-Clavo, te lo juro hermano, ..me, me la rayo en dos semanas los conseguiré y podré dalte lo que te corresponde ”. Suplicaba muerto de miedo el cobarde del Cubano.

-“¡Cabrón! ”.

Le arrearon una patada en el estómago dejándolo doblado y entonces empezaron a golpearlo hasta dejarlo en el suelo. ¡Por fin encontraba justicia en el mundo, por fin ese hijo de Puta estaba recibiendo algún castigo!, era un cobarde de mierda, un desgraciado, un mal nacido, un aprovechado, un hijo de la gran Puta, por fin se estaba ganando lo que merecía. Pero al ver el fuerte maltrato que el viejo recibía, Mamá salió rápidamente en defensa del viejo:

-“¡Sr. Clavo! ¡Por favor, basta lo van a matar! ”. Lloriqueó tratando de incorporarlo.

-“Es un maldito mentiroso, ..ahora sé porque lo sacaron de la isla ”. Les gritó indignado con la expresión ceñuda.

Mamá tuvo que inclinarse para sujetar al viejo e inevitablemente la base de sus ajustadas mallas se le corrió hacia abajo unos centímetros dejándola con medio culo al aire ante aquellos tres malnacidos, con las finas y diminutas tiras laterales de sus pantaletas sobresaliendo de sus caderas y perdiéndose de plano entre medio de sus dos cachetes. Su tremendo trasero apuntaba hacía ellos y la bombacha de su entrepierna en el centro asomaban el chocho divido en dos al llevar las bragas bien metidas. Los dos tipos que acompañaban al Clavo se miraron sorprendidos, aunque enseguida volvieron la cabeza hacia aquel tremendo culo. Mamá se incorporó y se volvió hacia ellos.

-“¡Esta bien!, ..este dinero les ayudara mientras Don Mario junta lo demás que le resta ”.

Mamá de su bolso sacó un cheque cómo anticipo del viejo y en cuanto vieron la cantidad parecieron calmarse. Los nervios la avasallaban. Ella se arrodilló para ayudar a Don Mario. El Clavo ya más relajado se acercó ante Mamá y le achucho severamente las mejillas.

-“Eres tan linda Preciosa, ..aun no entiendo cómo una mujer tan espectacular como tú, protege a un vejestorio cómo este ”.

-“Por favor, ..ya les he dado dinero, sean tan amables de salir de mi casa, por favor ”. Les volvió a repetir Mamá bastante nerviosa.

-“Si así es bonita, ..nos has dado una parte, ..pero no nos has pagado por la espera. La verdad que yo ya contaba con ese dinero, y ahora tengo que esperar dos semanas o más para ver el resto. ¿No crees que debes de ser un poquito más atenta con nosotros? ”.

-“Si, si más atenta ”. Embozó una sonrisa uno de los acompañantes del Clavo.

-“¿A-atenta?, ..¿a-aque se refiere? ”.

-“Por lo pronto a que nos invites una copa, ..a puesto que en ese lujo bar que tienes ahí debe de haber algo muy bueno ”. Dijo mirando la pequeña barrita que mi Padre había hecho para conversar con sus Amigos.

-“T-tomen la botella que quieran y váyanse, ..mi hijo puede bajar y empezar hacer preguntar ”.

-“No, no, no preciosa, parece que no lo has entendido, ..yo suelo ser un hombre un poco malo cuando me hacen enojar, y tú con tu actitud apática me está poniendo de malas ”. Y se pegó a ella sacando una navaja y pegándola a su rostro.

Yo me asusté de inmediato, este desgraciado era capaz de cualquier cosa, con lo que había visto que le hacían al Cubano, al verlos a ellos todos armados, estos tipos eran capaces de matarnos y salir por la puerta de la casa como si nada. Mi Madre debió de pensar lo mismo porque de inmediato cambio su actitud con ellos y se mostró un poco más pasiva y atenta, aunque por dentro se encontrara aterrada y llena de nervios.

-“E-está bien, está bien, ..les serviré unos tragos, pero por favor no hagan mucho ruido ”.

-“Ya ves que linda te pones cuando te comportas de esa manera, ..no hay porqué arriesgarse a perder esta linda familia y esa carita perfecta, ¿verdad? ”. Y le pasó la navaja por toda la cara.

-“L-les serviré unos buenos tragos, ..¿whisky o coñac? ”.

-“No te preocupes bonita, ..tú quédate aquí conmigo. .. ¡Julio!, traite una de esas botellas, ..la Señora tomara con nosotros ”. Le dijo a uno de sus compinches.

Uno de ellos se levantó mientras el otro seguía sujetando al viejo Cubano para que no se levantara, la verdad que por un lado estaba feliz porque le estaban dando su merecido a ese viejo Portero, pero por otro lado, es que ahora mi Madre estaba siendo amenazada con una navaja y un tipo se paseaba por la casa para buscar las botellas de mi Padre. Mientras que por otro, el Clavo guardó su navaja y se sentó en el sillón diciéndole:

-“Tu ven acá, Preciosa, ..date la vuelta ”. Le ordenó el Clavo.

Mamá acató la orden y exhibió su trasero tras las ajustadas mallas, con la tela un poco incrustadas dentro de sus carnosos cachetes traseros. Como ya les he contado en múltiples ocasiones en cada uno de los relatos, Mamá cuenta con uno de los redondos y más suculentos traseros de la ciudad y del mundo entero, era un culo para romperlo a mordiscos, ancho y con nalgas blancas y carnosas, abombadas que vibraban al moverse y sin una marca de celulitis o estrías.

-“Por favor Sr, ..solo váyanse ”. Suplicó con la voz temblorosa, mirando al Clavo por encima del hombro.

-“Me gustas mucho, Preciosa, ..ven, siéntate a mi lado ”.

Mamá caminó despacio y tomó asiento a pocos centímetros de él y frente al Cubano que seguía siendo sometido por el otro sujeto. Se sentó muy cerca del Clavo con las rodillas juntas y las manos en el regazo, cómo queriendo tapar un poco la bombacha que hacía su entrepierna con lo ajustado de la tela. El Clavo metió la mano en el bolsillo de su saco y sacó una pequeña bolsita con cierre hermético trasparente. La sacudió un poco y la abrió, extrajo una tarjeta de crédito desgastada de su otro bolso. Mamá permanecía embelesada. El delincuente vació el polvillo blanco en la superficie acristalada de la mesa de centro. Vio que preparaba una raya en la superficie de la mesa. Antes de esnifar miró hacia ella.

-“¿Gustas? ”. Le dijo, dándole un billete enrollado en forma de cilindro.

-“No, no, yo ..no sé ”.

-“Anda métete una, solo un poco, ..te quitara los nervios ”. Le dijo sin apenas mirarla.

-“No, gracias ..y preferiría que no lo hiciera en mi casa, por favor ”.

Pero sin hacerle el más mínimo caso, el desgraciado se inclinó y aspiró con fuerza mientras el otro delincuente permanecía sometiendo al Cubano. Yo no tenía nada en contra de las drogas, cada quien es libre de hacer con su cuerpo lo que más le convenga, siempre y cuando no dañe a nadie haciéndolo, pero ver a unos desgraciado drogándose en el sala de mi casa frente a Mamá me hacía hervir la sangre, esta era mi casa, el recinto sagrado que Papá había construido para nuestro bienestar, para nosotros, para protegernos, ahora unos delincuentes hijos de Puta lo estaban mancillando con su presencia y sus osados vicios.

-“Por favor, Sr., ..no me gusta eso aquí. Si quieren hacerlo, háganlo, pero no en esta casa ”.

El Clavo alzó la vista, la miró desafiante con ojos fríos y calculadores, evaluando hasta qué punto iba mi Madre a llevar en su negativa, evidentemente, ella no quería hacer más escándalo y perder la clara y única oportunidad que tenía de deshacerse de ellos, simplemente tenía que ser complaciente por unos minutos, quizás recapacitarían y se irían.

-“P-perdóneme, ..no pasa nada, no lo vuelvo a hacer. Simplemente comprenda que mi hijo no debe de estar cerca de esas cosas ”.

-“Tu hijo, si tu hijo .. Te perdono solo si le llegas un poco, ..anda bonita, que ya la probaste la última vez ”. Dijo señalando primero con un movimiento de la cabeza a su compañero y luego hacia la raya que quedaba intacta.

Mamá lo pensó por unos segundos, se quedó mirando la raya, sus ojos brillaban de una manera muy extraña, era como si cuerpo ya lo necesitara. Era como si ella ya se estuviera enganchando en la droga. Desde aquella ocasión en que había sido obligada, Mamá se había dado cuenta que esa droga la tranquilizaba y a cómo estaba en estos momentos lo necesitaba. Su cuerpo se envolvió en sudor repentinamente. Se le humedeció el pelo y se le secó la garganta.

-“P-por favor, cuiden que no venga mi hijo ”.

-“No se preocupe ¡Je je je!..”

No sé qué diablos le pasó a Mamá por la cabeza en ese momento, que ni corta ni perezosa se inclinó para esnifar. Todos vimos sus tetas colgando bajo el escote. Tomó el billete con forma cilíndrica y se metió la raya. Se metió la raya por uno de los orificios de la nariz y se incorporó enseguida para respirar profundamente. Nada más al hacerlo, echó la cabeza para atrás y se llevó la mano a la nariz.

-“¿Qué? ¿verdad que ya estás más tranquila? ”. Le dijo el delincuente riéndose.

Mi Madre no le contestó, solo fue capaz de sonreírle un instante y pegar un sorbo a la bebida que ya el otro le había acercado. Solamente al pasar unos segundos, pareció que volvía a la normalidad y dijo:

-“Jamás había hecho algo como esto, ..me siento tan rara ”.

-“¿Pero ya te sientes más tranquila, no?, ..anda, ahí ha quedado un poco .. Usa la boca ”. Le terminó por ordenar.

Extrañamente era como si Mamá precisara de otra dosis. No sé si ya sufría una crisis de ansiedad y era incapaz de concentrarse. Ni siquiera se había dado cuenta de que se le había bajado un tirante por el hombro y que una de sus tetas asomaba por encima del escote, con el pezón erecto a la vista de los delincuentes. Ante nuestro asombro volvió a inclinarse y lamió el cristal de la mesa en busca de los restos de coca. El Clavo contemplaba fascinado, la estaba enganchando. Al incorporarse, la teta ya le colgaba casi la mitad por fuera, pero seguía sin percatarse. En ese momento su mente sólo pensaba en la cocaína.

-“Estás demasiado guapa, Moniquita, ..a pesar de andar cómoda y no llevar aquellos carísimos vestidos con los que nos deslumbraste las últimas veces que nos miramos ”. Le dijo embelesado con sus tetas, sólo cubiertas por la playera de tirantes y que mostraba su delicioso canal en la parte central.

El Cubano asistía indignado al lamentable espectáculo, sin saber cómo enderezar aquella situación. Vio que mi Madre se volvía ligeramente hacia el Clavo con una sonrisa en la boca.

-“Me da vergüenza, Sr. Clavo, ..me tomaron de sorpresa, voy a vestirme ”.

-“No, no preciosa, ..así estás muy bien, muy rica, es más......”

El Clavo se soltó el cinturón y se abrió el pantalón exhibiendo el tremendo bulto de sus calzoncillos y su abombada barriga blanca y peluda. Después levantó su mano derecha y pellizcó cariñosamente la barbilla de mi Mamita.

-“Sabes preciosa, ..me has puesto muy cachondo con esas finas mallas que te cargas. Se te ve bien rico el culo ”. Le dijo con descaro.

-“No, no son nada Señor, ..l-las uso solo para dormir, nada más ”. Le respondió un tanto avergonzada.

El tipo le hablaba de muy cerca y le alisaba el cabello suavemente con la mano derecha. A partir de ese momento mi Madre no se comportaba como hasta entonces. Se le veía muy inquieta, temblando las piernas inconscientemente y empezaba hablar muy rápido. Además, empezó a transpirar mucho y no paraba de quitarse el sudor de la frente y soplarse por el cuello. Entonces me fijé como el delincuente empezó a tocarse el paquete por encima de la trusa sin quitar un ojo a mi Madre. Ella, al estar sentada a su lado y con la dosis de por medio no se percataba de nada y seguía hablando a toda velocidad e intentando disimular que la raya de coca no la estaba afectando. Siguieron hablando hasta que el tipo le sujetó la barbilla y la hizo voltear a verle a los ojos:

-“Sabes lindura, desde aquel día no te he podido olvidar, ..la forma en que nos la mamaste y la carita de Puta que ponías no se me puede borrar de la cabeza. Y ahora verte aquí, en tu lujosa residencia, con tu hijito, ..no sé, me pone cachondo. ¿Por qué no me la agarras un poquito, para irme feliz, si? ”.

Mamá sabía que por ahí iban las cosas, estos desgraciados no se conformarían con solo beberse un par de botellas, el Clavo ya se encontraba muy caliente y con sucios pensamientos, nuevamente todas aquellas imágenes de violación y chantaje se le vinieron a la mente cómo una película de 8mm. Mamá estaba sola y con tres tipos armados dentro de su casa, ella sabía que si gritaba nadie la ayudaría, tan solo terminaría por asustar a su niño, además si salía corriendo yo me quedaría ahí, sólo, sería la misma. El Cubano tampoco serviría, estaba arrodillado sometido y casi llorando cómo un maricón, estaba sola y tenía que mantenerse tranquila para tratar de salvar la situación.

-“¿Pensé que con solo unos tragos bastaría y se irían? ”.

-“Eso fue antes de verte el culo enfundado en esas lindas mallas Mamacita ..te ves rebuena, y me has puesto burro. Anda bonita, menéamelo un poco y sácame la leche. Mis Amigos no creen que haces cosas maravillosas con tus manitas ”. Dijo viendo a los otros dos desgraciados que la miraban envilecidos.

-“No, no puedo hacerlo ”. Dijo enfrentándolo.

-“¿Ah no? ”. Le sonrió él descaradamente para luego con gesto calmado y divertido pedirle el celular a uno de sus Amigos.

-“Se me olvidaba, ..¿crees entonces tú que tu hijo mejor crea esto? ”. Terminó por soltar una de sus últimas cartas, al recibir de la mano de uno de sus secuaces lo que ante los ojos de mi Madre parecía ser una pequeña grabación en video de algo que pudiera doblegarla y flaqueara ante lo obsceno que le proponía.

-“¿Q-que esto? ”. Dijo intrigada al ver las pequeñas imágenes que se reproducían en el celular.

-“No te reconoces, ..uno de mis colegas tuvo el atrevimiento de grabarte mientras pagabas una de las deudas de juego. Puedes creer, la grabación ya está en todos los celulares del Barrio. Eres todo un excito, ..es una lástima que no pudiéramos grabarte en acción al siguiente día. Ya estuvieras en la red, seríamos ricos, ..hasta hubiera perdonado la deuda de Mayito ¡Je je je!..”

-“E-esa no soy yo, ..e-es solo un truco en computadora ”. Se negó rotundamente.

-“¿Tú crees?, ..si tú quieres hacemos la prueba. Probemos primero si tu hijito reconoce la voz de su Madre cuando pedía que no le bajaran sus preciosos calzoncitos, o si ya de plano mejor prefiere ver como se ve su Señora Madre con las nalgas bien abiertas mientras le mamaba la cola estando él esperando afuera en la camioneta ”. Soltó la infame amenaza, cosa que me decía que era el video de cuando ella se había desnudado para esos tipos.

Por un breve instante en el que para ella el tiempo pareció paralizarse sin que nada sucediera y en el que todos esperábamos su reacción, sus pensamientos quedaron suspendidos y sin moverse ni un ápice, su vista se encontraba hacía la nada esperando que cayera algún tipo solución o intervención divina para expulsar a esos seres carroñeros de la tranquilidad y cobijo de hogar; hasta que por fin la reacción en mi Madre comenzó a darse proveniente en sus ojos, una lagrima de impotencia, de debilidad absoluta que siente una víctima al sentirse acorralada, lo contrario de ese desgraciado que dibujando una malévola sonrisa en su rostro de vencedor al momento de notar que ella ante la total vergüenza se quedaba sin habla frente a la contundente evidencia pagando con la total exposición de su cuerpo ese supuesto despojo a la que ella con su infame relación con el viejo había sido llevada.

-“Bonita que te veías ahí, así encueradita al centro de todos .. Bueno, veamos que dice tu niñito, ..además eso si no es que con todo lo que te dejamos en tu pancita, no resulta que para dentro de nueves meses él se empiece a preguntar qué pasó con su linda Mamita y su nuevo hermanito, que con todo lo que te hizo el Mono quizás hasta salga uno de color. ¿Te imaginas, un niño pelirrojo y otro de color?, bonita mezcla, quiero ver que le cuentas a tus conocidos y Amigas .. será el tema de conversación en todas sus reuniones del té ¡Je je je..” Terminó de decirle antes de volver mostrarle aquella amplia y contundente evidencia.

-“¿C-cómo pude ser tan tonta? ”. Renegaba ella para sí totalmente devastada.

-“No, no eres tonta Mamacita, ..simplemente que necesitas a un hombre que te motive más, que te haga experimentar cosas que nunca has sentido jamás, .. Un hombre, un verdadero hombre ..  ¡No como este cobarde que te entrega a otros, ..piénselo Señora. Debería ver la cara que tenía mientras te la daba hasta el fondo, ..me pedias más, que te la diera hasta lo cojones ”. Continuó haciendo crecer más el tormento de mi impávida Madre que ya para ese momento sentía como nuevamente su mundo se le venía encima, sería otro tormento más con el cual tendría que arrastrar, un suplicio más para deshacerse de estos desgraciados.

-“¡S-Sr. Clavo, por favor!, ..a-aquí no, mi-mire que está mi hijo allá arriba. Por favor, solo váyanse, ..llévense lo que quieran pero no me obligue a nada, .. si, por favor, Señor. ¡Váyanse ya! ”. Le suplicaba Mamá llorando.

-“No, no llores mi Reyna, ..la verdad que te portaste muy bien la última vez. Sólo quiero una paja y nada más, ..todo esto me estresó mucho, y verte así pues.... anda lindura agárramela con tu manita linda y sólo eso ”. Le dijo como si eso fuera algo que le complaciera.

-“¿S-solo eso? ”. Preguntó Mamá entendiendo que si no lo hacía este desgraciado podría enojarse y entonces si desatarse una orgia entre ella y esos tres desgraciados.

El Cubano irguió la cabeza, descompuesto de los nervios.

-“¿No te importa que la Señora me la agarre un poco, no Mayito? Vamos a divertirnos un rato, ¿verdad, cariño? ”. Le preguntó sin apartar la vista de mi Madre.

-“Hey, Clavo, por favol, ..no te pases. La Señora tiene razón, ..está su hijo, viejo ”. Protestó tímidamente el Cubano antes las intenciones de su acreedor.

-“¡Tú cállate Cabrón!, ..si por algo estamos aquí, eso es por tu culpa. Tú nos prometiste que te prestaría ese dinero ella y ahora resulta que ya no quiere ni verte. La jodiste Mayito, ahora calla y deja que nos divirtamos un poco, ..ella también tiene derecho ”. Susurró excitado mientras le alisaba el cabello.

Después el Clavo cambió su tono a uno amenazante.

-“Vamos, guapa, ..hazme ese puto favor. No te pido más ”.

Verla voltear hacia donde se encontraba el enorme cuadro familiar, empotrado a la pared de sus tantos recuerdos compartidos al lado de su fiel Esposo y su querido hijo, ver al Cubano casi llorar de la impotencia constituyó en el Clavo todo un momento de gloria infinita, ese desgraciado estaba a acostumbrado a torturar, a perseguir a sus presas, a destruir, a robar, todo con tal de conseguir lo que quería, desafortunadamente para nosotros su presa ahora era mi Madre. Que con aquella mirada llena de angustia y derrota dirigió sus temblorosas manos hacía el pantalón del sujeto. Mi mirada volvía a nublarse en llanto, otros seres desgraciados habían vuelto a aparecer en nuestras vidas para regocijarse del bello cuerpo de mi Madre; me lastimaba verla ahí, sola, con aquella apariencia de abandono total de cualquier posible esperanza. Necesitábamos cambiar de ciudad, de vida, lejos de todos estos seres que solo pensaban en saciar sus instintos más bajos con su cuerpo.

-“¿Ves como si es tan fácil hermosa?... Se buena con uno y quizás tu pequeñito jamás se entere de lo que es capaz de hacer su Madre con ese cuerpecito hermoso que tiene para conseguir librar a su Amante a cambio de sus deudas ”. Declaró sin dejar de mirarla.

Ella se puso seria y buscó los ojos del Cubano.

-“Por favor Sr. Clavo, ..aquí no, mi hijo ”. Dio su última suplica mi resquebrajada Madre cuando ella abatida terminó de rendirse con aquellas breves palabras.

-“¿No me puedes hacer un puto favor?, ..me has puesto muy cachondo al verte. Sólo quiero relajarme un poco, ..¿tanto te cuesta? Creo que lo merezco, ¿no? A Mayito no le importa ”. Dijo elevando el tono de voz.

-“P-pero es que, ..Señor ”.

-“¿Bueno, los vas a hacer o no?, ..todo depende de ti .. Supongo que no querrás que tus Amistades ni tu hijito ni nadie aparte de nosotros se entere la clase de Puta que es la Señora de esta casa ”. Atajó él sujetándola de la mandíbula presionándola un poco hasta deformar sus sonrojados cachetes.

Ante lo que ella solo se limitó a bajar la mirada y desilusionada de sí misma asentir levemente con la cabeza sin atreverse a mirarlo a los ojos, dando por entender que era vencida, que aceptada todos sus bajos términos. En tanto que sin poder si quiera levantar la mirada o intentar enfrentarlo como la mujer fuerte y franca que solía ser antes de ver aquella evidencia, simplemente cerró sus hermosos ojos celeste y escuchó la dura orden de ese hijo de la chingada que había venido solo a nuestra casa para violentarla y adrementrar nuestra armonía.

-“¡Anda pues qué esperas! .. Mete la manita y sácalo, ..saluda a mi amigo que tanta dicha te entregó hace días ¡Je je je!..”

En ese momento, al escuchar la exigencia de aquel sujeto, Mamá volteó con tristeza hacía las escaleras, hacía la puerta de mi cuarto, en donde se encontraba “inocentemente” resguardado su pequeño hijo, su cabeza era un mar de dudas y tormentos, por un lado se hallaba la necesidad de llegar a cualquier extremo con tal de impedir que yo o alguien más pudiera llegar a enterarse de las cosas que había hecho por su tonta relación el Portero, pero por otro sabía que no solo con eso evitaría que volvieran a regresar, estos tipos estaban acostumbrados a eso, a acosar, a exprimir a sus presas hasta que ya no les quedara más, la posibilidad de que estos volvieran a chantajearla era tremenda, por lo que sin terminar de atreverse a arriesgarse de nuevo, quedó sin saber cómo actuar o pedirle que no la forzara a hacer eso tan obsceno con ella.

-“¿Qué esperas?, ..¿qué quieres que baje tu hijo para que vean a su Mamy haciéndole la puñeta a un disque amigo de su Padre? ”. Preguntó con toda vileza y sarcasmo el abusivo sujeto.

-“No, no puedo hacer esto aquí, Sr Clavo ..ha-haré lo que usted quiera, lo que usted me pida pero aquí no puedo hacerlo ”. Sollozando mi Madre trataba de evitar por todos los medios que no mancillaran su hogar.

-“¡A mí me vale una mierda donde lo tengas que hacer!, ..anda vamos, pon tu manita en mi palo y deja de perder el puto tiempo. Recuerda cariño, soy comprensivo pero no tanto, ..existen muchas maneras para obligarte hacer lo que digo. ¡Julio, ve y trae a ese mocoso! ”.

-“¡No eso no por favor!, ..lo haré, lo haré, pero a él no lo metan en esto, por favor ”. Dijo afligida mi Mamy al ver las perversas intensiones de esos tipos si no cooperaba.

-“Espera Javier, ..démosle una oportunidad a la Señora para que recapacite ¡Je je!..” Le contestó él divertido al tiempo en que sin dejar de observar a mi abatida Madre, fue a buscar con sus manos la abertura de su trusa para liberarlo.

Y aunque en su cabeza ya poco importaban las lacerantes palabras del efusivo delincuente, determinada a terminar con la amenaza que había irrumpido la tranquilidad de su hogar, se colocó en el suelo frente a este, acomodando firmemente las rodillas sobre el tapete que se encontraba frente al sofá y acercando su temblosa mano hacia el palpitante bulto que se dibujaba en sus calzoncillos, que no era otra cosa que su enardecido pene que tantos gemidos le había arrancado en aquella pocilga durante aquella terrible noche, simplemente ya no se opuso ni contestó nada, quizás pensando en que si lo hacía lo más rápido posible, de seguro llegaría más pronto al placer, y si todo salía como creía, todo terminaría donde ella suponía que lo haría. Mamá se acercó hacia él unos cuantos pasos antes de terminar de apoyarse sobre sus rodillas y aproximarse hacía el sofá entre medio de sus piernas donde ese desgraciado se encontraba sentado esperándola.

-“Hazlo ”. Le sentenció.

Mamá desplegó su última mirada de tristeza, devastada volteó hacía uno de sus costados y vio que el Cubano, también abatido, reclinaba la cabeza sobre las manos sin poder hacer nada para evitar el terrible suplicio que por su culpa estaba obligada hacer. Vio que el otro tipo que había ido a la barra por una botella (el tal Javier), ya se bebía nerviosamente tragándose todo el whisky. Nuevamente ella debía entregarse por el bien de su familia y para saldar otro de sus errores. Suspiró y acercó sus manos temblorosas a aquel cuerpo obeso que le reclamaba. Temblorosa, tiró de su pantalón y lo deslizó por las robustas piernas hacia la altura de las rodillas, el desgraciado Clavo cambió su rostro de enfado al de satisfacción absoluta. Volteó a ver a sus acompañantes y les brindó la señal de victoria junto con su característica sonrisa burlona, lo había logrado, nuevamente se ganaría las cálidas caricias de mi Madre.

Cuando Mamá prácticamente ya estaba resignada a la humillación, de pronto vio que al terminar de extraer sus pantaloncillos la gruesa verga parecida a un salchichón con que la había logrado poseerla apenas unas noches atrás, y tal como en aquella ocasión, sin importar que el tipo fuera un obeso o de edad madura, nuevamente se revelaba ante sus ojos esa dura verga de grosor razonable, vigorosa, de una longitud agraciada, que de nueva cuenta buscaba de su atención y de sus cálidas caricias. Mamá suavemente posó sobre esta la punta de sus delgados y delicados dedos; era incluso más larga de lo que recordara anteriormente, y el fulminante contraste entre el oscuro y abundante vello púbico de su pelvis y la blancura de los dedos blancos y finos de mi Mamy era tal que incluso algunos de ellos se perdían por completo entre los matorrales, brillando dentro de aquel enmarañado puñado de pelos la preciada sortija de matrimonio que nuevamente era mancillada por el ventajoso abuso de ese ser tan desgraciado. Que impaciente de recibir placer, empujó sus caderas hacia delante para conseguir mayor contacto de su miembro contra los tibios dedos de mi Madre, que en manera instintiva se cerraron en torno a ese salchichón para comenzar a masajearlo al sentir la impaciencia del delincuente.

-“Oh, oh, oh siii... Así dulzura así, no pensé que una simple caricia me produjera tanto placer ¡Ooh! ... ¿No les dije chicos?, .. Esta bella Dama si sabe cómo sujetar una verga .. Anda cariño, exprímemelo y sácame la leche antes de que baje tu hijito! ¡Ooh! ... y te vea arrodillada .. Que rico!...” Exclamó fascinado por la cálida sensación del contacto de los dedos de mi Madre sobre su asqueroso miembro.

Y mientras le daba caricias con una mano, con la otra terminó de bajar su cochino calzón, descubriendo en su totalidad aquella virilidad que ya conocía perfectamente y que tanto placer le había brindado. Su erecta salchicha ya mostraba rastro de fluido en la punta y sus güevos gordos, ásperos y peludos ya mostraban aspecto sudoroso. El desgraciado tuvo el cinismo de pedir su trago que rápidamente fue acercado hacía su mano por el otro maleante, le dio un sorbo a la copa observando triunfante la actuación de mi bella Señora y su derrota. Tras bajarle el calzoncillo, Mamá se mantuvo erguida, con las manos en el aire, fija en sus genitales. Se percató de que el Cubano sudaba y les miraba fijamente con el horror dibujado en la mirada.

-“No, no pares .. tócame los güevos, ..me encanta la suavidad de tus manos ”. Le ordenó.

Mamá muy despacio plantó la mano derecha sobre esos güevos y empezó a sobárselos con extrema suavidad. El Clavo jadeó al sentir la placentera caricia que ella le brindaba con tal suavidad. Mi Madre los sobaba hundiendo las yemas y apretujándolos con la palma, procurándole la mejor de sus caricias con sus delgados y delicados dedos de uñas pintadas en acrílico; viéndola así recordaba que con esa misma caricia me hacía ella sobre mi cabeza hasta dejarme dormido, ahora la aplicaba para satisfacer a ese desgraciado maleante. El Portero presenciaba la escena desde el suelo, observando cómo su “querida Güerita”. le manoseaba los güevos a otro hombre. Mamá y el Clavo se miraban a los ojos, cómo si ella fuera la Puta y él el cliente. El desgraciado no paraba de acariciarle el cabello y acariciarle la barbilla.

Gozo que para el Clavo se convirtió en casi delirio cuando inesperadamente y sin habérselo pedido, de pronto mi Madre con la otra mano acopaba entre sus dedos el embravecido y grueso mástil, en tanto que con la otra, se ocupaba con mayor ahincó de los pesados güevos que oprimía suavemente. Ahora si el desgraciado se mostraba completamente complacido.

-“.. ¡Ooh!, cariño así, eres tan fabulosa, ..me encantas. Aun no me cabe en la cabeza cómo una hembra cómo tú ha terminado en esto, ..pero sigue así Mamacita, .. ¡Ooh! Baja la otra mano, ..ahora con las dos manos sobre mis tanates ”.

Mamá condujo la mano izquierda también hacia los testículos, le sobaba los güevos con ambas manos, frotándolos como si fueran una delicada esponja. El Clavo respiraba excitado y el Cubano acechaba aterrado, sin poder hacer nada por remediar aquello. Por unos segundos se me a figuró que sufría, creo que en el fondo se había enamorado de mi Madre. El Clavo precisando el sufrimiento del Cubano volteó a verlo para humillarlo:

-“¿Sabes lo que más disfruto de esto, Mayito?, ..que fuiste tú sólo el que nos entregó a esta hermosura. Y ahora ya no quiere ni verte más, ..la has cagado Pendejo, y ahora, ahora disfruto yo de cómo me soba los güevos ¡Je je je!..”

Mamá escuchaba las palabras de burla que le dirigía al Portero, ella sabía que el viejo estaba sufriendo, sufría al verle con otro hombre, pero el Clavo tenía razón, si no fuera por él y por su maldito vicio de cartas, Mamá jamás hubiera conocido a esos delincuentes; todo había sido por él, el que se las había entregado en charola de plata. Por eso y cómo escarmiento se esmeró más en sobárselos, continuó sobándole con la izquierda y la derecha la deslizó despacio nuevamente por el tronco de la verga. Llegó al glande y a modo de caricia, volvió a bajar con los dedos hasta la base. No quería mirar al Cubano y continuaba concentrada en la actuación de sus manos.

Inesperadamente le agarró la verga con fuerza para sacudírsela con lentitud. El Clavo rugió por la excitación y la mano derecha la deslizó por la espalda de mi Madre, quería alcanzarle las nalgas que tanto deleite le causaban. Ella dejó la palma izquierda sobre el denso vello y aceleró la agitación del brazo para masturbarle con más deprisa. Le meneaba la verga con soltura apretándole el glande haciendo que este casi explotara. Y el Cubano cómo espectador, atormentado viendo cómo los güevos se mecían con las sacudidas. Los pechos de mi Madre se columpiaban tras la playerita de tirantes y por el intrépido movimiento del brazo. El pezón de su teta derecha volvió asomar por los movimientos, del lado del costado y quedó a la vista. Uno de los compinches del Clavo tuvo ganas de avisarle, pero sólo veía babosamente cómo su Jefe disfrutaba de las placenteras caricias.

-“.. ¡Ooohh!, Así, preciosa, ..no dejes de tocarme los güevos ”. Le susurró al oído, fascinado con lo que ella estaba haciéndole a su miembro.

Mamá sujetó ahora la verga con la izquierda para poder sobarle los güevos con la derecha, de nuevo aligeró la vibración del brazo. De nuevo sus pechos comenzaron a moverse para deleite de los demás desgraciados. La verdad que su pecho derecho ya lo tenía casi entero por fuera del tirante. A veces cruzaba una mirada con los patéticos ojos del Portero, pero volvía a concentrarse, estimulada también por las palabras del mafioso delincuente.

-“.. ¡Oh! Lo haces muy bien, sigue así .. Ooh! que delicia ¡Je je!..” Y miró al Cubano.

Al Portero le temblaba la barbilla, como si fuera a echarse a llorar. En eso el Clavo condujo la mano desde la espalda hacia su trasero y le pegó tres leves golpes. “PLASHH, SPLASHH, PLASHH” Haciendo que sus pomposas nalgas temblaran bajo las mallas.

-“Lo que dejaste ir Mayito ¡Je je je!..” Se burlaba, cosa que me agradaba si no fuera porque justamente ahora mi Madre estaba hincada frente a él sobándole los güevos.

El Cubano cabeceó mostrando su indignación.

-“Sigue así, Mamacita, ..¡Ooh! lo estás haciendo muy bien ”. Le apremió el maldito.

El Clavo cabeceaba ante las veloces sacudidas que sufría su verga. La teta de mi Madre ya casi libre se meneaba cómo un flan. Mi Mamá permanecía concentrada, masturbándolo y sobándole los güevos con bastante agilidad, la verdad que Mamá ya era una profesional en el arte de la masturbación masculina, ni cualquier puberto de mi escuela se lo podía pelar mejor. El Clavo ya respiraba jadeando, como si fuera a correrse, y ella le apretaba más la verga al meneársela cómo para terminar rápido y que se largaran de una vez por todas.

Pero para colmo de males escuché al viejo con un nuevo plan para humillarla.

-“¡Oye Javier! ”. Exclamó el Clavo al más servil de sus colegas, aquel que los observaba embelecido.

-“D-diga mi jefecito, que es lo que desea ”. Respondió prácticamente como un pobre lacayo al requerimiento de su Amo.

-“Tu celular, ..toma el celular y grábanos .. Este momento se merece inmortalizar ”.

-“¡Ja ja ja!.. Cla-claro Jefe, .. se tiene que inmortalizar ¡Jajaja! ”. El sujeto tomó casi al instante el celular y lo encendió para disponerse a grabar la escena.

Mi Madre quien se encontraba esclava del momento y de la cruda realidad, le salieron unas lágrimas al saber que la humillarían más grabándola en tan escabrosa situación. El tipo comenzó a grabar a mi Madre empuñando esa verga, sacudiéndola salvajemente para satisfacción de su degenerado jefe; se les veía la expresión de gozo, placer y delirio al ver devastado el rostro de mi tierna Madre. El Clavo una vez que se percató del seno casi al descubierto de ella, empezó a jugar y pellizcar su sensible pezón rosado, dándole leves jalones sacándoselo por completo.

-“Vamos Señora mía venga, ..enséñenos los verdaderos dotes que tiene la Señora de esta casa para satisfacer a los Amigos de su Esposo ¡Je je je!..¿ No les dije chicos?, ..esta hembra es fabulosa ¡Je je je!..” Volvía a repetirles a sus secuaces mientras reposaba la cabeza sobre el respaldo del sofá.

Mi pobre Madre ya no podía más aguantando tanta humillación, solo respondía sumisa a lo que el viejo le decía, con sus ojitos celestes entrecerrados de la vergüenza, dándose cuenta que el tipo seguía grabando en tal vejación ahora con la cámara frente a su hermoso rostro enrojecido.

-“¡Ja Ja!.. ¡Caray Jefecito, esta toma salió muy bien! ”.

-“Bien hecho Javier, ..graba un poco más, .. ¡0hh! carajo que rico me aprietas la verga ¡ohh! .. ”

El desgraciado ya fascinado siguió con su labor de camarógrafo, mientras mi pobre y atormentada Madre se debía en cómo evitar que siguieran con ello, no solo por la vergüenza que significaba que la grabaran mientras hacía un acto impuro, sino porque estaría más a mereced de ese desgraciado, ahora podría regresar nuevamente y volverla a chantajear o peor.

-“No, no me graben no ”.

-“Tranquila cielo, digamos que esta grabación será como mi aval para que me paguen el resto, ..será como mi seguro para que no se me escapen ¡Je je je!..”

-“No por favor no ”.

-“¡0oh! mi cielo, eres lo mejor que me he encontrado en mi vida ¡0hh, Ahh! ..” Sollozaba mientras se retorcía de placer el muy maldito.

Y aunque Mamá estaba esforzándose aincamente por complacerlo, en su interior atinadamente algo le decía que con eso no bastaría para llevar al límite del placer que ese hombre buscaba, y lo comprobó cuando sintió como el mañoso delincuente fue llevando inicialmente sus manos gentilmente sobre su sedosa cabellera dorada para acariciarla, las dejó descansar por unos instantes sobre sus ondulados cabellos, pero con el único fin de ir enredando entre sus gruesos dedos un puñado de los dorados mechones de su coleta para comenzar a halarlos hacia él, hacía su enmarañada pelvis, acercar el rostro de mi Mamy hacia su asqueroso miembro.

Mamá al sentir la mañosa artimaña del sujeto, inmediatamente supo lo que pretendía que hiciera ella, por lo que levemente intentó forcejear para impedirlo, esperando con ello que al menos por esta ocasión pudiera salirse con la suya sin verse obligada a hacer eso tan aberrante que pretendían, ni mucho menos frente a todos ellos y dentro del resguardo de su propio hogar, donde su pequeño hijo ( ósea yo ), podría bajar en cualquier momento y encontrarla ahí, arrodillada frente a ese desconocido hombre que se suponía decir ella era un antiguo amigo de mi Padre. Pero las manos firmes del Clavo dejaron de ser menos gentiles y más persistentes, el muy cabrón se sujetó con su mano libre la base de embravecido aparato y con la otra presionaba con más fuerza, por lo que luego de unos instantes de forcejear, el cuello de mi Madre empezó a llegar a su límite, por lo que no le quedó de otra que la de acercar sus rosados labios hasta que titubeantes se posaron sobre la candente cabeza de aquel miembro.

-“Nogh .. no por favor, no ”. Se revoloteaba Mamá volteando la cabeza hacía otro lado.

El Clavo siguió haciendo fuerza para mantener a mi Madre presionada sobre su pelvis y ella se resistía con más fuerza.

-“No por piedad... ¡NO! ”.

El Clavo dejó de presionarla y con un rápido moviendo tomó a mi Madre fuertemente del pelo y se la acercó a la cara. En un tono bastante molesto empezó a hablarle:

-“¡A ver, Putita… bien sabes perfectamente lo que puede ocurrir si te sigues resistiendo, ya me estas cansando con tus Pendejadas de vieja estirada! ¡O me chupas ahora mismo el pinche garrote o prepárate para que todos se enteren la clase de Puta que eres! ”.

Mamá era consciente de que no tenía otra salida, que estaba nuevamente en sus manos, ella no sabía que yo había presenciado ya todo, pero con tal de mantener en mí su intacta figura ejemplar de Madre y de Esposa fiel tendría que doblegarse ante esos desgraciados, antes sus perversos y bajos instintos; sus ojos vidriosos en llanto mostraban su temor y nerviosismo, sus hermosos ojos celestes se llenaron en llanto mirándolo a él fijamente los suyos, lo que provocaba que el Clavo más se creciera provocándole más temor:

-“Pero si necesitas que tu pequeño te anime para que realmente seas consciente de lo que soy capaz lo haré. O me obedeces, te dejas de pendejadas y dejas que haga lo que quiera o haré bajar a tu escuicle para que vea lo fabulosa que es su Mamita con la mamila. ¿Ha quedado claro? ”.

Mamá dudó un momento.

-“¿HA QUEDADO CLARO? ”. Volvió a repetirle mientras la zarandeaba por el pelo.

-“sí .. ” Murmuro ella.

-“Mas alto ”.

-“Si ”. Confirmó mi Madre. terriblemente atormentada y acorralada sin saber cómo salir.

-“Bien ”.

El Clavo soltó el pelo que asía. Volvió a introducir su mano por su dorada coleta para enredarla en el puño y empezó a presionar. Esta vez no encontró ninguna oposición. Solo Mamá con los brazos sobre sus robustas rodillas, muy tensa y con los ojos cerrados.

-“Hey, abre los ojos y mírame. No quiero que los desapartes de mi vista ”. Le ordenó para su desfortuno.

Mamá abrió los ojos justo cuando el glande llegó hasta sus tibios labios, donde el Clavo empezó a juguetear por ellos como si fuera un lápiz labial. Cuando la humillación fue demasiada para aguantar, a Mamá no le quedó de otra que formar una “O” perfecta para albergarlo. La exclamación del Clavo se hizo evidente:

-“... ¡Ooh!, Siii, así Señora mía, tómala, ... trágatela toda hasta que sientas como sale mi batidillo para que te lo tragues too.. oohh .. aah aghhh ”. El obsceno comentario terminó por convertirse en un placentero suspiro al momento en que sintió abrirse suavemente los labios de mi Mamy para recibirlo.

Y cuando mi Mamy creyó que bastaría eso para tenerlo tranquilo, de nuevo se dio cuenta que su tarea de recibir aquel grueso salchichón entre sus labios pronto comenzó a complicarse, ya que el desgraciado sin soltar el fuerte nudo que hacía de su coleta en el puño, empezó a presionar más haciendo que acogiera los primeros diez o doce centímetros dentro de su boca. Me resultaba casi impensable que fuera posible llevarlo más adentro sin que la quijada se le desprendiera, o que la punta de su tolete le traspasara la garganta, pero la firme mano de ese desgraciado se rehusó a dejarla escapar y sin permitirle que se apartara comenzó a moverse hacia adelante y atrás follándola literalmente.

Mi pobre Mamy ahora no tenía manera de escabullirse o de moverse del modo en que la mantenía apresada, la pobre simplemente sólo intentó concentrarse en no perder el escaso oxigeno que alcanzó a albergar en sus pulmones en el primer bocado; con gestos de asfixia y de esfuerzo en su rostro tuvo que soportar todos y cada uno de los rudos embates con los que aquel desgraciado violentaba sus delicados labios. Y no bastándole con eso, como si fuera poco, de pronto empezó a empujar más todavía de manera más profunda tratando de llegar al fondo de su garganta, sin darle el menor tiempo para intentar acomodarse antes de retirarlo nuevamente y casi por completo, para volver a la carga de nuevo hacia el fondo de su garganta, siguiendo con su brutal mete y saca.

-“... ¡Ooh!, Sii, así es como se debe de comer, ..todo y sin dejar ni resto ¡Je je je!.. ¿No es así chicos? Anda Javier, grábate una buena toma de esto .. Haber cariño, quiero que fijes la mirada a la cámara mientras te comes todo mi pico ”. Se dirigió de nueva cuenta a su lacayo para que siguiera grabándola, para después sujetándose el miembro con una mano mientras la otra le presionaba de la nuca para intentar volver a violentar su garganta.

El rostro de mi Madre se encontraba devastado, sus lágrimas no paraban de brotar debido a la humillación sufrida y su hermoso pelo que antes estaba perfectamente llevado hacía atrás por la coleta, ahora se encontraba maltrecho y desacomodado, con mechones pegados a la piel de su rostro del brillante sudor que ahora bañaba su cara por el gran esfuerzo. El Clavo al ver que ella no hacía el infame y grotesco acto de ver hacía la cámara mientras soportaba su propia humillación, la abofeteó ligeramente a la cara para sacarla de sus atormentados pensamientos mientras que al notar cómo se sonrojaba al verlo se decidió a continuar humillándola con semejante tipo de comentarios soases.

-“¿No quieres ver a la cámara, eh? ..¿qué crees que pensaría tu hijo si bajara por las escaleras en este momento y te vieran así, comiéndole la verga al supuesto amigo de su Padre?... te aseguró que cambiaría la manera de ver a su Mamy de aquí en adelante, eso sin incluirle claro la tonta relación que vive su preciosa Mamita con el Portero, ¿o ya se la contaste? Es una pena destruir una familia tan linda, o que el pobre niño vea en lo que se convertido su Señora Madre ahora que su Papito ya no está ”.

Y terminando de escucharle decir lo anterior, de repente Mamá se vio forzada a subir la mirada en busca de aquel aparato electrónico que empuñaba el otro desgraciado en su mano, apuntando mañosamente a su rostro con el pequeño lente de su video grabador. Mamá se sentía devastada, su mundo nuevamente se le desbordaba de las manos, si antes la atacaban con separar a su pequeño hijo de su lado, ahora era para salvar su honra y la supuesta imagen de Madre perfecta que ella me mostraba. La pobre no tuvo más que soportar el humillante abuso de ser video grabada mientras hacía esa forzada felación, eso sin incluir la seguidilla de sus comentarios laceros sobre su persona:

-“Vamos linda, ..puedes poner una carita mejor ante la cámara .. No llores arruinas la toma, ..piensa que es tu debut de actriz porno que te prometí .. ¿Creen que sería una buena actriz chicos? ¡Je je je!..” Preguntó a sus dos compañeros, mirando al Portero, observando la angustia que dibujaban sus ojos.

-“¡Yo apuesto a que sí, ..apenas se la ha metido en la boca y ya nos tiene burros! .. Ya muero por verla en acción moviendo ese trasero ”. Le hacía segunda el desgraciado lacayo humillándola, mirándola con esa lasciva animal para poseerla.

Los desgraciados se mofaban de la grotesca imagen que mi Madre pudiera haber dejado de sí misma jamás. Levantando su mirada vidriosa y con el pelo enmarañado, apreciaba yo la más burda y humillante visión de mi preciosa Mamita con las mejillas hundidas succionando aquel grueso salchichón en tanto que con sus carnosos labios se aferraban alrededor del grosor del falo, mientras que poco más abajo entre el enmarañado puñado de vellos púbicos, se alcanzaban a ver los delgados dedos de su mano izquierda sujetando con fuerza el grosor de aquel asqueroso miembro. Destacándose de entre aquel abundante matorral, la brillantes del elegante diamante que coronaba su anillo de compromiso y la dorada argolla de matrimonio que de no ser por ese desgraciado, jamás hubiera permitido que saliera de su mano o peor aún, terminar funcionando como aval o moneda de cambio en aquel sucio barrio y en aquella estúpida apuesta por salvar a ese viejo cobarde.

-“Una gran foto para el recuerdo primor, .. ¡Je je je!.. eso es, ve que linda te ves .. ¡Si hasta pareces una becerrita en busca de su leche calientita! ”. Decía el Clavo divertido mientras observaba la imagen que su lacayo había logrado grabar.

Y cuando el desgraciado le dio la vuelta al celular para mostrársela, al verse Mamá en aquella grotesca imagen, de pronto la sobrecogió la angustia y la tristeza del terrible agravio a su persona y a su propia familia que estos horribles seres habían venido mancillar, por lo que no soportando la tan humillante postal que ya esos desgraciados se llevarían de ella, se esforzó a retirar la mirada y abatida por la vergüenza de sí misma al haberse prestado aquello, bajó la mirada de nuevo antes de dejar escapar un par de lágrimas que rodaron por sus sonrojadas mejillas.

-“¡Bueno ya, basta de tanto pinche lagrimeo!, ..si quieres acabar con esto aplícate, trágatela, tomate toda mi lechita y ve con tu hijo a llorar. Odio a las pinches putas reprimidas, ..dicen que no y las putas pantaletas las llevan chorreando. Ande Señora mía, aplíquese a fondo que casi termino, ..termíneme de mamar que ya los güevos me están doliendo ”. Lo dijo casi en verso, provocando más risas entre sus tontos lacayos.

Y al terminar apenas de decir sus denigrantes palabras, sujetándola firmemente del cabello fue empujando de nuevo hasta el fondo de su garganta todo el grosor de su masculinidad, provocándole con eso que le fuese imposible sin terminar por sofocarse. El Cubano sufría, tuvo que llevarse las manos al rostro para no seguir viendo aquello, los celos y la rabia le bombardeaban la mente y el corazón. El desgraciado Clavo mofándose del calvario que llevaba el Portero, sin dejar de estarlo viendo, apretó los labios en señal de esfuerzo y con más rudeza aplicó sobre la cabeza de mi Madre. De pronto dejó de moverse por unos breves instantes mientras se escuchó el escabroso mugir del delincuente mientras la sujetaba firmemente por el cabello:

-“ .. ¡Ogh, agh!, .. n-no te.. m-muevas .. ¡Oh! quédate quie-quieta cariño Ohh. Ahí te .. ahí te van, prepara a tragar to-todoooh .. Pu-u.. ta  madre que deliciaahh agh ”. Gemía el desgraciado mientras lanzaba las primeras descargas que sin pensarlo siquiera y de manera casi automática Mamá se vio obligada a tragar con tal de no ahogarse con toda aquella abundante erupción de candente lechada.

La sala se quedó en silencio por esos breves instantes, y mientras el Mafioso se vaciaba en la tibia boquita de mi Madre, continuó exhalando todo tipo de obscenidades en contra de mi devastada Madre sin importarle siquiera que la estuviera ahogando con su asqueroso miembro completamente obstaculizándole la garganta, que sin inmutarse siquiera por los lastimeros ruidos y ahogados quejidos que ella emitía intentando de seguir tragando toda aquella viscosa sustancia para no ahogarse, de pronto el rostro de mi Mamy se tornó en temor, abrió los ojos completamente vidriosos, pero ya no por de llanto si no por la angustia de no poder respirar más, cosa que no fue sino hasta que satisfecho ya al menos por el momento terminó de venirse dentro de la irritada garganta de mi Madre; que complacido por fin, soltó el fuerte nudo que había hecho de su dorada coleta para permitirle al menos tomar una fuerte bocanada de aire.

-“ .. Ooh!, por dioo..ohh .. Hhh .. ” Exhaló el maldito al ser liberado por los húmedos labios de mi Madre.

Una vez vaciados los güevos y totalmente satisfecho, por fin lográbamos a ver, yo en el monitor de mi pantalla y frente a los ojos de los otros dos lacayos más los afligidos ojos del Cubano, toda la extensión de aquel grueso miembro que asomaba centímetro a centímetro de los ultrajados labios, cubierta y casi reluciente por la tibia saliva de mi devastada Madre, unida a una película de espesa baba y rastros de semen que ella no pudo tragar; mismos que terminaron por caer sobre sus turgentes pechos manchando parte de su delgada blusa y entre el canal de ellos, obsequiándole otra grotesca postal más de su devastada imagen.

-“ .........AAAHHH!!! cogf .. ahh ..coff ” Sonido que hizo la garganta liberada de Mamá, diferencia que sentía que el alma le regresaba al cuerpo al tomar aire.

El miserable delincuente saciado ya o al menos contento por haber obtenido otro triunfo sobre la aturdida Madre, terminó por derrumbarse de nuevo sobre el cómodo sofá de nuestro salón familiar, donde minutos antes Madre e hijo habíamos tenido otro momento especial de paz y armonía observando como familia normal y casi perfecta nuestro programa favorito en el televisor; el desgraciado sonrió complacido a su aturdida víctima, luego de reconocer que nuevamente había conseguido de ella no sólo derrotarla, si no lo que sin duda había sido otro de los momentos más placenteros de su asquerosa vida. En tanto que aun derrumbada a sus pies, mi Mamy continuaba intentando regular su agitada respiración y recapacitando sobre lo que acababa de ocurrir en su propia casa y las siguientes ocasiones cuando a él se le ocurriera regresar.

El Cubano con las manos en la cabeza y los ojos inundados de lágrimas yacía en el suelo cómo un mísero cobarde. Aquello era una pesadilla para él, no sé si en el fondo amaba a mi Madre, ahora ella estaba siendo sometida y humillada por los mismo tipejos que él mismo había acercado a nuestras vidas para romper con la armonía de nuestro hogar. La angustia le provocó serios escalofríos en todo el cuerpo. Y cuando la respiración del Clavo pareció más calmada, Mamá le soltó la verga con la mano toda embarrada, aunque no se atrevió a moverse; el Clavo se irguió volviéndose hacia ella y le alisó el cabello. Se fijó en sus pechos, manchados por su espeso esperma y que estaban casi por fuera del tirante, sonrió. Mamá ni siquiera se había percatado de eso y que tenía a todos pendiente de ello.

-“... ¡Ooh, eres grandiosa, .. si te lo propusieras serias la Reyna de todo .. Déjame agradecerte, no quiero que pienses que soy un desconsiderado después de todo. ¿Te pusiste caliente, verdad Preciosa? ”. Mamá sólo tragó saliva y con sus mejillas sonrojadas mostraba que lo que decía el tipo era evidente.

Se levantó con suavidad y de los brazos la levantó a ella para que se reclinara sobre el sofá dejándola sentada, Mamá se encontraba aun extenuada y aturdida; después él bajó una de sus manos por su vientre y le separó las piernas, ella sabía que no se conformaría con una simple paja y una felación, increíblemente se mostró dócil y obediente. El Clavo llevó las manos a la base de sus mallas y las fue deslizando hacia las ingles, dejando bien visible la delantera de sus bragas, unas sensuales pantaletas en azul con tiras laterales minúsculas, con la parte de gasa de la bombacha transparente donde se apreciaba con claridad la zona poco velluda de su vagina. Los ojos de sus compinches casi se salen de sus orbitas al ver tal espectáculo, jamás creyeron que venir a cobrar el monto de una apuesta les fuera tan placentero. El que sometía al Cubano no pudo evitar contenerse y empezó a sobarse sobre la entrepierna.

-“Ahora quiero yo masturbarte ...” Le dijo el maldito mordiéndole el lóbulo de la oreja.

-“¿C-cómo?, p-pero Señor ”.

-“¡Tshhhhh!, ..déjame agradecerte .. Dales un pequeño show a mis compañeros ”. Le dijo al oído.

Mamá en momentos se había olvidado de que no se encontraba sola, levantó la vista hacía ellos y se encontró con sus miradas cargadas de lujuria. Rápidamente el Clavo le pasó el brazo derecho por los hombros para que apoyara la cabeza sobre él y la mano izquierda la plantó encima de las bragas. Deslizó los dedos con suavidad por la gasa hacia la tira superior y muy lentamente fue metiendo la mano hasta que la palma abarcó todo su chocho. Ella volvió la cabeza hacia él al sentir la mano sobre su vagina y resopló, notaba los dedos agiles del malnacido trabajándole la entrepierna. Mamá le veía a los ojos, sus labios estaban a escasos centímetros de los del tipo. El muy hijo de Puta había conseguido con sus formas ponerla en esa situación tan incómoda. Mamá no podía evitarlo, enseguida notó que le acariciaba con las yemas entre los labios vaginales, arrastrando la yema del dedo corazón por toda su gruta. Mamá mantenía los ojos bien abiertos y se negaba, pero no con palabras solo con la cabeza. Sintió que le abrían la vagina con parte del dedo corazón metido dentro.

-“¡Aah! ...” Mamá no lo podía evitar, el maldito sabía cómo tocarla.

El desgraciado comenzó a meneárselo en círculos, muy despacio, procurando profundizar con el dedo. Desde mi habitación los podía ver, les veía en el sofá. Mi Madre permanecía reclinada sobre el brazo de ese delincuente, con las piernas separadas y la teta derecha casi por fuera del tirante de su playera. El delincuente erguido, se había vuelto hacia ella y la estaba masturbando para deleite de sus lacayos, temí por ella que después de eso ese desgraciado les diera turno a ellos para disfrutar de su cuerpo, pero tal parecía que esas no eran sus intenciones. Sólo la masturbaba disfrutando de la muy nula resistencia, tal parecía que tanto ultraje y sufrimiento se habían quedado atrás, ahora mi Madre estaba disfrutando en parte de la masturbación forzada y de los ojos de aquellos otros tipos directamente en su entrepierna.

-“Mira cómo tienes a mis colegas, ..están locos por ti, por tocarte .. Quieren penetrarte, ..¿vas a dejar que te toquen? ”. Le decía al oído pero sin parar de menear la mano dentro de las pantaletas de mi Madre.

-“.. ¡Ah! ..no, por favor, ¡yaahh! ”. No pudo evitar exhalar un gemido Mamá sintiendo cómo esa mano le hacía maravillas a su vagina.

Parte de la mano de ese maldito sobresalía por los laterales de las pantaletas de mi Madre. A través de la gasa vislumbraba el movimiento de los nudillos agitando su chocho. Ella le miraba fijamente sin apenas parpadear, poco a poco el Clavo avivó el meneo de la mano tensando las bragas y clavando más profundamente el dedo corazón. Se los juro que desde mi habitación casi podía escuchar cómo mi Madre respiraba por la boca a modo de jadeos y cómo fruncía el entrecejo con la boca abierta. Contemplaba cómo ella removía la cadera ante los bruscos movimientos de la mano en su intimidad. Vi cómo cerraba las piernas, cómo queriendo atrapar aquella mano que hurgaba dentro de sus bragas. Mamá resollaba envuelta en una marea de placer. Por otro lado el Cubano seguía en el suelo hostigado por los celos y sentimientos horribles.

Mamá volvió a separar las piernas sin parar de resoplar y menear la cadera, el Clavo retiró el brazo de sus hombros y bajó la otra mano para echar a un lado la delantera de sus pantaletas, para así dejarles a la vista una perfecta panorama de su chochita a sus secuaces. Enseguida comenzó a joderla con el dedo con más severidad, asestándole fuertes punzadas que le produjeron intensos gemidos. Con la mano izquierda le sujetaba la delantera de las bragas y con la otra la penetraba con cierta rabia la vagina. Sus pechos se movían cómo flanes ante las convulsiones de su cuerpo. Y sus compinches disponían de una visión total de aquel chochito bien cuidado.

-“¡Muévete Puta!, ..berrea cómo la Perra que eres ”. Le susurró el maldito.

Mamá sin poderlo evitar se revolvía sobre el sillón, era increíble la habilidad que tenía el Clavo con sus dedos, obviamente ella no era la primera Mujer que había sometido, y sus dedos, ágiles y gruesos, escudriñaban el interior de su sexo con una sapiencia casi innata. A mi Madre ya le resultaba imposible contener los gemidos, ese hijo de Puta le estaba volviendo loca con la mejor masturbación que jamás le habían hecho.

-“¿Te gusta Preciosa?, ..¿eh, te gusta que te miren mientras te retuerces como una loca? ”. Preguntó, perversamente el maldito.

Pero Mamá no quiso contestar. Tampoco es que, entre tanto gemido pudiera haber engranado una respuesta coherente.

-“Pues esto te va a gustar más ... ¡Je je je!..” Le dijo, obligándola a abrir todo lo posible las piernas y a cogerse de las rodillas para facilitar aún más el acceso a su entrepierna.

Con fuerza y rapidez, el Clavo empezó a frotar el clítoris con la palma de la mano entera, y en cuanto ella soltó el primer y sonoro gemido, el desgraciado cambió el movimiento, e introduciendo los dedos corazón y anular en sus hambrientas humedades, empezó a agitarlos con más violencia. Mamá ahora ya no pudo callar más los imparables gritos de placer que aquello le estaba causando. Se agitó cómo una endemoniada, las piernas se le escaparon de las manos y se cerraron sobre el brazo del Clavo. De pronto ella se contrajo en un gemido final y se mantuvo inmóvil con los ojos cerrados, señal de que se estaba corriendo frente a ellos. Del chocho de mi Mamy brotaron chorros de flujos transparentes que empaparon por completo la mano del malnacido y sus propios muslos.

-“¡Ahh!, ..ahh ..ahh ” Jadeaba Mamá tratando de recuperar la respiración después de, posiblemente, el orgasmo mayor y más violento que nunca hubo experimentado. Corrientes eléctricas hacían suyo el cuerpo sudoroso de su ser, haciéndola convulsionarse sin control.

-“Abre esa boquita glotona ”. Le ordenó el Clavo.

Después de sacar los dedos de su vagina, fue para ponérselos bajo la nariz. Dedos que Mamá, embrutecida tras su clímax, no se cortó en lamer con fruición, saboreando la gran cantidad de flujos que los habían impregnado. El malnacido disfrutaba de su hazaña, y lo celebró con sus compinches con un trago.

-“¡Vieron muchachos!, ..no les dije que esta Dama lleva a una Perra en celo ¡Je je je!.. Así son todas, .. se niegan y se niegan, en cuanto las tocan, terminan revoloteando y gimiendo como las del barrio ¡Je je!..”

-“¡Vaya Jefe!, ..vea cómo chorreo la muy cerda, .. ¡Es usted un Cabrón jefito! ¡Ja ja ja!..” Le lambisconeaba uno.

-“Si, está chula la Mamacita, .. hay que llevarla pal barrio ¡Jejeje!.. Allá no le faltará quien la toque y le dé su buena lana ”. Siguieron mofándose.

Cuando segundos más tarde Mamá abrió los ojos, abochornada por haberse dejado llevar trató de recomponer su postura, el Clavo feliz y satisfecho retiró la mano que sostenía su prenda íntima. La braga no llegó a taparle el chocho por entero y parte de él quedó a la vista. Se sentía extenuada y bastante aturdida como si se encontrara apunto de desvanecerse debido a la calentura que la había sobrepasado, y en tal estado de confusión que no alcanzó a identificar el sonido de su celular que hasta luego de algunos timbrazos, el Clavo en tono exaltado le preguntó:

-“¿Qué no piensas contestar? ”.

Ante lo que despertando de su aturdida situación y levantándose lo más rápido posible pudo luego de reunir las fuerzas necesarias para levantarse y salir aunque fuera mínimamente de su estupor y encontrar el móvil de su celular en su bolso, finalmente fue capaz de ubicarlo para contestar antes de que colgaran del otro lado de la línea. Y en cuanto estuvo a punto de aplicar el send la voz del Clavo volvió a nublar sus sentidos:

-“Ponlo en alta voz, ..no quiero que menciones nada de lo que está ocurriendo ”.

-“E-es solo una Amiga ”. Dijo titubeando.

-“Hazlo ”.

-“.. ¡Hola Moni!, ¿cómo estás?, ..¿qué andas haciendo malvada que no contestas ni tú celular? ”. Desde el otro lado se escuchó la animada voz de Betty que le preguntaba cómo estaba.

-“N-nada, es que estaba viendo la televisión con Pedrito y mi bolso se encontraba arriba en mi habitación que no lo escuchaba ”. Trató de recomponerle Mamá, volteando la espalda hacía el indeseable invitado en un intento por actuar natural ante su Amiga pretendiendo que no descubriera el estado de perturbación en el que se hallaba.

Algunas gotitas de su propio fluido vaginal habían caído sobre el pequeño vello de su pelvis, otras sobre la delantera de sus mallas y alguno que otro grumo de lefa le había manchado la blusa. El malnacido Clavo no conforme con dejarla en ese estado tan deplorable todavía tuvo el descaro de andar desnudo hacia la mesita de centro para servirse otra copa y encenderse un cigarrillo. Mamá le observó unos segundos sin siquiera tener el pudor de taparse o de limpiarse las salpicaduras, le observó el culo gordo y su espalda robusta, el asqueroso se paseaba sin pudor por la sala de mi casa con los pantalones y los calzones en las rodillas. Le dio unos sorbos a su copa y unas caladas a su cigarro para empezar a arreglarse la ropa. No llegó abrocharse el pantalón. La verga la tenía blanda y le colgaba hacia abajo aun con fluido repugnante.

-“Bueno ni modo, quería platicarte unas cosas de Patricio, pero ni modo, ..no quiero agobiarte con mis problemas Amiga, ..espero que mañana estés más desocupada ”. Se lamentó divertida Betty sin sospecharse siquiera nada de lo sucedido entre su Amiga y aquel despiadado hombre apenas un par de minutos atrás y que ahora sin ningún tipo de pudor se encontraba semidesnudo mientras hablaba con ella.

Para luego de una pausa, y al no escuchar ninguna respuesta por parte de mi Madre, para interrumpir el inquietante silencio entre ellas preguntarle intrigada por la pasada conversación entre ambas.

-“.... Y bueno, ¿entonces qué pasó?, ..¿cómo vas con eso del vejete y el robo de tus panties?, aún sigue con sus cosas haciendo eso en el cuartito pensando en ti?... ¡Ay Amiga que oso!, ..yo no sé qué haría si estuviera en tu lugar. Tengo unas ideas para jugar con ese viejo, ..deja que vaya a tu casa para contarte ”. Mamá enrojeció más, su Amiga no paraba de hablar y la sonrisa de intriga de aquellos despreciables sujetos empezaba a dibujarse en sus rostros.

-“¡Q-que cosas dices, ..no como crees, .. mira después te hablo Amiga!, p-ara que hablemos de Patricio, ¿sí?. T-te tengo que colgar, ..Pedrito me está matando porque no lo dejo escuchar. Te espero si, bye ”.

Por fin se atrevió a cortarle la conversación a su Amiga luego de mirar con bochorno hacía atrás, imposibilitada de dar cualquier tipo de explicación o excusa a la vergonzosa situación a la que su Amiga la había metido, y para no tener que continuar soportando aquella bochornosa exposición, Mamá simplemente buscó recomponerse el cabello junto a su patética imagen y bajando la voz lo más que le resultaba posible, simplemente les aclaró:

-“Bueno, ya obtuvieron todo lo que quisieron, ..por favor salgan de mi casa ”.

-“¡Je je je!.. Aunque me gustaría saber a qué viejo se refería tu Amiguita, es cosa que no me importa, .. Me quedaría a divertirme más contigo mi amor, pero tengo asuntos que tratar, ..y la verdad que nada me gustaría más que enfiestarnos todos. ¿Verdad muchachos? ”.

-“Si, Jefe, está bien rica la vieja ”. Contestó uno de ellos.

-“Nos puso cómo burros ”. Contestó el otro.

Mamá no se atrevió a contestarles nada ni podía, luego de observar con disgusto el grotesco espectáculo que constituía el desguanzado aparato sexual de su chantajista colgando fuera de sus pantaloncillos sin ningún tipo de pudor, abatido ahora como una gorda y sin vida masa de carne embarrada e inerte, colgando sin el menor decoro en el sagrado salón de su propia casa que casi a diario compartía ella con su hijo mientras el delincuente ese le sonreía regocijándose, contento y feliz de lo que había logrado.

-“Has estado muy bien, Preciosa ..haces unas pajas maravillosas y tu boquita ni que decir, serías una actriz fabulosa ”. Terminó incluyendo.

Mamá se recompuso subiéndose las mallas y ajustándose el tirante de la playera para cubrirse los pechos. Tomó una servilleta y se la pasó por las mallas para secarse el fluido.

-“Chicos, junten todo y vámonos, ..la Señora se ha portado muy bien con nosotros y no queremos causarle más problemas. Por otra parte, ..¡Mayito!, tienes 15 días para juntarnos la lana. Y más vale que lo hagas porqué a la próxima ni está bella Señora podrá salvarte de las cosas que les tengo preparadas a los malos deudores ”.

-“Si, si Clavo, ..me, me la rayo chico que en 15 días tienes tu lana ”.

-“¡Pues más vale!, ..si no hasta Guantánamo será un paraíso a todo lo que te tengo planeado ¡Cabrón!.. No retes a tu suerte viejo ”.

Le amenazó el Clavo con la navaja casi en el rostro, para darle otra patada en el estómago y dejarlo tirado. Después salieron de la casa y se subieron en su camioneta, una camioneta azul con vidrios polarizados casi en negro evidencia de que la usaban cómo transporte para sus malhechoras y quizás hasta para secuestros. Arrancaron de la casa echando un fuerte rechinido de llantas cortando de tajo el silencio que se adueñaba de nuestra Colonia y la de nuestras pasivas calles. Por dentro Mamá terminó de arreglarse y se dirigió hasta el viejo.

-“¿Ya estará feliz? ”. Simplemente dijo.

-“¡Güerita, mi amol, ..te juro que yo! .. ” Trató de explicar cuando mi Madre lo hizo callar de tajo.

-“¡A mí no me jure nada, ni mucho menos me llame su amor! .. le dije claramente que no quería volverlo a ver y usted que hace, .. me trae a esos desgraciados a mi propia casa, donde está mi hijo. No eso no se vale Señor, ..le he ayudado mucho, casi pierdo mi argolla y tuve que hacer cosas horribles para recuperarla... ¿y usted que hizo, eh? ..bebiendo mientras yo pagaba sus deudas de apuesta. No, eso no se lo voy a perdonar, ..me ha lastimado mucho Señor, ..ahora quiero que se vaya de mi casa ”.

¡Por fin estaba viendo a la Señora Tapia!, ¡Por fin mi Madre volvía a ser la de antes!, casi lloro al escucharla. Y al ver al Cubano que se encontraba como un perro cobarde con la cola entre las patas agradecí al cielo, al fin ella se estaba defendiendo, por fin volvía a ser mi Madre.

-“Lo sé, ..la eh cagao y lo merezco. Jamá podré pagá todo lo que ha hecho pol mí .. quizá sea lo justo, merezco que me maten, aunque no sé si es mejó que vé lo que le hicieron a uste. No se preocupe, enseguida abandono su casa Güerita .. ¡Ooh! ”. Decía abatido, cuando un fuerte dolor en el estómago lo hizo doblarse y caer de rodillas al piso.

-“¡D-don Mario!, ¿se encuentra usted bien?, ..¿qué le hicieron esos idiotas? ”. Le dijo ayudándolo a reincorporarse y llevándolo a uno de los sillones para con unos hielos ponerlos dentro de un pañuelo para curarle, después sentándose a su lado para dárselo.

-“Güerita, no se preocupe ..ya casi ni me duele. La veldad que me dolió má habelte entregado cómo lo hice, ..fui un estúpido, peldoname ”. Dijo el viejo bastante arrepentido, la verdad que hasta a mí me estaba convenciendo de su nueva actitud.

-“No, no, yo ya estoy bien, ..p-pero usted, ¿y ahora cómo le va a ser para conseguir ese dinero? Don Mario esos tipos son muy peligrosos, ya ve de lo que son capaces ”. Le escuché de nuevo ablandarse.

El Cubano sonrió ligeramente, meneando la cabeza.

-“Pediré prestao, ..ahora que si tú quisiera podría prestalme una palte, ¿quizás la mitad? ”. Tuvo el descaro de pedirle eso.

-“Don Mario, por favor ..ya hice mucho yo ayudándolo aquella vez con sus cartas ”.

-“Lo sé, lo sé, ..fui un estúpido, jamá debí habelte llevado allá. Pero entiendelo mi amol, estaba desesperao ”. Le dijo el viejo poniendo una mano en su pierna.

Cosa que mi Madre al sentir la cálida y rugosa mano del viejo sobre su muslo se estremeció, era claro que Mamá aún sentía cosquillitas en su entrepierna por el viejo, ¡Ese maldito Cubano la había logrado domar con su tremendo garrote y su manera de montar!, Aunque en estos momentos ella se sentía traicionada y estaba seguro que ya no se dejaría seducir por ese viejo tan fácil, ¿o sí?...

-“D-don Mario, está muy golpeado, ..¿se puede levantar? ”. Se mostró humanitaria Mamá tratando de ayudarlo, aun a pesar del humillante calvario que tuvo que soportar por culpa de ese viejo.

-“Si, no te preocupe Güerita, ..allá en la caseta tengo algunas pastillas para el doló. Será mejó que me vaya ”.

El viejo trató de levantarse, pero no sé si era un simple teatro para ablandar el corazón de mi Madre, el caso es que cuando se quiso levantar este se volvió a dejar caer y se quejó de un fuerte dolor en el estómago.

-“¡Ay¡, ay, ..ya estoy un poco viejo ”.

-“No, no se puede mover, ..está muy golpeado, y si se va a la caseta seguro se le infectan las heridas. Venga, vamos a la regadera a limpiarlas ”.

¡No, no, no, ¿que estaba diciendo Mamá?, ¿c-cómo que a la regadera?, ¡Que se muera el mugre viejo ese!, cómo se le ocurría a Mamá decir eso después de todo lo que le habían hecho, si todo aquello había sido solo por su pinche culpa. La verdad que me daba una rabia con Mamá, me daban ganas de salir de mi habitación y enfrentarlos ¿Que acaso Mamá no aprendía?, ¿que no le bastó con revolcarse con aquel asqueroso Mono y ahora tener encima a esos delincuentes rondando por la casa? Simplemente que Mamá ya estaba perdida.

-“Pero Güerita, ..no te moleste, mucho te he hecho ya. No tengo na-a, solo unos cuantos golpes ”.

-“Confíe en mí, ..y no es ninguna molestia, está usted muy mal, y no me lo perdonaría que algo le pasara. Venga, le ayudo a pararse ”. Le dijo levantándose del sillón y dándole una mano.

-“Ay Güerita, ¿segura? ..porqué mejo me voy ”. El desgraciado hacía bien su papel de sufrido.

-“Don Mario, ¡PÁRESE! ”. Lo regañó muy seria.

-“Está bien, ya ”. Dijo el viejo sin mucha emoción.

Pero apenas se intentó levantar puso una cara de dolor. Se me hacía que era puro circo para lograr ablandar a mi Madre y tenerla sometida nuevamente para sus sucias perversiones.

-“¡Auch! Como que se están enfriando los golpes y duelen cada vez má ”.

Pero pesé a todo logró pararse, y torpemente fue dando pasos hasta que llegó a las escaleras. No lo podía creer, mi Madre lo quería llevar a su habitación a curarlo, que no se daba cuenta mi tontita Madre que el viejo solo se estaba haciendo para llevársela a la cama.

-“Espera, espera, ..llévate esa botella. Necesito un trago ”. Mendigo desgraciado, todavía tenía ese descaro.

-“Ay Don Mario, ..ni golpeado deja de tomar ”.

Fueron abrazados hasta subir las escaleras, él le pasó el brazo por los hombros y ella por la cintura, Mamá parecía su mujer, iba cargándolo a él como si fuera su Esposa o algo por el estilo. Eran ya casi las 12 de la noche y a mí ya hasta el sueño se me había quitado, no podía creer que mi Madre fuera tan estúpida cómo para caer nuevamente en sus sucias garras. Abrieron la Puerta de la habitación, encendieron la luz interior y pusieron la botella en la cómoda de su cama.

-“Ahora quítese la camisa ”.

-“Si, Güerita ”. Contestó con una risita simpática, y con cierta dificultad se fue quitando la ropa.

Mamá se sentó en la cama y cruzó las piernas. Sabía que estaba cometiendo otro error, pero estaba demasiado confundida cómo para pensar, recordemos que el desgraciado Clavo no hace menos de 15 minutos había estado acariciándole el chocho, logrando que se excitara. Necesitaba desahogarse un poco. El Cubano aún de pie, se desabrochó la camisa y se encendió un cigarrillo. Mamá observó su enorme barriga abultada y dura, así como sus pechos pronunciados y peludos. Tras dar unas caladas, rodeó la cama y se sentó a la izquierda de ella con las piernas separadas.

-“¿Y tú no te va a quitá también la ropa? ”. Le preguntó el sinvergüenza.

-“Don Mario por favor, ..está aquí para curarse, no confunda las cosas ”. Le respondió Mamá desinteresada.

Mamá entró al baño y agarró un paño húmedo y unas toallas. Limpió la sangre del rostro del viejo y observó una pequeña cortada justo debajo de su ojo. No lucía tan mal, aun así pensó que una crema antibiótica y quizás una bandita serían lo indicado. Sacando la caja de banditas y tomando la crema de su botiquín médico, regresó a donde estaba el viejo con todo lo necesario para curarle. Después de mirarlo de cerca, deduje que el viejo probablemente tendría unos simples raspones en el rostro por la mañana. Sacudió la cabeza con incredulidad por todo lo que había sucedido.

-“¿Y ahora qué? ”. Le preguntó.

Mamá no respondió; solo se agachó hacía sus pies y empezó a desatarle los zapatos. Me daba una rabia ver a Mamá haciendo eso, lo trataba como a Papá. El Cubano se unió a ella, sacándose el otro zapato. Entonces de manera torpe y nerviosa llevó la mano hacía sus pantaloncillos para quitarlos, pero el nerviosísimo y quizás los recuerdos de aquellas veces en que lo había hecho exaltada por la lujuria la hizo dudar, lo que el viejo solo sonrió y terminó por desabrocharse los pantalones él solo.

-“¿No te vas a quitá tú la ropita? ”. Volvió a repetirle el muy cínico.

-“Usted nuca va a cambiar ”.

-“Bueno mi amol, ..yo creí, pues yo no puedo bañalme, compréndame ”.

-“Le voy ayudar pero no desnuda, ..ya, ¿contento? ”. Le respondió con una mueca simpática mientras se dirigía al baño para abrir la llave del agua caliente y llenar la tina.

¡Mamá lo iba a meter en su flamante tina de baño!, eso sí me enojó, ni a mí me dejaba bañarme en ese lugar. Cuando estuvo de su agrado llamó al viejo para que se metiera, el desgraciado se sentía feliz, estaba logrando su cometido, volver a tener a mi Madre doblegada a sus caricias.

-“Ya está listo, ..desnúdese y venga acá ”.

Comenzó a desnudarse. Al quitarse la camisa nuevamente le asombró su enorme panza, dura y de piel muy morena, con mucho vello rizado por todas partes y con algunas canas, sobre todo por la zona de los pectorales. El mendigo viejo aún estaba muy fuerte, a pesar de su edad, su enorme corpulencia imponía, aunque con los compinches del Clavo y armados no podía hacer gran cosa. Luego se quitó el pantalón color café que siempre cargaba y se quedó sólo con sus cochinos calzoncillos blancos ajustado aquellas carnes. Tenía unas piernas robustas y peludas, también muy morenas, y con mucho disimulo me fijé en el tremendo bulto de sus genitales, bastante abombado. Se notaba el relieve de ese tremendo pene echado a un lado y gran cantidad de vello sobresaliendo por el elástico de sus calzoncillos. Caminó hacia ella. La barriga y el bulto le botaban con los pasos.

-“¿Los calzoncillos también? ”. Preguntó sonriendo.

-“No lo sé, si usted quiere ”. Le respondió Mamá notando desinterés.

El viejo riéndose bajó sus manos para bajarse sus cochinos calzones. Lo hizo muy despacio, descubriendo lo que se escondía tras la tela. Era una verga regordeta, muy larga y muy ancha, con venas pronunciadas en todo su tronco, con un glande muy abultado. Con los güevos gordos de piel muy abrupta, salpicada de largos pelillos. La tenía erecta hacia arriba.

-“Perdón Güerita, ..es que volvé a velte yo...”

-“No sea presumido, ..ande métase ”.

Le tomó al viejo de la mano y le ayudó a meterse en la tina, con el agua casi desbordándose por los costados por el corpulento cuerpo del Cubano mientras el vapor inundaba el lugar. Mamá se arrodilló aun lado de la tina y sujetó la esponja, parecía la Madre del viejo bañándolo, ni conmigo hacía eso ahora. Quien lo fuera a creer si lo decía, la gran Señora Tapia bañando al viejo Portero en su flamante cuarto de baño.

-“¡Ouch! D-duele, Güerita, ..el agua está muy caliente ”. Se quejó el viejo con actitud infantil.

-“Ahora, quédese quieto ”. Le dijo mientras tomaba un jabón y comenzaba a enjabonar delicadamente sus brazos, espalda y luego su pecho, lavando amorosamente cada moretón, pero apenas llegó a su estómago el viejo se retorció muerto de risa.

-“Ahí no, Güerita, ..m-me dan cosquillas ”.

-“No sea infantil Don Mario, ..¡ya quédese quieto! Ya ni porque me tiene enjabonándolo se queja ”. Y se rió inocentemente.

-“Si, sin duda, ..estoy siendo enjabonaó por la má guapa Mujel del universo ”. Este desgraciado no tenía vergüenza.

-“Ah, Gracias, Don Mario ”. Y Mamá menos.

Se sonrojó visiblemente mi Madre, pero con actitud amorosa siguió enjabonándolo mientras se miraban en un incómodo silencio, a la vez que las manos de mi Madre comenzaban a recorrer su cuerpo sin ningún pudor, pasando por su cuello y sus bofos pectorales hasta llegar a su cintura, luego a su robusta espalda y caderas, para entonces repetir todo nuevamente. Pero aunque ella quería que esto fuera nada más un asunto “médico”, el tremendo garrote del viejo estaba completamente firme dentro del agua, y la situación se estaba saliendo de control. Aunque, para ser franco creo que Mamá estaba igual de excitada que él. Nada más de recordar todo lo que le había hecho sentir aquellas veces la tenía en un dilema, y al verse así, sola en su habitación, bañando a un viejo cochino no estaban ayudando nada para apaciguar su calentura.

-“D- Don Mario, ..p-por favor contrólese. L-le tengo que lavar sus heridas ”. Le dijo en un tono aprehensivo para tratar de controlar la situación.

-“No puedo Güerita, ..te lo juro. Ere una tentació demasiado grande ”.

-“¿Sabe?, ..me gustó mucho ver cómo me defendía ante esos Malditos. Hace mucho que nadie lo hacía ”. Le dijo en voz baja.

-“Y lo haré siempre que sea necesario, Güerita ..¡Uff!, tus manos se sienten deliciosas ”. Contestó el viejo con apuros, tratando de controlar el dolor que aún sentía.

Y se quedaron en silencio un rato más, el viejo disfrutando con el agua caliente y Mamá frotándole la rugosa piel mientras se miraban fijamente a los ojos, sintiendo cómo la temperatura entre ambos aumentaba de forma incontrolable. Ahora que lo veo reconozco que cuando mi Mamy estaba con el viejo se veía más alegre, más llena de vida, rebosante de fuerza ..p- pero que estoy diciendo, yo también estaba cayendo en la nueva actitud del Cubano, si había sido el viejo que la había orillado a entregarse con aquellos cerdos. No podía creer que fuera tan tonta cómo para caer nuevamente en sus cochinas manos, yo también ya no sabía ni que decía no estaba siendo muy coherente con mi modo de pensar. Lo cierto es que se estaba comportando de un modo totalmente opuesto a todo lo que había sido hasta entonces en estas últimas semanas.

No podría explicar de un modo racional cómo una Mujer tan hermosa, Madre virtuosa y recatada se estaba comportando ahora y nuevamente cómo la más viciosa y depravada de las Putas. Pero así era, algo en su interior la incitaba a entregarse aquel hombre maduro. Creo que era un instinto animal y primitivo que a pesar de haber estado adormilado y reprimido durante años, había logrado liberarse desde la muerte de mi Padre, y afloraba ahora con un ímpetu y una fuerza arrebatadora. Creo que simplemente se dejó doblegar y cedió ante aquel espíritu imperioso, hasta que no aguantó más y con una vocecita tierna le dijo:

-“¿Don Mario? ”.

-“Si, Güerita ”. Volteó él a verla.

-“No, nada Don Mario ..¿no le lastimo verdad? ”.

-“No preciosa, ..lo haces muy bien ”. Le dijo buscando sus ojos.

Mamá no lo podía evitar, su cuerpo ardía y le pedía restregarse al de él, pero aún no sabía cómo hacerlo, cómo decirle que lo deseaba con cada poro de su cuerpo. Así que tratando de concentrarse en bañarlo, comenzó a pasear sus manos por sus brazos, axilas y torso. Mientras, sus durísimos pezones le arañaban la espalda al viejo. Trazaba con ellos cientos de figuras sobre su morena piel, intentando llegar a todas partes con ellos. Y no se limitó a usar solo sus pechos para incitarlo, también una que otra caricia en la zona genital cuando sin querer se le caía el jabón entre las piernas del viejo, claro que rápidamente sacaba la mano para no verse tan evidente, Mamá estaba perdiendo la cordura bañando a ese desgraciado.

Se agachó y paseó la esponja por sus robustas piernas. Una vez más me sorprendía la firme consistencia de los músculos que se escondían bajo la piel rugosa del viejo, era cómo un viejo toro que imponía con sólo verlo. Y mi Mamy también lo notaba, le ardía la cara y el pecho estaba a punto de estallarme. ¿Cómo podía excitarse al tocar el cuerpo maduro de ese hombre? No me lo explicaba, ella podía tener a cualquier hombre sobre la faz de esta tierra, más joven incluso que ella si se lo propusiera, y sin embargo, la realidad era innegable. Se sentía hechizada por el tacto de su morena piel. Aunque pasaba la esponja para enjabonarle, siempre encontraba el modo de rozarse con él de otras muchas maneras además de con sus manos. Cada vez que lo hacía su vello se erizaba, y un pequeño estremecimiento le recorría por todo el cuerpo.

Sin duda, lo que sentía ahora Mamá era la pura atracción animal que toda hembra caliente siente por su macho. No actuaba de un modo consciente, ni racional, al menos no del todo. Se estaba dejando llevar instintivamente por el enfebrecido deseo de copular. Sí en el fondo de su ser buscaba la cópula con el hombre al que estaba enjabonando. Y no podía decir que él la estuviera obligado ahora. Era ella la que de un modo obsceno estaba provocándole, incitándolo a yacer desde el momento en que lo invitó a su recamara. Pero realmente nada de eso me preocupaba, lo que de verdad me aterrorizaba la cabeza era el tremendo pedazo de carne que se asomaba ya debajo del agua.

Es cierto que el viejo estaba golpeado, pero para nada evitaba que estuviera con el rabo a tope. Por más que Mamá intentaba evitar en todo momento acercarse a sus genitales, que después de haber enjabonado a base de bien el resto del cuerpo, no le quedaba más remedio que dedicarse a ellos. Sin embargo cuando se acercó a ellos, descubrió para su asombro, cómo la cabeza del pene salía del agua cómo visor de un submarino, una pequeña risa nerviosa apareció en su rostro. En cuanto la esponja pasó cerca de su entrepierna, notó cómo ese ariete se ponía más rígido y ganaba más vigor, tamaño y consistencia. Esta súbita reacción le dio nuevos bríos que el viejo ya no aguantó más y le dijo muy cerca al oído.

-“Tócala, ..está así por ti ”.

Mamá se quedó paralizada por unos segundos, pero no lo podía negar, ese viejo despertaba en ella la fogosa hembra que dormía en su interior, además la situación pasada con el Clavo, su chochita ya estaba hecha caldo.

Así que sin más, volví a ver desde la pantalla de mi monitor a mi Madre doblegarse ante ese viejo y meter su delicada manita para agarrarle el tremendo ariete que se asomaba desde el fondo de la bañera. Primero se concentró en sus gordos testículos, sopesando su consistencia y comparándola con la que iba adquiriendo cada vez que los frotaba. Y sobre su pene, aun le faltaba ya muy poco para alcanzar el tamaño máximo ya que se encontraba sumergido en el agua, eso lo corroboró midiéndola con la mano. Al tacto, la notó bastante consistente pero no tan dura cómo creía que debía estar. Bueno, no tan dura cómo estaba las veces pasadas. Era evidente que debía seguir trabajándola para que pudiera alcanzar los estándares de calidad que ella exigía. Así pues, sus delicadas manos comenzaron acariciar el tremendo instrumento que se ofrecía y con toda la ternura de la que fuese capaz, asegurándose en todo momento de no dejar centímetro alguno que no recibiera la atención requerida. Aquel trozo de carne la tenía hipnotizada con su creciente personalidad. Tal parecía que a Mamá le fascinaba la fuerza que ganaba en sus convicciones.

Ciertamente para ella era un espectáculo ver cómo aquel trozo de carne ganaba más en grosor, longitud y dureza en sus delicadas manos. Era cómo un verdadero milagro, cómo lo hacía cobrar vida y se convertía ante sus ojos, en virtud de sus suaves manipulaciones en un orgulloso y desafiante fierro capaz de taladrar lo más profundo de su ser ( que poético amanecía ahora je je). Un intenso calor se apoderó de ella en cuanto fue consciente de ello. Sus manos le picaban, el rostro le ardía y su chochita… su chochita ya era puro fuego. Una vez más, sentía la necesidad de entregarse a aquel hombre maduro y rudo. No podía ser, acababa de disfrutar de un orgasmo tremendo en manos de aquel cerdo y ya estaba pidiendo guerra otra vez. Pero, ¿En qué clase de guarra estaba convertida mi Madre?

Aunque a ella en estos momentos parecía no importarle, es más, sin dejar de pajear al Portero, comenzó a rozarse con el talón la zona de su entrepierna. Tenía que calmar una vez más las nuevas exigencias que su hambriento chochito le demandaba. Sin entender cómo mi Madre ya tenía su atención dividida. No podía olvidarse de atender cómo era debido a su hombre. No es que fuera la primera vez que se debatía entre su propio placer y el del viejo. Con tanto chantajista y depravado, mi Madre ya había adquirido bastante experiencia cómo para hacer varias cosas a la vez, es más, ahora hasta lo disfrutaba y quizás pensaba en cómo no lo había hecho con mi Padre. Aunque ella sabía perfectamente que si no hubiera muerto mi Padre por aquella extraña enfermedad, no hubiera aprendido jamás a jugar con su cosita, ni tampoco hubiera estado nunca en aquella bañera, disfrutando plenamente a ese hombre maduro lleno de perversiones y situaciones que nunca se hubiera imaginado.

Claro que no podía echarle la culpa de todo el haberse quedado sola. Ella sabía que muy dentro de su ser había una ardiente hembra que despertaba desde el fondo y la transformaba en la hembra ganosa que en estos momentos estaba viendo bañar al viejo Portero Don Mario. Tampoco le había pedido que le masturbara. No, si ahora se encontraba arrodillada delante de él, era por iniciativa propia. Si se debatía en aquella agonía de dar placer y disfrutar del cosquilleo en su sexo al mismo tiempo, era única y exclusivamente porque ella así lo había querido.

Esta indiscutible verdad me martilleaba la cabeza pero no era el mejor momento para pensar en ello, mi Madre estaba a punto de entregarse nuevamente a ese viejo y estaba yo a escasos metros sin poder hacer algo para evitarlo. ¿Qué podía hacer para evitarlo?, ese maldito viejo terminaría jodiéndosela y volvería a mi vida nuevamente. Me daba un coraje, si me lo encontraba mañana seguramente se me quedaría viendo con su estúpida sonrisa burlona y me escupiría en la cara cómo mi flamante Madre era suya de nuevo. ¿Qué podía hacer para evitarlo, Maldición?..

Pero decidí ignorar de momento mis pensamientos y centrarme en lo que estaba viendo ahora mismo en mi monitor. Mi Madre se debatía en empezar o no a tragarse aquella enorme tranca que se empeñaba tercamente en mirarla a los ojos. El tremendo bálano estaba recubierto de jabón. Si bien hasta aquel momento el gel, le había facilitado la labor, le permitía deslizar sus manos por su grueso tronco con toda facilidad; ahora, estaba dispuesta a saborearlo.

-“... ¡Oohh!, Güerita ..cómo te extrañaba ”. Le decía lleno de júbilo.

Mamá seguía arrodilla fuera de la tina debatiéndose en acariciar su sexo o hacerle la felación, se acercó un poquito más a su cuerpo, apretando sus firmes pezones contra el pecho desnudo del viejo, lo miró al rostro por unos segundos, analizando sus respectivas arrugas que le daban esa imagen de tipo rudo, sus llamativas verrugas que se desparramaban por su cara, de su boca expelía una fuerte hediondez bucal de tabaco y alcohol, Mamá lo observaba anonadada, ¡Oh por dios!.. cómo le atraía ese viejo, su fuerte y peculiar aroma a sudor! Lo sujetó con ambas manos de las orejas y ella misma buscó la podrida boca del viejo para comenzar a besarlo apasionadamente, esforzándose en pasar su lengua por aquella horrible boca, y mientras lo hacía yo no entendía ni comprendía del por qué mi Madre se comportaba así con ese viejo.

Muy lentamente sus labios se apretaron contra los suyos en un tierno beso, con mi corazón latiendo a mil por hora viendo cómo ese mugre viejo con su asquerosa lengua ahora entraba en la boca de mi Madre y la sometía dulcemente, pero después de algunos segundos la cosa se salió de control y comenzaron a besarse con total desenfreno.

-“.. ¡Mfmf!, Don Ma…¡Mfmf! ...” Dijo Mamá mientras se apretaba entre sus robustos brazos sin importarle ya el dolor que sentía, y entre tiernos gemidos se correspondían totalmente.

-“.. ¡Mffh!, ..fmm Güerimh ¡Mffph ”.

Casi parecía que sus bocas quisieran aparearse ahí mismo, y el espacio en el baño comenzó a llenarse de soplidos, sollozos gemidos, lengüeteos, frases entrecortadas, y ni siquiera la bañera entre ellos parecía apagar el fuego que los abrazaba. Las manos del viejo estaban totalmente descontroladas, apretándola con muchísima fuerza, a veces tan fuertemente que casi la metía con él a la bañera.

El viejo sacó casi medio cuerpo de la bañera para sobarla y abrazarla, pero sin dejar de besarla y babosearle el cuello. Mamá se dejaba hacer, estaba con los ojos entrecerrados ausente por las caricias del viejo que le apretaba los pechos, se deslizaban por su espalda, sobaban su vientre, se metían entre sus piernas y finalmente volvían a su trasero que por encima de las mallas le metía los dedos y le retaca toda la fina tela en el culo que parecía ser el centro de todas sus obsesiones.

Simplemente, ya todo eso era un festival de manos y lenguas explorando todo lo explorable sin querer detenerse nunca, y así estuvieron casi 10 minutos, trabados en tan salvaje lucha, hasta que Mamá entendió que tenía que hacer algo más por su “paciente”, por lo que con ternura se acercó a su oído y le dijo:

-“Don Mario, ..le quiero decir algo ”.

El viejo sonrió ligeramente y acercó su oído a la boca de mi Madre mientras le besaba los hombros, y casi susurrando ella le dijo:

-“Quiero hacérselo con la boca, pero...” Y se quedó pensativa esperando una reacción del viejo.

-“¿Pero que mi Güerita?, ..ya sabé que todo mi chorizo e tuyo ”.

-“Ay, Don Mario, ..la verdad que estos últimos días yo... Es su culpa, yo, yo, mire, es que...” Puso una expresión de tierna angustia.

El viejo observado que ella no se decidía, le dio un tierno beso en la mejilla y le pidió que le dijera:

-“Anda, dime Güerita ”.

-“Es que no sé cómo decírselo yo ..n- necesito que, que usted me lo ordene ”.

¡QUEEEE!!! Me quedé con cara de ¡What!, ¿cómo era posible que mi Madre le pidiera tal cosa?, estaba convertida en una sumisa, si el viejo por primera vez se había puesto cariñoso y delicado con ella, esta quería que la obligara, que la domara cómo una autentica Perra sumisa.

-“¡Oh! ¡Je, je, je, je.. ¿Quieres decir qué? ”. El viejo abrió los ojos con expresión tonta.

-“Si, si, no se burle, ..sólo ordénamelo ”. Admitió con una sonrisa, sin atreverle aún a mirarlo a los ojos.

-“¿Cuándo te diste cuenta que? ....” El viejo puso una expresión maliciosa.

Mamá se puso roja de la pena, apretó los puños sintiendo esa impotencia por las venas, hasta que finalmente dijo en voz alta:

-“Ay, Don Mario, ..¿qué me gusta obedecer? Me hace sentirme esclava, humillada ..pero a la vez me excita, la maldita cosa me tiene a mil todos estos días sin usted ”.

-“¡Je, je, je!.. Ay Güerita, ..yo sabía que te gustaba sé mi Perrita sumisa, pero no sabía que tanto. Bueno, lo haré, ..ahora quédate quietecita. ¿Ok? ”. Dijo el viejo con una tremenda expresión de felicidad, casi viniéndose ahí mismo al oírme decir eso.

El maldito viejo lo había logrado, había convertido a mí Madre en su esclava sumisa. ¡Perro desgraciado!, ahora lo odiaba más que nunca. Seguí observando...

-“Habé mi Perrita, ..baja las manos y ponlas en tu espalda ”. Le ordenó el viejo.

Y Mamá obedeció de inmediato. El viejo se levantó de la bañera con su tremendo cipote al tope, parecía un gran oso pardo, su tremenda corpulencia hizo que casi sacara todo el agua de la bañera, pero eso no importaba, importaba ahora mi Madre, cómo se le ocurría abrirse abiertamente a ese viejo cómo sumisa, a él que la había convertido en su perra aquel día, en una exhibicionista en aquel café, en una ladrona en aquella tienda de lencería, la verdad que no lo entendía. El sentir que alguien tomaba el control de sus cuerpo y de sus acciones la ponía cómo Perra en celo, y eso que no había pasado nada aún.

-“Ahora Perrita, arrodíllate frente a mí y abre tu boquita lo má que puedas, ..pero siempre quiero que me mires a los ojos ”.

Una exquisita sensación de humillación e impotencia le invadió todo el cuerpo. Simplemente, todo su ser respondía a la sumisión. Lentamente sus rodillas tocaron el frio y mojado mosaico del baño, con la poderosa verga de Portero justo frente a su cara. Mi Madre fue abriendo sus rosados labios de par en par, pero no pudo voltearlo a ver porque el agua de su inmenso cuerpo caía fuertemente sobre su rostro.

-“D- Don Mario, ..el agua ”. Dijo con apuros.

-“¡Oh, sí, peldón, ..ven, acá estaremó má agusto ”. Le dijo el viejo yéndose a una banca de madera que tenía Mamá dentro del baño para sentarse mientras se lavaba con la manguera de la regadera.

Solo la débil iluminación que entraba de las lámparas de la cama de mi Madre y el débil golpeteo de unas gotas de agua al caer rompían la monotonía.

-“Aquí estaremo mejol, Perrita ..me gusta velte y escuchalte mientras me mamas ”.

-“¡TShhhh! ... baje la voz Don Mario, ..mi hijo ”. Le reclamó con mucha vergüenza, cómo si le importara ahora que yo pudiera escucharlos.

El viejo le acarició suavemente el cabello, y entonces le dijo:

-“Anda acá Perrita linda, ..tomate tu mamilita. Te oldeno que me chupes la verga ”.

Al escuchar eso Mamá dio un gemidito que se escapó de sus labios mientras la sensación de sumisión le quemaba por dentro, y entonces abrió aún más la boca y se fue acercando lentamente a la entrepierna del viejo, sintiendo cómo si una gruesa serpiente se estuviera deslizando lentamente entre sus labios hasta que llegó a taponearle la garganta, y en ese momento nuevamente cerró la boca formando una enorme “O” y comenzó a mover la cabeza lentamente de atrás para adelante en una deliciosa cadencia sexual. Sus ojos claro, siempre clavados en los del viejo.

El Cubano se había acomodado sobre la banca inclinando casi hasta la horizontal, su verga se ofrecía a mi Madre apuntando al cielo sin ningún asomo de gravedad. Las mallas de mi Madre ya se le habían empapado por el agua, acabó decididamente en el suelo y arrodillada se inclinó sobre el moreno cuerpo de Don Mario para engullirse desbocada el obsceno manjar que se le ofrecía, degustándolo con sumo placer y con gran maestría.

Mamá ya era una experta en mamar pollas, de hecho no había pasado ni una hora desde que había sido obligada por el otro maldito. El problema era que está parecía embrujarla, al parecer todo lo que la naturaleza había dotado de más al Portero lo había restado a su físico, la verdad no sé si mi Padre estaría dotado eso sería una de las cosas que jamás preguntaría, pero haciendo cálculos y comparándola con la mía, la polla de Papá apenas sobrepasaría los doce centímetros de largo y el diámetro apenas rondaría los tres, no sé si eso sería el causante del extraño comportamiento de mi Madre, cosa que espero equivocarme. Esto lo pensaba mientras el instrumento del Portero se iba introduciendo lentamente por la garganta de mi Madre; ella ya sabía que no la podía tragar toda; de hecho en realidad cuando lo había logrado era porque el viejo prácticamente se la había enterrado sujetándola por los cabellos, sabía que eso le gustaba al viejo, usarla como un simple hueco para seguir follando y también sabía que le gustaba ver como las lágrimas brotaban de sus hermosos ojos, junto la saliva espesa que se le acumulaba en la boca, prácticamente al no poder ser tragada se le resbalaba por la comisura de sus labios a lo largo de su verga depositándose en los güevos que ella no dejada de acariciar sin dejar de verle.

-“.. ¡Ogh!, Mi Perrita, ..la mamas cómo una diosa. Mi cipote ya te extrañaba y tu boquita no deverá de probá ninguna otra verga que no se la mía ”. Jadeó el viejo con apuros, agarrándose al vidrio del baño para no caerse, a la vez que los húmedos sonidos de la boca de mi Madre empezaban a reverberar ruidosamente por todo el baño.

-“.. ¡Mfmff! ... ¡mfm!... yogh tag guiengh ... ¡glogh! ”. Creo que trató de decirle que ella también.

Don Mario simplemente la dejaba hacer, sabía perfectamente que en estos momentos ella haría lo mejor para darle placer y simplemente con los brazos echados detrás de su cabeza observaba cómo un ser todo poderoso la escena, regodeándose con la tibieza de esos rosados labios que estaban abrazando su verga, en ocasiones levantaba un poco las nalgas de la banca para intentar meterla un poco más. Que cada vez que lo hacía Mamá respondía con una ahogada tos, que para no asfixiarse reculaba sacándose aquel enorme trozo de carne y después de respirar y recuperar el aliento volvía a tragarla con inusitada maestría.

Claro que no era la primera vez que lo hacía de ese modo, de hecho eso al viejo le encantaba, pero en esta ocasión todo era diferente. Era cómo un rencuentro, ahora no habían dudas en mi Madre, de lo que la hacía sentir el viejo. Solo con someterla con sus palabras y sus malos tratos todo su ser respondía con total dedicación para él asumiendo su papel de esclava y amante, con su suave lengua retorciéndose sobre la carnosa cabezona morada en cada movimiento, sus mejillas hundiéndose con cada succión, y sus ojos azules perdidos en su mirada. No había duda, mi Madre era de nuevo del viejo.

Mamá en estos momentos solo sabía que quería comérselo todo, sentir su verga reventándole por dentro, dejárselo seco una y otra vez, para entonces volvérsela a mamar. Y casi como si le hubiera leído la mente le dijo:

-“¡Anda Perra, ..mámala má duro! Tu puede, ..que se vea cuanto la extrañaba ”.

Al escuchar eso la actitud de mi Madre se volvió aún más salvaje, y comenzó a mamarle el glande cómo una becerra a las mamas de su Madre, mientras usaba ahora su mano derecha para masturbarlo agresivamente, a la vez que con la izquierda le masajeaba las bolsas de esperma que se mecían cargados cómo péndulos de lado a lado, logrando que el viejo casi se desmayara de placer.

-“¡Oohhh! Cabrona, ..tu boca se siente deliciosa ”.

Y con ese acompasado mete y saca siguieron durante más de diez minutos, hasta que el viejo le sujetó la cara con ambas manos mientras acomodaba el hermoso rostro de mi Madre entre sus robustos y morenos muslos, dejando al alcance de su boca ese par de ásperas y pesadas bolsas que albergaba sus asqueroso güevos. Cosa que a Mamá no le desagradó en lo más mínimo, al contrario, succionó primero el derecho y después el izquierdo, albergándolos en su boca para saborearlos, acumulando gran cantidad de saliva para abrigarlos y traspasándolos de un lugar a otro de su boca empujados y lamiéndolos con su lengua para deleite del viejo.

Pero creo que ahora, por el reencuentro con mi Madre y por la estupenda destreza con la que ella trabajaba su entrepierna fue demasiado para el viejo, que no pudo resistir más y su verga comenzó a escupir brutales chorros de semen en el rostro de mi desprotegida Madre, que por la repentina acción no pudo escapar y simplemente cerró los ojos, dejándose acariciar como una cálida lluvia; empezaron a salir dispersos disparos de semen que se estrellaron en su boca y en toda la cara, otros cayeron dentro de la tina y sobre su pelo, Mamá volvía a estar hecha un asco, juro que me daban ganas de ir a tocarle la puerta para asustarla, pero simplemente me quedé ahí observando como un pelele mientras mi Madre actuaba como su Perra recibiendo sus espesas descargas. Ya después de haber descargado todo, el viejo agarró su miembro y empezó a pasárselo por la cara, y a darle golpes en las mejillas y en los labios con su verga.

-“¡Ooh! Así Perrita, ..me lo ha hecho tan rico que no lo he podido evitá, te eh bañao toa ”. Dijo él tembloroso y débil.

Pero lo peor fue que mi Madre con un gesto grotesco para mí y para el viejo tierno, le dio un besito en la punta y entonces se incorporó de nuevo frente a él, apretándose contra su cuerpo mientras le decía al oído:

-“¿Se siente mejor ahora?, ..¿ya no le duele tanto el cuerpo? ”.

El viejo se rió muy divertido.

-“¡Que guena doctorcita ere!, ..creo que volveré siempre que me duela algo ¡Je, je, je!..”

Mi Madre rió inocentemente por su comentario mientras tomaba una toalla y lo secaba con mucho cuidado, poniendo especial atención en no lastimar sus heridas, y entonces después se limpió la cara de restos de su corrida y tiró la toalla al piso, aunque el viejo no le quitaba los ojos de encima.

-“Uff, Perrita, ..me encanta cómo se te ve el culito en esas mallas ”.

-“Ay, Don Mario ..usted no se cansa. Venga recuéstese un rato ”.

Y como si fuera un niño chiquito lo tomó de la mano y regresaron a la recamara, pero de repente el viejo se dejó caer sobre ella y cayeron torpemente en la cama, con su aún firme erección apretándose contra las nalgas de mi Madre a la vez que él movía las caderas sugestivamente contra su trasero enfundado en esas ajustadas mallas.

-“¡Ay!, Don Mario, que brusco .. está todo empapado y está mojándolo todo. Déjeme ir por unas toallas, levántese ”. Se quejó tiernamente, pero el Cubano no dijo nada y con una actitud sexual agarró su miembro y frotó todo su tronco rudamente entre sus nalgas.

-“¡Pinche nalgotas!, ..jamá podré viví sin ellas. ¡Son mias oíste, solamente mías!, ..y ese puto Clavo me las va a paga ”. Decía el muy cobarde ahora que ellos no estaban.

-“No es momento de hablar de ese hombre, ..déjeme ir a secarlo todo ”.

Mamá logró zafarse de su pesado cuerpo y se reincorporó para ir al baño por unas toallas, el desgraciado oso había empapado todo sin importarle. Y cuando Mamá regreso con las toallas y lo vio parado aun lado de su cama totalmente desnudo, se quedó admirando la gruesa piel de su cuerpo, lo ondulado y canoso de su cabello, la oscura tonalidad amoratada de sus labios, las toscas formas de su figura que se resistían al paso del tiempo. No podía entender que era lo que tanto atraía a mi Madre de él, si el viejo era horrible, bien podía actuar en una película de ogro; sin embargo el tremendo tripón que se levantaba de entre sus piernas y que pendulaba al moverse como asta en medio de una fuerte tormenta me despejaba las dudas.

Y mientras regresaba ella cargando las toallas para limpiar el mojadero del viejo, este hizo lo mismo. La observó caminar y contonear sus amplias caderas hasta que llegó a la cama, en donde muy tímidamente empezó a secar su lecho de amor donde sin duda terminaría revolcándose con el viejo, mancillando el lugar donde mi Padre había pasado sus últimos días. El Cubano con cara de baboso enajenado la observaba limpiando, vestida en esas ajustadas mallas empapadas y traslucidas por el agua; no aguantó más y la levantó en forma desesperada para abrazarla, apoderándose de la suavidades de sus curvas y sintiendo la calidez de su piel contra su cuerpo empapado; con horror observaba como la abrazaba, como la juntaba y como la apretaba contra sus gruesos y canosos pelos de su pecho.

Mamá le llegaba justo a la altura de sus pectorales, que rodeada de esos brazos y de ese robusto cuerpo parecía una delicada muñequita blanca, pero su instinto ahora y su oscuro temperamento de hembra en celo la llevó a repegarse más al cuerpo de aquel retorcido capricho que ahora la envolvía. Preguntándose quizás el por qué algo dentro de su mente no quería estar al lado del horrendo viejo, pero sin embargo su cuerpo reaccionaba de otra manera, como si este tomara sus propias decisiones solo, sin ni siquiera preguntárselo a ella. Mamá subió su azulada mirada a los oscuros ojos del maduro hombre, no me explicaba el por qué le llamaba tanto la atención estudiar las facciones de ese vejestorio, si no tenía nada de atrayente, pero en estos momentos ella se hallaba totalmente perdida entre sus robustos brazos a la vez que sentía como se le aceleraban los latidos de su corazón por estar en tales circunstancias con el Cubano, el horrible Portero de nuestra privada, el desgraciado que también follaba a su vecina, su peor rival, y el hecho de sentirse deseada y sometida por un ser como este le hacía estremecer casi toda su esbelta figura, ya se imaginaba estar disfrutando de todas aquellas abominaciones que ese viejo quisiera hacerle a su cuerpo y a su persona.

Sin duda tenía que hacer algo para impedir eso, no podía permitir que Mamá se enamorara de ese horrible vejestorio, ese desgraciado ya había tenido la intención de preñarla, de llenarle su pancita blanca de un bastardo moreno, y a como lo miraba ahora, extenuada, examinando cada uno de sus remarcados pómulos que sobresalían de su rostro, estudiando su maquiavélica sonrisa de amarillentos dientes; estaba tan seguro que su conciencia le decía que no, que algo muy adentro de ella aun pensaba con coherencia, pero su cuerpo le exigía entregarse y su lengua unirse a esa hedionda boca, deseando que ese vejete tomara ya la iniciativa, que la domara, que le diera ordenes perversas; Mamá tenía completamente perdida la razón, sus pensamientos venían desde la parte baja de su estómago cuyo epicentro se encontraba en el interior de su ranura intima, y ya no aguantando más y como si en realidad estuviera enamora de ese vejestorio, con sus dos manitas tomó al hombre de su cara e hiso que este se encorvara para comenzar a besarlo de esa forma tan apasionada. A Mamá ya se le habían olvidado por completo todo el calvario que había sufrido por culpa de este, ahora estaba perdida en sus brazos, entregándose como enamorada a ese apasionado beso.

Por otro lado el Cubano al sentir la dulce y entregada boca de mi Madre ya quería ensartarla nuevamente, seguramente en su oscura y perversa cabeza ya estaba trabajando algo, quizás lo del embarazo, eso me estremecía de miedo, para él sería todo un honor preñar a tan suculenta hembra, esta sería la mejor forma de salir de todas sus deudas y de pasar a una vida económicamente que jamás hubiera imaginado, seguro que ya lo venía pensando desde mucho tiempo atrás, unas vez preñada Mamá tendría que vivir con él y yo con ambos, el bastardo seguro que ni le importaba, total a él solo le interesaba el dinero y el estatus que ganaría con la paternidad de ese engendro, si es que la lograba fecundar y fertilizar todos sus problemas se solucionarían. En estos pensamientos estaba mientras ellos se besaban, una de sus blancas manos fueron guiada por el viejo hasta llegar al endurecido palo que tenía entre las piernas, la calentura que sentía el Cubano ya casi llegaba al límite de la cordura, se abrasaron hasta que cayeron de nuevo en la cama, el tremendo oso encima de ella; se separaron del ardiente beso para decirse:

-“¡Oh! .. Me vuelve loco, Perrita ..0h, anda ponme a punto para montalte ”.

Mamá quien ya se encontraba en sumo estado de excitación por todas las desvergonzadas depravaciones que le escuchaba y de las que ella misma imaginaba al estar con ese viejo tan feo, quiso agregarle más condimento a la morbosa situación en que se encontraba con su amante, por lo que se atrevió a preguntar:

-“D- Don Mario, ..y una vez que yo .. ¿me volverá a poseer como antes? ”.

El Cubano al ver y escuchar con la inocencia que Mamá le pedía tan infame solicitud, quedó en un estado perplejo, le encantaba como se empezaba a comportar mi Madre, que ya se asemejaba a una perfecta esclava; su degenerada sonrisa se dibujó en su rostro, sabía muy bien que la tenía entregada y podía sacarle mucho más que solo usar su cuerpo y liquidar sus deudas. Mamá se zafó de abajo de su pesado cuerpo y se revolvió para volverse hacia él. Enseguida plantó una mano en su barriga para acariciarla con la palma. Introdujo los dedos por los pelos del pecho hasta tocarle las bofas tetillas. El viejo estiró la mano al cigarrillo que había dejado colgando de la cómoda, manchando con su apeste de humo todo la habitación, eso me daba un coraje, a Papá jamás se lo permitiría, es más, jamás lo dejó que fumara, odiaba a la gente fumadora.

El viejo ya sudaba, acaba de bañarse y ya sudaba cómo marrano. Mi Madre notaba la humedad en sus manos, pero el placer la desbordaba. Acercó la cabeza para besarle. Sus lenguas se unieron nuevamente mientras deslizaba la palma por aquella enorme barriga. Mientras se besaban, Mamá bajó la mano y la pasó por encima de la entrepierna frotándole el garrote ligeramente. Notó cómo su enorme verga se estremecía y se hinchaba más entre sus dedos, endureciéndose como el acero. Apartó la cabeza para mirarlo y volvió a subir la palma a la barriga.

-“Mastúlbame, pélame la pinga ..me puso mucho veltelo hacé con el Clavo ”.

-“¿D-de verás?, ..creí que usted no.....”

-“Al plincipio si me dolió, y mucho ..ere mía y sólo para mí. Pero después se me empezó a poné duro, no lo pude evitá ”.

Ella se lanzó a besarlo de nuevo. La palma la bajó con lentitud hacia su rígido palo. La pasó por encima de la verga notando cómo palpitaba de sangre y como su manita se llenaba de líquido viscoso. Se recreó acariciándole el tronco en círculos mientras continuaba el apasionado beso. Tras varias pasadas por encima a modo de suaves caricias, se animó y palpó la verga y los güevos. Ahí estaba mi Madre de nuevo, recostada con ese asqueroso viejo en su recinto matrimonial y cascándole la verga como una sacada.

Se tiró unos segundos sobándole la verga y los güevos, hasta que se irguió para mirar. El viejo permanecía relajado, reclinado sobre la rustica cabecera de la cama y con las piernas separadas. Mamá estaba fuera de sí. Ella misma se ocupó de ponérselo a tono, estaba tan caliente que no se perdería el lujo de montárselo. La enorme verga afilada de un enorme grosor se empinó hacia arriba. Se fijó en su glande amoratado y carnoso, con los güevos plagados de vello muy largo. Le pasó la mano por encima de los güevos y se los sobó con delicadeza, con la mano izquierda le agarró la grandiosa verga para sacudírsela con lentitud.

El viejo le tomó de la barbilla.

-“Siempre te ha gustao masturbalme, ¿veldá? ”.

-“Sí ”.

-“Te gusta tocalme, ¿verdad Perrita? ”.

-“Sí, Don Mario ..me gusta mucho su cosota ”. Contestó sin parar de sacudírsela y sobarle los güevos, ladeada hacia él.

El viejo plantó la mano derecha en su trasero y la deslizó a lo largo de sus nalgas arrastrando la tela de las mallas hacía arriba metiéndosela entre sus cachetes con descaro. Después con los dedos seguía la ruta que la delgada tela había dejado al estar bien enterrada en su gruta. Mamá se mordió el labio inferior y lo miraba impaciente. La colocó de costado y observó las tiras laterales de sus braguitas que se unían en una y se perdía finalmente entre sus pomposos cachetes. En un movimiento brusco le bajó las mallas hacía los muslos y le pegó dos o tres cachetes, uno en cada una de sus amplias nalgas. Después la tomó de las caderas y la giró de nuevo, le agarró la delantera de las bragas y las hizo aún lado dejándola con el chocho al aire. Levantó el brazo para acariciarle la cara.

-“Sácate las tetas ”. Le ordenó mientras la observaba con deseo.

Mamá al ver sus sátiros ojos oscuros simplemente no se reusó si no al contrario, le encantaba que el viejo la tomara así; retiró las manos de sus genitales y obediente se sacó las tetas por un lado de la playera, cómo era de tirantes la tela quedó apresada entre medio de ellas. Las bases se vaivenearon tras el movimiento. El viejo se agarró la verga con la izquierda y comenzó a sacudírsela él mismo.

-“Tócatelas, .. me encantan tus blancos melones  ”.

Mamá se las manoseó con ambas manos estrujándoselas con suavidad, observando cómo se masturbaba, como los güevos se movían en cada sacudida. El viejo alternaba la mirada entre el chocho y en cómo ella se sobaba los pechos.

-“Chúpate los pezones, Perrita ”. Volvía a ordenarle.

Mamá se volvió a sentir plena, se sentía cómo una Puta al servicio de aquel cerdo y estaba feliz, la vagina le ardía de placer y era incapaz de frenar aquella morbosa situación. Siempre le encantó satisfacer al viejo haciéndole pajas, y eso la calentaba de sobremanera, era una Mujer hermosa con un futuro prometedor y seguía perdiendo la cabeza con esos viejos asquerosos.

Mamá se levantó las tetas y se lamió los pezones con la punta de la lengua, pasando de uno a otro con lentitud. Tras relamerlos, se las soltó, deseosa de volver a masturbarlo. El viejo se inclinó hacia ella y comenzó a chuparle una de ellas, a babosearle el pezón como si estuviera mamando. Las tetas de mi Madre estaban blandas y suaves con los pezones erguidos y muy rosados. Ella acercó la palma derecha a los güevos para sobárselos mientras él se la sacudía. Continuaba ensalivándole el mismo pezón de donde ya le goteaban babas hacia los lados.

Don Mario levantó la cabeza nerviosamente para besarla y se soltó la verga para sujetarla por la nuca con ambas manos. Ella se pegó a él con las tetas apretujadas en su pecho sudoroso y le agarró la verga para meneársela. Se besaban a mordiscos con las lenguas por fuera. .. ¡Qué asco!, ver todo eso era horrible, era como una pesadilla .. Tras varios segundos besándose, el viejo se relajó reclinándose en la cabecera. Mamá, erguida y ladeada hacia él, se concentró en sacudirle más velozmente y en acariciarle la barriga con la palma izquierda. Sus pechos se movían y chocaban entre ambas al sacudir el brazo. Aún tenía la braga hacia un costado con el chocho a la vista del viejo, un triangulito de vello ligeramente depilado lo hacía ver más apetecible.

Mamá no podía aguantarse necesitaba a ese hombre dentro. Se echó hacia delante para hacerle otra mamada, era cómo una niña jugando con una golosina. Sus dos telas se aplastaron contra el muslo del viejo. Empezó a chupársela nuevamente, moviendo la cabeza y metiéndose la verga todo lo más que podía, incapaz de albergar tremendo trozo de carne. A su vez le tocaba los güevos para no desperdiciar ni un segundo. El viejo se sentía en la gloria, le acariciaba el cabello liso y suave, lo apartó hacia un lado dejándole la nuca a la vista. Con la mano derecha la bajó hasta estrujarle el pomposo trasero, le encantaba, no dejaba de sobárselo.

El desgraciado paseó sus toscas manos por todas esas tersas nalgas y por la esculpida espalda, como si fuera la superficie de una mesa. La derecha la condujo nuevamente hacía el culo de mi Madre y le pegó otro par de cachetes en las nalgas antes de manosearlo de nuevo. Con rudeza, le sacó la tira de la tanga y la apartó a un lado atorándola en una de sus nalgas. Después le invadió la raja con todos sus dedos hurgándole el coño y el ano. Ella se contraía al sentir los dedos y notaba la humedad que fluía ya entre sus labios vaginales. El Portero le tallaba el chocho con rabia y se lo movía en círculo para masturbarla.

-“.. ¡Mmmhhh!! Argh, que bien lo hace ..Agh ¡hm! ”.

Ella continuaba con la mamada elevando y bajando la cabeza sin parar, comiéndose la verga hasta taponearse la garganta. El viejo le pegó unas palmaditas en el chocho antes de bajar el dedo índice hasta su ano tierno y rosado. Lo palpó taponándolo con suavidad, pero inesperadamente se lo clavó hasta el nudillo.

-“¡Ogghhh! ”.

Mamá emitió un jadeo doloroso y elevó la cabeza con el dedo enterrado dentro de su cola. De los labios se le vertieron babas hacia la verga y escurrieron hasta los güevos, le había dolido pero en estos momentos ya no importaba. El viejo comenzó agitar la mano velozmente penetrándola con su grueso dedo en el ano. Mamá acezaba como una Perra malherida, contraía el culo en cada clavada. Sus tetas se balanceaban alocadas ante las vibraciones de su cuerpo. El Portero la taladraba con rabia y aceleradamente.

-“.. ¡Ohh! ¡Uhm! D-don Mario, ..más despacio, Ay ”.

Desconcentrada por frenéticas arremetidas de ese gordo dedo en su culito, se abrazó a él con las manos a sus hombros y las tetas aplastadas contra la barriga. Mantenía la boca abierta y el ceño fruncido para contener el dolor y el placer que se mezclaban. Notaba el aliento del viejo que le caía en la cara y la apestaba de cigarro. A veces hundía el dedo más de la mitad y ella gritaba cómo una loca aferrada a los hombros de su macho. El maldito estuvo enculandola con el dedo durante más de un minuto. Después lo retiró de golpe y le plantó la palma encima de una nalga. Mamá tenía el cuerpo envuelto en sudor, con todo el cabello humedecido. Resopló y tomó aire profundamente. Acezaba y se pasó el dorso de la mano por la frente para secarse el sudor. Se llevó su manita derecha hacia su culo para palparse el agujerito taladrado. Le dolía bastante pero le había gustado. Los pezones de sus tetas rozaban ligeramente la barriga del viejo. Mantenía sus mallas casi en las rodillas, mientras se tocaba el culo para apaciguar el escozor que sentía al habérselo dilatado.

El viejo se sujetó la verga con la izquierda y comenzó a sacudírsela. El glande le golpeaba la teta derecha a mi Madre, la izquierda la mantenía aplastada contra el costado del viejo.

-“D-Don Mario, ..¡Ouch!, me ha hecho daño ”.

-“¿Y no te ha gustao? ”.

-“S-sii ”. Asintió con ternura, completamente a su merced y levantando instintivamente el culo.

-“Lo tienes muy cerrao, ..te va dolé ”.

-“Don Mario, no me importa, ..hágalo ya, ..cúleme ya, p-por favor ”. Le pidió sorprendiéndome con su vulgar vocablo.

-“Túmbate ”.

Mamá se echó hacia atrás. Él la observó mientras apuraba el cigarrillo y la copa. Unos segundos más tarde, la cogió por los pies y la obligó a elevar las piernas. Sin avisarle la tomó de las caderas y la hizo quedar boca arriba en la cama. En un segundo se acomodó de forma dominante entre sus piernas, las cuales mi Madre dobló en el aire instintivamente aunque muerta de nervios, porque apenas acababa de aguantar el dedo, que sentiría al tener tremendo tolete en sus entrañas.

-“D- don Mario por favor, ..hágalo despacito .. No, no sé si esté lista ”. Le dijo en voz baja.

-“Yo creo que si está lista mi Perrita ¡Je je je!..” Le dijo el viejo dibujando su peculiar sonrisa.

Mamá se quedó tumbada boca arriba con las piernas en alto y separadas, con la cadera muy cerca del borde de la cama. La obligó a elevar más las piernas, casi las rodillas le rozaban los hombros. El viejo acercó la cabeza de su grueso tronco y le lanzó un escupitajo en el chocho. La saliva se deslizó deprisa hacia el ano. Se escupió en la mano y se embadurnó toda la verga antes de acercarla hacia el ano de mi Madre. Ella, al notar la punta del glande cerca de su tierno agujerito se agarró las piernas para no bajarlas.

-“¿El Clavo te lo hizo? ”.

-“¿Q-que? ”.

-“¿¡Que si te rompió el culo ese hijo de Puta!? ”. Le dijo enojado.

-“D-don Mario, este no es el momento ”.

-“Tu culito es mío y de nadie má .. ¡Prepárate desgraciaa!, ..te la voy a meté hasta los mismitos güevos ”.

Mamá asintió muy lentamente y contuvo un tierno suspiro, sintiendo cómo el viejo usaba una mano para colocar la punta de su verga justo en su sexo, pensé que la iba encular pero la estaba preparando, y con un movimiento suave comenzó a penetrarla lentamente por la vagina. La sensación de mi Madre era exquisita, se ponía tensa debajo de él en mil agónicas formas mientras toda esa carne continuaba entrando en su indefenso cuerpo. El glande pareció llegar al final pero él seguía enterrándole su miembro centímetro a centímetro sin parar, hasta que con un firme empujón la hizo completamente suya.

-“.. ¡Ohh!… mmhh, mhh. Ay, Don Mario, s- se siente… me ha llenado ”. Y abrió la boca suavemente, temblando al sentir cómo su sexo se humedecía y se apretaba fuertemente alrededor del extraño cuerpo invasor, en deliciosas contracciones con cada centímetro.

Los labios torpes del viejo la silenciaron con un beso apasionado y sin darle tiempo a nada sintió la primera embestida, arrancándole un gemido. Enseguida el viejo comenzó a mover sus caderas lentamente de atrás para adelante contra el sexo de mi Madre, acostumbrando su cuerpo a su tamaño mientras aumentaba cada vez más su velocidad, hasta que al cabo de unos segundos el ritmo era vigoroso y contundente, con la cama temblando debajo de ellos a la vez que Mamá cruzaba sus piernas en la espalda del viejo y lo apretaba más a él.

-“¡Uff, off!, ¡Mírame a los ojos! ”. Le dijo el viejo bramando como un toro sin bajar la velocidad.

Mi Madre lo obedeció inmediatamente, quedándose cómo hipnotizada frente a esos ojos que en este momento parecían de fuego, cómo diciéndole: “Eres mía y me perteneces ” Y las poderosas embestidas seguían sin parar, y Mamá solo gemía y se retorcía contra su cuerpo, abriendo la boca de formas lujuriosas pidiendo más, sintiendo cómo el exquisito fuego sexual entre sus piernas amenazaba con salirse de control. Hasta que vio llegar el brutal latigazo orgásmico. De repente se puso increíblemente tensa, apretando violentamente las sabanas con sus manos mientras se arqueaba sin control contra el cuerpo del viejo, sintiendo cómo un orgasmo tras otro la golpeaba sin piedad, llevándola al borde de la inconsciencia.

-“... ¡A.. AA.. AAAAAAAHHHHHHH!!!!. ............... ”.

Pero el viejo no se sentía complacido hasta que le abriera el culo, por lo que le sacó el cipote totalmente bañado en fluidos y lo deslizó por la gruta hasta taponearle el trasero. Mamá sabía lo que seguía y se preparó para lo peor, acercó una almohada para morderla y lo incitó hacerlo. Cuando el viejo empezó a empujar ella se quejó con los ojos muy abiertos y enseguida extendió los brazos para agarrarse a las sábanas. Sus piernas chocaron en perpendicular contra el cuerpo del Portero, con los talones apoyados en sus hombros. El grosor de la verga iba dilatando el ano e iba penetrando cada vez más. Los jadeos de Mamá se convirtieron en chillos aislados cada vez que notaba cómo la verga la penetraba.

-“.. A-A-AH ¡M-me duele, Don Mario! ¡Oh!, ¡Ouchh! ”.

-“¡Cállate, vas a despelta a tu chiquillo! ”.

-“ .. Ogh, es verdad. ..Ah  p-pero me duele Papi .. O..oh, me la estás metiendo ”. Decía entre jadeos.

Llegó a hundírsela casi hasta el fondo. El ano de mi Madre aparecía excesivamente dilatado y ella no paraba de quejarse. La mantuvo dentro e inmóvil unos segundos antes de comenzar a embestirla. El viejo se movía deprisa con la verga apretujada dentro, de hecho apenas la sacaba dos centímetros para volver a hundirla. Mamá mantenía los pies en los hombros del viejo y agarraba las sábanas con fuerza para soportar la mezcla de dolor y placer. Sus tetas se menaban cómo locas por fuera de la camiseta de tirantes. Mantenía el ceño fruncido y la boca muy abierta.

-“.. P-Pacito, Don Mario, ..des, despacito ¡Mhm! ”. Imploraba Mamá.

El sudor hervía en la frente del viejo. Algunas hileras le resbalaban por el pecho y la barriga. Le asestaba con rudeza apretando los dientes. Ella igualmente envuelta en sudor, jadeaba a gritos cada vez que le hundía la verga en el culo. Los güevos del viejo se estrellaban en los suaves y acolchonados cachetes haciendo ese peculiar sonido que se me incrustaba en la memoria y sería difícil de sacar “¡PLOFF!!, ¡PLAFFF!!, ¡PLOPF!!” Mi Madre revoloteaba la cabeza mientras su cuerpo convulsionaba tras las sacudidas que le asestaba el viejo. Su pequeño hijo dormidito en su habitación a escasos metros y ella enculada por el Portero asesando como una Puta.

-“... ¡O..oh por dios!, ..es muy grande, ¡O..oh por diossssgrhhh!!! ”.

El viejo seguía clavándosela con rabia sujetándole las piernas por los tobillos. Y tras un par de minutos, extrajo la verga del ano. Se fijó en el agujero enrojecido y tremendamente dilatado, el desgraciado se lo había dejado cómo una enorme “O”. El sudor le corría por todo el cuerpo. Mi pobre Madre respiraba con fatiga tras la penetración anal e igualmente se le había humedecido el cabello por el sudor.

-“Date la vuelta, ..te voy a jodé como una Perra ”.

Mamá acató la orden, pensé que se negaría, tenía abierto el culo cómo 2 pulgadas pero lo hizo. Se dio media vuelta y quedó tumbada boca abajo con su culito a disposición del viejo. El Portero se echó encima de ella y enseguida le volvió a pinchar el culo con la verga. Contrajo el culo basto y peludo y se la clavó hasta los güevos. Esta vez mi Mamá jadeó de placer con la mejilla derecha pegada a las sábanas. El viejo extendió los brazos para elevar el tórax unos centímetros de la espalda y comenzar a encularla aligeradamente hundiendo la verga hasta los intestinos.

El blanco y delgado cuerpo de mi Madre era aplastado en múltiples ocasiones por ese oso. Ambos gemían alocadamente. Él le asestaba fuerte y ella procuraba empinar el culo más para que la verga se le deslizara hasta el fondo. Sus gemidos ya sonaban fuerte y más fuerte le daba el viejo, pero esta vez Mamá deslizó una mano entre sus piernas para frotarse el chocho. Notaba el aliento del viejo en la nuca y el peso de la barriga sobre su cadera. Ninguno de los dos lograba contener los resoplidos y jadeos. La enculaba con fuerza y rabia. Fatigado, se dejó caer sobre la espalda de mi Mamy aún con parte de la verga dentro.

Ella respiró con dificultad al notar todo el peso de aquel cerdo encima. El viejo, con la cadera pegada al culo de mi Madre se meneaba para ahondar. Mamá notaba cómo bufaba sobre su nuca. Meneaba el cuerpo con impaciencia deseando correrse, pero la eyaculación tardaba después de la corrida anterior. El viejo apenas tenía fuerzas para mantenerse echado sobre ella. Se puso de pie respirando fatigosamente con la verga tiesa y húmeda por las sustancias fecales.

-“Ponte a cuatro patas ”. Le ordenó.

Mamá acató la orden, estaba bañada en sudor y tremendamente acalorada, con el pelo revuelto y pegado al rostro. Se incorporó y temblorosa se colocó a cuatro patas con las rodillas cerca del borde, con el culo bien abierto y empinado hacia el viejo. Las tetas le colgaban cómo péndulos hacia abajo. De la frente le goteaba sudor en abundancia. El viejo le estaba echando un buen polvo, un polvo inolvidable. Miró al frente y enseguida notó cómo le hundían la verga en el culo. Comenzó a encularla con la misma impaciencia, embistiéndola velozmente.

Mamá se quitó el pelo del rostro y se preparó para el orgasmo. Las penetraciones a su ano se hicieron más rápidas y vigorosas, se apoyó en el borde de la cama mirando a la ventana. El viejo le sacó la verga y le inspeccionó el agujero, Mamá lo tenía bastante dilatado, estaba rojo y le permanecía abierto; notó como un dedo le untaba de líquido viscoso ( un escupitajo que se había lanzado a la mano ) se lo metía en el ano mientras la sonrisa del viejo se acentuaba. Y en ese mismo instante perdió de vista todo lo que la rodeaba, su habitación, la cama, su hijo, y sus ojos empezaron a ver estrellitas luminosas, sabía que no estaba soñando pero sus ojos aunque continuaban abiertos estaban idos, solo percibían el placer de la forma infinita.. y dejó que el placer la poseyera, así eran las cosas con ese hijo de Puta. Sea de cada quien el vejete jodía como un dios. Mamá tardó varios minutos en volver al mundo real, las manos del Cubano ya no sujetaban sus caderas, le estaba acariciando la frente con cariño, esperando pacientemente a que ella se recuperara.

-“Uff.. off .. ¿Esto es lo que querías?, ..que te joda, que te encule, que te viole ”.

-“¡Oh, sí!, ..ya no poderme sentar maaásss .. Así mi Agh..mo ¡Argh! ”. Volvían a jadear alocadamente.

El viejo procuraba abrirle el culo con los pulgares para que la verga entrara hasta el fondo. El cuerpo delicado de Mamá relucía por el sudor. El viejo tomó un pequeño lapsus para beber sin sacar la verga dentro; se deleitó mirando su excitado rostro por el reflejo de la ventana mientras se bebía otro sorbo de licor. Mamá también le miraba por el reflejo, resoplando y recuperando el aliento, pero enseguida se dejaron de mirar cuando la tomó de las caderas, se acomodó firme y de una sola embestida se lo clavó completo. Su gruesa verga se abrió paso en su interior como un taladro. Le sacó un grito desgarrador, el dolor y el placer se mezclaban de forma exquisita entre sus entrañas.

El viejo se quedó ahí un momento, con toda su carne dentro de Mamy; ella quedó enmudecida, jamás había sentido nada tan adentro. Le calentaba pensar en cómo se había dejado joder por un viejo, ella siempre rodeada de lujos, de hombres ricos y elegantes, que tenía que hacer a cuatro patas frente a un vejete que la maltrataba; la idea era repetitiva pero no podía dejar de excitarla. El viejo creyó que ya era suficiente para que se acostumbrara y de pronto empezó el violento mete y saca de nuevo, la tenía fuertemente agarrada de las caderas y le empujaba hacia él con la misma fuerza con que la clavaba. El Cubano se inclinó para agarrarle las tetas, Mamá pudo sentir su barriga sobre la parte baja de su espalda; estaba sobre ella clavándola salvajemente. Mamá tenía las piernas separadas, los brazos apoyados firmemente sobre el colchón, dando el espacio suficiente para que manoseara a placer sus excitados pechos.

-“ .. ¡Aah!, ah, .. qué bien me coges Papi ¡Oh!, se me va toda ¡Mhm!, se siente delicioso ”. Eran los berridos que emitía mi dulce Mamita que era sometida en su propia cama.

Le tenía montada como a una Perra, el viejo se incorporó sujetándole el cabello, ahora de pie el “¡PLOFF!!.. ¡PLAFF!!.. ¡PLOFF!!” era fuerte y seco, se combinaban con el jadeo de ambos. La cabeza de Mamá giraba de un lado a otro, sus gemidos eran guturales, la estaba matando de gusto carajo, estaba siendo montada como quería.. no pudo evitar sonreír complacida y comprender que el viejo ese era el único que la hacía sentirse plena.

-“.. ¡OOH! ¡PUTA! .. ¡Oh! ¡QUE RICO ES CULIALTE!.... AARRRGGG!!... ¡ERE MIA ENTIENDE!... ¡ERE MIA PENDEJA! ¡Ooh! ¡AQUEL HIJO DE PUTA ME LA VA A PAGÁ!.... ¡JAMÁ TE DEJARÉ!!... ¡Ooh! ¡ESCUCHASTE, JAMÁ TE DEJARA ESTE VIEJO, VENDRÉ TODOS LOS DIAS A MONTALTE! ”. Gritaba mientras la jodía.

-“.. ¡Aah!, Si Papi .. agh.. y yo.. te voy a esperar sumisa y complaciente. ¡Dispuesta a todo mi amor! .. voy a ser tu Perrita.. ¡Uyy! .. La Sra. Tapia ¡VA A SER SU PERRAAAA!.. AAAAHHHHH!! .. ¡AAAAAHHH!!!! ”. Mamá apretó las sabanas con las manos y estalló en otro orgasmo, este fue más largo e intenso.

Increíblemente veía como debajo de las piernas de mi Mamy expulsaba chorros y chorros de líquido transparente que inundaron las sabanas y el colchón; Mamá no se podía contener, se estremecía mientras chorros salían de su vagina. El viejo con su cipote encajado disfrutaba de las contracciones que hacía el ano al estar experimentando tremendo orgasmo; fueron 4 o 5 chorros que alcancé a memorizar viendo como ella se revoloteaba, Mamá tenía las manos crispadas y los ojos convertidos en blanco, su boca la mantenía completamente abierta y vi salir una vena sobre su frente del terrible esfuerzo. Fueron cerca de 15 segundos en los que mi Madre experimentó uno de los orgasmos más intensos de su vida, pasados esos segundos su cuerpo dejó de moverse, sabía que no estaba muerta porque exhalaba con fuerza. El viejo le dejó descansar, eran veinte para la una de la madrugada y el viejo no tenía para cuando acabar.

El Cubano se detuvo, no se lo sacó, pero se quedó quieto parado detrás de ella, de esas nalgotas que tanto delirio les causaban. Increíblemente observé que Mamá aunque completamente fatigada y sin fuerzas ni para levantar la cabeza empezó a moverse en un suave vaivén, no lo podía creer Mamá aun quería que la clavara. Podía ver como sus rosadas nalgas ( aunque ya coloradas de los terribles cachetazos ) se pegaban a la ingle del viejo cuando su culo se clavaba bajo su barriga. Mamá estaba muerta sobre la cama pero con el trasero se movía hacia él ensartándose su miembro dentro de sí, para luego volver a retraer y clavárselo por completo.

-“ ¡Je je je!.. Eso he mi Perrita, .. comételo entero, muéstrame que te gusta ... muéstrame que te encanta mi pinga en tu culo y que no quiere soltarlo jamá ”. Le decía el viejo mientras acariciaba sus nalgas.

Mamá no respondía, simplemente echaba su cuerpo hacía atrás estrellándose contra la gruesa pelvis del viejo. El maldito se recreaba del trasero de mi Mamy como se contraía y como se alejaba albergando su enorme tolete. El vejete le abrió las nalgas para observar como su moreno palo se perdía y se encajaba en lo más recóndito de ese rosado agujero. Creo que el viejo no tardaría mucho en acabar, porque en cuanto Mamá aminoró la marcha causado por el cansancio el desgraciado soltó sus cachetes para darle de nalgadas: “¡PLASH!!, ¡SPLASH!!, ¡PLASH!!”

-“... ¡No te detengas, ahora má rápido ... ¡Má rápido te dije! ”. Y volvió azotar sus pompas con sus pesadas manos.

Mamá al sentir las terribles nalgadas se retraía, pero aun así cansada y adolorida aceleró el ritmo de sus movimientos. El viejo simplemente no se movía, era ella la que bajo el castigo de sus palmazos se retraía con la poca fuerza que le quedaba, para devorar su herramienta en un mete y saca frenético; ahí estaba Mamá como había pedido, sumisa y complaciente a su dueño. Sabía que le encantaba mirarla dándole placer con su verga, sabía que gozaba mientras se dejaba golpear con tal de mantener su falo dentro de ella. El sentirse como su Perra, el escucharlo insultarla y el simple hecho que la domara como hembra ese horrible viejo maduro la tenía descontrolada.

Sorpresivamente el viejo se apartó de sus nalgas, sacándoselo y dejándole un gran vació entre ellas. Mamá se vio obligada a ver que hacia él:

-“.. ¡Ah!, Siga mi Amo, ..por favor siga ¡Ah!. usted no ha terminado, .. sígame dando duro, por donde usted ¡Aah! .. quiera ”. Suplicó jadeante.

-“Claro que te voy dá duro Pendeja, ..pero quiero gozalte de aquel lado, ¡Je je je!.. Donde dormía tu lindo Esposo ”. Dijo el viejo maldito.

Eso me dolió hasta el alma, no solo se conformaba en convertir a mi Madre en su Perra, si no que este desgraciado mancillaba el recuerdo de mi Padre con sus perversiones; pero más me dolió cuando fue Mamá la que lo tomó de la verga y como si fueran de la mano se incorporó de su lado de la cama, para así sudorosos y desnudos irse al otro lado de su cama matrimonial, donde aún tenía fresco el recuerdo de Papá en sus últimos días.

-“¿Dices que aquí murió tu Marido? ”. Desconcertándonos le preguntó.

-“Estuvo aquí esos días antes de irse al hospital, ..¿p-pero porque lo pregunta? ”.

-“Hagamo de cuenta que nos está viendo, ..hagamo de cuenta que sigue aquí y está dormidito ”. Dijo el viejo perverso.

-“D- Don Mario eso es muy oscuro ”.

-“¡Me vas a hacé caso o no chingao!, ..mira Pendeja eso he una de mis fantasías, cogelme a su Mujé frente a su Marido, y el que el tuyo no esté eso no quita para imaginalmelo .. me vas ayudá o no? ”.

-“Eh, eh, este .. Sí, claro que sí, ..con tal de que termine y quede satisfecho así. Lo necesito mi Amo, necesito de su placer, de su verga ”. Y sin soltar el miembro para empezar a masajearlo.

-“Bueno pue, prepárate Perrita, ..ven, párate aquí frente a tu Maridito. Ahora pon tus brazos en mis hombros, te voy a cargá, ..ábrete tus pielnitas y ponlas a mis lados, yo solo te voy a cargá y tu solita te vas a clavá, entendiste? ”.

-“Ay Don, .. yo soy muy pesada, no se ira a cansar ”. Preguntó muy ingenua.

-“¡Je je je!.. No digas Pendeja-as, ..he levantao muchísimas cosas má pesa-as que tu, ¡Je je je!.. Pero gracias por la preocupació, Perrita, ..ahora sí verá lo que es cogé con un verdadero macho, no como el tipo ese con el que estás casa-a ... Te vas a sentí tan bien ensarta-a que vas a sentí que te sale por la boca, .. te vas a repentí de habé vivido con tu Marido ahora que te monte como una veldadera hembra, ¡Je je je!..”

-“¡Si mi Amo, ..hágamelo frente a mi Esposo!, ... ¡hágame suya ahora que mi Marido no puede! ”. Dijo ella siguiéndole el juego, lastimándome muy en el alma por burlarse así de mi Padre.

Mamá estaba totalmente sacada, irreconocible, es más estaba seguro que ya hasta se había olvidado de mí y del hecho de que sus fuertes gritos y gemidos sin duda llegaban a mi habitación sin importar levantarme; era ella y el viejo nada más, ahora nada importaba. El viejo tomó el mismo los brazos de mi Madre y se los pasó por su cuello, su verga ya estaba que se le reventaba por las pasadas acciones, quería terminar con una de sus perversiones, quien le había dicho sus más íntimas confesiones. Con fuerzas la tomó de las nalgas y la subió hasta más arriba de su bofa barriga, Mamá al sentirse levantada por los aires se agarró firmemente de su cuello, a la vez que automáticamente se abrazaba con sus muslos a la cintura y espalda del vejete para no caerse.

-“Apuesto que el maricón de tu Marido jamá te hizo esto, .. pero tú no te preocupe Mamaita, .. aquí esta Don Mario Flore para enseñalte como montá, .. te voy hacé vé las estrellas, .. ¿vas a cogé frente a tu Marido Perrita?, ¿quiere cogé frente a tu Maricón? Tu no hagas nada Mamaita déjame a mi solito, tu solo disfruta ¡Je je je!..”

El Cubano moviéndola fue buscando el orificio de su rendija vaginal, la fue bajando con cuidado como para no lastimarla, ahora veía a Mamá más frágil y tierna, pero aun así sin importarle nada le volvía a dar la bienvenida a su enorme verga dentro de ella; se la dejó caer de una, clavándosela hasta la altura de su misma cintura, Mamá se sintió empalada, aunque no le había dolido tanto como si lo hubiera hecho por el culo, no podía mover ninguna articulación de su cuerpo, el Portero la tenía bien ensartada y con sus piernas bien abiertas. Se afianzó bien con el cuerpo y se la llevó ensartada frente el lado de la cama donde supuestamente se encontraba mi Padre, Mamá iba mirando en todas direcciones, se admiraba de las fuerzas que tenía el Cubano, caminaba con ella clavada en su verga como si eso fuera lo más natural del mundo… y estando ya de pie en el supuesto lugar donde se hallaba mi Padre empezó a levantarla. El rostro de Mamá ya había adquirido las facciones de temor, que al sentirse en el aire y anticipando otro de los terribles embates solo le asintió, le daba miedo que este la fuera a soltar de repente, el viejo se dio cuenta de esto y simplemente le anticipó:

-“¡Ahora si Perrita, prepárate!, aquí vamo ”. Y diciendo esto último empezó a bajarla lentamente para volver a subir, deslizándola por su verga en pequeños brincos.

Mamá por su parte solamente se empecinaba en afianzarse del cuello y en mantener sus piernas bien enroscadas a la cintura del Cubano. Este comenzó a moverse lentamente ahora de atrás hacia adelante, cambiando los ciclos de vez en cuando para empuñarla. Mi Madre recibía las lentas pero firmes penetraciones con verdadera y resignada sumisión, nunca en su vida imagino que se lo harían de esa forma, y menos en el supuesto lugar donde se hallaban los últimos recuerdos de su difunto Esposo en la casa. Increíblemente y aun a pesar de lo perverso que significaba ese acto, también empezaba a cooperar con el viejo, que por cada llegada que hacia el Portero con su verga hasta el útero, ella le echaba una mano refregando su blanca pelvis contra los gruesos pelos púbicos del viejo, que se enredaban con los finos bellitos de ella, agregando más morbo que al viejo le encantaba.

La grotesca visión de mi Madre trepada aquel horrible vejestorio me lastimaba en lo más hondo, era la mujer más importante de mi vida y ahora la veía totalmente perdida, no solo deshonraba a nuestra casa y mancillaba su lecho matrimonial metiendo a otro hombre que no era mi Padre a su cama, si no que ahora se burlaba de él, tenía el cinismo y el descaro de simular entre su copula que él estaba ahí, presente observando, deshonrando con ello su memoria, lacerando con sus acciones y su comportamiento todo lo que ellos habían formado como un perfecto matrimonio. Se encontraba totalmente irreconocible, que si no fuera porque era mi Madre la que brincaba desbocada sobre ese viejo seguro que me maravillaría lo bien que se acoplaban y como a pesar de la barriga de este no era ningún impedimento, al contrario servía como de apoyo.

Los movimientos que ellos hacían a cada segundo se volvían más sincronizados, mi Madre colgando del cuello del Portero y totalmente ensartada había encontrado la forma de moverse rítmicamente más sensual, ya había perdido la sensación de caerse, se estaba dando cuenta de que la posición era muy cómoda, y que además el viejo profundizaba aún más en sus estocadas. Los dos sudaban copiosamente, ella se restregaba impregnándose de sudor y su horrible olor que me repugnaba tanto, brincaba y se retorcía, yo no podía dejar de evitar admirar el increíble aguante de ese vejestorio…

El cuerpo de mi Madre vibraba por cada arremetida de verga que le daban, el placer que estaban sintiendo ambos era casi infinito; para un niño como yo viendo a una pareja follar de esa manera tan animal era perturbador, aun así no pude evitar el imaginarme a ella con mi Padre haciendo algo parecido, de seguro que Papá no hubiera sido capaz de realizar algo tan salvaje como eso, él era más delicado, incapaz de lastimarla ni mucho menos llenarla de vulgaridades, esas cosas solo podía ser por un salvaje animal, por un viejo pervertido y vulgar como ese desgraciado. El “¡PLOFF!! ¡PLAFF!! ¡PLAFF!! ¡PLOFF!!”, volvió a sacarme de mis perturbados pensamientos, retumbaban los fuertes sonidos de cuerpos cuando chocaban uno con el otro, sumados a los grotescos chaqueteos que hacia la vagina de mi Madre cuando al chocar con la pelvis del vejete ella se encargaba de hacer con esos movimientos circulares de su cadera.

Mamá estaba con todo su pelo mojado por la sudoración, le veía su rostro volteando hacia el techo con la mirada totalmente perdida en el limbo, concentrada en la labor de aquel salvaje apareamiento; observaba como sus blancos pechos se resbalaban contra los peludos del vejete de tan traspirados que estaban. El viejo cada vez la levantaba con más fuerza dejándola caer con todo el peso, con la mala suerte ( para mi Madre ) que su falo se desvió unos grados dejando al chocho con hambre mientras el culo se llenaba por completo. Mamá se quedó sin habla, si con anterioridad sus ojos estaban perdidos, ahora estaban completamente abiertos, las pupilas estaban dilatadas y sus 6 sentidos en alerta. Había entrado todo de golpe, dilatando su recto sin aviso ni preparación. Los ojos de mi Madre estaban como platos. Sin embargo el viejo solo resopló sorprendido, la estreches anal de mi Madre le aprisionó el miembro y entonces se dio cuenta en dónde se lo había metido.

-“... AAH, AAHH .. SAQ .. SAQUELA POR FAVOR. .. ¡ARGHH!!! AYYY!! ”. Ahora si se quejaba.

-“Quieta, quieta quieta, tu puede Perrita, ..tu puede aguantarla toda. Quieta ya está pasando el dolo ”.

El rostro de mi Madre estaba deformado y sus facciones crispadas; el viejo lentamente caminó a la orilla de la cama y se sentó a la cabecera. Le agarró las tetas y le besó el cuello. Mamá no podía articular palabra, sentía como el ano le ardía y casi este se le rompía. El viejo se inclinó hacia atrás y subiendo ligeramente las caderas, me permitió ver un primer plano su verga completamente encascada en el culo de mi Madre.

-“No te preocupe Perrita, ya paso, tu solo gózalo ”.

Mamá estaba completamente empalaba y quietecita, pero luego poco a poco empezó a subir y bajar, mientras el viejo le magreaba y succionaba con las manos y boca los pechos. Yo estaba preocupado por salud de mi Madre, claramente se veía que le dolía, pero una vez más el sonido del “¡PLOFF!!, ¡PLAFF!!, ¡PLOFFF!!” se hacía fuerte. Mamá tenía mucha fuerza en su vientre y piernas, el ejercicio diario le permitía mantener una buena condición.. ella sentía que esa verga la partía pero no importaba, no aun hasta satisfacer a su Macho; así que sus sentones se convirtieron en frenéticos, su rostro ya viraba de izquierda a derecha, su pelo se pegaba a su rostro y su sudor ya goteaba sobre el viejo que sentía que estaba a punto de explotar por el placer sentido.

En el viejo las gotas de sudor parecían hervir. Mamá movía las caderas de una forma endemoniada, hasta que en una de esas, en el trageteo de subir y bajar, las pelotas quedaron pegadas bajo su trasero. El viejo se queda pasmado apretando sus tetas en extremo. El culo de mi Madre tiembla sintiendo el primer chorro en su intestino. El desgraciado casi agonizando le asestó tres embestidas secas sacándole todo el aire a Mamá y poniéndole los ojos en blanco. En la última, jadeó secamente y dejó la verga dentro del culo para correrse. Mamá suspiró dejando caer la cabeza hacia su pecho y con los brazos extendidos en forma de cruz. Aún mantenía el culo empinado con la verga incrustada en su trasero.

-“¡Oooh!, oh, oh, ..esto si es una enculada no la de los Jotos ¡Je, je, je!..”

Mamá yacía sobre él tumbada boca abajo. Estaba extremadamente agotada, nunca había tomado la iniciativa en sus tantas aventuras de entre cama, siempre se había limitado a dejarse hacer por sus acosadores. No imaginaba lo agotador que podía resultarle haber tenido un coito como este. Tenía los ojos fijos hacía la foto de su buró, la boca abierta inhalaba bocanadas de aire, sus brazos caídos a ambos lados de su cuerpo con las palmas hacia arriba. El sudor la empapaba por completo. Estaba muy adolorida por el esfuerzo, más aún cuando la verga se le había incrustado sin aviso por el recto. A pesar de todo lo había logrado, comenzó a brincar con más fuerza en un atinado intento por hacerlo acabar, su amante había quedado complacido. Trató de moverse para desenchufarse pero no podía, movió las caderas, se agitó débilmente pero le fue inútil, estaba exhausta. El viejo al ver sus intenciones solo resopló, también estaba cansado pero más satisfecho, la retiró unos segundos más tarde con el glande impregnado de partículas fecales. Se quedaron así durante varios minutos, incapaces de moverse o decir algo. Pero entonces sucedió algo que ella no esperaba: El viejo comenzó a roncar cómo un león contra su oído, apretándose contra su cuerpo cómo si ella fuera su almohada o su osita de peluche.

-“Pobrecito, está exhausto ”. Sonrió con ternura mientras le acariciaba el sudado cabello.

Y una vez recuperada, Mamá se quedó ahí, no se atrevía a moverse siquiera para no interrumpir su sueño. Es más, no quería hacerlo. Sentirlo cerca de ella la hacía sentirse plena, era cómo si mi Madre se estuviera enamorando del viejo. ¡No eso jamás!, puse una expresión de angustia mientras trataba de responder eso. No, no creo que sea amor, ¿O sí? Quizás nada más estaba bloqueada por el tremendo placer que le había hecho sentir, y... ¿O un gran agradecimiento? ¿Pero cómo sentirse agradecida si había sido por él que ella tuvo que entregarse aquellos cerdos para recuperar su sortija? Aunque... bueno, tampoco es que ella hubiera puesto mucha resistencia que digamos. ¿Y si... en el fondo lo deseaba?¿O no?, eso jamás, me estaba volviendo loco.

Cerré los ojos y me quedé pensando, sin querer me quedé dormido con mi laptop en las piernas, ya eran cerca de las 3 de la mañana y estaba muy desvelado, mañana pensaría que hacer con el viejo. ...


Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

©MI MADRE Mónica.......... Capitulo (45)
“Liberando a Mamá del Viejo.”

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo....
pedritapia08@hotmail.com

49 comentarios:

  1. Al fin!!!!!!!!!!!!!!
    Gracias Pedrito, ya mismo lo leeré y te comentaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maria, espero y sea de tu agrado..

      Eliminar
  2. buen relato. EL VIAJE EN BEATRIZ CON MONICA AL CANADA OFRECE TODAS LAS POSIBILIDADES DE SEXO ,SIN EXCEPCION. TE SEGUIMOS PEDRITO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegria que te haya gustado, .. le daremos a Pedrito y Monica unas buenas vacaciones, aunque para Pedrito siguiendo a todas horas a su Madre y al Fanfarron no creo que opine lo mismo. Espero retomar un aire y dejar por un tiempo al Cubano, pero por supuesto que no será su fin, no hasta que Pedrito haga algo.

      Eliminar
    2. El cubano debe volver prontooo! Y Pedrito no debe hacer nadaaa y si lo hace tiene que fracasaaaaar!

      Eliminar
  3. Hola de nuevo Pedrito, excelente excelente episodio. ¡El amor siempre triunfa! jajaja ahora Mario debe quedarse y dejarla en cinta, así debe ser. En cuanto al relato, aun sigues teniendo algunos lapsus momentáneos al referirte a Mónica como si fueras tú mismo además de algunas faltas de ortografía y errores de redacción, en éste apartado tienes aun un gran margen de mejora.

    En lo referente a la historia, fue superior, se me hizo muy corta.
    Desde ya espero que el título que encabeza el nuevo capítulo que viene implique que Pedrito fracase en tal misión. Lo que también añoré mucho en esta entrega fue la penetración vaginal habida cuenta de la intención del portero de inseminar a nuestra Móni.

    La primera escena con los mafiosos fue maravillosa, y la posterior reconciliación entre Mario y Mónica estuvo magistralmente desarrollada. En definitiva, que la espera para la próxima publicación se va a hacer larguísima. Vuelve lo antes posible y muchas gracias, saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi estimado Amigo, .. cuando me dices que se te hizo corto quedo por bien servido, despues de tantos años y aun me sigues, me halagas demasiado. Se que Randy no es mucho de tu agrado pero quiero tomar un pequeño lapsus para descansar del viejo. Espero no aburrirles ni desepcionarlos. Te mando un saludo.

      Eliminar
  4. pedrito ,una idea, el hijo de monica tiene un problema con sus estudios,y monica sabe que solo un amiguito de su hijo puede ayudarlo. el amiguito ,quiere sexo con ella como pago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimado Anonimo, esa historia tendra que esperar por lo pronto.. Tengo pensados algunos relatos con Monica y amigos de Pedrito, quizas más adelante. No se me desesperen, aun no le he dado punto final a la historia.. muchas gracias por seguirme..

      Eliminar
    2. El personaje ideal para eso sería el profesor de Pedrito, no el director, el profesor de él.

      Eliminar
  5. Buen capítulo aunque personalmente estoy un poco hasta los cojones del cubano. Me gusta el asunto con el vecino, don Paco. Espero que esa historia tenga continuación.
    Un saludo y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo estimado Anonimo... si, la historia de Monica con su vecino apenas se está fraguando, aparecera por pequeños momentos en cada relato, por lo pronto. Digamos que tendrá un papel secuandario entre los relatos hasta que llegue su momento triunfal, .. será un buen personaje.. Un saludo

      Eliminar
    2. Gracias por contestar a nuestras sugerencias, eres un crack, Pedrito.
      Te seguiremos en todo lo que se te ocurra. Ánimo y esperamos el nuevo relato lo más pronto posible.

      Eliminar
  6. una idea ...un cliente de la empresa,junto con su esposa,invitan a monica y a su hijo a un crucero en su yate...TODO MORBO. PEDRITO ERES UNICO.UN SALUDO

    ResponderEliminar
  7. El Cubano + Monica = Morbo

    ResponderEliminar
  8. Como liberando a mamá del viejo? NI EN PEDO!!!
    Mario tiene que seguir es la sal de este relato y esperemos que la deje preñada.

    SI MARIO SE VA HACEMOS HUELGA DE LECTORES

    ResponderEliminar
  9. Espero el siguiente relato. Los otros cubanos resultaron ser también aburridos. Teniéndola bien dispuesta y drogada y se van después de una simple mamada. Lo bueno de este es lo que prometen los siguientes y tu intención de satisfacer a quienes gustaron de un personaje como don Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa amigo era que el relato se trataba de la reaparicion del Cubano por lo que la orgia entre Monica y los gatos del Clavo tendrá que esperar. Y como tu dices hay que satisfacer de quienes gustaron de un personaje como el Portero. Pronto será el final del Cubano, por lo pronto le voy a dar unas pequeñas vacaciones. Un saludo.

      Eliminar
    2. De verdad espero que el final del portero no sea pronto.

      Eliminar
  10. gracias por contestar a nuestras sugerencias pedrito...siempre te seguiremos...siempre.tendran monica y Beatriz sexo entre ellas ,en Canada?. seria genial. realmente HOT. un fuerte saludo.RELATA PRONTO.

    ResponderEliminar
  11. PEDRITO, SERIA ESTUPENDO QUE TUS RELATOS FUERAN MAS LARGOS...ES VERDAD,SE NOS HACEN CORTOS. RELATAS MUY, MUY BIEN. SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyy amigo me lo pones muy difiil, complicado se me hace llevarles cada entrega por mes, ahora imaginalos más grandes... Gracias por el apoyo y espero escribir y escribir más este año, un saludo

      Eliminar
  12. pedrito,tienes una gran responsabilidad con todos nosotros, ..todos tus incondicionales lectores.TODA ESA RESPONSABILIDAD...ESA...SOLO LA TENEIS ........LOS QUE SON COMO TU.....LOS MEJORES.tus relatos ,con tanto morbo ,nos hacen esta vida...un gran placer. SALUDOS...EN NOMBRE DE TODOS.

    ResponderEliminar
  13. una idea pedro.Beatriz le pide a monica que le haga un gran favor,a cambio de los favores que monica tiene con ella.Beatriz esta muy preocupada porque su hijo de 14 años,ya empieza a mirar a las mujeres y quiere evitarle empezar con una mujer errónea,le pide que sea ella,Monica,su primera experiencia sexual.Beatriz le dice que su hijo tiene un pene enorme. saludos

    ResponderEliminar
  14. pedrito estamos esperando con ansias el sigiente capitulo

    ResponderEliminar
  15. Ostras tío... que bueno!!! he llegado a qui por casualidad pero me ha encantado!!

    PORNO WEBCAM Y LINEA EROTICA 803 558 660

    BLOG PORNO

    ResponderEliminar
  16. como Juanjo yo también acabo de llegar a tus relatos.He leído los 10 primeros y son fabulosos. que MORBO esta esposa Monica NO HAY NADA IGUAL EN INTERNET,

    ResponderEliminar
  17. capítulos xx11-xx111 y xx1v.chantage y morbo a la sra, de Tapia.Que tres capítulos PEDRITO, son imposibles de superar.

    ResponderEliminar
  18. una idea, la empresa tiene problemas financieros .le piden a Monica que sea muy amable con un posible viejo y gordo millonario hombre de negocios, para conseguir su ayuda y rescatar a la empresa

    ResponderEliminar
  19. Kada mañana me levanto revisando si ya publicaste la continuacion y nada no te olvides

    ResponderEliminar
  20. Pedrito una idea seria que se fueran de vacaciones a una cabaña al bosque, y que unos cazadores la violen y como cereza del pastel que la forzen a tener sexo con su perro, que paso con el tecnico del aire saldra nuevamente para hacer su amenaza realidad. Y tambien estaria muy bien que "amigos" de pedrito la chantajearan para tener relaciones con ella y pedrito los tenga que ayudar porque ellos descubren sus videos. Sigue asi eres el mejor saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jo,que buena idea tio.seria genial.

      Eliminar
  21. Vamos pedrito!! Queremos otro relato!!!

    ResponderEliminar
  22. pedrito, morbo,morbo,morbo...mas morbo chantaje,lesbianismo, todo lo que qieras para la sra.tapia...toooooddooooooooooooooooo...pero otro capitulo por favor.Estamos desesperando.Tus incondicionales en todo el mundo...siempre.

    ResponderEliminar
  23. Excelentes ideas las de desarrolar violacion, chantaje, zoofilia, lesbianismo, mejor aun manteniendolo en el rubro NO CONSENTIDO, Tus lectores te estan dando muy buenas ideas ojala las puedas introducir en tus relatos- Saludos y por favor no demores mucho en publicar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Zoofilia? Por dios. ¿Lesbianismo? no no, este no es el blog para lesbianismo, búsquense otro blog especializado en eso, con lesbianas ninfómanas, no quieran romper esta historia por sus parafilias particulares que no corresponden a esta serie.
      Lo dice alguien que la sigue desde el primer minuto. Pedrito, ya estás tardando.

      Eliminar
    2. marcos, totalmente de acuerdo contigo. somos muchos los que seguimos esta historia de PEDRITO TAPIA, DESDE EL PRINCIPIO ,y el sexo no es malo,al contrario. el tal Ricardo debe de ser un gran reprimido sexual. nos preguntamos porque un acto lésbico o zoofilico de la sra. Tapia...es algo malo. Un saludo.

      Eliminar
  24. Pedrito te estas tardando sigue con las tangas sucias y el viejo vecino me gusta el fetiche de la ropa interior usada

    ResponderEliminar
  25. dedicado a Ricardo........esta es la mejor historia de morbo JAMAS Y MEJOR CONTADA .no la destroces con tus prejuicios morales. o sea, en algún capitulo ,golpean a la sra Tapia...y eso no te importa,pero que tenga una relación lésbica ,si. por favor olvida tus prejuicios...y dejanos disfrutar de la sra. TAPIA...y todo su morbo. SALUDOS PEDRITO...WE MISS YOU.

    ResponderEliminar
  26. El amigo ricardo tiene razon y ademas da la cara no como tu porque sabemos que eres siempre el mismo pendejo, joto de mierda, ya jodete y vete a la verga puto. Y no seas culero, no mientas y digas que sigues este pinche blog hijo de tu pinchi puta madre porque eso ni en pedo cabron.

    ResponderEliminar
  27. Vamos pedrito, regresa ya, publica el siguiente relato, queremos saber que pasaraa con la puta de monica y el suertudote de su macho. A mi me encantaria que don maria la dejara pansona, que la preñe y le de un hijo, otra buena idea seria que el dueño de la empresa de su digunto padre los deje en la calle por un tiempo y el buen hombre de don mario les de hospedaje durante ese tiempo don mario podra cojersela a la hora que quiera y cuando quiera, como si fueran marido y mujer, espero que me tomes en cuenta pedrito y porfa regresa ya, mandanos tu relato, saludos a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaaah, enorme Martin, muy muy bien dicho, estoy al 100X100 con lo que has dicho.

      Eliminar
  28. Pedrito ke honda pues te estamos esperando no nos castiges

    ResponderEliminar
  29. Orale cabron pues alivianate

    ResponderEliminar
  30. Me gustaria que el viejo entrara mas y varios ya nos cansamos de mario que le den u fi o estaria que hicieran un trio con la vecina que se coje don mario y que pedrito empiese a espiar a su amiga betty y ella se exite de eso y le ponga mas trampas a pedrito para que la espie , que a betty le gusta que pedrito le vea las nalgas y le robes sus ricas tangas

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar