Translate

jueves, septiembre 15, 2011

Capitulo (13)



© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (13)

‘‘La verdadera naturaleza de las Villanueva.’’


Al siguiente día me levanté muy temprano, el  día estaba fabuloso, bien soleado, el mar estaba hermosísimo con un color azul turqueza que se entremezclaba con el cielo, la blanca arena y la poblada vejetación hacía de ese hermoso lugar un sitio muy paradisiaco para los turistas que llegaban de todas partes del mundo. Las magnificas cabañas al estilo costeño con todas las comodidades hacian a cualquiera creer que se encontraba en el paraíso. La playa estaba flamante, con camas de sol cubiertas de sabanas blancas, que hacía de esa playa un lugar muy elegante y paradidico para descansar. A Papá le encantaba este lugar, quizas para olvidarse un poco del bullismo y de las ajetreadas juntas de la Compañia, la mayoria de los veranos veníamos a este lugar, me encantaba jugar con él, correr por la orilla hasta alcanzarme para terminar revoloteandonos en el agua, quizas esos fueron unos los recuerdos más alegrese que tenía de él, Papá como te extraño Padre.

Todo estaba perfecto para dejarnos llevar por las delicias de ese lugar, en la cabaña corría un aire cálido, riquísimo, haciendo mover las cortinas blancas con el dulce sonido del mar muy relajante. La cabaña era para dos personas con camas individuales, un baño y una pequeña sala muy rustica acorde con la mistica de ese lugar. Voltié a ver Mamá que seguía en los brazos de morfeo, estaba completamente dormida, agotada por el trajín del viaje, ( que ya se imaginaran porqué ), ya que si no fuera por ella, seguramente todavía estuvieramos tirados en aquel lugar escuchando las recriminaciones de mi Tía en contra de su Esposo, que por sus estupideces su mujer lo había dejado en el taller mientras nosostros disfrutabamos de las delicias de la costa.

Mientras dormía, observaba a Mamá, con su piel tersa y blanca, que brillaba aún más por el color blanco de las sabanas. Me acerqué a ella que ronrroneaba como una gatita por el esfuerzo del día anterior, se miraba fabulosa bajo el velo blanco que cubria su cama, sus mejillas sonrojadas contrastaban con toda la blancura de su lecho, estaba tan agotada que decidí dejarla descansar, lo necesitaba. Tomé mi pequeña camara y decidí salir a grabar un poco los alrrededores del lugar. Si hacer ruido me dispuse a dar un recorrido como cualquier turista, cuando estaba a punto de salir, en el marco de la puerta algo me detuvo, regresé la mirada hacía mi Madre para comprobar que seguía durmiendo, lo cual, no me había dado cuenta de su posición en la que se había recostado, algo expuesta para mi manera de ver. Me acerqué con cautela tratando de no despertarla, pero al acercarme me di cuenta que respiraba profundamente a causa del terrible cansancio. Completamente seguro que no se despertaría se me ocurrió grabarla mientras dormida, se miraba tan preciosa que me gustó esa imagen para llevarmela de recuerdo.

Se había acostado en ropa interior, pero cubierta por una sabana blanca, que con el tremendo calor sofocante que hacía eso era más que suficiente para cubrirse. Había quedado tan dormida que la sabana que la cubria se había corrido hacía su costado mostrando un sujetador color violeta tenue y un tanga de encaje del mismo color. Con la hermosa luz de la mañana su piel se veía tan tersa y suave, algo rosada por la temperatura del ambiente. Estaba tumbada de costado con las piernas flexionadas, dandome la espalda. Se me ocurrió cubrirla de nuevo antes de salir de la cabaña. Tiré muy despacio de las sábanas para poderla cubrir, pero ella por reflejo se movio, colocandose bocabajo con las piernas abiertas. ¡Su cuerpo quedó expuesto hacía mi, a escasos centimetros!! De una manera muy morbosa que yo nunca me imaginé reacciónar, mi pene inmediatamente reaccionó poniendose duro como una roca, y esque verla en esa posición con las imagenes del día anterior no lo pude evitar.

Prendí la camara para grabar ese momento, quería guardar esas imagenes en la posición en la que se encontraba. Recorrí con el lente cada centimetro de su piel, desde la punta de su pie hasta su cabello, no hubo centimetro que no grabara, enfocando gran parte en la mayoria de las veces su mejor atributo, su ‘‘tremendo trasero’’. Tenía la tira de la tanga metida por el chocho, hundida entre sus labios vaginales, con el clítoris por fuera. ¡Ahi estaba frente a mi ese botoncito que llenaba de placer a mi Mami!. Luego seguí por la raja de su trasero, aunque la raja era tan profunda que no dejaba ver la pequeña tirita de sus panties que se perdia entre esos rosados jamones. Frente a mi tenía el causante de mis trastornos y pajas, ahi estaba mi Madre a mi merced, no podía creer que ese cuerpo tan hermoso hubiera sido tocado por aquellos desgraciados hombres. Le miré unos instantes sus partes y no dudé, me perdí entre el morbo y mis oscuras perverciones.

Sin hacer caso a la conciencia de que era mi Madre la que se encontraba frente a mi, le empezé acercar la nariz a su entrepierna, con su pierna derecha ligeramnete abierta me permitia accesar fácilmente a su intimidad. Con acciones casi involuntarias y desconocidas de mi ser, absorví ese cálido aroma realmente delicioso que arrojaba su chochito, al fin sabía a que olia esa deliciosa crema que Mamá se frotaba en su vagina cada vez que se duchaba para darse limpieza y frescura. También le olfatie el culo, esas tremendas nalgas que me volvía loco las tenía ahora para mi. Podía observar sus pequeños bellos trasparentes que las forraban y brillaban dorados con la luz del sol, ¡era una maravilla!, un perfecto trasero de una gran hembra. También, en la parte delantera de sus bragas se transparentaban sus vellos, esta vez su chochito decorado sólo por una fina línea de vello, mi pene estaba a tope, pero un cierto remordimiento me entró en la cabeza, ¿Como era posible que yo estuviera haciendo eso?, yo tenía que ser el hombre que la cuidara y no otro pervertido más que es tuviera enloquecido por su cuerpo. Así que dejando mi lujuria por un lado la volví a cubrir y dejé que siguiera duermiendo.

Salí de la cabaña y me fui a recorrer la playa, mientras que mi Madre seguía dormida descansando de la porrisa que le había dado aquel desgraciado Camionero. Caminando por la orilla de la playa empezé a reflexionar el porqué del comportamiento extraño de mi Mami, de porqué se comportaba si con tipos extraños al verse sometida, ella que había tenido una vida casi perfecta, lo tenía casi todo, ¿porqué perderse así?, de esa manera tan sucia ante esos tipos tan asquerosos. La verdad no lo sabía pero con el simple hecho de recordarlo nuevamente mi pene volvió a erguirse inmediatamente, tanto de que no hallaba como disimular mi erección contra los demás turistas de la zona.

Después de meditar por buen buen rato y regocijarme por el bello paraíso tropical, regresé a la cabaña dónde Mamá y mi Tía ya se habían levantado, estaban preparando el desayuno. Se habían vestido muy lijeras con ropas blancas de lino, mi Tía traia un shortcito blanco un poco ajustado de la cadera con una camisa blanca que le tapaba su trasero y Mamá un pantalon de lino blanco muy suelto de las piernas, pero muy ajustado a su trasero, eso era su problema, ropa que se pusiera ropa que se le atrincaba a sus enormes par de nalgas. Traía una camisa blanca que hacía que se le trasparentara su traje de baño azul por debajo, se miraban muy fresca, ya que era lo optimo para este tipo de lugar.

Después de desayunar y recordar nuestras desafortunadas anecdotas del viaje, ( claro que sin mencionar lo que había paso con el Camionero por su puesto ) Ya nos moriamos por hechar el sueño en una de las camas de la playa. Mi Tío aún seguía en el taller, ya que le había hablado a mi Tía por teléfono, la cual aún seguía molesta por su comportamiento del día anterior. La verdad era que mi Tío Carlos era medio mandilón, ya que mi Tía lo movia como quería, apesar de que se la daba de fanfarrón y mujeriego.

Salimos todos a la playa, yo de prisa traté de correr al agua para darme un chapuzón, pero Mamá me paró en seco, ya saben las precauciones de toda Madre, que si ya me había puesto bloqueador, que no me fuera a lo profundo, que no me alejara mucho, ya saben todas esas cosas. Después del sermón me dispuse a refrescarme, ellas por su parte ya se habían acomodado en unas camas de sol que había regadas por toda la playa, Mamá llevaba unas revistas para pasar el día descansando, y se lo merecia por habernos rescatado el día enterior. Mi Tía se empezó a desvestir, la verdad nunca le había puesto atención al cuerpo de mi Tía, ya que apenas hacía poco que había despertado en mi ese maldito morbo por observar a las mujeres maduras, ella no es tan espectacular como mi Mamá, pero de que tiene cuerpo lo tiene. Como les había dicho en la Familia de Mamá, las mujeres Villanueva vienen de tener la cadera un poco ancha, con un trasero prominente y bien parado, todas ellas son blancas y güeras, bueno sólo Mamá salió peliroja, pero en realidad son tres presiosuras, tres hermosas hermanas, mi Mamá, mi Tía Cecy y mi Tía Silvia, aunque esta última sólo la conocía en fotos ya que se había ido de la casa desde muy chica, otra preciosura.

Mi Tía Cecy era la que menos se arreglaba, pero no por eso dejaba de ser una mujer atractiva, era medio rellenita, como le dicen en el ambiente bulgar, ‘‘gordibuena’’ es güerita de ojos azules más claros que los de Mamá ( aunque paresca estereotipo ), con unas pequeñas pequitas en su rostro, que al maquillar desaparecen por completo. Pero lo que la hacer ver rellenita a mi Tía no es porque tenga mucha grasa, si no que son sus tremendas caderas anchas y sus enorme piernas, además de que es un poco chaparrita y sus pechos con el embarazo llegaron a crecerles un poco.

-‘‘Que buen día hace ’’. Comentó mi Madre mientras empezamos a caminar hacia las camas para estacionarnos, que estaba a unos cincuenta metros de las cabañas.

Llegamos a nuestro ansiado destino y la zona dónde nos deseabamos poner estaba prácticamente vacío. Algún que otro extranjero que paseaba por allí, alguna pareja mayor, un hombre limpiando y poco más. Nos situamos en las camas que antes decía y echamos nuestras toallas en las comodas y blancos cojines.

-‘‘¿Te has traído agua? ’’. Preguntó mi Tía.

-‘‘Si, está en mi bolso ’’.

-‘‘Menos mal porque a mí se me había olvidado ’’. Dijo mi Tía acercándose y tomando la botella para darle un pequeño trago y mojarse la garganta.

Me desprendí de mi ropa y bien doblada para que no se arrugara la puse junto a mi toalla procurando que no se llenara de arena. Y ahí me quedé un instante de pié observando el paisaje. A nuestra derecha una cala dónde estaban todas las embarcaciones que se alquilaban y justo detrás de ellas, un pequeño restaurante-bar muy cerca de la urbanización de las cabañas que abarca ya hasta el puerto deportivo que tiene el mismo nombre que la playa. A nuestra izquierda, en cambio, una gran playa, en una recta bastante larga de arena y mar, dónde se extendía hasta unas grandes rocas, y que en aquellos momentos, tampoco albergaba a mucha gente. Algún que otro hombre mayor a lo lejos y algunas personas paseando, aunque muy seguramente a lo largo de la mañana iba a haber mucha más gente en ambos lados. Aunque ojalá estuviera así en verano, que es intransitable..

Como les decía, mi Tía se despojó de sus ropas blancas quedando en un bikini negro de dos piezas, normal para una Señora sin tapujos y elegante. Su atuendo constaba de un sosten anudado en la parte delantera y a su espalda, resguardando la nueva talla que había ganado su busto por el embarazo. La parte de abajo de su bikini era del mismo color pero no podía verselo muy bien porque lo llevaba tapado con un pareo del mismo color negro, sólo podía observar que también era anudado en sus prominentes caderas. La verdad, ella si ocupaba ir a la playa porque estaba muy blanca. Como les decía ella siempre fue muy discreta con su cuerpo, yo pienso que al vivir con 2 hermanas cuyo cuerpos son espectaculares creo que eso la había cohibido un poco, por verse así misma un poquito pasada de carnes. Ella siempre se quejó de su trasero inmenso y sus piernas gordas, ya saben como son las mujeres de todo se quejan.

Por otra parte, Mamá se empezó a despojar de su ropa, para mi suerte la playa estaba muy vacia así que no me preocupé por tipos mirones ni coscolinos, ella había optado por un traje de baño azul de una pieza que resaltaba su hermoso color de piel, era tan ajustado que dibujaba perfectamente su anatomia, su sostén en dos copas sujeto a sus esterilizados hombros trataban de cubrir sus atributos sin dejar de exponer el canalillo de sus hemosos senos ni su sexy lunarcito sobre su pecho izquierdo. Por debajo, el traje trataba de tapar las sujerentes pompas de mi progenitora, no era tipo tanga ni nada por el estilo, pero inutilmente hacía su trabajo, ya que el trasero de Mamá absorvia la tela sin ningún problema entremetiendose a sus cachetes, lo que hacía que ella estuviera en una interminable batalla por sacarse. Fuera de eso se miraba muy hermosa, con sus lentes negros y su piel bien hidratada hacían de ella como en todos lados la mujer más espectacular de la playa. La verdad el traje de baño no era muy sugestivo, pero al llenarlo con un cuerpo como el de mi Mami cambiaba de inmediato. Mi madre se echó en una de las camas, pringándose entera de bronceador y poniéndose boca arriba con sus grandes gafas de Sol que le habían costado carísimas por ser de una prestigiosa marca Italiana.

-‘‘¡Mónica! ..se te va a quedar la marca de los lentes en el rostro ’’. Le advirtió

-‘‘No pasa nada ..hoy no creo que se pegue mucho ’’. Hablando del solecito.

-‘‘Bueno, como quieras ..pero algo pega y encima te has echado bronceador ’’.

-‘‘Pero no en la cara, Cesy ’’. Le dijo.

-‘‘Como quieras ..por lo pronto, yo me voy a quitar esto ’’. Le dijo liberando sus caderas de la mascada, para ver si algo se le pegaba, mientras se tumbaba a su lado sobre la cama.

Así que una vez de colocarse la crema bronceadora con extractos de zanahoria se quedó ahi recostada viendo pasar el medio día. Pues bien, se postraron las dos Villanueva para disfrutar del sol en sus respectivas camas, mi Tía había puesto a su bebé a su costado para estar pendiente de cualquier cosa. Por mi parte, me fui un ratito para la orilla a mojar los pies, mientras mi Madre permanecía tumbada… y la playa casi desierta aunque llegando gente con cuentagotas.

La sensación de libertad que me proporciona estar ahí en la playa casi desierta, caminar descalzo sobre la arena, sentirme liberado de presiones y sin agobios, me hacía sentir fenomenal y despreocupado. Tanto que me daban ganas de tirarme al agua de cabeza y disfrutar del mar… algo que dejaría para mi imaginación teniendo en cuenta que no era tan buen nadador. Ahi estaba yo, feliz dentro de esa agua azul y calida, a lo lejos veía como ellas descansaban postradas al sol, como es lo normal en las playas los vendedores ambulantes no dejaban de merodear por todos lados y más al ver una mujer tan suculenta y tan espectacular como mi Mami, que no se dedicaban a vender si no que a mirar a esas dos bellas damas. Para Mamá eso ya era costumbre, lo único que hacía era no tratar de tomar alguna postura sugerente para no excitarlos más de lo que estaban, y así se la pasaban, tras sus lentes negros los veía pasar viendo como le clavaban las miradas en sus bien formadas curvas.

Una vez que estuve haciéndole un poco el tonto en la orilla disfrutando de la mañana, que aunque pintaba bien, no dejaba de ser peligrosa ya que el sol empezaba a pegar con fuerza poniendo en duda a mi pobre piel blanquina. Asi que tuve que ir con mis dos hermosas mujeres a descansar a su lado. Me fui por mi toalla a tumbarme en la sombrilla mientras escuchaba algo de música. Me coloqué en una silla cerca de Mamá y encendí mi Mp3 para dejarme llevar… tanto, que al ratito apagué la musica y colocando mi camisetilla a modo de almohada traté de quedarme dormido oyendo el mar en la misma postura en la que estaba, si no fuera porque a los veinte minutos aproximadamente…Los vendedores parecían buitres a nuestro alrededor, era cómico ver toda la jauria de vendedores que por estar viéndola no sacarian ni para el refresco.

Después de un buen rato se esfumaron y se esparcieron por toda la playa con su visión y su mente llena de lujuria, estaba a punto de ir a comer un poco cuando apareció un tipo delante de nosotros, venía a caballo con su torso desnudo, mostraba un cuerpo muy atletico y muy bronceado, la verdad el tipo venía a ver que cachaba porque se detuvo casualmente delante de nosotros para mojar un poco su caballo, simulando no habernos notado.

Desde lejos se podía notar que el tipo era un chulo y que ya les había hechado el ojo a mis dos mujeres. Haciendo uso de sus musculos quería encantar a esas dos Señoras, al bajarse del caballo sólo traia un bañador muy ajustado y corto, mostrando sus piernas también musculosas y su trasero firme, el tipo estaba usando sus mejores artimañas para seducir a tan bellas ejemplares. Cuando voltíe hacía Mamá y mi Tía estaban anonadadas viendo a tan magnifico ejemplar, no podía creer que calleran tan fácil en las artimañas de este infeliz. El tipo sintiendose ya observado se colocaba en posiciones sugerentes para que pudieran observar la perfeccion su cuerpo bien definido.

Ya contento con su actuación se subio a su caballo he hizo que se iba, pero en una de esas dio vuelta a las riendas y se dirigió hacía nosotros.

-‘‘¡Disculpen tan bellas damas! ..pasaba por aqui y no pude contenerme en saludar a tan hermosas mujeres. Mi nombre es Memo ’’. Dijo el tipo presentandose sólo.

-‘‘¡Hola! ’’ Respondieron las dos con una sonrisa y quitandose los lentes de sol.

-‘‘Disculpen mi atrevimiento ..pero quizas querría alguna de ustedes tomar un paseo conmigo y luego quizas tomar una copa en el bar de enseguida ’’.

Las dos se miraron sorprendidas y sonrientes por la actitud galante del tipo, ya que era bien parecido y se veía muy seguro de lo que hacía mostrando su blanquesina dentadura.

-‘‘Que dices tú, Mónica ’’. Decía mi Tía Cesy entusiasmada.

-‘‘No sé.. Mmmm... ¿porque no vas tú?, siii... yo te cuido a la bebé, tú no te preocupes. Anda, vé y sirve que te olvidas del coraje que te hizo pasar tu Marido ’’.

Esas fueron las palabras clavez para animar a mi Tía, el sólo hecho de recordar los corajes vividos con mi Tío ella se animó. Mi Tía tomó su bolso, sus zapatos, para acercarse al caballo y subirse, lo que el tipo se bajó para ayudarla. Ella subio una pierna para apoyarse y darse impulso, desde abajo el tipo pudo verle lo que guardaba bajo el pareo, que enseguida dibujo una sonrisa en su rostro y se subio detrás de ella. Ahi iba mi Tía rodeada de los brazos del chulo, con su sonrisa de niña acortejada y sus mejillas enrojecidas como se le ponían a Mamá. Los dos se alejaron de nosotros dejandonos al cuidado del bebé.

Pasó más de una hora y no había rastro de mi Tía, el bebé estaba completamente dormido y mi Madre seguía leyendo su revista de modas, en eso que Mamá me dice:

-‘‘Pedrito ..¿porque no vas por unas bebidas mi amor?, me muero de sed. Si anda cariño ..compralas en esa barra ’’.

La barra era una palapa en medio de la playa muy tropical en la cual servian licores y cervesas, había musica y varios jóvenes disfrutando. Llegué con el bartender y le pedí unas bebidas de coco muy frías, mientras esperaba me dediqué a hecharle un ojo a todo el lugar, la verdad que el sitio se miraba muy agradable, en la parte de atrás había unas mesas y sillas para descansar y comer alguna botana o los platillos exoticos que ahi servian. Sin percatarme de la gente que ahi se encontraba de pronto escuché una carcajada en grande que hizo que desviara mi atención hacía allá. Cual fue mi sorpresa al ver a carcajadas a mi Tía Cesy con el chulote ese, me quedé observando mientras me daban mis bebidas. Mi Tía estaba desatada a risa y risa, y el tipo parecia idiotizarla con sus comentarios, era un fanfarrón ya que hacía muchas señas al hablar, en eso que se pone de pie el chulete ese para darle otra bebida a mi Tía, que ya se encontraba media ebria por lo que pude constatar, cuando lo hizo pude notar el tremendo bulto que alojaba en su bañador, creo que mi Tía también lo notó porque era evidente ya que el tipo no hacía nada para disimularlo. Lo que me sacó de idea fue que mi Tía se mordio ligeramente los labios sintoma evidente de la atracción que le producia ese sujeto.

Me quedé pensando si mi Tía sería capaz de ponerle los cuernotes a mi Tío con este desconocido, pero por el alcohol que había ingerido y el coraje que en éstos momentos sentía por mi Tío, caí en cuenta que si, efectivamente si sería capaz de hacerlo. Sin pensarlo dos veces agarré mis bebidas y corrí con Mamá para entregarselas, luego buscando un pretexto me desprendí de su lado.

-‘‘¡Má!, ahorita regreso ..creo que encontré un bonito lugar para grabar. Enseguida regreso ’’.

-‘‘Bien mi amor ..pero no te alejes mucho, y sirve que a si buscas a tu Tía que ya me tiene muy preocupada ’’.

-‘‘Esta bien, Má ..si la miró le diré que estas preocupada ’’.

Salí corriendo hacía el lugar dónde los había visto, pero al llegar a la barra me di cuenta de que ya no estaban, ya se habían marchado del lugar, salí hacía la playa volteando para todos lados y alcanse a ver unas pequeñas siluetas a lo lejos de la playa jalando al caballo, iban platicando a pie con el caballo a su lado, parecia una pareja de enamorados. Mi Tía llevaba en mano otra bebida, no paraba de tomar, me fuí trás ellos hasta que se metieron a unas enormes piedras, como un tipo muelle algo viejo. Se sentaron y estuvieron platicando mientras las olas del mar les mojaban las piernas.

Durante la platica el tipo no paró de mirarla, de halagarla, de crearse en la mente posibles encuentros. Mi Tía estaba algo mareada pero todavía consiente de todo lo que sucedía, en eso el Chulo jugando tomá unas piedras para arrojarlas al mar, mi Tía siguiendo el jueguito quizo hacer lo mismo, cuando ella le dio la espalda para agarrar una piedra, su culo apareció ante sus ojos. Mi Tía no se daba cuenta que su pareo se le había corrido y estaba mostrando su enorme trasero cubierto por ese bikini negro.

Realmente me impresionó, nunca le había puesto atención por ser mi Tía pero qué buena estaba, tenía su tremendo trasero en popa cubierto sólo por el traje de baño que le llegaba a cubrir sólo la mitad de sus cachetes. Aquellas piernas macizas llenas de carne mojadas por las olas, el inmenso volumen de sus tetas bajo el sostén triangular de su bikini, y encima estaba un poco bebida enojaba con su Marido por lo que había sucedido la noche anterior, eso para el chulo le acrecentaba el morbo, tanto que mientras mi Tía se erguia para lanzar la piedra el tipo se mordía los labios y se frotaba las manos por el gran banquete que tenía al frente.

El tal Memo le entuciasmaba cogerse a mujeres casadas, mujeres maduras y mazisas, no chamaquillas flacas y mionas, el saber que mi Tía estaba enojada con su Marido le incrementó más el morbo a la conquista, y aprovechando que mi Tía estaba ebria inicio el coqueteo:

-‘‘La verdad que tu Marido es un estúpido ..si tu fueras mi mujer no te dejaría ni un minuto sóla ’’.

-‘‘¡Es un estúpido! ..por su culpa casi nos quedamos en medio de la nada ’’. Le platica mi Tía molesta por lo que había sucedido.

-‘‘Creo que no deberias de pensar en él ..un hombre como él no te merece. Te veo y creo que eres una mujer facinante ..con mucha vida por delante como para estar batallando por un tipo alcoholico ’’.

-‘‘¿Tu crees? ¡Ji ji ji!..’’

-‘‘¡Claro! ..eres una mujer muy bella, que puede obtener cualquier hombre que se lo proponga. ¡Si no mirame a mi! ..fijaté como me tienes ’’.

El tipo se puso de pie mostrandole su tremendo bulto que se le amontonaba en su pequeño bañador a punto de reventar, lo tenía de lado totalmente empalmado, se le miraba tan buen paquete tanto que mi Tía se quedó muda. Ella se puso roja y se tapó la cara de la vergüenza, pero el tipo acostumbrado a propasarse con las mujeres le agarró su mano para ponersela sobre su bulto.

-‘‘¿Ves como me tienes? ..¿crees que una mujer si no fuera tan atractiva hubiera levantado tanto mi nabo como lo haces tú? ’’. Le dijo el tipo moviendo su cadera para que la mano de mi Tía le rosara un poquito más.

-‘‘¡Oh por dios! ..que pena, que pena, no, no, no ’’.

Mi Tía estaba ruborizada pero no hacía nada por quitar la mano sobre ese bulto que estaba a punto de explotar. Con su risa de niña picara seguía palpando esa vara de carne mazisa, mientras el tipo movia la mano de mi Tía de arriba a abajo como haciendose una paja, haciendo que mi Tía sintiera por completo todo ese tronco de buen grosor.

-‘‘¡Oh por dios que estoy haciendo! ..creo que ya estoy un poco tomada ¡Ji ji ji!..’’

-‘‘No te preocupes, Cesy ..eres una mujer hermosa y necesitas ser amada. Como también ocupas dar amor ..lo que te pido es un poquito de tu amor. Me gustas y quiero saborearte un poquito ’’.

-‘‘¡No por dios! ..mi Marido, ¡mi bebé! Será mejor que me vaya ..me la pasé muy bien contigo, pero soy una mujer casada ’’.

-‘‘Si te vas, quizas te arrepientas toda la vida ..es sólo una aventura, además tu Marido debe de estar todavía ebrio ’’.

Esas fueron las palabras claves para doblegar la resistencía y la fidelidad de mi Tía. De inmediato ella se acordó de todo lo que había hecho mi Tío, de como se la pasaba ebrio casi todo el tiempo, y con odio más el resentimiento le dijo:

-‘‘¿Sabes qué?, ¡tienes razón! ..él tiene la culpa por ser tan poco hombre. Sólo piensa en él sin importarle lo que su bebé y su mujer pensamos ’’.

-‘‘Ya vez como tengo razón ..sólo quiero darte ese amor que él con su embriaguez no te ha brindado. Nada más ’’.

-‘‘Además, desde que tuvimos la bebé nuestra relación ha decaido bastante ..a veces pienso que tiene otra ’’.

Mientras mi Tía se desahogaba por lo de su Marido, el tipo muy abusado se aprovechaba de la situación y de la fragilidad de sus emociones. Le acarisiaba la cintura atrallendola hacía él. Mi Tía sintió el brusco jalón que la hizo repegar sus cuerpo con el desnudo torso del chulo ese.

-‘‘¡Oh por dios! ..no seas tan brusco ¡Ji ji ji!..’’

Mi Tía sin darse cuenta había caido redondita en las redes de este infeliz mujeriego, si lueguito se le miraba la finta de picaflor, el desgraciado buscaba una pequeña fractura en la armadura de sus victimas para poder atacar, y aprovechandose de que mi Tía estaba ebria y de la vulnerabilidad de su relación en estos momentos, no se dio cuenta en las sucias manos en las que había caído.

-‘‘Cesy, eres una mujer muy sensual ..dejame disfrutarte ’’.

Bastaron esas pocas palabras para que mi Tía cayera rendodita a sus pies. El tipo le besaba el cuello mientras le metia mano por todos lados, estaba como desesperado tocando esas grandes carnes mazisas, le agarró con las dos manos de las costuras de su bikinni y lo subio bruscamente retacandole toda la tela en la cola, ¡el traje de baño quedó incrustado en esas enormes nalgas blancas como si fuera una tanga!. Mi Tía sintió el levantón terrible que le dio el tipo con la tela, le quería retacar toda la tela hasta por el chocho.

-‘‘¡Ouchhh! No seas tan brusco ’’. Le dijo mi Tía al sentir la tela en sus profundidades.

-‘‘Me vuelves loco, Cesy. ¡Mmmhh! ’’.

En efecto, mis temores se estaban haciendo realidad y ahí estaban Mi Tía Cesy y el desconocido ese. Él la estaba agarrando del culo con ancias mientras se estaban pegando una agasajada de campeonato. Le sobaba todo el trasero y mi Tía se restregaba a su cuerpo muy excitada. El chulete ese le toma la mano y la lleva a su paquete que ya había tomado un tamaño de consideración y mi irreconocible Tía empieza a sobarlo por encima del bañador jactandose de todo el volumén, primero despacio y a medida que el bulto iba creciendo, algo más rápido y más fuerte, haciendo más presión.

La vista que tenía del enorme trasero de mi Tía era inmejorable, el tremendo culo ¡lo tenía más grande que el de Mamá!. Sin ninguna vergüenza estaban fajandose sin importarles que alguien pudiera verlos, para su suerte se encontraban entre unas enormes rocas que ocultaban su pasión desenfrenada. El faje que tenian los dos era muy intenso, besandose por todos lados, hasta parecía una pareja de recien casados en su luna de miel, cualquiera que los viera pensarían que tenian un romance, no que esa Señora que la tenía con las nalgas al aire tuviera un Esposo y un pequeño hijo al cuidado de su Hermana. Mi Tía se había cegado por la lujuria, se dejaba hacer de todo y el tipo era un dios para calentar mujeres.

Al ver aquello no sabía que hacer, si acercarme hasta ellos para impedir que lleguen las cosas a más o darme la vuelta y avisarle a mi Madre de lo que ocurría, para que ella actuara al saber lo que pasaba. Confieso que acercarme a mi Tía en esa situación me mataría de vergüenza y supongo que a ella le ocurriría lo mismo si lo hiciera. Al dejar de pensar en mis opciones veo que el chulo ya tiene con una de sus manos las pantaletas de mi Tía por la mitad de sus muslos y con la otra dirige los movimientos de una de las de ella por encima de su paquete. Siguen con el forcejeo por un buen rato y cuando parece que ya han agotado toda la saliba, la levanta del culo y hace intención como de comerle las tetas por encima del sostén del bikinni. La baja y le dice que le quiere ver los melones, pero que primero le meta la mano para que se lo toque, que a él le gustan que las hembras se lo agarren.

Agazapado dónde estoy, me entran ganas de salir y partirle la cara al chulete ese, pero también me gana la curiosidad de saber hasta dónde pueda llegar mi Tía. Al principio le dice que no, que es suficiente, que ya se han dado un buen faje y que quiere a mi Tío y no quiere serle infiel, que nunca lo ha sido, que la respete y que respete que es una mujer casada y con una hija. Mi Tía se le ha separado a un metro de distancia, pero el chulete ese la vuelve a agarrar del culo y la empieza a manosear de las nalgas por encima del bikinni que ha vuelto a su sitio. Le vuelve a llevar la mano a su paquete y le dice que se la tiene que bajar, que sino estara todo el día empalmado y que va a ser su culpa de que la tenga así de tiesa, que es su culote y  las tetas lo que lo han puesto.

Se vuelven a morrear y mientras le mete mano por debajo del bikinni, primero una y luego la otra, se hace con la parte trasera de su pantaleta, justo en la parte en que tapa sus cachetes, jala de esta de forma repetida hasta metersela como si fuera tanga, el muy cabrón la esta masturbando con el roce de la parte de tela que le cubre el chocho y después unos minutos de morreos y manoseos salvajes, mi Tía le vuelve a decir que pare, que si no para se corre, que se le estan mojando las pantaletas, que no quiere, pero en el fondo lo desea y no hace nada por zafarse, todo lo contrario, le sige masturbando el paquete a su chulo y cada vez con más ritmo.

Mientras mi Tía lo besaba, el tipo saca su garrote por un lado del bañador haciendo que ella se lo agarré, ella ya completamente fuera de sus cabales le empezó hacer una paja mientras entrelazaban sus lenguas. El muy cabrón con su mano dentro del bikinni le empieza a rozar el chocho con los dedos, poniendo a mi Tía al tope de la lujuria.

-‘‘¡Oh por dios! ¡Mmmhh! ¡Me encanta como me lo agarras! ’’ Le expresó mi Tía al sentir los dedos en sus rincones más intimos.

-‘‘¡Y a mi me encanta tu boquita! ..¿porque no la usas para otra cosa? ¡Je je je!..’’

Antes de que pueda asimilar lo que veo, observo como mi Tía se pone de rodillas frente a él, ¡ella misma se ocupó de bajarle el bañador!, caen hacia abajo y con una de sus manos se dispone a hacer sujetarle el falo, ese cabronazo no pierde el tiempo sin duda y a como se descuide mi Tía se la jode entre las piedras. Memo ( que asi se llamaba el maldito aprovechado ) quedó completamente desnudo con su bañador enrollado en sus rodillas, con la verga empinada como una estaca apuntando al cielo, una verga que inmediatamente mi Tía acarició con suavidad y deseo. Ella lo miró ya con cierto cosquilleo en su vagina al verse en esa situación, el tipo mirandola a los ojos mientras le palpaban la verga le dijo:

-‘‘¡Quítate las bragas! ..quiero olertelas ’’. Le dijo en forma autoritaria.

Mi Tía con obediencia y sin importarle quedar desnuda en plena playa se las bajó, se metió las manos en la tirita de las caderas y las desabrochó, elevó el trasero al aire y con un simple jalón sacó las bragas que mantenía enterradas entre lo largo de su raja. El tipo había empezado a pajearse sin dejar de manosearle las tetas. Mi Tía se retiró las pantaletas y se la dio en la mano de forma coqueta, el sujeto sonriendo por tenerla en sus manos la cogió con los dedos e inmediatamente se lo llevó a la nariz para olfatearlas con profundidad, como si de un perro sabueso se tratara.
-‘‘¡Mmmhh! Huelen delicioso ..déjame verte el chocho Putita ’’. Le pidió el tipo sin importarle llamarla de ese modo.

Mi Tía tragó saliva y meditó por unos instantes antes de estirar sus piernas para descubrir su chocho. ¡Jamás imaginé verle el chocho a mi Tía!!, tenía una concha carnosa, algo colorada por los tallones pero hermosa, rodeada de un matorral de vello rubio. Mi Tía tenía su chocho totalmente peludo, la verdad no sé como se atrevía a ponerse bikini, los pelos eran risados y la tenía muy tupida, sólo dibujada hasta dónde apenitas tapaba su braga. Enseguida él le acarició los muslos con la palma abierta, agarrando toda su almeja con todo el rigor de su mano, el desgraciado apretó su mano fuerte agarrándole una buena mata de pelos provocandole algo de dolor, ella se quejó pero él jalo los pelos hasta que se quedó con un puño entre sus dedos, se los puso cerca de la cara y dijo:

-‘‘¡Hace mucho que no veía un chango como el tuyo, perrita! ’’.

-‘‘¡Oh dios!, me encanta como me hablas ¡HAYY!! ’’.

-‘‘¡Agarrame la verga!, sorra ..sé que la estás deseando, sé que te estás muriendo ’’.

Mi Tía se fue incando hasta estar frente a ese glande, extendió el brazo derecho rodeando aquella tranca tan larga y tan dura. Muy despacio se la comenzó a sacudir, ¡le empezó hacer una paja por primera vez a un hombre que no era su Marido!, a un hombre completamente desconocido, al tipo que apenas hace un par de horas acababa de conocer. Sus enormes tetas se meneaban ya fuera de su bikini ante el movimiento de su brazo. Estaba viendo a mi Tía fuera de si, como una Puta, como una mujer desesperada por una buena verga.

Mi Tía se la machacaba sujetándola por la mitad y agarrándola fuertemente, el tipo volteó hacía abajo para darle nuevas instrucciones:

-‘‘Tócame los huevos también, Putita ’’.

¿Que les pasaban a las Villanueva?, estaba conociendo sus verdaderos ser, así como Mamá, mi Tía Cecy daba rienda suelta a su pasión desenfrenada con un tipo que acacaba de conocer, ella estaba agatas completamente desnuda en la playa haciendo lo que el tipo le decía, le acarició todos los huevos con las yemas de su mano, procurando masturbarle con devoción. Yo los miraba sin perder detalle detrás de unas rocas, el tipo se había salido con la suya, la estaba emputeciendo, la estaba usando como un mero objeto sexual. De nuevo deteniendola en seco le dijo:

-‘‘¿Porqué no me la chupas, Putita? ¡He! ..venga, tragatela ’’.

-‘‘¡No me hables así, que me pone más cachonda! ’’. Le respondió mi Tía con el rostro convertido en el deseo.

-‘‘¡Pues es lo que eres una Puta cornuda! ..¡anda tragate mi verga, cerda! Pero antes sacate las tetas por completo ’’.

Le soltó la verga para sacarse el sostén por la cabeza. Se quedó completamente desnuda, con sus grandiosas par de tetas al aire. Eran grandes y redondas, con gruesos pezones sonrosados. Ambos pechos se movían flácidos y se rozaban el uno al otro. Volvió agarrarle la verga para sacudirsela de nuevo, como si no quisiera desaprovechar ni un segundo. Yo miraban desde lejos cómo las dos bolas blandas de mi Tía se mecían con el movimiento del brazo, las tetas de mi Tía Cecy estaban enormes, pienso que eran porque estaba amamantando, porque jamás se las había visto así, al parecer a mi Tía la ponía cuando el infeliz la trataba como basura, porque se estremecía al escuchar las palabras ‘‘Puta, perra, sorra’’.

-‘‘¡Chúpamela como a tu Marido, Puta asquerosa! ..tragatelo todo, que no quiero ver ni los huevos fuera ’’.

Algo excitada por la actitud del sujeto, se arrodilló sin soltar el pene y se metió la mitad en la boca para lamerlo sin soltarlo. Sus enormes melones rozaban las rodillas del tipo. Mi Tía era una experta chupapitos, se la sacudía con el glande apoyado en la lengua, con la boca abierta y mirandolo a los ojos, una mirada sumisa de la que él se burlaba con una maliciosa sonrisa. La verdad que si sabía como chupar una verga, porque la lamía como una experta, sin mover ni un sólo músculo de la cara, sacando la lengua se metia la verga hasta la campanilla, la cabeza del glande chocaba en lo profundo de su garganta, ella sólo lo miraba. Esos hermosos ojos azulados esperaban con sumision las nuevas instrucciones.

-‘‘No te olvides de los huevos, cerda ’’.

Mi Tía haciendo todo lo que el tipo le pedía, inclinó su cabeza hacía abajo para chuparle los huevos, lamiéndolos con toda la lengua fuera como una cerda, como si fuera un niño lamiendo una paleta. Los tenía algo duros y ásperos como dos aguacates maduros. Mi Tía cogió la tranca de su macho para seguir pelandosela, arrodillada ante ese nuevo ejemplar, se había olvidado por completo de su Esposo y su recien nacida, ahora sólo existia para complacerlo. Mientras se la pelaba con furia se comía los güevos con glotonería. Ella se había pasado de los huevos a la verga y deslizaba la lengua por todo el tronco, sintiendo la rugosidad de las venas. Él tipo se curvó hacía ella y le tiró un par de azotes en el culo dejandoselas coloradísimas. Mi Tía parecia bramar de lujuria, sus nalgas blandas y gordas se vibraban con cada azote, pero parecia a ella gustarle.

-‘‘¡Vamos a mi cabaña, Puta! ..quiero darte lo que tu maricón no te dá ’’.

La agarró de la mano para levantarla, ella se acomodó el sostén ya que tenía las tetas al aire, cuando quiso recuperar las bragas de su bikini, el tipo se lo metió en su bañador y sólo le dijo que se pusiera el pareo. Mi Tía no sabía qué hacer ante su nueva situación y el chulo le indicó el camino hacía la cabaña con un cachetazo en el trasero, que por la cara que puso, debió de notar todo la brisa del mar moviendole los pelos del chocho, amenazando con salir a la vista de todos. Mi Tía comenzó andar detrás de él con pasos muy pequeños, primero por sentirse desnuda y segundo porque al más mínimo movimiento su chocha quedaría a la vista de cualquier turista oportuno que pasara a su lado. Seguro que en esos momentos no le hacían tanta gracia no haberse depilado la entrepierna.

La muy cerda ni se inmutó y en ningún momento se negó, caminaron unos metros entre la arena para ir a la cabaña, el rostro de mi Tía estaba desdibujado, tenía coloradas las mejillas y se encontraba muy acalorada. Mi Tía iba caminando sintiendo la brisa del mar mover sus pelos abajeños, mientras que la mano de su macho le agarraba las nalgas sin ningún pudor ni vergüenza por la grotesca imagen que pudieran ellos dos dar. Él tipo la trataba como una cualquiera, le iba metiendo mano sin importarle que la gente pasara por su lado, todavía el desgraciado con descaro se detuvo a saludar unos amigos mientras estrujaba a mi Tía. Ella sólo agachó la cabeza y se dejó manosear mientras el tipo se despedía. ¿No sé que le pasaba a mi Tía Cesy?, se encontraba como entrance, estaba a su lado sintiendo como le metian mano bajo el pareo y no hacía nada por evitarlo, seguía sumisa tras las manoseadas del tipo, que con su mano le agarraba un cachete para conducirla a su cabaña.

Caminaron hasta una zona algo privada, el lugar a dónde la llevaba era a una cabaña mucha mas grande que la nuestra, más bien parecia una suite, tenía una barra y un jacussi, ¡el infeliz vivía como rey!. El chulo la observa con una sonrisa y mi Tía entra. Antes de entrar el tipo sintiendose el gran macho le dio una tremenda nalgada bien tronada haciendo que mi Tía brincara del dolor para que se metiera, ¡SPLASHHH!! empujandola hacía dentro para que ella sola entrara a su ejecución. Yo los había seguido sin ningún problema, además que si el tipo me hubiera visto no sabría que era sobrino de esa mujer a la que estaba a punto de ejecutar. Me fuí por la parte trasera de la cabaña, estaba abierta de par en par, ya que el sujeto ni se había molestado en cerrarla. Era un lugar paradisiaco para hacer el amor, con todas las comodidades que uno pudiera desear. Ellos entraron y ni la puerta cerraron.

-‘‘¿Quieres algo de tomar? ’’. Le dijo el chulo mostrandole el bar.

-‘‘No estoy bien, grasias ’’.

-‘‘Si ya sé lo que quieres ¡Je je je!..’’ Le respondió el desgraciado agarrandose la verga por encima de su bañador.

Él sujeto se quitó el bañador sin ningún pudor, quedando completamente desnudo en la cabaña. Mi Tía se mantenía parada en medio de la pequeña sala que esta tenía, se fijó en él, en su cuerpo musculoso y bien definido, era un gran macho y su cuerpo la ponía muy ardiente. La cabaña tenía una cama enorme en forma redonda, como un nidito de amor para una pareja de enamorados.

El tipo con su sonrisa chulesca coloca a mi Tía contra la pared aprisionándole las muñecas con sus propias manos, la besa apasionadamente y ella forcejea por soltar sus manos para acariciar el cuerpo del hombre que hace en tan sólo pocas horas se había convertido en su fantasía sexual de sueños húmedos. El tipo levanta ambos brazos de mi Tía y los coloca sobre su cabeza. La presiona contra la pared con su propio cuerpo mientras continua besándola, ella siente como sus senos se empiezan a aplastar y ahogar, ese aroma de Perra en celo empieza a aturdir el cerebro de ella que sin resistencia deja que con una mano retenga sus dos muñecas sobre su cabeza y que con su mano libre explore su chocho sintiendo la humedad de los jugos que ahora empiezan a escurrir por las piernas de mi Tía. Sacando las manos de su chocho las coloca frente a su rostro y le dice:

-‘‘Creo que algo se está cocinando acá abajo ..lame mis dedos y déjalos limpios ’’.

Mi Tía no le puede contestar y empieza a limpiar con su boca sus propios jugos de los dedos de ese desconocido, que cuando los siente limpios empieza a bajarle el sostén del bikini y libera los hermosos senos de mi Tía que toma sin demora con su boca que consigue provocar gemidos y la respiración acelerada de su victima. Luego lentamente avanza, beso a beso y lamida a lamida, desde sus pezones por sus senos luego sube por su cuello y luego al lóbulo de la oreja mientras su mano izquierda aún sostiene las muñecas de mi Tía sobre su cabeza y su mano derecha acaricia y aprieta los senos y pezones. Finalmente el asalto termina con su lengua entrando sin la menor resistencia en la boca de mi atontada Tía.

Ella no ha podido reaccionar ante el ataque sexual desmedido del tipo, que la usa como a una muñequita.
Ella deja que su repentino amante haga de su cuerpo un instrumento que sólo emite gemidos de placer a cada caricia que el experto sujeto le regala. Solo deja que la lengua del causante de su infidelidad entre en su boca y ella sólo puede cerrar los ojos y sentir como su cerebro se va desconectando y sus pensamientos son regidos ahora literalmente por sus tetas y su chocha que necesitan ser usados.

Poco a poco el tipo va alejando su rostro del rostro de mi Tía y beso a beso sus labios se van separando. Él muy complacido ve como la controlada Cesy busca con los ojos cerrados sus labios, extendiendo su rostro desde la pared buscando a ciegas los labios de su amante con sus propios labios. Al no encontrarlos abre los ojos y descubre al tipo riendo de su excitación. Mi Tía voltea el rostro apenada y su cara se pone roja como un jitomate. Le suelta las manos y con sus dos manos aprisiona su rostro y la obliga a mirarle mientras le dice:

-‘‘Dime lo que eres, Cesy ..y que quieres que haga contigo ’’.

Extrañamnete y ante mi sorpresa, mi desmedidamente excitada Tía Cesy sólo atina a responder:

-‘‘Soy tu Puta ..y necesito que me uses ’’.

-‘‘Buena chica, Cesy ..muy buena chica ’’.

Él tipo se subió encima del colchón y se sentó encima de la almohada, con su espalda apoyada en el cabecero y las piernas estiradas y separadas. Tenía la verga algo hinchada y los huevos reposaban sobre las blancas sábanas. A mi Tía le daba un poco de pena y se mantenía inmovil a la espera de una orden de su nuevo macho.

-‘‘¡Vamos, Puta! ..pónmela dura, qué a eso veniste ¿que no? ’’. La verdad que la forma de tratarla se me estaba haciendo demasiado vil y humillante, pero al parecer a ella le gustaba porque no le protestaba nada en absoluto.

-‘‘Creo que esto se me esta saliendo de las manos, Memo ..no sé si deba hacerlo ’’.

-‘‘¡No me vengas con mojonerías en estos momentos! ..tú eres una Puta a la que le gusta la verga. Traes el chocho ahogado de tus propios fluidos, ¡mirate no dejas de vermelo!. ¡Anda mueve esas pinches nalgas y vuelvemela a parar que te quiero montar ’’.

Parecía como si mi Tía estuviera esperando esos insultos para decidirse, esa estraña facinación por sentirse humilladas y que les escupieran en la cara lo Putas que eran me tenían muy sorprendido, tanto como ella o como mi Madre al parecer lo sumisa ya lo traían en su naturaleza. Ya sintiendose tratada como a una cualquiera, fue y se arrodilló encima de la cama, a la altura de sus rodillas, y dejó caer su amplio culo sobre los talones, erguida, con las tetas reposando para empezar la mamada. Primeramente le acarició de nuevo los huevos con una pasada antes de agarrarle la tranca por la parte del tronco, dejando el glande apuntando al techo. Como toda una experta empezó a mover el brazo para sacudirla, mi Tía estaba feliz sintiendo toda esa tranca desconocida por todo el contorno de su mano, talvez al sentirse cornuda y humillada la ponía a mil ya que se mostraba como una esclava, como una sumisa que vivía sólo para satisfacer a su macho.

Inicio el movimiento de su mano mientras sus tetas se movían al mismo tiempo. Con la mano izquierda mantenía garrada la tranca de la base, encima de la zona velluda. Memo frunció el entrecejo al notar cómo le apretaba el glande y cómo se la movía. Ella lo miraba a los ojos con sumisión, como deseosa por ser sometida. Su mano comenzó a sacudir la verga velozmente, provocando que los huevos del tipo se movieran para todos lados sobre las sábanas, provocándole ruidosos gemidos a su semental, que agitaba la cabeza sobre el cabecero. De pronto cesó la masturbación y se curvó hacía él empinando el culo y metiéndose la verga entera en la boca, devorándola, atizándole fuerte lametones por todos lados, baboseándola como una hambrienta.

Memo, en medio de sus propios gemidos, miró hacía el espejo que tenía justo de frente a la cama y vio reflejado el tremendo culo de mi Tía Cecy, con la raja abierta y su ano tapisado de pelos, para mi era un espectaculo también, verle el culo a mi Tía en esa posición me puso al tope, su ano abierto lleno de pelos me había excitado, jamás había visto a una mujer con semejante greñero en su entrepierna. Memo seguía calentándose con la hermosa panoramica que tenía, esas nalgas empinadas apuntando hacía el espejo le devolvian una imagen muy morbosa, ella movia su cabeza de arriba hacía abajo mientras él se erguía un poco para agarrale los cachetes y abrirlos al máximo. La forma de mamar de mi Tía y la forma de menear el trasero casi hace que se venga, pero logró contenerse hasta que la tuviera bien ensartada.

En eso se escucha el teléfono de mi Tía en su bolso, pensé que era Mamá recriminandole por tardar tanto pero no, era mi Tío Carlos que le hablaba desde el taller mecanico.

-‘‘¡Shurckss! ..¡Oh por dios! ¡Es mi Marido! ’’. Exclamó mi Tía al escuchar la tonada de su teléfono que le había colocado especialmente para su Marido.

Inmediatamente, mi Tía soltó la reata que agarraba con la mano para pararse a contestar el teléfono, con nerviosismo le contestó a su Marido, cambio rapidamente su manera de ser, de inmediato cambio de ser la Puta sumisa para volver a convertirse en la Esposa y Madre de su recien nacida.

-‘‘¡Ca, Carlos!!! ¿do, dónde estás? ’’.

Mi Tía trataba de hablar de lo más normal, pero su nerviosismo era más que evidente.

-‘‘Lo siento mi amor pero tu tuviste la culpa ..tendrás que esperar ’’. Le decía a mi Tío, que seguramente el problema todavía no lo habían resuelto.

El sujeto impaciente por no seguir recibiendo las carisias de mi Tía, se paró de dónde estaba recostado y del brazo la jaló hacía la cama, mi Tía sintió el jalón y como la volvía a subir a la cama, con otro jalón más brusco la volvió a colocar frente a su verga.

-‘‘¡Chupamela! ..¡hazlo mientras hablas con tu Marido, Puta! ’’.

Mi Tía tapando la bocina de su celular le contestó con voz baja y nerviosa:

-‘‘¡No por dios, Memo! ..es mi Marido, se puede dar cuenta ’’.

-‘‘¡Empieza a chupar o contesto yo, desgraciada! ’’.

Mi Tía vio que el tipo hablaba en muy serio, así que con teléfono en mano inclinó su cabeza para seguir degustando la tranca, al infeliz le gustaba eso tan morboso, ya que le daba golpecitos con su verga en la cara y se la sacaba para embarrarle de babas todo el rostro para que comenzara hablar, luego nuevamente volvía a dejarla callada retacandole el nabo y asi repetitivamente haciendola estar incomoda a la hora de hablar.

-‘‘Si miagggh moggggh... ¡Aaaahhhh!! Para que a la otra pienses mejor lagggh coggghaaassss...’’

El desgraciado estaba facinado con su nuevo jueguito morboso, viendo a mi Tía haciendo ademanes con la boca llena para poder hablar, mientras que mi Tío trataba de comprender el porqué su Mujer hablaba de esa manera.

-‘‘¡Aaahhh!! No mi vida lo que pasa es que estoy comiendo ..y noggh pueggo haglaggh ’’

Que descaro de mi Tía al hacer eso, creo que ya era una rutina muy común entre las Villanueva, ya lo recordaran.

-‘‘Niggh moggo miggh vigggaa ¡Aaaahhhh! Lo siento mi amor, pero si el mecanico dice que hasta mañana, hasta mañana te quedas ’’.

Al parecer mi Tío Carlos seguía teniendo problemas con la camioneta, porque no tenía idea de cuando iba a estar lista, a lo que mi Tía sin dar incapie a que él se regresara, de forma contundente y autoritaria le pedía que se quedara.

-‘‘Loggh siggto miggh amogggghh... ¡Aaaahhhh!! Si mi amor hasta magggñaggaaahh ’’.

Mi Tía colgó su teléfono y siguio chupando como si nada, ¡la muy adultera había tenido el descaro de hablar con su Marido mientras mamaba una verga! La verdad que no paraban de sorprenderme las Villanueva.

-‘‘¿Que te dijo tu cornudo, Putita? ’’.

-‘‘¡Glogghh! ¡Aaaahhh! Que la camioneta no va a estar hasta mañana ..y que ahi se va a quedar allá ’’.

-‘‘¿O sea que te puedo dar verga toda la noche y tu cornudo ni se va a enterar? ’’.

-‘‘No mi vida, tengo a mi bebé ..así que llename de una vez ’’. Le contestó asi la muy descarada.

Mi Tía siguió degustado con glotonería esa verga, deleitándose de cada centimetro de ese pedazo, en veces elevaba un poco la cabeza, se la sacudía y volvía a bajar la cabeza para chuparla, aplastandose las tetas contra sus propios muslos. La adultera le estaba dando una buena paliza a la verga del chulo de tanto mamarla, la dejó llena de saliva para después deslizar sus labios hasta los huevos para mojarlos con toda la lengua fuera, mordisqueándolos levemente para no lastimarlo y dejándolos empapados de babas, para volver a la tranca y babear sobre ella. Quería hacerle una mamada inolvidable.

Sin parar de gemir, Memo extendió el brazo y cogió una copa de licor, quería brindar por el momento, sentirse como un rey plenamente complacido, y no era para menos, tenía a una mujer madura y mazisa lamiendole la verga mientras su Marido seguía al pendiente de su camioneta y su Hermana le cuidaba a su retoño. Mi Tía levantó la cabeza al notar el movimiento, aunque no paró de acarisiarle el pene mientras lo escuchaba:

-‘‘Parece que te gusta más mi verga que la de tu maricón, Putita. ¡Je je je!.. ’’

-‘‘¡Eggh!.. deggh.. ligg siggogghaaaa..’’ Le respondio viendolo a los ojos y engullendo su nabo.

-‘‘¡Eso es Putita! ..sólo quería que dijeras eso. Tú sigue abajo, ahi está tu trabajo ¡Je je je!..’’

-‘‘¡Mmmhhh!! ¡Aaaahhhh!! Por favor, Memo ..métemela, lo necesito ’’.

Mi Tía llevaba mucho rato mamando, su chocha ya era un caldo de todos sabores, el tipo parecia haber llegado a su acometido, tenía a mi Tía rogando.

-‘‘He hecho todo lo que me has pedido ..¡jodeme ya!, por favor, Memo ’’.

Ella misma fue subiendo por su cuerpo con su lengua, le lamió las tetillas de los pectorales y continuó por su cuello hasta volver a mirarlo.

-‘‘¡Cogeme, Memito!! ..necesito que me la metas. No puedo más ’’.

-‘‘Pero ..¿y tu Marido? ’’ Le preguntó el muy sinvergüenza, a sabiendas de que ya sabia su respuesta.

-‘‘¡Él es un maricón! ..un mariconazo de mierda ’’. Le respondio ella ardiendo en deseo.

-‘‘¿Y tu bebé? ...’’

-‘‘Está con mi Hermana, ella lo cuida ’’.

-‘‘¡Mmmhh!! ..¿Tu Hermana? ’’. Dijo en tono interrogante e interesado.

-‘‘¡Es una Puta como yo! ..cogeme Memo, por favor ’’. Dijo mi Tía sorprendiendome de como hablaba de su Hermana.

Mi Tía estaba irreconocible. Ella misma se acostó hacía su lado quedando tumbada boca arriba con las piernas separadas y el chocho a punto. En estos momentos no era mi Tía la que yo estaba viendo, era una mujer hambrienta de verga y sexo, estaba desatada, en éstos momentos haría todo por recibir una verga entre las piernas. El sujeto había ganado, la tenía rogando y al 100% sometida a lo que dijera. Sus tetas cayeron hacía los lados al hacerce el bikini a los costados. Estaba entregada, anciosa y capaz de hacer lo que el tipo le dijera.

-‘‘¡Vamos cabrón! ..monta a esta maldita, Puta ’’. Le dio un empujón a su amante para animarlo.

-‘‘¡Je je je!.. Como me voy a divertir ’’.

Memo se echó encima de ella y meneó las caderas hasta clavarle la tranca en el chocho. La hundió hasta los huevos tensando al máximo los glúteos para brutalizar la estocada. Ella sólo dio un largo gemido clavando sus uñas en la espalda de su amante. Él jadeaba pegado a su cuello diciendole un puñado de groserias.

-‘‘¿Así te gusta verdad Puta?, ¡ufff!! ¡ufff!!.. Te encanta sentirla hasta los güevos ¿verdad, Perra? ¡ufff!! ¡ufff!! A puesto que tu Marido no te monta como lo hago yo ¿verdad, cerda? ¡ufff!! ¡uff!!..’’

-‘‘¡Hayy! ¡Hayyy! Muévete, muévete más Papi ¡Ouchhhh! ’’.

Ella le pedía más meneando todo su cuerpo en las sábanas para sentirla mejor, estaba desatada, estaba como loca al sentir la estaca del Papi chulo en su interior.

‘‘¡Ploffff!! ¡Plafffff!! ¡Plafffff!! ¡Plofffff!! ’’ La cabaña se llenó de esos sonidos.

Mi Tía tenía el chocho bien jugoso, tanto que veía como le chorreaba hasta caer en las sabanas blancas. El tipo se levantaba con los brazos para dejarse caer con toda la brutalidad posible, parecia que la quería lastimar en vez de hacerla gozar. Ante esto mi Tía tenía los ojos en blanco, estaba de orgasmo tras orgasmo al sentir con rudeza como era sometida. Memo se removió del chocho para darle vuelta y ponerca con el culo hacía arriba, con su verga completamente parada le empezó a dar de nalgas para advertirle la dureza del pene que la iba a penetrar. Él sujeto le abrió el chocho con ambas manos separándole los labios vaginales y ella jadeó con los ojos desorbitados, sujetándose de las sabanas para evitar la mezcla de dolor y placer. No había marcha atrás, sintiendo como el tipo se acomodaba sobre ella y le pasaba la verga removiendola sobre su raja encharcada y manteniéndole el chocho abierto se dejó caer sin contemplaciones.

-‘‘¡AARRGGHHH!! ¡Hasta! ¡deeeeeentro! ¡HAYYY!! ¡HAYYYY!!! ’’.

Su amante la besuqueaba por el cuello mientras le daba terribles escodas en el chocho, la pobre cabeza de mi Tía se sacudia ferosmente, parecian una pareja de perros en celo. El tipo le retacaba el miembro hasta el fondo, sacandole tremendos gritos que salian de la cabaña. El chulo la agarró del pelo para levantarle el rostro, ambos se miraban en el espejo, la imagen era grotesca, la cara de mi Tía estaba irreconocible, sólo mantenía su boca abierta gritando de dolor y de placer. Le metió dos dedos de la mano derecha en el chocho, hundiéndolos con suavidad junto a su pene y provocando que mi Tía se arqueara de dolor, pero eso no parecia detenerla, si no que al revés, movía aún más con anelo sus caderas.

Mi Tía no paraba de agitar todo su cuerpo, con su mirada ardiente y desorbitada. La mano izquierda de Memo subió hasta la base de los pechos y con la derecha se agarró la verga. Flexionó un poco las piernas y apuntó hacía el coño. Sólo tuvo que encoger el culo para clavársela con facilidad, con lo mojada que estaba mi Tía se le volvió a ir hasta el fondo, a mi Tía se le escapó otro chillo de placer.

-‘‘¡Ouchhhh!! ¡Me la  metes delicioso! ’’.

-‘‘¿Te gusta como te cojo, Puta? ¡ufff!!, ¡ufff!! ’’.

-‘‘¡Ohhh!! ¡siiii!! ¡Me encanta!! Que rico ¡Ummhh!! ’’.

Ambos, tirados sobre la cama comenzaron a removerse por todas las sabanas, su pasión no tenía limites. Memo la tenía rodeada por la cintura para mantenerla pegada a su cuerpo y se meneaba sobre su trasero para cogerla. Las tetas de mi Tía se mecían sobre sus antebrazos. Ella no paraba de agitar la cabeza para contener el placer ante las terribles estocadas de esa enorme verga. Era una postura muy cómoda ya que el tipo tenía todo su cuerpo sobre ella y sólo se dejaba caer para sambutirsela sin misericordia. Pero el chulo cansado de esa posición la levantó de las caderas poniendola a 4 patas sobre la cama, y de las caderas la empezó a mover hacía delante y hacía atrás, primero lento pero en base pasaba el tiempo empezó a tomar gran velocidad hasta que mi Tía sólo sacudia la cabeza como una muñeca.

Le hizo abrir los ojos para que se viera en el espejo, ella con mucho trabajo logró enfocar la imagen que proyectaba el espejo, se vio a cuatro patas con un desconocido cabalgandola, se vio como una perra con su semental encima, tenía todo su pelo alborotado y se encontraba empapada en sudor, ella en reaccion a los terribles azotes que recibia sólo sacó la lengua en forma grotesca para chuparse los labios y soltar un ‘‘ ¡UMmmmmhhh!!!  ’’ para después dejar caer su cabeza sobre el colchon parando aún más la cola.
El tipo no tuvo piedad con las nalgas de mi Tía, le daba con ganas, veía claramente la cara de esfuerzo que ponía para retarcarle el nabo. Con ambas manos le daba unos tremendos azotes para castigarla.

-‘‘¡Toma Puta! ¡SPLASSHHH!! ¡Por ser tan sorra!! ¡SPLASHH!! ¡Toma cerda por ponerle los cuernos al maricón de tu Marido!! ¡SPLASHHH!! ¡Toma perra por darme las nalgas!! ¡toma!! ¡toma!! ¡toma!! ¡SPLASHH!! ¡SPLASHHH!! ’’

-‘‘¡HAYYY!! ¡Diosss! ¡siii!!! Dame más Papi ¡Oucchhhh!! Mas, mas rico ¡Ummhhh!!! Asi, asi no pares ¡Arrggghhh!!! ’’

Memo no aguantó más, contrajo velozmente el culo y terminó llenándole el chocho de nata, con tres brutales estocadas le terminó de depositar toda la leche a mi Tía. Se detuvo con la verga aún dentro, acariciándola por el vientre y las tetas, besándola por la nuca y las orejas, ambos removiéndose. Con la verga incrustada en el chocho se dieron unos cuantos besos apasionados, entonces mi Tía se curvó hacía delante hasta apoyar la frente en la sabanas nuevamente y las palmas de las manos en los costados de la cama, como si fuera a ser crusificada pero bocabajo. Y de nuevo, el tipo se puso a follarla, esta vez de manera más enérgica, la sujetába por las caderas y le atizába terribles golpes en el culo con la pelvis, invadiéndole el chocho con brusquedad.

-‘‘¡Oh dios mio!, como coges ¡HAYY!!! ¡Oh dios!, que cogida me estás dando, ¡HAYYY!! Papito, me encanta como me lo haces ¡Ummhh! ’’

La frente de mi Tía se deslizaba por la superficie de la sabana ante la fuerza de las embestidas, y gemía ruidosamente sin poder contenerse. Memo extrajo la verga de golpe dejándola vacia y se levantó un poco para quedar ante el imponente culo de mi Tía abriéndole las nalgas con las manos. En la mirada del chulo se dibujo una malevola sonrisa, cuánto deseaba penetrarle el culo, fantaseaba con esa posibilidad y ahora lo tenía ante sí, a su disposición. De mi Tía brotaba leche del chocho de la anterior cogida, tenía todo el vello impregnado de fluidos. Un hilo espeso de semen colgaba hacía abajo como pendulo. El diminuto agujero del ano de un tono rojizo se contraía. Escuchaba a mi Tía respirar más relajada. El tipo se lanzó a lamerle todo el fondo de la raja, escondiendo la cara entre ese par de carnes suculentas, bañandose de todo tipo de fluidos, ‘‘Chommmpss... Chommmpss... Chommmpss ’’ Le pasó toda la lengua por el chocho, saboreando hasta su propia leche, le mojó el ano con varias pasadas y la besó por las nalgas, descompuesto de excitación, llegando a lanzarle un escupitajo al agujero.

Volvió a incorporarse para agarrarse la verga y dirigir la punta al ano. Mi Tía percibió el roce y enseguida hizo un ademán por incorporarse, pero el Tipo le puso una mano en el cuello para mantenerle la cabeza pegada a la cama.

-‘‘¡No, Memo no!! Por favor, por ahí no…’’

-‘‘¡Que pasa, Puta! ..¿tu Marido nunca te ha enculado? ’’.

-‘‘Si Memo, pero me duele muchísimo ..mejor dame por mi changuito anda dame ’’.

-‘‘¡Tú no me vas a decir por dónde deba meterte la verga o dónde no! ..¡tú estás aqui para ser culiada y nada más!! Haber si con esto sigues meneando el culo como lo haces, desgraciada ’’.

Memo sin soltarse la tranca, empujó ensanchándole el ano, mi Tía fue abordada por un escalofrío doloroso y contrajo las nalgas, pero la verga seguía avanzando y dilatandole el agujero, provocándole diminutas fisuras en los esfínteres. Mi Tía Cesy gritó con los ojos desorbitados, sin poder elevar la cabeza por la fuerza de su amante y agitando los brazos como pidiendo auxilio, tirando y rasgando todo lo había en la cama. El tipo quitó su mano de su verga y de empujón la retacó hasta pegar los huevos al chocho. En segundos, el cuerpo de mi Tía se baño en sudor.

-‘‘¡Memo, me duele!! ¡HAYYY!! ¡¡Me duele mucho!! ¡HAYYY!!! ¡Me haces daño!! ¡¡Arrgghhhhh!! ’’

-‘‘¡Grita, perra!! Aulla para que te escuche tu Hermana y venga a yudarte, para partirle la cola también ’’.

Memo se echó sobre su espalda pegando los labios a su nuca y comenzó a menearse penetrandola analmente, provocándole gritos de dolor. La verga salía un par de centímetros y volvía a hundirse entre esas voluminosas carnes. Sus tetas colgaban y se balanceaban locas en el aire, a veces se apachurraban contra las blanca sabanas. Mi Tía pasó de los chillos a gritos terribles, el desgraciado le estaba rompiendo el orto con una violencia inaudita, era tanta la agresividad con que le daba, que a mi Tía le temblaron hasta sus piernas y un chorro de orín fluyó de su concha. Le había dado tan fuerte que había conseguido que se meara.

Memo notó los salpicones por las piernas y aceleró la marcha los embates, aún más excitado. Tardó mas de 15 minutos azontandola salvajemente con su miembro, esos 15 que para mi Tía han de ver sido semanas, su rostro estaba desfigurado aterrado y fruncido del terrible dolor. Pero como todo no es para siempre y para su fortuna así lo fue, un flujo de semen le atravezó el culo. El tipo había dado el limite de sus ser, se quedó arriba de mi Tía contrayendose todavía, luego se desplomo a su costado totalmente agotado, cuando caia su verga se salió de el culo haciendo un ‘‘¡Ploff!! ’’ Dejando a mi Tía con el culo totalmente abierto.

Nada más al sacar la verga, manó un chorrito de leche del ano, que se derramó hacía el coño. Memo se levantó como pudo para ir por su copa y ver la culminacion de su obra. Y que bonita obra, ahi estaba mi Tía con el culo escocido emanando leche. El sujeto se quedó viendo con su sonrisa malevola al pequeño charco de orín que había dejado en su cama, ella no se podía ni mover sólo lograba palpárse el culo dolorido.

-‘‘¡Ufff!!, ¡ufff!!.. Listo Puta, estuvo increible ..me has dejado seco ’’.

Ella no sabía si se podía acostar, le dolía todo, sentía su ano a reventar, sus nalgas separadas. Esa mujer que estaba ahi no podía ser mi Tía, era una Puta destrozada. La pobre miró la hora para darse una orientación del tiempo, esa culiada le había parecido de horas. Se trató de levantar pero le era imposible, decidio reposar un poco mantiendo su culo así como estaba a cuatro patas, haciendo que el agradable aire calido lograra desinflamarlo.

Yo me había quedado palido por la tremenda sodomizada que le habían regalado a mi Tía, la verdad creí que no lograría levantarse en días. Me quedé un rato más observando, aprovechando que el tipo había salido, viendo como mi Tía se había quedado ligeramente dormida sintoma del terrible cansancio. Por mi parte ya me iba totalmente satisfecho por mi perverción de voyeur, pensando que ya todo había terminado y que cuando mi Tía se recuperara iría enseguida con nosotros. En eso, paso algo que ni mi Tía ni yo jamás hubieramos imaginado. En eso estaba cuando escuche voces entrar a la cabaña, era nuevamente el chulo, pero ahora acompañado de dos amigos, los que había saludado en la playa, uno era Eduardo y el otro Luis, ( lo supe porque más adelante se presentaron ), entraron y lo primero que vieron fue un tremendo culo al aire a cuatro patas con leche ya seca pegada entre los pelos de su entrepierna, la imagen debio de ser demasiado perturbadora ya que exclamaron:

-‘‘¡Puta que barbaro Memo! ..como la dejaste ’’. Dijo Luis con una carcajada.

-‘‘¡Pero si le has roto todo el culo!, mira como se lo dejaste Je je je..’’ Dijo Eduardo siguiendo las risas.

-‘‘Su Marido la va a encontrara toda floreada Ja ja ja..’’

-‘‘¡Que Puta! ..¿es casada la desgraciada? ’’. Preguntó Eduardo intrigado.

-‘‘Si ..pero parece que no le da caña el muy maricón, porque nomás le enseñe la verga y solita empezó a mamarla ¡Je je je!..’’

-‘‘Pues si le gusta tanto la verga, ahorita mismo la llenamos Je je je..’’ Dijo Euardo agarrandose el bulto que ya se le empezaba adivinar en el pantalón.

-‘‘Es toda suya ..pero eso si, caiganse con lo que quedamos ’’.

¡El desgraciado Memo estaba vendiendo a mi Tía con otros desconocidos! Con un descaro les cobraba a los tipos dinero como si mi Tía fuera una de sus Putas. Los tipos no vacilaron pagaron la cuota pactada y se acercaron a mi Tía que estaba totalmente desguanzada.

-‘‘Haber, vamos a ver de cerca este culo ’’.  Dijo Eduardo dirigiendose a su trasero.

-‘‘Primero probaré su boquita ..¿dices que chupa como aspiradora? ’’.  Dijo Luis bajandose la bragueta.

-‘‘Ni más ni menos ¡Je je je!.. Le encanta mamar vergas ..vieran visto como le respondió a su Marido con mi tranca dentro de su boca ¡Je je je!..’’ Dijo Memo que continuaba bebiendo como si nada.

La pobre despertó al sentir las manos de Eduardo abriendole en trasero, asustada volteó a ver hacía arriba y se topó con una increíble verga colgando a pocos centímetros de su cara. El erecto palo se posaba sobre unos huevos impresionantes, peludos y gordos. Sorprendida siguió viendo hacía arriba hasta encontrarse con la cara de un desconocido, mi Tía se había quedado tan dormida que había olvidado dónde estaba, se asustó mucho al ver a dos tipos desconocidos completamente desnudos.

-‘‘Ya despertó la princesa ’’.

-‘‘¡Memo! ¡¿Qué, que está pasando?! ’’.

-‘‘Casi nada, sólo que te van a coger, perra ’’. Le respondió el chulo sin ningún tipo de preambulo.

-‘‘¡No, déjame en paz!! ..yo, yo no quiero nada ’’.

-‘‘Pero Señora, mirese por favor ..tirada en la cama, desnuda y sudada como un cerdo. ¡Además ya pagamos por esto! ’’.

-‘‘¿Co, como que pagaron? ’’. Preguntó intrigada sin saber que ya la habían vendido como una prostituta.

-‘‘No te preocupes, Cesy ..lo vas a disfrutar. Mirate como estás ahora, empapada como la perra que eres ’’. Le dijo el cinico del chulo.

-‘‘¡No estás loco! ..eres un desgraciado como se te ocurr.... ’’ ¡SPLASSHH!!, No pudo decir nada más mi Tía, Luis la cayó de una fuerte bofetada.

-‘‘¡No permito que una golfa le hable así a Memo! ..él es el mero chingón del Bagío y nadie, mucho menos una Puta cornuda como tú le habla así, ¿entendido? ’’.

Mi Tía se quedó callada con los ojos y la boca completamente abiertos, nunca nadie le había hablado así y mucho menos la había bofeteado de esa forma, sólo se quedó viendolos sobandose la mejilla tras el golpe, ella sabía que había sido su culpa, si no se hubiera ido de Puta y se hubiera quedado con su bebé, nada de esto hubiera pasado, su maldita lujuria la había llevado hasta este punto, hasta esta situación en la que se encontraba ahora, desnuda entre dos desconocidos y un tipo que la había vendido como si fuera una mercancía. Pero ya era demasiado tarde para arrepentirse o pedir clemencia, los tipos estaban desnudos y además ella estaba completamente sola, por si fuera poco todos la habían visto pasear con el tipo feliz de la vida, jamás le creerían que había sido violación después de andarse mostrando como Puta por todos lados.

-‘‘¡Te voy a hacer mi perra! ’’. Le dijo uno de los tipos.

Esas palabras interrumpieron sus pensamientos y se le echaron encima sin piedad. De un tirón fuerte le arrancaron la única prenda que la cubria, el sostén, que se encontraba a sus costados tapandole nada. Le dieron la vuelta para ponerla de frente a ellos, en seguida volvieron al ataque, esta vez agarrándola violentamente del pelo y obligándola a ponerse de pié. Eduardo le dio un húmedo y desbocado beso en la boca para luego ir bajando, lamiéndole la cara y el cuello, mordiéndoselo, hasta alcanzar sus pezones, los cuáles chupó y mordió sin piedad.

-‘‘¡HAYYY!! Por piedad no me lastimen ’’.

-‘‘¡Cállese vieja Perra! ..que se le nota que le encanta esto ’’. Le gritó Luis.

Eduardo siguió prendido a sus tetas por un rato más, antes de tomarla de los hombros y empujarla hacía el suelo, le hizo arrodillar frente a su rígido falo. Ella ya sabía lo que se le venía ahora y tampoco hizo nada por evitarlo, al contrario, resignada dejó que se lo introducíeran con fuerza y sin miramientos en la boca hasta llegarle a la garganta, mientras que le sujetaba del cuello con una mano y con la otra del pelo. A punto estuvo de vomitar, pero logró contener la arcada, logró sobreponerse y como una autómata totalmente fuera de sus cabales, comenzó a chuparle ese soberbio trozo de carne con ganas y esmero.

-‘‘Ya sabía yo que a esta Perra le encantaba mamar vergas. ¡Ohhhh!! ’’ Dijo Eduardo, cegado por el placer que le brindaba mi Tía con su boca.

-‘‘Sí, le encanta, y la verdad no pensé que fuera así ..tan recatada y altiva que se veía la Señora ’’. Dijo Memo burlandose desde un rincón.

-‘‘Y resultó ser una gran ramera con ganas de más ..¡mirá como me la come la cabrona! ¡Ooohhhh!!! ’’

Al parecer Eduardo no aguantó más el deseo y con un movimiento violento levantó a mi Tía del cuello. Él la miró diciendo:

-‘‘Que cerda eres ..mira como se te ha puesto el chocho peludo ¿Te gusta que te traten así verdad?, por eso te mojas ’’.

Mi Tía en lugar de contestar sólo gimió o dio un si gimiendo, Eduardo se recostó en la cama dejando su gran estaca apuntando al techo y le dijo en tono violento:

-‘‘¡Vamos ramera! ..ven y siéntate en tu trono ¡je je je! ..’’

Mi Tía caminando raro por la pasada enculada, se acercó hasta la cama, se lubricó el chango y se puso sobre el, poco a poco fue metiendo ese miembro en su interior, al compás de sus gritos de placer y dolor, hasta que se la metió entera, se quedó un rato quieta y luego comenzó a moverse sobre él. Primero despacio y luego con toda la furia que parece que tenía, clavándose todo ese enorme aparato en su ser mientras gritaba de placer, estaba sacada totalmente, su cabellera rubia se sacudían para todos lados. Eduardo también gozaba mientras que sus dos manos se habían aferrado a ese enorme trasero y la movía contra su miembro a su antojo.

Mi Tía no paraba de gemir y moverse, al poco rato Eduardo le dijo:

-‘‘¡Eres la más grande ramera! ..me has hecho acabar ’’.

Mi Tía lejos de decir algo, aceleró sus movimientos y Eduardo gimió fuertemente acabando dentro de ella, mientras que ella también parecía que acababa y se desvanecía sobre el cuerpo de él. Ambos estaban bastante sudados y cansados, mientras que Eduardo decía:

-‘‘Oie, Memo ..esta Perra vale oro. ¡Ah!, ¡Ah! Es la Puta más exquisita que me he cogido ¡Aaaahhhh! Que delicia ’’.

-‘‘Ya sabes que yo sólo tengo Putas de calidad ..no me ando con tonterias. ¡Je je je je!..’’ Le respondió el chulo levantando su copa.

-‘‘¡Blluuuaaa!!! Me ha dejado seco ..tendrás que decirle a su Marido que te la preste por un tiempo. Le sacaras buen dinero ¡je je je!..’’

No paso mucho tiempo y ahora ambos hablaban muy bajo, así que sólo veía que movían los labios, de pronto ambos se levantaron. Luis entonces la tomó por el cuello y la giró indicándole la cama, ella puso cara de desaprobación primero, pero luego accedió cuando él levantó la mano para azotarla, enseguida el dijo:

-‘‘Vamos a ver Puta ..si vales cada peso que he pagado. Acomódate como la perrita que eres ’’.

Mi Tía empezó a llorar ante la humillación y obedecía ya sometida, ella sola se había metido en ese problema y ella sola iba a salir. Al estar en cuatro patas, se podía notar el caldo que tenía en el chocho con diferentes leches, y algo más aún saliendole de la tremenda cola. Luisito se puso detrás de ella y se escupió la cabezota de su miembro, para luego apoyarla en la entrada del culo de mi Tía. Ella no tardo en reaccionar y gritó:

-‘‘¡Oh por dios nooo!! ¡Para!, todavía me duele, noooo ’’.

Pero el tal Luis no hizo caso y siguió entrando en su hermoso trasero. Ella se quejaba más fuerte a medida que ese moustro le seguía entrando, de pronto Luis la metió más, lo que hizo que ella levantara la cabeza gritando:

-‘‘¡HHAAAAYYY NOOGGGRRR!!! ¡Por favor, sacala noooo! ¡Arrrggggghhh!! ¡Mi colita me duele! ¡HAYYY!! ¡Me ardeeeegghhh!! ’’

Pero el tipo la sujetaba firmemente de las caderas y le decía:

-‘‘Falta poco, ¡ufff!! las buenas Putas deben tener bien abierto el fundillo ¡ufff!!, ¡uffff!! ¡Aguanta Puta! ..después vas a pedirme que no te la saque ’’.

En realidad faltaba bastante para entrar, así que Luis se inclinó un poco sobre la espalda de mi Tía y empujó un poco más, metiendo otro buen pedazo. Ella se inclinó, quedando casi su cabeza sobre las sabanas tomando mucho aire y soltandolo como si estuviera resoplando para aguantar el terrible dolor. Luis empujó más y ya casi la tenía toda adentro. Los gritos de mi Tía no se calmaban si no que seguían en aumento.

-‘‘¡Noooooggghhhh!! ¡bastaaaa!! ¡sacalaaaa! ¡HAYYY!! ¡me vas a lastimar! ¡HAUUUU!! ¡Como duele cabrónnnn!! ’’

La pobre movía la cabeza para los costados negando, pero Luis empujó lo último de su miembro y terminó metiéndosela toda en el interior de la cola. Ella se quejaba y seguía gritándole:

-‘‘¡Sacala!, basta, por favor ¡HAYYYY!!! ¡MEMOOO!!! Me duele mucho ’’.

-‘‘¡Escuchaste Memo! ..la muy sorra te pide clemencia ’’. Decía Eduardo reponiendo su verga con una puñeta.

-‘‘Serás una buena Puta, Cesy ..sólo te falta inaugurar unos cuantos agujeritos ¡Je je je!..’’ Le dijo Memo convirtiendose ya en su Padrote.

Pero no era la intención de Luis parar obviamente, él se la dejó adentro diciendole:

-‘‘Aguanta un poco, perrita ..que ahora se viene lo bueno ’’.

Mi Tía había dejado su cabeza ya sobre las sabanas respirando hondo y resoplando fuerte soltando el aire, era obvio que le dolía mucho, la verga del tipo no era cualquier cosa. Tardó bastante, hasta que su respiración se hizo normal, Luis al darse cuenta de eso empezó a bombearle el culo sacando y metiendo su miembro, primero lentamente pero igual mi Tía volvió a sentir dolor gritando:

-‘‘¡Oh por dios la siento toda dentro! ..¡más despacio cabrón, que me abres!! ¡Ouchhh!!! quieta, quieta, ¡quietaaaaarrggg!! ’’

Luis paró un poco las arremtidas y de a poco fue subiendo el ritmo, gemía cada vez más y empezó a darle más duro, ¡PLOFFF!!, ¡PLAFFF!!, ¡PLOFFF!! Ahora los golpes eran fuertes en cada embestida y mi Tía se iba cada vez mas hacía adelante, dejando su culo cada vez más y más parado. Luis cada vez aceleraba más su ritmo, al tiempo que ella seguía gritando pero con algunos gemidos en cada arremetida. De pronto ella se puso de nuevo firme y colocándose en cuatro patas nuevamente esperó las estocadas. Entonces el tipo sin perder el tiempo se subió un poco más sobre ella y rodeándola con sus brazos, le agarró sus tetas mientras que la seguía enculando salvajemente, en realidad él le daba muy duro y mi Tía gritaba:

-‘‘¡Más despacio te dije cabrónnn!!! ¡por favor!! ¡Arrggghhhh!! ¡Me duele mucho!! ¡Memo dile!! quieta, quieta, ¡Ouchhh!! ’’

Pero el sujeto debía estar muy caliente teniendo la posibilidad de romper ese hermoso culo. La agarraba fuertemente de los glúteos, se los abría bien y se la enterraba cada vez con más fuerza, chocando sus huevos con el cuerpo de ella. De pronto comenzó a gemir cada vez más fuerte y gritó dentro de su orgasmo:

-‘‘¡Oooooohhhhh!! ¡ya acabo!, ya acabo ..¡te voy a llenar este rico culo de leche Puta!! ’’

Y le dio con todo hasta que acabó, haciendo gritar más a mi Tía por la fuerza de los embates. Luego se quedaron quietos unos cuantos minutos, yo estaba con la boca abierta sin poder creer lo que acababa de ver, ¿como podía ser que mi Tía se hubiera comportado así?, se sentía ya una de las Putas de Memo y se dejara hacer todo eso que había observado.

-‘‘Me toca camarada ..ya verás como se monta una Perra como esta ’’. Dijo Eduardo.

-‘‘¡Ni mierda! ..ahorita la tengo yo ’’. Le respondió Luis.

-‘‘¡Ya le hiciste un montón de cosas a esa Puta! ..déjame a mi ahora ’’.

-‘‘Esperate a que acabe y te la doy…’’

La verdad es que usaban a mi Tía como un vil objeto de placer. Oyendo a esos 2 tipos discutir, Memo miraba desde lejos la disputa por su nueva adquisición, con una risa triunfadora y levantando su copa miraba como sus amigos se disputaban a su Puta, haciendolo reflexionar en que había hecho un buen trabajo. Pero al ver a mi Tía que no hacía nada, ni opinaba nada de como los tipos la usaban tratándola como una mera cosa que pueden usar por turnos, me quedó claro que le había gustado. Su mente estaba totalmente obscurecida, su razón estaba en cero, tan sólo había cabida para su excitación y esa terrible necesidad de ser saciada.

-‘‘Tranquilos caballeros ..Cesy no va a ir a ningún lado. Su Marido vuelve hasta mañana ..¿o no Cesy? ’’ Le dijo Memo esperando su aceptación como su nueva chica.

-‘‘... Si ’’ Respondio ella dándole vara alta a sus malditas perverciones.

Me quedé de piedra, ¡mi Tía estaba aceptando ser la Puta de ese infeliz chulote!, que con una sarcastica sonrisa la miraba mientras se deleitaba con una copa de licor.

-‘‘Ya ven caballeros ..no hay porque peler, Cesy los atendera a todos ’’.

Luis accedio a darle el lugar a su compañero que continuó cogiéndole la garganta. Esta vez mi Tía ya estaba mas complaciente, tenía un papel un poco más activo, y tomándole la base del pene con una mano para masajearlo mientras continuaba entrando y saliendo de sus fauces. Mi Tía also su vista y vio al tipo que la había enamorado, ese hombre tan caballeroso que le había bajado el cielo con palabras dulces y halagadoras, él la observaba descaradamente tomándo su copa con su mano izquierda, ese hombre al cual se había entregado sin importarle su Esposo y su pequeña bebé que cuidaba su Hermana. Se le quedó viendo a su Padrote brindandole una sonrisa, la prueba de su sumisión.

Yo cerraba los ojos y me los tallaba con mis manos, no podía creer lo que le estaba haciendo a mi Tía, estaba en manos de 3 asquerosos pervertidos con la boca llena de verga, sintiendo ese glande que cada vez amenazaba con meterse más por su garganta, pero ahora la situación ya había cambiado, ahora era ella más complaciente, mientras Eduardo se tiraba en el suelo con su estaca al cielo, era ella la que lo buscaba, incluso empezó a mover las caderas suavemente para tratar de alguna forma de capturar ese hermoso nabo. Pero entonces, cuando menos lo esperaba, se la clavó de golpe hasta el fondo, causándole un tremendo dolor que le hizo gritar.

-‘‘¡¡AAAAGGGHHH!!! ¡ANIMAL!! ’’

Lo insulto, pero sólo consiguío que se carcajeara y continuara con su suplicio. Eduardo empezó a cogerla con furia, metiéndoselo hasta topar con la matriz cada vez más con potentes golpes de caderas. Ese hijo de Puta la quería partir a la mitad, la taladraba como queriendo romperla en mil pedazos. Y ella montada sobre él como una Perra, berreando ahogadamente por el enorme placer que le provocaban, no se dio cuenta cuando el otro tipo se acercó para meterle la verga en la boca.

Mi Tía con la poderosa verga de Luis en la boca mientras era salvajemente cogida desde abajo por Eduardo, estaba viviendo su primer trio. Sus tetas rebotaban enloquecidamente de un sitio a otro, cada músculo de su cuerpo se estremecía ante cada nuevo ataque, la iban a matar de placer.

Pasaron varios minutos en los que mi Tía comio verga y se sentó en otra, la cabaña se llenó de gemidos y exclamaciones de deseo. Asi estuvieron hasta que decidieron cambiar de posición, colocandola en el piso, boca arriba sobre la calida madera de la cabaña. Luis se puso de rodillas sobre su cara, para asi nuevamente meterle la verga hasta el fondo de su boca, mientras Eduardo le levantaba las piernas para clavarle sin piedad. La cogida recomenzó, la habían reducido a un mero objeto de excitación sexual y aquello, por desgracia para ella, le gustaba.

En una de las tantas estocadas que Eduardo le estaba dando, echó hacía delante sus piernas y Luis las atrapó, poniéndoselas por debajo de sus brazos, prensadas cerca de sus sobacos, simultáneamente le tomó de las muñecas, dejándola completamente inmovilizada y con las rodillas a la altura de su cara. Eduardo aprovechó esto para empezar a torturarla a su gusto, le agarró los pezones y me los retorcía, los estiraba hasta que la veía retorcerse en el suelo, gritando del dolor que le provocaba, rogándoles compasión y tratando de zafarse. Pero de nada le sirvió, esos 2 se regodeaban al verla sufrir, eran un par de sádicos enfermos, unos malditos. Y al mismo tiempo Memo la veía de lejos regosenadose con una copa de licor, la veía como se retorcia en medio de esos dos desgraciados, por la posición en que la tenían las penetraciones eran muy profundas, le hacían daño. Pero al mismo tiempo sentía placer, mucho placer. No me lo explicaba, ¿cómo a la vez que la hacían sufrir horrores era capaz de obtener ese intenso placer?.

Sin querer yo también salí de ese transe en el que me encontraba observando, cuando me di cuenta ya la tarde estaba cayendo, enseguida me acordé de Mamá, que seguramente estaría preocupada por ambos. Escuchando los gritos y gemidos de los tipos y de mi Tía me alejé de la cabaña, ya había visto lo suficiente, la dejé ahi sola revolcandose con tres pervertidos, se había convertido ya en la prostituta de Memo. ¿Que les pasaba a estás Villanueva?, ¿porque perdian el sentido de esa manera?, ¿como era posible que se dejaran someter por tipos tan bajos?, tan ruines como éstos seres, no lo entendía.

Con gran excitación y batallando por ocultar mi terrible erección, decidí regresar con mi Madre, ella en éstos momentos era aquella mujer tierna y cariñosa, a no ser que la encontrara con un tipo asqueroso chantajeandola y humillandola. Corrí hacía la cabaña como desesperado. No, ahi estaba mi Mami, en la cabaña cuidando de su sobrino como la buena Mamá que solía ser, cantaba y platicaba con él como lo hacía conmigo, cuando yo era pequeño, viéndola así, era la mujer mas dulce y tierna que yo anelaba, no la sucia Puta que tenía bien adentro de su divina anatomia.

-‘‘¿Pedrito dónde andabas!!? ’’ Me recibió muy angustiada.

-‘‘Por ahi jugando, Mamá ’’.

-‘‘Ya es bien tarde y Cesy que no regresa ..¿no la viste por ahi? ’’.

-‘‘Mmmhhh.. No Mamá ..debe andar con el tipo del caballo ’’.

-‘‘¡Desgraciada Cecilia! ..pero cuando la vea me va a escuchar ’’.

La verdad que no pude decirle a mi Madre que tenian bien ensartada a mi Tía Cesy entre 3 tipos y uno de ellos ya era su Padrote, decidí que como ella se había metido en ese lio que ella solita saliera, además ella ya estaba convertida en una más de sus Putas, seguro que estaría gozando todavía.

Ya oscureciendo mi Madre empezó a preocuparse, estaba muy nerviosa, mi Tía Cesy no regresaba, yo también empezé hacerlo, me sentía culpable por no decir nada, estuve a punto de decirle a Mamá que si la había visto, pero en eso que la vimos entrar, estaba totalmente desdibujada, traía su bikini hecho añicos, con su mente puesta en blanco. Mamá la vio entrar y le empezó a gritar como desesperada:

-‘‘¡Oh por dios!! ..¿que, que te pasó Cesy? ’’

-‘‘¡Fui una estúpida, Mónica!! ..me deje llevar ’’. Mi Tía soltó el llanto.

-‘‘¡Pe, pero que fue lo que pasó!! ..¿que te hizo? ’’.

-‘‘Por favor, Mónica ..no le vayas a decir nada a Carlos ’’.

-‘‘No Cesy ..pe, pero dime, ¿que te hizo ese desgraciado? ’’

-‘‘Cometí un error Móni ..fui, fui una estúpida ’’. Decía mi Tía llorando.

-‘‘Tranquila hermanita ya estás a salvo ..¡Pedrito, trae unas toallas!! ’’

Mi Madre limpio a mi Tía de toda suciedad que llevaba en el cuerpo, se vio así misma cuando aquellos hombres habían irrumpido en la casa, con pena vio como su Hermana había pasado lo mismo que ella, quitó de su Hermana toda esa leche seca que aún llevaba en el cuerpo. La metió a bañar y le dio un té para calmarla, ella sabía por lo que estaba pasando su Hermana, ella misma lo había vivido en carne propia, trató de calmarla dándole un fuerte abrazo, a decirle que lo olvidara, que lo bueno era que había regresado a salvo.

-‘‘¡Me amenazó, Mónica! ..me dijo que si lo denunciaba se iba cobrar con mi bebé y mi Esposo ’’.

-‘‘No te preocupes, Cesy ..no va a pasar nada, no dejaremos que eso ocurra. Llamaremos a la policia ’’.

-‘‘¡Nooo!! a la policia no ..Carlos se enteraria y me dejaría, nooo ’’.

-‘‘¿Y dónde esta Carlos? ’’.

-‘‘Me dijo que la camioneta todavía no estaba y yo le dije que se quedara ..¡fui una estúpida! ’’.

-‘‘Tranquila Hermanita ..tú no sabias que esto iba a ocurrir. ¡Maldito desgraciado!! ’’ Dijo mi Madre volteando al cielo.

Mi Tía se quedó en nuestra cabaña esa noche, mi Madre se pasó la noche consolandola y llorando con ella, pero yo me preguntaba como era que mi Tía se sintiera así, si cuando la dejé estaba feliz, es más, era ella la que les pedia que le dieran. Talvez había pasado el transe en el que se encontraba y ahora le atormentaba la culpa.

Pues esa noche fue triste para todos nosotros, nuestras pequeñas vacaciones se habían derrumbado, con esto que había sucedido seguro que regresaríamos inmediatamente. Me recosté en la cama y me dispuse a dormir, tenía muchas imágenes en mi mente que tenía que reacomodar, las Villanueva tenian en el fondo otra cara que me asustaba, ellas perdian el control al ser sometidas y abusadas. Las dos hermanitas se volvían unas Putas al ser humilladas. Las miré antes de dormir, ahi estaban las dos Hermanitas abrazadas sintiendose culpables, ya que en el fondo habían sido ellas las que se lo había buscado.

Al siguiente día era un silencio total, mi Mamá y mi Tía no quisieron salir de la cabaña, sólo estaban anciosas para que llegara mi Tío para salir de ese lugar. Yo salí un rato a reflexionar mi situación, había visto todo y no había hecho nada al respecto, me sentía culpable por ello, me sentía un traidor por no cuidar de las dos mujeres, debí de haber pedido ayuda cuando llegaron los demás tipos. Pero mi maldita perverción me paralizo el cuerpo, debía ser yo el que cuidara de ellas ahora que mi Tío no estaba, pero a la hora de pensar en mi Tío eso me saciaba la culpa, el infeliz también se había aprovechado igual de mi Mami. Pero mi Tía que culpa tenía, ella tan buena que era conmigo. No había nada que pensar, ¡había traicionado a mi Familia por mi maldita perverción!.

Regresé a la cabaña ya no quería dejarlas solas, debía de cuidarlas de ahora en adelante. Mamá traia puesta una minifalda blanca algo ajustada con una playerita azul de licra ceñida a su cuerpo, y mi Tía aún con la bata de dormir blanca, que por lo sucedido no quizo ni arreglar su imagen, lo ocurrido la había lastimado muchísimo. Cuando entré a la cabaña mi Tía se encontraba abrazando a su bebé y Mamá acomodando las maletas, iba a cerrar la puerta cuando una mano me lo impidio.

-‘‘Espera un momento, chiquillo ..tengo algo que tratar con estas mujeres ’’.

Al voltear a ver quién me impedia cerrar la puerta me quede petrificado, ¡Oh por dios era Memo el que entraba por la puerta! Mamá y mi Tía se quedaron viendo como si hubieran visto al mismísimo diablo. El tipo entró a la cabaña con una seguridad y valentia que me sorprendio, venía muy elegante con un traje completamente blanco, su camisa era del mismo color con los botones abiertos mostrando sus pectorales, y sus collares de oro que brillaban al pegarle el sol de la dulce mañana. El tipo se postró ante ellas con todo el descaro y todo el cinismo, sabía que no era bienvenido pero el estaba acostumbrado a eso, estaba acostumbrado a visitar a sus Putas, aunque ellas se negaran para que se doblegaran. ¿Pero que quería ahora?, ya se había aprovechado de mi Tía ¿ahora que era lo que venía a buscar?.

-‘‘¡Me, Memo!! ’’ Se le abrieron los ojos a mi Tía.

-‘‘¡Que!! ..¡que quieres aqui hijo de Puta!! ’’. Dijo Mamá llenandose de rabia y valentia.

-‘‘Tranquilas, Señoras ..sólo he venido a negociar ’’.

-‘‘¡No tenemos nada que negociar contigo, maldito violador! ’’Mi Madre estaba dispuesta a defender a su Hermana con uñas y dientes.

-‘‘¿Violador, yo? ...’’ Respondio el tipo con la misma sonrisa burlona con la que la había estado observando mientras los otros sujetos la sometian.

-‘‘¡Si, tú!! ..maldito, abusaste de mi Hermana. Te aprovechaste de que su Marido no estaba ’’.

-‘‘Porque no dejamos que su pequeño salga para hablar más tranquilos ’’.

Todas las miradas se centraban en mi, que permanecia parado detrás de él como una estatua.

-‘‘Pe, Pedrito sal por favor ..ve a darte una vuelta mi amor. Mientras nosotras hablamos con esté... Se, Señorrrr ’’.

Bueno al menos el maldito había tenido la gentileza de pedir que saliera para no escuchar la maldita condicion que venía a proponerles a mis dos mujeres. Salí de la cabaña no tenía nada que hacer, además aunque me valentonara mi Madre me hubiera gritado para que me saliera, salí haciendome el enojado, pero no para dar una vuelta, sino para buscar un pequeñito lugar por dónde observar, además de que ahora tenía en mis manos mi pequeña video portatil, el desgraciado no las iba a chantajear sin antes yo tener la prueba de ello.

Le di vuelta a la cabaña, no encontraba lugar por dónde escabullirme, ¡Maldición!!, recordé que en una parte del techo había una especie de tragaluz abierta, si lograba subirme al techo lograría tener la mejor vision de ese lugar. Arrastré unos botes de basura y arriesgandome la vida me trepé por el tejado, me arrastre cuidando de no caerme hasta el dichoso tragaluz, para mi suerte seguía abierto, sólo tenía que ponerme muy abusado para no llegar a ser descubierto, pero se me ocurrio otra cosa, sólo tenía que acomodar mi camara con un angulo especifico y ver con la pantalla lo que reflejara, así no me delataría mi cabeza.

Bueno ya perfectamente ubicado me puse a observar lo que sucedería ahi dentro, tenía lista mi camara para grabar con lujo de detalle todas las aberraciones que se llegaran a presentar.

Mi Tía Cesy se giró hacía él nerviosa, presenciando la mirada lasciva que le lanzaba a mi Mami. Ella estaba furiosa ante la presencia de Memo. Las había tomado por sorpresa su llegada, jamás imaginaron volverlo a ver y mucho menos que este se metiera a nuestra propia cabaña. Mamá tenía sus piernas cruzadas y por entre ellas se podía ver la abertura, se entreveía sus pequeñas bragas lilas que por el tamaño de la minifalda no le tapaba nada y además que le dejaba todo el muslo a la vista.

-‘‘Así me tratas, Cesy ..¿después de habertela pasado tan bien el día de ayer? ’’.

-‘‘¡Eres un maldito! ..me emborrachaste y te aprovechaste de la peor manera ’’.  Dijo mi Tía llorando.

-‘‘¡A que has venido, desgraciado! ..que no tuviste suficiente con lo de ayer ’’. Dijo Mamá reacomodando su corta minifalda.

-‘‘No cabe duda ..qué guapas están las dos ¡Je je je!.. ’’ Le dijo el chulo acercándose a mi Mami.

-‘‘No te acerques, desgraciado ..ni se te ocurra dar un paso más porque...’’

-‘‘Pero si yo no vengo hacerles daño ..sólo vengo a aclarar lo que sucedió ayer ’’.

-‘‘¡Por favor, Memo! ..vete ya, ¡no me lastimes más!! ’’.

-‘‘Tranquila, Cesy ..además, tú fuiste la que te me entregaste y fuiste tú la que le dijo a tu Marido que no volviera con mi pene incrustado en tu boca, ¿que no te acuerdas?..’’

-‘‘¡Cesy!! ’’ Dijo mi Madre admirada por la conducta de su Hermana.

-‘‘No, no es cierto, Mónica ..él, él me obligó. No sé, me, me drogó ’’.

-‘‘¿Te drogué? ..pero si estabas bien conciente de lo que hiciste. Es más, ya no te acuerdas de estás fotos ’’.

El tipo le arrojó unas fotos a mi Tía, por la cara que puso debieron ser de su tremendo agarrón que se dieron el día de ayer, con el miedo reflejado en sus ojos le respondió:

-‘‘¡Me, me fotografiaste maldito!! ’’.

-‘‘Claro, Cesy ..siempre guardo un pequeño recuerdo de mis chicas ’’.

-‘‘¿Y que es lo que pides malnacido? ’’. Le respondió mi Madre ya analizando la situación.

-‘‘Es muy fácil ..tienen 2 opciones, o me dan lo que quiero o tu Marido se entera de que su Mujercita hace unas fiestas extraordinarias cuando él no está ¡Je je je!..’’

-‘‘¡No, por favor! ..por lo que más quieras, no Memo. Yo lo amo ’’.

-‘‘Tanto que hasta le contestaste con mi verga en la boca ¡Je je je!..’’

-‘‘¿Que, que es lo que pides malnacido por estas fotos? ’’ Mi Madre ya estaba acostumbrada a esos chantajes, ya había pasado muchas veces por esto.

Él se acercó a ella y le acarició la barbilla, como si fuera una niña buena.

-‘‘¡A ti!! ..eres una mujer muy guapa. Levántate, quiero verte bien ’’.

-‘‘Memo, por favor no ’’. Intervino mi Tía dando unos pasos hacía él.

-‘‘¡Shhhhhh!! Cesy ..ella puede ayudarte, es muy guapa, seguro que comprenderá lo mucho que quieres a tu Familia. Levántate, preciosa ..quiero verte bien ’’.

Mamá, aún con la mano del Padrote bajo la barbilla, se levantó, pero mi Tía Cesy ya se encontraba junto a ellos.

-‘‘¡Por favor!, te lo pido, Memo ..¡Mónica no!, por favor. Haré lo que me pidas ..pero a ella no la metas ’’.

-‘‘¡Cállate, zorra! ..además tú fuiste la que dijiste que tu Hermana era igual de Puta que tú ’’. Le gritó enfurecido.

Mi Madre volteó a verla con su rostro sorprendido, jamás imaginó que su propia Hermana hablara así de ella.

-‘‘¿O quieres que te lo recuerde? ..¿quieres dejar que tu Marido se entere o no? Una familia tan mona como ésta no puede perderse por un día de diversion verdad ..¿o, si? ’’.

-‘‘¡Memo!, te lo ruego ..no era yo, así no soy yo, yo.... ’’ Insistió mi Tía.

-‘‘No pasa nada, Cesy ..éstos desgraciados no descansan hasta destrozarte la vida. Sólo tenemos que hacer lo que dice y ya complacidos desaparecen ’’. Intentó tranquilizarla, Mamá.

-‘‘Que mujer tan inteligente ¡Je je je!..’’

Ante los ojos de terror de mi Tía, Memo se desabrochó el cinturón del pantalón y se bajó la bragueta. Sus miradas permanecían enfrentadas.

-‘‘Pórtate bien conmigo y todo seguirá igual para tu Hermana y para ti ricura ¡Je je je!..’’ Le advirtió a Mamá al bajarse la delantera del slip y exhibir su tremenda verga erecta.

-‘‘Mónica, por favor no lo hagas ’’. Decía mi Tía tratando de evitar lo inevitable.

-‘‘Lo hago por tu familia, Cesy ..quiero que mi sobrino crezca con su Padre ’’.

-‘‘Eres muy bonita, Mónica ’’.

Le bajó un poco el escote y liberó una de sus tetas. Nuevamente mi Madre se iba a sacrificar por su familia, nuevamente iba a ser sometida por un tipo ruin y perverso. Mamá estaba decidida, lo iba a hacer ante el llanto de mi Tía, que iba a ver como abusaban de su Hermana sin que ni ella ni nadie pudiera evitarlo.

-‘‘Date la vuelta y arrodíllate en el sofá ricura ’’.

-‘‘¡No Memo! ..por favor. Mónica te lo pido ..piensalo bien, no te dejes enrredar por éstos desgraciados ’’. Suplicó de nuevo mi Tía.

-‘‘No hay nada que pensar, Cesy ..éstos infelizes no descansaran hasta haber obtenido lo que quieren. Sólo una cosa te pido, cierra bien la puerta, no vaya a entrar mi hijo ’’.

-‘‘No Mónica, no..’’ Le suplicaba mi Tía en llanto.

Pero Mamá, obedientemente, y sin hacer caso a las suplicas de su Hermana, se giró hacía el sofá y se arrodilló echando el tórax sobre el respaldo, con las tetas aplastadas contra los cojines y la cabeza por fuera de la parte de arriba del respaldo. Ella misma echó los brazos hacía atrás y se elevó la minifalda ofreciendo su bien valorado trasero y su sabrosa conchita apenas repuesta. Memo quiso observarla por unos segundos, quizo deleitarse del platillo suculento que estaba a punto de disfrutar.

-‘‘¡Oh! ..es maravilloso ’’. Fueron las palabras del chulo al tener enfrente esos manjares rosados.

Acto seguido, terminó de bajarse los pantalones y los calsones hasta los tobillos, su tremendo cipote antes disfrutado por mi Tía brincó como si fuera un resorte, oscilando listo para la batalla. Se acercó al jugoso trasero de mi Mami que se lo mostraba en popa como su mejor angulo, el desgraciado se tomó de la base la macana y empezó a jalarselo, como sacandole filo para lo que pensaba hacer, se inclinó hacía la raja de mi Madre y escupió un buen salivazó para usarlo de lubricante. Decidido, tomó a mi Madre de las caderas, y sin darle tiempo de que se acomodara le lleno el chocho de un golpe seco, dirigiendo la verga a la entrepierna y contrayéndose en cuanto la punta rozó la vulva. Mamá soltó un bufido manteniendo la mirada al frente y poco a poco el infeliz fue aligerando la marcha asestándole fuertes penetraciones en el chocho, magreándole las nalgas y la espalda al mismo tiempo.

Mi Tía observa boquiabierta cómo su chulo violaba ahora a su Hermana ante sus ojos y ella no podia hacer nada por evitarlo. Su pobre Hermana estaba siendo abusada para salvar a su familia por la estupidez de su adulterio. La imagen debio de ser tan grotesca para ella que se dejó caer en el otro sillón y con la boca abierta seguía observandolos petrificada. ‘‘¡PLOFF!!, ¡PLAFF!!, ¡PLAFF!!’’ Memo se la clavaba con nerviosidad, como si no se creyera el polvo que le echaba a esa hermosa hembra. Mamá emitía jadeos secos ‘‘¡Ah!, ¡Ah!’’ ante las severas punzadas, mirando al frente, sin voltear la cabeza en ningún momento. Mi Tía asistía al acto de manera impasible, observaba cómo vibraban las nalgas de su Hermana ante las terribles embestidas ‘‘¡PLAFF!!, ¡PLOFF!!, ¡PLOFF!!’’

-‘‘¡Mónica! ..¡oh por dios nooo! ’’. Esas fueron las palabras de aliento de mi Tía antes de llevarse las manos al rostro.

-‘‘¡Y tú qué maldita perra! ¡ufff!!, ¡uff!!.. ¿Crees que tu Hermana sola iba a salvar tu matrimonio? ¡uff!, ¡ufff!.. ¡Chúpame el culo mientras me cojo a tu Hermana! ’’. Le exigió el chulo volteando a ver a mi Tía mientras arremetía violentamente contra mi Madre.

Mi Tía permaneció inmóvil ante tal mandato, no podía dar credito a lo que pretendía que hiciera ese desgraciado, creía que sólo iba a observar, pero por la forma en que lo dijo y por quererse quitar algo de culpa se sometió.

-‘‘¡Vamos zorra!, ¡uff, uff! que no tenga que repetirlo ’’.

Mi Tía acató la orden de inmediato y se arrodilló ante ese trasero de nalgas mazisas que mostraba su Padrote, que lo movía ágilmente de atrás a delante para bombear el chocho de su propia Hermana. Mi Tía Cesy le abrió las nalgas y descubrió su agujero, enseguida acercó la boca extendiendo la lengua para lamerlo. En ocaciones Memo se detenía con la verga dentro para gozar del cosquilleo que le producia mi Tía con su lengua. Que sentada sobre sus talones, olisqueaba en aquel culo con la cara hundida en ese trasero, empapándose de su olor y saboreando aquella zona áspera. Por la cara que ponía me decía que estaba totalmente asqueada, jamás imaginó chupar el culo del violador de su Hermana.

En una de las tantas brutales acometidas, la verga del chulo resbaló y salió del chocho de mi Mami. Memo se volteó hacía mi Tía que se encontraba arrodillada detrás de él, le lanzó una mirada autoritaria, diciendole lo que tenía que hacer, le acarició la barbilla y la acercó hacía el chocho de mi Mamita.

-‘‘Anda mi Puta ..prueba el chocho de tu Hermanita, Putita ¡Je je je!..’’ La sujetó de la parte de la nuca acercandola más la chocho de mi Madre.

-‘‘¡Por favor, Memo! ..ella no, no me hagas hacerlo ’’.

-‘‘¡Pruébalo, jodida Puta!! ’’

Se curvó para agarrarla de los pelos y estamparle la cara contra el culo empinado de su Hermana. Le apretó la cabeza contra el trasero y no tuvo más remedio que lamer ese chochito húmedo, impregnarse los labios de la babilla que brotaba de entre los labios vaginales de su Hermana. Mamá percibió unos tímidos lengüetazos pero no hizo nada por moverse, parecía estar paralizada. Memo la soltó y ella continuó comiéndose el chocho de su Hermana, con la cara inmersa bajo las nalgas. El infeliz Padrote se sentó al lado de mi Mamá, la sujetó por la cabeza y la obligó besarlo, le undio su asquerosa lengua entre los apetitosos labios de mi Madre. Pero algo paso, algo había cambiado, mi Mamá le correspondía metiéndole la lengua en la boca y deslizando su mano por todo el tórax, por encima de la camisa, percibiendo sus fuertes pectorales y abdominales perfectos, mientras mi Tía le deboraba el chocho olvidandose por completo que era su Hermana. Mi Tía apartó la cabeza del culo de su Hermana y les vio besarse, con su Hermana arrodillada hacía él encima del sofá. En una de las pausas, Memo la miró con rabia:

-‘‘¡Chúpame la verga! ..no pierdas tiempo ’’.

Y mi Tía obedeció sin rechistar, dio unos pasos de rodillas hasta meterse entre sus muslos y directamente fue a devorar el terrible organo de su agresor, extremidad que unos segundos antes había estado en el fondo de la vagina de su Hermana. Notó que le ponía la mano derecha encima de la cabeza para obligarla a mamar con fuerza mientras utilizaba la izquierda para hurgar en el chocho de su Hermana. En esa postura aguantaron algunos minutos, hasta que Memo le apartó la cabeza y se levantó sacudiéndosela él mismo.

-‘‘¡Maldicion! ..voy a reventar, levantate ’’. Le ordenó a Mamá, que enseguida acató la orden colocándose a su lado para pelarle la verga.

Las dos Villanueva ya acataban la orden de ese Padrote sin recelo, se estaban dejando llevar por la excitación sin importarles que las dos fueran Hermanas.

-‘‘¡Tú, Puta! ..date la vuelta y siéntate ’’.

El tipo ya les hablaba con rudeza, las trataba ya como sus Putas, extrañamente ellas no se quejaban, permanecían sumidas a sus gritos y mandatos. Mi Tía se giró y se sentó frente a ellos en el borde del sofá, con la cabeza a la altura de la pelvis del chulo, contemplaba cómo su Hermana le sacudía la verga velozmente con la punta dirigida hacía su cara. Los huevos de Memo se balanceaban alocados, llenos y listos para lanzar una buena chorreada. Mamá acariciaba a la vez el culo de su violador con la mano izquierda, cómo esforzándose en hacerlo bien.

-‘‘¡Ufff!! ¡Maldicion! ..son dos ¡uff!! son un par de putitas ¡Ohhh!! ¡Ahhhh!! ’’

Memo frunció el entrecejo y Mamá frenó los meneos de la verga cuando un grueso chorretón de leche muy líquida se estrelló contra la cara de su Hermana y goteó inmediatamente hacía su camisón y al interior del escote. Un segundo chorro más largo le pegó en la frente empapandole la cara por completo y un tercero le salpicó todo el cabello. Fue un derramamiento de semen abundante, como si le hubiera tapisado la cara como una mascarilla. Memo no paró de bramar mientras duró la eyaculación. Tras las últimas gotas, Mamá soltó la verga y mi Tía se pasó ambas manos por encima de los ojos para poder recuperar la visión. Gruesos hilos de semen le resbalaban por la cara y le manchaban el camisón. Memo quedó rendido en el sillón con su pene semi-muerto a su costado.

-‘‘¡Oooohhhh!! ¡Aaahhh!! ¡Yo sabía que eran unas Putas en potencia! ..son sensacionales ’’.

-‘‘Con esto ¡Ah!, ¡Ah!.. ¿con esto vas a dejar a mi Hermana en paz? ...’’ Dijo Mamá recuperando la respiración.

-‘‘Si apenas acabamos de empezar, mi amor ..¡ponte de pie contra el espejo y ábrete bien de piernas, zorrita!! ’’

¡El desgraciado no tenía llenadera!, aún quería seguir con su sometimiento. Tras unos tiernos y prolongados minutos de descanso, Mamá se dio cuenta que esto aún no acababa, si no que a penas comenzaba, dándole un último y desinteresado beso de gratitud a mi Tía, el sujeto se fue detrás de Mamá viendo como se le movia el suculento trasero, Mamá se colocó como se le había pedido, a unos escasos centimetros del vidrio. Memo la invitó suavemente a inclinarse más sobre el espejo de la pared y a separar un poquito más sus definidas piernas. De este modo, Mamá quedaba totalmente expuesta, ofreciendo generosamente sus dos jugosos agujeros a su agresor. Además, dada la exagerada separación de sus piernas, Mamá no podía realizar muchas más acciones sin tener que cerrarlas. Debía dejarse llevar en todo momento, por los deseos de ese extraño.

-‘‘¿Que, que vas hacer? ’’.

-‘‘¡Shhhhh! Quedate quieta y no te muevas ’’.

Colocándose detrás de ella, sus manos se apoyaron sobre su pecho y su vientre, abrazándola y estrechándola dulcemente con ternura. Pronto las yemas de sus dedos comenzaron a recorrer la sedosa superficie de piel de mi Mami. Con sus expertas manos, exploraba todas las zonas erógenas, mientras la boca hacía lo propio mordiendo suavemente y besando apasionadamente su cuello y espalda. El chulo quería tranquilizar a su victima, y que gozara en todo momento de su sexo no consentido. Mamá se miraba en el espejo y no se reconocía. No se podía creer que la mujer que con tanto descaro se ofrecía a aquel desconocido, fuera ella misma. Miraba a su Hermana atravéz del espejo, las dos Villanueva se dirigieron la mirada. Pero no podían negar la evidencia, sus caras de viciosas que reflejaban les demostraba lo bien que se lo estaba pasando. Sí, deseaban entregarse a ese hombre que tanto placer les estaba dado y que ahora mismo, las estaba llevando otra vez a las alturas.

Mamá quiso insinuarse más y facilitar aún más el acceso a su parte intima. Pero descubrió que no podía, estaba tan abierta que ya no podía abrirse más. Y tampoco podía hacer mucho más pues si se apartaba del espejo de la pared, perdería el equilibrio y caería. Sólo sus caderas se movían ligeramente. Mi Tía no dejaba de ver la entrega de su Hermana tras su violador, se preguntaba si en realidad estaba gozando, Mamá sintiendo las carisias de Memo, sonrio a su Hermana poniendole una cara de lujuria total, nuevamente supe que Mamá ya había perdido, nuevamente había ganado la Puta que llevaba dentro.

El morboso juego continuó hasta que los tímidos gemidos se hicieron evidentes jadeos. Memo sonrió satisfecho, había logrado apoderarse de otra Puta más, mi Madre se había olvidado de los nervios que la invadian y se había dejado llevar por este sujeto ruin y manipulador. Con el ritmo de sus caricias la fue invitando a relajarse, mi Madre estaba perdida, se había dejado ganar nuevamente por su cuerpo. Mamá quién ya estaba elevando el vuelo hacía su primer orgasmo, sintiendo asi las carisias de su nuevo manipulador, le gustaba así que la dominaran que la hicieran sentir una cualquiera.

Antes de que siquiera le diera tiempo de disfrutar las carisias, un dedo intruso comenzaba a rosar su delicado esfínter, el aro rosado se tensó un poco cuando Mamá se dio cuenta de lo que estaba pasando. Pero la exquisita delicadeza con la que le era sambutido ese dedito y las manos agiles con las que constantemente era masajeada, la ayudaron a relajarse y a dejarse llevar.

Una vez que había logrado tranquilizar a Mamá, Memo comenzó a jugar con un segundo dedo en ese nervioso agujero. De vez en cuando, con su otra mano, masajeaba delicadamente el excitado clítoris. En la cabaña había un silencio extraño, mi Tía no decía nada, me quedé petrificado cuando noté que tenía su mano acarisiando su vagina por encima de su ropa, ¿Pero que pasaba con las Villanueva?, se estaban calentando viendose violadas por este tipo manipulador.

Mi Tía mientras se masturbaba, estaba muy al pendiente de como el sujeto le metia un dedo a su Hermana en el culo facilitando así la relajación. No tenía ninguna prisa y se tomaba su tiempo, el infeliz lo hacía de nuevo, pimero era tierno y cariñoso, luego se convertia en un mounstro usandolas a su antojo, así trabajaba él, así se apoderaba de sus Putas. Antes de introducir un nuevo dedo en el trasero de mi Mami, volteó a ver a mi Tía que se frotaba ya la chocha sin ningún pudor.

-‘‘¡Je je je!.. Mira a tu Hermana ..mirala como se rasca la chocha mientras nos ve. Le excita vernos coger, ¿y a ti te gusta que te vean? ’’. Le susurró al oído a Mamá.

-‘‘ ... Si ’’. Fue el único sonido que salió de sus labios.

-‘‘Pues demosle un buen espectaculo a tu Hermanita ¡Je je je!..’’

Sus dedos, entraban, salían, giraban, se abrían, y ensanchaban paulatinamente la angosta entrada. El tipo aprovechaba los abundantes jugos vaginales para ir lubricando esa nueva entrada, aquello era algo extraño de nuevas y placenteras sensaciones. Las constantes caricias en aquellas zonas, la mirada punsante de su Hermana había logrado que Mamá perdiera el control, la excitaba de un modo tan distinto que Mamá no sabía explicarlo.

A Mamá le gustaba este novedoso juego con ese extraño, le gustaba el morbo de estar siendo observada por su Hermana. Hasta entonces ellas nunca habían tenido ese tipo de reacciones, nunca se imaginaron que verse así siendo sometidas por un tipo superior les fuera a dar ese placer interno que las hacía cambiar por completo. El tipo sabiendose ganador dio comienzo a un juego distinto…

Sin previo aviso, introdujo su verga en el chochito de Mamá, y sin más dilación, dio comienzo a un lentísimo bombeo, como si la jodiera a cámara lenta. Como no podía ser de otro modo, esto encendió aún más a Mamá que comenzó aullar y chillar sin ningún reparo. Estaba realmente caliente, muy caliente, al borde mismo del éxtasis. Pero el mas que pausado vaivén no sólo no la permitía alcanzarlo, sino que la excitaba aún más.

Mamá al sentir el escaso margen de movimiento quiso acelerar un poco las embestidas moviendo sus caderas, pero Memo seguía con su calmoso cabalgar. Movía sus caderas en círculos, de atrás para adelante, se giraba para mirarlo directamente a los ojos, le suplicaba… nada de lo que ella hiciera le sirvió para que él cambiara su modo de joderla. Ni que decir de los estímulos recibidos en su puertita trasera, prosiguió enculandola con tres dedos. Es más, ahora eran los dos pulgares, los que se encargaban de ensanchar y ampliar la zona de entrada.

-‘‘¿Quieres que te joda, Puta? ..¿quieres que te dé por el culo? ’’. Le dijo el chulo sintiendose ya ganador.

Mamá volteó a ver a su Hermana, que ya se había subido su bata y había dejado a la vista su chango lleno de pelos, eso le dio un gran morbo y casi hace que se venga porque se retorcio de gusto. Con los ojos lagrimiados de la tremenda excitacion volteó a verlo y le dijo:

-‘‘¡Ah! Sí, Memo ..por favor, ¡Ah! jodeme como nunca ’’.

-‘‘¡Qué zorra son las dos Hermanitas! ¡Je je je!.. ¡Pues prepárate, mi vida! ..que ahí va ’’.

Mamá cerró los ojos pensando en que iba a ser ensartada con la violencia, se imaginaba que toda la contención ejercida hasta entonces se transformaría en un tren de envestidas sin parar. Pero no fue así, el tremendo glande se fue abriendo paso por su recto, tan calmada y paulatinamente como lo había estado haciendo por el chocho. El gemido que se escuchó en la cabaña, y probablemente fuera de ella también, no fue de dolor sino de auténtico y genuino placer:

-‘‘¡Ouummhhhhhh!!! ’’

Cualquiera que lo hubiera escuchado, se habría empalmado con sólo oírlo, diganmelo a mi que ya lo tenía a reventar. Por primera vez mi Tía veía a su Hermana siendo sodomizada. Para Mamá era la más deliciosa de las torturas, inmovilizada contra aquel espejo, mientras su culo se abria sin discordia. Mamá se sentía cada vez más abierta, pero de algún modo, aquello no la asustaba; la animaba a entregarse más. La gruesa cabeza se fue deslizando sin mayores contratiempos a pesar del tamaño de ese glande. Sin ni siquiera percatarse, Mamá ya había ingerido el tremendo palo en su totalidad.

-‘‘¿Si lo sientes? ..ya te entro mi niña ’’.

-‘‘¡Ouch!! ..¿Ya? ’’. Dijo Mamá mordiensole los labios.

-‘‘¿Te gusta? ..¿te gusta que Papi te dé por la colita? ’’.

-‘‘¡Hay! ¡Síii!! ¡Si Papi, mucho! Y no me ha dolido nada. ¡UMmmmhhh!! ’’

-‘‘Porque no le dices a tu Hermanita lo que estás sintiendo y como te tengo ’’.

-‘‘¡Ouch!! Ce, Cesy ..me la esta metiendo ¡Ouch!! me esta metiendo su cosota en mi colita ’’. Le expresó Mamá con la voz de Puta que jamás le había escuchado.

Mi Tía al escuchar eso se vino abundantemente sobre su bata, así como Mamá con Yojimoto, ella se vino en unos tremendos chorros imparables. Mi Tía pegó tremendos gritos que casi hace que se despierte llorando la bebé, no creía que mi Tía también fuera capas de desarrollar esa habilidad, la visión de ver a su Hermana siendo penetrada por la cola le había brindado ese morbo jamás experimentado.

-‘‘¡AAAHHH!! ¡Aahh! ¡Oh dios! ¡Ohh! AAAHHHH!!!! ’’. Gemía mi Tía rascandose el chocho con violencia.

Por otro lado, Mamá estaba rendida en las manos expertas del chulo, lo que la tenía sorprendida era la ausencia total de dolor en su trasero, bueno eso y la extraña sensación de tener lleno el recto. No sabía a qué achacarlo si a su propia calentura o a qué el tipo era realmente bueno; pero realmente estaba disfrutando de la experiencia y deseaba ansiosa que pronto cobrara más vida.

Quieralo o no, tenía que reconocer que aquel hombre era todo un maestro, no había dejado de darles placer. Sin saber cómo aquel hombre la estaba dominado y subyugando completamente a base de polvos. Sus miradas se cruzaron de nuevo a través del espejo. Mamá era la viva imagen de una hembra fogosa; domada y entregada a los caprichos de su macho. Él, el hombre experto, seguro, dominante; el conocedor de todos los secretos de las artes del sexo; el maestro follador que toda mujer desea hallar en la cama. La autoridad de la que hacía gala le permitía ahora hacer con Mamá y mi Tía lo que se le viniera en gana.

-‘‘¡Cesy! ..ven acá ’’. Dijo con una voz autoritaria.

Mi Tía se repuso de la tremenda corrida y se paró trabajosamente ya que sus piernas parecian no tener fuerza, con mucho trabajo llegó hasta dónde estaba su Padrote, el tipo sin ningún preambulo le retacó la lengua en la boca al tiempo que le estrujaba las nalgas, mientras seguía con su metódica y profunda perforación en el culo de mi Madre.

-‘‘¡Quiero que le abras la cola a tu Hermana! ..sujetala bien porque se lo voy a meter hasta lo más hondo ’’.

Sujetando a su Hermana por las caderas, mi Tía vio como el tipo sacaba su nabo de ese delicado agujero, la estaca venía envuelta con eses fecales, seguramente porqué Mamá nunca creeyo que la sodomizarian y eso la sonrrojó demasiado. Él tipo apuntando su nabo mal oliente le pidio a mi Tía que lo limpiara con una toalla. El culo de Mamá se veía como se abria y se contraia de la excitacion, ella no decía nada sólo veía como Tía acercaba una toalla y le limpiaba el garrote a su nuevo dueño, para afianzar aún más su dominio sobre ellas, le ordenó a mi Tía que fuera por un platano de la mesa y siguió penetrando con desesperante vaiven a Mamá.

Mi Tía seguía esforzándose por apremiar a su nuevo dueño, fue y trajo un babano que estaba sobre la mesa que yo había usado uno de ellos para desayunar, le dijo que se desvistiera y se acomodara como Mamá, ella automata se subio la bata hasta la cintura y le paró la cola como Mamá. Ahí se encontraban las Villanueva, con su trasero bien parado y con sus mejillas sobre el cristal del espejo, ofreciendose sin descaro a ese maldito Padrote.

Mamá nuevamente sintió como entraba ese grueso falo palmo a palmo, minuto tras minuto, hasta que lo tuvo alojado en su totalidad. Ahora sí, ahora ya estaba totalmente enculada. Pero apenas si pensaba en eso, lo que Mamá deseaba ya con desesperación era que la empezaran a encular con rudeza a como sus captores anteriores la tenian a costumbrada. Mi Tía volteaba a verlo, ella también deseaba ser taladrada, pistoneada, montada sin compasión ni clemencia, que la jodieran como a una Puta, que literalmente, la reventaran a base de palos. Pero el Tipo estaba desaforido con el culo de mi Madre, el constante estado de excitación sin final lo hacía desear todo aquello y más.

-‘‘¿Y a mi no me vas a dar? ’’. Le dijo mi Tía moviendo la cola.

Pero su chulo, que sabía muy bien lo que ella quería, no se lo dio. Siguió atormentándola, la dejó observando con recelo como empalaba a su Hermana, siguió alimentando la caldera de su pasión con su desesperación y morbo.

-‘‘¡Memo! ..dame a mi. Yo también quiero por la cola ’’.

-‘‘¡Para ti ya hubo bastante ayer! ..si quieres algo por el culo, toma. ¡Enculate tu sola! ’’.

El tipo le dio el banano a mi Tía, ella se dio cuenta que no podía parar, su chocho estaba hecho caldo, el sólo estar escuchando los berridos de su Hermana la ponían más caliente. Con desesperacion y osio tenía que apagar el terrible fuego que la invadia, resignada y aberrante, mi Madre volteó a ver a su Hermana que con la cara desencajada agarraba el banano y se lo empezaba a retacar en su cavidad trasera.

Los estrechísimos orificios de las Villanueva, aprisionaban y estrujaban esos cuerpos de un modo tan dulce que no deseaban sacarlalos de allí nunca. El chulo lo estaban pasando tan bien que debía hacer grandes esfuerzos por dominarse y no dar comienzo a la salvaje cabalgata que ambas deseaban. Pero había tiempo, y él tipo quería disfrutar de ese espectaculo el mayor tiempo posible. Memo se estaba convirtiendo en mi idolo, era capaz de convertir a dos hermosas mujeres en sus esclavas sexuales, en sus Putas, siendo más dificil aún al ser ellas Hermanas. El sujeto logró hasta hacerlas encelar una con otra por tener su nabo dentro. Lo que me tenía realmente anonadado era que el tipo seguía sin inmutarse, tenía un aguante como si fuera un actor porno, continuó prolongando la extasiante agonía de mi Mami, que ya por el terrible placer movia sus caderas queriendo llevar ella las riendas de la estocada. Por mi parte miraba con asombro como corria pequeñas lineas de fluidos por las piernas de Mamá, tenía la chocha hecha jugo, se apretaba las tetas y se mordia sus labios soportando el infinito placer.

No obstante, y para su dicha el ritmo con que la iba bombeando se fue acelerando paulatinamente, para mayor satisfacción de Mamá. Cuando éste comenzaba a ser ya un agradable trote, el chulo volvió a cambiar de juego. Ahora, entraba y sacaba el pene en su totalidad cambiando de agujero según le venía en gana. Las increibles incursiones y los rápidos estoques seguían sin satisfacerla plenamente, es más la siguieron calentando aún más si cabe decir. La pobre de Mamá estaba empapada en sudor, angustiada por no poder alcanzar el siempre inminente orgasmo. Había decidido que lo mejor era dejarse hacer, disfrutarlo sin más. Pero es que apenas si podía soportar la constante picazón que no paraba de crecer en su entrepierna.

Intentó provocarse ella misma el orgasmo apartando una mano del maldito espejo. Pero él se lo impidio, estaba claro que sería él el que decidiera el momento. Pero este dios del sexo se postergaba cada vez más. Era demasiado hábil, demasiado experto siempre acertaba en el cambio de agujero en el momento exacto. Claro que él no era una maquina, tarde o temprano tendría que estallar en ella. Mientras su Hermana ya no contenía la respiración, de vez en cuando bufaba. Además estaba sudando tanto o más que ella. Y tenía el rostro ruborizado, al igual que ella, más bien congestionado. No podría aguantar mucho más, aquel magnífico polvo, lamentablemente, estaba por llegar a su fin. Mi Tía abrió los ojos encontrandose con los de su Hermana, esos 4 hermosos ojos azules se encontraron en ese infinito placer, incapaz ya de contenerse mucho más.

Mi Tía volvió a encharcarse las pierna en otra marea de fluidos, aceleró las embestidas con el banano hasta desfallecer en las piernas de su Hermana. Mi Tía quedó como muñeca de trapo tirada sobre sus propios jugos, con el banano incrustado en su trasero. Mamá la miraba como había gozado, y quería experimentar esa explosión, pero el tipo no la dejaba, quería seguir reprimiendo su explosión interior.

Para su divina suerte el tipo estaba llegando a su fin, ese divino polvo estaba por culminarse, su nuevo Padrote comenzó a encularla de furia animal, chocandole con fuerza desmedida sobre su sabrosísimo trasero. Empujada por la furia de su dueño, Mamá se vio obligada a apoyar su rostro y su torso en el frío cristal del espejo. Pero en contra de lo que ella misma se había imaginado, aquello no la llevó al orgasmo, la acercó un poquito más pero no la acabó de satisfacer. Era su excitado clítoris el que demandaba las debidas atenciones y las potentes embestidas estaban teniendo lugar demasiado lejos.

Mamá se sentía morir, incapaz de alcanzar un clímax que llevaba demasiado tiempo esperando. Presentía el próximo final, pero no llegaba y entonces el mundo se desvaneció. Memo justo antes de derramarse dentro de ella, había comenzado a acariciar su chochito. No hizo falta nada más. El primer roce le bastó para venirse con una violencia inusitada.

El placer se hizo dueño de su cuerpo y no estaba dispuesto a abandonarlo. Sus piernitas se doblaron como las de su Hermana, su cuerpo se zarandeaba incontrolado como si sufriera un ataque. Si no se cayó fue porque el cuerpo de Memo estaba pegado al suyo. Y como lo hizo su Hermana se vino en unos terribles chorros culminando su éxtasis, el baño se hizo inminente y sin poderlo evitar cayó con una lluvia sobre su Hermana, que seguía postrada en el piso con la fruta en su orto. Mamá y Memo se debatían juntos tratando de liberar la energía sexual que se había apoderado de ellos. Mamá cayó exhausta, aún envuelta por los últimos espasmos orgásmicos, las dos Villanueva quedaron rendidas en el piso bañadas en sudor y sus propios jugos, el tipo había logrado hacer que explotaran al máximo sus cuerpos. Era increible, un sólo tipo las había hecho alcanzar las puertas del cielo.

Cuando Mamá y mi Tía recobraron la consciencia, se encontraron en el suelo, abrazadas una con otra, mi Tía seguía aún con el recto tapado, voltearon en busca de su chulo, que se encontraba sentado esperando que se repusieran. Apenas si podían moverse, el tipo con su verga de lado las miró haciendoles una señal, les demandaba una limpieza de miembro y ellas se quedaron viendose, se quedaron en una disputa mental si debían hacer lo quería, pero las dos debía hacerlo, quería agradecer a su hombre el tremendo placer vivido.

Con todo el asombro de mis ojos vi como las dos Villanuenas se fueron gateando, moviendo sus prominentes traseros en forma sensual hasta arrodillarse ante su nuevo amo, era imposible que este tipo las hubiera dominado de esta manera. Se vieron la una a la otra, no se decidian quién empezaria primero, el tipo las tomó de la nuca y las acercó simultaneamente, mi Tía saboreó por primera vez el culito de su propia Hermana, no le gustó mucho el sabor pero tendría que hacerse a la idea de que a partir de ese momento, lo tendría que saborear muchas más veces. Procuró no pensar en ello y se concentró en recordar las maravillosas folladas que le habían dado.

-‘‘Hagan la mejor mamada que unas Hermanitas puedan dar ¡Oooohhhh!!! ’’

Al oír el mandato, Mamá y Tía se reacomodaron en sus rodillas y acercaron sus rostros aquella torre de carne, cada una por su lado, como si fuera a besarse. Memo suspiró de placer al sentir aquel delicioso contraste, los labios gruesos de mi Tía y los finos labios de Mamá, los lengüetazos de una y los mordisquitos de otra... ambas mujeres recorrieron aquella verga en toda su extensión hasta llegar al glande, dónde sus labios se unieron.

El sonido del lésbico beso resonó por toda la cabaña junto con el suave gemido de Memo, las Villanueva repitieron el recorrido en dirección inversa, hasta que sus mejillas chocaron con el vientre de su macho. Al rato Mamá engulló aquella verga formando una ‘‘O’’ con sus delicados labios, movió frenéticamente la cabeza hasta que su nariz tocó el vientre de Memo, entre tanto su Hermana se agachó un poco y engulló los güevos de su amo, jugueteando con ellos en el interior de su boca, apretándolos con sus labios y acariciándolos con su lengua. Pronto cambiaron los papeles y fue mi Tía quién engulló aquella tranca que las subyugaba, y Mamá quién lamía los testículos o la parte del tronco que su Hermana no podía tragar. Memo suspiró de placer mientras apoyaba sus manos sobre la nuca de las Villanuevas, ante aquellas atenciones no tardó en correrse nuevamente. Se separó algo de sus nuevas Putas, soltando abundantes chorros de semen que cayeron sobre los rostros de las dos mujeres, su pelo y su pechos.

A Mamá le toco lo peor, le cayeron dos chorros en los ojos, dejándola ciega momentaneamente, mi Tía abrió la boca y tragó todo lo que le fue rociado, las dos Hermanitas se había desbocado y habían sacado cada una su verdadero ser, se levantaron con una sonrisita coqueta y se limpiaron, mientras el tipo se arreglaba su elegante ropa mientras les decía:

-‘‘Muy bien chicas ..quiero sus telefonos y sus direcciones, seguro que hay gente interesada en conoceras ¡Je je je je!..’’

Las dos se quedaron viendo y con una sonrisita le contestaron:

-‘‘¡Siii! Papiiiii!!! ...’’

Yo me bajé muy despacio del tejado, había visto la verdadera naturaleza de mi familia, que ya sin pudor había dado rienda suelta a sus pasiones, tanto como la una como la otra tenía una Puta en potencia dentro de esa imagen tierna y dulce. Sus hermosos ojos azules, caracteristica de esa familia, vieron alejar a ese super hombre que había logrado explotarlas al máximo, creo que las dos descaradas si le dieron todas su referencias porque vi como el tipo se guardó un papel en su bolsillo. Con una sonrisa triunfadora se perdio entre las palmeras y flora de ese paradisiaco lugar.

Esta vez sentía un fuerte dolor en el pecho. Podía notar como el interior de mi pecho forcejaba por salirse del cuerpo. El corazón dejó de ser el órgano que bombeaba mi sangre por las venas para convertirse en una locomotora. Dibagué un rato por la playa, tuve la suerte de que no hubiera mucha gente caminando por la arena, no hubiera sabido que decir o responder si me preguntaban que era lo que me sucedía. Sin pensarlo comencé a caminar. Crucé las palmeras y me vi frente al mar, dónde un Señor mayor paseaba por la playa con un perro. Traté de alejarme, no quería que nadie me hablara y estallar.

Mientras caminaba, miles de preguntas y pensamientos me atormentaban: No podía ir a la policía, tampoco desahogarme con nadie, no sabía qué hacer… simplemente seguí caminado sin rumbo fijo. Cuando quise darme cuenta estaba fuera de los límites del lugar, en una playa también de piedras, pero con algunas zonas de arena. Me senté en la arena, agotado y abatido. Durante mucho tiempo pensé en todo lo que había pasado y por qué Mamá, la mujer que más amo en mi vida, se había transformado de esa manera.

-‘‘¿Por qué? ’’. Esa pregunta no dejaba de tronar en mi cabeza como una tormenta de verano.

-‘‘¿Por qué? ¿a caso asi fue siempre? ’’. Volvía a cuestionarme envuelto en un mar de dudas descorazonador.

Pasado un rato creí encontrar respuestas. No quise entrar todavía, quería darles tiempo de que se arreglan y que rasonaran lo que habían hecho. En eso estaba cuando alguien me tomó por el hombro, con el pulsó acelerado voltié a ver al tipo que me sujetaba, era Memo me había sorprendido por la espalda, el sujeto no se cómo regresó hacia dónde estaba yo sin darme cuenta tomandome por la espalda.

-‘‘¡Hey escuincle! ..dame todo lo que grabaste, infeliz. ¿Conque te gusta ver a Mamita y a tu Tía siendo montadas? ¿ehhh?... espera y verás. Ya sabrás de mi más tarde ’’.

El tipo me había visto, pero lo extraño era que no hubiera dicho nada, se apoderó de la memoria de mi camara y se llevó todos mis recuerdos de mis vacaciones en Puerto Escondido. Ni modo que podía hacer, lo único que me quedaba era mis recuerdos en la cabeza, de haber visto a mi Tía siendo enculada, de Mamá ya tenía muchos videos. Me senté en la arena hasta que escuché mi nombre.

-‘‘¡Pedrito!, Pedrito ...’’

Era mi Tío que ya había regresado y no sabía dónde estaban las cabañas, me preocupé un poco por ellas, no sabía en que situación podía encontrarlas, para su suerte su alocado éxtasis ya había pasado, cuando regresamos mi Mamá se estaba bañando y mi Tía se encontraba alimentando a su bebé en su regazo ya completamente limpia, yo como siempre no quize hacer ningún comentario, ya lo había gozado y creo que ellas mucho más. Mi Tío no se libró de todas formas de los regaños de mi Tía, pero con un dulce beso lo recibio, espero que mi Tía se haya lavado los dientes, pero creo que en el fondo mi Tío se lo merecia, por borracho y por bocón, haber si con eso que le había sucedido se le quitaba algo o lo pensara talvéz más.

Como no quiero aburrirlos más sólo les contaré rapidamente lo que fué de nuestro viaje. El siguiente día fue placentero, nos dedicamos a descansar por primera vez, las dos Hermanas estaban contentísimas, en algunas ocaciones las vi susurrarse una con la otra con una sonrisita misteriosa, creo que recordando lo vivido. Jamás podré olvidar que un sólo tipo las haya doblegado y sometido a sus caprichos, quería ser como él, pero para eso tenía que aprenderle mucho.

Ya de regreso, todo fue tranquilo, ya no tomamos la misma ruta y regresamos todos con bien, lo malo fue que al entrar a la ciudad algo nos alarmó, era el teléfono de Mamá que al instante de ver el nombre sólo exclamó.

-‘‘¡FERNANDO!!! ’’ ...


Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (14)
‘‘La Luz al Final del Camino.’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo....
pedritapia08@hotmail.com

12 comentarios:

  1. Pedrito, ni por un instante pienses que nos aburres, eso no, es lo contrario del aburrimiento. Buen capitulo, ya uno extrañaba a Fernando, que buen regreso! como podra Monica combinar ahora a ambos padrotes? se enterara de eso Fernando? que le tendra preparado para nuestra Monica Fernando luego de tanto tiempo ausente? que sorpresas habrá!? estoy deseosooo, eres el jefe Pedrito. Yo ya te envié mis fotos hace tiempo ojala y sean las que elijas ;) hasta prontoooooooooooooo, te estaremos esperando!

    ResponderEliminar
  2. Genial!!!
    Magnifico!!!
    Deslumbrante!!!
    Espero que eso de la luz al final del camino, no signifique que esta obra se acaba, porque eres nuestro oxígeno.
    Te felicito nuevamente.

    ResponderEliminar
  3. no lo acabes aun eres magnifico eres como un napoleon de la escritura sigue y no pares jamas de escribir

    ResponderEliminar
  4. uffffff, que relato más cachondo.
    porfavor siguenos contando, no lo acabes, escribe cuando tengas ganas pero que esta zaga morbosa continue, nos tienes atrapado con tus historias.
    ¡¡¡NO NOS ABANDONES Y DEJES DE ESCRIBIR, POR FAVOR!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Pedrito, aqui voy por este cap super enganchado, tienes magia y de la buena. De destacarte esos incestos que empiezas a escribir justo en este capitulo me encantaron pues soy fan de tal fetiche. Espero seguir encontrando más de eso en las q estan por venir. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. PRIMERO.-
    Sin duda usted es un gran escritor.
    Pues logra con su trabajo convencer a otros, de cosas que NO le gustan.
    En mi caso, Nunca me ha gustado que le roben vergas a Mónica, pero…?
    Tengo que admitir que lo que comenzó como una desilusión.
    (Por la aparición de la hermana)
    De forma paulatina, casi sin darme cuenta, Termino con una gran sonrisa de satisfacción.
    Las 2 de “!PUTAS!”
    Fue una total SORPRESA!”
    Que nunca vi venir.

    ResponderEliminar
  7. SEGUNDO.-
    Después de escribir lo anterior, dice mi esposa.
    “!Eso es lo que más me gusta de ti, (¿De mí?) Eres fiel a las Putas!”
    ¿?
    Bueno después de mis corajes, por ese comentario, Continúo con mi análisis.
    (jaja la verdad es puro deleite al hacer memoria)
    O más bien preguntas?
    ¿Cómo que son 3 hermanas?
    ¿Dónde está la otra PUTA?
    Dijo quise decir la otra “recatada” hermana Villanueva.
    Seguramente igual de pudorosa que estas 2 “decente” señoritas.
    Esperamos por favor autor (soñamos) que sea más joven una chiquilina, pues mi esposa dice que las primeras relaciones son más intensas, (jaja es una pervertida) más que yo.
    Además eso daría frescura a la historia.
    NO dice (Mi esposa en su defensa) que esto de la lectura es un escape, y a todas las mujeres les gusta soñar con aventuras arrebatadoras y prohibidas de jovencitas.

    ResponderEliminar

  8. TERCERO.-
    A).- Nuevamente los diálogos entre interlocutores es súper HOT.
    Pero lo mejor es que…?
    Al fin los propios personajes lo aceptan, al expresar:
    - Putita’’ Le pidió el tipo sin importarle llamarla de ese modo, ¡Oh dios me encanta como me hablas al parecer a mi Tía la ponía cuando la trataba como basura porque se estremecía al escuchar las palabras ‘‘Puta, perra, zorra’’ ¡Agárrame la verga zorra que la estás deseando
    - trágatela ¡No me hables así que me pone más cachonda! Le respondió mi Tía con el rostro convertido en el deseo
    Simplemente aplausos por esas pláticas.

    B).- Otra cosa que nos gusto fue la escena del exhibicionismo
    -que la hiciera caminar casi desnuda por la playa frente a más personas fue genial.

    C).- El tema de La sumisión en la sangre es un “fetiche” que; NO conocíamos pero que nos prende bastante (al comparar las conductas de ambas hermanas) eso le da un punto comparativo a Pedrito. (Más que testigo, como juez) simplemente Dejamos de leer y nos pusimos a hacer el amor, perdón autor pero al leer esto te reto que NO sientas nada, es súper HOT.
    -¡Vamos Puta pónmela dura qué a eso viniste la forma de tratarla se me estaba haciendo demasiado vil y humillante pero al parecer a ella le gustaba porque no le protestaba nada Memo no sé si deba hacerlo? tú eres una Puta a la que le gusta la verga Traes el chocho ahogado de tus propios fluidos Mírate no dejas de vérmelo Anda mueve esas nalgas y vuélvemela a parar que te quiero montar Parecía como si mi Tía estuviera esperando esos insultos para decidirse esa extraña fascinación por sentirse humilladas y que les escupieran en la cara lo Putas que eran me tenían muy sorprendido tanto ella y mi Madre al parecer lo sumisa ya lo traían en su naturaleza Ya sintiéndose tratada como a una cualquiera fue y se arrodilló encima de la cama Primeramente le acarició de nuevo los huevos Como toda una experta empezó a mover el brazo para sacudirla mi Tía estaba feliz sintiendo toda esa tranca por todo el contorno de su mano tal vez al sentirse cornuda y humillada la ponía a mil.

    ResponderEliminar
  9. CUARTO.-
    Y llega la mejor parte o al menos para mí, la penetración anal.
    A).-el Tipo le puso una mano en el cuello para mantenerle la cabeza pegada a la cama No Memo no Por favor por ahí no!
    - Grita perra para que te escuche tu Hermana y venga a ayudarte para partirle la cola también
    Gracias autor, por la resistencia previa y gozó posterior de estas ¡PUTAS!
    Perdón…!
    Quise decir estas “decentes” hermanitas.

    B).- Ya de por sí, nos gustan los azotes, pero que se los den insultándolas fue el premio mayor de la lotería.
    - Con ambas manos le daba unos tremendos azotes para castigarla Toma SPLASH Por ser tan zorra SPLASH Toma cerda por ponerle los cuernos a tu Marido SPLASH Toma perra por darme las nalgas SPLASH.

    C).- Los cuadros que dibujas al final de las protagonistas, NO te lo habíamos dicho, pero…?
    Son alucinantes, de verdad las descripciones de ellas, es como el mejor recuerdo.
    -Esa mujer que estaba ahí no podía ser mi Tía era una Puta destrozada La pobre Se trató de levantar pero le era imposible decidió reposar un poco manteniendo su culo así como estaba a cuatro patas haciendo que el agradable aire lograra desinflamarlo.

    ResponderEliminar
  10. QUINTO.-
    No, no mames autor aun ahí más!!!!!
    Todavía le van a dar más!
    Nosotros ya estamos satisfechos físicamente.
    Pero…?
    Llegaron otros 2 y “¡PAGANDO!”
    No, no, no, no mames, ya no podemos.

    A).- Jaja, la descripción de la ¡SORPRESA de ella!”
    Es igual de grande que LA SORPRESA de los lectores NUNCA! La vimos venir”
    Es muy grato encontrar esto en una lectura.

    B).- Pedrito de verdad te vamos a levantar un monumento como escritor.
    Y como Doctor, eres el mejor.
    Se nos volvió a parar y hace años, NO décadas que NO tenía una doble erección.
    (Descubrimos la fuente de la juventud leyendo tus historias, GRACIAS)
    Es que leyendo esta escena es imposible NO sentir la vitalidad en el cuerpo.
    - qué bárbaro como la dejaste -Su Marido la va a encontrar toda floreada
    - ‘‘¿Co, como que pagaron? Preguntó intrigada
    - No estás loco! eres un desgraciado como se te ocurre SPLASH No pudo decir nada más mi Tía la cayó de una fuerte bofetada -‘‘¡No permito que una golfa me hable así!
    - Mi Tía se quedó callada con los ojos y la boca completamente abiertos nunca nadie le había hablado así y mucho menos la había bofeteado sólo se quedó viéndolos sobándose la mejilla había sido su culpa.

    C).- que!!! Y estos también le van a dar por el culo.
    Dejo de escribir porque me estoy infartando”
    Jaja que bárbaro Pedrito te volaste la barda.

    -Ella no tardó en reaccionar y gritó: Oh por dios no Para todavía me duele
    -las buenas Putas deben tener bien abierto el fundillo ¡Aguanta Puta! después vas a pedirme que no te la saque.
    -por favor ¡HAY MEMO! Me duele mucho ‘‘¡Escuchaste Memo! la muy zorra te pide clemencia Decía Eduardo.
    -‘‘Tranquilos caballeros Cesy no va a ir a ningún lado. Su Marido vuelve hasta mañana ¿o no Cesy? Le dijo Memo esperando su aceptación como su nueva chica Si Respondió ella dándole vara alta a sus malditas perversiones Me quedé de piedra, ¡mi Tía estaba aceptando ser la Puta de ese infeliz ven caballeros no hay porque pelear Cesy los atenderá a todos’’
    Simplemente NO podemos más, estamos demasiado satisfechos, es una lástima que NO lo leyéramos en navidad para que fuera nuestro regalo.

    ResponderEliminar
  11. SEXTO.-
    Que!!!!
    Todavía ahí más de esos deliciosos culos BLANCOS de las Villanueva?,
    Pedrito ¿qué te paso?
    Te poseyeron los espíritus de los grandes escritores de todos los tiempos?
    (Cervantes, Neruda, y Josefa Ortiz de Domínguez, etc…)
    Les van a dar más!
    Solo podemos decir esto…?
    Pedrito…?
    Pedrito “!para PRESIDENTE!”

    ResponderEliminar

  12. SEPTIMO.-
    Pero claro no podía faltar su majestad la Reyna Mónica primera, haciendo su espectacular entrada contoneando su trasero.
    Gracias autor por recordarnos, a quien le debemos pleitesía en esta historia.
    Y quien es la verdadera estrella.

    Y de verdad NO podía ser de otra forma, inmediatamente recupero protagonismo mostrando su principal atributo “!su TRONO!”
    Para los que NO entienden su cola.
    Inmediatamente que se la mostro al Memo, este supo quién era la mejor, jaja.
    (igual que todos los lectores)

    La escena es tan alucinante que solo pondré unos fragmentos para que la lean completa altamente recomendable.
    -El tipo entró a la cabaña con una seguridad con un traje completamente blanco, su camisa era del mismo color con los botones abiertos mostrando sus pectorales, y sus collares de oro que brillaban se postró ante ellas con todo el descaro y todo el cinismo, sabía que no era bienvenido pero el estaba acostumbrado a eso, estaba acostumbrado a visitar a sus Putas, aunque ellas se negaran para que se doblegaran.
    -Mi Madre ya estaba acostumbrada a esos chantajes, ya había pasado muchas veces por esto Él se acercó a ella y le acarició la barbilla, como si fuera una niña buena.
    -eres una mujer muy guapa. Levántate, quiero verte bien ella puede ayudarte, es muy guapa, seguro que comprenderá lo mucho que quieres a tu Familia Levántate, preciosa quiero verte bien Mamá, aún con la mano del Padrote bajo la barbilla, se levantó Mónica no!, por favor Haré lo que me pidas pero a ella no la metas -‘‘¡Cállate, zorra! además tú fuiste la que dijiste que tu Hermana era igual de Puta que tú ’’
    Le gritó Mi Madre volteó a verla con su rostro sorprendido, jamás imaginó que su propia Hermana hablara así de ella así.
    -‘‘Mónica, por favor no lo hagas mi Madre se iba a sacrificar nuevamente iba a ser sometida por un tipo ruin
    Mamá estaba decidida, lo iba a hacer ante el llanto de mi Tía, que iba a ver como abusaban de su Hermana sin que ni ella ni nadie pudiera evitarlo -‘‘Date la vuelta y arrodíllate en el sofá ricura’’. ‘‘¡No Memo! por favor Mónica te lo pido piénsalo bien, no te dejes enrredar por éstos desgraciados’’. Suplicó de nuevo éstos infelices no descansaran hasta haber obtenido lo que quieren. Sólo una cosa te pido, cierra bien la puerta Pero Mamá, obedientemente, y sin hacer caso a las suplicas de su Hermana, se giró hacía el sofá y se arrodilló echando el tórax sobre el respaldo, con las tetas aplastadas contra los cojines y la cabeza por fuera de la parte de arriba del respaldo Ella misma echó los brazos hacía atrás y se elevó la minifalda ofreciendo su bien valorado trasero quiso observarla deleitarse del platillo suculento que estaba a punto de disfrutar al tener enfrente esos manjares rosados.
    -mi Mami que se lo mostraba en popa como su mejor Angulo.
    -le lleno el chocho de un golpe seco Mamá soltó un bufido manteniendo la mirada al frente y poco a poco el infeliz fue aligerando la marcha asestándole fuertes penetraciones en el chocho, magreándole las nalgas y la espalda Mi Tía observa boquiabierta cómo su chulo violaba ahora a su Hermana ante sus ojos y ella no podía hacer nada por evitarlo.

    Simplemente la mejor forma de describir este capítulo es como dicen los niños al ir al McDonal, es un Triple combo, de 3 cosas buenas (tres rondas de sexo de calidad Premium)
    Gracias Pedrito
    Federico y Esposa.

    ResponderEliminar