Translate

sábado, mayo 26, 2012

Capitulo (26)



© MI MADRE Mónica.......... Capitulo (26)

‘‘Mi Madre, ..la puta del Sr. Montoya.’’


Llegué a la casa incredulo, impactado, las imagenes en mi cabeza retumban como escenas de un cortometraje, aún no me cabía en la cabeza como habíamos llegado hasta aqui, hasta este punto. Un año atrás estabamos denominados como la mejor familia de esta ciudad, mi Padre el Empresarío del año, mi Madre la más hermosa y espectacular mujer de la clase alta, y yo pues el pequeño heredero de un gran imperio. Ahora, despues de que mi Padre muriera, mi Madre covertida en la Puta de la Empresa y trabajadora sexual para un tipo atemorizador y sin escrupulos, y yo, yo convertido en un pervertido voyeur detrás de los chantajistas de mi Madre, ¿todo un cuadro no?. 

Mientras el taxi me llevaba de regreso a la casa, reflexionaba, ¿que pasaría de ahora en adelante?, mi Madre trabajaría como Prostituta, le serviría al Sr. Montoya hasta saldar aquella deuda, una deuda que ni siquiera ella deseo tener, que caro estaba pagando su descuido aquella tarde en el despacho, un tonto error que la estaba degradando hasta lo más vil, lo más bajo que nunca imaginó pisar. Pagué al taxi y me metí a la casa, mi Madre no tardaría en llegar y quería verla de frente, verle el semblante, verla a los ojos, desengañarme de una vez por todas de que solo lo hacía por que estaba obligada y no porque ya estuviera convertida en una Perra.   

Media hora más tarde, cuando mi Madre entró por la puerta se veía devastada, para mi suerte si había logrado llegar antes que ella. Mi Madre deseaba conservar la buena impresión ante mi, aunque evidentemente se veía cansada tras su evaluación, pues aún no sabía que era lo que se le venía. Todavía se preguntaba cómo se había podido meter en aquel mundo. Apenas habían pasado un par de horas desde que había aceptado aquel denigrante acuerdo y se daba perfecta cuenta de que a pesar de haber disfrutado aquella situacióm forzada no iba a ser todo un jardín de rosas. En los últimos meses había probado demasiadas cosas nuevas y ¡las que le quedaban por probar! Esos pensamientos la llenaban de inquietud y otros peores la asaltaban constantemente. ¿Cómo la tratarían sus clientes? ¿Qué pasaría si tuviera que atender algún conocido? Y lo que más la preocupaba ¿Qué haría si yo, Pedrito me enteraba de lo que ahora hacía su Madre? Llena de incertidumbre traspasó el umbral de la casa y me saludó con una triste sonrisa.

-‘‘¿Como te portaste mi amor? ’’.

-‘‘Bien, Má  ..fui al cine y pero no me gustó para nada lo que vi ’’. Le dije en tono enfadado.

-‘‘Que bien, mi amor ..voy a dormir cariño, me siento muy cansada ’’. Ni siquiera me escuchó lo que dije.

-‘‘Bien Má, ..descansa. Te vez muy cansada ’’.

La pobre se miraba que le costaba mucho caminar, ¡el desgraciado del Montoya le había destruido la cola!, para su fortuna empezaría su nuevo trabajo hasta pasado mañana, el tiempo suficiente para que se le desinflamara el culito. Como autónoma se dirigió a la cocina por un vaso con hielos, luego sufriendo en demacía subió de uno en uno los escalones hasta llegar al siguiente piso, la pobre estaba pagando factura por la terrible enculada. Sigilosamente, me levanté, la seguí. La vi entrar a su habitación. A través de la ranura observé cómo se despojaba del vestido, me sorprendí que no llevara las bragas, sólo esas medias extrañas. Me fijé en sus pompas, coloradas en algunas zonas, como si hubiera recibido una buena cantidad de azotes. 

La verdad que verla en ese estado me tembló la barbilla producto de mi enojo. Aturdido, me froté la cabeza, con ganas de ponerme a llorar de rabia. Las imagenes de esta tarde me lastimaban la mente. Sin embargo, cuando ella salió de la ducha se sintió mejor, limpia y purificada, observó por unos instantes la foto de mi Padre, le pidió perdón por su comportamiento, se sentía devastada, pero extramente satisfecha, ese hombre la había humillado y a la vez le había regalado uno de los mejores polvos de su vida. Aunque trataba de poner una absurda excusa ella por dentro sabía que lo había disfrutado, se reconoció asi misma que se había comportado como una ramera, pero le ayudaba saber que en cuanto saldara esa deuda sus problemas quedarían resueltos. Respiró más tranquila y alejó los fantasmas, tomó sus pomadas y realizó su ritual de auto-curado.

Una vez refrescado y desinflamado cada uno de sus esfinteres, Mamá creyó conveniente descansar para lo que se le viniera más adelante, tenía la esperanza de que una vez saldada esa cuenta su vida se normalizaría tras todo este lapsus tremendo e inolvidable. Lo sucedido con Fernando no debía repetirse, por su hijo y por toda su familia. No habría forma de enmendar su error, pero al menos todo quedaría como un ingrato recuerdo. Se acostó en su resinto matrimonial y cerró los ojos, imaginándose que toda su vida se arreglaría nuevamente.

.....

A la mañana siguiente, mi Madre se levantó recuperada, ya era todo una esperta en curar sus hoyitos, tanto que esta mañana ya estaba totalmente repuesta de la terrible enculada. Aunque de su cuerpo ya estaba curado, en su mirada la notaba triste y amargada, atrapada en la misma infelicidad de siempre, atrapada en los dominios de aquel hombre salvaje y manipulador que sin embargo a ella le había excitado, de hecho se había entregado a él como una ramera. Buscaba el remordimiento, pero no lo encontraba. Sin embargo el destino le brindaba una oportunidad única de rehacer su vida, de saldar aquella cuenta y dejar todo esto en el olvido, en una simple pesadilla, empezar de cero. Pero la oportunidad se le presentaba en un momento en el que la lujuria manejaba sus impulsos, y esos impulsos eran indomables.

Durante todo el día la vi algo pensante, seguramente todavía tenía presente el recuerdo de aquél rostro del depravado que la obligó a desnudarse en ese putrido despacho, sintiendo aún después de 24 hrs. aquella sensación de asco, de repulsión por haber dejado que manosearan su cuerpo, por haber luchado para que al final sus propios instintos la traicionaran. Ahora que ya se venía el plazo para que debutara como mediatriz, los nervios la tracionaban. Aunque estaba totalmente decidida hacerlo sus principios como Madre y mujer de familia se lo recriminaba.

Ella lo hacía por su familia, eso era lo que la hacía seguir adelante, recordaba como en aquél momento trató de evadir su mente de su cuerpo pero todo fue en vano, fue como gritar en desierto, no había nadie que pudiera ayudarla, estaba llena de rabia y sin quererlo su cuerpo disfrutó aquél momento de humillación, aquél infeliz había ganado y ella no tuvo más opción que abrir sus piernas, dónde una mezcla de cólera y placer se unieron al momento de su primer orgasmo. Aquella sensación de placer la inmovilizó totalmente, hubiera querido gritarle que la dejara, que era un maldito, pero su cuerpo la traicionó y esas sensaciones de placer anularon su última resistencia, aquél orgasmo fue el producto de una estimulación no deseada, fue una explosión de placer que en ese momento la hizo arquear el cuerpo sobre el escritorio mientras gemía excitada y dónde estuvo a punto de arrancar el cabello de su agresor que tenía la cabeza entre sus piernas y metía su cara completamente entre su mata de diminutos pelos, mientras la convencia de que ya era una Puta.

....

Como era de esperarse y como no hay plazo que no se cumpla y fecha que no llege, se presentó el tan esperado día, yo estuve muy pendiente de los movimientos de mi Madre, cuando sonó el teléfono se puso muy nerviosa, yo sabía que era el viejo ese, seguramente ya le había encontrado un cliente. Muy  nerviosa levantó el teléfono. Y yo por su puesto con mucho cuidado levanté el otro...

-‘‘¡Hola mi debutante!, ..¿estás lista? ’’ Se escuchó del otro lado de la linea.

-‘‘Sss, Sr. Montoya ..yo ..di, digame ’’. Respondió mi Madre bastante nerviosa.

-‘‘Te escuchó insegura, ..¡no te vayas a hechar para atrás ahora, desgraciada. Recuerda que tenemos un contrato, ..y los tratos conmigo se respetan ’’. Rápidamente trató de intimidarla.

-‘‘No, no Sr. Montoya, ..es, estoy lista ’’.

-‘‘¡Bien Puta!, ..quiero que vayas a esta direción. (Ave. de las Rosas No...) Escucha, ..él es un cliente muy especial, con mucha plata, no es muy exigente pero te ayudara a perder el nerviosísimo y me servira para evaluarte si realmente serás una buena Puta. Te quiero bien guapa, ..ya que le dije que eras una Puta de clase, no me desepciones y buena suerte ’’.

¿Buena suerte?, todavía tenía el descaro de desearle buena suerte el maldito, si era él el que la enviaba a nosé conqué pervertido.

-‘‘No, no lo desepcionaré Sr. Montoya, ..me esforzare al máximo ’’.

-‘‘Bien, ..así me gusta, que mis Putas se comprometan en el negocio.. Te llamaré después del trabajo, ..y lo llamaré a él por supuesto, tengo que comprobar la plena satisfacción del cliente. Chao mi amor, ..y buena suerte ’’. Volvió a repetir seguramente con una sonrisa en su rostro.

La pobre colgó y pude notar mayor nerviosísimo en ella, no sabía como iba a ser el tipo, ¿y se era un degenerado?, ¿un pervertido?, ¿que cosas le pediría que hiciera?, ¿y si la golpeaba?, miles de cosas se le cruzaron por la mente, pero estaba decidida a salvar su vida y su familia, así que enseguida subio a su recamara, seguramente para arreglarse para su nuevo ‘‘trabajo’’.

Yo ya había tomado nota de la dirección, ahora sólo tenía que asegurame llegar primero que ella, no sabía si lo lograría, pero tenía que intentarlo, no me podía perder la primera chambita de mi Mami ya como una profeccional, además, ¿que clase de tipo era el que el Sr. Montoya había encontrado para ella?, eso lo tenía que averiguar. Así que no perdí tiempo y tomé mi mochila, salí hacía su recamara y busqué un pretexto para llegar primero que ella.

-‘‘¡Mamá! ...’’ Toqué a su puerta.

-‘‘¡Si mi amor! ...’’ Me gritó desde adentro de la ducha.

-‘‘¡Te, tengo que salir!, ..¡vo, voy hacer una tarea, Má!. Regreso en un par de horas ’’.

-‘‘¡Bien, mi amor!, ..yo, yo también voy a salir y no sé cuanto pueda tardarme. ¡Te dejaré comida en la cocina por si te da hambre!, ..¡te quiero mucho cariño! ’’.

-‘‘¡Yo también, Má! ...’’ 

Bueno, despues de esa maternal despedida, salí de inmediato y busqué un taxi, para mi fortuna en la parte dónde vivo no es difícil conseguirlo, me subí a uno de ellos y me dirigí a la dichosa cita. Como a media hora de recorrido llegé a mi destino, era como un departamento, tipo chalet, con alberca y grandes ventanales por todos lados, seguramente el tipo era de muy buena plata. Le di la vuelta a la casa para asegurarme por dónde entrar, se miraba desierta, seguramente el tipo sólo la usaba para sus cochinadas o fiestas privadas, porque no había movimiento de gente. Como buen espia busqué como brincarme la barda, no me costó mucho trabajo, ya que los botes de basura nunca fallan, esos serían mi trampolín para entrar, ahora sólo me faltaría entrar a la residencia.

La verdad que el chalet era de lujo, me sorprendió, el sueño de cualquier adolecente, situado en una privilegiada zona de la ciudad, de estilo modernista. Constaba de dos plantas. En la primera había un amplio recibidor, un salón con mirador a la zona de la piscina, cocina y una pequeña barra para los invitados, amueblada estilosamente. En la segunda planta estaban los dormitorios con dos cuartos de baño y una bohardilla con terraza, con vistas a la ciudad y a su mismo jardín. Tras el porche existía una zona de césped, donde se encontraba una piscina grande con forma de riñón.

Anduve con miedo, ya que no estaba seguro si la casa estaba desocupada, pero después de darle varias vueltas y andar con cigilo pude comprobarlo, observé que en una de las ventanas de la otra planta estaba semiabierta, seguramente nunca la cerraban, así que no me quedó otra que buscar una escalera, como en toda vivienda de este tipo, casi siempre tienen un cuarto de servicio fuera de la residencia, pues entre en el único que encontré, al abrir la puerta me quedé emocionado, en ese cuarto estaba el sistema de circuito cerrado de la vivienda, eso no me lo esperaba, seguramente el tipo hace no mucho había contratado seguridad privada para su chalet, pero como casi nunca estaba creeyó que no era una necesidad y dejó de usarla. Para la suerte de Pedrito, ya que de inmediato las encendi para comprobar que todavía funcionaban.

Al ver que de inmediato se encendieron, mi corazón empezó a látir desesperado, una porque no me perdería de nada y otra porque ya se estaba abriendo la puerta del garage, osea que el dueño de este susodicho lugar ya había llegado. Enseguida lo segui con el juego de camaras que él mismo había instalado, el degraciado era un tipo muy gordo, de pansa ancha y robusta, estaba tan obeso que apenas pudo bajar de su lujoso vehiculo. Tenía unas enormes cadenas y pulseras de oro, se miraba lueguito que era su única forma de encontrar placer, comprando Putas caras. Sólo al entrar al chalet se preparó una copa en su bar privado, se veía que sólo lo usaba para fiestas ya que tenía de todo tipo de licores y botellas caras. De inmediato y como desesperado tomó su celular y marcó un número:

-‘‘¡Si ya estoy en casa y la Puta no ha llegado! ’’. El tipo se miraba furioso.

-‘‘............. ............................... ......... ’’ Mientras escuchaba el tipo no paraba de beber.

-‘‘Esta bien, ..la esperaré unos minutos más ’’.

Se notaba que el tipo era exigente, como decía el Sr. Montoya tenía clientes bastantes especielaes, clientes poderosos, con mucha plata para gastar en sus chicas. Se sirvió otro trago y se sentó en un sillón para esperar. Pues no pasaron ni 15 minutos cuando escuchó el timbre de su puerta, el infeliz regordete se frotó las manos y se dispuso abrir, cual sería su impresión que se quedó pasmado al ver la belleza que le habían enviado. Mamá apareció frente a su puerta vestida de una manera muy sexy, en realidad si parecía una prostituta de lujo. Llevaba un vestido elástico de color negro, excesivamente corto, con tirantes anudados al cuello y espalda al descubierto, un vestido que definían con suma perfección las curvas de sus caderas, su eminente trasero y sus voluminosos pechos. Llevaba pendientes de aros grandes, el cabello revuelto, bien maquillada, con medias negras y zapatos de tacón aguja color negro. De verdad que una mujer muy explosiva ante los ojos de cualquiera.

-‘‘¡Adelante mi amor!, ..sientete como en tu casa ¡Joy, joy!..’’ Dijo el marrano casi babebando.

Ella se atrevió a estamparle un beso en sus gordas mejillas, demostrándole su docilidad y entrega. Luego entró a la casa bajo la mirada de ese cerdo. Mientras terminó de hablar, le extendio la mano para que pasara hacía su casa, el infeliz daba gracias a la suerte por lo que le habían enviado. Mientras recoge su mano, Mamá pasa ante él con un sensual meneo de caderas, como si lo tuviera todo planeado. El par de nalgas más hermosas que haya visto en su cerda vida pasan a su lado contonenadose sutílmente, lo mueve de lado a lado apretando cada nalga como queriendose dar a notar que esta más buena que un pan. Y casi tartamudeando la invitó a sentarse mientras escondía la parte frontal de su entrepierna. Le invitó una copa, y es que no puede controlar esa reacción, seguramente tenía unas ganas incontrolables de empujarla al sillón y darle una penetrada que la hiciera gritar. El cerdo se tranquiliza y se siente dichado.

-‘‘Siéntate, te preperaré una copa ’’. Le dijo él dirigiéndose a la barra.

Mamá tomó asiento en el confortable sofá, sobre los cojines de piel de color café chocolate. Cruzó las piernas. El vestidito era tan cortito que se le veía el encaje de las medias en los muslos. Cuando el cerdo vino de la barra con las copas de whisky, reparó en sus muslos, en la banda ancha de encaje de las medias. Ella permanecía erguida, sentada en el borde. Parecía una prostituta, ya era una prostituta. Le entregó la copa y se sentó a su izquierda. Mamá a su vez también estaba nerviosa, tenía las mejillas sonrojadas y daba la impresión de que se había retocado el maquillaje y la melena antes de tocar la puerta, así como el sensual perfume, que se extendió por todo el salón a la hora de entar. Se había vestido así para él. Se colocó justo frente a él. El marrano la miraba boquiabierto, sin soltar una palabra.

-‘‘¿Te parezco bien así? ’’. Le preguntó mi Madre buscando su aprobación.

-‘‘Po, ponte de pie belleza, ..quiero verte bien ’’.

El marrano la fue rodeando muy despacio mientras bebía, examinando cada detalle de su cuerpo, cada rincón de su tersa piel. Al quitarse de en medio para examinarla por detrás, Mamá pudo intercambiar una mirada y una pequeña sonrisita temblorosa con su cliente. El cerdo dio tres vueltas rodeándola sin parar de examinarla, como si fuera una esclava que quisiera comprar, hasta que se detuvo tras ella. Soltó la copa en la pequeña mesita y se pegó a su divino cuerpo. Mamá pudo sentir su aliento en la nuca, pudo sentir el roce de esa pansota contra su trasero, pudo sentir el tacto de sus manos ásperas por las caderas, deslizándose suavemente por encima de la tela hasta su abdomén. Sin poder evitarlo cerró los ojos aguantandose el asco, era obvio que el tipo le causaba repugnancia.

-‘‘Estás muy hermosa ’’. Le susurró al oído, mordisqueándole el lóbulo de la oreja.

-‘‘Gra, grasias, Señor ...’’

-‘‘Viscarrondo, ..Sr. Viscarrondo para una belleza como tú, preciosa ’’.

-‘‘Grasias Sr. Viscarrondo ’’. Y sonrio timida. Tenerlo a su lado y poder olerle, le producia un asco. 

El Sr. Viscarrondo le ofreció un brindis.

-‘‘Vamos a brindar por ti, ..de la suerte por habernos encontrado ’’.

-‘‘Gracias ’’.

Brindaron y le dieron un sorbo a la copa. El cerdo le pasó las yemas por su cabello.

-‘‘Tienes un pelo muy largo y muy bonito ’’.

-‘‘Sí, lo cuido mucho ’’.

Le miró las piernas durante unos segundos, prestando especial atención en el encaje de los muslos. Luego le atizó una palmada en la rodilla, por encima de la media.

-‘‘Estás muy buena, bonita ’’.

-‘‘Gracias, ..usted tambien es atractivo ’’. Le dijo dócilmente, y a continuación ella le dio unas palmaditas en la barriga, por encima de la camisa.

-‘‘¿Eres nueva verdad?, ..no te conocía, ¿de dónde te sacó el Montoya? ’’.

-‘‘Soy su joya nueva ¡Ji!..’’ Dijo mi Madre en tono coqueto.

-‘‘¡Mmm!, ..claro que eres una joya y me has puesto muy cachondo. Ponte de pie bonita ’’.

Le dijo el cerdo mientras metía la nariz por su cabello olfateándolo, se removió por detrás aplastándole contra las nalgas su evidente erección y ascendiendo lentamente ambas manos hasta abordar acariciadoramente la zona de sus pechos, por encima del vestido que los forraba.

-‘‘Me has puesto la verga dura, ..¿te pongo caliente, cariño? ’’.

-‘‘Sí, si Sr. Viscarrondo, ..me tiene usted muy caliente ’’. Respondió mi Madre para no evitar el disgusto de su cliente.

El cerdo la besuqueaba despacio por el cuello y le olfateaba el cabello. Le abrío de un tirón el vestido por el escote y metió las manos por dentro de la tela agarrándole las tetas con un fuerte apachurrón. Ella se encogió al sentirlo.

-‘‘¡AY! ...’’

-‘‘¡Qué Putas tetas más ricas tienes! ’’. Le susurro sin parar de sobarlas, sacándoselas por fuera, uniéndole los dos pezones, levantándoselas, pellizcándolas, deformándolas por todos lados.

-‘‘¡Ouchh!, ..espere no tan rapido ’’. Se quejaba mi Madre por los apachurrones. 

-‘‘¡Ohhh! Me encantan las tetas grandes cariño ’’.

Ella se miró así misma atravéz de un espejo que colgaba de la pared, no podía creer lo que estaba viviendo, sus ojos se humedecieron cuando las manos del obeso iniciaban la bajada por el vientre, por encima del vestido, dejándole ambos pechos por fuera. Le seguía vertiendo el aliento alcohol tras la oreja y en el cabello. Ella parecía algo asustada por las formas, quizás había creído que todo sería más cariñoso, pero el cerdo se comportaba como si ella fuera una muñeca inflable. Le metió ambas manos por debajo de la falda, yo desde la habitación de afuera observaba como le palpaba la vagina a mi Madre por encima de la tela, que se la azotaba con unas palmaditas que la obligaban a fruncir el entrecejo, hasta que le metió una mano por cada lateral abordando su chochito, provocándole una mueca de incomodidad en su rostro. Yo ya estaba hirviendo, comenzé a desabrocharme el pantalón al comprobar cómo ambas manos se movían bajo la tela, cómo los nudillos la tensaban, cómo le hurgaba con varios dedos. 

Mamá soltó un jadeo profundo. Tenía la papada del gordo en el hombro, mientras sus manos se enredaban en su vagina por dentro de las bragas. Noté el momento en que le abría el chocho, ya que pelo los ojos asustada, sentía que le separaban la rajita hasta percibir un estiramiento doloroso, enseguida sintío que le clavaba los dos dedos corazón a la vez, hurgándole en el interior con ellos, agitando las yemas en sus profundidades. Ella estaba casi de puntitas ante la mezcla de dolor y placer.

-‘‘¿Te gusta, zorrita? ...’’

-‘‘Ohhh.. Sí ’’.

-‘‘Qué chocho más rico tienes, ..¿quieres probarlo, zorrita? ’’.

-‘‘¡Qué!, ..es, este sí ’’. Ella sabía que no podía negarse a nada, el Sr. Montoya así le había ordenado.

Ella sabía que tenía que estar dispuesta a satisfacer a todos y cada uno de los caprichos de sus clientes por perversos, asquerosos o degradantes que estos fueran, ella era ya una Puta y como tal tenía que poner todo su esfuerzo. Mamá presentía que aquello no era sino otra escusa para humillarla y poder abusar de ella con mayor impunidad y desdén. Pero poco podía hacer para evitarlo. Después de todo ella había aceptado todo aquello, era ella la que se había comprometido a satisfacer todos los caprichos sexuales de sus clientes. Nadie la había obligado bajo punta de pistola a convertirse en prostituta, lo había decidido ella misma. Debía hacer frente a las consecuencias y en su primera cita le estaban enseñando todo lo que aquello significaba en realidad. Decidió pues, no resistirse a los caprichos de su cliente y concentrarse en aguantar lo que le sobreviniera del mejor modo posible.

Yo ya tenía mi pene de fuera y me la sacudía salvajemente, cuando lo veo retirar las manos de las braguitas. Le dejó la panty ladeada con la raja y parte de la linea de pelitos que se había dejado a la vista. Subió las manos y le metió los dos gordos dedos en la boca, para que ella los lamiera, para que probara las sustancias vaginales extraídas de su interior. Ella los chupó con cierto asco, lamiendo aquellas yemas ásperas, aquellas babas vaginales. El cerdo fue arrodillándose muy lentamente arrastrando los labios por su espalda. Levantó la minifalda y dedicó unos segundos a admirar aquel trasero, un culo macizo y maduro, de nalgas bien carnosas y sonrosadas, con el pequeño hilito de la tanga bien retacado entre sus dos cachetes.

-‘‘¡Ummhhh! ¡Que delicia! ...’’

El cerdo, le olió el fundillo antes de hundir sus labios por sus nalgas. Mientras le besaba el culo, arrodillado tras ella, Mamá contemplaba por el espejo como un asqueroso marrano le comia la cola agachado tras de ella. Nunca pensó que una escena como la que estaba viviendo llegaría a suceder, nunca pensó en que ella pudiera estar en esa situación con algo así como su cliente, ella siempre había sido un mujer muy tradicional en el acto sexual, más bien algo cortada, pero por lo vivido en el últimos año ya no sabía que esperar más.

-‘‘¡Ummhh!, ..menea el culito mientras te lo como ricura ’’.

Y ella no tuvo otra opción. Meneado las caderas que casi desnudas lucía una brevísima tanga color negro, me quedé admirado al contemplar el suculento par de globos carnosos y perfectos, las piernas suculentas y llenas, la tira de satén metida entre las rotundas nalgotas, y en el centro parecía sobresalir el conjunto de pliegues sonrosados de su culo estrellado.

-‘‘¡Me encantan tus nalgotas, Mamacita!, ..jamás había visto unas así. ¡Mmmhh! ¡Son maravillosas! ’’.

Cuando volvio acercar la cara a esas delicias, Mamá reculó incomoda, sentía un poco extraño tener un cerdo comiendole la cola, y cuando su lengua lamía la raja perfectamente rasurada de la pepa, el perfumado olor de su ano llegó a su nariz, él se separó al instante, ella se alejó un poco extrañada.

-‘‘¿Qué, que pasa? ..’’

-‘‘Un buen culo se disfruta mejor con un buen coñac, ¡Joy, joy, joy!..’’

Lo que hizo fue tomar el vaso de coñac y vaciar un poco del líquido sobre el valle sonrosado del culo, ella suspiró un ‘‘aaaahhh’’ ¿de frescura o satisfacción? no lo supe, pero el amargoso licor mejoró el sabor ‘‘segun él’’ del pomposo culo de mi Madre. El desgraciado cerdo siguió disfrutando del culo de mi Madre por un buen rato, agarrado con ambas manos la carne que vibraba, por momentos las contracciones de su ano se sincronizaban con sus leves gemidos, haciendo que mi Mami perdiera un poco la cordura.

-‘‘¡Mmmhh! ¡Delicioso!, ..¿te gusta que te coman la colita, Puta? ’’.

-‘‘¡Ohh! si, si me gusta ...’’ Dijo mi Madre con la cara de satisfacción evidente.

Poco a poco, el marrano fue levantándose.

-‘‘Date la vuelta, cariño ’’. Mamá se giró hacía él, esta vez limpiandose la abundante baba de su culo.

-‘‘¿Quiere que me desvista? ’’ Dijo displicente.

-‘‘Esperate, Mamita ..primero me la vas a chupar, ¿verdad, bonita?. Seguro que quieres probar una buena verga, ¿verdad? ’’.

El momento había llegado, era la hora de complacer a su cliente, era el momento que tanto trato de posponer pero que era inevitable, se lo tenía que chupar, se tenía que degradar a hacerle sexo oral a un marrano que pesaba los 200kg. Lo vio que se sentó en el sofá, desparramandose, sumiendose entre los cojines por el excesivo peso.

-‘‘No te oigo ’’ Se lo dijo en tono cantando.

-‘‘Sí, si Señor...’’

El tipo se miró la panza.

-‘‘¿Te gusta mi barriga?, ..me ha costado echarla. Parezco un embarazado, ¿quieres verla? ’’.

-‘‘Bu, bueno ’’.

Se empezó a desabrochar la camisa. Mamá estaba incredula sin saber que hacer o que decir, sólo lo miraba cómo se descamisaba. Cuando se la quitó, exhibió su tremenda barriga, redonda y sus pectorales fofos. Enseguida se le vino un fuerte olor a sudor.

-‘‘¿Qué te parece? ¿eh? ’’. Le dijo orgulloso, como si eso fuera un gran reto alcanzado.

-‘‘E, es muy grande ’’. Respondió sin saber que decirle, Mamá odiaba a la gente obsesa, es más, a Papá siempre se lo criticó por ello.

-‘‘Puedes tocarla si quieres ’’. Le ofreció el cerdo.

-‘‘¿Qué? ...’’

-‘‘Anda tocala, ..como si fuera un buda ’’.

No muy convencida, Mamá extendió el brazo derecho y le plantó la manita encima de la panza. Tenía las uñas pintadas de color rojo. El tipo tenía la barriga muy dura y la piel muy áspera y blanca. Se la sobó de manera acariciadora por toda la curvatura. Ella sentía mucho asco, pero estaba conciente que si quería saldar aquella deuda tenía que soportar eso y más.

-‘‘Qué, que durita la tiene ’’. Respondió fingiendo, era claro que estaba a punto de vomitar.

-‘‘¿Sabes?, a todas las Putas les gusta mi barriga, ..a las muy cabronas les gustaba chupármela ’’.

-‘‘¿En, enserio? ’’. Dijo incredula, no hallaba como enteder que alguien le gustara esa masa bofa.

-‘‘¿Quieres probarla tú? ’’.

-‘‘¿YO? ...’’ Dijo ella reusando, era claro que nunca se imaginaba que le pidieran hacer algo mo eso.

-‘‘Si cabrona, ..¿sabes?, suelo ser muy agradecido con las Putas que son complacientes. El Sr. Montoya te felicitara ’’.

Era claro que este cerdo pagaba muy bien por ese tipo de servivios, además de que tenía mucho contacto con el Sr. Montoya, seguramente el tipo le pasaría una perfecta reseña a Don Alonso de la experiencia. Ella sabía que estaba a prueba, era su primer trabajo y tenía que hacer todo su ezfuerso para salir bien. 

-‘‘Co, como usted quiera ’’.

-‘‘Adelante, preciosa ..pruébala ’’.

Disimulando el asco, Mamá se dobló hacia su panza, le vio la barriga por unos segundos, era un asco, estaba bañada en sudor, era blanquecina con pequeños puntos colorados. Cerrando los ojos para que no se le hiciera tan dificil sacó la lengua y comenzó a lamérsela, lamiendo como una perrita por la zona peluda que rodeaba el ancho ombligo, dejando un rastro de saliva en cada lamida. Al mismo tiempo, desfiguraba el rostro, era conciente del desagradable sudor que arrastraba con su exigente lengua, con su fino paladar. Pero su nuevo empleo asi se lo exigia, tenía que hacerlo, complacer a su cliente por tan desagradable que eso fuera, asi que se concentró en lamer, en tratar de soportar las arcadas y deleitar a su cliente con todas sus exigencias. Metió su lengua por la zona peluda, llegando a meter la punta dentro del ombligo. Su lengua se impregnaba del sabor agrio del sudor, el tipo le daba sorbos a la copa mirando cómo le lamía la barriga.

Mamá creeyó que era suficiente y se irguió chasqueando con la lengua.

-‘‘Asi, preciosa, ..eso ha estado muy bueno. Pero sigue lamiendo hasta que yo te diga, ..me relaja mucho cuando me chupan la barriga ’’.

-‘‘¿M, más? ’’. Preguntó implorando por dentro que no la obligara de nuevo.

-‘‘Si, más, ..¿que a caso no te a gustado? ’’.

-‘‘No, no yo solo decía, ..pensé que quería otro tipo de cosas yo...’’

-‘‘Yo te diré cuando quiera otro tipo de cosas, ..por ahora solo quiero eso. Me encantó que metieras tu lengua en el ombligo, anda bonita lo haces muy bien ’’.

-‘‘Si, si, Señor ’’.

Mamá volvió a inclinarse hacia él para deslizar la lengua por la zona peluda. Ya tenía la boca seca de tenerla tanto tiempo fuera lamiendo aquella piel tan áspera. El cliente, relajado la miraba mientras apuraba la copa, deleintandose de como su ramera se degradaba tragando las suciedades de su barriga. Él sabía que eso le desagradaba, su rostro lo decía todo, pero le encantaba, le ponía obligarlas a hacerlo, eso lo hacía sentirse superior, omnipotente. Mamá con los ojos vidriosos apartó la boca unos centímetros para tragar saliva, sentía la lengua de cartón, seguramente pensaba en llegar a casa y lavar con agua y jabón toda su boca.

-‘‘Bien bonita, ..ahora para seguir, lléname la copa, anda ’’.

-‘‘Sí, si Sr. Viscarrondo …’’

Mamá se incorporó y lo dejó con la barriga babeada, con los pelillos pegados a la piel por la saliva. Al levantarse, el vestido se le quedó arrugado por encima del encaje de las medias, casi al borde de las nalgas. Fue hasta la barra, ofreciéndole ese sensual contoneo de sus caderas y esa visión erótica de su trasero, Mamá sabía que el viejo la estaba viendo, por lo que para incitarlo más tuvo que curvarse para tomar unos cubitos de hielo, permitiéndole al cerdo ese que le viera parte de las pantaletitas con la tira metida entre sus cachetes.

Despues se incorporó y caminó de regreso, contoneando su pomposo culo para su cliente. Sus nalgas vibraban con las sensuales zancadas con sus tacones de aguja. También sus pechos bajo el ajustado vestido llamaban la atención del cerdo, al no llevar sostén, bailaban bajo el vestido con el más mínimo movimiento. El cliente se fijaba en cómo movía el culo y en cómo se le movían las tetas bajo el escote. Daba la impresión de que no llevaba bragas porque estos eran diminutos y no marcaban ningún relieve sobre la tela. Mamá pudo detectar su mirada hacia el escote, sus pesones estaba a punto de reventar la tela. Qué buena estaba mi Mami, madurita, con aquel trasero espectacular, con aquel cuerpo marailloso. Cuando llegó frente a él, le entregó el vaso. Al cerdo se le iban los ojos hacia la ranura del escote, como si no pudiera evitarlo, como miraba las curvas de sus caderas.

Mamá aguardaba de pie ante él sin saber qué hacer. Vio que se pasaba la mano por encima del bulto de la bragueta al darle el primer trago a la copa. Lo tenía muy cachondo, no apartaba la vista del encaje de sus medias.

-‘‘Estás muy buena, hija de perra ..el Sr. Montoya se lució contigo ’’.

-‘‘Gracias Sr. Viscarrondo, ..estoy a su disposición ’’. Contestó con una docilidad insólita, mostrando una sonrisa nerviosa.

-‘‘¿Te ha gustado lamer mi barriga? ’’.

-‘‘Bu, bueno, yo nunca lo había hecho yo....’’

-‘‘Enséñame las bragas, ..me gusta verle las bragas a las Putas. Y estás más buena que todas aquellas Putas que me han mandado ’’. Le pidió dando un nuevo sorbo, sobandose otra vez el bulto de la bragueta.

Mamá bajó sus manos y terminó subiéndose el vestidito hasta la cintura, descubriendo todo el encaje de las medias en la parte alta de los muslos y unas braguitas negras de muselina dónde se le transparentaba la rajita de chocho completamente rasurado si no fuera por esa rayita de pelitos que casi siempre dejaba sobre su pubis.

-‘‘¿Te gustan? ’’. Le preguntó ella mirándoselas.

-‘‘Sí, si me gustan, ..pero me gustan más cuando estan metidas en el chocho. Vamos, bonita ..me gusta ver a las Putas con las bragas metidas por el chocho ’’.

La verdad que mi pobre Madre no sabía con que pervertidos se estaba metiendo, pero se tenía que someter para salir de sus problemas, asi que accediendo a las exigencias del cliente, se tomó la delantera de sus delgadas pantaletas y tiró hacia arriba insertandose la tela en la raja de su cuquita, dejando el triángulo de su pelvis dividido en dos.

-‘‘¡Ummhh!, Muy bien, ..estás bien buena hija de perra. ¿Pero sabes que me gusta más de ti?, ..tu pelo, tu pelo me pone cachondo. ¿Sabes qué me gustaría que hicieras? ’’.

-‘‘No, no ¿qué? ’’. Preguntó abandonando esa sonrisa de niña traviesa y poniendo el rostro serio.

-‘‘¡Pasame con tu pelo por el culo! ’’.

-‘‘¡QUÉ! ...’’ Nos quedamos Mamá y yo haciendo la misma pregunta.

Mamá le miró seria, no le cabía en la cabeza con que clase de pervertido había caido.

-‘‘¿E, es en serio? ’’. Preguntó asustada.

-‘‘Claro mi reyna, ..siempre me ha gustado que las Puta me limpie el culo con su pelo. ¿Quieres hacerlo? ’’.

-‘‘Pe, pero yo, ..no sé, nunca he hecho algo así yo.....’’

El cerdo colocó el vaso sobre la mesita y se levantó. Comenzó a quitarse el cinturón y a bajarse la bragueta. Mi Madre estaba incredula por lo que le estaba pidiendo, ¿pero con que clase de pervertido la habían enviado?, su lindo pelo, tanto que lo cuidaba, ahora tenía que meterlo en el trasero de ese tipo tan obeso.

-‘‘Quítate las bragas y arrodíllate, ..¡Anda, Puta, haz lo que te digo! ’’. Le exigió mientras él se bajaba el pantalón.

Mamá estaba como paralizada, no entendía con que clase de pervertido estaba tratando, se quedó muy pensativa por unos segundos, pero de inmediato entendió que era una prostituta y su unico compromiso por ahora era satisfacer a su cliente. Recordo al Sr. Montoya y sus sabias palabras ‘‘Mis chicas sólo tiene que pensar en una cosa, dejar a su cliente satisfecho, el cliente debe quedar contento después de haber gastado su dinero en mi negocio, ..si no queda satisfecho, se sentirá estafado y puede que reclame su dinero. Y nosotros estamos aquí para ganar dinero no para perderlo’’ Las palabras de Montoya retumbaban su cabeza, él tenía razón, ella ya era parte de sus chicas y como tal tenía que esforzarse en satisfacer a su cliente. Asi que sin pensarlo más, deslizó lentamente las braguitas por sus piernas hasta sacárselas por los pies, aun no estaba tan segura de con que cosas más le saldría el sujeto.

-‘‘Umhh, qué panocha más rica tienes, hija de perra. Dime una cosa, ..¿Tienes novio? ’’.

-‘‘No, no, ..mi Marid... No no tengo Sr. Viscarrondo ’’. Creo que a Mamá le daba pena y lástima mencionar la memoria de mi Padre en estos momentos, se sentía sucia por estar en esta situación, por estar en estos momentos.

Ya sin bragas, se arrodilló ante él con el vestido enrollado en la cintura, sólo con las piernas forradas por las medias negras. Estaba postrada ante él con el tórax erguido, como una obediente sumisa. Aguardó en el suelo hasta que el cerdo se bajó los calzones. El Sr. Viscarrondo se sintió muy poderoso al verla arrodillada ante él. Le levantó la cabeza sujetándola por la barbilla para que le mirara mientras se desnudaba. Primero se quitó la camisa, exhibiendo su extrema obecidad, la blancura de su piel, la escasa vellosidad de sus pectorales. Mamá continuaba mirándole, con los brazos pegados en los costados. Se bajó y terminó de quitarse los pantalones, mostró sus piernas bofas, acto seguido se deshizo los calsones, su terrible pansa le cubria la entrepierna, el asqueroso cerdo tuvo que subir su panza para liberar su gran macana con forma de pepino, muy gruesa en el centro, con una curvatura pronunciada y un glande redondeado. En el fondo de toda esa masa vio sus güevos redondos y duros, algo pequeños para el tamaño del pene. Se la agarró y le atizó unos macanazos en la cara, que ella soportó con los ojos cerrados y el entrecejo fruncido.

-‘‘Vas a limpiarme el culo con tu pelo, ..¿verdad, Puta? ’’. Le decía mientras le golpeaba con su glande en la frente.

-‘‘Sí, sí a usted le gusta, ..pu, puedo hacerlo Sr. Viscarrondo ’’.

-‘‘¿Por qué no te sacas las tetas?, ..anda sacate las tetas y dejate el vestido por dentro de ellas ’’. Este tipo tenía ideas muy perversas.

Mamá obedeció, tomó los laterales de su vestido y los juntó al centro para meterlo entre sus dos tetas, liberando asi sus dos tremendas tetas erguidas, grandes y redonditas, con afilados pezones rosados y su sensual lunar sobre su teta izquierda. El cerdo le agarró una por un pezón y se la zarandeó provocándole una mueca de dolor.

-‘‘¡Vaya tremedas tetas que tienes, cabrona!, ..¿son naturales? ’’.

-‘‘Sí, sí Sr. Viscarrondo ..son naturales ’’.

-‘‘¡Vaya!, ya casi no hay Putas con tetas naturales, ..un punto más a tu favor bonita ¡Joy, joy!..’’ Le dijo soltándoselas.

-‘‘Gra, gacias Sr. Viscarrondo ’’. Respondió ella sin saber si era un halago o humillación. 

-‘‘Anda pues preciosa, ..límpiame el culo con tu lindo cabello ’’.

-‘‘Si, si Sr. Viscarrondo ’’.

El cerdo se volvió hacia el sofá y le ofreció su culo blanco, gordo y cuadrado, con vello muy disperso por las nalgas, con granitos rojos en cada una de sus nalgas. Mamá desfiguró el rostro, todavia no le entraba en la cabeza lo que estaba obligada hacer. El Sr. Viscarrondo se curvó apoyándose en el respaldo del sofá y subió una pierna encima de los cojines. Lo que vio Mamá era lo más asqueroso que pudo haber visto en su vida, le observó el ano arrugado cubierto de pelillos y más abajo los pequeños güevos colgándole, balanceándose levemente. El maloliente olor que seguro desprendía le secaba la garganta, se encontraba arrodillada ante el culo más horrible que ella pudiera haber visto jamás, en muchas ocaciones le había escuchado pláticar con sus amigas sobre los traseros de los chicos en el gym, pero esto era extremo.

-‘‘¡Vamos Puta!, ..no estaré asi todo el dia. Pasame los cabellos por el culo ’’.

-‘‘¡He!, he sí, sí ’’. Mamá se había quedado paralizada por unos segundos.

Mamá se echó la cabellera por un lado y se agarró un buen manojo de cabellos, irguió el tórax y como si fuera una brocha empezó a refregarlos primero por sus nalgas, despacio, como si quisiera pintar en un lienzo, con la cabeza ladeada para refregar su bien cuidada cabellera por aquel culo asqueroso y maloliente. El cerdo en ocasiones bajaba el brazo y se la machacaba con rudeza, estaba realizando una de sus perversiones y fetishes. Mamá con todo el asco del mundo comenzó a limpiarle el culo pasándole el manojo de cabellos rubios por encima del ano, una y otra vez, provocandole a su cliente el delirio. Sin poderlo evitar, su sonrojada y lisa mejilla junto con su nariz rozaban las nalgas de ese puerco. No hallaba el momento de parar y sapararse de ese sucio trasero. Le estuvo acariciando los güevos con el pelo por unos segundos rozando la cara por una de las nalga. Y cuando creeyo que el tipo ya tenía suficiente vino lo peor.

-‘‘¡Oohh!, Hija Puta, qué gusto más grande ..chúpame el culo ’’.

-‘‘¡No!, eso si que no, ..no se lo voy hacer ’’.

-‘‘¡Qué!, ¿que estás diciendo maldita Perra?, ..si he pagado mucho por ti. Ahorita le hablo al Sr. Montoya, ..veremos si él te obliga ’’.

-‘‘¡No, no Sr. Visacrrondo!, ..yo sólo, esque, lo que pasa es que me tomó de sorpresa, yo no pensé que usted, yo....’’

-‘‘¡Anda pues desgraciada!, ..chupame el culo, pero mamamelo bien Perra ’’.

Mamá se soltó la melena y se acercó a esas horribles nalgas cuadradas, lo que la obligaban hacer era de lo más denigrante. Alzó su delicada mano derecha y le agarró los güevos en forma de caricia, aprovechando que el tipo estaba de espaldas desfiguraba el rostro, era claro que le desagradaba rotundamente. El cerdo se encontraba a cuatro patas encima del sillón, con las rodillas en el borde y los pies por fuera. Mamá tenía ante sí el gran culo de su cliente, la enorme barriga le colgaba hacia abajo, a igual que sus güevos, parecidos a las ubres de una vaca, balanceante entre los muslos. Vio que los güevos comenzaban a mecerse y que sostenía todo el cuerpo con un solo brazo, porque el izquierdo se lo había metido bajo la barriga para sacudirse la verga.

Mi pobre Madre sufrió una arcada al acercar la cara a ese culo, viéndose envuelta en una mueca de asco por el tufo que desprendía. Le abrió las nalgas con ambas manos, descubriendo en el fondo de su raja velluda donde apreció el ano, un pequeño orificio de esfínteres muy fruncidos, ¡Wuaca!, casi vomito, con pelillos sobresaliendo del interior, una porquería. Luego fue acercando la cara y le estampó una serie de besitos encima del ano, muy seguidos, hasta que empezó a lamérselo, primero cosquilleándoselo con la punta y después pasándole la lengua por encima, repetidas veces. Yo la miraba como sofocaba las arcadas y como se le nublaban los ojos, alcanzé a ver como una lágrima corria por su mejilla, aún no le cabía en la cabeza como una mujer tan limpia como ella podía haber caido en una situación como esta.

Mamá le pasó la lengua por encima apartando de nuevo la cabeza, las siguientes lamidas fueron de la misma manera mientras el tipo se la machaba con furia, quedándose con la lengua reseca por el repulsivo sabor. Le mantenía el culo abierto para pegarle más lamidas, con la barbilla rozandole los güevos. El cerdo cada vez se daba más fuerte, Mamá le pasaba la lengua por el ano apretándola y apartaba la cabeza, como para recuperarse del mal olor. Le escupió y trató de meterle la punta dentro del ano, saboreando las sustancias anales. Las babas goteaban por su raja y caían en el suelo. Bajó un poco más y comenzó a comerse los güevos, baboseándolos mientras él se la sacudía, acariciándole las nalgas con las palma de las manos.

El tipo se irguió meneándosela, el culo se le cerró, pero Mamá acercó la cara lamiéndole a lo largo de la raja, tratando de meterle la punta de la lengüa, esta vez sin apartar la cabeza. Chupándole la raja del culo a su cliente, para que este no se quejara con el Sr. Montoya, Mamá sabía que si no se esmeraba aquel desgraciado podía enviarla con viejos mucho peores, era capaz hasta de enviarla a un sucio callejón, con drogadictos, sadicos y violadores, sería mucho peor para ella, por lo que aguantando todo eso soportó ese momento y trató de que su cliente quedara satisfecho. La pobre ya no tenía saliva en la lengua de tanto lamerle aquella raja áspera y velluda. 

-‘‘Cómo me gusta que me chupen en el culo, ..Perra, eres una guarra ’’.

El tipo ya satisfecho bajó la pierna y se giró hacia ella. Mamá aguardaba de rodillas en el suelo, con la boca baboseada y su mirada sumisa. 

-‘‘Muy bien, Perrita ..lo has hecho muy bien. Ahora quieres chuparme la verga, ¿verdad?. Una Puta tan guarra como tú seguro que lo está deseando ’’. 

Mamá no se movió quedando arrodillada. 

-‘‘Anda, abre la boquita, ..seguro que sabes hacerlo ’’.

Mamá se resignó a su destino, no era sino una Puta. Y como tal debía seguir satisfaciendo los requerimientos de su cliente. Se sentía frustrada, creyó que el tipo sólo la jodería rápidamente, no que tuviera el tiempo para disfrutarla plenamente, sin embargo ante ella se le presentaba una nueva tarea. Frente ella tenía el poderoso falo del panzón que le reclamaba las atenciones de su boca. Sin soltársela, la agarró de los pelos para inmovilizarle la cabeza y le metió la verga en la boca hasta la misma garganta, hasta que los güevos le golpearon la barbilla. Al sacársela, Mamá escupió algunas babas, pero inmediatamente volvió a metérsela, a dejársela en la boca unos segundos, hasta que se la sacaba para que tomara aire.

-‘‘¿Está rica, zorra? ’’. Mamá no contestó, estaba mas entretenida en tratar de recuperar el aire.

Y entonces le dio un nuevo macanazo en la cara. ¡Plof!

-‘‘¿Está rica, zorra? ’’.

-‘‘Sí, sí Sr. Viscarrondo, ..la tiene usted muy grande ’’. Gimoteó.

-‘‘Cómetela entera, vamos ’’.

Le soltó los cabellos y se soltó la verga. Mamá se ocupó de la mamada acercando la cabeza y comiéndose la tranca hasta dónde podía. Volvía a deslizar los labios hasta la base del glande y de nuevo se la comía entera, todo a un ritmo pausado, pero constante. Poco a poco se la fue mojando de saliva. No le tocaba, mantenía las manitas en los muslos y sólo movía el tórax para chupársela, con sus tetas balanceándose levemente con la mamada. Yo continuaba masturbándome, eléctricamente excitado con la humillación a la que mi Madre estaba siendo sometida.

-‘‘¡Qué bien la chupas Puta!, ..se lo comentaré al Sr. Montoya. Él se encargara de darte tus utilidades ¡Joy, joy!..’’

-‘‘Glass, glashhass ..segh, gohg ’’.

En eso la frenó sujetándole la cabeza y obligándola a mirarlo. Unas babas colgaban de la punta hacía su boquita.

-‘‘¿Te esta gustando, zorra? ’’.

-‘‘¡Glogh! ¡Aaaahhh! Sí ...’’

-‘‘¿Quieres probar mis güevos? ’’

-‘‘Sí ...’’

-‘‘Vamos pues, ..seguro que a una zorra como tú le gusta mucho chupar güevos ’’.

Mi Madre ladeó y bajó su cabeza para atizarle unos lengüetazos a esos güevos duros. La verga del cerdo se mantenía empinada en vertical mientras le lamía las bolas. Se los mojaba con la lengua fuera, impregnándolos de unas babas brillantes. Poco a poco se los fue comiendo, metiéndoselos enteros en la boca y degustándolos cómo si fueran un gran caramelo. Quería esmerarse en la chupada, quería portarse bien, que su cliente quedara satisfecho. No estaba sintiendo placer, estaba demasiado nerviosa como para disfrutar, demasiado arrepentida como para gozar, demasiado asustada como para sentir. Había dado un paso crucial para su vida, un paso que aniquilaba muchos conceptos de su reptitud y etica moral. Estaba chupándole los güevos a otro hombre, a un cliente y en presencia involuntaría de su pequeño hijito.

Se tiró buen rato lamiéndole los güevos, hasta que el cerdo la sujetó del brazo y la ayudó a levantarse. La agarró de la mano y retrocedieron juntos hasta el sofá. ¡SPLASHH!! Una fuerte nalgada hizo que mi Madre apurara el paso y de plano un fuerte apretón de nalgas le recordó que su cuerpo ya no le pertenecia, ahora era del cliente que le asignaban.

-‘‘¡Aochh! ...’’ Se quejó ella sobandose la nalga.

-‘‘Ven acá, preciosa, ..quiero probar ese lindo chochito que tienes ’’.

-‘‘Sí, si Señor, ..es todo suyo ’’. Confesó ella.

El marrano se volvió a sentarse en el sofá. Se reclinó y separó las piernas, después se levantó la verga manteniéndola en vertical. Mamá se levantó y se quedó en espera de la siguiente orden.

-‘‘Pasame tus bragas, bonita, ..damelas, quiero olerlas ’’.

Mamá fue y se inclinó para cojerlas del suelo, luego se las lanzó al marrano para que como perro sabueso empezara a olfatearlas por la parte de la gasa.

-‘‘¡Mmmhh! ¡Aah! me encanta el olor a Perra en brama. ¡Joy, joy joy!..’’

Mamá lo observaba con asco, era un cerdo, era un pervertido, ya le había lamido la barriga, el culo y ahora seguia su cuerpo, pero por más asco que le daba tenía que mantener su compostura, era una de las chicas del Sr. Montoya y como tal tenía que hacer su esfuerzo. 

-‘‘¿Le gusta Sr. Viscarrondo? ...’’

-‘‘Así es preciosa, hueles delicioso, ..ahora date la vuelta y siéntate en mi verga. Siéntate, siéntate, quiero sentirte ’’. Apremió nervioso. 

El tipo se colocó la verga en vertical, perfectamente apuntando a su chochito y enseguida Mamá, tras levantarse la falda, acató la exigencia de su cliente. Le dio la espalda y flexionó las rodillas hasta sentarse encima de la verga, metiéndosela hasta el fondo, hasta notar el vello que la rodeaba sobre sus nalgas. Gimió cabeceando por la tremenda dilatación vaginal, se había dado un tremendo sentó clavándose toda aquella verga en el chocho. Se la metió entera, sentada sobre los güevos. Ella sólo resopló al sentir el garrote llenandola. La veía de espaldas, trepada sobre ese cerdo dándole placer.

-‘‘¡Mueve el pinche culo, hija Puta! ’’.

‘‘¡SPLASSHH!!’’ Los manotazo sosbre sus rosadas nalgas no se hicieron esperar, el cerdo la agarró por el trasero abriendoselo con ambas manos y comenzó a movérselo para que ella lo cabalgara, subiéndola y bajándola del culo, con el chocho resbalando por el tronco de su verga. Por un espejo que se encontraba a la lateral de ellos veía cómo sus tetas bailaban en la boca de ese cerdo, que intentaba atizarles una serie de lametónes. Ambos comenzaron a gemir, a veces Mamá se dejaba caer sobre él, aplastando sus voluptosas tetas sobre sus bofos pectorales, y él, bien sujeto a su trasero elevaba la cadera del sillón para sentarla salvajemente, sumergiendo su verga en esa vagina que me había dado la puerta a la vida, en el chocho de su Puta a una velocidad casi violenta. 

Mamá se erguía a cada empujón, lo sentía hasta el fondo de sus entrañas, pero como era una Puta, tenía que hacer muestra de sus mejores atributos, tenía que mostrarle a su cliente que había hecho un buen negocio con ella por lo que comenzó a elevar y bajar el culo sentándose sobre la verga, deslizando los labios vaginales hasta el capullo y asentándose de golpe para clavársela. Ahora era Mamá la que se movía flexionando y estirando las piernas, asentando su sugerente trasero sobre la pelvis de aquel cerdo, ‘‘¡PLOFF!!, ¡PLAFF!!, ¡PLOFFF!!’’ llegando a rozar la curvatura de su barriga con la espalda. El muy cabrón bebía sorbos de su vaso observando cómo ella movía el culo, cómo su verga se sumergía en ese chocho al sentarse. Mamá emitía gemidos ahogados, estaba empezando a disfrutar, por más que le repugnaba el sujeto, no podía evitar pensar en el gusto que le daba esa verga al meterse en su chocho. 

Mamá misma aceleró las bajadas de su trasero y provocó sus primeros jadeos, hasta que notó cómo se corría sobre esa verga, cómo derramaba sus fluido sobre el tronco de ese cerdo. Se quedó sentada con la verga clavada y estremeciendose con los espasmos que su cuerpo producía, despues se desplomó sobre el cuerpo adiposo de su cliente. Yo tambien muy excitado eyaculé, me coloqué la mano a modo de bandeja y vertí mi leche sobre ella. Ví que se besaban mientras cogian salvajemente, que le chupaba y le magreaba las tetas, que volvía a plantarle las manos en el culo para abrirle el trasero para subirlo y bajarlo. Menuda cogida se estaban dando. Jadeaban como locos. El cerdo frenó con la tranca dentro.

-‘‘¡Bájate, Puta! ..¡uff uff!! ’’. Mamá se puso de pie echándose a un lado y él se puso de pie tomándo nuevamente su tragó. Tenía todo el tronco de la verga impregnado de porciones jugosas.

Mamá resoplaba fatigada, tenía su entrepierna y el interior de sus muslos bañados en sus propios fluidos, inevitablemente lo había disfrutado, ese cerdo maldito le había provocado un orgasmo.

-‘‘¡Uff!, ..¿tu familia sabe que eres una Puta? ’’.

-‘‘¡Ah, ah, ..no, no Señor ’’.

-‘‘¿Ni tu Madre? ’’.

-‘‘No, tampoco ’’.

-‘‘Eres virgen del culo ’’.

-‘‘No, no Señor ’’.

Tenía la verga empinada y pringada de los líquidos vaginales. La tomó de las greñas y la acercó hasta la posición dónde se encontraba el espejo.

-‘‘Ponte a cuatro patas frente al espejo, ..quiero tu culito, quiero que tu misma te veas cuando te truene el culo ’’.

Aún envuelta en una respiración acelerada, se arrodilló ante el espejo y se curvó ligeramente hacía él plantando sus manitas frente al cristal, con sus tetas colgando hacía abajo, enrojecidas por los terribles manoseos, con el rostro muy cerca al espejo empañandolo por completo, con las miradas enfrentadas por el reflejo. Yo aún tenía mi pene fuera, algo floja tras la eyaculación, reposando hacía un lado, algo erguido en la silla de dónde los veía. El cerdo se arrodilló tras ella subiéndole la falda y dejándole su trasero expuesto y a su disposición.

-‘‘Lista Perra, ..esto te va a doler ¡Joy, joy!..’’

-‘‘¡No, no!, espera ponte algoooooo... ¡ARRGGHHH!! ’’. El grito fue desgarrador.

El desgraciado gordo le incrustó la verga en el culo, pausadamente, en lapsos pero hasta sumergirla entera. Mientras la penetraba, los gestos fruncidos de Mamá desprendían ese constraste de placer y dolor. El tipo la sujetaba fuertemente por las caderas y comenzó a encularla, abriendole el culo con su gran mástil, asestándole fuertes estocadas en las nalgas con la pelvis, haciendo que todo su cuerpo convulsionara y fuera empujado el rostro hacía el espejo. Mi Madre llegó a quedar con sus mejillas pegadas al cristal mientras resollaba por el dolor, de hecho las tetas llegan a rosar el cristal. Le daba muy fuerte, con rabia, los chasquidos y gemidos se entremezclaban en el ambiente. 

-‘‘¿Te dolió?, ¡Joy, joy!.. Siempre me ha gusado meterla hasta los güevos, ..me gusta mucho catear a las Putas. Las Perras como tú siempre deben de estar listas, con el culo bien abierto para cuando a uno se le antoje ’’.

-‘‘No, ¡Arghh!, para, para, me estas abriendo, ..sacala un poco, saca.. larghh ’’.

-‘‘Esta bien, mi amor, ..pero eso te enseñara a llegar siempre lista ’’.

El cerdo sacó su terrible macana del culo de mi Madre y este quedó abierto, con los esfinteres al rojo vivo.

-‘‘¡Joy, joy!.. te quedo bien abierto, ..puedo verte el interior ’’.

-‘‘¡Po, ponte algo por favor!, ..me vas a lástimar ’’.

-‘‘No te quejes, ya deberías estar acostumbrada, ..te pondré saliva, es todo lo que tengo mi amor ’’.

Se volvió a colocar detrás ella, mi Madre a travez del espejo lo miraba aterrada. Escupió en su ano y apuntó su tranca de nuevo al agujero, en esta ocación solo logró meter la punta pero seguía echando saliva en el tronco mientras esta vez era Mamá la que iba echando su trasero hacia atrás cuidando poco a poco la penetración, quería que su cliente la enculara pero esta vez con mucho cuidado.

El cerdo siguió empujando hasta que toda su tranca había llegado al final, Mamá notó sus güevos apoyados en su trasero, entonces asi comenzó a embestirla con fuerza, sin importarle nada más que su propio placer. El cliente seguía bombeando tras ella y Mamá colocaba su trasero con las piernas bien abiertas para permitirle mejor sus embestidas, mi Madre hace a penas un par de dias había sido terriblemente enculada pero aunque lo hubiera echo no había sentido lo mismo, ese desgraciado era un brusco lo hacia de manera muy torpe, parecía un semental embistiendo a su hembra, las estocadas de ese marrano eran increíbles y pronto paso de metérsela del culo al chocho y del chocho al culo, era increíble ver como sacaba su verga y no saber si se la iba a meter por el culo o por el contrario entraría en su chocho.

Una vez acostumbrada a la descomunal anchura de la verga, poco a poco los gemidos dolorosos se transformaron en gemidos lujuriosos. Acezaba como una Perra en cada penetración anal. Arañaba el vidrio del espejo cada vez que la perforaba. Al mismo tiempo, él le atizaba fuertes azotes en las nalgas.‘‘¡SPLASSH!!, ¡SPLASHHH!!’’

-‘‘¡Aulla Puta!, ..me encanta que las Perras aullen mientras las clavo ’’.

A cuatro patas mi Madre estaba siendo sodomizada en esa casa, sus tetas se bamboleaban de un lado a otro debido a la intensa enculada que estaba recibiendo, le llegaba a lo mas profundo tanto de su chocho como de mi culo, notaba claramente cada centímetro del miembro cuando entraba y salía de ella. En medio de las frenéticas arremetidas que le daba ese cerdo comenzó a sentir que le llegaba un nuevo orgasmo increíble, suplicó a su cliente nuevamente, pero esta vez no lo hizo para que la dejara, sino para que siguiera enculandola de esa manera brutal.

-‘‘¿Te gusta, perra?, ..¿te gusta por la cola? ¡Contesta! ...’’

-‘‘¡AYY! ¡AY!! Sí, si, se mete delicioso ¡Mmhh!! ’’ Respondia mordiendose los labios.

-‘‘Qué gusto es encularte, zorra ¡ufff! ufff!!.. ¡Ahh! Qué culo más rico ’’.

Mamá tuvo que poner sus manos en su boca para que sus gritos no se escucharan por toda la casa, se corrió de una manera increíble mientras su cliente se detenía dejando su tranca en el interior de intestino, podía notar en las paredes de su recto como mi Madre se estremecía y ponía los ojos en blanco. Pero la cosa ahi no paró, si no que esperó a que se recuperara un poco para seguir arremetiendo, el gordo en veces se echaba sobre ella con verga dentro del culo, aplastandola por completo, se removía y enseguida reanudaba las duras embestidas, provocando nuevamente el baile de sus tetas, provocandole sus intensos gemidos, provocando sus gozosas miradas, todo ante el reflejo del cristal. Una de las veces, Mamá volteó a verlo por encima del hombro, pero se ganó un fuerte manazo en uno de sus glúteos y la agarró de los pelos tirando hacía atrás de su cabeza.

-‘‘¡Mirame hacía el frente, Puta!, ..quiero que me veas mientras te enculo, ¿me has entendido? ’’.

‘‘¡PLOFFF!!, ¡PLAFFF!!, ¡PLOFFF!! ’’ Y aceleraba los terribles empujones.

-‘‘¡Ohhhh! ¡Síiii!!, si Papi, dame másssss ...’’

-‘‘¡Ufff!, ..¡no dejes de mirarle, cabrona!, quiero ver tus hermosos ojos directo a mi ¡ufff, uff!..’’

-‘‘¡AY!! ¡AYYY!! Esta bien, siii ¡AY!! ¡AYYY!! ...’’

Mamá miró de nuevo al frente, miró de nuevo a los ojos de su cliente. Cada vez había ido curvándose más por los terribles ataques en su culo y ya las tetas se aplastaban el la fria ceramica del piso. No le daba tregua, no descansaba, no paraba de encularla.

-‘‘¿Te gusta, Puta? ..¿te gusta que te abran la cola para que puedas cagar? ’’.

-‘‘¡AY!! ¡AYYY!! Sí ...’’

-‘‘¡Coges muy bien maldita Perra!, ..mira cómo te retuerces cabrona ¡uff ufff!!.. Ahhh, toma, toma ’’.

El desgraciado aceleró de manera contundente. Mamá gemía de manera muy seguida, con los ojos muy abiertos y expulsando aire fatigosamente por la boca, echada casi sobre el espejo mientras otro hombre la jodia por el culo.

-‘‘¡Ohhh!! ¡Ohhh! ¡Arrgggghhhhh! ’’ Gritó el cerdo.

Inesperadamente se quedó inmóvil con su bofo culo contraído y su verga completamente sumergida hasta el fondo del ano de mi Mami, derramando su abundante leche, a chorros intermitentes, Mamá percibía los escupitajos, percibía cómo se los iba llenando. Tardó en sacarla y cuando lo hizo le dejó el culo abierto, dilatado, por dónde se vertió los goterones de semen hacía la rajita de su chocho.

Lo que inmediatamente atrajo toda la atención del cerdo, el maltratado esfínter estaba irritado y enrojecido. Unos espesos hilos de esperma salían de él y descendían por el interior de los muslos. Yo me quedé impresionado por la enorme cantidad de los mismos. Después fijó su atención en el suculento chochito que tenía delante, los sonrosados labios mi Madre se le mostraban lozanos, frescos y jugosos. El bien presentado coñito estaba limpio de pelos, completamente rasurado lo que le daba un aspecto limpio y juvenil.  Al tipo le resultaba fascinante poder apreciar sus detalles tan de cerca. Pero algo lo molestaba, le enfurecia no haber lanzado sus fluidos sobre su rostro, llenarle de espesa lefa toda su bella cara.

Mamá elevó el tórax del cuerpo del piso y el obeso se puso en pie con la verga pringada de leche, balanceándose hacía los lados. La ayudó a levantarse y le estampó un beso en la mejilla sujetándola por la cabeza con ambas manos. 

-‘‘Qué bien lo has hecho, bonita, ..le comentaré a Montoya que te has portado muy bien ’’. Y le atizó un cachete en el culo, por encima de la falda.

-‘‘Gra, gracias Sr. Viscarrondo ’’.

-‘‘Ahora límpiame la verga con el pelo, ..vamos, linda, déjamela limpia ’’.

Mi Madre nuevamente se quedó pensativa, este cerdo tenía fetishes muy extraños, pero en estos momentos ya no había porque renegar o tratar de negarse, se arrodilló ante él, se echó la melena a un lado y con un manojo de sus finos cabellos dorados le secó la verga, quedando algunos mechones pegajosos por las manchas de semen y suciedades que había dejado su recto. Permanecía arrodillada entre sus piernas, el desgraciado se irguió y le dio unas palmaditas en la cara apurando su vaso.

-‘‘Eres una condenada guarra, ..¿te ha gustado, guapa? ’’.

-‘‘Sí, si Sr. Viscarrondo, ..lo he disfrutado muchísimo ’’. Contestó mi Madre con media sonrisa, una sonrisa algo temblorosa.

-‘‘Sirveme otro vaso, ..anda, sé buena, necesito un trago ’’.

‘‘¡SPLASSHH!’’ Mi Madre fruncio el cerrojo al sentir el golpe.

Le dio un tremendo nalgadón y fue de nuevo a desparramarse al sillón bufando como un marrano, desnudo, con la verga ya algo flácida. Recogió las bragas de mi Mami y se las pasó por la verga para limpiarsela. Luego se encendió un cigarrillo para relajarse. Enseguida tomó su teléfono y le marcó a un numero.

-‘‘Sr. Montoya ’’.

-‘‘........ ..............’’

-¿Seguro que es la primera vez Sr. Montoya? ’’. Enseguida puso el altavoz para que escuchara mi Madre.

-‘‘Claro que sí Sr. Viscarrondo ..ya sabe que no le miento a mis clientes. ¿Que le parecio la chica?, ..¿le ha gustado? ’’.

-‘‘¡Uff!!, Sí, me ha dejado hecho polvo, ..no me esperaba una hembra tan buena y mazisa, claro y mucho menos siendo una novata, ¡Impresionante! ’’.

-‘‘Sí, ..Móniquita es un material de primera, realmente excepcional. No pensamos prestarla a cualquiera, como podrá usted ver, ..sólo a clientes especiales. Claro que…’’

-‘‘No hace falta que siga Sr. Montoya, ..ya veo a dónde quiere ir a parar. La chica me gusta, es buena y si usted me la prestara por unos días... Bueno yo.. creo que podremos llegar a un acuerdo. Reconocerá que aunque soy exigente y quizás demasiado especial, también soy generoso con los honorarios y cumplidor ’’.

-‘‘Siempre nos hemos entendido muy bien Sr. Viscarrondo, ..me alegro de que le haya gustado tanto. Hablando de otra cosa espero que a partir de ahora tenga en más alta estima nuestro negocio ’’.

-‘‘Claro que si Sr. Montoya, ..sus Putas siempre serán las mejores, ahora lo dejo Señor. Solo quería felicitarlo por tan flamante compañia que me envio, yo como siempre me pondré al tanto con los honorarios no se preocupe, es más, hasta una comisión para su chica por su gran esfuerzo ¡Joy, joy, joy!..’’

-‘‘Bueno Sr. Viscarrondo, lo dejo, ..que se siga divirtiendo, eh.. ¡Je je je!..’’

Como una criada, Mamá servía las copas de espaldas a él, con su trasero a la vista por la falda enrrollada en su cintura. Tenía una nalga muy enrojecida por los azotes. Yo tenía la sensación de que no estaba gozando, de que en esta ocación no había disfrutado tanto. El cerdo estaba siendo demasiado duro con ella, prácticamente la estaba humillando. Mamá no decía nada, actuaba en silencio, obedecía las imposiciones de su cliente, quizás también influida por el fuerte carácter de su Jefe. Vi que se pasaba una servilleta para limpiarse el culo, de dónde no paraba de manarle leche. Se la pasó dos o tres veces hasta dejarse el ano bien seco. Luego trató de colocarse el escote para dejarse las tetas por dentro, aunque sin llegar a bajarse la falda. 

El cerdo se levantó, tenía la verga floja, colgando hacía abajo, se cercó a ella y le dijo:

-‘‘Ven acá, sientate conmigo ’’.

-‘‘Si, si Señor ’’. Dijo sumisa, batallando para caminar y frotandose tibia el ojete.

-‘‘Qué suerte tiene Montoya al tenerte, ..levantate la falda ’’.

Mamá se levantó un poco para arremangarse la minifalda hasta la cintura, exhibiendo nuevamente ante su cliente su chocho muy carnoso y sonrrosado, con labios humedos y raja algo colorada, toda la zona del pubis rasurada con una linea de vello recortado por encima de su vagina.

-‘‘Échate hacia atrás un poco ’’. Le pidió tomandole un sorbo a su vaso.

Mamá acató la orden y se tendió hacia atrás, sus tetas grandes se menearon como flanes, ladeándose hacia los costados. Separó las piernas y entonces su cliente flexionó la mano derecha para acercarlo a su chocho. Primero se lo acarició con la mano, presionándolo, pero luego le hundió el dedo en la carnosa raja, penetrandola con él. Mamá meneó la cadera elevando la cabeza para mirar cómo la masturbaba con los gordos dedos.

-‘‘Qué chocho tienes, preciosa, ..mueve el chocho, muévelo ’’. Le decía con el dedo gordo clavado.

-‘‘Ay, ¡Oh! qué gusto, Señor ’’.

Decía meneándose, ahora sujetándole la mano con ambas manos de ella para penetrarse asi misma. Pero el cerdo retiró la mano, para que ella se incorporara y aún sujetándolo con ambas manos le lamiera el dedo y probara sus propias sustancias vaginales.

-‘‘¿A qué sabe tu chocho, Putita? ’’.

Pero ella continuaba lamiéndole como una posesa el dedo, como si fuera un pene grueso y diminuto.

-‘‘Quiero ver cómo meas, ..anda, mea para mi ’’.

-‘‘¿Qué? ’’. Respondió ella incredula por lo que escuchaba.

-‘‘Que meas, quiero verte mear, como lo haces ’’.

El tipo era un fetichista, tenía perversiones muy extrañas, Mamá no entendía nada de eso, ella había sido una mujer muy recta y con una relación sexual muy monotoma, un tanto recatada, con mi Padre sólo era un acto de amor, una manera de entregarle el amor a su Esposo, aunque todo eso había cambiado en este último año, por causas ajenas a ella claro está. Pero que ahora la circuntancías la había traido con este cerdo, este pervertido que quería hacer lo más bizarro con ella.

-‘‘Anda guarrita, ..quiero ver tu chorrito para mi ’’.

Era encerio, su cliente le estaba pidiendo una guarrada, una asquerocidad. Mamá levantó la cabeza hacia él, aún con la mano de él entre sus manos y el dedo gordo ensalivado. El cerdo retiró su mano y la ayudó a levantarse sujetándola del brazo. Ambos se encontraban de pie junto al sillón, desnudos. El tipo miraba hacia todos los rincones, descubrió encima de un mueble una vasija de cristal, ovalada, plana, pero grande, llena de unas bolas de cristal de adorno.

-‘‘Hazlo aqui, anda ’’.

-‘‘¿Aquí? ’’. Preguntó ella.

-‘‘Sí, quiero ver cómo meas ’’.

Tomó la vasija y sacó los adornos para ponerlos sobre la superficie del mueble, después depositó la vasija en el suelo, a un metro de los sillones. Mamá lo miraba incredula, como asustada.

-‘‘Mea ahí ’’.

-‘‘Pe, pero yo...’’

-‘‘Venga, cerdita, ..dejame que vea cómo meas ’’.

-‘‘No se si pueda yo, ..esta bien ’’. Dijo resignada.

Mamá se acuclilló con la vasija bajo su vagina, envuelta en esa mirada de incredulidad y dudas, buscaba la manera de alejar sus ojos a los de su cliente. El cerdo se colocó frente a ella, de pie, machacándose la verga desesperadamente ante el morbo que suponía verla en aquella postura. Mamá sonrió nerviosa y con el rostro un tanto aterrada, ¿conqué tipo de mounstro le había tocado?. Cerró los ojos y trató de concentrarse, le era muy dificil, ella siempre lo hacía en su intimidad, en su recamara. A los segundo comenzó a mear, hasta ir llenado poco a poco el recipiente de un caldo amarillo claro, contemplando cómo su cliente se pelaba bruscamente la verga, abrasado por la lujuria más perversa.

-‘‘¿Lo, lo excita verme hacer eso? ’’. Le preguntó cuando le caían las últimas gotas, dejando la vasija llena más o menos por la mitad.

-‘‘Sí, si, me pone mucho, ..¿sabes qué me gustaría? ’’.

-‘‘¿Qué? ...’’ Preguntó aterrada, con este tipo ya no se sabía que esperar.

-‘‘¡Mearte el chocho! ’’.

-‘‘¿QUÉ?, ¿es en serio? ..¿quieres mearme aqui? ’’. Señaló su intimidad.

-‘‘Sí, sé que tu tambien lo deseas, ..quiero mearte tu cosita ’’. Dijo pelando los ojos como un pervertido.

-‘‘Pe, pero podía darme una infección, ..va, va a oler mucho yo....’’

-‘‘No pasa nada, ..anda, ya lo he hecho varias veces. Enseguida te bañas, ..te pagaré muy bien ’’.

-‘‘Bu, bueno ’’. Dijo nada convencida, a sabiendas del asco que le producía con sólo imaginarlo.

-‘‘Sí, ¡Ohh!, ..separa las piernas y ábretelo ’’.

Mi Madre, acuclillada con una vasija debajo, medio llena de sus propios miados, separó un poco más las piernas y con ambas manos se abrió la raja de su chochito metiendo los brazos bajo los muslos, mostrando el tono rojizo y encarnado de sus profundidades y su clítoris abultado como si fuera un pequeñito pezón, con su gran trasero rozando los cantos acristalados del recipiente y con las tetas aplastadas contra los muslos de sus piernas. Enseguida levantó los ojos viendo cómo su cliente se le acercaba y bajaba la verga como para encañonarla. De pronto se escuchó un ‘‘¡Oohh!’’ placentero y salió un chorro potente de miados que se estrelló contra su pelvis, salpicándole las tetas de su cochinos orines, aunque enseguida bajó un poco más la verga hasta acertar en el centro del chocho.

Mamá se miró cómo le meaban la vagina, cómo salpicaba hacia todos lados y cómo la vasija iba llenándose hasta rebosar, manchándole los bajos de su trasero. Era una meada larga que le estaba dejando el chocho empapadísimo. Pero en unos segundos, el chorro fue perdiendo fuerza y el cerdo dio un paso hacia delante más para no mear fuera, llegando a rozarle casi la cara con su miembro.

Mamá cuando se dió cuenta ya tenía el trasero sumergido en los miados. Se levantó apartándose a un lado, observando con el caldo amarillento se le escurría por todas sus piernas. Mi pobre Madre, mi limpia Mamita ahora estaba irreconocible, tenía las tetas salpicadas y todo el vientre abrillantado por la cascada de miados, con el chocho completamente empapado y chorreándole hacia abajo bañandole el interior de sus muslos.

-‘‘Voy al baño ’’. Le dijo ella.

-‘‘No espera, ..se me antoja joderte, asi como estás no te limpies ’’.

-‘‘Pe, pero estoy toda salpicada, ..¿no le importa? ’’.

-‘‘No me pone más, ..¡ven acá Perra! ’’.

La agarró de las greñas y le tiró de la cabeza hacia atrás, dándole unas palmaditas en la cara y bajando con la mano por su cuello para sobarle las tetas y esparcir por ellas todas las gotas de miados.

-‘‘¡Me encantas Mamacita!, ..eres mi guarra y me apetece mucho joderte ’’.

Al tipo no le importaba estar bañado en sus propios orines, era un cerdo y le gustaba estar embarrado de su propia mierda.

-‘‘Vamos, colócate sobre el sillón ’’.

Mamá, dispuesta y embarrada de todo tipo de fluidos, caminó hacia el sillón y se subió de rodillas para colocarse a cuatro patas, con las rodillas cerca del borde y el culo en pompa, con las tetas balanceándose hacia abajo y con la mirada al frente. Qué culo más grande tenía ante sí ese cerdo, con aquel chocho depilado, con el vello mojado, de donde aún le caían algunas gotas. Toda la raja del culo y parte de las nalgas las tenía caladas de miados, con algunas hileras resbalándole por el muslo. Se sentía muy sucia pero ahora era todo para él, era su cliente y sin importarle nada tenía que satisfacero, por más asqueroso y pervertido que eso fuera, esa era su primera enseñanza y lo estaba aprendiendo. 

El cerdo se acercó a ella sacudiéndose la verga para enderezarla aún más todavia la posicionó en horizontal para conducirla a su rajita carnosa y húmeda. Mamá miraba al frente al notar el roce, jamás imaginó que este tipo obeso tuviera tanto vigor. Poco a poco se la fue hundiendo, penetrandola sujetándola por las caderas. Mamá apretaba los dientes, percibiendo cómo la verga iba encajándose en las profundidades de su chocho. En cuanto pegó la pelvis a su trasero, comenzó a joderla de un modo sosegado, extrayendo la verga hasta el capullo y hundiéndola despacio.

Mamá sólo exhalaba para no hacer ruido, mirando al frente, mordiéndose el labio para capturar los escalofríos lujuriosos que le proporcionaban las lentas penetraciones. Sus tetas se meneaban lentas a cada vaivén, con los pulgares el desgraciado le abría la raja del culo para fijarse en su ano, bañado tambien en miados, mientras le inyectaba la verga con lentitud. Apenas hacían ruido, ella en ocasiones le miraba por encima del hombro y observaba el rostro de ese enfermo, con el ceño fruncido y con la mirada clavada en lo dilatado de su culo, presenciando el deslizamiento lento de su propia verga.

-‘‘¡Que gusto da joderte hija de Perra! ’’. Exclamó él sin dejar de moverse, pasándole la yema del dedo pulgar por encima del ano.

-‘‘Yo también lo sintiendo mucho Señor ’’. Añadió Mamá, que cerraba los ojos para concentrarse, para gozar de aquel desbordante placer que empezaba a crecer en su interior.

El tipo le acariciaba las nalgas y esparcía algunas gotas de miados por toda su blanca y cuidad piel, por su cintura y por la espalda. Soltó unos bufidos muy seguidos y la alertó:

-‘‘¡Uff!!, ..me voy a correr, Puta ’’.

-‘‘No se corra dentro, por favor, es peligroso ’’. Le pidió ella.

Le sacó la verga para darse con la mano, con la punta rozándole los labios vaginales. Mamá cerró los ojos y al segundo notó cómo le salpicaba el chocho, cómo se lo cubría con la espesura de la leche, llegando incluso a dejarle toda la zona de la rajita inundada. 

-‘‘¡Ooohhhh!, ..que delicioso ’’. Exclamó el cerdo soltándosela, observando cómo su crema cubría toda la rajita.

Mamá se incorporó bajando del sillón toda bañada.

-‘‘¿Estás bien? ’’.

-‘‘Sí ..’’

-‘‘¿Te lo pasaste bien? ’’.

-‘‘Sí, si Sr. Viscarrondo ’’.

-‘‘Bien ricura, limpiate si quieres y ya puedes marcharte, ..me has dejado complacido, ya he hablado con tu jefe, le di buenas recomendaciones, espero verte pronto ’’.

-‘‘Gra, gracias Sr. Viscarrondo ’’.

-‘‘Te portarse muy bien, ..te has ganado cada peso. Date un baño y vete, ..yo voy a dormir un poco ’’.

Al cerdo se le cerraban los ojos por la borrachera. Ya apenas tenía fuerzas para sostener la copa. Se dieron un besito en los labios y el cerdo abandonó la sala. Mamá se quito el vestido para no mancharlo más y recogió sus bragas manchadas. Olía fatal. Su cliente la había contaminado de la lujuria más obscena y perversa, llegando a practicar la lluvia dorada. Cuando se quedó sola, aprovechó para arreglarse un poco, quizas limpiarse la cara y retocarse un poco, el culo se notaba que le dolía. En cuanto quizo levantar sus braguitas del piso, su mano libre fue directamente a su culo y se lo agarró poniendo un gesto de dolor. Mamá comenzó a caminar de a poquito dando tumbos hasta el baño. Estaba con la mirada perdida y tocándose el culo disimuladamente. Y no era para más, en tan sólo un par de días le había reventado el culo como nunca.

Cuando regresó, ya estaba bañada y el cerdo emitía leves ronquidos. No podía creer lo que había hecho, había sido dominada por aquel cerdo hijo de perra. Pero quieralo o no algo en el fondo la ponía cachonda, aquel cuerpo maduro y asqueroso, sus formas, su dominación. La barriga le subía y le bajaba con los ronquidos. Tenía el sabor aún de su culo metido en la boca. Terminó de arregalrse y se marchó, se fue a casa para tratar de olvidarlo todo y reecontrarse con su hijo. Era una sumisa de aquel hombre, de un despíadado sujeto que la explotaba sexualmente, una sensación que no iba a poder remediar.

Enseguida salí despavorido, todavía no me entraba en la cabeza que mi Madre terminara como Prostituta de un tipo sin escrupulos, se había rebajado enormemente al revolcarse con ese cerdo, permitirle que le hiciera todo aquello tan repugnante, ella que siempre cuido su cuerpo y le exigia a mi Padre que mantuviera un buen cuerpo tambien. Ahora se revolcaba como cerda con un maldito regordete con cara de puerco. Tomé un taxi como a una cuadra de dónde estaba el lugar, me fui muy pensativo, ¿sería cierto que mi Madre terminaría de pagar esa deuda?, o era otra maldita trampa de esos desgraciados, por lo pronto ya tenía un par de videos, por si el desgraciado Montoya la quería chantajear.

Como a media hora ya estaba en casa, por suerte Mamá aún no llegaba, entre a la casa y me dispuse a darme un baño, me sentía sucio despues de haber visto todo aquello, como a la media hora llegó Mamá, la escuché al apagar su camioneta. Al verla pude comprobar que se había maquillado, seguramente en la camioneta por eso había dura tanto. Pasó por la cocina y me vio cenando.

-‘‘Hola mi amor ...’’

-‘‘Hola, Má ..¿como te fue? ’’. Le dije aparentando ingenuidad.

-‘‘Bien mi amor, ..fui un rato con Beatriz, quería que platicara con ella ’’.

-‘‘Que bien, Má ..¿no vas a cenar? ’’.

-‘‘No mi amor, ..traigo el estomago un poco revuelto. Creo que algo me cayó mal, ..tú come mi amor, te quiero mu...’’

¡RINGG!!... ¡RINGG!!... El teléfono de la casa empezó a sonar.

-‘‘Yo contesto mi amor, ..lo voy hacer desde la sala. Tú come amor, no te preocupes ’’.

Ella se fue a la sala a contestar el teléfono, yo silenciosamente levanté el de la cocina, para escuchar quién era hora.

-‘‘Si, ¿quién habla? ’’. Preguntó mi Madre por el teléfono.

-‘‘Hola ricura, ..¿no tienes nada más que contarme, Móniquita? ’’.

La voz tras el teléfono la sorprendio un poco, pero enseguida supo de quién era.

-‘‘¡Ss, Sr. Montoya! ’’. Contestó volteando para todos lados.

-‘‘Dime, ..¿no tienes nada que contarme? ’’.

La pregunta la pilló desprevenida, no sabía a qué se estaba refiriendo Don Alonso. Dirigió su mirada hacía la cocina, mientras yo la veía a travez de un cristal, ella se quedó un instante llena de inquietud, sin saber qué contestarle.

-‘‘¡Oh! ¿Se refiere a mi primer trabajo Sr. Montoya? ...’’

-‘‘Te estarás preguntando porque te he llamado a tu casa, ¿verdad? ..la respuesta es muy sencilla. Me gusta preocuparme por mis Putas, ..sobre todo de las caras como tú. No por nada especial, ..tengo que vigilar mis inversiones ’’.

Mamá pronto comprendería lo que Don Alonso quería decir con aquellas palabras. Ciertamente su Jefe vigilaba muy de cerca sus inversiones. Cada cierto tiempo y sin previo aviso le gustaba visitar a sus Putas, para revisar la agenda detallada que mi Madre debía de llenar en cada una de sus seciones. Por supuesto sus chicas no sabían cuándo las visitaba. Así que seguramente muy pronto tendría la visita de este Señor aqui por la casa. El Sr. Viscarrondo, el marrano, era un buen amigo de Montoya desde hace tiempo; de hecho, tenían algunos negocios en común.

-‘‘Solo quería ponerte al tanto de como debes llevar tu agenda, Móniquita ..debes saber que cuando trabajes en mi negocio tienes que entregarlo lo antes posible, anotando en ellas la fecha del servicio. Hay algunas chicas que confunden o se olvidan de los clientes que han atendido y luego no cuadran las cuentas. Estamos trabajando en unas agendas electrónicas con las que se evitarán esos pequeños embrollos. No obstante, si se te olvidara informarme debidamente no cobrarías el servicio realizado. Y no estamos aquí para perder dinero ¿Verdad? ’’.

-‘‘No, no Sr. Montoya, ..es que no sabía ’’.

Mamá se estaba poniendo cada vez más nerviosa. Por nada del mundo quería contrariar a su Jefe y menos que éste pensara que era una tonta incompetente.

-‘‘No te preocupes querida, ..estás aprendiendo el oficio y las reglas que rigen a la ‘‘Empresa’’ ¡Je je je!.. Es normal que desconozcas algunos detalles. Muy pronto pasaré por tu casa, ..para ponerte al tanto de lo que ya has saldado de tu deuda. Descansa y portate bien mi amor. Chao querida ...’’ Y colgó.

Mamá colgó el teléfono y se le corrieron las lágrimas, como era posible que su vida diera un cambio tan drástico, de como en un par de meses haya pasado de ser la respetable y glamurosa Sra. Tapia, a ser la Puta del Sr. Montoya. Lloraba en silencio, de rabia al no saber como salir de ese embrollo en la que ella misma se había metido, se arrepentia mil veces por no haberse dado cuenta de lo que firmó aquel día, se reacomodó el rimel y se fue a su habitación, con el cuerpo cansado y su dignidad pisoteada. La gran Sra. Tapia mañana podría ser la Puta de cualquiera que pagara sus servicios, ahora sólo tenía que esperar a cual sería su próximo cliente, por lo pronto tenía algo que hacer con las imágenes guardadas, seguramente una gran paja y a esperar a que Sr. Montoya la llamara.

Y no pasó mucho tiempo, ya que como a la semana pasó lo esperado.

.....

Me encontraba yo reacomodando mi cuarto cuando escuché sonar el timbre de la puerta, mi corazón empezó a bombear violentamente presintiendo lo que se venía, desde mi cuarto entre-abrí la puerta para lograr ver quier era, pero al escuchar esa ronca voz enseguida lo supe, el maldito del Montoya venía a visitar a su ‘‘Puta’’. Mi Madre al igual que yo estábamos muy nerviosos, ¿que era lo que quería ese maldito?. 

Aquello fue más que un balde de agua fría para mi Madre. Ver al tipo que la Prostituia en la entrada de su casa era una pesadilla, sentía que el mundo entero se hundía bajo sus pies y la hacía descender vertiginosamente hasta los infiernos. Seguramente tenía pánico que yo me enterara del negocio de su visita, lo que ella no se imaginaba era que yo estaría pendiente de lo que sucedería pero desde mis camaras especiales. Mi Madre se trabó por unos instantes pero lo dejo entrar. Ella estaba cada vez más atrapada en los hilos de su Jefe y no podría fácilmente escapar de ellos.

-‘‘¡Sr. Montoya!, ..¿usted aqui? ’’.

-‘‘Hola preciosa, ..sólo vine a pláticar contigo. A visitar a mi nueva chica ¡Je je je!..’’

El tipo entró a la casa observando todos y cada uno los rincones de nuestros aposentos, seguramente le parecia increíble que una de sus ‘‘chicas’’ viviera de esa manera, seguramente nuestra casa era hasta mejor que la suya. De manera prepotente miraba los reconocimientos de mi Padre como si éstos fueran unos simples recuadros de adornos, no el verdadero significado de los mismos.

-‘‘Parece que tu Marido era una persona importante, Putita ’’.

Ella al escuchar nuevamente su verdadera vocación volvió a su realidad, por un periodo de 5 días había olvidado su nueva vida, ahora su dueño estaba en la casa y como tal le volvía a recordar su nueva situación.

-‘‘A, así es Sr. Montoya, ..Rodolfo era una persona muy importante ’’.

-‘‘Pues se vé que te dejó bien acomodada, ..lástima que no te quitó lo Puta. ¡Je je je!.. Si no otra cosa hubiera sido, ¿verdad? ’’.

-‘‘Si usted lo dice Sr. Montoya ’’.

-‘‘Claro que lo digo, ..nunca me hubiera imaginado tener una Puta de alto rango, de cuna de oro como lo eres tú. ¡Qué! no le ofreces nada a tu jefecito ’’.

-‘‘Pe, perdón Sr. Montoya ..¿que es lo que gusta? ’’.

-‘‘Quiero lo que tomaba tu Marido, ..seguramente él tenía buen gusto ’’.

El Sr. Montoya no sólo controlaba la situación, era ya el dueño de su dignidad, la poca honra que pudiera tener de cara a sus conocidos podría desaparecer en cualquier momento si así lo estimaba su ‘‘Jefe’’. Ahora ella comprendía que al firmar aquel papel no había alquilado sólo su cuerpo por algunos trabajitos como pensaba, sino que había vendido su vida. Desde el mismo momento en que firmó; Mamá había dejado de ser independiente. Ahora era consciente de que no sería muy fácil el librarse del dominio de Don Alonso aunque expirara el contrato firmado; su Jefe siempre podría obligarla a cualquier cosa, seguramente tenía otra arma para tenerla siempre doblegada.

-‘‘En, enseguida Sr. Montoya ...’’

-‘‘¿Y tu hijo Móniquita? ’’.

-‘‘Cre, creo que se encuentra arriba haciendo sus deberes, Sr. Montoya ’’.

-‘‘Lástima me encantaría conocerlo ’’.

-‘‘Por favor Sr. Montoya, a él no lo incluya en esto, ..yo, yo haré todo lo que usted quiera, pero a él dejelo fuera de esto ’’.

-‘‘Tranquila linda, sólo dije que quería conocerlo, ..no es para que te pongas así. ¿Y mi copa? ’’.

-‘‘En, enseguida, Sr. Montoya ’’.

Don Alosno se dio perfecta cuenta de la reacción de su ‘‘empleada‘‘. Su rostro lívido, las manos temblororsas sirviendo la copa, el cuerpo tenso y envarado, todo evidenciaba el repentino terror que se había apoderado de mi Madre. Debía actuar con decisión para minar y romper los escasos restos de dignidad y autoestima que le quedaran a Mamá, pero con cuidado de no romperla. Si la aterrorizaba demasiado dejaría de tener personalidad y se convertiría en una mera muñeca, un pedazo de carne poco más útil que una muñeca inflable.

-‘‘¿Pareces sorprendida, Móniquita? ’’.

-‘‘¿Yo?, ..Sí, lo que pasa es que me sorprendio su visita Sr. Montoya ’’.

-‘‘¿A caso no te dije por teléfono que te daría una visita? ’’.

-‘‘Sí, sí lo hizo, ..solo que, ..no me lo esperaba tan pronto. Pensé que usted, ..me vería en su despacho ’’.

-‘‘Ya entiendo, ..quieres que te vuelva a catar como la primera vez en mi despacho ’’.

-‘‘No.. no.. yo sólo pensaba que ahi ’’. Decía Mamá volteando en repetidas ocaciones hacía mi cuarto.

-‘‘¡Mmhh!.. Tu Marido si que sabía de vinos, buena cosecha. Por otra parte, pareces muy, ..pero muy preocupada por que este yo aqui, es evidente tu nerviosísimo. El Sr. Viscarrondo quedó muy complacido y la verdad yo también ’’.

-‘‘Lo, lo que pasa esque mi hijo ..yo ..verá ..no quiero que se entere ..yo. Ya sabe los servicios. ..para él soy un buen ejemplo, ..yo nunca creí terminar si ..yo ’’. Trataba de explicarle mi Madre con mucho nerviosísmo.

-‘‘Comprendo, ..muchas veces no leemos las letras pequeñas. Verás querida, no tienes por qué alarmarte, ..si te hubieras molestado en leer todo el contrato, verías que en la parte de abajo con letras chiquitas decía que en la entrevista inicial se incluía una evaluación minusiosa y detallada de todos tus agujeritos. Además otras cláusulas te indicaban que entre las obligaciones de tu trabajo figurarían la visista de un inspector para comprobar la evolución de tu trabajo; incluso podría hacerte otra evaluación aqui…’’

El pánico se adueño de mi Madre. ¿Ella había firmado todo aquello? Era evidente que sí. Montoya hablaba con una convicción y seguridad que no dejaba lugar a la duda. Era evidente que ese discurso lo había empleado en más de una ocasión con sus demás Putas. Si leía su contrato encontraría todas aquellas cláusulas y artículos que en su ingenuidad había ignorado antes de firmar. Don Alonso había interrumpido su explicación al observar cómo las lágrimas inundaban el rostro de la Señora.

-‘‘Pero no tienes por qué preocuparte, querida, ..como te iba diciendo, mis visitas no serán muy seguidas. Muy pocas Putas tienen la fortuna de que su Jefe tenga esas atenciones con sus trabajadoras, sólo nuestras mejores Putas tienen ese privilegio. 

-‘‘Gra, gracias Señor ’’. Agradeció Mamá sin saber porque lo hacía, era claro que este desgraciado no hacía más que recordarle su posición como una de sus chicas.

-‘‘No te preocupes querida, ..son muchas cosas nuevas que tienes que ir aprendiendo, y el mundo de los negocios tienen muchos entresijos y recovecos que marean incluso a los más expertos y astutos. Tranquilízate, como te estoy repitiendo, estoy muy satisfecho tanto por tu evaluación como por tu primer servicio. Si mantienes esta misma actitud sacarás mucho más provecho del que imaginas. Este oficio también tiene sus compensaciones, ..no te preocupes, como quedamos la discreción está asegurada. Nadie que tú no quieras se enterará de la verdadera naturaleza de nuestro acuerdo. ¡Ahora sacame la verga y chupamela! ’’. 

-‘‘¿Qué?, ..¿como?, yo, ¿aqui? ...’’

-‘‘Claro querida, ..no querrás que tu dueño se vaya así como esta ’’. Le dijo el tipo evidenciando su tremendo bulto.

-‘‘Pe, pero Sr. Montoya yo, ..mi hijo puede bajar y...’’

-‘‘¿Los chiquillos?, ..para ellos podemos darle cualquier escusa, te aseguro que si baja tu escuincle y te ve arrodillada, pues le decimos que me estás arreglando un botón, y así asunto arreglado ¡Je je je!.. Anda bonita, esto tambien es parte de tu trabajo ’’.

-‘‘Pe, pero Sr.Montota, ..con su cosa de fuera no yo..’’

-‘‘¡Qué fina me has salido!, ..esto querida Señora es una verga, una macana, un garrote y muchos otros nombres que ahora no vienen al caso. Este es el miembro con el que los machos cogemos y jodemos a las Putas como tú, ..es por lo tanto tu principal centro de atención y preocupación. Debes aprender a manejarlo con dulzura y delicadeza, ..debes llegar amarlo, a quererlo y adorarlo pues es tu fuente de ingresos y razón de ser. ¿Has comprendido? ’’.

-‘‘Sí, sí Sr. Montoya, ..sólo que, ..en mi casa yo...’’

-‘‘¡TShhhh! Solo tócalo, ..quiero que compruebes su tamaño, su grosor, su dureza. Has de aprender a manipularlo ’’.

Mamá aún desconcertada volteó hacía mi habitación comprobando de que yo no los viera, despues volvió a mirar esa poronga que su Jefe con descaro sacudía, inmediatamente obedeció y se arrodilló entre las piernas de su Jefe. Tímidamente con las manos temblorosas sus manos se apoderarón de la base del falo. Lo notó más grueso que antes, cálido y enormemente duro. Era increíble la enorme tensión que seguramente albergaba en su interior. Al mismo tiempo que se asombraba por las dimensiones y estado de aquella verga, su mejillas lueguito la delataban, y su chochito volvió a traicionarla humedeciéndose un poco más. ¿Cómo podría mi Madre desear ser penetrada por semejante monstruo en nuestra propia casa? Casi irreflexivamente dirigió su mirada y una risita nerviosa a su jefe.

-‘‘¿Como está? ..¿está caliente y duro? ’’.

-‘‘¡Si! ..’’

-‘‘Eso es porque le gustas, ..pero no te hagas muchas ilusiones le gustan todas las Putas que se le ponen por delante. Anda recórrelo, ..tócalo todo de arriba abajo. Despacio con suavidad, ..eso es, muy bien. Yo te avisaré si se asoma tu hijo ’’.

Mi Madre estaba de espaldas a la escalera, osea que no me vería si yo por casualidad bajaba, pero como yo no ocupaba eso para ver todo lo que ocurria en la casa, pues me saqué el pene y me lo empezé a frotar, era increíble lo duro que lo tenía, mi Madre me ponía muy caliente con sus morbosas aventuras.

-‘‘¿Te gusta mi herramienta, Puta? ..apuesto que nunca habías tenído una así de grande ’’.

-‘‘Sr. Montoya, mi niño pueghe veghighh ...’’ La calló el tipo metiendole su garrote en la boca.

-‘‘¡TShhhhh! Las Putas sólo deben usar su boca para chupar ’’.

La interrumpió y con violencia le introdujo su pene en la boca. Agarrándola con fuerza del pelo formando una especie de coleta comenzó un enérgico mete-saca. No era una mamada, ¡la estaba jodiendo la boca!. Aunque su verga no estaba tan grande como la primera vez, la fuerza de sus envates la provocaban arcadas que tenía que reprimir. Mamá se sentía como un mero objeto, estaban usando su boca lo mismo que podrían estar utilizando una muñeca inflable. La estaban bombeando y ella sólo acertaba a acompasar su respiración al frenético ritmo con que la pistoneaban.

-‘‘¡Qué te pasa zorra!, ..¿no sabes atender a tu macho? ’’.

-‘‘¡Gloghhh!.. ¡glaghhh!.. ¡Uirckk! ’’.

-‘‘¡Que es lo que te he enseñado, cabrona!, ..una Puta siempre se asegura de que está haciendo bien su trabajo mirando a su cliente ’’. Don Alonso le reprochó su fallo al no mirarlo a los ojos.

Ella hizo un gran esfuerzo por mirar a Montoya, ya que el rápido vaivén la mareaba. Para su fortuna, el viejo no aguantó mucho tiempo así. La cálida acogida que recibía su tranca al rozar la garganta de mi Mami le llevó a un intenso orgasmo. El desgraciado no sé interesó en que Mamá se tragara su leche, sino que con toda intención descargó en su cara y pechos tratando de abarcar la mayor superficie posible. Mamá cerró sus ojos ya que de otro modo más de una descarga los habría alcanzado.

-‘‘¡Ohhhhh! ¡Ooh! No hay nada como ver la cara de una Puta llena de lefa ¡Oh! ’’. Resoplaba el maldito volteando al techo.

Mi Madre no decía nada, tan sólo trataba de limpiarse los grumos de leche que le escurrian por la cara y pechos.

-‘‘¡Qué esperas, zorra! ..límpiate esa cara de viciosa que tienes, y no te olvides de pulir mi palo ’’.

Mamá saboreó por segunda vez el semen de su Jefe y se sorprendió al comprobar que no sabían igual. Fue recogiendo con sus dedos los diferentes grumos que se agrupaban por su cara y pechos esforzándose por mirar al viejo. A pesar de su indignación por haber sido abusada en su propia casa con su consentimiento, no podía protestar. Ella había aceptado el trato implícitamente al firmar ese contrato.

Lo peor no era ceder a los caprichos de su Jefe, lo peor es que esta indecencia podría repetrise cada vez que a él se le antojara. Y eso último no dejaba de atormentarla.

-‘‘Eso es relámete, ..que se vea lo que te gusta la leche, Puta ’’.

-‘‘Sí, me encanta ...’’ Le contestó mi Madre, aparentando sumisión para que se largara.

Mamá estaba asombrada por su propia respuesta, era evidente de que se estaba emputeciendo. La verdad es que hasta ahora todos los hombres a los que se la había mamado eran por sus chantajes y abusos. Pero este desgraciado no sólo la emputecia, sino que realmente la estaba convenciendo de ello.

-‘‘Bueno mi reyna, yo me retiro, ..toma, aqui tienes otro cliente, ..espero tu misma atención y devoción para este Señor, ya que es uno de nuestros clientes preferidos ¡Je je je!..’’

-‘‘¿Pe, pero si es la misma dirección? ’’. Contestó mi Madre al ver la dirección que marca la tarjeta.

-‘‘Claro que si mi vida, ..el departamento es mio. Espero que vayas muy guapa y hagas tu mejor esfuerzo, este cliente no será tan comprensivo ¡Je je je!.. Buena suerte, ..¡Chao bonita! ’’.

-‘‘Si, si Sr. Montoya ...’’

El tipo se subio el cierre y salió de la casa como si nada hubiera pasado, dejando a mi Madre más humillada y atormentada que al principio. Ella volvió a arrodillarse y miró hacía el suelo. Varias pequeñas salpicaduras de semen se habían distribuido por toda la loseta y también su escupitajo blanquecino. Tomó parte de su vestido y se puso a limpiarlo. Aún degustaba el sabor de la leche que se había tragado. Pensó en lo imbécil que había sido en firmar ese contrato, lo que estaba padeciendo por salvar su hogar, cuando se acabaría ese inferno. Vejaciones, humillación, sometimiento, sexo no consentido, un castigo horrible para ella, y todo por la lujuria de tipos sin escrupulos, por la idiotez de aceptar aquel trato con Antonio. Él seguramente disfrutando en una paradisiaca isla del caribe, mientras que ella pagaba este tormento, excibiendose como una Puta, tanto que hasta había perdido la libertad, la habían convertido en una prostituta con dueño. El mejor amigo de su difunto Esposo la sometía como a una vulgar esclava y fruto de tanta inmoralidad, se prestaba a las perversiones de cualquier cliente que llegara a pagar por ella. Podía huir, rehacer su vida en otra parte, abandonarlo todo, pero pensaba en su hijito, si se marchaba de que iba a vivir, todo se lo habían arebatado, no tenía dinero ni fuerzas para hacerlo.

Se levantó lentamente sacudiendose las rodillas, miro la tarjetita de su nuevo cliente, nuevamente una lágrima corrió por sus mejillas, ya era demasiado tarde para retractarse, ya era una Puta y como tal tenía que complacer a su dueño. Totalmente destrosada subió a su habitación, no sin antes hechar una miradita hacía mi cuarto, la pobre se limpió las lágrimas y abrió mi puerta, me encontró con varios libros sobre mi cama y me dedicó una tierna sonrisa.

-‘‘¡Mami! ...’’ La saludé sintiendo un nudo en garganta, me dolía bastante lo que estaba pasando.

-‘‘¿Que estás haciendo, mi amor? ..’’

-‘‘Mi tarea Má, ..pero ya casi la termino ’’.

-‘‘Que bien mi amor, ..eres igualito a tu Padre ’’.

Cerró la puerta y se dirigió a su recamara, yo me sentí muy mal por lo que hacía a sus espaldas, me sentía un mal hijo por no ayudarla en su calvario, y más por sentir placer sobre sus humillaciones y chantajes. Me recosté en mi cama y lloré en silencio, pero enseguida se me cortarón al recordar las últimas palabras de Montoya ‘‘Este cliente no será tan comprensivo’’ ¿Aque se referiría ese desgraciado con sus palabras?, no me lo podía perder, tenía que saber cuando sería su cita. Por lo pronto tenía que esperar a que mi Madre se distrajera, seguramente la guardaría en su bolso, sólo era cuestion de vigilarla.

Y no pasaría mucho tiempo para que mi Madre dejara a mi alcanze su bolso, en una de las veces en la que ella hacía la comida, inmediatamente me puse a revisar su bolso, no me costó mucho trabajo, ya que ella es muy predecible y siempre guarda las cosas de la misma manera, así que en uno de los compartimientos de su bolso encontré la tarjeta. De inmediato pude ver que el día de la cita era  el Viernes a las 5 de la tarde, además tenía unas iniciales ‘‘Sr. G. P.’’ Dejandome muy pensativo.

Ahora ya lo sabía todo, era en el mismo lugar a dónde había ido la primera vez, sabía perfectamente que en ese lugar ya estaban las camaras conectadas, así que se me ocurrio un exquicito plan, recordé el receptor inalambrico que le había quitado al Padrote de Memo en su chalet, con él sólo tenía que conectarlo a un emisor para que enviara las imágenes a mi receptor que tenía conectado a mi laptop, así aunque yo estuviera en casa me daría perfecta cuenta de lo que sucedía en el chalet de ese malnacido de Montoya. Toda imagen que se reproducieran en su sistema de circuito cerrado se mandaría directamente a mi laptop para que pudiera yo guardarlo, era increíble las cosas que hacía yo con mi computadora.

Y no perdí el tiempo, ya que el siguiente día me dispuse hacerlo, tomé mi mochila y llevé todo lo necesario para hacer la instalación, me fuí directamente a la tienda de electronicos, cuesteme lo que me cueste compré un emisor con Wi-fi para mandar las imágenes a la red, me costó una fortuna pero logré a poderarme de uno, con él en mi mochila me dirigí hacía el chalet, tuve que esperar mas de una hora para poder ver que desocupaban el edificio. Seguramente otra de sus Putas estaba trabajando. Ya con el chalet completamente vacio entre por el mismo lugar del otro día, me fuí a la sala de video y conecté mis nuevos juguetitos, no me costó mucho, ya que yo ya era un genio en la electronica. Con mi laptop en mano comprobé que el emisor mandara las imágenes a la red y listo, estaba preparado para ver todas las imágenes que se presentaran en esa casa.

Faltaban un par de días para que llegara la cita, mi Madre ya se estaba mentalizando para su próximo cliente, la pobre nuevamente se sacrificaría para saldar la deuda de aquel desgraciado. Solo que daba la pregunta en el aire. ¿Con cuántos clienes más tendría que acostarse mi Mami para finiquitar el contrato?.

.....

Cuando vi bajar a mi Madre por las escaleras para su dichosa cita me quedé helado, la mujer más suculenta que mis ojos han logrado ver. Como ya lo comenté en muchos de mis relatos, ella tiene 38 años, desde siempre ha sido una mujer muy preocupada por su físico, diario cuando se levanta se la pasa metida en sus ejercisios 2 horas al día, además de que la naturaleza la dotó de una gran belleza, ella es pelirroja pero trae su pelo teñido en rubio, de abundante cabellera, tiene ojos azules, mide 1.75 mts, sus medidas son 103-65-110 mas o menos, la verdad esque nunca le he preguntado. Su madures femenina se ha ido acentuando haciéndola ver verdaderamente deseable. 

Tiene un cuerpo del cual siempre ha estado orgullosa, cuenta con un par de pechos muy grandes suaves y firmes, nada caídos, por supuesto que son naturales, su trasero ha sido la envidia de varias mujeres, y la perdición de varios hombre, todo esto culminado con un par de largas y bien torneadas piernas, aunque poseé un cuerpo que cualquier muchacha de 20 años quisiera tener, este ha sido la causa de sus mas grandes desdichas.

Bueno después de esa minusiosa y detallada descripción de mi Mami, regreso al relato, bajó las escaleras vistiendo unos zapatos de charol negros de tacón fino, medias de encaje, minifalda blanca lisa, camisa blanca ( Esa camisa se la había comprado mi Padre, pero por una razón se equivocó de talla y le iba muy estrecha ) Sus pechos quedaban perfectamente remarcados por lo ajustada de la blusa y como último toque a sus sensualidad se puso ropa interior blanca, una bonita tanga y un sujetador de encaje que se dejaba ver a través de la blusa blanca.

-‘‘¡Mami!, ¿a dónde vas tan linda? ’’ Pregunté mostrando ingenuidad.

-‘‘Te, tengo una cita muy importante mi amor, ..voy a salir un par de horas, necesito que te portes muy bien y te quedes en casa. Te renté una pelicula y te compré palomitas, ..por favor mi amor portate bien cariño ...’’

-‘‘¿Mamá? ’’. Pregunté sin saber que decirle.

-‘‘Dime mi amor ’’.

-‘‘No vayas, ..quedate conmigo ’’. Le dije como último recurso.

-‘‘Ay mi amor, ..yo no quisiera, pero tu Mamá tiene que hacer algo muy importante. Algo que quizas me arrepienta toda la vida, ..pero que es muy importante para que tu y yo sigamos bien mi amor ’’. Me dijo con los ojos nublados en llanto.

-‘‘¿Que es Mamá?, ..¿que es eso que tienes que hacer tan importante? ’’.

-‘‘Ay mi amor, ..en ocasiones uno tiene que hacer cosas que no nos gustan para mantener nuestra tranquilidad. Tú todavia estas muy chico para entender esto, ..pero escucha, tu Mami todo lo hace por ti. Te quiero mucho mi amor, eres todo para mi ’’. Me dijo con esa cara angelical que me partía el corazón.

-‘‘No vayas Má, ..quedate conmigo viendo televisón ’’.

-‘‘Ya mi amor, ..no me la hagas más dificil por favor. Encierrate con llave y no le abras a nadie ’’.

-‘‘Si, Má, no te preocupes, ..te acompaño a la puerta ’’. Le dije con un nudo en garganta.

Mientras me despedía, le acompañé hasta la salida, fue entonces que vi esas nalgas en movimiento mientras caminaba hacía su camioneta, ¡Ufff! ... que cosas, eran tan firmes, no estaban blandas ni nada, sólo bien paradas, redondas. Vi como sus ‘‘pantaletas’’ se trasparentaban sobre su minifalda en forma de triangulo que se perdia entre ellas. Que espectáculo, cada nalga subía y bajaba en vaivén, haciendo que la pobre minifalda casi reventara las costuras. Me dejó anonadado mientras se subia a su flamante camioneta, luego con un estilo glamoroso se colocó sus lentes oscuros y se marchó. Pobre de ella, se arreglaba tan bien para ser disfrutada por cualquier cerdo que pagara por ella.

Me dirigí de inmediato hacía mi cuarto, estaría sólo disfrutando de ese grotesco espectaculo. Conecté mi laptop en la pantalla plana de mi cuarto para ver mejor, comprobe que todo siguiera en orden, con un par de segundos de retraso pero no me importaba, el morbo de estar vigilandolos me empezaba a poner caliente.

Cuando investigé por la casa quién estaba ahi me quedé muy sorprendido, no era ni mas ni menos que el Empresario Gustavo de la Peña, aquel desgraciado que había abusado de mi Madre en la sala de juntas. El tipo era un de los nuevos socios que la Empresa de mi Padre fusiono, y como gratitud tuvo la dicha de montarse a la dueña en una junta que habían planeado, ese desgraciado me caía en las bolas, era muy prepotente y le encantaba humillarala por su situación. Su descripción pues no es nada especial, se trataba de un hombre delgado, calvo, con una nariz aguileña horrible, vestía siempre de trajes oscuros para resaltar de su cuerpo sus cadenas y pulseras de oro. Seguramente ella se llevaría la misma sorpresa que yo.

El tipo se veía muy relajado, seguramente pensando en todas las guarradas que podría hacerle a mi Mami, sacó un maletín negro y lo puso sobre una pequeña mesa que se encontraba en el centro de los sillones, luego encendió un puro y esperó a la llegarda de su ‘‘chica’’. La verdad que no estaba seguro si ese tipo ya sabía que era mi Madre a la que esperaba, pero si no lo sabía se llevaría una gran sorpresa.

Como a los 20 minutos escuchó el timbre, el tipo sonrió de una manera malisiosa, se me afiguraba que el desgraciado si sabía que mi Madre era a la que esperaba porque mostraba la misma sonrisa burlona y arrogante que había puesto aquel dia en la sala de juntas. Así que se tomó su tiempo para abrir, no quería acelerar las cosas.

-‘‘¡Pase usted Señora Tapia! ...’’ La recibio el calvo haciendole una reverencía como si se tratara de una reyna.

-‘‘¡Se, señor, Don Gustavo! ..¿u, usted aqui? ’’.

-‘‘Vaya, que sorpresa me llevé al ver quién sería la Prostituta que me mandaron, ..no me lo podía creer, ¡la gran Señora Tapia trabajando de Puta para el Sr. Montoya!, ¡Ufff!! ... ¿de pelicula no? ’’.

-‘‘Este, yo ...’’ Mi Madre no sabía ni que decir, estaba muerta de la vergüenza.

-‘‘No se moleste en dar una explicación, Señora ..desde el momento en que me la presentaron sabía que usted era una Puta en potencia. Sabía que usted tenía mucho potencial en las artes carnales, ¡Jajajaja!..’’

Mi Madre no respondió nada, se quedó muy sería y sólo bajó su cabeza, no podía darle explicaciones, ¿para qué?, si todo ya estaba muy obvio. Pasó hacía dentro muy avergonzada, sabía perfectamente que no sólo iba aguantar las manoseadas y cogidas del tipo, sino que la estaría humillando en todo momento con sus palabras.

-‘‘Desde que vi sus nalgotas en la Empresa no pude dejar de pensar en ellas, ..¡están exquicitas!. Pase, Señora ..pongalas aqui en el sillón ¡Jajaja!.. ¿Le sirvo algo? ’’.

-‘‘Lo, lo que usted esta tomándo, ..por favor ’’.

-‘‘Como le decía, no sabía que usted tuviera otro trabajo aparte, ..pero me alegro, ese hermoso cuerpo que tiene sólo sirve para el deleite de los hombre ¿no es así? ..Señora ’’.

-‘‘Si, Señor Gustavo ’’. Contestó mi Madre ruborizandose y aceptando su postura sumisa.

-‘‘¡Esta usted muy elegante!, Señora, ..seguro que vistiendo así le sobran los clientes ¡Jajajaja!..’’ 

El desgraciado aprovechaba de todo para humillarla.

-‘‘Gra, gracias Don Gustavo ’’.

-‘‘Bueno a lo que vinimos, ..dejame ir al baño a porme comodo, usted termine su trago y relajese. Yo seré otro más de sus tantos clientes ¡Jajajaja!..’’

Mi Madre se quedó en el sillón muy pensativa, sabía perfectamente que este cliente le costaría más trabajo, tomó su copa y se la bebió de un trago. Cuando su cliente salió del baño ya se había desnudado, sólo llevaba puesto un ajustado calzón de color blanco con su enorme bulto en la parte delantera. Tenía su barriga pequeña pero pronunciada, con una piel de tono banquesino, con los pectorales velludos, un vello muy denso y rizado, poseía unas piernas delgadas y algo curvadas, yo diría que sambo y con escaso vello. Enseguia la miró con ojos viciosos. Mi Madre se sintió como una presa a merced de aquel desconocido. Caminó hacía él de manera tímida, con los brazos en los costados.

-‘‘Ven acá Puta, ..demuestrame lo que has aprendido ’’.

Ella alargó su brazo derecho y le palpó el bulto, primero tímidamente con las yemas, percibió la extrema dureza de su pene, una verga de una considerable anchura a juzgar por los contornos que sobresalían por la tela. El Empresario la miraba, podía notar su aliento, pero ella miraba hacía su paquete. Abrió la mano para manosearle con suavidad toda la silueta, abordando con parte de sus dedos la inflamación de los güevos. Así, sobándole por encima del calzón, alzó la mirada hacía ella.

-‘‘¿Te gusta, Putita? ’’. Le preguntó el tipo.

-‘‘Sí ’’.

-‘‘Bésame, ..Señora ’’.

Cada vez que le decía Señora hacía una pequeña pausa recarcando la palabra como para restregarle en la cara que ya no era la flamante y elegante hembra que era antes, ahora era una simple Puta en las manos de otro cliente. Mamá acercó la cara, notó el cosquilleo de su barba y unió sus labios a los de él, besandose, combatiendo con las lenguas. Tenía una lengua gorda, y seguramente apestaba a alcohol con tabaco, pero así se baboseaban apasionadamente. Ella comprometida ya con ‘‘su trabajo’’ tomó la iniciativa, le metió la mano por dentro del calzón para toquetearle la tranca y los güevos, a modo de pasadas con la mano abierta. Dejaron de besarse, el Empresario se miró y vio cómo le sacaba la verga y se la empezaban a sacudir despacio, sujetándola por la mitad del tronco. Mamá le masturbaba con la parte delantera bajada, enganchada bajo los güevos. El tipo resoplaba echando los brazos hacía atrás para reclinarse en el sillón. Mi Madre cambió de mano, comenzó a meneársela con la izquierda y a sobarle los güevos con la derecha. Era una verga muy cabezona y venosa, de un tono blanquecino, y poseía unos güevos muy flácidos que se mecían como aguacates maduros. 

-‘‘¡Uff!!, ¡Maldición!, ..qué bien lo haces, Putita. ¿Te gusta masturbarme? ’’.

-‘‘Sí, si Sr. Gustavo ...’’

El tipo se deleitaba de los fuertes tirones de verga y el manoseo de sus güevos. Mamá cerraba los ojos electrizada.

-‘‘¿Por qué no me la chupa, Señora? ..seguro que te gustaría probarla ...’’

-‘‘Como usted quiera ...’’

-‘‘Venga, Señora, ..agáchese ’’.

El Empresario se dejó caer hacía atrás, con las piernas colgando por el borde. Mamá se arrodilló entre sus delgadas piernas, las acarició con las dos manos, hasta que acercó la boca y se comió la verga, se la metió entera en la boca, hasta que sus labios rozaron el vello, hasta que el capullo le taponó la garganta, y comenzó a mamarla succionando, deslizando los labios hasta el capullo y volviendo a bajar, mojándola, percibiendo el sabor de la babilla que brotaba de la punta. Veía su barriga subir y bajar ante las eléctricas dosis de placer que le proporcionaba con la mamada. Al mismo tiempo, no cesaba en las caricias por sus piernas, sin sacarse la ancha verga de la boca. Por iniciativa propia, bajó aún más la cabeza y le relamió los güevos, levantándolos con la lengua, vertiendo babas sobre ellos. 

-‘‘¡Ohhhh! ¡Desgraciada!, ..¿quién te enseñó a chupae así? ¡Ooohhh! ’’

-‘‘¡Gloggghh!.. ¡Glagghh!.. ¡Uirckk!.. ’’ Sonidos que hacía mi Madre con la garganta.

El tipo gemía desesperado y Mamá bajó la mano izquierda para frotarse la chocha por encima de sus bragas, estaba demasiado caliente por hacerle una mamada a otro cliente. Gustavo la sujetó por la nuca y la obligó a echarse sobre él, a meterse nuevamente toda la verga en la boca, hasta que el afilado glande le volvió a taponear la garganta. Las dos tetas de mi Mami se aplastaron contra el muslo velludo y su trasero se elevó del terrible apretón que la había dado al empujarla contra su entrepierna, permitiendo que el malnacido extendiera el brazo para acariciárselo, deslizando la palma por sus amplias nalgas. Con la izquierda la ayudaba a subir y bajar la cabeza.

-‘‘¡Ufff!.. ¡Qué bien mamas!, ..no sabía que fueras tan mamona y tan Puta ...’’

Ella se esmeraba en ensalivarla bien, dejando la lengua aplastada contra el tronco, subiendo y bajando la cabeza a un ritmo uniforme. Vi como le subia la falda hasta enrrollarsela en la cintura, para después deslizar la tirita de sus pantaletas hacía un lado y atorarla en una de sus redondas nalgas. Enseguida vi como una yema de sus dedos le merodeaba por el ano hasta que poco a poco se lo fue hundiendo en el culo, el dedo corazón, entero, agitándolo una vez dentro y hurgándole, provocándole un placer desbordante que la obligaba a contraer las nalgas y a verter flujos por su chocho. Tuvo que tocárselo y masturbarse mientras mamaba y la culiaba con el dedo por el culo.

-‘‘¡Umhh!.. ¡Glogghhh!.. ¡Glaghhh!.. ¡Arghhh! ¡Espera, espera Gustavo!, ponte salivita ..’’

-‘‘¡Puta desgraciada!, ..si ya me dijo Antonio que tienes el culo bien peteado ’’.

Desde la comodidad de mi cuarto veía cómo mi Madre se zarandeaba el chocho con una de sus manos, sus tetas aplastadas contra el muslo de su cliente, y cómo él clavaba un dedo en su trasero mientras mamaba, una clavada vertiginosa que la hacía gemir y mover su imponente par de nalgas. El Empresario comenzó a jadear nervioso y entonces ella elevó el tórax hacía su cara, sujetándole la verga para machacarla a un ritmo veloz, una verga impregnada de babas y con las venas palpitando. Sus miradas se encontraron, sus labios se rozaron, sus alientos chocaron, los pezones de sus tetas acariciaron aquella pansa fofa y peluda. Él continuaba hurgándole en el culo con su dedo.

-‘‘Espera Puta, ..¡chupame el culo! ’’. El Empresario retiró el dedo de su culo.

-‘‘¿Qué? ...’’ Dijo mi Madre asombrada por la orden del viejo.

-‘‘¡Que me chupes el culo, Perra!, ..que no escuchaste ’’.

-‘‘Oh, no, otra vez no ’’. Se dijo para sus adentros.

-‘‘¿Que dijo, Señora? ’’.

-‘‘Nada, nada, ..que si usted quiere, lo haré. Haré lo que usted guste Don Gustavo ’’.

-‘‘Eso es bonita, ..que no se dija que una Señorona como tú no sabe limpiar rabos ¡Jejeje!..’’

Enseguida se recostó sobre el sillón y levantó las piernas, dejando a la vista su asqueroso culo lleno de pelos y sus güevos colgando. Mi Madre nuevamente hizo de tripas corazón y metió su cabeza en ese repugnante lugar. Se ocupó de ayudarle a levantar las piernas para chuparle el culo, hundió la lengua y le acarició con la punta el ano peludo, un ano que se veía maloliente y desagradable, se lo acarició a base de cosquilleos con la punta, con ganas de penetrarle con ella. Mientras le chupaba el culo, el Empresario se masturbaba. Gemía hechizado por la lamida en el culo de su flamante Señora. De nuevo ascendió a los güevos, comiéndoselos, dando dos o tres pasadas sobre ellos con toda la lengua fuera, y regresó a la verga lamiéndola por el tronco, con los labios pegados, desde la base hasta el capullo.

-‘‘¡Arrrggghhh! ¡Me voy a correr, zorra! ’’. Le dijo él jadeando como un Perro. 

-‘‘Si Señor Gustavo, ..deme su leche. Me ha puesto muy caliente ’’. Le apremió ella.

Mamá continuaba masturbándolo con mucho impetud. La sujetó por la nuca y le acercó la cabeza para morrearla con intensidad. En medio del baboseo de labios, la verga comenzó a salpicar leche espesa sobre la barriga, una enorme cantidad de semen, goterones que quedaron atrapados en la áspera y velluda piel blanca de su barriga. Mamá cesó de sacudirla, aún se besaban, pero mantuvo la mano por la zona acariciándole los güevos y la verga. La mano que sujetaba su chocho también paró de moverse, aunque la mantuvo en su sitio. 

-‘‘¡Ooohhh! ¡Oohh! ¡Ufff, ufff!!.. Cabrona me has sacado toda la leche ¡ufff!! ...’’

La mano de mi Mami quedó toda llena de lefa, la pobre trató de limpiarse pero el tipo la detuvo.

-‘‘¡Que vas hacer!, ..no me digas que las Putas del Sr. Montoya no se tragan la leche que les dan sus clientes. Eso es muy malo Señora, para el negocio de tu dueño ’’.

-‘‘No Señor, yo sólo...’’

-‘‘No me des explicaciones Puta, ..tragate todo mi néctar y no quiero ver nada de mis jugos en tus manos ’’.

La pobre tuvo que recorrer con su lengua toda sus manitas para llevarse consigo todo ese espeso liquido a su paladar, sus pobres ojitos azules se pusieron rojitos y llorosos al comprobar el sabor de la lefa. Pero con varios lenguetazos logró limpiarlos, enseñandole con una sonrisita sumisa que lo había hecho.

-‘‘Y crees que con eso estoy feliz, ..¡limpiame los güevos y el palo!, mira como los tengo por tu culpa, maldita buscona ’’.

La pobre no esperó que la regañaran de nuevo, de prisa sacó su linda lengua y empezó a recorrer todos los güevos del tipo, como gatita bebiendo leche fue quitandole todos los resquicios de lefa que se encontraban en su pene, güevos y pelos de su entrepierna, dejandolo como recien duchado.

-‘‘¡Bien Puta!, ..así es como debes dejar la entrepierna de tus clientes. Lista para el segundo round, ..tén toma esto ’’. 

El Empresario le dio el maletin a mi Madre, el cual con los ojos de asombro lo abrió, desde el interior fue sacando dos consoladores de colores flourecentes semitrasparentes, se veían muy flacidos ya que se movian para todos lados, pero en el interir de ellos se podía percibir una serie de cables y un motorcito, que seguramente lo hacía vibrar desde el interior.

-‘‘¡Pontelos, mientras yo me recupero! ’’. 

-‘‘¿Los dos? ...’’ Dijo ella impresionada.

-‘‘¡Pues claro, Perra!, ..para que crees que te los traje ’’.

-‘‘Pe, pero no entiendo como.. yo.. dos.. ’’

-‘‘¡Malditas Putas primerisas! Mira mi amor, ..toma un consolador, el que tú quieras y metetelo todo en la chocha, luego agarras ese lubricante y con el otro te lo metes todo en tu culito. No se te hará tan dificil, ..ya que Antonio suele hacerte ese tipo de regalos ’’.

-‘‘Pe, pero yo, ..¡son dos! ’’.

-‘‘Mire Señora, ya me cansé de tus estupideces, hagaló o ahorita mismo le hablo a tu Jefe para que el te oblige. Yo no tengo porqué estar batallando con una Puta primerisa ’’.

-‘‘¡No, no por favor!, ..esta bien, lo voy hacer ’’. Le dijo mi Madre resignada sacandose las bragas.

El Empresario estaba encantado con la ocurrencia. Durante unos buenos minutos estuvo muy atento a las evoluciones de Mamá. Como había imaginado, Mamá trataría de meterse los dos consoladores en sus agujeritos y al ver los terribles esfuerzos que hacía para conseguirlo lo estaban excitando cada vez más. Primero se colocó el de la panocha, para su fortuna ya estaba perfectamente lubricada por esa via, así que no le costó mucho trabajo incrustarselo, pero al tomar el otro consolador para su culo el otro aparato se le resbalaba y se le salía tirandosele en el suelo.

-‘‘No te preocupes ricura, ..tomate tu tiempo ¡Jajajaja!.. Es cosa de tomarle maña ’’.

Mamá, nuevamente tomó el consolador para incrustarselo en el chocho, ahora, taponeandose el chocho con la mano, fue y tomó el otro, era increíble como caminaba Mamá tapandose el chocho con la mano mientras tenía ensartado un consolador en su vagina. Con cierto trabajo logró tomar el otro, pero se le olvido lo más importante, ponerle lubricante, así que haciendo malabares con una mano, logró bañar el consolador de lubricante, luego lo tomó con su mano libre y se lo dirigió a su hoyito más presiado, el de su trasero.

Pero como era normal, las grandes nalgas de mi Mami impedian el fácil acceso, ya que le costaba mantener abiertos sus cachetes para colocarselo, la pobre tuvo que hacer varios intentos para lograr meterse la punta, ya que el consolador era muy blando y con lo resbaladizo del lubricante pues su agujero lo repelía. Viendo imposible su esfuerzo se le ocurrio una idea, colocó el consolador en la mesa y agarrandolo de el tallo se lo colocó en el ojete. La punta del consolador se le hacía para todos lados, pero en una de esas logró poner la punta directo a su hoyito y para impedir que este no se le moviera se dejó caer de un sentón, enterrandose casi la mitad.

-‘‘¡Ummhhh!! ...’’ Pujó mi Madre pelando los ojos.

-‘‘¿Que pasa ricura?, ..te entró demasiado ¡Jajajaja!..’’

-‘‘¡Ouchhh! Ya está, ya esta ...’’

Por lo menos dos o tres veces se sacó el consolador para aplicarle más lubricante y facilitar, dentro de lo que cabía, su inserción. Para asombro de su cliente lo consiguió, antes de lo previsto. Apenas si podía caminar con aquello puesto pero lo tenía bien dentro. Parecía que Mamá se había salido con la suya y que en esta ocasión había logrado burlar las perversas intenciones de uno de sus chantajistas. Con lo que no contaba Mamá es que su cliente ya había previsto esta situación y que le tenía preparada una sorpresa aún más perversa.

-‘‘¿Ya está lista, Señora? ’’.

-‘‘Sí, si Don Gustavo ¡Aahh! …’’

-‘‘Ven que te vea, ..¿te gustan los dos para ti? ’’.

-‘‘Sí, si, ..Don Gustavo ’’. Contestaba entrecortada.

Mi Madre tuvo que ir hacía él con sus manitas tapandose los agujeritos, era curiosos verla caminar así, parecia un pinguinito andando en sus dos patitas.

-‘‘Tén te faltó esto ricura ..’’

El tipo le extendio un shorts de latex color negro con sierre en la entrepierna, quería que se lo pusiera, pero sin sacar los juguetitos de sus hoyitos, con eso mi Madre no tendría que estar todo el rato tapando sus agujeritos.

-‘‘Ven yo te ayudo, ..primero una pierna. Anda si.. Ahora la otra, ..mira que bien, ahora deja y te lo subo ’’.

Así mi Mami quedó como estatua al momento de colocarselo, no se podía mover cosas cosas ahi dentro, y todavía el desgraciado le subio el shorts haciendo que se le metieran aún más los consoladores, soltando un asfixiante gemido al sentirse llena.

-‘‘¡Ummmhhh!! ’’. 

 -‘‘Qué mi amor, ¿te gustó? ¡Jajaja!.. Apuesto que si, ..si pudieras ver tu propia cara ¡Jajajaja!..’’

Ella no se podía ver pero yo si, la pobre no quería ni moverse, estaba completamente llena, sus manos apretadas y sus mejillas al rojo vivo. Yo jamás había visto algo como eso, es más, ni en las peliculas de consoladores que existen por la red había visto tal cosa.

-‘‘Pongase aquí, Señora Tapia, ..así podré ver su evolución mientras arreglo unos asuntitos ¡Jeje!..’’

Mamá se colocó al lado de su cliente, de frente a él como le había ordenado. El tipo se carcajeo al ver el extraño modo con que caminaba mi Madre. Apenas si podía juntar sus piernas. Don Gustavo le dedicó unos minutos al esbelto cuerpo de Mamá. Con suavidad, su mano palpó los tersos y sorrosados glúteos. Tampoco descuidó las bien torneadas piernas y los tentadores muslos. Desde mi cuarto veía como mi Madre se estremecía con las hábiles caricias. El Empresario sacó su celular y marcó a un numero, no tardó mucho en que le contestaran porque enseguida comenzó a hablar.

-‘‘¡Antonio!, ..ya le di tu regalito a la Señora Tapia. Se vé que le encanta, porque no puede ni hablar de la impresión ¡Jajajaja!..’’

-‘‘.......... ...........................................’’

-‘‘¿O si? no lo había notado, ..haber dejame buscarlo ’’.

El Empresario buscó nuevamente en el interior del maletin, con una alegria sacó una especie de control remoto, el artefacto faltante de su diversión.

-‘‘¡Uyyyy!.. Apuesto que le encantara, ..haber dejame intentarlo ’’. Don Gustavo accionó el vibrador que tenía en el recto.

’’¡Zzzzzrrr!... ¡Zzzzzrrr!... ¡Zzzzzrrr...!! ’’ Mi Madre se estremeció al sentirlo mover en sus entrañas.

-‘‘¿Le gusta lo que le hago, Señora? ’’

-‘‘Ssss, Sí Don Gustavo… mu, mucho ’’. Contestó ella apretando fuertemente los dientes y los nudillos.

-‘‘¡Jajaja!.. Entonces tendremos que dalte más, ..me encanta todo este tipo de cosas ¡Jejejeje!..’’

El otro vibrador empezó a funcionar estimulando su clítoris y vagina. Sus dos orificios se encontraban bien estimulados. Con esa potencia Mamá no tardaría en alcanzar un orgasmo. Los pequeños temblores, la rigidez de su cuerpo, la fuerza con que se sujetaba las manos, así se lo indicaron a su cliente. Don Gustavo, satisfecho con su obra se dispuso a disfrutar de la imagen. 

-‘‘Ahi esta, Antonio. ¡Jajajaja!.. Si pudieras verla, esta imagen jamás la olvidaré ¡Jajajaja!..’’

-‘‘.............. .........................................’’

-‘‘Esta bien Antonio, ..yo te tendré al tanto de esta Puta, ..perdón, perdón, digo de la Señora Tapia ¡Jajajaja!.. Nos vemos ’’.

Mamá estaba en problemas, a penas podía ya controlar la irrefrenable fuerza que nacía de su entrepierna. Las mecánicas y regulares sacudidas se transmitían con inusitada fuerza llenando sus sentidos de lascivo gozo. Sin poder evitarlo, comenzó a jadear con fuerza, ya llegaba. 

-‘‘¿Que pasa, Señora?, ..¿quiere decirme algo? ’’.

Pero ella por dentro seguramente esto estaría pensando ‘‘Aguanta un poco Mónica…un poco más… tú puedes… no… nooo.’’ Un gemido sordo y ahogado y el río de flujos que recorría sus muslos certificó su intensa venida. No lo pudo evitar, sus ojos se pusieron en blanco y sus piernitas se le doblaron, era indescriptible el placer que estaba sintiendo.

-‘‘¡Aaaahhh! ¡Aaaahhh! ¡Iiiiiiiiihhh! ’’ Mi Madre casi estaba de rodillas, las electricas sensaciones la estaban matando.

-‘‘Usted siga disfrutando, Señora, ..yo iré a darme un baño, no tardo ’’.

Mi Madre pelo los ojos a ver que el tipo se alejaba dejándola con esa tortura en sus entrañas, ella seguía soportando las incesantes ondas de los consoladores. Los constantes latigazos de placer le habían impedido mantenerse de pie. Derrotada por la incansable e insensible tecnología termino en el suelo. Pasaron mas de 20 minutos en los cuáles ella se retorcia, ya había perdido la cuenta de cuántos orgasmos había llegado, lo único que le importaba era que se detuviera ya que sus partes empezaban a dolerle.

Cuando el tipo salió del baño ella seguía estremeciéndose en el suelo llevada por la agotadora serie de orgasmos encadenados que parecían no acabar nunca. Afortunadamente, los vibradores se pararon. Encogida sobre sí misma, en posición fetal, se dispuso a descansar, si la dejaban.

-‘‘¡Uyyyy!.. Parece que si disfrutó mucho, Señora ..pero si no le ha enseñado el Sr. Montoya, el que tiene que disfrutar es el cliente, no la Puta a la que contratan. Ande acá, ..pareme la verga que vamos por el segundo round ’’.

-‘‘Po, por favor.. no vuelva... no vuelva hacerme esto... A, así no puedo.. ¡Aaahh!! ¡Aahh! ’’.

-‘‘Venga acá pues y subase a mi verga, ..que después de verla así, se me volvío a parar. ¡Mirela como la tengo! ...’’

Ella apenas consiguió levantarse del piso para dirigirse hacía él, torpemente caminaba apretando sus piernas temblorosas, cuando se le acercó, el tipo corrío el cierre de su short abriendoselo por completo. No pudo reprimir un gemido mordiéndose sus labios, los dos consoladores salieron expulsados de su cuerpo como dos culebras de agua, estás hasta perecian tener vida propia moviendose completamente bañas de fluidos en el suelo.

-‘‘¡Jajaja!.. Pero mira, ..¡si que te has vaciado, Puta! ¡Jajaja!.. Vas a tener que limpiar ese piso ’’.

-‘‘Gra, gracias Sr. Gustavo ’’. Sin saber el qué le dio las gracias, tal ves por haber detenido la tortura.

-‘‘¡No que gracias ni que la chingada!, ..anda trépate ya ’’.

Su rostro no pudo ocultar el placer que sentía al llenarse con el palpitante y duro miembro de su cliente. Aquello no tenía nada que ver con los malditos aparatos que le taponaran sus agujeritos hacía unos instantes. La verga de Don Gustavo, no sólo era bastante más gruesa que los insulsos consoladores, también era mucho más cálida y palpitante, Mamá la sentía viva dentro de ella y eso la satisfacía más que cualquier juguete inanimado. Sus labios vaginales abrazaron golosos el poderoso falo de su jefe, dispuestos a saborearlo. Su vagina estaba ansiosa por estrechar entre sus húmedas paredes esa verga que tan bien la llenaba.

-‘‘¿Te gusta mi verga, zorra? ’’.

-‘‘Sí, si Señor Gustavo, ..es mucho más rica que esas cosas ’’. Le contestó mi Mami para evitarse nuevamente esa tortura.

-‘‘No hace falta que lo jure Señora, ..se ve que lo disfruta. ¡Jajajaja!..’’

Mi Madre empezó su excitante movimiento del vientre, ¡realmente estaba cogiendose a ese señor! Al parecer para no ser torturada preferiría tenerlo contento.

-‘‘¿Con tu Marido eras así de calentorra? ’’. Le preguntó el desgraciado dejándola pensativa sin saber que decir.

No, claro que no, mi Padre no tenía su pervertida ‘‘imaginación’’, mi Padre no la utilizaba como si fuera un mero objeto, no la maltrataba, ni la insultaba, ni la rebajaba y humillaba a la mínima oportunidad. Mi Papi no sería gran cosa en la cama pero cuando terminaban de hacer el amor, ella se sentía a gusto, contenta y feliz por haberlo complacido. Se sentía orgullosa de ser mujer y poder hacer feliz al hombre al que amaba al mismo tiempo que ella gozaba de los placeres del sexo. En cambio ahora.

Dos fuertes cachetadas la sacaron de sus pensamientos. Seguramente pensaba en su difunto Esposo, de como hacía el amor con él, de una manera dulce y delicada. Pero los insistentes azotazos la devolvieron a la triste y cruel realidad. Estaba empalada a un hombre al que no amaba y que no la consideraba más valiosa que el pago de cualqyuier cosa; y lo peor era que a pesar de todo, su cuerpo y toda ella evidenciaban que disfrutaba con aquel trato.

-‘‘No, Don Gustavo, ..nunca me comporté así con él ’’. Logró responder antes de colmar la paciencia de su cliente, al tiempo que apartaba la mirada con los ojos llenos de lágrimas.

-‘‘¡Jajajaja!.. Bueno para los negocios, ..un estúpido en la cama ’’. Se burlaba de mi Padre el muy maldito.

Mi Mamá se sentía sucia al manchar de aquel modo el recuerdo de su amado Esposo. Pero tenía que sobreponerse, hacerse fuerte y enterrar en lo más profundo de su ser esos sentimientos. Su esposo no la podía ayudar ni sacarla de la difícil situación en la que se encontraba. Tenía que ser ella la que consiguiera saldar esa maldita deuda y conseguir que su hijito llegara a terminar sus estudios salvaguardando su reputación. Si para ello debía convertirse en el juguete de unos cuántos degenerados lo sería. Lo que no llegaba a imaginarse es cuántos degenerados podrían ser sus clientes y sus patronos.

-‘‘Espera Señora, ..como veo que lo disfruta me queda una cosa por hacer ...’’

El tipo quitó a mi Madre de encima y se dirigió a uno de los cajones de un estante, los ojos de Mamá se pusieron grandes al constatar por lo que había ido su cliente. No era ni más ni menos que un rosario de bolitas similar al que le había metido Antonio en aquella ocasión. ¿Pero que le pasaba a éstos tipo?, no podían nomás cogerla y dejarla en paz, porque a fuerza tenian que torturarla con sus cochinos juguetitos.

-‘‘¡Por favor ya no!, ..mi, mi vagina aún sigue irritada por los otros dos. Mejor termina conmigo así como lo estabas haciendo, ..yo te complazco en lo que quieras, ¡pero por favor no me obligues a meterme eso! ’’.

-‘‘Tranquila muñeca, ..me han dicho que se siente delicioso meterte la verga por la cola mientras se sienten esas bolitas en la concha. ¡Jejeje!.. Y lo quiero comprobar ’’.

El tipo sin importarle las suplicas de mi Madre lubricó el rosario y le pidio que se los metiera, que sólo dejara el pequeño hilito de fuera. Sin opción ninguna mi Madre tuvo que hacerlo, para su fortuna esas bolas no eran muy grandes, así que no le costó mucho meter esas 5 bolitas en su chocho. Mamá aún tenía puesta su falda en la cintura, junto con el shorts de latex y la abertura abierta. En la parte de arriba seguía con su camisa ajustada blanca abotonada hasta la mitad, o sea que se podía ver perfectamente la forma de sus pechos.

-‘‘Quítate la ropa preciosa, ..quiero verte desnuda completamente ’’.

Mamá se quitó su falda y desabotono su camisa, también sacó su sostén y sus zapatos, quedando frente a él completamente desnuda. Su pubis estaba completamente depilado como le habían ordenado, sólo colgaba la pequeña tirita que salía de su chocho anudando las 5 bolitas que se encontraban en su interior.

-‘‘Así me gusta, que seas obediente, ..¿sabes? la primera vez que te monté me quedé con muchas ganas de tronarte el culo. Ahora me apetece encularte, ..tú verás si quieres primero mamarme la verga para lubricármela. Sino, ponte a cuatro patas que te la voy a meter en seco ’’.

-‘‘¡No por favor!, ..me hace demasiado daño así ’’. Le dijo mientras se arrodillaba delante de él, le sacaba la verga por el calzón y comenzaba a chupársela con todas las ganas.

-‘‘¡Vaya!, ..qué sorpresa más bonita. La Señora Tapia resultó muy chupona ¡Jajajaja!.. Aqui tiene su mamila Señora, disfrutela ’’.

Jamás había visto a mi Madre degustar un nabo como lo estaba haciendo, se lo llenó todo de babas, tanto que hasta una pelicula de saliva colgaba de los güevo del tipo. Después de 10 minutos de excelente mamada, se puso a cuatro patas como le había ordenado.

-‘‘¡Escupe aqui! ’’. Le dijo el tipo colocando su mano, ya que ella continuaba a cuatro patas. 

Con un gran escupitajo mi Madre le facilitó el lubricante y se lo puso en la entrada del ano. El Empresario se colocó detrás, se acercó a su raja y le llegó el aroma a su sexo que ya conocía perfectamente pues se lo había tragado dos veces. Sin dudar agarró a mi Madre de sus nalgas, se las abrío y volvio a lanzar un escupitajo al puro centro de su anillito, su saliva se juntó con la de mi Madre, haciendo una buena mezcla tanto que se corrió lentamente hacía abajo, sin pensarlo la esparcío con su lengua por su ano rosadito, podía sentir en su lengua cada uno de los pliegues de su culo mientras se lo iba lamiendo.

Se retiró un poco del culo de Mamá que ya se encontraba bien lubricado con ambas salivas, le dio un pasón de babas a su nabo y se colocó nuevamente detrás de mi Madre, abriéndole las enormes nalgas con una mano. Con la otra agarró su verga y la dirigió hacía su recto, cuando ella sintió que la verga hacía contacto con su esfínter dejo escapar un leve gemido de resignación, él sin inmutarse presionó la cabeza de su miembro contra el esfínter, que nunca me imaginé que presentara tal resistencia. El empujaba sin piedad y no lograba abrirse paso en el anillo trasero de mi Mami, acercó su rostro y dejó caer más saliva en la cabeza de su verga que trataba de romper ese culito. Mire a Mamá y vi su rostro descompuesto por el dolor, tenía los ojos cerrados y los labios crispados mientras dejaba escapar sonoros gemidos.

-‘‘¡Estate quieta ricura ya casi entra! ..’’ Le dijo el tipo acariciando su cabello y dándole un beso en la mejilla, mientras regresaba a su trasero para seguir presionando para atravesarlo.

El Empresario ya había logrado meter la cabeza, el anillo de Mamá se hallaba distendido, el tamaño que tenía cuando se lo había lamido había cambiado, había aumentado un poco más al tamaño de la cabeza de la reata que la atravesaba.

-‘‘¡Abre tus nalgas Puta!, ..ayuda un poco ’’. Mi Madre tratando de ayudarlo, dirigió sus manos a sus anchas caderas y abrío sus nalgas a todo lo que daba.

Don Gustavo le sonrió, y con suaves movimientos hacía delante dejo ir perdiéndose el tronco de su verga dentro del culo de mi Mami.
Centímetro a centímetro fue entrando toda hasta que su pelvis quedó pegada a las nalgas de mi Progenitora. Con las manos firmemente colocadas en las caderas redondas continuo con los movimientos de mete y saca cada vez mas rápido. Los gemidos de mi Mami se habían convertido en gritos, no podía creer como le entraba toda la verga en el culo, me parecía increíble por el tamaño que había tomado. Ella movía las caderas hacía atrás ayudándolo con la penetración, hubo un momento en que él se detuvo y ella fue la que rítmicamente se balaceaba hacía delante y atrás dejando entrar y salir al trozo de carne de su ano.

-‘‘¡Oh diosssss!! Que gusto ’’. Exclamó mi Mami.

-‘‘Te voy hacer ver las estrellas, Señora. ¡Ufff, ufff!..’’

‘‘¡PLOFF!!, ¡PLAFFF!!, ¡PLOUFF!! ’’ Las enormes nalgas de Mamá rebotaban fuertemente ante la pelvis del viejo.

Sin embargo él seguía perforando a mi Madre sin piedad, ella se encontraba en otro mundo, se había quedó quieta y él seguía con los movimientos invasivos de su miembro. La piel de las nalgas de Mamá se erizaron incontrolables, la oí gritar y perder el control de sus piernas cayendo desmadejada sobre el piso polvoso, se estaba viniendo, el orgasmo que la invadió fue impresionante, de sus ojos brotaban las lágrimas, mientras sus labios trataban de curvarse en una sonrisa. después de unos 15 minutos de mete-saca la penetración fue mucho más fácil y ni siquiera le hizo daño. Su verga notaba perfectamente el tacto de las bolas chinas en el interior de la vagina de mi Madre. En esa postura la enculó con la máxima velocidad, sacando y metiendo su verga en varias ocasiones.

-‘‘¡Oh Cariño!, ..lo tienes dilatado a tope. Aprieta el culito un poco más que a mi me gusta más estrechito ’’.

Mamá obedecía y apretaba su esfínter, haciéndole más placentera la penetración. Al cabo de 15 minutos, se corrió en el interior de su culo. Mientras ella permanecia con sus mejillas en el suelo sollosando el placentero enculamiento.

-‘‘¡Ufff!!.. Perfecto preciosa. ¡Brrrooaaaa!, ¡Que placerrrr!.. Ahora límpiamela con la boca, ..que me lo has dejado muy cochino ’’. Le dijo mientras sacaba la verga de su culo.

Mamá nuevamente obedeció y volvió a engullir esa verga limpiándola completamente de los rastros de porquería que pudiera tener.

-‘‘¡Ufff!!.. Señora Tapia, que bien se le dilata el trasero, ..me parece que lo tienes preparado para cosas más grandes que mi berga, pero ya veremos. De momento siéntate en el sofá y ábrete a tope de piernas que te voy a sacar las bolas chinas, ..¿cuántas veces te has corrido con ellas? ’’.

-‘‘No, no sé ..he perdido la cuenta. ¡Uff!.. Al principio me daba cuenta pero luego ya no. ¡Uff!.. Es agotador, ..asi por lo menos cada ratito tienes un orgasmo ’’.

-‘‘¡Jajaja!.. Pues que no se diga que no lo has disfutado, Puta, ..o sea que no era tan malo, ¿no? ’’.

-‘‘Bueno, pues la verdad es que no tanto, no ’’. Le contestó mi Mami mientras se sentaba y se abría completamente de piernas para que su cliente le metiera mano. Su chochito depilado era increíblemente bonito, tanto que se le antojo lamer su clítoris.

-‘‘Me alegro ’’.

Introdujo dos dedos en su vagina y sacó poco a poco las bolas chinas para no hacerle daño. Su chochita estaba absolutamente empapada o sea que salían perfectamente de su ubicación.

-‘‘¡Dios, que conejito mas lindo tiene!, Señora ..me lo pasaría todo el día entero chupandolo pero ya hemos tenido suficiente ’’. Le dijo mientras empezaba a comer su clítoris y lamer su entrepierna completa.

La calentura había pasado ( por el bien de mi Madre ), así que el tipo se levantó y se dirigió al baño, mientras que ella descansaba en el piso totalmente agotada, había perdido el numero de orgasmos de esa tarde. Quieralo o no, mi Madre había disfrutado plenamente de la enculada, una ligera sonrisa que no se le borró muy fácilmente de su rostro la delataba.

Se miró en el espejo y se descubrió con una bobalicona sonrisa de felicidad en el rostro. Realmente se sentía bien, una parte de ella le estaba tremendamente agradecida por la tremenda follada. El desgraciado le había hecho disfrutar, a pesar de haberle estado humillando y mancillando la memoria de su Esposo. En esta ocasión no habían abusado de ella, más bien ella se había incitado a entregarse a él. Estaba hecha un lío. En qué se estaba transformando, ¿La habían o no obligado a coger? ¿Era o no era ella responsable por haberse entregado a sus demandas? ¿Por qué lo había disfrutado tanto si no quería hacerlo? ¿O es que sí quería, pero no deseaba reconocerlo? ¿Cómo había podido ser tan Puta? Las mismas preguntas que llevaba haciéndome durante todo este último año. Preguntas que no me atrevía a contestar porque no me agradaba la respuesta que estaba observando.

-‘‘Bien hecho, preciosa, ..te has ganado cada centavo que he pagado por ti. Hablaré bien de ti con el Sr. Montoya y con Antonio, ..les diré que eres una digna Puta de primera ’’. La elogió el desgraciado al colocarse el saco para irse.

-‘‘Gracias, Sr. de la Peña ’’. Le agradecio mi Mami con una falsa sonrisa ‘‘el cumplido’’.

Antes de salir lo vi acercarse a mi Madre por detrás.

-‘‘Espero verla pronto por la Empresa ¡Jeje!..’’ Dijo dándole un buen agarrón de nalgas.

Mi Madre se dio la vuelta y le sonrió:

-‘‘Es lo mínimo que puedo hacer por mi cliente ¡Jiji!..’’ Y se dejó atraer hacia el viejo cogida por el trasero.

El viejo acercó su rostro y mi Madre no pudiendo superar la tentación y poniendo sus manos en las mejillas de su cliente comenzó a besarlo nuevamente como si no hubiera un mañana, como si realmente lo deseara. Mi madre, caliente ya desde antes, posó su mano sobre el paquete del viejo, frotándolo como agradecimiento a tanto placer brindado. El tipo, para no quedarse corto comenzó a estrujar las tetas de mi Madre ya que siendo este más chaparro las tetas de ella le quedaban justo en la cara.

La verdad que todo esto me tenía bastante intrigado, la evolución de mi Mami cada vez estaba floreciendo en su trabajo, quieralo o no, ella ya disfrutaba de su nuevo trabajo, regresó a la casa más gustosa, tanto que hasta con comida llegó, y para que ella compre comida de la calle esta raro, pero en esta ocación la vi más contenta con un brillo especial en los ojos y el sonrrojado color de sus mejillas. No sabía cuántos clientes más podría tener para liquidar su cuenta, por lo pronto este último lo había disfruta, ahora tenía que averiguar cual sería su próximo cliente, aunque estoy seguro que el próximo no sería tan fácil. ...


Como cada 15 dias quiero agradecer todos sus recados que me hacen llegar al correo o colocan aqui en el blog, por otra parte una sugerencia, cuando coloquen su comentario y elijan la opción anonimo, quizas deberian de poner un apelativo o algo con que poder diferenciarlos, ( ya sé que es anonimo pero algo con poder diferenciarlos o para poder contestarles ). Por otra parte, espero seguirlos entreteniendo con mi relato, se que en ocasiones se me va la mano y los hago bastante largos, pero trato de llevarlo al mundo de los Tapia lo más descriptivo que pueda, espero estarlo logrando. En el siguiente relato, Mónica es llevada con un cliente bastante especial, un sujeto que le demostrará que ser una cortesana no es tan fácil como ella creía. Esperenlo en 15 dias, mas o menos ( tiempo que tardaré en corregirlo ). Por favor no se olviden de escribir su agradecimiento antes de cerrar esta página, no les quitara más de 15 segundos, y yo les agradecer mucho, con un simple gracias o algun agradecimiento me doy por servido. 

Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia.

‘‘Su último cliente, ..¿el Sr. Volok?.’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo.... 
pedritapia08@hotmail.com

39 comentarios:

  1. gran capitulo amigo, tuve que leerlo en dos tiempos porque a la mitad no pude aguantar jeje, es un gusto ver que vuelves justo a tiempo, un saludo y hasta el siguiente! gracias!

    ResponderEliminar
  2. De toda la saga, este es el que menos me gustó.

    Puteando para alguien que no sea de la empresa, un femiliar o algún allegado, la historia se aleja de Pedrito, quien pasa a ser de un protagonista a un personaje secundario, y no se hace tan verosímil.

    A mi manera de ver y no quiero ofender ni a ti ni a nadie, en el anterior relato y en este, hay más cámaras que morbo, sólo falta una camarita en la cucha del perro para cantar bingo.

    Siento placer cuando Pedrito está en la escena o cerca, cuando tranza con el macho de turno o es algun conocido de él. Tanto Fernando como Memo le daban pimienta a la historia.

    Esta es mi manera de ver, tienes todo mi crédito por delante.

    Un fuerte abrazo.

    Alfred Pennyworth

    ResponderEliminar
  3. Perdón por mi mensaje anterior, quise decir que de toda la saga este es uno de los mejores episodios, la culminación del emputecimiento de Mónica.

    Lo que pasa es que no me enteré del argumento, por eso es que no sé el por qué ella está puteando, es absurdo que la historia se aleje de Pedrito puesto que él siempre fue junto con Mónica el protagonista de todo ya que él es el narrador y siempre espectador, la verosimilitud no tiene nada que ver con quién sea el que abusa de Mónica, a no ser que el marido de ella vuelva convertido en zombi con ganas de sexo, eso que sí sería inverosímil. Disculpen las incongruencias que dije antes. Las cámaras son muy necesarias para captar las escenas, si no Pedrito tendría que tener visión de rayos-x lo que sería más inverosimil todavía. En toda la saga no aparece ningun perro y las cámaras sólo se mencionan al principio del relato.

    Pedrito siempre está presente en las escenas precisamente por las cámaras que yo tanto critico, el placer además de con quién también es cómo, la pimienta es la historia.

    Esta es mi manera correcta de ver, tienes todo mi crédito por delante y por detrás, por arriba y por debajo.

    Un fuerte abrazo.

    Alfred Pennyworth

    ResponderEliminar
  4. Hola Pedrito, justo en 15 dias! que bueno, me pareció un gran comienzo para la emputización de Monica, muy buen debut, me gustó mucho sobretodo la primera parte del tipo obeso, sigue por la ruta que vas porque esta muy bien, te felicito y te doy mi apoyo y mis puntos positivos porque parece ser que aqui alguien te dejó por vez primera 5 negativos, y coincide con la aparición del tipo raro de aqui arriba parece que en el segundo mensaje lo arregló, muy gracioso lo de los rayos x jajaja como superman, Monica seria su criptonita jaja, no hagas caso de las criticas sin sentido, un saludo y hasta dentro de otros 15 dias, esa era la unica mancha y cumpliste jajaja asi que nada que reprochar ya ojala tambien aparezcas en otros 15 dias mas, hasta el proximo, chao.

    ResponderEliminar
  5. No sabia que había censura y no se podía pensar libremente.

    No me gustó ni este capitulo, ni el pasado.


    Alfred Pennyworth

    ResponderEliminar
  6. Disculpenme porque soy un estupido, y no sé que la censura es no dejar hablar libremente, y además me inventé la censura del pensamiento, sí, hasta ahí llega mi imbecilidad, pero ustedes ya se habran dado cuenta.

    Me encantó este capitulo, y el futuro y el presente y la semana que viene.

    Les gusta mi nombre? sí, es anglosajón que queda muy moderno, pero yo hablo en español, se dieron cuenta? y además me siento poderoso dejando puntos negativos.


    Alfred Pennyworth

    ResponderEliminar
  7. Ah! porque vos si te identificaste...
    Eso quiere decir en tu limitada mente de simio que tambien sos un idiota.
    La próxima vez pensá antes de escribir.

    Alfred Pennyworth

    ResponderEliminar
  8. me gustaria leer toda esta saga desde el comienzo. ¿como puedo hacer?

    ResponderEliminar
  9. Haya paz, Pedrito no se merece esta pelea.
    ¡¡¡PEDRITO TE QUEREMOS!!!
    Sos mi heroe.

    ResponderEliminar
  10. P.D: Ultimo anónimo jajja tenés la serie completa a tu costado, a la derecha.

    ResponderEliminar
  11. Disculpenme porque solo se decir estupideces.
    Eso quiere decir que soy un estupido.


    Alfred Pennyworth

    ResponderEliminar
  12. Che anonimo si tenes tantas ganas de cagar un blog, por que no te vas a otra parte?
    Imbecil

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno. Sigue así Pedrito (y que la Sra. Mónica siga tan en forma, je je).

    XoXo
    AlienHado.

    ResponderEliminar
  14. Asta hoy todos los capitulos me an gustado menos este me gusta el morbo pero ya te estas desviando del camino ya metiste urofilia no me extrañaria que ya mismo pongas coprofilia y zoofilia al relato, ademas de un niño miron as transformado a Pedrito en un experto en computadoras y espionaje con mas recursos q un espia profecional dime q niño puede hacer eso que hace Pedrito, si ya no tienes ideas que puedan ser coherentes la verdad ya seria tiempo de ponerle un final a esta historia y emprender un nuevo proyecto tu mismo ya te as de haber dado cuenta que ya no tienes tantos me gusta como antes y estas empesando a recibir quejas mas que alagos, tienes talento pero toda historia tiene q acabar algun momento y es mejor hacerlo cuando a la gente aun le gusta no cuando ya te insisten en que termines.

    Diego Latorre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

      Eliminar
  15. Es más difícil escribir desde un celular cuidando la ortografía que desde la PC, esta solamente es mi opinión si alguien se enoja por ella me tiene sin cuidado a fin de cuentas Pedrito es el que decide que comentarios tienen razón y le dicen la verdad sobre sus relatos si eres un mediocre que te conformas con cualquier cosa no trates de callar a los que siempre quieren cosas mejores

    Diego Latorre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la proxima vez sacate el celular del ano menzo lo cierto es que como cualquier otra cosa el mediocre eres tu y ahora sigue hablando pendejadas que es lo mejor que sabes hacer Laturro

      Eliminar
  16. muy bueno

    freddy mercury

    ResponderEliminar
  17. hay un personaje que ya aparecio antes pero esta bueno sigue igual

    andres albornoz

    ResponderEliminar
  18. Soy el mismo que firmaba como Alfred Pennyworth como ya habrán notado, lo que sucede es que me creo muy listo y quiero despistarlos a todos, a Victor le digo que no pretenda callarme porque yo tengo que decir estupideces o si no exploto.

    Y por supesto he aparecido para cagar este blog porque no tengo nada mejor que hacer, soy muy patético.

    No conseguirán callarme porque yo soy multianónimo y usaré eso contra ustedes.


    Diego Latorre.

    ResponderEliminar
  19. Por favor yo soy Diego Latorre si a alguna persona no le gustan mis comentarios me tienen sin cuidado y NO SOY ESA PERSONA QUE SE HACE LLAMAR Alfred Pennyworth, simplemente di mi comentario que este fue el peor capitulo y que la calidad de los relatos a ido bajando constantemente, a esa persona que firma con mi nombre y quiere hacerme quedar mal solo le puedo decir que me causa lastima q un simple relato le sea tan importante que tenga que recurrir a este tipo de cosas solo por darle una crítica de ahora en adelante pondré comentarios solo desde mi dirección de Google.

    ResponderEliminar
  20. Esta es la peor porquería que he leído hasta ahora Diego tiene razón ya mesclaron uro filia al relato ahora solo falta que a Mónica le caguen en la cara para meter coprofilia, que se la coja un burro para poner zoofilia y al final se la coja Pedrito para que este relato tenga de todo asta pedofilia, el blog mejor esta que le cambien de diario de Pedrito a Pedrito superespia o Pedrito 007.

    Atte. Diego Samaniego

    ResponderEliminar
  21. No sé que me da más pena este relato tan asqueroso o los pobres pendejos que se pelean aquí por lo que escribe uno y critica otro vivan sus vidas y si no tienen consíganse una novia que les baje la calentura y no se estén pajeando con lo que escribe un traumado q se cree aun niño.

    Su marido.
    Pablo Medina

    ResponderEliminar
  22. No quiero pelear con nadie solo diré que me an gustado mucho tus "otros" relatos y ojala el próximo sea como esos.

    ResponderEliminar
  23. ajajaja ya les dije soy multianónimo

    ResponderEliminar
  24. Esto solo fue en episodio, tiene que haber variedad de personajes ¿sabe? la serie tiene muchos capitulos, no le toque mas los güevos a Pedrito. Es claro que no va a haber coprofilia ni pedofilia como se dijo por aqui pero el personaje es un pervertido y ella es prostituta ¿entendiste eso? parece que no que quiere un relato a la medida, ya creo como se dijo tambien que el que critica es el mismo personaje escudado burdamente en el anonimato. Como tambien se dijo, Pedrito no tiene superpoderes, puedes pedirle que te deje a ti continuar la historia y decirnos a todos como ha de hacer Pedrito para narrarlo todo a ver de lo que eres capaz. Este capitulo no es para nada el peor, pero al parecer ahora en la entrega XXVI aparecio un iluminado que quiere una historia para el. Saludos amigos y ¡adelante Pedrito! continua asi porque lo haces de maravilla.

    ResponderEliminar
  25. Soy Diego uno de los que han escrito que NO ME GUSTA ESTE RELATO en verdad si ay uno que escribió un comentario con mi nombre para hacerme quedar mal pero no soy yo ya que prefiero ahora hacerlos desde mi cuenta de google para que no me confundan, pero aun así no creo que sea la única persona a la que no le gusta esta basura de relato, esta es mi opinión si a personas como ese tal GRYBUS no les agrada que me importa y si quiere que no haya personas que se escondan en el anonimato para escribir que dejen en adelante solo poner comentarios a dueños de cuentas de blog o google para poder identificarlos, ha y una cosa más aquí tú no eres nadie para criticar las opiniones de otros si Pedrito no Quisiera saber nuestras opiniones quitaría la opción de comentarios y basta si a él no le incomoda las críticas a ti que carajos te importa.

    Diego Latorre

    ResponderEliminar
  26. Desde cuando ay que pedir permiso para dar una opinión GRYBUS metete en tus asuntos y no jodas la vida QUE ESTAS ENAMORADO DE PEDRITO QUE TANTO TE ENOJA QUE LE CRITIQUEN ALGO a los que les guste el relato que lo digan y a los que no también dejen que opinemos.

    Diego Latorre.

    ResponderEliminar
  27. Desde cuando me vas a decir tu a mi donde debo meterme? quieres pasar por democratico pero no cuela, al unico que no le gusta el relato es a ti que eres el mismo anonimo todo el tiempo y ahora pon mas anonimos criticando que es lo que ahora te toca.

    ResponderEliminar
  28. En primer lugar yo no soy el anda escribiendo anónimos yo los comentarios que escribo son desde mi cuenta de google si ay más personas que no les gusta el relato que usan anónimo no es mi culpa o ya me vas a echar la culpa por cada comentario que no te guste, yo ya di mi opinión sobre el relato y no quiero perder más el tiempo discutiendo con un don nadie como tu si quieres escribirme otra vez aslo pero ya no lo leeré ni te responderé aquí me desaparezco hasta que salga el siguiente relato si me gusta le daré un buen comentario y me gusta como siempre y si es otra pendejada como este volveré a dar mi mal comentario y no me gusta, y búscate a otro a quien echar la culpa por los comentarios q no te gusten que te repito yo NO SOY EL TAL Alfred Pennyworth QUE ESCRIBIO COMENTARIOS OFENSIVOS ARRIBA.

    Diego Latorre

    ResponderEliminar
  29. con tantas cámaras parece la infancia de james bond jaja

    ResponderEliminar
  30. Oye mejor dedícate a escribir historias de espionaje que relatos eróticos

    ResponderEliminar
  31. De verdad déjame adivinar el final cuando Pedrito cumplió los 18 años se fue de la casa por la vergüenza y se cambió el nombre a James Bond o Ethan Hunt.

    ResponderEliminar
  32. Si quieres creer que soy al único que no le gusta este relato bueno piensa lo que quieras pero no me eches la culpa de los comentarios que hagan otros si quieres responderme aslo pero ya no te voy a responder ni me voy a molestar en leerlo y me desaparezco hasta que salga el siguiente que ojala sea bueno no como este si está bien lo calificare positivo y daré un buen comentario como otras veces si es malo como este daré nuevamente mi queja y tu GRIBUS madura y no armes tormentas en un vaso de agua y te repito yo no soy el tal Alfred Pennyworth.

    Diego latorre

    ResponderEliminar
  33. muchas gracias pedrito soy jorge

    ResponderEliminar
  34. Oye Pedrito tengo una pregunta fuera del relato tú que eres Español o Latino, y que arriba ay unos comentarios de algunos mal hablados que han de ser Españoles por el dialecto que usan por favor tu mismo pídeles que se calmen y controlen lo que ponen que esto también es ofensivo para los demás que seguimos este relato, mi nombre es Edwin.

    ResponderEliminar
  35. No diría mal hablados diría groseros o patanes mas bien y si concuerdo que han de ser Españoles solo ellos son tan brutos para hablar

    ResponderEliminar
  36. gracias pedrito buen trabajo un saludo mi nombre es eric

    ResponderEliminar
  37. Muy buenos relatos, no puedo dejar de leer. SOS un capo. Mi nombre es daniel desde argentina.

    ResponderEliminar