Translate

21 de marzo de 2012

Capitulo XXIII









© MI MADRE Mónica.......... Capitulo XXIII

‘‘Reunión con un Viejo Conocido.’’


Lo que era verdad, era que mi Madre no podía escapar de su destino, parecía increíble como esos sujetos la usaban para saciar sus más bajos instintos, y como ella se dejaba doblegar por los abusos y vejaciones de esos desgraciados asquerosos. Me parecía increíble que una hembra tan espectacular como mi Mami cayera en las sucias manos de esos tipejos, era absurdo pensar en como una hembra deseosa de sexo brotaba de su interior para dar rienda suelta a su incontrolable pasión. La perdía totalmente, se dejaba llevar por la lujuría desenfrenada sin importarle nada, sin tener conciencia de que los desgraciados le llenaran el útero de leche sin algún tipo de protección, eso lo sabía ella, lo mismo le había pasado a mi Tía Cesy, la que ahora estaba cargando con un chiquillo en su vientre engendrado por una orgía desenfrenada llevada acabo en la sala de mi propia casa. Mi Madre si estaba preocupada, con el simple hecho de pensar quedar panzona de un tipo como Fernando la tenían muy inquieta.

-‘‘¡Fernando, por favor! ..¿ya las conseguiste? ’’. Decía Mamá hablando por teléfono en la mañana.
Miraba a Mamá algo desesperada, creo que el tipo ya se había olvidado de su promesa o le importaba un comino.

-‘‘¡No, Fernando! ..ahorita mismo voy yo a comprarlas ’’.

Al parecer el tipo no tenía ni el menor apuro en conseguirlas.

-‘‘¡Pero, Fernando! ..es urgente, no te tardes por favor ’’.

Las pastillas que se tenía que tomar Mamá hacian su efecto antes de las 24 horas de hacer el coito, osea que si mis calculos no me fallan todavía le faltaban como 6 horas. Mi Mami siempre fue muy cuidadosa con eso de los anticonceptivos, pero quién se podía imaginar que Fernando llegaría de repente y la agarraba dormida en su cama.

-‘‘¡Pedrito!, estate muy al pendiente ..va a venir un técnico, para arreglar la calefacción ¡Esta calor es insoportable! ’’. Dijo mi Madre frustada por tantas cosas.

-‘‘¿Quieres que te llene la piscina, Má? ’’.

-‘‘Pues no sería mala idea ..este Fernando que no se apura en traerme las cosas. ¡Hay dios, estoy desespeada! ’’.

-‘‘Bien, Má ..voy a llenarla. Sirve que te tranquilizas un poco ’’.

Más tarde estaba llenado la piscina cuando escuché que sonaba el timbre, me asomé hacía la calle y observé que se encontraba una camioneta frente a la casa, seguramente pertencecía al técnico, no le presté mucha atención y seguí con mi labor, seguramente mi Madre lo atendería. Realmente el día estaba estupendo, con un sol muy radiante y sin ninguna nube en el cielo, seguramente andabamos rondando los 38 o 40 grados Celcius, realmente hacía mucho calor. Terminé de llenar la piscina y apagué la bomba, me dieron muchas ganas de hecharme un buen chapusón, el agua estaba estupenda.

Corrí hacía dentro de la casa para tomar mi short's y regresar a la piscina cuando me topé al técnico. Él era un tipo joven de unos 30 años, con una sonrisa agradable que inspiraba confianza, de tez blanca bien parecido, venía con su traje completo para trabajo, que en su pecho derecho mostraba bordado el nombre de la compañia dónde trabajaba y de la cual venía representando.

-‘‘Mira muchacho ..tengo un problema con la calefacción, ¿no se que le pasa?, de pronto dejó de funcionar y con esta calor. Pues ya se imaginara como estamos ’’. Le decía mi Mami explicandole el problema.

-‘‘No se preocupe, Señora ..le hecharé un vistaso y después le diré el problema ’’. Le dijo muy amable el técnico.

-‘‘Muy bien ..te mostraré dónde está el condensador ’’.

Mi Madre este día traía puesto su shortcito corto desilachado, ya que era sólo un jeans viejo cortado con tijera. Cuando le dio la espalda para dirigirse hacía dónde se encontraba la maquina de la calefacción, ya sabran a dónde se dirigieron las miradas del técnico, el tipo iba desorbitado viendole sus prominentes par de nalgas. El técnico venía cegado tras los movimientos que hacia ese par de carnes, hasta parecía que lo estaba hipnotizando con los buches que hacía con sus cachetes, y esque la prenda era tan corta que se le alcanzaba a ver ¡la parte baja de sus nalgas!, mas a parte por la abundante carne de esa parte, este se le metia por la rajada escondiendose entre sus cachetes, como es el infinito problema con su ropa, toda prenda ajustada que se ponga termina dentro del culo de mi Madre.

Ella sabía que la venian observando en esa parte de su cuerpo, es el sexto sentido de las mujeres, pero en lugar de incomodarla movía más sensual las caderas, además el tipo era bien parecido y pienso que quiso deleitarlo un poco. Yo iba siguiendolos desde atrás, veía como el tipo no paraba de observarle el trasero, ¡estaba desorbitado!, parecía que nunca había visto un trasero como ese ( era obvio ya que como el de mi Mami no hay dos ). Cuando llegaron a la maquina, Mamá se giró repentinamente casi sorprendiendolo con la mirada incrustada en su trasero, pensé que se molestaría pero no fue asi, pareció no molestarle en lo más minimo, al contrario, no sé porque mi Madre se agachó para ver el control de la calefacción, como si ella fuera la técnica sabedora de su funcionamiento. Pero lo hizo, provocando que al inclinarse mostrara la gruta que se le formaba entre sus tetas, ya que traía puesta una camiseta de esas anchas que dejan muchíiisimo escote y que si no se lleva sujetador se le ve todo. Obviamente, traía sujetador ya que por el volumen de sus senos es justo y necesario.

Disimuladamente, ( eso quiero pensar yo ), mi Madre trató de explicarle cual era el problema. Con cara de sorpresa, y una vez echo esto, se agachó para indicarle, dejando que sus tetas quedaran prácticamente casi colgando fuera de la camiseta, se le podían ver perfectamente ambos pechos sin problemas. Así que rápidamente dicho el problema, levantó la mirada y ahí estaba él, mirándolos sin decir nada, el suertudote tenía una talla 34C colgando para él y no dijo nada. Durante la explicación del problema, Mamá sintió el deseo del joven como si la desnudara con la mirada, en más de una oportunidad había percibido la mirada de él en su generosos pechos. Dijo lo que le quedaba y se reincorporó, muerta de verguenza por lo que había hecho, pero eso sí, se llevó una gran sorpresa, porque al bajar la mirada disimuladamente, pudo por fin apreciar el bulto excitado en sus pantalones. Se notaba que el tipo llevaba mucho tiempo sin ver unos pechos como esos y ella le había excitado con los suyos...

-‘‘Bueno, te dejo ..cualquier cosa no dudes en llamarme ’’. Le dijo mi Madre para dejarlo trabajar.

-‘‘No, no se preocupe, Señora ..se lo dejaré como nuevo ’’.

-‘‘Eso espero ..porque estoy hecha agua ¡ufff!!.. ¡Que calor! ’’.

Cuando le dijo eso, el tipo recorrió la mirada nuevamente por toda su anatomia, ya que Mamá estaba empapada en sudor, su cuerpo se le veía mas apetecible, tenía un tono rosado y algo brilloso demasiado sensual para los ojos del tipo. Mi Madre coquetamente se retiró de ahi moviendo sus voluminosas nalgas ante la mirada atónica del técnico, yo todavía me quedé un rato más observando como trabajaba, ya saben como somos los niños de curiosos.

-‘‘Hola niño, ¿como te llamas? ’’. Me preguntó el tipo.

-‘‘Soy Pedrito ..¿vienes a componer la calefacción? ’’. Ya sé que era una pregunta estúpida, pero que mas le podía decir al tipo.

-‘‘Si así es, lo dejaré como nuevo ..ya verás. ¿Y ella es tu Mami, Pedrito? ’’.

-‘‘Si, se llama Mónica y es mi Mami ’’.

-‘‘Es muy guapa ..tu Papá debe de ser muy feliz ¡ja ja ja! ’’.

-‘‘Mi Papá murio hace casi un año ..y si era muy feliz con ella ’’.

-‘‘Lo siento mucho, Pedrito ..es una pena. Pero si que tienes una Mamá muy bonita, ¿no tiene pretendientes? ’’.

-‘‘Ya son muchas preguntas de mi Mami ¿no? ’’. Le dije en tono serio, para que cambiara de tema, ya que me estaba molestando.

-‘‘¡Ja ja ja!.. No te enojes, Pedrito ..sólo digo que es una mujer muy bella ’’.

-‘‘Mucho, causa el mismo impacto con todos los hombres ..ya estoy acostumbrado ’’.

-‘‘¡Ja ja ja!.. Me imagino que si verdad ..pero para eso estás tú, para que se los ahuyentes. ¿No? ’’.

-‘‘Si así es ..y más ahorita que se va a meter a la piscina en traje de baño. Pero en fin, me voy ..yo también me voy a meter ’’.

Le dije eso al tipo para que se muriera de la envidia y de la desesperación, ya que él tendría que trabajar dentro de la casa mientras nosotros estábamos afuera. Fuí y tomé mi bañador a mi cuarto, luego rápidamente salí disparado hacía afuera, seguro que Mamá ya se había metido. Cuando llegé al jardín mi Madre ya andaba nadando muy relajada por toda la alberca, se había recogido el pelo para no mojarlo y nadaba sin meter la cabeza.

-‘‘¡Esta bien rica el agua, mi amor! ..métete cariño, que esperas ’’.

Me subí al trampolín y mostré mis dotes de clavadista, dandome un tremendo panzaso que casi me deja sofocado. El agua estaba muy rica así que me enfoqué a nadar alrededor de Mamá.

-‘‘No me vayas a mojar el pelo, cariño ..ten cuidado de no chapotear el agua ’’.

-‘‘No te preocupes, Má ..nadaré sólo un ratito, tengo tarea pendiente ’’.

-‘‘Hay mi amor ..siempre tan responsable ’’.

Y era cierto, tenía una tremenda exposición en la escuela que me quitaba el sueño, debía de estudiar muchísimo para lograr una buena calificación. Así que sólo nadé por una hora para después salir de la piscina.

-‘‘Voy adentro, Má ..te dejo, tengo que hacer tarea ’’.

-‘‘Bien, mi amor ..yo me quedaré un rato más. Creo que ocupo un poco de sol ’’.

Cuando mi Madre salió de la picina, ¡WAOHH! No sé como describirles lo que vi, mi Madre se veía espectacular, nunca le había visto ese traje de baño, era negro de dos piezas, con dos argollas haciendo adorno en sus caderas, se miraba espectacular, sus dos tetas enormes se campaneaba dentro de ese sugerente sostén recto anudado por dos tiritas que se sostenian de sus hombros, marcando descaradamente sus pesones puntiagudos por el cambio de la frescura del agua con lo cálido de la temperatura del ambiente. Sin querer y aprovechando que mi Madre se secaba, pude recorrer su cuerpo por completo, sus piernas infinitas cubiertas de agua con algunas gotitas que brillaban por la luz del sol, su chochito abultado tras esa pequeña bombacha que escurria agua al presipitarse demasiado en esa zona.

Su vientre liso y plano que tanto trabajo le costaba mantener, escurría el agua acumulada en su pelo y en sus tetas como rios que corren de una montaña. Ella trataba de quitarse el excedente de agua con una toalla sin imaginar que su pequeño hijo la observaba de pies a cabeza. En eso que se inclina para secar su pelo, no pudo evitar que sus tetas tensaran el sostén haciendo que los tirantes casi reventaran, sus caderas se ensancharon más por la sugerente postura. Estaba que me moria para que se diera vuelta, cosa que no sucedió, siempre estuvo frente a mi, así que disimulando mi entrepierna subí a mi habitación para pensar tan sólo en mi tarea de esa tarde.

Como sabran, desde mi habitación podía ver la piscina desde la parte de arriba, allí estaba mi Mami, tumbada boca abajo en ese sugerente bikini, con las piernas juntas y sin la parte superior del bikini. Ahora podía verle sus esculturales y prominentes cachetes cubiertos con esa tela. El bikini no era de hilo, si no que cubria la mitad de sus nalgas, pero ya saben el problema de Mamá con las telas en su trasero, esta se le metía por la raja. Antes de empezar mis deberes escolares, escuché la chicharra de la puerta, ¡maldición!, ¿que no me dejarían empezar mi tarea?. Bajé de prisa ya que mi Madre no escucharía y abrí la puerta.

-‘‘Hola, Pedrito, ¡Je je je je!.. ¿Y tu Madre? ’’.

Cual era mi sorpresa nuevamente, el desgraciado Fernando Montiel estaba frente a mi con esa malosa sonrisota y con un par de bolsas en sus manos. El desgraciado estaba asqueroso, por la calor le sudaba la calva y los bellos por todo su cuerpo los tenía empapados. Aguantandome el asco y el coraje le respondí:

-‘‘Es, esta en el jardín ..asoleandose, pero...’’

-‘‘¡Muy bien!, voy para allá ..tén, mira. Te he traido un regalo ’’. Me dió una de las bolsas.

-‘‘Grasias ’’. Le dije al desgraciado, aguantandome las ganas de escupirle que se marchara y nos dejara en paz.

El infeliz barrigón le dio la vuelta a la casa y se dirigió a la piscina, sin perder tiempo subí a mi habitacíón, coloqué mi camara en el tripie y bajé las persianas de la ventana, dejando sólo el lente de la camara para que pudiera grabarlo todo. Lo conecté a mi laptop para vigilar lo que sucedería allá abajo mientras ahora si trabajaba en mi tarea. Fernando se acercó a ella sentándose a su lado, a la altura de la cintura.

-‘‘¡Vaya, Mónica! ..tengo que reconocer que estás buenísima. Tienes el mejor culo que he visto en mi vida ’’. Le dijo el tipo sin importarle que yo pudiera escucharlo.

-‘‘¡Oh por dios, Fernando! ..me asustaste ’’. Dijo mi Madre levantandose enseguida y cubriendo sus pechos.

-‘‘No te levantes ..dejate como estabas. Quiero verte un poco ’’.

Mi Madre no quiso hacer escandalo, ni quería que él se enojara, así que nuevamente se colocó encima de la cama como estaba y trató de no moverse. Míentras él, comenzó acariciar sus nalgas con una mano, entrujándoselas con fuerza. El tacto de sus manos rugosas contra la piel suave de sus nalgas hacian un constracte como los dos polos de un imán. Fernando estaba en la gloria, disfrutando de esa piel tersa y lisa de sus glúteos, se deleitaba de su dureza y le provocaba una excitación enorme, ya que enseguida se frotó su paquete con la mano libre. Su otra mano iba pasando de nalga en nalga y acariciando la parte interna de sus muslos.

-‘‘Fe, fernando, ¿trajiste las tabletas? ’’. Le dijo mi Mami casi susurrandole.

-‘‘¡Tshhhh!! Ahorita no digas nada ..abre las piernas, que quiero acariciarte el conejito ’’.

-‘‘¡No!, Fernando por favor ..estamos en el jardín y cual quiera puede vernos. Pedrito, los vecinos desde las casas de al lado que son muy altas ’’.

-‘‘Quedate quieta ..no te lo repito 2 veces. Además, estoy seguro que el que nos vea se hace una buena paja ¡Je je je je!.. A la salud de tú trasero ’’.

Mamá algo temerosa pero resignada lo hizo, sabía que este infeliz no la dejaría tranquila hasta que se lo hiciera. Obedeció al instante y abrió las piernas en un ángulo de unos 45 grados. Ahora su mano podía recorrer no sólo su trasero y sus muslos, sino también su entrepierna, cosa que hizo de inmediato el desgraciado. Su chochita a penas lograba a ser tapada por el estrecho del bikini, que salía de la raja de su trasero para ensancharse y ocultar su sexo abultado. Su mano gorda y peluda acariciaba su rajita una y otra vez por encima de la braga, hasta que metío un dedo bajo la tela que se metía en su trasero y retiró la bombacha hasta la mitad de su glúteo.

-‘‘Recuerdo perfectamente cuando venía a traerle los papeles a Rodolfo, verte asi en bikini era lo máximo para mi ..recuerdo que no podías disimular tu rabia al verme. Rodolfo nunca se imaginó que lo hacía sólo para verte ..decías con cierto orgullo, que no te gustaba que viniera a entregarselos a la casa. Y yo te respondía entonces que eran urgentes. Era fabuloso, mientras tú no podías aguantar tu rabia, yo te observaba los pechos, tu culo, estas piernas que me vuelven loco. Te ruborizabas y ponías más rabía aún en tus ojos. Yo trataba de buscarte platica, una y mil veces. Y una y mil veces me ganaba tu desprecio ’’. El desgraciado le estaba haciendo pagar las indiferencias de mi Madre en el pasado.

-‘‘¡Por favor, Fernando! ..no me hagas eso aquí. Vamos adentro si quieres, pero aquí no ..nos puede ver todo el mundo ’’. Dijo mi Mami muy nerviosa volteando para todos lados.

La verdad es que Mamá tenía razón, pero por otro lado me excitaba mucho pensar que alguien podría verlos, disfrutar de una preciosidad como mi Mami en público. Aunque la casa estaba rodeada de grandes muros, en la parte trasera de la casa vivía una pareja de abuelos, aunque casi nunca intercambiamos palabras con ellos podía ser peligroso, desde su casa se podía ver perfectamente todo nuestro jardín, sólo esperaba que Doña Clarita o Don Paco no estuvieran merodeando por su jardín, si no seguro que los verían. Seguí observando meticulasomente, ya que Mamá volteaba en repetidas ocaciones hacía mi ventana, temiendo que pudiera verlos, lo que nunca se imaginó esque tuviera grabandolos con mi camara y observandolos por mi ordenador. Sin hacer mi tarea, seguí observando como el infeliz panzón sobaba la entrepierna y las nalgas de mi Mami un par de minutos más.

-‘‘Chupame éstos dos dedos ’’. Le dijo Fernando mientras le ofrecía a su boca los dedos de su mano derecha.

-‘‘Fernando, por favor no ’’.

-‘‘¡Tshhhhh!! ¿Que es lo que no entiendes cuando te digo que te calles? ’’.

El desgraciado metió sus gordos dedos entre los labios de mi Mami, en cuanto se los chupó, los llevó directamente a su entrepierna y los frotó por su rajita buscando sus orificios. Enseguida metío un dedo por su chochita arrancandole un quejido y el otro dedo por su culito, volviendo a hacer gemir a Mamá. Con los dos dedos totalmente introducidos y sobandole las nalgas con la otra mano, comenzó a moverlos en su interior, sintiendo claramente cómo atravéz en su interior esos dos dedos parecían que se tocaban. Mamá tenía el culo muy tenso, ya que miraba como apretaba los glúteos, creo que por la sensación de sentirse penetrada en público o por el dolor que le provocaba la dilatación de su ano.

-‘‘¡Espera, Mónica! ..quiero que te pongas esto ’’.

-‘‘Que, ¿que es eso? ’’.

Fernando metió una mano en su bolsillo y sacó lo que parecía ser un embonador de metal, era plateado y en la parte de la base traia una especie de diamante de color rojo, que me imagino que cuando este se introducia por el recto, el diamante quedaba como un adorno taponeando el culo.

-‘‘¡No Fernnado! ..no me digas que es lo que creo que es... ’’

-‘‘¡Je je je!.. Asi es, ahora acomodatelo en tu agüjero ’’.

-‘‘Por favor, Fernando ..no me hagas esto aquí, que puede salir incluso Pedrito y vernos. Además, ha venido hoy un técnico para una arreglar la calefacción. No por favor no me obliges ’’.

-‘‘Tú estate tranquila, Mónica ..le di varios regalo a tu hijo, ahora mismo debe de estar bien entretenido, y por el trabajador no te preocupes ..es más, si me haces enojar más lo invitaré para que me ayude ’’. Le dijo mientras seguía jugando con sus dos dedos en su interior.

-‘‘Fernando, por favor ya ..dame las tabletas, ya casi se cumple el limite ’’.

-‘‘Si quieres las pastillas tendrás que ganartelas, Mónica. ¡Je je je!.. Y tú sabes muy bien como ..ahora hazlo, metetelo dónde tú ya sabes dónde ¡je je je!..’’

Mi Madre tomó entre sus dedos el metal en forma de hongo, empieza a babear y esparcir su saliva en la punta girandolo para cubrir toda la superficie. Toma valor y sujetandolo de la base se le llevó a su parte trasera mas carnosa, se colocó la punta sobre el recto y empujó poco a poco, su ano cedio rápidamente amoldandose a la punta del embonador como un guante. Todo el aparato quedó incrustado en el intestino de mi Madre, dejando como tapón el diamante rojo que le daba a su trasero una parte de glamur morboso.

-‘‘¡Te quedó muy bien! ¡Je je je!.. Ahora ya tienes el culo muy glamuroso, digno de una mujer tan prestigiosa y elegante como tú. ¡Je je je!..’’

-‘‘¡Por favor, Fernando! ..no estes jugando. Damelas por favor, ya ’’. A mi Madre no le importaban sus humillaciones en este momento, lo que la tenían nerviosa era el plazo que estaba a punto de vencer de las pastillas.

-‘‘Bueno, si tanto las deseas ahora ..me voy a sentar en esa silla y te llamaré desde allí ..tú irás de rodillas hasta allí, te colocarás frente a mi y me la mamarás hasta que me corra en tu boca. Una vez que yo me corra, te tragarás todo y me esperarás en tu habitación para montarte. Te colocaras a cuatro patas y con las piernas bien abiertas hasta que yo llegé ..esta claro. Por cierto, mas vale que te des prisa ya que te queda menos de una hora ¡Je je je je!.. ’’

-‘‘Pero, Fernando ..te lo suplico, no me hagas hacerte eso aquí. Dame las pastillas ..mira que puedo quedar preñada. Te lo hago arriba si quieres ..pero por favor damelas ya. Además, el técnico no tardará en terminar y a lo mejor sale a decirme algo ’’.

-‘‘No lo repetiré dos veces ..me voy a la silla ’’.

Fernando se levantó, yendo a sentarse a una silla con aspecto playero muy comodísima que teníamos en el jardín, que estaba mirando hacía la casa. Una vez sentado cómodamente llamó a Mamá desde ahi, que había quedado recostada en la camilla, con las piernas abiertas y el bikini retirado de su conchita, mostrando su recto completamente tapado por un diamante.

-‘‘Ven aquí, mi amor ..¿no querías las pastillas?, pues ganatelas. ¿O ya se te antojó darme un heredero? ¡Je je je!.. ’’

Eso de tener un heredero no le causó nada de gracia a Mamá, que enseguida se levantó como resote y fue hacía él andando a gatas lo más rápido que podía. La pobre raspaba sus rodillas por la rugocidad del piso de piedra, pero quería hacerlo rápido, ya que el tiempo se le estaba agotando. Al levantarse pude ver las fantásticas tetas de mi Madre que tantas veces me habían alimentado. Según iba gateando, sus pechos se le movían demasiado, chocaban unas a otras contonenadose como 2 pendulos ya que estaban realmente libres, su maravilloso trasero en popa se movia fabuloso, cruzando sus nalgas a la vez que gateaba y su diamante que brillaba aún mas por el reflejo del sol que le pegaba.

Mamá se arrodilló frente al tipo y sin mediar palabra alguna le abrió la bragueta y le sacó la tranca que el día de ayer la había lastimado, nuevamente ante sus ojos tenía esa tranca palpitante y deseosa de otras caricias nuevamente. Tomó la Tranca por la base y se la metió en la boca. La dificultad para engullir esa tripa ya era conocida por mí de las veces anteriores, pero esta vez, dada su excitación, fue especialmente más grande que el día anterior, por lo que tuvo que ayudar a tragársela con un pequeño empujón en su cabeza con sus dos manos. Una vez ensartado su garrote en la garganta de mi Mami, ella apoyó sus dos manos en el suelo y comenzó a moverse arriba y abajo, usando sólo el movimiento de su cuello. Mamá estaba a gatas comiéndole la verga a ese infeliz, mientras que él disfrutaba de la visión de su preciosa espalda y su culo perfecto tan glamuroso con la joya que lo adornaba.

-‘‘Vamos, Mónica ..demuéstrame que quieres las pastillas y que sabes comer una verga en condiciones riesgosas. ¡Así!, así, zorra, sigue, sigue ¡Ooohhh! ’’.

Y era cierto, Mamá sabía comer realmente una verga, aunque casi siempre era porque la obligaban. Posiblemente por su anterior relación con el chulo había adquirido mayor experiencia. Y esque realmente se esmeraba en hacerlo bien, ya que se sacaba la verga completamente de la boca en varias ocasiones para lamerla de arriba a bajo y luego volver a metérsela completamente. Después de 5 minutos de mamada en los que Mamá hacía lo mejor que podía, tratando de terminar lo más rápido posible, se produjo la sorpresa de la tarde. La puerta del jardín se abrió y apareció el técnico que tanto se temía mi Madre que se presentara.

Al principio el tipo ni se enteró de nada pues iba mirando al suelo, pero cuando levantó la vista quedó petrificado, porque ante su vista se topó con el fabuloso trasero de Mamá que se encontraba a cuatro patas haciéndole una mamada increíble a Fernando, cubierta por un bikini que a duras penas tapaba su chochito. Tras unos segundos de asegurarse que no estaba soñando y de indecisión en los que no supo que hacer si marcharse o quedarse, se quedó parado inmovil, fue cuando Fernando lo vio y con una sonrisota le hizo una seña con la mano para que se quedara si quería disfrutar del espectáculo, pero en silencio, cosa que evidentemente hizo. Este infeliz panzón quería tener público mientras le chupaban la tranca, sin importarle la reputación de mi Mami.

-‘‘¡Oh! Mónica ..que bien lo haces, ¡Ohhhh! ¿Nunca has pensado hacerlo por negocio? ’’. Le decía el desgraciado mientras le hacía una coleta con la mano para sujetarle de la cabeza.

-‘‘¡Gloghh!.. ¡shurch! ’’

-‘‘Estoy de acuerdo contigo, mi amor ¡Ohhh! ’’ Le respondio el malnacido sin enteder ninguna palabra que quizo Mamá decirle, si no que continuó con su mano dirigiendo su cabeza al ritmo que él quería.

El afortunado técnico dejó su cinturón de herramientas en el suelo y se sentó sobre la otra cama de sol que se encontraba cerca de ellos, a unos 3 o 4 metros del trasero de mi Mami. En cuanto se sentó, se hizo evidente la erección que tenía aquel hombre. Pero Fernando quería que disfrutara del espectáculo, o sea que comenzó acariciar la espalda de Mamá, sus pechos que colgaban por la postura que ella tenía, e incluso su trasero, al que estirándo la mano llegaba a sobar. El técnico tenía los ojos desorbitados, esa hermosa hembra tan elegante y dueña de esa enorme casa estaba hincada chupandole la verga a un gordo asqueroso en el jardín, jamás lo hubiera imaginado. Los dos infelizes se reian en silencio para que Mamá no se enterara de que tenía público. El desgraciado de Fernando estaba feliz, le encantaba humillar a mi Mami, ya que le dio la oportunidad a su espectador de ver claramente la entrepierna de la Señora que lo había contratado, para lo cual volvió a retirar el bikini de su entrepierna, dejándoselo atorado en una de sus nalgas.

-‘‘Así Mónica ¡Ohhhhh! ¡Maldición que bien lo haces! ..ahora quiero que me chupes los güevos, metetelos a la boca ’’.

El técnico quedó sorprendido al ver el juguetito elegante que tenía Mamá atorado en el recto, nunca imaginó que una mujer tan elegante y sofisticada como lo era mi Mamita fuera tan cerda por estar haciedo eso y tener artilujios ensartados en su cuerpo.

Mamá hacía todo lo que el desgraciado le decía, y se movía con más ganas, con mayor rápidez, pues estaba deseando terminar por vergüenza de que alguien pudiese verla. ¡Qué tonta!, si ella supiera que ahora mismo un extraño disfrutaba de un espectáculo porno improvisado con ella como actriz estelar. El técnico ya tenía semejante erección que parecía que iba a reventar el pantalón, se restregaba los ojos como si no se pudiera creer lo que estaba viendo, estaba soñado. Con una seña a Fernado le dio a entender si podía masturbarse mientras miraba, a lo que el desgraciado le dijo con otra seña que adelante, estaba en su derecho. No tardó más de unos segundos en sacarse la verga y empezar a masturbarse mientras miraba perplejo el enorme culo de la Señora elegante y su cabeza moviéndose con una verga clavada en su garganta.

-‘‘Mónica, te quedan menos de 20 minutos ’’. Le dijo el desgraciado aumentando el nerviosísmo de mi hermosa Madre.

Mi Mamá enseguida aumentó el movimiento de su cabeza, empezó como desesperada a pajear la tranca mientras se iba metiendo de uno en uno los güevos peludos en la boca. Mientras el espectador ya estaba despavorido cascandosela sin ninún pudor. Después de un par de minutos de estar viendo el show, le hizo un seña a Fernando claramente para ver si le permitía cogerse a mi Mamita que estaba en esa posición lista con el culo apuntando hacía él. La verdad es que me sorprendió mucho al saber que eran capaz de violar a mi Mami entre los dos tipos, pues no había pensado que eso se les ocurriría. Pero tras una pequeña indecisión por parte de Fernando, en la cual el técnico puso cara de rogarle que lo dejara montar en esa misma postura a Mamá, le dijo que no totalmente serio, con su cabeza.

El técnico casi con los ojos desencajados, juntó las manos en señal de ruego para pedirle que le dejara coger ese magnifico trasero que tenía a la vista. Aunque Fernando dudó unos segundos, por una parte le apetecía ver cómo un extraño se cogia a mi Mami, le hizo gestos como que sólo lo dejaba ver, y si no quería eso que se marchara. La verdad que se lo agradecí a Fernando en silencio, no sé que hubiera hecho viendo a mi Madre coger con dos tipos en el jardín a plena luz del día.

El técnico insistió una vez más, como diciendo que estaba dispuesto a pagarle por ello, pero nuevamente le dijo que no, ante lo cual se sentó y terminó con su paja justo a la vez que Fernado le llenaba la garganta a mi Mami. Cuando el técnico vio como se corría en su boca, quedó totalmente perplejo, mientras se guardaba la verga en el pantalón y se marchaba en silencio por dónde había llegado.

-‘‘¡Ooohhhh! Muy bien, Mónica ..límpiame perfectamente la verga. Ahora tú límpiate la cara con los dedos y con la lengua ..sube a tu habitación como te he dicho, que yo subo en un momento. En cuanto me sirva una copa ’’.

-‘‘Fernando por favor, damelas ..ya se está cumpliendo el plazo ’’.

-‘‘¡Sube! ...’’

Mamá obedeció fielmente sin rechistar y al cabo de unos segundos respondió:

-‘‘Esta bien ..voy para arriba ’’.

Mi Madre se levantó enseguida, le costó un poquito de trabajo, ya que no se acordaba que llevaba el recto tapado, para su suerte el embonador no era muy grande ahi que se acostumbró de inmediato. Se puso el sostén de su bikini y se metió a la casa, al subir hacía su habitación se olvido del técnico, ya que sólo se cuidó de que yo no la viera. Entró a su habitación, se despojó de su bikini y se postró en su cama a cuatro patas esperando a Fernando. Yo inmediatamente bajé para ver que tramaba el maldito panzón, quería ver que era lo que le tenía planeado a mi Madre.

Después de vestirse y recoger sus cosas, el desgraciado panzón salió de la casa para ir a su auto, seguramente traía más regalos para mi Mami. Cual sería su sorpresa cuando al lado de la puerta estaba el técnico. El hombre había estado esperando allí sentado hasta que él salíera por la puerta.

-‘‘¡Eehh!, perdona ..¿tú eres el Esposo de la Señora, verdad? ’’ Le preguntó.

-‘‘¿Esposo, yo? ¡Je, je, je!.. ¡No que va! ..ella es viuda. ¿Qué quieres? ’’.

-‘‘Oye, la verdad es que no sé ni como decírtelo. En mi vida, jamás me había pasado algo igual a lo de hace un rato. Te lo juro que no había estado tan cachondo en toda mi vida ..necesito hablar contigo de ello ’’.

-‘‘Tú dirás ..pero deprisa, ya que todavía tengo unos asuntitos que tratar allá arriba ¡Je, je, je, je!.. ’’

-‘‘Bueno, mi primera duda es ¿cómo le hiciste para que semejante mujerón te haga una mamada como la que te estaba haciendo? ..¿la estabas chantajeando o lo hacía ella voluntariamente? ’’.

-‘‘Lo hacía ella solita ..ya lo has visto. Bueno, el cómo lo consigo pues digamos que es asusnto mio ..además, creo que eso en el fondo no es tu pregunta, pues lo consiga de una forma u otra el tema es que Mónica me hace unas mamadas de llevarte a la gloria ’’.

-‘‘¡Si, la vi! ..además tiene un hijo, ¿no? ’’.

-‘‘Si así es, Pedrito ..pero es un chiquillo muy lelo, no hace nada ’’. Le contestó el desgraciado que me dio mucho coraje.

-‘‘¡Que bruta está esa Señora! ..tiene un culo de miedo, y lo que traia adentro ¡ufff!!.. ¿lo tendrá virgen? ’’.

-‘‘Pues me temo que ya no ¡Je, je, je, je!.. Hasta hace poco sí que lo era, pero ahora ya no ’’.

-‘‘¡Jajaja!.. Que envidia me das, ¿o sea que también te la enculas? ..no me lo puedo ni creer ’’.

-‘‘Venga pues, dime esa pregunta que me querías hacer ..de momento no estás más que curioseando ’’.

-‘‘Pues mira ..de verdad que después de haber visto a la Señora, ¡y como la he visto hoy!, necesito culearmela. ¿Está en tus manos el conseguirlo? ..si es una cuestión de dinero no te preocupes, tengo algo ahorrado, si no vendo mi auto o algo. Vamos, que estoy dispuesto a pagar por encularme a esa Señora como se merece ..que quedé claro que no soy un pervertido ni nada parecido, sino que simplemente quiero llegar a un acuerdo contigo para tronarme ese culo. Me dejó impactado desde que lo vi, y más con ese rico tapón que traía, ¿tú se lo pusiste?...’’

-‘‘Si, yo me divierto con ella ..la verdad es que en el fondo Mónica es una zorrita de campeonato, se deja hacer todo lo que le ordenó. Es más, ahorita debe de estar en cuatro patas en su recamara esperandome ..y es más, hoy he estado a punto de pedirte que te la hubieras montado mientras me la chupaba a mi, pero al final he pensado que no nos conocíamos y que a lo mejor la hacías daño o la pegabas cualquier enfermedad. Vamos, que yo a esta Puta me la cojo sólo yo ..y quiero seguir cogiendomela por muchísimo tiempo sin que me pegue nada ’’.

-‘‘¡No lo puedo creer! ..te traigo un certificado médico de que no tengo absolutamente nada. Ni SIDA, ni enfermedades venéreas ni nada parecido ..no ando con Putas ni nada de eso. Si el problema es ese certificado médico, mañana mismo voy a hacerme los análisis, pero vamos a llegar a un acuerdo sobre lo que vale un polvo con esta Señora ’’.

-‘‘¡Je, je, je, je!.. Bueno, te voy a ser sincero ..Mónica no está en venta, ella es una Señora de buena reputación, sólo la enculo yo. Pero te voy hacer sincero ..en veces se la llevo a clientes muy influyentes, como hoy. La verdad que ella es muy cara y no te quiero ofender pero no creo que tengas el suficiente para convencerme. Pero me has caido muy bien ..talvéz podríamos llegar a un acuerdo en alguna otra ocasión ’’.

-‘‘¡De verdad! ..no puedo creer lo que me estás diciendo. ¿Si me la prestarías? ’’.

-‘‘Bueno, más o menos ..la verdad es que Mónica es espectacular como ya habras visto, y no quisiera que otro hombre la utilizara, pero me he dado cuenta que le puedo sacar muchísimas cosas. Además de influencia, tú sabes lo que hacen los grandes mandatarios por un culo como ese ’’.

-‘‘Me imagino ..ese culo vale oro, lo tiene de ensueño ’’.

-‘‘¡Je, je, je!.. Te voy hacer sincero ..a Mónica me encanta humillarla, hacerla sentir menos, una Puta digamos, creo que muy en el fondo le encanta sentirse así. Ahi es dónde entras tú ..digamos que la castigaré contigo, la haré sentir una Puta contigo, ¿que te parece? ’’.

-‘‘De verdad, te digo que estoy alucinando con lo que oigo ..te aseguro que la dejeré bien cogida como debe de ser. Ese culo se lo dejaré tan tronado que no podra sentarse en un año ¡Jajaja!..’’

-‘‘¿Dime cual es tu sueño y yo veré lo que puedo hacer? ..de todas formas nunca te dejaré que te la cojas sólo, o sea que estaré yo ahi de frente para verlo todo ’’.

-‘‘No me importa ..ese culo me lo cojo hasta con el papa aún lado. Me gustaría montarla vestida de Puta, sería increíble ver como una mujer de su clase y estatus se viste de guarra para recibirla por el culo, ¡sería fabuloso! ’’. Decía soñado el pervertido ese.

-‘‘¡Je, je, je!.. Ya hiciste que se empalmara otra vez ..¡esta bien!, déjame tu teléfono y nos ponemos de acuerdo. Yo te avisaré cuando este lista ..ahora dime, ¿cuanto te debe la Señora por el trabajo que le hiciste? ’’.

-‘‘¡Que envidias me das! ..mira que tener todo ese trasero para ti sólo. Aqui te lo dejo, llamamé el día que quieras a la hora que se te ocurra, estaré esperando ese momento. Por el dinero ese no te preocupes, lo haría todos los días gratis si me dieran ese espectaculo ¡Jajaja!.. Por cierto me llamo Juan ..Juan Rodriguez ’’.

-‘‘Fernando Montiel ..ahora te dejo, tengo una obligación muy placentera que atender ¡Je, je, je!..’’

¡Desgraciados asqueros!, hablaban de mi Madre como si fuera un animal o un pedazo de carne sin sentimientos, los infelices estaban comploteando para encular a mi Madre como si ella no tuviera sentimientos y un pequeño hijo que la amaba. Cuando se despidieron Fernado abrió su auto y sacó un vestido, de seguro que obligaría a Mamá a lucirlo, además sacó unas cajas que sabrá dios que contrendrían. Enseguida me regresé a mi cuarto antes de que me sorprendiera, me metí a mi habitación y cerré la puerta con cuidado, verifiqué el monitor y efectivamente mi Madre seguía esperandolo a cuatro patas sobre la cama. Que cerda, como bien decía Fernando, le encantaba que la hicieran sentir como a una Perra.

En no más de 2 minutos, entró Fernando cargando con todo, tomó escaleras hacía arriba hasta la habitación de mi Madre sin importarle ya que yo anduviera por ahi y pudiera verlos. Allí estaba en la cama, completamente desnuda y a cuatro patas, tumbada boca abajo y con las piernas bastante abiertas. La verdad es que ya Mamá esta convertida en una sumisa, se dejaba hacer todo lo que le apetecía a este desgraciado. La muy cerda ni volteó a verlo, sólo movió las caderas incitandolo a montarla, que como un objeto de hipnotismo movia su artilujo que tenía clavado en el trasero.

-‘‘¡Je, je, je!.. Así me gusta que me hagas caso ..¡ten, mira!. Te he traido unos regalitos ’’.

-‘‘Fernando por favor ..dame las tabletas ’’.

-‘‘¡Ahí estan!, chingado ..¡trágatelas!. Ni me agradeces por todo lo que te traigo ’’.

El desgraciado traía entre las cajas una serie de juguetes de placer de todos los tamaños, formas y colores. Pequeños y grandes, lisos y rugosos, regulares e inverosímiles. Rojos, negros, metalizados, transparentes, en forma de penes algunos de ellos, asemejando perfectamente la anatomía del macho, otros sin embargo, eran lisos y aflautados como pequeños tubitos ojivales en colores metálicos diversos. El surtido muestrario, disponía también de unos pequeños dedales, con múltiples y variadas formas e irregularidades que destacaban de los demás gracias a sus fosforescentes y estrambóticos colores chillones.

-‘‘¡Por dios, Fernando! ..¿que es esto? ’’.

-‘‘No te alborotes, que hoy no los usaremos ..ahora sólo quiero que uses el que te puse. Te quiero ver todos los días con ese adorno en tu culito ..y no se te ocurra que cuando llegué no lo traigas desgraciada, porque ahora si tengo conque castigarte ’’.

Mamá seguía viendo lo que había en las cajas completamente soprendida, jamás imaginó que hubiera todas esas cosas. Había, sin embargo, unos que le llamaron especialmente la atención. En el fondo de las cajas y prácticamente ocupando el último compartimiento había dos ejemplares verdaderamente inverosímiles, tanto en su forma como en su tamaño. Uno, de color rojo translúcido, casi transparente, con una textura siliconada, terriblemente largo y flexible, de unos 40 cm con sendas cabezas de penes en sus extremos. Rápidamente me imaginé a Mamá cómo podría usar el juguete, visualizando este como un encantador medio de satisfacción lésbica entre dos mujeres.

El otro artefacto era una especie de embonador, y digo especie, porque en su diseño mismo, muy al margen de parecerse a un consolador convencional se le destacaban ciertas peculiaridades que lo hacían sustancialmente diferente al resto del muestrario sexual. Sin ningún tipo de mecanismo o añadido eléctrico a su conjunto, su estructura era coniforme en dónde despuntaba, a modo de ariete, la tremenda y desmesurada cabeza del pene artificial que contaba con una longitud de unos 8 cm, ¡sólo su punta!, hasta finalizar esta en una hendidura. El ingenioso artilugio se ensanchaba posteriormente de forma gradual, tal y como indicaba su forma cónica, hasta llegar a su base coronada por una vasta ventosa que servía para sujetar el artilugio a una superficie, suelo o pared. Liso, sin muescas de ninguna clase, sin estrías, sin dibujos y a pesar de todo, flexible, negro, destacaba como el que más frente a otros dispositivos.

-‘‘¿Te gustó mi reyna? ..es para divertirnos, ahora que voy andar por aqui ¡Je, je, je!..’’

-‘‘¡Por dios, Fernando! ..¿de dónde sacaste todas estás cosas? ’’.

-‘‘Tengo una amiguito por ahi que me proporciona todo esto ..luego te cuento, ahora quiero montarte. Por cierto ya le pagé el técnico, quedó muy facinado con su trabajo ..dijo que todo había salido de maravilla y se fue muy feliz ¡Je, je, je, je!..’’

Lo primero que hizo fue empujar a Mamá para que siguiera en cuatro patas, para lo cual ella le ayudó levantando el trasero y encajando sus mejillas en el edredón de su cama. Inmediatamente le abrío bien las piernas y se lanzó sobre su clítoris a lamerlo arriba y abajo como si fuera un perro. En cuanto se lo tocó, Mamá comenzó a emitir gemidos ahogados de placer. Mi Madre estaba que hervía por dentro, el desgraciado le comía la entrepierna como despavorido, con glotonería mediante a lamentones. Mamá tuvo un orgasmo enseguida, en los que se agitó como nunca, posiblemente por la comodidad de estar tumbada en su cómoda cama.

Su garrote ya tenía un tamaño considerable dentro de sus pantalones, mientras lamia y mamaba, con su mano libre logró liberarlo, ¡el desgraciado pansón ya se preparaba para montarla nuevamente en el resinto matrimonial de los Tapia!, con la foto del recuadro de mi Padre como testigo. Cuando lo tenía a su máximo tamaño, sacó un preservativo de su camisa, bueno al menos ahora se había preocupado en hacerlo, levantandose se lo lanzó a Mamá:

-‘‘Anda cariño ..ponle el gorrito al niño ¡Je je je!..’’

Mamá de inmediato se reincorporó abrirlo, ya no quería volver a pasar por lo mismo. Lo sujetó con los dedos y lo sacó de su envoltorio, cuando lo obtuvo se lo dio a él para que se lo pusiera, pero este con una simple mirada y moviendo su rabo de un lado a otro le indicó que se lo colocara ella. Mamá resignada le tomó el garrote con una mano y con la otra le colocó el preservativo en la punta, cuando iba a envolverlo este la detuvo:

-‘‘No Móniquita ..una buena chica lo coloca con la boca ’’.

Mamá lo miró desafiante, pero este tipo no jugaba, sabía que la obligaría de alguna forma u otra. Resignada colocó el condón en la punta del glande, luego acercó su boca al preservativo, lo sujetó con sus labios y empezó a bajarlo, los primeros centímetros fueron fáciles, hasta llegar a unos cinco más o menos no tuvo dificultad ayudándose con la lengua para estirarlo, pero a partir de ahí sólo podía utilizar los labios y empezó a colocarlo a base de empujones subiendo para coger aire y bajando en cada intento un poco más. Fernando la miraba con cara de satisfacción, viendo cómo se atragantaba en su intento de llegar más abajo en cada empujón. Estuvo un par de minutos hasta que consiguió colocárselo por debajo de la mitad del pene, levantó la cabeza y se limpió la boca.

-‘‘Bien, cariño ..ya vez como si te esfuerzas un poco puedes lograr muchas cosas. Anda, ponte como estabas ..es hora de darte lo que tanto quieres, Puta ’’.

Mamá frunció el entrecejo al escuchar la palabra Puta, le dolian las palabras de Fernando, se sentía lástimada al estar siendo penetrada como una Perra, toda su habítación estaba rodeada de los recuerdos de mi Padre y eso a él lo calentaban más. Se tomó el cipote con una mano y la apuntó hacía el chochito hinchado de mi Madre, ella sintió nuevamente la punta afilada de ese gordo miembro y se mordio los labios para soportar el dolor. Fernando empujó un poco sacandole un pequeño grito de dolor, creo que Mamá aún estaba un poco irritada de la terrible montada del dia de ayer, su vagina se lo resentía. Mientras tanto Fernando no dejaba de empujar su glande, se la sacó un poco, pero sólo para ensalivarle el chocho, y de nuevo se acomodó detrás de ella para proceder a enterrar su estaca.

-‘‘¡Maldición, Mónica! ..vaya panorámica que tengo desde aquí. En mi vida he visto un culito tan perfecto como el tuyo ..y vieras que he andado con muchas Putas ¡Je, je, je, je!.. También veo como se te ha dilatado el culo ya un poco ..pero no sé si vaya entrar por ahí ’’. Dijo Fernando.

-‘‘¡No, Fernando estás loco! ..lo tienes muy gordo. ¡Ummhhhh!! Despacito por favor, no seas bruto ¡Auuh!! ’’

Nuevamente Mamá comenzó a gritar como podía con la gruesa tranca metida en su vagina. En esta ocasión, sus quejidos sonaban realmente a dolor al sentir el miembro de Fernando intentando entrar por su agujero vaginal. Fueron necesarios 5 minutos de tiras y aflojas para conseguir que la tranca de Fernando desapareciera completamente en el chocho de Mamá, que no dejó de gritar todo lo que podía en ese tiempo.

-‘‘¡Oh! por dios Fernando ..no te muevas aún, me vas a reventar, ¡Ummhhhh!! ¡Oh dios! me llenas toda ¡Aoohh!! ’’

La excitación de Fernando era tan enorme, y en la posición en la que estaba Mamá con su trasero en popa y con su recto adornado lo ponían más caliente, haciendo que el tipo se volviera loco y no le importara para nada los sollosos reclamos de mi Mamá. Y sacando por completo y metiendo nuevamente su tranca en su vulva a una velocidad más grande que cualquiera de las veces que yo se lo hubiese podido ver, Mamá se quedó muda, la terrible estaca de 8 cm de ancho entraba y salía por su dilatada vulva sin parar, haciendo que mi pobre Mamita casi se desnucara por las terribles estocadas. La pobre no emitia ningún ruido, estaba muda, sólo pelaba los ojos sintiendo como su vagina se vaciaba y se llenaba en cuestion de segundos.

-‘‘¡Mmmmmaaaarrrrgghhhh!! ¡Oh por dios Fernando para! ..me vas a partir, me estás lastimando ¡Arrgghhh!! ’’

-‘‘¡Me vuelves loco, Mónica! ..¡me encanta tu culo! ¡ufff, ufff!! ¡Es perfecto para mi verga! ¡ufff, ufff!!! ’’

El desgraciado le daba con furia, sin importarle que yo pudiera oirlos o que la lastimara por dentro, ya que tenía un objeto en recto atorado. Mi Madre ya no sabía de dónde agarrarse, se movía como loca, pero sin lograr soltarse de la cintura ya que de ahi es de dónde la tenía sujeta el panzón. Después la tomó de los brazos y la jaló, levantó su tórax y continuó dándole duro usando sus extremidades como manubrios. Ahora veía sus grandes tetas zarandeándose bajo ella, rozando los pezones en las sabanas, tenía que ser un magnífico los empellones.

Cerca, como si entuviera en primera fila, veía como ese asqueroso gordo montaba brutalmente a mi tímida Madre, quién se encontraba totalmente abstraída por un sin fín de sensaciones que nunca antes había conocido. Su expresión bondadosa se veía deformada por una grosera mueca de dolor infinito mientras sentía su intimidad quebrarse por la presión que ejercía el imponente miembro de ese asqueroso, un viejo al que pensó nunca antes se había dignado a dirigir la palabra. Pero de pronto, Mamá se quedó muda y su chocho empezó a hacer ruidos de chapoteo, ‘‘¡PLOFFF!! ¡PLAFFF!!, ¡SHACKSS!!, ¡SHOCHSS!!, ¡PLOFFF!!, ¡PLAFF!!’’ Mi Madre empezó a excitarse y aponerse como una moto. El desgraciado había ganado nuevamente, ese maldito estaba haciendo que Mamá sacara aquella mujer extraña de su cuerpo, y viendolo atravéz del espejo de la cabezera exclamó:

-‘‘¡ARGGGGHH!! ¡Me encanta cuando te ponés como loco Fernando! ..¡es cuando me agarrás más duro y rico! ¡Mmmhhhhh!! ’’

¡Me quedé mudo con las declaraciones de Mamá!, la muy cerda le estaba diciendo a su maldito chantajista que en el fondo le gustaba como la poseía con ese salvajismo, ¡la muy guarra de mi Mami estaba desatada con ese panzón asqueroso!, no lo entendía, como era posible que Mamá cambiara tanto y tan rápido. Ella se enderezó, no le permitió ponerse de pié, fue ella la que se le montó encima, se ensartó y comenzó a cabalgar sobre su gran macana dándole la espalda. Comenzó a bajar y a subir con ese ritmo frenético que ella adopta cuando está en pleno hervor, moviendo sus tremendas caderas en círculo, sintiéndolo adentro, invadiéndola hasta el fondo y estirando al máximo las paredes de su vagina. Desde mi posición podía ver lo desatada que se encontraba Mamá empalada por esa estaca, se agarraba el pelo mientras el tipo le amasaba las tetas con ambas manos, ¡era increíble la terrible cogida que se estaba dando!. Duraron como 20 minutos más en los que Mamá se cansó de saltar sobre ese garrote. De esa manera se corrió nuevamente. Se la veía extenuada y totalmente relajada por los orgasmos tenidos, o sea que era la hora de su culito.

-‘‘¡Anda Puta! ..volteate, es la hora de tronarte el culito ’’.

-‘‘¡Oh! Fernando ..¡Ah!, ¡Ah! me vas a partir ¡Es enorme! ’’.

Le ordenó tumbarse en la cama boca abajo con las piernas ligeramente abiertas, y él se tumbó sobre ella. Primero le dio otros piquetes en esa postura, pero en uno de los empujones le sacó la tranca y le sacó el diamante que adornaba elegantemente los esfinteres de mi Madre. Mamá se sintió vacia de pronto, su chocha se observaba hinchada y su culito se mantenía ligeramente abierto mostrando una pequeña ‘o’.

-‘‘¡Aaaaahhhhh!! Fernando No ..¿otra vez me vas a dar por detrás? ..con lo bien que estaba ¡Ah! ¡Ah! ’’. Gimió Mamá al notar la punta de ese ariete penetrando su estrechísimo ano.

-‘‘¡No, todavía no entra maldición! ..¡no quiero que te quites el tapón, sorra! Debes de cargarlo todo el día para cuando se me antoje ..me tendré que satisfacer con tu chocha ’’.

El desgraciado se quejaba como si el chochito de mi Mami no valiera, ya quisieran muchísimos tipos penetrarla, pero en fín él ya se miraba muy cansado y lo único que quería era terminar. No le costó demasiado trabajo clavar la verga nuevamente en su vagina, ya que estaba bastante relajada y bañada en jugos. En esa postura, cogiendo sus dos tetas con sus manos y sintiendo sus nalgas en su cadera le dio si parar durante no menos de 15 minutos, al final de los cuáles nuevamente Mamá soltó una especie de gemidos de placer, o sea que decidió masajear su clítoris con su mano izquierda mientras seguía agarrando sus tetas con la otra. Se corrío nuevamente inundando el condón a la vez que ella tuvo un nuevo orgasmo.

-‘‘¡Ohhhhhh! Mónica ..es una delicia. Me hubiera gustado más rebosarte el conejito de leche ¡Ohhhh! ’’

-‘‘¡Aaaahhhh!! Fue grandioso, ¡Aaaaahhhh!! No puedo más. Siento, siento mi vagina punsando ’’.

Los dos quedaron extenuados sobre las sabanas, Fernando estaba todo sudado, su piel se veía pegajosa y sus pelos de su cuerpo todos mojados, pero en ese momento mi Madre se abrazaba a él como una enamorada, era increíble el contraste de ver a la belleza de mi Mami con el asqueroso cuerpo del panzón en el resinto amoroso de mis Padres.

-‘‘¡Ufff!!!.. Fabuloso Mónica ..me has dejado deslechado, ¡Ufff!! ¡Fue increíble! ’’.

-‘‘No me puedo levantar ..me has dejado muerta ’’. Decía mi Madre sobre su cama.

-‘‘Necesito que te alistes ..es necesario que vayas a las oficinas. Habrá una junta y es necesarío que estes presente ..no puedes faltar ’’.

-‘‘¿Yo? ..¿pero para que me quieren a mi?, ¿cuando? ...’’

-‘‘Ahora en la noche ..es necesario que la dueña este presente. Pasaré por ti como a eso de las 9 ..¡no me hagas esperar! ’’. Decial el tipo mientras se ponía la ropa.

-‘‘¿Pero porque yo? ..no, estás loco Fernando. Seguro que es otro de tus chantajes ’’.

-‘‘¡Vendré por ti y punto! ..no te estoy preguntando. Otra cosa, no quiero que te saques eso que traes en la cola ..lo quiero ver siempre ahi, por si se me antoja darte ahi mismo ’’.

-‘‘Pero, Fernando ..Pedrito, ¿que voy hacer con él? ’’.

-‘‘Llevalo si quieres ..el edificio es muy grande. Él sabrá como entretenerse ’’.

-‘‘¿Pero porque me haces eso Fernando?, no quiero ir ..¿que me vas hacer? ’’.

-‘‘¡A las 9! ..ahi te dejé el vestido que quiero que lleves. Seguro que te quedara muy bien, adios ’’.

El tipo se fue dejando a Mamá mas intrigada que de costumbre, ella sabía que esas reuniones con Fernando no eran más que orgias en las cual ella era la anfitriona. Tenía miedo, pero más era el pavor que le tenía a ese desgraciado. Completamente exausta se quedó dormida totalmente desnuda sobre la cama, el desgraciado la había usado como muñeca de trapo para todos lados, seguro que sentía su panocha pulsar, ya que lo tenía muy irritado e hinchado.

No sé cuanto tiempo tardo en recuperar el conocimieto mi Madre, pero cuando lo hizo ya eran las 7 de la noche. Se levantó despavorida, no sabía con que empezar, todavía seguía desnuda y con el tapón en el culo, se puso su bata de baño y se dirigió a mi habitación.

-‘‘¡Pedrito, mi amor! ..vamos a salir, alistate pronto ’’.

-‘‘¿Pero a dónde Mamá? ..¿cuando? ’’. Me hice el que no sabía nada.

-‘‘¡Ahorita mismo!, apurate ..Fernando no tardara en llegar ’’.

Lo tomé con calma y mejor me puse a observar a Mamá, que como desesperada se dirigío al baño para tomar una ducha caliente, para relajarse un poco ya que se encontraba muy nerviosa. Se sacó la bata y se vio en el espejo la imagen de su cuerpo desnudo. Sus abultados senos coronados por pezones de color rozado los cuáles, pese a la lactancia que hace muchos años me había dado, conservaban su turgencia, el abdomen liso sin huellas que denotaran la maternidad, una suave y pequeña mata de vello de color rojiza, perfectamente depilada, cubría el monte de venus, sus torneadas piernas y parada cola sin estría alguna. Se sentía orgullosa de su cuerpo, sonrió un poco y se dio la vuelta para abrirse las nalgas, ahi estaba el pequeño diamante rojo que adornaba su recto, ella lo removio un poco para ver la dilatación que tenía, ya que había dormido con él durante un buen rato.

Al sacarlo, este le dejó el ano abierto como una pulgada, su culo estaba adormecido y no se le cerraba, lo puso en su comoda y se metió a bañar. Finalizada la ducha se vestió con una tanga de encaje de color negro y un brassiere con corchete delantero, de media copa, lo que aumentaba aún mas el tamaño de sus pechos y dejaba a la vista el profundo canal que los separaba. Un par de medias de color negras enfundaban sus piernas, completaban su vestimenta una blusa de color blanco transparente y un traje sastre de color gris a rayas. Se miraba increíble, como una ejecutiva muy sexy.

-‘‘¡Oh maldición! ..¿que estoy haciendo? ’’. Se dijo mi Madre al ver su error.

Ella se había puesto muy linda pero con su ropa, y no con la que le había traido Fernando, así que rápidamente se volvió a desnudar y se colocó el verdadero atuendo. Aunque Mamá se vistiera de lo que fuera, ella siempre estaba espectacular, y ese atuendo no fue la exepción. Según ella se iba vistiendo me iba percatando del extraño atuendo que él había traído para ella. Mamá se colocó un vestido sin mangas, con un escote en forma de pico que llegaba justo hasta el comienzo de sus pechos. Su vestimenta, de color azul, casi negro, estaba decorada con dibujos en colores más claros que le daban aún más elegancia. Quizás fuese porque el vestido se asemejaba un poco a un kimono el que le daba un aire similar a una asiática. La tela, muy ligera y vaporosa para contrarrestar el calor que hacia en esta época del año, se ceñía a su piel perfectamente, como un guante, acariciando todo su cuerpo hasta sus caderas dónde comenzaba a ensancharse ligeramente hasta llegar a medio muslo. En uno de sus laterales había un corte en la tela que hacia que al caminar dejara toda su pierna al aire haciéndola estar aún más sexy. Ese desgraciado si que sabía explotar todos sus encantos. Parecía increíble que con tanta sencillez pudiera estar tan elegante y guapa pero así era ella.

Como último, el escote junto a los tirantes, dejaba al aire toda la parte superior de su busto que lucia un bonito collar de pedrería que ya le había visto lucir antes, seguramente en alguna cena en la acompañaba a mi Padre. Al final de sus largas piernas calzaba unas sandalias con tacón muy alto y unos cordones en color azul que rodeaban varias veces sus gemelos antes de acabar atadas con unos broches que parecían de joyería. El traje era muy sencillo, pero enfundado en el cuerpo de mi Madre este se veía espectacular, como les decía sin hombros y con un escote exagerado que se ceñía a su pecho dejando que sus tetas rebosaran exuberantes con su sensual lunar sobre su teta izquierda casi asomando al exterior. Se ajustaba tremendamente en su cintura y a sus caderas, para prolongarse en una falda larga. Por supuesto, no llevaba sujetador y por supuesto el infeliz panzón también le dio las bragas, se colocó una tanguita negra ridícula que por delante, a duras penas cubría sus labios vaginales totalmente depilados y por detrás, era sólo un hilito que se perdía entre sus exuberantes nalgas. Ella le dio un toque de glamur y lo acompañó con unas medias de seda negra sin liguero, de esas que se ajustan a los muslos con una tira de silicona cerca de las ingles teniendo cuidado de no enseñarla en la gran abertura que se abria al sentarse o en colocarse en una situación comprometida. Para rematar su impresionante atuendo, se había puesto unos aretes largo de pedrería de una reconocida joyería Americana, dando ese aspecto de mujer elegante y con buen gusto para vestir.

Cuando volvió a mi habítación para verificar si ya me estaba vistiendo me fije en que, a pesar de que no llevaba casi maquillaje, se había decidido a usar el pintalabios rojo que en muy pocas ocaciones usaba, ya que siempre se quejaba que le daba una imagen un tanto provocadora. La verdad es que se estaba esmerando demasiado en lucir bien para esa extraña reunión, debía de haber ido a la peluquería en uno de estos dias porque si bien llevaba el pelo largo, liso y suelto como otras veces, en esta ocasión el flequillo lo llevaba todo hacia delante tapando su frente. La verdad que le quedaba muy bien.

-‘‘¡Pedrito!, ¿ya casi estas listo mi amor? ’’.

-‘‘Ya voy Má ..no encuentro los zapatos ’’.

-‘‘¡Apurate mi amor! ..no tarda en llegar Fernando ’’.

Casi me daban ganas de decirle que a mi me importaba un carajo, ese maldito no tenía nada que hacer apurandonos, pero al darse la vuelta para regresar apurada a su habitación, no pude resistirme a echar una mirada hacia su espalda. ¡Esta la llevaba casi descubierta!. Además, el vestido marcaba su trasero de forma que lo hacia mas bonito que nunca. Pude notar que al caminar sus sugerentes carnes movian el ajustado vestido como haciendo buches, esta noche se iba a enfrentar cara a cara con lo que siempre había temido, pero mejor no me adelanto mejor les sigo contando.

Entre que me vestia y observaba mi monitor. Se volvio a ver al espejo y se veía espectacular, algo sujestiva pero muy radiante, capaz de levantar muertos, la ranura de la falda era ta provocadora, tanto que tenía que tener mucho cuidado de cuando se sentara, y su escote en cuando se agachara, pero aún así estaba de infarto, tanto que hasta a mi se me paró el pene nomás de verla bajar las escaleras de lado, ya que si lo hacía normalmente seguramente enseñaria algo más que sus minibragas.

-‘‘¡Mamiiii!! ’’ Le dije al verla de cerca.

Sus zapatos de tacón de aguja soportaban sus torneadas piernas revestidas de elegantes medias de seda, que se escondían debajo del vestido de noche color oscuro, que remarcaba por un lado sus generosas caderas y sus redondeadas nalgas en un culo en forma de corazón, mientras que subiendo pasaba por su diminuta cintura e intenta cubrir por el frente alguna parte de los erguidos y redondeados pechos cuyos arcos y siluetas eran visibles a través de la fina tela y del prominente escote, su espalda completamente expuesta desde el cuello a la cintura revelaba que no tenia necesidad de un sostén para mantener erguidos sus senos.

-‘‘Vamos a una reunion mi vida ..tengo que ir muy elegante ’’ Decía Mamá muy segura, pero seguramente por dentro sabía que algo le tenía planeado ese desgraciado.

-‘‘Pues si Má ..¿pero se te ve medio chiquito? ¿no crees? ...’’

-‘‘Esta bien, Pedrito ..ahora así se usan ’’. Me dijo Mamá sonrojada, era obvio que se sentía muy incomoda.

-‘‘Bueno si tú lo dices ’’.

-‘‘¡Oh por dios! ..se me olvida algo ’’.

Mi Madre volvió a subir a su recamara y duró varios minutos, cuando volvio a bajar noté claramente que ya no caminaba igual, seguramente ya sabrán lo que se le olvidó a Mamá. No pasaron ni 10 minutos cuando Fernando llegó, venía de traje gris y corbata, yo sólo me había puesto un pantalón de vestir y una camisa a juego, después de todo a lo único que iba era para ver el show que mi Madre iba a interpretar con esos desgraciados. Al ver Fernando a mi Madre casi se le cae la baba, el infeliz le dieron ganas de meterle mano ahi mismo pero como yo estaba cerca se contuvo, sólo le hizo dar una vuelta en su propio eje para verla por todos lados. Era impresionante el culo de Mamá como hacía una curva en ese ajustadísimo vestido, si hubiera dado la vuelta más rápido, seguro que hubiera alcanzado a ver sus braguitas diminutas por la enorme ranura de su muslo.

-‘‘¡Te vez espectacular, Mónica! ..creo que acerté en el vestido. Y tú Pedrito, ¿te gustó tu regalo? ’’

-‘‘¡Ah! ..este si, es muy bonito ’’.

Se me olvidó contarles lo que me regaló el desgraciado para que yo no le estorbara. Me dio un celular de alta tecnologia, con camara de muchos megapixeles excelente, que por cierto llevaba ahi para grabar unos videos, con él podría grabar lo que sucediera y enviarmelo a mi ordenador a una velocidad asombrosa, tenía muchas aplicaciones, lo que Fernando no sabía era que lo podía usar en su contra. Tambien me regaló una tableta electronica que para más adelante me serviría muchísimo para todos mis planes.

-‘‘Bien, vayamonos ..que ya nos han de estar esperando ’’.

Mamá caminaba temerosa, andando despacio ( ya sabrán porqué ). La seguridad en sus pasos había desaparecido y caminaba a pasos cortos para tratar de no moverse demasiado. A medida que nos acercábamos a la puerta se iba poniendo más seria y casi tenía que impedirla Fernando con su brazo para que no se volviera atrás. Cuando estábamos a punto de salir de la casa escuché que le dijo al oído:

-‘‘Estate tranquila ..siempre tratamos bien a los dueños ’’.

Ella le miró y sacó la mejor de sus sonrisas. Era claro que Mamá iba muy nerviosa, conociendo a ese desgraciado esta salidita no iba a resultar algo bueno. Caminé delante de ellos dos hasta el auto, lo que me pude percatar por el vidrio del vehiculo lo que sucedía a mi reverso, el desgraciado panzón le venía agarrando las nalgas a mi Mamí, la cual venía muy sería sin hacer nada por evitarlo.

-‘‘¿Lo traes puesto? ...’’ Le preguntó el cochino panzón a Mamá.

-‘‘Sí, ¿no lo sientes? ’’ Le respondió ella al sentir sus gordos dedos urgando por encima de su trasero.

-‘‘¡Je, je, je!.. si ya ..así me gusta que me hagas caso. ¡SPLASSHH! ’’

El infeliz le dejó caer su mano sobre uno de sus deliciosos glúteos haciendo que mi Madre se retorciera del dolor y soltara un pequeño gritito. ‘‘¡Auchh!’’ Bien nos subimos al vehiculo y nos pusimos en marcha, durante todo el proyecto venía pensando que era lo que le tenía planeado este asqueroso viejo a mi Mamita, ¿de que se trataría esta disque junta a las 9 de la noche?, no lo sabía, pero seguro que lo averiguaría. Llegamos al dificio de la Empresa, una estructura de 40 pisos hecha de vidrio y metal que Papá había inaugurado hace ya varios años. Solo al entrar nos encontramos al guardia de Seguridad, Beto, un tipo muy alegre y que siempre jugaba conmigo.

-‘‘Buenas noches, Señora Tapia ..buenas noches Contador Fernando y buenas noches, Pedrito ’’ Nos recibió Beto.

-‘‘Beto cierra todo, que nadie entre ..¿ya están aqui los caballeros? ’’ Le dijo Fernando.

-‘‘Si Señor, lo están esperando ..están reunidos en la sala de juntas ’’.

-‘‘¡Perfecto! ..Mónica vamos para allá. Tú Pedrito, no hagas travesuras ’’. Me dijo el desgraciado como si fuera ya mi Padre.

Mamá que como siempre camina con exquisita elegancia y con paso decidido avanzó hacía el ascensor del brazo de Fernando. La verdad que no me cansaba de abmirar la bezella de mi Madre, con ese ajustado vestido, esas medias negras que cubren sus esculturales piernas calzadas con los zapatos negros de tacón de aguja, el rítmico de andar hace que sus caderas se muevan en un excitante vaivén y sus senos se muevan arriba y abajo haciéndola de lo mas deseable. El desgraciado Fernando sonríe al apreciar esa obra de arte y se complace al ver el subir y bajar de esos hermosos y redondos senos pues el sabe que mi Madre no lleva puesto sostén y con esas diminutas pantaletas que le había llevado se le hacía agua la boca y más grande el bulto de sus pantalones.

Era casi imposible evitar una erección al ver caminar a mi Madre que casi es una pieza de arte viviente, la cual transpira deseo y afecta el libido ya sea a hombres y porque no a una que otra mujer. Aunque lo hacía de manera discreta ya que con el pequeño diamante que galardonaba su apetitoso trasero, con el simple rose de su trasero con el metal seguro que ya traia mojadas las pantaletas. Se dirigieron al ascesor mientras que yo me quedaba con Beto.

-‘‘¡Pedrito!, que gusto me da verte ..ya casi no vienes, ya no te acuerdas de los amigos. ¡Joi joi joi!.. ’’

-‘‘Claro que si Beto ..oíe dime una cosa, ¿Román esta trabajando? ’’.

-‘‘Le dieron la noche libre, no se porqué ..se me hizo muy raro. Me imagino que porque ellos estarán aqui no necesitan de seguridad. Pero en fin ..¿porqué me preguntas por él, Pedrito? ’’.

-‘‘Quedó en mostrarme un programa muy bueno ..para mi proyecto final, pero no está ’’.

-‘‘Mmm ..que pena. Me encantaría ayudarte, Pedrito ..pero no me puedo mover de aqui, como puedes ver ’’.

-‘‘¡Ya sé, Beto! ..y si me prestas las llaves de la oficina de Román. No haré ninguna travesura te lo prometo ’’.

-‘‘Mmmm No sé, Pedrito.... ¡Está bien! ..además tú eres el jefe, ¡Joi joi joi!.. Tú mandas ..nomás no le muevas mucho su escritorio, para que no se entere. De acuerdo ..aqui tienes ’’.

-‘‘¡Eres mi salvador, Beto! ..grasias ’’.

Tomé la llave del cuarto de seguridad de dónde se puede vigilar todo el edificio y subí hasta el piso 35. Ya en él me dirigí hasta la última puerta por todo el pasillo, como estaba todo oscuro me aterraba un poco, había muchos cubiculos y computadores. Llegué a la puerta e introducí la llave. La Compañía de mi Padre abre sus puertas a las ocho de la mañana, y todos sus empleados suelen haberse marchado a las ocho de la noche, por lo cual, a parte de los coches de la Empresa que dejan estacionados en el subterráneo, no suele haber el más mínimo movimiento por todos los niveleles. Para controlar la seguridad, el edificio dispone de una red de más de cien cámaras de seguridad repartidas por todos los niveles, que remiten las imágenes a un poderoso ordenador situado en este pequeño cuarto que manejaba Román todas las noches durante doce horas.

El equipo es verdaderamente una obra de la informatica. Puedo ver hasta nueve imágenes distintas al mismo tiempo, hacer girar cualquier cámara que se me antoje, acercar o alejar la imagen mediante el zoom a mi gusto, e incluso grabar las entradas y salidas de los vehículos si parece oportuno. Estaban todos los monitores conectados a una red universal, a todas las camaras de todo el edificio, era un gran programa que te permitia centrar a una pantalla gigante los difernetes angulos de cualquier oficina o rincón de toda la estructura, con gran destreza enseguida me apoderé del teclado y empezé a buscar en todas las oficinas la figura de mi Madre.

¡Era increíble!, podía controlar todas las camaras con un simple click del mouse. Haciendo un poderoso zoom para buscar lo que fuera, fuí recorriendo por todos los pisos hasta que recordé que se encontraban en la sala de juntas, que tonto, porque no busqué ahi primero. En un instante me apoderé de las camaras de la sala, ahi estaban varios tipos sentados alrededor de una mesa enrome, me quedé muy sorprendido al ver de quién se trataba uno de ellos.

Sentado al extremo de la larga mesa de juntas se encontraba ni más ni menos que el Japones, ¡el Sr.Yojimoto!, ese maldito Oriental pervertido que había provocado que mi Madre fuera la actriz principal de la orgia en casa, la cual el muy desgraciado había grabado y había provocado que esos malnacidos la chantajearan. Ahi estaba sentado en la silla del centro, en el lugar que siempre le correspondió a mi Padre, de dónde salian todas sus importantes dediciones. De sobrio aspecto ejecutivo de aproximadamente 50 o 60 años, su rostro de marcadas facciones asiáticas daba a su aspecto un porte misterioso e imponente. El desgraciado Oriental se miraba algo inquieto por el retraso de Fernando y mi Madre, a su lado se encontraba su lame botas, ‘‘el traductor’’, aunque ya todos sabiamos que el desgraciado Japones si sabía hablar castellano, prefería que su ayudante lo tradujera, yo creo que era un simple modo para conocer a las personas, y saber que decian a sus costillas, pero en fin, esa es otra historia. Cerca de él se encontraban sus guaruras, dos tipos altos de corpulecia evidente, ellos no decian nada ni se movian, permanecian inertes mientras el Japones estuviera sentado, pero en cuanto se movia enseguida los sujetos lo seguian.

El traductor se acercó a él, y diciendole seguramente que eran ellos, o sea que Mamá y Fernando habían llegado. Entraron por la puerta de a lado, venian hablando de no sé que cosa. Al entrar Mamá se sorprendio al igual que yo lo hize.. Mi Madre se quedó pálida al observar al personaje que estaba sentado en la silla que le correspondía a ella como legitima dueña, pero eso era lo que menos le importaba, con el simple hecho de ver al pequeño Oriental empezó a temblar y trató de salir de ahi lo más rápido posible. Era claro que Mamá le tenía un pavor enorme, pero Fernando sujetandola del brazo del dio a entender que era imposible lo que pretendía, osea que calmandose un poco y tratando de pensar las cosas, los dos se sentaron y se pusieron a escuchar de lo que ahi se hablaba.

Hacia escasos quince minutos desde que la reunión había iniciado y habían pasado sólo diez minutos desde que comenzó la habitual discusión de metas y directrices entre los de la Empresa y la de Yojimoto. Era tan habitual que el carácter tan dominante de estas dos importantes Empresas chocaran en la mesa de juntas, lo digo porque recuerdo a muchas en las que acompañé a mi Padre. A Yojimoto le parecía absurdo invertir tanto dinero un el nuevo proyecto que le habían presentado. Pero el sujeto que defendía su proyecto no desistia:

-‘‘Pues esa es una cifra irrisoria en comparación a los beneficios que obtendremos en cuanto el sistema se posicione en el mercado, con la reputación de nuestros productos la competencia se ira a pique en sólo un par de meses ’’.

Yojimoto lo observaba y sin la menor muestra de irritación o apasionamiento le dijo no sé que cosas a su interprete que contestó:

-‘‘Roberto no creo que debamos seguir discutiendo esto, al Sr. Yojimoto no le parece que esto sea más importante que la restructuración de nuestros productos reales. No creo que tengamos tiempo para tus estatutos virtuales ’’.

Antes de que el tal Roberto saltara sobre la mesa y apuñalara el cuello de Yojimoto con su bolígrafo de oro, o por lo menos eso había pensado hacer, Fernando tomó la palabra para apaciguar los ánimos. Con voz pausada y tranquila como era su costumbre, mirándolos a ambos dijo:

-‘‘Si me permiten expresarles mi opinión, creo que deberíamos tomarnos un tiempo y revisar con más detalle y cuidado la propuesta de Roberto y poder dale espacio a la opinión de una de nuestros Presidentes ’’.

Voces y murmullos de aceptación llenaron la sala de conferencias cuando mi Madre quedó pasmada ante la mirada de todos los de la sala sin saber que hacer ni que decir.

-‘‘¡Eh!, este ..creo que yo no estoy capacitada para dar mi opinion en estos momentos, es más ..creo que no me corresponde estar aqui, asi que si me disculpan. Creo que mi Esposo dejó a cada uno de ustedes con sus responsabilidades, el confió en todos ustedes y creo que todo lo que aporten será para el bien de la Empresa ’’.

-‘‘Creo que se equivoca, Señora Tapia ..usted como una parte de la Presidencia debería de acudir más a menudo a nuestras negociaciones y decidiones. Asi que con todo respeto creo que debería de tomar asiento y empezar a empaparse de todo lo que esta ocurriendo aqui ’’.

Sonriéndole a mi Madre, Fernando se apresuró para jalar una silla invitandola a reincorporarse a la junta de trabajo, pero era obvio que su invitación no era para ver los estados actuales de la Empresa, la mirada pervesa de todos los Empresarios se centraba en ese caminar sensual. La falda tubo de color oscuro se ceñía totalmente a sus caderas, tensándose y arrugándose un poquito cuando caminaba dado lo muy ajustada que le quedaba. Ella se dejó caer sobre la silla teniendo cuidado de mostrar más de lo debido, pero era casi imposible no doblarse y permitir que todos los presentes se deleitaran por unos segundos de su dos bellísimos globos de carne adornados con ese sensual lunar que hacía que todos los ojos se centraran en él. Todos quedaron pasmados al ver como Mamá trataba de acomodarse sobre la negra piel del asiento y trataba de reacomodar la abertura de su vestido que al doblarse esta se le había abierto hasta la tira de silicona dejando a todos con la baba en la boca hasta que logró dificultadamente cerrarla y ocultarla de los tantos ojos lujuriosos de la sala.

El tal Roberto terminó por salir del transe en el que se había quedado y se dirigió a su ordenador para mostrar algunas estadisticas que tenía preparadas para lograr convencer al Oriental. Algunos Empresarios intentaron decirle alguna frase de animo a Roberto para calmarlo, pero este con actitud prepotente los detuvo con un gesto de manos. Volvieron a centrar todas las miradas al frente, a lo que Roberto intentaba volver a mostrar toda su artillería de presupuestos y datos para seguir con las negociaciones.

La junta prosigio en las mismas disputas, en el estira y afloja de las negociaciones, cuando de pronto me percaté en Mamá y en sus mejillas que hacía ya tiempo que habían adoptado un intenso color carmín. En realidad, aunque desde mi posición no alcanzaba a verlo detalladamente, ahora mi confundida Madre empezaba a revolverse en su silla sorprendida por las sensaciones que la estaban asaltando. Traté de localizar el porqué del extraño cambio en su temperatura pero no lograba entender la causa, los primeros resultados visibles, aunque aún bastante discretos la tenían muy nerviosa.

Mamá tuvo que morderse los labios para contener un suspiro cuando su mano llegó a rozar por accidente su pesón a través de la delgada tela de su escote. Ella trató de buscar la causa al igual que yo de su repentino cambio de temperatura, observó algunos chocolates que estaban sobre la mesa y que por nerviosísmo había optado por probar, pero al verificar que los demás aspectantes Empresarios también los comían era claro que ellos no mostraban sus mismos sintomas.

Mamá trataba inutilmente de acomodarse sobre su silla, por un momento alcanzé a ver que disimuladamente pretendia reacomodarse bien sus braguitas, las cuáles por su minusculo tamaño habían empezado a clavarse entre los labios de su rajita pegándose a su piel a causa de su húmedad y de la fuerza con la que, desde hacía rato, mantenía ambos muslos apretados entre sí como si de este modo pudiera contener su desbordante excitación. Sin embargo nada más el sentir la presión de estas que hacía con el pequeño artilugio que tenía incrustado en su cultito, hizo que Mamá se estremeciera de placer.

Era claro que mi Mami ya no estaba agusto sobre su silla, era plenamente consciente de los apuros que estaba pasando, debía salir de ahí inmediatamente e ir a calmar su calentura o, al menos, a limpiar el desastre que se estaba formando en sus braguitas antes de que traspasara la fina tela de su vestido y llegara hasta manchar la oscura piel de su silla. Y, aunque aún no acababa de comprender de dónde venía toda esa excitación, finalmente la Presidenta se decidió a pedir permiso para abandonar sala:

-‘‘Disculpen ..¿me permite ir al lavabo? No me encuentro muy bien ’’.

Mamá se notaba algo nerviosa por su extraño cambio de comportamiento, Fernando quién la observaba de manera inquisitiva dudó por unos segundos si seguirla o no, dudaba si en realidad ella iría al baño o era un simple pretexto para alejase de ahi, pero esta vez le fue difícil presionar a mi Madre ya que la mirada de todos estaba centrada en ella y no iba a ser muy aceptado por todos que el Contador de la Empresa tuviera un tipo de sometimiento contra uno de los dueños. Pero además, realmente Mamá hacía mala cara y tenía el rostro enrojecido y sudoroso lo cual, unido a los discretos murmullos que se escuchaban en la sala, consiguió que decidiera hacer una excepción con ella.

Ella se levantó mostrando otra vez su increíble culo a toda la oficina, envuelto por ese traje negro Asiatico, que acentuaba bastante las curvaturas de su cuerpo para deleite de los hombres de la Empresa, y también del Oriental, ya que mientras salía de la sala pude ver cómo por la ranura de sus pequeños ojos se clavaban en los glúteos de mi Madre mientras una extraña sonrisa se dibujaba en su cara. Mamá salió precipitadamente sin llegar siquiera a mirar a Fernando, que la observaba con expresión de incredulidad. Una vez en el pasillo tuvo que llevarse las manos a la entrepierna y un nuevo escalofrío recorrió su columna vertebral. ¡Dios, cómo le ardía! Mamá palpó suavemente sus braguitas por encima de la falda tratando de comprobar el grado de su humedad, ¡estaba empapada!. Al sentir el contacto de sus dedos sobre su sexo, por leve que éste fuera, no pudo evitar dejar escapar un profundo suspiro.

Le preocupaba que alguien la sorprendiera en tan comprometida situación; así que, aunque el pasillo estaba desierto, Mamá se encaminó apresuradamente hacia un lugar en el que nadie pudiera sorprenderla y, tras pasar por los servicios de mujeres, se percató con que estos estaban siendo limpiados por algún trabajador del aseo, no quiso interrumpir y se dirigió a la oficina que tanto conocia, se acercó al último de los departamentos, la Oficina que tantos recuerdos le traía. En la puerta de la enorme Oficina decía ‘‘ Presidente Rodolfo Tapia’’ En letras doradas, pero Mamá no estaba en estos momentos para recuerdos y mortificaciones, estaba experimentando una de las mas grandes calenturas de su vida. Se dispuso a entrar pero por algun motivo se encontraba cerrada, la pobre renegó su suerte pero de inmediato se percató de que una pequeña puerta al final del pasillo estaba ligeramente abierta, como desesperada se encaminó a ella.

Era un pequeño cuartito donde se guardaban todas las herramientas de limpieza, se decidó entrar, volteó para todos lados y como pudo se acomodó en ese pequeño espació. Sentándose sobre una pequeña silla, se dispuso a explorar su propio cuerpo. Mamá estaba aún sorprendida por el grado de excitación que había alcanzado. Sus redondos pechos estaban duros y erguidos como dos rocas, cada vez que sus manos rozaban la piel de su cuerpo un estremecimiento la recorría de los pies a la cabeza erizándole la piel.

No comprendía bien cuál era la causa de su tremenda calentura, sin embargo fue dezplasando la abertura de su falda hacía el frente hasta dejar el terreno libre a su mano para explorar el desaguisado que se había formado en sus minusculas braguitas. Pronto se había dejado llevar, abandonándose a sus sensaciones y paseaba los dedos a lo largo de su rajita con los ojos entrecerrados. Al abrir las piernas no lo podía creer, sus diminutas bragas las traía enterradas en el chocho, sus labios vaginales salian por el frente haciendo la famosa Toe camel. Además que esas diminutas prendas habían acumulado tal cantidad de húmedad en aquella zona que podía sentir el tacto de su hinchado clítoris directamente sobre la yema de su dedo índice. Mamá no recordaba haber estado nunca tan excitada y pronto se bajó las bragas y empezó a escarbar con sus dedos en su encharcada gruta.

Se sentía algo culpable por haberse escabullido de una junta importante únicamente para ir al servicio a hacerse una paja. Aquello no era propio de ella y sin embargo, sus dedos seguían actuando por cuenta propia, totalmente al margen de sus pensamientos, hurgando en su intimidad hasta alcanzar su propio camino hacia la gloria. Cuando creía que iba a conseguirlo, escuchó varios golpes en la puerta de ese compartimento, cómo una voz ronca y que remota se le hacía conocida le exigia que saliera de ahi:

-‘‘¿Quien anda ahi? ..¡salga, soy el encargado de limpieza! ’’.

Mi Madre, que cada vez comprendía menos el porqué de sus propias acciones, observó sorprendida como ella misma se subía las braguitas y tras acomodarse de nuevo la ajustada vestimenta, descorría el cerrojo de la puerta dejando entrar al inesperado visitante.

Sus ojos se abrieron como platos al saber de quien se trataba. ¡No era ni más ni menos que el mismo tipo que había abusado de ella en el despacho de mi Padre!. Un tipo cincuentón, con pocas greñas negras en su calva y onduladas, gafas enormes y una vestimenta de pantalón y camisa blanca. Su aspecto era de desagrado total. Sus miradas volvieron a encontrarse como hace varios meses atrás, cuando la había encontrado llena de leche en la Oficina de mi Padre, tal y como había sucedido entonces, Mamá sintió que algo no iba bien. Aunque no alcanzaba a comprender la magnitud de lo que se le venía encima.

-‘‘¡Pero si eres tú nuevamente! ..al parecer los jefes decidieron darse otra fiestecita como la de aquel día. ¿Y que andas buscando acá Putita? ..apuesto que te has quedado con las ganas y has venido a buscarme ’’.

-‘‘No, no, disculpe esto es un error ..pe, perdone por entrar aqui. No, no sabía que era su lugar yo...’’

Pero antes de que ella intentara la huida, el tipo le cruzó el brazo en la puerta haciendo imposible que Mamá saliera de ahi, el encargado de la limpieza empezó a ser consciente de las verdaderas posibilidades que le ofrecía la situación.

-‘‘¿Adonde vas Putita? ..espera, espera ¿a que huele? ’’.

Aquél compartimento mantenía un fuerte olor a sexo y los signos de excitación eran aún visibles en el rostro de mi Madre cuyos pezones se marcaban claramente a través del vestido. El tipo no tuvo que hacer un esfuerzo para lograr reconocer ese aroma a hembra en brama que flotaba en tan poco espacio, pues, aunque mi bella Madre no fuera consciente de ello, él de inmediato entendió lo que había estado haciendo oculta tras aquella puerta. Y, mostrando una extraña sonrisa el tipo se dispuso a abrir su brageta.

-‘‘¿Que, que es lo que intenta? ..¡Oh! nooo. ¡No me la va a volver hacer! ’’.

La Mujer que durante meses había estado en sus sueños más oscuros y lujuriosos, nuevamente estaba a su merced, atrapada en una pequeña habítación 2x2, dispuesta a cumplir cualquier cosa que le ordenara aún en contra de su voluntad. El tipo volvió alzar la mirada contemplando de arriba a abajo el voluptuoso cuerpo de mi Madre sin sentir ya ni el menor asomo de escrúpulos. Estaba decidido a tomar por la fuerza lo que durante varios meses había deseado nuevamente tener y sus manos se abalanzaron sin ningún pudor sobre los desprevenidos pechos de mi Madre.

Mamá trataba de luchar enérgicamente, sin embargo su cuerpo permaneció inmóvil exponiéndola sin remedio a los tocamientos. Entonces empezó a gritar:

-‘‘¡Déjame, Maldito! ..¡¿qué está haciendo?! ¡Detengase por favor! ’’.

Sin embargo el tipo enardecido no se detenía y siguió explorando con sus callosas manos el cuerpo de mi indefensa Madre que empezó a llorar desconsoladamente. Pero extrañamente, con tan sólo tocarla, el viejo consiguió que Mamá enmudeciera y ella contemplaba en silencio como su cuerpo era mancillado por las manos de aquel viejo asquero. Lo único que le quedaba en esos momentos era mantener la cabeza erguida y aferrarse a su dignidad, así que mantuvo en todo momento el semblante serio y la mirada fija en su agresor.

Pero su moral se quebró definitivamente cuando el sujeto metió la mano entre la abertura de su falda y empezó a reírse de ella al encontrar sus mini-braguitas empapadas.

-‘‘¡Menuda sorra! ..supongo que me estabas esperando. ¿O es que estabas haciendo algo feo cuando llegué? ’’.

A pesar de sentirse completamente atrapada, aún quedaba algo de fortaleza en mi Madre que se resistía a contestar las sucias y malintencionadas preguntas de ese asqueroso sujeto. Pero el tipo estaba decidido a destruir hasta el más remoto vestigio de resistencia y con intención de humillarla, se sacó la verga del pantalón y empezó a pajearse ante los desorbitados ojos de mi Madre mientras con la otra mano le sobaba groseramente el chocho por debajo de las bragas. Yo no podía creer lo que estaba observando a traves de las camaras, nuevamente mi Madre estaba siendo ultrajada ¡por el tipo de la limpieza de la Empresa! Era claro que con sólo una orden de ella este tipo sería hechado a patas de ahi, el muy estupido no sabía que a la mujer que ahora le estaba toqueteando el chocho sin miramientos y la trataba como una Puta no era ni más ni menos que la dueña de todo.

-‘‘¡Ahora contesta, Puta! ..dime, ¿qué estabas haciendo antes de que llegara? ’’.

El tipo clavaba en ella sus ojos depravados, convencido en todo momento de su triunfo y de la indefensa mujer empezó a sentir cómo su voluntad se resquebrajaba en mil pedazos hasta abandonarla definitivamente. Y finalmente respondió a la pregunta entre sollozos:

-‘‘Es, estaba excitada ..y me, y me he escondido aquí para meterme los dedos ’’.

Al decir estas palabras Mamá no pudo contener la mirada por más tiempo y tuvo que apartar los ojos de él, avergonzada por lo que estaba diciendo los cerró y se dejó llevar por los agiles dedos que ya urgaban introduciendose en su vegina. El tipo se sentía en la gloria, y con una sonrisa triunfal en el rostro se dispuso a sentenciar a su víctima:

-‘‘¡Ahora ponte de rodillas y chúpamela! ..mientras lo haces, quiero que te toques como lo hacías antes de que yo llegara ’’. El tipo seguía acariciando su verga con una mano mientras la otra exploraba sin piedad el cuerpo de su bella víctima. Sentía los güevos a punto de reventar.

Mamá comprobó incrédula cómo su cuerpo se doblegaba ante tal orden, hincando sus rodillas en el frio suelo de aquel inmundo sitio. Pronto empezó a degustar el agrio sabor de esa tranca, entrando y saliendo de su boca mientras sus labios se cerraban alrededor del grueso aparato del sujeto. Aún con la verga en la boca, Mamá había dezplasado la abertura de su falda hacía el frente y enterraba su mano en ella en busca de su adormecido sexo. Por muy humillante que la situación le resultara, mi Madre no pudo evitar que sus expertas manos siguieran recorriendo su chochita, aventurándose entre sus más escondidos rincones, hasta conseguir que poco a poco fuera recuperando la calentura que la había inundado hacía apenas unos minutos. Pronto el sujeto pudo sentir como aumentaba la presión que la Putilla como él decía, le ejercía con los labios alrededor de su asqueroso pene. Mamá empezaba a sucumbir a sus propias caricias, trasladando su creciente excitación al duro tronco que estaba chupando.

-‘‘¡Oh Puta! ..no cabe duda que eres la mejor, por eso los jefes te contratan. Sige asi, sigue asi ..ya verás que rica crema te va a inundar la boquita ¡Ooohh!! ’’.

En realidad Mamá ya era experta, sobre todo teniendo en cuenta las infinidad de experiencias mamatorias que había aquirido durante todo este largo año, sin embargo en esta ocación no lo hacía por algun chantaje o algun tipo de maltrato, ella sabía que con un simple grito o queja llegarían a auxiliarla, pero por una extraña razón lo estaba disfrutando al máximo; pues el morbo de sentir a su asqueroso agresor degradándola ante el suelo de un mugriento servicio completaba con mucho su extraña calentura, se sentia una Puta, una Perra, una salida, le estaba haciendo la felación al tipo más desagradable de la Empresa y ella se lo agradecía con deliciosos masajes que le producia con la lengua.

Yo desde las camaras veía su herramienta desaparecer en la boquita de mi ya salida Madre, que se esforzaba en demasia por chuparle la verga, ‘‘aunque pareciera contra su propia voluntad’’. Mamá ya ni siquiera se quejaba, no podía. Su voluntad había quedado anulada por completo y ahora sólo chupaba y gemía mientras sus propios dedos escarbaban en su húmeda gruta. Cada momento que pasaba en esa situación la hacía sentir más perdida y humillada. En un último intento desesperado, Mamá alzó su mirada implorante en busca de falsa piedad a su captor, pero en sus ojos sólo había lujuria.

-‘‘¡Oh Puta!, oh Puta ..¡me voy a vaciar!, ¡me voy a vaciar!. ¡Voy a darte mi leche! ’’.

El sucio coserje sin importarle desarreglarle el cabello la agarró del él con fuerza, obligándola a engullir su rabo con coraje. Su leche era espesa y caliente, demasiado grumosa diria yo y parecía que no iba acabar nunca. Mi Madre soportó sus 5 ó 6 espasmos sin rechistar tragando sin dejar nada, evitando que estos pudieran llegar a su oscuro atuendo y la pudieran delatar. Al terminar, lamió con ternura aquel cipote majestuoso, que no correspondía a alguien de su edad. Se quedó agotada, con su chocho mojando y aún el suelo, con una sensación de placer y relax que le devolvieron una paz momentanea que creeyo perdida.

-‘‘¡Ooh! Lo has hecho muy bien, Puta ..ahora levantate y bésame. ¡Te voy a montar! ’’.

Mamá seguía avergonzada y su mirada no osaba cruzarse con la del conserje. Sin embargo al besarle, aventuró su lengua en la boca de su agresor, buscando ansiosamente encontrarse con la suya. Sus lenguas estuvieron jugando largo rato entre ellas, entrelazándose en el interior de sus bocas, confirmando lo que el sujeto ya sabía: ella era suya y estaba dispuesta a todo. Y, satisfecho con su nueva adquisición, acariciaba aquel hermoso trasero, enfundado en ese ajustado atuendo sin imaginarse lo que Mamá traía incrustado en él.

De inmediato le dió la vuelta y la empujó sobre unas cajas de detergentes y aromatizantes para el piso. Mamá sabía que ese tipo la iba a penetrar en ese momento, pero su chocho y su resistencia ya estaban doblegadas y sólo se dejaba hacer a las intenciones sucias del tipo que la creía una Puta. De pronto cuando ya se preparaba para enfundarla desde atrás, uno de los guaruras, que seguro fue mandado por Fernando empezaba a llamar a mi Madre sin saber su ubicación.

-‘‘¡Señora Tapia!, Señora Tapia ’’.

-‘‘¡Maldición! te hablan ..ya no podré darte lo mereces, Puta. Parece que los jefes ya estan anciosos por que regreses ’’.

Uno de los guaruras venía buscandola de puerta en puerta hasta que Mamá reapareció en el pasillo arreglandose su cabellera y el ajustadísimo escote, venía bastante colorada. El guarura la miró detenidamente, vio como ese vestido azul que hacia unos minutos estuvo espectacular ahora lucia algo desarrugado, incluso la abertura de su falda fuera de lugar, también algo húmedo, le llegó ese olor peculiar al coito. Eso lo dejó algo pensativo, creía tener claro lo que pasaba. En su mente hacia conjeturas acerca de lo ocurrido, imaginado lo que paso.

-‘‘La esperan en la sala, Señora Tapia ..me encargaron volver con usted, ¿espero no haber interrumpido nada? ’’. Le dijo el guarura con esa pisca de curiosidad intuitiva.

-‘‘¡Estoy bien, gracias! ’’. Le repondió mi Madre cruzando a su lado con esa arrongancia y altanería que la caracterizaba.

Al volver a la sala Mamá parecía una persona distinta a la que había respondido hace apenas unos segundos. Su rostro había perdido todo rastro de esa seguridad en sí misma que tanto la caracterizaba. Entró cabizbaja a la oficina, andando mecánicamente tras los pasos del guarura, con la mirada fija en el suelo. Puede que la mayoría de los hombres no repararan en su extraño comportamiento, pero ni Fernando ni Yojimoto pasaron por alto los repentinos cambios en su actitud. Daban la impresión de saber lo que ocurria, como si algún oscuro secreto estuvieran resguardando.

El tal Roberto continuaba dando las estádisticas y balances totalmente ajeno a lo que pudiera estar sucediendo en la mente de todos sus expositores. El tiempo se agotaba rápidamente y todavía no tenía la forma de hacer cambiar la opinión del Japones, así que tuvo que posponer sus ideas por falta de interes ya de Yojimoto y tremendamente enojado, frustado, cerró todo y guardó sus papeles en su maletín. Enseguida como es protocolo se levanta de su escritorio y avanza a su encuentro, se detiene y hace una perfecta reverencia que es devuelta por ambos visitantes mientras Roberto les comenta:

-‘‘Señor Yojimoto. Es un honor para todos nosotros que usted haya venido desde tan lejos personalmente, pero es una pena que no hayamos llegado a nada por su evidente falta de interes ..hubieramos ganado mucho fusionando nuestros proyectos, creo que esto no ha terminado aún, no hasta ver por su parte un poco al menos de respeto ’’.

-‘‘El honol es mío Lobel-San ..ha sido un lalgo viaje pelo cleemos que ha valido la pena ..no todo en los negocios son numelos. Ahi que dal paso al placel que nuestlos negocios lequielan ’’. Respondió el Japones dando a entender hacía donde estaban dirigidas toditas sus atenciones.

-‘‘El Sr. Yojimoto tiene razón, Roberto ..por qué no vas y te tomas unos tragos en algun bar de por aqui.

Deja que los grandes arreglemos este tipo de cosas de otra manera. No te preocupes, dile a tu jefecito Antonio que todo va a salir muy bien ..mañana el tendrá la firma y podremos celebrar el aniversario en todo lo alto a final de este mes. Tomate una por mi, deja que nosotros arreglemos las cosas ’’. Y le guiñó el ojo. Fernando sabía como cambiar la actitud del Japones, ya lo había hecho una vez y no había porque no hacerlo de nuevo.

Roberto abandonó la oficina furioso, estaba acostumbrado a que todo se le diera, era un prospecto muy eficaz pero no sabía como doblegar las oscuras pertuaciones que tenia ese pequeño hombre. Tetsu Yojimoto, CEO de Yojimoto Group, una de las más grandes Compañías de Bioquímicas de oriente, en las cuáles destaca su departamento de desarrollo de fármacos biotecnológicos, ese era el palmares del Oriental, una firma muy importante para la compañia de mi Padre, de cual ya muchos se habían trepado y habían comido de ella como era el caso de Roberto, un nuevo ejecutivo de 28 años el cual inicio en el Grupo de nuestra compañia como responsable del departamento de investigación y desarrollo. Poco tiempo después de su contratación, Antonio de la Rosa otro de los Presidentes, decidió que Roberto debía encargarse de complacer cada deseo que el tuviera en mente pero Fernando que tenía parte del poder de mi Madre se interponia queriendo cerrar tras jugoso contrato.

Para tal fin, Roberto había sido enviado como enlace entre Industrias Tapia y Asociados Inc. su socio comercial y su principal cliente de bioquímicos, tiempo después de las expertas manos de mi Padre, Antonio se convirtió en el leal y capacitado hombre que llevara la Compañia de mi Padre en lo mas alto, lugar que tenia que acceder con una de las varias firmas que tenían que adquirir, sólo faltaba convencer a Yojimoto. En sus mentes no había más que la orden de ser dócil y obediente a las ordenes del gran señor Yojimoto.

Por lo menos eso es lo que pasaba en la mente y a los ojos de Fernando, pues en un singular uso del intermediario poder de mi Madre, todas y cada una de las palabras dichas por Yojimoto llegaban a los oídos y cerebro de Roberto el cual las traduce para Antonio sin el menor contratiempo y cada respuesta de Antonio pasaba por igual camino para llegar a Yojimoto, aún para Fernando era fantástico ver a Roberto como un juguete que era usado sólo como un locutor viviente riendose a sus espaldas por sus intentos fallidos para obtener la firma, siendo que para el asquero Fernando era tan fácil doblegar la figura imponente que representaba el Japones.

-‘‘Si me lo permite Sr. Yojimoto, le quiero saludar a uno de nuestros Presidentes. La Sra. Tapia ha venido hasta acá sólo para saludarlo ..cuando ella se enteró de que vendría nuevamente no perdió oportunidad de agregarse a nuestra junta para saludarlo. Le sorprendera los cambios que ha mostrado en tan corto tiempo ¡Je, je, je!..’’

-‘‘¡Hola Señola, Mónica! ..¿cómo está? me alaga mucho que me estuviela espelando ¡Ji ji ji ji!..’’ La saludó con alegría.

-‘‘¡Oh por dios! ..otra vez nooo. ¡Fernando por dios sacame de aqui! ..este tipo me da mucho miedo ’’.

-‘‘Tranquila Mónica ..yo estaré aqui, además el Sr.Yojimoto sólo quiere saludarte ’’. Le decía como si él tuviera las palabras mágicas para calmarla.

-‘‘Al Sr.Yojimoto le da un gusto volverla a ver, Señora ..no se ha olvidado de usted ’’. Le dijo el interprete.

-‘‘¡Fernando por dios! ..¿porque me haces esto? ’’ Sollosaba Mamá asustada.

-‘‘¡Acercate! ..vamos a saludarlo ’’ Le dijo Fernando indicándole con la mano el camino hacía el Oriental.

-‘‘Déjame presentarte a un viejo conocido tuyo ¡Je, je, je, je!.. Sr.Yojimoto como se lo prometi, la Sra Tapia ’’.

-‘‘¡Hola pleciosa! ’’ Volvio a saludarla el Japones.

Mamá contestó un simple ‘‘hola‘‘ casi inaudible, porque el hecho de ver a ese pequeño hombre en la sala la aterraba totalmente.

-‘‘Pase, no tenga mielo ..quielo decile que esta usted bellísima, Señola Tapia. Me he acoldado mucho de uste, en Japón no hay mujeles como igual que uste, Señola ’’.

-‘‘La Señora Tapia esta contenta de volverlo a ver Sr.Yojimoto ..y esta dispuesta a mejorar su última visita. Ella está feliz en ser su anfitriona ..yo creo que tú no tendrás ningún problema ¿estoy en lo cierto no, Mónica? ’’.

-‘‘Bueno, ehhhhh...., yo. No sé, Fernando. Yo esto ..no quiero estar aqui. La verdad es que prefiero que no Fernando. Me da miedo y no sé ’’.

-‘‘Te he dicho que no tienes nada que temer, el Sr.Yojimoto es un gran invercionista para nosotros, tenemos que tratarlo de la mejor manera ..es un buen amigo de total confianza. Además, ya sabes que debes obedecer todo lo que yo te diga, siempre para ayudar a la Compañia de tu Esposo y el futuro de tu hijo ’’. Le dijo agarrandola fuerte del brazo.

-‘‘No me hagas esto Fernando ..no lo quiero hacer, yo, yo no soy una prostituta. No me obliges por lo que mas quieras ’’.

-‘‘Ya, ya, ya haber, Mónica ..¿porque no te das una vueltecita para que el Sr.Yojimoto te pueda admirar perfectamente? ’’.

El Japones estaba completamente alucinado con sus palabras y no pudo casi responder más que un ‘‘clalo, clalo. Te lo va a pasal muy bien con nosotlos ¡Ji ji ji ji!..’’ Pero Mamá seguía con cara de miedo hacía la nueva situación en la que seguramente iba a tener que satisfacer seguramente a dos hombres a la vez por orden de Fernando y se le venían a la cabeza las imágenes de la última vez que había estado con el Oriental, en la cual fue violada no se cuántas veces, por él y por sus malditos guaruras. Solo el verlo le hacía daño, o sea que esperaba que no quicieran hacer aquellas cosas con ella.

El Japones le dijo no se que cosa a Fernando el cual con una sonrisota le respondió:

-‘‘Le tengo algo mucho mejor, Sr.Yojimoto ..Mónica, acercate hacía mi por favor ’’.

Mi Madre no sabía que pretendían éstos dos desgraciados, se acercó hacía él con mucho miedo. Fernando la tomó de los hombros y le dio vuelta bruscamente poniendola de espaldas ante ellos, luego tomó un detector de metales y lo empezó a pasar por la espalda, cuando el desgraciado empezó a bajar el detector de metal hacía su trasero, el aparato empezó a pitar levemente, cuando este ya estaba en el culo de mi Madre pitaba con fuerza, enseguida entendí el porqué del embonador metalico, los dos desgraciado se rieron a carcajadas mientras mi Madre se moria de la vergüenza.

-‘‘¡Ji ji ji ji!.. Señola Tapia, no deja de solplendelme ¡Ji ji ji!.. ’’ Dijo el Japones.

-‘‘Bueno, Mónica ..ponte de pie aquí frente a nuestro invitado, que vamos a ver lo guapa que estás en braguitas y sujetador ’’.

Mamá se resistió un poco, primero porque se sentía abusada y segundo porque había muchos hombres en la sala observandola. Pero con simple apretón de Fernando sobre su brazo derecho obedeció y se colocó justo dónde él le ordenaba. De pie con los brazos caídos y sintiendo vergüenza por cómo la miraban el Japones y sus guaruras, que la desnudaban simplemente con la mirada. Fernando se acercó a ella por detrás y la cogío por la cintura.

-‘‘Estate tranquila ..levanta los brazos totalmente y no te muevas ’’. Le ordenó y ella obedeció sin rechistar.

Al momento comenzó a levantar sus manos de la cintura de mi Mami, comenzando acariciar todo su cuerpo por encima de la ropa, cintura, hombros, pechos, piernas, culo y pubis. Volviendo con sus manos a su cintura, comenzó a bajar su escote, dejando a la vista del Japones, primero sus pechos, y finalmente sus pesones. Retiró completamente su escote, dejandoselo enrrollado en la cintura, comenzando a acariciar sus pechos libres durante un par de minutos, en los cuáles el bulto en la cintura del invitado era ya más que evidente. Los pezones de mi Mami estaba erectos como la punta de un lapiz, y respiraba con profundidad, excitando aún más al espectador.

-‘‘No, Fernando no, ¡ah! ¡ah! Para ya por favor ’’. Suspira mientras se deja hacer.

Estaba seguro que mi Mami ya sentía que sus bragas comenzaban a escurrir sus fluidos hacía sus piernas, no entendía él porque estaba tan excitada. Sus mejillas ya la delatan, nuevamente vería a mi Madre sucumbir ante las cochinas intenciones de esos malparidos. El mendigo Japones ya se frotaba las manos viendo a Fernando como le exponía el bufet que estaba a punto de deborar. Fernando baja su cara por el abdomen de ella, besando y dando pequeños mordiscos a su vestido aún puesto, se apodera de la costura de su falda y la empieza a subir por sus muslos, Mamá sabe lo que esta a punto de suceder, e inmediatamente se toma la falda para evitar que no se la suban, enseguida Fernando protestó:

-‘‘¡Mónica! ..deja que el Sr.Yojimoto vea tus bragas ’’.

-‘‘¡No Fernando! ..no lo hagas por favor ’’.

-‘‘¡Mónica! ...’’

Mientras él, subía lentamente su falda, el Japones abría más la pequeña rendija de sus ojos, las piernas de mi Madre ya casi estaban al total descubiertas, Fernando está a punto de llegar a sus braguitas, la cual mi Madre aprieta las piernas para asi evitar verse tan expuesta. Cuando Fernando logró subirla a su totalidad todos se quedaron perplejos, la ajustadísima y diminuta prenda estaba dentro de sus labios vaginales, enterrada morbosamente entre su gruta. Además de que se podía notar claramente la húmedad de mi Mami en sus muslos, ¡estaba empapadísima!, quizás el morbo de sentirse observada, o quizás por el embonador que le producía un delicioso rose en su interior, el hecho era que estaba muy excitada y ellos lo pudieron comprobar y ver ya que se mostraba cierto brillo de fluidos en el interior de sus muslos.

Los tipos estaba facinados por el erótico show, los guaruras se frotaban su paquete disimuladamente, y el Japones babeaba como perro en carnicería. Mi Madre ya mostraba sus bragas a todos, esas diminutas prendas que no le tapaban para nada su conchita, era tan delgada y ajustada que por mas que tratara de impedirlo se le llegaba a meter entre sus labios vaginales. Cuando Fernando la giró para mostrar su mejor cara, Mamá le rogó no hacerlo, pero como ya no era momento para negociar, el asqueroso panzón la fue girando frente a todos.

‘‘¡WAOOHH!! ’’ Fue lo único que se expresó en el interior de la sala.

-‘‘¿Que le parece Sr.Yojimoto? ..seguirá invirtiendo con nosotros ¡Je, je, je, je!..’’

-‘‘¡Sela un honol unil nuestlas fuelsas! ¡Ji ji ji ji!..’’

El tremendo trasero de mi Madre estaba a su vista, frente a todos, con una delgadísima tirita de tela que se borraba entre esas dos montañas de jamón rosado, entre esas deliciosas carnes sin ningún rasto de celulitis ni estrias, libre de alguna impureza, firmes y anchas, duras y levantadas. Pero faltaba lo mejor, Fernando fue inclinandola hacía delante sin fleccionar las rodillas formando el verdadero corazón, con sus caderas y en el centro la pequeña joya que brillaba elegantemente.

-‘‘¡Waohh!! La Señola siemple tan elegante ¡Ji ji ji ji!..’’

-‘‘Bueno, Mónica ..es hora de mostrar tus encantos ’’.

Fernando se agacha y toma de las caderas con cada mano la tirita que las sostiene, le baja las bragas húmedas por sus pantorrillas y se las quita, las huele y lo disfruta. Le separa las piernas y hunde su cabeza en el chocho, comienza a jugar con su clítoris, lo aprieta, lo suelta, lo lame, bebe los jugos que secreta la vagina de mi Madre y otra vez, aprieta el clítoris, como si no quisiera terminar de disfrutar de aquella hembra.

-‘‘¡Ah! Fernando ..por, por favor no sigas ’’. Le rogaba Mamá una y otra vez, mientras él ya desabrochaba su vestido, que caía al suelo dejandola completamente desnuda y a la vista de todos.

-‘‘¿Seguir? ..si acabamos de empezar ¡Je je je!.. Ahora dime una cosa ..¿te gustaron las braguitas? Es un prototipo avanzado de CEO de Yojimoto Group ’’.

-‘‘¿A, aque te refieres? ’’.

-‘‘Sus blaguitas es un plototipo de biotecnologia Yojimoto Group Señola Tapia ..la tela esta compuesta con un matelial biodlegadable, compuesto con aditivo holmonal digamos con cieltas influencias pala la poltadora.
Digamos que expelimenta sensación muy agladable ¡Ji ji ji!..’’

-‘‘¡Malditos me drogaron! ’’.

-‘‘¡No es asi, Mónica! ..digamos que la prenda ayuda un poco pero.... ¡la Perra caliente era tú!. Solo es un prototipo que despierta la verdadera hembra que llevas por dentro, pero en realidad es tu mismo cuerpo lo que lo provoca ..asi que anda, vamos a darle al Señor Yojimoto una buena bienvenida ¡Je je je!..’’

-‘‘¡Por favor, Fernando! ..haré contigo lo que quieras, pero no me obligues a hacer nada con ese Señor. ¡Te lo pido por favor! ’’.

Le rogó Mamá mientras las manos de Fernando sujetaban sus nalgas abriéndolas para permitir al Japones seguir viendo esa preciosa joya, que malamente tapaba el ano de la Señora. El interprete se movio y fue por las bragas para darselas al Japones, el cual pudo verificar con la humedad que contenian la excitación de mi Madre.

-‘‘¡Mónica!, basta ya de quejidos ..que me estás cansando y voy a tener que castigarte. ¿Está claro? ’’.

-‘‘¡Fernando, no me pidas hacer nada con ese hombre, por favor!. Dejame irme a casa ..te lo pido por favor. ¡No puedo! ’’.

-‘‘¡Basta de tonterías, Mónica! ..ponte de rodillas ahora mismo y demuestra a nuestro invitado cómo se debe comer una verga y de hecho hazle ver cómo se la vas a comer dentro de unos minutos ’’. Para ese momento, Yojimoto ya tenía su pequeño pene fuera del pantalón y se pajeaba mientras miraba sin atreverse a tocar todavía a mi Mamá.

-‘‘No, por favor ..Fernando, te he dicho que no puedo hacer nada así ’’.

-‘‘¡Ponte de rodillas y abre mi pantalón! ..muestrale al Sr.Yojimoto como la chupa la Presidenta de esta compañia ¡Je je je!..’’

-‘‘Noooo, por favor, Fernando ..no me hagas esto ahora. Por favor, te lo suplico ..no me pidas que haga eso frente a ellos ’’.

-‘‘Vaya espectáculo ..esto sel demasiado. Venga Felnando ..dale unos buenos azotes en el culo a la Señola. ¡Vaya malavilla de culo! ’’.

-‘‘Mónica, el Sr.Yojimoto ya esta impaciente ..y como decía Rodolfo Tapia, el cliente es primero ’’.

Al momento que el desgraciado pronuncio el nombre de mi Padre, a mi Mami se le empezaron a escurrir las lágrimas, éstos desgraciados se habían encargado de destruir todo lo que mi Padre había logrado, estaban pisoteando la memoría del Sr.Tapia. Unos meses después de haber sido vejada y humillada por éstos cochinos seres, me sentía en la obligación de planear una revancha para salvar a mi Madre de éstos chantajistas. Por confiar en la superioridad del panzón, ella cayó en el juego sucio de esos seres miserables, al extremo de haber sido drogada y violada prácticamente sin resistencia. Ahora estaba en peores condiciones que antes, la tienen amenazada y temerosa. Ahora cuentan con medios más contundentes para el chantaje y tienen todas las de ganar. Daría cualquier cosa por recuperar la cinta de la violación, que lejos de registrar una copulación forzada, seguramente debe contener lo que aparentaría ser un coito consentido.

-‘‘¡Vamos Mónica! ..muestarle al Sr.Yojimoto como sabes usar tu boquita ’’.

Ella llorando se postró frente al desgraciado panzón, sabía que no la dejarían en paz hasta haber hecho todo lo que le ordenaran, además de que sabía que si se resistía seguramente la chantajearían con separarme de su lado, y eso si la destruiría. Con ese maldito video en su poder mi Madre no podría pararse ante un juez para pelear nuevamente mi tutoria, ella lo sabía y por ahora no le quedaba más que obedecer.

Mi Madre volteó a verlo desde abajo con sus ojos irritados de tanto llorar, le imploraba que no la obligara, pero el muy desgraciado le apuntó hacía su pene para que continuara. Giró su cabeza para mirarlo y ahi estaba, de pie con la verga fuera del pantalón. Esa tranca casi moustrosa que la había llenado por completo esta mañana. No es demasiado grande pero si demasiado gorda, por más que ella se resistiera no podía negar que la tenía muy apetecible. Era morena, casi negra, coronada por un glande descapullado y rosado, recorrida por unas enormes venas hinchadas. Es una verga poderosa, casi irresistible para ella. El desgraciado se estaba masturbando suavemente, poniéndola a punto mientras le sonríe con aire de suficiencia.

-‘‘Vamos, Mónica ..no te resistas, se que te gusta estar así ’’.

-‘‘Fernando ..ya has llegado demasiado lejos, deja que me marche. No me hagas esto ’’. Le pide volviendo a sollozar.

Pero él lejos de arrepetirse le veo acercarse. Hinca una rodilla en el suelo, la agarra del pelo y la acerca bruscamente a su tranca.

-‘‘¡Vamos, trágatela toda! ’’.

Trató nuevamente de resistirse, pero la oprime hacía su tranca cada vez más clavándosela a la fuerza.

-‘‘¡Como me muerdas te mato, zorra! ¡Chupa! ..que está muy rica. Hazlo como esta mañana ’’.

La imagen de Mamá gozando de su verga me inunda el cerebro, ella cierra los ojos y se deja llevar. La agarra por la base con su mano libre y hace que sus labios resbalen por toda esa barra de acero. Juega con su lengua en la punta y saborea las gotitas que salen. ¡Dios! ¡No se como Mamá puede hacer eso! No puede negarlo, esta muy cachonda así desnuda frente a 4 tipos desconocidos, mamándosela a ese cerdo. Le chupa los huevos peludos, están calientes y llenos de leche. Lo masturba con fuerza, deseando que descargue toda su leche en su boca. Vuelve a metérmelo entera, hasta que su nariz choca con su pubis y se queda así unos segundos, aspirando ese olor a macho que tanto le encanta y la vuelve loca aunque no quiera, ya esta en su naturaleza. La va sacando despacito, jugando con su lengua por todo el tronco.

-‘‘¡Oh! Si sigues así vas a hacer que me corra ..eres toda una experta mamadora. ¡Sigue así Mónica! ..demuestrale como la chupan las Putas occidentales. ¡Je je je!..’’ Le decía el maldito Fernando.

Pero aunque me duela admitirlo, sus palabras la excitaban más. Es verdad, Mamá se comporta como una zorra, le gusta ser una sumisa. Hasta ahora siempre había sido la sumisa de Fernando, esto es una violación en toda regla pero, la verdad, no quiere que pare. Quiere seguir comiéndose esa verga hasta que explote en su garganta y se trague hasta la última gota. Se la saca y se levanta de nuevo dejándola con las ganas. Es obvio que no se iba a quejar, pero el muy hijo de Puta la ha dejado con las ganas.

-‘‘¡Es toda suya, Sr.Yojimoto! ..esta lista, ya no puede parar ’’.

El interprete se puso de pié y se dirigió hacía un mostrador sobre el cual se encontraba una maleta negra. Sacó de ella varios paquetes envueltos en plástico de colores. Tomó algunos y entre los 2 los abrieron. De un paquete verde sacaron una bolsa trasnparente, de las que tienen cierre hermético, llena de tabletas de todo tipo. De un paquete rojo sacaron lo que parecía ser una botella de vino tinto; de otro de color café, sacaron un frasco transparente con una sustancia turbia, espesa y viscosa de un color beige. Entonces la voltearon a ver.

-‘‘¿Está caliente, Sra.Tapia? ..Si, lo está ’’. Le preguntó el Interprete sonriéndole con malicia.

-‘‘¡Está más caliente que un horno! ¡Je je je je!..’’ Agregó Fernando.

-‘‘Lo que no sabe es que se va a poner peor ..mucho peor ’’.

Entre los guaruras la sometieron, el Interprete la tomó del pelo con brusquedad y la arrastró unos cuantos metros, ella trataba de oponerse, trató de pararse pero no pudo, entonces gritó, pero igual nadie le iba a ir a ayudar. El maldito soba huevos del Interprete le calló la boca colocándole la botella.

-‘‘¡Quiero que se tomé un buen trago, Señora! ¡Hágalo! ’’ Le ordenó.

Mamá trató de evitarlo, de no beberse esa cosa, fuera lo que fuera. Pero no lo consiguío, le metieron la botella muy adentro y le taparon la nariz, no tuvo otra opción más que tragar, fueron varios tragos grandes los que se bebío. La soltaron hasta entonces, ella tosío y escupío un poco que todavía tenía entre la boca. Efectivamente era vino lo que le dieron, aunque sentía un saborcillo ácido al fondo, porque sopeso en su paladar ese liquido. Luego vi que tomaban el frasco con la sustancia beige, lo abrieron y el Interprete metió 2 dedos dentro, sacando un buen sope en ellos. Puso uno de sus pesados pies sobre su espalda y la aplastó contra el suelo, luego se agachó sobre mi Mami y la obligó a abrir las piernas.

Ella no conseguía liberarse, les suplicaba que la dejaran, que no le hicieran lo que fuera que le estaban haciendo. El desgraciado Interprete le empezó a untar la vulva y el interior de la vagina con esa sustancia, que al tacto con la sensible piel de sus áreas intimas la sentía, al igual que el ungüento de mentol.

-‘‘¡Nooooooo, déjenme, animales! ’’ Sus protestas eran totalmente inútiles, entre el Interprete y los 2 Guaruras no se iban a detener.

De pronto vi como el Interprete sacaba sin ningún cuidado el tapón de metal que traia Mamá incrustado en el fundillo, metiendolo entre el frasco, llenándolo de una buena cantidad de esa extraña sustancia y mirándola con maldad le dijo:

-‘‘Va a sentir cosas que jamás en su vida sintió antes, Señora ..nos va a suplicar que no nos detengamos ’’.

Uno de los Guaruras separó sus 2 glúteos, exponiendo su rosada entrada posterior. El Interprete se arrodilló a su lado y, despacio, empezó a presionar sobre su anillo anal con ese consolador. Mi Mami se revolvía, protestaba y trataba de zafarse pero no podía, la tenían completamente inmovilizada. Poco a poco, centímetro a centímetro, sentía como ese frío dildo se iba internando nuevamente dentro de su ser, sin hacerle daño, ya que todo el día había cargado con el, que por cierto, no era muy grueso. Pero ese no era el fin de esa acción, lo que querían era introducirle esa viscosa sustancia en el interior de su indefenso ano.

Lo repitieron una y otra vez, le metieron el consolador hasta que se convencieron que ya tenía una buena cantidad de esa cosa adentro. No le dolía pero le era muy incómodo e indescriptiblemente humillante, esa especie de mentol que le hacía sentir una frescura demasiado intensa adentro. Pero claro, no era hacerla sentir fresca lo que ellos querían conseguir.

-‘‘¿Cómo se siente Señora? ..¿diganos qué es lo que siente? ’’. Le preguntó el Interprete con malicia.

-‘‘¡Dios mío! ..¿qué me estaba ocurriendo? ’’ Dijo mi Madre sintiendo algo obvio en su cuerpo.

Un caudal incontenible de sensaciones nunca antes experimentadas comenzaban a aparecer en mi Mami. Sentía su sexo palpitar mientras una casi insoportable calidez se iba apoderando de sus partes íntimas. Lo mismo que en su ano, el cual mantenía un escozor que no se podía aliviar, pero que le daba un enorme placer cuando se lo frotaba. Y rascándose desesperada se llevó una sorpresa, su ano no sólo estaba palpitando, también estaba hinchado, sentía su esfínter crecido enorme, casi protuberante en medio de sus nalgas. Y no sólo eso, parecía abrirse y cerrarse, cada vez con más amplitud, como tratando de tragarse algo. Lo mismo con su sexo, cuyos labios mayores estaba hinchadísimos y enrojecidos, produciendo un abundante lubricación que se entremezclaba con el liquido que aún tenía adentro. Y por si eso fuera poco, sentía una insoportable calentura en todo su cuerpo, estaba ardiendo.

-‘‘¡Oh por dios!! ..¿qué me hicieron malditos!! ’’. Les gritó, logrando articular por fin unas palabras.

-‘‘Nada, Señora ..sólo sacamos lo mejor de si ’’.  Le respondió el Interprete burlonamente.

-‘‘¡No es cierto malditos!! ..me siento extraña ’’.

-‘‘Ya esta lista, Sr.Yojimoto Ja, ja, ja, ja..’’ Se rieron los 3 desgraciados.

-‘‘¡Fue por lo que me metieron! ..¿verdad malditos?! ¡Me metieron algo que me tiene así de caliente!! ’’.

Pero de ellos tan sólo escuchaba risas y burlas, viéndose así, a cuatro patas sobre el suelo, excitada y sudorosa, con pequeños movimientos espásmicos provocados por esas sensaciones en sus partes nobles. No podía estar más humillada, no podía sentirse más usada, más vulnerable, y eso en vez de hacerla recapacitar tan sólo aumentaba la enfermiza excitación que estaba padeciendo.

-‘‘Con tu pelmiso Fel ..siemple he quelido hacel esto, pelo nunca tuve opoltunidad ¡Ji ji ji ji!.. ’’

-‘‘Adelante, Sr.Yojimoto ..estoy seguro que la Señora estara completamente de acuerdo en brindar su mejor gratitud. ¡Je je je je!..’’

-‘‘¡Ablile las pielnas, lapido! ’’ Ordenó en pervertido Japones.

Entre los dos Guaruras le separaron las piernas para facilitarle a su jefe el acceso a su palpitante y chorreante intimidad. El desgraciado Japones disfrutaba enormemente con sus manipulaciones y se negaba a pensar en cualquier otra cosa que lo distrajera del gozo que ahora experimentaba. Yo estaba intrigado ¿que era lo que pretendian éstos desgraciados.? ¿violarla, era obvio? Tal vés, pero eso ahora a ella no le importaba, sólo se preocupaba por dos cosas, gozar y correrse porque se sentía a morir. El Oriental, no perdía detalle de las reacciones de su victima. De vez en cuando aceleraba el ritmo de sus caricias y se deleitaba viéndola estremecerse.

-‘‘¡No!, no porfavor no ’’. Sollosaba mi Madre victima de la sustancia rara.

El pervertido Oriental se colocó un guante de latex en la mano derecha y empezó a recorrer su cuerpo, tactando cada centimetro de su blanca piel, se detuvo unos instantes en sus pesones para apretarlos y hacer que se retorciera, luego bajó a su entrepierna para acariciarle el chocho levemente, pero a como estaba mi Madre, cualquier rose en su entrepierna le daba un infinito placer, haciendo que se retorciera y puciera los ojos en blanco. El mendigo Yojimoto disfrutaba viendo a mi Madre mover voluptuosa sus caderas; mientras su entrepierna buscaba a ciegas contactar con aquellos traviesos dedos.

No tardó en introducirle un par de aquellos dedos en la húmeda cuevita que con tanta ansia los reclamaba. Al hacerlo, le pareció que sus suaves paredes aceleraban la producción del sabroso néctar femenino. Aquella lúbrica apertura seguía demandando más atención y un tercer y cuarto dedos comenzaron a internarse tímidamente en el estrecho túnel.

-‘‘¡Másss!! ¡Oh dios! ..¿que me pasa? ..¿que me pasa? ’’.

Mamá no podía ver las cada vez más osadas manipulaciones, pero aquello no le impedía gozarlo. Sentía como poco a poco la abrían más y más llenándola como nunca. Y ella seguía abriéndose más y más de piernas, separando sus muslos para que nada dificultara el acceso a aquella gloriosa mano que tan bien la atendía. Si hubiera podido mirarse por un espejo, quizás se hubiera aterrorizado al observar lo que estaban tratando de hacer.

En efecto, los cinco dedos formaban ahora una cuña y se adentraban poco a poco cada vez más profundamente en la bien lubricada vagina. Parecería imposible pero los distendidos músculos ofrecían cada vez menos resistencia al intrusivo avance. De las falanges, se estaba llegando ya los nudillos. Y una vez sobrepasados éstos, el puño entero pasaría a penetrar a mi Madre. Un par de acometidas más y… por fin. ¡La mano entera del Japones manipulador, estaba dentro de mi Mami!! Recibiendo la jugosa y cálida bienvenida de aquella libidinosa cuevita.

Mamá sólo gemía y jadeaba ante las certeras acciones de su agresor. Se sentía completamente y extrañamente llena y henchida de placer. El Japones no cesaba de masajear su más que duro clítoris y aquello la hacía olvidarse de la situación que estaba enfrentando. Mi Madre estaba tan entregada que ni le pasaba por la cabeza con que la estaba penetrando. Solamente podía jadear y tratar de dominar su cada vez más desbocado deseo.

-‘‘¿Le guta, Señola? ¿Difluta de la atenciones de mi mano? ’’. Le pregunta el Japones.

-‘‘¡Sííí!! Sí señor ...’’ Decía mi Madre ya sin el rasonamiento por la droga.

-‘‘¿Quiele sabel con qué la estoy violando? ’’

Mamá dudó unos instantes, la terrible droga la había cegado por completo, la curiosidad se había apoderado de ella. salió de su trance para voltear su mirada a su entrepierna, los ojos que peló Mama a lo que veía no podía dar credito, se encontró con la mano del Japones haciéndole el tacto, con su mano completamente metida en su vulva, miro con terror como el pequeño hombre metía y sacaba la mano de su delicado lugar, se aterró por completo, pero por otro lado lo estaba pasando tan bien… que sencillamente no podía dar credito a lo que sentía, como era posible que su vagina se abriera tanto y en vez de sentir dolor le provocaba un escalofriante placer que no podía evitar.

Mamá, apenas si daba crédito a lo que veía. La mano de aquel hombre pequeño estaba dentro de ella. Un sudor frío la recorría mientras aceptaba aquella realidad. Su mente era una montaña rusa de sensaciones y pensamientos contradictorios. Por un lado estaba el increíble morbo que sentía al verse penetrada de aquella manera. Por otro, el pánico de ser hurgada, arañada y hasta golpeada por aquella mano intrusa. Justo en ese momento, anticipándose a sus temores, el Oriental agitó sus dedos dentro de ella. Pero lo hizo con suavidad, hasta ternura, y un profundo gemido se le escapó del alma.

-‘‘¡Oh por dios! ¡AAAAAHHHHHH!!!! ’’

-‘‘¿Quiele que me detenga, Señola? ’’

-‘‘¡Noooo!!! por dios no pares ...siguemela metiendo chinito, siguemela metiendo ’’.

-‘‘Yo no sel chino ..sel Japones ’’.

Yojimoto no quería hacerle daño, sólo deseaba hacerla disfrutar y por dios que lo estaba consiguiendo. Sus miradas cómplices se cruzaron a la vez que no paraba de mover su pequeña manita en su interior. Ambos descubrieron la libidinosa y morbosa pasión que les embargaba. Uno intentando descubrir las profundidades de aquel tierno chochito, la otra tratando de averiguar sus propios límites, qué estaba dispuesta a hacer en pos de un orgasmo.

Una vez superados los temores iniciales, Mamá volvía a entregarse a la firme decisión de su violador. No era ella, ella sólo era un mero juguete en las manos de ese Japones pervertido. Deseó que aquella mano siguiera subiendo, adentrándose hasta lo más profundo de su ser. Y fue complacida. Con extraño deleite comprobó cómo el puño masculino rozaba su cerviz, y lo gozó. Lo gozó como nunca hubiera imaginado mi Madre, pero no se quedó satisfecha. Quería más, mucho más…Sí, ahora que por fin, aquella cosa parecía que estaba totalmente dentro de ella; deseaba ser penetrada a conciencia, sin reparos ni medias tintas.

-‘‘¡Oh por diosss! ¡Que placerrrr!! ¡Arrggghhhh!!! ¡Dame más cabrón! ..metemela entera, la necesito. ¡Aaarrrgggghhh!! ’’

Como si adivinara los pensamientos de mi Madre, el Japones comenzó a mover su puño. Al principio, lo hacía muy, muy lentamente, pero no tardó en acelerar el ritmo al comprobar la enorme calentura de mi Madre. Ella no paraba de jadear y gemir demostrando de este modo el enorme placer que sentía por la terribe droga suministrada por su ano. Para acelerar el proceso, su otra mano comenzó a acariciar el erecto y tremendamente endurecido clítoris. Sabía que su hembra no tardaría en correrse con ese tratamiento y así fue.

-‘‘Por, por favor Se, señor ..voy, voy a correreme… ¡Oh diossss! me voy,  me voyy.. ¡Arrggghhh!! ’’

-‘‘No, Señola Tapia ..no lo ha pelilo bien ’’. Dijo el Japones parando su mano y cortandole el inminente orgasmo.

-‘‘¡No! ¡ufff!! no puedo más. Siga.. siga por favor ¡Ummhhhh!! No pare.. no pareeee.. ¡Arrgghhh!! ’’
Decía Mamá mientras se mordía la mano para ayudarse a contenerse. Claro que no servía de mucho.

Empezó a ponerse nerviosa, temiendo no poder cumplir con la orden recibida.

-‘‘Vamos Señola ..pídamelo bien ’’.

-‘‘Nooo… Aaahhh… Por… favor… Señor… permítaamme corrermeeiii ’’ Las piernas le temblaban ligeramente y ella trató de cerrarlas un poco para evitar perder totalmente el control, pero apenas si podía.

Ahora estaba realmente preocupada. Apenas si le quedaban fuerzas y la presión que sentía nacer de su entrepierna era ya incontenible. Deseaba liberarse y dar rienda suelta a su placer pero no podía. Aquello se estaba convirtiendo en una cruel tortura.

-‘‘No puele más ¿veldad Señola Tapia? ’’.

-‘‘Noo… por favor… seeñoor…déjemee… ¡Aaarrrgggghh!! ’’

El maldito pervertido Japones se la empezó a pajear con la otra mano, mientras que con su derecha seguía pistoneandole la vagina a mi Madre. Realmente este tipo si era un pervertido, no quería meterle la verga, si no que tan sólo quería llevar acabo su guarrada.

-‘‘Está bien, Señola ..¡hagaló! ’’

-‘‘Oh diosssss.... ¡AAAAHHHHHH!!! ’’

Apenas si terminó la frase cuando el Japones sintió un torrente descender por su antebrazo. Mi Madre estaba descargando toda la tensión sexual en un potente y descontrolado orgasmo. Las frenéticas contracciones de su estrecha vagina, los desbocados jadeos y los continuos temblores señalaron inequívocamente la llegada de un nuevo clímax.

-‘‘Oh por diosssss... ¡Arrrgggghhhhhhhh!! ¡Aaahhh!! ¡Aahhh! ¡Aaahhh! ¡Aaahhh!! ’’

Mi Madre, exhausta no tuvo más remedio que apoyarse totalmente en el piso con su espalda para evitar darse un golpe. Estaba realmente desmadejada, apenas si pudo articular un débil pero agobiante agradecimiento ‘‘gra, graci-a’’ mientras se esforzaba por recuperar el resuello y la compostura. Debía reconocerlo, aquellos hombres sabían muy bien cómo manejar a una mujer y hacerla disfrutar del sexo. Había disfrutado del orgasmos más intenso de su vida, aprendiendo cosas nuevas acerca del sexo y de sí misma. Claro que los desgraciados no habían terminado aún con ella…

-‘‘Le ha gustado mucho, Señola ..¿se siente bien, veldad? ’’

Antes de que siquiera pudiera contestar. El Japones, sacó de golpe su puño de las entrañas de mi Madre. El súbito vacío que sintió fue suficiente para que un nuevo clímax se apoderara de ella. ¿O fue quizás el último coletazo del anterior? El caso es que a Mamá le fallaron las fuerzas y casi se desnuca en el piso. Menos mal que los tipos la sujetaron, asiéndola de las caderas con ambas manos.

-‘‘No hace falta que lo jules Señola ..tenga, sabolése usted sola ¿le gusta? ’’.

Mamá se quedó impresionada por la cantidad de jugos que había en aquella mano pequeña. Si duda, aquello probaba la intensidad de sus orgasmos y lo guarra que era, pensó. No puso ningún reparo y paladeó golosa aquella mano hasta que el Japones se cansó de aquello. Se preguntaba cuándo le iba a reclamar la justa compensación por tan magníficos orgasmos y si realmente pensaba castigarla. Lo que su violador le dijo a continuación la fue sacando de dudas.

-‘‘Bueno, yo estoy satisfecho ..se la dejalé a mis hombles pala que ellos se divieltan ’’. Dijo el Japones dando vara alta para que sus guaruras se acercaran.

-‘‘Dime Putita ..¿no tendrás un cálido agujerito dónde cobijar nuestras vergas? Je je je je.. ’’ Dijo uno de ellos.

-‘‘Oh por dios que placerrr.. Sí señor ’’. Respondio mi Madre todavía con el efecto de la droga.

-‘‘Bueno chicos ..ahora voy a joderme a esta Señora. Llevo meses esperando esto ’’. Dijo el guarura mas alto y fornido.

Mamá sintió un escalofrío recorrer todo su cuerpo. Iba a tener dentro aquella enorme tranca que ya se dibujaba tras el pantalón de vestir de ese tipo. ¡Un negro enorme se la iba a joder!, parecia jugador de baloncesto. Vi al negro acercarse a ella, enseguida se dirigió a tocarle el culo con las dos manos, abriéndole los cachetes con tal fuerza que al hacerlo el embonador salió disparado de su culito como un cohete, mostrando en su interior de la raja la morbosa escena de su aro rosado bien dilatado una pulgada mas menos.

Ella increiblemente baja su mano hasta la cremallera de él, una vez que le desabrochó el pantalón se lo bajó y le bajó el calzoncillo, no lo podía creer, apareció un miembro muy gordo y largo, muy grande y venoso, ella no perdió el tiempo y lo agarró, lo acariciaba con toda la planta de su mano. El negro le metió un dedo en la raya del culo y ella comenzó moverse como meneando la cola, incitando a que le tocara mas el culo. Con un movimiento rápido soltó el trasero de Mamá y la subió hacía sus tetas, para comenzar a apretar sus grandes pesones, los estrujaba fuertemente mientras que le decía que estaban muy ricos y grandes. Luego se los llevo a la boca, metiendo toda su cabezota entre ellos. Mi Madre levantaba la cabeza gimiendo y le decía que siguiera. Yo estaba boca abierto observando y poco a poco sintiendo una sensación rara atravesando todo mi cuerpo.

De pronto, voluntariamente se puso de rodillas, agarró ese miembro enorme y comenzó a pasárselo por la cara como desesperada mientras que miraba al negro y le preguntaba si le gustaba eso. Él gemía y le decía que se la tragara toda, ella rápidamente lo hizo, pero sólo lograba intreducirsela poco menos de la mitad, ella succionaba fuertemente, parecía estar obsesionada por ese miembro, lo acariciaba, besaba y recorría entero con su lengua.

-‘‘Pongamonos más comodos ’’.

Se levantaron dos y llevaron a Mamá a un sillón que ahí había. Por fin iba a gozar de unas vergas que le apagaran su fuego interno. Aunque la mano le había provocado un escalofriante orgasmo, no era lo mismo a ser llenada por dos rabos a la vez, quizas vería a mi Madre en una doble penetración nuevamente.
Cuando llegaron, Mama hizo acostar al de tez clara en el sillón boca arriba. Ella se puso sobre el, en la posición del 69. Su chochita apuntaba hacía el negro.

-‘‘¡Osiel!, cogela por el chocho mientras Rubén se la come y yo se la meto en el osico ’’. Dijo el Interprete.

¡No lo podía creer!, no sólo vería a Mamá con los 2 Guaruras, si no que también el Interprete quería participar. Y sin perder más tiempo a mamar empezó mi Madre. La verga del Interprete, no era nada espectacular, ya que enseguida Mamá la tragó por completo. Mientras tanto el negro se enfilaba a su vagina mientras Rubén le lamia el chocho con glotonería. Los ojos los tenía cerrados. Sabía que en unos instantes iba a tener el chocho nuevamente lleno. Aquella verga negra era inmensamente larga y gruesa.

El negro se subió al sillón  y se arrodilló detrás de Mamá. Su chocho estaba brilloso e inflamado por los efectos de la droga, además que se le veía encharcado. El negro Osiel acercó su estaca y la puso a la entrada.

-‘‘¿Y bien, Señora guapa? ..¿quieres que el negro la monte? ’’ Le dijo el Guarura.

-‘‘¡Uhmm!! ¡Si! ..¡empalame ya cabrón! Lo necesito ’’. Dijo mi Madre sacándose la verga del Interprete de la boca un momento.

Rubén, entre las piernas de mi Madre vio como Osiel apoyaba la punta de su glande en la entrada del chocho de esa Señora, el chocho que él tantas veces se había deseado, y el negro empezaba a meterla. Despacio, pero sin pausa. Mi madre estaba tan mojada que la tranca color chocolate entraba fácilmente. El Interprete sintió en su propia tranca los gemidos de mi Madre, gemidos que daba al sentir como Osiel la estaba invadiendo. Las paredes de su chochito se separaban para dar entrada al majestuoso mástil del negro.

-‘‘¡Ohhhhh!! Es tan estrecha ’’. Decía el negro al atravezar las paredes de mi Madre.

Fue una penetración de un sólo y lento empujón, que no paró hasta que la tranca hizo tope con el fondo del chocho de Mamá. La terrible macana del negro quedaba un poco fuera. No le cabía entera.

-‘‘¡Ohhh!! Señor ..le he metido toda la verga a la Señora. Tiene el chocho muy mojado ¡Ummhh!, calentito y apretado ’’.

Rugén entre las piernas de mi Madre vio claramente como la estaca desaparecía toda dentro del chocho de la Señora, casi hasta los huevos.

-‘‘¡Ummhhhh!! ¡Cabrón! ..nunca había estado tan llena como ahora. Como siento tu cosota dentro de mi. ¡Uhmmm!! Por favor, mi amor... no paressss.. ¡Aargghhh!! ’’

Y empezaron la nueva orgia. Despacito al principio el negro entraba hasta el fondo y salía hasta la mitad del chocho de mi Madre. Su tranca salía brillante desde el fondo. Rubén le comía el chocho a ella y casi lamía los huevos de Osiel cuando éste la tenía toda metida hasta el fondo. Mamá mamaba al Interprete casi todo sincronizado. Eran como una máquina bien coordinada. El negro viendo esas tremendas nalgas moverse no pudo aguantarse, así que con su mano empezó a darle cachetadas en el culo. ¡Y que culo tiene mi Madre!. El negro viendo como ese trasero iba y se alejaba de su pelvis. se imaginó su chocolate enterrado hasta el fondo de aquel precioso agujero. Y al parecer le encantó la idea, porque enseguida le escupió en el ano mientras se la retacaba duramente.

-‘‘¿Le gustaría mi verga en el culo, Señora? ..¿le gusta sentirse llena de verga negra? ’’.

Mamá no podía ni contestar, pues tenía la boca llena de carne. Sólo meneaba el culito contra el negro, haciendo que la verga le llegara hasta el fondo de su chochito. El negro recordó el gustito que había tenido Mamá con tener cosas metidas en el culo, así que se chupó el pulgar y lo introdujo lentamente en el culito de Mamá. En ese momento Mamá se corrió. Un fuertísimo orgasmo la partió en dos, sintiéndo la lengua del Guarura, el dedo en su culo y sobre todo, la enorme estaca de carne de Osiel. El negro sintió como el chocho de la bella Señora tenía espásmos alrededor de su tranca. Y Rubén recibió en la boca una catarata de los jugos de ella.

-‘‘¡Señor!, esta Señora se está corriendo mientras me la cojo ¡Ohhhhh! que rico ..creo que ¡Aaaahhh!! si, si, le voy a llenar el chocho de leche ’’.

-‘‘¡Espera Osiel! ..hagamoslo al mismo tiempo ’’. Dijo el Interprete disfrutando de la mamada.

Y también empezó a correrse. La terrible estaca de chocolate empezó a soltar su semen dentro de Mamá, mientras el Interprete lo hacía en su boca. Mi Madre sintió diferentes chorros entrando por su cuerpo. Gran cantidad de leche caliente fue depositada dentro de ella. Los movimientos de la verga del negro hicieron que la leche empezara a salir del chocho de mi Madre y caer en la boca de Rubén, lo que precipitó el orgasmo de éste, lo cual se meneaba la verga cerca del rostro de mi Madre. Y Mamá, sintiéndo su chocho rebosar y su boca llenarse de semen, tragó y volvió a correrse, sintiendo los chorros de Rubén pegarle en toda la cara. Y por cuarta vez en el día, perdió por un momento el sentido.

La pobre quedó momentaneamente fuera de este mundo, esa extraña sustancía en su interior la hacía sentir una excitación enorme, cada rose, penetración o estimulación con esa droga la incrementaba enormemente. Cuando despertó estaba tirada sobre el sofá. A su lado estaba Rubén el otro guarura. Y al otro lado estaba Osiel. La terrible estaca negra de Osiel descansaba sobre uno de sus muslos.

-‘‘¿Cómo te sientes, Mónica? ..¿te estás divirtiendo? ’’. Le preguntó Fernando.

-‘‘¡Oh por dios! ..todavía me siento caliente. ¿Que me pasa por dios? ’’.

-‘‘¿Quieres más desgraciada? ’’. Le dijo Fernando bajandose el pantalón.

Mamá miró a Fernando.

-‘‘¡Oh por dios si! ...’’ Dijo mientras alargaba sus manos, cogiendo con una mano la verga de Osiel y con
la otra la de Rubén, empezando una lenta paja a los dos.

Mientras Mamá les tocaba las trancas, lo guaruras empezaron acariciarla. Le besaban los labios, la cara, la tetas, la acariciaban toda. Los largos dedos de osiel se perdieron entre sus muslos, en su coño. La mezcla de semen y sus propios jugos hacían el aquel chocho fuera una fuente interminable de secreciones. Mamá gemía y se retorcía de placer. Sentía en sus manos aquellas dos trancas ya casi listas para empezar la guerra. Gracias a sus sabias manos estaban otra vez duras, listas para volver a la acción. Y ahora quería sentirlas las dos dentro a la vez.

Se subió sobre el negro, se acomodó sobre la tranca, y de un terrible sentón se la clavó entera. ‘‘Ummhhh’’ Volvió a sentirse llena de carne. Se echo sobre el pecho del negro, lo besó. Se comieron la boca como dos enamorados. La lengua del negro también era grande, así que hacía que mi Madre abriera toda la boca para abarcarla. ¡Ese cabrón tenía todo bien grande!.

-‘‘Rubén, ¡ufff!!! ¡ufff!! ¿Porque no le das por el culo? ¡ufff!! ..¿quiere nuestras vergas dentro? ¿o no Señora? ’’. Le dijo el negro.

Sin que él terminara, le suplicó, casi le ordenó:

-‘‘¡Si cabrón! ..¡rompeme el ojete!! Por favor, métemela por el culo, lo necesito ’’. Le dijo mi Madre que estaba irreconocible.

Él le contesta:

-‘‘¿Te gustó verdad? ..lo sabía, anda Rubén, ¡metesela a esta Puta para que se llene! ’’.

Y Rubén no se hizo de rogar. Acto seguido se puso detrás de mi Madre, le lamió la cola y le dejó ir todo el miembro de un sólo empujón.

-‘‘¡Ummhhh! ¡Cabrón! ..estoy ...llena ’’. La pobre bufó de placer, y aunque le dolió, la delicia de sentirse llena, colmada, saturada, atiborrada de esa verga en su ano, le provocó un orgasmo qué grité de júbilo ¡AAAHHHHHH!! Y le gritó con jubilo:

-‘‘¡ARGH! ¡CABRONES! ..¡cójanme!, ¡cójanme por favor! ¡No dejen de meterme la verga!, ¡penétrame hazme tuya ¡CABRON!! ’’.

Al mismo tiempo, ella movía el trasero rítmicamente a cada envestida de los dos desgraciados, luego el tal Rubén la tomó de los brazos, se los acomodó atrás de su espalda de tal forma que mi Madre no tuvo más remedio que recostarse sobre el abdomen del negro parando únicamente la cola por la penetración de que estaba siendo objeto, cuando él la introdujo ¡HASTA EL FONDO! ¡Dios mío, que enculada le estaban dando a mi Mami!, no pudo evitarlo, se vino nuevamente entre fuertes espasmos, pero esta ocasión tuvo dos orgasmos seguidos que hicieron que todo su cuerpo le temblara como si estuviera recibiendo una descarga de electricidad. Las dos estacas de carne se sentían la una a la otra, separadas únicamente sólo por una delgada barrera de carne. Mientras uno se la metía hasta el fondo, el otro la sacaba. La sala estaba llena de gemidos, de chapoteos.

-‘‘¡Madre mia que rica está! ..Mamita, que rica estas, eres preciosa. Me encanta tu culo, tus piernas y todo tu cuerpo ’’.

Desde mi posición podía ver perfectamente el culo de mi Madre con toda la verga del negro dentro de ella y la punta del tal Rubén hundiéndose mas y mas. Por un momento temí que la lastimaran, pero los jadeos cada vez mas fuertes y mas profundos que daba no eran de dolor sino de su inevitable placer que parecía enloquecerla.

-‘‘Ahhhhh siiii... es delicioso... si... mas ...mas. Los dos juntos ...’’. Gritaba enloquecida.

-‘‘¡Je je je!.. Mónica, mi amor ..mira en lo que te has convertido ¡Je je je je!.. Estás hecha una perra ..¿te gusta?, ¿te gusta ser una zorrita monta negros? ’’. Le decía Fernando.

-‘‘¡Hay! ¡Hayyy!! No se que me pasa, estoy, estoy muy caliente ’’.

-‘‘Esta bien, cariño. Señores, siguanle dándo por el culo ..¡hasta que se llene! ¡Je je je je!.. ’’

Yo estaba sorprendido, nunca había visto a mi Madre tan desatada, esas drogas debieron ser más fuertes que las que yo use hace unos días. Con terror veía como los dos desgraciados le daban sin piedad mientras que el Japones y Fernando lo veían todo. Rubén empezó a darle nalgadas mientras la enculaba.

-‘‘¡Hey amigo! ..que suerte tienes de tener a esta zorrita enculada. ¿Está superbuena no? y coge de miedo.

Ahora me toca a mi darle por la cola ’’. Le dijo Fernando quitando a Rubén.

-‘‘¿Queeeee? ¡No Fernando!, estás loco ..me vas a reventar si me metes tu cosa por el culo. ¡Espera que el negro se salga! ’’.

-‘‘Mónica, te voy a dar por el culo ..¡Osiel agarrala!, que no se mueva ’’. Le dijo Fernando, serio, mirándola a los ojos.

Todos querían ver a mi Madre empalada por esas dos estacas.

-‘‘Vamos, Mónica ..que ya tienes el culo acostumbrado ’’.

-‘‘¡No Fernando! ..sí, pero tú lo tienes muy gordo, me vas a matar ’’.

-‘‘No te preocupes ..que ya otras veces lo has aguantado ’’.

Mamá se resignó, no tenía de otra, el negro la sujetaba de los hombros inmovilizandola. Aquel desgraciado panzón le iba a meter por el culo 20 centimetros de carne. Bueno, quizás no era tan malo. En las películas XXX las chicas reciben buenas trancas y parecen disfrutar. Aunque eso no creo que calmara a mi Madre en éstos momentos. Rubén se la sacó del culo y Fernando ocupo su lugar. Mamá puso el culo en popa, preparándose para la enculada.

-‘‘¡Por favor Fernando! ..¡Ah!, ¡Ah! hazlo con cuidado ’’.

-‘‘No te preocupes, Mónica ..te va a gustar ¡Je je je je!.. ¡Relajate! ’’.

Mamá sentía mucho miedo, pero estaba treméndamete excitada por la droga, tanto que su culo y vulva palpitaban por ser rosados. Ella sintió en breve como Fernando apoyaba al enorme cabezota de su tranca contra su ojete.

-‘‘¿Lista Mónica? ¡Je je je je!.. ’’

-‘‘¡Si! despacito, Fernando ’’.

Fernando empujó un poco, no entraba. Empujó más y el esfinter empezó a ceder, esa estaca gorda y llena de palpitantes venas empezó a sumergirse centimetro a centrimetro por su cola. Cuando estuvo la cabezota dentro, Fernando paró. Mamá estaba muy callada, el culo le ardía, le dolía, pero era soportable. Otro empujoncito, y unos centrímetros más de tranca iba desapareciendo dentro de su culo. La visión que teníamos todos era impresionante. Mi Madre estaba siendo empalada por aquella super verga ancha. Vi como Fernando la sacaba un poco para volver a meterla un poco más. Otra vez afuera y nuevamente adentro.

-‘‘¡Oh por dios! ¡vea Sr.Yojimoto! ..ya tiene media verga dentro ’’. Le dijo incredulo el Interprete a su patrón para que se acercara.

-‘‘¡Arrrgggghhhh!! ¿sólo media? ¡ufff!!, ¡Ah!.. Si me está partiendo en dos ¡Ummhhh!! ’’. Decía mi Madre soportando ese castigo.

-‘‘¿Quiele que pale, Señola? ’’. Le pregunta a mi Madre el Japones.

-‘‘No.. no.. ¡Ah! ¡ufff!! ..que siga, pero despacito ¡Ummhhhh!! ’’.

Y Fernando siguió. Poco a poco, con cuidado fue metiendo cada vez más su verga dentro del culo de mi Mami. Nunca había sentido su verga tan apretada como dentro de aquel culo, las dos vergas enormes se acomodaban en el interiror de mi Madre provocandole un exquicito dolor que la hacía tener los ojos en blanco. Todos estaban a la espera de ver como le estaban dando por culo a esa preciosa mujer sin perder detalle. Y al final, con mucho trabajo.. toda la tranca gorda de Fernando desapareción dentro del aquel trasero. Sus güevos peludos y gordos chocaron con esas gloriosas nalgas.

-‘‘¡Ohhhhhh!! Mónica ..yo sabía que tu inmenso culo servia para al vergar buenas vergas ¡Je je je je.. ¡ufff!, ufff!! Tienes toda mi verga dentro del culo ’’.

-‘‘¿Como se siente, Osiel? ...’’ Le preguntaron al negro que seguía con su verga bien metida en el chocho.

-‘‘¡Delicioso! ..aprieta de maravilla la Señora. Siento como la verga del Señor rosa la mia por dentro ’’.

¡Mamá casi no podía hablar!. Aquellas barras de carne la abrasaban por dentro. A pesar del dolor que sentía su chocho no paraba de manar fluidos, haciendo que escurrieran por el chocolate de Osiel hacía sus güevos.

-‘‘¡Ohhh!! ¿Es eso lo que querías, Mónica? ..¿verte asi?, ¿verte como una zorra ensartada por todos lados por unas verdaderas vergas? ’’. Le decía Fernando mientras empezaba el movimiento de mete saca.

-‘‘¡Ji ji ji!.. Tú también dale Osiel, dale ¡Ji ji ji!.. Esto es lo más molvoso que he visto ¡Ji ji ji ji!.. No cabe duda que vendle mas segilo a nolte amelica ’’. Decía Yojimoto entusiasmado.

-‘‘¡Ummhh!! Oh, como las siento cabrones ¡Ummhhh!! Me están destrozando por dentro ¡Arrrgghhhhh!! ’’.

-‘‘¿Quieres que paremos, Mónica? ’’. Le preguntó Fernando.

-‘‘Noooo.. para nada ..dile a este negro que me coja mas rápido. ¡Dile que me destroce! ¡Arrggggghhhh!! ’’.

-‘‘¡Je je je je!.. Osiel, no ocupo repetirlo ..la Señora quiere que le rompamos los agujeros con nuestras trancas. ¡Dale caña! ’’.

Y caña le dierón. Empezaron a meter y sacar las vergas de esos colorados agujeros, pensé que la matarían de placer. Lo sacaban hasta la mitad y lo volvían a hundir hasta el fondo. Mi Madre en todo momento se sintió llena, ya fuera en su chocho o en su culo, en todo momento estaba empalada.

-‘‘¡Arrrrgggghhhhh!!! Oh diossss... ¡ufff, ufff!! Me están partiendo en dos. ¡Dios mio!, que gustoooo.. ¡Arrggghhhh!! ’’.

Rubén se tumbó delante de mi Madre y si más preambulos le enterró la verga en la boca. Agarró su cabeza por los cabellos y la movió arriba y abajo, cogiendosela por la boca. Mamá estaba tan desesperada que no quería dejar de mamarla hasta haberla obligado a vaciar su nectar en su boca. Mamá estaba tan desatada como nunca le veía, sacó la lengua y lo lamió desde los testículos hasta el glande, lo hizó lentamente, una y otra vez, luego se lo metió en la boca, lo chupaba a conciencia, se sentía la más Puta, lo hacía con gusto y feliz de sentir cuanto lo estaba disfrutando, intentó metérselo todo hasta el fondo, pero se le atoraba y los tipos de atrás no la dejaban con sus infinitos vaivenes, le estaban llenando todos loa agujeros.

De pronto, el tal Rubén extasiado no aguantó más, se puso de pie, la tomó de los cabellos mientras se manipulaba la verga, le dijo:

-‘‘¡Abre la boca Puta! ¡Ah! ¡Ah! ’’.

Y Mamá obedeció, un primer chorro de semen salió disparado con fuerza e impactó en su bello rostro, cruzándolo desde el ojo izquierdo hasta la barbilla, una parte se introdujo en su boca. Un segundo chorro cayó directamente dentro de su boca, otro más le impactó en el pómulo y desde allí resbaló hacia abajo. Ella intentó recoger todo lo que pudo con su lengua, pero una parte cayó sobre sus senos, increíblemente recorrió su seno hasta la punta del pezón y allí quedó colgando, estirándose hacia el negro que tenía debajo.

-‘‘Abre la boca ’’.  Escuché que le decía, le miraba el semen dentro de la boca con placer y con un rostro indescriptible.

-‘‘Ahora trágatelo ’’. Le ordeno, ella lo hizo obedientemente, eso la hizo sentirse renovadamente excitada, después se volvió a meter el pene en la boca hasta que se lo dejó bien limpio.

Mi Madre tragó toda la lechada, con gusto, mientras sentía como los dos desgraciados la seguía enculando. Eso fue demasiado para mi Madre que empezó a correrse por no se cuantas veces en ese mismo rato. Y la vergas de Fernando y Osiel seguía taladrándola. Cuando su orgasmo terminaba otro lo sustituía. Era casi como un orgasmo continuado. Gritaba, y a no ser por la verga de Rubén que le llenaba la boca sus gritos se hubiesen oído por todo el silencio del edificio. Al final no pudo más y cayó hacía adelante, encima del negro. La verga de Fernando se salío del culo. El ojete de mi Madre permanecía abierto, punsante, tremendamente dilatado.

-‘‘¡Uffff, ufff!!! No, no puedo más... que placer.. Creí que me moría ’’. Decía Osiel debajo de mi Madre.

-‘‘Llenemosle el culo de leche a la Señora ..después se lo taparemos con su joyita para que no se le salga.
Estoy seguro que le encantara dormir con mucha leche dentro ’’. Dijo Fernando al ver que el culo no se cerraba.

Los desgraciados se pararon y se empezaron a menear sus penes energicamente, primero fue Fernando, se acercó al trasero de mi Madre y le metió la cabeza, en unos instantes empezó a llenale el recto de leche, luego fue Osiel, llenandole el trasero rebosante de leche, el Interprete y al final Yojimoto. El culo de mi Madre era una alberca de esperma, permanecía abierto tapisado de semen, ella no se movia, estaba bocabajo seminconciente, ni se imaginaba como se iria a casa.

-‘‘¡Bien!, ponganle la joya ..que se vaya igual de elegante la Señora ¡Je je je je!..’’

Le volvieron a meter el embonador en su maltratado orificio, cuando lo hicieron enseguida se derramó leche por los costados, ¡tenía el recto lleno!, se lo metieron hasta el fondo, hasta que la joya chocó con el esfinter. Al cabo de las dos horas, Fernando mando por mí, ya era muy tarde. Bajé antes que ellos, al llegar a la recepción no estaba Beto, así que me hize el dormido en uno de los sillones. Cuando los vi bajar del ascensor venian cargando a mi Madre entre los dos guaruras, la metieron al auto en la parte trasera, seguía inconciente. Me acerqué para verificarla, por la posición en la que había quedado pude ver su entrepierna, no traia las bragas, sólo venía con su vestido negro ya que la lencería la conservaron como trofeo de guerra.
Su cuerpo estaba bañado en sudor y en mi mente se cruzaban los pensamientos en forma vertiginosa, la habían drogado para violarla, para tenerla como una Puta, sólo esperaba con todo el corazón que el día de mañana mi Madre no se acordara de nada.

-‘‘¡Listo Pedrito! ..vamonos ’’.

-‘‘¿Que le hicieron a mi Mami? ’’.

-‘‘¡Je je je je!.. Nada Pedrito ..que la muy tonta ha tomado tanto que se ha quedado dormida. No te preocupes, mañana en cuanto se levanté le das estás pastillas para que se sienta bien ..por ahora dormira tranquilita ¡Je je je je!..’’

¡Maldito desgraciado!, por un momento me dieron ganas de tirar del volante para que nos estrellaramos y se muriera, lo malo era que veniamos los tres dentro, ya que si no, seguramente si lo haría. Llegamos a casa, ayudé a Fernando a bajarla y colocarla en su cama, ella todavía sollosaba palabras como ‘‘ya no piedad, paren ya, otra vez no’’ La verdad que le habían dado hasta que se cansaron, ahora si se habían pasado de la raya.

-‘‘Dejala descansar, Pedrito ..esta muy borracha, dice puras tonterías. Mañana no recordara nada ’’.

El desgraciado salió como si nada, la había usado como una Puta y la había dejado en tal mal estado. Tomé una toalla para limpiarle con agua caliente el rostro, ella estaba inconciente, toda sudada y muy colorada. Le quité el vestido con cuidado, tratando de no lastimarla, la pobre tenía en su cuerpo todas las huellas de la batalla, en sus muslos todavía contenian pegadas lechazos secos de sus malditos agresores. Le pasé la toalla por todo su cuerpecito, traté de quitar de ella toda esa suciedad de esos malditos, su chochito seguía inflamado, al pasar la toalla por ahi soltó un pequeño gemidito, creo que todavía seguía con los efectos de la droga, recordé que los muy infelizes le habían dejado el culo tapado, así que le dí la vuelta con mucho cuidado para sacarselo, era increíble su trasero, lo tenía muy colorado de las terribles cachetadas que le habían propinado. Traté de sacarselo pero era imposible, las prominentes nalgas lo tapaban por completo, me era imposible agarrarlo. No tuve otra opcion que agarrar sus cachetes y abrirselos, cuando lo hize sollosó.

-‘‘¡No!.. Fer.. nado.. ya no ’’.

Mi Madre creia que seguía en esa sala siendo violada por Fernando y aquellos desgraciados. Abrí su par de nalgas para lograr ver el diamante, con dos dedos lo tomé de la base para jalarlo, no me costó mucho, ya que lo tenía bastante dilatado, cuando lo hize se vinieron los chorros de lefa por borbotones, era increíble, el culo de mi Madre parecia un volcán haciendo erupción, pero en vez de lava brotaba semen, de distintos hombres. Coloqué a mi Madre de costado con la toalla en su trasero, de modo que ahi cayera todo ese liquido, era impresionante toda la leche que salió de su recto, tuve que cambiar como 3 toallas. Después la tapé y la dejé descansar, seguro que mañana resentiria todo lo de hoy. Me fui a mi cuarto para tomar una ducha, no pude dejar de pensar en todo lo que le habían hecho, éstos desgraciados eran unos dementes, unos violadores sin escrupulos. Al sentir que el agua limpiaba mi cuerpo no pude evitar que mi pene reaccionara, había visto una tremenda orgia con mi Madre como la principal actriz, con esas imágenes aún frescas en mi cabeza me empezé a pajear, que rico, lo único que quería para el otro día era que mi Mami se transformara en la Madre y Señora respetable que toda la Colonia conocía, en esa gran Dama de reputación intachable que todos admiraban....


¡Hola estimados lectores!, espero no haber hecho el relato muy largo y no haberme retrasado tanto, recomiendo leerlo por partes ja ja.. Quiero agradecerles su recados, como siempre me llena de gozo que se tomen el tiempo de calificar mi relato, eso me hará mejorar los que vienen. Para los que me preguntaban que iba a pasar con el Chulo pues ya vendrá otra vez más adelante.. pero esta vez ya no vendrá como hasta ahora, regresará muy agresivo y logrará que mi Madre cambie de una manera que nunca pensó. Pero para eso falta mucho ..ahora vienen personajes nuevos, sádicos, manipuladores, drogas, poder mental. Espero seguir entreteniendolos por un rato más y seguir llenando todas sus espectativas. Por lo pronto no he buscado ningún fin aún, creo que Pedrito poco a poco se irá transformando, y su Madre aún le faltan muchas trancas que probar, ya sea voluntaria o involuntariamente, aunque apuesto a que mas de ustedes les gusta lo involuntario ja ja.. Bueno para el próximo viene al Aniversario, una gran fiesta en la casa de Antonio de la Rosa, pero Mamá no iría como simple invitada no, no.. ella va algo.... digamos que obligada, no les cuento más sólo que aqui inician 4 relatos consecutivos. No se los pierdan y sigan disfrutandolos.

Continuara brevemente.............ATTE Pedrito Tapia
© MI MADRE Mónica.......... Capitulo XXIV
‘‘El Aniversario de la Empresa.’’

PD.... No se olviden de valorar el relato y escribir su recado para motivarme a contarles más... les mando un cordial saludo....
pedritapia08@hotmail.com


12 comentarios:

  1. al fin! aqui esta pedrito de nuevo! y vaya manera de regresar! excelente pedrito, lo lei de una, gran episodio, lo he disfrutado de principio a fin, despues de tan larga espera ya uno lo estaba deseando, bienvenido de vuelta pedrito! que no se retrase tanto el siguiente! larga vida a pedrito

    ResponderEliminar
  2. se agradeceria que publicaras el capitulo de demora que traes

    ResponderEliminar
  3. si vas a tener tiempo sin publicar tienes q desirlo

    ResponderEliminar
  4. Está bueno la continuación, pero el Capítulo VIII es el mejor que he leido es el más excitante de todos sobre todo la trama de la piscina uuuffff ojalá retornes ese estilo con otro amiguito de pedrito xD

    ResponderEliminar
  5. te demoras demasiado con razon la otra ves te declararon muerto no abuzes con las demoras que la gente puede dejar de seguirte

    ResponderEliminar
  6. oh no pedrito, otra vez con retraso, en verdad es un fastidio

    ResponderEliminar
  7. nosotros no nos olvidamos de valorar ni de comentar pero tu te olvidas completamente de nosotros, no me parece justo

    ResponderEliminar
  8. E3XCELENTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Estupendo relato, me gustan más cuando hay escenas comprometidas delante de Pedrito, pero esta bueno esto así para no cansar.
    Espero que la continuación no demore tanto, somos adicto a tus letras.

    ResponderEliminar
  10. Nuevamente un excelente a tu relato. Enh una publicacion anterior mencionabas que tenias algunos capitulos adelanrados, seguram ente los estas corrigiendo o terminando dado que ya va para un mes que no subes un nuevo capitulo.
    Bueno no queda mas que esperar , realmente vale la pena, ojala demore lo menos posible tu nuevo envio.

    ResponderEliminar
  11. eso, si adelantaste trabajo podrias subir cada 15 dias uno, me parece

    ResponderEliminar
  12. ¡Oh my...! ¡¿Cómo puedes perder el tiempo escribiendo todo eso?! ¡Escribes perfectamente! ¡Tienes buena imaginación!, pero no lo usas debidamente. Deberías de pensar en escribir algo de provecho y mandarlo a alguna editorial, pero esto definitivamente no.
    Saludos y piensa en lo que te dije. ¡No desperdicies tu tiempo! Te lo digo en buen plan.
    P. D
    Espero equivocarme en pensar en que el diario sea en realidad el tuyo.

    ResponderEliminar