Translate

domingo, agosto 21, 2011

Capitulo (11)



© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (11)

‘‘La Visita Inesperada.’’


La pobre de Mamá y su amiga se quedaron palidas al saber que otro tipo aparecia en escena, ellas ya tenian escocido el culo de tanta follada, los tipos estaban en el pasillo poniendose de acuerdo para que el nuevo violador no se le fuera descubierta su identidad, ya que la del Tito todavía se encontraba en anonimato, la del Borre le había valio un cacahuate y se había descubierto la cara, pero al los dos hermanos si les importaba, ya que podrian denunciarlos, así que decidieron seguir con el pasamontañas. El Tito se puso de acuerdo con su hermano para llevar una identidad y así no ser descubierto por ellas.

-‘‘Haber Señoras, el es mi hermano él ..Popeye Jejeje... Tratenmelo bien, ya que acaba de llegar de altamar Je je je...’’

El tal ‘‘Popeye’’ era un negro fornido entre los 35 y 40 años que se conservaba muy bien. Medía como 1.85 mts y era muy corpulento, con el torso marcado, las piernas y los brazos muy fuertes. Al parecer pertenecía a la Marina, por las descripciones que decía el Tito de su hermano y el tatuaje de un ancla en su antebrazo izquierdo, a eso el apodo que le acababa de titular. El tipo se había colocado el pasamontañas del Borre, así que sólo pude observar sus dientes grandes y sus labios gruesos. El Marino lucia un pantalón ajusado mostrando sus firmes glúteos y un tremendo paquete que ya lo quisiera cualquier torero, se quedó viendo a las dos Señoras con una sonrisa de incredibilidad, no podía creer que unos desgraciados asquerosos como el Borre y el Tito tuvieran en sus manos unas preciosidades como Mamá y Beatriz, las cuales viendo a un nuevo tipo no evitaron la vergüenza y trataron de bajarse las faldas.

-‘‘¿Que te parece carnal? ..te dije que te tenía una sorpresa ’’.

Al tipo se le fueron los ojos al ver esas dos hembras, en su cochina vida había visto unas mujeres tan apetitosas como mi Mami y su amiga, y esque a pesar de ser brutalmente montadas minutos antes, el cuerpo de mi Madre no perdia su sensualidad, con su piel blanca brillante en sudor y ojos azules, más las facciones de niña que a sus casi 37 años aún mantenía, la hacían una madura muy hermosa. Y por si esto fuera poco, poseé un par de tetas bien apetesibles y paraditas, con unos pezones rosaditos y deliciosos para ser chupados, sin mencionar la cinturita de avispa bien definida y ese hermoso par de nalgas duritas y bien paradas. La hacen ser una hembra bien rica y bien apetecible para cualquier ser masculino.

Y su amiga ni que decir, a sus 40 años de 1.60, delgada y de apariencia frágil, con piel blanca, pelo negro y ondulado hasta la cintura, caderas anchas a corde a su cuerpo pequeño, cintura de avispa, con un traserito pequeño pero muy bien formado y unos senos que aunque no concuerdan con su anatomia resaltan a lo lejos, bien formados y firmes. Aparte, sumenle el buen vestir y el porte, hacen de estás dos Señoras ser el circulo de atención de todas las miradas de dónde se paren, derrochando elegancia y sensualidad.

-‘‘¡Vaya! ..ahora si te luciste carnal. ¡Están hermosísimas! ..¿pero como le hicieron, desgraciados? ’’ Decía el Marino incredulo.

-‘‘Pues yo no estaré tan galán como tú, pero tengo mis encantos Jajaja.. ¡Haber, Mamitas! ..cada una presentense con mi hermano ’’.

-‘‘Ho, hola ...yo, yo soy Mónica ’’. Dijo Mamá con algo de vergüenza.

-‘‘Beatriz ’’. Respondio la otra con una sonrisa de sorrona.

-‘‘¡Hola, ricuras! ..ya nos iremos conociendo mejor Jea, jea, jea..’’

-‘‘Haber, Señoras ..porque no le muestan a Popeye su verdadera cara Jejeje..’’ Dijo el Borre con una carcajada.

Todos nos quedamos intrigados, ellos voltearon a ver a las dos Señoras y como ellas se quedaron pensativas. Como una verdadera Putita se levantó Beatriz del piso dónde había quedado, le dio la espalda subiendose la falda y se empinó hacía delante mostrandole al Marino su verdadero rostro.

-‘‘¡Hola! ..yo soy la Sra. Beatriz de Montes de Oca y esta es mi cara Ji ji ji..’’

-‘‘Jea, jea, jea.. Hola, Sra. Beatriz ..¡pero que culito tan bonito! ’’. Le respondió el Marino sorprendido.

Yo me quedé estupefacto, como era posible que una Señora como Beatriz hiciera esa guarrada, yo conocía a Beatriz desde que era niño y nunca había imaginado verla así, comportandose como una perra, ofreciendose como una vil prostituta a su otro cliente. Pero para colmo, no sólo ella hizo esa guarrada. Entonces Mamá siguiendo el jueguito de su amiga no se dejó quedar atrás, se paró como pudo del sillón y haciendo lo mismo que su amiga se abrió las nalgas para que el Marino pudiera observarla perfectamente.

-‘‘¡Hola! ..yo soy la Sra. Mónica de Tapia y esto es para ti ‘‘guapo’’...’’

Me quedé de piedra con el comportamiento de mi progenitora. Las dos jugaban un jueguito de quién iba a resultar más ‘‘Puta’’, y al parecer ninguna se iba a dejar tan fácil.

-‘‘Grasias, Sra. Mónica ..¡pero que culo tiene esta desgraciada, que bruta! Jea, jea.. ¡Oigan pero no la chingen! ..ya las tienen bien tronadas, ¡miren como les han dejado el culo! ’’ Decía el Popeye viendoles los agujeros.

-‘‘¡Estas sorritas son unas maquinas de coger! ..nos han dejado secos. ¡Bbrruuuuaaa!! Y no se llenan Jejeje..’’ Decía el Tito sobandose los güevos.

-‘‘Pues yo tengo 6 meses en el mar y sin ver una Puta ..¿imaginen como traigo los güevos? Jea, jea, jea..’’

-‘‘¡Pues no se diga más! ..haber Señoras, atiendan a mi hermano Jajaja..’’ Les ordenó el Tito como si ya
fueran de su propiedad.

Mamá y Beatriz ya estaban agotadas, pero por miedo a que las castigaran de nuevo se dirigieron al negro con una sonrisa. Beatriz llevaba la batuta, empezó a sobarle los pectorales y el abdomen con pasión, Mamá la miraba desencajada, no podía creer que su amiga se hubiera descarado tanto.

-‘‘¡Huy Papi! ..estás bien rico ’’. Le dijo la muy puta sobandole el paquete por encima del pantalón.

-‘‘Tú también, Mamita ..estás para comerte enterita ¡Mmmmm!! ’’.

El Marino con todo el descaro le metió la mano bajo la falda a Beatriz, acarisiandole todo el trasero, luego le llegó Mamá por el otro lado haciendole lo mismo, el desgraciado tenía a las dos bien agarradas de la cola, mientras ellas le sobaban el cuerpo con muchas ganas. Entonces las tomó de la cabeza bajandolas a las dos juntas hasta ponerlas de rodillas.

-‘‘Haber, Mamitas ..enseñenme lo que saben hacer Jea, jea, jea..’’

Beatriz fue la más anciosa y rápidamente le bajó el cierre, como una niña ansiosa metió su mano dentro de su pantalón de lino color crema, y por lo que encontró ahi dentro parecia que había sentido un animal, ya que como asustada sacó la mano rápidamente.

-‘‘¡Oh por dios!! ..¡¿que es esto?! ’’

Dicho eso procedió sin más preámbulos a sacar eso que tanto la asustó del pantalón. El mendigo negro tenía una tranca enorme, dejando en risa al Lexsteele, las pobres pelaron los ojos ante esa maravilla de la naturaleza, era un tremendo garrote con dos bolas, que digo bolas, bolsas colgando. Su tremendo fierro, bastante duro desde hace rato, cosa que me sorprendía, salto hacia arriba tras el tirón que se pegó de los calzoncillos, para luego acabar con una erección de algo más de unos noventa grados. Era muy larga, de unos veintiocho centímetros más o menos, no lo sé a ciencia cierta porque la miraba desde mi camara, pero era tremendamente larga. El grosor tambien estaba bastante bien y el glande lo tenía bastante rojizo e hinchado. El conjunto que formaba la herramienta con el escroto y sus dos aguacates colgando la hacía terrorífica.

-‘‘¡SANTO CIELO!! ’’ Dijeron las dos sorprendidas.

Las dos se quedaron estupefactas sin poder reaccionar. De enmedio del cuerpo del negro, salía un inmenso PALO o GARROTE que parecían tener vida propia, la tenía completamente negra ( claro el tipo era de color ) y detrás le colgaban dos inmensas bolas que se movían cuando este caminaba. El mendigo negro la tenía bien grande y gorda, parecía un garrote ancho y largo, con una cabezota roja que brillaba, también dos pelototas detrás y muuucho pelo rizado.

-‘‘No he conocido ninguna Puta que se la trage toda Jea, jea, jea.. Haber como se comportan ustedes, Mamis Jea, jea, jea..’’

Las dos Señoras se quedaron atónitas, no sabian por dónde empezar, esa tremenda tranca se miraba potentísima, tenía unas enormes venas que palpitaban como enredadera por ese mástil. Beatriz colocó su manita para empezar acarisiar ese garrote, su mano se miraba diminuta ante ese portentoso brazo, como si fuera bate de baseball dispuesta a salir a batear. Ella lo sobó con su mano de la punta hasta el tronco, recorriendo toda la superficie de ese tolete con la palma de su mano. En sus ojos reflejaba asombro y miedo al mismo tiempo. Mamá se dedicó a sobarle las bolas tiernamente, pero con su mirada en ese palo reflejando mucho temor, ya que muy pronto estaría profanando sus más reconditos lugares de su cuerpo.
El negro estaba en la gloria teniendo a dos hermosas mujeres frente a su extremidad, giraba su cadera hacía Beatriz y Mamá para que su garrote les golpeara la cara, haciendo reir a todos los presentes.

-‘‘Tome, tome, Señora mala ..¡y a usted también! ’’. Decía el Marino cacheteandolas con su verga.

-‘‘Je je je.. No quisiera estar encerrado en la carcel contigo, Popeye ..con esa tranca que tienes nadie quisiera dormir a tu lado Jejeje..’’ Decía el Borre alentando al nuevo visitante.

-‘‘Nunca la he metido hasta los huevos Jea, jea.. ¿Quién de ustedes tendrá el honor, Mamitas? ’’.

Las pobres se miraban la una a la otra aterradas, incredulas, no podían creer que un ser humano tuviera una cosa así entre las piernas, muchos creemos que a las mujeres les encantan unos nabos así, pero lo cierto es que las aterran, y en vez de disfrutar sólo las incomoda. Entonces el negro tomándolas de la cabeza acercó sus boquitas a su tranca, las Señoras trataron de juntar la baba suficiente para poder bañar ese brazo. A Beatriz le tocó de frente chocando con ese hongo rojo e inchado, a mi Mami le tocó de costado, saboreando las venas y las pretuberancias de todo el tronco.

-‘‘¿Una copita, Popeye? ...’’ Le ofrecio el Borre sintiendose dueño de la casa y acabandose el licor que mi Padre había añejado.

-‘‘Si como no ..esto ahi que celebrarse Jea, jea, jea..’’

El Borre le acercó una copa del licor más fino y añejado de mi Padre, los tipos iban a celebrar las montadas y las que les faltan por ofrecerles a ese par de Damas. Por otra parte, Beatriz se atragantaba succionando esa barra de carne oscura, mientras mi Madre bañaba con su lengua toda la longitud de ese brazo, parecian dos becerritas peliandose por la teta de su Madre. Sólo se escuchaba el sonido de ¡SOCKS!! ¡SHUCKSS!! ¡MMmm!! ¡SOCKS!! ...Mientras el negro victorioso levantaba la copa sintiendose vencedor.

-‘‘Mendigos suertudotes ..¿como lograron tener estás hembras a su dispocision? Jea, jea..’’ Les decía el Popeye.

-‘‘Tu disfruta, hermano ..aprovechalas, gozalas que sólo será por poco tiempo Jaja..’’

En eso a Mamá se le prendio el foco acordandose de su pequeño hijito, habían sido tantas folladas que se había olvidado por completo de mi, sabian que yo tenía que regresar a la casa ese dia.

-‘‘¡Oh por dios!!, ¡Pedrito! ..¡mi niño va a regresar hoy! ’’. Exclamó mi Madre asustada.

-‘‘¡Maldición, el mocoso!! ’’ Decía el Tito recordando el trato.

-‘‘¡Por favor! ..por lo que más quieran, vayanse. Mi hijito no tardara en llegar, está con un amiguito haciendo su tarea ’’.

-‘‘¿Que pasó hermano? ..primero me invitas y ahora me dicen que me vaya. ¿Que ya no va a ver acción o qué? ’’.

-‘‘No, eso no. Mi hermano va a recibir su regalo de bienvenida ..haber Señora. Hablele a su hijo e inventele algo ..una mentira, cualquier cosa, pero la fiesta continua ’’.

Mamá tomó el telefono marcandome a mi celular, para mi fortuna lo tenía en vibración, a no ser por eso se hubieran enterado todos que el pequeño hijito de esa Señora llevaba un día entero viendo todo sin perder detalle. Los tipos decidieron poner el altavoz del telefono para escucharlo todo, para evitar que mi Madre hablara con la policia.

-‘‘¡Mamá! ...’’ Respondí yo siguiendo el juego.

-‘‘¡Pe, Pedrito! ..hijito, escucha. Hoy tengo que salir de emergencia con Beatriz ..este ’’.

-‘‘¡Qué pasa, Mamá! ¿porqué? ...’’

Mientras hablabamos, el negro le pegaba en la cara con su garrote humillandola, quería que hablara con su hijito mientras chupaba ese terrible mounstro.

-‘‘¡Mamá!, ¡Mamá! ..¿estás ahi?.. bueno.. bueno ’’.

-‘‘Te digo que voy a salir de, de emermmem ..mia ’’.

-‘‘¡Que! ..¿que dices, Má? ’’

El negro desgraciado le había metido el nabo en la boca mientras que Mamá trataba de darme expliaciones. La pobre no hallaba que hacer, me tenia en linea mientras el negro le metia 10 cm de carne y venas en la boca.

-‘‘¡Glogghh!, ¡glagghhh!! ¡Aaaahhh!! ..te dijo hijito, ¡glup! ..que voy a salir con Beatriz de emergencia. Regresaré mañana ’’.

-‘‘¿Que estás comiendo, Mami? ’’.

Yo ya lo sabía, si lo estaba viendo por el monitor, pero me encantaba poner a mi Madre en situaciones incomodas. Quería ver su rostro tratandole de explicar a su hijito que era lo que ocupaba a su boca en esos momentos.

-‘‘Nada mi amor ..sólo es una barra de chocolate que me encontré aqui en la cocina ¡Mmmhh! ’’.

-‘‘Pero veo que te ha gustado mucho, Mamá ..porque no la sueltas ’’.

-‘‘¡Mmmhh! Eshque eshtá delishioshaa. ¡MMmm! ’’ El Marino entusiamado por la plática volvió hacer lo mismo, enterrandole su ‘‘chocolate’’ hasta las anginas.

-‘‘¡Mamá! ..tú siempre me has dicho que no hable con la boca llena ’’.

Los tipos no aguantaba la risa por la situación incomoda de mi Madre, el mendigo Popeye se había calentado con la situación y le empezaba a follar la boquita. Por mi parte yo también estaba empalmado, estaba hablando al mismo tiempo que escuchaba las succiones de Mamá por el audiocular. El negro la tenía bien agarrada de la nuca sin dejarla hablar, la quería coger mientras hablaba con su pequeño hijito.

-‘‘¡Mamá!, ¡Mamá! ..ya dejalo, te vas a atragantar. Mejor, dime ..¿a dónde vas? ’’

-‘‘¡MMmm! ¡Gloggghh!! ¡Shockksss!! ¡MMmm! ¡Aaaahhh!! ..eshque eshta bien rica ¡Mmmhh! ¡glug! ..bien, te decía que no voy a estar en casa este día, que será mejor que te vengas mañana. Espero y no molestes a los Padres de tu amiguito ’’.

-‘‘No lo creo Mamá ..ellos dicen que está bien, que no ahi problema. Pero por esto tendras que compensarme ¡eh! ...’’

-‘‘¡MMmmm! eggquieggesss ¡MMmm! ’’

-‘‘¡Mamá!! ..deja de comer y ponme atención. Me tendrás que llevar a la playa por esto ’’.

-‘‘Eggta bieng shooo tegg sheevooggg. ¡Adioshhh!! ’’.

-‘‘Bye, Má ..y no comas tanto chocolate, porque luego te andas quejando que te crece la panza. Y otros lugarse de tu cuerpo jaja..’’ TOC.. TI.. TI..TI... Colgé dejándola que ‘‘comiera’’ agusto.

-‘‘Jea, jea.. Que simpatico su hijito, Sra. Mónica ..seguro que si le crecera su pancita, pero de tanta leche que le voy a depositar. Y no sólo eso ..también le creceran sus hoyitos Jea, jea, jea..’’

-‘‘¿Y a usted, Señora? ..¿hay alguien al que le quiera hablar? ’’ Se dirigieron a Beatriz.

-‘‘No, no ..estoy sola. Mi, mi Marido anda en campaña ’’. Dijo muy estupidamente la Sra. Montes de Oca.

-‘‘¡Perfecto! ..a usted podemos darle caña toda la semana Jea, jea, jea..’’

Las muy estupidas hasta habían pedido permiso pasa ser montadas un día más, así que si no ocurría nada extraño vería otro día más a éstos desgraciados encuerados por la casa sin ningún pudor, mientras que yo incomodo aqui dentro de mi closet. Tenía que pensar en algo, ya estaba harto de galletas y golosinas, además tenía necesidades, tenía que pensar como me iba a pasar otro día metido ahi dentro.

-‘‘¡Choms!, ¡Chups! ¡Mmmhh! ¡Aaahhhh!! ’’ Solo esos sonidos se escuchaban en la sala. Las dos Señoras estaban devorando ese ‘‘chocolate’’ como le había denominado mi Madre.

Beatriz le succionaba un huevo y luego el otro, mientras Mamá hacía espacio en su boquita para acomodar tremendo animal. Las babas de las dos Señoras se mezclavan en una sola para bañar ese garrote, produciendole un infinito placer al Marino, y esque parecia que les encantaba, porque producian mucha baba, que se le corría para juntarsele en los huevos, para después ir a caer en la alfombra. El Tito y el Borre relajaban sus falos tomándo alcohol, viendo ese placentero espectaculo, era muy raro ver que en tan sólo poco tiempo la buena imagen que tenían de esas dos Señoras hubiera desaparecido. Ahora se encontraban entregadas a éstos tipos, hasta parecia que en verdad querian ser violadas por ese animal.

El negro sintiendo el final de su éxtasis las separó de su cipote para no vaciarse, deseaba montarlas y no descargar sobre sus caras. Las puso de pie sobandoles las nalgas, estuvo buen rato tactandole la firmesa de esos glúteos con sus dos manos por debajo de sus faldas, mientras que ellas aprovechaban también para sobarlo.

-‘‘Bueno, Mamitas ..¿a quién me voy a ejecutar primero? Jea, jea.. ¿Quién de las dos va a ser la afortunada que me descarge los huevos primero? ’’.

-‘‘¡Cogete a las dos hermano! ..nosotros estamos tremendamente agotados ’’. Le sugirió su hermano Tito.

-‘‘No, quiero saborearlas de una en una ..¿quién será primero, la culona o la chaparrita? ¡Mmmhh! ’’ Se debatia el desgraciado escogiendo entre mi Madre y su amiga.

Las dos se miraban aterradas, no querian ser escogidas y cogidas por este mounstro, y esque la corpulencia y la tremenda verga del negro estaba para correrle, además de que llevaba tiempo en altamar, venía como semental con los huevos rellenos de leche.

-‘‘¿Porque no van ustedes? ..a mi déjenme enderezar unos palos caidos que hay aqui. Ji ji ji..’’ Dijo Beatriz reusandole.

-‘‘Jea, jea, jea.. Si que eres toda una Putita ..me parece buena idea, chaparrita Jea, jea, jea.. Ponme a esos dos listos para acción ¡SPLASSHH!! ’’ Le dijo el Marino dandole una nalgada para que se dirigiera hacía ellos.

-‘‘¡Auuhhh!! ’’ Gritó Beatriz por el tremendo nalgadón.

La desgraciada de Beatriz muy lista se le adelantó a Mamá, no quería ser atravezada por esa tranca, y con una gran sensualidad se acercó a los dos tipos moviendo las caderas, como gata en celo les tomó las trancas y les dio un besito cariñoso en la punta del glande, como si en realidad estuviera deseosa de que se les levantara.

-‘‘¡Muackkk!, ¡Muackkk!! Vayan ustedes dos ..a mi déjenme rescatar a los caidos Ji ji ji..’’ Dijo Beatriz mirando a Mamá con su sonrisa burlona.

-‘‘¡No!, no ..¡espera yo tambi! ...’’ Trató de resistirse Mamá pero ya era demasiado tarde, el negro desgraciado se había chupado un dedo y se lo había retacado en el irritado ano. Su amiga había sido mas inteligente safandose de le tortura que se le apróximaba.

-‘‘Nada ..tú vienes conmigo, Mamacita. No sabes cuántas ganas traigo de tronar un culote como el tuyo ’’.
Le dijo el desgraciado guiandola a una de las recamaras donde pensaba tronarla.

La pobre no tuvo más remedio que caminar hacía dónde la dirigia ese dedo largo que tenía en las entrañas. Subieron hacía las habitaciones dejando a los dos tipos recuperando sus penes en los labios de la traidora chaparra. La pobre de Mamá subia las escaleras con un dedo en su intestino dirigiendola, debio sentirse como monito de bentrilogo siendo manejada por otro. Cuando estuvieron en el pasillo el infeliz negro en vez de tomar a la izquierda tomó al lado contrario dirigiendose a mi habitación, lo que Mamá deprisa respingó:

-‘‘¡No!, espera ..para haya no. ¡Esa es la recamara de mi hijo! ’’.

-‘‘¿Y qué? ..nunca has cogido en la cama de tu querubín. Pues vamos a estrenarla ..además, me cayó bien el bastardo, no creo que se enoje porque encule a su Madre en ella Jea, jea, jea..’’

El desgraciado negro quería tronar a mi Mami en ‘‘mi cama’’, sin saber que yo estaba ahi. Esto debía ser una pesadilla, estaba a punto de presenciar la tremenda enculada de mi progenitora a ‘‘escasos metros de mi’’. El terror se apoderó de mi, ¿y si me descubrian?, ¿si por algún motivo abrian el closet? Temblando de miedo apagé la laptop y me quedé en silencio, apenas respirando.

-‘‘¡No, aqui no! ..mejor vayamos a mi recamara, por favor ’’. Le decía mi Madre tratandose de librar de la mano que la arrastraba.

¡Por dios, ya estaban aqui dentro!, podía escuchar la respiración acelerada del negro tremendamente excitado, para mi suerte los closet's están hechos con pequeñas rendijas que muestran una clara vision hacía afuera y un perfecto escondite hacía dentro, desde ahi estaría en el mejor asiento para presenciar la interracial enculada de mi Madre.

El negro ese, sin perder más tiempo dejó caer sus pantalones y sus calzoncillos como desesperado, dejando libre su portentoso instrumento bien parado, la verdad no calculaba bien su longitud, tenerla a escasos metros de mi se miraba horrorizante, y ya se diga para Mamá que la miraba a solo centimetros con terror. Y esque el tipo era muy alto, musculoso, un buen ejemplar macho para cualquier hembra si alguna quisiera enfrentarsele. El desgraciado negro se quedó de pie en medio de mi habitación exhibiendo su tremendo miembro. Mi Madre tragó saliva al comprobar el tamaño de aquella grandiosa tranca rodeada de un denso vello y unas incontables venas como enrredaderas, algo fláccida por la usencia de caricias, pero aún asi se mostraba gruesa y bastante larga, casi doblaba en tamaño y volumen de los otros desgraciados, con un glande enrojecido y carnoso. Jamás había visto algo parecido. Mi Madre se fijó en sus testículos, grandes, ásperos y muy peludos.

Mamá se arrodilló nuevamente frente a ese portentoso brazo para seguir con sus caricias labiales, metiendose ese terrible miembro a la boca, comenzado una larga y deliciosa mamada. Escuchar los chasquidos de mi Madre a tan sólo unos metros de mi se me empezó empalmar, no entendía como mi cuerpo y mi mente se excitaran en este momento tan peligroso. Y esque ello lo hacía como una profesional, se metía todo lo que podía llenandose toda la boquita de carne, pegándole al mismo tiempo una fuerte chupada, ‘‘¡Shochss! ¡churckkss!, ¡shochkk!’’ Para luego sacárselo despacio lamiéndolo y chupándolo, mientras tanto con sus manitas le acariciaba los güevos y les daba uno que otro besito de vez en cuando.

-‘‘¡Oh putilla! ..me encanta como lo mamas. Te llevaría en el barco pero no aceptan llevar Putas ..que si no, que bien no lo pasaríamos ¡Ooohhh! ’’. Decía el desgraciado acariciando sus mejillas.

Al poco rato, Mamá ya le había agarrado cariño a esa tranca, tomó ese mástil entre sus manos, lo acarició por todo lo largo, le dio unos besitos suaves y se lo fue metiendo lentamente en la boca, succionando con fuerza hasta que se atragantó con ese poderoso garrote. Lo recorría en toda su longitud mientras su lengua hacía maravillas con el glande. Era una verga magnífica, de más de 25 cm, gruesa, roja y surcada llena de venas, sobre unos huevos negros, peludos y llenos de leche. Yo desconocía a mi Mami, era claro que ya había agarrado experiencia mamando vergas, y tan decente que se veía.

El Popeye, la separó de su garrote dándole tiempo de recuperar la respiración, la tendió sobre la cama, pensé que ya iba a penetrarla, pero no fue así, el desgraciado negro quería alargar más el asunto, quería disfrutar a tan magnifico ejemplar.

-‘‘¡Abrete de patas! ..quiero verte bien ese chocho de Puta que tienes ’’. Le dijo tratandola como la peor de las Putas.

Mamá resignada trató de agradar y complacer a su nuevo amante. Ahogando el orgullo, se abrió de piernas todo lo que pudo para mostrarle a su macho el más íntimo de sus encantos. Cierto que no era la primera vez que alguno de aquellos degenerados disfrutaba de la vista de su cuerpo al desnudo, pero era la primera vez que ella se mostraba así para uno de sus captores. Era la primera vez que debía exhibirse. Ahora no era cuestión de dejarse hacer, de simplemente sufrir los manoseos y manipulaciones de su primer violador. Ahora debía llevar la iniciativa y rebajarse a satisfacer los deseos de un nuevo desconocido. Con el riesgo además, de que seguramente, después de esto, no acabaría, estaría siendo violada nuevamente por los otros extraños, a los que tendría que complacer nuevamente.

Tras contemplar un rato ese maravilloso cuerpo brilloso en sudor, y esque ver a tan elegante Señora, con algo de temor pero a la vez excitada por la situación, hacía incrementar las ganas del negro, que no hacía más que respirar atareado por la tremenda calentura que lo azotaba. Comenzó a besarla desde los pies hasta la boca. Pasó por su sexo libre de bello alguno, colorado, empapado, inchado tras las pasadas ejecuciones y esque Mamá a pesar del temor que le producia esa tranca también estaba excitada, su cuerpo la traicionaba a pesar del temor de ser lastimada. El negro seguía lamiendo hacía arriba para luego devolverse lentamente y disfrutar de aquel manjar de los dioses que mi Madre tenía entre las piernas. Ella temiendo ser lastimada por esa tranca pero a la vez queriendo ser acariciada le ofrecía sin límites su sexo, abriendose completamente las piernas, sintiendo la lengua del asqueroso Marino saborear toditos sus rincones.

Mamá cerraba los ojos y gemía debilmente, no quería estar sintiendo eso, quería reprimir sus sensaciones, pero ese macho era bueno, la estaba volviendo a calentar, ese negro musculoso que estaba a punto de violarla, le estaba empezando a excitar de tal manera que empezó a morderse los labios, para apagar ese grito de placer que llevaba dentro. Después de disfrutar de su sexo depilado, subió hasta su boca para ahogarse en un beso de lujuria enredando sus lenguas, era raro ver a Mamá entregarse en un beso así, y esque el negro desgraciado le metia la lengua hasta las anginas, podía ver como abria al máximo su boca para tragarse casi el rostro de mi Madre que lo recibia gustosa.

Estuvieron un buen rato disfrutando de sus labios, mientras el negro le sobaba las tetas, las apretaba tanto causandole un pequeño dolor que hacía que Mamá soltara pequeños quejiditos ahogados sobre los labios de su violador. Este bajó por su boca, por su cuello hasta llegar a su pecho, empezó a chuparle las tetas con violencia, a lamerlas como desesperado, parecia querer sacarle leche porque succionaba el pesón con fuerza, al mismo tiempo con sus dedos trabajaban su conchita, ¡el tipo era un semental!, acariciaba cada rincón de su hembra. Tremendamente excitada, Mamá se aferraba con sus uñas a sus fuertes brazos, y mirando al techo sintió como su sexo palpitaba en deseo. Los dedos del negro se movian a gran velociad por su sexo. Su chochita se humedecía con el forcejeo de esos grandes dedos rascar sus labios y clítoris. Mamá gimió y llevando una mano hacia su pecho, comenzó a acariciar los contornos de sus pesones para empezar a pelliscarlos y jalarlos. Sus gemidos se volvieron mas notorios a medida que su agresor movía sus dedos expertamente, abriendo sus labios, deslizándolos suavemente por sus carnes internas, acariciándose en lo mas íntimo, sintiendo oleadas de un placer intenso que prometía no ceder hasta devastarla.

El Marino tomó con sus dedos el capuchón de su clítoris. Con movimientos suaves y acompasados comenzó a estimularlo. La boca de Mamá se entreabrió y su espalda se arqueó al sentir los primeros contactos. Cerró los ojos y se deleitó del gran placer que su agresor le estaba dando. Una oleada de salvaje placer le nació en su pubis y recorrió todo su cuerpo haciéndola temblar como una hoja. Mamá se retorcia del tremendo placer que le sacaba su agresor, hasta hacerla explotar en un tremendo orgasmo, abundante en jugos, suspiros y gemidos ahogados.

Jadeando, transpirada y totalmente devastada por el reciente orgasmo, mi Madre se entregó a un sueño reparador. Los dedos del negro salieron brillantes de flujos mientras mi Madre trataba de mantenerse de pie sujetada de sus hombros. Solo podía notarse la respiración profunda que hinchaba sus pechos. El Marino la dejó descansar un momento, orgulloso de ver a esa hermosa hembra madura rendida a sus pies, con la piel brillante de sudor y más que satisfecha.

-‘‘¿Que te parecio Mamita? Jea, jea.. ¡Si te he dejado chorreando! ¡Ya disfrutaste tú ..pues ahora me toca a mi, desgraciada! ’’.

El desgraciado negro tenía otros planes todavía. Agarró a Mamá del pelo con relativa brusquedad, volteandola para ponerla a cuatro patas, pero al sentir la violencia ella trató de calmarlo, este desgraciado era capaz de dejarla en silla de ruedas.

-‘‘¡Espera!, espera. Quiero volvértela a chupar ..me ha gustado tener esa verga entre los labios ’’.

Me quedé con la boca abierta sin poder dar crédito a lo que decía mi Madre, no sé si lo decía para que el negro no la atravezara o porque en realidad si le había gustado ese garrote, pero ahora se lo pedia gustosa, con un brillo especial en sus ojos. El negro sonrió retorcidamente pelando su dentadura y rió como un idiota, colocándose sobre ella y sentándose sobre su abdomen de forma que su tremenda verga quedara metida entre aquel par de hermosas tetas firmes, adornadas por ese lindo lunar en su glandula mamaria izquierda.

-‘‘¡Quiero que me hagás una buena cubana Mamacita! ..quiero que me aprietés la verga con tus tetas. ¡Te las quiero coger! ..y cada vez que vaya hacía delante, quiero que abrás bien tu boca de Puta que tienes y me la mames como sabés ’’.

-‘‘¡Ah!, ¡ah!, ¡Si, mi amor!! ¡Si mi macho!! ’’.

Nuevamente encontraba frente a mi a esa hembra, esa cerda que se escondia en el interior de mi Madre, esa Puta que salía de no se dónde de mi Mami, la que se revolcaba con lujuria con cualquier macho, la actriz principal de este relato, la causante de mi pervención y la dueña de un sin fin de mis pajas.

-‘‘¡Te voy a llenar de leche perra! ..¡te la voy a sambutir tan adentro de esa boquita de mamona que tienes que te va a llegar hasta la garganta!! ’’.

-‘‘¡Sssiiii, mi machoooo!! ..¡dame tu garrote que me encanta!! ’’.

Mamá perdía más y más el control cada vez, ese negro desgrasiado había despertado a la ninfomana que la Señora Tapia llevaba dentro.

-‘‘¡Sssiii!! Mi macho divino ..esta hembra es tuya para lo que se te antoje ¡Soy tu Puta!, ¡tu cerda!, ¡tu mujer!, ¡lo que quieras mi vida! ’’.

Estaba de piedra viendo la transformación de mi Mami, como era posible que cambiara tan rotundamente en tan poco tiempo, hace unos minutos era ella la que reflejaba temor, pero ahora pareciera que lo deseaba, ¡quería ser empalada por ese negro ejemplar!, ese desgraciado Marino bien podía ser actor de peliculas porno.

Popeye empezó a mover su cadera frenéticamente, deslizaba su poderoso miembro entre los senos de mi Mami, escupiendo sobre ellas a cada rato para lubricarlas. También le escupía en la cara y ella abría la boca para saborear el salivazo. Provocandome algo de asco, pero a ella no parecia disgustarle. Cada vez que el pene llegaba hacía delante, ella ya lo esperaba con la boca abierta y la lengua de fuera, succionándolo fuerte. Él la agarraba de la cabeza, con los dedos enredados en sus abundantes cabellos rubios, forzándola a una pose incómoda pero excitante al mismo tiempo. A veces se la metía hasta el fondo cortandole la respiración y se la dejaba ahí hasta que los ojos de mi Mami se ponían llorosos y colorados, sintoma inequivoco que le advertían que se estaba ahogando.

Las lágrimas rodaban por sus mejillas y le corrían el maquillaje, pero ella aceptaba ese trato muy gustosa, estaba decidida a complacer a ese macho como ella le decía. Con una mano, él buscó su sexo y le metió dos dedos con brusquedad en la conchita, para empezar a cogérsela con ellos, metiéndolos y sacándolos con fuerza e insultándola. Le pellizcaba y estrujaba su clítoris con fuerza, a veces le sacaba los dedos y se los embarraba en la cara con sus propios jugos, también le daba golpes en el rostro con su miembro. Ella se aferraba a sus tetas, como no queriendo dejar escapar el tremendo chocolate del negro, y lo chupaba con fuerza cada vez que lo tenía a su alcance.

El ritmo que tenian los dos hacía que mi pobre camita tronara de los movimientos que encima de ella se producian. Al final explotarón en un orgasmo salvaje, casi interminable, la vagina de Mamá se contraía alrededor de los dedos de su querido violador, mientras este inundaba su boca con una exagerada cantidad de semen que tragó glotonamente. Cuando eyaculaba en la boca de mi Madre, agarró fuerte su cabeza contra él durante largo rato, apretándola contra su palo, notando como esta llegaba muy dentro de su boca que gorgoteaba entre arcadas, tragando el semen que tenía en la boca y los leves chorros que salieron después, durante otros tres interminables minutos. Los primeros chorros, ni siquiera pudieron ser tragados, llegaron directamente al estómago. Y de no ser por la descomunal cantidad de semen vertida, Mamá no hubiera ni paladeado la más mínima gota. Cuando el Marino la liberó la cabeza, Mamá retiró esta de entre sus piernas, con los ojos arrasados en lágrimas, y relamió sus labios manchados de semen.

Más que un orgasmo, lo que aquel hombre sentía era una auténtica orgía orgásmica concentrada en un instante. Le parecía derretirse dentro de la Señora conforme su semilla salía y salía sin parar como si de una fuente láctea se tratara. Una de las pocas veces en las que se sintió verdaderamente ordeñado.

-‘‘¡Mmggghh!! ¡Coff!!, ¡coff!! sabés delicioso, mi rey ’’. Le dijo dulcemente tras recuperar algo de aliento.

-‘‘¡Uff!, ¡uff! ¡Y tu boca parece una aspiradora, desgraciada! ..¡te la tragaste toda!, perra sucia y divina Jea, jea, jea.. Ahora no quiero que te limpiés ..dejate así ’’.

-‘‘¿Y que más me vas a hacer ..mi macho? ’’ Le dijo con su voz en tono coqueto.

-‘‘¡Te voy a coger como la perra que eres! ..te voy a sambutir mi verga hasta las entrañas ’’.

-‘‘¡Uyyy! pero me va a doler ..¡la tienes bien grandeee! ’’. Abrió los ojos mi Madre al sentir como esa tranca empezaba a rozar sus labios vaginales.

-‘‘Abre bien tus piernas, Putita ..eso es, dejate llevar y vas a ver que rico se siente. ¿Quieres saber que se siente cuando te llenan al límite? ..y creeme, te va a gustar ’’.

Mi Madre no respondía, solo gemía y se humedecía la chocha con su mano para no salir herida. Ella sabía que aunque su chochita estaba muy dilatada y ansiosa por una tranca, esta era mounstrosa, sabía que por más jugos que produciera le sería imposible recibirla toda dentro de su cuerpo. Poco a poco él se fue poniendo en posición y colocadose arriba de ella apoyó su caliente verga sobre los labios abiertos del sexo de mi Madre.

-‘‘Ahora mirame a los ojos mientras te la meto. Así no te asustas tanto ’’. Le dijo el desgraciado mientras se
enfilaba con su dura estaca.

-‘‘No por favor, ¡es muy grande! No voy a poder ’’. Suplicaba ella mirándolo a los ojos.

Pero el negro ya embravecido y cegado por el gozo no le hizo ningun caso, colocó la punta sobre esa ardiente hendidura y sin ningún preambulo se la empezó a enterrar. El primer empujón del negro casi la hace correr de lugar hacia arriba. La piel de los labios vaginales de mi Mami se estiraba mas y mas mientras el continuaba empujando. Con su mano derecha el Marino ayudaba acariciando y abriendo mas el sexo de ella mientras la izquierda la sostenía de los hombros evitándole el escape. Poco a poco Mamá fue sintiendo que su cuerpo se abría en dos mientras la penetraban como nunca había siquiera imaginado.

-‘‘¡Uhhh! ..despacio, por favor. ¡Nooo!, no puedo ..sacala, sacala, ¡es muy grande! ¡Me vas a partir! ’’. Se quejaba mi Madre.

Otro fuerte empujón del negro la hizo gritar y abrir los ojos mientras lo tomaba de los hombros apretándolo. Mi Madre sentía como el caliente pedazo de carne se abría paso por su sexo. Ya estaba adentro de ella, y no sentía dolor, pero si sentía el tamaño de la verga y se preguntaba cuanto mas iba a meter dentro de ella.

-‘‘¡Siii!! ..así es Puta. Relajate y vas a ver como entra todo ’’. Dijo el Marino con satisfacción.

-‘‘Es... es ... es muy grande. ¡Despacito por favor! ...’’

Las manos del negro ya no estaban en los hombros de mi Madre. Ahora, tomándola de la cintura dio el tercer empujón y se hundió 10 cms más dentro de ella.

-‘‘¡AARGGGHH!! ¡Por diossss!! ¡Aaaayyyggghhh!! es muy... Larrrggooo... ¡Que gruesoooo!, me vas... ¡me vas a matar desgraciado!! ’’.

Mi Madre sentía su sexo caliente como nunca. Expandido al máximo y con tremenda tranca hirviendo dentro de ella, no podía evitar gemir con cada arremetida. Sus ojos abiertos con asombro no podían escaparse de la serena mirada del Marino que la disfrutaba en sus ojos.

-‘‘¡Ooohh! Eres tan estrechita ..¿nunca tuviste una verga tan grande dentro? ¿verdad? ’’.

Mi Madre negó con la cabeza mientras se mordía los labios y se tomaba de los brazos de él. Muy dentro de ella deseaba mas. El siguiente empujón del negro no le fue inesperado y mientras lo sentía hundirse dentro de ella continuaba gimiendo. Casi inmediatamente el Popeye dio el último empujón y todos los 28 cms estaban dentro de ella.

-‘‘¡Argghh!, ¡ah!, ¡ah! ’’. Mi Madre no podía hablar, estaba completamente llena, tan sólo trataba de regular su respiración y tratar de acostumbrar su cuerpo para soportar tremendo intruso.

-‘‘¡Uff!! Ya lo tienes todo adentro ..¿viste como si podías? ’’. Dijo él acariciando su cabello.

-‘‘¡Ah!, ¡ah! ¡Es muy grande! ’’. Respondió ella.

-‘‘Si.. y eso te gusta ¿no? ’’. Sonrió él.

Mamá no respondió, pero su rostro lo hizo por ella cuando se sonrojó y gimió. Mi Madre gemía porque el negro había comenzado a cogerla sacando y poniendo su carne dentro de ella. Las piernas de mi Progenitora temblaban y sus pechos se sacudían con cada arremetida.

-‘‘¿Quieres que te la saque? ’’ Le preguntó el negro parando en seco sus embates.

-‘‘¡NO!! ¡RÓMPEME!! ¡Truename toda cabrón! ¡Abreme en dos!! ¡Destrozame en mil pedazos pero no la saques! ’’.

-‘‘Vaya con estás, Señoras ..si que son un par de Putas Jea, jea, jea..’’

Mamá resultó ser una Puta insaciable, hambrienta de carne y vicio, y él un macho soberbio, un semental con mucho vigor, había que admitirlo. Si bien ella estaba húmeda y caliente, al principio le costó asimilar el calibre del negro ese. Sus ojos desorbitados se llenaban de lágrimas, pensé que la lastimaba, pero entonces ella misma lo jaló con sus manos hasta tenerlo todo en su interior, lanzando un grito largo y agónico, ya no le interesaba que su cuerpo se le abriera por dentro.

-‘‘¡Aaarrrggghhh! estgg.. estoy.. ¡llenggggaaa! ’’.

-‘‘Y espera que te acostumbres, Mamita ..hasta los huevos te la voy a dejar ir Jea, jea, jea..’’

Mamá ya había vivido algo parecido no hacía mucho, ¡Joder, si había sido hace un rato!… Aquello no podía ser normal. Ella no era así… tan Puta, vamos. Cierto que había disfrutado del sexo con sus diferentes amantes pero jamás había estado tan salida. Y sin embargo… bueno no podía negar la realidad. Desde que cayera en manos de esos degenerados había disfrutado de los mayores orgasmos de su vida y seguía teniendo ganas de más. Cuanto más disfrutaba del sexo, mayores eran sus deseos y sus ansias por repetir. Ahora mismo se estaba haciendo un dedo en el ano frotandoselo descaradamente mientras la tremenda reata la atravezaba sin remordimientos.

En su mente ya no había espacio para otros pensamientos. Sólo había sitio para el sexo, para el infinito placer que inegablemente se había adueñado de ella. No quería reconocerlo pero aquella situación la provocaba de tal manera que la hacía perder el sentido. Efectivamente, no tenía sentido, no tenía lógica pero así era; a mi Mami le gustaba ser un títere en manos de aquellos hombres que la chantajeaban. Le encantaba ser la Puta de un desconocido y el recordarlo, el tener que reconocerlo, le iba a proporcionar irremediablemente un nuevo orgasmo.

La habían secuestrado, la habían usado y disfrutado como a una muñeca, la estaban emputeciendo sí… pero estaba gozando como nunca, como una Puta.

-‘‘¡Sííí!! ¡Oh qué gustooo!! ¡Dios ya!! ya… oooh… oooh… aahh…¡Que grande! ¡HAUU!!.. ¡Eres grande mi macho!! ’’

La terrible y salvaje cogida no se hizo esperar, le dio duro, rápido y tupido, la hizo acabar casi tres veces mas, pero él aun se contenía, tenía mucha fuerza, mucho vigor, era un gran semental con 6 meses de abstinencia y Mamá fue la sacrificada, fue la suertudota de saciar las ganas de este animal.

El tipo se salió de Mamá dejándola con un gran vacio en su vagina y esque al sacarsela venía escurriendo con todos los fluidos, el mendigo negro se tiró sobre mi cama con su tremenda reata apuntado al techo. Mamá con su cara desencajada intuyó lo que él pretendia, poniendose de pie y colocandose saliva en la chocha se subio arriba de mi cama. La Sra.Tapia consiguió situarse correctamente encima del vertical mástil. Despacio, tal y como parecía gustarle a su dueño, se fue sentando sobre ese apetitoso miembro. De vez en cuando, se detenía y agitaba sus caderas, describía un amplio círculo con ellas se elevaba ligeramente y continuaba con el descenso.

Su semental no la interrumpía así que debía de gustarle. Ella misma notaba como su respiración se agitaba y cada vez era más consciente de los pequeños gemidos que emitía según se iba sintiendo más llena. Cuando finalmente consiguió enfundarse el grueso sable hasta el tope de su vagina, no pudo sino reflejar su satisfacción con un jadeo animal y salvaje. El negro la dejó cobrar el aliento un instante y luego, con una cariñosa palmadita en la cola la invito a moverse.

Así fue como Mamá dio comienzo a una de las más salvajes folladas de su vida. Al principio, no obstante, comenzó moviéndose despacio, balanceando sus caderas hacía atrás y hacía delante como si calentara motores. Conforme iba acelerando su ritmo, fue iniciando tímidos movimientos de ascenso y descenso que fueron ganando rápidamente. El Popeye la sujetaba de las caderas ayudándola a mantener el ritmo que poco a poco se iba volviendo más intenso.

Aquella tranca la estaba volviendo loca y la estaba disfrutando cada vez más. Ya no pensaba en nada salvo en guardar el equilibrio y poder mantener el frenético ritmo que tan deliciosamente la estaba situando en las cimas del placer. Parecia como si Mamá no ubiese recibido en muchísimo tiempo una verga, porque estaba desatada, nunca la había visto retorcerse así como lo estaba viviendo, ya no era dueña de sí misma, todo su ser se concentraba en un único punto. Solo existía su coño, no tenía ni brazos, ni piernas ni nada más. Sólo su chocho, si estaba viva, si se sentía parte del universo era porque su chochito no cesaba de llenarla de placer. Cuando subia, su vulva no dejaba de deleitarla con una extraña sensación de vacío, de inquieto descanso que la dejaba con hambre de más. Al bajar, su concha la embriagaba sintiéndose plena pero no satisfecha. Realmente no podía dar credito a lo que estaba viviendo, como era posible que Mamá se adaptara tan pronto a tremendo aparato, el tipo parecia empalarla, ella se dejaba caer sobre la tranca hasta el limite de su útero, dejando como 5 cm de carne todavía afuera como esperando lugar.

Con cada roce, con cada caricia se sentía morir y revivir al mismo tiempo; impidiéndole detenerse. La fricción que hacía esa tranca con la jugosa vagina de mi Mami no hacía sino enervarla cada vez más; pero no podía parar, sólo acelerar, su chocha la estaba llenando de gusto pero seguía dejándola con ganas de más, esa enorme tranca parecia no apagar el tremendo fuego de su interior, pero si mi Madre quería verga el negro quién era para negarse. El mendigo semental también parecia no tener fin, le retacaba la tranca hasta el tope sofocando con un ‘‘Uhmm.’’ la boca de mi Madre.

-‘‘¿Le gusta mi verga, Señora? ..¿le gusta estar llena de carne? ’’.

-‘‘¡Ufff!! ¡Oh por dios, no pares!! ¡NO PARES CABRÓN!! ¡LLENAME!! ¡sigue así!! ¡SIGUE ASIII!! ’’

-‘‘Pues todavía tengo para rato ..date la vuelta anda. Todavía no me has satisfecho ’’.

-‘‘¡Oh por dios, que hombre!! ¡eres un semental!! ¡Dios mio que cosota!! ¡Me encanta!! ¡ME GUSTA TU PALO ..TU GARROTE!! ’’

Un cachetadón le indicó que debía obedecer rápidamente, y así lo hizo. Estaba tan a gusto con la verga del negro en su vagina que cuando se la sacó no pudo reprimir un jadeo de sus labios ‘‘Ouuchhh’’ ¡No entendia a Mamá, ¿cómo era posible que gozara tanto con este cerdo que la estaba humillando tanto?, hasta el grado de convertirla en una perra. ¿Como era posible que diera rienda suelta a su cuerpo con unos tipos que las estaban violando y humillando?, talvez si lo pensó, porque se vio en el espejo, pero cuando volvió a ensartarse de nuevo el garrote un nuevo escalofrío la recorrió entera. ¿Tendría yo razón? ¿Estaba en su naturaleza ser tan Puta y gozar tanto con una verga dentro que lo demás no le importara en absoluto? No… no podía ser... no podía ser mi Madre, no podía ser esa, ella la que tenía en una foto en el buro abrazada con mi Padre, y sin embargo… La voz de su macho, nuevamente la sacó de sus pensamientos.

-‘‘¿Y qué esperas para menearte, Putita? ..¡Anda muévete! ’’.

Mi Madre no quizo impacientar al Marino, por lo que comenzó a mover suavemente sus caderas para no desagradarlo, sus movimientos fueron ganando velocidad e iban siendo distintos. Me parecía increíble que sus piernas pudieran sostenerla tanto tiempo pero lo estaban haciendo, en cuclillas mostrandole todo el trasero empezó el desenso sobre esa estaca, el negro no perdia detalle de como su herramienta se perdia entre ese par de carnes. Pero lo más increíble que me parecía era que después de dos orgasmos tan intensos sus cuerpos pudieran excitarse de nuevo. Y así era, de la  entrepierna de mi Mami surgían de nuevo los inconfundibles cosquilleos que tanto le agradaban. Sin saber cómo o porque comenzó a suspirar levemente.

-‘‘¡Ouuchh!! ¡HAYYY!! ¡Dioosss!! ¡Que grande eres mi amor!! ¡Ouchhh!! ’’

Lo que estaba viviendo era increíble, mi propia Madre estaba en cuclillas sentandose sobre un mastil negro en mi propia cama y era ella la que sola se iniciaba el desenso hasta llegar a su tope. El Popeye la invitó a separar las piernas todo lo que pudiera para así tener pleno acceso a su puchita, comenzó a masajearle el clítoris con sus enormes manos negras. En un momento dado, mientras se concentraba trabajando la concha de mi Madre, él alzó la vista para encontrarse casi con sorpresa su propio reflejo. La visión que optuvo el mendigo negro frente al espejo era realmente arrebatadora. Mamá tenía la cabeza completamente echada hacía atrás mientras exhibía abiertamente sus más íntimos encantos. Verse así mismo atravesando a tan bella mujer lo puso más cachondo, si todavía se puede decir más y también le dio una nueva idea…

-‘‘Mírate en el espejo, Putita ..dime lo que ves ’’.

Cuando Mamá se vio reflejada en el espejo de mi buro, una oleada indistinta de vergüenza y erotismo la recorrió entera. Se encontró con la figura de una mujer muy blanca siendo encajada en un tremendo garrote, no se si le habrá pasado por la cabeza que lo estaba haciendo en mi cuarto, en mi cama, dónde su pequeño bebé dormía. Se miraba detenidamente viendo como sus melones se movían al ritmo de su vaiven desenfrenado, al parecer la imagen fue tan excitante que se empezó apretar los senos y amorderse ligeramente los labios. Lo que pasó es que realmente se sorprendió de verse tan refinadamente sexy, tan obscenamente voluptuosa, tan lujuriosamente provocadora que apenas se reconocía a sí misma.

De su hermoso cuerpo expuesto brotaba una sensualidad arrebatadora, estaba echada hacía atrás sosteniendose del pecho de su macho, para impulsarse a subir por el garrote hasta llegar a la punta, para después dejarse caer hasta sentir el tope de su vagina. Sus brazos ocultos en su espalda hacían resaltar la esbeltez de su cuello y la suave redondez de sus hombros. Sus enormes pechos se movían tras los movimientos del sube y baja de su vaiven, en ellos se encontraba un color rojiso que reflejaba la temperatura de mi Madre, verla así trepada sobre ese negro contorcionando su hermoso cuerpo me tenía a mil, veia como su cuerpo hacía gala de todos los ejercisios que hacía diariamente, resaltaba la firmeza de su vientre plano, los musculos de sus piernas, provocadores y altivos que invitaban a cualquiera a acariciarlos y besarlos sin fin. Más abajo, el espectáculo ofrecido no era menos portentoso. Las torneadas piernas totalmente separadas descubrían sin tapujos todos sus encantos. Completamente abierta, su concha se veía hinchada, carnosa, brillante y extremadamente llena.

Me resultaba imposible apartar la mirada de ellos dos. Mamá se veía ensartada, atravesada, poseída por la enorme tranca del Marino. Y así se sentía, poseída, entregada, dominada por aquel macho al que estaba unida y del que no quería separarse. Estaba tan fuera de si admirandose por completo, que olvido lo que le había dicho su captor, ‘‘SPLASSHHH’’ Una tremenda nalgada la hizo volver a tierra, la hizo desender de dónde estaba, la hizo aterrizar a mi cuarto, sobre mi cama, encima de mis cobertores.

-‘‘¡Dime perra! ..cuentame lo que estás viendo ’’.

Y ahora debía de decírselo, debía de contarle cómo se veía frente al espejo. Confesarle al negro desgraciado que la empalaba, decirle cómo se sentía caliente y excitada, cuando la humillaba y la usaba a su antojo. Declararle abiertamente la ingrata realidad que ella misma se negaba a reconocer. Debía de admitir delante de aquel Marino que se veía como una perra, que se sentía como una Puta, que en realidad, ella era una Puta. Una mujer a la que no le importaba coger con un desconocido siempre y cuando la hiciera gozar como lo estaba haciendo. Una mujer dispuesta a soportar y buscar las mayores bajezas, las mayores humillaciones con tal gozar. Y tener que expresarlo abiertamente, sin tapujos, la excitaba y abochornaba a partes iguales. Sabía lo que su violador quería y estaba dispuesta a dárselo a pesar de todo…

-‘‘¡Anda dime! ..dime qué ves, Puta ’’.

Mi Madre se tragó todo su poco orgullo que le quedaba y contestó:

-‘‘¡Ve, veo a una Puta entregada a su macho! ..¡una zorra caliente dispuesta a todo! ¡Una Puta hambrienta de pene! ..¡una guarra en celo ensartada como la perra que es! ’’ Le expreó mi Madre llenada por el gozo.

-‘‘Jea, jea, jea.. ¡Así me gusta! Y dime, ¿te gusta lo que ves, Putita? ’’.

-‘‘¡Oh! Sí mi amor… mucho… ¡Me encanta coger! ..¡me encanta tu nabo! ¡La quiero toda, como ahora bien dentro! ¡Uhmm! Que me llenes y me poseas… que… me ’’.

-‘‘Dime Putita ¿qué eres? ...’’ Le obligaba a hablar de si misma.

-‘‘¡Soy tu hembra!, ¡tu Puta!, ¡tu zorra complaciente dispuesta a todo! ¡Soy una perra!! ¡Oh dios como me encanta! ..una guarra, una fulana que se acuesta con cualquiera ’’. Le increpo mi Madre sin ningun recato.

-‘‘¿Y qué quiere mi Putita? ’’.

-‘‘Qui, quiero que me cojas como a una… como a una… ¡PUTA!! ¡A UNA PERRA!! ¡A UNA…’’

El negro no se hizo del rogar, tenía a su Puta caliente encima suyo, dandose ella sola, sentía la urgencia de terminar ya, pero quería seguir disfrutando de aquella Señora, esa mujer tan bella y fogosa que ni en sus mejores sueños había imaginado. Con increíble ímpetu empujaba a Mamá haciéndola saltar con terrible rapidez. Ella saltaba, botaba y rebotaba una y otra vez sostenida tan sólo por el pecho de ese macho, de ese semental que la sujetaba de las caderas para que no se cayera. Parecía una muñeca encima de un toro salvaje. Incapaz de hacer nada. Mamá se limitaba a jadear y gritar sin control mientras sentía como aquella tremenda reata se le clavaba una y otra vez llevándola de nuevo a la gloria.

Fueron minutos enteros los que seguian desbocados haciendo tronar mi pobre camita, mi resinto de sueños y mi lugar de descanso, mi almohada servia como cojin para las nalgas del negro que apretaba hacía arriba para levantar aun más su mastil. Minutos que yo ya no sabía si mi Madre subía o bajaba, para su gozo sólo existia ella, sólo sentía una tremenda quemazón que naciendo en su chocha se extendia por todo su cuerpo transformándose en un torrente liberador. Estaba teniendo otro orgasmo maravilloso y comenzaba a perder la cuenta de cuántos había tenido ya con aquel hombre en sus entrañas. Por enésima vez, el mundo se ocultó tras una cortina de placer.

-‘‘¡Ohh por dios!! ¡Uhmm! ¡que rico!! ¡Aaahhhhhhh!! ¡Aaahhhh!! ¡Aaahh! ’’.

-‘‘¡Te ha gustado, perra! ’’.

-‘‘¡Oh dios!! ¡Siii! ¡Aaahh! Me encanta ..¡eres un hombre!! Un, un ¡Dios!! ¡Un semental!! ¡AHHH QUE RICO!! ’’

-‘‘Pero yo aun no he acabado ..¡ahora me toca a mi disfrutar, desgraciada!! ’’. Se detuvo en seco y se la sacó, dejando a Mamá exausta sobre mi cama.

-‘‘No te pares ahora, mi amor ’’. Le recriminó mi Madre al tiempo enque se sobaba la chocha que le había quedado muy abierta.

-‘‘Calla, voy a mirar una cosita ’’.

El tipo se separó de mi Madre dejandola desparramada y vacia sobre mi cama, empezó a urgar entre mis cosa y cajones. Yo estaba intrigado por lo que buscaba, ¿que buscaba ese desgraciado negro entre mis cajones?, con mucha intriga observaba como un negro desnudo y excitado urgaba entre mis cosas.

-‘‘¡Esto servira!! ’’

El infeliz Marino tomó mi pomada para mis labios partidos, no sabía para que la quería. Pero lo averigüé cuando agarró a Mamá de las dos piernas y le subió los muslos hasta que tocaron sus pechos. Ella los sostuvo con sus manos, y él se dedicó a besarle el sexo y el culo, metió su lengua en este último orificio para dilatárselo. Y luego tomó un poco de pomada y le untó en el esfínter haciendo presión e introduciéndole los dedos adentro.

¡No lo podía creer! No le había bastado con habérsela cogido como un animal, ahora también la iba a sodomizar, ¡El desgraciado le iba a meter ese enorme garrote por la cola usando mi pomada para mis labios! Si hubiera sabido que mi Madre iba a ser tronada con ella, jamás la hubiera comprado, además menos podía creer que ella hubiese aceptado, creo que ella estaba satisfecha y quería agradecerle al desgraciado negro que le hubiese brindado ese enorme placer, pero al parecer aún no se daba cuenta que en muy poco tiempo de eso se iba a arrepentir.

Sin preguntar, le escupió sobre el culo, en pleno culito, y comenzó a introducirle levemente un dedo dentro.
Luego volvió a repetir con otro dedo. El infeliz Marino en mi propia habitación se untaba buen sope de mi pomada en el dedo para incrustarsela en el ano a mi Madre. Luego le daba vueltas para asegurarse que la circunferencia de ese culo quedara embarrada por completo, le sacó el dedo y se puso en posición, colocó buen sope de crema en su gruesa cabezota y la colocó en la entrada de ese orificio. Cuando mi Madre sintio la terrible presión de ese palo en su arito rosado rápidamente se arrepintió.

-‘‘¡No mi Rey! ..por ahí no. Que nunca me ha entrado algo tan grande ’’.

-‘‘¿Qué dices? ..no me vengas con eso ahora Puta. Si se nota que mi hermano y su compadre ya te lo han dejado bien abierto. Tu relájate, ya verás como tambien entra ’’.

-‘‘Si mi Rey pero la tuya es enorme ..no creo poder soportarlo ’’. Le dijo pero sin moverse de esa postura, y dejando que él siguiera jugando con sus dedos en su culito.

-‘‘Relájate, Puta ..lo mismo decias de tu chocha y bien que te la tragaste toda ’’.

Mi Madre cerró los ojos y se dedicó a esperar el momento, aunque estaba segura que con lo que él tenía no iba a entrar ya no le dijo nada, recargó su cabeza en una almohada de mi cama y esperó su martirio.

-‘‘Tranquila ..tan solo te lo estoy dilatando un poco ’’.

-‘‘Oh por dios, es muy grande ’’. Dijo ella no muy confiada.

Al momento de estar con sus dedos mojando y jugando con su culito, se dispuso a penetrarla. Colocó su glande que aun estaba duro sobre su entradita trasera y empezó a empujar. Mi Madre pudo sentir de inmediato lo muy excitado que estaba, cerró los ojos y trató de relajarse, pero de inmediato el rosado arito anal de mi Madre lo empezó a rechazar. Parecía que el glande se había hecho hueco dentro de ella, comenzó a hacerle daño, por lo que de inmediato y como reacción intuitiva se echó hacía atrás de golpe.

-‘‘No! Ya estaba entrado, maldición ’’. Dijo el negro demasiado excitado.

-‘‘No! no puedo mi Rey ..es muy grande. Mejor lo hacemos por enfrente mi amor ..lo estaba disfrutando muchísimo ’’.

-‘‘Lo tienes muy estrechito ..pero eso se dilata, se moja y entra ’’.

Parecía que la situación se iba a enfriar, el culito de mi Madre parecia no estar lo suficientemente dilatado como para recibirlo, pero mi Madre decidió actuar de la mejor de las maneras en aquel momento. Se acercó a él, que permanecía de pié junto a mi cama y se puso de rodillas sin dejar de mirarlo para que no dijera nada al respecto de lo que acababa de pasar.

-‘‘Está perdiendo fuerza, mi Rey ..lo voy a reanimar ’’. Le dijo mientras se la agarraba y comenzaba a masturbarlo.

-‘‘¡Ufff!! ’’. Exclamó cerrando los ojos y mirando la colección de aereoplanos que tengo colgados en el techo.

-‘‘¿Ves, mi Rey? Así ya se pone de nuevo a tono ’’. Le dijo sorpresivamente mi Madre mientras seguía acariciando ese terrible tolete de color con la mano.

Mi Madre era otra, se había descarado como una Puta, se había olvidado rotundamente de que ella era su victima, con una grotesca imagen se pasó la lengua por la palma de su mano derecha, humedeciéndola y seguió con más fuerza en su pene, que ya iba adquiriendo el mounstroso tamaño de hacía un ratito.

-‘‘¡Chúpala! ..chúpala Puta ’’. Le dijo directamente.

Mi Madre volteó a los ojos y le sonrió, lentamente acercó su boca a su glande y comenzó a besarlo y a pasarle la lenguita suavemente. Quería darle el máximo placer. Continuó unos instantes hasta que introdujo el capullo en su boca y lo ensalivó entero, aprovechando su propio liquido para con la mano esparcirlo a lo largo de ese palo, que a decir verdad, ya estaba bien grande a la vista desde mi improvisada vista. Su excitación ya era superior a la de antes y se le apreciaban algunas venas en su tronquito. Sin duda necesitaba tener eso bien provisto de energía.

La intención de mi Madre no era otra que la de hacer que se corriese, por lo que se introdujo lo máximo que podía en su boca, algo más de la mitad, mientras que el resto era pajeado por su manita derecha. Le pasaba la lengua por los lados, la mojaba para seguir con la masturbación, sin parar en ningún momento de darle con la boca o introducírsela para succionarla un rato.

-‘‘¡Qué bien la chupas! ..que diria tu hijo si supiera lo que hace su Mami en su cuarto cuando él no está jea, jea ’’. Dijo con las mandíbulas apretadas y agarrándola suavemente de la cabeza para guiarla en la mamada.
Ella no decía ni una sola palabra, solo volteaba a verlo y le brindaba una forzada sonrisa comiendose su tranca. En mi habitación tan solo se escuchaba el ruido que provocaba su boca, su saliva y esa tranca.

-‘‘¡Abre la boca! ..ahora saca la lengua ’’. Le dijo mientras ella se echaba hacía atrás del cuello, lo que obedeció sin problema.

Comenzó a darle vergazos en la lengua y a pajearse bastante más bruscamente de lo que ella se lo hacía. Le dio varios golpecitos y la soltó de nuevo para que ella continuara. Así que mi Madre sonriendo como una perra se la agarró de nuevo, y siguió masturbándolo de la forma en la que él se lo hacía, pero dándole al glande con la lengua cada vez que hacía el movimiento de adelante atrás. Seguido de una mamada en la que derramó saliva al suelo de mi habitación.

-‘‘¡OOOOHHH!! ..¡Ya, ya Puta! Vas hacer que me derrame. Ponte a cuatro patas sobre la cama de tu hijto ..ahora si te las vas a tragar enterita ’’.

Mi Madre sin quitar el horror en su rostro lo hizo, se levanto del piso donde se hallaba hincada y limpiandose la boca de las babas que había producido se subió nuevamente a mi camita colocandose a cuatro patas. Por un momento la vi voltear a ver mi foto que tenía cuando logré ganar mi primer diploma en mi proyecto de Ciencias, ella sabía lo que estaba haciendo en el cuarto de su hijito, sabía que estaba sobre las cobijas de su pequeño hijito a punto de ser empalada por el culo por un negro corpuleno. El desgraciado con una de sus enormes y rudas manos le abrió uno de sus cachetes traseros para lograr divisar su objetivo. El ano de mi Madre ya estaba muy dilatado y lo tenía brilloso en mi lubricante labial, el desgraciado le dio un tremendo cachetazo en uno de sus glúteos para prevenirla ¡SPLASSHHH!! Y sin más lo colocó en la entrada trasera de mi Madre para empezar a empujar.

Bastó un pequeño empujón para que su gordo falo se abriera paso a través de aquel estrecho orificio, mientras ella pegaba un grito desgarrador.

-‘‘¡OHH POR DIOS!! ¡UHMMM!! ¡Oh por dios!! ¡Quieta! ..quieta ..espera ..espera ’’. Le decía mi Madre llevando una mano hacía atras para impedir que se la dejara ir a fondo.

El negro la vio y le sonrió lleno de satisfacción, entonces sin quitarle la mirada de encima le dejo ir otro pedazo.

-‘‘¡Arrrgggggghhhhh!! ¡Dioosss!! ¡Que grande es!! ¡Noo!! ¡Espera! ..espera ..pasito.. por favor ..pasito ..despa... citooooo ’’.

El desgraciado sacaba unos 3 centimetros el garrote para meterle unos 6, Mamá tenía su cuerpo tensado, pelaba los ojos sintiendo cada centimetro de tranca que le encajaban. El Marino con fuerza desmedida iba enterrando esa extremidad haciendo que se perdiera entre las rosadas carnes. La pobre de Mamá ahora si supo lo que era duro y tupido, la reata parecia no tener fin, parecia un tren bala atravezando un tunel. El Popeye seguía embarrandose pomaba alrededor del tronco para meterlo más, estaba encaprichado en querer meterla toda.

-‘‘¡Nooo por dios!! ¡Para! ..para ..ya no cabe ¡Ohhh dios que grande es!! no puedo ..¡ya! ..ya ’’.

No bastaron las suplicas de Mamá, su violador la quería sambutir hasta los huevos, la agarraba de la cadera para empujar de ella, pero parecia que el intestino de mi Madre había llegado a su limite, quedando unos 4 cm de verga de afuera, el negro quedó complacido, se quedó así un buen rato esperando que su orto se acostumbrara. Mamá se quedó inmovil, con su boca y ojos bien abiertos, no quería ni hacer ningún movimiento, se sentía completamente llena, en su vida imaginó tener un garrote así entre las nalgas. Si bien tenía su consalor negro, jamás intentó meterlo tan profundo, la pobre sintió como el negro retrocedia centimetros de carne para volver a incrustarselos.

-‘‘¡Aaaagghhh!! ¡Ohhh Dios mio, piedad por favor!! ..¡me vas a dejar sin caminarrrr!! ¡HAYYYY!! ¡PIEDARRGGHH!! ’’.

Pero el sujeto parecia excitarse con las suplicas de mi Madre, porque empezó a moverla con mayor velocidad.

-‘‘¡Espera!! espera ..¡no tan duuuurroooo!! ¡Oh dioooosssss!! ¡Pacito ..pacito!! ’’.

Ella berreaba desesperada, entre un enloquecedor placer y un estremecedor dolor, pediéndole clemencia a ese hijo de Puta.

-‘‘¡Oooogggghhhhh!!, ¡Aaaaggghhhh!!! ¡Espera!! espera ¡NOOOOGGGHHHHH!! ’’.

La besó casi con furia y la tiró sobre la cama, procediendo arrancarle la ropa, dejándola practicamente desparramaba en mi cama. Tomó los tobillos de mi Madre y separó sus piernas, apuntó su tieso garrote y atacó de inmediato, sin compasión ni nada.

-‘‘¡OH DIOSSS!! NO, NO ¡AARGGHH!! ’’. Le pegaba a mi camita desesperada, sintiendo como ese tolete le abría nuevamente las nalgas.

El marino la agarraba como si fuese una muñeca de trapo, metiéndole y sacándole su tranca de forma furiosa y sin compasión. Cada embate de sus caderas sonaban como si fuesen aplausos, ¡PLOFFF!! ¡PLAFFF!! ¡PLOFFF!! Y sus jadeos comenzaban a ser más fuertes, lo mismo como los de ella. Y yo también perdía la poca cordura que me quedaba, iniciando un rico de frote sobre mis partes que me arrancaba gemidos que apenas alcanzaba a callar.

En segundos me encontré sobandome el pene, escondido en mi closet con mi palito de fuera, digo palito porque con el mounstro que tenía enfrente no tenía nada que hacer. Entonces sin poderlo evitar mi Madre nuevamente empezó a disfrutar, logró calmar el terrible dolor en su orto y empezó a sentir cosquillitas de nuevo en la concha. Con su mano empezó a restregárse la vulva con furia, casi con saña, desquitando esa enfermiza calentura, esa anormal sed de sexo y de carne. Sus senos se estremecían fuera de esa desabotonada camisa que ya tan sólo eran trapos desgarrados, los melones se mecían violentamente en medio de los brutales espasmos que aquel tremendo orgasmo le causaban, revelándose a si misma como una perra viciosa de sexo, una mujerzuela ardiente, voluptuosa, sensual… insaciable.

Mi Madre estaba sintiendo la mejor explosion en su vida, tenía llena la cola a punto de reventar, mientras se rascaba con furia la chocha hasta casi sangrar, sólo el color rojiso de su piel blanca salía a resaltar, constractando con la oscura piel de su agresor.

-‘‘¡Aaaarrrhhhggg!! ¡Que cogidaaaaa!! ¡Ohhh!! ¡Que culo tienes perraaaa!! ¡Aprietas deliciosoooo!! ¡Te voy a llenar!! te voy a empachar de tanta leche que te voy a retacar ¡AAAARRHHGGG!! ’’ Gritaba el negro desbocado, arrmetiendo más fuertemente en el agujero maltrecho de mi Madre.

No supe cuanta leche sacó el negro de sus huevos, pero si podía apreciar los terribles espasmos que hacía sobre mi Madre, con su mosculoso cuerpo encima de ella. En esta ocasión, no sólo ella alcanzó el clímax; su macho también había logrado controlarse haciendo terribles esfuerzos; pero él también era de carne. Los enormes espasmos vaginales de Mamá al correrse habían sido ya demasiado. Y no pudo hacer otra cosa que dejarse llevar por la impetuosa corriente que los empujaba. Corriente que se transformó en un imparable torrente que naciendo en su capullo fue a estrellarse con tremenda violencia en el tope del útero. Hacía tiempo que el negro no recordaba una descarga tan intensa y prolongada, los sucesivos espasmos parecían extenderse hasta el infinito, sin ánimo de acabar. Sudorosos, cansados y exhaustos ambos se dejaron caer en una apacible somnolencia…

Los cuerpos desnudos yacian en mi pequeña camita, ella con su ropa desgarrada y con el ano al rojo vivo; él con su tronco semi-muerto yacia a su costado rendido tras la brutal batalla. En mi cuatro volvía la calma, su respiración agitada tratandose de regular era lo que sofocaba mi habitación, como ellos yo también descansaba, sobre mi mano estaba la prueba del final de mi orgasmo, una tremenda paja había logrado hacer gracias a éstos dos seres llevados por el deseo. La culpa se apoderó de mi, como era posible que yo me excitara viendo como violaban a mi progenitora, es más, todo esto se había originado por mi culpa, por mi maldita pervención de ver a mi Mami siendo enculada, me sentía mal, porque yo era el culpable de que mi Madre hubiera sido atravezada salvajemente por éstos cerdos desgraciados sin escrupulos. En silencio le pedí perdón a mi Madre, viendola así, toda desgarrada, violada, humillada y bien follada con sus partes bien rosadas. Perdón Mami por haberte lanzado en los brazos de éstos malditos pervertidos, perdón Mami por gustarme verte terriblemente follada y perdón Mamá por sentir excitación tras tus vejaciones y humillaciones.

Sin querer me quedé dormido al igual que ellos, mi cuerpo también estaba cansado ya había perdido la cuenta de las tantas pajas de éstos ultimos dias, mi adicción no podía seguir así, necesitaba ayuda, no podía ser que un niño de la edad de 12 años se masturbara tanto, o se la pasara pensando en tanto sexo, ocupaba distrarme, necesitaba dejar de pensar en esas cosas, dejar de ver las nalgas y tetas de mi Madre, pensé en optar por la sujerencia de Fernando, de irme del país, talvez así lograría deshacerme de tan terrible hábito, pero miraba a Mamá, ella tan linda, tan buena conmigo, no merecia un hijo como yo, ella que daba la vida y el culo por mi, no merecia un enjendro aunque se oiga feo yo no la merecia. Pero por otra parte si la dejaba sola, no sé que tantas cosas harían éstos desgraciados con ella, seguro que ahora si la volverían una Puta, cobrando en una esquina, ¿que podía hacer?, no me quedaba más que dejar que pasara el tiempo y alcanzar la mayoria de edad para reclamar la herencia de mi Padre he irnos a vivir lejos de éstos desgraciados, talvez irnos a vivir muy lejos dónde Mamá se encontrara un hombre nuevo, para que reaciera su vida, pero para eso faltaba mucho, mientras teniamos que seguir tras los chantajes de éstos malditos desgraciados.   

Cuando se hubieron recuperado, el negro hizo que Mamá se levantara. Aún le temblaban las piernas y apenas se podía sostener erguida, batalló un poco hasta que logró hacerlo; desde luego, lo que no podía hacer era cerrarlas, parecia un potrillo recien nacido. En un paso en falso perdio el equilibrio y casi cae, pero el negro con una minima caballerosidad la alcanzo a sujetar del brazo. Cosa que ella agradeció, hubiera sido demasiado humillante caer de rodillas presa del placer experimentado.

Sin embargo aún le quedaba una pequeña tarea por cumplir.

-‘‘Límpieme la verga, Señora ..sería descortés de su parte dejarmela así para ir a encular a su amiga ¿verdad? ’’.

Era increíble ver la vitalidad del Marino, no le bastaba la terrible enculada que había realizado durante horas, aun tenía fuerza y vigor para ir por Beatriz, que por cierto no sabía como le estaba yendo alla abajo, ya que no podía encender mi portatil, pero seguro que tenía una verga en su boca ya sea la del Tito o la del Borre para ponerlas en acción. Pero volviendo a mi recamara el Marino le ordenó impaciente al ver que no se movía. Mi Madre aun aturdida como estaba le costó trabajo entender y lo primero se dispuso hacer fue a ponerse de rodillas para colocarse frente a esa estaca de carne, bañada entre no sé que tantas cosas. Preparandose se chupó los labios para saborear el coctel de fluidos que le ofrecía. Jugos con semen, un sabor inconfundible, aunque siempre con ligeros matices que lo hacen diferente en cada ocasión, como los vinos.

Con algo de asco pero con el fin de que se fuera y la dejara descansar, colocó esa carne nuevamente entre sus labios, logrando llevarse a su paladar esa mezcla de fluidos, lo chupo toda dejándola brillosa y lista para su amiga, que se encontraba allá abajo y lista como relevo para tan gran semental. Cumplida la orden de satisfacción de su dueño vio como este se dirigía a la puerta y le daba las últimas instrucciones antes de irse:

-‘‘¡Bien, Putita! ..descansa, te lo has ganado. Ve y date un buen baño que lo necesitas Jea, jea, jea.. No sé si mis amigos quieran darte caña otra vez, pero por mi parte me has dejado satisfecho ..iré con tu amiga haber si ella si se la traga toda. Tú casi lo logras. ¡Chao, Señora! ..tendré que darme otra vueltecita en otra ocación Jea, jea, jea..’’

El negro cerró la puerta dejando a mi Madre rendida en el suelo, sin perder tiempo se fue agatas hasta lograr llegar al retrete y escupir el coctel que le habían regalado, al inclinarse pude apreciar el terrible hoyo en que se había convertido su trasero, el infeliz se lo había floreado de tan fea manera, creo que ni con sus hielos lograría desinflamarselo. Ella trató de ponerse de pie agarrandose de la puerta. El infeliz Marino la había destrozado por dentro. Con mucho esfuerzos logró tomar el equilibrio, no quizo saber más, dejó a su destino a su pobre amiga que le tocara el calvario.

Viendo a Mamá en ese estado no podía perderme lo que le harian a Beatriz allá abajo, así que ya con mi habitación desocupada me apresuré a encender mi computador y comprobarlo.

-‘‘¡Ooohhhh!! Que buen polvo me acabo de habentar ..hermano, te sacaste un diez. ¡Las Putitas que conseguiste están fenomenales! Jea, jea, jea.. Acabo de tronar a la culona haya arriba Jea, jea, jea.. La pobre no logrará sentarse en un mes Jea, jea, jea..’’

-‘‘¡Ya sabes, hermano!, no te lo dije. No te dije que te tendria un buen culo para cuando regresaras ..lo prometido es deuda, hermano ’’. Decía el Tito tomándose una cervesa.

-‘‘Bueno, no perdamos tiempo ..sigues tu Mamita. Aqui tengo leche todavía para ti, Mamacita ’’.
Beatriz todavía se encontraba chupandole el nabo al Borre, el mendigo gordo la tenía bien sujeta de los cabellos manejando la mamada.

-‘‘¡Esta desgraciada chupa como becerro! ..se había hecho la apretada al principio, pero con mi tecnica logré domarla y mirala ahora ..encantada de la vida chupandome el garrote Jejeje.. ¿Verdad, Mamita? ..haber cuentales a todos como te gusta mi verga ’’.

-‘‘¡Shhii! ..mg encgntg tgu ggarrgggtgg...’’ Tratraba  de decir Beatriz atragantandose de carne.

-‘‘¡Hey que paso con los modales, Señora! ..no le he dicho que no hable con la boca llena ’’.

-‘‘¡Gloggghhh!, ¡Aaaahhh!! ¡Siiii!! ¡Me encanta!! ..¡me encanta tu verga, gordito!! ’’.

-‘‘Jejeje.. Eso era todo, Mamita ..sigue chupando ’’. Le dijo agarrandola de la nuca para dirigirla nuevamente a su nabo.

-‘‘¡Glassshiashhh!! ¡Uhmm!! ’’ Y sin ningún pudor seguia su trabajo.

Estos desgraciados habían pisoteado la vanidad y la dignidad de las dos Señoras, Beatriz ya no era aquella mujer sobervia y antipatica que era antes, ahora parecia gozar sin tapujos el sexo no consentido que le ofrecian sus agresores. Ella misma, la que se sentía por arriba de las demás, la Primera Dama de la Ciudad estaba agatas chupandole la verga a un ex-recluso. Popeye bajó de las escaleras como un triunfador, como un rey que acababa de conquistar un imperio, nunca imagino que al regresar a puerto se toparía con este edén de hembras tan espectaculares, y con una sonrisa que le llenaba el pasamontañas bajo totalemente desnudo, con su manguera a medio morir, sin una pisca de vergüenza se presentaba frente a ellos totalmente encuerado, con su ropa en las manos.

-‘‘Espera, Popeye ..ya te la voy a dejar, ya casi termino Jejeje..’’ Decía el Borre moviendo más la cabellera de su captora.

-‘‘Hombre, tomate tu tiempo Jea, jea, jea.. Nomás no me la vayas a manchar mucho Jea, jea, jea..’’

-‘‘¡Ya oiste, Perrita! ..te vas a tragar toda mi lechita. No quiero que vayas a manchas a nuestro invitado ¿ehhh? ’’.

La muy guarra todavía le dedicó una sonrisa con la tranca adentro de su boca, aceptando la petición de su violador. Beatriz todavía no sabía el calvario que se le aproximaba, el mendigo negro todavía tenía vigor, con las fuerzas suficientes como para dejarla deshecha y tras la tremanda follada con mi Madre, seguro que en esta ocación tardaría un poco más en llegarle el éxtasis.

Parecia una pelicula porno en el salón de mi casa, mientras el Tito y su hermano platicaban de tantas cosas que hicieron cada uno por su lado, en la sala el Borre era acarisiado por la boca de Beatriz, los desgraciados ya veían aquello como una cosa normal, estaban los tres asquerosos tipos encuerados en mi casa tomándose todo el licor de la casa, con la mayor naturalidad del mundo, para nuestra maldita suerte, Mamá y yo no teniamos ninguna relación con algún vecino que pudiera dar auxilio a esta vejación, así que la casa no era interrumpida por nadie, cosa que hacía que los desgraciados se dieran el lujo de andar por doquier con sus trancas al aire.

Yo ya no hallaba la hora de salir de este maldito closet, ya no sentía las piernas, decidí salir un poco a estirar mis extremidades, eh ir a orinar un poco tratando de no hacer ruido, porque si llegara a ser descubierto, no sabía como reaccionaría Mamá al darse cuenta que su pequeño niño de 12 años había visto como ese negro asqueroso le había destrozado la cola. En eso los gruñidos del Borre anunciaron su final en la boquita de Beatriz, la pobre tuvo que tragar con todo el asco del mundo esa asquerosa nata agria que se le pegaba a su paladar por lo espeso, el desgraciado gordo no sacó la verga hasta que la pobre lo hubo tragado todo, y con una sorisa de Putita sensual, sacó su lengua para que su agresor pudiera supervisar que efectivamente todo había llegado a su estomago.

-‘‘Jejeje.. ¡Que Putita resultaste! ..me has dejado los huevos disecados cabrona. Ande, vaya con el otro señor ’’. ¡SPLASSHHH!! Con un tremendo nalgadón, el Borre la dirigió a su calvario.

La muy guarra se puso de pie acomodandose el vestido y los calsones rotos, como si le pudieran tapar algo. Se acomodó un poco la cabellera ya que el Borre se la había alborotado toda de los terrible jalones y con un sensual caminado se dirigió a dónde se encontraban el par de negros.

-‘‘¡Ya terminé! ..y me dijo su amigo si se les ofrecia algo ’’. Dijo Beatriz en un tono como de una niña.

-‘‘Jea, jea, jea.. Primero limpiate, Mamita ’’. Le dijo el negro apuntandole al labio.

La muy cerda todavía traia un grumo de lefa entre sus labios de su anterior mamada, pero con movimiento sensual de su mano se quitó el sope de esperma para después llevarselo a la boca y disfrutarlo como si de un bocadillo se tratara.

-‘‘¡Mmmhh! perdón, que distraida soy Ji ji ji.. ¿En que estábamos? ’’.

-‘‘Voy a extrañar a estás Putitas Jajaja.. Quedamos en que ibas a atender a mi hermano, Señora ..así que no nos interrumpa y agachese que haya abajo esta su trabajo ’’. Le ordenó el Tito apuntandole a la tranca de su hermano.

-‘‘¡No!, espera ..mejor porque no me haces un bailecito mientras me recupero. Tu amiga me dejó seco ..pon algo de musica, gordo. Anda ..ven subete a la mesa ’’.

Beariz subio a la mesita del centro para demostrar sus dotes de bailarina, lo que ella siempre presumia, ya que decía que de chica era bailarina clasica, pero esto no sería como ella pensaba, los tipos querian otro tipo de baile.

-‘‘¡Hey!, hey que haces estúpida ..¿eso que es? ’’.

-‘‘Baile, Papito ..no me pediste que bailara para ti ’’.

-‘‘Esas son estupideses ..lo que quiero es que bailes como una Puta. Quitandote la ropa ..quiero que me pares la verga con un baile cachondo. ¡No tus babosadas de niña rica! ’’.

La amenaza surge el efecto esperado y ella reanuda el baile, esta vez con mayor sensualidad, la verdad era que ella no estaba acostumbrada a bailar de forma sensual, pero por el miedo de que ese negro fortachón le hiciera algo, trató de hacerlo de la mejor manera. Con algo de timidez mueve su cabeza de una lado al otro, mientras cierra sus ojos, trata de pensar que esta en una fiesta bailando con su amigas, pasa las manos por su cuerpo, contonea sus caderas y su pelvis en movimientos lentos insinuantes, mientras continua bajando los tirantes de su vestido de una manera coqueta, los desliza por sus hombros y los vuelve a subir. Una vez que ha terminado, los baja dejando ver su par de pechos prominentes apricionados con un bello sostén de encaje azul cielo.

-‘‘¡Espera, ahi! ..¡vaya que par de tetas! ¿Son operadas, Putita? ’’.

-‘‘¡Esté! ..si ’’.

-‘‘Jea, jea.. Pero que Putita eres ..¿te gusta calentar a los hombres con esas ubres, verdad? ’’.

-‘‘No ..fue un regalo para mi Marido ’’.

-‘‘Jea, jea, jea.. Pues espero y no se enoje de que te las dejemos un poco mayugadas, ¿verdad? Jea, jea, jea..’’

El mendigo negro le soltó un terrible golpe en la teta derecha con su mano abierta, haciendo que ella se extremeciera de dolor y empezara a llorar.

-‘‘¡Hayy! ..¿por, porque me golpeas?, si me he portado bien ’’.

-‘‘¡Porque siempre me dio coraje ver a los riquillos como tu Marido tener viejas como tú! ..tan recatadas, siendo que por dentro son unas perritas insaciables. ¡Ahora no pierdas el tiempo y empiezate a encuerar que ya me paraste la verga! ’’.

La pobre Beatriz resignada, obedecía, no quería ser castigada por ese enorme negro, y mientras por sus mejillas rodaban un par de lágrimas, toma con sus manos los bordes de su falda y lentamente la levanta por sobre sus torneados y apetitosos muslos, hasta que aparece el triangulo de sus braguitas azules. El tipo le indica que separe las piernas y se incliné hacía delante para mostrarle todo sus encantos.

-‘‘¡Y ahora tú! ..¿porque traes los calzones rotos? ’’

El Tito se acercó a su hermano y le dijo cosas al oido, soltando una carcajadas los dos tipos.

-‘‘Si seras marrana ..no me digas Jea, jea, jea..’’

Mientras ella continua con su baile, el cual había logrado poner cachondos a sus secuestradores, quienes ya medio borrachos alaban la sensualidad de la Señora y comentan bulgaridades sobre ella y su Esposo. Beatriz suelta su falda, lleva sus manos hacía el cierre de la parte trasera de su vestido y la baja, la falda beige cae a sus pies. Se escuchan gritos de euforia de los sillones, el contraste del la piel blanca de Beatriz resalta rodeada de esos tipos de color oscuro y el panzón del Borre.

La pobre esposa del Gobernador lleva sus manos al frente y suelta el corchete ubicado entre las copas del hermosos sujetador, el cual aprisiona ese par de tetas que todavía se dibuja entre una de ellas el par de dedos del tremendo golpe que recibio del asqueroso Marino. Éstos se bamboleaban a causa del movimiento, cuando ella separa las copas y lo arroja hacía un costado, de sus pechos sueltos emana un agradable aroma a perfume de mujer. Su tamaño es magnifico, no presentan estrías, se aprecia con claridad los puntiagudos pezones de color rozado y las pequeñas areolas que lo abrigan. La Señora mueve su cuerpo semidesnudo al compás de la música, la cual esta pronta a terminar. Introduce sus pulgares por los costados de la minúscula prenda que aun cubre poco el más anhelado tesoro de su cuerpo.

-‘‘¡Espera! ..esto dejamelo a mi Reyna. Jea, jea, jea..’’

El tipo cierra sobre la prenda sus puños, y con un movimiento violento le arranca el calzón y lo arroja al gordo del Borre que esta sentado a la izquierda de ella. Los últimos compases de la canción resuenan en la habitación. Beatriz se queda inmóvil con sus brazos al costado de su cuerpo, mientras por sus mejillas caen lágrimas de impotencia y vergüenza por lo que estara obligada hacer. El desgraciado Marino recorre con la mirada el cuerpo desnudo de Beatriz. Es magnifica dice, sus pechos son generosos y apetecibles, el abdomen es liso y un bien delineado triangulito de vello corona su monte de venus. Le ordenan que gire su cuerpo para ver la belleza de su trasero, el cual muestra la anterior batalla con sus captores, su ano esta ligeramnete irritado e inchado producto de las tantas arremetidas de ese par de miserables.

El Popeye pide a uno de sus compinches que acerque una de las sillas del comedor al centro de la habitación, y ordena a Beatriz que tome siento. La pobre obedece e instintivamente cruza sus piernas y coloca sus manos en su regazo para proteger su coño de las miradas de todos, ( como si no se lo hubieran visto con anterioridad ). Beatriz le había agarrado un terrible miedo al negro ese, desde que descargó su furia en una de sus tetas, se mostraba obediente y sumisa. El Popeye se pone de pie frente a ella y lentamente le empieza acarisiar su pelo, ella fija su mirada en la prominente tripa que cuelga entre sus piernas, la mira con terror, con miedo y eso que el tipo la tenía semi-erecta, tendría que esperar a verla desplandeciente.

El Marino con su gruesa tranca, camina en círculos alrededor de la pobre mujer con una botella de licor en su mano. Se ubica detrás del respaldo de la silla y acaricia el pelo castaño de la Señora por unos instantes, mientras bebe un sorbo de licor desliza su mano hasta tocar un hombro desnudo. Beatriz no puede evitar un ligero temblor de su cuerpo cuando la mano callosa hace contacto con ella. Él negro abre la palma de su mano y la dirige hacía uno de los pechos, lo palma repetidas veces, hasta aprisionar entre sus dedos el pezón, el cual acaricia hasta que éste se transforma en una punta. Ella trata en su mente de evitar el placer que le producen las caricias a que es sometido el pezón, el infeliz juega con el, lo aprisiona entre sus dedos, lo estira, pero de forma delicada, sin llegar a la brusquedad en las caricias que realiza, tras varios minutos se detiene, camina hasta colocarse frente a Beatriz y le extiende la fina botella que era de mi Padre, pero que ahora ya les pertenecia.

Tito viendo la pausa como su hermano se deleita con la mujer se excita rápidamente, camina hacía Beatriz y le ordena que abra las piernas, ella obedece y las separa, dejando al descubierto una espléndida visión de su panochita. Nunca en su vida había pensado estar en esa situación, abierta de piernas frente a 3 tipos, jamás había sufrido semejante humillación, verse así expuesta, mostrando toda su intimidad a la vista de un grupo de hombres que las unicas intenciones que tenian era de saciar sus ancias con su cuerpo, se siente como si fuera un objeto, una cosa, una Puta que necesita que ser montada.

El Marino se acerca y vierte una cantidad de vino espumante sobre el pecho de la asustada Beatriz, quién se estremece mientras el frió licor moja su conejito y hace contacto con su intima piel. Se arrodilla entre las piernas abiertas e inclinando su cabeza, comienza a lamer la cara interna de los muslos, los que están mojados por el licor, saborea con avidez la suave piel, y lentamente dirige su boca hacía la abertura de Beatriz, separa sus mojados labios mayores e introduce su lengua en el interior de su intimidad.

El desgraciado negro realiza su trabajo con tranquilidad, mientras su lengua acaricia el clítoris, ella siente como su propia humedad se mezcla con el frío licor. El negro centra su caricias en el clítoris, lo mordisquea, lo besa y pasa repetidamente su áspera lengua sobre él, disfrutando del sabor de los jugos de la Señora mezclados con el licor, quién a esa altura y muy a su pesar, trata de suprimir en su mente el efecto provocado por las caricias a que es sometida, nunca en su vida había sentido algo igual, este negro la trataba diferente a como los otros dos la habían usado. Él era mas tranquilo, se deleitaba con su cuerpo, saboreandolo, disfrutando de cada centimetro de su piel, se sintió agusto, tranquila, ese terrible negro que le había causado tanto dolor ahora estaba empezandola a excitar, empezaba a prender su cuerpo de una manera placentera, su cuerpo estaba reaccionando por las carisias de ese mounstro.

Beatriz siente como su pezones se erizan y se ponen puntigudos, trata de evitar el placer que le proporciona ese desconocido que tiene el control sobre ella. Gotas de sudor comienzan a perlar su frente. La Señora se apoya de los brazos de la silla, mientras el negro coloca sus manos en sus caderas y la atrae hacía él. Ella se da cuenta que se esta ofreciendo de más, pero no puede evitarlo, su cuerpo la traiciona y abre aun más sus piernas, siente como una ola de placer inunda su vagina y recorre su cuerpo hasta que de sus labios escapan gemidos.

-‘‘¡Ouuuhh!! ¡Diosss! ¡No! ¡Aaaaarrrgggghhh!! ¡Aaahhh!! ¡Aaahhh!! ’’

El orgasmo ha sido brutal, Beatriz se desploma en la silla al tiempo que el Marino se levanta con una sonrisa de satisfacción, su enorme reata erecta secreta liquido preseminal dando aviso que esta lista para la acción. Beatriz estaba disfrutado tanto de las carisias de ese negro terrible, gotas de sudor cubren su cuerpo, su respiración agitada poco a poco recobra el ritmo normal, por los costados de la silla cuelgan sus brazos completamente vencidos, tiene las piernas abiertas y la cara interna de sus torneados muslos están mojados con una mezcla de licor, sudor, saliva y jugo vaginal. Trata lentamente de recobrar la compostura de su cuerpo, junta sus piernas mientras alza la cabeza y su vista recorre la casa, creeyo que había estado en un sueño, el Popeye la había hecho volar en el infinito del placer.

A una señal del Negro musculoso, los dos hombres se acercan a Beatriz y le ordenan que se ponga de pie, ella se incorpora mientras el Borre se ubica por detrás y pasa sus brazos bajo las axilas de la Esposa del Gobernador, cubriendo con sus manos los voluptuosos pechos, aprisionándolos con fuerza al tiempo que su erecto pene ejerce presión sobre el maltratado culo de la Señora. El Tito arrodillado frente a ella acerca su rostro hacía su vientre y al igual que su hermano comienza al lamerlo, junta sus dientes dando pequeños mordiscos sobre la piel de la Primera Dama. Con sus manos le intenta separar las piernas, pero la Señora se resiste, necesita un descanso, pero el Borre no tiene paciencia y desde su espalda le da un fuerte apretón en los pezones como señal de que toda resistencia es inútil.

Colocan boca abajo a Beatriz sobre la mesa de vidrio dejando el blanco culito en pompa y listo para ser ejecutado. La pobre intenta moverse pero el Marino le da un fuerte golpe en las nalgas que le arranca un grito de dolor.

-‘‘¡No te muevas, Perrita! ..seguro que lo vas a disfrutar ’’.

-‘‘¡Por favor, no me lastimes! ..¡por el culo no! Ya lo tengo muy irriado ..¡mejor cogeme por mi cuquita! ¡Si!, por ahi, por favor ’’.

-‘‘Jea, jea, jea.. La señora la llama su cuquita Jea, jea.. ¡Yo le digo panocha! ..y no te preocupes, también te la voy a voltear Jea, jea..’’

Son vanas las suplicas de Beatriz por evitar ser sodomizada, el negro musculoso sujeta su cuerpo sobre la mesa, le ordena a su hermano que se apoye sobre los codos, de esta forma podrá magrearle los pechos que cuelgan libres, mientras él se arrodilla frente al objeto de su deseo, acerca su rostro hacía las nalgas separadas y con su lengua comienza a lamer la raja de la Señora en toda su extensión.

Tal vez hubiera sido mejor para Beatriz haber subido con el negro a una habitación, pero ahora no sólo la violaría el Marino, si no que el Tito y el Borre también, con lo que vieron hacer al hermano, para su triste calvario sus penes volvieron a la vida. Lo bueno para ella era que ahora se habían tomado el tiempo para prepararla, como un efecto mágico, Beatriz contribuye a la penetración dilatando sus músculos y separando aun más sus piernas, a pesar de la incomoda posición en que se encuentra. El Negro musculoso introduce su dedo en el conducto anal de la Señora, mientras ella mueve su pelvis al compás de la penetración. Tras varios minutos de trabajo, el orto es trabajado libremente permitiendo el acceso de ese largo dedo que es acompañado con los movimientos pélvicos de ella.

-‘‘¿Parece que te esta gustado, Perra? ..ya no dices nada ’’.

Sonriendo complacido el Negro se levanta sacando su dedo del culo dejando vacia a la pobre Señora, palmea sobre la mesa, invitandola a sentarme sobre ella. El frío del vidrio se cuela hasta lo más hondo de su sexo, ahi estaba la Primera Dama de la Ciudad, completamente desnuda con sus piernas abiertas sobre la mesita de vidrio que tenemos en la sala. El desgraciado Marino se agacha y pone su cabeza bajo la mesa, al salir brinda una amplia sonrisa.

-‘‘Jea, jea, jea.. ¡Levántate! ’’. Le pide.

Sobre la mesa una mancha mojada con rastros de condensación a su alrededor.

-‘‘Así es como una sorra ha de dejar una mesa de vidrio Jea, jea, jea.. ¡Muy bien! ..serás una verdadera
Puta cuando consigas esto con tus calsones puestos Jea, jea, jea..’’

Luego la tomó de un brazo y la acostó nuevamente boca abajo sobre la mesa de centro, quedaban colgando sus caderas y cabeza. El morbo era gigantesco, mi pene nuevamente se puso de pie para la acción, ya lo tenía todo adolorido, pero por las imágenes que estaba viviendo no me dejaban pensar con claridad, tan sólo pensaba en pajas, me estaba volviendo loco, lo único bueno era que no iba a ser Mamá la sometida, si no la Madre de aquel desgraciado que me caia en los huevos, la cual estaba siendo sometida no con uno, si no por tres tipos.

El Popeye volvió a la carga, pero esta vez a través de la concha, que aunque ya la habían dilatado acabó arrancándole un largo grito y luego roncos gemidos. La pobre se ha de ver sentido rellena por dentro, se quedó muda y con sus ojos tremendamente abiertos, jamás imagino tragar tanta verga por la chocha. La pobre se sujetaba de los bordes de la mesa y cerraba con fuerzas los ojos, apretando la mandíbula, parecia que era virgen de esa parte, por las dimenciones de esa tranca. Cada vez que la sacaba parecia venirse con la matriz hacía afuera. El negro estaba sintiendo un gran placer con lo ajustado de esa funda, a pesar de los tremenos gritos de la Señora, el Marino parecia no inmutarse, esta vez no la quería dejar viva. Su pelvis se estrellaba fuertemente contra mis nalgas, sus huevotes rebotaban por todos lados, los senos de la pobre se zarandeaban violentamente y ella se esforzaba mucho por no desfallecer.

-‘‘¡Aaarrrggghhhh!! ¡Aaaarrggghhhh!! ¡Ohhh! Por dios noooo ..¡sacamelaaaaa!! ¡Arrrggghhhh!! ’’.

-‘‘¡Aguante perra!! ..¡yo sé que te va a gustar! ¡Ufff!! ¡ufff!! ’’.

-‘‘¡Aaaarrgghhhh!! ¡Noooo!! ¡Arrgghhhh!! ¡Aaaahhh!! Sacalaaaa por.. fa.. vorrrrr..’’

-‘‘¡Dígamelo! ..¡Dígame que le gusta! ’’ Le decía el negro encaprichado contra su pobre ‘‘cuquita’’ como ella le decía.

-‘‘¡Nooooooo!! ¡Aaaaarrrgggghhhh!! ¡Me vass.... parrttiirrr en doooossss!!! ’’

-‘‘¿Lo quieres más duro, perra? ’’.

-‘‘¡NOOO!! ¡Aaaarrrgggghhhh!! ¡Sacalaaaaa Piedaddd!, ¡Piedaddd!! ’’

Y vaya si lo estaba haciendo, los golpes de su pelvis eran extremadamente violentos. Podía ver el sudor del Marino caer sobre la espalda de Beatriz, y su rígido palo entrar y salir de su interior raspando sus entrañas, casi arrancándole la vulva. Le dio como un animal hasta que se cansó y se la sacó, la pobre calló bajo de la mesa del comedor desfallecida, extasiada con su chocho abierto e inchado. Pero el negro acababa de iniciar, los dos tipos estaba parados aun lado viendo la acción, no se podian mover al ver lo sucedido, y esque la violación había sido tremenda, algo de culpa y misericordia entró en sus mentes, y esque en lo que ellos estaban de acuerdo era que ellas habían sido complacientes, les entró algo de angustia al ver como trataba el Marino a la pobre Señora.

-‘‘Tranquilo, hermano ..dejala que se recupere un poco ’’.

-‘‘¡Ahorita va a saber lo que es una buena reata esta desgraciada! Jea, jea, jea..’’

Agarró a Beatriz de los pelos y comenzó a cogérsela con violencia por la boca, la pobre ni siquiera trataba de oponer resistencia, en sus ojos se leía que le faltaba el aire, que le dolía… y algo más.

-‘‘¡La vas a ahogar animal! ’’ Le gritó el Tito.

-‘‘¡Callate estúpido! ’’ Le gritó y le pegó un manotazo que casi lo tira al suelo.

-‘‘Tranquilo, Popeye ..tu hermano sólo quiere que no la vayas asfixiar ’’.

-‘‘No quiero que hagán nada estúpido, sino que tomén parte en esto. De todas maneras ya sabén cómo funciona todo esto, ¿o no, Puta? Si tratán de hacer algo, me las vas a pagar como no tienen una idea ’’. El Marino se había puesto como diblo, tanto que ninguno de sus compinches se atrevia hacer algo para pararlo.

Ante esas amenazas no tuvieron opción, parecia que el Borre y el Tito le tenian un pavor al Marino, por que ya no quisieron decir nada, el Negro parecia un diablo, sus ojos dibujaban un tremendo coraje. Entonces la agarró de la cabeza y le comenzó a dar más duro, la pobre Señora ya no sentía lo largo si no lo tupido. Yo la oía gemir adolorida, como pidiendo compasión sin palabras, pensé que ni se le ocurra a Mamá bajar en éstos momentos, ahora que el negro estaba desatado, era capaz de matarlas, hasta su hermano mismo se sorprendio de la actitud cambiante del negro. Minutos después (que a todos nosotros se nos hicieron eternos) El Marino alcanzó el clímax y eyaculó dentro de su garganta, ella empezó a toser y a escupir semen por la comisura de sus labios. Luego que él se retiraba, ella seguía tosiendo, expulsando de su interior todo el semen que le dejó en la garganta, no hubiera hecho eso, ese degenerado se lleno de cólera.

-‘‘¡Cómo te atreves a dejar caer mi semen, PERRA!! ’’

La comenzó a azotar con la mano en sus coloradas tetas, ella se apresuró a recogerlo con la boca, pero de todas maneras le dejó feas marcas con rojas manchas en su cuerpo.

-‘‘¡Así está mejor ..PERRA! Enseñale a tu macho como te gusta el sabor de su semen ’’.

La pobre lo miró a los ojos, llorando y sin palabras, ya no había nada que hacer, se puso a jugar el semen con la lengua frente a él, la pobre con la mirada en el suelo estaba llorando.

-‘‘¡Ahora tragatelo! ..y vuelve a limpiar mi garrote ’’.

-‘‘Pe, perdón ’’. Fueron las unicas palabras de Beatriz, no tenía de otra, tenía que obedecer o sufrir los golpes.

Con el gran pavor a su captor trató de hacerlo lo mejor posible, lo besaba apasionadamente, chupaba todo el tronco quitando todo el semen embarrado por todo lo largo de esa extremidad, en breves momentos después el mastil estaba nuevecito brillando de lo limpio. Y cuando desunio los labios, de esa gruesa carne una línea de baba quedaba adherida.

-‘‘¡Jea, jea, jea, jea, jea!.. ¡no te hagas la mosca muerta, si eres una perra sucia, la mas grande ramera, jea, jea, jea, jea!.. Ahora, viene el final ’’. Dijo el Negro con su garrote todavía queriendo lucha.

El desgraciado Negro todavía poniéndose de pié y mostrando que no había perdido ni un centimetro de su erección, se dispuso a seguir con el tormento. ¡Esté infeliz deberia de ser actor porno, tenía un vigor sorprendente! Agarró a Beatriz de los hombros y la empujó violentamente contra la columna de la pared, la agarró de los muslos y la levantó en el aire con sus dos manos, la pobre parecia que iba a trepar la trabe.
Cuando sintió por debajo que la enorme tranca se acercaba a su cuevita cerró los ojos y pretó los dientes, sabía lo que con angustia se le venía, el infeliz Negro sin darle chanse de tomar aire le retacó la tranca clavándola por completo. La pobre Señora sintió como de un sólido empujón toda su voluminosa manguera se perdia en sus entrañas. Ella pegó un grito que trató de ahogar mordiéndose los labios, aunque estaba lubricada, le había dolido horrores, su chocha la tenía al rojo vivo.

-‘‘¡Espera, Popeye! ..ella todavía no estaba lista ’’. Protestó el Tito.

-‘‘¡Ella siempre está lista! ..¿verdad, Señora? ¿Verdad que es una Puta viciosa? ..que se le puede penetrar en seco, que en apenas minutos se le moja la panocha hasta empaparse ’’.

Le comenzó a dar bien duro, su carita de ángel estaba deformada en una fea mueca de dolor, todo su cuerpo se había tensado, mordiéndose los labios y la lengua, tratando de evitar gritar o gemir, seguramente un último destello de dignidad. Veía como sus hermosos senos se estremecían a cada embate, como todo su cuerpo temblaba, mientras que yo no podía hacer otra cosa que ver la manera tan salvaje de como la violaba. No esperaba eso, no esperaba nada de lo que estaba ocurriendo este día, lo cierto era que la pobre Beatriz estaba pagando su traición hacía Mamá. Pero al verla brutalmente cogida de esa manera me dio una nostalgia y algo de lastima, la pobre era lanzada hacía el pilar sin conteplaciones, haciendo que sus pechos se rasparan en la rugosa superficie del muro.

Miré hacía un lado y allí estaban el desgraciado del Borre, sobándose su prominente paquetes, mientras veían con atención a su compañero violando a esa pobre mujer. Pero aunque estaba visiblemente excitado no participaba, me pregunté si participarian en el festín luego, pero al parecer no querian ni interrumpir al mal humorado Marino.

Mientras tanto, frente a mí monitor veia como Beatriz era tomada como una piñata, los golpes de la pelvis del tipo sobre su sexo parecían puñetazos en una bolsa de arena y su cuerpo pequeñito se sacudía de una forma terrible. Ese pene larguisimo le entraba una y otra vez sin compasión, lacerando salvajemente su delicada vagina. No pudo más y perdió la compostura.

-‘‘¡Aaaarrrggghhhh!! ¡Ohhh! ¡Por dios yaaaaa!!! ’’. Berreó Beatriz desesperada.

-‘‘¡Siiiii PERRA!! ¡Gritaaaa!, ¡Gritaaaa!! ¡Porque no tendré compasion de ti!! ’’

-‘‘¡Aayyy!! ¡Yaaaa!! ¡¡Aaaaggghhh!! ¡Me estás haciendo pedazooosss!! ’’

-‘‘¿Así te gusta verdad Perra? ¡Dilo Perra!! ..¡di como te gusta que te cojan!! ’’

-‘‘¡Nooo!! ¡Aaaarrggghhh!! ¡Eres un animaaaaaaayyyy!! ’’

-‘‘¡Siiii!! ¡Soy un animal y me gusta partir Putas!! ¡Toma!, ¡Toma desgraciada!! ¡Hasta el fondo!! ’’

-‘‘¡Un animal No!!! ¡AYYY!! ¡Beeaagghh!! ¡Perdonameee!! ¡HAAYY!! ¡YAA!! ¡Por favor, YAAA!! ¡Me
partes por la mitaaaaaddddd!! ’’

Aquello era demasiado para mi, me tapé la cara con las manos para no ver más, no lo podía creer, como era posible que el pequeñito cuerpo de Beatriz resistiera tanta tortura. El desgraciado negro era una maquina para follar, le estaba dando bien duro, estrellando sus caderas con gran violencia y potencia contra las pobres nalgas de Beatriz, estremeciéndola completamente y haciéndola gritar y bramar, al tiempo que la agarraba de las nalgas y la penetraba más duro y rápido. Lentamente se detuvo, creí que ya había acabado pero no fue así, la levanto de las nalgas y cargándola en el aire, la siguió cogiendo de manera que las penetraciones fueran más fuertes y profundas, era todo su peso con el que ella sola se ensartaba ese tremendo palo. La pobre gritaba y gemía como una loca:

-‘‘¡Te gusta así, Marrana!! ¿Te gusta así? ..jugar al palo encebado Jea, jea, jea.. ’’

-‘‘¡HAYYY!! ¡YAAA!! ¡No tan duroooooo!! ¡AAYYY!! ¡PAAARAAA YAAA HIJO DE PUTAARGGHH!!! ¡AARGGHH!! ’’

El negro la soltó haciendo que se deplomara en el suelo, la pobre sentía latir su panocha de lo irritada que la tenía, con esta terrible follada no lograría cerrar sus piernas en varios meses. La pobre quedó tirada como muñeca de trapo, para su suerte quedó boca abajo enseñando su culito a su agresor que sin pensarlo se infilo rápidamente.

-‘‘¡Borre! ..agarrala que ahora si va a gritar ’’.

-‘‘¡No! ¿Que vas hacer? ¡Noooo!! ¡Espera nooo!! ¡Eso no! ..¡me vas a desgarrar!! ’’ Le dijo Beatriz dandose cuenta de sus intenciones.

-‘‘¡Silencio, vieja Puta! ..que lo estás deseando. Mirá como tienes de abierto el culo ’’.

Tenía razón, apenas si le metió un dedo en el culo este se lo tragó sin resistir, ya lo tenía mas abierto que un sifón. Inició una lenta pero inexorable presión, comenzó a empujar y ella por lo asustada, cerró el esfínter. Pero dio igual empezó a sentir como esta tranca abria su intestino al máximo, de nada le sirvió que lo tuviera abiertísimo, de igual manera sintió como si un fierro hirviendo la atravezara por dentro. Le metió la punta haciendo que gritara del dolor, y sabiendo que era ya imposible salvar su ano y que sus palabras de súplica no servirían de nada, decidío hacer todo lo posible por relajarlo y facilitarle las cosas. ¡Se la clavó hasta los huevos de golpe!

-‘‘¡AAAAAAHHHHHHH… NOOOOOOOOUUUUUGGGHHHHH!!!! ’’ Gritó desaforida.

-‘‘¡Ahorita gritás perra! ..pero luego me la vas a estar pidiendo a gritos Jea, jea, jea.. ’’ Le respondió él.

Por lo menos tuvo algo de piedad para dejársela quieta dentro unos instantes, para que su esfínter se acostumbrara al cuerpo extraño que tenía clavado. Pero que se iba a costumbrar, esa terrible tranca ponía aprueba la elasticidad de las ligas anales de la pobre Esposa del Gobernador. Y así no importandole los descalofriantes gritos se la fue metiendo lentamente, cuando la tranca chocó con el tope de sus tripas dio inicio a los movimientos de pendulo, adelante y atrás, introduciéndosela entera cada vez. El Marino iba aumentando la regularidad y potencia mientras le tiraba del pelo y le azotaba el culo a punta de manotazos. El Negro sólo se reía y le seguía sambutiendo ese brazo, cogiendola por completo, coordinándose a la perfección con los quejidos de la Primera Dama.

-‘‘¡Ohhh! ¡DIOSSS NOOO!! ¡ARRGHHH!! ’’

-‘‘Este culo vale oro ¡BRRUUAAAAHH!! Porque no empezé por este canal Jea, jea.. ’’

Por suerte su ano le produjo mucha fricción al pene del Marino, e hizo que no tardara demasiado, al hombre no le dio ni tiempo de sacar su macana del interior de la Señora, se empezó a tensar todo su musculoso cuerpo inundándole el interior de los intestinos mientras bramaba y maldecía en voz alta. Le conte como 8 disparos profundos que Beatriz pudo contar al sentirlos en el fondo de su recto, el desgraciado negro disparaba como si fuera una manguera llenandole el recto rebosante de leche. Le quedó encima, sostenido con las caderas de ella.

-‘‘¡OOOOHHH!! Señora ..tengo que admitir que nunca me imaginé encular a una Dama como usted, ¡una que fuera tan Puta!, ¡tan perra!, vas a ser una ramera magnífica jea, jea, jea..’’ Le dijo mientras ella se encontraba llorando y aterrada.

-‘‘¡Perra! ..perra mía ’’. Apenas podía hablar, estaba jadeando.

-‘‘Pero ni creás que esto va a terminar tan rápido ..ahora sigo yo ¡Abre la boca, desgraciada! ’’. Gritó el Borre empalmado.

El desgraciado Gordo ya tenía la pistola a punto de reventar por la sadica enculada del Marino, le tomó la devil cabeza de Beatriz y le metió el garrote, que pudo hacer la pobre, estaba fatigada, derrotada, sodomizada, abatida, lo único que pudo hacer fue abrir la boca y rogar para que no tardara mucho. Para su suerte los grandes sementales ya estaban acabados de tanto follar, no bastaron unos cuantos embates para llenarle los cachetes con lefa, la cual con los ojos llorosos no tuvo opción en diregir nuevamente esa leche rancia y cuajada que le depositaban.

-‘‘¿Te acabo en tu lengua, desgraciada? ..¡vamos, trágatelo todo! ’’.

La Pobre Beatriz ya no sabía donde estaba, todo sus pensamientos se centraban en el dolor de su culo y en como se lo habían dejado, con el rostro semi-inconciente solo levantó la mirada para suplicarle con los ojos. Pero no tuvo mucho tiempo para pensarlo. Luego de unas cuantas palpitaciones fuertes sintió que la verga en su boca escupía contra su paladar. Una primera sensación de asco hizo que abriera sus ojos de par en par frente. Inmediatamente y sin poder reaccionar sintió como el miembro retrocedía dejando su cabeza sobre su pulposa lengua y una vez más escupía, esta vez un torrente más espeso y cuantioso que el primero, que se amontonaba sobre su lengua y se derramaba entre sus dientes. Luego de las siguientes tres andanadas de semen, su boca estaba inundada del blanco y espeso fluido. Con la mano sosteniéndole su barbilla el Borre se apartó para dejala a la vista de todos con la boca inundada. Con una grotesca imagen, Beatriz mostraba en su rostro y su boca abierta su nevada lengua mientras el gordo la obligaba a cerrar su boca y tragar su regalo.

-‘‘Trágalo, Putita ..es un regalo para que nunca me olvides y me recuerdes cada vez que saludes a tu Esposo
Je, je, je..’’ Ordenó el Borre.

Sin otra salida, Beatriz saboreo el semen y con tremenda dificultad fue tragando lo que pudo. Finalmente abrió la boca y la mostró nuevamente a su violador. Gran parte se había ido, pero persistentes hilos unían sus labios superior e inferior con restos del recuerdo. El gusto persistía en su boca y le recordaba su condición de victima.

-‘‘Bueno, Señores ..pues creo que ya fue todo. Despidamonos chicos ..sean agradecidos con las Señoras ’’. Dijo el Tito poniendose la ropa.

-‘‘¡Espera, hermano! ..todavía falta algo ’’. Exclamó el Marino.

-‘‘¿Qué más quiere? ..ya por favor, ya nos violaron ..¿que no tuvieron bastante? ’’ Reclamó Beatriz ya sin poder llorar.

-‘‘¿La violé? Jea, jea, jea, jea.. ¡Si cómo no! ..tanto que sufrió ella. ¡Dinos perra! ..diles cuánto sufriste ’’.
Beatriz no pudo sostener la mirada, sólo se volteó hacía el suelo, se tapó el rostro y se puso a llorar… sólo se puso a llorar…

-‘‘¡Ya, Popeye! ..ya vamonos. Ya tuvimos bastante. Bueno Señoras fue un placeeeerrrr.. estar con ustedes. Esperamos volvernos a ver algún día, digo ya que se les curen sus hoyitos Jajaja..’’ Se despidio el Conserje.

-‘‘La verdad fue magnifico, Señora ..tiene usted el mejor culito de la Ciudad. Y no se preocupe, votaré por su Marido en las próximas elecciones. ¡Ha! ..y otra cosa, no se olvide llevarse su trono Je, je, je...’’ Se despidio el Borre.

-‘‘Realmente nunca las olvidare a ustedes grandes Damas ..lograron tragarse mi nabo. Las Putas deberan tenerles envidia ..me llevaré unas fotos para pajearme cuando este en el mar jea, jea, jea.. Hay me despide de su amiga ..la del culo grande. Le dice que fue un honor dejarselo bien tronado ..cuando quieran otro, busquenme en el muelle 8, preguntan por el Garrudo jea, jea, jea.. ¡Chao Bellas Damas! ’’. Se despido el Marino.

¡Por fin acabo esta pesadilla!! Por fin lograría salir del armario, un día casi entero viendo cogida tras cogida, nunca olvidare éstos dias. Por fin lograría descansar mi mente y mi cuerpo, la verdad creeía que no acabaría, revisé la casa con las camaras y lo único que podía ver eran los cuerpos desfallecidos de Mamá y su amiga, la casa estaba horrible, había latas de cervesa por todos lados, ropa hecha pedazos, fluidos por doquier, y el olor que debio de flotar en el ambiente.

Por mi parte estaba feliz había grabado todo desde mi monitor, tenía toda la evidencia posible para entambar a éstos 3 desgraciados, pero también me daba tristeza de como habían dejado a mi Madre, la pobre estaba desfallecida sobre su cama con su culo en popa, mientras que Beatriz se había quedado a gatas en el piso. La verdad con estas terribles folladas no creo que pudiesen recuperarse rápido, estaban devastadas, mínimo tardarian varios dias en poderse sentar o cerrar las piernas. Por mi parte no me quedaba que esperar a que amaneciera y fuera otro día normal para volver a empezar, tenía que hacer como que llegaba a mi casa, tenía que hacerme el despistado y presentarme al siguiente día, la verdad no sé como encontraría a Mamá el día de mañana....

Desperté al siguiente día y lo primero que hice fue salir de mi cuarto por la ventana trasera, cuidando que nadie me viera, me alejé unas cuadras de la casa, encontré un amiguito en la calle y me quedé jugando con él un tiempo, esperando a que Mamá se recuperara y que Beatriz reviviera, así me la pase hasta el medio día. La verdad el hambre me estaba matando, oigan pues ya llevaba casi dos dias comiendo puras galletas. En eso veo que pasa la camioneta de Beatriz por la calle, por la postura que llevaba creo que no iba conduciendo tan agusto, iba inclinada hacía su derecha, manejando de lado, el mendigo Negro le había hecho trizas la cola, por su cara parecia que no había dormido en una semana, se miraba demacrada y hacía muecas cada vez que su carro daba un brinco o chocaba con un tope, su trasero le estaba pasando factura de los dos dias anteriores.

Bueno sólo faltaba ver como encontraría a Mamá, corrí hacía la casa y abri la puerta, la verdad no esperaba encontrarmela limpia, recorrí la sala cuidando de no pisar los fluidos ya resecos en el piso y tapetes. Encontré entre los sillones la braguita de Beatriz rota, la guardé en mi bolsillo ( como recuerdo jaja.. no todos los dias tenía la oportunidad de ver a Beatriz ) y salí disparado a la habitación de Mamá.

-‘‘¡Mamá!, ¡Mamá! ..ya llegé, te extrañe mucho ’’.

Ahí estaba Mamá acostada en su cama de ladito, la verdad no le quise preguntar de su postura, para no incomodarla. Traté de no ser intrigoso y sólo me acerque a ella, a su lado tenía un bote de pomaba para la inchazón y su ya conocida cartera de hielos. Sus piernas estaban tapadas con una cobija, así que sólo podía ver su torso.

-‘‘¡Pedrito! ¡AYY!! ¡Ouchh!! ..ven acá mi amor. Dejame darte un abrazo ’’.

-‘‘¿Pe, pero que tienes, Má? ’’.

-‘‘Na, nada mi amor ..que ayer tuvimos una fiesta y hoy no amanecí muy bien ’’.

-‘‘Con razón hay un desastre en la casa, Má ..pero no te preocupes Mami, yo lo limpiaré por ti ’’.

-‘‘Hay que lindo eres Pedrito ..sabes que hijito, pase lo que pase siempre estaré a tu lado y jamás me separaré de ti cariño ’’. Me dijo mi Mami tiernamente, con esa mirada que me derretia dulcemente.

-‘‘¡Yo también te quiero mucho Mami! ’’.

Le dí un fuerte abrazo a mi Madre, teniendo cuidado de no moverla mucho, cerré la puerta dejándola descansar, que mucho lo ocupaba y salí directo al refrijerador, el hambre me mataba, luego pensaría que iba a ser con ese desgraciado Conserje. ....


Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (12)
‘‘Visitando Puerto Escondido.’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo....

12 comentarios:

  1. Siiii!!! exxxcelente episodio Pedro! no esperaba tu regreso tan pronto, GRACIAASSSS!!! gran saludo a ti tambien! qué bueno saber que todavía hay mucha Mónica para rato (aplausos) yo tomo nota de tu petición final y así lo haré, hasta pronto Pedro! eres el mejooor!!!

    ResponderEliminar
  2. Es un misterio el capitulo 12 ¿volverá la trama del conserje en "Visitando Puerto Escondido" o habrá nuevas escenas de suspenso y morbo con otros personajes? por supuesto que esperaremos muy ansiosos de leerlo, vale la perna esperarte porque relatos como los tuyos requieren paciencia y tiempo.. muchas graxias amico!!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Te escribí a tu mail Pedrito, ojalá puedas responder.

    Si me preguntas como me la imagino a mónica con su rico culazo, pues es como las hermozas maduras de estos videos de youtube:

    Seamless Panty Shaper
    http://www.youtube.com/watch?v=mfVfWYw3htI

    Desfile Moda Íntima
    http://www.youtube.com/watch?v=0FpOc1K7gsE (0:40 y 2:36)

    ResponderEliminar
  5. Exceleeeeeeeeeeeeeeeeeente!!!
    Este morbo me va a matar, PERO CON GUSTOOOOOOOOOOOO!!!
    Te felicito!!!

    ResponderEliminar
  6. Esta saga es lo mejor que he leido, pero este capitlo es el mejor, junto con el del japones mirando al hijo y la madre debajo de la mesa mamandolo.

    ¡¡¡PEDRO TE AMOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! (pero sin mariconadas, como diria Torrente)

    Gracias x tanto morbo!!!

    ResponderEliminar
  7. No puedo dejar de leerte

    ResponderEliminar
  8. SEGUNDO.-
    Noooooooooooooooooo!
    ¿Porque?
    Le roban vergas a la señora Mónica Tapia.
    ¡A BEATRIZ, solo la queríamos de testigo!
    (Mi Esposa) dice que soy un dramático, que entienda que es importante la creación de nuevos personajes, para que la historia crezca.
    Y esta señora (Mi Esposa) ¿por qué opina? sobre mi pasatiempo, ella solo sirve para quitarme mi dinero $.
    Mónica es la súper “ESTRELLA de la LITERATURA” ¡que México, estaba esperando!
    ¿Por qué nos privas de ella autor?
    Buuuuu, sufro y lloro mucho, por sus nalguitas.
    Haaayyyy! y lloro mucho y sufro más! después de los golpes que recibí (de Mi Esposa) por dejarme llevar y opinar a la ligera.

    ResponderEliminar
  9. TERCERO.-
    Sufro una rebelión en mi propia casa!
    Y existen puntos de vista contradictorios sobre si deben existir, ¿Mas mujeres? en la serie.
    (Yo).- Como me duele que le roben protagónico al trasero de Mónica.
    (Mi Esposa).- Se ríe y dice que; por eso me quiere “!porque soy FIEL!” pero que a ella le gusta más la variedad!” (Creo que ese comentario me lo dice por venganza y porque esta celosa de Mónica) ¿!Espero!?

    ResponderEliminar
  10. CUARTO.-
    Mejor diremos en lo que SI estamos de acuerdo, las brillantes ideas - Hulillaciones (circunstancias) que salen de tu cerebro.
    1.- Que bien le pasaron por encima a la mama del Randy. (¡Viva la venganza!)
    2.- Que tuviera que PEDIR PERMISO, a sus captores eso es otra de tus genialidades, las humillas al máximo, gracias.
    - discúlpeme Se, señor. Podría de favor soltarme para ir al tocador Para ti soy tu Rey.
    3.- Y el TRONO que le dieron:
    -‘‘¡A, no!! ¡no pensaras que voy a cagar aquí!
    4.- que la fuerzen a exibirse es simplemente delicioso:
    - bañarse con la puerta abierta
    5.- Y más frente a gente que la conozca, la escena de los calzones es increible:
    - Beatriz volteó a ver a mi Madre con cara de decepción ‘‘¡Eres una asquerosa puta! ¡Cómo te atreves a usar esto!’’. -‘‘¡No!... esque... yo… nunca’’
    6.- Uuufff! Y que nos cuentes la escena de la película porno:
    - pantalla ofrecia a una pobre adolecente tremendamente follada por tres tipos
    Ambos (Mi Esposa y yo) por un momento deseamos, que nos contaras la historia de esa “tierna” porno star.
    7.-Las posiciones dominantes y de SUMISIÓN, es un gusto que “HEMOS APRENDIDO” gracias a usted autor:
    - como carretilla, para no golpearse la cara -‘‘¡Ahora Putita, quiero camines con tus brazos!
    8.- el sometimiento es otro de tus fuertes.
    - nunca imagino ser duchada por un sucio gordo como este, El sujeto le abría las piernas para pasar el jabón por su chochito, luego le dio la vuelta y la empino.
    9.- Y la idea de la competencia entre las 2 mujeres, fue “MUY ORIGINAL” estuvimos divertidos por días, y mi esposa me molesto diciendo:
    “!ya le robaron el título de PUTA principal a Mónica!”
    - -‘‘!Nooo!! pe, pero fue, fue empate, nadie perdió Además, yo me lo tragué y ella no.
    Pero al final mi querida Mónica, se impuso ella es como HULK, dentro de ella vive una BESTIA, que cuando sale la trasforma en la máxima puta del mundo.
    ¡Viva Mónica!

    ResponderEliminar
  11. QUINTO.-
    Y de inicio a fin este capítulo, fue; Sexo ¡DURO! Del que nos gusta.
    10.- Y la presentación que hacen ante el Popeye nos arrancó aplausos:
    - -Hola yo soy la Sra. Mónica de Tapia y esta es mi MEJOR cara y es para ti ‘‘guapo’’ verla así comportándose como una perra ofreciéndose como una vil prostituta a su otro cliente se abrió las nalgas para que pudiera observarla perfectamente no la chingen ya las tienen bien tronadas ¡miren como les han dejado el culo’’
    11.- Como describes Las escenas de susto:
    - ellas le bajó el cierre como una niña ansiosa metió su mano dentro lo que encontró ahi dentro parecía que había sentido un animal ya que como asustada sacó la mano rápidamente por dios ¿que es esto? saca eso que tanto la asustó las pobres pelaron los ojos era tremendo ‘‘¡SANTO CIELO!’’ Dijeron las dos sorprendidas estupefactas.
    12.- Y que acentúes las diferencias, (Psicológicamente) entre cogidas por lo menos para mí, es muy importante:
    - pero era la primera vez que ella se mostraba así, Era la primera vez que Ahora debía llevar “LA INICIATIVA” y rebajarse a satisfacer no era cuestión de dejarse hacer.
    13.- Las escenas de auto observancia, (espejo) le encantan a mi señora:
    - ‘‘Mírate en el espejo Puta dime lo que ves una oleada de vergüenza la recorrió entera Se encontró con la figura de una mujer muy blanca siendo encajada en un tremendo garrote se sorprendió de verse tan refinadamente tan obscenamente expuesta la imagen era realmente arrebatadora, Mamá tenía la cabeza completamente echada hacía atrás, mientras exhibía sus más íntimos encantos, Verse así misma atravesada cuando volvió a ensartarse un nuevo escalofrío la recorrió entera.
    14.- Pero que le arrancaran la confesión a base de cogidas, simplemente nos enamoró: (Aplausos por 3 horas)
    - Declararle abiertamente la ingrata realidad, que ella misma se negaba a reconocer, Debía de admitir delante de aquel Negro que se veía como una perra, que se sentía como una Puta, que en realidad ella era una Puta, Una mujer a la que no le importaba coger con un desconocido siempre y cuando la hiciera gozar, Una mujer dispuesta a soportar y buscar las mayores bajezas las mayores humillaciones, Tener que expresarlo abiertamente sin tapujos la abochornaba, Sabía lo que su violador quería y estaba dispuesta a dárselo, Mi Madre se tragó todo su poco orgullo que le quedaba y contestó:
    -Veo a una Puta entregada a su macho una zorra dispuesta a todo, Una Puta hambrienta de pene una guarra ensartada como la perra que es, Le expresó mi Madre llenada por el gozo, Y dime ¿te gusta lo que ves? Oh Sí mi amor mucho, Me encanta coger me encanta tu nabo, La quiero toda bien dentro, Que me llenes y me poseas Dime ¿qué eres? Le obligaba a hablar de sí misma Soy tu Puta complaciente dispuesta a todo, Soy una Zorra, Oh dios como me encanta una fulana que se acuesta con cualquiera, Le increpo mi Madre sin ningún recato ¿Y qué quiere mi Putita? ‘‘Quiero que me cojas como a una PUTA! tenía a un Negro caliente encima suyo dándole empujándola haciéndola saltar
    - Y más por el tema interracial, (el cual es nuestro favorito) donde resalta las diferencias y hacen más notorios los contrastes.
    15.- La mescla de los diferentes puntos de vista de los estatus social, que tu autor haces resaltar, nos encanta y tu eres un experto para hacerlos notar:
    - mejor me hace un bailecito, demostrar sus dotes de bailarina lo que ella siempre presumía era bailarina clásica, pero esto no sería como ella pensaba, querían otro tipo de baile estúpida Esas son estupideces lo que quiero es que bailes como una Puta, Quitándote la ropa quiero que me pares la verga ¡No tus babosadas de niña rica! ¿por porque me golpeas? si me he portado bien no pierdas el tiempo y empiézate a encuerar, si no quería ser castigada.

    ResponderEliminar
  12. SEXTO.-
    Por ultimo decir que estos capítulos nos agradaron mucho y fueron contundentes, y creemos que la manera de describir, tu manera de escribir seria ¿definiéndola?
    Tu escritura NO es escritura; Es POESÍA!”
    Leer párrafos como;
    - en sus glúteos tenía las marcas de la batalla.
    - ¿Porque a mi nomás? ¡HAYYY!! ¡Denle a Mónica también.
    - Le toca a Mónica. A mi ya me dieron ayer toda la noche.
    - La pobre de Mamá subía las escaleras con un dedo en su intestino, dirigiéndola debió sentirse como “MONITO DE VENTRÍLOCUO” siendo manejada por otro.
    Eso creemos nosotros; es “!POESÍA!” pues alegra el espíritu.
    Gracias Autor.

    P.D.- La foto de inicio es brutal, sexo anal a “Una RUBIA Angelical” (Así nos imaginamos a Mónica) por ¡un Negro!

    ResponderEliminar