Translate

lunes, agosto 20, 2012

Capitulo (31)



© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (31)

‘‘El Portero de la Colonia.. Vigilando al Viejo.’’


La actitud de mi Madre me había dejado algo confundido, se había revolcado en nuestra propia sala cómo una cerda con ese tipejo viejo y cochino, la verdad que no sabía cómo a mi Madre le pudiera excitar revolcarse con viejos así de desagradables cómo ese Portero, el maldito viejo la había embrujado con su cipote, tanto que ahora regresaría a casa mientras yo estuviera en la escuela, ‘‘para arreglar las flores’’ según decía. Eso me había dejado muy nervioso, ya que mientras que yo estaría recibiendo clases en mi escuela, mi Madre estaría recibiendo esa terrible estaca en su chochita o en su culo cómo antes lo había hecho. Yo ya no podia dejar a mi Madre sola, ya que en cualquier momento podia llegar ese desgraciado Cubano a florearmela toda con su tremenda arma que le colgaba de entre las piernas. 

Pero no había de otra, yo tenía que ir a la escuela lo quiciera o no, y para colmo en esos momento estábamos en examenes, no podía faltar. Me tome todas las medidas necesarias, dejé grabando todas las camaras que tenía en mi poder para enterarme de lo que el desgraciado ese le haría ahora a mi Mami. Con resignación me despedí ese dia de mi Mamita para dirigirme a la escuela. Tomé el camión escolar y por la ventanilla veía cómo se quedaba mi Madre bajo el marco de la puerta con su licuado en la mano, sabía muy bien que en cuanto me perdiera de su vista estaría a merced de ese maldito Cubano.

La verdad que las horas en la escuela se me hicieron larguisímas, no hallaba cómo adelantar el tiempo para que dieran la una de la tarde para salir disparado a la casa. Durante la clase no me podia concentrar en lo más minimo, mientras mi Maestra escribia sobre la pizarra mi mente me trastornaba, me imaginaba a mi Madre gimiendo cómo loca por todos los rincones de la casa con ese viejo por detras taladrandole el útero con su tremendo tolete, tarde en centrarme en mis quehaceres escolares. Me era imposible estudiar para los exámenes finales, ya que cada vez que intentaba concentrarme, siempre me venia a la mente sus gemidos, sus gestos de placer, el movimiento de sus tetas… y miles de detalles más. No me podía concentar, tanto que hasta mi Maestra lo notó, y enseguida me lo dió a expresar. Traté de concentarme lo más que pude y olvidarme de los gemido de mi Madre, de todas formas yo no podía hacer nada y seguramente ella estaría gozando cómo cerda.

Cuando dieron el sonido de la chicharra fuí el primero en salir de la aula, así cómo el primero en estar sobre el autobus para que impasiente estar de regreso. Largo se me hizo el trayecto de la escuela a la casa, se me hacía una eternidad sin poder llegar. Cuando por fin el chofer abrio la puerta no se cómo le hize que bajé con un potentísimo salto. Entre a la casa despavorio, volteando para todos lados impaciente por saber lo que ahí había ocurrido. Todo estaba en calma, la casa estaba vacia, bueno al menos la planta baja, ya que seguramente mi Madre estaría en su habitación sabrá quién en que estado. Pase por la cocina y tampoco estaba mi Madre, sólo vi la carterita de hielos fuera de la nevera, ¡ya sabrán que significaba eso!!, sin más corrí hacia la parte alta.

-‘‘¡Ya llegé Má!! ’’. Le dije al momento de pasar por su habitación, sabía que no saldría ya que seguramente se estaría desinflamandose sus partes.

Ansioso y sin perder más tiempo me dirigí a mi habitación, lancé la mochila y mi sueter del uniforme por un lado, estaba más que nervioso excitado por saber cómo había sido la visita del viejo. Coloqué mi laptop en mi cama mientras me disponía a cerrar la puerta, sabía que mi Madre no saldría de su habitación hasta que se repusiera un poco, ( siempre lo hacía ) pero quería estar prevenido. Enseguida encendí la compu y corrí el programa...

En las imagenes se veía cómo mi Madre me despedía en la mañana, se dirigía a la cocina con su licuado, se acercó al mueble desayunador en una silla de la cocina, la observaba muy inquieta, las piernas le temblaban y la cabeza no dejaba de darle vueltas, seguramente pensando en la locura que había cometido, y en la que estaba por cometer. ¿Y si regresaba?, ¿y si el maldito decía algo? todas esas preguntas la atormentaban es esos momentos. Seguramente se lamentaba de lo que había hecho, ¿cómo era posible que ella se hubiera dejado seducir por un viejo así?, y con ese Portero, pensando en todo eso subó a su habitación y preparó la ducha. En las imagenes mostraba cómo se despojaba de su ropa y se metía a la regadera, disfrutaba de la calida caricia del agua.

Se duchó y salío envuelta en una toalla, se probó primero un conjunto de bragas y sujetador de encaje malva, que la verdad es que le sentaba bastante bien, ajustadito y dejando casi libres sus rosados pezones por la parte de arriba, cómo para ponerse con un vestido muy escotado. Tomó su pintura de uñas para retocarse los pies, en eso estaba cuando sonó el timbre, ( mi corazón empezó a latir aceleradamente, no les miento estaba ya sudando ). Que oportuno seguramente pensó, ya que la escuché renegar, en fin se dirigío a la puerta y por la mirilla pudo ver a alguien, se quedó pensativa y se llevó una mano a su pecho, abrío un poco la puerta y preguntó:

-‘‘¿Que quiere? ...’’

La verdad que no sabía de quién se trataba ya que mi Madre tapaba la entrada y no tenía camaras en ese sitio, ( por cierto tenía que poner una ahí, ya ven el porqué ). Pero no había que ser un vidente para saber de quien se trataba, era el maldito viejo.

-‘‘Hola Güerita, ¡Je, je!.. Vengo arregla'le su jardín, ..¿espero que no lo tenga muy descuida'o? ¡Je, je!.. ’’

-‘‘Don Mario yo.. este, quería hablar con usted. Miré, lo que pasó ayer, ..yo, este ..jamás debió ni debe de volver a ocurrir. Yo soy una mujer decente, ..lo que sucedio ayer fue un momento de debilidad, le pido por favor que lo olvide y que no vuelva a venir por aqui ’’.

-‘‘Mire Señora, ..yo no sé que me ha pasa'o, es que usted... ’’. 

-‘‘Calle, calle, y baje la voz por favor ’’.

Al parecer algunos de los vecinos curiosos estaba volteando hacía ellos, por lo que mi Madre tuvo que bajar la voz e intentar fingir que nada pasaba.

-‘‘Si pero es que yo..’’ 

-‘‘Cállese que nos pueden oír, ..los vecinos están volteando ’’.

-‘‘Ya, pero yo quería decirle...’’.

-‘‘¡Schhhttttt!! pase, le dejaré entrar pero sólo para escuchar lo que vino a decir, ..después se marchara y jamás lo quiero volver a ver por aqui ’’. Se lo sentencio mi Madre.

La verdad que eso me tenía muy contento, mi Madre estaba actuando cómo una verdadera Señora, estaba poniendo en su lugar a ese maldito Portero, que seguremente debio de pensar que ya tenía muchos polvos asegurados con ese mujerón, pero ella se había decidido a comportarse como lo que era, una verdadera Señora. Sólo esperaba que no se arrepintiera. Lo dejó entrar pues si no lo hacía el Cubano se soltaría con su discurso en el rellano, además los vecinos ya estaban muy pendientes de lo que hablaba la Sra. Tapia con el Portero.

-‘‘¿Que quiere Don Mario?, ..no vé que le pueden oír, los vecinos son muy curiosos ’’.

-‘‘Mire usted Güerita, ..no se si ha sido muy lamentable para uste', pero para mi a estado de Puta madre ’’. 

-‘‘¡Oiga!! ’’ 

-‘‘Ya, pero le quiero deci' que yo soy un poco bruto ya lo sé, ..pero en esto soy todo un caballero, y antes me dejo mata' que compromete'la ’’.

¡Ufff!! Que descanso sentí al escuchar aquellas palabras, el maldito Portero entendía las cosas, ¿pero que se creía?, que iba a venir a montarse a mi Mami muy tranquilo todas las mañanas, estúpido.

-‘‘No sé ni cómo me he atrevido a pone'le la mano encima Señora, ..pero e' usted tan.. tan.. tan..’’

-‘‘¿Qué? ..’’

-‘‘No se Señora yo... lo de habla' no es lo mío, ..vamos que la miro y me pongo... La verdad que sólo ando caliente por pensa' en uste' yo.. eso con perdón ’’.

-‘‘Pero bueno, ..¿está usted loco? ’’.

-‘‘Lo siento Señora, no lo sé deci' de otra manera, ..usted esta tan buena que no puedo evita'lo ’’.

-‘‘¡Pe, pero no me puede hablar así!, ..además, eso no es cierto, ..el que? Lo de que se pone... eso cuando me mira, ¿que no? ¿Y esto que es? ...’’

Y tomando por encima de sus pantalones su enorme tranca la meneo dejando ver que aquel bulto estaba ya duro cómo una piedra.

-‘‘¡Oh madre mía!! ..Do, don Mario.. pero es usted un, un, un...’’

Mientras, la vista de mi Madre estaba clavada en su paquete, él la miró con extrañeza y me dijo:

-‘‘Lo siento Güerita, ..pero no puedo evita'lo, ya vé que no le miento ¡Je, je!..’’  

Y al tiempo que decía esto se bajó el cierre de su bragueta y se quedó quieto pero al ver que ella estaba cómo hipnotizada, con la boca entreabierta y los ojos mirando fijamente su entrepierna, siguió y se desabrochó el pantalón y de un golpe, se lo bajo junto con su cochino calzón y aquel vergón grueso y largo salto, tieso cómo el acero se movia hacia los lados cómo pendulo, capté la mirada sorprendida de mi Mami. ¡No me lo podía creer, nuevamente ese maldito viejo estaba desnudo en mi casa!!.

-‘‘Vé cómo no le miento ’’. Le dijo el viejo tomando su nabo y apretándolo para saltar más sus venas.

Como un reflejo incondicionado sin querer mi Mami se relamío los labios.

-‘‘Do, Don Mario, ..esto no puede ser, no esta bien, no, no..’’

Enseguida noté eso extraño en mi Madre, algo que la hizo cambiar en un instante, sus mejillas tomaron un color intenso, sabía muy bien lo que pasaría. Ella acercándose a él, y él ahi de pie acariciando su tremendo tolete. Mamá se arrodillo ante él mientras repetía que no podía ser,  y tomando su gran miembro por la base, se golpeó las mejillas y con una gran sonrisa se llevó el glande a su boca, lo lamia mirándolo a los ojos como la mejor de las putas, le recorría todo su tronco con la boca y volvía a chupar esa cabeza de verga en forma de hongo; asía el miembro con sus dos manos y sobraba carne ¡Ese maldito viejo la embrujaba con su tranca!!. Mamá le mamaba la verga como si fuera un helado de chocolate, le circundaba el glande con la lengua y luego lo besaba por la parte inferior hasta llegar a sus güevos, se llenaba los pulmones con el olor de sus testículos.

-‘‘¡Mmmhh!!, huele a macho en celo por mí ’’ Le lanzó ese tan bulgar comentario indigno de la gran Sra. Tapia.

Mama estaba dominada nuevamente por ese tolete que tenía enfrente, la chupaba con lujuria, se la tragaba hasta que el glande le taponeba la garganta, el desgraciado Cubano tenía un glande enorme que la obligaba abrir totalmente la boca. Don Mario la tomó por los pelos y hacia ir la cabeza de mi Mami adelante y atrás, entonces sintiendo las arcajadas por las violentas sambutidas se le empezarón a nublar los ojos.

-‘‘¡Coff, coff!! ¡Glooaagghh!.. ¡Aaahhhhh!! Don Mario no..’’

-‘‘Disfrutela Güerita, ..ya que si no la quiere me puedo ir..’’

-‘‘¡Noghh!! eso nooo.. ’’

Lo sujetó fuerte de la base cómo para que no se le escapara e introducía ese glande en la boca y hacía vacío en esa cavidad aspirándolo, por tal motivo cada vez que se escapaba ese hongo de sus labios se escuchaba un “PLOP” retumbando la sala; la mamada aumentaba a un ritmo enérgico, la mano que sujetaba el miembro, lo masturbaba. Mama estaba vuelta loca por ese tolete, introducía la punta de la lengua juguetonamente en el agujero de la uretra, bajaba hasta sus testiculos y metía alternadamente cada güevo en su boca, se colocó a cuatro para parando ese trasero divino que tiene y que desde el ángulo del viejo lo veía muy tentador.

El viejo movía su pelvis hacia delante y atrás como si las fauces de mi Madre se trataran de una vagina. Con la mano libre ella misma se pellizcaba los pezones por debajo de la toalla. Al retirar la verga de su boca, recorría con la punta de la lengua cada milímetro de verga y güevos. Siempre mirándolo a los ojos.

-‘‘Ya no aguanto, ..me vas a vacia' los güevos y quiero cogelte ’’.

Mamá se paró enseguida y se quedó un instante mirándolo a los ojos, sin decirle nada sólo tomándolo por una mano lo llevó hasta el salón, abrío un cajón y sacó un frasco que dejó encima de la mesa, el viejo revisó el pequeño bote y sonrio, yo no sabía que contenía pero me imaginaba. Mi Madre lo llevó hasta un sillón y de un ligero empujón lo depositó encima de este. Como si quiciera hacerle un show privado se paró frente a él, se quitó la mojada toalla quedándose completamente desnuda, una ligera sonrisa se dibujó en la cara del Portero, sabía que ya la tenía en sus manos nuevamente y esta vez sin prisas ni reparos tenía toda la mañana para disfrutarla.

-‘‘Sube tu pierna, Güerita ’’. Le indicó el viejo dandele unas palmadas en las posaderas de mano del sofá.

Ella con una sonrisa comprendio lo que el viejo pretendía, levantando su pierna derecha la colocó en el respaldo del sofá de forma que al estar tan abierta su rajita quedó invitando a su rudo amante que se apresuró a quitarse los pantalones, pero ella ahora queriendo llevar las riendas de la situación lo detuvo, y tomando su cabeza con sus dos manos lo acercó a su entrepierna. Don Mario tremendamente gustoso se apoderó de la jugosa conchita de mi Madre, su lengua se colaba salvajemente entre sus labios vaginales. Mi Madre estaba irreconocible, lo separó de su chocho y sin soltar su cabeza la dirigío hacia sus pechos, el muy bruto los chupaba con tal frenesí que le hacia daño, mordía con su boca y pellizcaba con su mano sus pezones que se ponían tiesos y duros cómo piedras. 

-‘‘¡Vaya pedazo de hembra! ’’. Dijo el viejo incorporándose y levantando la cabeza mientras la miraba de arriba a abajo con cara de salido cómo si estuviera examinando el ganado.

La escena era extraña, una diosa adorada por la bestia. Mi Madre intentaba controlar el ímpetu de aquel hombre pero le era casi imposible, él mirando fijamente a su sexo clavó su boca nuevamente en su raja, apretando y succionando cómo nunca se lo habían hecho produciéndole una mezcla de dolor y placer que la volvian loca. El chocho de mi Madre empezaba a dejar ir líquidos en cantidades poco usuales y el viejo sin parar de sorber y chupar con palabras inteligibles decía:

-‘‘¡Que guarra eres Mama'ita!, ..cómo te corres Cabrona ’’.

Mi Madre se estaba derritiendo con la lengua del viejo en su intimidad, tanto que tuvo que ponerse un cojín en la cara para que apagara sus gritos mientras un orgasmo salvaje se le venia. Don Mario tragaba su enorme corrida sin parar de lamerla, levantó su cara y dirigiéndose a sus doloridos pechos empezó a chuparlos y a besarlos, esta vez con más delicadeza. Le quitó el cojín de la cara y la miró a los ojos, su actitud cambió, era suave y no le hacia daño. Mi Madre, con una mano tomó el frasco de crema y con la otra apretó por la nuca al viejo, él lo entendió y enseguida le mordió un pezón arrancándole un pequeño grito.

-‘‘¡Diossss!!! más...’’

Mi Madre estaba ardiendo por dentro, y la muy cerda quería más todavía, mientras el viejo devoraba sus tetas, ella se untaba la crema hidratante sobre su ano, con un lijero empujón se separó de él y le dio la espalda comodandose sobre el sofá, se incorporó y poniéndose a cuatro patas de espaldas a él, le invitó metérsela por detrás.

-‘‘Estas segura Gúerita?, ..ayel casi llorabas ’’. 

-‘‘¡Si Cabrón!, cojeme el culo ’’. Le dijo mi Madre volteandose a mirarlo a los ojos.

-‘‘Que modales son esos Señora ¡Je, je!.. Pero si sus deseos son que le abrá el culo, ..pues quién soy yo para negarme ¡Je, je, je!..’’

El mendigo viejo no se hizo del rogar, tomó un poco de crema con sus manos y se lo esparcio por su cipote, el desgraciado parecía que estaba embarrando un palo encebado. Con su verga lista de acercó a su agujero para soltarle un escupitajo y mezclarselo con la crema, Mamá acomodó su carita sobre uno de los cojines y esperó su ejecución.

-‘‘Abreté el culo Mama'ita, ..te lo voy a deja' más abierto que tu boquita ¡Je, je, je!..’’

Mi Madre se llevó sus manos a sus cachetes traseros para abrirselos al máximo y así mostrarle a su amante el camino a su intimidad, y él sin más apuntó a su ano, por suerte para ella esta vez fue más prudente y conocedor del grosor de su instrumento, fue con cuidado metiendo poco a poco su tranca en su culito, dolía, le dolía mucho pero su pasión por sentir aquel enorme trozo de carne dentro de su ano era más poderosa que el dolor. La verga de Don Mario era tan gruesa que tuvo que hacer varios intentos para ensartarsela cómo era debido. Ella bien cooperadora con el viejo estiró una de sus manos hacia atrás, le agarró el cipote con su mano y lo guió hacia sus nalgas a la vez que las levantaba para ofrecerle al máximo su culito.

Una vez que lo colocó en la entrada de su ano le soltó el garrote y procedió a abrirse las nalgas grandes que tiene para exponerlo todo para él. Don Mario sólo empujó un poquito…eso bastó para que el culito de mi Madre se abriera y permitiera que esa enorme tranca entrar hasta la mitad.

-‘‘¡ARGHHH!! Mariooo.. despa.. pacito ¡Mmmhh!!! Suavecito mi amor, que me duele un poquito ’’.

-‘‘Te lo voy a hace' cómo me gusta mi amor.. lento y suave ’’.

-‘‘Es que la tienes bien gorda, amor ..¡pero que se joda!! ¡Dámela toda!!! ’’. Le dijo mi Madre abriéndose más las nalgas y mordiendo un cojín del sofá.

Con un pequeño pero ajustado empujón le enterró un par de centimetros más de carne a mi Madre, ella peló los ojos y mordio con más fuerza el cojín. 

-‘‘¡AAHHHHH!!! ’’.

-"¿Te dolio Güerita?, ..¿te la sacó un poquito? ’’.

-‘‘Solo un poco ¡Uff, ufff!!.. ¡Entierramela de una puta vez!! ’’. Le gritó Mamá.

Don Mario se quedó quieto un momento mientras ella recuperaba la respiración, al poco rato la empezó sacar y cuando estaba a punto de salir ella empujó su culo hacia atrás y se la volvío a clavar. Don Mario empezó un entrar y salir a un ritmo desgarrador, con sus manos en sus caderas dirigia las terribles estocadas, y soltándole cachetes sobre sus nalgas de nuevo volvía a ser una esclava a su servicio.

-‘‘¡Ufff, ufff!!.. ¿Ya entró toda? ’’. Preguntó mi Madre muy intrigada.

-‘‘Muerde algo Güerita, ..esto te va a dole' ’’.

El desgraciado viejo se preparó para enfundarsela toda, le quitó las manos a mi Madre que tenía abriéndose las nalgas para ahora él hacerlo. Abrió todo lo que pudo ese par de cachetes rosados y los extiró al máximo, tanto que las arrugas del esfínter se estiraban al máximo. El viejo se acomodó para tomar impulso y con un fuerte empujón de cadera lo terminó por incrustar toda.

-‘‘AARRGGH............... ........’’ La garganta de mi Madre se quedó sin voz.

¡Le entró toda!! Don Mario sentía todo su glande dentro de ese culo…y ella con su esfínter al máximo de estirado se lo apretaba más aumentando así la sensación del Portero mientras él la culeaba lentamente. Siguio así un rato, se lo metía y lo sacaba por completo, se lo pasaba entre sus nalgotas. Desde la posición de la camara veía cómo la cosa del viejo se desaparecía entre esas nalgas. Casi se perdía completamente antes de llegar al fondo dónde chocaba la cabeza de su pene con su ano. Entonces empujaba un poco más y más carne le entraba. Cada vez que hacia eso, mi Madre volvía a experimentar el dolor de la primera penetración, su trasero cedía ante el rudo Portero, empezaba aceptarla y se acomodaba a su tamaño.

-‘‘¡AAAHHH!!! La siento toda, ..¡siento cómo me abres Cabrón!!, pero no pares, la siento delicioso ¡Mmmhh!! ’’.

-‘‘¡Cabrona!, tu culo se siente delicioso, ..te lo voy a deja' tan abierto que la mierda se te saldrá sola ¡Ufff, ufff!!..’’

Don Mario retiró lentamente su tranca del culo de mi Madre, ella pudo sentir todas las pretuberancias de esa manguera salir de su recto, cuando se la sacó el culo de mi Madre quedó abierto formando una terrible ‘‘O’’ Con su culo bien colorado. Ella debio de sentir cómo le entró el aire hacia su interior que deprisa se llevó una de sus manos para tocárselo, Mamá debio de sentir cómo su ano ya no le respondia para cerrarsele, tenía sus ligas adormecidas, ¡el desgraciado Portero se lo había floreado!! Don Mario se agachó para chuparle el chocho y así quitarle un poco de escosor a mi Madre, pero ella exclamó. 

-‘‘Papito, no me mames la chocha, ..mamame mejor el culo que así lo disfruto más ’’.

-‘‘Lo que la Señora mande ¡Je, je!.. Digame que quiere y yo lo hago ¡Je, je, je!..’’

Mi Madre levantó más el culo y puso una de sus manos debajo de ella misma…así podia masturbarse el clítoris mientras el viejo le mamaba el culo. Don Mario se inclinó sobre sus piernas y puso su cara entre sus nalgas, inmediatamente notó ese olor tan de ella, a culito rico.

-‘‘¡AAHH!! Don Mario, muerdame las nalgas, ..¡comamelas, son todas suyas!.. ¡Aahhhhhhh!! ’’.

Y el viejo no perdía el tiempo ante las demandas de la Sra. Tapia. Procedio a morderle las nalgotas, tan redondas y duras, tan firmes y apetitosas. Le daba mordidas suaves y a veces un poco más duras, ella respingaba y se movia. Mamá ya tenía ambas manos en su clítoris, con una se frotaba y con la otra se abria los labios vaginales para un mejor acceso a su clítoris. A la misma vez se levantaba el culo mientras el viejo le seguía mordiendo las nalgas.

-‘‘El culito, Don Mario, ..ahora mi culito ¡Mamame el culooo Cabrón!! ’’.

Don Mario le abrio las nalgas con ambas manos y aparecio el culito…arrugado, inflamado, dilatado y deseoso de ser mamado, el viejo metio toda su cara entre sus nalgas y comenzó a pasarle la lengua sobre el ojete…Una delicia para el viejo. Estaba limpio, listo para ser mamado, pero aún así tenía ese sabor tan de ella…era su culo lo que tenía en su boca.

-‘‘Ay Don Mario, cómo me lo hace, ..que rico me lo come. Me va a hacer venir bien rapido ¡Ummhh!!... ya estaba loca porque me lo comiera. ¡Aaaahhhh!!! ’’.

El viejo no podia hablar, pero las palabras de mi Madre lo excitaron mucho más, noté cómo su verga seguía erecta, apuntando al cielo y terriblemente hinchada…se le puso bien dura y gruesa más si todavía cabe decir. Su sangre ya había comenzado el bombeo hacia su pene. Ya estaba listo para la segunda ronda y mi Madre lo iba a comprobar.

El Portero le seguía mamando el culo, le podia meter y sacar la lengua de su ano facilmente, este cedia a la minima resistencia. El viejo le metia la lengua dentro del culo lo más que podía, sentía cómo el floreado ano de mi Mami trataba de apretarle la lengua pero por la terrible dilatación que tenía este permanecia abierto cómo un pozo. Don Mario se la dejaba por varios segundos adentro y ella intentaba apretaba su culito hasta sacarle la lengua hacia fuera con esa inutil contracción que ella misma producia.

-‘‘¡Ahhh!! ¡Ummm!! Shhhshhh…¡Que rico!! ¡Ay Don Mario, no puedo más!! ¡Me quiero venir!! ¡Por favor metemelo otra vez, lo quiero dentro otra vez, ¡Oohhh!! ¡Pero yaaa!! ’’

-‘‘¿Quiere que se la entierre toda?... Ah?..’’

-‘‘Si, si mi amor ..¡metemela toda! Jodeme el culo, este que tanto te desea ¡Aaahhh!!! ’’

No podía creer lo que estaba viendo y escuchando, mi Madre completamente rendida ante la macana del Portero, y pidiendo a gritos que la enculara. Esto era demasiado, ¿hasta dónde llegarían las guarradas de mi Madre?.  En ese momento Don Mario se puso de rodillas sobre el sofá, mi Madre puso su cara en el cojín nuevamente y con ambas manos se abrio nuevamente las nalgas para volver a mostrarle el culo.

-‘‘¡Tomalo papi!! ¡Diossss!! ¡Que placerrrr!!! ’’ Exclamaba mi Mami con los ojos en blanco.

-‘‘Que rico se vé el culo, ..¡te lo voy a mete' hasta los güevos Güerita!! ¡Je, je!.. Vas a ocupa' silla de ruedas ¡Je, je!.. ’’

-‘‘¡Si mi amor!, ..clavala que me quiero venir por el culo. ¡Sólo tu sabes cómo ponerme asiii!!! !Aaaahhh!!! Que rico ’’.

Don Mario se escupió en sus manos, y cómo ya su macana estaba embarrada de crema inmediatamente se lubricó y se lo puso resbaloso, listo para entrar nuevamente en el culo de mi Madre. Ella de inmediato sintio el glande duro y gordo tocar su dilatado anillo, de inmediato clavó la cabeza en el sillón y esperó lo peor, mientras el viejo se enfilaba a empalarla denuevo.

-‘‘¡Aquí va!, Güerita ’’.

-‘‘¡Si.. damelo Papi!!... ¡Metemela lento que quiero sentirla toda cuando entre!! ’’.

Don Mario se acomodó más cerca, y le puso el glande en la entrada del culo, sólo bastó un pequeño empujón para que inmediatamente su ano se abriera para permitirle entrar. La verga del Portero nuevamente empezaba a deslizarse dentro de mi Madre…y ella ya había empezado a hacer sus contracciones para apretar un poco la entrada. Su culito le agarraba la cabeza y se la apretaba. Eso le gustaba hacerlo para hacer la penetracion más sensible…ella ya era toda una experta en el sexo anal!!... Cuanto lo disfrutaba…y el viejo se aprovechaba de eso para experimentar esas grandes sensaciones.

El proceso ya iba por la mitad, la terrible macana de Don Maio ya le había entrado hasta mitad en el primer intento. Ella se apretaba al cojín sintiendo a la misma vez dolor y placer, se mordia los labios y ponia la cara de una verdadera guarra. En eso que le suena el teléfono de la sala. Mi Madre puso cara de disgusto, en estos momentos no quería que nadie la interrumpiera. Trató de erguirse para tomarlo pero Don Mario con sus empujones le hacía más dificil su misión, a lo que ella tuvo que dar pequeños pasos con sus rodillas sobre el sofá con la tranca del Portero en sus instestinos.

-‘‘Ho, Holaaaahh!! ’’.

-‘‘.............. ......................’’ ( Es la conversación que yo no podía escuchar atravéz de la otra linea ).

- ‘‘¿Ma, Mami? ’’. Al parecer era mi Abuelita la que se encontraba en la otra linea.

-‘‘.............. ......................’’

-‘‘¿Que Papá esta?.. ¡Ouchhh!!! ¿Está enfermo? ’’. Se le entendia decir cuando no estaba haciendo sus gestos.

De vez en cuando ella aflojaba el esfínter y la verga le entraba otro poco…y así mientras ella hablaba con su Mamá el maldito Portero se la seguía sambutiendo rico. Los dos iban jugando con esas sensaciones de la primera penetracion…era cómo experimentar la primera penetracion a cada instante. Poco a poco le fue entrando toda. Desde mi computador veía cómo ese aro arrugado atrapaba ese imponente miembro.

Cuando la ingle de Don Mario dio con las nalgas de mi Madre ella gritó…

-‘‘¡Arrggghhhhhh!!! ’’

-‘‘.............. ......................’’

-‘‘.............. ......................’’

-‘‘¡Argghhh!! No Mamá, ..lo que pasa es que me machuqué. Pe, pero dime se encuentraaaauuuhhh...  ¡Bieeeennn!!! ’’

Entonces mi Madre tapó la bocina del teléfono para voltear hacia él.

-‘‘¡Papi, no te muevas!, ..lo quiero sentir ahí dentro!! ’’.

Mi Madre me tenía sorprendido con sus marranadas, cómo era posible que hablara muy quitada de la pena con mi Abuelita mientras la sodomizaban, y además la muy puerca ¡estaba llegando aún orgasmo escuchando a su Madre!! Don Mario la tomó de la cintura y la apretó contra él para que su macana no se saliera ni siquiera un centimetro del recto…Fue cuando entonces ella soltó la mano ( que hasta ese momento la tenía ocupada abriéndose las nalgas ) y comenzó a frotarse el clítoris cómo una loca, mientras que con la otra sostenía el teléfono.

-‘‘¡Ah!, Pe, perdón Mami, ..no te estaba escuchando ¡Ufff, ufff!!.. ’’

-‘‘.............. ......................’’

-‘‘Si Mami, ..¡Ah!, te prometo avisale a Cesy, ¡Oucchhh!!! Si Mami, ..buscaré la manera de irrrgghh... Si Mami, estamos bien.. Yo le aviso ’’.

-‘‘.............. ......................’’

-‘‘¡Me vengo Papi!!... Si Mami, Pedrito esta muy bien... ¡Me vengo!!!.. Ayyyy…Te prometo ir a verlos Mami.. ¡Que rico Ahhhhhh… Ummmhh!!… Saludame a Papá... ¡Que verga más rica tengo en mi culo!!!... ¡Ahhhhhhhhhh!!! Adios Mami... Sssiiiiiiiiiii!!!!! me estoy viniendo!!!.... ¡Aahhhhhh!!! Yo también te quiero Mami... Ummmmhhh!!!…Adiossss...’’

La muy cerda tapaba la bocina del teléfono para gemir agusto, mientras en cuanto la destapaba fingia estar preocupada por la salud del Abuelo. En cambio, todo lo que sucedía atras de ella era muy diferente, su culo se contraia y soltaba, su esfínter apretaba la base de ese pene y se lo soltaba de nuevo, ocurrió cómo doce veces consecutivas. Luego a medida que su orgasmo se desvanecia, se lo a pretaba más suavemente y más lentamente…Don Mario no se movia hasta tanto ella disfrutara de toda su corrida.

-‘‘¡Aaahhhhhh!!! No se mueva, no se mueva... ¡Ummhhh!!! ’’

Y el viejo muy obediente se la enterró toda…se lo tenía ensartado completito en el culo…Casi sin moverse, la situacion lo había puesto a tal punto que con sólo un par de movimientos, un par de estocadas, se iba a venir… y así fue…

-‘‘¡Cogeme el culo tu ahora, Papi!!! Dame esa leche otra vez, ..pero echamela dentro de trasero ’’.

-‘‘¡Ooh! ¡Ya me vengo!!!.. Aquí va mi amor.. ¡Sientelo cuando te de este chorro!!.. ¡Ooohhhhh!! Uuummhhh ¡ARgh!! ¡yaahh!!  ya!!!... ¡Ohhhh!! sssiiiii…Uummmhh…Que rico culo tienes, Gúerita… ¡y cómo me lo das!!! ¡Que rico!!! ’’.

Mi Madre mordía el cojín mientras sus orgasmos se sucedían sin parar y yo miraba cómo sus líquidos chorreaban por su entrepierna cómo si se hubiera orinado, el placer que sentía era infinito, cómo sus jugos mojaba los enormes güevos de aquel hombre que a cada envestida golpeaban su chocho. De repente su respiración se aceleró y sus embestidas también, ella se tiró hacia delante sacándosela de golpe y se giró quedándose con esa macana a la altura de su cara.

-‘‘¡Que rico mi amor!!, dame tu leche, quiero tu lechita mi vida.. ¡Uhmmmm!! ¡Gloggghhh! ¡glaghhh!.. ¡Uhmmsss!..’’

La tomó con una de sus manos y empezó a chuparla hasta que unos borbotones de caliente semen inundaron su boca. Chupó y tragó todo aquello que rebosaba y se salía por la comisura de sus labios. Acabó totalmente, pero ella cómo si de un instrumento de adoración se tratara, seguía cómo abrazada aquel brazo de carne y venas y lo seguía lamiendo y pasando su lengua en círculos por el glande.

-‘‘Güerita no siga, ..me ha dejado seco ’’. 

Pero mi Madre seguía, parecía que no quería abandonar esa verga nunca.

-‘‘Güerita que no, ..no puedo ’’.

Pero ella cada vez más fuerte succionaba.

-‘‘¡Güerita quitate por favor!!! ’’.

Pero ella parecía lapa, sin quererse soltar..

-‘‘Señora suelteme que me meo ..¿está loca o que? Que no me aguanto má ... ’’

Pero mi Madre creía que estaba jugando. Y enseguida vino lo peor, su macana empezó a mear sobre su cara, ella se cayó de espaldas y él viejo siguió su meada sobre todo su cuerpo.

-‘‘¡Te lo dije, Puta! ..toma guarra, ere' la mejo' Zorra que me he hecha'o ’’.

Mi Madre, mi orgullosa Madre estaba empapada del orín de ese viejo. Se quedó en el suelo mientras él se vestía y se iba diciéndole.

-‘‘A parti' de ahora te quiero siempre sin bragas. Y no quiero pretextos de na'a, ..vendré a culiarte a diario, esté tu chiquillo o no. Tu sabras cómo le haces Mama'ita, ..por lo pronto no podré veni' mañana, quizás hasta el viernes. Tienes prohibido mastulbalte, ..te quiero bien caliente para cuando regrese ’’.

-‘‘Si, si Don Mario ¡Ah!, ah ’’.

Mendigo viejo asqueroso, tenía que hacer algo para evitar eso, ¡si no este desgraciado terminaría siendo mi Padre!! Mi Madre se levantó cómo pudo limpiandose los ojos, tenía orín por todo su cuerpo, caminó hacía la cocina por la carterita de hielos, con sus piernitas cruzadas y frotandose el ojete. Tras ella dejaba un caminito de leche y miados que escurrían de su cuerpo. La verdad no se lo que sentía por mi Madre, me daba coraje pero a la vez me excitaba el morbo. No entendía cómo una mujer tan espectacular cómo ella, criada en una buena familia, de imagen intachable y pulcra, hiciera esas marranadas cuando creía que nadie la viera. No creía cómo ella, la gran Señora Tapia, que podía conquistar a cualquier hombre atractivo pudiera rendirse en las manos de esos seres tan asquerosos, y más aún, terminar siendo unos de sus juguetes con la que podían humillar y pisotear de esa manera.

Mas intrigado que de costumbre apagué mi laptop, no comprendía esa actitud oscura de mi Mami, ¿hasta dónde iban a llegar sus marranadas?. Tenía que hacer algo, tenía que librarla de ese maldito viejo, tenía que buscar una prueba para correrlo de su trabajo, algo que no involucrara a mi Madre por su puesto, y rápido ya que regresaría el viernes por el próximo round. Tenía dos opciones, vigilarlo o editar el video de mi Madre borrandole la cara, pero seguramente se darían cuenta, ya que aparecería toda la casa. No había de otra, tenía que hacerla de investigador privado y cachar a ese viejo haciendo una de sus marranadas fuera de la casa, así seguro que todos los vecinos los correrían y la integridad de mi Madre junto con el apellido de la familia quedarían a salvo. 

.....

Durante los próximos días traté de seguirlo, de ver cuáles eran sus rutinas, cómo se comportaba. Tomé mi videocamara y me situé sin que él me viera detrás de su cochina caseta, cómo el viejo no se movia ni para espantarse las moscas, no se me dificultó en lo mas minimo, ya que el viejo sólo se la pasaba sentado, no me costó trabajo vigilarlo. En varias ocaciones lo observé pláticando con varias vecinas de la Colonia, al parecer tenía buena relación con todas ellas, sea lo de cada quién el tipo tenía carisma para tratar a las mujeres, primero las seducía con piropos y enseguida les clavaba sus mirada penetrante. Y no sólo a ellas, si no que en varias ocaciones lo miré observando con deseo a mi amor platónico Yuli. El asqueroso viejo no le quitaba la mirada cuando ella salía a la tienda o salía para pasear a su perrito. El desgraciado le clavaba la mirada cómo un pervertido, ella lo sentía, ya que apresuraba el paso y trataba de taparse el trasero.

Pasaron un par de días y la verdad que ya me estaba enfadando con eso de espiarlo, el desgraciado no hacía nada para poder yo inculparlo, Don Mario sólo se la pasaba en su cabina observando a los vehiculos que entraban y salian, leyendo seguramente sus revisas pornograficas, ya que tenía muchas en su cuartucho. Ya me estaba desilucionando y me estaba haciendo a la idea de volver a ver a mi Madre con ese viejo, cuando de pronto observé algo extraño. Ese día Don Mario se encontraba en su vieja silla recargado en la entrada de la Colonia leyendo sus cochinas revistas.

Yo cómo ya acostumbraba estaba detrás de la caseta vigilando los movimientos del viejo, en eso veo cómo un vehiculo conocido se detiene y baja su ventanilla. La Señora Mati pasando con su vehiculo se detuvo frente a la caseta.

-‘‘Hola preciosa, ..aque le debo su visita ¡Je, je!..’’ Le dijo Don Mario de forma muy familiar.

-‘‘¿No ha visto a mi Marido pasar?, ..saldrá de negocios por este día y regresará hasta mañana temprano ’’.

-‘‘Para na'a Señora Mati, ..pero que bueno que me lo dice. Así puedo pasá a su casa a revisa'le nuevamente su lavadora, ..estoy seguro que en esta ocación podré hace' un mejor trabajo ¡Je, je, je!..’’

-‘‘Eso sería bueno Don Mario, ..ya que mi Marido ni se preocupa de arreglarmela ¡Ji, ji, ji!..’’

-‘‘Estaré al pendiente de que pase, Señora. En cuanto lo haga iré a la misma hora, ..pongase guapa ¡Je, je, je!..’’ Esto último lo dijo en voz baja.

-‘‘Como siempre Don Mario, ..cómo siempre ¡Ji, ji, ji!..’’ Y arrancó en su vehiculo.

El viejo sólo se quedó viendo cómo se alejaba el vehiculo y cuando volteó se carcajeo tocándose los güevos.

-‘‘No cabe duda que este trabajo me encanta ¡Je, je, je!.. Y los pendejos todavía me pagan ’’. Se dijo para si mismo.

La verdad que esa plática con la Señora Mati me había dejado muy intrigado, no estaba seguro de que era lo que sucedia entre ellos dos, pero si que había algo extraño, le había hablado de una manera muy extraña y eso último aumentaba mis sospechas. ¿Le pondrá los cuernotes a su marido? No podía creer que también la Señora Mati se revolcara con ese viejo, ella siempre fue muy pulcra y se veía que amaba a su marido. La Señora Mati es una mujer de unos 45 años, su tez es blanca, muy ligeramente dorada por los rayos del sol, tiene más o menos de estatura, sobre 1’69, un rostro al que un sólo calificativo no le haría justicia, labios gruesos que podrían volver loco a cualquiera cuando dibujaban una sonrisa, ojos marrones, pequeños, achinados, brillantes e inocentes; un rostro en definitiva que podría ser en resumen y compendio de la dulzura, pero puesto en un cuerpo de escándalo: cintura estrecha, un pedazo de trasero firme y respingón, y sobre todo, la locura: unos pechos..., ¡que digo pechos! ¡¡melones!! Enormes, redondos y firmes, que parecían pretender romper constantemente toda prenda que los cubriera, más bien que los aprisionara.

La verdad, entre ella y Mamá siempre hubo disputa por quién era la más guapa de la Colonia, Mati siempre trataba de imitarla en todo, se compraba vestidos parecidos a los de mi Madre y en ocaciones se teñia el pelo igual que ella, eso hacia enojar terriblemente a Mamá tanto que no le dirigia la palabra por nada. Las dos se odiaban, siempre una quiere opacar a la otra, eso era lo de siempre. La Señora es muy religiosa, se la pasa metida en la iglesia pero todos sabemos que eso sólo es una simple careta, ya que ella es la mujer más chismosa y envidiosa de toda la Colonia, ya que por ella siempre han sido las disputas entre los vecino. Su Marido es el dueño de muchos locales comerciales, eso los hace darse la gran vida cómo lo hacemos todos nosotros, tienen dos hijos, dos pequeños niños de 4 y 7 años, los cuáles son bastante presumidos para su edad.  

Eso me había dejado intrigado, tenía que investigar lo que sucedía entre ellos dos, si podía conseguir las pruebas que involuclaran a Don Mario con Doña Mati, seguramente así podría libarme de él, y que más hacerlo con la enemiga de mi Madre, eso seguramente le agradaría. Esperé todo la tarde jugando con mi amiguito en la calle, pero echandole un ojo al maldito Portero, sabía que en cuanto se alejara de su caseta seguramente se dirigiria a la casa de los Santillana. ( Asi es cómo se apellida la familia de la Señora Mati ). 

Mientras jugaba con Pablito pude percatarme de que el vehiculo del Sr. Santillana pasaba por la caseta de Don Mario, el pobre Señor se iba a trabajar sin imaginar que su mujer y el maldito Portero que lo saludaba con una sonrisa, se habían puesto de cuerdo para revolcarse cómo puercos en su propia casa, y que su mujer seguramente ya lo esperaba con sus piernas bien abiertas. El desgraciado viejo todavía lo detuvo para sacarle plática mientras el Sr. Santillana se dirigia hacia su tabajo. 

-‘‘¿Al trabajo Sr. Santillana? ’’.

-‘‘Asi es Don Mario, ..salgo para el aereopuerto. Pero mañana ya estoy de regreso. ¡Otra cosa!, ..ahí le encargo mi casa, ya sabe cómo esta la delincuencía, mi Esposa se quedá, pero nunca falta que le heche unas vueltitas en la noche ’’.

-‘‘No se preocupe Sr. Santilla, ..será cómo si uste' estuviera ahí ¡Je, je, je!..’’

-‘‘Muchas gracias, Don Mario, ..cuando regrese lo sabré recompensar ’’. 

-‘‘No es necesario Señor, ..lo hago con todo el place' ¡Je, je, je!..’’

-‘‘Muchas gracias pues, Don Mario, ..le invitaré unas cervecitas a mi regreso, ¿que le parece? ’’

-‘‘Bueno eso si se las acepto, ..ya vé usted cómo esta la calo' ¡Je, je, je!.. ’’

En cuanto el Sr. Santillana se alejó en su vehiculo, ví claramente cómo el desgraciado murmuraba algo para el sólo y se disponía a cerrar la caseta, tenía el camino libre y seguramente la Sra. Mati ya lo estaba esperando. Yo me sentí con mucho coraje, me daba mas asco aun el maldito Cubano asqueroso, no era posible que se estuviera chingando a todas las mujres de la Colonia y nadie se diera cuenta de ello. Luego de la tal hipocrecía del viuejo un rato mas y me fui. Sin perder tiempo me despedí de mi amiguito y me dirigí a la casa de los Santillana, la cuál cómo ya se los dije estaba exactamente frente a la nuestra, sólo separadas por la calle.

Despues de ver ese enorme acto de hipocrecía y sinvergüenzada, me había quedado más enfadado, pensaba en ese pobre hombre que se había para ganarse el sustento para su hogar, y la Puta de su mujer con ese asqueroso y maldito sujeto revolcandose en su propia cama a sus anchas.

Me escabullí entre el jardín de ellos hacía la parte trasera, no había nadie, me resulto extraño, pensé que tal vez me había equivocado o ya me estaba volviendo loco, pero aun así no perdí las esperanzas, llevaba mi camara de video para capturar en escena lo que hiciera ese viejo. Así que decidí esperar un poco, quería acomodarme perfectamente antes de que el viejo apareciera, busqué por las ventanas a la Señora Mati, pero no la encontré, seguramente estaría en la parte alta. Busqué una ventana en la cuál pudiera tener el mejor angulo para el espectaculo que seguramente no me perdería, para mi suerte la Residencia tenía muchas, sólo escogí una que no me delatara, ahora sólo tenía que esperar a que llegara el viejo.

La tarde estaba cayendo, la iluminación de la casa empezaba a encenderse, pero se me hacía muy raro que no hubiera rastro de nadie, de pronto escuche ruidos en la segunda planta de la casa, como pude me asomé por una pequeña ventanita que había cerca de las escaleras, se podía ver una parte del segundo piso, había luz en una recamara, seguramente la Recatada Sra. Santilla se preparaba para recibir al viejo. Me quedé ahi observando, cómo a los 20 minutos aparecio Don Mario, tal y cómo lo había imaginado. El maldito viejo llegó chiflando y peinandose en el reflejo de la puerta, tocó el timbre y esperó aque le abrieran, entonces vi cómo de la parte alta bajaba de las escaleras la fiel imagen de la pulcritud, Señora Mati. Traía un vestido floreado de color rojo, un poquito arriba de sus rodillas. Bajó rápidamente y antes de abrir la puerta se retocó el cabello en el espejo que tenía al costado.

-‘‘¡Hola Guapa!, ..ya estoy aqui para arreglalte las cañerías ¡Je, je, je!..’’

-‘‘Pase, pase, de prisa, ..alguien lo puede ver ’’. Decía bastante nerviosa.

La puerta se abre y entra Don Mario, sonriéndole. Era enorme a comparación de la Sra. Mati, que rápidamente y ante mi asombro la sujeta en sus brazos cómo una muñequita, se abalanza sobre ella mientras que con su pie cierra la puerta.

-‘‘Tenemo algo pendiente, pequeña ’’. Le anuncia, y sus piernas se estremecen de excitación, a pesar de lo peligroso de la situación, cualquiera podría verlos. 

-‘‘¡Mmmhh! Papi, ..ya te extrañaba mi amor ’’.

-‘‘¿Y tus chiquillos?, ..¿no nos irán a ver? ..’’

-‘‘No te preocupes por ellos, mi amor ..los mandé con sus Abuelos, tenemos todo la noche para nosotros dos solos ’’.

-‘‘Ere una perrita muy caliente, ..pero yo te lo voy a quita' ¡Je, je, je!..’’

La empujó contra la pared, sus dos manos casi le arrancaron los tirantes del vestido para liberar sus enormes pechos, que digo pechos ¡MELONES!! Los estrujo sin la más mínima delicadeza mientras le decía:

-‘‘¡Vaya par de melones tienes!, ..si pareces una vaca ’’.

-‘‘¡Oiga, pero que! ...’’

-‘‘Calla guarra ’’.

-‘‘¡Diosss!! Me encanta cómo me tratas, ..jamás me habían hablado ni tratado así ’’.

La verdad que estaba sorprendido por la reacción de la Señora Mati, jamás me hubiera imaginado que actuara de esa manera, ella siempre había sido muy pulcra, de imagen casi intachable, una mujer de buenos principios y enamorada de su Esposo e hijos, muy religiosa y preocupada por los pobres y desamparados. Pero ahora se estaba revolcando con el maldito Portero, en su propia casa, sin importarle manchar con su calentura su pulcro hogar. El viejo por su parte estaba feliz, se regocijaba, y cómo no, la Sra. Mati gozaba de buen cuerpo y lindo rostro, jamás me lo hubiera imaginado. El Portero la estrujaba violentamente con sus enormes manos, al ver eso se me entrelazaban en la mente las imagenes de lo que había vivido con mi Madre con lo que estaba viendo ahora, ese desgraciado viejo se estaba deleitando con las mujeres más bellas de la Colonia. A la Señora Mati la hacía querer seguir recibiendo más, ya no quedaba nada de su decencia, de su pudor, ni de si misma, estaba convertida sólo en una mujer hambrienta, hambrienta de sexo, de hombre, queriendo verga dentro de ella.

La calentura de los dos aumentaba, nadie decía nada, Don Mario sólo la miraba, esperando una reacción de ella, pero Mati tenía su mente en blanco, cómo si estuviera en trance, sus instintos habían bloqueado su mente que diría no, que se opondría a esas caricias, a que su cuerpo estuviera expuesto a esos manoseos; se había sobre impuesto su instinto natural, ese instinto de una mujer madura, una mujer deseosa de algo más que lo que tenía en casa, de una mujer con un elevado deseo carnal, de una mujer insatisfecha que reclamaba apagar ese ardor de su cuerpo que le quemaba, que la asfixiaba y que en esos momentos eran apagados por ese viejo.

-‘‘¡Ahhhh!! Don Mario, ..me encanta cómo me agarra ¡Mmmhhh!! ’’.

-‘‘Te va' a entera' de lo que es un macho, ..y no cómo tu Mari'o un tanto medio maricón ’’.

Se apartó de ella un poco, se desabrochó los pantalones, y se la sacó mirándola, yo me quedé con la boca abierta, nuevamente miraba ese pedazo de pene impresionante, gruesa con un glande enorme y de unos 25 cm. de largo y bastante gruesa. La Señora Mati no se pudo contener en decir: ¡Dios mío!! Enseguida Don Mario la tomó por el pelo para acercarla, enseguida encendí mi camara y me dispuse a grabar, tenía que juntar varias pruebas para delatarlo. Y así con el asqueroso Portero sosteníendo a la Señora Mati de su cabellera, mientras que ella de rodillas se mantenía quieta y el tipo le pasaba su tranca por toda su cara en el pasillo de su casa, así empezé mi grabación para extorcionarlo.

-‘‘¿Te gusta eh?, ..te encanta senti' mi garrote en la cara ¿velda' Puta? ’’. Le hablaba en tono bulgar y siempre humillandola.

-‘‘¡Si!, si Don Mario, ..es tan grande, no cómo la cosita de mi Marido ’’. Le dijo Mati sintiendo esa tranca por toda la cara.

Apenas terminó de detallarle la triste realidad de su Esposo, ella solita sacó esa vergota por completo, esa tranca que la tenía sometida y empezó a comérsela. Toda noción de vergüenza era expulsada de su ser cuando ese vergón estaba frente a ella, lo sostuvo con sus manos y lo lamío cómo un dulce.

-‘‘¡Ooohhhh!!!!, Perra arrabalera, ..ya nunca vuelvo a gastar un centavo en Prostitutas. Ninguna de esas Putas me la chupan cómo ustedes ¡Je, je, je!..’’ Le confesó, apoyándose en la pared y con su otra mano, acariciando su rostro. 

-‘‘¿Cogh.. ughsteges? ¡Aaaahhh!!, ..¿a, a que te refieres con ustedes? ’’. Le preguntó Mati intrigada.

-‘‘¡Qué!, ..¿a poco crees que eres la única Puta de esta Colonia? ¡Je, je, je!..’’ Le dijo el viejo regocijandose de la humillación.

-‘‘¡Te cojes a otra de la Colonia!, ..¿a quién? ’’.

Me asusté de inmediato, sabía que a esta Señora lo que más le gustaba era el chisme, bueno más la verga de Don Mario, pero me quedé de piedra, tenía miedo de este maldito viejo delatara a mi Madre con la Señora Mati, su odiada rival.

-‘‘Es un secreto Señora, ..nunca revelo la identidad de mis Putas. Deverías de esta' tranquila ¡Je je, je!.. Mejo' sigue chupando ’’. Y le restrego el glande por los labios.

La Sra. Mati se olvidó lo demás ( para nuestra suerte ) y cerró sus ojos, intentando engullir toda esa tranca que se le ofrecía, al parecer no era la primera vez que se lo hacía, ya que podía tragársela hasta la mitad, más allá le daban arcadas…Las imagenes que graba era de lo más sorprendentes, tenía al gordo asqueroso de Portero con los pantalones bajados y la Señora más religiosa de la Colonia arrodillada haciéndole una mamada cuando su Marido no estaba. Metía y sacaba ese miembro de un enorme tamaño, me quedé sorprendido de cómo cabía en esa boquita aquel enorme miembro, se veía una enorme cabeza roja y brillante por la saliva de la Señora, el vil Portero sólo cerraba los ojos y su rostro era de puro placer mientras aquella Señora devoraba ansiosamente su miembro, el viejo solo exclamaba:

-‘‘¡Si Puta cometela toda, o no vas a comer nada!, ..¡Ohh mamamela así Puta!! ohhh!! ’’.

Yo escuche eso y me pareció más que humillante, ¡era la Esposa del Sr. Santillana!!, y la humillaba ese cochino viejo sintiéndose todo poderoso, yo no sé que fregados les daba ese viejo para ponerlas así ( aparte de sus 25cm de pura carne ) La verdad que yo estaba impactado, estaba boquiabierto, sorprendido, habrían pasado como unos 10 minutos en los que yo estaba ahí viendo como esa Señora se humillaba frente a ese maldito sujeto que era vigilante de la Colonia.

Mientras le devoraba medio monstruo, Don Mario sostenía su cabeza, obligándola a tener su media tranca en la boca, sintió que se asfixiaba, en especial cuando su hongote se deslizó por su garganta, creeyó que se moriría, pero el Portero, su amante, aflojó sus manos y se la sacó de inmediato.

-‘‘¡Glooghh!!! ¡Glagghhh!! ¡Coff, coff!!.. ¡Aaahhhh!!! ¡Aaahh!! ¡Aaahh!! ’’.

La Señora Mati se sintio morir asfixiada, ese tremendo palo le había llegado más de lo que pensaba, con los ojitos llorosos y colorados lo miró hacía arriba.

-‘‘Pronto lograra' hacerlo, Putita ’’.

Se dedicó a restregarle su gigantesco miembro en la cara, dándole cachetaditas que al parecer le fascinaban, ya que abria la boca y mantenía una pequeña sonrisa. Le gustaba sentirlo sobre sus labios y sobre sus mejillas. Don Mario escupió sobre la palma de su mano y le regó su saliva en la cara, todo el bello rostro de la Señora Mati quedo embarrado por las babas del viejo. Su maquillaje, su deliniador, todo se hecho a perder. Luego le abrió su boquita con sus gordos dedos y escupió en ella, eso si que me dio asco, su saliva alcanzó el fondo de su garganta, pues ella estaba de rodillas y él de pie… Estoy seguro que nunca antes de conocer a ese viejo había experimentado relaciones de sumisión, una mujer de costumbres pulcras e intachables jamás imaginó estar así, pero ahí lo estaba, totalmente dominada por un cochino Portero… el cuál también lo hacía con mi Madre.

Don Mario la tomó de sus brazos y la hizo pararse, luego la giró, la encaminó hacia el interior de su casa, el desgraciado iba caminando detrás de ella sobandole las tetas y las piernas, mientras que la Señora Mati se retorcía y trataba de caminar hacía dónde el maldito viejo quería. La apoyó en un enorme piano que tenían en el salón, en dónde varias veces ella misma había presumido que su hijito tocaba divino. La empujó sobre el piano, cayendo la pobre Mati aplastando sus enormes tetas, le subió la falda, le arrancó el calzón azul claro para metérselo en la boca y que sus gritos no delataran lo que sucedía mientras la gente circulaba por la calle…La Señora estaba casi sonámbula, respirando entrecortadamente, ansiosa y temerosa.

-‘‘Ruégame que te dé por el culo, ramerita..’’ Le espetó el viejo, acariciando su cabello.

-‘‘¡Nogh!!! ¡Egh mugh ganghee!!! ’’. Trató de articular la pobre con sus bragas en la boca, pero se quedó muda al sentir aquella monstruosidad rozando su palpitante trasero, puyándola con suavidad, haciéndola jadear.

La verdad que no me imaginaba a la pobre Señora Mati siendo atravezada por esa enorme estaca, ella era algo pequeña para albergar a tremendo animal, y conociendo la rudeza de ese tipo seguramente no la iba a dejar muy bien ya que terminara. Impaciente y con mi pantalón a punto de reventar me esperé a que llegara ese momento.

-‘‘Dime Puta, ..tiene' algo para ayudalme abrilte el trasero, ..¿o lo quieres en seco? ’’.

La pobre pelo los ojos al escuchar esas palabras, cómo pudo apuntó hacia un bote de crema que habían sobre un estante, el viejo caminó por la crema y mientras lo hacia se frotaba el pene para ponerlo más duro, mientras que la Señora Mati seguía sin moverse sobre el piano y con las pantaletas en la boca.

-‘‘Buena crema, ..pero creo que no bastara Putita. Tienes el culo muy apretado, ..iré a la cocina para ve' que encuentro ’’.

El viejo se dirigió hacia la cocína, mientras lo hacia, la Señora Mati seguía inmovil, con el vestido arriba esperando a que el viejo llegara con no sé que cosa para aflojarle el ojete, no podía observar porque tardaba tanto en la cocina, pero cuando regresó el desgraciado viejo traía entre sus manos un sprai en crema, de esos que usan para adornar los panquecillos y en la otra una barrita de mantequilla, al parecer la mantequilla le había funcionado ya que era el mismo ingrediente que uso para tronarle el culo a mi Mami.

-‘‘Ya está Putita, ..con esto bastara ¡Je, je, je!.. Te aflojaré tanto la cola que ni la sentiras entrar ¡Je, je, je!..’’

-‘‘Do, don Mario, ..tenga cuidado por favor, ya que la última vez duré casi una semana en poderme sentar. Mi Marido casi lo nota ’’.

-‘‘¡Ese Cabrón!!, ..debería de esta' agradecido, dequé yo te ande limando los agujeros que él nunca usa ¡Je, je, je!.. ¿Que le dijiste? ’’.

-‘‘Na, nada, ..sólo que me preguntó el porqué no me sentaba bien, a lo que le respondí que tenía una infección, lo cuál me sirvio ya que él durante esos días no me tocó ’’.

-‘‘¡Je, je, je!.. Que inocente el muy pendejo, ..cómo no voy a nota' que mi vieja tiene el culo abierto ¡Je, je, je!..’’

Recargandola sobre el piano, su mano se introdujo en su cueva para recoger una parte del fluido. Con la mano empapada, empezó a estimularle el ano, introduciéndole un dedo. La Señora Mati se estremeció pero aún así permanecio sin moverse un milimetro.

-‘‘Estate quieta, ..no te muevas, te voy aplica' la mantequilla ’’.

-‘‘¿Ma, mantequilla? ...’’

-‘‘Vieras que eficás es la mantequilla para afloja' culos ¡Je, je, je!.. ’’

Procedió a colocarle la mantequilla en el ano, primero tomaba una buena porción con sus dedos de la barrita, y se la sambutia con unos de sus dedos hasta el nudillo, asegurandose de que el lacteo entrara a una buena profundidad del recto, la operación duró rato, hasta que toda la barra estuvo incrustada completa en su fundillo. La gran Señora Santillana tenía tapisado su culo de grasa amarilla, el viejo ese se aseguraba con su dedo de no dejar nada de mantequilla afuera, le recogía la mantequilla que escurría y se la incrustaba hasta el fondo con su dedo más lago. Para ese momento ya la Señora Mati sentía un extraño cosquilleo causante por los dedos del Portero, el desgraciado viejo no contento con eso se chupó otro dedo para enterrarselo también, dos dedos eran los que ahora penetraban el culito de nuestra vecina, lo cuál la muy cochina ya movia ligeramente las caderas para provocarse más placer.

-‘‘Te esta gustando, ¿velda' cerda?, ..sólo las Putas más baratas mueven el culo así para recibi' verga ’’

El maldito de Don Mario le hablaba de una forma humillante a Mati, la cuál, al parecer esa forma la excitaba, ya que se mordía los labios y aumentaba el ritmo de los vaivenes de su cadera. Cuando el viejo terminó de aflojarle el culo se puso de pie tras ella, le colocó su macana en medio de las nalgas y empezó a menear su cadera para que su enorme tranca rosara por entre los cachetes de Mati. Esa forma la enloquecio más ya que empezó a flexionar sus rodillas hacía arriba y hacia abajo para que la tranca le rosara desde su chocha hasta la parte alta de sus nalgas. Don Mario para alistarse mejor dejó su cipote descansando en la parte baja de la espalda de Mati, para que con el sprai de crema empezar a aplicarselo en la tranca cómo si fuera un hotdog aplicandole el catpsu.

La verga del viejo quedo bañada en espuma dulce, le aplicó un sope en el ano a la Señora Mati cómo aderezo y apuntó su terrible estaca hacía su recto. El viejo se inclinó sobre ella. Le gustaba lamerle los oídos mientras la puntaba, y la penetró de golpe. La pobre dio un tremendo gritó ahogado entre sus pantaletas, el Portero la sujetó de sus nalgas y empujó inexorablemente. Unos papeles que estaban debajo de su cabeza yacían empapados de su sudor.

-‘‘¡AAAHHHH!!!!! ’’

-‘‘Princesita, ..esta ve' te la voy a mete' toda de una vez ’’. Le amenazó el viejo al oído.

-‘‘Mi, mi amor, ..soy tuya ¡Ouchhh!!! ’’. Balbuceó, loca de placer y fastidiada por un ligero escosor en el culo. 

Don Mario le metió dos dedos en la boca, para que los chupara y así enterrarle aún más las pantaletas, para que estas no se le salieran y no hiciera tanta bulla, sus dedos de seguro le supieron un poco a mierda, ya que fueron los mismo que le introdujo en el recto apenas hacía unos minutos. Pero al parecer ella estaba demasiado excitada para importarle… las cortinas estaban abiertas, cualquiera podía voltear y verlos, pero Don Mario quería su culo y eso era lo único que le importaba, además se lo estaba reclamando, y esa posibilidad la aterraba y redoblaba sus deseos.

-‘‘¡AAAAhhh!!!!! ¡Grhhhh!! ¡Nooogghh!! ’’.

No pudo evitar tragarse un grito y morder los dedos en su boca cuando Don Mario le enterró media verga de un estocazo, chocando su vientre contra las nalgas de la pobre Señora.

-‘‘Está bien, está bien, ¡Uff, uff!! ..muérdemelos si quieres, Puta ’’ Le dijo, sofocado y también gozando mucho con ese pobre culito.

Entonces, el Portero, su amante, comenzó a petarle el culo cómo dios manda. En ese momento ya la Señora Mati había perdido el control de si misma, cerró sus ojos y se entregó a ese tumulto de sensaciones electrisantes. Lanzó sus pantaletas de su boca y empezó a berrear cómo una Perra en celo, ya no era la Señora Mati que yo conocía desde que era un pequeño, ahora era una bestia, una Perra en celo que estaba recibiendo su merecido. De nuevo le mordío los dedos a Don Mario, hasta sentir el sabor dulzón de su sangre, e incluso golpeó la madera del piano con su puño cuando ese semental le regaló un orgasmo divino.

-‘‘¡Ufff, ufff!!.. No aguantó má desgraciada, ..ya, ya me falta poco ¡ufff, ufff!!..’’

Sacó su falo de golpe, completamente tapisado en mantequilla, le dio un par de sacudidas y se la enterró de nuevo, haciendo esa sádica movida una y otra vez hasta que la Señora se corrío de nuevo. El viejo no aguantaba más se le veía en el rostro, con un movimiento rapido se la volvio a sacar dejandola vacía, con un huecón en el culo cómo de una pulgada, desde mi posición podia ver el interior de mi vecina!!!, y su intento inutil por querer cerrar el culo. 

-‘‘¡Ufff, ufff!!.. Ven acá cochina. ¡Abre bien la boca!! ’’. 

La pobre Sra. Santillana con el boquete en la cola se incorporó, se tocó el ano y comprovó el terrible agujero que le había dejado el Portero. Luego, hincandose frente a él abrió la boca y sacó la lengua, esto era cómo una pelicula porno, la Sra. Mati estaba irreconocible. El viejo, con su enorme tranca a escasos centimetros del rostro de la Señora se empezó a masturbar, la Señora estaba quieta, solo con la boca abierta esperando la descarga, no tardó mucho más y empezaron a salir los disparos de semen del miembro del viejo y se los hecho en la boca y en toda la cara, ya después de haber descargado todo, el Cubano agarró su miembro y empezó a pasárselo por la cara de la Sra Santillana, y a darle golpes en las mejillas y en los labios con su verga.

-‘‘¡Ooohhh!!! ¡Ooohhh!! ¡Que culo tienes desgraciada!, ..me has hecho veni' antes de tiempo ¡Ufff, ufff!!..’’

La Señora solo permanecía quieta, todo eso que estaba yo viendo en ese momento me pareció asqueroso y obsceno, yo estaba observando estupefacto esa terrible infedilidad cuando de repente, el viejo miró hacia la pequeña ventana y yo rápidamente como un impulso reaccione para quitarme de ahí, no sé si él me reconocería, pero me asuste mucho que me quedé agachado por unos minutos, tan sólo escuchando lo que decían.

-‘‘¡Oh, Dios, oh, Dios!!! ’’. Empezó a repetir, convencida de que le habían dado una buena culeada, ya que ni podía incorporarse porque sus piernas no le obedecían.

-‘‘¡Fue grandioso Putita!, ..espero y te haya gusta'o ¡Ufff, ufff!!..’’

-‘‘Don Mario, ..¿aún tiene para darme por mi cuca? ¡Ji, ji, ji!..’’

Me quedé de piedra al escuchar eso, la muy cerda le estaba pidiendo más verga al Portero, aún que casi le revienta el culo a vergazos, estoy seguro que su culo quedaría abierto, es más le tardaría rato en cerrasele, pero la muy Puta seguía pidiendo más, y por toda respuesta, el Portero la levantó y la sentó sombre el piano. Se la metió sin más y se la empezó a chingar por delante, ya la tenía en posición, esta vez sin dedos en su boca, chillando cómo Puta. Como sea, y tomando fuerzas de quién sabe de dónde, Don Mario siguió pistoneandole el chocho con gran fuerza, la sujetaba de la cabellera para darse impulso, tanto que a veces me parecía que casi se lo arrancaba. Yo con mi verga al tope me volví a asomar, estaba sorprendido viendo la escena, grabando cada instante de esos dos, en eso si querer vi cómo el Portero me miraba, me observaba atravéz de la ventana, él por dentro y yo observando afuera. Me escondí de inmediato nuevamente, deseando que no me hubiera visto, esperé unos minutos y luego me volví asomar, para mi suerte el tipo dejó de voltear a la ventana y se concentró en pistonerla, en darle verga hasta por debajo de la lengua.

El temor de que me hubiera visto se me quitó de inmediato, más porque mi atención fue sólo para el Portero, que seguía taladrandole el chocho a mi vecina, matándola con ese palo rodeado de venas. Las manos de Don Mario tocaban su cara, metiendole sus dedos en su boca, que no vaciló en mamar, mugiendo.

-‘‘Ere' la Puta má' salida que conosco. ¡Ufff, ufff!!.. Pero yo te voy a quita' las ganas desgraciada, ..habe' si cuando acabe sigues pidiendo verga ¡Uffff, ufff!!..’’

La Señora Mati estaba convertida en una muñeca sin voluntad, era fuertemente sacudida por las estocadas del viejo, que sin deshacelerar sus penetraciones sus manos desabotonaron la blusa en busca de sus senos, ese par de tetas enormes que botaban de lado a lado cómo dos enormes gelatinas. Así, entre la cogida de Don Mario y las caricias en sus tetas por sus manos, Mati conseguió su tercer orgasmo en menos de diez minutos, soltando un tremendo alarido que salio de su casa y se escuchó hasta la mia.

-‘‘¡Aaaaahhhhhhhhhh!!!!!! ’’ Exclamó la Señora Mati con los ojos en blanco y temblando de la excitación.

Don Mario se quedó encima de ella, manoseándola con esa forma grosera y tosca con que lo había hecho también con mi Madre, dándole besitos en el cuello, llenandole de babas las orejas. Mientras que ella aplastada entre el piano y el hombre yacía ahí con su falda enrollada en su cintura, con sus piernas abiertas, su culo y pechos desnudos, a merced de cualquier vecino que pudiera ver atravéz de la ventana.

-‘‘¿Le hice daño, Mati? ’’. Le preguntó el viejo, con esos cambios en su personalidad, de ser un fornicador agresivo a un atento y tierno hombre, que hacia que las Señoras se embrujara más con él.

-‘‘No, no sé, ..creo que no ’’ Le respondió llevandose las manos al recto, que seguramente lo tenía al rojo vivo.

-‘‘¿Quiere que la lleve a su habitación para que se recueste un rato? ’’.

-‘‘A la ducha estaría bien, mi amor ’’. Le respondió la Señora en forma amorosa, cómo si le respondiera a su Marido. 

Y con cuidado la levantó con sus poderozos brazos, ahora si, cómo si fuera un frágil objeto la trataba, después de que casi la hacía pedazos con ese potente instrumento que le colgaba entre las piernas. 

-‘‘Mi espalda siempre queda adolorida cuando me la chingo a usted Señora ’’. Le confesó el viejo, mientras la llevaba en brazos subiendo por la esclaera.

-‘‘¿En serio?, ..me alegrá un poco saber que yo no soy la única que sale de esos polvazos con dolencias físicas ¡Ji, ji, ji!.. La próxima vez vamos a tener que sentarnos, mi vida ¡Ji, ji, ji!..’’

-‘‘Ni que lo digas mi amor, ..tenemos toda la noche ¡Je, je, je!..’’

Los dos amantes se perdierón por las esclaeras hasta segunda planta, la cuál yo no tenía acceso, pero además ya tenía algo de pruebas para denunciar al maldito viejo, pruebas que iban a delatar las infidelidades de varias Señoras de la ciudad. El conserje la subió hasta el otro nivel, entre sus brazos la llevó hasta su habitación y le besó la frente, cómo un gesto muy paternal. Me parecía demasiado asqueroso lo que acababa de presenciar en esos instantes y en mi mente sólo recodaba aquella imagen de la Señora totalmente sometida mamando ese enorme instrumento y también estaba sugestionado por si el viejo asqueroso quizás me habría visto espiándolo y tal vez me habría reconocido. Pero contento con las imagenes grabadas me dirigí a mi casa, ya no aguantaba mi pene, lo tenía a punto de reventar. Revisé mi pantalón y me di cuenta que mi liquido preseminal ya había atravezado la tela, corrí hacía mi casa contento de que esta vez no fuera mi Madre la que había terminado con el culo roto.

-‘‘¡Pedrito!!, ..¿dónde andabas? ’’. Me preguntó Mamá al momento de entrar.

-‘‘Co, con Pablo Má, ..estábamos jugando con la patineta ’’.

-‘‘Ya sabes que no me gusta que andes en la calle en la noche, ..sube a tu habítación a ducharte que vienes todo sudado, enseguida te sirvo de comer, no tardes ’’.

-‘‘Si, Má ’’. Le dije cabizbajo y me dirigí a mi habitación.

La verdad que esa tarde la había disfrutado muchísimo, no sólo porque conocí a la verdadera Señora Mati, si no porque también obtuve mi primera evidencia de Don Mario, estaba seguro que si lo grababa en varias situaciones más, tendría más pruebas para delatarlo y acorralarlo para que se fuera de la Colonia para siempre, pero ahora tenía que ducharme y hacer una que otra cosita en la regadera, la verdad que ya estaba muy caliente y ya no podía esparar.

.....

La verdad que mi trabajo cómo detective había dado sus primeros frutos, me había dado cuenta de que el viejo no sólo se chingaba a mi Mami, si no que el muy vivo se cogía a varias Señoras de la Colonia. Una noche en la que me había quedado en desvelo hasta las casi 1 de la madrugada, ( ustedes diran que tarde, pero para un chico de 12 años desvelarse hasta la 1 es un gran merito ) Estaba yo viendo el material que había grabado de Don Mario cuando en eso escuché murmullos en la casa de mis vecinos, recordé que mis vecinos no estaban, ya que ellos suelen salir bastante, ( ya lo recordaran, era la casa del vecino dónde Mamá se había revolcado con el albañil ), bueno cómo les contaba, había alguien el la casa contigüa. Tomando mi telescopio, que por cierto me lo había dado mi Padre desde hace mucho tiempo, lo dirigí hacia el jardín, cuando pude reconocer de quién se trataba quedé sorprendido.

Dirigí mi telescopio hacia los murmullos y vi a una chica, una lindura que parecía un angel con su cabello rubio y cuerpecito espectacular. Enfoque muy bien el visor y pude percatare de que era mi querida Yuli, mi amor platónico se encontraba en el jardín trasero del vecino toda empapada, al parecer cómo una simple travesura se había metido en la alberca de los vecinos, traía un short's de lycra negro y su camisa de la escuela blanca, que por lo mojada que se encontraba se le trasparentaba perfectamente el sostén blanco, cuando vi con quién estaba me desilucioné un poco, estaba con su novio, un tipo mamón que se creía la estrella de basketball de la escuela, la verdad que si era bueno pero no era para tanto, el tipo se creía Kobe Briant, ya se lo imaginaran porque lo digo. Era el clásico carita que se sentía el más deseando por todas las feminas. Al parecer estaban discutiendo ya que los vi forcejear un par de veces, abrí la ventana para poder escuchar algo, ya que a esa hora no había nada de ruido y así se podía escuchar mejor.

-‘‘¡Ya te dije Yuli!, ..es una simple amiga, no entiendo porque te pones así ’’.

-‘‘No es eso, ..lo que no me gusta esque me hables de ella cuando sabes que la odio. Estábamos nadando muy agusto hasta que la mencionaste’’.

-‘‘No tienes porque ponerte así, ..además, yo también te he visto coqueteando toda la noche con varios idiotas, estamos a mano ’’.

-‘‘¿Ha? a mano, ..¡eres un idiota!! ’’.

-‘‘Asi, pues tu eres una cualquiera, ..le sonríes a todo mundo ’’.

-‘‘Pues estoy segura de que cualquiera de esos idiotas era más hombre que tú ’’. Le contestó Yuli, y yo pensé ‘‘tienes razón, princesa’’.

Estaban parados en la orilla de la alberca discutiendo, sin importarles que su discusión fuera escuchada por todos los vecinos.

-‘‘¡Eres una estupida!, ..repiteme lo que dijiste ’’.

-‘‘Lo que oiste, ..y tú eres un pendejo que hace lo que sus amigos le dicen ’’.

-‘‘Mira quién habla, ..la que fumó marihuana sólo por que sus amigas también fumaron ’’.

-‘‘¡Tú también fumaste pinche maricón! ’’.

-‘‘¿Yo soy maricón? ..eso no decias cuando te la estaba metiendo ’’. Eso hizo enfurecer a Yuli.

-‘‘¡Para lo que me metiste!!, ..para que te lo sepas he tenído mejores entre las piernas, no cómo tu cosita que ni se te para ’’. 

Esa discución ya me estaba gustando, estaba descubriendo cómo era mi Yuli en sus relaciones amorosas.

-‘‘Entonces tú eres una Puta, ..‘‘Yuli La Puta ’’.

-‘‘¡Chinga tu madre, maricón!!! ’’.

-‘‘Chíngate tu pendeja, ..y a ver quién te lleva a tu casa. Vete caminando toda mojada ’’.

El estúpido ese se dio media vuelta y se retiró deprisa, ella se quedó parada cruzada de brazos y comenzó a sollozar, me dio un coraje inmenso ver cómo trataba ese estúpido fanfarrón a mi dulce Yuli, ¿Como se atrevía a dejarla sola a esas horas de la noche?. Nunca he sido bueno en ese tipo de situaciones y el hecho de verla llorar me hizo dudar entre si debía baja a yudarla o esperar a que ella se alejara, en eso la vi agacharse a recoger algo del piso, lo que debió de ser una piedra, ya que después envuelta en su coraje de inmpotencía y desesperación la lanzó con todas sus fuerzas reventando una de las ventanas traseras de la casa. Ella se asustó muchísimo al escuchar los ruidos de los vidrios caer, entró en un nerviosismo que no sabía que hacer, volteó para todos lados tratando ver si salía un vecino que la delatara, recogio su falda y se la puso para salir huyendo, lo que nunca se imaginó era que una luz de una linterna apareciera. 

-‘‘¡Carajo!! ..¿que pasa?, ¿quién anda ahí? ’’

El tipo de la linterna no era ni más ni menos que el viejo, Don Mario, que hacía sus rondas nocturnas, los vecinos le pagaban un dinero extra por cuidar con más detalle esa casa. Al ver que nadie contestaba se acercó cargando un bate de baseball en la mano.

-‘‘¿¡Quién anda ahí maldición!!, ..salga o tendrá problemas ’’.

Yuli que para ese momento ya se había escondido en una de las masetas que ahí se encontraban, no tuvo más remedio que dar la cara por la travesura que había hecho.

-‘‘So, soy yo Señor, ..la hija de Sr. Peterson ’’. Dijo ella asustada y empezó a mirar a su alrededor tratando de ubicarse, cuando vio que se trataba del maldito Portero, cerró los ojos y bajó la cabeza comprendiendo el error que había cometido.

-‘‘La hija del Sr. Peterson ¿he?, ..y que se supone que esta haciendo la hija del Sr. Peterson aqui, rompiendo ventanas.. ¿Eh? ’’.

-‘‘Lo, lo voy a pagar Señor, ..de verdad ’’.

Mi pobre Yuli estaba pasándola realmente mal, le temblaba la voz y en su rostro se reflejaba el espanto de saber que estaba en una situación muy comprometida.

-‘‘Claro que lo va apaga', Señorita ’’.

Le dijo todavía con un tono de enojo en la voz, ella se cruzó de brazos y comenzó a llorar de nuevo, haciendo que Don Mario se le hablandara el corazón y tratara de negociar con ella:

-‘‘Mira no te preocupes, ..cualquiera se equivoca. La casa estará vacia unos días má', ..los dueños llegarán hasta pasa'o mañana, sólo tendrás que pagar el vidrio para que lo coloquen antes que llegen ’’.

Levantó el rostro y Don Mario se deleitó de sus ojos verdes anegados por las lagrimas, tenía una carita de niña y llorando se veía totalmente indefensa. El desgraciado aprovechandose de la situación comenzó a observarla con más atención. ( Si no se acuerdan de cómo es mi Yuli se las describiré a continuación ). Usaba una faldita blanca de vuelo realmente corta para ser permitida por us Padres, camisa blanca fina, trasparentada por agua, zapatos negros sin tacón y calcetines blancos por debajo de la rodilla. Su pelo rubio y lacio lo llevaba suelto hasta la cintura, que le daba un aspecto si cabe más sexy e infantil. Sus ojos verdes muy claros, nariz respingona y labios carnosos y muy sexuales. Tenía una pequeña cicatriz en la mejilla derecha, que le hacía rasgos aún más aniñados. Los rasgos de su cara no es que fueran perfectos desde el punto de vista de la belleza, pero sí que eran terriblemente sensuales y atractivos. De estatura 1.65 mts. con una cinturita muy estrecha y unos senos que se acomodarían perfectamente a una mano, parados y firmes, un traserito redondito que hacia que se le levantara su faldita por detras haciendo una pequeña curva, y un precioso par de espectaculares piernas largas muy cuidadas. Esa era mi Yuli, por eso desde hace mucho tiempo me gustaba.

-‘‘E, es que no tengo dinero, Señor ’’. Y empezó a sollozar nuevamente.

-‘‘Claro preciosa, ..pero cuando digo que tienes que paga' no me refiero a ti especialmente. Es claro que tus Padres tendrán que sacarte de esta’’.

-‘‘¡NO! ¡Si se enteran me matan!!! ’’. Movió enfáticamente su rostro para ambos lados. 

-‘‘Se tienen que entera' pequeña, ..alguien tiene que paga'lo ’’.

-‘‘¡NO!! ¡Por favor No! ’’ Suplicó Yuli, que ya estaba empezando a desesperar realmente al Portero.

-‘‘Mira no voy a esta' aquí toda la noche, ..vamo' a tu casa y yo iré a habla' con ellos ’’.

-‘‘¡No! ¡Dios mío, ..por favor no hable con mis padres!! Ellos no deben enterarse jamás de esto ’’.

Yuli se llevó las manos a la cabeza, cerró los ojos y comenzó a sacudir la cabeza cómo queriendo despertar de esa pesadilla, para mí estaba más que claro que ella no tenía ni la menor posibilidad de pagar, sólo había dos formas de salir de esta situación: una era recurrir a sus Padres y la otra era tratar de convencer al Portero de que mintiera, de que habían sido otros los que se habían metido a esa casa para querer robar, aunque esta última posibilidad no creo que le agradara mucho a Don Mario. El cuál seguía esperando una respuesta con sus brazos cruzados y mirandola detenidamente, ya que se miraba bastante sexy e inonfesiva con su cuerpecito todo empapado.

Mi Yuli abrió los ojos, se corrío las lágrimas con la mano, respiró profundamente y le dijo al viejo:

-‘‘Debe haber otra forma de arreglarlo, Señor ’’.

-‘‘Lo má' rápido es recurri' a tus padres, ..probablemente te castigarán, pero no creo que sea gran cosa ’’.

-‘‘No conoces a mis Padres, Señor ’’. 

Cerró sus lindos ojitos verdes, su barbilla tembló un poco y pensé que volvería a llorar, aquella situación ya estaba incomodando a Don Mario, que se miraba impaciente por llegar a una solución.

-‘‘Mira Yuli, ..así te llama' ¿no? ’’.

-‘‘S, si, si Señor ’’.

-‘‘Mira Yuli, llorando no va' a arregla' nada, ..tenemo' que arregla' esa ventana antes de que lleguen los dueños. Ellos me encargaron esta casa y no se las voy a entrega' con un vidrio roto ¿No? ’’.

-‘‘Es que no sabe nada, ..primera: mis Padres son muy estrictos, segunda: reprobé dos materias en la escuela, tercera: se supone que estoy estudiando para pasar esas materias ’’. Su voz se quebró por un momento y luego continuó enumerando sus problemas.

-‘‘Ese es tu problema lindura, ..mi trabajo es cuida' dónde tú y noviecito vinieron a diveltirse esta noche ’’.

-‘‘Esque usted no entiende, ..me advirtieron que otra estupidez de mi parte y me mandarían a un internado de Señoritas lejos ’’.

Y eso era cierto, Yuli siempre fue muy estrovertida y sus Padre ya la habían amenazado con eso hace meses, haciendo que ella se calmara un poco hasta este momento.

-‘‘Por lo visto estas en problema preciosa, ..pero uno debe de afronta' sus problemas para madura'. Anda vamos, ..que se hace más tarde y más se van a enoja' ellos ’’.

-‘‘Lo sé, ¡mire! ..podemos hacer algo ’’.

-‘‘¿Cómo qué? ..tenemos que coloca' esa ventana. ¿O a caso quieres pone'le cinta adheciva para que no lo noten ’’. Le Preguntó el viejo en tono sarcástico.

-‘‘No, claro que no, ..me refería a otras cosas... usted sabe ...’’

No sé si era mi mente cochambrosa o mis perverciones pero... ¿estaba ofreciéndose a tener sexo con ese viejo o era mi imaginación?

-‘‘¿De qué otras cosas hablas? ’’. Le preguntó Don Mario igual de intrigado que yo.

-‘‘Pues... yo podría... usted y yo podríamos... usted sabe ..’’

-‘‘Aque te refieres, lindura ’’. Y le brillaron los dientes al viejo.

Con un susurro dijo la última frase. 

-‘‘A, a coger ..’’

¡Toma!, casi me caiga de la silla al escuchar lo que mi amor platónico le proponia a ese viejo para salir de sus problemas, el desgraciado al igual que yo no podíamos creer la palabra que había salido de sus rosados labios.

-‘‘¿Es, estas segura de lo que dices? ’’. Le respondió el viejo todo incredulo todavía.

-‘‘Sí ...’’

-‘‘Y ¿cuánto crees que vale una cogida contigo? ’’.

-‘‘¡Oiga!, ..¡va a decirme que no valgo una cochina ventana!! ’’

-‘‘¡Je, je, je!.. Perdona lindura, ..se me hace que yo te quedaré debiendo ¡Je, je je!.. Bien, ven para acá, ..tengo las llaves de la casa ’’.

El desgraciado viejo agarró a mi Yuli de su antebrazo y se dirigieron hacia dentro de la casa, yo imaginando lo que ya se venía por delante me aterré por completo. ¡No, mi Yuli no por favor!. ¡Maldito viejo asqueroso lo iba a matar!. Sin pensarlo más y no sé si agradeciendo haberme quedado en vela para ver esa tragedía, tomé mi video camara y salí por la ventana de mi habitación para no despertar a Mamá, cómo siempre ya tenía mi caminito hecho para poder escapar de la prisión de mi habitación cuando me castigaban, corrí por nuestro jardín para saltar hacía el jardín del vecino. Y cuidandome de no ser delatado me acerqué a la casa para ver por la ventana lo que estaba sucediendo ahí dentro.

-‘‘Cerraré estas cortinas para que nadie vea que ahí alguien aqui dentro ’’.

Le dijo el viejo cerrando las cortinas que daban hacia la calle del frente, pero sin imaginar que alguien los veía desde las ventanas traseras.

-‘‘Esta bien ’’. Musito Yuli sintiendose arrepentida por lo que había sugerido.

Encendieron varias lámparas de la sala con luz tenue para no delatarse, cuando todo estaba listo el viejo la colocó en medio de la sala para verla mejor. Mi Yuli era realmente bellísima, su trasero era tan bello, firme y respingón, sus piernas largas y aún mojadas por el chapuzón en la alberca hacía que se le miraran realmente apetecibles. El vestido que usaba era bastante corto cómo para poder evitar que el tipo tuviera una perfecta visión de sus muslos, el viejo pudo observar la perfección de su piel blanca y su lindo cabello dorado que le llegaba a media espalda.

-‘‘¿Q, qué quiere hacer? ’’ Le preguntó Yuli en tono nervioso.

-‘‘Antes que nada desnúdate ’’.

El muy Cabrón se comodó en un sillón cómo si fuera su casa, se abrió un poco su camisa y mientras se preparaba para ver el show se frotaba su gran paquete que ya se le dibujaba bajo su pantalón. Ella un poco titubeante empezó por desabrocharse la falda que tenía un par de lazos sólo cómo punto de sujeción en la parte trasera, que al soltarlos esta cayo al piso quedandose en el short's de lycra negro totalmente empapado. La visión de sus perfectas piernas y la curvita que hacian sus glúteos con tan apretada prenda hicieron que yo cómo Don Mario se nos enderezara el pene y estuvieramos muy excitados. 

-‘‘No te pongas nerviosa Reyna, ..recuerda que tú lo sugeriste. Anda, quitate la camisa ’’.

Obligada por las palabras del viejo y conciente que lo hacía para salir de su embrollo, se giró dandole la espalda y empezó a desabrollarse la camisa, batallando por la humedad de la prenda que se le pegaba a su piel transparentandole todo. Cuando la abrio de la parte del frente la sacó de sus hombros y la dejó caer el el piso inclinandose un poco. 

-‘‘Ven aqui preciosa, acercate...’’

Yuli temblorosa y muy nerviosa cómo se encontraba se giró hacía él, con su brazo cubriendo la transparencia de su sostén se acercó hacía dónde estaba Don Mario sentado. A escasos centimetros del viejo comenzó quitándose los zapatos, para lo cuál se agachó poniéndole sin querer su culito perfecto cerca de su mano, permitiéndole al viejo acariciar sus nalguitas a través de su short's de lycra húmedo. Cuando la tocó se asustó un poco, pero creo que bastó con que pensara en que ella misma se había buscado ese camino para dejarse tocar. El desgraciado viejo tenía unas ganas locas de que se quitara ese sujetador y finalmente ver sus magnificos pechos que se les transparentaban perfectos bajo su sostén.

-‘‘Anda mi amo', ..no me dejes esperando má' Quitate el shol's ..’’

Mi pobre Yuli se dio cuenta de su error, se dio cuenta de que ya no había marcha atrás, sólo le quedaba ese pequeño short's de lycra para mostrarle a ese viejo rabo verde toda su intimidad. Resignada y muy apenada se giró nuevamente dandole la espalda y metio sus deditos en tan ajustada prenda para ir deslizandola por las caderas hasta bajarla a sus tobillos, por lo que pude ver ya por segunda vez su magnifico trasero semidesnudo. Nuevamente se estremecio un poco al sentir el rose con su piel de aquellas manos callosas y gordas acariciandole sus glúteos. Se quedó unos segundos agachada mientras el viejo se deleitaba sobándole un poco su precioso trasero que era engalardonado por una preciosa tanguita azul, que cómo adorno sensual traía un pequeño moñito en la parte delantera y en la parte trasera dibujaba perfectamente otro triangulito que se perdia entre medio de sus lindos cachetitos. Mi sorpresa fue que al sobarla el tipo, pasó la mano acariciándole la entrepierna desde atrás exclamando:

-‘‘¡Pero si vé!, ..ya estas mojadita, y no creo que sea por la picina ¡Je, je, je!..’’

Ella se sonrojo muchísimo, el ver cómo el tipo sacaba su mano de su entrepierna y se frotaba los dedos sintiendo su húmedad para después llevarselos a la nariz y aspirar su intimo aroma.

-‘‘Pero si ya es toda una mujelcita Señorita Peterson, ..hueles magnifico ¡Je, je, je!.. Sigue primol, ya casi terminas ’’.

Se puso de pie y se llevó las manos a su espalda para quitarse el sujetador, mientras lo hacía podía yo ver perfectamente sus pechos transparentados en ese sontén blanco de media copa, sus deliciosos pesones rosados ya estaban puntiagudos y atravezaban facilmente la tela. Se quitó el sujetador y lo dejó caes sobre sus pies, dejando su cuerpo totalmente desnudo frente a ese degenerado. Sus pechos eran increíbles algo pequeños, pero muy firmes, dignos de una miss universo estoy seguro. El maldito degenerado tuvo frente a él todo su cuerpo desnudo a excepción de esa tanguita azul que con un pequeñísimo triangulo cubría los labios de su vagina pero era insuficiente para contener todo su vello púbico que la pubertad había desarrolado. El desgraciado viejo sin perder tiempo se puso de pie, se acercó a ella para tomar una de sus tetas en su ruda y callosa mano y sentir su suavidad, le un besó en su pezón, un estremecimiento recorrió su cuerpo, hizo lo mismo con el otro pezón, ella estaba inmóvil, tenía los ojos cerrados y una expresión de abandono en el rostro. Se hincó frente a ella, le besó el ombligo y una vez más su cuerpo temblaba.

-‘‘A ve' mi vida, ..veamos que gualdas tan escondido aquí abajo ¡Je, je, je!..’’ 

¡Maldito viejo cómo lo odiaba!. Sabiendo mi Yuli que ahora ya todo estaba perdido y muy pronto la despojarían de aquella última protección, que aunque ahora ya deshonrada y mancillada por los continuos avances y toqueteos de aquel viejo rabo verde sobre su delicada superficie, por lo menos durante algún tiempo su pequeña prenda había pretendido cumplir cabalmente la tarea de mantener a resguardo su más velada intimidad. Sirviéndole ya en ese momento únicamente para intentar, de inutil manera, contener y mantener bajo el tejido sus jugos de hembra dispuesta para el apareamiento, y que estos liquidos casi no se esparcieran sobre las piernas o alguna parte de las manos de aquel degenerado. 

-‘‘Eso, así esta mejo' ¡Je, je, je!..’’ Exclamó Don Mario cuando notó que aún pese a aquella lucha entre la naturaleza y los principios morales de Yuli, ella misma metia sus deditos por el elastico de sus pantaletas para empezar a bajarlos.

Yuli, con cierto reflejo de bochorno y congoja en el rostro, apoyando ella con sus dos manos la liga de elastico que rodeaba su cintura, levemente la fue bajando por sus caderas para elevar sutilmente los glúteos, facilitando la tarea de bajárselas y despojarse finalmente de la femenina prenda, hasta hacerla descender por sus muslos y dejarla enrollada alrededor de sus tobillos.

-‘‘Pero si mira nomá', ..que animalito tan peludo tenemo' aquí ’’. Soltó el viejo, ese burdo comentario aumentado aún más el bochornoso momento de Yuli. 

Gustoso el viejo de poder apreciar por vez primera los incitantes vellos púbicos de mi Yuli, que de manera por demás incitante le indicaban la proximidad con su tan ansiado sexo. Para, después de contemplar todavía un poco más el territorio recién descubierto y en espera de ser conquistado por él, tomándo entonces él por los tobillos y alzandole ligeramnete las piernas le dijo:

-‘‘Levanta un poco tus pielnas Princesa, ..quiero tus pantaletas. Damelas, ..quiero disfruta' de tu aroma ’’.

El desgraciado pervetido se llevó entre sus dedos la delicada prenda azul de mi Yuli para llevarsela a la nariz, cómo poseido aspiró ese afrodiciaco aroma que la linda Señorita Peterson producia en su intimidad. El asqueroso viejo le dio la vuelta a las bragas y lamio la gasita absorvente que mantenía todo el juguito que cómo una esponja había absorvido de aquella intimidad.

-‘‘¡Mmmhh!! Dulcecito.. ¡Je, je, je!..’’ Dijo el desgraciado paladeando el delicioso nectar de mi Yuli.

Ella se mantenía parada en medio de la sala completamente desnuda, observando con asco cómo ese viejo saboreaba sus pantaletas.

-‘‘¿Tus Padres ya te dejan usa' estos calzoncitos tan chiquitos? ’’.

-‘‘So, son de mi Madre ’’. Le respondio ella ruborisada por exponer también la intimidad de su Madre.

-‘‘Mira, mira, ..aque la Señora Peterson tan decentita ¡Je, je, je!.. Todas son igual de guarras. Ahora ven aca pequeña, ..te enseñare cómo se debe chupa' una almejita ¡Je, je, je!..’’

¡Maldito viejo asqueroso!, cómo me daban ganas de gritarle y matarlo. Con horror vi cómo con timidez mi adorada Yuli se recostó sobre el sofá para que el viejo sin perder tiempo le separara las piernas y relamiendose los labios comenzara a chupar los labios de su vagina. Enseguida Don Mario se deleitó de ese sabor dulce y a la vez salado en sus labios y en su lengua, el enervante olor de su sexo que también le llenó las fosas nasales. Yo con el corazón hecho pedazos y con el pene a reventar por que no decirlo, veía desde mi posición de cómo el desgraciado Portero que también se había chingado a mi Madre comenzaba a recorrer con su lengua la parte interior de esos labios regocijandose con la chochita de mi querida amada.

Yuli se estremecio al sentir cómo aquella espera lengüa la penetraba cómo si de un resbaladizo pene se tratara, ella comenzó a gemir y a respirar de manera acelerada, puso sus manos sobre la cabeza piscada con alguna canas de ese viejo, que muy vivo con una mano le estrujaba una nalga y con la otra descubría su palpitante clítoris. Contento con lo que había encontrado lo chupó dentro de su boca y empezó a mamarlo y a mordisquearlo suavemente. Yuli empezó a mover su cadera arriba y abajo empezando a disfrutrar, el viejo esperto en seducir todo tipo de mujeres le insertó un dedo en la vagina y sintio su húmedo y caliente interior. Se separó de su entrepierna y retiró su dedo de manera inesperada, ella dijo con la voz sofocada y cortante:

-‘‘¡Aaahhh!! N..Noo... ¡Ummhh!.. siga.. siga ’’.

-‘‘¿Te has rasura'o alguna vez el chocho, linda? ’’.

-‘‘No, bueno, ..so, sólo alguna vez, sólo los costados. ¿Por qué? ’’.

-‘‘Esperame aqui chiquita, ..ahorrita regreso. ¡Je, je!..’’

El viejo se puso de pie y se dirigió aún pequeño baño que se encontraba en el pasillo, en el tocador estaban la espuma y los rastrillos de afeitar del vecino seguramente, tomó la espuma y uno de los rastrillos y salio del baño para dirigirse nuevamente a ella. De manera autoritaria la hizo que se sentara en un reclinable de cuero negro que estaba en el salón, que seguramente era el preferido del vecino ya que siempre lo miraba ahí sentado observando el periodico. Ante el nervisismo de Yuli, le abríeron las piernas y se las colocaron cada una sobre los descansa brazos, de este modo su monte de Venus junto con sus labios vaginales quedaba totalmente al descubierto. 

-‘‘No te muevas de esa posición ’’.

-‘‘¿Va a afeitarme allá abajo? ’’. Le preguntó de una forma timida e inocente.

-‘‘Si, vas a queda' bellísima, ..ya verás ’’.

Yuli se miraba bastante nerviosa, con las piernas abiertas y exponiendo de manera sugerente su intimidad, miró espectante cómo el viejo se proponía a rasurarle el chocho.

-‘‘No te muevas, ..porque un corte con el rastrillo sería muy doloroso en esta zona ¡Je, je!..’’

-‘‘Po, por favor ..te, tenga mucho cuidado ’’.

Ella comenzó a respirar aceleradamente y colocó sus manos sobre sus rodillas cómo para asegurarse de no mover las piernas. Don Mario comenzó a untar de espuma por todo su sexo y procedío afeitarle el vello púbico.

-‘‘No todo por favor, ..só, sólo un poco ’’.

-‘‘Silencio ...’’

Le dijo con voz tajante conforme la afeitaba, Yuli sin poder evitarlo se excitaba, y el olor de su sexo se imponía al de la espuma, después de unos momentos de seguir en su ardua tarea, a Don Mario le resultaba difícil limpiar el rastrillo, así que empezó a sacudirlo violentamente de modo que el exceso de espuma y vello caían sobre la alfombra, que seguramente después tendría que limpiar, ya que no creía que fuera a entregar la casa así después de que le pagaban por cuidarla. Cuando por fin terminó de afeitarla dejandola sin un mínimo resquicio de pelo alguno, le dijo que no se moviera. Fue nuevamente al baño y regresó con una toalla húmeda, le limpió la espuma que aún quedaba sobre la vagina y observó orgulloso unos segundos de su obra. Los labios estaba totalmente expuestos y comenzaban a hincharse por la excitación, un hilillo de liquido salía por la parte inferior de su chocho, sin intercambiar ninguna palabra más que el deseo reflejado en sus ojos acercó su cara a su entrepierna y pasó su lengua por sus labios, los sentía suaves y cálidos, los separó con los dedos y comenzó a meter su lengua en ese tibio pasaje, probó los fluidos que manaban de su interior, descubrío su clítoris y volvío a chuparlo y mordisquearlo cómo lo había hecho antes. Yuli empezó a mecer nuevamente sus caderas, a ritmo de la cabeza del viejo. Él nuevamente le insertó un dedo en la vagina y empezó un movimiento hacia dentro y afuera con gran rápidez sin dejar de mamarle el clítoris, mientras que ella exclamaba:

-‘‘¡Aaahhh!!! Oh por dios ¡Ummh!! ’’

El desgraciado viejo no contento con eso, le insertó un segundo dedo en la vagina y con ambos dedos dentro empezó a frotar sobre la región más sensible de su entrepierna, sólo bastaron unas cuántas fricciones para que todo el cuerpo de mi Yuli se estremeciera en un orgasmo. Mi amada arqueó su espalda y su cuerpo quedó suspendido en el aire, sólo su cabeza y sus piernas tocaban el asiento, después se desplomó sobre el asiento sintoma de que ya había pasado en vendaval de sensaciones, tenía ambas manos estrujando fuertemente sus tetas y su cuerpecito brillaba en sudor. 

Don Mario le sacó los dedos empapados del chocho y se los pasó por la boca a Yuli, que completamente llevada por el deseo se relambio los labios probando por primera vez sus dulces jugos. La ayudó a levantarse y la encaminó hacía un enorme espejo que se encontraba en la sala, la puso delante del espejo y él atras de ella. Mi Yuli no podía creer lo que estaba viendo, su pequeño cuerpecito desnudo estaba al frente del robusto cuerpo del viejo. Inmediatamente fijó su mirada en el reflejo de su entrepierna, quedó boquiabierta por un momento, se pasó una mano por los labios de su sexo y sintió la extraña sensación de haberse quedado sin ningún vello. Apenada por cómo había quedado su intimidad expuesta rapidamente trató de cubrirsela, sus mejillas se ruborizaron, se miraba tan frágil delante de ese pervertido. El viejo aprovechando las dudas y el miedo que tenía en su mente, la besó en el cuello, le estrujó las tetas y le dijo al oído:

-‘‘Vamo' a la recamara, Princesa, ..es hora de que empieces a salda' tu deuda ’’.

No lo podía creer, estaba a punto de ver cómo violaban a mi amor imposible. Triste vi cómo los dos se encaminaron hacía el piso de arriba. Mi pobre Yuli se miraba tan indefensa, iba cómo res al matadero. El desgraciado viejo iba a su lado mientras le sobaba las tetas y le agarraba un glúteo para que acelerara el paso, la pobre sabía lo que se le venía, su cuerpo sería utilizado por ese pervertido viejo que podía ser hasta su abuelo por la diferencia de edad que tenían ambos, se iba a sacrificar pero sabía que esa era la única solución para que no la enviaran lejos. Cuando iban subiendo las escaleras en dirección a la recamara le dijo:

-‘‘Pensé que ya había pagado algo ’’.

-‘‘Claro que no linda, ..lo anterio' sólo fue place' para ti ’’.

Entraron a la habitación y yo me quedé sin poder verlos, rápidamente busqué una solución, no me podía perderme de eso, es más, si lograba grabar eso tendría suficientes pruebas para inculparlo. Voltié para todos lados pero no encontré una escalera, mi única esperanza era una enredadera de plantas que estaba aderida a la pared, era muy arriesgado pero era la única solución. Sin pensarlo dos veces me colgé de los lasos de la planta, por suerte estaban fuertes y logré colgarme de ellos. Poco a poco fui trepando entre las ramas hasta alcanzar la segunda planta, por poco me caígo pero el riesgo lo valía para al alcanzar la ventana. Me situé cómo pude hasta lograrlos ver ahí dentro, me acomodé entre las ramas y me coloqué en un sitio seguro, desde mi posicón podía ver la recamara de mi Madre del otro lado del patio, dormía cómo una niña mientras que su pequeño hijo estaba colgado de unas ramas viendo a su amada que iba ser violada en pocos minutos, y para colmo por el mismo maldito viejo que días antes se la había chingado en nuestra propia sala.

La hizó que se acostara en la enorme cama que tenía el vecino en su recamara, la habitación era muy lujosa, la cama estaba decorada con cuatro pilares en cada una de las esquinas, con una enorme cabezera de acabado rustico del mismo que de los pilares. El desgraciado viejo sin importarle que la casa no fuera suya, iba a violar a una jovencita de escasos 18 años en la cama matrimonial del hombre que amablemente había confiado en él y le estaba pagando para que cuidara de su casa.

-‘‘Rescuestate en la cama, ..sube los pies y separa las rodillas ’’. Le dijo de forma autoritaria y sin importle el nerviosísmo de mi Yuli.

La ranura de su entrepierna quedó completamente expuesta y un poco abierta, sus labios vaginales resplandecían. Le dijo también que tomara una almohada para que se la colocara debajo de su cintura, de esta manera podría penetrarla muy facilmente y Yuli sentiria todo su hombria.

-‘‘Muy bien Mama'ita, llegó el momento, ..es hora de paga' tu travesura ’’. Le dijo el viejo mientras aflojaba su cinturón frente a ella.

El maldito viejo soltó sus pantalones y estos calleron sobre sus pies, su tremenda verga ya se dibujaba feroz debajo de sus calsoncillos, con una sonrisa se regocijaba del temor de esa Señorita. Lentamente se acercó hacía ella y se colocó entre sus piernas, con un movimiento rápido deslizó su cochino calzón hacía abajo haciendo que su tremenda verga apareciera frente a Yuli. La cara de Yuli era un poema. La verga ya húmeda por la excitación previa cabeceó hacia arriba al quedar libre del calsoncillo, su erección era completa. Se acercó a mi indefensa Yuli, tomó sus tobillos y los colocó sobre sus hombros, apuntó su verga erecta a su vagina y comenzó a frotar los labios de su vagina con la hinchada cabeza roja de la verga.

Don Mario siguío frotándolo sin penetrarla, sentía el calor que manaba de ese cuerpecito y le calentaba todo el tronco de la verga, los fluidos vaginales se escurrían por toda la rendija de su sexo y le mojaban el culo, impaciente tomó su verga con la mano y le dio unos golpecitos en la parte de su vagina que quedaba expuesta, ella respiraba pesadamente y al sentir los golpes con voz entrecortada emitió un largo suspiro y luego prostestó:

-‘‘¡Aaahh!!! N, no, no debemos ’’. Titubeó ella, apenas balbuceando, al sentir la vulnerable posición en que habían logrado colocarla.

-‘‘¿Que pasa linda?, ..¿que ocurre? ’’. 

-‘‘¡Po, podria quedar embarazada! ’’.

-‘‘No te preocupes preciosa, ..no tengo intenciones de anda' dejando hijos regados por el vecindario ¡Je, je, je!..’’ Le contestó él para tranquilizarla.

Apenas alcanzó a terminar de decirle cuando soltando un suspiro, la inocente Yuli sintió la firme carne del miembro de aquel abusivo viejo entrar en contacto con su feminidad para hacerle notar de inmediato la poderio de su grueso miembro. Don Mario ya no estaba escuchando realmente razones, las quejas de Yuli por su fertilidad solamente sirvieron para estimularlo aún más. 

-‘‘Aquí vamo' mi cielo, ..es tiempo de que dejes de se' una niña para coveltirte en toda una mujer ’’.

Fue su siguiente expresión antes de tomar su garrote entre sus gruesos dedos para dirigirla más firmemente hacia la entrada de su intimidad. Don Mario se acomodó encima de ella para comenzar apartar con la punta de garrote sus pliegues, y tras soltar un resoplido al sentir la humedad y tibieza de aquel cuerpecito rodeándole el glande, le dijo entre dientes: 

-‘‘¿Eres virgen? ’’.

-‘‘N, no ...’’

-‘‘Apuesto de que ninguno de tus noviecitos esos tiene lo que yo tengo entre las piernas ¡Je, je!..’’

Al tiempo en que con la otra mano sujetó más firmemente las piernas de ella contra sus hombros y hacerla flexionarla hacia atrás hasta serle posible acercarse lo suficiente a su rostro cómo para después de contemplar la incitante belleza de sus facciones en ese preciso momento, darle un asqueroso beso y sorprenderla. Ella pudo decirle algo pero estaba más preocupada por el terrible falo que le rosaba en la entrepierna para iniciar el asalto definitivo hacia su intimidad. Don Mario arqueó su cadera logrando apenas introducir la cabeza del miembro y un par de centímetros más dentro del ajustado canal en el primer movimiento.

-‘‘¡Oh, oh por dios!, .. es, espere, espere ..es muy grande!!! ¡Oooouuughh!!! ¡AAAAhhhh!! ’’.

Mi pobre Yuli exhaló boquiabierta al sentir los labios de su vagina separándose al máximo para recibirlo, aunque sin poder acomodarlo del todo en aquel primer movimiento debido a su extraordinario tamaño. Por lo que sintiendo él también la intensa fricción que aún pese los fluidos secretados dentro de la cavidad, resultaron insuficientes aún en ese momento para facilitarle el acceso. Don Mario decidió disminuir la intensidad de aquella primera embestida para permitirle a ella acostumbrarse a su voluminoso instrumento.

-‘‘¡Ooohhh!.. Espere, espere ’’.

El desgraciado viejo la estaba estirándo hasta el límite, cómo nunca antes había ella sentido dilatar las paredes de su vulva, tocandola por dentro en lugares que simplemente nunca habían sido tocados, hasta que él sintiendo disminuir el intenso roce inicial de las femeninas membranas sobre la circunferencia de su erección, que parecían ajustarse a esta cómo una mano a un guante, por fin él comentó:

-‘‘¿Lista linda?, ..ahora voy a empeza' a cogelte cómo es debido ’’.

-‘‘E, estoy... llena... ¡Ouchhh!!! ’’

-‘‘Es increíble cómo tienes la panochita, ..me la aprietas delicioso, pero apuesto que todavía puedes guarda' má' ahí dentro ’’.

El desgraciado viejo volvio a empujar su cadera contra ella, hasta que finalmente media longitud de su miembro quedó alojado dentro de la ajustada envoltura que ella le ofreció para cobijarle. Ocurriendo todo esto apenas en una fracción de segundos antes de que Yuli se sintiéra ahora si totalmente llena con aquella masculinidad encajada en todo su ser. De pronto sintió todo su cuerpo tensarse para estallar poco después con un estremecedor orgasmo. Sin haberle sido necesario siquiera que él comenzara a cogerla en forma con su poderosa hombría.

-‘‘¡AAAAhhhhh!!! ¡Ummmhhhhh!!!! ’’

-‘‘¡Je, je, je!.. Asi que tu ya ha' empezado la fiesta ¿he? ..vamo' a ve' cuanto juguito saco ’’.

Sin que ella pudiera acabar de creer lo acababa de suceder con su pequeño cuerpo, primero aceptándolo todo entero dentro de sí y luego sin haber podido evitarlo, habiendo explotado ante él cómo nunca le había sucedido antes así de rápido, habiendo únicamente terminado de penetrarla con su virilidad. Sin embargo, apenas unos segundos más tarde y sin aún haber podido recuperarse de aquel primer orgasmo, comenzó a sentirlo crecer todavía más dentro de ella conforme aumentaba él la intensidad y frecuencia de sus embestidas, por lo que con algo de la lucidez que aún conservaba, con preocupación le pidió titubeante: 

-‘‘¡No!, po, por favor pare, ..ti, tiene u, usted que sacarlo. Va a terminar y... quedaré embarazada. Por favor no, ..no quiero que e, eso suceda ’’.

-‘‘No te preocupes chiquita, ..no tengo intencion de dejaltelos dentro. Conoceras mi lechita en tu carita ya lo veras despué' ’’.  

Se la sacó completamente envuelta en una película de fluidos que mi Yuli había bañado en su primer orgasmo. Para después sacudirsela sobre su pelvis y volver a metérsela poco a poco. La presión que sus labios y sus músculos vaginales ejercían sobre aquel instrumento era una delicia para el viejo, le quedaba claro que ese pasaje había sido explorado en muy pocas ocasiones antes, su verga volvía a estar completamente dentro de ella y la sentía palpitar en su húmedo interior. Yuli llevó una de sus manos y la colocó sobre su sexo, acariciando suavemente su bajo vientre y diciendo con un hilillo de voz:

-‘‘¡Oohh!! Es, es.. muy ..grandeee ’’.

-‘‘Disfrutala linda, ..polque cómo la mia pocas encontraras en tu vida ¡Je, je, je!..’’

El desgraciado viejo se deleitaba con las caritas que hacia mi Yuli al sentirla tan dentro, yo no podía creer cómo semejante mounstro salía y entraba por esa pequeña ranura. En una de esas, ella se tensó toda al sentir nuevamente cómo se la sambutían hasta el fondo en un sólo envión, cada vez que hacía eso sentía que tocaban sus partes más profundas con la punta. Yuli emitió un gemido que sonó cómo ¡Uuummhhh!! Se escuchó un chasquido al entrar esa verga en su sexo, con golpes profundos y rápidos la siguió clavando durante varios minutos, ella empezó a mover su cabeza para ambos lados y a tensar su pequeño cuerpo emitiendo gemidos cortos y repetitivos.  

-‘‘¡Aahh!! ¡Aahh!! ¡Aaaahh!! ’’.

Sus manos ahora jalaban sus pezones de manera frenética, su cuerpo empezó a temblar y cuando comenzó a levantar su cadera del sofá entendí que otro orgasmo nuevamente la invadía.

-‘‘Siiii... ¡AAAHHHHHHHH!!!! ’’

Don Mario sintió cómo un líquido caliente recubría toda su verga y cómo los músculos de su vagina le exprimían el palo tratando de extraer sus jugos. Llevado por el placer de su victima no lo pudo evitar, sintió sus pelotas endurecerse, cerró los ojos y apretó sus piernas con ambas manos para empezar a perforarla de manera frenetica y furiosa. Cuando el primer chorro de semen salió de su verga, esta estaba tan metida al fondo que seguramente le llegaron los chorros hasta el útero. Ella volvió a estremecerse al sentir cómo la leche ardiente del viejo le llenaba la vulva, el estúpido viejo se había dejado llevar por el deseo sin importarle las circustancias y terminó de eyacular dentro de ella.

-‘‘¡OOOhhh!!!!!! Princesa... TÓMALA TODAAAOOHHH!!! ’’.

El viejo permanecío inmóvil durante varios segundos con las piernas de mi Yuli en sus orejas, dejando descansar todo su rebusto cuerpo encima de mi princesa, luego su verga comenzó a retraerse, se la sacó despacio y un sonido húmedo se produjo cuando el glande abandonó su sexo. Un grueso hilo de semen revuelto con secreciones vaginales brotó de ese chochito palpitante y escurrió pasando por su culo terminando en la cama principal de esa casa haciendo un pequeño charco. Le soltó las piernas y estas cayeron pesadamente hacia un lado, su cuerpo se ladeó y quedó acostada sobre la cama, su cabeza volteada hacia el otro lado tratando de evitar el verlo, a diferencia de él que divertido estaba con la expresión de éxtasis en el rostro de mi Yuli. 

Sus manos descasaban suavemente sobre sus tetas plenas y enrojecidas por el trajín al que las había sometido ella misma. Después de haber pasado el transe de la excitación, lentamente se enderezó y se sentó, volteó con terror a ver su inflamado sexo y vio el semen del viejo manando desde su interior. Yuli se dio cuenta de lo que esto implicaba, lo volteó a ver con rostro preocupado y dijo en voz baja:

-‘‘¡Te viniste dentro! ’’. Con un dedo tocó el semen y se lo acercó al rostro.

-‘‘¡Uff, uff!.. Lo siento pequeña, ..no lo pude evita'. Espera aqui buscaré algo ’’.

El viejo se levantó y deprisa fue al baño para buscar algo. Mientras que ella se tapaba la cara arrepitiendose de lo que había hecho, mucho le había costado la pequeña travesura con su noviecillo ese. Estuvo un rato pensativa, sintiendo cómo el semen seguía saliendo de su pequeña rajita. Su vulva la tenía coloradísima, ese desgraciado se la había extendido al máximo. Después de varios minutos Don Mario salió del baño, con un bote de spray en una mano y una especie de jeringa en la otra. 

-‘‘Mira lo que he encontrado, ..no sé cómo funciona pero aqui dice que previene el embarazo ’’.

-‘‘Excelente, eso era lo que necesita, ..rápido, de prisa antes de que sea demasido tarde ’’.

Yuli sabía perfectamente cómo usar ese metodo anticonceptivo, ( si lo recordaran Memo ya se lo había aplicado hace ya algunos relatos anteriores ). Sin perder tiempo se frotó una toalla humeda en la entrepierna para quitarse todo el exceso de semen de su puchita, cómo toda una experta colocó la maguerita en el spray por un extremo y por el otro se colocó la geringa dentro, aplicó suficiente espuma cómo para esterilizar una vaca ya que la espuma empezó a salir de su vagina.

-‘‘¡Increíble!, yo no conocia este metodo, ..¿estas segura que con eso ya no sudererá nada? ’’ Preguntó ahora el viejo.

-‘‘Es un metodo muy seguro, ..yo ya lo he usado una vez anteriormente ’’.

-‘‘Eres una pequeña, Putita ..si tu Papá supiera todo lo que sabe su criaturita se moria ¡Je, je, je!..’’

Yuli se sonrrojo de inmediato, con una sorrisita complice le estaba dando a entender que era cierto lo que le decia el viejo. Con cierta sensualidad se puso de pie para verse en el espejo. Se veía espléndida completamente desnuda, era una chica joven, no estaba muy seguro de su edad pero todavía creo que tenía 18 años. Sus pechos plenos vibraban con cada paso que daba, sus pezones erectos eran de un rosa oscuro, volteó a ver al viejo que se encontraba sentado en un lado del sofá totalmente desnudo, con otra sonrrista coqueta se rió de ella misma al señalarle con el dedo la mancha que sus secreciones habían dejado en la colcha de la cama.

-‘‘Va a tener que limpiar eso después ¡Ji ji ji!..’’

-‘‘¡Je, je, je!.. Será un place' limpiar tus juguitos por toda la casa. Ahora ven acá mi amol, ..dejame disfrutalte por última ve' ’’.

-‘‘Pensé que ya habíamos quedado a mano ’’.

-‘‘La ventana si mi amol, ..pero que me dices de habelte metido en una casa ajena a hace' cositas con tu noviecito mientras Papá y Mamá creen que estas estudiando ’’.

-‘‘Eso no estaba en el trató, ..no es justó ’’.

-‘‘Con esa espumita que encontramo' podemos hace' otras cositas deliciosas, ..¿o vas a deci' que no te gusto? ’’.

-‘‘Un poco, usted la tiene muy grande, ..pero no puedo negar que sentí rico, ¿Que es lo que pretende? ’’.

-‘‘Casi nada cariño, ..pero el último pago lo vas a hace' con tu ‘chiquitín’...’’ Le dijo el viejo apuntandole a su trasero.

Yo me quedé de piedra, ¡el desgraciado pretendía meterle su vergota en el minusculo agujerito de su trasero!, estaba quizás viendo una de las imagenes más morbosas de toda mi vida. ¡Mi dulce Yuli iba a ser brutalmente sodomizada por ese maldito viejo pervertido!.

-‘‘¡No! por favor no, ..eso nunca yo.. no usted.. me destrozaría yo.. ¡Nooo!!! ’’. Dijo ella asustada ante las intenciones de ese viejo.

-‘‘Si no quieres no, ..sólo que quizás yo podría ir a tu casa, platica' con tus Padres. Quizás comenta'les de la pequeña fiestecita en la que encontré a su hijita con un muchacho ’’.

Ella se dejó caer a la cama cómo si la hubiera golpeado un rayo, se llevó las manos a la entrepierna y comenzó a decir:

-‘‘Oh dios... Oh Dios no... ¿Es muy doloroso? ’’. Le preguntó asustada. 

-‘‘Si, si no lo haces con cuidado si, ..pero conosco unas tecnicas especiales que haran que tu trasero afloje ¡Je, je, je!.. Confia en mi bonita, ..sólo al principio te dolerá un poquito. Anda a asealte y regresa pronto ’’.

Lentamente se dirigio a la ducha. Mientras caminada completamente desnuda se debatia entre si debía de hacerlo o no, se puso las manos sobre el rostro unos segundos luego volteó a verlo con una expresión de temor le preguntó:

-‘‘¿Cuántas cosas más tengo que hacer? ’’

-‘‘Ya casi saldaste tu cuenta linda, ..no te preocupes, falta poco. Anda ve al baño ’’.

Mi Yuli se levantó lentamente y se encaminó al baño, mientras el viejo se quedó hechado en la cama esperando, quizás dichoso por eso que le estaba pasando, tomó la pequeña tanguita de la Princesa y se limpió el miembro con ellas, para luego enrredarlas sobre su pene para machacarsela. Yuli regresó unos minutos después, sus labios mayores estaban rojos, inflamados y brillaban cómo si una finísima capa de aceite los recubriera. Se sorprendió al ver lo que hacía el viejo, el desgraciado mientras la esperaba estaba frotandose el pene con sus pantaletas, las mismas que le había agarrado a su Madre y que había tirado al piso. El viejo al verla de esa manera tan sensual y tan frágíl, aumentó la puñeta que se hacía. Le hizó un gesto para que se acercara a la cama para tomarla por la cintura y la hizó sentar de lado sobre sus piernas, su verga ya estimulada le rozaba el muslo, ella se relajó y recargo su cuerpo sobre el viejo, le dijo que lo abrazara y pasó su brazo por detrás de su cuello.

-‘‘¿Qué esta' estudiando, Princesa? ’’.

-‘‘La Preparatoria ’’.

-‘‘Te falta mucho para termina'la ’’.

-‘‘No, ya voy a salir ’’.

-‘‘O sea que, ..vas ya para la universida' ’’.

-‘‘Si, eso espero ’’.

-‘‘¿Cuántas veces lo habías hecho antes de hoy? ’’.

-‘‘D, Dos ’’. Le soltó ella sonrrojandose.

-‘‘Mmm.. ¿Dos eh? ..¿con tu noviecillo ese, el Maricón? ’’.

Ella se rió brevemente y dijo:

-‘‘Una con él hace poco y la otra fue ..hace unos meses pero no quiero hablar de él ’’.

Guardó silencio un momento, mientras el viejo le acariciaba la espalda y le insistió.

-‘‘Cuéntame qué pasó pequeña ’’.

-‘‘Co, con mi novio, ..él se vino rápido y no sentí nada ’’.

-‘‘¿Y el otro? ’’.

-‘‘El otro era mayor ..me engañó ’’. Y yo ya sabía a quién se referia, a Memo.

-‘‘Osea que no es la primera ve' que lo haces con un hombre mayol ’’.

-‘‘No ..’’

Don Mario con su mano tomó su rostro para acercarlo al suyo y la besó en los labios, que ante mi asombró absoluto se abrieron y aceptaron su asquerosa lengua en su boca, cuando terminó el beso se tranca ya había cobrado totalmente la vida, le dijó que cómo último pago quería su culito, ella se sonrojó y sonrió un instante pero al recordar la amenaza que se cernía sobre su apretado orifico trasero volvió a poner un gesto de preocupación. El viejo mañoso le dijo que no se preocupara que nada malo le pasaría si era cuidadoso, esto último la sorprendió un poco pues no sabía a que se refería, le dio unas pequeñas palmadas en la espalda indicándole que se levantara, la quería boca abajo con una almohada en su vientre para levantar el traserito poniendoselo más a su disposición.

-‘‘¿No, no me dolerá? ’’. Preguntó angustiada.

-‘‘Si lo hacemo' con cuidado no, Princesa, ..relajate, vas a ve' cómo te termina gustando ¡Je, je., je!..’’

Ella lo miró y lo hizo, ante esta visión la verga del viejo se irguió por completo. Delante de él tenía una hermosísima mujercita con el culito virgen, le dijo que tomara la espuma y el tubo y que se los pasara. Una vez delante de ella, el viejo se trepó sobre sus piernas y tomó los instrumentos, le dijo que separara sus nalguitas con ambas manos y procedío aplicarle espuma en el ano, no para evitar un embarazo sino a modo de lubricante, el desgraciado hacía lo mismo que con la mantequilla, le metio levememnte la manguerita en el recto y aplicó un poco de espuma, para después con su dedo empezar a aflorar ese esfínter. Cuando consideró que ya tenía suficiente lubricante dentro y fuera del culo, le dijo que se acomodara sobre la almohada y no se moviera, de tal modo que sus nalguitas quedaban a la altura de su cara. Le ordenó que empezara a encuclillarse, en ese momento Yuli comprendió el sentido de su frase, el dolor que pudiera sentir dependía de la destreza con que ella misma se empalara en su verga.

-‘‘Po, por favor Señor, ..te, tenga cuidado. Recuerde que soy virgen por ahí ’’.

-‘‘Tranquila muñeca, ..ni cuenta te vas a da' cuando te la meta. Ya verás ¡Je, je, je!..’’

Yuli se notaba muy nerviosa, y al sentir la punta rozando su chochito dio un respingo y se levantó un poco, Don Mario la sostuvo fuertemente por la cintura para ayudarla a encontrar el camino hacia su tremenda verga, que si me preguntaban a mi, no sabría decirle si aquello podría entrar ese agujerito tan estrecho. Don Mario la fue bajando poco a poco hasta que el glande tocó el borde de su esfínter, ella respingó un poco y soltó un ligero ‘‘Oooh por dios’’. Tomó una almohada para abrazarla y espero lo peor, la obligó a bajar un poco más y poco a poco su esfínter comenzó a ceder. Mi pobre Yuli ante su nerviosísmo sintio cómo esa verga era devorada centímetro a centímetro dentro de su ardiente y ajustadísimo recto, cuando buen pedazo de glande estuvo dentro su esfínter se contrajo de manera violentísima y el viejo sintio cómo si fuera a desprenderle el glande, ella ahogó un grito en la almohada y Don Mario le dijo:

-‘‘¡Oohhhh!!! Princesa, relájate ...’’

Su respiración era cada vez más pesada y sonora, su esfínter se relajó un poco y su cuerpo comenzó a bajar de manera lenta pero sin interrupción hasta que buena parte de esa verga estuvo dentro de ella. Él sabía muy bien que sería imposile alojarla toda, así que se detuvo casi a la mitad, suficiente para hacerlo gozar ese culo de 18 años.

-‘‘Muy bien chiquita, ..ya te la comiste, ahora disfrutalo ’’.

El viejo la tomó firmemente de las caderas y empezó el movimiento, mi pobre Yuli se sentia empalada por la cola, jamás se imaginó que su orificio trasero albergara tremenda embergadura. Cada vez que el viejo se la empujaba hacia delante, del tierno culito de Yuli salía disparado espuma por la costura de ano. De un fuerte tirón en el cabello la hizo levantar la cabeza para que sus tetas quedaran descubiertas y temblorosas, las apretó en sus manos y comenzó a frotar sus pezones.

-‘‘¿Como te siente'?, ..lista para salda' tu cuenta, nena ¡Je, je!..’’

Ella sólo movió su cabeza en forma afirmativa, ya que por el tremendo glande que le perforaba la cola no podía ni emitir ruido siquiera. Poco a poco Yuli empezó un movimiento hacia arriba y abajo cuando subía su voz emitía un lánguido ‘‘Aauhh’’, y cuando bajaba el sonido era más parecido a un ¡Uuuhhmm!!! Después de varios sube y baja su ritmo se fue acelerando, con voz entrecortada le preguntó:

-‘‘¡Oh por dios!, ..me la metio toda ¡Ummhh!!!..’’

-‘‘No pequeña, ..si te la hubiera metido toda no pudieras ni levantalte siquiera. No seas desesperada, ..con el tiempo lograras hace'lo ¡Je, je, je!..’’

Yuli estimulada por el rose en su esfínter llevó una mano a su entrepierna y comenzó a masturbarse frenéticamente, el viejo seguía apretando sus tetas, después de unos minutos ella comenzó a gemir más ruidosamente y una vez más vi su cuerpo convulsionarse, sus nalguitas golpeaban cada vez más fuerte sobre la pelvis del viejo y cada vez que su verga entraba un poquito de más, ella gritaba:

-‘‘¡Oooohhhhh!!! Espere, espere ¡Ummhhh!! ’’

-‘‘Cuando te diga ¡Ufff, ufff!.. que te bajes ¡Uff!!.. te hincas delante de mi ¡ufff!!.. quiero venilme en tu carita ¡Ufff, uff!!..’’

-‘‘¡HAAA!!! ¡HAYYY!!!! Siii...’’ Contestó ella y siguió empalándose contra esa estaca.

A los pocos segundos al viejo le resultó imposible resistir más, y resoplando le dio la orden:

-‘‘¡YA!! BÁJATE ..’’

Ella se levantó rápidamente y se hincó delante del viejo, él tomó su verga con la mano derecha y comenzó a jalarsela cómo un poseído, con la otra mano acercó su rostro y le dijo:

-‘‘Cierra los ojos y abre la boca, pequeña ¡Ufff, ufff!!..’’

Yuli obedeció sin rechistar, la verga hizo erupción lanzando un candente chorro de semen sobre el pómulo derecho de ella, la segunda descarga fue directo a su boca, ella se atragantó un poco y cerró la boca por consiguiente el tercer chorro le golpeo sobre los labios y escurrió sobre su barbilla y cuello. ¡El desgraciado viejo tenía mucha leche en sus güevos!, apuntó el ojo de su verga hacia sus tetas y dejó que los últimos chorros cayeran sobre ellas. Y para acabar con el cuadro, comenzó a restregarle en los labios con su verga, ella se negaba a abrir la boca tal vez pensando que unos segundos antes había tenido esa verga insertada en el ano.

-‘‘Linda, ..se buena y abre la boquita ’’.

-‘‘¡Umhh!! ¡Mmmhh!! ’’. Dio a entender su negativa moviendo la cabeza y manteniendo su boca y ojos bien cerrados.

-‘‘¿A no? ..’’

El desgraciado viejo tomandola desprevenida le dio un fuerte apretón en una de sus tetas haciendo que por el dolor abriera la boquita, así que sin perder más tiempo le metío la verga.

-‘‘¡Mhhppf!! ...’’

-‘‘Cuando te dé una orden es para que la cumplas Mamacita, ahora.. ¡Límpiala! ’’

Ella por el miedo a volver ser lástimada comenzó a mamarla a conciencia, quitando de esa tranca todo resquicio que pudiera haber quedado embarrado. Momentos después se la extrajo de la boca, y se recostó exhausto sobre la cama, ella estaba en el piso sentada sobre sus propias pantorrilas, las manos a un lado, el rostro y las tetas cubiertas de semen, su chochito enrojecido e hinchado, y seguramente el culo hecho una desgracia.

Yuli a cómo pudo se estiró para tomar sus braguitas sucias que estaba en el suelo, para luego limpiarse el rostro con ellas, mientras tanto el viejo se ponía de pie para dirigirse al baño, ella con un poco de temor reflejado en la voz le preguntó.

-‘‘¿Estamos a mano? ’’.

-‘‘Creo que sí linda, ..quieres toma' un baño o ya te quieres ir a segui' estudiando ¡Je, je, je!..’’ Le respondio en tono sarcastico.

Yuli cayó en cuenta de la situación que podría venirsele más adelante, tomando valor le preguntó:

-‘‘No volvere a verlo verdad, ..eh hecho todo lo que ha querido, no volvera a pedirme nada ’’.

-‘‘No linda, ..al menos que para la otra semana quieras dalte otra ducha en la alberca ¡Je, je, je!..’’

-‘‘¡No para nada!, ..creo que eh aprendido la lección ¡Oucchhhh!! ’’ Dijo ella frotandose el culito con su mano derecha.

La verdad que todo lo que había vivido esta noche jamás la olvidaría, sin quererlo había presenciado todas las inauguraciones de mi amada Yuli, la pobre había sido chantajeada dos veces para perder la virginidad de sus hoyitos, con mi pene bien erecto y con el corazón desquebrajado por haber presenciado el abusado de mi querido amor me bajé de entre las ramas. La ví salir en silencio de aquella casa, iba sollosando, la pobre caminaba muy raro, le habían destrozado el culito por una travesura, no sabía qué pasaría con su vida, cómo reaccionaría despues ella, pero tenía claro que esa escena se rememoraría en su cabeza para siempre haciéndole recordar sus errores de su juventud. Yuli era una chiquilla muy introvertida, quizás algo intrepida que no pensaba en las circustancias de sus actos, ciertamente debía reconocer que la había regado, y que con las relaciones sexuales no podía solucionarlo todo. Era claro que no era virgen, pero tampoco era una Puta, quizas había cogido con su novio y engañada por Memo, pero nunca imaginó que su pequeño culito fuera robado por ese cochino Portero. Desconcentrado, me dirigí a mi casa, sumido en la tristeza por ver lo que acababa de suceder, quizas hubiera sido mejor no haberlo visto, cuando estuve a punto de brincarme la cerca para dirigirme a mi casa algo me detuvo fuertemente del cuello.

-‘‘Pero si mira que tenemo' aqui, ..un vigilante ’’.

Con el terror en los ojos vi cómo una enorme sombra aparecía detrás de mi y una robusta figura me tenía bien sujeto del cuello, cuando voltié a mi espalda la terrible figura de Don Mario me dejó perplejo...   CONTINUARA. ...


Bueno, antes que nada quiero agradecer por haberme esperado, y sus atentos mensajes de apoyo para seguir con mi candente y morbosa historia, la verdad que tuve un pequeño problema con mi maquina cómo se los había descrito, pero afortunadamente pude resolverlo y vuelvo nuevamente ante ustedes para ofrecerles estos dos nuevos relatos, espero recompenzarlos un poco por tan larga espera, y espero que este personaje nuevo Don Mario les sea de agrado, aunque no asi para Pedrito, que el pobre ya no sabrá ni cómo hacerle para salvar a su Madre y a todas las hembras de su Colonia de ese viejo. Pobre Pedrito, no sabe lo que se le espera en los próximos Capitulos, espero que ya no haya inconvenientes futuros y nos podamos encontrar nuevamente dentro de 15 dias con otra morbosa entrega. Muchísimas grasias por su mensajes de apoyo y nos vemos dentro de 15 dias GRASIAS!!!...

Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia

‘‘El Portero de la Colonia.. ¿cómo deshacerme de ese viejo?’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo...
pedritapia08@hotmail.com

7 comentarios:

  1. Para mí, muy decepcionante porque Yuli y la tal Mati no me interesan para nada, sólo me gustó el principio, esperaba algo muy distinto, aunque por formar parte de la historia también se agradece, suerte que fue más corto.
    Ya cuento los días para el nuevo, que será mucho mejor que éste.
    ¡Saludos Pedrito!

    ResponderEliminar
  2. ‘¡Mmmhh!!, huele a macho en celo por mí ’

    Se ve que cuando escribias, estabas leyendo el último relato de Marcel Milord jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. gracias por el doble episodio

    ResponderEliminar
  4. para mi eres lo mejor de mejor pedrito espero mas

    ResponderEliminar