Translate

jueves, enero 12, 2012

Capitulo (20)


© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (20)

‘‘Chantaje a la Primera Dama.’’



Cuando Memo me pidío que me quedara, enseguida me previne, no podía darme el lujo de perder todo aquel espectáculo con la Señora Montes de Oca, y esque perderme de las revolcadas que le iban a dar a la Madre del fanfarrón me ponían muy empalmado, iba hacer un buen recuerdo para mi gran colección de videos, tenía todo preparado, había ajustado las camaras de tal manera de no perderme de nada de lo que pudiera suceder en ese chalet. Las camaras las había colocado en diferentes angulos, lo que me permitiría tener acceso a todos los rincones de ese departamento, ahora si tendría bien vigiladito al chulo por dónde se me pusiera.

Cuando me levanté al siguiente día me topé con mi Madre, que venía de correr como todas las mañanas, yo todavía andaba somnoliento pero al momento de verla así, con sus mallitas ajustadas y su playerita a medio abdomen me empalmé de inmediato. Y esque mi Madre es otra cosa, como ya se las he descrito en todos mir relatos ¡Ufff!!. Es un portento de mujer, esas piernas infinitas, la cabellera dorada, esos ojazos azules que encandilaban y esas tetas que siempre parecen querer salir cuando asoman por su escote. A primera vista parece un sueño, una mujer nacida para ser modelo o actriz, su sensualidad y estilo para caminar la hacen una de las mujeres mas hermosas de esta Ciudad, es la típica mujer despampanante que acompaña a un tipo elegante y rico, candidata para ser la chica Bond, o ya la quisiera Playmate para sus portadas, esta mal que yo lo diga porque soy su hijo, pero lo que veo no se juzga.

Ella es algo creída, es normal para una persona de su estatus y clase, talvez algunos piensen que es sólo una calientapollas, de hecho, eso era lo que yo pensaba antes de espiarla, pero no, ella es una mujer muy respetuosa e incapaz de cometer actos impropios para una mujer de su estatus, en ocaciones si la he llegado a observar como charla y coquetea con más de un típo cuando salimos al super o alguna otra parte, pero siempre se había dado a respetar, cortando la platica cuando sentía que se tornaba algo incomoda y siempre hacía lo mismo. Pero todo eso en ella cambio, desde la muerte de mi querido Padre Rodolfo Tapia, inmediatamente desde ese día las cosas cambiaron mucho en la casa y mi vida dio un giro de 360 grados, desde los malditos chantajes de los tipejos de la Compañia, hasta su romance con el chulo que conocio en las vacaciones, todo en nuestro entorno no era el mismo.

De aquella mujer despampanante que derretia a los hombres con una simple mirada, de aquella hembra que era el sueño de todo varón masculino que la mirara, ya quedaba muy poco, los desgraciados chantajistas habían logrado cambiarla, ahora parecia dar rienda suelta a sus pasiones, los desgraciados habían sacado de Mamá otra mujer muy diferente a la que yo no conocía, y que fuera mi Madre, aquella mujer a la que me hacía sentir orgulloso, aquella mujer de sonrisa encantadora, aquella dama que sólo vivia para mi Padre y para mi desapareció y cuando la cosa parecía ir a más… ¡Flop! Aparecio su chulo queriendo apoderse de la familia y del lugar que ocupaba mi Padre, ese infeliz había logrado en ella despertar esa miradita de gatita en celo, esa mujer de sonrisa coqueta y movimientos esquicitos y sensuales.

Pues en fin, no quiero aburrirlos con mis penas, regresando al relato de ese día, me topé a mi Madre en el pasillo, venía muy sudorosa, ya que suele dar varias vueltas todas las mañanas por la Colonia, seguramente ya había dejado varias pollas levantadas a su paso, ya que ella sabía lo que tenía y el impacto que causaba con esas terribles caderas meneandose al trotar, ese minichorts de lycra negro que se le ajusta a la perfección en sus voluminosas nalgas, que con el caminar no puede evitar que sus carnes se lo tragen, dejando un pequeño canal dividiendoselas por completo, pues así estaba frente a mi, sudorosa y con su pecho altamente alterado por la fatiga.

-‘‘¡Buenas dias mi amor ¡ah!, ¡ah!, ¡ahh! ’’.

-‘‘¡Que tal Má! ..¿como estuvo la carrera? ’’.

-‘‘Bien, bien mi amor ..ya casi retomo mi condición, ya que llevaba algunas semanas sin hacerlo ¡ah!, ¡ah! ’’.

¡Y cómo no!, si desde que llegó su chulo sólo se la pasaba encamada jode y jode pensé yo.

-‘‘¡Bien Má! ..¿y Memo? ’’.

-‘‘Salió muy temprano ..me dijo que tenía varias cosas por hacer. Ya sabes su trabajo ’’.

-‘‘Bien, voy a comer algo ..tengo mucha hambre ’’.

-‘‘Bien mi amor ..ahi te dejé todo preparado. Yo subiré a darme una ducha, la necesito ’’.

Y si que lo necesitaba, estaba bañada en sudor, tanto que en su top podía notarsele la húmedad en sus pechos. Bajé hacía la planta de baja no sin antes darle la última vision a mi Madre de su trasero, ¡Ufff!!.. que par de carnes, ya quisiera haber tenido Miguel Angel haber plantado esas cosas en sus esculturas, era increíble verselas, estaba perfectas, 0 celulitis y 0 estrias, blancas como la nieve y bien paraditas como dos globosde carne perfectas, adornadas con una cadera ancha pero sin llegar a la gordura, perfectamente deliniadas, y en el inicio de su espalda dos hoyitos que hacen de su espalda ver la perfeccion de sus musculos. Enseguida al ver ese monumento en movimiento mi palito enseguida se levantó, alzando mi pijama que aun traia puesta, pero enseguida bajé a desayunar, tenía que almacenar muchísimas energias por lo que fuera a pasar esta tarde.

Estuve muy pendiente revisando mi monitor, esperando cualquier cosa que sucediera en el chalet, al principio como era de esperarse el chulo no se encontraba ahi, seguro que andaría con otra de sus putas, pero ya en la tarde cuando creí que no sucedería nada ese día, apareció muy elegante con un traje gris, al parecer ya esperaba a Beatriz porque lo miraba que observaba mucho su elegante reloj preciso. Lo miraba impaciente, bebiendo lo que se me afiguró una copa de Coñac, el desgracido chantajista se frotaba con regularidad las manos, creo que pensando en como iba a disfrutar de esa flamante Señora.

No tardó ni 15 minutos cuando sonó su telefono, si efectivamente, era Beatriz que le avisaba que se encontraba afuera de su chalet estacionando su camioneta, el muy cabrón se relajó en el sofá, sabía que tenía el sartén por el mango y no lo iba a desaprovechar. Se abrió varios botones de su camisa negra y se acomodó los güevos en forma bulgar, enseguida llamó a la puerta Beatriz, que con un grito la hizo entrar. Ella con el simple hecho de volver a ver a su chantajista se valentonó y lo enfrentó como la mujer decidida y segura que yo conocía.

-‘‘¿Para que me has mandado llamar, desgraciado? ’’.

-‘‘Tranquila Sra. Montes de Oca ..sólo quiero que hablemos de lo que voy hacer con el video de su aventura y nada más ’’.

-‘‘¿Mi aventura, desgraciado? ..¡tú me engatusaste y estoy segura que hasta me drogaste desgraciado! ’’.

-‘‘Aquien quiere engañar Sra. Montes de Oca ..si bien que le chorreaba su chochita en cuanto se la toqué ’’.

-‘‘¡Callate infeliz, no me hables así! ..¡que yo no soy ninguna Puta de las que frecuentas! ’’.

-‘‘¿Le llamas Puta a tu propia amiga que tanto frecuentas? ’’.

-‘‘¡Malnacido! ..le voy a decir a Mónica el tipo de calaña que eres desgraciado. Estoy seguro que te pondrá de patitas en la calle ’’.

-‘‘Mónica, Mónica Je je je.. ¡Es una Puta al igual que tú! ..sólo basta con enseñarles el nabo para que se les haga agua la cola Je je...’’

-‘‘¡Desgraciado infeliz! ..sólo la estás usando para tus malditas perverciones ’’.

-‘‘Je je je.. ¿perverciones? No Mamacita, ¡las perverciones te las tengo guardaditas a ti! ..Señora ’’.

-‘‘¡Eres un desgraciado! ...¿cuanto quieres por dejarme en paz y no volverte a ver en mi vida? ’’.

-‘‘¡Guardese su dinero, Señora! ..como podrá darse cuenta el dinero lo tengo. Yo ocupo otras cositas ’’.

Beatriz se puso muy nerviosa y le dijo:

- ‘‘¿A dónde quieres llegar desgraciado? ’’.

-‘‘Bueno, si hicieras algunas cositas que te pido ..puede que te devuelva tu videito ’’.

Ella con cara de indignación preguntó:

-‘‘¿Que cosas? ..¿que es lo que estás tramando infeliz? ’’.

-‘‘Algunas cosas simples, no te voy a pedir mucho ’’.

Se notó el rubor en el rostro de Beatriz, sabía que el desgracido no tenía buenas intenciones, sabía que la forzaría nuevamente, quizas la humillaría más aprovechando su chantaje. Respiró profundo y lo encaró:

-‘‘¿Me estás haciendo alguna propuesta indecente? ’’.

-‘‘Je je je.. ¿Propuesta? ..para nada. Sólo quiero que me des algunos gustitos, algo especiales Je je je...’’

-‘‘Era de suponerse ..viniendo de un desgraciado pervertido como tú, no lo extrañaría ’’.

-‘‘Lo soy, pero me gustan tener putitas de alto estatus Je je je...’’ Y se carcajeo burlonamente, mientras que sacaba el video de un cajón y se la mostraba.

Beatriz comenzó a lagrimear, no podía creer lo que le estaba escuchando, miraba hacía abajo como pensando, sabía que no tenía otra salida, levantó la mirada y con un tono de resignación preguntó:

-‘‘¿Que quieres que haga? ...’’

En ese momento supe que él había ganado la batalla, la tenía en soder, en sus manos, Beatriz resignada miraba al suelo completamente llena de vergüenza, nadie podía ayudarla, bueno mientras quisiera mantener su reputación y la de su Esposo.

-‘‘No mucho ’’. Sonrío con un tono de lujuria.

Memo sabía que debía de comenzar sometiéndola lentamente, disfrutando de la humillación de la Señora, eso era lo que más disfrutaba, sentirse mas poderoso que la Esposa del Gobernador, así que le dijo:

-‘‘Porque no cierras la puerta y te pones algo comoda ..la tarde es joven, Señora. Y tenemos muchas cosas por hacer Je je je...’’

Beatriz se secó algunas lagrimas que aun le corrían por las mejillas y con la cabeza gacha obedeció. Cerró la puerta y mientras el infeliz Padrote esperaba ansioso su regreso, se sirvio otra copa y la observó por un instante. Él tipo permanecía sentado en el sofá, mientras ella se quedó inmovil parada frente a él como esperando el mandato, con la cabeza hacía abajo en un absoluto silencio sin mirarlo esperaba Beatriz cualquier orden.

Yo, en la comodidad de mi habitación estaba muy excitado por la circunstancias que estaba viendo atravez de mi monitor, era todo como una pelicula, el infeliz parecia que tenía un cordero indefenso en sus manos. Le ordenó que se sirviera un vaso de Coñac,  mientras se acomodaba en su sofá como si fuera a ver una película, le ordenó que se colocara en el medio de la sala, la cual era muy amplia y dijo:

-‘‘Vamos a ver que traes debajo de esa falda, Beatriz ..¡muestrame! ’’.

Ella no hacía nada, sólo permanecía inmovil en el medio de mi sala, pero Memo le volvía a ordenar en tono insistente:

-‘‘¡Vamos Beatriz! ..quiero que lentamente vayas subiendo la falda, hasta dónde yo te lo ordene ’’.

Los ojos de Beatriz estaban llenos de lágrimas, pero comenzó a obedecer, tomó su falda que le llegaba justo por encima de las rodillas y lentamente la comenzó a elevar. Lo hacía en forma excesivamente lenta, por vergüenza e indignación, como negándose, pero sabía que aquello le excitaba al tipo mucho mas, comenzaban a aparecer sus lindas piernas blancas, sobre cuyos muslos se percibían pequeños y delicados vellos. Cuando estaba a punto de aparecer su ropa interior le ordenó que se detuviera.

-‘‘¡Que lindas piernas tienes Beatriz! ..ahora lentamente empieza a girar, quiero verte toda ’’.

Con sus piernas casi todas al descubierto podía apreciar sus muslos bien formados con un tono muscular muy femenino, ya que como les había platicado ella era la acompañante de mi Madre en el gimnasio, tenía un cuerpo bien estilizado y perfectamente definido, cuando estuvo justo de espaldas hacía él le ordenó.

-‘‘¡Hasta ahi! ..ahora quiero que me muestres tu culito, pero lentamente ’’. Le dijo mientras se restregaba su paquete.

Beatriz obedecía cada mandato, le costaba levantar la falda tipo tubo que traía, su precioso y redondito culo le impedía un poco deslizarla con facilidad, pero de inmediato asomaron tímidamente el principio de sus nalgas y luego apareció entre medio de ellas, metido en la zanja de su trasero unas preciosas pantaletas de color melón con encaje, no era de tipo tanga pero la tenía toda metida entre sus preciosas carnes, ya que al tener un culito tan redondito y abobachado era imposible que su ropa interior no se deslizara hacía adentro.

-‘‘¡Que bonito culo tienes Beatriz! ...digno de una heermosura como tú ’’.

Beatriz estaba humilladisíma, quería acabar lo mas rápido con esa tortura, terminó de elevar su vestido hasta que lo tenía todo enrrollado en la cintura, ¡Que maravilloso espectáculo!, ese trasero carnoso, redondito, paradito, con la panty metidita entre sus cachetes se miraba fenomenal y entre sus piernas se formaba un perfecto triángulito muy delicioso. El infeliz la dejó parada en esa posición mientras saboreaba de su copa, sabía que la tenía en sus manos, sabía que ella no podía hacer nada, así que todo lo hacia lento, muy pausado, como disfrutando cada momento de la sumisión.

-‘‘Ahora quiero que separes un poquito las piernas ..quiero verte el chocho desde aqui Je je je...’’

-‘‘¡Ya por favor! ..ya no me humilles más ’’. Decía Beatriz llorando.

Sollozando pero al final lo hizo muy suavemente, yo experimentaba una erección espectacular, desde mi casa miraba como la Madre de aquel fanfarrón era humillada, como cuando lo fue mi Madre en su momento. Ella permanecía ahí, como una especie de estatua viviente sólo para el deseo de aquel pervertido, así que sintiendose poderoso le dio una nueva orden:

-‘‘Bien Beatriz ..ahora quiero que te inclines lentamente, y que apoyes tus manitas en las rodillas, así podré ver mejor tu culito ’’.

Beatriz no estaba acostumbrada a ese vocabulario, le miró sobre sus hombros con una mirada de indignación, mientras él con un gesto le confirmaba la orden. Ella tragandose su orgullo obedeció una ves más, se inclinaba lentamente mientras nosotros podíamos apreciar como sus nalgas se separaban por la postura que le había ordenado, al mismo tiempo que comenzaba a vislumbrarse su pachoncita vagina, atravez de sus pantaletas.

De su ropa interior se escapaban algunos pelitos suaves y brillosos, se notaba que tenía una abundante mata de pelos, ya se le podian divisar por los costados. Memo se paró de inmediato y acercándose hacía ella, se colocó justo detrás, con una mano sostenía su copa de wisky y con la otra acarició uno de los cachetes de esa preciosa cola. Lo hizo con mucho cuidado, para disfrutar la suavidad y verificar el grado de firmeza que tenían, después tocó el otro cachete, lo amasó con un poco más de firmeza y le dió un par de palmadas para disfrutar como se sacudían aquellas nalgas. A pesar de que tenía el pene a punto de reventar, él tipo se notaba paciente, disfrutando a cada mometo.

-‘‘Ven acá, es hora de empiezas a pagar tu dezlis Je je je..’’

El tipo de dejo caer nuevamente en el sillón con sus piernas abiertas, la miró y le movió la cabeza como diciendole dónde se pusiera, no se tenía que ser un adivino para saber que era lo que quería Memo. Beatriz empezó a llorar más, sabía que aquello recien comenzaba y que tenía pagar por su adulterio.

-‘‘Vamos ven ..ayer no te resistias tanto.. Je je je...’’

-‘‘Por lo que más quieras Memo ..no me obliges hacerlo ’’.

-‘‘Ahora si me llamas Memo, no sorrita ..anda ven acá y busca tu viberón ’’. Le dijo apuntando a su bragueta.

La pobre no tenía opción, tenía que rabajarse para obtener el video, así que llorando se fue acercando a dónde él estaba sentado, cuando paso por un lado de la mesilla, no pudo evitar ver el CD dónde se encontraba su adulterio, deseo jamás volver a pasar por esto, deseo jamás ilusionarse con ser modelo, ahora tenía que ponerse de rodillas frente a un sujeto que la obligaría a eso y a muchísimas cosas más.

-‘‘No te hagas la estrecha ahora ..si ayer bien que lo disfrutabas ’’.

-‘‘Por favor Memo ..no me obliges ’’.

Pero el tipo no se iba a doblegar con sus suplicas, así que no tuvo más remedio que acercarsele y bajarle el cierre de su pantalón. Con sus manos temblororsas metió la mano para sacar la tranca, nuevamente estaba ante ella esa poderosa tranca que la había despellejado el día de ayer. Pero ahora a plena luz del día, vio que era una verga preciosa, un poco más grande que la media de su Marido, y bastante más gorda. Estaba completamente empalmado, el prepucio se había retirado un poco, dejando un agujero por el cual asomaba la punta del glande. Temblorosa volvió a frotar con su mano esa tranca que palpitaba del fluido sanguineo, la tomó con fuerza, esta vez sin ninguna tela interponiéndose.

-‘‘¡Oohhh!! Que delicioso chupa Sra. Montes de Oca ’’. Le decía mientras le colocaba una mano en la cabeza para digirla.

La pobre sacaba la lengua e intentaba lamerla, jadeaba y aspiraba fuertemente. Se sentía muy humillada pero fue mucho más consciente de su olor, ya el día de ayer se encontraba drogada, pudo sentir en su paladar el verdadero sabor de esa tranca, a la vez que entraba por su nariz el verdadero aroma, que era un olor muy agradable, a macho. Al verla y olerla su calentura aumento, al final ella era una hembra ardiente y su cuerpo reaccionaba, su chocho se empezaba a empapar, apesar de que ella se resistia hacerlo, y cuando le soltó la cabeza, se quedó unos segundos mirándola.

-‘‘¿Es preciosa verdad? ...pues el la misma que chupaste ayer, continua ¡Ooohhh!! ’’

Y no tuvo más que dedicarse a adorar esa tranca. Le daba besitos en la punta, la acariciaba con sus labios por los lados, apoyaba su nariz en su verga y aspiraba profundamente, intentando empaparme en su olor. Con su mano derecha lo descapulló, y comenzo a pasarle la lengua lentamente por el borde del glande. Cuando no estaba lamiéndole las pelotas, se las acariciaba suavemente con las yemas de sus dedos. Realmente pese al chantaje, Beatriz lo estaba haciendo gozar, se centro en esa verga aplicandose de la mejor manera posible, disfrutando de toda su relieve, pasando la lengua por el hongo una y otra vez.

-‘‘¡Oohhh! Apuesto que no se la chupas así al Señor Gobernador, Putita ’’.

Cuando escuchó eso, Beatriz fruncio el cerrojo, por un momento había logrado olvidarse de su Marido, pero el infeliz se lo repetia, quería hacerla sentir una Puta, quería rebajarla para sus sucios instintos. Finalmente se metío la punta en la boca, y comenzó a hacerle una mamada suave, y con mucha saliva, procuraba apretarla, haciendo fuerza con sus labios cuando entraba y salía. Cuando estaba dentro, la acariciaba con mi lengua. A veces se metía todo lo que podía, aunque por la postura en la que estaba no podía hacer que entrara toda y llegara hasta su garganta.

-‘‘¡Gloggghhh! ¡gloggghh! ¡gloggghhh!! ’’ Beatriz tenía tanta saliva en la boca que se le desbordaba por sus labios, y resbalaba por su barbilla.

Memo dejó caer sus manos a los lados, y sólo jadeaba, dejándose hacer, dejándose adorar la tranca por la Primera Damade esta ciudad. Era un momento perfecto, si por él fuera la dejaría allí chupándosela todo el día. La pobre Beatriz estaba muy entregada, tanto que perdío la noción del tiempo, y no supo cuanto tiempo estuvo chupándosela, pero sus rodillas ya empezaban a dolerle de estar apoyadas en el suelo, y Memo comenzó a mover la pelvis incrementando el ritmo. Cogiendo su pelo con la mano izquierda, comenzando a mover su cabeza arriba y abajo cada vez con mayor violencia y rapidez.

-‘‘¡Así Puta! ¡Uff!!, ¡ufff!!.. ¡Traga!, traga, ¡tragate un buen garrote y no la pijita de tu Marido! ’’.

Ella simplemente apretaba los labios alrededor de su tranca, intentando rozarla al máximo y se dejaba que le jodiera la boca como quisiera, como a una vil prostituta. De vez en cuando, cuando tenía su tranca todo lo que podía adentro, le daba fuertes bofetadas con la mano derecha en la cara.

-‘‘¡Me voy a correr en tu boca, Puta! ..no te lo tragues, aguántalo en la boca ’’. Le dijo el chulo y con un pequeño grito se corrió en su boca.

Se notaba que había tenido bastante sexo últimamente con mi Madre, pues no le salió mucho y pudo retenerlo todo en su boca. Era muy curioso ver a la recatada de Beatriz con un buen zopetón de lefa entre su lengua, estuvo ahi con la leche en la boca, sin cerrarla, como esperando la orden de su macho para proseguir. Su verga se fue desinflando lentamente con su punta en su boca. Ella lo miraba hacía arriba con ojos de desesperación, mientras el jadeaba y se iba calmando.

-‘‘¡Ooohhhh! Señora Montes de Oca, estuvo increíble ’’.

-‘‘¡Oggghhhh! ¡Uggghhhh!! ’’. Trataba de hablar Beatriz con la flema de lefa en la boca.

-‘‘Dejalos caer en tus manos ..pero que no se te caiga, junta tus manitas ¡Oohhh! ’’

Finalmente sacó su verga de su boca, y le ordenó que dejara caer el semen sobre sus manos. Beatriz escupio todo, salió con bastante saliva, un pequeño charquito viscoso, que no pudo evitar acercarlo a su nariz para olerlo, era un olor fuerte, pero creo que a ella le olía a gloria.

-‘‘Toma una toallita y limpiate, ¿o la quieres usar de cremita? Je je je..’’

La pobre iba hacía el baño con sus manos juntitas, tratando que la leche no se le regara por el piso, cuando regresó aun traia la falda enrrollada en su cintura, mostrando su magnifico pelvis pachoncito con algunos vellos saliendoseles por los costados.

-‘‘¿Te gusto chuparla Sra. Montes de Oca? ’’ Le preguntó el cinico.

-‘‘¡Pudrete maldito! ’’ Le contestó Beatriz con odio.

-‘‘Je je je.. Le gusta, no puedes evitar chorrear por el chocho mirate Je je je..’’ Al cabrón le gusta humillarla, pero tenía razón, Beatriz tenía encharcado el chocho.

-‘‘¿Ya terminaste? ..¿ya me puedo ir? ’’. Le decía Beatriz con su orgullo pisoteado.

-‘‘¿Irte? ..pero si acabamos de empezar, anda ven, vamos para la recamara ’’.

La pobre Beatriz ya no sabía que hacer, no hallaba como salir de esa situación, se levantó y se dirigieron a la recamara, caminaba con cabizbaja, con su mirada depositada en el suelo, mientras que su dueño la seguia con su mastil moviendosele para todos lados, parecia que iba llevando aún corderito al sacrificio. Con una fuerte nalgada hacía que la Señora a purará su paso. Beatriz rodeó la cama y se tumbó boca arriba, con su cabeza apoyada en la almohada. Memo entró por los pies de la cama caminando de rodillas, en dirección a ella. Le separó las piernas y se curvó hacía su pelvis para lamerle el chocho. Se lo comía con desesperación, escupiéndole, esparciendo la saliva con toda la lengua fuera, mordisqueándole el clítoris, separándoles los labios, bañándolo en saliva. Parecía un perro lamiendo agua en día caluroso. Beatriz no se atrevía a mirar hacía su violador y mantenía la mirada en el techo, meneando tiviamente la cadera ante los mordiscos en su chocho.

-‘‘¡Qué chocho más rico tiene, Señora! ..apuesto que su Marido no lo disfruta como yo ¡Mmmm!! ’’

Se incorporó, arrodillado entre las delicadas piernas de Beatriz, le abrió bruscamente el escote, rasgando parte del ganchillo, liberando sus tetas, que oscilaron levemente para todos lados. Le sacudió unas palmadas en cada una, manoseándolas a placer.

-‘‘¡Auchhh!! ’’ Se quejó ella.

-‘‘¡Qué buena estás, cabrona! ...’’

Se agarró su enorme garrote y se echó un poco sobre ella conduciéndola hacía la rajita. Memo contrajo el culo y se la metió de golpe, sin miramientos, de una estoca, haciendo que la pobre Señora se quejara. Beatriz cerró los ojos y se agarró de la musculosa espalda de Memo, que empezaba a joderla moviéndose deprisa. Mantenía el tórax en alto, con la pelvis encima de su cadera, manteniendo todo el peso de su cuerpo sobre los brazos, observando cómo gemía, observando cómo se le movian las dos tetas, observando cómo todo su cuerpo se movía ante las embestidas en el chocho.

-‘‘Dime Puta ..¿tu Marido te jode como yo lo hago?. ¡Ufff!!, ¡uff!! ...’’

Beatriz ladeó la cabeza hacía el otro lado, no quería contestarle, sabía ella que no, que su Marido sólo la cogia de la forma tradicional, y cuando bien le iba quizas lograba llegar a sentir el orgasmo, pero no lograba consumarlo. Este desgraciado sabía como cogerla, ya que a eso se dedicaba, pero quería que ella explotara, quería que ella le rogara que se la jodiera. Memo le daba con furia haciendo que todo el pequeño cuerpo de Beatriz se removíera ante las severas clavadas.

-‘‘¡Mirame Puta! ..dime que no lo estás disfrutando. ¡Ufff!!, ¡uff!! ...’’

Ella volteó a verlo, sin quitar la vista de sus ojos, a pesar de las terribles sacudidas que era sometida.

-‘‘Así me gusta, zorrita ..que me vean a los ojos cuando me las jodo ’’. Le dijo el desgraciado empujando todo su pelvis encima de su cadera.

Beatriz volvió la cabeza nuevamente hacía otro lado, sabía que si seguia mirandolo terminaría por sucumbir ante los caprichos de su violador, pero éste le sacudió una pequeña bofetada para que mantuviera su mirada posada en él.

-‘‘¡Qué le mires, desgraciada! ..no dejes de mirar al hombre que te está jodiendo. ¡Uff!!, ¡uff!! ...’’

Aceleró aún más las embestidas, dándole fuerte en el chocho. Le sacaba casi toda la verga para volver a hundirla entera. Las tetas danzaban como locas. Se echó encima de ella elevando y bajando el culo para darle con potencia, apretándole las tetas con los pectorales y baboseando sobre su cara, lamiéndole la mejilla y la oreja con la lengua fuera mientras ella lo miraba. Se incorporó de repente y la obligó a darse la vuelta, a colocarse ahora boca abajo. Le colocó la cabeza de tal manera que continuaba mirando atravez del espejo de la cabezera. Y se echó sobre su culo, haciendo sus pantaletas hacía un lado, colando su tranca entre las piernas y perforándole de nuevo el chocho con violencia, comenzándose a mover con la misma intensidad, asestándole fuerte en las nalgas con su pelvis potente. Beatriz no pudo evitarlo más y gemía con la boca muy abierta, sudando a borbotones, sin apenas parpadear, enfrentada a la mirada de su violador, que la arremetia a cada instante.

-‘‘¡Te gusta! ..¿verdad Puta? ’’. Le gritó, agarrándola de los pelos y elevándole la cabeza de la almohada.

-‘‘¡Arrgggghhh! ¡Arrggghhh! ...’’

-‘‘¡Contesta, zorra! ...’’

-‘‘Sí ...’’ Gimoteó asustada.

Con la tranca dentro del chocho, echado sobre su culo, le giró la cabeza hacía el otro lado, dónde se encontraba un espejo enorme, quería que se viera completita, quería que viera como la tenía un verdadero hombre.

-‘‘¡Mira el espejo, Puta! ¿Te gusta ver cómo te cojo? ’’. Le soltó la cabeza y continuó dándole, cada vez más fuerte, provocándole severas vibraciones en las nalgas.

Beatriz no paraba de gemir con gestos extraños en su rostro. Memo no paraba de darle con una bestialidad inaudita, se incorporó arrodillándose ante el cuerpo de la Primera Dama, hasta extraer la verga de la entrepierna y apoyarla sobre una de las nalgas.

-‘‘Es hora de averiguar si eres una Puta anal ..¡como tu querida amiga! ’’. Le Dijo Memo refiriendose a mi Madre.

-‘‘¡Que! ..¡estas loco desgraciado! ¡No me lo harás por la cola infeliz! ’’. Trató de safarse pero le era imposible, el peso de Memo era mayor a todas sus fuerzas, asi que cuando sintió el glande de Memo rozar su esfinter se quedó pasmada.

Memo tomó su verga nuevamente, la cual continuaba bastante erecta, y la puso en toda la entrada del pequeño arito de Beatriz, quién agitaba su cabeza como diciendo ‘‘no por favor, no lo hagas’’. El infeliz no hizo caso de esta muda suplica, y separando ambas nalgas con sus manos, con las cuales las apretaba fuertemente, disfrutando del suave tacto de la piel de la Primera Dama, procedió a penetrarla. No lo hizo de golpe. Fue introduciendo muy lentamente su verga en el agujero de la Señora, disfrutando como cada milímetro de su enorme herramienta sexual era engullido y aprisionado por el anillo anal de esta.

-‘‘¡Ufff!!! ..¡que apretado está! Asi no me sirves ..¡tendré que preparartelo! ’’.

-‘‘¡Por favor, Memo! ..no lo hagas. Mira que me duele muchísimo por ahi ..no lo hagas ’’.

-‘‘¡Asi que nuestro Señor Gobernador ya te abrió el culo, desgraciada! ..mucho mejor asi no te dolera mucho Je je je..’’

Lo que Memo no sabía era que Beatriz ya había pasado por lo mismo hace unos meses, solo que no por su Marido, si no por aquellos desgraciados del Borre y el Tito, los cuales se habían encargado de tronarselo aunque de eso ya se le había cerrado bastante. Memo dirigiendose a su trasero mordió sus nalgas, primero una y luego otra, al parecer le facinaba el culito chiquito y respingón de Beatriz que seguia inmovil con la cabeza metida en la almohada. Lamió su culo, lo besó y retirando el hilo de la pantaleta no se pudo resistir a darle unos lametones a su culito.

-‘‘¡Mmm! ..que rico sabe el culito de la primera Dama Je je je..’’

Memo siguió chupando, deleitandose de ese tesoro de Beatriz que solo había sido explorado pocas veces ( ya recordaran por quienes )despues ensalibando todo lo posible su dedo índice de la mano derecha, lo colocó en su ano. Empezó a apretar, arrancando gemidos de dolor de la boca de Beatriz, que ahoga sus gritos sobre la almohada. Se lo metió hasta el fondo con dificultad y una vez allí lo giró, mientras hacía un mete y saca, tratando de dilatarle un poquito. Pasados un par de minutos intentó meter un segundo dedo por su culito. Fue realmente difícil, Beatriz fruncia el culo con fuerza, evitando ser enculada nuevamente, pero terminó entrando, volviendo a arrancar un leve quejido de la boca de Beatriz. Con dos dedos dentro, se los giraba y los intentaba abrir un poco para conseguir dejar el paso de su culito lo bastante abierto para su tranca, que le seguía dura como una piedra.

Cuando le metió los dos dedos hasta el fondo del culo, el desgraciado no se pudo resistir a meter el pulgar por su chochito, tratando de juntar sus tres dedos en el interior de la adolorida Beatriz que abretaba los nudillos sujetando la almohada. No lo podía ver pero parecía tan fina la pared interior que Memo notaba perfectamente los pliegues de sus dedos en el interior. El desgraciado estaba impaciente sólo de pensar en poder entrar por ahí, o sea que se levantó, escupió en su culito y colocó su verga a la entrada, para que si, abriéndole las nalgas con las dos manos comenzar a empujar.

Al principio no hubo ni un gesto en su cara, pero cuando el glande comenzó a dilatar su esfínter, el gesto en el rostro de Beatriz cambió. Sus ojos se cerraron con más fuerza y su boca se abrió:

-‘‘¡Arghhh!, aaahhh, …’’ Gimió suavemente cuando el glande penetró ya por su culito.

La parte más gruesa había entrado, ahora faltaba por ver si toda la verga cabría entera. El desgraciado lo había conseguido, tenía ese delicioso culito penetrado por su verga. Dejó libre sus nalgas, cogiendola ahora con sus manos por la cintura, a la altura de sus hoyuelos tan divinos que siempre se le dibujaban en la parte alta de su cadera. La pobre Beatriz estaba crispada, nuevamente tenía una verga en el recto, la pobre no se quería ni mover un centímetro, estaba esperando a que con un movimiento de caderas de su agresor se la metiera hasta el estómago, y asi fue. De un empujón ( no demasiado rápido para no hacerla daño ), pero constante empujó y empujó hasta metérsela hasta el fondo.

-‘‘¡Norgghh!! ...’’

Los güevos del chulo quedaron tapando su chochito y la verga desapareció milímetro a milímetro completamente en su trasero, deformando un poco la deliciosa forma de su trasero. Beatriz por el repentino estocazó, estiró el cuello y levantó un poco el cuerpo de la cama, permitiéndole a Memo deslizar sus manos hacia arriba, para agarrarla con fuerza de las tetas, dejando sus pezones entre sus dedos.

-‘‘¡Ahora si preciosa! ..Ya verás como a partir de hoy vas a permitir entrar cualquier verga que te lo propongas ’’.

Ella intentó articular alguna palabra, pero era imposible entenderla, estaba ahogando sus quejidos en la almohada. Lo único que conseguía era que el desgraciado se excitara aún más pensando que se resistía a la violación. Memo se reclinó sobre ella, tratando con su boca de alcanzar la de Beatriz, aunque la alcanzó por momentos, ya que ella se revolotiaba para todos lados impidiendo su boca.

-‘‘¿No te gusta zorrita? ..pues a mi me está encantando verte con el culo abierto y las tetas en mis manos ’’.

-‘‘¡Nngo!, ¡Arghh! ¡Despa, despacio desgraciado me estas partiendo! ’’. Le gritó Beatriz, retorciéndose con muy poca fuerza.

-‘‘Apenas viene lo bueno mi amor ..a ver …un poquito para fuera ’’. Decía en su oído mientras echaba las caderas hacia atrás y le sacaba unos centímetros de verga del culo.

-‘‘¡No! ..maldito, me vas a destrozar ’’.

-‘‘Y un poquito para dentro ...’’ Mientras se la volvía a clavar hasta los huevos.

-‘‘¡Norghh!! ..para, para. ¡Ya por favor! ’’.

-‘‘Un poquito para fuera ’’.

-‘‘¡No! ..espera, espera. ¡Malnacido me lastiiiiimaaaasss!! ’’.

-‘‘… y un poquito para dentro ’’.

Y así siguió metiendo y sacando suavemente, disfrutando de su culito y sus gestos de dolor durante al menos 10 minutos, hasta que sus incomprensibles gemidos cesaron. El desgraciado había conseguido domar ese culito, dejándolo lo suficientemente abierto para que ya no le hiciera daño. Memo no pudo evitar inclinar su cabeza hacía atrás, y emitir un suspiro de satisfacción. En cambio la pobre Beatriz, permanecía inmóvil, como una estatua. Sus manos estaban con el puño cerrado, apretándolos fuertemente para de esa manera soportar el dolor que le producía la penetración dada por su salvaje invasor. La Señora en ese momento no estaba perdiendo su virginidad anal, pero sentía que lo hacía, era casi imposible que esta tremenda tranca entrara por su cuerpecito trasero, y para su humillación en manos de un hombre quién ella, muy en el fondo, sentía una fuerte atracción por él, por la forma en que la trataba.

-‘‘Disfruta Putita ..ya te lo he abierto Je je je...’’

Memo se erguió, cogiendola con cada una de sus manos de sus nalgas abriéndoselas a tope, viendo como su enrojecido esfínter ahora ya dejaba entrar y salir su verga ya sin problema. De pronto se la sacó de golpe, viendo como su culito permanecía abierto al diámetro de su verga unos segundos, para ir cerrándose muy poquito a poquito. Pero de un golpe de cintura se la volvió a clavar hasta el fondo, ahora moviéndose con rapidez y una vez al fondo, otra vez la sacó de golpe para volver a ver ese gesto tan divino de su esfínter. Con todo mi asombro veía como el aro trasero de Beatriz no se conseguía cerrar del todo, ya que la verga de su agresor le volvía a abrir una y otra vez.

Ni su Marido, el Sr. Montes de Oca, nunca atendió su deseo de ser penetrada por el culo, por el hecho que a este le daba asco. Ahora un hombre desconocido, le estaba llevando el rabo. A la fuerza, pero si, por la manera en que la trataba, en que se lo hacía, en como hablaba, ella sentía una fuerte atracción hacía él. No lo quería aceptar, pero le era difícil negárselo. Ella lo veía a él más como un macho de verdad que a su mismo Marido.

A Beatriz se le podía oir jadear, batallando por no ceder ese apretado agujero, mientras la penetración que se llevaba a cabo en su culo era cada vez más salvaje, los movimientos más bruscos. De pronto, ella ya no emitía gemidos, ni gritos, nada. Estaba privada, sus ojos ocultos estaban blancos y llorosos. Memo le propinaba tremendas embestidas a Beatriz, a la par que le empezaba a dar nalgadas. En un momento dado, este la tomó por el cabello, y la llevo, sin sacar su enorme verga de su ano, a la orilla de la cama, colocándola en la misma posición, inclinada hacía delante con su torso recostado boca abajo sobre las almohadas, quedando el culo de esta a su disposición, así el infeliz tenía mayor movilidad ya que se encontraba parado, podía arremeter con mas violencia, para propinarle unas 10 embestidas mas.

Eso fue demasiado para el chulo ya que no aguantó demasiado. En una de esas embestidas hasta el fondo, noté que su corrida era más que inminente. De pronto la sujetó fuerte de verdad por las caderas y en 3 o 4 empujones más comenzó la corrida. Memo jadeaba mientras eyaculaba, se corría pensando que su leche le entraba por el culo a la Primera Dama de esta Ciudad. Se quedó recostado sobre Beatriz hasta que su respiración se normalizó pasados un par de minutos. Despues fatigado por la corrida, se dejó caer sobre sus talones, bufando como un animal. Beatriz tambien jadeaba, tratando de regularizar su respiración, agarró un trozo de sábana y se limpió el rostro, se pasó el trozo por la cara secándole el sudor brillante de su frente, luego se lo pasó por la raja, impregnando la tela de gruesas porciones de semen que le salian del culo. Luego se levantó apeándose de la cama y tapándose las tetas con los trozos desgarrados.

-‘‘¡Ufff!!, ¡uff!! ..Bueno es suficiente por hoy ¡Ah!, ¡Ah! Seguiremos en otro momento ’’.

Beatriz lloraba con rabia, se sentía mal por haber gozado con ese sexo no consentido, pero no podía evitar estar complacida, el desgraciado la había hecho gozar en contra de su voluntad, pese a que la estaba chantajenado y la usaba como a una cualquiera. Ella pensaba ¿que otras cochinadas la obligaría hacer?, ¿que otras perverciones le tenía planeado?, se sentía devastada, humillada, violada y pisoteada. Se hechaba la culpa por haber caido en ese engaño, todo por su vanidad, por querer ser modelo, un sueño que quizas lo tuvo desde niña, y que ahora le estaba apunto de arruinarle la vida.

-‘‘Eso, eso es todo ..¿me puedo marchar? ’’. Le preguntó Beatriz despues de recuperarse.

-‘‘¡Ah!, ¡ah! Ya lo puedes hacer perrita ..vete satisfecha. Tuviste el honor de que te jodiera un verdadero hombre ’’.

-‘‘¿Me darás el video? ’’.

-‘‘Llevatelo es tuyo ..guardalo como recuerdo Je je je.. ¡Yo tengo el mio! ’’.

-‘‘¡Eres un desgraciado!! ..¿que más quieres de mi? ¡Ya me violaste y me diste por el culo! ¿que mas quieres? ...’’

-‘‘La verdad pensaba deshacerme de ti ..pero me ha encantado. Creo que te usaré una vez más ..pero te prometo que será la última ’’.

-‘‘¿De verdad? ..¿sólo una vez más y te borraras de mi vida para siempre? ’’.

-‘‘Así es preciosa ..para siempre. Así que toma tu ropita y largate ..te llamaré hasta el sabado. Espero y no tengas planes ’’.

-‘‘No, no ..estaré al pendiente ’’.

-‘‘Je je je.. Así me gusta ..que mis putitas esten al pendiente de que las joda Je je je...’’

Eso humilló aún más a Beatriz, pero al menos se sintió aliviada de que le diera una esperanza, con una sola vez más pagaría su dezlís y se libraría de ese malnacido. Así que
tomó su ropita hecha garras y como pudo se la acomodó, después salió por la puerta y se marchó, dejando al chulo totalmente fatigado en la cama, pero muy feliz, ¿sabrá que cochinadas estaría pensando en su mente cochambrosa para la proxima visita de la Primera Dama?.

Yo por mi parte tenía mi palito deshecho, me había habentado 3 pajas con la Madre de aquel desgraciado, lo odiaba tanto que no me importaba que hicieran sufrir a su Madre, sólo quería que ella pagara por lo que le hizo a mi Mami su hijo desgraciado. Me quedé bien dormido ese día, no supe de mi hasta el otro día, no me enteré cuando llegó el chulo a la casa, pero segurito lo vería en el desayuno, tomándo café y con la bata de mi Padre....

Al dia siguiente como era mi costumbre bajé a desayunar, pero se me hizo muy raro no ver a nadie, salí de la casa a investigar, escuché los ruidos de la lavadora funcionando, seguro que Mamá estaría ahi lavando. Si efectivamente, ahi estaba mi Madre recargada en la lavadora esperando que la maquina hiciera su trabajo.

-‘‘¡Hola, Má! ’’.

-‘‘¡Pedrito! ..dormiste mucho ayer. Te estuve llamando para la cena pero no te levantaste, mi amor ’’.

-‘‘Si, Má ..me quedé bien dormido. ¿Y Memo? ’’ Le pregunté por aquel desgraciado.

-‘‘No lo sé mi amor ..no vino a dormir. Yo pienso que ha de tener mucho trabajo ’’.

-‘‘¡Mmm! ..bueno voy a desayunar, al ratito te veo Má ’’.

-‘‘Bueno, mi amor ..ahi dejé comida en el horno ’’.

Realmente ver a mi Madre lavando era muy excitante, y al verla con ese chortcito tan chiquito, ¡Ufff!! ..se me empezó a poner mi palito nuevamente erecto, pero como lo había usado mucho el día de ayer, si me dolio un poquito. Luego al ver las braguitas de mi Madre regadas frente a mi, mejor salí de ese lugar, necesitaba un descanso. La verdad no sabía donde se había metido el chulo, lo traté de buscar con las camaras en su chalet, pero no había ni rastro del infeliz, seguramente había salido de la ciudad, ya que tiene otras putas que atender por otro país, pero en fin, al menos descansaria mi palito y el trasero de Mamá pensé.

Pasaron los dias y no había rastro del chulo, ¿se habra marchado? pensé, a caso ya se había enfadado de mi Madre y había decidido no volver. Yo miraba a mi Mami impaciente, era logico que lo extrañara, y más en las noches, cuando ella ya se había acostumbrado a tener un macho en su cama. La miraba triste, con la mirada perdida hacía la calle, yo creo que tenía la minima esperanza de ver aparecer el Audi, pero no fue así, ya habían pasado más de 5 dias y no había rastro de Memo. Yo diariamente encendia las camaras de su chalet para lograr ver algo, pero estaba vacio, pensé que seguramente ya se había marchado de la Ciudad, que quizas le había caido un mejor negocio y había decidido irse, pero en esa noche las dudas y la desesperación de mi Madre terminó.

Eran como las 2 de la mañana cuando algunos murmuros me despertaron. Me levanté con cigilo y observé que la recamara de Mamá estaba abierta y con la luz encendida, me asomé con cautela y pude constatar que estaba vacia, toda la casa estaba en la oscuridad. Bajé las escaleras para ver que sucedia. Caminó por la planta baja extrañado de no oír nada. Sólo entraba por mis oídos el bullicio procedente de algunos coches que pasaban por la calle. Al torcer hacía el pasillo que conducía a la sala vi un pequeño resplandor de luz procedente del cuarto de baño. Se me hizo muy extraño ya que mi Madre no solia usar ese baño, así que anduve unos pasos, hasta que unos jadeos penetrantes rompieron el silencio y me obligaron a detenerse en seco. Reconoció la voz de mi Madre, resollando al unísono con Memo. Me tapé la boca con la palma de la mano, perplejo ante la delicada situación.

-‘‘¡Mmm!! ¿Dónde estabas Papito? ..no vuelvas a abandonarme de esa manera. Me dejaste muy solita. ¡Mmmm!! ’’

-‘‘Perdoname mi amor, pero tengo negocios que atender ..no puedo estar revolcandome todo el día contigo sin hacer nada ’’.

-‘‘Me dejaste muy solita y mi cuquita te extrañaba ’’. Le dijo Mamá con la vocesita de niña estúpida.

-‘‘Ahorita le doy su merecido para que no me extrañe. ¡Date la vuelta! ’’.

Me acerqué un poquito más tratando de que no me vieran, con la espalda rozando la pared, me fui desplazando hasta el borde del cuarto de baño y descubrí la escena que allí acontecía. Cuando logré verlos me di cuenta que efectivamente el chulo había regresado y tenía a mi Madre jodiendola con ganas, penetrándola sin compasión. Mamá permanecía de pie frente al espejo, empañando el cristal con su dificultosa respiración, aferrada con fuerza a los cantos del lavabo. Tenía la blusa abierta y sus tetas se columpiaban como locas chocando una contra la otra. Tras ella, Memo la jodía con contundencia. La mantenía sujeta por las caderas y con el chorts de su pijama enrrollado en sus rodillas. Le había bajado las bragas hasta medio muslo y colaba su tranca bajo la raja del culo taladrando su chochito con severidad.

-‘‘¡Ummm!! ...hay Papi como te extrañaba. Se me hizo una eternidad ¡Ouchh! ’’.

Los duros choques de la pelvis de Memo estaban enrojeciendo las nalgas de mi Madre. ¡PLOFF!!, ¡PLAFF!!, ¡PLOFF!! Memo resollaba nervioso en la nuca de ella. Mi Madre jadeaba con la boca muy abierta sobre el espejo. Todo su cuerpo se estremecía ante los violentos asaltos de la tranca sobre su encharcado chocho. Yo, me asomaba sin pestañear, fisgaba desde el pasillo. Lograba distinguir el trepidante bombeo de la verga, los alocados movimientos de los güevos y la rabia reflejada en los ojos del chulo. Sólo los jadeos y los chasquidos de la pelvis contra el culo aniquilaban el silencio.

-‘‘¡Asiiii!! ..así Papi. ¡Dame duro, Papito! ..no vuelvas abandonarme nunca ¡HAYY!! ..¡OUCHH!! ..¡que rico me lo hacessss!! ’’.

¡PLOFFF!! ¡PLOFFF!! ¡PLAFFF!! ¡PLOFFF!! Sonidos procedentes de las nalgas de mi Madre contra los güevos del chulo. Los jadeos se habían intensificado y Memo la cogia muy fuerte. La mejilla de mi Madre ya resbalaba por el cristal del espejo ante los empujones. ¡Qué manera tan agresiva de echar un polvo! Memo se detuvo pegando su pelvis contra el magnifico culo de mi Madre y estrujándole las tetas como si calara melones. Mientras le derramaba la leche dentro de su chocho, la besaba por el cuello mediante tiernos besitos. Mamá trataba de sosegar la respiración emitiendo bufidos contra el espejo.

-‘‘¡Ufff!!, ¡ufff!! ..¡me has exprimido los güevos cabrona! ¡Uff!! ..Se nota que traias ganas ’’.

Memo se separó de ella, entonces pude ver su verga afilada, con el glande abrillantado por los resquicios de semen y flujo vaginal que le había sacado a mi Madre. Se arrodilló ante el maravilloso culo de mi progenitora y le abrió los cachetes con los dedos. Esperó hasta que el chocho comenzó a expulsar la leche amarillenta y viscosa que le había depositado. El infeliz venía más cerdo ahora, con ojos de pervertido miraba como su leche salía de esa flamante panocha y empezaba a escurrirsele a mi Madre por las pierna. Entonces se lanzó a chupárle el culo, a lamer ese aro rosado que mi Mami escondia entre tanta carne. Lo chupaba con devoción, a dejárselo completamente bañado en saliva. Cuando se incorporó se relamió los labios, conforme con el sabor de ese exquicito agujero. Mamá le miró por encima del hombro
exhibiendo una expresión de súplica.

-‘‘¡Mmmm!! Que delicioso mi amor ..¡me encanta como me comes! ¡Aaaahhhh!! ’’.

-‘‘Dime Putita ..¿quieres que te siga jodiendo? ’’ En ese momento le atizó una palmada en el culo. ¡SPLASSHHH!!

-‘‘¡Sí, Papi! ..no vez como me tienes ¡Ouchhh!! ’’. Ella frunció el entrecejo al recibir otra guantada en el culo.

Las piernas de Mamá temblaban, Memo observaba satisfecho de tener a mi Madre como su sumisa, como su Putita a su disposición. Y sin dar tiempo a mucho más, Mamá agarró el codiciado sable y se lo sambutio hasta la empuñadura. Pero su chulo, la sujetó por las caderas para controlar sus movimientos. Quería ser él el que dirigiera el asunto.

-‘‘¡No, cariño! ..este agujerito ya lo he usado. ¿No tienes algún otro orificio que poder usar? ’’. Le preguntó el desgraciado a sabiendas que lo único que quería era el rosado aro anal de mi Madre.

-‘‘¡Mmmm!! Papi, ya sé lo que quieres ..pero vayamos a mi recamara para dartelo. Necesitas prepararmelo ’’.

Pues claro que sabía que quería, si ya se lo había abierto un par de veces, pero en esta ocasión ella se lo quería dar gustosa, quería atender a su ‘‘Papi‘‘ de la mejor manera, quería tratarlo como Rey para que no se le fuera, y no esque su exquicita cuevita no fuera acogedora, si no que el desgraciado preferia gozar de las delicias de la seguramente más angosta puerta trasera.

Sabía que venian a si que corrí hasta esconderme debajo de la mesa, como estaba oscuro seguro que no me vería, además estaban tan calientes que si me paraba junto a ellos pasaría desapercibido. Mientras ellos salian del baño, Mamá caminaba abrazada de su chulo, estaba muy cariñosa con él, y como no, si tenía una semana sin darle caña. La muy cerda aún tenía el culo al aire y las bragas bajadas. El chulo iba feliz, y mientras caminaban le sobaba los glúteos con la mano. Intentaba meterle un dedo en el culo, llevaba sus dedos a la boca de mi Mami, a que se los chupara, y luego volvía a presionar sobre su ano. A mitad de camino, consiguió meterle un dedo por el ano, lo supe porque Mamá suspiró y soltó un ahogado quejido ‘‘¡Uhmm!’’. Siguieron caminando, Mamá caminaba de una forma extraña, sacaba el culo hacía fuera para que el dedo entrara más adentro y separaba las piernas.

-‘‘No te vuelvas a separar de mi, mi amor ..por lo que mas quieras te necesito ¡Ummm!! ’’ Le rogaba Mamá con un dedo en el fundillo.

Cuando cerraron la puerta de la recamara, salí corriendo inmediatamente hacía mi cuarto, no podía perderme la tronada del agujerito de mi Madre, seguro que mañana la miraría con problemas para sentarse. No perdi tiempo y encendi mi laptop, una extraña sensación se apoderó del cuerpo de Mamá. Ella sabía como le dolia eso, pero ahora nada importaba, tenía que satisfacer a su macho, tenía que entregarle todo para tenerlo feliz y que no se fuera de su lado. Ella ya tenía bien entendido que el sexo anal era muy doloroso pero ya tenía mucha experiencia previa, no había nada que los hielos no pudieran curar.

Así que sin decir nada, y aparentando una tranquilidad que no tenía, se colocó a cuatro patas para encomendarse a su destino. El tipo feliz se enfilaba a su exquicito agujero. Mamá levantó más su culo para que el desgraciado tuviera el camino libre. Su trasero quedaba totalmente expuesto y asi Memo si hincó detrás de ella con su trabajo bucal brutalmente facilitado. Enseguida metió toda su lengua moviéndola a su antojo, pero sin dejar de besarle las nalgas y la parte externa del ano. Mi Madre se revolotiaba, le apetecía agarrarle la tranca, chupársela, saborear sus güevos, pero la tenía absolutamente inmovilizada física y mentalmente.

El desgraciado empujandola por la espalda la empinó en la cama. Mamá abriéndose bien las nalgas con las dos manos, relajando el culo para que la verga de su macho entrara lo mejor posible y volteando hacia atrás para ver el momento justo en el que le tronara de nuevo el culo. Mi Madre vió como su chulo se levantaba con su instrumento entre las manos se acercó a ella, escupe en su tremendo palo, se lo pone en la entrada del ano y comienza a empujar, despacio, al principio le dolía bastante pues la tremenda cabezota no entraba en su culito; sin embargo, después de mucho empujar notó como si algo se rompiera, le ardió mucho como si la estuvieran quemando por ahí y de repente, ella sintió como esa verga empezaba a irrumpir en su trasero literalmente. Cuando mi Madre notó cómo esa enorme cosa comenzaba abrirse camino por su presiado tesoro apretó la cara contra la almohada y apretó los puños empezando a lanzar gemidos que casi parecían lloriqueos. Me fijé en el rostro de Memo, como desfiguraba el rostro para lograr ensartarlo, parecía que la cosa no iba a estar tan sencilla.

Ella empieza a gritar de dolor, que se detuviera, que la iba a desgarrar pero Memo le dice:

-‘‘¡Ufff!! Cabrona, se te ha cerrado bien el culo ..¡lo tienes bien apretado! ¡Ufff!! ..el inicio es lo más difícil, pero ya que tu culo se acostumbre a mi verga todo será más
sencillo y te va a gustar ’’.

Sus continuos intentos y fracasos iban acompañados de momentos de pura tensión en mi Madre, seguidos de relajamiento pero llenos de temor. La cadera de Memo se arqueaba hacía delante, aumentando la profundidad de penetración que mi Madre recibía en esos momentos aterrada. Estaba presenciando una tremenda lucha entre la estrechez anal de mi Madre contra el poderío de la estaca de Memo, el tipo no se doblegaba en su constante intento de penetración, seguia embistiendo con fuerza ante ese pequeño aro rosadito, pero rápidamente quedaba frustrado a otro intento.

-‘‘¡Uuuuuuhhhh!! ...’’ Se aquejaba mi Madre mientras la estaca de su macho trataba de invadirla.

Cuando Memo desistía, la sacaba jadeaba del esfuerzo y la tensión. ¡Ufff!! ¡ufff!! ...

-‘‘¡No te pogas tensa, maldicion! ..afloja el culo, desgraciada. ¡Uffff!! ¡uff!! Parece que tu culito quiere pelea, ¿eh, Putita? ’’. Le preguntó Memo ya sudando.

Pero mi Madre ya no podía ni hablar. Sólo podía concentrarse en intentar aguantar el siguiente asalto lo mejor que pudiera. Memo, harto de tantos intentos fallidos se escupió unos buenos sopes en la mano y los untó sobre su glande. Hecho esto apuntó bien en el ano de mi Madre y esta vez usó su mismo peso para penetrarla. ¡Y funcionó!. A cada segundo una porción más de su nabo iba desapareciendo entre los cachetes de mi Madre, y Memo sonrió triunfante.

-‘‘Je je je.. Aún no ha nacido culo que me vensa Je je je...’’

Pero cuando se dio cuenta no habían avanzado más que unos centímetros, cuando en eso mi Madre comenzó a soltar alaridos de dolor. Jamás había visto a mi Madre fruncir la cara de esa manera, esos no eran gritos de placer. ¡Ese tremendo animalón estaba desgarrando el ano de mi Madre! y la estaba matando de dolor. Memo trató de calmarla por todos los medios, incluso le metió el tanga en la boca para ahogar sus gritos y no fuera a despertarme, pero aún así fue imposible. Resignado y maldiciendo sacó su nabo del culito de Mamá y la miró disgustado.

-‘‘Lo, lo siento cariño ..pero tu cosa tiene la cabeza muy gorda y…lo siento ’’. Dijo mi Madre con un tremendo tono de culpabilidad.

-‘‘¡Maldicion! ..son tus malditas cremas que te untas en el culo. Está bien, me conformo con tu chocho. Pero tendrás que compensar esto de alguna forma, ¿entendido? ’’.

-‘‘Si, Papi ..perdoname. Te prometo prepararme para la próxima ’’. Le respondía mi Madre como si ella hubiera tenido la culpa.

Mi Madre sin rechistar se volvió a dar la vuelta agradecida, abriéndose todo lo que pudo de piernas, se separó los labios vaginales invitándolo a entrar. Pero Memo ni se movió. Agarrandola del brazo la quitó de la cama con cierta brusquedad, la apartó de ella y apoyó desnudo su espalda en el respaldo de ésta y se sentó. Mi Madre estaba confusa pero Memo se lo aclaró enseguida:

-‘‘He dicho que tendrás que compensar ..mi cosa como tú la llamas está dolida porque se ha sentido rechazada ’’. Le dijo con tono serio.

El infeliz estaba aprovechando el momento de sumisión en el que se encontraba mi Madre, él sabía que en éstos mometos ella no podía negarsele a nada. Tal vez de alguna manera se había extraviado esos dias, para que Mamá lo extrañara y así poder doblegarla a todos sus caprichos, que por el momento lo estaba logrando, ya que tenía a mi Madre a su entera dispocisión.

-‘‘Ahora tendrás que demostrarle a mi nabo lo mucho que te gusta. De momento no te voy a joder. Tú te matarás solita, ¿entendido? ’’.

-‘‘Po, por supuesto, mi amor ..tu Mami te va a concentir ’’. Le habló a la tranca de Memo, como si de verdad la cosa esa tuviera sentimientos y necesitara compensación.

Cuando se acercó a esa pretuberancia llena de venas, algo cambió en ella. Ya no era la mujer aterrada que había estado a punto de ser partida en dos por una estaca. Ahora era la misma cerda dispuesta a compensar a su chulo por su ineptitud anal. Su mirada era pura determinación y deseo. Eso lo debió de notar Memo porque cuando la tuvo delante la agarró del cuello y la acercó hasta él para darle un buen beso, comiéndole toda la boca de una forma bestial, cómo si estuviese vertiendo su frustración en ese beso por no haber podido tronarle el ojete.

-‘‘Ahora si, Puta ..¡complace a tu macho! ¡Ooohhhhh!! ’’.

Cuando terminó el caluroso beso los dos estaban sin aliento, pero se miraban fijamente con pasión a los ojos sin decir una sola palabra. Mi Madre cogió el nabo de Memo y a la vez que lo pajeaba se dio la vuelta poniéndose de espaldas a su macho. Se acercó al regazo de Memo pero sin sentarse, frotándose la terrible estaca contra su cuca ( chocha ). Cuando la hubo frotado lo suficiente se introdujo la cabeza guiándola con sus dedos y tras darse la vuelta un segundo para mirar a su macho, se sentó de golpe clavándosela hasta el fondo.

-‘‘¡Uhmmmm! ...’’ Exclamó mi Madre al introdurse tremendo animal.

El tremendo sentón tomó a Memo de sorpresa, al cual parecía que no le llegaba bien el oxígeno por un momento. Mi Madre echó la cabeza hacía atrás al sentir ese empalamiento y sin moverse, con el palo hundido hasta el fondo, comenzó a respirar hondo y con lentitud. Ambos estaban extasiados tratando de recuperarse, aunque fue mi Madre la que lo hizo primero. Apoyando sus manos en el borde de la cama se levantó dejando en el interior de su vagina sólo la punta de la cabeza del nabo. Tras darse media vuelta para sonreír a su macho volvió a sentarse de golpe para volver a sentir esa tranca incrustándose hasta el fondo del chocho, y de paso arrancó un suspiro de placer a su chulo.

-‘‘¡Oh por dios! ..eres extraordinaria Mónica ¡Ooohh!! ’’.

Esta vez, sin necesitar de reponerse volvió a semi levantarse y repitió el proceso mientras su chulo le subia la pijama por encima de las tetas, para asi poder sobarselas a placer. Poco a poco las clavadas se fueron haciendo más y más rápidas, aunque también menos profundas, pero por lo que estaba viendo el placer no hacía más que aumentar ¡PLAFF!!, ¡PLOFF!!, ¡PLAFF!! Mi Madre continuaba saltando sobre ese enorme trozo de carne sin disminuir el ritmo, animada por los brutales apretones que su chulo le estaba proporcionando en las tetas, preso del placer que le estaba dando ésta. Y ¡oh Dios mio!, lo que vino después fue la mejor cogida que una mujer alguna vez le hayan podido dar. Sentada con toda la verga dentro de ella sin ningún centímetro fuera, mi Madre, lo empezó a culiar a lo loco, era un movimiento jamás visto en ella.

Con sus brazos puestos sobre su estomago, su columna bien firme comenzó a moverse, no era un clásico mete y saca sino que con la verga adentro comenzó haciéndolo en círculos, para después comenzar a mover sólo la cintura y sus nalgas de atrás para adelante y viceversa con una finura al estilo de Shakira que al verse en el espejo que estaba a su lado por poco hace que se viniera en otro terrible orgasmo. Mi vista era excitante, al ver sus dos grandes y firmes bolas de su culo que se estiraban hacía fuera para agarrar impulso para luego encogerse hacía delante en un espasmo violento, pero con una rápidez increíble que aumentaba cada vez al estrellar su clítoris en su duro palo.

-‘‘¡Ahhh!! ¡Siiii!! ..¡Aaarrhhgg!! ¡Dios mio que pedazo de cosota tienes, mi vida! ’’. Decía mi Madre sin parar de jimotear.

-‘‘¡Ooohh! ¡Tú no te preocupes! ¡Ufff!!, ¡ufff!! ..¡sigue así, siéntela hasta el fondo todo lo que necesites! ¡Ufff!!, ¡ufff!! ¡Oh dios, eres increíble! ’’. Lo decía con rabia, como si
las palabras de mi Madre sobraran en esa conversación.

-‘‘¡Oh mi amor! ..la siento toda. ¡Arrgghhh!! ¡La siento hasta el fondo! ..me haces tan feliz ¡aahh!, ¡aahh!, ¡aahh!! ’’.

Las terribles embestidas y los gritos pasmosos llegaban a retumbar hasta mi habitación, mi Madre daba rienda suelta a su pasión desefrendad sin importarle que yo pudiera escucharlos. Fueron aproximadamente 20 minutos dónde mi Madre se desbocó brincando en esa estaca que su macho le brindaba, hasta que en un casi orgasmo unisonoro se desplomaron los dos entre bramidos y jadeos.

-‘‘¡Oh mi vida! ¡Aaaahhh!! ..que feliz me haces mi amor. ¡Aaahhh!! ’’ Le decía mi Madre alcanzando su boca para besarlo.

-‘‘¡Oh por dios! ..¡que cogida! ¡Oohhh!! Me has exprimido los güevos Mónica, eres increibe. ¡Argghh!! ’’

Revisé el despertador eran casi las 3 de la mañana, por dios había estado cogiendo como por 3 horas, de una forma salvaje, yo diría que casi animal, pero en cuanto pasó el éxtasis quedaron dormidos, mi Madre encima de su chulo, estoy casi seguro que hasta durmio con la tranca adentro, porque en ningún momento lo vi que la sacara. Yo también quedé bien dormidito, no había desaprovechado la oportunidad de hacerme una paja a costas de mi Madre y su chulo, no me di cuenta cuando me quedé dormido hasta que el sol de la mañana me dio en la cara.

Bajé somnoliento, todavía no recapacitaba lo que había ocurrido ayer, ahora en la madrugada, hasta llegé a pensar si lo había soñado. Bajé a la cocina dónde escuché ruidos de sartenes y cazuelas, aparecí en la cocina y me quedé observando desde el marco de la puerta.

-‘‘¡Buenos días, Má! ...’’ Le dije a mi Madre asustandola un poco por mi repentina aparición.

-‘‘¡Hola mi amor, buenos dias! ..¿dormiste agusto mi vida? ’’. Dijo mi Madre con una sonrisa que no se la quitaba nadie.

-‘‘Si, Mamá ..acabo de despertar ’’.

-‘‘Que bien mi vida, enseguida te sirvo ...¿a divina quién llego ayer? ’’ Me preguntó mi Madre como si no lo supiera.

-‘‘¿Quién Má? ’’. Le pregunté haciendome el despistado.

-‘‘¡Memo!, llegó en la madrugada ..¿espero no te haya levantado? ’’ Me preguntó mi Madre preocupada por los gritos que sin poder evitarlos, dio rienda suelta a sus pasiones.

-‘‘Ni lo escuché Mamá ..estaba bien dormido ’’. Le respondi, para no decirle que sus pujidos los escuchaba hasta mi cuarto.

-‘‘Ahora esta dormido ..esque llegó muy cansado ’’.

Si como no, seguro que estaba cansado, si no paró de darte caña toda la madrugada, pensé. La verdad por otra parte me gustaba ver a mi Madre así, radiante y con una brillante sonrisa de oreja a oreja, me parecio verla mas hermosa que otros dias, que raro pensé, mi Madre no traía su atuendo con el que iba a correr, seguramente quizo atender a su macho hasta que se levantara, ahora si no quería ni dejarlo ir. En eso estábamos charlando cuando apareció el susodicho con la bata de mi Padre.

-‘‘¡Hola, Pedrito! Jeje.. Espero no haberte despertado en la madrugada Jeje..’’ Se rio con una sonrisa complice junto a mi Madre.

-‘‘No los escuche ..pero me imagino que no hicieron mucho ruido, ¿no es verdad? ’’.

-‘‘No para nada ..hola mi amor ¡Muacckkk!! ¿Como amaneciste? ’’.

El tipo se acercó a mi Madre y frente a mi, le dio un tremendo beso y una nalgada en forma de afecto y cariño, que a mi me parecio de burla, como diciendome que ella era su Puta y la tenía a su disposición. Este desgraciado tenía la abilidad de hacerme enfurecer y de admirarlo al mismo tiempo, por una parte se agasajaba a mi Madre en mis narices y por otra me enseñaba como se debía tratar a las mujeres, sólo que el maldito practicaba con mi Madre, que era lo que no me gustaba.

-‘‘¿Vas a salir ahora, mi vida? ’’ Le preguntó mi Madre al chulo.

-‘‘Quizas ..tengo una cita con una persona del Gobierno. Je je je...’’

Maldito infeliz, con descaro le decía a mi Madre que hiría a joderse a su amiga, no me lo podía perder, tenía que intentar algo para que me invitara.

-‘‘¿Necesitas que te ayude, Memo? ’’.

-‘‘Hay no Pedrito ..voy a tener invitados. Y no es bueno que te relaciones con esa gente Je je je...’’

Pues claro que no, seguramente eran una bola de pervertidos al igual que él, pero no me puse triste, al contrario, veria todo en la comodidad de mi cuarto. Durante el resto de la tarde me la pasé arreglando el Jardín, desde que mi Madre le había puesto un basta al Jardinero, el jardín estaba un poco desordenado, así que tomé la podadora y me prendi a darle una manita. El día estaba muy agradable, no hacía mucha calor pero tampoco nada de frio, estaba muy concentrado en mi Tarea cuando alguien me hablo:

-‘‘¿Hola, Pedrito? ..’’

-‘‘¡Yu, Yuli! Hola ’’. Enseguida empezó mi tartamudeo.

La verdad que Yuli me ponía muy nervioso, con el simple hecho de mirarme con sus hermosos ojos verdes me ponía a temblar, y esque ella es desde mucho el amor de mi vida, una hermosa joven de 17 años, estudiante de bachillerato, con una cintura que causaba delirios, unos muslos perfectos, macizos, pero suaves; Unos senos de tamaño ideal, no pequeños no grandes, duritos, lo mejor era su culito, un precioso par de nalgas paraditas todo esto acompañado de una cara angelical y con un cabello dorado, en fin una chica deliciosa.

-‘‘Disculpa Pedrito ..sólo quería saber que fue lo que pasó con tu amigo. Este, Memo ..me dijo que me llamaría y no sé que pasó. ¿Tú sabes algo?, ¿le habran gustado las fotos? ’’. Me preguntó algo intrigada.

-‘‘¿Quién, Memo? ..este ’’.

La verdad me daban ganas de decirle a Yuli que se alejara de ese degenerado, que las fotos era una simple farza para convertirla en una de sus Putas, y que ya le tenía un cliente esperandola, pero me contuve, era capaz de no volverme a hablar, y estoy seguro que ni me creería, es mas, estaba seguro que me odiaría por querer alejarla de ese hombre que le había enseñado en tan sólo un día a experimentar cositas nuevas.

-‘‘Le dire que te marque ..esque anda muy ocupado. Ya sabes, tiene que contactar otras modelos ’’.

-‘‘¡Por favor Pedrito! ..hazlo por mi. Me urge tanto verlo ’’.

-‘‘No te preocupes Yuli ..lo haré en cuanto lo vea ’’.

-‘‘Grasias Pedrito ..eres muy lindo. ¡Muackkk! ’’ Se despidio de mi dandome un beso en la mejilla.

Realmente no se que les daba este desgraciado... Así, ya se que les daba. Pero me llenaba los huevos que lo hacía con la gente que yo quería, no podía creerlo, hasta mi Yuli ya venía a buscarlo, me dio tanto coraje, bueno al menos me había ganado un beso de ella. Con ojos de amor la veía dirigirse hacía su casa contoneando su magnifico trasero en un apretadísimo jeans a la cadera, ahi iba el amor de mi vida, seguramente pensando en el maldito chulo que me robaba a todos mis amores. Maldición, ya se me había hecho tarde, salí corriendo hacía el garage para ver si su vehiculo todavía se encontraba, pero al hacerlo me di cuenta que el Audi ya había abandonado la casa, segurito que ya iria a preparar la fiesta con Beatriz, así que no perdí mas tiempo y dejé todo lo que me encontraba haciendo para dirigirme a mi cuarto.

-‘‘Má ..¿y Memo? ’’. Le pregunté a Mamá que se estaba pintando las uñas.

-‘‘No lo sé mi amor ..salió bien arreglado, creo que a una junta con alguien de Gobierno ’’.

La tonta de Mamá.. Claro que hiria con alguien del Gobierno, su amiga la Primera Dama, esa era la junta que iba hacer, ya me imagino cual sería el tema, y no creo que fuera de politica. Subí a mi habitación corriendo, seguro que ya estaría el desgraciado en su chalet picoteandola a su gusto. Con el hecho de sólo pensar que vería a Beatriz completamente desnuda me puso a tope, encendí mi monitor y me dispuse a ver el espectaculo.

La verdad que me sorprendí, creo que iba a tener fiesta porque estaba arreglando una mesa y colocando varias sillas a su alrededor, además había comprado varias botellas, seguro que no estaría sólo. La verdad me desilucioné un poco, creo que sólo iba a ser una reunion entre amigos y no lo que yo suponía. Con el trascurso del tiempo fueron llegando, hombres de mayor edad, se veia que eran de dinero por su estilo de vestir y su gusto por la bebida, algunos estaba fumando puros y el resto platicando de politica, me estaba desilucionando, creo que en esta ocación no había mentido el desgraciado y sólo era una junta de negocios. Estuve a punto de apagar el monitor y hacerme una paja con los recuerdos de mi Madre cuando en eso veo entrar a Beatriz.

Memo le había dicho que se pusiera muy guapa, así que se había puesto un vestido negro de tirantes que le llegaba un palmo por encima de la rodilla, de escote recto que dejaba apreciar la perfecta redondez de sus senos sin resultar descarado, y un collar de perlas que seguro le había regalado su Marido en alguno de sus aniversarios. En conjunto, Beatriz denotaba mucha clase y elegancia.

Solo al entrar la pobre se sorprendio muchísimo, le dieron ganas de regresarse de inmediato, creo que no se imaginó que fuera a ver reunion en esos momentos. Estuvo a punto de irse cuando Memo se le adelantó y la tomandola del brazo le dijo:

-‘‘¡Hola Beatriz! ..pasa, no te has equivocado, que bien que hayas venido. Y que guapa te has puesto ’’.

-‘‘¡Maldito! ..para que me hiciste venir, ¿que es lo que pretendes, desgraciado? ’’.

-‘‘Tranquila Beatriz ..relajate, tomate una copa ’’.

-‘‘¡Como quieres que me tranquilice! ..si aqui están algunos de los amigos de mi Marido ’’.

-‘‘Ven, toma ..hechate un trago para que te relajes. Deja te presento a los chicos ’’.

La cogió por la cintura y entraron dentro de la casa. Mientras andában su mano bajó disimuladamente hasta apoyarse en su trasero, ella lo notó pero no quería hacer ningún escandalo, y menos con algunos de sus conocidos, así que ahi se quedó. Mientras se dirigian al salón le contó que era una reunión de su amigo Arturo, que estaba viudo, y que heredó mucho dinero de su mujer. El resto de sus amigos estaban casados y hoy habían quedado sin sus mujeres para jugar a las cartas, luego cenar y quizás irse de putas.

Llegaron a la sala grande, decorada con lujo en la que había tres Señores, sentados alrededor de una mesa con un tapete verde. Los tres eran gordos, con grandes barrigas y medio calvos, dos de ellos estaban alrededor de los sesenta y el otro bastante más mayor. Los cuatro iban vestidos con trajes, y camisas abiertas hasta la mitad del pecho. Uno de los de ellos estaba fumando un gran puro.

-‘‘¡Amigos! ..les presento a la Sra. Beatriz de Montes de Oca. Algunos de ustedes ya la han de conocer ..otros no, pero aqui la tienen para acompañarnos ’’. Les dijo sin soltarla de la cintura.

-‘‘Vaya, pues era verdad ..no habías mentido cabronazo. ¡Esta guapisima!! ’’ Dijo un viejo aumentando la vergüenza de Beatriz.

-‘‘¡Vaya, Beatriz! ..es un gustazo volverla a ver ’’. Dijo el tipo que yo creo que la conocía.

-‘‘E, Encantada de conocerles caballeros ..so, soy Beatriz, para servirles ’’. Dijo Beatriz muy ruborizada.

La pobre quería que la tragara la tierra, jamás imaginó ir a una reunión de puros hombres, y por lo que se miraba estaban que hechaban babas los desgraciado, porque se la tragaban con la mirada. Ella trató de mantener la cordura y temblando se quedó parada frente a ellos sin decir nada. Enseguida se levantaron de la mesa, y uno a uno se presentaron y le dieron un beso en la mejilla como saludo. A los tres seguro les apestaba el aliento a tabaco y alcohol. Los dos más jóvenes eran Don Matias y Don Tomás, el más mayor era Don Arturo.

-‘‘Voy a preparar algunas bebidas para todos ..mientras conocen mejor a la Señora. Con su permiso caballeros están en su casa ’’. Dijo Memo al dirigirse hacía el bar.

Don Tomás y Don Matias se sentaron en un sofá ( con Beatriz en medio ), estában bastante apretados, y en seguida se pusieron cada uno frente a ella, la pobre se sentía a morir observada por todos lados, pensó en marcharse, que no era buena idea en seguirles el juego, pero también pensó en lo que le había dicho Memo, que sólo iba a ser la última vez y ya no lo vería nunca. Don Arturo se sentó en un sillón enfrente a ellos, como era el mas viejito no decía nada, sólo sonreia entusiasmado.

Le preguntaron un montón de cosas, ¿que dónde había dejado a su Marido?, ¿a que se dedicaba?, ¿si tenía algún jobi?.. También le hicieron muchos piropos, ¿que si hacía mucho ejercisio?, ¿que le quedaba muy bien la ropa que llevaba?... Todo esto sin dejar de mirarle el escote descaradamente. Ella contestó con sinceridad y con tibias sonrisas a todas sus preguntas, se miraba que estaba bastante incomodísima.

Ellos le contaron que eran Empresarios, y que tenían todos mucho dinero. Eran de la misma ciudad a unos km de dónde ella vivía y en verano se escapaban a la costa. Ella les dijo que su Esposo era el Gobernador, a lo que respondieron que ya lo conocian y que no lo mencionara, creo que el que lo pidio era el que ya la conocía, se le vio un cierto descontento, seguro que había tenido algunos malos entendidos con el Marido de Beatriz, ya que él no suele tener una buena popularidad en el medio.

-‘‘¿No conocerás a Rubalcava? ..es de tu Colonia y también tiene una Empresa como la nuestra ’’. Dijo Don Matias.

-‘‘Sí claro ..es mi Padre ’’. Dijo Beatriz algo sorprendida.

-‘‘¡Así que tu eres su hija! ..que sorpresa. Soy cliente de tu Padre ’’. Dijo Don Tomás sorprendido.

-‘‘Le daré recuerdos de su parte ’’. Le respondió Beatriz con una falsa sonrisa y entredientes.

Beatriz conocía muy bien a ese viejo, su Empresa, su Esposo estaba muy enfadado con ellos, pues habían discutido por no se que asunto de negocios, y no le pagaban los últimos trabajos que les había hecho. Así, que aquel era el famoso Matias, que tanto odiaba su Marido. Bueno, eso era un asunto de su Marido, y ella tenía muy claro que iba a tratar a Don Matias con la misma cortesía que al resto. A estás alturas Don Matias y Don Tomás tenían sus manos cerca de la parte exterior de sus muslos, y con un suave roce de sus dedos habían hecho que su vestido fuera subiendosele por las piernas. Estoy seguro que Don Arturo ( el más anciano ) podía ver su bombachita tapado por la preciosa lenceria que de seguro lleva puesta.

-‘‘¿Sabes Beatriz?, estoy un poco molesto contigo ’’. Dijo Don Matias.

-‘‘Pe, pero, ¿qué he hecho para molestarle, Señor? ’’. Respondió Beatriz algo confundida.

-‘‘Oh vamos, llamame Matias ..te digo que estoy molesto porque como te podras imaginar, tu Marido me cae en los güevos, ese desgraciado me metió en un negocio que segun él, me iba a dejar muchos frutos. Pero cuando no me funciono se tiró a perder dejándome con todas las facturas, y el muy cabrón se tiró a perder, dejándome un recado con su flamante Esposa, que la muy grosera me contestó de mala gana que no sabía nada de él. ¿Tú sabes algo al respecto? ’’. Era claro, Beatriz en el pasado había sido muy grosera con él.

-‘‘Es, esté ..vamos eso fue hace mucho. Además, como podrá darse cuenta ..yo, yo no puedo involucrarme en los tantos negocios que tiene mi Marido. Si, si lo he ofendido ..le, le ruego que me disculpe ’’. Le dijo Beatriz ofreciendole unas sinceras disculpas.

-‘‘Bueno, al menos tú si te disculpas ..¡pero el desgraciado de tu Marido ni el valor tiene de hacerlo! Esta bien, te disculpo ..pero con una pequeña condición ’’.

-‘‘¿Co, condición? ..¿cual? ...’’

-‘‘Le has enseñado a Memo tus tetas al natural ..y nosotros nos hemos tenido que conformar con verlas en video de mala calidad. ¿Acaso no somos tan amigos tuyos como él? ’’.

Beatriz no se esperaba eso, el desgraciado de Memo les había enseñado el video a esos desgraciados. Ella de inmediato se dio el levantón llorando, no sabía que hacer, su
reputación estaba por los suelos, su vida estaba derrumbandosele rápidamente, sabía que si uno de esos viejos abria la boca, su familia, su matrimonio, su reputación, todo se habría acabado.

-‘‘¡Qué!, Que es lo que estás diciendo ’’.

-‘‘¡Oh perdón!, disculpe mi torpeza ..no sabías que Memo nos había enseñado su video Jejeje.. Que descuidado soy ..pero quiero felicitarla, a pesar de ser una Señora muy madura, ¡esta usted espectacular! ’’.

-‘‘¡Malditos pervertidos! ..que creyeron, que me iba a dejar abusar de ustedes 3 desgraciados. Los voy a denunciar ..iran a parar todos a la carcel, ¡que se han creido
cinicos! Son un trio de degenerados y ...’’

-‘‘Tranquila Beatriz ..calmate. Ellos también tienen todo el derecho del mundo a disfrutar de tus melones ’’. Respondió Memo regresando de la barra.

-‘‘¡Eres un desgraciado! ..tú me prometiste que ...’’ Decía Beatriz llorando.

-‘‘Si, yo te prometi que sería la ultima vez ..pero no te dije que no invitaría a nadie. Además, estás en confianza ..algunos ya te conocen, toma, relajate. Piensa mira ..sólo haces unas pequeñas cositas con nosotros, y te aseguro que para el día de mañana todo habrá acabado. Eso es todo ’’.

-‘‘Claro Señora ..nosotros no le diremos nada al cornudo de su Marido. Así seguirá usted siendo la ‘‘intachable’’ Sra. de Montes de Oca ’’.

Beatriz enseguida se dio cuenta que no tenía muchas opciones, o era entregarse a esos tipos, o era marcharse y terminar con su vida y su matrimonio. Lo pensó algunos segundos y se sentó nuevamente, tomó la copa que le daba Memo y se la bebió de un trago.

-‘‘Ya vez ..así tranquilita podemos hablar mejor. Lo único que queremos es jugar cartas un rato, y claro está ..que se juega mejor con una buena acompañante como tú. Eso es todo ’’.

-‘‘¿So, sólo cartas? ’’.

-‘‘Claro que si ..bueno también de vez en cuando que nos enseñes un poco tu cuerpecito. Es una pena que tu Marido lo desperdicie tanto, ¿no creen caballeros? ’’.

-‘‘¡Claro que si! ’’. Respondieron todos en unisonoro.

-‘‘Bueno esta bien ’’. Respondió ella apenas con un tenue tono de voz.

-‘‘Así me gusta ..que sepas estar en el sitio que te corresponde, guarrilla ’’. Dijo Don Tomás embosando una extraña sonrisa.

Se me hizo algo raro que no se molestara que le llamaran guarrilla, pues cuando la voltié a ver me di cuenta que ya estaba muy excitada. Seguro que el infeliz de Memo ya le había metido algo a su copa, ya que se encontraba muy colorada y algo adormecida. Total que allí estaba Beatriz, sentada entre esos dos viejos escuchando sus platicas, se miraba claramente su estado somnoliento por la droga, pero aún así todavía mantenia la compostura. Le siguieron diciendo piropos y chuleando sus lindas pierna... Ella algo timida aún no dejaba de sonreír muy nerviosa, mojandose con regularidad los labios y hechandose aire con las manos, creo que la temperatura de su cuerpo subia rápidamente. Aquellos viejos se estaban aprovechando de Beatriz, y a ella le estaba empezando a gustar mucho, estaba muy confusa. En aquel momento, se asomó Memo por la puerta:

-‘‘La mesa ya está casi lista, Caballeros ..veo que estás haciendo buenos amigos de Beatriz. Tranquilos, Caballeros ..que la tarde no ha hecho mas que empezar. ¡Beatriz!, ¿puedes acompañarme un momento? Je je je..’’ Dijo Memo al ver la escena.

-‘‘Hombre, Memo ..porque nos quitas la agradable compañia ’’. Resongó Don Matias.

-‘‘Tranquilos, Caballeros ..enseguida se las traigo de regreso ’’.

Mientras la pobre iba hacía él, las piernas le temblaban, y al llegar se tuvo que apoyar en la mesa. ¿Qué era lo que estaba haciendo?, había estado calentado a unos viejos mayores que su Marido y casi de la misma edad que su Padre, estaba dejando que se aprovecharan de ella, y le empezaba a estar gustando. Tenía las bragas chorreando. Si dejaba que eso siguiera seguro que acabarían abusando de ella. Lo pensó un poco pero por la droga que le había dado su cuerpo no le respondía con normalidad. De alguna forma le empezaba a excitar pensar que abusaran de ella, que la vieran como un trozo de carne, el echo de que fueran viejos y gordos lo hacía más excitante.

-‘‘¿Que pasa, Putita? ..¿te esta gustando la fiesta? ’’. Le dijo Memo en la cocina.

-‘‘No sé que me pasa ..me, me siento un poco rara ’’.

-‘‘Claro que te sientes rara Mamacita ..¡ve como traes de caliente el chocho! ’’. Le Dijo metiendole una mano en la entrepierna.

-‘‘¡Uhmm! ...’’ Respondió Beatriz al manoseo.

-‘‘Je je je.. ¡Pero si estás chorreando! ..no te preocupes Mamacita, aqui te van a consolar Je je je.. Ahora necesito que te pongas este atuendo ..hazlo y rápido. No hagas que los invitados se impacienten ’’. ¡SPLASSHHHH!! Le arremetió una nalgada mientras se dirigia al salón con sus socios.

Memo se dirigió a la sala despidiendose con un fuerte nalgadón que hizo que se sobara la nalga, le había dejado una bolsa, que su contenido creo que era una atuendo muy especial. La parte de abajo consistía en una mini-mini falda de seda negra con pequeños volantes en varias capas que no cubrían más que la corta falda que llevaba puesta y con un (mini) delantal blanco. La parte superior era un extremo escote sujetado con un corset tremendamente ajustado, también de color negro aunque con toques en blanco, apretadísimo y que apenas llegaba a la parte baja de sus senos. Completaban el conjunto la típica cofia de chacha, una medias negras de rejilla, guantes blancos y como no, el plumero. Cuando Beatriz salió de la cocina nos dejó boquiabiertos a todos. La Primera Dama estaba vestida de criada. Aunque el atuendo era para servir y atender, estaba muy claro que también para excitar, con unas medias menores a su talla, ya que el uniforme lo tenía muy ceñido, como el que le comprimia la cintura, y se le salía el busto, hasta parecia que incluso demasiado. Los tipos ya se encontraban impacientes esperandola, mientras que ella llevaba puesta esa falda ceñida en color negro, la corta falda que lleva puesta no lograba cubrirle nada. Con las medias de rejilla dejando escasos unos centímetros de piel descubierta antes de llegar a la curvatura de sus nalgas. Se miraba fenomenal, demasiado Puta para ella claro esta, pero demasiado excitante para nosotros, tanto que enseguida saqué mi palito y me empezé a dar, le agradecí a Memo en mi mente por tan especial detalle y me dispuse a seguir viendo el espectaculo.

Ella ya había tomado una decisión, iba a ser complaciente con esos hombres, dejaría que se propasaran un poco, para así salir librada de esa mala situación en la que se había metido. En el fondo sabía que había ido allí con esa fantasía en la cabeza y no iba porqué auto-engañarse ahora.

-‘‘Bueno, Señores ..que les parece la sorpresita que les tenía ¡ehh!. Jamás imaginaron que la Primera Dama los antendería asi, ¿no es así? ’’.

-‘‘Memo, vales oro ..¡ven acá Mamacita!, acercate. Dejanos verte bien ’’. Le extendió la mano Don Matias.

La pobre se sentía desnuda, con el simple hecho de inclinarse un poco, la faldita se le subia y mostraba sus cachetes, y por el sugerente corset, este hacía que las tetas casi le explotaran. Tenía el rostro enrojecido de la vergüenza, pero la droga la deshinibia un poco y la tenian exitada, estoy seguro que si no fuera porque se cambio de bragas, las otras ya se le estubieran chorreando por las pierna. Se acercó hacía la mesa tímidamente, y batallando, ya que las zapatillas de plataforma le estorvaban un poco, y no es que ella no estuviera costumbrada, sólo que estás estaba demasiadas altas.

-‘‘¡Pero mira que linda te vez, Beatriz! ..te aseguro que si tu Marido te llevara así a sus reuniones, seguro que ganaría muchos seguidores Je je je..’’

-‘‘¡Voto por él! Jajaja.. Para las siguientes elecciones Jajaja..’’ Se burlaban de la posición laboral de su Marido.

-‘‘¡Yo voto por él para Presidente! Jejeje..’’

Los tipos la humillaban aún más, no les bastaba con verla así vestida de criada y ramera. Se acercó a la mesa poco a poco quitandose las manos que querian subirle el vestido, por su corta falda con cualquier movimiento que hacía se le veia su ropa interior, por lo que pude ver traía unas braguitas de encaje semi-trasparente, a juego con los volantes que llevaba en su vestido, no creo que llevara sostén, con ese corset que traía, no ocupaba de nada.

-‘‘Porqué no tomas la charola y empiezas a servirnos, cariño ..el juego está a punto de empezar ’’. Le ordenó el chulo.

Beatriz completamente sumisa y ruborizada puso una botella de coñac en una bandeja, se dirigió a cada uno de los jugadores y empezó a llenarles las copas, pero cuando estaba sirviendo Memo la detuvo.

-‘‘¡Así no, pequeña! ..muestrate, que se vea que quieres agradar ’’.

Beatriz lo miró con algo de odio, pero se armó de valor y se aseguró de apoyar las tetas encima de la bandeja, ahora con una forma coqueta se acercó a los viejos.

-‘‘Es, espero que disfruten de todo lo llevo en la bandeja ..lo traigo con mucho cariño y se lo ofrezco a ustedes de todo corazón ’’. Les dijo con las mejillas rojas y aguantando la humillación.

Todos se quedaron mudos, supongo que no tenían muy claro la manera de actuar de la Primera Dama, ni como reaccionaría, y aquella declaración los dejó sorprendidos. Dejó la bandeja en la mesita, y se arrodilló al lado de ellos.

-‘‘¿Como desean su bebida? ’’.

-‘‘Jajaja.. ¡Vaya con la Sra. Montes de Oca! ..si que se toma enserio su papel Jajaja..’’ Se carcajeo Don Matias.

Les servío la bebida, conforme a sus gustos, todos quisieron un buen chorrito de coñac y la animaron a que ella también bebiera y por supuesto que lo hizo, la droga y la excitacion a estar frente a esos viejos casi desnuda la habían deshinivido un poco. El ambiente se relajó y volvieron a conversar:

-‘‘¿Suelen jugar muy a menudo? ’’. Les preguntó Beatriz.

-‘‘En algunas ocaciones, cariño ..mientras nuestras viejas nos dejen Jajaja... Jugamos aqui, allá, dónde nos apatece ..y pasamos la tarde jugando al poker. Aunque hoy creo que no habrá partida ’’. Dijo Don Tomás.

-‘‘¿Porqué? ...’’ Preguntó Beatriz intrigada.

-‘‘Pues para poder atenderte como mereces, Mamacita Jajaja..’’ Le dijo el viejo levantando su falda de la parte de atrás.

-‘‘No es necesario renunciar a la partida, Don Tomas. Si les parece mientras jugamos, ella nos atendera, sirviéndonos bebidas, comida y cuando acabemos podremos seguir nuestra conversación ’’. Dijo Memo.

-‘‘Bueno, pues ya esta claro ..pero con una condición Memo. Que ella se ponga enfrente y se agaché frente a nosotros, para que podamos ver su traserito, como lo hemos visto en el video ’’.

-‘‘Por supuesto, Don Tomas ..¡haber Beatriz!, has lo que dice el Señor ’’.

La pobre Beatriz ya no hayaba que hacer, sus principos se negaban hacerlo, pero la maldita droga que le había dado el chulo la tenian muy confundida, se sentía como borracha, con su cuerpo acalorado, con una excitación que le ganaba a su cuerpo, parecía una perra encelada, una mujer muy ardiente. La verdad, y el fondo de todo el asunto es que no sabía qué era exactamente lo que le pasaba, pero lo cierto era que lo único que le importaba, lo único que realmente quería era satisfacer sus fuegos, le daba igual cómo o porqué medios o con quién. Era cierto, estaba emputecida, dominada, sometida irremediablemente al sexo y al placer. No tanto a las órdenes que le pudieran dar, sino más bien sometida a las exigencias de su propio cuerpo, que era el que verdaderamente le pedía, le exigía y le ordenaba con sus estimulaciones, casi casi constantes.

-‘‘Vamos, Beatriz ..que no tenemos toda la noche. Queremos iniciar el juego ’’. Le pidió su Padrote más que nada como una orden.

-‘‘Por favor, Memo ..no me obliges hacerlo ’’.

-‘‘¡Que lo hagas! ..no te estoy preguntando ’’. Los ojos del chulo denotaban enojo.

Beatriz, con el orgullo pisoteado se dio la vuelta, antes de hacerlo voltió hacía atrás para ver a esos viejos pervertidos que la miraban con una sonrisa maliciosa. Tomó la costura de su pequeñísima falda y empezó a subirla hasta que la tela llego a su cintura, todos los viejos dijeron un ¡WOAOOHH!! ...En unisonoro, jamás imaginaron verle el culo a la Primera Dama, y esque realmente el trasero de Beatriz era malnifico, chiquito pero muy lindo y paradito, traia una braguitas de encaje transparentes, dónde se le podía apreciar la rajita de sus cachetes.

-‘‘Bien, preciosa ..ya vez como si puedes hacerlo. Ahora toda tus bragitas y metetelas en tu culito ..queremos ver claramente tus cachetitos, mi amor. Después te inclinas sin doblar tus rodillas ’’. Las instrucciones del chulo le caian como atigazos en la espalda.

-‘‘Memo, no ...’’ Imploraba Beatriz.

Pero con la simple mirada de su Chantajista le dijo tido, así que lentamente tomó la orilla de sus braguitas y empezó a jalar hacía arriba para hacer desaparecer esa transparente tela dentro de sus nalguitas. Los preciosos encajes quedaron enterrados entre los dos cachetitos de Beatriz como calzón chino, después lentamente se fue doblando hacía adelante hasta tocar con la punta de los dedos el suelo, dando en verdaddero espectaculo a sus espectadores.

-‘‘Bueno, Señores ..ahi tienen a la Sra. Montes de Oca ’’.

-‘‘¡Es preciosa! ’’. Dijeron los viejos.

-‘‘Bueno, a lo vinimos hacer, Señores ..que empieze la partida. Tú Beatriz, no te olvides de atendernos ’’.

La siguiente hora y media estuvieron jugando a las cartas, ella les servia de la cocina todo lo que le ordenaban, principalmente alcohol, pero también les preparaba algunos bocadillos y les traía cacahuates. Era muy excitante ver a la flamante Beatriz hacerle de criada de esos viejos, vestida de gata con su calzón metido entre sus nalgas, ya empapado por sus jugos naturales, y unas sandalias altas que hacían que levantara más su colita. Cada vez que pasaba a su lado para servirles algo, los viejos la tocaban un poco. Al principio eran caricias suaves en las piernas o en las tetas, pero conforme se fueron emborrachando los toqueteos fueron más fuertes, pasaron a manosearme las tetas y el culo, luego a estrujarle ambos, luego a meterle mano dentro de su falda, tocándole el chocho. Cada vez, iban abusando más de ella.

Su lenguaje también cambio gradualmente, volviéndose cada vez más insultante. Al principio pedían las cosas con educación: ‘‘Señora, me puede traer un whisky?’’. Ahora le ordenaban: ‘‘Mamita, mueve esas tetas, y tráeme una copa, Putita estúpida’’. Por supuesto, que ella no respondía con insultos, ya que Memo enseguida la miraba con furia, ella sólo apretaba los dientes y respondia ‘‘Por supuesto Señor, enseguida se lo traigo’’ y procuraba bambolear las tetas al andar.

Cuando se inclinaba a llenarle la copa a Don Matias, a este le hacía mucha gracia, agarrarle la falda por detrás, y levantarla toda, para cerle el culo, no sin antes soltarle un golpe en sus cachetes, otros le retacaban más el calzón, haciendo que ella se para de puntitas por el jalón. El chasquido del elástico con su culo, les divertía. Memo sólo se reía con ellos. Al final su calsoncito terminó todo flojo con el elastico vencido de tantos jalones, a lo que no pudo evitar que se le bajaran por las piernas. Sin decir nada, se lo quitó y lo tiró en una papelera y continúo sirviéndoles completamente desnuda.

Beatriz estaba muy excitada, tanto que notaba como le chorreaba el flujo por las piernas. Esos viejos asquerosos la habían puesto a mil. Don Matias se dio cuenta y le ordenó que me acercara a su lado:

-‘‘Eres una guarra, Beatriz ..estás chorreando como una cerda. Vas a manchar el piso de Memo ’’. Le dijo mientras pasaba sus dedos por sus piernas recogiendo sus flujos ’’.

-‘‘Voy a ver si puedo volver a meterte esto que le chorrea. Jejeje..’’ Dijo Memo al tiempo que le metia dos o tres dedos, removiéndolos dentro de su chocho.

-‘‘¡Uhmmmm! ...’’ Un ahogado pugido soltó Beatriz al sentir esos dedos en su encharcado coño.

Repitió la jugada dos o tres veces, a la pobre le temblaban las piernas. Y en vez de limpiarse de flujo, esta estaba soltando más. En el siguiente movimiento llevó sus dedos a su rostro. Ella los vio un momento, Memo los tenía bañados de sus propios fluidos, con una seña le dio entender lo que quería, pretendia que Beatriz los chupara, quería que probara sus propios jugos. Ella por un instante lo pensó, pero tenía su cuerpo en llamas que le parecio excitante. Los chupó intensamente, saboreando su sabor en ellos. Los sacó de su boca relucientes, y volvió a repetir esa curiosa forma de limpiarle las piernas. Entonces me dijo:

-‘‘Beatriz, con tus guarradas nos estás poniendo muy cachondos ..llevo una hora con el nabo a punto de explotar. ¿Vas a ser una buena Putita y dejar que te jodamos? ’’.

-‘‘¡Oh por diossss! ’’ Exclamo Beatriz al saber que la iban a joder entre varios.

-‘‘Ve, estás que te mueres, desgraciada ..sé buena y quedate quietecita ’’.

-‘‘Cla, claro ..’’ Dijo Beatriz sollosando y cerrando los ojos.

-‘‘¿Claro qué, guarra? ’’ Dijo Don Matias.

-‘‘Claro que va a ser una buena, Puta ..¿verdad Beatriz? Y vas a dejar que te jodamos todos nosotros. Vas a estar a nuestra entera disposición, y vas a hacer todo lo que querramos ’’. Le ordenó el chulo de forma autoritaria, como si ella ya fuera una de sus putas.

Mientras decía esas palabras ella casi se corre, imaginando lo que iban a hacerle.

-‘‘Vamos, chicos ..dejemos la partida y démosle a esta cerda lo que necesita ’’. Dijo Memo.

Ni tarde ni peresoso, se levantó Don Matias y comenzó a besarle por todos lados, le metía la lengua hasta la garganta y le llenaba la boca con sus babas. Agarrandola del culo, la apretó contra él, aplastando sus tetas contra su pecho, abriéndole los cachetes del culo con las manos, para que el resto pudiera ver lo que se deleitarían. Los demás se levantaron y la pobre fue pasando de uno a otro, todos metieron su lengua dentro de su boca, le llenaron de saliva la boca y le estrujaron todo lo que les dio la gana. Tenían un aliento apestoso, pero a como Beatriz estaba eso la exitaba mucho más.

-‘‘Quitemos la mesa para darnos mayor espacio Jejeje..’’ Dijo uno de los viejos.

El último era Don Arturo, el mas viejito de todos, que se había quedado sentado viendo toda la acción sin participar, él no hacía ni decía nada, su avansada edad lo retraia un poco. Yo le calculaba unos 70 o 80 años, tenía poco pelo y ya bastante blanco, además mostraba manchas de vejez en su rostro.

-‘‘Vamos, Don Arturo ..no quiere probar a la Señora Montes de Oca ’’. Animaron al anciano.

El pobre viejito con trabajo logró pararse, antes de besarla, se sacó la dentadura postiza, la verdad no sé como Beatriz no vomitó ante esa vejación. Estaba muy cachonda, tanto que se estaba tragando las babas de un viejo sin dientes, de la edad de mi abuelo estoy seguro, mientras este le magreaba las tetas con sus manos temblorosas.

-‘‘Bien, Don Arturo ..así es como se tratan a las putas ’’. Le decian al viejito.

-‘‘Ven acá, Putita ..es hora de darte tu biberón ’’. Le dijo Don Matias que la esperaba sentado.

Hizo ademán de ir con el caminando, pero la cortó en seco.

-‘‘¡Así no, Puta! ..¡a cuatro patas como la perra que eres! ’’.

La verdad que Don Matias le tenía mucho recentimiento al Marido de Beatriz y no iba a desaprovechar el momento de humillar a su Esposa, aunque ella no tuviera nada que ver en eso. Ella estaba drogada y muy excitada, hasta parecia que le encantaba que la trataran así. Así que se colocó de arrodillas y se acercó gateando hacía dónde él estaba. Mientras gateaba Memo le volvío a explicar sus obligaciones.

-‘‘Quiero que hagan con ella lo que les apetezca ..su cuerpo y sus agujeros están a su completa disposición. Por favor abusen todo lo que quieran, y trátenla tan bruscamente como le de la gana. Me gusta que mis clientes salgan completamente satisfechos conmigo ..y espero que queden contentos con esta Puta ’’. Les dijo Memo a todos.

-‘‘Ya veremos, Memo ..si esta Puta vale tanto como pagamos ’’. Dijo Don Matias.

¡El desgraciado Memo estaba prostituyendo a la Primera Dama!, el infeliz Padrote aguardaba sentado viendo toda la acción, tomaba y fumaba un puro mientras veia como su Puta estaba arrodillada frente a esos viejos. Don Matias se había abierto las piernas y ella se había arrodillado entre ellas. La sujetó de la nuca y le empujó violentamente la cara contra su paquete. Inmediatamente comprendío lo que quería que hiciera, la muy sumisa, todavía volteó a ver al chulo que levantaba la copa dando su aprovación. Así que ya con su actitud doblegada fue ella misma la que comenzó a frotar su cara contra su bulto.

-‘‘¡Así, Putita! ..sientela, apuesto que esta más grande que la del Gobernador Montes de Oca. Jejeje..’’

No podía creer lo que estaban viendo mis ojos, la Sra Beatriz frotaba sus mejillas contra el bulto de ese asqueroso viejo. Ella notaba su erección a través del ligero pantalón de vestir que llevaba. Estuvieron así unos minutos, ambos gimiendo, de vez en cuando le daba unas pequeñas bofetadas. Mientras veía como el resto de los viejos se desnudaban.

Don Tomás se puso a su lado y la agarró del cabello, violentamente la arrastró, alejándola de Don Matias. Cuando Beatriz pudo darse cuenta estaba rodeada de los tres viejos. Desnudos frente a ella, y la pobre agatas volteaba a verlos desde abajo, los tres tenían grandes barrigas y sus penes no eran muy grandes, unos doce centímetros mas o menos en promedio, eso sí los tres estaban bien erectos, el más viejo un poco flacido pero se le miraba bastante excitado. La verga de Don Arturo era las pequeña, y tenía unas manchitas blancas por todo alrededor. Sin soltarle del pelo, Don Matias le metió su verga en la boca, hasta la garganta. A puesto que ha eso no estaba muy acostumbrada, bueno a pesar de que el Borre la había hecho practicar unos meses atrás.

-‘‘¡Oh, desgraciada! ..si sabes chupar ¡Ooohh! A puesto que no te lo enseñó tu Marido, guarra ’’. Le decía Don Matias mientras se la chupaban.

Cada vez que le mencionaban a su Marido, Beatriz fruncia en entrecejo, sabía que se estaba humillando por salvar su matimonio, así que trató de hacerlo lo mejor posible, quería acabar con esa pesadilla cuanto antes. Estuvo mamandole el pico un buen rato, en veces le daban arcadas, ya que Don Matias se la metia hasta el fondo. Sin embargo después de toda la tarde bebiendo, orinando y sudando, su pene les olía a rayos, eso incrementaba el asco para aquella Señora, acostumbrada a disfrutar su paladar de buenos alimentos. Notaba las pelotas de aquellos viejos pegadas a su barbilla y su frente presionar sus barrigas.

-‘‘Me toca a mi, desgraciada ..no me la descuides ’’. Le dijo Don Tomás pasandole su pene por los labios.

Con muchísimo asco, pero ya deshinibida Beatriz tomó el pene de Don Tomás y abriendo tímidamente su boca lo introdujo dentro de ella. El desagradable sabor y la extraña presencia sobre su lengua la sobresaltaron.

-‘‘Ahora suavemente comienze a chupar, Señora ’’. Le indicó el viejo.

La pobre Beatriz hizo oídos sordos a la orden y continuó sin hacer otra cosa que sostenerlo en su boca, le humillaba totalmente estarle chupando la verga al amigo de su Padre. Una fuerte bofetada sobre sus pechos desnudos le hizo volver a la realidad. Casi sin pensarlo ella comenzó a sorber suavemente el pene del viejo.

-‘‘¡Bien! ..ahora mueve tu lenguita sobre mi pene acariciándolo ’’.

Con asco en su rostro Beatriz comenzó a masajear el pene con su lengua, y sintió como este crecía más en su boca.

-‘‘Ahora, Señora ..la lección final. Voy a eyacular en su caliente boquita, pero bajo ningún motivo dejarás de sorber mi pene o lamerlo. Si quieres puedes quedarte con mi leche en la boca un rato o tragarlo directamente, pero que no se le ocurra escupirlo ’’.

Las manos de Beatriz se apoyaron sobre la velluda pelvis del viejo que temblaban y traspiraban de nervios. Si bien ya había sorbido el pene del otro viejo, el hecho de estar haciéndolo concientemente y cuidando los detalles la humillaba más aun. Pronto la eyaculación fue inevitable y un río de semen invadió su boca. Beatriz, si bien continuaba chupando se resistía a tragar el viscoso y caliente fluido.

-‘‘¡Oohh! Eso es putita ..sigue chupando y lamiendo. Te graduaras como una buena mamadora de vergas ’’.

Cuando Don Tomás terminó de eyacular. Beatriz aun tenía su buche lleno de semen. El viejo sacó su enrojecido miembro y apretó las comisuras de la boca de Beatriz haciéndole abrir los labios.

-‘‘Lo tienes todo en el buche chiquita ..¡tragatelo ahora mismo! ’’.

Beatriz se resistía a tragar la gran cantidad de esperma en su boca. Con sólo pensar que el viejo era amigo de su Padre y su socio le daba asco, pero cuando el sujeto le apretó debajo de la mandíbula no le quedó otra alternativa que tragar. El viscoso liquido bajaba lentamente por su garganta dejándola pegajosa a su paso.

-‘‘¡Muy bien, Beatriz! Ya terminaste con el primero, solo te faltan dos más ’’. Comentó Memo sentado desde el sillón sin perder de vista la acción.

-‘‘Ya por favor ..no puedo ¡Coff!, ¡coff! ¿Porque me hacen esto a mi? ’’. Trataba de replicar Beatriz.

-‘‘Porque de ahora en adelante, este será tu trabajo Je je je.. Sólo queremos que te acostumbres a tu nueva vida Je je je..’’ Le dijo el chulo levantando su copa por ella y brindando por el negocio que se estaba fractuando.

El siguiente hombre era el más viejo, Don Arturo. Se acercó con su pene semi-erecto delante de la cara de la Beatriz, cuando ella lo vio de cerca se sorprendió por la caracteristicas del mismo, era un pene corto que no se mantenía del todo erecto, tenía el bello pubico canoso y mostraba muchas manchitas marrones en el tronco.

-‘‘Ahora a mi, Señora ..estoy seguro que no te costará mucho chuparsela a este viejo ¿entendés linda? ’’. Dijo el viejo con la sonrisa mostrando la encia.

Beatriz asintió tímidamente con la cabeza y sumisamente abrió su boca envolviendo la punta de ese miembro blando y pegajoso. Inmediatamente comenzó a sorberlo y lamerlo con dedicación mientras el anciano apoyaba su temblorosa mano sobre su cabeza siguiendo el rítmico de ir y venir de sus labios. Tan bien le hizo una buena mamada que el anciano tardó menos de 3 minutos en acabar en su lengua. Nuevamente Beatriz tragó el liquido, y abrió la boca mostrándola nuevamente.

-‘‘Va aprendiendo bien, Señora ..ahora chupelas de nuevo para tenerlas listas para el siguiente round ’’.

Con los ojos abiertos de par en par Beatriz vio como delante de ella los hombres regresaban con sus penes flacidos para seguir recibiendo sus caricias bucales. Volteó a ver a su chulo que se mantenía atento a todo ingeriendo alcohol mientras ella entretenía a sus invitados. El desgraciado la había enrredado tan bien que no supo como las cosas había llegado hasta este extremo, una mujer de su elegancia y status hincada mamandoselas a tres viejos, ¡y conocidos de su Familia! Decidida y sin dejarse impresionar abrió la boca y engulló el primero. Comenzó con Don Matias, a lamerlo y chuparlo también, pero esta vez su boca no se detenía con una, si no que ahora intecambiaba entre miembro y miembro, pasando desde la del más anciano hasta el peor enemigo de su Marido.

La verdad entre todos se turnaban la pobre boquita de Beatriz, que ya no sentía lo duro si no lo tupido, movia su cuello para todos lados y cuando lograba tomar ritmo otro tipo la lajaba y se la metia en la boca. Mientras los otros dos se dedicaban a tocarle las tetas, y a pasar sus manos por su entrepierna metiendole sus dedos en el chocho y culo. Don Matias, que era el que mas odio le tenía, se dedicó a joderle fuertemente la boca, sin moverse él, moviéndole la cabeza sujeta por la caballera. De vez en cuando, se la metía hasta el fondo, y le hacía mirar hacía arriba mientras le apretaba la nariz, realmente grotesco.

-‘‘¡Es hora de chingarte perra! ..toma, ponme el condón..’’. Le dijo Don Tomás, después de haber venido del baño.

La pobre sabía que ya le había llegado su hora, y que era el momento de que la jodieran, resignada tomó el preservativo con las manos y la dirigió a la verga de su captor.

-‘‘No, no, no, Señora ..con la mano no, con la boca. Pónmelo con la boca, Puta. Ya sabes, te pones la puntita en la lengua y con tus labios me lo vas colocando Jejeje..’’

-‘‘¡Oh por dios!, no ..eres un cerdo. Te huele a orines. ¡Eres un cerdo! ’’.

-‘‘Aquí la única cerda que hay eres tú ..¡ponme el puto condón con la boca ya maldición! ’’.

El sujeto la tomó fuertemente de la cabellera haciendole daño, ella sabía que se encontraba sola, su chulo y la unica persona que la podía ayudar estaba placidamente sentado en el sofá bebiendo y disfrutando del negocio que acaba de realizar, ella sabía que aunque suplicara nadie le ayudaría, asi que la pobre no tuvo mas remdio que hacerlo, estaba toda hecha garras, tenía una de sus tetas salidas por el corset, su pelo todo alborotado de los jalones, su maquillaje corrido y su rostro lleno en babas. Resignada se acomodó en sus rodillas para sentarse en ellas, luego puso una camisa de alguno de ellos para sentarse encima y quedar a la altura de la fétida verga del viejo. Desde luego que Don Tomás no se había limpiado la verga después de mear. ¡Cerdo asqueroso! Tomó un suspiro y lo hizo, de tripas corazón y con sumo cuidado, pues no deseaba rasgar el fino preservativo con sus dientes. Se colocó este en la punta de la lengua apoyándolo en el glande de la verga del viejo que evidenciaba, sin lugar a dudas, que el buen trabajo previo le había excitado por completo. Su pene, de unos 14 o 15cm, estaba completamente erecta y dura como una roca.

-‘‘Vamos, Puta ..¿que esperas?, apurale que ya quiero montarte ’’. Le decía desde arriba ancioso.

Resignada respiró hondo y se dispuso hacerlo, sujetó la verga por la base con una de sus temblorosas manos y comenzó a desenrrollar el preservativo con sus labios, al tiempo que se introducía la verga hasta el interior de la garganta. Hacía presión con sus labios para que quedara bien estirado y asentado. El viejo le agarró con una mano por el pelo y con otra comenzó a tocarle uno de sus pechos, concentrándose especialmente en el pezón. Para ella su excitación, permanente desde que había decidido tomar las bebidas, estaba aumentando ante tantas estimulaciones recibidas y por el morbo que le estaba provocando la situación de estarle comiendo la verga a un viejo frente a otros aumentó mucho más.

Se liberó de la chupada que le estaba proporcionando al viejo para mirarlo a la cara.

-‘‘Así, esta bien ..¿y ahora qué? ’’. Le preguntó Beatriz en tono retador.

-‘‘Jejeje.. Así esta bien, Mamacita ..ahora siguesela chupando a Matias, Mamita. Mientras yo te doy lo que veniste a buscar Jejeje..’’

Beatriz se giró para encontrarse con el palo de Matias que se la meneaba a su lado, lo tomó con una mano y empezó a menear la cabeza bruscamente, como tratandolo de exprimir rápidamente. De pronto comenzo a soltar muchas babas y un hilo de saliva conectaba la verga con su boca cuando me se la sacaba. Lo humillante de la situación, hacía que la Señora Montes de Oca se pusiera a mil, y su conchita seguia chorreando fluidos de la excitación. Tanto que no se pudo contener, y empezó a rascarse la chocha con suma violencia.

-‘‘Espera, Mamita ..te vas a lastimar Jejeje..’’ Le dijo Don Matias dirigiendose a su chocha.

El tipo sin ningún pudor le metió varios dedos en el chocho, mientras le acariciaba el clítoris con el pulgar, haciendo que la pobre Beatriz se corríera bestialmente, con los ojos en blanco y la boca desencajada.

-‘‘¡Oh Diossss! ¡Nooooo!! ’’ Gritaba la pobre Señora sin poder detener el volcán que se le aproximaba.

-‘‘Vean a la Sra. Montes de Oca, Jajaja.. Se esta viniendo como una perra Jajaja..’’

La pobre empezó a retorcerse del tremendo placer que la droga la hacía llegar, fueron varios espasos que sacudieron su pequeño cuerpo, que quedó sin fuerzas y cayó al suelo, mientras ellos bromeaban diciendo que la guarra se había corrido. Ella sólo podía murmurar pequeñas palabras intendibles que salian de sus labios.

-‘‘¡Oh dios! ..¡Oh dioss! Sigo caliente, no. ¡Oh dios mio! ’’. Se decía asi misma sin entender porqué su cuerpo le pedía más y más.

La verdad no sé que tipo de droga le habían suministrado, pero de lo que si estoy seguro era que seguiría caliente aun después de ese terrible orgasmo. La dejaron descansar unos minutos, hasta que Memo fue a la cocina por una botella de champán. Cuando la trajo, la agitó y mientras la abría apuntó hacía ella.

-‘‘Vamos a brindar, por la inauguración de la Primera Dama ..que ahora será Dama pero de compañia Je je je..’’

-‘‘Salud por la Primera Dama ..de compañia Jajaja..’’ Se burlaba Don Matias.

El corcho le dio en una de sus tetas, que hizo que la pobre se quejara, seguro que después le saldría un buen moretón. Pero no dijo nada siquiera, todavía estaba undida en el mundo de su orgasmo, estoy seguro que si le dijeran que lo repetian ni cuenta se daría. Mientras ellos comentaban su buena puntería, se sirvieron de champán, Don Matias recogio el tapón y le dijo que lo guardaría, que después lo necesitaría, sabrá que diabluras estaría pensando el viejo desgraciado.

-‘‘La Señora se ha portado muy bien ..dejemos que beba un poco ’’. Dijo Memo llenando una copa de champán.

-‘‘Claro que si, Jejeje.. Solo hay que darle su sabor favorito ’’. Don Matias se descapulló el prepucio y mojó la punta de su glande en la copa.

-‘‘¡Que buen idea! Jajaja.. Deja darle también mi sabor Jajaja..’’

Los demás también quisieron contribuir a dar sabor a su bebida, y la copa fue pasando por todos para que lavaran sus penes en ella. Ella mientras trataba de reponerse, sin ver lo que le tenía planeado esos viejos desgraciados. Don Arturo, que era el último y el más viejo, se dio cuenta que al introducir su miembro en la burbujeante bebida, esta le producia una mayor erección, así que no perdio la oportunidad de meter también sus güevos, empapandose de la bebida, y dejando uno que otro pelo.

-‘‘¿Qué opinas, cerdita? ..¿te parece bien que le demos sabor a tu bebida? ’’.

-‘‘¿Qué?, ¿que sucede? ’’ Preguntaba Beatriz sin enterarse de nada.

-‘‘Nada Mamita ..toma para que te repongas Jajaja..’’

La pobre engulló la bebida sin imaginarse los residuos que debio de contener eso, después de hacerlo les entregó la copa, no sin antes relamberse los labios para quitar lo que había quedado entre sus labios, en una parte de su mejilla se mantenia pegado uno de los pelos pubicos de Don Arturo, de cuando le metió los güevos.

-‘‘Pido ser el primero ..¿alguien tiene condones? ’’. Dijo Don Matias.

-‘‘Para nada amigo ..yo ya lo traigo puesto Jejeje..’’ Dijo Don Tomás con el condón aun puesto.

-‘‘No se preocupen Señores ..les juro que la Señora esta sana, y le encantara que se lo hagan a pelo Jejeje.. Pueden correrse dentro si lo quieren, denle un heredero al Sr. Gobernador Jejeje..’’ Decía Memo desde el sillón dónde se encontraba.

-‘‘No, si no es por ella Memo, una prostituta me pego unos hongos, y si la jodemos entre todos, tú y mis amigos van a estar un mes con una picazón en los güevos ’’. Dijo Don Matias.

-‘‘Pues no te preocupes Matias, nosotros nos la montamos a pelo y tú con condón ..y asi el último palo pues se lo das tú a pelo para que la disfrutes. Total, ya habremos acabado con ella, y si le pegas algo, que se joda la Puta, haber si luego no vemos al Gobernador haciendo politica con comezón en los güevos Jajaja..’’ Dijo Don Tomás.

-‘‘Jejeje.. Me parece buena idea, el Gobernador con hongos Jejeje.. ¿quién será el primero? ’’.

Luego Don Tomás la tomó de la mano y la llevó a la habitación, diciendo:

-‘‘La vamos a montar por turnos. Yo soy el primero, luego seguiras tu Matias, y como Don Arturo tarda mucho para que se empalme lo dejaremos al último. Mientras nosotros nos recuperamos y volvemos a darle ..así hasta que nos enfademos esta claro ’’.

-‘‘Bien, creo que es lo correcto ’’.

Don Tomás la metió a la habitación, rápidamente cambié de pantalla para ver lo que sucedería ahi dentro. La pobre Beatriz se miraba muy mal, no era ella la que iba a ser jodida por los viejos, la notaba ausente, como somnolienta, bueno al menos no sufriría tanto la multiviolación. El viejo como desesperado la aventó a la cama, que la pobre como costal de papas fue a caer desparramada, le abrió las piernas todo lo que pudo para verle la chocha, que maravilla, una rajita perfectamente depilada y bien cuidada, tan sólo con un triagulito pequeño en la parte superior de la pelvis, tenía los labios semiabiertos como una flor, yo creo que era por la droga, ya que la tenía empapadisísima y bastante inflamada.

-‘‘¡Que manjar tiene aqui la Señora Montes de Oca!, si señor ..vamos a ver si sabe hacer algo más que abrir la boca Jajaja..’’ Decía el viejo enfilandose hacía su cuerpo.

Don Tomás se colocó entre sus piernas y la agarró de los tobillos abriéndola más si cabe de lo que ya estaba. Su pene ya erecto como estaba lo apoyó en la entrada de su vulva y, a cámara lenta, fue metiendole la verga en su sexo. Beatriz sintió como aquella verga le expandía la chocha, que como una flor lo recibía, ansiosa y excitada. La tierna vagina de la Primera Dama le dio la bienvenida plegándose a su alrededor como un guante hecho a la medida, en el ardiente y húmedo pene del viejo. Pero el infeliz no avanzaba, se la dejó dentro unos segundos, segundos que para ella fueron un calvario, ya que su chochita estaba ardiendo.

Beatriz gemío un poco, con quejidos le suplicaba que se moviera y que le jodiera su anhelante chocho, pero el continuaba completamente pasivo a la expectativa de las reacciones que la Señora pudiera tener. Se retiró unos instantes para poder ver su ávido y dilatado sexo. Luego con una hábil y vigorosa embestida la volvió a penetrar llenándole una vez más por completo.

-‘‘¡Uhmmm! ...’’ Dijo Beatriz por la brusquedad de la penetración.

-‘‘¿Quieres que siga, Putita? ’’.

-‘‘¡Oh si!, no pares. ¡Aaahhh!! ’’.

No cabe duda que Beatriz era victima de la droga, ella seguía suplicando y rogándole que le llenara el chocho clavándole con violencia sus largas uñas en la espalda y sin embargo. El viejo continuaba impávido repitiendo en tres ocasiones más la lenta retirada de su verga y la meteórica embestida en su encharcada raja para poder disfrutar de aquella Señora con todo lujo de detalles.

-‘‘¡Por favor, Borre! ..dame más rápido. ¡Dame masss! ¡Asssiií!! ’’.

Don Tomás no sabía quién era el Borre, pero yo si, no podía creer que la Señora Beatriz todavía recordara el infeliz aquel que la había violado, después de haberla humillado tan sadicamente, ella aun lo recordaba en sus ardientes momentos de excitación, no cabe duda que el sexo no consentido cambia a la personas para siempre. Don Tomás comenzó a partir de ese instante un ritmo frenético a sus arremetidas, sus clavadas eran brutales, en tanto que la pobre cabeza de la Señora se hacía para todos lados y su excitación se intensificaban.

-‘‘¡Oh por diosssss! ..¡me voy a venirrrr!! ¡Nooooo!! ¡Dame más, Borreeeee!! ¡Assssíiiiií!! ¡Arrrgggghhh!! ’’.

En breves instantes alcanzó un orgasmo bestial y tremendamente prolongado que recorrió por todo su cuerpo, mientras que Don Tomás seguía embistiendo como un autómata. De repente, la cara del viejo se contrajo y comenzó a tener un estrepitoso orgasmo. Ella sentía como el condón contenia el disparo semen en su interior. Don Tomás la había cogido bien duro, y sus fuezas no eran mayores que cuando estaba mas joven. Al correrse quedó encima de la pequeña Beatriz, aplastandola por completo, y se quedó un rato inmóvil. Ella notaba su tremendo peso casi asfixiandola, su pene se quedó adentro haciendose pequeño dentro de su matriz, y su aliento apestoso en su cuello. La pobre se sacudia levemente todavía por algunos espasmos involuntarios debajo de él, hasta ese momento en su taponado chocho. Don Tomás se retiró en aquellos instantes con un sonoro ’’¡plof!’’ que la dejó con una sensación de inevitable e inesperado vacío. Su conejo, quedó colorado, pero aun permanecia inchado esperando a su próximo agresor.

-‘‘¡Oohhhh!! Estuviste deliciosa Beatriz ..jamás lo olvidaré. Ahora dejaré que mis amigo se diviertan. Le dejaré una buena propina para ti a Memo, ¡Ufff!! ..¡te lo ganaste! ’’. Dijo el viejo incorporandose y limpiandose el sudor con el brazo.

El viejo salió de la recamara pidiendo relevo, con sus pantalones en las rodillas y sudoroso por todo su cuerpo, le había hechado un buen palo a la Primera Dama y eso lo tenía muy contento. A carcajadas llegaba con sus amigos, los cuales ya le tenian su copa llena, para que brindara la magnifica fiesta que estaban llevando a cabo.

-‘‘Jajaja.. La Primera Dama está ..para chuparse los dedos. ¡Miren!, casi lo lleno todo ’’.

Decía Don Tomás enseñando el condón con la lefa almacenada.

-‘‘Eso hay que comprobarlo ..con su permiso Señores, esa Puta me las debe Jejeje..’’ Decía Don Matias ya que era su turno.

Entró Don Matias al cuarto dónde se encontraba Beatriz reponiendose de la cogida de su colega, la vio ahi rebosando, con su vagina aún inflamada por la droga que le había suministrado, le lanzó un trapo y le dijo que se limpiara, no quería embarrase de la leche de su compañero. Ella todavía se encontraba en un estado seminconciente, pero muy caliente, si excitación no bajaba, eso la tenía un poco preocupada.

-‘‘¡Espera Borre! ..deja me repongo un poco ’’. Blociferaba Beatriz delirando por la droga.

-‘‘¿Borre? ..no se quién seá ese imbécil, pero yo si te voy a enseñar como se debe montar a una Puta. ¡A cuatro patas! ¡Ponte encima de la cama! ¡Ya! ’’.

Embelesada por la orden y la droga no dudó un segundo en adoptar la posición demandada. Apoyó las rodillas en el borde de la cama, quedando fuera de esta parte de las piernas, ofreciéndole a su captor toda su entrepierna, abriendo al máximo sus rodillas.

-‘‘¡Si seras, Puta! ..mira como te escurre el chocho, desgraciada. Pero ahorita vas a ver si no te quitó las ganas Jejeje..’’

Entre dormida y despierta sentía como los dedos de alguien hacían círculos alrededor de su ano. Sentía suave, estaban evidentemente lubricados con algo. De repente levantó la mirada y vió a un costado en el reflejo del espejo al peor enemigo de su Esposo, ¡el desgraciado quería sodomizarla con no sé que cosa!, miré sobre la mesa un par de bocadillos que ella misma había estado sirviendo, los bocadillos tenían varios trozos de mantequilla cortados en pedacitos. La pobre no llegaba a reaccionar. Antes de que ella gritara algo, Don Matias le enterró la cabeza contra las sabanas.

-‘‘¡Mmmmppphhh!! ’’. Gimió ella cayendo en la cuenta de lo que hacían.

-‘‘Jejeje... ¿acaso la Señora Montes de Oca nunca entregó el culito? ’’. Rió Don Matias.

-‘‘¡Mmpph! ¡Nogghh! ’’.

-‘‘¡Shhhhhh!! No te preocupes, Putita ..te va a gustar tanto como lo que vinimos haciendo ’’. Le dijo el viejo mientras le acariciaba el pelo pero si dejar de apretarla hacía el colchón.

Beatriz se puso roja, no sabia bien si era por vergüenza, impotencia, odio... o quizás el temor de que lo que le estaban diciendo fuera a ser cierto. Poco a poco sentía como su cuerpo se iba relajándo y ayudado por la mano que tiraba de sus glúteos abriéndolos, varios trozos de mantequilla se hundían dentro de ella. Era una sensación extraña, un cierto descalofrío al comienzo y una sensación de suavidad luego cuando el lacteo se derretía con el calor de su cuerpo. Con otros dos dedos, desparramaba el lubricante uniformemente y acariciándola dentro de su vagina la iba excitando más sin que ella pudiera evitarlo.

Para cuando otros dos dedos se hundieron hasta el fondo de su recto, la sorpresa fue mayúscula. Podía sentir el frotamiento de unos dedos y otros dentro de su cuerpo separados solo por una finísima capa de piel. La mente le comenzaba a desvariar nuevamente y su cuerpo comenzaba a temblar. La respiración se agitada otra vez. Beatriz se maldecía por dentro, su cuerpo estaba tan sensible luego de tantos orgasmos que era casi imposible controlarse.

-‘‘No ..no, no ..otra vez, no ’’. Sollosaba Beatriz sin poder reprimir las sensaciones se sentía como una Puta.

La habían acariciado tanto que su cuerpo ya no necesitaba ser excitado. Jamás había pensado que su ano fuera tan sensible, que le pudiera brindar tanto placer. Allí, recostada sobre la cama de ese living desconocido, la Primera Dama cerraba sus ojos y contenía todo lo que podía su calentura. En menos de cinco minutos, el culo de Beatriz estaba tan sedoso y caliente que era como si pidiera a gritos que la encularan.

Con un nuevo condón en la mano Don Matias se volvió a reincorporarse detrás de ella y viendola a los ojos atravéz del espejo le hizo una seña con el pulgar arriba. Beatriz con los ojos entre abiertos supo lo que iba a suceder en unos instantes, pero no pudo levantarse porqué el sujeto ya la presionaba de la cadera para que no se moviera. De repente, una fuerte presión comenzaba a aprisionar su ano hacia adentro. Algo suave y lubricado la intentaba penetrar por allí. Los ojos de ella se abrieron como dos platos y su rostro tenía el pánico de que la lastimaran. Ella, apesar de su estado somnoliento notó como la punta del falo iba forzándo sin miramiento alguno su entrada. Su trasero no era virgen, su chulo se había encargado de abrirselo el dia anterior, pero tampoco estaba acostumbrado hacerlo por ahi, así que la pobre frunciendo el rostro sintió como cedió su ano con algunas dificultades, mas luego entró como si nada, ayudado por la abundante lubricación que la mantequilla y su chocho producia por la droga.

-‘‘¡Mmmmmppphh!! ¡Uhmmmm! ¡Borreeee! ¡Dioossssss!! ’’. Gritó de repente ella en cuanto su ano lo recibió.

-‘‘No soy el Borre, Putita ..soy el amigo de tu Padre y el exsocio de tu Marido, Mamacita. Él que ahora te tiene con el culo bien abierto Jejeje..’’

-‘‘¡Oh Don Matias! ¡Noooo! ..¡Arrrgggghhh!! ’’. Logró despertar Beatriz de su somnolencia, pero para su propia desgracia.

La punta de la verga de Don Matias se hundía suavemente en ella. Con un poco de dolor la iba sintiendo abrirse paso mas adentro de ella. No podía creerlo, en tan sólo un par de dias la estaban volviendo a violar por el culo, su pesadilla volvia a regresar. Otros dedos acariciaban su vagina y la estimulaban mas y más. Las sensaciones de suave dolor fueron pasando y en un rato una caldera hirviente volvía a calentarse dentro de su cuerpo.

-‘‘¡Ufff!!, ¡ufff!! ..desgraciada, yo creí que eras nueva. ¡Hmmm!! ..pero al parecer ya estas muy cateada por la cola, ¡cerda! ’’. Comentaba Don Matias haciendo fuerza tomado de la cintura de ella.

Sus embestidas eran rápidas y fuertes, en una búsqueda por encontrar, egoístamente su propio placer. Estoy seguro que Don Matias estaba quitando toda su frustación de sus negocios fallidos con el pobre trasero de Beatriz. Ella notaba cómo las dos manos del viejo se aferraban a su culo en un intento de abrírselo más aún. Pero para su desafortunada suerte la droga le provocó un verdadero placer. Sin embargo, no podía decirle que continuara dándole como lo estaba haciendo, pues esto supondría el reconocimiento explícito de su conformidad, su consentimiento y su capitulación como Puta.

-‘‘Seguro que nosotros no hemos sido tus únicos clientes ..¿no Puta? ’’. Le preguntó Don Matias.

Con su respiración agitada, Beatriz otra vez se enrojeció de vergüenza. Sabían que ella lo estaba disfrutando. Trató de esconder sus ojos, pero a todos lados el brillo en ellos mostraba lo mucho que le estaba gustando.

-‘‘¡No! ¡Ah!, ¡ah!, ¡ah!, ..pare por favor, me hace mucho daño ¡HAYY!!.. ¡HAY!!... Mi colita, mi colita... ¡Arrggghhhh!! ’’.

-‘‘¡Ufff!!, ¡ufff!! Hay, hay, ahora si te quejas verdad, Putita ..pero no te quejabas para meterte en los asuntos de tu Marido, ¿verdad cabrona? ’’.

A los 10 minutos de su constante bombeo, la lubricación de su recto ya había desaparecido. Con un sonoro ‘‘¡plof!!’’ liberó su verga de su culo, dejándola vacía y deseosa de tener de nuevo otro mástil en su recto, estaba caliente como una Puta, como una perra encelo, que tan sólo tiene ojos para el macho que se la montaba en ese momento.

-‘‘Espera, Puta ..si sigo así te voy a despellejar el recto. Dejo hago esto ’’.

Notó como otro trocito de mantequilla corría libre por las paredes de su intestino y cómo los dedos del enemigo de su Marido hurgaban libres y lujuriosos en su esfínter, masajeándolo y lubricándolo con el amarillosos lacteo. Acto seguido, apoyó de nuevo la verga en la entrada del culo que, hasta en ese momento para Beatriz era de unico sólo de su Marido, pero que a partir de esos instantes también sería de su socio. Esta vez entró sin dificultad, su esfínter se abrió por entero para acoger el pene del viejo, para posteriormente cerrarse tras su base para presionarlo, para dejarle cautivo, para hacerlo suyo también.

-‘‘¡Oh Dios! ..¡me partes cabrón!, ¡sacala! ’’.

-‘‘Tranquila, Putita ..si ya la tienes toda adentro ’’.

Su culo acogió el pene con gusto, casi ansioso, mientras su agresor arremetia con furia, ahora más rápido si cabe que antes, gracias a la lubricación del lacteo vertido y la droga que la excitaba como a una perra. Las embestidas eran acompañadas por movimientos circulares y de bombeo de su culo. Apartir de unos minutos de intenso bombeo, Beatriz ya había perdido totalmente los papeles y pedía a gritos al enemigo de su Marido que la rompiera toda y que la hiciera suya, estaba perdida, ya no había redención, ni remedio, lo había confesado.

-‘‘¡Oh Diossss!! ¡Siiiiii!! ¡Rómpeme toda cabrón!, ¡párteme en doooossss!! ¡HAYY!! ¡Aaaahhhhh!! ¡Cabrón dame maasss!! ¡Aaaahhhh!! ’’.

-‘‘Jejeje... ¡Así cabrona!, ¡así mueve más ese culo tuyo! Yo sabía que eras toda una maldita guarra. ¡Ufff!!, ¡ufff!! ...’’

-‘‘¡Aaaahhh!! ¡Siii!! ..lo que quieras, ¡pero no pareeeess cabrónnn!! ¡Dameee! ¡aahhhh!! ’’.

Las embestidas del viejo eran cada vez más brutales, e iban acompañadas de fuertes nalgadas sobre su ya dolorido, y enrojecido trasero. Al final, notó como el condón de su enemigo se llenaba en su interior por el torrente de leche que le eyaculaba en sus entrañas y los terribles espasmos de su fogoso enemigo. Sin embargo no llegó a correrse, le faltó un poco para ello. Ella estaba totalmente fuera de sí, sólo deseosa de sexo y de alcanzar lo que hasta ese momento no había logrado. Don Matias la hizo que volviera a chupársela para, esta vez según él, dejársela bien limpiecita. Aún estaba semidura y aún así era imponente. Para terminar de humillarla, con su pene le daba en la cara, moviéndola de un lado a otro de su rostro, haciendo que su victima cayera en el deseo de volverla a tenerla en su boca. Al fin la atrapó con sus labios mientras el viejo a carcajadas la humillaba diciéndole lo guarra y lo Puta que era, pero en éstos momentos a ella le daba igual, tenía un pene en la boca y rápidamente se llevó una de sus manos al chocho para finalizar lo que estaba a punto de haber conseguido antes. El orgasmo fue bestial, como todos los que estaba experimentando desde que la habían drogado, una vez más, la locura, el éxtasis. Quedó desvencijada en la cama habiéndole dejado al enemigo de su Esposo con el pene reluciente, como si no hubiera hecho nada, como recién lavada, en tanto de su culo salían restos del lubricante.

-‘‘Espera, tengo algo para eso ’’. Le dijo Don Matias al verle el culo supurando liquidos.

El infeliz viejo tomó el corcho del champán y se lo sambutió en el recto, dejandole el culo tapado, la pobre se quejó un poco, pero ya no tenía fuerzas para resistirse de nada, así que lo dejó ahi, para que le tapara todo intento que hacía su trasero para deshacerse de las secreciones. Pasaron unos minutos, durante los cuales reponian sus cuerpos sudorosos. Quedaba Don Arturo, el mas anciano de todos, ese viejito que tuvo que quitarse la dentadura para besarla entraría en acción en tan sólo unos momentos. Al entrar, vi que había perdido la erección. Y le dijo:

-‘‘Yo no puedo tomar viagra ..soy demasiado viejo para eso y sufro del corazón. Tampoco puedo hacer esfuerzos, así que no voy a montarte, tampoco quiero saborear tu tesoro, ya que lo tienes todo chorreado. Así que ponte a lamerme ’’.

La pobre ya no podía con su alma, bueno al menos era el último pensó. El viejito se acostó boca arriba en la cama, abrió las piernas y le brindo su pellejito de pene flácido, pensé que Beatriz no lo haría, ya que era asqueroso, y supuse que no tenía mucha higiene, pero ya Beatriz era una masa de carne, usada sólo para el sexo, no tuvo objeción en ponerse a cuatro patas entre él. Estuvo una media hora lamiendo y chupando su flácidp pene. Él de vez en cuando le daba palmadas en el culo y en las tetas, una bofetada en la cara o apretaba el tapón que aun permanecia en su culo con sus dedos. Beatriz para terminar rápido le lamía las pelotas, y con mucha delicadeza se las metía en la boca, primero de una en una, luego las dos a la vez. También le lamío detrás de sus cojones, hasta dónde empezada su ano. Todo muy lento y delicado, y a pesar de que ninguno de los dos tuvo un orgasmo, fue muy sensual y bonito. Ella veia que el viejo seguia, y que quizas quería seguir así toda la noche, pero en un momento dado le dijo:

-‘‘Ya esta bien ..vamos fuera ’’.

La pobre tardó unos minutos en poderse reponer, ya llevaba varias horas cogiendo, su imagen estaba deprorable, salió de la recamara y se topó con todos, estaban hablando y bebiendo, cuando la vieron salir con sus piernitas temblorosas empezaron a reirse y a burlarse de su estado. La hicieron girar y abrir sus nalgas para verle el agujero tapado por el corcho, lo que aumento las risas y las carcajadas.

-‘‘¿Saben lo que admiro de la Primera Dama? ..la facilidad que tiene para ser la anfritiona de la fiesta Jajaja.. Dá todo de si ’’.

-‘‘Es incansable en atender a sus invitados Jejeje..’’ Se burlaban los desgraciados de la pobre Señora.

-‘‘Bueno Señores, es mi turno nuevamente, espero y no se molesten por hacerlo frente a ustedes ’’. Dijo Don Tomás.

Don Tomás hubiera preferido contenerse, darle un tiempo para recobrarse, o hasta dejarla descansar, pero sencillamente, no podía, era muy tarde ya y tenía que terminar, su pene excitado por el viagra gritaba por ello, de modo que se trepó sobre Beatriz. Temía que ella protestara o que hasta le dijera que no quería o no podía más, pero la pobre Primera Dama gimió cariñosamente y se abrió de brazos y piernas para él. Y cuando notó su embestida poderosa en sus entrañas, dejó escapar un suspiro tan dulce, como si le acabara de dar media vida en ello. Se apretó contra ella con brazos y piernas mientras la babeaba como un cerdo. Se retuvo un momentito, pegadose a ella, fusionados, sintiendo su interior aún dar contracciones, deliciosas contracciones que le estrujaban y tiraban de él tan deliciosamente. Sintiendo cómo ella le apretaba con los brazos, acariciándole la espalda, la nuca, cómo ella lo abrazaba con las piernas, cruzándolas a su espalda, como si quisiera retenerle para siempre ahí.

-‘‘Ve, la ..si hasta parece que ya le gusta a la desgraciada Jejeje..’’ Celebraba Don Matias viendo el espectaculo.

Lentamente, empezó a empujar. Hubiera querido seguir lentamente, pero Beatriz emitió un ‘‘Hmmmm’’ tan dulce apenas le sintió moverse, él se sintió tan dulcemente apretado aquélla cavidad húmeda, que no pudo evitarlo, las ganas tiraron de sus caderas, y empujó con fuerza, acelerando más y más, ahogándose en sus propios gemidos, apretando más a Beatriz contra él, mientras la pobre Sra. Montes de Oca conservaba los ojos cerrados, pero sonreía y se le escapaban los gemidos.

Los demás viejos celebraban la entera disposición de la Primera Dama, mientras que el otro viejo arremetia sobre ella sintiendo su miembro entrar y salir de aquella dulzura, frotarse intensamente contra ella, sintiendo que el placer le llegaba, y no sólo no iba a hacer nada por evitarlo, sino que quería que llegase cuanto antes, embistió con fuerza, saliéndose casi del todo… ¡aaah!, cada vez que su glande se introducía en ella, el placer subía, era como si su columna se derritiera! Don Tomás la estuvo jodiendola bien duro, durante un cuarto de hora por el chocho, ahi frente a todos. Luego como él no había probado su culito, pues lo quiso aprovechar, volteandola boca a bajo y poniendola a cuatro patas en la sala, a la vista de todos la quería encular.

-‘‘Descuide, Señora ..se lo voy a volver a colocar después ’’. Le dijo al momento de quitarle el corcho del rabo.

Ya sin miramientos, se la dejó ir por el recto, la pobre nomás ahogaba sus pujidos en sus manos, pero sus agujeros ya no mostraban ninguna resistencia, le estuvo dando duro, como a una perra, en ocasiones la agarraba del pelo para impulsarse salvajemente. Luego para descansar la hizo mamarsela unos quince minutos. Luego la hizo montarlo, colocó su punta al cielo y de un sentón se la volvio a encular. Le estuvo dando por el culo un buen rato, de repente Beatriz sintió como Don Tomás explotaba dentro de ella y el semen se hundía en sus intestinos. Ella no lo pudo evitar y se corrío con él, provocandole un gran placer con los espasmos de su ano. Tuvo un orgasmo largísimo e intenso, que la dejo ahora si, sin fuerzas. Cuando se levantó Don Tomás, le volvio a meter el tapón de corcho que llevaba antes de nuevo en el culo.

Don Tomás se vistio, estaba claro que ya había terminado con la Primera Dama, mientras que ella seguía ronroneando como una gatita. Pero antes que ella pudiera reaccionar, Don Matias tomaba su lugar y la volvía a violar por el mismo lugar. Don Matias esta vez lo hacía a pelo, así que seguramente veriamos a Beatriz con una comezón intensa en el chocho, no sé como le hiría con el Sr. Montes de Oca despues, pero talvez, talvez veríamos al Gobernandor de esta ciudad, rascandose los güevos.

-‘‘¡Dale duro, Matias!... que lo esta gozando ’’. Le dijo mientras le palmeaba la cola a Beatriz.

-‘‘¿Ahh... si? ’’. Dijo él aumentando el ritmo y acariciándole el sexo con sus dedos.

-‘‘¡Ohh! nooo.. nooo... ¡ahhh!.. ¡ahhh! ...’’ Gemía ella sin poder contener los espasmos.

Don Matias puso toda su artillería en juego. Mientras los demás viejos veían como se retorcía en el suelo y se burlaba de la cara de placer de la Primera Dama.

-‘‘¡Des.. ¡ahhh!.. graciados.. ¡ahhh! ¡ahhh! ¡ahhh! ...¡siii!! Esta delicioso... ¡mas! ..¡mas! ..¡mas! ¡uuuuuuuuuhhhgggg! ’’. Dijo Beatriz explotando en su quinto orgasmo.

Como un volcán enfurecido Beatriz se retorció en el suelo mientras sentía el fuego que le recorría el cuerpo. Se sentía volar. De repente sintió una fuerte descarga caliente dentro de ella y Don Matias que se quitaba de su ano. Ante la mirada incredula de todos en la sala, las manos de Don Matias se acercaron a sus nalgas y las abrieron mostrando el enrojecido ano de Beatriz y la leche que salía de dentro chorreando por sus muslos. Pero inmediatamente el corcho fue colocado para impedir que lo expulsatra todo. Beatriz tirada sobre el suelo en esa posición sintió por un largo rato como el semen escurrido se le secaba en sus muslos y en sus piernas. Se sentía terrible. Su ano le palpitaba, su cuerpo ya comenzaba a entumecerse... toda ella estaba exhausta.

Pero para la pobre, el siguiente en entrar fue Don Arturo, que yo creo que el espectaculo era lo que necesitaba, porque ya mantenia su pene erecto a pesar de su avanzada edad, cuando iba enfilado, sus amigos lo alentaban y le aplaudian:

-‘‘¡Dele, Don Arturo! ..acuerdese de sus viejos tiempos, Jajajaja..’’

Debio de ser todo un espectáculo para él, ver a esa pobre Señora así de ofrecida, con su chocho totalmente abierto, y el tapón asomando de su culo. Se puso hecho como un toro, la penetró de un sólo golpe y comenzó a bombearla fuerte y duro. No dejaba de insultarla, y babear encima de ella.

-‘‘Toma, Mamacita ..¿esto es lo te gusta, Putita? ...’’ Decía el pobre viejito encima de Beatriz.

-‘‘Bien, Don Arturo, bien ..así es como se debe de montar esas viejas putas ’’. Le decian sus amigos ya descansando.

El culo no se lo tocó, y el tapón siguió en su sitio. Acabó muy rápido y se corrió con un pequeño grito. Ella a estás alturas no parecia aquella mujer flamante y espectacular que conocía, estaba peor que una guarra de callejón, tenía las tetas llenas de su saliva y sus agujeros mas grandes que su boca. El viejito se salió de ella, y se quedó tumbado en el piso recobrando el aliento. Ella mientras permanecia en el suelo ya sin moverse, el escosor de sus partes la estaba matando. Con mucho cuidado la levantaron y la sentaron en un sillón, tratando de que no se le fuera a salir el tapón y que se fuera a derramar todo.

-‘‘¿Qué tal Beatriz? ..¿como te lo has pasado? Jejeje..’’ Le dijo Memo al verla a su lado.

La pobre ya no sabía quién le hablaba, ni dónde estaba, sentía su cuerpo muy adolorido y con un extraño objeto en su recto.

-‘‘Bueno, Señores ..son las 4 de la mañana. Ya va siendo hora de que finalicemos. Nuestras mujeres nos esperan en casa y mañana tendremos que dar muchas explicaciones Jejeje..’’ Dijo Memo dirigiendose a sus clientes.

Finalmente cada uno tomó una copa de champán, levantandolas todos al vuelo, iban a brindar por el gran placer que les había brindado la Primera Dama. Cuando lo iban a hacer, voltearon hacía Beatriz y dijeron:

-‘‘Esperen, nos falta darle nuestra gratitud a la Señora ..que descuidados somos. Ella también tiene que brindar ’’.

Don Matias se acercó a ella y la hizo inclinar, poniendo una copa debajo de su ano, retiró el tapón, al tiempo que le pedía que hiciera fuerza. Del dilatado recto de Beatriz, salió un chorrito del semen que tenía bien almacenado, que fue a caer directo a la copa. Tomaron la copa, y Don Tomás sacó el condón usado, dónde todavía permanecia el semen de la anterior follada, lo vertió dentro de la copa, diciendo:

-‘‘Esto es de mi parte. Jajaja...’’

Ellos alegres brindarón ‘‘Por que El Sr. Gobernador gane la Candidatura Jejeje..’’ Y todos se bebieron sus copas. A ella le taparon la nariz para que abriera la boca, ya sabrán la clase de bebida que degusto la Señora. Tras esto, Don Matias dijo:

-‘‘Memo, me la he pasado espectacularmente ..no cabe duda de que eres el mejor Padrote de todo el país. Por tu dinero no te preocupes ya mande depositarlo ..será una pena que te tengas que marchar. Ahora me largo a mi casa, y usted Señora, espero verla en la inauguracion de la Empresa Jejeje.. Dele un saludo al Señor Gobernador de mi parte ..ha sido todo un honor Jejeje..’’

Todos tomaron sus pertenencias y se fueron despidiendo de Memo, la pobre todavía no sabía que había pasado, creo apenas estaba logrando a recobrar el conocimiento, porque sopesaba en su boca como sintiendo un pequeño sabor agrio y espeso en su boca. Como pudo logró recoger lo que quedaba de su ropa, desperdigado por la habitación. Tomó su bolso y cuando ya se iba se topó con su agresor:

-‘‘Vaya, creo que ya estás mejor, Beatriz ..acabo de despedirme de tus buenos amigos. ¡Felicidades! ..los has dejado muy contentos con tu compañia. Están anciosos de que se vuelva a repetir ’’.

-‘‘¡Estás loco maldito! ..me volviste a drogar, desgraciado. Espero que ya estes conforme ..me has utilizado como a una Puta. ¡Quiero lo que me prometiste! ..y espero nunca más volverte a ver ’’.

-‘‘Es una pena que no quieras trabajar para mi, Beatriz ..lograríamos muchísimo dinero. Por lo otro no te preocupes, yo cumplo mi palabra, el video no lo tengo aqui, pero lo tendrás, ahora ve y date un baño, estás asquerosa. Yo te hablaré para entregartelo ..te lo prometo ’’.

Y salió del chalet. Se vistío como pudo fuera de la casa, arrancó su camioneta y volvío a su casa. Me imagino que estuvo llorando pensaba cómo había sido capaz de realizar tal depravación, a la que había sido inducida por Memo esa noche. Había perdido totalmente los papeles y su voluntad había sido plenamente anulada por la sobredosis de droga que le habían suministrado. Pero por una parte ella sabía que tenía algo de la culpa, de tal modo ella había ido buscando sexo, sabía que la obligarían, por eso no dudo en hacerlo, de cualquier modo ella así lo quería, quería que le dieran una buena montada como se la habían dado, hace mucho que que no sentía así, completamente satisfecha, con el culo y el chocho escocido, rosado y floreado, estoy seguro que esta noche no se le olvidaría como no se le olvido el Borre entre sus orgasmos. Muy en el fondo ella era como Mamá, les encantaba ese sexo no consentido que les hacía sacar lo Putas que llevaban dentro. ...


Hola a todos los lectores y fans de esta serie, espero y no haberlos aburrido con tan largo Capitulo, pero me encanta relatar los hechos sin pasar ningún detalle, espero estarlo logrando.. en el siguiente Capitulo, Mamá se pone muy triste, ya que su chulo se le va, pero no crean que se va a si nomás, antes le da una buena montada como para no levantarse en 8 dias... esperenla, no tardaré mucho en corregirla, por otra parte les agradesco sus comentarios y que esten pendientes de cada detalle de la mini serie, como les decía, mandenme sus sugerencias y recomendaciones ..y si tiene algún relato en dónde pueda darles mi opinión, no duden en hacerlo, a mi también me encanta leer todo tipo de relatos, espero sus aportaciones y sugerencias.

Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (21)
‘‘La Despedida del Chulo.’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles
más... les mando un cordial saludo....
pedritapia08@hotmail.com



9 comentarios:

  1. gracias por esta nueva entrega, es una lastima que Memo se vaya sin prostituir a Mónica

    ResponderEliminar
  2. Qeremos que Memo vuelva!!!
    Firma: Club Admiradores de Memo.
    ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. yo no quiero que vuelva me decepcionó

    ResponderEliminar
  4. tiene que emputecer a monica, ya sea el o fernando

    ResponderEliminar
  5. Esperemos que Monica vuelva a ser poseida carca de su hijo, sin que le importe.

    ResponderEliminar
  6. A mi entender, Memo tiene mucho que aprender de Fernando, esa es la poronga que Mónica necesita.
    Sólo él sabe entenderla.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno pero esta situación es repetida. Se me hacen largos los relatos (me salto párrafos enteros de mete-sacas para enlazar en donde continua la trama). Mucha descripción ralentiza la trama. Me gustarían mas situaciones y menos descripciones de polvos que no aportan nada. Esto es como el cine, no hace falta ser tan explicito en lo evidente si no dejar mas a la imaginación. Ehmmm, no son comparables Fernando y Memo, son 2 tipos muy diferentes, uno es un chuloputas y el otro un sádico. No son los protas, la prota es Monica y su hijo, en ellos pivota la historia, así que Fernando y Memo son prescindibles por nuevos machos que están por aparecer. Ademas falta el desarrollo de Pedrito , su iniciación ya de una vez en la practica del sexo de dominación. Pedrito domina la situación a su manera, es un dominador, tiene que empezar a mostrar sus armas. Tiene que empezar a chulear a su madre y sacarla de paseo para que la follen al gusto de Pedrito. Otra cosa , ya que escribes tanto pon mas acción a las historias, mas trama y menos descripciones de polvos. Otra cosa, generalmente los 3 párrafos con los que sueles empezar ...sobran, que lean toda la historia, no hace falta repetirse tanto y hacer tan largo el relato. Mas ideas, yo terminaría el relato entrando ya en el el siguiente para dejarnos la miel en la boca ( de esta forma te ahorras esos 3 párrafos repetitivos con los que siempre inicias y continuarias en donde te quedaste en el anterior). Bueno, un ultimo comentario, me hace gracia y me gusta como introduces la tecnología y el tema drogas, enriquecen la historia, yo tocaría mas temas que domines. Y si ya haces que Pedrito sea un despiadado asesino vengador de los abusadores de su madre creo que ya tendríamos una novela completa x) venga..ya , saludos desde España y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  8. No estoy de acuerdo, Pedrito tiene que seguir así, el es un niño al que le gustan las escenas morbosas, no un chulo; Para chulos Fernando.

    ResponderEliminar