Translate

miércoles, enero 25, 2012

Capitulo (21)



© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (21)

‘‘La Despedida del Chulo.’’


La verdad lo que había vivido la pobre Beatriz aquella noche había sido brutal, tres tipos asquerosos había violado y humillado a la Primera Dama, de eso ya habían pasado 3 dias, ella se mantuvo distante esos dias, Mamá trató de comunicarse con su amiga pero le informaban que estaba delicada y que no queria salir de su cuarto. Mi Mami en el fondo creia saber lo que le pasaba, ya que cuando fueron violadas en casa por aquellos desgraciados hizo lo mismo, y duró meses en reanimarse, mi Madre se quedó muy pensantiva, se preguntaba si había vuelto a pasar por lo mismo, la verdad que tanto su chulo como yo lo sabiamos, pero por supuesto que no le ibamos a decir nada, yo dejaría las cosas como estaban, además era mejor que fuera la Madre de aquel fanfarrón y no la mia.

Por otra parte, el chulo seguía haciendo lo que quería con mi Madre, no respetaba el sitio ni la hora para hacer sus cochinadas, lo digo porque mientras yo estaba entretenido en otras cosas ( escribiendo relatos ) ellos dos daban rienda suelta a sus pasiones por la casa. En una ocación, mientras yo andaba jugando por la casa con mi balón, vi que llegó el chulo, en su flamante Audi color escarlata, tuve un presentimiento de que algo iba a pasar, mi Madre se encontraba fregando los trastes en la cocina. Llevaba un vestidito corto, floreado por todos lados, de esos que las mujeres llevan para ir por la casa cuando el tiempo es caluroso, aunque para mi Mamá eso de la comodidad lo tomaba a la ligera ya que ella estuviera en casa o fuera a salir lo hacía siempre muy elegante. Sin sujetador, sus pezones se marcaban en el vestido, y como este era cortito, llegando a medio muslo, dejaban una buena cantidad de pierna al aire.

Yo conocía ya bien a ese desgraciado, y el sitio era lo que menos le importaba para hacer sus cochinadas. Así que cigilosamente y como me caracterisa, me acerqué por la parte trasera de la casa, dónde se encuentra la puerta que une la cocina con el jardín, yo ya sabía que la puerta trasera tenía en la parte baja una pequeña puertita por dónde entraba laly, una pequeña perrita que tuvimos en algún tiempo. Me tiré en el suelo y empujé con mucho cuidado la puertita, sólo para alcanzar a ver lo que podía suceder ahi dentro, estaba algo incomodo, pero no me iba a perder de la excitante escena de ver a mi Madre con su novio. Sólo al llegar el chulo se le acercó por detrás.

-‘‘¡Hola mi amor! ..¡Mmmhh! Estás deliciosa ’’. Le dijo pegandole todo su cuerpo a la espalda de mi Madre.

-‘‘¡Hola mi vida! ..¡Ummm! Parece que mi macho está caliente ’’. Dijo mi Madre al sentir el bulto del chulo repegado a sus nalgas.

-‘‘Mucho, Mónica ..necesito cogerte ’’.

-‘‘¿Estás loco? ..Pedrito anda por la casa. Luego Papi, cuando se meta a su cuarto ’’. Le dijo mi Madre tallandose contra su cuerpo como gatita juguetona.

-‘‘¡Ummm!, mi amor ..no puedo esperar. Venga, echemos uno rapidito ..si Pedrito entra lo escucharemos por puerta ’’.

-‘‘¡Uf!, no sé, Memo ..si nos pilla no sé como irá a reaccionar ’’.

-‘‘Oh, no te preocupes ..lo haré rápido ’’.

-‘‘No mi amor ..mejor vallamos a mi habitación, aqui puede ser muy peligroso ¡Mmmhh! ’’.

Memo se arrodilló detrás de ella, le subió el vestido con ansia desmesurada, ante su vista aparecieron esos hermosos y suculetos par de cachetes rosados enfundados en unas preciosas tanguitas azules que combinaban con algunas flores de su lindo vestido. Metió sus dedos entre el elastico de ellas y las fue bajando hasta las rodillas. Después, ante la bella imagen que le producia ver las nalgas de mi Madre al desnudo, enterró su cara entre esas fabulosas carnes de mi progenitora. Ella gimió y sacó su tremendo trasero hacía atrás para facilitarle la labor, las nalgas de mi Madre son su mayor orgullo, y esque las tiene perfectas como en todos los relatos se los he dicho, las tiene casi como mi actriz favorita de las peliculas, ‘‘Alexis Texas’’ hechenle una hojeada y sabran de que les hablo. Pero volviendo a mi relato, ella sintió como la lengüa de él empezó a lamerle el ojete.

-‘‘¡Oh por dios, Memo!! ..¡me encanta como me lo haces! ¡Mhmmm!! ’’. Gimió mi Madre mordiendose los labios.

El chulo estaba desquiciado con ese trasero, lo chupaba y lo lubricaba ancioso, como si le fueran a ganar el mandado. Por otra parte Mamá gemía, pero estaba pendiente de la puerta en la otra entrada, atenta a cualquier ruido, lo que no sabía era que yo la observaba por la otra puerta, dónde jamás se imagino que pudiera estar. Memo le abrió los exquicitos cachetes con las manos y empezó a meter la punta de la lengua directo en el culo de mi Madre. Sabía que eso a ella le encantaba.

-‘‘¡Ohhh!, Memo ..como me pones, Papito. Mi hijo en el patio y tu aquí comiéndole el culo a su Madre. ¡Uhmmm!! Y seguro que luego me lo vas a querer tronar, ¿verdad? Me vas a dar por el culo mientras mi niño juega por ahi ’’. Le dijo mi Madre dejandome con la boca abierta.

-‘‘Sí, preciosa ..te lo voy a hacer. Y si tu niño aparece, le diré que mire como enculo a su Madre como debe ser. ¡Que apretadita estás! ..hasta parece que nunca te lo he tronado ’’.

-‘‘¡Uhmmm!!, Papi ..no digas esas cosas que me pones cachonda ¡Uhmmm! ’’.

-‘‘¿Usaste el tapón como te lo encargué? ...’’

-‘‘Si, Papito ..me lo puse ahora en la mañana. Pero me lo quité para hacer la limpieza ..pero no te enojes, ya lo tengo listo ¡Uhmmm!! ’’

-‘‘Muy mal, Putita ..quiero que cargues con el todo el día, así cuando se me antoje te dare por el culo y no te dolera ’’.

-‘‘No te preocupes, mi amor ..lo haré como tú dices ¡Uhmmm! Que rico me lo comes. ¡Aaaahhh!! ’’.

Mamá se llevó una mano a su encharcado chocho y empezó a masturbarse mientras su chulo le seguía comiéndole el culo. La verdad no se de que tapón hablaban, pero ya me imaginaba de cuales se refería, seguro que el desgraciado ya le había regalado uno como el que le había dado Fernando no hace mucho, de esos embonadores plug, de los que sirven para aflojar el ojete, ya que la última ocasión que habían querido hacerlo, mi Madre lo tenía muy apretado. En un instante el jodído chulo ya la había puesto como una moto. Siempre la ponía cachonda con sus lamidas y agasajadas, sabía que mi Madre se moria cuando le tocaban las nalgas.

-‘‘¡Aaahhh!! Memo ..mi vida. Venga, mi amor ..¡dame por mi culito! ¡Méteme tu cosa! ’’.

Memo se levantó rápidamente como despavorido, sacó su tremendo falo que se mantenia atrapado como una bestia rabiosa entre sus pantalones, Mamá quiso sobarsela un poco, pero él le quitó la mano, no buscaba carisias en ese momento, sólo saciar sus instintos en un agujero. Tomó su mastil con una mano para dirigirlo a su presa, que en esta ocasión no era más que el pequeñito rosado ano de mi Mami, apuntó y se la metió hasta el fondo. El culito de mi Madre ya estaba listo para su pene, el tapón del que hablaban había hecho bien su trabajo. Ya no había dolor. Sólo placer. El chulo la agarró por las caderas y empezó una gran enculada.

-‘‘¡OUUhhhhh!! Papi, que delicioso si, si, sigue así. ¡Cómo me gusta que me des por mi agujero ¡Ouchh!! Cómo me gusta sentir tu cosa bien adentro y saliendo de mi. ¡Hayyy!! ¡Ouchhh!! Así, ¡asiiiiií!! ’’.

-‘‘¿Te gusta mi amor?, ..¿te gusta como tu macho te da por el culito casi en las narices de tu pequeño hijito? ’’. El desgraciado incrementaba su maldito morbo haciendo que mi Madre hablara de mi mientras la enculaba, le encantaba estarla montando mientras sabía que yo los estaba viendo o los estuviera escuchando.

-‘‘Malo, me gusta que me digas esas cosas ¡Hayy!! ..claro que me gusta. ¡Ouchh! ’’

Mi Madre estaba en las nubes, ya no le importaba que yo pudiera entrar en cualquier momento y verlos, en su rostro se mostraba una cara de fascinación y excitación que pude ver nuevamente aquella locura pasional que había visto cuando la habían drogado o cuando había sido abusada por aquellos desgraciados. Esa locura, ese apetito anal la había envuelto nuevamente, en el punto más álgido de su excitación creyó que explotaba por dentro, sentia mayor placer siendo penetrada por el más estrecho y adolorido de sus agujeros. Así se lo dio a entender cuando ella se levantó un poco, sacándose la verga y tomándola con su mano, como su dueña, su ano lo tenía muy enrojecido y bastante dilatado, que aun herido palpitaba esperando una nueva incursión.

-‘‘Sientate, mi amor ..tu hembra te lo va hacer ’’.

-‘‘¿Estas segura? ..luego te quejas de que asi se va hasta el fondo ’’. Preguntó incrédulo Memo por las pasadas actuaciones.

-‘‘Si ...’’ Fue su tajante y lujuriosa respuesta.

Para dar por sentada su posición al respecto, el chulo jaló una silla y se acomodó sobre ella, después con su verga dura como el fierro la sostenía en forma vertical como invitandole a mi Madre a su asiento. Ella misma de dirigió a él y dandole la espalda se fue sentando sobre su verga. Mordiéndose los labios, para no dejar escapar quejidos de dolor, fue hundiéndose de a poco su maciza estaca. Memo sólo se limitó a guiar su accionar, tomándola por la cintura. Su piel se estremecía mientras descendía.

-‘‘¡Ufff!! ¡Uhmm! ’’. Se quejó, en esa posición le era mucho más dificil.

-‘‘Ya casi ...’’ La animaba Memo, sintiendo como su tranca se perdia entre las profundidades de mi Madre.

Las piernas de mi Madre empezaban a temblar, producto del trabajo y la incomodidad que le producia estar en esa posición tan expuesta, con las piernas como parentesis y sostenía solamente con las puntas de sus pies trataba de bajar lentamente, toda su piel se baño en brillo, producto del cansancio o tal vez de su excitación. No aguanto más y se dejo caer.

-‘‘¡Ayyyy!! ’’. Clamo adolorida.

Lo abrazó con fuerza mientras su cuerpo se reponía de aquella dolorosa incursión, de aquella forzada penetración que parecía haberla partido. Con su rostro escondido entre el hombro y el cuello de su amante, en voz baja le reclamó:

-‘‘¡Ah!, ¡ah! Mira en que me has convertido ’’.

Aque se referia mi Madre, ¿en una Puta?, ¿en una ninfomana?, o quizas ¿en una adicta anal?... quizás esta última se acercaba más a la respuesta, ya que estaba dispuesta a sufrir ese dolor inicial en pos de un clímax mayor. Por un instante se quedaron en silencio, pero preso de la curiosidad su amante se atrevió a preguntar:

-‘‘¿En qué? ..¿enque te he convertido? ’’.

Apartándose ligermante de su hombro, y mirándolo fijamente, con un brillo inusual en sus ojos, y con un gesto cariñoso, tal vez excitado, le respondió:

-‘‘En una adicta a tu verga ’’. Le respondió secamente mi Madre.

Gratamente sorprendido y halagado, el chulo quiso responderle algo, retribuirle, pero mi Madre no le dio tiempo a ninguna replica inmediata. Quizás esperaba una respuesta física y no con palabras, ya que procedió a menear su delicioso trasero por la entrepierna de su macho agradandolo de gran manera. Era la segunda vez que mi Madre le hacia esa maniobra cuando tenía su tranca empalanda por el culo… tras el gesto de sufrimiento inicial, un gesto de gozo fue cambiando su expresión, transformando el dolor inicial en incipiente placer, su piel se erizó nuevamente al sentir recobrada esa sensación.

-‘‘¡Uhmmmm! ’’. Suspiró aliviada al notar que el dolor cedía y la excitación ganaba paso nuevamente.

Mi Madre más segura, comenzó a ir y venir suavemente sobre esa verga. Su chulo continuaba guiandola por la cintura, los labios de mi Madre buscaron los suyos que en generosos besos le retribuían el placer que su verga le generaban a su pequeño agujero. Luego el chulo bajó y con sus labios dirigió a sus henchidos pezones que parecían que iban a explotar. Yo estaba espectante ante tal escena, estos tortolitos no respetaban lugar en la casa donde derrochar su pasión, para mi suerte logré adelantarme si no quizas si los hubiera sorprendido en plena acción el cocina cuando hubiera venido de regreso.

-‘‘¡Oh si, Papi! ..tómame, así ¡Aaahh!! Disfruta de mi cuerpo como yo disfruto de tu cosa ¡Uhmm! ’’. Murmuraba jadeante.

El sudor empezaba a bañarnos, el subir y bajar de sus cuerpo era cada vez más rápido, sus gemidos, el golpeteo de las nalgas de mi Madre contra la ingle de su chulo era cada vez más grotesco, la dulce fricción y el placer que provocaban iban en aumento, sólo que ahora sus fuerzas iban en descenso.

-‘‘¡Ahhh! ..vamosss, vamos, Papi. ¡Dame más!, dame más ¡ahhh! ’’. Le rogaba con sus mejillas encendidas y su rostro cansado.

El chulo con sus manos rodeó las voluminosas nalgas, y con sus brazos la ayudaron en su tarea de ascenso y descenso, primero imitando su ritmo, luego incrementándolo. Ahi estaba mi Madre, brincando sobre su chulo en plena cocina recibiendo un nabo por la cola sin importarles ya que yo pudiera escucharlos.

-‘‘¡Siiii!! ..¡asiii!! ¡ahhhh!! Ya casi, Papi ¡Uhmmm!! Me encanta como me lo haces ..como me las agarras ¡Mhmm!! ’’. Exclamaba satisfecha.

Su castigo auto infringido, esta auto penetración, estaba llegando a su clímax, los movimientos, las incrustaciones eran cada vez mas frecuentes, mas vertiginosas. Los senos de mi Madre vibraban rosandole el pecho a su macho, sus voluptuosas nalgas retumbaban contra su entrepierna, los brincos frecuentes y los quejidos cada vez iban disminuyendo, ese extraño olor a sexo cada vez inundaba más la cocina, ella le sollosaba cosas al oido que no lograba escuchar pero cuando observé como el tipo metia la mano para alcanzar el chocho de mi Madre lo deduje.

-‘‘¡Ahhh! Asi, Papi ¡ahhhh! ¡ahhh! ’’. Gemía mi Madre sin control.

Siguieron cogiendo unos minutos más. Memo en veces le agarraba las tetas y se las apretujaba como si fueran esponjas. Otras veces le daba besitos en los lóbulos de las orejas, haciendo que mi Madre se retorciera de placer. También le daba suaves nalgadas con las manos. Eso a ella le gustaban, pero su Macho estaba tan caliente que sintió que el momento se acercaba. En un último movimiento Mamá se dejó caer con fuerza, clavándose toda esa verga lo más que pudo, luego meneo nuevamente su apetecible trasero, mientras su cuerpo se retorcía producto de un nuevo orgasmo.

-‘‘¡OHHHH!! Cielos ¡Uhmmm! ’’. Suspiró agradecida.

-‘‘¡Ooohhh! Mónica ¡OOOHHHH! ..tu macho se va a correr ’’.

-‘‘¡Si mi vida! ..dale a tu hembra toda tu leche calentita. ¡Uhmmm!! ’’.

-‘‘¡Oohhh! ¿Dónde la quieres mi amor? ¡Uhmm! ..¿dónde quieres que tu macho te los heche?, ¿en tu culito?, ¿en tu boquica?, ¿o quizas en  la carita? ’’.

-‘‘Oh mi amor ..en dónde tu quieras mi vida. ¡Pero dámela ya! ..que me ¡Aaahhh!! ¡Corroooo!! ’’.

-‘‘Pues toma leche, mi vida ..en tu culito, ¡Arrgghhhh!! ¡toma!, ¡toma!, ¡toma! ¡Ufff!!, ¡ufff!! ’’.

Cada ‘‘toma’’ era un chorro de semen que se perdía dentro del culo de mi Madre. Cada ‘‘toma’’ iba acompañado de un espasmo de placer de Mamá, que hacía que su esfínter se cerrara alrededor de la tranca que la jodia. El orgasmo de mi Mami fue muy fuerte y largo, tanto que se tuvo que sujetar fuertemente de él para no caer, sus piernas se tensaron soportando la oleada que su cuerpo retenia. Cuando la tranca dejó de soltar su lava ardiente ella seguía con los músculos tensádos, los ojos cerrados, la respiración entrecortada. Los espasmos la recorrieron producto de esas ráfagas de semen invadiéndola. Nuevamente su rostro descansó en el hombro de Memo, el desgraciado la había enculado hasta desfallecerla. Su cuerpo brilloso en un empapante sudor reposaba relajado, agotado, descansaba contra el suyo. Sus senos dejaban de golpear el tórax de su amante en clara evidencia de que su respiración recobraba su ritmo habitual.

-‘‘¡Aaahh! ¡ahh! ¡aahh! ¡ah! ’’. Mi Madre no decía nada, sólo sofocaba su orgasmo.

-‘‘¡Vaya! ..creo que necesitamos un baño Je je je..’’ Dijo Memo finalmente notando sus cuerpos sudorosos.
Mamá alejó un poco su rostro de su hombro y lucia un poco perpleja, tenia una graciosa expresión, abrio timidamente los labios y le dijo, casi suplicó:

-‘‘Si, pero que esta vez solo sea una ducha Jijiji..’’

-‘‘¡Ufff!!, ¡ufff!, ¡ufff! Fue delicioso. ¡ufff!! Adoro como me aprietas el nabo ’’.

Luego sus cuerpos se relajaron. Con piernas tambaliantes mi Madre se levantó ligeramente, Memo sacó la tranca del agujerito de mi Mami, despacito, sintiendo como ese hoyito se lo exprimia a la salida. Ella sentía que sus piernas no le respondian, se puso de pie y se subió las pantaletas, sin importarle manchalas del viscoso nectar de su macho. Se recargó en el fregadero y se lavó la cara con agua, la tenía ardiendo, estaba muy sonrojada y era clara su agitada respiración. El sujeto descansaba sentado, con su tranca semi-erecta aún de fuera, ligeramente de costado, descansado en su bien marcado abdomén, sin importarle que yo pudiera entrar y verlo en esa situación. Se limpió el sudor y se puso de pie, le dio un beso en el cuello y se marchó a darse una ducha. Mamá se quedó reposando en el fregadero, tratando de amitigar su fatiga y haciendo que su circulación trabaja de nuevo. En eso entré a la casa y me dirigi hacía ella, sabía que ya no había peligro y quería ver su reacción.

-‘‘¿Que tienes, Má? ...’’

-‘‘¡Hay!, Pedrito ..me asustaste. Nada mi amor, sólo que me fatigé de estar fregando los trastes ’’.

-‘‘Pero Mamá, si tienes lavatrastes ’’. Le dije poniendola más nerviosa.

-‘‘Si, lo sé mi amor ..pe, pero no me gusta como quedan. Co, como que no los limpia bien ..cre, creo que ya no funciona o algo asi. Además a mi me gusta hacerlo ..así me siento más como tu Mamá, mi amor ’’.

-‘‘Vi el auto de Memo, ¿dónde esta, Má? ’’.

-‘‘Llegó muy cansado, mi amor ..debe de estar duchandose ’’.

-‘‘Deberías descansar un poco, Mamá ..te vez muy fatigada ’’.

-‘‘Si mi amor, ya terminé ¡Ufff!! Ahorita lo hago ’’.

-‘‘Huele extraño, Mámá ..como no se a qué ’’. Le pregunté al darme cuenta de ese caracteristico aroma a dos cuerpos copulando.

-‘‘¿E, extraño? ..¿co, como a qué, mi amor? ’’.

-‘‘No lo sé ..extraño. Como a sudor o algo feo ’’.

-‘‘De, debe de ser el drenaje cariño ..si, si el drenaje mi amor. Ve a tu habitación yo enseguida lo limpio ..no te preocupes ’’.

Me fui a mi recamara ya sabran a qué, tenía que desahogarme, pero no sin antes percatarme de la linea de fluido que empezaba a precipitarse por sus largas piernas haciendo que mi Madre tuviera que cruzarlas para evitar que yo pudiera notarlo, ( obvio que no pudo hacerlo ) Al salir no solo ella estaba extaciada, si no que me pude dar cuenta que yo tambien mostraba mi pequeño bulto dentro de mi pantalón y una ligera mancha de humedad que ya había logrado traspasar la tela ( no entiendo como mi Mami no vio el bultito que hacía mi pantalón ) Al subir me tope con el desgraciado ese, que venía saliendo del baño sacandose el agua de las orejas.

-‘‘¿Que hay, Pedrito? ..¿como te la has pasado? ’’.

-‘‘¡Hey, Memo! ..bien, pero como veo no al igual que a ti ’’.

-‘‘¡Oies!, necesito pagarte los favores que me has hecho ..¿recuerdas que te prometí que tendrías a Yuli en tus manos? ¿Pues que te parece hacerle un video? ..así la tendrías en tus manos para lo que quieras ’’.

-‘‘No lo sé la verdad, Memo ..no me gusta hacerle nada a las personas ’’.

-‘‘¡Es una oportunidad unica, Pedrito! ..talvez pueda ser la última que tengas antes de que Yuli se vaya a la Universidad. Yo lo pensaría muy bien y lo tomaría en cuenta ..un video de esos te puede servir de mucho ’’. Me dijo el desgraciado como si yo fuera de su misma calaña.

-‘‘¿La vas a chantajear? ...’’

-‘‘No para nada ..no me interesan las niñas mimadas. Me he dado cuenta que dejan más las Señoras maduras y recatadas Je je je..’’ Era claro que me hablaba de la amiga de mi Madre el infeliz, lo que él no sabía era que yo ya llevaba un paso adelante y lo había grabado todo lo que le había hecho en su cochino chalet.

-‘‘¿Entonces porque me dices? ...’’

-‘‘Lo que pasa esque la muy tontita, no deja de mandarme mensajitos a mi celular. Y la verdad antes de que me vaya quiero estrenar a una jovencita Je je je..’’ Eso me dolio en el alma, era claro que el desgraciado antes de irse se quería tirar al amor de mi vida.

-‘‘¿Te vas a ir? ...’’

-‘‘Así es, Pedrito ..tengo que ampliar mis negocios. Se lo diré a tu Madre mañana en la cena ’’.

-‘‘La vas a lastimar ’’.

-‘‘Ya lo sé ..pero no me querras de Padrastro ¿verdad? ’’.

-‘‘Para nada ..yo sólo lo digo por ella ’’. Le dije con sinceridad.

-‘‘Ya lo sé ..pero ella debe de entender que no naci para una mujer. Ojala no la lastime ’’.

-‘‘No te preocupes, ella es muy fuerte ..sabrá reponerse ’’.

Me dirigi a mi habitación algo pensativo, la verdad era que mi Madre ya le había agarrado mucho cariño a ese sujeto, ya hasta se había olvidado de aquellos desgraciados chantajistas, pero ahora no sabía como lo iba a tomar, lo único que podía hacer era esperar para ver que sucedia y brindarle todo mi apoyo. Recordé lo que había dicho el chulo, creo que Yuli se había enamorado de él, desde aquel día que cometi la estupidez de presentarselo, ahora el amor de mi vida estaba prendidamente enamorada del semental de mi Madre. Recapacité, ¿que pretendería ese desgraciado con mi gran amor?, seguro que la llevaría a su chalet para abusar de ella, o quizas se la dejaría a unos de sus clientes para que la follaran, la verdad me daba una rabia pensarlo, así que me decidí y le dije que estaba de acuerdo, que me dejara ser parte en su plan.

-‘‘Muy bien, Pedrito ..ahora escucha con atención lo que te voy a decir. Llevaré a Yuli al chalet, tú te esconderas en dónde ya sabes, cuando tenga a Yuli a mi disposición saldras y la soprenderas ..yo te ayudaré para que la tengas a tu disposición ’’.

-‘‘Pero ..¿y si no quiere? ’’.

-‘‘No te preocupes ..tú me has dicho que sus Padres son muy estrictos con ella, ¿no es así? ’’.

-‘‘Si la verdad si ..la han querido castigar con llevarla a un internado de señoritas muy lejos ’’.

-‘‘Je je je.. Más a tu favor ..le diremos que si no quiere se lo diremos a sus Padres. Seguro que cae ..tú confia en mi. Deja todo en mis manos ..no me iré sin que la disfrutes confia en mi ’’.

-‘‘¿Cuando lo haremos? ’’.

-‘‘¡Mañana! ..la citaremos para mañana. Así que no hagas nada con tu cosita ..que mañana seguro la usaras Je je je..’’ Eso me sonrojo un poco, pero si las cosas salín como decía yo lo iba a disfrutar.

Me fuí a mi recamara a pensar bien las cosas, no podía creerlo, quizas mañana usaría mi palito con el amor de mi vida, estaba muy emocionado, tanto que le hize caso, me aguanté de los pujidos de mi Madre en la noche para no masturbarme, queria estar listo para mi gran amor, al fin tendría a Yuli para mi solito, estaba tan emocionado que no lo podía creer, ese día me acoste muy temprano, quería despertar lo antes posible, largas se me hacian las horas esperando ese momento. Yuli, iba a ser mia.

Como todas las mañanas me levanté temprano, y como no si este día sería un día especial, bajé con una sonrisota que no podía disimular ni quitar de mi rostro, me dirigí a la cocina, seguro que ahi estaría Mamá preparando el desayuno.

-‘‘¡Buenos dias, Má.! ’’.

-‘‘Pedrito ..te levantaste temprano ’’.

-‘‘Si, Má ..Memo me dijo que me llevaría con él a trabajar ’’.

-‘‘¿Te gusta mucho andar con él verdad? ’’.

-‘‘Si, Má ..me encanta su trabajo. Quizas cuando sea grande ..yo también haga lo mismo ’’. Si mi Madre supiera a que me refería.

-‘‘Ay, mi amor ..para eso tienes que estudiar mucho. Ser de bienes y raices no es fácil, mi vida ’’.

-‘‘Si, Má ’’. ¿Bienes y raices?, Ja.. si como no Mamá, pensé.

Mi Madre estaba preparando la ensalada, no pude evitar admirarla cuando me dio la espalda, traia su chortcito de seda que usa para dormir ¡Ufff!! espectacular. Cuando se movia para picar la lechuga, sus senos temblaban deliciosamente, y su trasero se sacudia moviendo el pequeño shorts que se le incrustaba en sus apetitosas pompas. Sintió que la observaba, porque volteó rápidamente, lo bueno para mi que era ya un profecional para disimular, que rápidamente voltié hacía el otro lado.

-‘‘¿Y dónde esta Memo? ’’.

-‘‘Salió muy temprano, mi amor ..me dijo que te dijera que vendria por ti cuando estuviera todo listo. ¿Pues que van hacer mi vida? ’’.

-‘‘Cosas de hombres, Mamá ..ya sabes ’’.

-‘‘Huy, mi niño ..ya habla como todo un hombrecito Jijiji..’’

Cuando nos sentamos a la mesa no pude evitar ver como Mamá se quejaba al sentarse, lueguito se me vino a la mente lo que le dijo Memo, seguro que traia taponeado el ojete, ¿o quizas lo traía adolorido por lo del dian anterior? no cabe duda que en esta casa sólo en sexo se pensaba. Realmente ver a Mamá comer, mientras un tapón le apretaba el culo fue muy excitante, tanto que veia a Mamá super colorada, pero ella trataba de bajárselo tomándo mucha agua fria.

-‘‘¡Mamá! ..¿que te pasa? ’’.

-‘‘Na, nada mi amor ..ando medio acalorada. Pero no te preocupes ..con baño frio se me quita ’’.

Terminé rápido, mi palito lo tenía a tope, con el simple hecho de tener a mi Mami de frente con un objeto en su trasero me tenía muy excitado, pero mi lechita ahora no le tocaría a mis manos, le tocaba a Yuli, el amor de mi vida. Me levanté de la mesa y le dije a Mamá que subiría a mi recamara, que me avisará cuando llegara Memo.

-‘‘Esta bien, cariño ..yo te aviso. ¡Uhmmm!! ’’.

Ese pujido se me hizo extraño, Mamá estaba ardiendo por dentro, simulé como que subia a mi recamara pero no lo hize, me giré rápidamente y me quedé pegado a la pared, me arrastré sobre esta hasta lograr ver lo que ella pretendia. Al llegar a mi angulo de visión pude comprobar que mi Madre seguía sentada sobre la silla, estaba ardiendo, se lo podía notar en sus mejillas y en la punta de sus pesones que sobresalian de su delgada pijama. Respiraba profundo, llevó su mano hasta su boca y mojó sus dedos con saliva, luego bajó su mano metiéndola por debajo del short's rosa de seda que usaba para dormir, lo levantó y metió su mano para tocar su coñito, me imagino que hizo a un lado su tanguita, porque pude escuchar el elastico estirarse dentro, comenzo a frotarme el clítoris con sus dedos, intensamente.

Sus primeros suspiros no tardaron en llegar, sus dedos frotaban con rápidez su clítoris, su chochito chorreaba fluidos, así que dejó bajar sus dedos hasta la entrada de su vagina y se metío dos de ellos, al hacerlo se estremecio estrepitosamente, notando lo caliente y húmedo que lo tenía, sus dedos entraban y salían de su vagina penetrandose sin parar. Empezó a gemir con fuerza, notaba como sus jugos resbalaban por su mano y por todo su chochito, lo tenía completamente mojado, y la tanga empapanda por completo.

Sacó sus dedos de su chochito y los llevó de nuevo hasta su clítoris, lo frotaba sin parar haciendo como pequeños círculos, comenzó a jadear cada vez más rápido, su cadera cada vez daba más respingos y su mano libre apretaba con fuerza uno de sus pechos por encima de su pijama. De repente todo su cuerpo se tensó, noté como su chochito se mojaba todavía más, dio un fuerte grito de placer, que ahogó rápidamente con su mano para no delatarse, y se corrío intensamente, pegando su cuerpo contra la silla y sin dejar de frotarse el clítoris hasta que su intenso orgasmo terminó.

-‘‘¡Oh por dios!, ¡Aaaahhh!! ¡Ummhhh! ’’.

Mi Madre se incorporó despacio, se metió una mano en su trasero y sacó ante mi sorpresa su embonador, lo quizo hacer lentamente pero este se le salió de prisa, lo tomó con su manos y fue y lo lavó en el fregadero, era de color lila, puntiaguado pero ensanchandose mientras se acercaba a la base, además contenia como un liquido en su interior, que hacía que cuando se moviera la burbuja se hiciera para todos lados. Cuando lo hacía no pude dejar de percatar el buen trabajo que hacía, el culo de mi Madre permanecia abierto unos centimetros, la muy cerda sabrá desde hace cuanto lo trairia puesto. Después de dejarlo bien limpio sacó un lubricante y volvio a rociarlo en el plug. Se abrió los cachetes de su trasero y con las dos manos lo volvió a empujar hacía su ano, le dio un par de vueltitas y se dio un pequeño masaje en culo, pienso que para dejarlo bien acomodado, después movio las piernas separandolas un poco para ver si se sentía incomoda.

Ya satisfecha con su tapón en el trasero de dirigió a su recamara, casi y me encuentra espiandola, pero enseguida le di vuelta a la pared siempre tratando de quedar detrás de ella. Era muy curioso verla andar con ese consolador en su trasero, paraba mas el trasero y movia exageradamente las caderas, en ocasiones se ponía su mano en el trasero empujando más el embonador, seguro que sentía que se le salía cuando subia las escaleras. Al ver esas escenas me dieron una ganas de pajearme, pero logré retenerlas, ya que esta lechita era para mi amada Yuli, que si las cosas salian bien la tendría entre mis manos esta tarde.

Como eso de las 4 de la tarde llegó Memo, el cual ya había preparado todo para chantajear a mi Yuli, no quisimos entretenernos mucho con Mamá, así que salimos enseguida. Ella trató de que subiera a su recamara, seguro que todavía andaba fogosa, ya que permanecia aun con su embonador en su trasero. En el camino me dijo que la había sitado a las 5 pm. que estariamos a tiempo para llegar, le dije que si pensaba usar un tipo de droga para sobornarla, me dijo que no, que una chiquilla calenturienta como ella eso era lo que andaba buscando, y era cierto, ya que desde que le dio la mamada en la casa anduvo rondando por la cuadra, lo que nunca hacía antes.

Llegamos al chalet, enseguida se me vinieron las escenas de Beatriz siendo jodida por aquellos viejos, la verdad que había sido brutal la manera en que la habían usado, seguro que la vería próximamente, ya que todavía no le daba las fotos y los negativos este desgraciado. Como era costumbre me metí en el cuartito de monitores, encendi todos enseguida, y mandé la señal a mi cpu, yo también necesitaba tener una copia de lo que sucedería esta tarde. No pasaron ni 20 minutos cuando apareció mi amada Yuli, venía muy radiante, con unos jean algo desgastados, pero creo que así era la moda. Los tenía bien ajustaditos a su cuerpo, que al darse la vuelta me mostró lo bien que se le miraba su trasero, además traia una playerita ombliguera, que dejaba ver la estreches de su cintura, y la perfección de su abdomen juvenil.

Memo en cuanto la vio no pudo quitar su vista ante esa presiosura de chiquilla, en sus ancias placenteras de placer sexual, y al parecer Yuli si estaba enamorada del chulo, ya que cuando lo miraba le brillaban los ojitos. La muy tonta no sabía en que pervertidas manos fue a caer.

-‘‘¡Pasa, Yuli! ..me alegra que vinieras ’’.

-‘‘Vine por que tu me lo pediste ..además, me dijiste por telefono que querias enseñarme las fotos que me tomaste ’’.

-‘‘¡Eh! ..este, si, si las fotos, ¡mira! Te sirvo algo, para que charlemos ’’.

-‘‘No tomo ..¿pero si tienes jugo o algún refresco? ’’.

-‘‘Enseguida te lo traigo ’’.

En cuanto el chulo le dio la espalda, Yuli casi se lo traga, realmente la chiquilla se sentía atraido por ese hombre mucho mayor que ella, en cuanto él desaparecio no tardó en arreglarse en el espejo y verse así misma por todos los angulos, para asegurarse que se encontraba perfecta. Es curioso ver como las mujeres se toman el tiempo para arreglarse y ponerse lindas para nosotros, sin imaginar que lo único que queremos es desnudarlas y poseerlas a nuestro antojo, pero en fin, que lo sigan haciendo, nosotros seguiremos haciendoles entender que nos importa.

-‘‘Toma, Yuli ..aqui tienes ’’. Le entregó un manzana.

-‘‘Muchas grasias, Memo ’’. Dijo Yuli ruborisandose.

-‘‘¡Estás presiosa! ..no me cabe duda que tu novio esta muy orgulloso de ti, ¿no es así? ’’.

-‘‘Ya no tengo novio ’’.

-‘‘¿Y eso porque? ..yo si fuera él, no dejaría a una preciosura como tú. Sería de tontos ’’.

-‘‘Así es ..¡es un tonto! Ya no quize andar con él. Ya no me gusta ’’. Dijo ella muy segura.

-‘‘Es una pena que una lindura como tú ande solita ..Y ahora quién va a abrasar y apapachar ese lindo cuerpecito que tienes ’’.

-‘‘Ji ji ji.. Nadie ..¡prefiero andar sola que con un estúpido engreido! Que sólo piensa en jugar basketball ’’.

-‘‘¡Niñatos tontos! ..no saben que una delicada flor como tú necesita de mucho amor, y caricias ’’. Le dijo eso al tiempo que llevaba su mano a su rodilla.

-‘‘Ay, Memo ..que cosas tan bonitas dices ’’.

-‘‘Tu bellesa me inspira, linda ..además, que delicada tienes la piel. Estas muy rica ’’.

-‘‘¡Aaahhh! ..¡Memo! ’’ Dijo Yuli al tiempo que suspiraba.

Memo empezó a acariciar su cabello, dicendole que estando tan bonita no tenía por que andar con niños babosos, que ella deberia de hacerlos sufrir por que es muy bonita y por que tenía un cuerpo maravilloso. Enseguida colocó una mano en su hombro y con la otra levantó su cara y acaricio sus mejillas, diciéndole:

-‘‘¿Ya ves, bebé? ..estás preciosa. Mirate en el espejo ’’.

La colocó frente al enorme espejo de la sala, y le dijo:

-‘‘¡Mira esos preciosos ojitos verdes que tienes, mi amor! ..esa boquita tan hermosa ’’. Pasando un dedo por sus labios.

-‘‘Lo sé ..¡es un tonto! ’’ Dijo ella aún con recelo.

-‘‘También tienes unos labios preciosos ..¡y mira el cuello que tienes bebé! No cabe duda que ese niño baboso es un idiota ’’. Le dijo acariciando su cuello y su cara.

-‘‘Pero esque así son de tontos los hombres ’’. Dijo Yuli, algo molesta.

-‘‘¡Shhhhh!! No todos ..ya no pienses más bebé. Lo que debes de hacer es ser compartida y dejar que los demas disfruten este cuerpecito que tienes mi amor ’’.  Y le dio un besito en la mejilla.

-‘‘¿Que dices? ...’’

En eso Memo la pone de pie y le dice:

-‘‘Date una vuelta y mirate en el espejo ..¿acaso no estás preciosa como para estar pensando en un niñato estúpido? ’’.

Se sentanron otra vez y Memo volteó hacía bajo de manera que vio sus piernas y le dijo:

-‘‘¡Mira, mi amor! ..esas piernitas que tienes están para comerse a besos ’’.

-‘‘¿De, de veras te gustan? ’’ Yuli ya estaba cayendo.

-‘‘Dime ..¿te gustó lo que hicimos aquel día? ’’.

-‘‘¿Que día? ...’’ Respondió ella sin evitar sonrojarse al darse cuenta a lo que se refería.

-‘‘No te hagas ..cuando te pedi que me chuparas ’’.

-‘‘¡Si! ..si ya me acorde, Ji ji ji.. Un poquito, si, si me gustó un poquito ’’. Dijo ella tomando un poco de jugo para quitarse el enorme nerviosísmo que estaba sintiendo.

-‘‘Y dime ..¿no te gustaría volverlo hacer? ’’. El desgraciado lanzó el latigazó.

-‘‘¡No, Memo! ..eso sólo lo hacen las mujeres fáciles ’’.

-‘‘Vamos, reina ..no me dirás que no te gustaría volverlo a ver ’’.

-‘‘¡Si!, Ji ji ji..’’ Dijo en forma coqueta.

No podía ni quería creer lo que estaba viendo, el amor de mi vida le estaba pidiendo al novio de mi Madre que le enseñara la verga, ¡Ufff!!.. Mi vida era de locos, estaba tan caliente que estuve a punto de salir y quitarsela al tipo en ese momento, pero me contuve, sabía que Memo no me mentiría y me permitiría hacerlo. Además, sentí deseos que siguieran, tenía cierta ansiedad por ver lo que seguía. Mi mente estaba ocupada en las reacciones de mi Yuli. Ella se miraba ansiosa, estaba a punto de ver otra vez esa verga en vivo y en directo y no se la perdería por nada del mundo, seguro que estaba cansada de ver fotos de pijas en las revistas porno que su hermano tenía escondidas, además sentía que se estaba mojando en forma diferente a las otras veces en que mientras miraba las fotos se tocaba en forma inexperta.

-‘‘¡Anda, Yuli! ..ayudame a bajarme el pantalón ’’.

Sentí un golpe seco en mi corazón que me hizo abrir los ojos, el amor de mi vida estaba ayudandole al tipo a bajarse los pantalones para mostraselo. Al final logró bajarlos hasta las rodillas, fue en ese momento que pudo ver la cosa más maravillosa que pudo observar, Yuli no despegaba los ojos de ese instrumento, tampoco lo tocaba, sólo lo miraba con ojos viciosos y no era para menos, no la tenía del todo parada, era enormemente larga, muy gorda y una cabezota inmensa, el movió sus caderas haciendo que su verga se agitara en círculos. Ella empezó a reir de forma nerviosa.

-‘‘¿Que pasa? ..no me diras que no quieres tocarla ’’.

-‘‘¡Este! ..Memo. No sé ’’.

-‘‘¡Vamos, Yuli! ..sientela un poco, verás que dura me la pones ’’. Le dijo el desgraciado al momento que movia sus caderas.

Ella no hacía nada, sólo la miraba anciosa y bastante nerviosa.

-‘‘Veo que te gusta mirarla, Yuli ..anda, ¿porqué no la tocas un poco?. Estoy seguro que te gustará como en aquella ocasión ’’ Le dijo mientras metía sus dedos por debajo de su pantalón para tocarle las braguitas ’’.

Pero Yuli no se movia para nada, parecia hipnotizada por esta tranca. Entonces separó las piernas y dejó que el chulo la dejara hacer sin poder contener su respiración agitada, en breves instantes empezó a desear esa enorme verga, estoy seguro que le llegaba el aroma que secretaba ese mastil.

-‘‘¡Vamos, Yuli! ..¿no es a eso por lo que viniste? ’’.

Ella en varias veces amagó con hacerlo pero no se animaba, entonces el chulo ya impaciente al ver que no se movia, le me tomó de la muñeca y arrimó su manita a su enorme protuberancia. Con su rostro decía todo, parecia un poema, se sentía en la gloria, estaba tocando algo realmente hermoso, cerró sus dedos y apretó con fuerza, sintiendo que eso que estaba parado fuera del pantalón realmente hervía. Yuli ahora lo tenía cerca y no podía negar que se le hacía agua la boca, se moría por tocarla, saborearla, estaba abrumada por tan hermosa verga. Nuevamente la agarró, esta vez pudo sentir su piel suave y sus venas gruesas que recorrían todo su tronco palpitar en la palma de su mano.

Le tomó la mano y la hizo hacer los movimientos de masturbación, que sin duda aprendío rápidamente y empezó a hacerle una buena paja, mientras él le tocaba los pechos por encima de la playera. Ella estaba con sus ojitos cerrados, disfrutando de tan hermoso falo, cuando sintió algo caliente que chorreaba en su mano, al mirarlo se dio cuenta que el chulo roseaba un tipo lubricante caliente y pegajoso, aún así siguió haciendole la paja, le daba mucho placer hacerlo, pero Memo se subió los pantalones y se fue rápidamente, dejándola totalmente caliente y con su mano derecha llena de ese liquido.

Él se levantó y deprisa fue a su recamara. Después de varios minutos Memo regresó a su habitación con un bote de spray en una mano y una especie de jeringa en la otra, no se que pretendia el desgraciado pero me tenía intrigado.

-‘‘¿Que, qué es eso? ’’. Dijo Yuli, al igual de intrigada que yo.

-‘‘Espuma ..es para evitar un embarazo ’’.

-‘‘¿Embarazo? ..o sea que tú y yo vamos a....’’ Sus ojos relejaron asombro y se llevó su mano a la boca.

-‘‘Claro que si Yuli ..así que ahora te vas a ir desnudando toda. Vamos, enseñame ese cuerpecito que dios te dio ’’.

-‘‘¡Pero, yo no ..nunca! ’’. Era claro que Yuli no estaba tan despierta en esas cosas del sexo.

-‘‘Vamos, no me hagas perder mi tiempo ..¿o a caso no es a eso a lo que has venido? ’’.

Memo, sin darle tiempo a reaccionar o arrepentirse, tomó nuevamente la delicada mano de mi amada y se la colocó nuevamente en su pretuberancia. Ella se sintió usada, se sintió dolida al ver que ese hombre del que se había enamorado solo quería su cuerpo. Con mucha impotencia y sintiéndose atrapada, se estaba sintiendo obligada pero también excitada, ese hombre tan atractivo, tan varonil la estaba empujando involuntariamente hacía una situación que nunca antes había vivido, ya que con los chiquillos con los que acostumbraba salir sólo eran relaciones de simples besos y carisias inexpertas, pero ahora no y eso la asusto un poco. Ahora tenía a un hombre que sabía como hacer enloquecer su cuerpo, se preguntó si debería de continuar o si sería mejor salir huyendo, pero el tiempo seguía corriendo, lo dudo un instante, pero ese hombre seguramente tan experto la haría volar por lo más alto de su ser, la haría vibrar por cada poro de su piel, no dudo más, soltó ese tolete caliente y se sacó la playera. Sus mejillas se ruborizaron, era la primera vez que se mostraba así ante un hombre, su novio sólo la acarisiaba torpemente por encima de la camisa y en algunas ocaciones logró meter su mano para tocarle las tetas y nada más, pero ahora no, ahora se mostraba ante un tipo excibiendo su anatomia.

-‘‘Vamos, Yuli ..continua ’’. Le animaba Memo con su mano en su pene y empezandose a masturbar.

Entonces ella, se desabotonó el pantalón mostrando en su parte delantera unas pequeñas braguitas con letras de colores que decian ‘‘Sexy‘‘ Cosa que hizo reir al chulo, pero continuo desendiendolo, al bajar su jeans pude notar lo hermosa que era, esas hermosas piernas blancas y largas eran una maravilla, se quitó los tenis y sacó su pantalón haciendolo hacía un lado, no podía creerlo, ¡mi Yuli estaba en ropa interior frente a nosotros!, ( bueno frente a él ) Era increíble la belleza de esa niña, parecia una diosa. Lo que me parecía más excitante era su timidez, porque después de haber quedado en bragas, colocó sus manos hacía atras y agachó la cabeza, como si la hubieran regañado, se sentía avergonzada. Pero el chulo no quedó complacido con eso, si no que la obligó a desnudarse por completo.

-‘‘Todavía te queda ropa, Yuli ..anda desnudate ’’.

Ella levantó la mirada para verlo a los ojos, pero él muy seguro con una simple señal le dio a entender que prosiguiera. Enseguida se quitó el bra, dejando sus pechos al descubierto. ¡Que hermosos pechos!, la gravedad no actuaban sobre ellos, parecian unos copos de nieve perfectamnete paraditos, con un pesón chico pero bien puntiagudo. Yo tenía mi pene a reventar, por fin se habían cumplido mis sueños, tantos años que estaba enamorado de ella y ahora la tenía así, desnuda a tan sólo unos metros de mi, no hallaba el instante en que Memo me dejara participar.

-‘‘Vamos, Yuli ..dame tus bragas ’’.

Entonces agarró sus braguitas con los dedos por las costuras, no sabía si debía hacerlo, no sabía si mostrarse completamente desnuda ante un tipo que sólo había visto una vez, que además era mucho mayor que ella, volteó nuevamente a verlo, él se miraba impaciente, y  cuando llegó el momento de quitarme las panties no pudo evitar dudar… Pero sabía que no tenía otra opción, por lo que, reuniendo todo su valor las fue deslizando hacía abajo poco a poco por sus piernas hasta dejar su intimidad completamente expuesta ante Memo, el cual sonreía con la misma actitud de un lobo al ver una indefensa ovejita.

-‘‘¿Quién lo diría? ..¿que debajo de esa niña inocente estaba una mujercita con un cuerpo tan delicioso? ’’. Dijo Memo con una sensual expresión.

-‘‘Gra, gracias ’’. Respondío titubeante, pero sin poder ocultar una tímida sonrisa.

Se veía espléndida completamente desnuda, era una chica joven, menor a los 20 años, sus pechos plenos vibraban con cada movimiento que daba, sus pezones erectos eran de un rosa claro, su chochito estaba deliniado con una leve mata de pelos castaños, que cubrian una deliciosa vagina rosadita, que estoy seguro que a Memo se le antojo de inmediato. Y esque ver a una niña así, inexperta con ese tremendo cuerpo, no era virgen ya lo había dicho, pero era igual de suculenta, era una delicia para cualquier hombre de la tierra.

-‘‘Date una vuelta ..quiero verte entera ’’. Le ordenaba Memo en una forma autoritaria.

Ella obedecío sin replicar y en un segundo empezó a girar lentamente sobre su eje, con el cuerpo ligeramente arqueado maximizando el efecto de sus esbeltas formas, y sus senos mostrándose como tiernos frutos que todavía no alcanzan la madurez, todo eso mientras se mordía nerviosamente el labio y apretaba sus manos, tan apenada por estar expuesta de esa manera que ni siquiera era capaz de sostenerle la mirada a su captor.

Pero Memo sólo la observaba en silencio, complacido ante la exquisita visión sensual que ese cuerpo tan delicado le proporcionaba, seguramente imaginando mil y una forma en las que la sometería a su antojo. Hasta que de repente se levantó de su asiento, y con actitud dominante deslizó su mano por su nuca y se acercó hasta su boca para besarla agresivamente, con su respiración quemándole el rostro mientras su lengua entraba posesivamente en su boca, como una intrusa que, sin ser invitada, se servía a su antojo y se enredaba grotescamente contra la propia lengua de mi querida amada, arrancándole tiernos gemidos que no dejaban lugar a dudas de que su inexperto cuerpo estaba más que dispuesto a someterse y a obedecer lo que él le exigiera.

-‘‘¡Mmmh! ¡Aaah! Memo ’’.

El calor en la sala parecía aumentar cada vez más, hasta que después de varios minutos de la más perversa batalla entre sus bocas, el chulo le dijo al oído con voz firme y autoritaria:

-‘‘¡Quiero que te toques frente a mí! ’’.

-‘‘¡Me, Memo! ’’. Gemío ella con tierna angustia.

Pero ya estaba tan excitada como para que en éstos momentos negarle algo, así que obedientemente sus dedos bajaron por su piel hasta encontrar ese pequeño y mojado punto sexual entre sus piernas, el cual comenzó a frotar como desesperada mientras se retorcía sugestivamente.

-‘‘¡Aaahhh! ¡Uhmmhh!! ¡Mmh! ’’.

Pero al verla así de excitada fue una escena irresistible para Memo, que con total voracidad desenfrenada comenzó a besarla, a lamer sus mejillas y su cuello hasta llegar a sus pechos, los cuales apretó una y otra vez entre sus manos mientras succionaba y mordía esos deliciosos pezones sin parar. En respuesta ella abría la boca de forma lujuriosa, instintivamente acelerando los movimientos de sus dedos contra su sexo, el cual ya derramaba deliciosamente su cálido jugo por su entrepierna.

-‘‘¡Oh por dios!, Memo ..nunca había hecho esto ¡Uhmmmh!! ’’.

Pero Memo no se detenía ni por un segundo, mordía, besaba, jalaba y lamía cada centímetro de sus pechos con desenfreno, apretándolos una y otra vez con sus poderosas manos como si quisiera devorarlos, hasta que de repente la tomó de su cabello mientras en voz autoritaria le decía:

-‘‘Yuli ..quiero verte mamando mi verga ’’.

Su tono dejaba claro que de ningún modo era una sugerencia, sino una orden. Inmediatamente Memo con su mano comenzó a bajarla lenta pero firmemente hacía su miembro, el cual seguía nuevamente oculto bajo la gigantesca tienda que se formaba en su entrepierna, y como si fuera posible haciendola sentir más humillada, le restregó agresivamente el rostro contra su pantalón durante varios segundos, hasta que le dijo:

-‘‘¡Ábreme el cierre con los dientes! ’’.

Sin dudar mi Yuli abrío su boca en un gesto descaradamente sexual y apretó el frío metal de la cremallera con los dientes, bajándolo lentamente hasta que sorpresivamente algo muy grueso y duro golpeó su mejilla. Frente a ella se encontraba de nuevo ese poderoso miembro viril apuntando directamente hacía su boca, con sus gruesas venas palpitantes de sangre que parecían próximas a reventar, anticipándose a lo que vendría.

-‘‘Me, Memo yo ’’. Intentó decir algo, pero sin darle tiempo a nada, él le sujetó firmemente la cabeza y con un movimiento firme su verga se abrió paso entre sus labios, llenándole la boca por completo.

-‘‘¡Mfmfmf! ’’

-‘‘Eso, eso, Yuli ..te ves más bonita cuando no hablas y sólo se dedicas a mamar ¡Ohhhh!! ’’

Pero ella estaba que ardía, y con desesperación se aferró a esa verga como si su vida entera dependiera de eso, mamándosela sin parar mientras se arqueaba de rodillas en el piso. Entonces Memo comenzó a mover vigorosamente sus caderas de atrás para adelante, violándole la boca una y otra vez con la mas primitiva cadencia.

-‘‘¡Eso es, Yuli! ..hasta el fondo, cómetela toda ’’.

-‘‘¡Mfmfmf! ..¡glogghhh! ¡mffmfmf! ..¡Gloggghh! ’’.

Su mundo se redujo a ver sólo el cuerpo de Memo ir y venir contra su cara, con sus manos apresando fuertemente de su cabeza mientras su poderoso miembro la atragantaba sin piedad, a la vez que la respiración del chulo se incrementaba visiblemente, inequívoca señal de que estaba a punto de venirse.

-‘‘Ya, Yuli ..es tiempo de hacerlo ’’.

Su rostro volvió a encenderse, todavía se debatia entre sus principios y su excitación, con cierto temor veía como ese hombre preparaba el anticonceptivo.

-‘‘¿Si sabes usarla? ..por, porque no quiero tener hijos ’’. Le preguntó Yuli muy ingenua.

-‘‘Je je je.. Yo tampoco quiero tener niños creelo ..y no te preocupes, ya leí el instructivo. No pasará nada ’’.

Yuli se sintió un poco segura, pero aun así se mantenia muy nerviosa, con horror miraba como su agresor preparaba la espuma.

-‘‘Bueno chiquita, ya es hora ..ven, acomodate sobre la mesa. Ponte a cuatro patas ’’.

Yuli dudo un instante, pero ya era muy tarde para eso, tomó sus rodillas y las colocó sobre la mesa, con las palmas de sus manos hacía abajo, en esa posición sus agujeritos quedaban muy vulnerables. Estaba muy tensa, así que Memo le empujó su nuca hacía abajo hasta que su carita quedó pegada al frio de la madera, le dijo que se recogiera el pelo y que volviera a asumir la posición en la que estaba, una vez hecho eso sacó su camara y le tomó un par de fotos, una de lado y otra con vista trasera, sus dos orificios traseros quedaban expuestos y listos para ser sometidos a todo tipo de uso y abuso.

-‘‘¿Que, que haces? ’’ Preguntó Yuli al sentir los flachazos.

-‘‘Tranquila, no te muevas ..te voy aplicar el anticonceptivo ’’.

-‘‘Pe, pero tú ..me tomaste unas....’’

-‘‘¡Shhhhh!! ..haz lo que te pido ’’ Le volvió a ordenar.

Enseguida conectó el tubo dispensador de espuma al bote y lo llenó, se lo introdujo en la vagina y oprimió el embolo que liberaba la espuma, cuando todo estuvo listo comenzó a rozar sus labios externos con su pene, que ya lo tenía bien duro como una estaca. Después de un momento detuvo sus movimientos y se quedó inmóvil durante varios segundos, ella emitió un gemido como de incomodidad y comenzó a mover su cuerpo hacía delante y hacía atrás, para poder seguir sintiendo el roce en sus labios.

-‘‘¿Cómo se siente? ...’’

-‘‘¡Uhmmh! Muy... bien ’’.

-‘‘¿Te gusta lo que te estoy haciendo? ’’.

-‘‘Si.. si me gusta ’’. Respondió sonrojada.

Ella sentía como esa verga aumentaba el calor en su entrepierna, se la estuvo frotando en las nalgas un buen rato y le dio un manotazo  con el contorno de su mano, ¡SPLASHH!! Que se dibujó un rojo sobre su piel blanca.

-‘‘¡Auchh! ’’.

-‘‘¿Eres una Putita calienta güevos, verdad? ’’.

Se quedó en silencio, así que intentó estimularla. ¡SPLASHHH!! Esta vez más fuerte, una nueva mano roja apareció sobre la piel de su nalga izquierda.

-‘‘¡Ay! Ssii... Si lo soy ’’. Su voz sonó rasposa y entrecortada por la excitación que la embargaba.

-‘‘¿A eso viniste, no es cierto? ..querias que te montara un hombre de verdad ¿No es así? ’’ ¡SPLAASHHH!!

-‘‘¡Auchhhh!! ¡Sssii! ’’.

En el siguiente movimiento de su cuerpo hacía atrás decidío atacar su vagina con su verga, como si fuera un cuchillo sobre la mantequilla, su vagina lo recibio todo. El chasquido húmedo de ese pene al llegar al fondo del túnel fue atronador, el exceso de espuma que llenaba su vagina salió expulsado hacía atrás y se embarró en los vellos del pubis. Ella gritó y se retorció, rápidamente el chulo puso sus manos fuertemente sobre su cintura y comenzó a penetrarla salvajemente con golpes fuertes y afondo, la pobre de mi Yuli emitía unos gemidos de placer y dolor que eran como música para mis oídos, tenía sus manos empuñadas fuertemente apretando la orilla de la mesa, como si con eso fuera suficiente para salvarla. Después de unos momentos vi como los músculos de su espalda se tensaron por breves segundos y luego comenzó a temblar, su espalda se arqueó cuando la primera ola del orgasmo llegó a ella, su cadera comenzó a moverse de manera descontrolada, poco a poco los espasmos fueron pasando, Memo redujo el ritmo de las penetraciones dándole su tiempo, pero al instante la tomó fuertemente de los cabellos, jaló hacía atrás obligándola a levantar la cabeza, le dio un manotazo fuerte en la misma nalga que había recibido los anteriores y le ordenó:

-‘‘¡Muévete, Putita! ..¡atiende a tu macho! ’’.

Ella comenzó a mover su cuerpo de adelante y atrás retacandose la verga como si fuera lo único que importara en el mundo, el infeliz estaba a punto de venirse, jaló con más fuerza de su cabello, ella gritó ¡AAAYYY!! Pero no aminoró el ritmo, le pasó el brazo derecho por debajo para sentir su vientre, soltó sus cabellos y la tomó de los hombros, un movimiento hacía atrás de ella coincidió con el primer lechazo que el chulo expulsó dentro de su cálido agujerito, sintió como su pene se ensanchába dentro de ella llenándola de leche caliente. La hizo tener otro orgasmo, Yuli empezó a temblar debajo del cuerpo de su ya chulo también, la abrazó con fuerza con ambos brazos, sólo quedaba esperar que la espuma fuera lo suficientemente efectiva como para evitarle a ella un problemita, aún así la había hecho gozar como nunca, como jamás imaginó que su cuerpo podía hacerle ver el cielo. Inclinados como estaban el chulo la beso en la nuca y le preguntó:

-‘‘¡Ufff!!, ¡ufff!! ..¿Qué tal estuvo? ¿te gustó? ...’’

-‘‘¡Mmmmh!! ¡Aaaahhh! Excelente ’’. Dijo dubujando en su rostro sonrojado una sonrisa.

-‘‘¿Tu noviecito ese te había cogido tu ‘cosita’ así? ’’.

Pude ver el rubor en su rostro al contestar con un tono de vergüenza en la voz:

-‘‘No ’’.

Ingenuamente Yuli pensó que, por la venida de Memo, todo había terminado, así que lentamente comenzó a bajarse de la mesita, pero él la detuvo con firmeza:

- ’’¿A dónde crees que vas? ’’.

-‘‘¿No, no hemos terminado? ’’. Replicó ella con una mueca de inocencia.

Memo le señaló su miembro, que seguía firme y caliente, con sus fluidos y un poco de espuma goteando por todo lo largo y con residuos de semen en la punta.

-‘‘¿Te parece que esto ha terminado? ’’.

-‘‘No, yo ...’’

Con un gesto dominante Memo la tomó del cabello y la bajó de la mesa, y contra los débiles forcejeos de mi Yuli, la empinó agresivamente contra uno de los sillones de la sala, puso las manitas de mi Yuli en su espalda, sujetándoselas él sólo con una mano.

-‘‘¡Ay! ’’ Se quejó ella débilmente ante tan rudo trato.

Pero antes de que pudiera decir algo sintió nuevamente la gruesa cabeza de su verga frotándose entre sus nalgas y contra su chochito, la sensación fue tan salvaje y animal que se quedó quietecita gimiendo en expectación.

-‘‘Ya, tranquila ..quedate así y no te muevas ’’. ¡SPLASSHHH!! Dijo Memo dándome una poderosa nalgada.

En ese momento su gruesa verga presionó y comenzó a abrirse paso entre sus apretados labios vaginales, llenando su intimidad centímetro a centímetro, e instintivamente apretó sus nalgas hasta que sus bolas chocaron descaradamente contra su pelvis.

-‘‘¡Uhmmmh! Oh Dios, me llegó.. hasta dentro ¡Arrgghhhh!! ’’

Con un delicioso gruñidito de impotencia se retorcío contra el sillón, pataleando débilmente al notar que Memo se frotaba suavemente contra sus nalgas, preparando su cuerpo para ser embestido sin piedad, hasta que de repente sintío como la mano de su ya legitimo chulo le cubría la boca.

-‘‘¡Shhhhh!! Calladita, Yuli ..esto te va a gustar y no quiero que grites ’’.

Al oír eso la pobre abrió los ojos y movio su cabecita negandose, pero su cuerpo le respondia mal, sintío como se mojaba aún más, si eso era acaso posible, y un sugerente gemido se le escapó. No sabía como había llegado a esto, pero se había convertido en una hembra sometida por un hombre de la forma más sucia, salvaje y primitiva, y en respuesta a eso paró un poco más su culito y contuvo la respiración, esperando lo peor.

Y todo comenzó brutalmente, sin miramientos. Memo la jaló el cabello agresivamente y le enterró su verga con brutalidad, arrancándole un gemido, y en menos de un segundo su cuerpo volvió a impactarse, y de nuevo… una vez más… y más, hasta que sus furiosas embestidas alcanzaron un ritmo frenético y el sonido de sus nalguitas rebotando contra sus caderas sonaba por todo el departamento.

‘‘¡Plofff!!, ¡Plofff!!, ¡Plofff!! ¡Plafff!!!, ¡Plofff!! ’’

-‘‘¡Ahhh!! ¡ahhhhh!! ¡ahhhhh!! Espera, espera.. ¡Siiiii!!, ¡ahhh!! ’’ Se mordío los labios con desesperación ante tan cruel castigo, ignorando por completo aquello de que se callara, sintiendo como el sillón se agitaba violentamente con cada embestida.

-‘‘¡Ufff!!, ¡ufff!! ’’. Gruñía Memo como si estuviera corriendo un maratón, sudando copiosamente sobre la espalda de mi querida amada.

De repente le dio una tremenda nalgada que casi la hace llorar. ¡SPLASSSHHHH!!!

-‘‘¡Muévete como la Putita que eres! ’’

-‘‘¡AAAYYY! ’’ Se quejó ella tiernamente mientras comenzaba a mover sus caderas en círculos, levantando las nalguitas con ansiedad en cada embestida, como si pidieran más, y apretando sus músculos vaginales lo más que podía.

De repente Memo se inclinó sobre su espalda y sin dejar de montarla le dijo al oído:

- ‘‘Yuli ..ábrete las nalguitas con tus manitas y ofréceme tu culito ’’.

Yo me quedé de piedra, ¡el desgraciado infeliz queria sodomisar a mi amada!, y estaba yo como estúpido viendolo todo. ¿A caso Yuli se dejaría dar por la colita por este desgraciado violador de menores?, bueno aunque ella no era tan menor, pero aun así para mi ella era una niña.

-‘‘¡Memo!, yo no ..nunca me han ...’’ Respondío mi Yuli tímidamente, sin saber qué hacer.

-‘‘¿Qué..? ¿Nunca te han culeado? ..pues siempre hay una primera vez. ¡Obedece! ’’.

El color se le subió al rostro, jamás imagino Yuli que perdería su virginidada anal en este día, este individo no le bastó con someterla a sus caprichos, si no que ahora la sometería a una situación más humillante, entregandole su culito. Mientras que ella sentía como su corazón latía como si se le fuera a salir del cuerpo, con mil sentimientos alternándose entre la humillación y la excitación, se dejó hacer, con un gesto sumiso agarró sus nalguitas y las abrío lo más que pudo, de par en par, dejando su apreciado y apretado orificio abierto y completamente vulnerable. Como si fuera el banderazo de salida, Memo con la yema de sus dedos, empezó a dibujar círculos en su espalda, hasta llegar a sus glúteos. Al sentir las caricias, hizo que Yuli se estremeciera, pegando mas su cuerpo al de su amante, lo que le permitió a él recorrer la hendidura de sus glúteos, y disfrutar con la rugosa piel de su agujero. Su suspiro se convirtió en gemido. Retiró su mano, y llevándola a su boca, ensalivó sus dedos. La humedad de su saliva entró en contacto con la piel juvenil de su presa. Yuli abrió los ojos, y sin mediar palabra, se puso de rodillas, con la cabeza pegada en el sillón, dejando su culo expuesto a sus caricias.

Con sus manos, separó sus nalgas, teniendo cuidado que nada entorpeciera sus intenciones. Y colocando su lengua al principio de su espalda, fue bajando lentamente hacia el canalillo de su trasero, dejando tras de si un rastro brillante, el desgraciado estaba disfrutando de la virginad anal de Yuli. Al acercarse a su ano, le invadió de ese olor penetrante de mujercita juvenil que necesita apagar la calentura de su cuerpo. Con la punta de su lengua recorrió las arrugas rosadas de su destino, Yuli involuntariamente lo hizó mas, dejando me entrever como se contraía al ritmo de sus caricias. Su mano descendió hasta su sexo, y con ansia empezaba a estimular su montecito del placer. Ver su calentura, me excitó, me empezé acariciar mi pene por encima de mi pantalón, y más a un al ver como el chulo escupia en su agujero, y con la lengua lo empezaba a repartir sin dejar pliegue ni rugosidad sin cubrir.

El infeliz Padrote no perdió el tiempo y comenzó a frotar la gruesa cabeza de su miembro contra el pequeñito orificio de mi Yuli, ensanchándolo con firmes movimientos ondulares, pero aunque su verga estaba literalmente empapada en jugos, pensó que por ser su primera vez necesitaría mas lubricación, por lo que le introdujo un dedo en la boca y le dijo que lo chupara, con su propia saliva se lo dirigió al ano y sin resentimientos se lo metió profundamente, dando pequeños giros en su interior para dilatarlo, hasta que después de varios segundos de preparación logró amoldarlo un poco.

-‘‘Por favor ’’. Le suplicó.

Memo sabia lo que necesitaba, pero iba a hacerla sufrir un poco más. Sacando su dedo, escupio un fuerte salivaso sobre su ano, lo suficiente para que con sus dedos, aflojara su tensión. El anular de su mano tomó posesión dentro de ella, con desplazamientos laterales, de forma que su esfínter se relajó.

-‘‘¡No!, no Memo, espera ..me duele muchísimo ’’.

-‘‘Tranquila no pasa nada ..te pondré algo de espuma, veras que así te gusta ’’.

El desgraciado le metió la punta del embolo en el poco dilatado aro de mi amada y sin más le dejó ir un buen chorro de espuma en su interior. Yuli se estremecio al sentir el frio de la espuma en su calido agujerito, se miraba curioso como su ano se abria y cerraba escurriendo espuma de su interior.

-‘‘¡Oh por dios! ..que estoy haciendo ’’. Se repetia así misma Yuli al verse a cuatro patas con su trasero expuesto.

-‘‘¡Shhhhhh!! ..tranquila, relajate un poco ’’.

Apoyó la punta de su pene en su entrada, sin forzarla. Tras unos instantes quieto, lo moví a lo largo de su canalillo, recorriendo su vulva hasta llegar a su clítoris. Ella protestó un poco, queria que la tomara por la vagina. Yuli moviendo su cadera, intentaba introducírsela, pero él no la dejaba. Se apiadó de ella poniéndola en la abertura de su anillo.

-‘‘No te muevas ..te va a gustar ’’. Le pidió.

Ella le obedeció, quedándose quieta. Sintiendo como lentamente le iban forzando su entrada trasera, abriendo poco a poco sus pliegues, hasta que la cabeza de esa verga, entró totalmente en su interior.

-‘‘Ahora échate hacia atrás ..para que sientas como te va entrando ’’.

Obedientemente Yuli movió su cuerpo, introduciéndose buena parte de toda su extensión. No fue un movimiento continuo sino que con breves envites, centímetro a centímetro, rugosidad a rugosidad, fue absorbiéndolo en su oculto tesoro. El dolor se mezclaba con el placer, ni una queja salió de sus labios, mientras se empalaba. Cerró los ojos al sentirla casi entera, era una sensación nueva, diferente, aumentaba el rose de su mano sobre su chochita. Memo un experto, esperó unos momentos para que su esfínter se acostumbrara a su castigo. Con suaves movimientos circulares le demostró que podía empezar, por lo que con un leve bombeo comenzó a moverla. Poco a poco, fui aumentando la velocidad. Se la sacó casi hasta la punta y le dijo:

-‘‘¡Lista! ’’.

El chulo con su glande sumergido en su recto esperó la orden. Yuli con un tibio movimiento de su cabeza le confirmó que lo podía hacer, y con un firme empujón de cadera, Memo comenzó a metérsela por el culo, centímetro a centímetro, ensanchándoselo de tal forma que nunca lo hubiera creído posible.

-‘‘¡Ay! Oh Dios, se está ..se está metiendo, ¡oh Dios!, ¡oh Dios! ’’. Decía Yuli incredula por lo que estaba viviendo.

De pronto, abrío los ojos de par en par, quedando boquiabierta, sentía unas sensaciones rarísimas, pero excitantes, sintiendo como ese grueso tronco venoso se abría paso entre sus nalgas. Dolor mezclado con placer, multiplicado por un imparable avance que le llenaba las entrañas por completo, volviéndose casi insoportable. Hasta que con un firme empujón su miembro quedó completamente adentro de su cuerpo.

-‘‘¡Uhmmmhh! ’’ Se quedó completamente inmóvil, disfrutando esa nueva sensación, sintiendo la dureza de esa verga en su interior con cada respiración.

-‘‘¡Oh, que rico! ..tu culito aprieta riquisimo ¡ufff!!, ¡ufff!! ..casi ..casi no me puedo mover. ¡Que rica estás! ’’ Le dijo Memo al oído.

La pobre gemío y patalío con un gesto inocente, e inmediatamente Memo se dejó caer sobre su espalda y envolvió su cabeza entre sus fuertes brazos, como un macho que aprisiona a su indefensa hembra para someterla. Entonces comenzó a sodomizarla con poderosas embestidas, profanando su ano sin piedad, mientras el pobre sillón se movia sacudiendose violentamente.

¡PLOFFF!! ¡PLOFFF!! ¡PLAFFF!! ¡PLOFFF!! Eran los sonidos producidos por el choque de la pelvis contra sus nalguitas. Pero ella en vez de sentirse ultrajada estaba en éxtasis, fascinada al sentir el pesado cuerpo de ese macho frotándose de atrás para adelante contra su espalda en un ardiente mar de sudor, y todavía la descarada levantó más su trasero para que las penetraciones fueran aun mas profundas.

-‘‘¡Ahh!! ¡Uhmmmhh! Memo sii, ¡Uhmmmhh! ’’.

-‘‘Eso es, Yuli, ¡ufff!!, ¡ufff!! aprieta así el culito tan rico, ya casi mi amor. ¡ufff!! ¡ufff!! ’’. Gruñó Memo detrás de ella.

Ella se mantenía completamente inmovilizada mientras ese desgraciado la empalaba por la cola, en un cojida de lo más animal y primitiva, y en respuesta Yuli se retorcía moviendo sus caderas debajo de él, al mismo ritmo con el que su falo le llenaba las tripas, estremeciéndola cada vez que sus bolas rebotaban contra su clítoris, hasta que finalmente mi amada explotó, en lo que sería su primera explosion anal de su orgasmo.

-‘‘Me, Mem.... ¡Aaaahhhhhh!! ’’ Abrío la boca y se puso increíblemente tensa.

Yuli había esperimentado su primera experiencia anal, con todo su cuerpo ardiendo en medio del más absoluto éxtasis orgásmico, y sólo pudo apretar los puños y jadear desvergonzadamente, como una Puta que berrea de lo mas descarado, y justo en ese momento el chulo apretó violentamente sus caderas contra sus nalgas, haciendo que Yuli sintiera como su miembro se ensanchaba y comenzaba a escupir violentos chorros de leche caliente dentro de su ano.

-‘‘¡Ohhhhh!! ¡Aaahhh!! Así Yuli, aprieta tu culito así, ¡OOOhhhh!! ’’. Simplemente, era demasiado placer.

Cuando voltié de nuevo a ver a mi Yuli ella estaba en otra galaxia, mantenia sus ojos cerrados y se dejaba llevar por el más exquisito trance sexual, gimiendo suavemente sin poder pensar en nada más que en el goce que esa verga le había brindado, con su chulo firmemente en su interior y acariciandole la espalda y el rostro suavemente con sus dedos, hasta que después de lo que pareció una eternidad finalmente su tranca salió lentamente de su cuerpo, llevándose consigo un tierno suspiro de ella.

-‘‘¡Ufff!! Me parece que has disfrutado como loca, Yuli. ¡ufff!!, ¡ufff!! ’’. Dijo jadeando el chulo.

Ella sonrío débilmente, sintiendo un delicioso ardor en su culo, pechos, labios y hasta en el estomago, y con todo su cuerpo cubierto de ardiente sudor, mientras su largo cabello dorado se le pegaba a la cara haciendo imposible ver su rostro desencajado. Entonces apoyó sus manos en el sillón e intentó levantarse, pero al intentar dar un paso las piernas le fallaron y Memo la tuvo que agarrar fuertemente de la cintura.

-‘‘Cuidado, Yuli ..descansa un poco ’’ Le dijo con una sonrisa.

Ella sólo se mordío los labios y los colores se le volvieron a subir al rostro, ya que la terrible culeada que le habían dado había sido tan intensa que hasta débil se sentía. Una vez que descansó un poco se soltó de las manos del chulo y se agachó para recoger su ropa desparramada por todo el piso, comenzando a vestirse de nuevo, aunque después de buscar un rato vio que sus pantaletas no aparecían por ningún lado.

-‘‘¿Busca esto? ...’’ Dijo Memo con un gesto de travesura, mostrándole la delicada prenda entre sus dedos.

Pero cuando intentó tomarla él la alejó y la llevó a su rostro, inhalando profundamente su aroma mientras la veía fijamente, con una mirada autoritaria y llena de perversion.

-‘‘Huelen a Putita traviesa ’’.

-‘‘Jijiji.. Damelas, Memo ’’.

-‘‘No, hasta que termines ’’.

-‘‘¡¿Pero todavía quieres másss?! ’’

-‘‘Yo no ..pero un amigo si. ¡Sal Pedrito ..es tu hora! ’’.

Me quedé de piedra cuando dijo mi nombre, y creo que ella también, no sabía que hacer, estaba petrificado, no sabía como iba a reaccionar mi Yuli cuando se diera cuenta que yo había estado en todo momento observandolo todo. Empezé a temblar, las piernas no me respondian, duré unos instantes en poderme convencer, así que me armé de valor y fui a dónde estaban ellos.

-‘‘¡Pe, Pedrito! ’’ Dijo Yuli al verme aparecer.

-‘‘Como podrás ver, Yuli ..no podrás irte sin que Pedrito disfrute algo de tus carisias ’’.

-‘‘Pedrito, ¿has visto todo? ’’. Me dijo viendome como desesperada.

-‘‘Claro que lo vio todo ..es más, lo planeamos desde el principio ’’.

-‘‘Pedrito, tú ....’’

Eso no era lo que me imaginaba, este desgraciado me estaba poniendo como un maldito miserable frente a mi Yuli. Yo estaba temblando, no sabía que decirle, levanté la mirada y la vi llorar, esos hermosos ojitos verdes se llenaron de lagrimas. Yo que la conocía desde que eramos niños, ella que me quería como si fuera su hermano, ahora la había desepcionado. Me miraba con rabia e impotencia, traté de salir corriendo, de decirle al ese miserable que yo no era igual que él, pero al momento me señaló:

-‘‘Miralo como está, Yuli ..ve como lo tienes. ¿Porque no le haces un favorcito a nuestro amigo, Pedrito? ..él siempre te ha querido, siempre te ha deseado como mujer, ¿o no es Pedrito? ’’.

Yo no contesté, estaba aterrado, me sentía un miserable, este sentimiento no lo tenía contemplado, pero el chulo apuntó hacía mi entrepierna, ¡estaba empalmado!. Yuli vio con horror como me había calentado viendo todo lo que había hecho, ella trató de salir inmediatamente del lugar, pero su chulo la detuvo:

-‘‘¿Adonde vas? ..que no te has dado cuenta. Pedrito grabó todo lo que hicimos en video ..así que si no haces todo lo que te decimos, tus Papis pudieran enterarse ’’.

-‘‘¡No se atreveran desgraciados! ’’.

-‘‘Apuesto que tu Papá estara muy desepcionado si se entera que su pequeña niña, anda visitando a un hombre a su departamento ..eso lo haria enojar. Seguro que te castigaría gravemente ’’.

-‘‘Pedrito, por favor ..dile que no. No me pueden hacer esto ..yo sólo quería ’’.

-‘‘Claro que se lo que querias Je je je.. ¡Si ya lo recibiste! ..ahora porque no le das a Pedrito lo mismo ’’.

-‘‘No, yo no ..¡tú me engañaste! Me sedujiste para hecerme a tu antojo ..yo, yo no soy así. Yo....’’

-‘‘Tú eres una Putita calienta vergas ..pero ahora le toca a Pedrito disfrutar. Así que ve y bajale el cierre ..es tiempo de que él también disfrute de tu boquita ’’.

-‘‘¡Por favor no me obliges! ..yo no. Pedrito, no ..dile por favor ’’. Me imploraba llorando.

-‘‘¡Vamos, Pedrito! ..deja que esta Putita disfrute de tu pene. ¡Pideselo! ’’.

Yo no sabía que hacer, miraba a Yuli llorando, jamás imaginé lastimar a la niña que amo. Me sentía un basura, me sentía como aquellos desgraciados que habían abusado de mi Madre. ¡Oh dios me sentía como Fernando!. Me arme de valor y levanté la vista hacía ella.

-‘‘¡Vamos, Putita! ..¡chupamela! ’’. Le dije con un coraje que me salió del alma.

-‘‘¡No, Pedrito! ..¡NOO! ’’.

-‘‘Je je je.. Eso es, Pedrito ..así se habla ’’.

-‘‘¡Vamos! ..¿que no fue esto lo que viniste a buscar? ¡Anda!, ven y tomalo ’’. Le grité con una rabia.

-‘‘No, Pedrito ..tú no eres así. Yo, yo te quiero como un hermano yo....’’

-‘‘¡Ya dejate de estupideses, Yuli! ...ve y haz lo que dice Pedrito ’’.

La pobre se dio cuenta de que no tenía otra opción, estaba perdida, tenía enfrente a dos tipos desgraciados sin escrupulos, que sólo pensaban en su infinito placer y no en la desgracia de los demás. Llorando se acercó a mi para bajarme el cierre, me sentí el hombre mas poderoso sobre la tierra, arrodillada tenía al amor de mi vida bajandome el cierre, ¡Uffff!!.. Este era el mejor día de mi vida.

-‘‘¡Por lo que mas quieran! ..no me obligen a esto ’’. Imploraba Yuli arrodillada.

-‘‘¿Obligarte? ..si tú solita viniste a buscarlo. Ahora saca su pene y empiesaselo a mamar, que me estoy impacientando ’’. Le dijo Memo.

La pobre lloraba mientras con torpesa abria mi bragueta, yo le ayudé desatando mi pantalón, pero dejé que ella me bajara los calsones, queria ver la carita de asombro que pondria al ver mi palito.

-‘‘Pe, Pedrito ..no por favor ’’.

Pero hice caso omiso de sus suplicas, sólo le di una orden con la cabeza para que lo hiciera. Ella temblorosa bajó mis calsoncillos hasta las rodillas, haciendo que mi pene brincara de alegria al ser liberado, lo tenía muy colorado, con algo de liquido preseminal en la punta. Al fin lograría sentir lo que era tener una boquita mamandomela. No perdi mas el tiempo, la tomé de una de sus mejillas y la fui hacercando hacía mi palito, era increíble como sentía su aliento movimiendo mi vello puvico, ¡Ufff!!.. Era lo máximo.

Cuando sus labios hicieron contacto con lo tibio de mi glande. Cerré los ojos y dejé de pensar. Ella medio abrío la boca y sacó su lengua con la cual tocó ese pene que le ofrecía. En la punta de mi glande sentía su lengua tivia masajeandome como nunca había sentido. Ella se armo de valor. Realmente quería que sus Padres no se enteraran, su vida se derrumbaría por completo. De pronto se apoderó de mí pene, decidio hacerlo rápido y terminar con esto lo antes posible. Subío su mano izquierda hasta la altura de su cara. Jaló su cabello detrás de su oreja y lentamente la llevó hasta rodear la base de mi verga con lo largo de su palma. La apretó y sintío con sus manos la rugocidad de mi pene en todo su esplendor.

Mientras la apretaba, la introdujo mas en su humeda boca, haciendome sentir en la gloria. Succionaba despacio mientras la resbalaba hacía afuera. Mientras sentía mi sabor, se atrevío a levantar la mirada y verme a la cara. Mientras que yo tenía los ojos cerrados y aguantaba la respiración. Sin querer suspiré su nombre ‘‘Yuli’’, mientras me mordía el labio inferior. De pronto fue ella la que se sintío en control. Abrío su boca y sin que sus labios tocaran mi piel, resbaló suavemente sus dientes a lo largo de mi pene enfocándose mas en el area de la cabeza. hacía adentro y hacía afuera. Yo gemí de placer, me estaba volviendo loco.

-‘‘¡Oh Yuli! ¡Aaaahhh!! ’’

Soltó mi verga de su mano y con ambas manos me tomó el trasero. No pude evitar excitarme más. Sentí que el pulso se me aceleró y que toda mi piel se volvía sensible. Cada poro de mi cuerpo se llenó de deseo. Mientras que ella estaba empezando a disfrutar de mi pedazo de carne, no quería prolongar el momento más de la cuenta, ni perder el control que según ella había adquirido.

Tomando con fuerza mis nalguitas, las apretó sin importarle enterrarme las uñas, y me atrajo hacía ella; con ésto logró envainar mi espada en su boca hasta la mitad. Era increíble como mamaba mi Yuli, parecia una profecional. Enseguida agarró ritmo y empezó a mamar desde la mitad hasta la punta del glande con un autentico frenesí. Coloqué yo también mis manos en su nuca y no pude evitar presionar su rostro hasta que su nariz choco con el vello de mi pubis. Los ojitos se le llenaron de lagirmas, se la había metido toda en la garganta, ¡Oh dios fue tan delicioso!, estaba en gloria, tanto que no me di cuenta de que la estaba asfixiando. Así que ella como reacción mordío esa carne tan dura y suave a la vez que la tenía dentro. La estrategia dió resultado pues enseguida solté mis manos de su nuca permitiendo que la sacara.

-‘‘¡Coff!!, ¡Cofff!! ¡Coff!! ’’. Yuli escubia babas mientras traba de recuperar el aire.

-‘‘¡Eso, Pedrito! ..veo ya has aprendido algo Je je je..’’ Me animaba mi maestro.

En cuanto se recupero por completo volteó a verme con una carita de sumisa preciosa, tenía los ojos enrrojecidos, me dio un poquito de lastima, pero no era momento para eso, estaba muy caliente y no me podía aguantar. La tomé de la barbilla con mi mano y ella se estremecío. En realidad yo era un niño muy caprichoso y queria aun más, así que le señalé que prosiguiera. Reincorporó su cuerpo para reiniciar su tarea y al mover su pierna noté que su vagina estaba húmeda, no sabía si por la tremenda montada de Memo, o por la mamada que me estaba dando. Solo vi que se le subió el color al rostro y sus pesones se ponían muy erectos, seguro que estaba disfrutando al igual que yo.

Nuevamente dio rienda suelta a sus instintos femeninos y tomándo suavemente mi erecta verga con ambas manos acercó su carita y la frotó por sus mejillas, por su frente, por sus párpados que escondían sus verdes ojos. Por su cuello, por su nariz, me complacía la temperatura y la suavidad de su piel en mi pene. Ahora era ella la que quería sentir el placer que una verga le proporciona en la lengua, los labios y el paladar. Empezó a besarla interminablemente desde el glande y a lo largo, hasta llegar a mis güevos. Mientras la gozaba con sus labios y lengua, aproveché para que hábilmente mis manos sobaran sus tetas, eran tan hermosas, tan suaves y tersas, estaban duritas con el pesón muy puntiagudo.

Deslizó nuevamente sus manitas en el reverso de mis piernas hasta llegar a mis nalgas; al mismo tiempo que se introducia mis 12 centímetros en su boca. La dejó en lo profundo de su garganta mientras que con su lengua procuraba cosquillear lo largo de mi palito y cada una de mis hinchadas venas. Sin darme cuenta y perdiendo noción del tiempo, había cerrado los ojos para dedicarme a gozar de la exquicita felación que me estaba dando. De repente sentí su mano rodear uno de mis huevos. Lo tomó con suavidad y poco a poco lo fué apretando hasta que me sacó un gemido. Ella había encontrado mi punto débil y yo no estaba dispuesto a detenerla. Supongo que se percató de cuánto estaba yo disfrutando esa mamada. Masajeó mis güevos y al ratito sentí las yemas de sus dedos deslizarse por mi piel tratando de abrirse camino por mis nalgas. Apreté los ojos y seguí disfrutando de los lengüetazos mientras masajeaba mi cilindro y mis testículos con una mano.

La verdad que obligada o no, mi Yuli ya estaba mamando y gozando a mil por hora. Inconcientemente, sus caderas habían agarrado ritmo y su cuerpo se retorcía incontrolablemente. Por momentos, sentí una gran tentación de alejarla de mi palito y joderla salvajemente; pero pude guardar compostura y simplemente me dediqué a disfrutar todo el placer que me ponía. De repente, sentí como hábilmente con su mano colaba uno de sus dedito por mi raja, ¿dónde aprendio eso?, pensé. Acto seguido, empezó a masajear mi arito anal con delicadeza, cuando abri los ojos me di cuenta que era Memo el que le dirigia la mano para que yo pudiera disfrutar de ese placentero masaje. ¡Estaba en la gloria!, jamás había experimentado tanto placer como el que estaba viviendo en éstos mometos.

Hábilmente movío su mano masturbadora con mas fuerza y rápidez al mismo tiempo que movía su lengua como viborilla para acariciar mi pene por la parte inferior, como medio centímetro abajo de mi glande. Hasta parecia que tenía sed de mi semen. Ella también estaba muy caliente, tanto que ya había bajado una de sus manos y se frotaba la chocha al ritmo de la mamada. Su mano por fin había encontrado el botoncito de su placer. Sin rodeos se dedicó a frotarlo, brindandose ella misma el placer que había despertado con mi mamada. ¡Oh dios! ¡Qué sensación tan agradable! ¡Qué placer tan infinito! Con mi otra mano volví a tomarla por la nuca y sin mas, con fuerza se la metí hasta el fondo de su boca que estaba mas calida y mas golosa que nunca. Se dejó hacer.

-‘‘¡Mfmfmf! ¡Gloggghhhh! ¡Mfmfmf! ’’ Decía con mi pene en su boca.

Yo bombié como diez veces más y mientras que ella sentía mis embestidas y como mis testículos chocaban contra su barbilla, el caliente de mi semen empezó a alojarse en el fondo de su garganta. Ella se quedó sin respirar, confundida si debía tragarlo o no. En cambio yo seguía llenándole de líquido caliente y espeso toda la boca, el cual empezó escurrir fuera de la collontura de sus labios. Fué cuando ella decidío tragarlo, por temor de ser regañada por Memo o por mi. Mi orgasmo fué intenso e infinitamente largo, así que ella se apresuró a tragarlo todo, aunque lo sentía pegado en su garganta. Después de unos momentos su paladar se acostubró al sabor de mi esperma y estoy seguro que queria que no teminara de fluir. Yo bramaba como toro enloquecido. Luego de la segunda o tercer descarga, los cachetes de Yuli chupando con fuerza y acariciando toda mi verga me hicieron saltar y gritar. Nunca había sentido un orgasmo así... Ya estaba rendido, exhausto, sin poder mas, y ella seguía chupando. Por fin terminé y mirando al techo de ese sucio lugar, vi el rostro de mi Yuli chorreando mi semen por todos lados mientras ella tragaba lo que había quedado en su boca, se relamía y volvía a sorberme con toda su boca, como limpiándome. Poco a poco bajó el ritmo de mis embestidas, dándole tiempo para terminar de tragarse su elixir. Solté su cabeza permitiéndole libertad para proseguir ella sola a limpiarme mi instrumento. Trató de ser gentil evitando lamer mi glande, el cual estaba hinchado y sensible. Volteó la vista y vio que la observaba con morbo. La sentí mia y me hice la ilución de que ella también había sentido lo mismo.

-‘‘Je je je.. ¿Que te parecio Pedrito? ..¿tiene talento? Je je je..’’ Dijo Memo refiriendose a ella.

No dije nada, sólo me senté para descansar de mi éxtasis. La sensación de explotar en su boca mientras ella sorbía mi semen como podía.... fue deliciosa. Tan excitado había estado yo durante todo el dia que mi primer descarga fue un aluvión imposible de contener y terminó saliendo por las coyonturas de los labios de Yuli, que movía con rapidez su lengua y su garganta intentando tragarlo todo. La excitación acumulada hacía que yo continuara acabando mas y mas. Fue la mejor experiencia de mi vida.

-‘‘¡Muy bien, Yuli! ..te has portado muy bien, es una pena que tengamos que despedirnos por un buen tiempo. Pero no te preocupes, cariño ..Pedrito quedará al pendiente de ti. Quedaras a su disposición ..y él me dirá como te has portado. Por lo pronto me has dejado muy feliz ..estoy seguro que llegaras muy lejos ’’.

-‘‘¿Te vas? ..’’

-‘‘Si, me iré por un largo tiempo ..todo ha sido excelente. Eres una mujercita muy bella ..coges muy bonito, serás una muy buena modelo. Es más, te aseguro que regresaré por ti ..tengo unos negocios que hacer contigo mas adelante. Pero sólo si Pedrito me dice que te has portado muy bien con él ’’.

Yuli se paró de espaldas a la puerta como tratando de salir del departamento, pero se volteó enseguida y se quedó callada, este gesto le hizo reír un poco y no supo que decir, la tomó por los hombros para alejarla de la puerta, y ella lo tomó por las muñecas y le dijo:

-‘‘Voy a ser mejor ..muy complaciente, de verdad ’’.

La miró a los ojos, se acercó a ella y la besó, su oferta sonaba muy tentadora, tener a Yuli como una de sus Putas le daría muchos frutos, inexperta en varios sentidos y ‘muy complaciente’ sonaba muy bien para él, aceptaría su oferta pero primero tendria que ponerle unas condiciones, condiciones que la convertirían por lo menos durante unos meses en una Putita ejemplar.

-‘‘Escucha, Yuli ..hagamos esto, dame tus datos y mas adelante te llamaré. Mientras tanto tú te olvidas de noviecitos tontos, y te concentras en tus estudios y lo más importante ’’.

Hizo una pausa, no sabía que otra condición poner, la verdad yo tenía miedo de como fuera a ser la relación con Yuli de ahora en adelante,  y todo por llevar está situación a un límite en que todo se podía ir al caño.

-‘‘Quiero que te portes muy complaciente con Pedrito ..él me dira todo lo que ocurra contigo. ¡Esta claro! ’’.

-‘‘Esta bien ..y ¿cómo me voy a comunicar yo contigo? ’’

-‘‘Tú no ..Pedrito lo hará. Tú has caso lo que te he dicho ..ahora sal de aqui, no quiero que te vayan a regañar tus Padres ’’.

El peligro había pasado, ella la tomó como una orden, alzó la vista y una sonrisa iluminaba su bello rostro, se volvieron a besar con la intensidad de dos amantes que saben que durante meses no se volverán a ver. Realmente este desgraciado había logrado domarla, así como tenía a mi Madre y a mi Tía, y también a Beatriz nomás que ella se hacía la estrecha, como les decía este cabrón era capas de emputecer hasta a una monja.

Antes de salir le dijo que quería una foto de su rostro para recordarla, ella se sonrojó y le dijo que probablemente su rostro era un desastre, pero él con su caballerosidad le dijo que se veía muy bella. Yuli se arregló su coleta de cabello con las manos, se dio unas palmadas en las mejillas para poner un poco de rubor en ellas y le regaló su mejor sonrisa, encuadró su rostro y le tomó la foto, al escuchar el ligerísimo zumbido de camara, ella hizo un gesto de asombro y dijo un poco asustada:

-‘‘¿No le enseñaras nada a mis Papás, verdad? ’’.

-‘‘No te preocupes, cariño ..no las necesito. Ya eres mia ’’. Le guiñó un ojo y le acaricio su mejilla.

Se dio media vuelta y salío del departamento, cuando iba por la calle, miré en dirección hacía dónde iba, ella volteaba cada rato su cabeza y miraba hacía dónde estábamos, hizo un gesto de adiós con la mano y una mímica con sus labios y en ellos pude leer que decía ‘TE AMO’ No lo podía creer, la había dejado bien enamorada, apesar de haberla forzado a chuparme la verga. No cabe duda que este tipo era mi idolo, que forma de manejar a las mujeres.

Sin duda esta había sido la experiencia mas excitante que había tenido en mi vida, estaba soñado, aun podía sentir los delicados labios de mi amada en mi pene, era realmente fabuloso.

-‘‘Bueno, Pedrito ..regresemos a casa. Creo que ya tuvimos suficiente por ahora ¿no?, Je je je.. Seguro que la pasaste genial ¿no? ’’.

-‘‘¡Genial! ’’. Le respondí sintiendo su palmada de animo en la espalda.

Cuando volvimos a la casa, aun estaba soñando, me sentía otra persona, había pasado de ser niño ha ser todo un hombre. Me desilucionó no haberla follado, pero que importaba, ya habría otro ocasión para eso, era cuestión de idear algo mas adelante, ahora que el chulo me había dejado acargo de ella, seguro que trendría mas oportunidades. Ya en la cena para que les cuento, Memo le dijo a mi Madre que se hiría, vieran visto la cara de mi Mami cuando recibió la noticia, estaba pefrificada, no podía creer que su semental se le fuera, apenas que ya se había acostumbrado a tener calientita su cama. Y la verdad que ella ya estaba muy enamorada, si no diganme a mi que le miré sus ojitos. Enseguida se le empañaron en lagrimas, toda la noche estuvieron hablando, ella tratando de convencerlo, pero no había marcha atrás, el chulo ya había tomado su decisión.

Cuando bajé a desayunar al siguiente día, mi Madre estaba muy demacrada tomándo un cafe en la cocina, tenía la mirada perdida, ausente, traté de reanimarla un poco, pero apenas logré sacarle una media sonrisa. Nuevamente se quedaría sola, seguramente indefensa ante aquellos desgraciados hombres que la chantajeaban, tenía que volver a enfrentar su vida sola, junto a su pequeño querubin de 12 años, la vida no sería fácil para adelante, tenía que superarlo y rápido.

-‘‘¡Buenos dias, Má! ’’.

-‘‘Buenos dias mi vida ’’. Me respondió con su carita triste.

-‘‘¿Y Memo? ..no lo escuché cuando se lavantó ’’.

-‘‘No lo sé, cariño ..salió muy temprano, que tenía una reunion con gente de Gobierno ’’. Cuando se lo recordé una lagrima rodo por su mejilla.

-‘‘Mami, no te pongas triste ..no me gusta que estes así ’’.

-‘‘Si mi amor ..no te preocupes. Pronto se me pasará, ya veras ’’.

-‘‘Estoy seguro que encontraras un hombre y serás muy feliz ..como lo eras antes ’’.

-‘‘Hay mi niño ..que cosas tan lindas dices. Sabes, tienes razón ..no ahi porque estar tristes. Te tengo a ti y eso es lo mas importante ..ahora que nos quedemos solos, iremos solitos a ver a tus abuelos. A ti que te encanta mucho el rancho y andar tras tu abuelo ..iremos a verlos ’’.

-‘‘¡Siiií!!, yupi ..así se habla Mamá ’’.

-‘‘Claro que si ..es más, celebremos con un poco de helado ’’. Dijo Mamá sacando unos copos de nieve.

La verdad me quedé muy intrigado, el desgraciado se vería nuevamente con Beatriz, ¿que a caso no tendría suficiente con aquella vez?, ¿o ahora si cumpliría su promesa y le entregaría los videos a ella?, no lo sabía, pero ahi tenía mi computador para averiguarlo. Después de comer nieve hasta hartarnos, subí a mi habitación para revisar en su chalet, seguro que nuevamente la había citado. Como era de esperarse, ahi estaba el chulo vestido en un traje gris muy elegante. Tomó una copa de coñac y esperó a la que me supuse que era a la
Primera Dama.

No fueron ni 20 minutos esperando cuando apareció efectivamente Beatriz Montes de Oca. La Primera Dama venía elegante como siempre, derrochando glamur y elegancia. Traia un vestido color morado que le llegaba apenas encimita de la rodilla, ( no entiendo como iba tan sensual sabiendo que se dirigia con ese pervertido ) Su vestido era de tirantes con algo de escote, traia un cinturón blanco y las zapatillas del mismo color, tambien portaba para sol un sombrero blanco y sus lentes grandes a juego de color blanco. Sus piernas estaban cubiertas con unas medias negras, que la hacian ver muy espectacular.

-‘‘¡Vaya con la Señora Montes de Oca! ..no deja de sorprenderme su belleza ’’.

-‘‘¡Dejate de estupideces, desgraciado! ..y dame lo que me prometiste ’’.

-‘‘Pero, Señora ..decir grosería no es apropiado para usted, y menos si se las dice al hombre que la tiene en sus manos ’’.

-‘‘¡Solo quiero recuperar lo que es mio y largarme de aqui! ..espero y hoy si cumplas tu promesa de no volverte a ver ’’.

-‘‘Así es, Señora ..esta va a ser la última vez que nos veamos. Pero no por eso no vamos a dejar de pasarla muy bien ..hay que darnos la despedida ’’.

-‘‘¿A, aque te refieres, infeliz? ’’

Ella como la vez anterior volvió a quedarse como paralizada, sabía que no se le daría los videos tan fácil. Tragó saliva y esperó a lo que decía el chulo:

-‘‘Vamos, Beatriz ..no es para tanto. Después de todo sólo te pido que me muestres un poco de tus encantos ..no es un precio demasiado alto por tu reputación ¿verdad? ’’. Le dijo Memo en un tono un poco burlón.

-‘‘¡Eres un desgraciado! ..me dijiste que aquella vez sería la última. ¡Me prostituiste, desgraciado! ..¿que no has tenido bastante? ’’.

-‘‘Vamos, no es para tanto ..sólo quiero ver que llevas debajo de tu faldita. ¿Porque no me haces un pequeño desfile?, como si estuvieras en una pasarela ’’.

Ella lo miró fijamente, desafiante, como resistiéndose, pero no le duró mucho, nuevamente se vio que no tenía otra salida, si queria recibir los videos esta sería su última oportunidad. En eso tomó la determinación de hacerlo, y con un gesto de rebeldía, se subió la falda hasta la cintura, colocó ambas manos en sus caderas como en pose para modelar, al mismo tiempo sostenía su vestido y caminó de un extremo a otro de la sala en forma apresurada. Realmente se veía hermosa, su ropa interior lila, de algodón con olán a los extremos, cacheteros, que hacía que sus glúteos se miraran muy apetitosos, sus muslos torneados adornados por un ligero negro que sujetaba sus medias, esos hermosso muslos que dejaban marcar en forma muy definida su musculatura, cuando terminó su trayectoria se quedó parada frente a él con falda elevada como preguntando si le era suficiente.

Memo no dejaba de mirar fijamente su vagina, sólo se concentraba en aquella deliniada mata de vellos que se podía adivinar bajo aquella preciosa bombachita. A pesar de que su ropa interior era muy bella, no era tan chiquita, ya que al tener olán era mas bien grande, de modo que le cubría todo perfectamente, creyó que con eso evitaría un poco su pudor. Pero el infeliz tenía otros planes, la miró fijamente y le dijo:

-‘‘Mmmhh.. Quiero otra pasadita, pero antes de hacerlo date vuelta ..quiero que acomodes toda la tela de tu bombachita entre tus nalguitas, así puedo verte mejor ese culito que me encanta ’’.

Ella se sintió con una gran impotencia y sus ojos volvieron a llenarse de lágrimas, este infeliz quería humillarla por última vez, no sabía porque se había ensañado tanto con la pobre Beatriz, aunque creo que a ella, eso le gustaba.

-‘‘¿No crees que ya es suficiente? ¡Maldito tú me dijiste que si hacía todo me los darías! ¿hasta cuando? ’’.

-‘‘No, creo que no ..además creo que eso es lo que te gusta. Te aseguro que si te toco tu chochita, estoy completamente seguro que se me mojan los dedos. Así que anda ..no me hagas perder mi tiempo. Has lo que viniste hacer ’’.

Resignada se volteó dándole la espalda, y con ambas manos tomó los pliegues de sus calsoncitos para acomodarlas entre sus nalgas redonditas y carnosas. Sobre esos cachetes se podía ver con claridad las marcas que había dejado su prenda íntima. Después la hizo caminar una o dos veces más y luego le dijo:

-‘‘Es una lastima que me tenga que ir ..ganaría mucho dinero contigo. Estoy seguro que serías una muy buena Dama de Compañia para mis amigos Je je je..’’

-‘‘¡Jamás haría algo tan asqueroso infeliz! ..eres un pervertido ’’. Le gritó Beatriz bastante molesta.

-‘‘Je je je.. Eso no decías cuando te revolcabas con aquellos viejos ..es más, creo que ahora te arreglaste para mi. Creo que desde que saliste de tu casa ya venias chorreando la pantaleta ..eres una Putita que le encanta tener a un macho que le diga las cosas. Puedo ver en tus ojos que te gusta recibir órdenes ..sé que eso te da seguridad, saber que un hombre confiado como yo te diga lo que tienes que hacer. A veces las mujeres necesitan que un hombre de verdad les de seguridad, y creo que a ti te gusta, ¿no es cierto? ’’.

Entonces bajó una de sus manos al culo de Beatriz y lo agarró con firmeza.

-‘‘Se sincera con lo que sientes, Beatriz ..¿te gusta la sensación que tienes cuando te meto mano, verdad? Igual que te gusta obedecer las órdenes de quién te tiene en sus manos. Y no querrás que esto se acabe, ¿o me equivoco? ’’.

-‘‘Pero Memo ..no me puedes hacer esto ’’. Beatriz cambió inmediatamente su tono de voz.

-‘‘¿O me equivoco? ’’ Volvió a repetir Memo ya sintiendose dueño de ella.

-‘‘No, el trato es que yo sería complaciente contigo una vez ..no que sería tu Puta ’’.

-‘‘Bueno, bueno como quieras ..si es mucho para ti, sólo tienes que decírmelo. Quedate con tu vida patetica que tienes, como adorno para las fiestas de tu Marido. Sigue dormiendo con alguien alque no te atrae en lo mas mínimo ..sigue siendo la Esposa perfecta, aunque por la noches ardas en calor. ¡Toma tus videos y largate! ..espero no volverte a ver en mi vida ’’.

Beatriz se dio media vuelta y se fue presa de un ataque de llanto, estaba desesperada, angustiada e indefensa, sabía que todas las cosas que le había dicho ese hombre eran ciertas. Su Marido sólo la usaba como un adorno para presumir ante los demás, talvez si lo quería, pero no lograba explotar esa pasión que este hombre la hacía sentir. Abrió la puerta decidida a marcharse, si se iba ahora sabía que todo terminaría, al fin sería libre de ese chantaje tan ruin, pero algo muy adentro de ella la hacía arrepentirse, quizas nunca volvería a sentir esa pasión que le hacía liberar ese hombre.

Ella hacía ruido a propósito como que se marchaba, para que él la escuchara, luego un silencio prolongado. Pero el tipo sabía que le había dado justo en la yaga, se me quedó sentado en el sillón como fingiendo trabajar, hacía que no le interesaba cuando lo puerta se abrió lentamente y apareció Beatriz con la pintura de sus ojos corrida y llorando, se quedó parada mirando hacía a bajo.

-‘‘¿Y ahora qué? ’’. Sabía que estaba entregada pero quería oírlo de sus labios.

Ella sólo temblaba y sollozaba.

-‘‘¿Que tienes que decir? ..¿que decidiste? ’’.

Sin decir una palabra ella caminó hasta en centro de la sala y se levantó la falda como en señal de entrega, giró sobre si misma, y le dio la espalda, mostrandole su precioso trasero, con la tela completamente enterrada entre sus redondeces. El chulo se puso de pie y sacó unos de los cojines del sillón, ella permanecía de espaldas, le ordenó que se diera la vuelta y que se desnudara el torso, lo hizo lentamente pero sin tardar. Sacó almohadín del sillón y lo tiró frente a él, ella adivinó al instante sus intensiones, con el dedo índice le señaló el suelo y le ordenó:

-‘‘Híncate ..¡quiero que me la chupes! ’’. Le dijo en un tono seco y autoritario.

Beatriz estaba completamente rendida como una esclava, no decía nada sólo obedecía, mientras sus lágrimas no dejaban de correr por su bello rostro. Una vez más caida rendida ante las órdenes de ese macho, nuevamente estaba arrodillada con su cara justo frente su palo, cuya erección ya era evidente. El infeliz movía la cadera levemente y refreguaba su bulto hinchado contra su cara como en señal de que empezara. Enseguida comprendió lo que debía hacer, desabrochó el cinturón y luego bajó el cierré, su pantalón se deslizó rápidamente hasta los tobillos, debajo de sus calzoncillos podía verse su terrible estaca semi erecta. Bajó su ropa interior, en eso pude ver como sus ojos se agrandaron como de susto, sabía que eso iba a suceder. Es más, estoy seguro que desde que había ingresado eso era lo que andaba buscando.

El infeliz Memo tiene una tranca digna de el mejor Padrote del país, de eso vivia el desgraciado, por lo menos 20 cm, es gruesa como la tubería de un caño y con una enorme cabeza en forma de hongo que la hace ver poderosa. Cuando se le endurece del todo le recorren unas terribles venas palpitantes, que parecen enredaderas por todo el falo, creo que eso era lo que dominaba a esa tantas mujeres.

Beatriz la miró con asombro y algo de gusto a la ves, poco a poco estaba cambiando, estaba aceptando su verdadera naturaleza, se dio cuenta de la ardiente mujer que era, de aquella mujer fogoza que llevaba dentro. Ese desgraciado había despertado aquella hembra hambrienta de pasón y sexo que aquella vez vi con el Borre. Ese Padrote ya la había dominado, sí, ya la había convertido en una de sus Putas. Ella con su carita de buena, la imagen de mojigata que mostraba ante la sociedad y ante su círculo más íntimo de amigas, en su interior se estaba despertado un volcán, un fenómeno de la naturaleza que no puede, pero tampoco quería controlar.

-‘‘Quiero que me la chupes bien ..pero no me la agarres. Manten las manos juntas detrás de tu espalda ’’.

Esa era una forma de incrementar la sumisión, pues arrodillada con los pechos al descubierto y las manos quietas por detrás en su espalda incrementaban su placer visual, más aun porque veía como ella tenía que buscar con su boca la cabeza de su pene, tenía que sacar levemente la lengua para poder atraparla mientras él hacía pequeños movimientos de balanceo que le dificultaban la tarea. Realmente parecía una cachorrita en busca de su mamadera.

Cuando sintió por fin la cabeza de su palo en esa cálida y suave boca, se sintió en la gloria, y su garrote comenzó a crecer y crecer. Si bien Beatriz se hacía la forzada, era evidente que sabía lo que hacía, movía la cabeza para atrás y adelante como pajeándole con la boca y de ratos se detenía a succionar.

-‘‘¡Glogghhh! ¡gloggghh! ¡Grrrggghhh!! ’’

-‘‘¡Oohh!! Bien, nena ..así me gusta mi Putita. Te estás ganando mi lechita ¡Oohhh! ’’

Mientras él le daba pequeñas cachetadas en la cara para enrojecer sus mejillas e incrementar su humillación. Poco después la tomó de los cabellos con ambas manos y aceleró los movimientos de su cabeza, como para confirmarle que la estaba cogiendo por la boca.

-‘‘Así Putita ¡uff!! ¡uff!! ..tragatelo toda ¡ufff!! ’’.

-‘‘¡Glogh! ¡glogh! ¡Grugh!! ’’

Esta más que decir que sólo le entraba una pequeña porción de ese miembro en aquella pequeña boquita de labios rojos. Beatriz sentía como la punta de la estaca le llegaba hasta la campanilla, provocándole principios de arcada. Memo sentía como estaba a punto de estallar, así que, no la forzó tanto, dejó sólo la cabeza dentro de su boca, la agarró del pelo muy fuerte como para que no se moviera, la miró fijo a los ojos y le dijo:

-‘‘¡Te la vas a tragar toda! ..y no quiero ver que tires algo ’’.

Beatriz lo miraba fijamente desde abajo con cara de completa sumisión, su Marido muy católico y respetuoso jamás se le habría ocurrido acabar en la boca de su refinada Esposa, así que para ella eso era muy repugnante y ruin. Pero el chulo sabía como disfrutar de una boquita estrecha, es más, estoy seguro que esas eran las que le encantaban. Antes de acabar con el masaje bucal, dejó sólo la cabeza de su glande dentro de su boca, para que así la leche le inundara toda la boca y de ese modo la obligaría a saborear con su lengua todo su líquido.

Su falo comenzó a experimentar espasmos, primero uno luego otro hasta que Beatriz sintió algo caliente y salado que le inundaba boca, era muchísimo, tenía que apresurarse a tragar porque no le cabía todo en la boca.

-‘‘¡Oohhh! Tragaba, tragaba, Putita ..disfruta lo que te da tu macho ¡OOhhhhh!! ’’.

Parecía que nunca se le acabaría aquel líquido espeso, la pobre cerraba sus ojitos sintiendo como esa espesa leche le recorria desde la lengua hasta su estómago. Él gruñía como un animal, estaba como transformado, no soltaba por un sólo instante la cabeza de Beatriz para asegurarse que lo tomara todo. Aun cuando dejó de lanzar la leche ella seguía chupando como para asegurarse de que no quedara nada, así sabría que no se enojaría.

Cuando terminó de eyacular y pudo recuperarse de aquella espectacular mamada, mientras Beatriz seguía arrodillada frente a él, pellizcó sus pezones y le dio unos pequeños golpecitos a sus pechos para que se balancearan, y le dijó:

-‘‘¡Ufff!!! ¡Que bien! ..no sabía que eras una tan buena mamadora, ¡ufff!! La verdad es que eres una buena perrita Je je je.. Es una pena que te desperdicies con tu Marido ’’.

Luego se subío el pantalón, y dijo como dando una orden:

-‘‘Ya puedes levantarte ..ahi tienes tus videos, te aseguro de que ya no hay mas copias. ¡ufff!! Eres grandiosa ’’.

-‘‘¿Te, te irás? ’’.

-‘‘Si, así es ..tengo asuntos que tratar en otra ciudad. Pero aun así ..dame tus datos, te llamaré un día, estoy seguro que en el futuro me servirás ’’.

Este desgraciado las trataba de manera despreciativa, pero ellas de tontas le rogaban, como si el desgraciado fuera el Dios del sexo. La Primera Dama se acomodó las tetas y el vestido, estaba algo satisfecha, había logrado satisfacer a su macho, aunque ella no hubiera podido terminar con una gran cogida, pero eso a ella le bastaba, le entregó una targeta con sus datos y trató de tomar sus videos, pero nuevamente recapacitó:

-‘‘¡No los quiero! ..¡quedatelos!, para que te acuedes y regreses ’’.

-‘‘Je je je.. Eres increible ’’.

Luego salió del departamento sin decir nada más, dejando al infeliz Padrote completamente seco tirado en el sillón. No se ustedes, pero yo si quería ser como ese desgraciado, que forma de tratar a las mujeres, las sabía dominar de tal manera que las tenía rendidas a sus pies. Era capaz de tener un Edén sin que ellas se enojaran, ahora faltaba ver como se iba a despedir de mi Madre, ¿o a caso se hiría sin decir nada?.

Por la tarde veia como Mamá le juntaba sus maletas, le reacomodaba sus trajes y le doblaba sus camisas, me recordó ver como lo hacía con mi Padre, cuando este se iba de viaje, pero ahora se lo hacía a su chulo, al hombre que se había apoderado de su cama. Lo que mas coraje me dio fue ver que le dio la bata de mi Padre, la que decía en letras doradas ‘‘Sr. Tapia’’ Como si el desgraciado fuera la cabeza de la familia.

El tipo regresó en la noche, mi Madre se puso como gata en celo, pero él tan sólo se tiró en la cama y se quedó dormido, estaba terriblemente agotado, creo que ahora si su trabajo lo tenía agotado, si el tipo no era superman, también los Padrotes son de carne y hueso. Mamá quedó muy triste por no haber insitado a su macho, sólo le quedó acariciarle el cabello hasta que a ella también le ganó el sueño. La verdad que era una pena que se fuera este sujeto, ya le estaba agarrando cariño, creo en verdad si estaba enamorado de mi Madre, sólo que su trabajo no lo dejaba pertenecer a una mujer, pero en fin, creo que al final Mamá encontraría a alguien adecuado para ella.

Al otro día mi Madre se levantó muy temprano, he hizo un estupendo desayuno, tanto para que su macho se despidiera feliz, y quizas algún día regresara, pero tanto como ella y yo sabiamos que así no iba a ser, seguramente se olvidaría de nosotros al encontarse a otra Puta a quién joderse, es más, creo que ya la tenía, por eso no le importaba mucho deshacerse de una, sólo que a Mamá si le había logrado tomar cariño, y eso sería muy difícil para ella.

Al momento de desperdirse, cuando ya el tipo estaba subiendo sus maletas a su auto, llegó mi Tía Cesy, ¡no sabía como se había enterado!, seguramente Mamá le había avisado, pero al tipo no parecio importarle, seguia subiendo sus maletas sin siquiera saludar a mi Tía.

-‘‘¿Te vas? ’’. Le preguntó mi Tía.

-‘‘A caso no estás viendo ’’. El chulo parecia enojado.

-‘‘¿Pensabas irte sin despedirte de mi? ’’.

-‘‘No suelo desperdirme de mis Putas ’’. Le respondió secamente.

-‘‘¡Eres un desgraciado! ..pensaba que había algo entre nosotros, pero ya veo que sólo me usaste ’’.

-‘‘¿Quién te dijo que me iría? ’’.

-‘‘Eso no importa ..¡contestame lo que te pregunte! ’’. Le enfrentó mi Tía.

-‘‘¿Fue Mónica, verdad? ..¡maldita! ’’.

Memo entró a la casa furioso, tenía los ojos de diablo, nunca lo había visto así, yo estaba parado en el jardín viendolo todo, estaba petrificado con el cambio de humor del chulo, no sabía porque había explotado su colera.

-‘‘¡Pedrito! ..ve a tu cuarto y no salgas para nada ’’. Me dijo el chulo.

Yo lo hize enseguida, temí por mi Madre y mi Tía, no sabía como iba actuar el chulo. Subí corriendo a mi habitación tras la mirada de mi Madre, que estaba al igual que yo de asustado. Temblando encendi mi monitor para observarlo todo, tenía que enterarme de lo que sucedería haya abajo.

-‘‘¡Escuchenme bien las dos! ..yo no tengo porque darle cuentas a nadie. Si yo me quiero largar lo hago ..no tengo porque estarle avisando a mis Putas lo que hago o lo que tengo que hacer ’’.

-‘‘¡Memo! ’’. Exclamó mi Madre por el repentino cambio en su caracter.

-‘‘¡Si, Mónica a eso me dedico! ..es una pena que te tengas que enterar hasta el último. Pero así es ..soy un Padrote. Y tu Hermana trabajo para mi ’’.

-‘‘¡Eres un desgraciado, Memo! ..yo creí que me amabas ’’. Le dijo llorando mi Tía Cesy.

-‘‘¿Amarte? ..por dios, yo no amo a mis Putas ’’.

-‘‘¡Maldito, largate! ’’. Le gritó mi Tía. 

A Memo no le gustó nada la forma en que mi Tía lo estaba enfrentando, y ni corto ni perezoso, le dio una cachetada que la tumbó sobre el sillón. Mi Mamá trató de defenderla, pero a ella también le advirtio que no se metiera. Que si tan Puta se creía, que entonces la tratara como tal. La jaló de los pelos y la arrastró hasta el otro extremo de la sala y como mi Tía aún se resistía, le volvió a dar otra cachetada, aunque esta vez más suave, le dijo que no se pusiera tonta o que le iba a ir peor. Mi Tía lloraba, sollozaba, le decía que la dejara en paz, que no le hiciera daño, miraba a mi Madre como pidiéndole ayuda, lloriqueaba, pero en el fondo se dejaba hacer.

-‘‘¡Querian despedida par de Putas! ..¿querían garrote como despedida? Pues ahorita lo van a tener ’’.

Memo le empezó a sobar las tetas por encima del vestido. Luego y de un sólo tirón se lo arrancó y lo dejó hecho jirones. Le quitó bruscamente el sujetador y lo tiró al suelo. La levantó, jalándola otra vez de los pelos y le comió la boca con un beso apasionado. Memo se inclinó para besarla, pero ella apartó la cara.

-‘‘¿Pero qué chingados? Venga zorra, sabes perfectamente que te gusta que te toquen las tetas. Tanto que te he cogido ¿y ahora ni siquiera me dejas besarte? ’’. El tono de Memo había cambiado radicalmente.

Había pasado de ser aquel perfecto novio de mi Madre aquel Padrote que las había violado en Puerto escondido.

-‘‘Voy a contar hasta tres, y si no me dejas probar esa lengua de guarra que tienes, tú te quedas sin despedida y sin mi verga. Uno... dos...’’

-‘‘¡No! no ..aquí no. Vamos…a otra parte ’’. Le rogó mi Tía Cesy.

-‘‘¡Para nada! ..viniste aqui de zorra a despedirte ¿no es cierto? Pues aqui me voy a despedir ..y no te preocupes por tu sobrinito, él es muy entendido. No bajara hasta que yo se lo ordene ’’.

Era claro, el desgraciado había logrado hasta controlarme a mi, él sabía perfectamente que yo le haría caso y podría cogerlas en nuestra propia sala sin que yo dijera nada. Sin darme cuenta yo tambien había caido en las mañas de ese desgraciado. Me quedé observando en el silencio de mi habitación, mirando su acción y la figura de mi Madre que no entendía lo que estaba sucediendo frente a ella.

Mi Tía ya no opuso resistencia, es más, me dio la impresión de que se había rendido ante la evidencia de lo que su cuerpo deseaba.

Mientras se besaban, Memo le sobaba las tetas y mi Tía el paquete a Memo por encima de su pantalón, mientras que Mamá se moría de celos sin saber que hacer o decir. Luego el chulo le empezó a comer las tetas. Se entretuvo un buen rato y cuando lo creyó conveniente, le bajó la falda veraniega y la dejó sólo con su tanguita negra. Mientras él se quitó la camisa, los zapatos y le apuntó a mi Tía hacía su tremendo bulto que ya no se podía mantener atrapado entre esos ajustados pantalones.

-‘‘¡Andale, Puta! ..no querias tu despedida. ¡Aqui la tienes! ’’. Le dijo a mi Tía moviendo su garrote.

A estás alturas, mi Tía era una autómata que hacía sin rechistar todo lo que el chulo le pedía que hiciera. Mi Tía miró a Mamá que seguia aun como piedra viendolo todo, y se dirigió a su macho. Abrió la boca y mordió la verga ya perfectamente dibujada por encima del pantalón, Memo dio un suave quejido e intentó apartarla, pero ella se prendió jalándolo del cinturón, con lo que el chulo se vio obligado a sentarse en el sillón. Ella, hincada, manipuló el cierre extrayendo el suculento garrote que saludo con un beso en la punta. Le peló la verga por completo, y de inmediato atrapó la cabezota entre sus labios, haciendo que él se recostara mientras mi Tía golosa le brindaba una súper chupada.

Ella, se acomodó sobre sus pantorrillas para estar más comoda, para que nada le impidiera disfrutar de ese nabo, mientras lo hacía sostuvo el conjunto de los testículos y el pene entre sus manos, como si fuera agua que se dispusiera a beber. Memo, incapaz de dar crédito, creyó adivinar lo que se proponía hacer esa Puta que había transformado bien en aquel paradisiaco lugar, se sintió satisfecho por su trabajo, se relajó en el acolchonado sofá de mi Padre y se dispuso al mejor masaje que le iba a brindar una de sus alumna de su negocio.

-‘‘Demuestrame lo mucho que te gusta ’’. Le ordenó su Padrote.

Mi Tía le dirigió una última mirada e, inclinándose, con sus delicados dedos hizo que el pene se arremangara hacía atrás, separando la piel del capullo. Cuando Memo sintió el cálido abrazo de los labios de su Puta creyó desfallecer, y de pronto el cuerpo se le hizo muy pesado. Mirando hacía abajo, vio el continuo vaivén de la cabeza de su chica. Le tranquilizó el comprobar que al menos en el arte oral era una aprendiza, puesto que de vez en cuando tenía que sufrir los envites de sus dientes en la sensible piel del capullo. Aún así, no dijo nada. Ni loco quería interrumpir ese momento y la molestia era un ligero cosquilleo en comparación con lo que estaba recibiendo a cambio.

Mi Tía, a su vez, se sorprendió gratamente al verse de rodillas en la casa de su hermana chupandole la verga a su novio, era increible las cosas que sucedian en casa a causa de la extraña naturaleza de mis bellas damas. Ella lo chupaba cariñosamente, con gula, apreciando en su paladar su sabor. Era fuerte y salado, indescriptible. De hecho, si lo tuviera que definir con palabras, no se le ocurriría otra cosa que explicar que ese era el gusto que debería tener un hombre ( no se si pensaba lo mismo con el de su Marido, pero parecía este ser el unico que la hacía disfrutar ).

Por un momento se dedicó a experimentar y jugó con su lengua por toda la extensión ensalivada. La enredó como una serpiente por la punta, haciéndola zigzaguear hasta la base. Apartando su manjar hacia arriba, se atrevió incluso a chupar con devoción las peludas bolas, que hasta ahora, nunca le había dedicado tanto atención. Ahí su chulo, en un acto reflejo, sujetó a duras penas la cabeza de su Puta, y sonriendo le aconsejó prudencia.

-‘‘Cuidado, ten cuidado ..que son muy delicadas ’’.

Ella le devolvió la sonrisa y siguió devorando su duro palo, con mayor ansia pero igual parsimonia. En ese punto ya se había olvidado de que su hermana los observaba como una estatua a corta distancia, sin saber que hacer o que decir, estaba cegada en darle placer a su macho, a su hombre, a ese desgraciado que la usaba solo para ganar dinero, como negocio. Mientras él gemía de placer, ella no rememoró las lágrimas que había vertido antes de decidirse a ser una de sus chicas; ni de lo que estaba haciendo ahora, que le repercutiría despues cuando se enfrentara a su hermana ya que todo esto pasara. Lo unico que realmente importaba, era que estaba practicando para dar ese mismo regalo a ese hombre que no era su Marido, al cual había jurado fidelidad eterna.

Mi Tía estaba ahora desatada, lo lamía como desesperada, como hambrienta, como si nunca hubiera comido esa tranca. Cuando Memo pensó que había sido suficiente, la volteó, la puso a cuatro patas, le dijo que empinara el culo. Le hizo la tanga a un lado, apuntó la roja cabeza de su verga a la entrada del chocho y se la metió hasta el fondo de un empujón bestial.

-‘‘¡Mrrgghhh!! ¡Uhmmmhh!! ¡NO! ¡ASI NO! ¡AAYY!! ’’. Exclamó mi Tía al sentir de golpe toda su hombría.

-‘‘¡Eso era lo que querías, Mónica! ..¿querías que me montara a tu Hermana como despedida?. Pues lo lograste ..¡mira como chilla la muy cerda!, ¡mirala como no le importa que la monte frente a ti! ¡Es una perra! ..¡es una de mis tantas Putas! ’’.

Mi Tía gemía, gritaba, chillaba, le decía que le hacía daño, que la estaba partiendo, que parara, que por lo menos se pusiera condón, que ella no estaba tomándo pastillas y se podía quedar embarazada o que se podían contagiar de algo. Trató de escabullirse y casi lo consiguió, pero Memo la sujetó de los pelos y le dijo que se callara de una puta vez, que se la iba a joder como a una perra, que él no usaba condón y que si se quedaba preñada, ese era su problema. Que a las Perras se les coge, se les preña y que al macho que lo hace no tiene por qué pensar en ello.

-‘‘¡HAY! No, Memo por dios ..para ¡Ayyy! Me haces daño. ¡Arrrggghhhh! ’’.

-‘‘¿Querías tu despedida Puta? ..para esto veniste, por eso dejaste a tu chiquillo en cuidado con tu cornudo. ¡Toma perra! Y tú Mónica, encuerate ..que para ti también hay despedida ’’.

Memo se la montaba de una forma salvaje. A mí Madre, también le dijo que se quitara la ropa, que la quería en bragas. Lo hizo, no se como, pero lo hizo, estaba hipnotizada, no pensaba, no razonaba, parecía actuar en forma automatica. El desgraciado ese había logrado dominarlas nuevamente ante su brutal enfado. Mi Madre se despojó de su Jeans que llevaba y de su top negro, quedando sólo con sus braguitas de hilo dental blancas que esa mañana se había puesto.

-‘‘¡Tumbate sobre el sillón y masturbate! ..enseguida voy contigo, desgraciada ’’.

Este desgraciado tenía una manera de decir y dar placer, que hacía que todo hembra al escuchar su voz se estremeciera. Por un lado, parecía que estuviera proponiendo algo tan inocente como darle un masaje o prepararle la comida, por otro lado, debajo de esa galanura, podía oír el latido de la lujuria, de una bestia de colmillos largos y retorcidos que pretendía devorarla viva, y ella quería que lo hiciera. Sabía que tenía que entregarse con él, pero… ¡oh, Dios mío!, será sólo esta vez, te prometo que será la última vez. Tú sabes que será la última vez… pero, precisamente por eso, déjame tan solo esta vez. Dejame ser feliz una vez más, seguramente pensaba mi Madre al estar inmovil y viendo toda esa grotesca escena. De pronto mi Madre dejó de permanecer estatica para empezar a despojarse la blusa y retirar sus ajustados jeans de su escultural cuerpo.

Mientras Mamá se apresuraba a despojarse de sus ropas, Memo seguía poseyendo a mi Tía a su antojo y capricho. Se la metía como una bestia en celo, sin pararse a pensar en que la pudiera estar lastimando. Mi Tía se seguía quejando, a veces hacía intentos por zafarse, pero todo fue en vano. Cuanto más intentaba ella escabullirse de ese macho, más fuerte se la chingaba y más daño le hacía.

-‘‘¡Toma perra! ’’. ¡PLOFFF!, ¡PLOFFF!, ¡PLAFFF!

Como a los 15 minutos de fuerte bombeo, Memo se corrió llenándole el chocho de abundante leche, al mismo tiempo que ella tenía su tercer orgasmo. Cuando acabó de correrse, se mantuvo dentro de su vagina todavía otro buen rato. Luego se la sacó, le dio la vuelta, le puso boca arriba con las piernas entrecerradas y le dijo que se cubriera el chocho con las dos manos, que no dejara que se le saliera la leche de adentro. Pero el chulo le había eyaculado por montones y aunque mi Tía se cubría lo mejor que podía, gran parte de la lefa salía como la lava de un volcán en plena erupción y le resbalaba por entre los muslos manchando parte de los sillones.

Cuando acabó con mi Tía, le dijo a mi Madre que le limpiara la tranca. Que lo chupara y que se la pusiera a punto, porque se la iba a volver a montar. Que tenía el antojo de dejarla preñada y que cuanto antes lo hiciera, mejor. Su tranca, aunque media flácida, seguía siendo enorme. Mi Madre dudo un instante, pero al ver nuevamente la colera de su chulo, se levantó y le agarró el garrote, trató de decirle algo, pero al momento el infeliz la tomó de los cabellos y la empujó hacía su palo. tenía su leche y partes de flujo de las corridas de su Hermana.

Mamá se la limpio de principio a fin, tragando por completo los restos de su deleite sexual. No tardó mucho antes de volverse a empalmar. Le dio un beso de agradecimiento y le dijo que se pusiera a cuatro patas, que le quería ver el culo mientras se jodia a su Hermana, que le excitaba verla con el culo en pompa y que lo moviera haciendo círculos, de arriba abajo como pidiendo verga con su culo.

Yo estaba impactado, no sabía que pensar, ¿como era posible que en tampoco tiempo las cosas se habían puesto así?, mi Madre había perdido la cabeza, no era ella efectivamente, en éstos momento se había cegado para todos, las dos descaradas Villanuevas vivian sólo para ese palo, realmente esto estaba de locos, tenía a mi Madre y a mi Tía cogiendo como locos en la sala a plena luz del día, sin importarle que yo, el pequeño Pedrito pudiera bajar y verlos, claro que no lo haría, estaba disfrutando de todo, pero que tal si yo no lo supiera, comprendanme, yo también tengo mis principios.

En dónde los deje, ah... Lo hizo, mi Madre avanzó hasta el lugar dónde el sillón y levantó sus nalgas, formando con su cuerpo la posición sexual de las Perras. Memo hizo un gesto y mi Tía se volvió a poner de la misma que mi Madre, a cuatro patas, justo al borde del sillón. Con el culo bien empinado. Como ya saben, como una Perra.

Tal como estaba, mi Madre seguia moviendo el culo como su chulo le había dicho y de espaldas a lo que ocurría entre ellos, era testigo ciego de esa segunda cogida. De vez en cuando, volteaba la cabeza por entre sus hombros y veía el rostro de su Hermana descompuesto por las embestidas de ese macho y por la mezcla de dolor y placer que le estaba causando. No podía ver como su chulo se la estaba cogiendo, pero sí que podía imaginar el momento en que su estaca salía de las entrañas de su Hermana para volverse a hundir en lo más profundo de su vagina, arrastrando tras de sí, los restos del semen y del flujo de la anterior corrida. Al ser la segunda montada y al haber mantenido en su interior la leche que su macho le había regalado, los sonidos del mete y saca eran algo extraños y exagerados, como cuando queremos meter una masa en un recipiente estrecho.

Mi Tía se volvió a correr otras dos veces. Sus orgasmos eran largos y pausados. Cuando terminó el segundo de éstos, Memo la volteó, la puso boca abajo, le abrió las piernas, se colocó encima de ella y se la metió hasta el fondo. A mi Madre le pidió que me acercara, que pusiera el culo cerca de su cara. Así que ella, ya con total descaro se colocó a cuatro patas, por encima de su Hermana, con su trasero a muy poco de su nariz y su culo a la vista de su macho. Él la tomo por el culo y lo sobaba, lo estrujaba, lo palmeaba, mientras seguía jodiendose con dureza el chocho de mi Tía. Con sus dos manos empujó a Mamá de las nalgas hacía abajo y su clítoris con toda su vagina rozó con la boca de la que salían alaridos de placer. Le exigió que le comiera el chocho y mi Tía ni protestó. Se apoderó de los labios mayores de su Hermana y los succionó con buen hacer.

Realmente no sabía cual era el gen que tenian las Villanueva para ser tan Putas, pero lo único que sé, era que estaban enrredadas en la sala chupandose el chocho y corriendose a lo bruto. Mi Tía pasaba su lengua alrededor del botoncito de su Hermana y lo lamía entreteniéndose con gusto. Así estuvieron por un buen rato. Memo cogiendola del chocho a mi Tía y ella comiéndole el clítoris a mi Madre, bonita familia me fue a tocar. Cuanto más duro la penetraba el chulo y más empujaba, como por inercia, las caderas de mi Madre se restregaban en la cara de mi Tía, entre más presurosa se la montaban, ella pasaba su lengua a lo largo de su vagina. La cogida estaba siendo fenomenal y después de 10 minutos se corrieron los tres a la vez. Memo en el chocho de mi Tía y Mamá en su boca.

Luego, al recuperarse, Memo le volvió a pedir a mi Madre que le limpiara la verga, que se la dejara reluciente. A mi Tía le dijo que cerrara las piernas y que no dejara escapar ni una sola gota de su esperma. Luego se vistió y les dijo que se fuéran preparando, que el verano del proximo año regresaba y que tenía planeado pasárselo a lo grande. Que desde ahora y en adelante el sería su macho. Mi Tía, su Perra y mi Madre, ‘‘su Puta’’. Que ahora le pertenecían. Que cuando regresara queria conocer a su pequeño hijo, que las dos lo cuidaran, porque era para las dos. Se vistio enseguida y salió de la casa, cuando estaba casi en el auto volteó hacía mi cuarto y me vio que yo lo observaba, con una sonrisa y una seña como de militar en la frente se subió en su lujoso auto y desaparecio de nuestras vidas hasta el proximo año.

¡Ufff!!!.. Que cogida le había puesto a mi Tía, las había dejado rendidas en el sillón. No quise bajar, para no encontarlas desnudas y llenas de leche, dejé que pasaran su momento de calma y de satisfacción, ( a mi tampoco me gustaría que me interrumpieran ), además creo que en cuanto pasara el éxtasis ellas tendrían mucho de que platicar, por lo pronto estoy seguro que mi Tía si se había quedado con la semillita del chulo, porque cuando se la metió, si se preocupó, haber si no aparecia después con un nuevo ‘‘primito’’, pero en fin eso lo sabremos después, antes me voy a dar un baño, así tendré un pretexto para bajar después....


Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (22)
‘‘Como Escapar de su Destino.’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo....
pedritapia08@hotmail.com

7 comentarios:

  1. espero que memo tarde mucho mucho tiempo en regresar, pero es mejor si no lo hace, este episodio no me gustó demasiado, pero estoy seguro que el proximo sera mucho mejor, gracias, ya vuelve fernando

    ResponderEliminar
  2. me supo a muy poco este capitulo y la espera para el proximo se me antoja muy larga

    ResponderEliminar
  3. Para mi ha sido el mejor capitulo por su ritmo. Las 3 situaciones no han sido novedosas, a no ser la primera, la de la putita joven, pero es muy difícil aportar situaciones nuevas sin forzar el ritmo natural de la trama. Me ha gustado el relato siendo este mas dinámico sin tanta descripción como sugerí en un comentario anterior. Creo que al personaje del chuloputas lo has despedido magníficamente, te ha quedado soberbio este cliché. Tienes razón le estábamos ya cogiendo cariño al padrote. Y bueno...tenia que terminar ya la relación y comenzar otras nuevas ademas de avanzar en la trama Monica-Pedrito. A ver que pasa con el hijodeputa del Fernando...Me tienes en ascuas a ver que se te ocurre, me parece que ahora que Pedrito ya es un hombre...al Fernando tal vez reciba su merecido.Un poco de sexo gay en la trama tambien seria algo novedoso aunque no sea una de nuestras preferencias, pero una serie como esta creo que lo merece por no dejarla coja. Te esta quedando algo de mucha calidad. Saludos, felicidades y gracias
    ElVasco

    ResponderEliminar
  4. seria lindo que el proximo amante le pegue un morreo de infarto delante del hijo, que la madre no se oculte (ya sea por borrachera o lo que fuera) :)

    ResponderEliminar
  5. ya te volviste a demorar pedrito!

    ResponderEliminar
  6. A TODOS LOS SEGUIDORES DE ESTE BLOG LES COMUNICO QUE EL SEÑOR PEDRO DANIEL TAPIA FALLECIO EL DIA 19 DE FEBRERO DE ESTE AÑO A LA EDAD DE 47 AÑOS EN UN ACCIDENTE DE TRANSITO MOTIVO POR EL CUAL ESTE BLOG A QUEDADO ABANDONADO, YO QUE FUI SU MEJOR AMIGO EN VIDA COMUNICO ESTO A TODOS AQUELLOS QUE LO SIGUIERON PARA QUE NO SIGAN AUMENTANDO MAS LOS COMENTARIOS Y ESCIBIENDOLOS EN FALSO YA QUE NO LE VAN A LLEGAR A NADIE.

    ResponderEliminar