Translate

miércoles, diciembre 21, 2011

Capitulo (18)



MI MADRE Mónica.......... Capitulo (18)

‘‘El Negocio de Memo.’’


La situación en la casa había cambiado mucho, mi Madre y su amante derrochaban pasión por todos los rincones de la casa, el tipo era tan descarado que le metia mano a cada rato, sin importarle que yo estuviera frente de ellos. Mamá trataba de disimularlo pero yo lo veía y sabía todo, no había lugar en la casa dónde se encondieran. Memo sabía que yo los observaba y eso le gustaba, le gustaba exponer a mi Madre frente a mi sin ningún pudor, ya fuera en la sala, en la cocina, en el baño, en el jardín, dónde fuera era buen sitio para darle caña, y mi Madre pues bien dejadota, se dejaba hacer por su chulo por todos los sitios de la csa. En una ocasión me dirigia hacía el baño del pasillo cuando los vi estar agasajandose sin ningún pudor, me quedé quieto observandolos, a distancia para no llegar a ser descubierto.

Mi Madre estaba de espaldas a mi y él me quedaba de frente. Memo le apretaba el trasero mientras ella le llevaba la mano al bulto ya notorio dentro de su pantalón, los dos agasajandose como un par de adolecentes.

-‘‘¡Uhmmm!! ....mi amor, estás caliente ’’. Le dijo mientras le bajaba la bragueta y le sacaba la inflamada tranca.

-‘‘¡Tu que crees preciosa! ....sólo sientela ’’.

-‘‘¡Uhmm!! ...¿qué quiere que le haga su mujercita antes de la cena? ’’.

Por toda respuesta, Memo la empujó de los hombros, haciéndola arrodillar delante de su nabo, en pleno pasillo. Mamá trató de voltear hacía atrás para asegurarse de que yo no andaba por ahi, ya saben el sexto sentido de las mujeres, pero el tipo le agarró la cabeza y se lo impidio, con un giño del ojo le dijo que el estaría al pendiente, que no se preocupara, a lo que Mamá sólo cogió la tranca y se la empezó a pasar por el rostro, sonriendo y mirándolo a los ojos. Con una vozecita mimosa, le decía:

-‘‘¡Uhmmm!! ...así que mi macho quiere que su hembra le chupe su cosota, ¿verdad? Quieres que me meta en la boca esta cosota enorme y no pare de chuparsela hasta que le salga toda la lechita caliente.. ¿A que sí? ’’.

-‘‘¡Oooohhh!! ...¡Sí!, sí, eso quiero, puta. Quiero que me hagas una mamada de las que tú ya sabes ...hasta que me hagas llenarte la boca de leche ’’.

-‘‘¡Mhmmm!! ..que rico. Ya sabes que me encanta chuparte tu cosota, Memo. ¿Y dónde se quiere chorrear mi amorcito?, ¿quiere llenarme la boquita y que me trague toda tu leche? o ¿quieres correrse en mi carita? ’’ Y se metió la verga en la boca, empezando a mamar.

-‘‘¡Uffff!, ¡ufff! Que boquita tienes, Mónica ...me correré en tu cara. ¡Ufff! Como me gusta llenarte la cara de leche ¡Ufff! ’’.

El infeliz volteaba hacía dónde yo estaba, el desgraciado ya me había visto y le encantaba humillar a Mamá para que yo me diera cuenta,le gustaba ese morbo de estar cogiendose a mi Madre frente a mi, y yo, para serles sinceros tambien me agradaba, era una sensación extraña que me hacía empalmarme de inmediato. Yo los miraba desde una esquina, miraba como Mamá estaba en cuclillas moviendo su cabeza hacía delante y hacía atras, mientras que el tipo con su macana de fuera por el cierre de su pantalón le daba tranca a mi Madre hasta llenar.

-‘‘¡Va mi amor! ....llénale a tu hembra toda la cara de tu leche ¡Mhmmm! ¡Glooogggg!! ¡Glogggg!! ¡Aaaahhh!! A mi también me gusta que me pongas tu cremita ¡Mhmm!! ¡Glooooggg!! ’’

Memo puso sus manos en los costados de la cabeza de mi Madre y empezó a cogerle por la boca. Aún no podía metérsela toda, pero cada vez conseguía metérsela más. Algún día toda su tranca desaparecería en su garganta, sólo tenía que seguir trabajandola. Su mayor logro sería terminar con su garrote metido hasta el fondo, para que su semen fuera a parar directamente a su pansita.

-‘‘¡Ooohh!! Como me gusta cogerte la boca, Mónica ’’. Le decía mirando su tranca, brillante ya por la saliva que mi Madre le depositaba al entrar y salir de su boca.

En ocaciones la sacaba y le daba varios golpecitos en las mejillas, se la pasaba por la frente, las mejillas y los labios. Ella lo miraba y sonreía. Veía en su cara el placer que le daba a su macho y eso la hacía inmensamente feliz.

-‘‘¡Aaggggrrrhh!! Mónica, ...me voy a correr ¡Oooohhhhhh!! ’’

-‘‘¡Dámela toda Papi! ...cúbreme la cara con tu lechita. Dame mi cremita para las arrugas ’’.

Mamá se apoyó en los talones y levantando un poco la cara, cerró los ojos y esperó a sentir la caliente lluvia que se avecinaba. No tuvo que esperar mucho. Memo cogió su dura macana con la mano y se empezó pajear delante de su cara hasta que estalló. Su orgasmo fue muy fuerte. Sus chorros golpeaban con fuerza la cara de mi Madre, dejándola tapisada de leche. Su frente, sus mejillas, sus labios, hasta parte de su cabello quedó marcado. Cuando la verga dejó de soltar leche, Memo la volvió a meter en la boca de Mamá para que se la limpiara. Sintió su lengua lamer el capullo, aún palpitante y agradecida por tremendo masaje.

-‘‘Que linda quedaste Mónica, Je, je, je... Deberias de guardar mi leche para tus amigas, Je je je... Así no se
volverían viejas Je, je, je...’’

Mamá se levantó y como pudo a tientas se metió a su cuarto, el semen que llevaba no la dejaba ver muy bien, luego salió bien bañada para hacernos de comer. Ya luego en la cena el tipo me miraba sonriente, a veces creía que lo hacía de burla, como si estuviera restregandome en la cara que se montaba a mi Madre.

-‘‘¿Dónde estabas Pedrito?, ...no te vi en toda la tarde ’’. Me dijo el infeliz sabiendo que lo había visto en el pasillo.

-‘‘¡Eh!, yo.. ¡estaba en! ...en mi cuarto, si en mi cuarto jugando videojuegos ’’.

-‘‘No Pedrito ...esos videojuegos te van a convertir en un tonto. Que te parece si mañana me acompañas a mi trabajo ...estoy seguro que te vas a divertir Je je je...’’

-‘‘¿A tu.. trabajo? ’’.

-‘‘Si hombre ...ya deja las faldas de tu Madre. Acompañame mañana ...no te vas a rrepentir ’’.

Mientras me hablaba, el desgraciado estaba sobando a mi Madre sin ningún pudor, sin importarle la vergüenza que pasaba ella al saberse observada. Siempre que la magreaba mi Madre permanecia quieta, con sus mejillas ruborizadas y su cabeza mirando a su plato, mientras el desgraciado le metia mano por todos lados. En uno de esos magreos le dejó levantada la falda dejando ambas piernas prácticamente al descubierto. Sus carnosas y hermosas nalgas quedaron a mi vista y a la de Memo. Un empujón más, sus bragas y el pachoncito formado por el rojiso vello del chocho quedarían a la vista.

-‘‘¿Entonces que dices?, ¿te animas? ’’.

-‘‘No sé, ¿me dejas Mami? ’’. Le pregunté a ella sacandola de sus cavitaciones.

Pero Mamá estaba mas concentrada en esas manos que en la conversación que estábamos teniendo.

-‘‘¡He!, he, ¡este! ...si, si claro. Ve Pedrito, ocupas distraerte, mi amor ’’.

Ella le miró un instante como para decirle que ya era demasiado, pero ya era algo tarde para rectificar, ya que sabía que el seguiría adelante y quería aparentar que el tema no tenía importancia, con lo que decidió aparentar normalidad y continuó la conversación normal. No obstante se bajó un poco la falda, pero momentos después se la volvio a subír de nuevo, incluso un poco más y a partir de ahí no se la volvió a tocar. Cruzó sus piernas. La nalga izquierda se mostró entonces completa. Yo me empezé a poner nervioso, no sabía si mirar o hacerme el despistado con ellos, así que traté de cenar rápido para salir de esa incomoda situación.

-‘‘¡Ya está entonces! ...mañana me acompañaras ’’.

-‘‘¡Este!.. ¿y adonde me llevaras? ’’.

-‘‘No comas ancias, Pedrito ...será una sopresa. No te vas arrepentir ’’.

-‘‘¡Uhmmm!! ’’ Nos sorprendio mi Madre.

-‘‘¿Que tienes, Má? ’’.

-‘‘¡He!.. he.. Na, nada perdón ...me deje llevar por el sabor de la comida. Esta deliciosa, ¿no es así? ’’.

-‘‘Claro Mónica ...está muuuy rrrrica. ¿Pero como que le falta algo no?, quizas un poco de ensalada ’’.

El infeliz se levantó hacía el refrigerador, a lo que aprovechó Mamá para reacomodarse la falda, ya que casi la traia en la cintura. Buscó entre toda la verdura y sacó un pepino, cuando lo vi venir traia su sonrisa burlona, seguro que algo intentaría el desgraciado, algo que no me quería ni imaginar, pero que estaba ansioso por saberlo. Así que terminé rápido de cenar y me levanté de inmediato, no le permitiria al desgraciado que humillara ya más a mi Madre en mi presencia.

-‘‘Ya terminé ...grasias Mami. Me voy a duchar para irme a la cama ’’.

-‘‘No te olvides de cepillar tus dientes, mi amor ’’.

El desgraciado se quedó con el pepino en la mano y su sonrisa burlona, me dirigi a mi cuarto pero con una gran incognita, que pretendia ese infeliz con esa hortaliza.

-‘‘¿Para que querias ese pepino, Memo? ’’

-‘‘¿El pepino? para nada ...para comerlo, para que más, ¡Muaccckkk!! Te espero en la cama amorcito ’’.

Creí que no pasaría nada, así que estaba a punto de irme a dormir cuando escuché que dijo Memo en el
pasillo ‘‘ Te conviene mirar tu monitor. ’’ ¡El desgraciado me estaba avisando que se joderia a mi Madre!, traté de recapacitar un poco, este infeliz le encantaba el morbo de sentirse observado, y yo tan tonto que le seguia el juego. No podía permitirselo, estaba usando a mi Madre para convertirme en un pervertido al igual que lo era él. Decidí no ceder a sus perverciones y no encender el monitor, que se fuera al demonio, tenía que detenerlo con algo, no le di importancia y me arropé de pies a cabeza, dispuesto a cerrar mis ojos y esperar el día de mañana, pero al escuchar los tacones de mi Madre dirigirse a su habitación lo recapacité, además, que tanto era un tantito.

Cuando encendí el monitor me sorprendi un poco, Memo estaba tumbado en la cama, boca arriba, apoyándose un poco en el respaldo con sus pierna abiertas y completamente desnudo. Estaba esperando a mi Madre haciendose una paja lentamente, ella al encender la luz se soprendió un poco, pero enseguida ese calorcito cachondo le recorrió todo el cuerpo y con una juguetona sonrisa se empezó a desvestir.

-‘‘¡No lo hagas! ’’. Le pidió a mi Madre que se tumbara entre sus piernas, mirándolo.

-‘‘¿Así? ’’. Le pidió que cogiera la verga por la base y que empezara a lamerla.

-‘‘¡Ooohhhh!! Si, despacito ...mueve también la mano. ¡Ufff!! Pasa la lengua por la punta. ¡Ooohhh!! Muy bien... ¡ufff!, que gusto. Y no dejes de mirarme ’’.

Yo observaba como la lengua de mi Madre iba dejando la verga de ese tipo brillante en saliva. Lentamente se la pajeaba, parecía una chiquilla golosa, entre la paja y las lamidas en el glande hacía que Memo se extremeciera.

-‘‘Tienes una cosota preciosa, Memo. ¡Me encanta! ’’.

Sujetó fuertemente el tronco con la mano derecha y con la izquierda de tomó los güevos.

-‘‘¡Uhmmm!, espero que estén bien llenos de leche ’’.

Con la mano empezó a masturbarlo. Acercó su cabeza y le chupó los huevos. Iba de uno a otro, incluso se los metía en la boca. Su mano no paraba de masturbarlo. Y él, recostado en el respaldo de la cama, la miraba, gimiendo de placer. Luego se pasó la verga por la cara, como a él le gustaba. Se la acarició con ella.

-‘‘Ahora empiezala a chupar ¡Uhmmmm! Así, así, despacito ¡Ooohh!! Asi, mueve la lengua. Lame la cabeza ¡Ooohhh! Que gusto, puta... Metetela en la boca lo más que puedas y sube y baja ’’.

Finalmente, mi Madre se la tragó. Porque eso fue lo que hizo. La verga de su chulo casi desapareció entera en su boca, hasta el punto que sacó su lengua y le lamió casi los huevos. Eso sí que era una garganta profunda. Mi Madre le miró a los ojos y se la empezó a sacar, despacito, despacito, hasta que sólo quedó el capullo dentro de su boca. Recorrió todo el tronco de la verga con su lengua, hasta llegar a los gúevos, que volvió a chupar y lamer. Cuando su boquita llegó otra vez a la punta de la tranca y se la volvió a tragar.

-‘‘¡Ummm! ¡Ummmm! ¡Uhmm! ’’. Hacía mi Madre mientras le chupaba la verga a su querido amante.

En su boca sentía el sabor de la verga. Pero no podía metersela toda, era demasiado grande. Quizás con más práctica... Con el tiempo empezó hacerlo más rápido, ahora empezó a mamar al tiempo que subía y bajaba su cabeza, haciendo que esa verga entrara y saliera de su boca. Detrás del lente de mi camara los miraba. Observaba a mi Madre de rodillas sobre la cama en medio de sus piernas abiertas, con su cabeza subiendo y bajando mientras su amante le miraba desde arriba, con la cabeza pegada al respaldo y bramando de gozo. Mamá aceleró la cadencia de la mamada, aumentando el placer de su macho.

-‘‘¡Gloggghhh! ¡gloggghhh! ¡Aaaahhhh!! ¡Me gusta chuparte tu cosota, Papi ...estoy toda mojada otra vez. ¿Lo hago bien?, ¿te gusta? ’’.

-‘‘¡Uffff!! Mónica, muy bien ....aprendes muy rápido. ¡Vaya mamada! ’’.

-‘‘¿Le darás a tu putita todo tu lechita para que se la tome? ’’ Decía Mamá juguetonamente.

-‘‘¡Ooogh! ¡Aaaghh! ¡Si!, si ...toda es para ti ’’.

Memo tenía los ojos bien clavados en lo ojos de ella. Veía como su tranca entraba y salía de la boca de mi Madre. De vez en cuando ella la sacaba para darle lamidas por fuera, antes de volver a metersela en la boca y seguir mamando.

-‘‘Mónica.. ¡uhmm! ...estoy a ..punto de ..correrme... ¡Ooohhhhh! Mónica, que ricooo, voy a correrme pronto.. Dime que la quieres, pídeme que me corra en tu boca ’’.

-‘‘¡Glooogggghhh!, ¡glogggghhh!! ¡Aaaahhh!! Memo, mi amor.. dame tu lechita... ¡Córrete en la boca de esta perra!.. damela de beber ’’.

Los dedos de sus pies empezaron a engarrotarse. Sus músculos a tensarse, sintió como si su verga fuera a estallar.. ¡Y estalló!!

-‘‘¡Oooohhhhhhh!! me... co...rroooooooo ’’.

El primer chorro se estrelló contra su paladar, llenándole la boca. Mamá mantenia la boca pegada a esa verga. Sabía que la corrida de su chulo iba a ser muy abundante, y no quería atragantarse, ni perder ni una gota. Así que se preparó y cuando sintío como la tranca empezaba a llenarle la boca de leche empezó a tragar... Cada dos o tres chorros tragaba.. Y miraba a su chulo, su cara de placer mientras vaciaba sus güevos completamente dentro de su boca. Sentía el semen caliente bajar por su garganta, sentía su sabor y otra vez volvió a correrse sin tocarse, sólo con el morbo de estar tragando el semen de su macho que era disparado en su boca a borbotones..

-‘‘¡Oggg! ¡Ohggg! ’’. Gemía el chulo al estar llenando la boca de mi Madre.

-‘‘¡Uhmmm! ¡Gulp! ¡Uhmm! ¡Aaaahhhhh! ’’ Hacía ella corriendose y atragantandose...

Cuando la hubo degustado, se sacó la verga y empezó a mover su cara contra ella. Cada grumo que salía de la ojillo del glande dejaba un espasmo de placer en el cuerpo de mi Madre y un rastro blanco y brillante en su cara. Algunos grumos le mancharon las mejillas. Los últimos grumos, ya casi sin fuerza, los ayudó a salir con su mano, que quedó embarrada de leche. Por poco tiempo, porque enseguida se la llevó a la boca  y se la limpió. Parecía una gata lamiendo leche.

-‘‘¡Uhmmm! ...Mónica. ¡Eres la mejor mamona del mundo! ’’.

Cuando sus orgásmos terminaron quedaron exhaustos.... Ella con la cara apoyada entre un muslo de él y la verga, aún bastante dura, sobre su cara... sonriendo.

-‘‘Tu turno, Mónica ...¡matate tu sola! ’’ Esa era la orden que Mamá estaba esperando todo el día.

Sin más preámbulos, se subió a horcajadas sobre la cama. Mamá estaba agoviada de tanto placer, sin perder más tiempo se subió su falda a la citura y sin sacarse las pantaletas, sólo removiendolas hacia el lado, se clavó la estaca de su chulo hasta el fondo, cara a él.

-‘‘¡Ummm! ...¡pero si que estás muy mojadísima!, Mónica ’’.

-‘‘¡Aghhhhh!! ¡Que cosa mas rica tienes Papi!! ...¡esto es lo que he estado esperando todo el día mi amor!
Así, estar sentada en tu estaca hasta el fondo ...¡Ouchhh!, bien empalada en ti. ¡Mhmmm!! ’’. Susurró ella mientras empezaba a cabalgarlo.

Memo la cogió por los hombros y la empujó contra su pecho. Se besaron. Él le puso las manos en las nalgas abriendolas, mostrando hacía la camara su culote abierto. En esa postura ella no podía cabalgar, sólo restregarse con la verga de él dentro. Entonces, Memo se mojó los dedos con saliva y los llevó hacía el ojete de mi Madre. Le metió dos dedos y luego un tercero. Fue moviéndolos para lubricar bien el esfínter.

-‘‘¡Uhmmm! Qué rico, cariño ’’.

-‘‘¿Te gusta putita? ...¿te gusta que te dé por la cola? ’’.

-‘‘¡Uhmmm! Mucho Papi ...ya lo sabes. Todo lo que me haces me vuelve loca ¡Aaaahhhhh!! ’’.

Siguieron besándose mientras Memo seguía preparando el culito a mi Madre para lo que vendría a continuación. Cuando comprobó que ya estaba lista y su culito ya no mostraba resistencia, sin que ella se diera cuenta, sacó el pepino de debajo de la almohada y lo llevó hasta el culo de ella. Lo apoyó, haciendo que mi Madre rápidamente reaccionara.

-‘‘¿Pe, pero que haces mi amor? ’’.

-‘‘¡Shhhhhhh! Mi amor ...déjame a mi ’’.

Mamá se quedó muy tensa. Sentía algo muy duro empujando en su trasero. Estaba ya acostumbrada a las vergas en su culo, pero aquello era mucho más duro y grueso. Con terror sentía como poco a poco se le iban extendiendo más los esfinteres y cada vez más entraba esa verdura dentro de ella. Sólo le causó un poco de dolor cuando entró la punta, pero luego un ‘‘¡Uhmmm!’’ luego sólo placer. Mamá sólo notaba su vagina llena de la carne de Memo y ahora sentía como su culo se iba llenando también, con lo que parecía otra verga más dura, aunque no podía ser, claro está. Cuando ya tenía dentro más de la mitad de la verde hortaliza, Memo se detuvo.

-‘‘¡Ouchhh! Memo, ¡Papi! ...¿qué, que me haces? ¡Uhmmm! ¿Que me estás haciendo? ’’.

-‘‘¿Te gusta, Mónica? ’’.

-‘‘¡Ohhh!, ¡siii!! ¡Uhmmmm! Si, si.. ¿qué, qué es? ’’.

-‘‘¡Un pepino!, Je, je... No te dije que le faltaba algo a la cena Je, je, je...’’

-‘‘¡Aggghhh!! ¡Ya lo decía yo! ...¡que la verdura era tan buena para el cuerpo! Jijiji... ’’

Mi Madre estaba totalmente perdida, completamente fuera de sus cavales, desde que había llegado este tipo se había convertido en una adicta a su verga. Su manera de hablar, de ser y de actuar habían cambiado, parecía como si no le importara otra cosa que no fuera estar llena de la verga de su chulo. En ocaciones cuando los escuchaba, creía que ella lo hacía para que yo la escuchara gemir, pero la realidad era que Memo le daba tan duro que la hacía gritar para que los escuchara, el desgraciado era tan pervertido que le encantaba que yo supiera que se cogía a mi Madre por toda la casa, y la muy cinica le valía que lo hiciera.

-‘‘¡Ahora es como si tuvieras dos vergas para ti sola, Mónica! ...es como si dos hombres te estuvieran cogiendo a la vez. ¿No te gustaría intentarlo algún día? ’’.

Pero que le pasaba a este infeliz, ¿acaso le estaba proponiendo un trio a mi Madre?. El tipo no sabía que mi Madre ya había recibido verga hasta por debajo de la lengua, si hacemos un poco de memoria ella ya había sido brutalmente jodida por dos desgraciados a la vez, pero eso él no lo sabía, creia que mi Madre no había vuelto a recibir verga desde la muerte de mi Padre.

-‘‘¡Mi amor, que placer! ...¡cogeme más! ¡Uhmmm! ¡Métemelo más!! ...¡sambuteme en el culito más pepino! ¡Aaaaaahhh!! ’’.

Mamá empezó a moverse, a restregar su pubis contra el pubis de su chulo, sintiendo como su nado se frotaba contra las paredes de su chocho. Y sintiendo como aquel nuevo invasor entraba y salida de su culo. Se corrió, fue un orgasmo repentino, salvaje que hundió su boca en el hombro de Memo para no gritar, para no delatarse ya que su grito se pudo haber escuchado por varias cuadras a la redonda.

Un torrente de jugos bañó la estaca de Memo, era increíble como mi Madre soltaba gran cantidad de jugos sobre su tranca, jugos que llegaban a encharcar el lecho matrimonial de los Tapia, ese lecho que antes fue el nido de amor de mis Padre y que ahora había sido ocupado por un chulo, por un Padrote que se había montado no solo a mi Madre, si no que a mi Tía tambien y si bien no me iba a mi querido amor Yuli le faltaba. Así se la estuvo cogiendo durante un largo rato, provocandole una cadena de orgasmos encadenados que hicieron que mi Madre entrara en un estado de ligera catalepsia, sumida entre convulsiones y temblores.

Creo que cuando mi Madre entra en ese estado, todo su ser entraba en un plano espiritual de inmenso placer y felicidad, pues sé que a ese estado es dónde quiere que la lleven sus amantes. Para decirlo de otra manera. Es como si estuviera bajo los efectos de una potente droga, que para mi Madre eso era la felicicdad. Cuando Memo vio a mi Madre en ese estado, paró lentamente de joderla y se acostó a su lado. Ella permanecía de la misma postura, temblando estremecida, y pude ver como de su cuquita salía un fino hilo de lo que parecía más un liquido viscoso e incoloro que supongo que para una mujer es lo más parecido a eyacular. Luego se fue relajando y recobrando la respiración normal. Su chulo la miraba sonriente pero a la vez sorprendido, pues nunca había visto a mi Madre en aquel estado.

Pero eso no termino ahi, el tipo todavía tenía baterias, siguió moviéndose metiendosela por el culo con su nuevo amigo la ‘‘hortaliza’’. Mamá gemía, rota de placer, nunca había sentido tanto, se sentía llena. Empezó a besar salvajemente a su chulo. Al hombre que la estaba haciendo estallar de placer. Sintió que se iba a correr otra vez. Esta vez si pudo sentir el orgasmo llevar, como una ola que la iba a destrozar y se dejo llevar, tuvo entonces el orgasmo más fuerte de su vida. Tan fuerte que incluso perdió un momento la conciencia, quedando desmadejada sobre su hombro.

Memo entonces sacó lentamente el pepino del culito de mi Madre y la acostó junto a él. Respiraba profundamente. Él no se había corrido aún, pero no le importaba. Estaba feliz de haber dado tanto placer a su amante. Era por eso que este desgraciado lo quería tanto las mujeres, era capaz de llevarlas a otro mundo con su sexo. El desgraciado sabía como tratar y manipular a las hembras de una manera majistral, era por eso que yo quería ser como él, quería que me enseñara todos sus trucos y tecnicas, pero lo malo era que lo hacía con mi Madre, que la usaba a ella como material para el aprendizaje.

-‘‘Mi, mi amor.. ¡Te, te amo!.. Te, te adororo ...me haces tan feliz ’’.

-‘‘¡Shhhhh!! Callá, que yo no he terminado aún ’’.

-‘‘¿Que quieres mi vida? ...¿que quieres que tu hembra haga por ti, Papito? ’’.

-‘‘Quiero que me hagas una puñeta con tus tetas ...quiero que me pajés con tus melones y lanzarte toda mi crema en tu cara. ¡Eso me excita! ’’.

- ‘‘¡Claro, mi amor! ...tu hermbra te hará una cubana ’’.

¿Pero de dónde había aprendido mi Madre esos conceptos?, no lo sé, quizas nunca lo sabré. Memo se sentó en la cama, recargado en el cabezero con su tranca colorada y babeada en fluidos, mientras que Mamá se abría el vestido y se quitaba el sujetador. Luego se arrodilló entre sus piernas.

-‘‘¡Eres preciosa Mónica! ...y tus tetas me vuelven loco ’’.

-‘‘¡Oh, mi vida! ’’.

Mi Madre estaba empezando a sentir amor por aquel hombre, pero más que amor de sexo, era amor de mujer, eso me dio un poco de miedo, ya que cuando su chulo se enfada de ella, seguro que la votaría para ir por otra, eso destrozaria a mi Madre, por fin había encontrado a un hombre que la hacía tocar el cielo, a pesar de que él sólo la usaba para el sexo, pero eso no era lo importante, si no que mi Madre por fin había logrado olvidar un poco a sus violadores. Aquellos tipos que sólo la humillaban y la hacía sentir como lo más bajo, este tipo al menos le brindaba algo de amor y cariño, que para ella en éstos momentos le era suficiente.

Memo cogió su dura tranca y la puso entre las dos tetas de mi Madre, luego las apretó y le pidio que empezara a moverse de arriba a abajo, para que la verga rozara entre sus pechos.

-‘‘¡Ooohhh!! Que rico, Mónica ...te vez tan sexy así. Arrodillada ante mi, con el vestido abierto y mi verga entre tus tetas. ¡Aaaaahhh!! Puedes chupar la punta cuando bajes ...¡agarrate tú las tetas y aprieta mi verga con ellas! ’’.

-‘‘¿Así cariño? ’’ Le decía al hacer lo que le ordenaba.

-‘‘¡Ooohhh!! ¡Siiií!, si, que placer. ¡Y no dejes de mirarme! ...¡mirame! Siente como mi tranca atravieza tus melones ’’.

La estaca de Memo iba y venía entre las tetas de mi Mami. Cuando la tenía cerca de la boca le daba un lametón o una chupada. Y todo el tiempo miraba a su chulo a los ojos. Miraba la cara de placer de él. Como se pasaba la lengua por los labios para humedecerla, como cerraba un poco los ojos por el gusto que sentía.

-‘‘¿Te gusta lo que te hace tu hembra Papi? ’’. Cada vez que mi Madre hablaba así, se me ponía a tope mi palito.

-‘‘¡Aghhhhhh! ¡Si!, sí, me encanta ...¡vas a hacer que me chorreé!! ’’.

-‘‘¿Sí Papi? ...¿me llenaras mi carita con tu lechita caliente, Amor? ’’.

-‘‘¡Aggghhhh!! ¡Ooohhhh!! ¡Si!, te voy a dar tu cremita para tus arrugas mi vida ¡Ooohhhh!! ¡Tu fuente de la juventud! ’’.

-‘‘¿Y dónde me la vas a dar?, ¿Me vas a llenar las tetas?, ¿o la carita amor?, ¿quizás quieras que tu hembra se beba toda tu lechita como una niña buena? ’’. Mi Madre me tenía a tope.

-‘‘Je, je... ¡No me hagas reir en éstos momentos! ¡Ohhhh!, ¡Ufff!, ¡uf!, no, no lo sé... ¡Pero ¡ohhhh!, me corro, me corrooooohhh!! ’’.

El primer chorro caliente le cruzó la cara. Mamá entonces, rápidamente se metió la punta en la boca y se tragó con amor el resto de la corrida de su amando chulo. No dejó escapar ni una gota. Cuando a la tranca de Memo ya no le salía nada, Mamá abrió la boca mostrandole todo el liquido que le había ordeñado, la muy cerda todavía hizo gargaras antes de tragarsela, sólo una simple mueca y el llorar de los ojitos hizo Mamá al degustar ese esperma. Memo quedó derrengado sobre la cama, mirando su pene muerto y sin volumen descansando en su abdomen.

-‘‘¡Te luciste preciosa!, ¡Ooohhh!! ’’. Le dijo él observando su preciosa cara cruzada por un lecherazo.

-‘‘Voy al cuarto de baño ’’. Le dijo al tiempo que se levantaba de la cama.

Cuando Mamá se levantó, caminaba despacio, con pasos temblorosos y cada paso una mueca de dolor. Su rostro, aún con el lechazo cruzado por su cara no estaba pintada, pero a pesar de lo que paso, estaba muy bella. Sus gruesas y blancas piernas, se veían un tanto enrojecidas y abiertas, estaban calzadas por las altas sandalias que la daban el porte de la potranca elegante que era. Su vestido elegante estaba totalmente arrugado. Se recogió el cabello y su cuello se notaba un tanto encorvado. Ya en el baño, se limpió y se dió una ducha rápida, pensando que había sido mejor que le hechara su corrida en la cara que el que se hubiera corrido dentro y hubiera estado toda la noche soltando sus calditos. Que no le suponían un problema ya que ella llevaba muchos meses atrás con las anticonceptivas, por su bastante ajetreo que con llevaban en el terreno sexual desde entonces.

Tras un relajado rato en el que dejó caer sobre su desnudo cuerpo agua templada rememorando torpemente los mejores momentos de esa noche, salió y se secó mirándose al espejo. Sentimientos de confusión la invadieron de nuevo. Se había quedado con ganas de más, y no le importaba ser una mujer más en una lista de putitas nocturnas en poder de un macho macizo como ese. Por lo demás, pudo ser mejor pero no pasó de un polvo normal, aunque muy morboso. Tras secarse, se sentó sobre la tapa del retrete y se exploró abierta sobre él. Al mirarse, además de comprobar cómo tenía los labios inferiores y la entrada de la vagina de colorados y de sensibles, se percató de como el tamaño de la entrada de ésta había aumentado. No recordaba haberla visto jamás tan dilatada, incluso se asustó un poco al principio. Podía meter perfectamente algo más que un dedo gordo dentro sin necesidad de rozar con él en su vagina. Aunque evidentemente eso volvería poco a poco a su estado normal, no pudo evitar recordar el vergón de Memo abriendo su delicada flor, mientras le acariciaba sus labios superiores con suavidad rememorándolo. Se le apeteció tenerlo ahí recién salido de la bañera, mostrarle lo que le había hecho, y que disfrutara de nuevo de su limpio y sedoso cuerpo tras la ducha. Que le lamiera los pezones nuevamente, que le apretara los pechos con malicia como lo hizo hace unos minutos antes, que la levantara en sus brazos y la tumbara nuevamente en la cama de matrimonio de los Tapia. Quería ser nuevamente suya, disfrutar plenamente sin importarle que su pequeño hijo la escuchara o si la hiciera gritar de placer hasta que los vecinos pudieran escucharla, quería gozar hasta el final sin limitaciones de ningún tipo, enseñarle lo bien que sabía hacer las cosas y que la llevara al éxtasis.

Salió de la ducha, se puso una pijamita ( una camisetilla blanca sin nada debajo, muy cortita y con la marca de un changuito sobre su pecho, y un short'scito sobre un tanguita minuscula ) Se asomó por el balcón como para decir que se iba a acostar, que estaba reventada y necesitaba descansar. Al dirigirse a su resinto él estaba tirado sobre las sabanas, sudado y con el pene ya fláccido. Se le notaba muy cansado, pero normal, después del relax que acababa de tener, se recosto sobre su pecho y se pusieron a descansar que enseguida cayó rendida.

La verdad no sabía que intenciones tenía este infeliz al llevarme a su que disque trabajo, pero conociendolo sabía que no era algo bueno, así que al siguiente día me preparé con mi cámara en mano dispuesto a grabarlo todo, me levanté muy temprano y me dirigí al baño pero cuando llegué ya estaba ocupado. Estaba a punto de ir al baño de abajo cuando se abrió la puerta y apareció mi Madre con cara somnolienta pero llena de felicidad. Encima llevaba su top a modo de pijama que enseñaba algo de cintura y marcaba de sobremanera sus suculentas tetas que el día anterior habían servido como pajeras para su chulo. Pero al ver sus pechos libres y con los pesones en punta no podía evitar volver a ver las imágenes de las manos de Memo agarrándolas y estrujándolas. Lo que me sacudió de encima el sueño que me quedaba aún de despertarme fue comprobar que la pieza que complementaba al top en el conjunto del pijama no era otra cosa que las bragas. ¡La muy guarra estaba frente a mi en braguitas! Y no era que me asustara al verla así, pero jamás se había mostrado frente a mi en ropa interior.

-‘‘¡Buenos dias cariño! ’’. Dijo dándome un beso en la mejilla.

-‘‘Bu, buenos días Má. ’’. Acerté a contestar.

Me quedé como atontado, sin saber como reaccionar, ni qué decir, si es que debía decir algo en esas circunstancias. Traté de evitar la mirada de mi Madre y me fijé en que el lavabo estaba salpicado de agua por todas partes, cuando volví a mirar a mi Madre desde luego no tenía la pinta de haberse lavado la cara. Observé que tenía en las manos algunas gotas de agua, y cuando irremediablemente me volví a fijar disimuladamente en su entrepierna deduje que la muy cerda se había estado limpiando el chocho.

-‘‘¿Ibas a bañarte cariño? ’’. Me dijo lanzándome una mirada muy maternal.

-‘‘¡Eh!… no, no, qué va. Sólo quería orinar un poco. Me voy abajo, no te preocupes ’’.

-‘‘No te preocupes cariño. Yo ya termine ....lo que pasa fue que Memo está ocupando mi ducha así que tomé está. Pero ya está cariño, ya puedes entrar ’’.

Dicho esto se fue tan feliz por el pasillo, echó un vistazo a mi cuarto cuando pasaba por él y se dio la vuelta para sonreirme. Después continuó andando hasta el fondo del pasillo dónde se encontraba su cuarto matrimonial. Hasta ahora no me había fijado en sus andares, con mucha clase, pero contoneando su trasero de una forma que cualquier hombre no podría evitar fijarse en él. Solo al ver como se contoneaban esos gluteos por el pasillo hicieron que mi palito levantara mi pijama... ¡Pero qué demonios estaba pensando! Si, puede que mi Madre tenga ese cuerpazo, pero seguía siendo mi Madre.

Oriné todo lo rápido que pude, cuando me estaba lavando la cara, tomé una toallita de papel, al tirarla me di cuenta que ahi estaba el pepino que había usado en su recto el día de ayer, la muy cerda lo había venido a tirar en el baño que yo usaba, con el simple hecho de ver que esa cosa había taladrado el hermoso trasero de mi Madre, no pude evitar y me hize una paja en el baño. Luego salí y me fui a desayunar. Cuando bajé a la cocina, mi Madre ya estaba desayunando como si nada, vestida con unos vaqueros muy ajustados y una camiseta blanca de tirantes. Ahí charlaban mi Madre y el chulo como si fueran los perfectos Esposos, con mi Madre animando en sus nuevos proyectos y dedicándose palabras de cariño y amor.

-‘‘¡Ya estás listo campeón! ...ahi cosas que hacer ’’. Me dijo el sinverguenza.

-‘‘¿Que vamos hacer? ’’ Le pregunté aún todavía dudoso.

-‘‘No comas ancias y desayuna ...lo vas a necesitar ’’.

Esto último me dejó más pensativo. Nos subimos a su vehiculo y nos dirigimos por la ciudad, el desgraciado tenía un buen automóvil, un Audi 2012, equipado con toda la tecnolgia de punta. Abrió el quemacocos y encendio un cigarrillo.

-‘‘¿No te importa verdad? ’’

-‘‘No, para nada ... ¿que vamos hacer? ’’

-‘‘Como veo que ya te gana la curiosidad, te voy a decir ’’.

El tipo me hablaba como si quisiera hacer un negocio grande conmigo, como si yo fuera su socio, como si tuviera algo muy importante para mi y que me tuviera todo intrigado.

-‘‘¡Yo me dedico a conseguir putas para clientes muy importantes! ...y cuando digo muy importantes, me refiero a dinero. Pero no te asustes, mi querido amigo ...no estoy por eso con tu Madre. Ella me gusta y jamás le haría algo como eso ’’.

-‘‘¿Y ahorita vas por una? ’’. Le pregunté ahora si intrigado pero muy ancioso.

-‘‘¡Mira Pedrito! ...para conseguir a una mujer, primero debes de enamorarla. Si, para que después haga lo que tu quieras ...y en eso estoy en éstos momentos. Iremos por una mujer que dentro de muy pronto sera mi puta ’’.

-‘‘¿Y para que me trajiste a mi? ’’.

-‘‘No me dijiste que querias aprender todas mis tecnicas ...¿o a caso no quieres conquistar a Yuli? ’’.

-‘‘¿A Yuli? ..¡si, si claro! ’’.

-‘‘Ya está, pues debes de hacer todo lo que yo te diga ...ahora metete en el maletero de atrás ’’.

-‘‘¿En el maletero? ’’.

-‘‘¡Claro!, no creeras que me voy a montar a mi puta delante de ti. ¡No soy tan pervertido! ’’.

-‘‘Pe, pero ... ’’

-‘‘Nada, mira, jala el asiento hacía delante ....metete y usa tu camara para que veas lo que sucede. No te preocupes voy a usar la calefaccion para que no tengas calor ’’.

La verdad no sabía si estaba bien lo que estaba haciendo, pero me encantó la idea de que me enseñara a controlar putas, así que me fui hacía atrás y me metí en el maletero. Por cierto que muy amplio. Me recosté y bajé un compartimiento para poder sacar mi camara, no era lo mas comodo del mundo, pero lo aguantaría. Seguimos dando vueltas por la ciudad hasta que detuvo el vehiculo, me quedé en silencio para lograr escuchar que sucedia en el exterior, en eso escuché como una voz de mujer se venía acercando a nuestro vehiculo.

-‘‘¡Hola cariño! ....ya está, todo arreglado ’’.

-‘‘Pues subete mi vida ...que tenemos muchas cosas que hacer ’’.

-‘‘¡Uyy! ...¿pues a dónde me vas a llevar, guapo? ’’.

-‘‘Pues primero ...a darte la bienvenida como te mereces mi vida ’’.

-‘‘¡Uyyy! ...que rico ’’.

Al escuchar esa voz se me hizo muy familiar, tomé mi camara y apunté hacía el asiento del copiloto. !No van a creer lo que vieron mis ojos!! ¡Era mi Tía Cesy!!! Este desgraciado quería convertir a mi Tía en una de sus prostitutas. ¿Pero como?, no entendia, ¿dónde había dejado a mi Tío Carlos?, ¿su bebé?, ¿su matrimonio?, ¿como? no lo entendia.

-‘‘¿Como te libraste del cornudo? ’’.

-‘‘Pues nada cariño ...Carlos, se la pasa en su trabajo todo el día y mi bebé la dejé encargada con una amiga. Con el pretexto de que tenía una cita de empleo ’’.

-‘‘¿Y no va a ver ningún problema? ’’.

-‘‘No hombre que va ...si te digo que mi Marido sólo esta conmigo los fines de semana. Y a mi amiga le encanta mucho cuidar niños, no te preocupes ...tenemos toda la tarde para estar juntitos ’’.

-‘‘¿Pues entonces me extrañas mucho? ...ya que te quedas toda la semana solita ’’.

-‘‘¡Hay si Papi! ...no podía creerlo cuando me hablaste. Pensé que estaba soñando ’’.

-‘‘Pues no es un sueño perrita ...¡anda agarramelo! Date cuenta tú misma que estás en la realidad.. Je, je, je...’’

-‘‘¡Uhmmm! Esto era lo que quería. ¡Aaaahhhh! ’’.

El infeliz Padrote le había agarrado la mano a mi Tía Cesy y se la puso sobre su garrote, a lo que la muy puta de mi Tía se lo venía sobando mientras él conducia. Condujo unos cuantos kilometros más, hasta que empezé a ver argoles grandes a nuestro alrrededor, me imaginé que habíamos salido de la ciudad y estábamos en el parque de las afueras. Estacionó el Audi y se acomodó en el asiento.

-‘‘Bueno Cesy ...aqui no nos molestara nadie ’’.

Memo corrió el asiento hacía atrás y reclinó algo más el respaldo para acomodarse. La miró, extendió el brazo derecho y le acarició las piernas con la mano muy abierta arrastrando el vestido hasta la cintura, descubriendo sus braguitas blancas de satén y el encaje de las medias en la parte alta del muslo, llegando a tocar su carne fresca a la altura de las ingles. Ella no hacía nada, sólo mirar cómo la manoseaba.

-‘‘¡Qué buena estás, cabrona! ’’.

-‘‘Hay Papi ...me encanta como me tocas ¡Aaaahhhhh! ’’.

Le apartó de golpe la delantera de las bragas destapando su chochito, un chochito cuidadosamente depilado, sólo con una delgada línea de vello por encima de la rajita. Le atizó unas palmadas en la concha que la hizo encogerse y enseguida comenzó a desabrocharse el pantalón. Ella aguardó respirando nerviosa, sin taparse, ladeada hacía él. Con la mano izquierda comenzó a bajarse trabajosamente el pantalón para estirar el brazo derecho y bajarle de un tirón el escote del vestido, dejando sus dos sabrosas tetas al aire, unas tetas blandas que sufrieron un vaivén ante el gesto.

-‘‘¿Te rasuraste el chocho mi vida? ...tal y como te lo pedi ’’.

-‘‘¡Lo que quiera mi macho! ¡Uhmmm! ’’.

Por si no la recuerdan les describire en pocas palabras como es mi Tía Cesy. Ella es una mujer de piel blanca, tersa y bastante firme. No es alta, pero de un busto prominente, posiblemente de talla 36C o 38B. Tiene un trasero bien parado, redondo, muy firme y sin rastros de celulitis, ya saben como el de todas las Villanueva. Unas hermosas y bien torneadas piernas. Tanto el busto como su culo es lo que empezó a llamar la atención del chulo.

Ya en el coche Memo logró bajarse el pantalón, acto seguido se bajó el calzón con las dos manos, dejando ambas prendas entre sus rodillas, rápidamente aparecia ante sus ojos ese pedazo de carne que volvía locas a las mujeres, bueno mas bien a mis mujeres, ya que el desgraciado no se le escapo ni mi Yuli. Con el cipote a medio andar le dijo a mi Tía:

-‘‘¡Anda! ...tú siempre has sido muy puta. Sé que la estás deseando ’’. Se reclinó sobre el asiento y separó las piernas.

Mi Tía se quedó inmovil fijando su mirada en esa tranca gruesa, de amplio espesor y venas gruesas, de longitud anormal, y con un capullo muy arponado y afilado de un tono rojizo, tal y como ella la recordaba.

-‘‘¡Anda nena! ...hazme una mamada como tú sabes ’’.

-‘‘¡Memo! ’’.

-‘‘Venga ..¿o prefieres hasta el fin de semana para que tengas la de tu Marido? ’’.

No tuvo que obligarla, ella sola bajó la nuca y se curvó sobre él, imponiéndo sus labios para meterse toda esa carne entera en la boca. A Memo le encantaba que se lo chuparan, si no me creen preguntenle a mi Madre que le daba su crema toda las mañanas. Le agarró la cabeza con ambas manos y él se encargó de movérsela rudamente subiéndola y bajándola para que se la deleitara. Sus labios resbalaban por aquel tronco duro y ancho hasta notar el vello, con la mejilla rozando su barriga, hasta que la obligaba a subir hasta la punta.

-‘‘¡Glooggghhhh!, ¡Glogggghhhh!, ¡eegg! ¡mugg! ¡ggllanggeeee¡ ’’. Chasqueaba mi Tía atragantandose.

-‘‘¡Callá y chupa! ...que no veniste a hablar desgraciada ’’.

Cuando el hongo le taponaba la garganta, una arcada la obligaba a verter babas por las comisuras de los labios, babas que goteaban en el vello y en los güevos del chulo. Memo la trataba ya como a una puta, le subía y le bajaba la cabeza con fuerza y velocidad, dejándola unos segundos cuando bajaba con la tranca entera en la boca, hasta que le notaba una arcada y le volvía a subir la cabeza hacía la punta.

-‘‘¡Aaagggghhh!! ¡Espe, espera cariño!, ¡Glooggghh!! ¡Glooggghhh! ¡Glogg! ’’.

No le daba ni tregua para tomar aire. Permanecía echada sobre su regazo con ambas tetas aplastadas contra su muslo. La dejó que ella siguiera con la mamada. Mi Tía continuó de la misma manera, aunque cuando llegaba al glande abría la boca para respirar, escupía las babas sobre la verga y de nuevo bajaba la cabeza para metérsela entera. El cabrón la tenía tan gruesa que después de un rato de estar mamando a mi Tía le dolían las mandíbulas de tener la boca tan abierta, pero le sabía rica, tenía tantas ganas de probar una tranca así que no le importba como la trataba. La verdad no entendia como este tipo la había engatuzado tanto, si su macana casi era del mismo calibre que la de mi Tío, una verga inmensa, del grosor al de un brazo de un niño como yo.

La estaba dejando bien remojada en saliva que se le escurrian las tantas babas hacía los güevos, dejandoselos empapados. Después se lanzó a chuparle las pelotas, sabía que eso le gustaba, unos huevos duros y ásperos, peludos, muy redondos, y comenzó a pasarle la lengua para empaparlos de saliva. Desde la parte trasera, a escasos centimetros, veía echada a mi Tía sobre él, y los continuos movimientos del tórax, mamando sin cesar. Vi que él extendía el brazo derecho y le subía el vestido para acariciarle el culo. Le pasó la mano abierta por ambos cachetes, pellizcándoselos, hasta que le sacó la tira de la tanga que traia metida en la cola, la apartó a un lado y le clavó un dedo en el culo sin miramientos.

-‘‘¡Uhmmmm! ¡Papi! ...no seas tan rudo ’’.

El desgraciado comenzando a cogerla con él, incrustándolo en el ano con potencia. La pobre encogía el culo en cada clavada, sentía el dedo hasta lo mas profundo de sus entrañas, este desgraciado le encantaba retacarle el dedo a las Villanueva, lo bueno que no conocio a mi Tía Silvia, fue la unica que se le escapó, o eso era lo que pensaba.

-‘‘¡Ooohhhh!! ¡Qué bien la chupas, perra! ¡Ahhh!, ¡Ahhh! ’’

Mi Tía aún le chupaba los huevos, se los tenía empapados de babas. Le sacó el dedo del culo y la agarró de los pelos obligándola a incorporarse. Ella tenía la barbilla reluciente por la saliva y algún goterón colgándole del labio. Le dio el dedo para que lo lamiera, para que saboreara las sustancias extraídas de su trasero. Mi Tía Cesy le chupó el dedo con ansia, con gusto, como si no se diera cuenta de dónde provenia ese dedo, mientras hacía eso le seguia sacudiéndole la tranca mojada de sus mismas babas. Él le apachurraba las tetas con la otra mano, cogiéndolas por el pezón y zarandeándola hacía todos lados.

-‘‘¡Quiero joderte el culo! ’’.

-‘‘¡No! ...’’ Dijo sumisamente.

-‘‘¿Porque no? ’’.

-‘‘Mi Marido se dara cuenta ’’.

Pero Memo se bajó del coche y lo rodeó a toda prisa, el infeliz iba con la verga empinada y balanceándosele hacía los lados, sin importarle que alguien pudiera verlo. La sujetó del brazo y la forzó a bajar. La empujó hasta la puerta obligándola a curvarse, quedando con la cabeza metida por la ventana de la puerta. Ella apoyó las manos en la chapa como si fuera a abrirla y le brindo todo su trasero hacía donde él estaba. Memo le dio unos fuertes tirones a las bragas hasta dejarselas en las rodillas, con el culo al aire.

-‘‘¡Espera Papi! ...así no. Espera, alguien nos puede ver ’’.

-‘‘¡Déjalos!. Que vean como enculo yo a mis putas ...¡abre las patas! ’’.

Y se pegó a ella sujetándose su enorme tranca para dirigirsela. Le costó un poco clavarla, pero le dilató el ano y la se la enterró de un golpe seco. Mi Tía Cesy chilló ante el brusco estiramiento de los esfínteres, ante el brusco ensanchamiento de su ano. Notó hasta un cosquilleo en el estómago, como si avanzara imparablemente en su interior. Y comenzó a encularla con rabia, dándole fuertemente, aplastándole las nalgas al hundirla. Todavía el desgraciado no contento con las duras estocadas le colocó las manos en los hombros para sujetarse. Ahora si mi Tía sólo resoplaba, con sus tetas danzando como locas en cada penetración. Notaba las manos sudorosas de su chulo por la espalda, por el vientre, por el chocho, la tocaba por todas partes mientras le daba por ojete.

-‘‘¡Ufff!, ¡ufff! ¿Te gusta, puta? ’’ Resoplaba Memo sin parar de clavarla.

-‘‘¡Oh por dios! ..¡Síiií!!! ’’

-‘‘¡Chilla pues, cabrona! ¡Ufff!!, ¡ufff!, ¡uff! ’’.

Mi Tía comenzó a gemir como loca mientras le abría severamente el culo. ‘‘¡PLAFF!!, ¡PLOFF!!, ¡PLAFF!! ’’ En eso vi que le sacaba la tranca del culo y volvía a encogerse para metersela en el chocho. ¡UFFF!! Resopló ella tras el tremendo estocazo. Y aceleró los movimientos chingandosela salvajemente, obligándola a jadear secamente, mirando al frente, hacía el horizonte plagado de arbustos, con sus tetas saltando sin cesar. De nuevo sacó la verga y volvió a meterla en su culo, ‘‘¡HAYY PAPI!! ’’ dilatándolo de nuevo y asestándole duras embestidas. El sudor brillaba en la espalda de Memo, encogiéndose velozmente para cogerla con rudeza. La sacó de repente apartándose a un lado.

-‘‘¡Ufff!!, ¡uff!! ¡Vamos zorra! ...¡chúpamela! ’’.

Con obediencia, mi Tía se incorporó y se colocó de rodillas ante él, rodeó la verga con su mano derecha sacudiéndosela sobre la cara sin importrle lo que se podía venir. Con la izquierda comenzó a moverse el chocho, a masturbarse mientras se la mamaba. Memo jadeo encogiendo la barriga, señal de que iba a eyacular. Mi Tía aceleró las sacudidas golpeándose la cara con la punta. Lo que vino a continuación fue una auténtica meada de leche, unos gruesos chorros interminables que la puso perdida, como si le hubiesen vertido una jarra de leche condensada sobre la cabeza. Las hileras blancas le corrían por las tetas, el rostro y del cabello caían gotas incesantemente. Mi Tía se levantó mirándose, espantada por la meada de semen. Escupió semen en porciones gruesas y se pasó las manos por las tetas. Aún tenía las bragas bajadas y el vestido enrollado en la cintura. Había sido una auténtica chorreada.

-‘‘¡Ooohhhh!!, ¡Ooohh!!, ¡Arrggghhh!! ’’ Resoplaba como toro al haber vertido tanto esperma.

-‘‘¡Mira cómo me has puesto! ’’. Le expresó mi Tía quitandose leche con el dorso de la mano.

-‘‘¡Ooohhhhhh!!, ¡Aaaaahhhhhh!! ¡Me has dejado seco cabrona!! ¡Ya no voy a tener hijos! ¡Ooohhhhh!! ’’

El desgraciado le había hechado todos los güevos en la cara, jámas había visto a una persona correrse de esa manera, mi Pobre Tía lanzaba goterones por los dedos quitandose esa lefa de la cara. Tomó unas toallitas y empezó a limpiarse, se acomodó las bragas y se subio al vehiculo.

-‘‘¡Ouchhhh! ’’. Se quejo mi Tía al sentarse.

-‘‘¿Que pasa, cariño? Je, je, je...’’

-‘‘Tú que crees ...no me puedo ni sentar. ¡Haber si mi Marido no lo nota! ’’.

-‘‘Deja que se entere ...que sepa que ahora seras mi puta toda la semana. Mientras que a él sólo le dejé los domingos Je, je, je...’’

-‘‘¡Ummm!! Papi ...me dejaste toda molida. Creo que no voy a poder en un mes ’’.

-‘‘¡Para nada! ...¡mañana iras conmigo! Te presenaré a un amigo ’’.

-‘‘¡No Memo por dios!! ...yo sólo quiero hacerlo contigo. No quiero que me lleves con tus amigos ’’.

-‘‘¡Nada! ...tú me acompañas mañana y punto. Si no quieres que me olvide de ti ...y haber como te las arreglas cogiendo sólo los domingos Je, je, je....’’

-‘‘¡No Papi, no me dejes! ...lo que pasa es que yo quiero estar sólo para ti ’’.

-‘‘Mañana veremos si me mereces ’’.

El desgraciado ya tenía bien controlada a mi Tía también, ¿que tenía este desgraciado que las volvía locas?, ¿será su forma de coger?, ¿será su potente palo?, ¿o quizas su fisico de muñeco barby? No lo sabía, pero de lo que si estaba bien seguro era que este desgraciado se estaba apoderando de las mujeres de mi familia. Regresamos a la ciudad y dejamos a mi Tía unas cuadras de su casa, luego cuando arrancamos sali de mi escondite con todo grabado.

-‘‘Je, je, je... ¿Que te parecio Pedrito?, ¿te gustó la sorpresa? ’’.

-‘‘¡Eres un infeliz! ...me trajiste para que viera como se lo hacias a mi Tía ¿verdad? ’’.

-‘‘Je, je, je... No te enojes ...además, tú empezaste a espiarlas, ¿que no te acuerdas? Je, je, je.. Yo sólo te di espectaculo ...además, tenemos que hablar de tus videos. Es necesario que les borres mi rostro ...no querras que caigan en malas manos y mi imagen ande navegando por la red ¿verdad? ’’.

-‘‘No te preocupes ...tú crees que voy a enseñarle a alguien los videos dónde mi Tía y mi Madre están siendo montadas. Les borraré el rostro con un programa que tengo ...no te preocupes ’’.

-‘‘Bien Pedrito ...no sabes las tantas cosas que le tengo preparadas a tu Tía. Mañana le tengo un cliente muy importante ...¡mucho dinero Pedrito!, mucho dinero ’’.

-‘‘¿Piensas prostituir a mi Tía Cesy? ’’.

-‘‘¿Prostituir? ...esa es una palabra muy fea Pedrito. Mejor di prestar ...le voy a prestar a un buen amigo tu Tía. Ya lo verás ’’.

-‘‘¿Me vas a llevar? ’’.

-‘‘¡Pues claro! ...necesito un camarografo. Además, esos videos que vas a tomar si los voy a necesitar ...creo que después de todo si voy a ganar dinero contigo Pedrito. Vas a ver ’’.

Eso me lo dijo muy serio, el desgraciado quería hacer negocio con los videos que le iba a grabar a mi Tía, osea que queía usar a su sobrino para hacer de su Tía una Pornstars. Llegamos a la casa y ahi estaba mi Madre platicando, me dio una sorpresa ver nuevamente a Beatriz, ya que después de la terrible enculada que les habían dado el Tito y el Borre no había vuelto a saber de ella. Hay estaban las dos elegantes Señoras deleitandose de un café en medio de la sala.

-‘‘¡Mira Beatriz! ..te presento a Memo, ¡mi novio! ’’. Les presentó mi Madre. 

-‘‘¡Encantado de conocer a tan bella persona! ’’. Dijo el tipo haciendo gala de su caballerosidad.

-‘‘¡Beatriz de Montes de Oca! ...el placer es mio ’’.

-‘‘Me da mucha pena dejarlas bellas damas ....pero necesito una ducha. Trabajamos mucho, ¿no es así Pedrito? ’’. Me preguntó el chulo poniendome en predicamentos.

-‘‘¡Este!.. si, así es ’’.

-‘‘Pues adelante ...¡Pedrito! tú también vete bañar ’’.

-‘‘¡Pero Mamá!, si yo no.. Esta bien ’’.

Subi a mi habitación a darme una ducha por mandato de mi Madre. Cuando en eso, Memo me mando llamar desde la recamara de mi Madre algo inquieto.

-‘‘¡Hey! hey, Pedrito ven acá ’’.

-‘‘¡He! ...¿que pasa Memo? ’’.

-‘‘Oie Pedrito ...¿quién es esa mujer tan sexy que esta con tu Madre? ’’. Un brillo extraño se dibujó en sus ojos.

-‘‘Es la amiga intima de mi Mami ...es la Esposa del Gorbernador ’’.

-‘‘¿Con que, la Esposa del Gobernador?.. ¡Mmmm! Muy interesante. ¡Te imaginas! ...los clientes pagarian muchisímo por darle caña a la primera Dama Je je je.. ¡Haria una fortuna! ’’.

-‘‘¿Que estás pensando? ’’.

-‘‘Nada Pedrito nada ...solo retomar energias. Tu Tía me dejó seco ’’.

-‘‘Bueno, yo voy a mi habitación ...necesito descargar el video ’’. Le dije al tipo.

-‘‘¡Haber Pedrito!, enseñame tu equipo ’’.

Entramos a mi habitación y le mostré mi maquina, encendi varias camaras mostrandole todos los angulos de la casa. El chulo estaba facidado, jamás imaginó que se pudiera hacer todo eso con una computadora tan delgada, me sentía todo un esperto moviendo mi laptop. Mientras el chulo miraba todo sorprendido, le coloqué la camara que tengo en la sala, dónde las dos bellas damas platicaban comodamente.

-‘‘¡Oie Mónica! ¿y de dónde conociste a ese galán? Ji ji ji...’’ Preguntó Beatriz algo interesada.

-‘‘Lo conocimos en Puerto Escondido ...él fue muy amable con nosotros ’’. ¿Amable? pensé yo, si se las había chingado a las dos Hermanas en nuestra cabaña.

-‘‘¡Voy a tener que tomarme unas vacaciones yo también! Ji ji ji...’’

-‘‘¡Hay Beatriz!, como serás.. Jijiji...’’

-‘‘¡Que tiene! ..además, mi Marido no se la pasa conmigo. Y yo no he... pues tú ya sabes desde que nos ’’.

-‘‘¡Beatriz! ..olvidamonos de esa mala experiencia. Finjemos que nunca pasó ’’. Le dijo mi Madre colocando su mano en una rodilla para consolarla.

-‘‘Si tienes razón ...pero, por otra parte. Con razón te vez llena de vida amiga. ¡Si te ha de dar hasta por debajo de la lengua! Ji ji ji...’’

-‘‘¡Beatriz!! ’’.

-‘‘No te enojes amiga ...pero esqué tu bombón esta para comerselo ¡Mmmm!! Ji ji ji...’’

El tipo estaba ido con la conversacion de las Señoras, pero más porque estaban hablando de él sin ningún tapujo. Sus ojos le brillaban maquiavelicamente, el desgraciado seguro que estaba imaginando una idea para apoderarse de la primera Dama de esta Ciudad.

-‘‘¿Haber Pedrito, acerca la camara? ’’.

Pulse el zoom todo lo que daba la pobre camarita dejandosela a unos centimetros de Beatriz.

-‘‘¿Haber bajala? ...¡ponla en sus piernitas! Je je je...’’

-‘‘Eso es todo ...hasta ahi llega ’’.

-‘‘Que buena esta la primera dama, ¡muy bien Pedrito, te felicito! Tienes un gran equipo ...descansa, ya que mañana verás a tu Tía con el primer cliente ’’.

No quiero aburrirlos ya que ese día ya no paso nada más, creo que el tipo no era de acero después de todo, los chulos también se cansan, así que ese noche mi Madre no recibio caña, sólo durmió sobre su pecho como toda una enamorada. Si supiera lo que tenía planeado el infeliz para su Hermana, a este desgraciado no se le escapaba ni su Madre estoy seguro. Pero en fin la noche pasó muy tranquila y relajada, al fin dormiria sin escuchar los pujidos de mi Madre por el pasillo. Cerré los ojos y esperé el amanecer del otro día, ya que estaba seguro que sería muy agitado.

En el siguiente día me despertó el sonido de la licuadora de mi Madre por la mañana, seguro que estaría haciendo su licuado de verduras, eso quería decir que ya había llegado de correr. Bajé todo somnoliento a desayunar, ya que el día sería algo largo y ocuparia vitaminas, cuando lo hize ahi estaba mi Madre y su chulo en la cocina platicando como todo unos enamorados.

-‘‘¡Listo para empezar un nuevo día Pedrito! ...arreglate que tenemos muchas cosas que hacer ’’. Me dijo el desgraciado con la bata puesta que era de mi Padre y que llevaba su nombre en el pecho izquierdo.

-‘‘¡Ha, no! ...no me van a dejar solita otra vez ’’. Respingo mi Madre.

-‘‘Tranquila mi amor ...sólo que tenemos que hacer unas cositas pendientes Pedrito y yo. Pero en cuando regresemos te voy a compensar Je je je.. Te lo prometo ’’.

-‘‘Ya está Pedrito ...acercate a desayunar. En un instante te sirvo ’’.

Me acomodé de igualmanera frente a ellos, sabía que el desgracido no iba a perder la oportunidad de meter su mano entre esas licras tan deliciosas que traia Mamá para sus ejercisios, y ella lo sabía también, ya que decidió comer de pie, así taparia un poco y le permitiria a su intruso adentrarse sin ningún problema.

Entonces Memo tuvo una idea. Se colocó de lado contra ella, de manera que con su mano izquierda podía acceder con facilidad a su trasero, mientras que la otra la usaria para comer. Primero empezó acariciar sus nalgas mientras seguía sopeando la sopa con una cuchara. Ella no paraba de moverse, mientras que a lo lejos seguíamos escuchándo el noticiero en el televisor. Ahí estaba mi Madre, apretada contra su chulo, que le acariciaba el culo y estaba desayunado a la vez. Notó como los dedos de él acariciaban la rajita de su culo. Le gustó. Luego con la mano empezó a deslizarla entre sus mallas, mentiendose entre esa ajustada prenda.

Voltié sin querer a verla, estaba colorada, ni comia por estar sintiendo esa mano en sus ricones intimos. Memo lubricó sus dedos en la húmedad del chocho, para luego acariciar su ojete con la yema del dedo mayor, mientras con la otra mano levantaba el café para darle un sorbo.

-‘‘Valla con el mundo, ¿esta hecho un lio no? ’’ Comentaba el desgraciado desviando la situación hacía el noticiero.

-‘‘¡Uhmmm!! ...Si, así es. El, el mundo es un caos ¡Uhmm! ’’. Respondia mi Madre mientras que sus piernas le flaqueaban.

-‘‘Por eso ahi que vivir la vida a cada momento y disfrutar de los placeres que te da la vida no es así Je je je...’’

-‘‘¡Uhmmm! ¡Si!, me encanta ’’.

El chulo apretó y el dedo entró hasta la mitad. Ella se estremeció.

-‘‘¡Oh por dios!! ¡Uhmmm! Que mundo tan desorganizado ¡Mhmmm!! ’’.

-‘‘¿Estás de acuerdo con lo que dice tu Madre, Pedrito? ’’ Me decía el desgraciado, para que yo aumentara mas el morbo de la situación.

-‘‘¡He! ...este, si claro. El mundo no se compenetra bien ’’. Carai no se como dije eso, seguramente me salió sin querer por lo que estaba viviendo.

-‘‘Je je je.. Esa es la palabra, ¡compenetrar!, ¿o no es así Mónica? ’’.

Poco a poco empezó a joderle el culito con el dedo. Entraba y salía muy fácilmente debido a la lubricación. Mamá empezó a mover las caderas disimuladamente, como si tuviera comezón en el trasero, la muy cerda hasta había empezado a empujar su trasero contra el dedo para que entrara más. Mientras nosotros comiamos silenciosamente. Entonces el desgraciado metió ahora con un poco más de dificultad otro dedo más. Ella se tensó. Sintió un poco de dolor, pero enseguida pasó y dejó paso al placer.

-‘‘¿Esa es la palabra no? ’’ Volvió a preguntar.

-‘‘¡Siiií!, ¡uff!!... Todos necesitamos ¡compenetrarnos! ¡Uff! ¡Uhmm! ’’.

Los dedos de él entraban y salían, primero despacito, pero cada vez más rápido, cada vez más adentro. Ella ya no podía aguantar tanto placer por más tiempo. Sentía como le jodian el culo con dos dedos y como le acariciaba el chocho con otros dos. Se apoyó contra la barra y mordió una servilleta para no gritar... y se corrió frente a nosotros. Memo sintió perfectamente como su esfinter se abría y se cerraba alrededor de sus dedos y como un río de jugos salía de su chocho. Tuvo que agarrala o se hubiera caido al suelo. Tan floja estaba que la dejó sentar en una de las sillas de cocina.

-‘‘¿Que tienes mi amor? ’’.

-‘‘¡Mamá! ... ’’ Yo ya sabía que tenía, pero tenía que mostrarme preocupado.

-‘‘Oh perdon, creo que fue un mareo ...no me siento bien, voy al baño ’’.

-‘‘Eres un desgraciado ...no la dejas ni comer siquiera ’’. Le recriminé al infeliz ya que mi Madre se había ido.

-‘‘¿Y por eso estás empalmado? Je je je... Aqué mi estimado Pedrito ...¡eres un pillín! No te preocupes, podras sacar tus ansias con tu Tía mas adelante ...así qué alistarnos que tenemos muchas cosas que hacer ’’.

No sé quién era más pervertido, él por dejar que yo lo viera, o yo por seguir todos sus cochinos juegos. Agarré todos mis utencilios voyeuristas y me subi con él a su Audi de nuevo, le recriminé que no quería estar pasando toda la tarde en el maletero, pero me dijo que eso ya era historia, además tenía un chalét en los alrededores de la ciudad dónde atendia a sus clientes. No podía creerlo, ¡iba yo a  grabar la primera prostitución de mi Tía Cesy!, esto estaba de locos.

Llegamos al chalet, muy elegante por cierto, era en un segundo nivel, con terrasa y unos enormes ventanales que daban hacía la ciudad, tenía unos acabados muy rusticos y se veia que sólo lo usaban para eso ya que no había absolutamente nada, mas que los muebles y una barra que separaba la sala de la cocina. Ahi se encontraban los reflectores y camaras, dónde mi imagino que les tomaban fotos a sus prostitutas, realmente el tipo era una fichita, tenía todo friamente calculado, seguro que en ese departamento llevarían infinidad de mujeres a coger.

-‘‘Muy Pedrito, ¿que te parece? ...aqui es dónde hacemos las fiestas ’’.

-‘‘¡Esta muy bien! ’’.

-‘‘Mirá, tú puedes meterte aqui ...desde ahi puedes grabar a tu Tía a conciencia ’’. Me dijo señalandome a un cuartito pequeño al lado del salón ’’.

-‘‘¿Que hay ahí? ’’ Le pregunté intrigado.

-‘‘Ese cuarto lo usamos como bodega ...nadie sabrá que estás ahí. Además, puedes cerrarlo por dentro, digo, por si tienes algún problema. Luego conseguiré un equipo como el tuyo ...seguro que ganaré una fortuna vendiendo los videos que van a salir de aqui Je je je...’’

-‘‘Seguro ’’.

-‘‘Bueno, sientete como en tu casa ...yo iré por tu Tía para empezar la fiesta ’’.

-‘‘¿Pero? ...¿y si viene alguien? ’’.

-‘‘No te preocupes ...aqui no viene nadie sin mi autorización. Además, el cliente llegara en una hora. Tiempo suficiente para convecer a tu Tía Je je je.. No te preocupes, no tardaré ’’.

Ya que estaba sólo me puse a expeccionar el lugar, busque en el refrigerador y no había nada, los closet estaban vacios, las recamaras solas, el bar era lo único que tenía biberes, puras botellas de distintos licores y vasos y copás, también había un buen equipo de sonido, como para no dejar dormir a toda la cuadra, realmente ese departamento era el lugar para las orgias. Entre a la última habitación del rincón y en el closet me encontre mucha ropa femenina, toda era como para vedet, o disfrases de distintos colores. En una maleta encontre una infinidad de lenceria, había de todo, ya fueran tangas, sostenes de media copa, cacheteros, baby dolls; también faldas minúsculas que no alcanzan a tapar nada de las nalgas, tops y blusas escotadas y muy pequeñas, en fin, todo tipo de prendas que hicieran de una mujer normal a verse como una puta y vulgar.

Abrí el pequeño lugar dónde pasaría un buen rato mientras esos desgraciados se divertirían seguramente con mi Tía. Había muchas cajas de licores y botanas que seguramente ofrecian en sus fiestas, así que acomodé el lugar para estar mas comodo para cuando llegaran y esperé a que aparecieran.

Como a la media hora escuché que el Audi se estacionaba, de prisa corrí hacía el almacen y esperé a que aparecieran. La verdad ni me imaginaba como había logrado convencer a mi Tía, pero conociendo a este desgraciado era capaz de convencer a una monja para que le sirviera de puta, este infeliz era cosa sería. Me quedé en silenció al escuchar murmullos, estaban a punto de abrir la puerta y escuché la voz de mi Tía Cesy que le decía:

-‘‘¡Por dios Memo! ...estoy muy nerviosa ’’.

-‘‘¡Vamos Cesy! ...es un buen amigo mio. Te vas a divertir, ya lo verás ’’.

-‘‘Papi, porque no mejor lo hacemos tu y yo solitos, si ...ya sabes que me puedes hacer lo que quieras ’’.

-‘‘Ten paciencia Cesy ...nos la vamos a pasar bien, ya verás ’’.

-‘‘No Memo, tengo mucho miedo ...me siento como una prostituta ’’.

-‘‘¡No como crees! ...sacame de este apuro y te aseguro que será la última vez. Te lo prometo ’’.

-‘‘¿Y no habrá otra forma de pagarle a tu amiguito? ’’.

-‘‘¡No hombre! ...le debo mucho dinero y con esto, seguro que sabrá esperarme ’’.

-‘‘¡Hay no mi amor! ¿y que tal si es un pervertido? ’’.

-‘‘¡No como crees! ...y ya deja de hacer tantas preguntas, ¿lo vas hacer o no?. Recuerda que si no lo haces tendré que irme y desaparecer. ¿Y tu no quieres eso verdad? ’’.

-‘‘No mi amor, pero... ¡Esta bien lo voy hacer por ti! ’’.

-‘‘No te preocupes Cesy ..además, estaré yo todo el tiempo contigo. No te pasará nada ...¡ven ponte esto! ’’.

El infeliz Padrote le dio una bolsa a mi Tía dónde seguro llevaria su atuendo para esta tarde, no cabe duda que el desgraciado la había engatuzado para prostituirla, ya que mi Tía no aceptaría caer tan bajo asi nomás porque si. Cuando mi Tía salió del baño lleva puesto una diminuta tanga de un color rojo bastante chillón que era como mínimo, un par de tallas menos de las que ella usaba, ya que se le iba metiendo al culo de una forma bastante exagerada. El hijo puta iba cumpliendo lo que me había anticipado la noche anterior, iba a convertir a mi Tía en una de sus putas para ganar dinero.

La prenda en cuestión era una tanga con muy poca tela por delante y casi nada por detrás, iba sujeta por dos tirantes muy finos que normalmente suben bastante a la cadera, pero que como le quedaba tan pequeña, a duras penas conseguia subir por encima de sus glúteos. Se la acomodó lo mejor que pudo, támbien se colocó un top blanco sin nada debajo, una falda negra con unas terribles aberturas en sus caderas, que si se sentaba seguro que enseñaria algo más que sus piernas, y unas zandalias de 10 cm. de plataforma. La verdad yo viendo a mi Tía así se me enderezo el pantalón, jamás imaginé ver a mi Tía vestida de prostituta. Sus pequeñas pero carnosas piernas acentuaban perfectamente con la prenda, ya que dejaban a la vista sus hermosas carnocidades por los costados, su trasero era igual de impresionante que el de mi Madre, claro que un poco mas flácido por no hacer ejercisio, pero igual de ancho y esponjoso, que hacía que la falda diera una curva impresionante por detrás.

-‘‘¡Mi amor! ...¡me veo muy puta con esto! ’’.

-‘‘Te vez muy linda mi vida ...además, te tenemos que disfrazar. ¿No querrás que te conosca el tipo cuando vayas con tu Marido? ’’.

-‘‘¡Pe, pero esta ropa es muy chiquita! ...no me puedo ni sentar ’’.

-‘‘¡Espera, espera! ...ya llegó mi amigo ’’.

Mi Tía se quedó muy sería mientras veia como iba Memo a recibirlo. Ella se trataba de reacomodar y bajar su falda, ya que con el mínimo movimiento empeoraba su situación. Cuando entraron los dos venian hablando no sé que tantas cosas, mientras que mi Tía los esperaba bastante nerviosa.

-‘‘¡Mire Lic. Garralda! ...ella es la mujer que le decía ’’.

-‘‘¡Mhmm! Bien, bien ’’. El tipo le dio una vuelta sin perder detalle de todas sus curvas.

La pobre de mi Tía se sentía terrible mostrándose completamente desnuda frente a este desconocido hombre, además nerviosa de ser ofrecida como carne o como puta. El tipo era un hombre alto, de cuerpo robusto, su cabello estaba entre canoso, se miraba de mal genio, parecia gente importante por su atuendo y las alhajas que portaba el desgraciado.

-‘‘¿Aque te dedicas mujer? ’’. Le preguntó en forma seca casi sin expresión.

-‘‘So, soy ama de casa ’’.

-‘‘¿De dónde la sacaste Memo? ’’.

-‘‘Pues ya sabe Lic. ...de aqui y de allá. La encontré en Puerto Escondido, estaba de vacaciones con su Esposo y su bebé ’’.

-‘‘Ja ja ja... Siempre hay todo tipo de putas en ese lugar ’’.

-‘‘¿Quiere una copa Licenciado? ’’.

-‘‘¡Si claro!.. Y dime puta, ¿dónde dejaste a tu Marido? ’’.

-‘‘Tra, trabajando ’’.

-‘‘Ja ja ja.. Memito, Memito.. Nunca dejas de sorprederme Ja ja ja....’’

-‘‘Ya sabe Licenciado que siempre consigo lo mejor ’’.

-‘‘¿Y que paso con la muchachita que te pedi? ’’.

-‘‘Estoy trabajando en eso Licenciado ...le tengo una que se va a chupar los dedos. Tenga aqui tiene, venga sientese ...pongamonos comodos ’’.

Este desgraciado seguramente estaba hablando de mi Yuli, ¡la quería volver una puta como a mi Tía! Creo que este infeliz ya se estaba pasando de la raya, tenía que pensar en algo, si no con el paso que llevabamos iba a prostituir hasta a mi abuelita.

-‘‘Acercate...’’ Le dijo el hombre extendiendole su mano.

Mi Tía tímidamente caminó hacía dónde estaba él y se detuvo como a 20 centímetros, su corazón se le salía, la vergüenza era única, el hombre le agarró una pierna con una mano y con la otra sin en el menor cuidado le metió la mano en la entrepierna, la pobre no pudo contenerse y se movío hacía atrás. A lo que él gritó:

-‘‘¿¡Memo, que pasa aquí!? ’’.

Memo se acercó a ella, la tomó por el brazo y mirando al hombre le dijo:

-‘‘Licenciado, perdónela por favor ...es que como usted ya sabe es nueva, cosa que le será muy bueno para

Ud. No se preocupe que ella hará para Ud. lo que Ud. le diga... discúlpeme un segundo ’’.
La jaló del brazo hasta la puerta cerca de dónde yo me encontraba y le dijo:

-‘‘¡Escucha Cesy! ...este tipo no se anda con jueguitos, es capaz de desaparecernos si le hacemos una jugada. Entiendelo amor, hazlo por mi, este tipo es capaz de matarme, ¿entendiste? ’’.

-‘‘Si, si, es que no estoy acostumbrada ’’.

-‘‘No me interesa ...comportate o atente a las consecuencias ’’. Le dijo muy serio.

Y la volvio a llevar a dónde estaba, justo frente a él, dónde la dejó y él se alejó, diciendo:

-‘‘Por favor continue, Licenciado... ’’

El sujeto la miró con mucho odio, le volvio agarrar la pierna y volvió a meter su mano entre sus piernas, esta ves mi Tía no se movió, lo dejó que hiciera lo que le pareciera, luego fue por sus senos, le agarró el seno izquierdo y se lo apretó durísimo, le dolió pero no dijo nada y no se movió. Luego le agarró el pezón por encima del top y lo apretó muy fuerte támbién, le dio la vuelta y le dio una nalgada en el trasero, luego dijo:

-‘‘Memo, para mi vale 2000 U$...’’

-‘‘¡Pe, pero Licenciado! ...veala bien, es toda una mujer de familia. ¡Acaba de tener a su primer hijo!, su Marido se la pasa trabajando todo el día, casi ni la usa, siéntala. Mire como tiene la piel tan suavecita ’’.

Se veía que Memo conocía bien los gustos de éstos hombres, el infeliz les recolectaba mujeres de cualquier lugar, ya sean maestras, licenciadas, Madres, muchachitas, yo creo que si le pedian una monja también la conseguia el desgraciado, con la lavia que tenía, era capaz hasta de llevar a mi abuelita. El sujeto nuevamente le agarró los senos con las dos manos y no dejaba de sobarlos, luego la agarró por una pierna y le dio la vuelta diciendo:

-‘‘OK, inclinate ...¡quiero ver el hueco del culo! ’’.

La pobre de mi Tía volteó a ver a Memo, que con una simple seña le ordenó que continuara. Se dio la vuelta abrío sus piernas y se inclinó poniendo sus manos en las rodillas, inmediatamente sintió como le palpabam las nalgas, luego empezó a cachetearle los glúteos de uno en uno, la pobre ya estaba a punto de gritar, pero recordaba las palabras de Memo, así que se aguantó, sintió como coló una mano por debajo de su fala y dijo:

-‘‘Memo, tiene un gran culo ...te felicito, creo que me precipite. Te doy 3000 US$ ’’.

-‘‘¡Hecho!.. Adelante Cesy ’’. Dijo el chulo brindado el trato.

-¿Qui, quiere usted ir a la habitación? Igual lo prefiere para estar más cómodos…’’ Le ofreció mi Tía con una voz servicial, temiendo que aquel hombre se arrepintiera y se le armara con su chulo. Quería que todo fuera rápido.

-‘‘¡Quítate las bragas, perra! ’’. La interrumpió.

Mi Tía se sorprendio, tragó saliva ante la imposición y miró a su chulo de reojo. Resignada se subió la tela del vestido hasta la cintura y se bajó las bragas rojas que llevaba hasta exhibir su amplio y jugoso chocho. El Licenciado se irguió para olérselo, luego volvió a reclinarse para darle otro nuevo sorbo a su copa.

-‘‘Date la vuelta y acércate ’’.

Mi Tía dio un paso hacía él y se giró hacía su chulo ofreciendo su culo al desconocido.

-‘‘¡Inclínate más! ...’’

Mi Tía se curvó hasta plantar las manos en las rodillas y enseguida notó cómo el Licenciado Garralda se acercaba para chuparle el culo, le abría la raja con ambas manos y deslizaba toda la lengua por encima del ano. Notaba el cosquilleo de la barbilla, la humedad de la saliva, la presión de las manos al abrirle las nalgas y el músculo blando deslizándose por el orificio. Ella mantenía la cabeza erguida, mirando al frente, hacía su chulo, que asistían impasible ante la humillación que sentía su hembra. El muy desgraciado todavía levantaba la copa con una sonrisa como celebrando que tenía todo el control sobre mi Tía.

El Licenciado le escupía encima del ano dos o tres veces seguidas hasta empaparlo bien de saliva y después esparcía la saliva con la lengua. Mi Tía alternaba la mirada entre su chulo y el reloj, sabía que no tenía mucho tiempo, tenía una casa que atender. El sujeto bajó un poco más la cabeza hacía la entrepierna, hacía su nidito de amor y le chupó el chocho, se lo chupó mordisqueándolo con los labios, apretándole el clítoris, sumergiendo la lengua entre la jugosidad viscosa que brotaba de los labios vaginales. Ella le meneaba el trasero en la cara con el ceño fruncido, señal de que estaba obteniendo un poco de placer.

-‘‘¿No le dije Licenciado que estaba deliciosa? ’’. Dijo el infeliz con una amplia sonrisa en la cara.

-‘‘¡Chommpp!, ¡Chommpss! ..Esté si, si ¡Chommppss!! ’’.

Pero el Licenciado estaba mas entretenido en ese chocho tan jugoso que de lo que le decía su seleccionador de putas. Le escupió dos o tres veces en el chocho hasta dejar la saliva colgando desde los labios y luego le clavó un dedo en el culo hasta meterlo por debajo del nudillo. Mi Tía contrajo las nalgas al sentir la clavada y emitió un débil gemido con la mirada posada en su culo. Le hurgó en el interior del ano como si rebuscara algo, para sacarlo entero y rozarle el coño con él. Y como final le atizó una fuerte palmada en una nalga.

-‘‘¡Date la vuelta, perra! ’’. Con todo el culo y el chocho empapado, mi Tía se irguió y se giró hacía él, dándole la espalda al hijo de puta que tenía de chulo.

-‘‘¿Me la quieres mamar, perrita? ...porque estoy seguro que se la chupas a tu Marido ¿no es así? ’’.

-‘‘Lo, lo que usted quiera, Señor ’’.

El sujeto agarró su copa y se reclinó en el respaldo, con la copa en la mano miró hacía Memo.

-‘‘¡Qué bien que la hiciste Memo! ...por eso eres de mis favoritos Ja ja ja...’’

-‘‘¡Ya lo sabe Licenciado! ...siempre busco lo mejor para mis clientes Je je je... ¡Salud! ’’.

-‘‘¡Salud!... Pero me encantaria que tú también participaras. ¡Vamos a darle a esta puta!, ahi que darle una lección a su Marido por no darle caña como se merece Ja ja ja...’’

-‘‘¡Usted manda! ...es su puta Je je je...’’

-‘‘Tú, mastúrbate mientras esta perra me la chupa ’’.

Mientras Memo se abría el pantalón y se sacaba la verga para pajearse, mi Tía se corría la falda hasta las ingles para meterse la mano por dentro de las bragas, el Licenciado levantó la mirada hacía mi Tía y le dijo:

-‘‘¡Vamos, perra! ...¡arrodíllate y haz que me corra delante de tu Padrote! ’’.

Mi Tía se sacó el top por la cabeza, quedándose únicamente con la falda y los tacones negros. Sus tetas se movieron al son de los brazos. Su macho se masturbaban por orden del Licenciado, se masturbaba mientras presenciaba la escena de la humillación. La imagen era muy perturbadora, ella movía la mano dentro de su entrepierna con un dedo dentro de su chocho y Memo se la machacaba con suavidad, acariciándose él mismo los huevos al pajearse. El otro tipo bebía tranquilamente, como si ya estuviera acostumbrado a todo ese tipo de situaciones. Mi Tía se arrodilló entre sus piernas y se ocupó de desnudarle, mientras el Licenciado bebía y fumaba pasmosamente.

Le quitó los zapatos y los calcetines, le bajó los pantalones y el bóxer que llevaba, hasta descubrir la blancura de su piel, de sus piernas belludas, de una verga fina y muy larga, más o menos de unos 18 centímetros, de color blanco, unos huevos pequeños que parecían unas nueces y un vello entre canoso muy denso. Ya de rodillas entre sus piernas, dio unos pasos más hacía él, hasta que las tetas le rozaron los güevos. Aún la tenía algo floja y tuvo que sobarla con ambas manos hasta ponerla dura, luego la sujetó por la base y se agachó hacía él para empezarle la mamada.

Memo y yo estábamos enzarzados en nuestras propias masturbaciones, o que creian que yo no lo iba a disfrutar también. Observaba a mi Tía moviendo el tórax y la cabeza, con el culo empinado y abierto. Ella se la chupaba al mismo ritmo y de la misma manera, deslizando sus labios por el fino tronco hacía la mitad, hasta que la punta le rozaba la garganta, luego regresaba hasta el borde del glande y volvía a bajar, así en un ritmo uniforme, mojándola poco a poco, saboreando la babilla que desprendía la punta. El Licenciado no parecía inmutarse por el morbo y no dejaba de beber y fumar mientras Mi Tía se la mamaba. Luego miró hacía Memo y le hizo la seña de la victoria con la mano, proclamandose triunfador.

-‘‘¡Ohhhh Por dios! ...como chupa esta becerra ’’.

-‘‘¡Disfrutela Licenciado! ...es toda suya Je je je..’’

-‘‘Porqué no la enculas mientras ella me la chupa, así veo que gestos hace Ja ja ja...’’

-‘‘¡Usted manda Licenciado! ’’.

-‘‘¡Haber puta! ...deja que tu chulo te la meta. Abrete el culo y abre mas las patas ’’.

Memo se arrodilló ante el trasero de mi Tía, se sujetó la tranca completamente erecta y la posicionó directamente en el rosado aro de su culo. Mi Tía trató de respingar, pero el Licenciado la tomó de la nuca para que no se pudiera safar.

-‘‘¡Glooggghh!, ¡Glooggghhh! ...¡esggpeggaa! ¡espehggaaa! ¡Nohggg! ¡pohgg! ¡ehgg! ¡cuhggo! ¡nohggg!! ’’.

-‘‘¡Calla puerca! ...¿qué, tu Maridito no te ha dado por la cola o qué? ’’.

Memo sin hacer caso de las suplicas de mi Tía empujó su tranca hasta clavársela lentamente en el ano. Ella se irguió un poco gimiendo ante la dilatación, notando las manos de su chulo empujar sobre sus caderas, con el doloroso avance de la tranca . Sus tetas golpearon los güevos del Licenciado al moverse hacía el frente, el desgraciado Memo se la quería sacar por la boca. Se mantuvo erguida con las manos apoyadas en las rodillas del hombre mientras su chulo la jodia fuertemente por el culo.

Las tetas de mi Tía botaban alocadas ante las embestidas y cabeceaba gimiendo al penetrarla. El Licenciado se cogió su mástil duro y blanco para pajearse, pendiente de cómo el hijo de puta se jodia a mi Tía.

-‘‘¡Ohh por diosss!!... ’’

-‘‘¡Dale Memo! ...chingate a esta puta. Para que su Marido le pregunte porque no se puede sentar Ja ja ja...’’

El Licenciado comenzó a resoplar con el paso de los segundos. Las muecas de dolor en la cara de mi Tía eran cada vez mayores, el fuerte vaivén de las tetas, las duras embestidas de Memo y la delicada paja que se hacía le propiciaron sus primeros jadeos. La verga del Licenciado comenzó a salpicar leche en abundancia, leche muy dispersa que caía sobre su propio vello y su mano, que no dejaba de agitarla a pesar de la eyaculación. Memo se corrió en el culo de su hembra, derramó tanta leche que mi Tía creyó que se había meado dentro de ella, de hecho cuando se la sacó comenzó a brotar mucho semen por su ano, goterones que resbalaron desde el chocho hasta los muslos, bajando hasta hacer un pequeño charco en el piso.

El Licenciado trató de recuperar las fuerzas apurando la copa. Despues de unos segundos los cuatro descansabamos. Mi Tía, aún apoyada en las rodillas del cliente, con sus tetas en reposo, sudaba y respiraba profundamente. Memo se había sentado sobre sus talones acezando como un perro y yo me quedé somnoliento tras la tremenda paja que me había disfrutado.

-‘‘Puta perdida, ¿no que no te gustaba por el rabo? Ja ja ja... ¿Memo, dónde está el baño? ’’. Susurró el Licenciado.

-‘‘Ahí, a la izquierda Licenciado ’’ Le indicó Memo apenas levantando la mano.

El Licenciado se levantó y se dirigió desnudo al baño, dejando a los dos tirados como perros. Mientras ellos dos resollaban sudorosos.

-‘‘¡Eres un desgraciado Memo! ...me has tratado como a la peor de las putas ’’.

-‘‘Lo siento cariño ¡Ufff!! Pero no me digas que no te ha gustado ...por que lo he visto, he visto como te chorreaste cuando te la estaba metiendo por la cola ’’.

-‘‘No es eso ...si no que todavía no estaba preparada. Me has lastimado mucho ’’.

-‘‘¡Pues preparate! ...que esto aun no ha cabado ’’.

-‘‘¡Qué! ¿de que hablas? ’’.

-‘‘Nada, que el Licenciado fue a prepararse para el siguiente asalto, ¿o tú crees que con sólo una mamadita quedaria satisfecho? ’’.

-‘‘¡Memo no por dios! ...ya me dejaste el cuerpo molido, ¡ya no puedo más! ’’.

-‘‘No te preocupes vengo, preparado ’’.

-‘‘¿Aque te refieres? ’’.

El Memo se estiró un poco hasta alcanzar su bolsillo, la tomó de las caderas empujandola hacía el sillón, la pobre quedó con sus mejillas sobre el mueble y su prominente trasero a su disposición. Le hizo hacía un lado la falda y le escupio en el culo, que aun supuraba mucha leche. Le abrió los cachetes sólo lo suficiente para meterle por el culo un supositorio.

-‘‘¡Espera!, espera, ¿que es lo que haces? ’’.

-‘‘No te asustes, sólo es un calmante ...un procesado y mezclado con vaselina sólida y refrigerada a muy baja temperatura, para que apenas se derritiera en tu recto, la droga actuara inmediatamente ’’.

-‘‘¡Me drogaste el culo desgraciado! ’’.

-‘‘¡Ssshhhhhh!!! Tranquila, es para tu propio bien ...ahora ve al baño y limpiate bien la cola, porque al
Licenciado no le gustara que se la embarres ’’.

La pobre esperó a que saliera su cliente para poder entrar al baño, cuando lo hacía apenas podía caminar, tenía las nalgas enrrojecidas de los estocazos de su cholo, además de que le ha de ver estado ardiendo el culo, ya que se lo frotaba disimuladamente.

-‘‘¡Memo, esta puta vale cada peso! ...¡ahora falta probarla por dentro! Ja ja ja...’’

-‘‘Estoy seguro que no lo defraudará. Je je je...’’

Mi Tía tardó unos minutos en regresar, seguro que estaría revisandose el ojete, ya que se lo habían metido sin nada de lubricación. Cuando salió, ya los tipos estaba bebiendo y colocandose cocaina en la nariz. Mi Tía salió con su pelo húmedo y rascandose la cola.

-‘‘¿Tienes el orto bien limpio desgraciada? ’’ Le preguntó el Licenciado sorprendiendola.

-‘‘¿Orto? ’’

-‘‘¡El culo pues! ¿lo tienes limpio, aseado? ’’.

-‘‘Lo limpié en la ducha, antes de salir…yo, yo usé un, un… ’’

-‘‘¿Un qué?, ¿que usó? ’’.

-‘‘Un mini cepillo…era cilíndrico…lo metí adentro para, para limpiarme bien… ’’

-‘‘¡Mmmm! Eso me pone mucho, ¿te gustó meterse eso? ’’

-‘‘Esté.. es un poco incomodo yo... Si, si me gustó ...esté ’’.

-‘‘Le puse el supositorio, Licenciado ’’. Le explicó Memo quitandole de dudas.

-‘‘Ja ja ja... ¿Así que ya traes drogada la cola desgraciada? Ja ja.. Seguro que si, ve como se lo rasca ’’.

-‘‘No te preocupes Cesy, es normal que sientas comezón ...no te preocupes, eso te relajara un poquito mas ’’.

Los tres se metieron a la recamara, seguro que le seguirian dando caña a mi pobre Tía, y eso de la droga me parecio muy interesante, después le pediria una muestra a Memo, quizas en un futuro la podría yo necesitar. Pero volviendo al relato, no sabía que hacer, los tipos se había metido y yo, yo ya no podía ver nada, no sabía si salir de ahí para ir a fisgonear atravéz de la puerta, ¿pero y si me cachaban?, ¿que tal si el Licenciado me miraba? ¿o quizas mi Tía?, pero la verdad que no me podía perder esa gran orgía. Me llené de valor y salí de ese pequeño cuarto de dónde me encontraba, por suerte la puerta de la recamara la habían dejado un poco abierta y por la borrachera y las drogas que habían consumido seguro que ni se darían cuenta de que estaba yo ahí observandolos.

Cuando me asomé, vi a los dos tipos desnudos tumbados sobre una cama. Mi Tía se encontraba de frente, sentada en un pequeño sillón y se masturbaba el chocho frente a ellos. Gesticulaba sensualmente con el rostro mientras se acariciaba las tetas con una de sus manos y con la otra frotaba su clítoris suavemente, pero con un ritmo constante. Ellos sólo se acariciaban sus trancas disfrutando del espectáculo que mi Tía les ofrecia.

-‘‘¡Vamos puta! Deja de rascarte la chocha y ponte a calentarnos ’’. Le dijo el sujeto de forma insinuante.

Ella se puso de pie, primero empezó a estrujarse las tetas mientras se contoneaba sensualmente. Los desgraciados estaban mirándola con los ojos abiertos, desorbitados, parecía que ni parpadeaban, como no queriendo perder algún detalle. A continuación vino la falda; simplemente desabrochó el botoncito y automáticamente cayó al suelo, mientras adoptaba una sensual postura a lo Top-Model. ¡Vaya cuerpazo que tenía aún mi Tía! pensaba yo, incapaz de contenerme ante la visión de su cuerpo completamente desnudo.

Enseguida se puso de espaldas a ellos, ofreciéndoles una vista de su voluminoso trasero, y empezó a danzar sensualmente flexionando las rodillas. Con una mano hacía como si se estuviera desabrochando el sujetador pero sólo lo simulaba, les estaba haciendo un strep-tease desnuda. Se volvió a girar poniéndose de cara a ellos y después de provocarlos unos segundos haciendo que se tapa los senos y que se los destapaba, acabó mostrandoselas mientras sus brazos quedaban totalmente abiertos, dejando ya a la vista sus ya marcillados senos.

-‘‘¡Ven acá puta! ...¡ya me calentaste demasiado! ’’. Le dijo el Licenciado invitandola a la cama.

Empezó a caminar hacia ellos de forma provocativa, en plan stripper; dió la vuelta de nuevo dejando su fantástico trasero a escasos centímetros de sus caras. ¡Dios Santo, que culazo tiene mi Tía!. Se inclinó sin flexionar las piernas y comenzó a bajar la simulada tanga muy lentamente, mientras su exigente cliente no dejaba de manosearla, azotarla y comentarle la puta calienta vergas que estaba hecha. Aunque estaba claro que esa no era mi Tía por la droga que le habían suministrado, esta y la situación en la que se encontraba la comenzaban a poner a cien, quería que la magrearan, que le dijera lo buena que estaba, que la insultaran; estaba decidida a sacar la puta que llevaba en su interior.

-‘‘¿Y usted Licenciado, no le gusta lo que ve? ’’. Le dijo mi Tía mientras hacía pequeños pucheros.

-‘‘Ja ja ja...’’ Reía muy excitado el sujeto.

-‘‘¿No le gusta mi culito, Licenciado? ’’. Volvió a preguntarle una vez más y permaneciendo en esa postura que dejaba totalmente ofrecidos tanto su trasero como sus dos agujeros.

-‘‘Sí, claro que me gusta, puta ...¡te lo quiero reventar! ’’. Respondió de forma osciosa.

Alargó la mano y empezó a masajear su nalga izquierda, mientras la otra era salvajemente tratada por Memo. El chulo que había permanecido paciente tan sólo pajeandose en la cama, decidió echarle una ayudadita a su cliente con la puta que le había vendido.

-‘‘¡Vamos Memo!, vamos a darle a esta puta su merecido ...hemosla de tratarla como las Putas merecen ’’.

Dijo soltándole otro fuerte azote, a lo que mi Tía giró la cabeza hacia su lado y le guiñó un ojo en agradecimiento.

El chulo se animó y empezó a magrearla más descaradamente. Entre los dos sujetos estaba manoseando a mi Tía, tratában de excitarla más y más con sus comentarios, esperando que acabara perdiendo el control.

-‘‘¡Te gusta que te azoten eh zorra! ’’. Le preguntaba el exigente cliente.

-‘‘Oh, sí, sí, me encanta. He sido una Esposa mala que merece ser castigada ’’. Le respondía mi Tía con la voz más de puta que podía lograr.

Satisfechos por lo conseguido se colocaron cerca de ella para que los masturbara, pero mi Tía empujándolos hacía la cama, los dejó sentados mientras ella se subía y quedaba de rodillas frente y encima de la cama, entre los dos sujetos, que se abalanzaron casi al unísono a comerle los pechos. Intentar resistirse ya era demasiado tarde, pedirles que pararan ya no podía, y sujeta como la tenían, no había forma de escapar. Ver como esos dos sujetos perdían el juicio, como su excitación había nublado su mente, el pedirles que pararan y no le hicieran caso… sólo habían hecho que aumentara la temperatura del ardiente cuerpo de mi Tía, con lo que no tardó mucho en dejar de resistirse.

Entre Memo y el cliente devoraban sus pechos como si fuera el más exquisito de los manjares, llenándolos de babas; sus manos recorrían las piernas, la espalda, la cintura, el trasero, el cual era constantemente palmeado por los dos tipos. Mi Tía de pronto sintió dos dedos penetrándole la vagina, y a los pocos segundos otros penetrándole el culito. Iniciaron un movimiento de mete-saca cada vez más veloz, más agresivo, que empezaron a provocar en ella unos gemidos incontrolables; la sensación de ser penetrada por los dos agujeros al mismo tiempo era algo increíble para mi Tía Cesy, lo que añadido al trato que estaban recibiendo sus tetas llevaron a su cuerpo al borde del orgasmo; el que estuviera en un sitio desconocido, con su amante y con un cliente, era lo que provocaban en ella esas sensaciones que sólo hacían que aumentar su calentura.

-‘‘¡Oh sí!, sí, no parén, ¡me corro!, ¡me corro cabroneeess!! ’’. Dijo ella entre alaridos al tiempo que se corría, apenas un par de minutos después de que empezaran su asalto.

Sin darle tiempo a recuperarse la bajaron al suelo, quedando de rodillas frente a ellos.

-‘‘¡Vamos, te hemos comido las tetas hasta hartarte! ...ahora tú cómete nuestro rabos ’’. Le ordenó el cliente totalmente desatado, al tiempo que le ponían a la vista sus dos trancas de buen tamaño.

Mi Tía como una muerta de hambre se lanzó por ellos, chupándolos, lamiéndolos, metiéndomelos hasta el fondo, succionando sus velludos testículos; mientras estaba ocupada con uno al otro lo pajeaba y le masajeaba los güevos, y así alternándolos cada 20 o 30 segundos pasaba con el otro.

-‘‘¡Dios, esta guarra es una experta! ’’. Comentó el cliente excitado.

Mi Tía se encontraba hincada a un costado de ambos tipos con cada una de las vergas hinchadas y calientes en cada mano, miró hacia arriba para verles a los ojos y decirles:

-‘‘Ahora esta puta les hará la mejor mamada que jamás les hayan dado, así es que ustedes dirán en qué momento me detengo… y claro! Si no quieren que me detenga mejor jijiji…’’ Dijo al tiempo que maliciosamente dejó escapar una risita cachonda y ligera.

Enseguida dirigió sus labios hacia la verga de Memo, esta vez ya no fue suave, besó la cabeza redonda y roja. Succionó con lentitud pero con fuerza mientras que con sumo cuidado sus dientes tocaron la sensible piel del miembro y soltando rápidamente lo fue envolviendo con sus carnosos labios, mientras su mano izquierda, apretando fuertemente, deslizó la piel del pene del cliente retrayéndolo y luego halando, sin dejar de apretar fuertemente hacia ella y repitiendo este movimiento varias veces, en tanto sus labios no dejaban un trozo de la caliente verga de Memo fuera de su boca. Así siguió durante varios minutos, mamando golosamente la verga de su chulo, y masturbando el caliente tronco del cliente.

¡No lo podía creer!, mi Tía Cesy estaba ahí, con dos enhiestas vergas a su disposición. Parecía que ahora los roles habían cambiado, ahora mi Tía era dueña de la situación. Segura y dominante, pero al mismo tiempo una hembra ardiente y dispuesta a todo. Enseguida cambió de verga, introduciéndose ahora la del cliente, era un poco más delgada que la de Memo pero ya como se encontraba igual le fascinaba. Siguió trabajando la tranca del Licenciado mientras que con la de Memo la sujetaba fuertemente con su mano derecha. Lo apretaba y lo soltaba. Le acariciaba los huevos. Su boca no dejaba de llevar a los límites al Licenciado, mi Tía era capaz de introducírsela toda en la boca. Con cierta delicadez haló de la verga a Memo hacia el frente de ella. Quería tener las dos en su boca, mi Tía estaba irreconocible.

Fue acelerando el movimiento tanto de su mano como de su boca. Intercambiaba rápidamente de verga en verga. Primero Memo, luego el cliente. Los chupaba todo, se las metía toda. Los tipos ponían los ojos en blanco. El Licenciado incluso se levantó sobre la punta de sus pies cuando sintió que algo ascendía por sus piernas y se albergaba en sus testículos. Memo se controlaba un poco más. Parecía que el cliente ya no aguantaría mucho tiempo más de tan rico tratamiento. Sentía que alcanzaba el cielo. Fueron unos minutos más que les pareció eterno. Cuando Memo lo vió casi derramar interrumpió el momento, sabía que el sujeto ya se había venido en su boca y quería que la montara, que la gozara, que saliera satisfecho.

-‘‘¡Licenciado!, ¿porque mejor no la goza un poco? ...¡animese!. Yo no sé si quiera probarla, o seguir disfrutando la maravillosa mamada ...pero su conchita acá atrás ésta queriendo palo cada vez que se lo acerco Je je je...’’

-‘‘¡Ah vaya!. ¿Con que esas tenemos?... ¿Es cierto eso putita?... ¿Quieres que te la clave mientras se la chupas? ’’.

-‘‘¡Anda Cesy!, díselo ...dale permiso de que te retaque su palo dentro de tu conchita mojada ’’.

Y aunque mi Tía no contestaba nada, por las reacciones que tenía allí hincada a ellos, era obvio que ella ya no era conciente de sus actos, el muy engreído cliente siguió amenazando con penetrarla aprovechandose del estado de semi-inconciencia al estar ella drogada.

-‘‘Yo creo que si Ja ja ja...’’ Festejó el Licenciado cuando se dio cuenta que de manera inconsciente e involuntaria, mi Tía traicionada por sus instintos espontáneamente comenzó a arrimar hacia él su delicioso trasero buscando encajarse en aquella arma.

-‘‘¡Hagalo Licenciado! ...¡cojase a esta puta!, castigueme por ponerle los cuernos a mi Marido ’’. Le respondió ella con el rostro transformado en gozo.

-‘‘Te propongo algo Cesy. Aquí el Licenciado Garralda te puede encajar tanta verga como tú seas capaz de recibirme sin atragantarte. ¿Qué opinas? ’’. Le lanzó la depravada e insultante propuesta su chulo.

-‘‘¡Si puta!. Tú puedes con eso...  Métete la de Memo en la boca y mientras yo te doy acá atrás mi pepino en esta otra boquita hasta que te llegue a las bolas y ya no te quepa más en la chochita caliente que tienes acá abajo ’’. Celebrando la aberrante idea de Memo con aquellas obscenas palabras se unió a la idea el corrupto Licenciado.

Y luego para aumentar el perverso trio que se estaban poniendo de acuerdo en realizar, después de soltar otra chocante risita, volteó de nuevo a mirar hacia el punto donde su largo palo entraba en contacto con mi Tía para añadir:

-‘‘¡No me digas que no lo deseas Puta!... Si se te nota que como dice aqui Memo ya la pides a gritos y quieres sentir una buena tranca aquí en medio... No mientas puta, si se ve que te hace falta desde hace un buen rato que te den una buena cogida con un buen palo. ¿No es cierto? ’’.

-‘‘¡Vamos Cesy! Si lo quieres, necesito que veas al Licenciado y le digas que quieres que te meta toda su reata en tu hoyito de vieja casada ’’.

Los desgraciados no solo la quería prostituir si no que se regocijaban con ver a mi Tía degradarse ante su marchitada imagen de mujer felizmente casada. Y entonces lo impensable ocurrió. Por primera vez en toda esta orgía, mi Tía en vez de revelarse y oponerse a tan vil exigencia que había tolerado que estos gañanes la hicieran tomar parte, y mostrando cierto aire de complicada nostalgia por el candor que su matrimonio había dejado escapar ya para siempre con esta visita a este nefasto lugar, por fin pude observar algo de arrepentimiento en su avergonzada mirada cuando volteando a mirarlo sus labios apenas se movieron para decirle casi en un ahogado susurro:

-‘‘¡Hágalo Licenciado! ...¡perfóreme! ’’. Dijo ella con sus labios justo antes de terminar de abrirlos de nuevo y dirigirlos hacia el anhelante arpón de Memo que demandaba por su atención.

-‘‘¡Oooohhhh!!! ¡Eeesso Mamita! ’’.

Fue lo siguiente que se escuchó decir en la recamara, cuando teniendo que apartar la vista ya por completo de lo que el Licenciado estaba por intentar allá atrás hacer, Memo que se hallaba delante de ella gimió al sentir que la enorme cabeza de su portentoso pene volvía a sumergirse dentro de aquella boca que al menos hasta hace poco nunca había engullido tanta carne como ahora.

En cuanto apenas había desaparecido la colorada cabeza y las mejillas de mi Tía volvieron a hundirse de manera grotesca para poder amoldar los labios alrededor del venoso instrumento, su quijada pareció estar a punto de dislocarse debido al excesivo tamaño del tremendo bocado de carne y venas que ahora volvía a retacársele allí dentro, en ese mismo instante, Memo complacido le indicó a su mañoso cliente que podía introducir dentro de ella su ardiente palo allá atrás.

-‘‘¡Madre santísima!! ...¡que apretadita y caliente está!. ¡Que rica está tu concha putita! ...quien lo hubiera imaginado, si no supiera que eres una puta y que tienes hijos, pensaría que soy el primero de tan ajustada que éstas ’’.

-‘‘¡Uhmmm!! ’’. Un ahogado quejido que se apagó alrededor del inmenso trozo de carne que ahora mi Tía tenía clavada en la boca cuando la cabeza del miembro del cliente hizo lo mismo al comenzar a invadir definitivamente su jugoso chocho, en la parte de atrás.

-‘‘¡Ouughhh! Cesy ’’. Pareció derretirse Memo al sentir el ahogado quejido en su pene dentro de aquella aterciopelada funda.

Mientras, mi pene no podía haberse hallado nunca tan duro, aunque pronto lo sentí ponerse aun más rígido, al ver como mi Tía se esforzaba por sambutirse todavía una porción más grande de aquella tranca sin siquiera ser asistida o presionada de ninguna forma por Memo, que se limitó a permanecer parado allí delante de ella y sus labios.

-‘‘¿Como va allá atrás, Licenciado?... ¿Ya logró meterla entera? ’’. Preguntó Memo para aumentar el gustoso beneplácito del cliente y prolongar asi la morbosa agonía de su excitación, que tan sólo se acrecentó al verla extenderse un poco más hacía delante y hacer entrar en su boca por lo menos otro buen par de centímetros, antes de que el Licenciado le expusiera:

-‘‘¡No, no puta!... Así no vas a conseguir que Memo te clave más que la pura puntita del palo en el oscico..
Si de veras lo quieres sentir adentro para que te ahoges, vas a tener que echarle más ganas putita ’’.

Pues asi estaban las cosas mientras me tomé un respiro para llegar asimilar todo lo que estaba viviendo. Allí, a escasos metros de mi, se hallaba aquel hombre que luego de estar dedeando por el culo a mi Madre esta mañana, estaba haciendose participe en la prostitución del cuerpo de mi Tía también como suyo, y permitiéndole yo como complice que lo hiciera, sirviendole de camarografo para acoplarse al cuerpo de ella con su palpitante vara de carne, para unirse con mi Tía Cesy de ésta forma, en la que supuestamente ella como una mujer casada debería sólo de permitir que su marido, mi Tío Carlos lo hiciera. Y mientras recapacitaba en aquella alarmante circunstancia, escuché a mi Tía forcejear y gemir de nuevo al retacarse otro poco más de verga en la boca antes de volver a batallar gargareando con aquel instrumento metido entre sus labios jugosos que se esforzaban para recibir y acomodar la mayor cantidad que le fuera posible de aquel colosal instrumento.

-‘‘¡Si, así Cesy, tú puedes! ...¡dele otro poco más Licenciado!. ¡Metale toda la verga! ’’.

-‘‘¡Tengo una idea, Memo!... Siempre lo he querido hacer Ja ja ja... Tapale la nariz y frotarle suavecito la
garganta para que se la trague y no la escupa ’’. Soltó la atroz insinuación el sujeto con la esperanza de que Memo la llegara a realizar.

Y ante la cual Memo no se hizo esperar, que reaccionó de manera casi inmediata al tiempo que intentó complacer sus indicaciones empujando suavemente la cabeza de mi Tía hacia el frente, también acarició delicadamente su esbelto cuello paseando su mano sobre la garganta de ella, hasta llegar a sentir tensarse bajo sus dedos.

-‘‘¡No, no, no!. Asi nunca lo lograras... ¡Dale hasta el fondo!, hasta que se ahogue y logre entrar el glande por su garganta ’’. Se quejó del esfuerzo inútil el bastardo sujeto.

-‘‘¡No invente Licenciado!... no creo que pueda, recuerde que Cesy es nueva en esto y nunca lo ha hecho ’’. Por fin escuché un poco de misecordía por parte de Memo hacía mi Tía que permanecía inmovil sin saber que era lo que planearían con ella.

Pero ni aun con esas palabras que dicho sea de paso, en realidad no eran de censura por parte de Memo, si no mas bien para cuidar a su puta y que esta se volviera a ofrecer para otro tipo de trabajitos que tenía destinados para ella más adelante, sin la intención de asustarla o de forzarla hacer algo que se le miraba imposible en realizar, y ni aunque así hubiera sido, y que repentinamente él al percatarse de la inmensidad del abuso que cometían en contra de su prospecto de chica, arrepentido de haber propiciado aquella abusiva acción, ahora intentara abogar por ella, pero que en su cliente no iban a detenerse de ninguna manera ya en este punto.

Eso me quedaba claro ahora, pero que para agraviar aun más su condición, mi Tía parecía querer regocijar al cliente como queriendole demostrar sus buenos dotes de buena traga vergas, cuando sin poder apartarse de aquella venosa tranca intentó mover la cabeza alrededor del descomunal falo que tenía clavado hasta el fondo para asentir en el mismo momento que desde la profundidad de su garganta surgía una especie de ahogado gruñido que me fue difícil de comprender.

-‘‘¡Oohhh! ¡Eso es Cesy!, ¿ya ves como si te entra?... Mirela Licenciado, parece que lo quiere complacer ’’. La felicitó Memo como si aquello fuera de algo que la tuviera que sentir orgullosa al tiempo que sentía como su glande se introducía en aquella garganta y seguía entrando sin parar hasta quien sabe donde.

-‘‘¡Trágatela toda completa cabrona!... Tú Memo, dale duro tu verga, que la vieja de aquel cabrón lo merece... ¡Mira que linda se ve con el nabo metido hasta el esofago! ’’.

Mi Tía aun con aquella tremenda tranca encajada hasta donde yo jamás me había imaginado que pudiera ser capaz alguna mujer de aceptar comenzó a convulsionarse alrededor de aquel miembro cuando sintió que su cliente invadía de manera más decidida su chocha para empezar el vaiven de sus caderas al montarla. Asi mismo los rizados vellos púbicos de Memo parecían estar por rozar la delicada nariz de mi Tía, cuando intempestivamente el malvado chulo oprimió con fuerza su mano sobre la nuca de mi Tía para hacer lanzar la desprevenida cabeza de ella hacia adelante con un fuerte empellón y tocar por un breve instante hasta el fondo de donde la tranca pudo llegar, y enseguida apartarse hacia atrás con el pene chorreante y completamente cubierto por la reluciente saliva que mi Tía Cesy había producido en su intento por complacerlo.

Al verla con el rostro desfigurado por la presión de los más de diez o quince centímetros que aun alojaban sus labios tras inesperado retroceso, pensé que estaba por perder la conciencia entre las manos de este, luego del brutal empujón que el chulo le había propinado, hasta que de repente como un animal sufriendo de una fuerte descarga de electricidad, comenzó a sacudirse como una potra salvaje oponiéndose a ser montada, aunque a ésta, mi Tía, le resultaba ya imposible librarse de ambos sujetos que la montaban ya fuera por delante y por detrás, logrando asi domesticarla a su antojo.

Mi Tía aun con el espacio cedido por el brusco sujeto que la jodía por detrás, buscaba retroceder ante el pedazo de carne que tenía parcialmente atorado casi en la garganta, pero la superior fuerza y determinación del infame cliente era más que la suya, y así para sorpresa de todos, mi Tía comenzó a sufrir una serie de reveladores espasmos que anunciando el sobrecogedor estado de excitación en que habían conseguido hacerla caer de manera tan aplastante, pese a tanto maltrato dentro de ella comenzó a nacer un atronador orgasmo que no pasó inadvertido para ninguno.

-‘‘¡Ya está explotando!... La droga esta surgiendo efecto. La siento alrededor de mi palo viniéndose ’’. Anunció de inmediato el Licenciado muy complacido al tiempo en que buscando aumentar el súbito estallido, guió una de sus manos hacia el punto donde mi Tía sufría los espasmos.

Las piernas de mi Tía Cesy parecían estremecerse del mismo modo en que de su chocho surgían sonidos acuosos que denotaban el grado de excitación que había dentro de ella con aquel par de miembros clavados dentro de su ser.

-‘‘¡Ooohhh!! ¡Aaahhh!! ¡ahi te van puta! ¡Guardalos en tu boquita para que se los lleves al cornudo! ¡Ooohhh!! Linda boquita, que rico ’’. Bramó Memo volviendo a empujar hasta el fondo y luego volver a sacar su poderosa tranca venosa antes de afianzarse con ambas manos al cabello de mi Tía para no permitirle que escupiera todo lo que dejó alojado dentro de la boca de ella. Quedando ya tan sólo la enorme cabeza de su virilidad cobijada entre sus mancillados labios.

Cuya condición se agravó más cuando para hacerle las cosas todavía más difíciles, el muy canalla con sus dedos taponeó la nariz de mi Tía haciendo que ella abriera al máximo los ojos. Los llorosos ojos de mi pobre Tía estaban desorbitados cuando ella, sorprendida ante el efecto de la inesperada obstrucción de nuevo se vio impedida a respirar por otra vía, y el vacío que su boca produjo alrededor de la tranca de su chulo ocasionó que tragara su semen y para colmo de males, ante la confusión de su cuerpo, parte de éste fuera en dirección a sus fosas nasales y comenzara a atragantarse para después, cuando él habiendo conseguido completar su estúpido juego de devastación soltó las colapsadas cavidades justo un instante antes de retirar de un solo golpe ya todo su pene de los corrompidos labios de ella, pero su semen había comenzado a ser expulsado violentamente por éstas y con horror la pude ver intentando contener todo aquel torrente que equivocadamente había ido hacia ese lugar y ahora amenazaba con ahogarla.

-‘‘¡Cofff!, ¡cofff!, ¡cofff! ¡Aggrrhh!!...’’

-‘‘¡Ooohhh!! ¡Aghhh!! ¡Diosss que bocaaahhh!!... ’’ Aún sin haber culminado su climax de la punta del miembro de Memo, brotó otra nueva descarga que fue a parar inicialmente al alborotado cabello de mi Tía para enseguida escurrir hacia abajo sobre su fleco, alcanzando inmediatamente su frente, y describiendo un par de curvas similar al de una ‘‘S’’ para cubrir parcialmente el parpado izquierdo y escurrir sobre su barbilla para terminar de dirigirse al suelo.

Para ese momento en que para mi Tía todo había sucedió de manera tan frenética y casi simultánea, lo que fueron unos cuantos segundos de total asfixia y sufrimiento, el Licenciado habiendo perdido también cualquier compostura posible, al notar el júbilo de la situación que culminaba allá delante de él con la explosión de su amigo, sin contemplación alguna hacia ella comenzó a arremeter en contra del violentado cuerpo de mi Tía con todo su ímpetu, empujándola contra la cama hasta que la superficie de esta empezó a marcarse en la desnuda porción de los aporreados muslos de ella e incluso con todo el peso de los dos al empujarse, el elegante mueble para descansar se movió de su sitio sobre la superficie. Y mientras que las blancas y anchas caderas de mi Tía se sacudian hacía delante y hacía atrás, fueron usadas como apoyo para asirse a ella y sujetarla mientras inmisericordemente la embestía desde atrás, que de pronto, e imposibilitada de ir a otro lado como no fuera su estomago o buscar escapársele por otra incorrecta vía como la nariz, de las coyonturas de los labios de ella comenzó a brotar el exceso de esa espesa pasta de color entre blanquecino y grisáceo, que no eran otra cosa más que la sustancía de los gúevos de su macho que había sido depositada con anterioridad y que ahora su cuerpo expulsaba como si este quisiera hacer espacio para los que le hecharían despues.

-‘‘¡Cesy, mi amor! ...que linda te ves. Parece que si te doy un poco más o el Licenciado se te viene allá adentro en este momento se te saldría hasta por las narices y orejas Je je je...’’ Le dijo el desgraciado Memo mofandose de la grotesca imagen de su boca brotando su leche.

-‘‘¡Orgghh!, ¡coff!, ¡grh!, ¡aghhh! ’’. Buscaba ella desalojar toda aquella sustancia de su interior sintiendo como ese espeso liquido regresaba de su garganta.

-‘‘¡Ooohhh!! oh, oh, oh ...tranquila puta ¡Me vas a hacer estallahhh!! ’’. Anunció el cliente, indicando que con aquellos espasmos el cuerpo de mi Tía estrechaba su verga dentro de sus paredes vaginales.

Y tan apenado de mi notable erección tanto como de la profunda excitación que me producía ver a mi Tía tan entregada al placer que parecía estar prodigándole el cliente contra la que ahora deliberadamente se dejaba encajar aun a sabiendas del profundo riesgo que ello implicaba, me limité a esperar en que iba a terminar esto, si era que acaso él para llegar al colmo de las todas las afrentas posibles decidía terminar dentro de la desprotegida vagina que mi Tía parecía estarle ofreciendo para que se descargara.

-‘‘¡Ooohh!! ¡Puta que rico aprietas! ¡Éstas tan estrecha que me vas a sacar toditos los mocos! ’’.

La incontenible escena que estaba viendo parecía haber salido de una película de sumission o de hardcore que jamás hubiera yo visto. En algún momento mi Tía se había apresurado a llevar una de sus manos hacia atrás para que, mientras continuaba sosteniéndose sobre la otra sobre la cama, apoyar la palma de ésta contra la pierna de su cliente y poder así controlar la profundidad de las tremendas embestidas que él le propinaba contra el centro de todo su ser.

Como si algo me detuviera la mirada hacia aquel punto en el que aquella mujer que era la hermana de mi Madre, que ahora era poseída y se entregaba casi sin contemplaciones a las poderosas arremetidas que el desconocido sujeto propinaba a su cuerpo, y con la intención de contener hasta donde le fuera posible la profundidad de las bestiales acometidas que seguramente llegaban a topar contra su útero, y mientras yo la observaba desde una pequeña ranura de la puerta, debo admitir que me tenía muy excitado aun cuando la visión de esa mujer que con las rodillas apolladas sobre la suavidad de las sabanas rojas de seda con sus piernitas separadas en un abierto compas que lo invitaba a que siguiera gozándola mientras ella se le entregaba, no podía evitar sentirme sucio y una mala persona al estar siendo complice de tan atróz acto que estaba obliga hacer mi Tía.

La incontenible realidad de la escena que estaba viviendo parecía no querer acabar jamás, aunque para serles sinceros en ningun momento mi Tía se había apresurado a llevar una de sus manos hacia atrás para detener a su verdugo, si no que mientras continuaba sosteniéndose con una mano sobre la cama, apoyaba la otra sobre la nuca de su cliente y poder asi animarlo más a seguir disfrutando de la profundidad de las tremendas embestidas que él le propinaba contra su chocho por la parte de atrás.

-‘‘¡HAYY!!...  Papi... ¡Que rico me das!... Asi, asi ¡Aaahh!! Mi Marido nunca... ¡HAYYY!! ’’. Intento corregir mi Tía antes de concluir entre ahogados gemidos, pareciendo tampoco poder terminar la frace de impetud hacía ese hombre.

-‘‘¿Te gusta Puta?... ¿Ya viste que grande la tengo?...’’ Le decía ya mas fuera de sí, el hombre que la penetraba hasta lo más profundo de su chocho.

-‘‘¡AAAARGGHHH!!... ¡Siiii!! ...¡si, la tienes mu, muy ri, rica... ¡Es, estás hasta  adenhhhhtroooo!!! ’’ De repente, supongo yo que alcanzada en algún punto en lo más profundo de su ser ella pareció confesar sin poder concluír.

Mi Tía parecia estar ausente, sus ojos estaban llenos de lujuria, tenía la mirada perdida y se encontraba bastante enrrojecida, yo creo que era por la droga que Memo le había metido por la cola, ya que movia las caderas como yo nunca le había visto. En la recamara era un concierto de sonidos y quejidos, mi Tía era obligada a ponerse en todas las posiciones del camasutra, la pobre iba de verga en verga, pero lo hacía con gusto, sentía que todo su cuerpo hervia por dentro, cuando sentía sus huecos vacios rogaba para que se los rellenaran, estaba irreconocible.

Luego volvieron a cambiar de posición. Mi Tía se acostó boca arriba y el Licenciado se le echó encima, le metió la verga en la concha y comenzó a cogerla con tal frenesí que ella no pudo reprimir mas los gritos de placer, hasta que Memo colocándose a horcajadas sobre su cara, le metió la carne en la boca y ahogó los gritos.

-‘‘¡Que te parece puta! ...¿te gusta como te estamos dando? ’’ Le decía el Licenciado mientras le daba con más fuerza.

-‘‘¡Glogggghhh!!, ¡Gloggghhh!!, ¡Glliiiií!! ... ’’

-‘‘Con esta cogida que te estamos dando ya no te preocuparas de que tu Marido no te de verga durante un año Ja ja ja...’’

-‘‘¡Eso es Licenciado! ...¡vamos!, devuelvale toda inservible la mujer aquel desgraciado Je je je.. ’’ Decía Memo refiriendose a mi Tío Carlos.

Para no hacerselas tan larga, luego, fue Memo el que se tumbó boca arriba, e hizo que ella se sentara y se clavara su estaca en el culo. El Licenciado, no pudo reprimirse y separándole las piernas dejó al descubierto su ya chorreante vagina. Le rozó varias veces sobre la raja y luego, colocando la cabeza de su verga nuevamente sobre su chocho, comenzó a empujar hasta que la metió de nuevo. Mi Tía gesticuló de forma dolorosa, pero siguió brincando sobre la tranca de Memo. El Licenciado había sido muy poco delicado en esta ocasión, pero pronto su dolor se transformó en placer cuando los dos machos comenzaron a joderla al mismo ritmo.

Era tan morboso y excitante, y más cuando vi que el misterioso sujeto se lubricaba su mástil, y enfocaba hacia el agujero ocupado también. No me lo podía creer, ¡la iban a reventar!. Y sin poder hacer nada, vi cómo poco a poco, el esfínter cedía ante ese palo, mientras mi Tía gritaba y trataba de salirse, pero el cliente desde arriba, se lo impedía. Supuse que la droga que le habían suministrado en el recto la calmaba. ¡Y vaya si se calmó!, de repente empezaron a bombearla a base de bien, mientras ella gemía y blociferaba no se que cosas. El culo estaba muy abierto, hubo un momento que se salieron y pude contemplar la oquedad. Sin embargo, no hubo desgarro, no había sangre ahí.

-‘‘¡Arrgggghhhh!!, ¡Agggrrrhhhh!! ¡Oh por dios nooo!! ... ’’

-‘‘¡Toma!! ¡Ufff!!.. ¡toma puta cornuda! ¡Uff!!... Esto es lo que merecen las putas cornudas.. ¡Ufff!!.. ¡Uff!!..’’ Le recriminaba el Licenciado.

No supo cuanto tardo ni que paso, sintió que se desmayaba hasta sentir como los testículos de los hombres chocaban entre ellos cuando se la metian, y como las dos vergas estaban dentro de ella, ¡por el mismo agujero! rozandose una con la otra. Podía sentir como peleaban por ocupar el mayor espacio posible. Sintió que era tal el dolor que la romperían fácilmente, y prosiguió el mete y saca eterno, el bombeo rítmico de sus acredores, de momento los dos entraban y salían al mismos tiempo, provocandole un nuevo placer a mi Tía en su interior. Después de un rato de estar chingandosela y floreandole el agujero, los tipos le había agarrado ritmo a la doble penetrada anal, uno entraba mientras el otro salía.

Mi Tía gritaba y gemía de puro placer. Se corrió un par de veces antes de que su cliente le llenara el culo de abundante leche. Cuando le sacó la tranca, el semen salió con fuerza impregnado la macana de Memo, que seguía dándole por el culo con rudeza y rápidez. Pero no duró mucho, pues al instante comenzó a bramar y comenzó a echarle oleadas de semen que llenaron a rebosar las entrañas de mi Tía. En la recamara era un concierto de gemidos de satisfacción.

‘‘¡Aaaahhhhhh!! ¡Ohhhhhhh!! ¡Ufff!! ¡Aaaahhhhhh!! ¡Que decía Aaahhhhhh!! ¡Uhmmm!! ’’

-‘‘¡Tómalos! ...tómalos todos perra ’’. Bramó por fin el chulo, derrando y exprimiendos sus güevos dentro de su puta.

-‘‘¡Aahh! ¡ahhh!... ¡Te siento hasta dentro!!... ¡Me los estas hechado! ¡Aaaaahhh!! ’’.

Durante el proceso, ella también debió correrse tambien, a juzgar por sus movimientos espasmódicos que hacía. Cuando ambos machos se hubieron desahogado, se tumbaron y dejaron que mi Tía limpiara con su boca y su lengua todos los restos de fluidos que quedaban en sus vergas, ya semi flácidas. Después mi Tía se acostó entre ambos y los tres se relajaron placenteramente. Yo me volví a mi escondite y me hice una formidable paja en honor a la prostituta de mi Tía. La verdad, esto de serle el camarografo de este desgraciado me estaba gustando, lo que no me gustaba era que usara a mi familia como actrices, pero imaginense cuando se apodere de mi Yuli y cuando se chinge a la Esposa del Gobernador, porque estaba seguro que eso quería hacer, este desgraciado era capaz de hacerlo, no me podía perder de todo eso, así que esperé ahi a que se repusieran y salieran.

El Licenciado Garralda salió muy satisfecho, tanto que le dio una jugosa propina a Memo por sus ‘‘magnificos descubrimientos’’, eso fue lo que no me gusto ya que le volvio a recordar lo de la jovencita, a lo que el infeliz Padrote y selector de putas le volvió a decir que ya la estaba trabajando. Los desgraciados pensaban en aprovecharse de mi Yuli, no lo podía permitir, la situación se estaba poniendo muy dificil para mi, por un lado estaba mi perverción y por el otro permitir que este desgraciado prostituyera lo que más amaba. Me quedé agasapado mientras todos salian, aún faltaba mi Tía que no sabía el estado en el que había quedadó, esperé a que saliera para que se fueran la verdad ya estaba enfadado.

Después de una hora de estar encerrado y desde que se fue el cliente, la pobre de mi Tía con trabajo lograba ponerse de pie, yo no sé como le haría con mi Tío Carlos, en fin, eso se ganaba ella por andar de caliente. Mi Tía se dio un regaderazo, se despertó un poco y después la llevo a su casa, cuando regresó por mi, venía muy contento contando su dinero.

-‘‘¿Que te parece Pedrito mi Negocio? ’’.

-‘‘Muy bien ...sólo que no uses a mi Familia para tus negocios ’’.

-‘‘No te enojes Pedrito ...¡mirá, toma! Tu pago por tus servicios ...eres un buen camarógrafo. Ahora vayamonos ya que tu Madre debe de estar desesperada ’’.

Regresamos a la casa, ya que era un poco tarde, me había divertido un poco, mi palito venía satisfecho y además había ganado dinero, no estaba mal para mi primer día de trabajo, ahora sólo faltaría saber quién sería su próxima victima.....


Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

MI MADRE Mónica.......... Capitulo (19)
‘‘Las Habilidades de mi Maestro ...¡Memo!.’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo....

5 comentarios:

  1. Dejen sus cometarios por favor.. eso me motiva a seguir con esto...

    Pedrito Tapia...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Madre mia!!! Que bueno que está!!!
    Todavía no lo terminé pero ya acabé jajaja
    Grande Maestro!!!
    Mis felicitaciones como siempre.

    ResponderEliminar
  4. sensacional pedrito, no conseguí completar el relato sin evacuar, me encantó aun no siendo monica la actriz principal, magnifico pedrito, muy buen relato, sigue asi genio, eres el mejor.

    ResponderEliminar
  5. Tengo la polla rota, no te digo mas...

    ResponderEliminar